Está en la página 1de 44

María de los Angeles Muñoz Collazos*

Patrimonio y desarrollo
comunitario: la gestión
participativa en un
caso boliviano**

El indiscutible fracaso de los modelos de desa- Nomination File for its inscription in the
rrollo que ha vivido América Latina obliga a World Heritage List.
nuevas búsquedas. El único camino que parece The experience allows a reflection on how
va a conducir a algo positivo es el de la cultura.
cultural management contributes to
El desafío consiste en no repetir simplemente el
pasado, sino en echar raíces en él para inventar archaeology and anthropology whereby the
algo nuevo. construction of an dialogue of social and
Oscar L. Martín s.j. communal ideas and experiences lead to a
harmonic and sustainable local development.
Abstract*
Resumen
The present article analyzes the practical
experience of a joint communal participative El presente artículo analiza una experiencia
management of the Archaeological Site of práctica de gestión participativa mancomunada
Incallajta, in the department of Cochabamba, en torno al Sitio Arqueológico de Incallajta
Bolivia. This led to the elaboration of the Site —en el departamento de Cochabamba,
Bolivia— y que llevó a la elaboración del
* Expediente del Sitio para su inscripción como
Arqueóloga, Diplomada en Estudios Andinos Bolivia-
nos, Magister en Desarrollo y doctorante en Antropo- Patrimonio de la Humanidad.
logía. Investigadora del Instituto de Investigaciones Dicha experiencia permite reflexionar
Antropológicas y Museo Arqueológico (INIAM) de la sobre lo que la gestión cultural puede aportar
Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Cocha-
bamba-Bolivia
tanto a la arqueología como a la antropología,
Dir.: c. Nataniel Aguirre 199. Cochabamba. Bolivia. para operativizarlas social y comunitariamente
E-mail: maamunoz@albatros.cnb.net mediante la construcción de un diálogo de
** Síntesis de la Tesis de Maestría de la autora, titulada saberes que lleve a un desarrollo local armóni-
“Patrimonio Cultural y Desarrollo Local Comunitario:
el caso Incallajta” co y sostenible.
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 1

Introducción trabajo necesario para la puesta en valor del


patrimonio y la ejecución de las obligatorias
El presente trabajo proviene de una experien- obras de infraestructuras para acceder y
cia práctica y ese es, probablemente, su mayor cualificarlo es —pese a todo lo logrado—
valor. Así, se origina en un proyecto inicial- todavía muy grande.
mente planteado desde la arqueología el año Incallajta está ubicado en uno de los valles
1999 —con los propios objetivos, métodos y mesotermos al sur del departamento de Co-
técnicas que hacen a esta ciencia— pero que, chabamba, Bolivia, a 2,950 metros sobre el
dado el accionar permanente, fue precisando nivel de mar. Se encuentra a 140 Kilómetros al
cada vez más un enfoque antropológico, y que sudeste de la ciudad de Cochabamba, cerca al
por la necesaria proyección del mismo a la camino antiguo que la une con Santa Cruz (ver
zona y a los pobladores devino en un particular figura 1). El Complejo Arqueológico tiene
proceso de investigación-acción dentro del alrededor de 30 hectáreas de extensión, con
campo de la gestión cultural. estructuras distribuídas armónicamente sobre
El estudio incluye la experiencia misma de una elevación que constituye una plataforma
una estrategia de trabajo mancomunado, natural inclinada, cortada por dos quebradas
basada en la gestión específica del Monumento sobre el río Machajmarca. El Sitio ha sido
Arqueológico Nacional de Incallajta —en declarado “Monumento Nacional” desde 1929,
tanto patrimonio cultural— con el municipio y declaratoria ratificada por la Ley Nº 1009 del
las comunidades de la zona. Dada la temática Honorable Congreso Nacional de la República,
de la investigación, patrimonio, gestión cultu- el 31 de Agosto de 1988.
ral, desarrollo local y temas identitarios son De acuerdo a investigaciones previas y a
partes fundamentales de la misma, como tam- los datos de fuentes etnohistóricas, la presen-
bién lo es la necesaria transmisión de conoci- cia inca en Cochabamba se daría aproximada-
mientos a los protagonistas de la historia mente entre 1450 y 1532. Según Pedro
actual del monumento. Sarmiento de Gamboa, el ingreso a Cocha-
Lo particular del caso es que identidad y bamba se habría producido en dos momentos,
participación se han ido estructurando a través dando cuenta que el nieto de Pachacuti
del patrimonio, demostrando la potencialidad Yupanqui, es decir, Huayna Capac
única que los bienes culturales tienen de
cohesionar y catalizar procesos individuales y penetró al valle de Cochabamba y lo dotó de
comunitarios de desarrollo humano y social. mitimaes... Y de allí fue a Pocona a dar orden en
Bolivia es un país rico en patrimonio aquella frontera contra los chiriguanos y a reedi-
ficar una fortaleza que había hecho su padre, el
cultural y con unas características naturales
Inca Tupac Yupanqui
exuberantes, que ofrecen una gran potenciali-
dad turística. Pero sólo recientemente se está Cobo afirma lo mismo y añade que Huayna
cayendo en cuenta de las posibilidades de Capac
desarrollo que ello puede implicar. Sometida a
tensiones internas ligadas al impacto de la mudó (a Pocona) los gobernadores, dejando la
globalización y a la “tercera ola” frente a orden de cómo habían de vivir y sustentar
sociedades agrarias de la “primera ola”1, el aquella tierra” (Nordesnkiöld, 1956:11),

1
de donde se infiere que el ingreso a cargo de
Denominaciones acuñadas por Alvin Toffler en su Tupac Yupanqui fue principalmente de tipo
libro “La Tercera Ola” (TOFFLER, 1980). La primera
ola se refiere a sociedades marcadamente agrarias en militar y el segundo bajo su hijo Huayna Ca-
las que el esfuerzo humano primaba; la segunda a so- pac, de carácter más bien económico. Con la
ciedades industriales, donde las máquinas van sustitu- caída del Imperio, Incallajta (cuyo nombre
yéndolo; mientras que la tercera ola hace referencia a
la creciente sociedad de la información, con el conoci-
original se desconoce hasta la fecha), quedó en
miento y los flujos de información como recursos el olvido por siglos.
esenciales, y de características marcadamente nuevas y
limites todavía poco predecibles
2 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

Incallajta es más conocido por su arquitec- Sitio Arqueológico, se dan a nivel de la


tura monumental. El área central del Sitio (ver Subcentral Incallajta.
figura 2) está dominada por un enorme edificio Así, el área de estudio definido se
rectangular o kallanka de 78 m de largo x 25 circunscribe tanto al Sitio Arqueológico
m de ancho y al menos 12 m de alto. Esta mismo como a sus alrededores inmediatos en
estructura es la más grande de todas las edifi- el cañadón de Machajmarca, en los valles del
caciones incas de una sola nave hasta ahora cantón Pocona, tercera sección de la provincia
conocidas. En la parte externa del muro sur de Carrasco, Departamento de Cochabamba,
la kallanka y en la mitad del mismo, se en- Bolivia. La zona arqueológica es, por tanto,
cuentra una gran roca históricamente interpre- jurisdicción del Municipio de Pocona.
tada como parte de un ushnu y excavada el Uno de los mayores logros de la UNESCO
año 2001 por el Proyecto. Otros rasgos promi- corresponde al Programa de Patrimonio de la
nentes incluyen el torreón, una estructura Humanidad, al que Incallajta está postulando
redonda, aserrada, situada en una cima cerca a actualmente, en tanto meta común buscada por
la quebrada occidental, a la que algunos estu- todos los actores intervinientes.
diosos atribuyen función calendárica o impor- En cuanto al marco temporal, diremos que
tancia astronómica. Aproximadamente a este trabajo no es deudor de las innumerables
doscientos metros por encima de la kallanka, críticas teóricas y conceptuales —tan en
en la cumbre del Sito, se encuentra un enorme boga— al modelo aún vigente de desarrollo.
muro escalonado (en zig-zag), de 4-5 m. de Éstas se mencionarán someramente más
altura, que pasa por todo lo alto del Sitio y que adelante como breve análisis de la
tiene un acceso principal y dos internos. Este interrelación de paradigmas contemporáneos
muro recuerda a Ollantaytambo y, por supues- hacia nuestro motivo de estudio, solamente
to, a Sachsuahuaman en Perú.2 para entender el momento actual y las opcio-
Pero este enorme complejo no está en un nes de desarrollo más apropiadas al estudio de
paraje desolado, sino todo lo contrario. La caso. A efectos de nuestra investigación nos
cuenca del río Machajmarca presenta una situaremos más bien en el momento presente,
amplia diversidad en cuanto a su fisiografía y con la vista y las proyecciones puestas hacia
topografía. En ella se encuentran ubicadas, con el futuro.
viviendas dispersas, las cinco comunidades Cabe mencionar entonces que, desde 1972
que componen la Subcentral Incallajta: la tuición del Complejo Arqueológico pasó al
Quirusillani (44 afiliados), Machajmarca Instituto de Investigaciones Antropológicas y
(80 afiliados); Vacas K’uchu (30 afiliados), Museo Arqueológico de la Universidad Mayor
Leuque (40 afiliados), y la comunidad de Inca de San Simón, bajo cuya tutela técnica se
Baja (40 afiliados). Sumando los miembros de encuentra hoy. Pero no es sino a partir del año
la familia de cada afiliado, se cuenta con cerca 1999, que este importante legado arqueológi-
de mil habitantes en la zona. co es finalmente considerado, tanto para
Los Sindicatos, conformados por las cinco fines investigativos como para la puesta en el
comunidades que conciernen al Monumento, valor que merece, y su proyección futura. Ello
forman a su vez parte de la Subcentral se materializa al concretarse en principio el
Incallajta, y ésta de la Central Campesina de “Proyecto de Investigaciones Arqueológicas
Pocona dependiente de la Federación Sindical Inkallakta”, —cuyo financiamiento para las
de Trabajadores Campesinos de Cochabamba. temporadas 2000 y 2001, provino de la
Todas las decisiones, planificación, cesión de Archaeology of the Americas Fund,
terrenos y normativas, relativas a la gestión del inicialmente en el marco de una tesis doctoral
de la Universidad de Pennsylvania—, y el
2
Se trata de dos sobresalientes sitios incaicos en las
cercanías de Cuzco y, su referencia aquí es debido a
que no todos los sitios incas presentan este tipo de mu-
rallas escalonadas, sino solamente aquellos de alta im-
portancia administrativa y ritual inca.
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 3

consecutivo “Incallajta y la Ocupación Inca mundo del tercer milenio) y a los movimientos
en los valles de Pocona”, en actual ejecución.3 económicos relacionados con el ocio (intangi-
Hasta la fecha, se sigue desarrollando la bles, industrias culturales, turismo cultural,
investigación motivo del estudio de caso, etc.), en los cuales se va progresivamente
periodo al que nos circunscribimos, y en que la valorando su papel como actor directo, pero
gestión de la zona de Incallajta va tomando también indirecto de ellos.
fuerza, es decir, desde el inicio del accionar Así, se puede afirmar que la cultura
conjunto hasta la actualidad. favorece el desarrollo económico de un país,
Contextualizando la investigación, crea empleos, estimula la inversión interna,
podemos decir que día a día y cada vez más, ayuda a la exportación de valores culturales y
los poderes políticos de todo el mundo se van a la captación de una industria turística,
dando cuenta de que la cultura juega un papel impulsando la propia competencia internacio-
mucho más importante en el gobierno de las nal. Además, es también factor clave de
comunidades humanas de lo que suponían; cohesión social y armonía, logrando revitalizar
porque al fin y al cabo, y como dice la zonas urbanas y rurales, y cambiando la
Declaración de la Ciudad de México mirada que desde el ámbito externo se percibe.
Esto es extremadamente importante en un
es la cultura la que da al hombre la capacidad de mundo competitivo, sometido a un proceso de
reflexionar sobre sí mismo. (UNESCO 1982: 2) Globalización que tensiona lo local frente a lo
global, debilitando —o al menos poniendo a
Como muestra de la importancia que el prueba— las identidades locales, regionales y
tema va tomando en los organismos nacionales, pero que también da oportunidades
internacionales, el año 1992 UNESCO y la únicas para aquellos que sepan aprovecharlas,
Asamblea General de las Naciones Unidas, acercando lo lejano y comunicando lo aislado.
acordaron crear una Comisión Mundial que Siguiendo a García (2002):,
escribiese un informe sobre cultura y
desarrollo. Dicho informe, Our Creative los Estados han de plantearse además políticas
Diversity —Nuestra Diversidad Creativa— eficaces de interculturalidad [y multiculturali-
(UNESCO 1997), analiza las interrelaciones dad y autogestión], para lograr la construcción
entre estos dos conceptos paradigmáticos, colectiva de un mundo diverso en desarrollo,
como claves para las necesarias propuestas a con una efectiva participación de todos los sec-
tores sociales.
formular y que se presentaron en la
Conferencia General de UNESCO en París el
Para lograr lo anterior, un verdadero
2 de Noviembre de 1995, y en la Asamblea
trabajo conjunto y sinérgico entre los diversos
General de la ONU, en Nueva York, el 27 de
actores del desarrollo será necesario e
Noviembre.
imprescindible.
La Cultura va, pues, siendo reconocida
En ese sentido, se presentaron algunas
como un pilar esencial del desarrollo con un
interrogantes iniciales, que impulsaron el
aporte fundamental en cuanto a generación de
camino a seguir. Por ejemplo, cuál es la
identidad y autoestima, al desarrollo de la
relación —y si existe—, entre cultura
creatividad (fuente de riqueza primordial en el
(patrimonio cultural), y desarrollo en general,
y cómo podrían articularse estas variables en
3
El “Proyecto Inkallakta”, se origina en la conjunción
Bolivia; cómo se ha considerado el rol del
de intereses de la autora y el doctorante americano La- bienestar y calidad de vida frente al desarrollo
wrence Coben, puesto que en Incallajta no se habían económico; si la diversidad y las
realizado anteriormente investigaciones sistemáticas. características y/o bienes culturales locales,
Por otra parte el Proyecto actual, es tema de tesis doc-
toral en arqueología de la autora y está financiado - manejadas estratégicamente, pueden mejorar
desde el año 2003- por ASDI-SAREC, bajo el Progra- la calidad de vida y el bienestar de la sociedad
ma de Convenio de Suecia con la Universidad Mayor y el medio ambiente; si se puede, a través del
de San Simón.
accionar antropológico, incidir en el
4 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

diagnóstico de necesidades, demandas y cultural adquiere una nueva centralidad en el


especialmente “anhelos” para su proyección y análisis y funcionamiento de la realidad
para la propuesta de satisfactores concretos social.
acorde con las realidades locales; cómo llegar Precisamente, la zona de Incallajta sufre de
a identificar el valor agregado de lo cultural, a problemas agudos de pobreza, excesiva parce-
partir del capital social y cultural, en un lación de tierras, falta de sistemas de riego,
mundo globalizado, y el consecuente papel del malos caminos para sacar sus productos de las
turismo cultural; cómo pensar localmente y alturas. Sin embargo, —y a diferencia de otras
actuar globalmente en el campo de la cultura zonas—, el área tiene un considerable poten-
y, si es posible construir un modelo alternati- cial a nivel de patrimonio cultural, especial-
vo, al interior del modelo vigente, basado en mente arqueológico, arquitectónico y natural,
las potencialidades culturales locales. susceptible de ser potenciado turísticamente.
Así, a través de la interrelación de teorías y Ello se ha de llevar a cabo especialmente a
conceptos provenientes de distintos campos, través del campo de la gestión cultural,
intentamos, mediante la experiencia del caso constituyéndose como motor para la genera-
concreto, establecer la insuficiente atención ción de propuestas alternativas, con las comu-
que frecuentemente se da al patrimonio nidades como gestores de su propio desarrollo
cultural como posible generador de desarrollo y como fuente generadora de nuevas alternati-
local, a través de la conformación de capital vas socioeconómicas para el redirecciona-
social y simbólico o cultural en las miento de las actividades económicas y de la
comunidades, vía la gestión cultural. Por ende, vocación productiva del municipio. Así, la
se llega a la conclusión de la ausencia, —y por cultura, y su esencia convertida en patrimonio,
tanto urgente necesidad—, de gestores puede y debe ser uno de los pilares del nuevo
culturales con perfiles bien precisos, que tipo de desarrollo comunitario y participativo,
actúen desde las ciencias sociales, manejando más humano e identitario, y por lo tanto,
estratégicamente las acciones necesarias para obviamente más sostenible. Hoy en día, el
detonar procesos culturales. cambio de mirada hacia los procesos de
De la mano con lo anterior, se vive en una gestión del patrimonio cultural es no necesa-
realidad cuya frecuente falta de visión lleva a rio, sino imprescindible... especialmente en
una falencia de políticas culturales precisas, zonas que aúnan una gran riqueza cultural y
se da poca atención a los proyectos cultura- unos índices de desarrollo bajos. Las variables
les, formulados habitualmente con insufi- patrimonio cultural y desarrollo local comuni-
ciente innovación y riesgo, y existe además el tario, están, pues, estrechamente vinculadas a
peligro de entender el patrimonio y la identi- través de la gestión cultural.
dad cultural como algo estático e intocable. Entonces, llegamos a poder enunciar que
En Bolivia, y en otros países “en desarro- la puesta en valor del patrimonio histórico-
llo” se detecta la frecuente pobreza en zonas cultural, mediante la gestión cultural
de alto interés cultural y fuerte contenido mancomunada en base a las legítimas deman-
patrimonial, junto a la falta de aprovechamien- das y anhelos de los actores locales —en una
to de dichos recursos para desencadenar proce- acción coordinada con cientistas sociales
sos dinámicos de desarrollo. desde un modelo a nivel meso, que promueva
Craso error, especialmente en los tiempos políticas culturales generales— puede propi-
presentes en que es ya de todos conocido que ciar un desarrollo armónico y sostenible,
el crecimiento económico no ha sido lo que se al convertirse en fuente generadora de nuevas
esperaba y que el modelo de desarrollo vigente alternativas socioeconómicas, contribuyendo a
ha generado más pobreza, desempleo e la elevación de la calidad de vida de la gente,
incertidumbre respecto al futuro. En esta era de los niveles de ingreso y a la vocación
de globalización, —en la que el fracaso del productiva del territorio en el que se trabaja.
modelo tiene mucho que ver con el punto de
vista economicista que se le ha dado—, lo
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 5

Se trata pues, a partir de una experiencia


concreta de manejo cultural a través del Hacia un mejor desarrollo humano a través
patrimonio en un ámbito local (la zona de del componente cultural
Incallajta), de proponer un modelo alternativo
de desarrollo desde el nivel meso, que rescate Consideraciones breves sobre el modelo
y considere las fortalezas y ventajas compara- todavía vigente de desarrollo
tivas locales.
Desde el inicio de los ochenta, América
En el caso concreto, —aunque el punto Latina se ve envuelta en procesos de cambio
fuerte de la antropología es el de su método de global hacia sistemas políticos de democracia
observación y siempre en los casos etnográfi- “formal”, en medio de una fuerte crisis eco-
cos se ha utilizado la observación participan- nómica. Ello fue debido a que hacia los años
te—, la experiencia práctica ha llevado a 70 se llegó a un agotamiento del modelo, tras
proponer una metodología general de trabajo épocas de fuerte intervención y proteccionis-
que hemos denominado de investigación- mo del Estado. Entonces, y a partir de ese
acción, plasmada tanto en la documentación y momento, se comenzó a sentir la presión de las
revisión de los diversos escritos generados grandes instituciones financieras internaciona-
acerca del tema, como en el accionar perma- les: el Fondo Monetario Internacional (FMI),
nente en reuniones, consultas, contacto, cursos el Banco Mundial (BM), el Acuerdo general
y trabajo con todos los actores involucrados, de Aduanas y Comercio (GATT). Los distintos
hablamos pues, de una Gestión Participante. países latinoamericanos se ven exhortados a
Por haber sido este estudio hecho desde implementar privatizaciones de bienes
Bolivia, se cuenta de partida con algunas estatales, austeros programas de consumo
limitaciones, tanto por la todavía novedad del interno y recortes en salud, educación y
tema, como por la inexistencia hasta el mo- —obviamente— en cultura, con el afán y
mento de datos cuantitativos en relación a la prometido fin de estabilizar la economía. El
influencia del patrimonio cultural y su puesta llamado “costo social” de dichas medidas
en valor sobre la economía de las zonas bene- implicó un cruel efecto influencia sobre los
ficiarias. Además, el modelo de gestión man- sectores más desfavorecidos. El impacto en la
comunada del patrimonio cultural que se está región se hizo evidente. En la década 1985-95
llevando a cabo en el área de Incallajta es, la pobreza se hizo más extrema, creciendo
hasta el momento, único en la región y en además el porcentaje de pobres. Así, y según
Bolivia. cifras de la CEPAL, el 45,9% del subcontinen-
Se trata así de proyectar, desde la mirada te está hoy en día bajo la línea de la pobreza. A
antropológica, una nueva e integral perspectiva consecuencia de ello, asimetría, exclusión
del desarrollo humano, con énfasis primordial social, marginación en los diferentes ámbitos
en la persona misma, su patrimonio, cultura, y social, cultural, político, económico, etc., están
legítimos anhelos. Un desarrollo humano que más enraizados y presentes que nunca. El
permita a las sociedades insertarse con caracte- creciente y desmesurado desarrollo del trabajo
rísticas —ventajas y alternativas— propias, al informal, los cierres y despidos en el sector
modelo general de desarrollo y a las tenden- formal, la emigración masiva, la marginalidad,
cias globales vigentes. la violencia, el narcotráfico, etc., son algunas
Y como parte indisoluble de ese desarrollo consecuencias visibles. El modelo Neoliberal
humano, está el desarrollo cultural, en tanto la parece así haber inducido en el continente la
cultura es el sustento de la autoestima y llamada “sociedad de los dos tercios”, en la
autoafirmación de los pueblos, y por lo tanto que el tercio restante de los ciudadanos senci-
es absolutamente necesario considerarlo e llamente sobra. Así, marginalidad y pobreza
incluso priorizarlo dentro de los programas y van tomando ya en algunos grupos tintes de
proyectos municipales, departamentales y “normalidad”.
estatales.
6 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

Todo ello no hace más que cuestionar las satisfacción de las actuales generaciones sin
raíces mismas del liberalismo económico, y comprometer las futuras... (PNUD 1995)
sus recetas supuestamente universales. Por
ello, en muchos sectores y especialmente en el Así, el desarrollo comienza a estar más
de los cientistas sociales, en los últimos años, vinculado con las personas que con las cosas,
se comienza a proponer un debate y cuestio- y ya no tiene que ver solamente con la acumu-
namiento acerca del tipo de desarrollo propug- lación de bienes materiales, sino también de
nado por el modelo económico dominante y oportunidades, relaciones, autorrealización,
sus falencias. El panorama sociopolítico en vida cultural, etc.
que nos vemos insertos, el dramatismo del En ese sentido, en el cuadro elaborado por
contexto latinoamericano y las oscuras pers- Félix Bombarolo (ver tabla 1) en base al
pectivas de futuro y exclusión para las mayo- PNUD (1995), y a Cook y Reichardt (1995),
rías empobrecidas del Continente nos exigen (Bombarolo, 1998:16), podemos detectar
un cuestionamiento radical de la noción de sintéticamente los cambios sustanciales que se
“desarrollo”. están produciendo en los paradigmas de
Para ello, se hace necesario -previa y desarrollo.
claramente-, establecer la diferencia entre Se detecta entonces la superación del
crecimiento y desarrollo. Siguiendo las Cien- paradigma anterior, en el que el desarrollo era
cias Naturales, crecer hace referencia al au- frecuentemente concebido en términos cuanti-
mento de tamaño por asimilación o tativos, sin tener en cuenta su dimensión
acumulación de materia. En cambio, desarro- cualitativa, la satisfacción del espíritu humano
llarse implica más el desplegar y utilizar las y sus aspiraciones culturales y espirituales.
capacidades potenciales, para así alcanzar un Porque, al fin y al cabo, un desarrollo disocia-
mejor y más completo estado. do de su contexto humano y cultural es un
Por otra parte, el desarrollo humano no se crecimiento sin alma...
da sólo con crecimiento económico, y que no
basta éste para generar bienestar; hay una Hacia un desarrollo humano
influencia recíproca entre ellos a través de las
condiciones, por ejemplo, de educación y A fines de los 80, un nuevo término, Capital
salud. La función educativa es primordial, y Social comenzó lentamente a escucharse e
sabemos que no se puede hablar de un desarro- incorporarse al conjunto de conceptos clave
llo armónico sin una educación básica fuerte. relacionados con las estrategias y los
Pero ello no es todo. Lo más frecuente preci- programas de desarrollo. Desde entonces la
samente es encontrar que el desarrollo humano denominada Nueva Economía Institucional, ha
está más relacionado con la educación y la tratado —aunque todavía tímidamente— el
salud, y que la cultura siempre es tratada como tema social en el desarrollo. Es, sin embargo,
un accesorio más de nuestra realidad y no la que más se ha acercado a las potencialidades
como el eje fundamental y transversal de la que reporta el considerarlo como un activo
misma. importante. Robert Putnam, es uno de los
Privilegiamos la noción de desarrollo mayores impulsores de este concepto,
como progresiva ampliación de posibilidades proponiendo, reformas centradas en fortalecer
de accionar, a la que el Programa de Naciones las identidades locales, a partir de los gobier-
Unidas para el Desarrollo (PNUD) se aproxi- nos regionales, de las redes locales y de los
ma cada vez más. Este organismo, avanzando espacios de concertación (Putnam 1993: 164).
en esta dirección, definió el “Desarrollo Hu- El autor afirma que las “redes de compro-
mano Sustentable” como miso cívico” (asociaciones, cooperativas, etc.)
suponen una intensa interacción horizontal y
el incremento de las capacidades y opciones de son la esencia del capital social, remarcando la
las personas, a través de la formación de capital necesidad de cooperación —y sus premisas de
social, como medio para lograr la equidad y la credibilidad y confianza— antes que de
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 7

individualismo. Y entrando de lleno en los y desarrollando instrumentos y teorías para


valores culturales y sus mecanismos de control incorporar decisivamente a sus propuestas el
social y de reciprocidad, afirma: concepto de Capital Social.
Otro concepto complementario al anterior
El stock de capital social (normas, redes, cultura es el de capital simbólico o cultural. Fue
solidaria, etc.), es autoreforzante y acumulativo manejado —desde los ochenta y hasta su
(1993: 169). muerte— por el sociólogo francés Pierre
Bourdieu, como
A su vez, añade, el capital social debe
estar relacionado con redes y mecanismos propiedad cualquiera que, percibida por unos
interinstitucionales, para mejorar el funciona- agentes sociales dotados de las categorías de
miento económico a través del tercer sector4, percepción y de valoración que permitan perci-
de enorme potencialidad. birla, conocerla y reconocerla, se vuelve simbó-
Así mismo, y casi simultáneamente, desde licamente eficiente, como una verdadera fuerza
mágica: una propiedad que, porque responde a
organismos multilaterales se empieza a sentir
unas “expectativas colectivas”, socialmente
la consideración hacia este tipo de capital. constituidas, a unas creencias, ejerce una espe-
Desde el propio Banco Interamericano de cie de acción a distancia, sin contacto físico”
Desarrollo (BID), Bernardo Kliksberg decla- (1988: 171-172).
raba que
Reconocemos el Capital Cultural y Simbó-
junto a los capitales “tradicionales”, el capital lico como una base esencial del desarrollo tal y
natural de una sociedad constituido por su dota- como lo queremos entender en este trabajo, en
ción de recursos naturales y el capital construi-
tanto incluye la creación de nuevas subjetivi-
do, formado por lo que el hombre ha producido
(infraestructura, capital comercial, capital finan- dades y simbologías, más allá de las necesida-
ciero, etc.), existen otras modalidades de capital des inmediatas, mientras que el capital
que urge analizar más detalladamente, como el económico sería más bien una consecuencia de
capital humano, el capital social y el capital cul- éste.
tural o simbólico... (Kliksberg 1997: 4). Pasamos así a la noción de desarrollo a
escala humana, en la cual el desarrollo
Francis Fukuyama, experto consultado por humano tampoco parece poder medirse por un
el BM, y conocido por su célebre expresión “el incremento de servicios y bienes, focalizándo-
fin de la historia”, destaca con seguridad la se más hacia el incremento de bienestar de la
importancia y el sentido de poner el concepto gente. Desarrollo es pues bajo este enfoque,
de Capital Social como un motor básico de
desarrollo, y asevera que ...la satisfacción de necesidades humanas fun-
damentales, la generación de niveles crecientes
...las organizaciones de la sociedad civil, aso- de autodependencia, y la articulación orgánica
ciaciones intermedias ligadas con raíces cultura- entre los seres humanos, y de éstos con la natu-
les, religiosas y tradicionales serán la llave del raleza y la tecnología (...). Se trata de lograr la
éxito de la sociedad moderna en una economía transformación de la ‘persona-objeto’ a la ‘per-
globalizada... (Fukuyama 1995: 103). sona-sujeto’ del desarrollo...” (Max-Neef, Eli-
zalde y Hopenhayn 1986: 14).
Igualmente, las Naciones Unidas, y sobre
todo el PNUD, también han estado trabajando Los tres autores mencionados han
avanzando bastante en el estudio de los niveles
4
El Tercer Sector como aquel conjunto de organizacio-
de bienestar vital de los individuos, dando
nes de la sociedad civil más encaminadas a la genera- algunas bases para su “medida”. Lo asocian
ción y dotación de servicios no agrarios ni industriales, certeramente a la satisfacción de las necesida-
sino a la persona, y que representa –para muchos- la des humanas —entendidas de un modo más
gran posibilidad de creación de riqueza en la sociedad
contemporánea, no basada tanto en bienes tangibles, integral y humanista—, situándolas entre las
sino relacionada más bien con la generación y los in- categorías existenciales (ser, tener, hacer y
tercambios de bienes y servicios intangibles.
8 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

estar) y las axiológicas (de subsistencia, pro- con su correlato de consenso para un desarro-
tección, afecto, entendimiento, participación, llo social. Ante un proceso de globalización
ocio, creación, identidad y libertad). que destruye el medioambiente y pone en
peligro la existencia de las comunidades espe-
Local y comunitario cialmente rurales,

Consideremos ahora el nivel micro/local de la lo comunitario se convierte en un espacio privi-


propuesta de trabajo. Aquí no haremos legiado para rearticular el poder político, las
referencia expresa a los manuales de desarrollo fuerzas económicas y las organizaciones so-
ciales (Téllez 2002).
local, independientemente del aprecio a su
validez metodológica y teórica para la
Según él, la gestión comunitaria en ese marco
inserción de y a las sociedades (aunque es
es eficiente y eficaz. En su concepción de
interesante ver que se van considerando cada
desarrollo comunitario distingue tres princi-
vez más y mejor categorías como las infraes-
pios:
tructuras sociales, el ocio, la cultura, el desa-
rrollo de las capacidades de los recursos
Primero: no hay una persona o personas en el
humanos, como podemos ver en el Manual de mundo que no tenga habilidades, experiencias,
Desarrollo Local del ILPES de 1998), ni tam- intereses o capacidades. Se trata de identificar y
poco entraremos en detalles de planificación o movilizar todas esas potencialidades. Segundo:
descripción de metodologías participativas, no hay comunidad en el mundo que no tenga
sino simplemente a lo que es de relevancia activos, riquezas, recursos y potencialidades
específica para el presente trabajo. (que a veces están dormidas o desapercibidas,
En lo que se refiere al desarrollo local, pero las hay). Tercero: todos estos recursos
existentes tienen la potencialidad de ser movili-
Schuldt (1993) citado en Ramírez (1999:29)
zados y conjugados para el desarrollo económi-
determinó dos grupos de teorías complementa- co y social (2002),
rias, de acuerdo al actor central: individuos
(con Amartya Sen y Max Neef básicamente), y enfatiza que en este tipo de desarrollo no
donde nos interesa remarcar la importancia de solo importa la creación de riqueza, sino
estar ligadas a la calidad de vida de las perso- también el garantizar el control de la comuni-
nas) y, grupos o movimientos sociales (varias dad sobre sus recursos.
corrientes) de las cuales, aunque aparentemen-
te tienden más a lo político-social, interesa Antes,
retomar el mecanismo de descentralización (o
sea la ligazón a un determinado territorio) el desarrollo local estaba en base a los proble-
basada en la creatividad y diversidad social mas, las deficiencias y las carencias en las co-
que propugnan. munidades y no en sus propios anhelos
Dentro de ese desarrollo local, preferimos [despertados]... de lo que se trata ahora es de
enfocarnos al desarrollo local comunitario, identificar los recursos que existen en las comu-
rescatando el sentido de “comunitario” desde nidades, las capacidades desarrolladas, los in-
tereses que persigue la gente, la estructura con
la perspectiva de Téllez (2002), y según su
la que cuentan, las riquezas naturales y humanas
propia vivencia comunitaria en Huantapita, su que tienen (Téllez 2002)
comunidad de origen. Según estipula, no sólo
el individuo, sino su comunidad y todas nues- para diseñar así su propio desarrollo local.
tras comunidades, tienen mucho para aportar,
comunicar y compartir al mundo desde lo “Meso” y Sistémico
cultural-comunitario. Entendiéndose por “lo
comunitario” saberes y prácticas, expresadas Entonces, considerando el desarrollo local
en el sistema de reciprocidad y solidaridad comunitario como la mejor alternativa de
comunitaria para llevar adelante las tareas, desarrollo, se retoma lo propuesto por
donde la participación es la base fundamental Albuquerque (1996, citado en Ramírez, 1999),
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 9

para introducir competitividad en los distintos radas importantes —arquetípicas pero poco
tejidos sociales y productivos; es decir, su imaginativas—, se abre el camino hacia lo ya
aplicación basada en la descentralización contemplado en el desarrollo humano, tratán-
administrativa y en la búsqueda de políticas en dose de satisfacer no sólo las necesidades
tres niveles macro (generales), meso (constru- básicas del tener y del hacer, sino las más
yendo una institucionalidad) y micro (acciones primordiales del ser, mediante propuestas más
individuales, o grupales a niveles locales). creativas. Y en virtud de que la creatividad no
imita, sino que más bien inventa y es innova-
En nuestro caso, estamos privilegiando el dora, lo sugerente es cultivarla y más bien
nivel meso, no sólo por lo anteriormente expli- hacerla aflorar, provocando el espíritu creativo
cado, sino por sus privilegiadas posibilidades interno en el caso de las comunidades campe-
de intermediación entre lo macro y lo micro, y sinas e indígenas. Para lo anterior se precisa
porque desde este nivel se ha trabajado estos más que nunca un modelo que recupere todas
años mancomunadamente en Incallajta, y esas posibilidades, y las movilice desde un
elaborado el modelo. Y, redundando, porque nivel meso “desde el medio”, que conjuncione
desde él se pueden a las propias comunidades —y sus saberes—
con gestores que coadyuven al proceso, así,
aprovechar las potencialidades de los otros dos es el nivel meso el que se considera como el
niveles y porque es de ahí [desde el nivel meso] crucial para el modelo de gestión cultural, que
de donde se puede ofertar y crear modelos de se propone posteriormente en este trabajo.
gestión. (Albuquerque en Ramírez 1999: 35).
Nos interesa además, en este nivel, traer a
escena el enfoque sistémico, importante por
Esto es muy importante porque justamente
constituir éste precisamente, parte fundamental
la propuesta de este trabajo es que no se puede
del modelo a proponerse en el trabajo (cf.
partir de un desarrollo solo desde “arriba” (la
Infra). Por otra parte, son varios los autores
discusión sobre el fracaso del mismo es
que han tomado también el enfoque sistémico
inagotable), ni tampoco solamente desde
en trabajos de desarrollo, tanto a nivel macro,
“abajo” que fue la tendencia en los últimos
como a nivel más local, llegando a interesantes
años. Porque, empíricamente se percibe —al
aplicaciones prácticas. Chile es, en este senti-
menos en las comunidades rurales— que el
do, una muestra del enfoque sistémico para el
fracaso de éste último (desde abajo) proviene
desarrollo local, como una mirada más inte-
de la reacción a siglos de exclusión y someti-
gradora respecto a otros enfoques y con un
miento en que como país no se habían brinda-
poco más de distancia del economicismo y lo
do las oportunidades de ser ciudadanos plenos,
macroeconómico que lo caracterizaba antes,
y menos aun de reflexionar sobre los propios
cuando el rol del Estado era central y decisivo
anhelos, más allá de las necesidades básicas.
y había más preocupación por la estabilización
Así una vez que en Bolivia se decretó la Ley
macroeconómica que ahora.
de Participación Popular5, en 1994, inmedia-
Así, Van Hemelryck (2002) mira el
tamente las demandas fueron comunes a la
desarrollo local chileno como un acercamiento
mayoría de los municipios, es decir, plazas,
entre las políticas nacionales y las realidades
postas, canchas de básquet o de fútbol, sedes
de los proyectos sociales. Asimismo, el autor
sindicales, los propios edificios y vehículos de
incluye dentro su perspectiva sistémica
los municipios, etc., siendo quizás éstas nece-
—además de las variables “relevantes”— al
sarias, pero de ninguna manera suficien-
conjunto de los actores del desarrollo local. Es
tes.
decir, él separa como diferentes dimensiones:
Una vez superada esta primera etapa, y
lo económico, lo social, lo cultural, lo político
satisfechas algunas de las necesidades conside-
y lo ecológico, cada uno constituyendo un
subsistema al interior del sistema. El sistema y
5
Ley que asigna recursos a los gobiernos municipales, su funcionamiento como tal, en este caso, lo
basándose en el territorio y sus pobladores, y sobre la constituye el espacio local.
que se volverá más adelante.
10 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

Habiendo establecido las preferencias podía dar más sentido a su existencia y les
teóricas para nuestro trabajo, queremos proyectaba a un mundo grande y complejo del
mencionar una de las estrategias que, tanto a que querían formar parte a su manera,
nivel general como actualmente en Bolivia, se desplegando en esta esperanza todas sus
considera con gran potencial productivo, destrezas y capacidades, y que —además— su
permitiendo preservar el medio ambiente y identidad encontraba un referente que marcaba
pudiéndo darse en armonía con un desarrollo definitivamente un antes y un después.
humano sostenible. Hoy en día, es notable cómo el Municipio
de Pocona está re-orientando su vocación
El Turismo como estrategia productiva productiva. De haber sido hasta el 2003 un
municipio básicamente agropecuario, se ha ido
Gracias al poder de las comunicaciones, los progresivamente enfocando hacia una produc-
pequeños mundos locales se vinculan con sus tividad enfocada desde el turismo cultural,
ofertas culturales a redes que integran, asignando recursos para cultura y turismo en
virtualmente, lo que en la práctica está dividi- su Plan Operativo Anual (POA), con un patri-
do por fronteras nacionales y barreras cultura- monio de indudable importancia, Incallajta,
les. Con la globalización, los hechos culturales como aglutinante de ese territorio.
adquieren un especial significado, por su poder Incallajta va así pasando a constitutirse en
de enlace entre esos diversos mundos locales y capital cultural y simbólico para los comuna-
regionales y por la posibilidad de ser entendi- rios de la zona. De esa manera van consoli-
dos y valorados por quienes pueden acceder a dando también su propio Capital Social, hacia
sus lenguajes, imágenes, espacios, sonidos. un desarrollo humano más sustentable y en
Así, el patrimonio cultural adquiere interés y armonía con su medio ambiente, basado en
valor universal y está en la lista de bienes una cada vez mejor toma de decisiones, y
disponibles para ser apreciados y disfrutados fortaleciéndose internamente como los propios
de manera inmediata. actores del cambio.
El Turismo se presenta, hoy por hoy, como
una de las posibilidades más interesantes de
generación de ingresos, tanto por sus caracte-
rísticas no contaminantes, como por la espon- Una identidad dinámica y un patrimonio
tánea dispersión de los recursos que produce. cultural vivo
Así, un territorio concreto con una fortaleza
patrimonial, puede nutrirse de su pasado y Se parte de la premisa de que la identidad
proyectarse al futuro. Esto garantiza un cultural, el patrimonio, la comunidad y el
dinamismo necesario en los tiempos actuales, sentimiento de pertenencia a un territorio que
donde los procesos son, a veces, vertiginosos, tenga contenidos sustanciales de las propias
y los cambios también. comunidades, son conceptos clave y pilares
De este modo, más que de un desarrollo fundamentales del desarrollo local.
basado únicamente en carencias, nos encontra-
remos hablando de un desarrollo impulsado Algunas reflexiones sobre cultura e identidad
por los propios anhelos. Anhelos de creación,
de participación, de símbolos, ya que simbóli- La Cultura es lo que le da identidad al ser
ca es toda aquella expresión que lleva en sus humano, es un término que tiene diversos
entrañas un nivel de significación que da significados, y que ha ido evolucionando
sentido a nuestras vidas y que finalmente se desde una visión elitista de “productos excel-
traduce en conductas y valores que se expresan sos” —que deben protegerse y difundirse—,
en acciones y obras. hacia una concepción más antropológica de
Los pobladores de Incallajta han visto y cultura viva, cuestión clave para entender el
sentido que era posible alcanzar algunos de sus desarrollo endógeno y sostenible de los distin-
anhelos, que la cultura y el patrimonio les tos pueblos del planeta.
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 11

Al hablar de cultura, nos adscribimos a la concreto y de cada persona en particular, a


noción de que través del proceso de socialización y que la
herencia sociocultural constituye la materia
la cultura es, en su sentido más amplio, el total prima sobre y desde la cual hemos de construir
de rasgos distintivos espirituales, materiales, el futuro. En ese sentido, como investigación,
intelectuales y emocionales que caracterizan a
este trabajo está definitivamente enfocado más
una sociedad o grupo social. Incluye no sólo las
artes y las letras, sino también los modos de en la tercera columna, con la mirada hacia el
vida, los derechos fundamentales del ser hu- futuro.
mano, los sistemas de valores, las tradiciones y Porque, adscribiéndonos a la percepción
las costumbres; (UNESCO 1982: 2) de Bombarolo (1998: 37) parece claro que
gozar de la capacidad de producir y reproducir
en el sobreentendido de que la cultura valores y símbolos sociales implica también y
comprende asimismo conocimiento, creencias, necesariamente tener poder: poder para ser y
arte, moral, costumbres, aptitudes, hábitos hacer. Así, tenemos que la cultura refiere a
adquiridos por el hombre en tanto miembro de
una sociedad, compartidos y ejercidos en la producción de fenómenos que contribuyen,
colectividad. En ese sentido, podemos decir mediante la representación o reelaboración sim-
que no existen culturas mejores ni peores, sino bólica de las estructuras materiales, a compren-
der, reproducir o transformar el sistema social,
diferentes unas de otras.
es decir todas las prácticas e instituciones dedi-
La cultura, en tanto producción de bienes cadas a la administración, renovación y rees-
materiales y simbólicos, surge de la tructuración del sentido (García Canclini 1984:
interacción social, de la iniciativa, creatividad 41)
y necesidad humana, según la exigencia del
momento histórico. Al ser un conjunto de En el mundo actual, sometido a un fuerte
hábitos, formas, saberes y manifestaciones, se proceso de globalización y a una interacción
convierte en un elemento clave para la defini- entre realidades, sólo una cultura viva —es
ción y adquisición de capital social. Y en decir, en estado de creatividad como algo
cuanto medio y definición de la expresión esencial y necesario para proponer y enrique-
social por antonomasia, hace posible pensar el cer las visiones del mundo y su
desarrollo más allá de las variables económi- reproducción— es capaz de soportar, enrique-
cas tradicionales, permitiendo incorporar cerse y dotar de sentido al encuentro. Una
cuestiones claves como la participación, el cultura que se encierra es una cultura que se
afecto, el ocio, la libertad de expresar muere porque pierde la capacidad de reprodu-
(emociones, deseos, modos de ver y sentir el cirse. Por ello, la creatividad tiene el papel
mundo), y prometiendo dar sentido a activida- fundamental de generar, de ofrecer cosas
des y comportamientos, integrar a los indivi- nuevas desde las propias matrices culturales y,
duos en un todo colectivo, señalar valores y precisamente, toda estrategia de desarrollo
determinar preferencias y tener criterios para humano debe estar fundamentada en la
concretarlos, sentir la vida plenamente. Ofrece necesidad de potenciar y enriquecer el bagaje
así valores alternativos a la acumulación de cultural.
capital económico y permite satisfacer necesi- En cuanto a Identidad, Gilberto Giménez,
dades y alcanzar anhelos. en su texto “Materiales para una Teoría de las
Precisamente, Ander-Egg, al presentar las Identidades Sociales” (s/f), comenta que el
distintas visiones sobre cultura (ver tabla 2), concepto de identidad —como tal— en las
acaba con una columna sumamente dinámica ciencias sociales es reciente, posterior a 1968,
que nos remite nuevamente a la importancia aunque ya era esbozado en la tradición socio-
del proceso. Este autor sostiene que la cultura antropológica desde los clásicos y retomando a
expresa un estilo de ser, de hacer y de pensar JW Lapierre sostiene
que se ha adquirido a través de la historia,
como producto del quehacer de un pueblo
12 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

el tópico de identidad ha sido impuesto a la confrontación con otras identidades en el


atención de los cientistas sociales por la emer- proceso de interacción social.
gencia de los movimientos sociales que han to- Por lo anterior, asumiremos identidad, en
mado por pretexto la identidad de un grupo
este contexto, como el conjunto de valores y
(étnico, regional, etc.) o una categoría social
(feministas) para cuestionar una relación de creencias (una cultura) que ha ido evolucio-
dominación ó reivindicar una autonomía, pero nando y configurándose a lo largo del tiempo
sobre todo en el contexto de la crisis del Estado- (construcción histórica).
Nación y de su soberanía en peligro a causa de Una identidad cultural que, siguiendo la
las multinacionales por un lado y de las reivin- declaración de México, podemos decir que es
dicaciones regionalistas y los particularismos un tesoro que vitaliza las posibilidades de
culturales por otro (Lapierre, en Giménez s/f: 1). autorrealización de la humanidad motivando a
cada pueblo y grupo a buscar nutrimento en su
La dialéctica entre globalización y pasado, a aceptar contribuciones exteriores que
neo-localismos habría paradójicamente contri- sean compatibles con sus características, y a
buido a reforzar su pertinencia y operacionali- continuar su proceso de autoformación. En
dad como instrumento de análisis teórico y esencia, es precisamente nuestra identidad
empírico. cultural lo que nos hace sentir pertenecientes
Pero, siguiendo a Ottone (1999), se advier- de una manera permanente y profunda a un
te hoy el choque entre tendencias globalizado- grupo, a una comunidad o incluso a un
ras de la modernización y construcciones proyecto, a un anhelo, ideal o aspiración
identitarias emergentes, en las que la tradición común. Esa seguridad que da la pertenencia a
es reinterpretada como arma de identidad y un grupo, fortalece los valores y las certezas
combate a lo moderno occidental; pero que por que estructuran los lazos de comunidad.
fuertes y conflictivas que sean, no pueden
anular los procesos de modernización, ni son Se tiene entonces, que la identidad cultural
impermeables a la fuerza de los elementos no es estática ni dogmática y no necesariamen-
universalistas que conlleva el proceso de te está en el lugar donde nació, sino que se
globalización, y tienden, más bien, a formar relocaliza por otros criterios y asume continua
equilibrios entre lo global y lo local. transformación e historicidad.
La identidad cultural se renueva y enrique-
En todo caso y desde cualquier perspecti- ce a través del contacto con las tradiciones y
va, la identidad no es una esencia, un atributo valores de los otros, constituyendo una dimen-
o una propiedad intrínseca del sujeto, es una sión fundamental del proceso de desarrollo,
unidad distinguible con carácter subjetivo y ayudando a fortalecer la independencia, sobe-
relacional, es decir, es la autopercepción de un ranía e identidad de las naciones.
sujeto en relación con los otros, y debe ser Max-Neef comenta:
reconocida por los demás en contextos de
interacción y comunicación. No es que uno se ...la pregunta candente, no sólo para un Estado
perciba como diferente, sino que debe ser democrático sino también para una sociedad y
percibido y reconocido como tal; la identidad una cultura democrática en la región, no es ya
requiere la sanción del reconocimiento social. cómo contener la diversidad, sino cómo respe-
Lo mismo se puede decir de las identida- tarla y estimularla...(...) un tipo de desarrollo
des colectivas, ya que éstas también se basan orientado a fortalecer espacios locales, micro-
organizaciones y la multiplicidad de matrices
en un sentimiento de pertenencia o
culturales dispersas en la sociedad civil, no
autoadscripción que puede darse por diversas puede eludir la tarea de consolidar prácticas y
causas, pero que las más frecuentes hacen mecanismos que comuniquen, socialicen y
referencia a sentimientos de lealtad, a roles en rescaten las diversas identidades colectivas.
—pero sobretodo por— apropiación e interio- (Max-Neef, Elizalde y Hopenhayn, en Garcia
rización, al menos parcial, del complejo 2002: 29)
simbólico-cultural. La identidad de un actor
social se construye y se afirma sólo con la
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 13

En ese sentido, una de las respuestas –sino


la mejor-, puede estar en las potencialida- en la globalización interactúan simultáneamente
des culturales y en el patrimonio. actividades económicas y culturales dispersas,
generadas por un sistema de múltiples centros
El patrimonio cultural como referente donde lo que importa no es la posición geográ-
fica desde donde se actúa, sino la velocidad en
multivocal
que se recorre el mundo. Los mensajes, produc-
tos y bienes simbólicos que consumimos ya no
Hoy ya parece aceptado por todos que, la se generan en la nación en que vivimos, sino en
cultura, el patrimonio y el sector cultural no redes masivas y simultáneas, sin importar
constituyen una carga social y que son buenos decisivamente el lugar de origen para millones
motores de desarrollo económico, social y de habitantes del planeta. Las fronteras entre lo
cultural y eficaces generadores de cohesión propio y lo ajeno se desvanecen (1997: 8).
social.
Y es justo por el dinamismo del concepto, Generalmente los objetos inalienables en
y por el de los propios pueblos e identidades un ámbito local, difieren notablemente de lo
en cuyo territorio se ubica, que el patrimonio que ocurre en la esfera nacional, donde los
cultural es un referente claramente multivocal, mecanismos de apropiación patrimonial, son
tal y como ha sido planteado en el caso de más complejos por su mismo nivel global
Incallajta, donde se retoma la multivocalidad, (pues implica todo un discurso para justificar a
propuesta por Víctor Turner, que significa la nación); en tanto la apropiación local traza
una trayectoria para crear y fortalecer un
que el mismo objeto o símbolo puede llevar sig- discurso integrador de su identidad local, no
nificados distintos en contextos sociales diferen- libre a veces de cierto etnocentrismo.
tes. En otras palabras, el significado de objetos, Por otra parte, la noción de patrimonio
arquitectura y sitios, como el discurso y actua- cultural está evolucionando bastante. Ya no se
ción, deben derivarse basándose en el código refiere sólo a los monumentos, sino a todo
interpretativo del destinatario. Así la arquitectu-
aquello que se arraiga en un lugar y que mues-
ra monumental lleva significados que pueden
variar en tiempo y dependiendo el espacio que tra rasgos propios, abarcando todos los bienes
se utiliza; incluso el mismo símbolo u objeto, de la cultura, lo heredado del pasado, la mo-
en un solo acto en tiempo y lugar pueden llevar dernidad, el conjunto de producciones creati-
significados múltiples que dependen de la vas del individuo o del colectivo, incluyendo
constitución del público y probablemente el paisaje y el marco general de la vida. En
diferirá entre los grupos de espectadores del suma,
evento discursivo (en Coben y Muñoz: 2000: 2).
lo que hoy en día se posee, sobre lo que existe
Por ello, y porque hay que acabar con la una responsabilidad y que se legará a las
tendencia a la ‘museización’ de identidades, generaciones venideras. (Saldariaga Roa 1998:
territorios y patrimonios, hemos de entender 15).
—y proyectar— el patrimonio cultural como
un motor dinámico —en continuo movimien- Ahora bien, precisamente por ello ese
to— del desarrollo territorial sostenible y, por patrimonio no es estático, sino que sigue
tanto, como un instrumento fundamental de creándose todos los días, se renueva,
inapreciable valor estratégico para el desarro- incrementa y enriquece permanentemente, en
llo local a través de su gestión creativa. un proceso continuo espacio-temporal de
creación y de renovación, y requiere de una
Un patrimonio bien entendido pasa por población educada y capacitada para su mane-
tener clara su capacidad de ser puente hacia el jo, valoración y protección.
mundo. Desgraciadamente, no siempre es En otro nivel, para un verdadero desarrollo
entendido y aprovechado, especialmente en humano integral, enfatizado en el componente
Bolivia. Siguiendo a De Zubiría y Abello en patrimonial, se hace necesaria la participación
“Cultura, Globalización y Región”: y el concurso de todos los actores involucra-
14 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

dos. Es allí donde los bienes culturales tendrán miembros de un grupo creen que comparten
un papel importante, el de mediación entre el esas vivencias comunitarias. (Garcia Canclini
patrimonio cultural viviente —con los prota- 1998: 170)
gonistas del patrimonio— y los sectores pro-
ductivos de la industria cultural y turística. Aceptada entonces esa noción de identidad
Porque no podemos negar que el patrimo- dinámica, abierta, en permanente comunica-
nio cultural dotado de contenido y significado ción, podemos entender también que ciertas
puede ser también una oferta para el consumo “entradas” tienen la capacidad de cualificar,
cultural de masas que, siguiendo pautas de reforzar, —o incluso recrear— la propia iden-
marketing, se ve sometido a la dinámica tidad. El patrimonio cultural es una de ellas,
propia del espectáculo, de la publicidad y del siempre que —en el caso de haber existido una
entretenimiento. El patrimonio es un punto discontinuidad de su vivencia— se produzca
central en esta perspectiva, pero debe ofrecer una reapropiación, precisándose para ello una
una cada vez mejor oferta cultural y educativa, participación de los actores locales. Y la parti-
servicios de calidad, útiles, capaces de satisfa- cipación es, como ya sabemos, no solo la base
cer necesidades y demandas, de manera que más sólida y la mejor garantía para un verda-
estos servicios sean consumidos por el mayor dero desarrollo social, cultural y del territorio,
número posible de ciudadanos. sino también para la conformación de esa
Independientemente de lo interesante que identidad dinámica.
pueda ser en términos políticos la visión de
Bonfil, cabe retomar su refuerzo a lo propuesto Incallajta: una comunidad efervescente, una
sobre la cultura y el patrimonio, donde identidad emergente

la producción de la cultura es un proceso Una de las “entradas” que han demostrado


incesante, que obedece a factores internos y/o su capacidad de cualificar, reforzar, —o inclu-
externos y que se traduce en la creación o la so recrear— la propia identidad ha sido el
apropiación de bienes culturales de diversa comienzo de la gestión mancomunada del
naturaleza […] que se añaden a los preexistentes Monumento Nacional de Incallajta en el área
o los sustituyen… Así se constituye el patrimo- de Pocona. Ello se hizo desde el entendido de
nio cultural de cada pueblo, integrado por los
que un Sitio Arqueológico, un Museo o cual-
objetos culturales que mantiene vigentes, bien
sea con su sentido y significado originales o quier bien patrimonial, bien puede ser un
bien como parte de su memoria histórica. (Bon- catalizador que capitalice la experiencia y los
fil Batalla 1991: 130). anhelos de una localidad o región, los con-
vierta en una ventaja competitiva y la proyecte
A ello se puede añadir su función como al mundo, como respuesta a él y como parte de
emblema de identidad hacia el futuro, como la expansión de la industria cultural, funcio-
en este caso en el que los comunarios de nando además como conciliador entre agentes
Incallajta no tenían una memoria larga respec- del desarrollo con identidades culturales reales
to al Monumento, y que actualmente de mane- de una región (Ottone 1999: 29 y 30).
ra paulatina se va re-creando. Lo importante allí es la apropiación patri-
Ya García Canclini afirmaba la importan- monial definitiva. Ello puede representar una
cia de posibilidad para que una comunidad rural,
como elemento gestor de cultura, se apropie
el papel de los componentes imaginarios en la de su patrimonio cultural y natural y lo maneje
formación de las identidades étnicas y naciona- con la finalidad de obtener un desarrollo pro-
les, así como en la caracterización de las dife- pio en todos los órdenes.
rencias con otras etnias y naciones. En esta La multivocalidad del Monumento aparece
perspectiva, la identidad no sería la expresión
aquí de nuevo, intrínsecamente conectada a
‘natural’ o ‘normal’ del modo en que se viven
las relaciones con un territorio, sino la manera una identidad local emergente, desprendiendo
en que se imagina que se viven y en que los nuevos significados que a ambos benefician y
completan.
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 15

Esta multivocalidad adquiere hoy connota- educativo, sino también al mayor tiempo de
ción sobresaliente ya que gradualmente se ocio, considerado hoy como un espacio muy
vislumbra que el Monumento ha comenzado a importante, que consecuentemente ha trans-
tener un nuevo significado para los propios formado las necesidades y aspiraciones de los
comunarios de la zona, actores esenciales del ciudadanos que ahora buscan llenar ese
desarrollo del Sitio. En estos años, ha sido y tiempo. Se impone pues, una renovación
es enriquecedor el participar de ese proceso de acompasada a esas nuevas demandas de la
apropiación e identidad emergente que se está sociedad, para dar respuestas útiles a cada una
dando en los pobladores y el Municipio, en de ellas.
torno al Monumento. La recuperación de sus El turismo cultural es una interesante
tradiciones, el entusiasmo en la coordinación, posibilidad y una aventajada fuente de ingre-
la participación activa, la búsqueda del cono- sos en países y lugares que no disponen de
cimiento del significado y función del Sitio, la grandes recursos económicos. Intenta ofrecer
inversión del propio tiempo y esfuerzo en una mejor oferta que el turismo masivo con-
tareas de conservación y limpieza de iniciativa vencional, mediante la calidad, originalidad y
propia, el mantenimiento y cuidado, la asigna- seriedad, y —a diferencia de éste— el turismo
ción de recursos y personal propios, la cesión cultural es menos estacional. Pero su abuso
de terrenos comunales para el deslinde y las puede constituirse en una amenaza para el bien
normativas de restricciones propuestas por cultural, por lo que se deben tener muy claras
ellos —como la prohibición de cultivos y las necesidades de conservación de todos los
pastoreo al interior del Sitio, en el afán de componentes del patrimonio, armonizar el
defender y proteger su patrimonio—, dan régimen de visitantes y analizar su impacto.
cuenta cabal del nuevo significado que Inca- Asimismo, se deben estudiar y definir los
llajta ha adquirido en el imaginario de los niveles de protección y uso de los bienes
propios pobladores. La objetivación de lo culturales, a ser conservados en una perspecti-
anterior puede observarse en el hecho de que va a mediano y largo plazo, en lo que respecta
el hastial de la Kallanka (el edificio principal a rentabilidad cultural, social y económica.
del Sitio) es el icono representado tanto en el Como queda explícito en países como México
sello institucional de la subcentral Incallajta, y Perú 6 —que viven en gran parte de este tipo
como en el logotipo institucional del Munici- de turismo— los turistas culturales en América
pio de Pocona. Como coadyuvantes de este Latina y el Caribe buscan ciudades y/o patri-
proceso, nos complacemos en satisfacer en monio histórico-arqueológico; municipios,
pleno, el derecho de las comunidades —como lugares y rutas con elementos y conjuntos
protagonistas de la historia actual del Monu- patrimoniales; áreas naturales con “culturas
mento— a obtener el conocimiento del refe- vivas”, turismo rural y etnoecoturismo; pro-
rente físico en torno al cual este proceso se gramación estable de exposiciones y represen-
está dando. taciones artísticas; estancias para el
Por el momento podemos asegurar que aprendizaje de idiomas; ferias, festivales y
Incallajta está continuamente siendo re- celebraciones de cultura popular; productos
apropiada. Nuevos sentidos enriquecen la propios, como artesanía, gastronomía, música,
multivocalidad del Sitio, mientras que las publicaciones; alojamientos y transporte
comunidades y los demás actores locales re- “historico”. Buscan adentrarse y vivir expe-
encuentran en ella un nuevo componente de su
identidad. 6
Así, en Peru, —país vecino y de similares característi-
cas culturales—, los datos obtenidos por Prom Peru en
El turismo cultural: “nosotros y los otros” el 98 sobre el consumo cultural de los turistas daban
los siguientes indicadores: el 98% fueron a hacer tu-
rismo cultural, el 91% tenían instrucción superior, la
La evolución de la sociedad ha llevado a un media de días de estancia era 14, y gastaban una media
aumento creciente de la demanda cultural, no de 83 U$ día, el 68% ya había estado, y regresaba, y el
solamente debido al mayor nivel intelectual y 95% se iban satisfechos.
16 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

riencias distintas. Y aprecian, cuando es posi- su puesta en relación con otras culturas es la
ble, participar. Pero exigen una progresiva clave de la mundialización cultural.
calidad en el servicio, hospitalidad, seguridad, Sin entrar en la discusión antropológica
información —para turismo culto—, y varie- sobre los “sujetos” de estudio, se piensa que
dad de opciones. los réditos mayores se logran más bien con una
Todas esas consideraciones han sido to- gestión participante dentro de la metodología
madas en cuenta para el accionar conjunto en considerada. En Bolivia los proyectos de
Incallajta, con miras a este tipo de turismo, y desarrollo han comenzado a incluir antropólo-
muchas de ellas ya han sido efectivizadas y/o gos en la ejecución de los mismos, sin embar-
puestas en marcha. El turismo cultural puede go se observa que muchos de elllos todavía
ser, entonces, un excelente medio de genera- quedan —al igual que en los tiempos de colo-
ción de recursos mediante la puesta en valor nización— como proporcionadores de datos a
del patrimonio cultural vivo y de la apertura de Empresas, o como facilitadotes del ingreso y
una identidad dinámica. Además, una cultura acción e éstas y de las ONG’s hacia las comu-
se nutre de su pasado, pero se renueva a través nidades, e incluso que muchas veces utilizan
de su creatividad contemporánea. Por ello, es estos conocimientos en beneficio(académico)
esencial que las culturas recurran al pasado no propio.
para encerrarse en él, sino para inspirarse en Sin embargo la antropología debía jugar
una tradición que debe ayudarles a reconstruir otro rol, en el que los antropólogos y/o cientis-
su identidad en un nuevo entorno. El desafío tas sociales, no miren desde fuera las proble-
consiste en no repetir simplemente el pasado, máticas, ni trabajen para un proyecto de
sino en echar raíces en él para inventar algo beneficios privados ajenos, o “estudien” a la
nuevo. gente para sus propios proyectos académicos,
sino que se sumerjan en la “realidad social”
para incidir y coadyuvar en la proyección de
Hacia un modelo de gestión cultural desde los anhelos que “los estudiados” desean.
un enfoque sistémico Es en ese sentido, que la parte antropoló-
gica de esta investigación, sin ser estrictamen-
te tal, está enfocada a partir de la gestión
Un nuevo sentido para el trabajo de los cultural.
antropólogos
La gestión cultural
Si bien se considera que el triunfo de la antro-
pología es su método de observación y la Tomando la definición de “cultura” propuesta
mayoría de los trabajos de los antropólogos por UNESCO —asumida en secciones anterio-
están basados en una observación participante, res— y entendiendo el “desarrollo” no reduci-
éstos se traducen normalmente en etnografías do al ámbito de las ciencias naturales y del
descriptivas de los grupos con los que se traba- ciclo de la vida misma como sinónimo de
ja, y a su vez estos grupos quedan reducidos a evolución, sino desde las ciencias sociales —y
“objeto” de estudio. especialmente desde ese terreno fronterizo con
En su libro “La Crítica de la cultura y la el espíritu, que generalmente no nos atrevemos
sociedad” T. Adorno (1984) afirma que la a traspasar en el ámbito académico—, caemos
cultura lleva en sí misma la crítica. Y desde la en la cuenta de que, más que Proyectos de
noción ya asumida de cultura viva, abierta e Desarrollo Local, sería mejor llamarlos Pro-
inclusiva, parecería que muchas veces los yectos de Realización Comunal o Cultural,
nostálgicos son los antropólogos, no los indí- tomando la realización como un anhelo, como
genas. Ellos saben que si no pactan con el algo que desea ser alcanzado.
presente, no tienen futuro. Y son conscientes La clave consistiría en plasmar con los
de que es una relación con conflictos, con propios actores, mediante una proyección
dominios, —siempre lo fue— pero también estratégica, una visión de lo mejor que podrían
que la transformación de las culturas locales y
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 17

esperar de sí mismos y de su comunidad, carrera de pregrado. Esto demuestra que en ese


especialmente desde sus potencialidades cultu- país, se ha entendido perfectamente lo impor-
rales, y desde esa percepción de que “cultura” tante de la cultura para su propio devenir (pág.
es el “sentido” mismo de la vida. Una “cultu- web Manizales 2005).
ra” de la vida cotidiana. El año 2000 se creó allá la cátedra UNES-
Hablamos, pues, de una cultura viva, CO en “Gestión Integral del Patrimonio”, con
manejable en cuanto humana y no divina, el Ministerio de Cultura y la Universidad
inmanente a todos y que por lo tanto necesita Nacional —sede Manizales— de Colombia, a
de una gestión efectiva, que logre despertar, fin de promover el sistema integrado de activi-
capitalizar y proyectar los deseos y aspiracio- dades de investigación, formación y documen-
nes de los actores sociales involucrados. tación de la gestión integral del patrimonio
En su artículo “Gestión Cultural”, De cultural, y promover la cooperación entre
Zubiría y Abello afirmaban que la gestión universidades a nivel internacional.
cultural como tal tiene su influencia e ingreso En la actualidad, y como marco institucio-
al discurso cultural en Iberoamérica hacia fines nal grande, existe también en la Organización
de los ochenta, tanto a nivel de gobiernos de Estados Iberoamericanos, para la educa-
como de grupos culturales comunitarios. Su ción, la ciencia y la cultura, todo un organismo
uso y evolución —desde animador-promotor que es una Red Iberoamericana de Centros de
con énfasis en la creatividad; administrador- Formación en Gestión Cultural, como apoyo al
gerente, más empresarial; y trabajador cultural, posicionamiento de la misma y para un mejor
rompiendo la diferenciación entre trabajo desarrollo del sector cultural y sus diferentes
material e intelectual y con énfasis en la rela- actores, mediante transferencia y cooperación
ción cultura-educación, (todos en tanto media- en la formación de recursos humanos.
dores y/o científicos culturales), ya no Como complemento importante, remarca-
constituye solamente un ánimo renovador o mos que uno de los objetivos principales de la
diferenciador, sino que contiene insinuaciones gestión cultural, es llegar a partir de los
y consecuencias relevantes —sino definiti- diagnósticos y trabajos de gestión mismos, a
vas— en la dimensión cultural.7 (1997:1). poder construir indicadores culturales, para
En el tema de gestión cultural, se destaca que el Estado pueda orientar sus políticas.
la experiencia de la Facultad de Ciencias y México, país puntero en Latinoamérica,
Administración de la Universidad Nacional de cuenta con una impresionante base de datos de
Colombia, con sede en Manizales, donde se información cultural diversa y especialmente
vienen realizando los estudios de Gestión en cuanto al patrimonio arqueológico, históri-
Cultural y Comunicativa, incluso como una co y artístico se refiere, que ha sido muy bien
sistematizada en los últimos años y publicada
7 en el Atlas de Infraestructura Cultural de
Se advierten cuatro transformaciones contemporáneas de
México como una herramienta para el
la dimensión cultural, a) La extensión de la noción de
cultura por motivos filosóficos, sociales, políticos y jurídi- diagnóstico detallado del equipamiento cultu-
cos, b) La crisis de las nociones de política y desarrollo a ral del país (Castellanos 2004)8 que permite
partir de la década de los setenta, c) La necesidad de políti- la elaboración confiable de indicadores cultu-
cas culturales que gestionen ámbitos más allá de la cultura
artística, la cultura tradicional y el patrimonio y d) la
aceptación e importancia de repensar rigurosamente las
8
interrelaciones entre Economía y cultura. Los países de la En México desde los noventa el Consejo Nacional para la
región han adoptado estas nociones de acuerdo a sus reali- Cultura y las Artes (CONACULTA) ha creado el Sistema
dades, compartiendo algunos como Perú que gestión de Información para la Planeación y Evaluación de las
cultural implica todo lo anterior, rechazándola otros por Políticas Culturales (SIPEC) y el Sistema Nacional de
considerar que “gestión cultural” implica demasiada intro- Información Cultural (SNIC), surgiendo luego el Sistema de
misión de lo económico mercantil en lo cultural y reforzán- Información Cultural (SIC) “que responde a la necesidad de
dola –Arbero y Garcia Canclini- por considerar que existen contar con información accesible públicamente, sistemati-
transformaciones importantes en la dimensión cultural, que zada y generada de manera regular para elaborar diagnósti-
insinúan la búsqueda de una expresión próxima a la actual cos, orientar la toma de decisiones y evaluar las políticas
praxis cultural. culturales” (Castellanos: 2004).
En “Gestión Cultural” (De Zubiría , Abello 1997: 2 y 3).
18 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

rales. Indicadores que desde mediados de los ción, la mediación, la promoción, la administra-
ochenta se trabajan en el proyecto de ción, la habilitación, y el liderazgo de los proce-
UNESCO Framework for Cultural Statistics, y sos culturales (Guedez 1994:262).
que llevarian en 1998 a publicar el primer
Informe Mundial de la Cultura. La figura clave que emerge en este aún
Asi, México, alineándose con este esfuer- incipiente paradigma es la del gestor cultural,
zo, estableció sus propias condiciones básicas imprescindible actor sociocultural que —
y campos de acción, que incluyen: investiga- dentro de su función— vende y opera ideas
ción y conservación del patrimonio cultural de dimensiones simbólicas. Desde su posicio-
—entendido éste como una fuente potencial de namiento de cientista social, puede y debe
desarrollo social de las comunidades—; manejar los conceptos básicos de la gestión
turismo cultural como herramienta estratégica cultural, que tienen que ver con la capacidad
para articular políticas para su preservación; de relacionar y llevar a los actores sociales a
patrimonio, desarrollo y turismo, en tanto el un contrato o pacto; de lograr la necesaria
paisaje cultural requiere de la interacción de autonomía del hecho cultural, de generar
ambas esferas; trabajo con las culturas popula- indicadores para una evaluación adecuada.
res e indígenas; estímulo a la creación
artística; y otras estrategias más conservado- Iberformat —aterrizando y sin discusiones
res, cada una con sus propios objetivos. conceptuales mayores—, por gestores cultura-
Lo claro a estas alturas es que la identifi- les entiende
cación de indicadores culturales no es cuestión
aquellas figuras profesionales o técnicamente
de cuantificar museos, bibliotecas, niveles
preparadas para la función de gestión de organi-
alcanzados en producción de bienes culturales, zaciones y/o proyectos culturales en diferentes
o participación en las actividades. Supondrá un niveles de responsabilidad, que asuman el
cambio de perspectiva de lo cuantitativo a lo desempeño de un encargo social en el sector
cualitativo, del resultado al proceso, del efecto privado, público, de la sociedad civil y de diver-
a la causa. Un empeño mucho más complejo, sas asociaciones, diferenciándolo de la función
en el que el presente artículo no pretende de participación social, entendida como trabajo
entrar. en la comunidad…. (web IBERFORMAT 2005)

Bajando un poco más a nuestra realidad


Regresando a nuestro tema, la cultura cumple
latinoamericana y al enfoque de desarrollo
una función central en la sociedad, al extremo
local, podríamos entrar de acuerdo con nues-
que podemos afirmar que sin gestión cultural
tros colegas colombianos en que gestor cultu-
no podrá existir desarrollo completo e integra-
ral es aquél que
do.

Partimos de una noción de cultura, para definir impulsa los procesos culturales al interior de las
un modelo de desarrollo cultural, el mismo que comunidades y organizaciones e instituciones a
se vuelve operativo en políticas culturales, que través de la participación, democratización y
son puestas en práctica por los gestores descentralización del fomento a la actividad
culturales. (Abad 1999: 21) cultural. Coordina, como actividad permanente,
las acciones de administración, planeación, se-
guimiento y evaluación de los planes, progra-
Así, respecto a la noción de gestión cultu- mas y proyectos de las entidades y
ral nos adscribimos a lo propuesto por Guedez, organizaciones culturales o de los eventos cultu-
quien la define como: rales comunitarios. ( web Manizales 2005 )

el conjunto de acciones que potencializan, viabi- Es, por tanto y básicamente, un impulsor
lizan, despiertan, germinan y complejizan los que puede desempeñar cargos diferentes y en
procesos culturales, dentro de su particularidad
distintos ámbitos: como administrador de
y universalidad… Es un trabajo organizado, es
decir, con sentido. Hace referencia a la anima- entidades culturales públicas y privadas; direc-
tor y orientador de instituciones o programas
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 19

de investigación culturales y de comunicación; concurso de todos los actores involucra-


animador, promotor y capacitador de activida- dos;
des socioculturales; generador y facilitador de II que se debe emprender el manejo de los
procesos de creación cultural; gestor y organi- recursos culturales, patrimoniales y natura-
zador de procesos comunitarios, planificación les, como empresa generadora de nuevas
y gestión cultural; asesor y ejecutor de planes, alternativas socioeconómicas, que afronte
programas y proyectos culturales; analista el competitivo mundo actual de ofertas
crítico cultural, y otros. culturales;
Pero no únicamente ello, sino que son los III que es allí donde los cientistas sociales
gestores debemos jugar éticamente el rol de media-
ción entre el patrimonio cultural viviente o
que deben construir su propio modelo de gestión los protagonistas del patrimonio y los
de acuerdo con el conocimiento que tenga del sectores exógenos o la industria cultural y
análisis de las condiciones y circunstancias en turística y,
las que han surgido, confrontando y desarro-
IV que en nuestro caso específico y dado que
llando las distintas formas de expresión y mani-
festación, las cuales comprenden los fenómenos temas identitarios son partes fundamenta-
del orden político y social. (Abello 1998: 1) les del Proyecto y de las comunidades
involucradas en él, se debe apoyar y propi-
ciar el proceso de apropiación patrimonial
Si bien en cultura y gestión cultural, no existen y de identidad emergente que se está
modelos generales para todos los países — realizando en torno al Monumento.
especialmente si son tan diversos como el
nuestro— Premisas y requisitos del modelo

la cultura y la gestión cultural requieren del Bordieu señalaba:


conocimiento y el reconocimiento del contexto
en el cual se da una cultura y en el que se hace [P]ara cambiar el mundo, es necesario cambiar
una gestión. (idem). las maneras de hacer el mundo, es decir, la vi-
sión del mundo y las operaciones prácticas por
En base a lo anterior, vayamos delimitando las cuales los grupos son producidos y reprodu-
el modelo que se quiere proponer. cidos.
El poder simbólico, cuya forma por excelencia
es el “poder de hacer” de los grupos, está fun-
Principios-base del accionar dado en dos condiciones: […] en la posesión de
un capital simbólico […] y en la eficacia simbó-
Normalmente los trabajos arqueológicos en lica que depende del grado en que la visión
campo y, especialmente las excavaciones, han propuesta está fundada en la realidad. (Bordieu
estado regidos por un trámite despersonaliza- 1988, 141)
do, despreocupándose completamente del
impacto y repercusión socio-cultural de estas Al centrar nosotros estos procesos en la
intervenciones y sus potencialidades. Sin figura del Gestor Cultural, queda claro que,
embargo y encarando la arqueología con un tanto éste, como las comunidades con las que
accionar hacia la gestión cultural, en este trabaja, son poseedores de capital social, ade-
trabajo partimos de los siguientes principios: más de capital y eficacia simbólicos, que
deben ser identificados, reconocidos y respeta-
I que un verdadero desarrollo humano inte- dos para una buena interacción.
gral, enfatizado en el componente patri- Pero el gestor debe tener también otras
monial —en este caso el trabajo y la cualidades: actitud proactiva frente a los pro-
puesta en el verdadero valor que corres- cesos de desarrollo sociocultural; capacidad de
ponde a un Monumento Arqueológico priorizar y capitalizar las iniciativas dentro un
como Incallajta— se dará solamente con el marco regional, nacional y global; una básica
formación gerencial y administrativa; una
20 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

sólida formación en gestión y ejecución de ción. La participación activa involucra así a


proyectos. Debe además conocer las capacida- cada comunidad con sus particularidades —de
des y destrezas de las personas con las que acuerdo a sus necesidades sentidas— y con
trabaja, cualesquiera que sean, y ponerlas en opinión sobre el camino a seguir. Cuanto más
valor y en juego, y promocionarlas. informados e involucrados están los miembros
Entre sus características humanas han de de una comunidad, la noción de cultura (y
estar la de ser creativo, disciplinado y dinámi- patrimonio en este caso) cobra cada vez más
co; con capacidad de mediación; buscar exce- sentido de vivencia y pertenencia, convirtién-
lencia y calidad, debiendo ser ético y dose en un proceso de participación creador de
transparente. Debe establecer relaciones con valores y sentidos que se van haciendo coti-
diferentes sectores e instituciones culturales, dianos y penetran en cada uno de los miem-
mantener un equilibrio entre la propiciación de bros.
procesos culturales innovadores gestionados Otro de los requisitos fundamentales del
mancomunadamente y las dinámicas del mer- modelo es la planificación . Cox afirma
cado cultural, conociendo los intereses comu-
nitarios y los derechos de acceso a la cultura. la investigación y planificación tradicionales y
Al nivel que nosotros nos situamos en el participativas, son parte de un mismo proceso
modelo y en el caso concreto de estudio, y ordenado de sistematización y toma de decisio-
nes, que permiten a un grupo social conocerse,
comparado con una organización, el gestor
proyectarse y organizarse para su acción en el
debe situarse en el medio, constituyendo el futuro. (1996:10)
nivel táctico, es decir, el de la articulación
interna entre el nivel estratégico y el nivel Sin embargo, como el mismo autor lo
operativo, interactuando entre “arriba” y “aba- indica, es clara la diferencia de enfoque, ya
jo”. Así, en nuestro caso el gestor vendría a que las participativas tienen a los actores
constituir por un lado, el brazo operativo del sociales como protagonistas principales, que
Estado (Viceministerio de Cultura/ DINAR9, reconocen y valoran los saberes locales, mien-
el INIAM/UMSS10, y el propio Directorio de tras que, en las tradicionales, los protagonistas
Incallajta), que constituiría el nivel institucio- eran los técnicos y planificadores externos
nal o estratégico, en el que se toman las deci- (desde arriba). En la planificación participativa
siones, se establecen los objetivos mayores y es básico tener una comunicación interactiva,
las estrategias para alcanzarlos, y por el otro, un diálogo de saberes entre lo técnico y lo
proporcionaría los recursos necesarios y llega- empírico para no hacer ciegamente sólo lo que
ría a las comunidades (que vendrían a consti- la población plantea y viceversa.
tuir el nivel operativo), con alternativas En el caso de Incallajta, en todo el proce-
culturales. El gestor adecuaría tácticamente so, la participación de todos los actores ha sido
las políticas establecidas por el nivel estratégi- fundamental, de allí que los conceptos plan-
co. teados se retomen para el modelo propuesto,
Por su parte, es claro que en este modelo ya que —aunque de manera más espontánea—
las comunidades deben tener participación ha estado enmarcada en ellos. La planifica-
plena y absoluta. Partiendo de nuestra multi- ción conjunta es un elemento fundamental, que
culturalidad, la participación social se diversi- parte no solamente de problemas a resolver,
fica, y se tienen muchos agentes (de la sino de las iniciativas, anhelos detectados y
comunidad o instituciones) con tareas varia- sueños manifestados de la comunidad en la
das, que pueden ir desde la simple conserva- que se trabaja y —especialmente en este
ción de ciertos valores culturales, pasando por caso— a partir de su creatividad, para su orde-
su reproducción, hasta postular su transforma- namiento y capitalización; ellos deberán ser
priorizados y llevados a proyectos propios
9
Dirección Nacional de Arqueología. concretos. Hablamos, pues, de Planificación
10
Instituto de Investigaciones Antropológicas y Museo, de participativa vs. Planificación indicativa.
la Universidad Mayor de San Simón, Cochabamba, Bolivia.
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 21

Este devenir conjunto y la participación soporte principal de la formación y fuente


constante, han propiciado sacar a flote la sed privilegiada del conocimiento que no tiene
de capacitación que tienen los comunarios, dentro de él, pero que puede descubrir por sí
pero no sólo en temas histórico-arqueológicos mismo reflexionando y elaborando el saber, el
y culturales, sino también en gerencia y saber hacer y el saber ser, si se le facilitan
administración, temas de urgente necesidad en decuadamente los pasos. (UMSS-DPA 1996:
la zona. Fasc. 2-13).
La participación, tal y como la queremos Al mismo respecto Javier Medina, en la
entender aquí, pasa además por ser compren- presentación de Cox (1996) menciona que, con
dida como base del Capital Social, y por tanto las metodologías propuestas por el autor, se
no sólo en términos operativos y funcionales, trata de equilibrar saberes: el saber abstracto
sino también como la necesaria posibilidad de (científico) relativizado con los saberes locales
una mayor participación política y de un cam- concretos, estableciendo un diálogo de saberes
bio de paradigmas. Bajo ese enfoque, debere- desde la práctica y para la vida. Aunque el
mos entender la participación como esencial saber local solo pueda ser funcional a la co-
en la cultura y en el desarrollo, pero sin carica- munidad, con metodologías participativas se
turizarla reductivamente a trabajo comunitario puede proyectar en conjunto con el científi-
o a votaciones en asamblea. La participación co/abstracto.
en una gestión mancomunada parece una más
que razonable opción para los actores locales El enfoque sistémico para el funcionamiento
de hacer escuchar sus anhelos y encontrar del modelo
modos viables de realizarlos.
Continuando adelante con el modelo Pasemos al enfoque sistémico del modelo,
—tanto para la gestión como para la planifica- siendo el sistema entendido como parte del
ción—, y en el sentido arriba descrito, la universo que aislamos arbitrariamente, es
comunicación se presenta como fundamental decir, un conjunto de elementos que están
para la vida en comunidad, ya que permite interrelacionados entre sí.
expresar sentimientos, percepciones y Dentro de la teoría general de sistemas,
experiencias; tradicionalmente la cultura corresponde a un
Se retoma entonces el modelo de comuni- sistema adaptativo físico y social, un sistema
cación propuesto en la “Guía Pedagógica abierto al que le afectan las “entradas”, propi-
Universitaria” (ver figura 3), entendida como ciando cambios que se denominan “transfor-
un proceso de diálogo e intercambio, que maciones”.
implica una relación de compartir, de corres- Homeostasis, por otra parte, es la tenden-
pondencia y reciprocidad, interrelación de la cia que tiene un sistema para alcanzar ciertos
cual dependerán los resultados. En ella, ambos grados de equilibrio. Así, el equilibrio dinámi-
interlocutores son emisores-receptores, se pre- co comprende a la cultura y al medio
alimentan de la realidad, que es diferente para transformándose, mientras que en un sistema
ambos, cualitativa y cuantitativamente, pero cerrado —no afectado por las entradas— no
que se hace en un contexto espacial y tempo- hay transformación. Sin embargo, no se trata
ral presente (aquí y ahora). Es decir, lo que de un equilibrio meramente estadístico, en el
Cox (cf. Supra) —basándose también en el cual los componentes están cambiando pero la
modelo educativo— denomina como diálogo totalidad del sistema se mantiene. Creemos
de saberes. que lo que hace a la cohesión de un grupo, se
Así, el modelo -en lo que a comunicación mantiene al recrearse y apropiarse de las
se refiere y sin reducirse a problemas ni a las “entradas”.
poblaciones como “estudiantes”-, se adhiere a La sinergia —por su parte y en relación al
lo que se denomina pedagogía de la problema- sistema— sería la cualidad mayor del todo, es
tización, o educación por descubrimiento, que decir el resultado máximo de un buen funcio-
parte de la premisa de que el estudiante es el namiento de todos sus componentes. O sea, el
22 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

objetivo alcanzado por un todo, que obviamen- desarrollo y a la cultura, los derechos y
te es mayor que la suma de todos los aportes deberes, la planificación estratégica. Dichos
de cada una de las partes, siempre que cada conocimientos, unidos a las necesarias capaci-
parte a su vez sea sinérgica y puede ser tratada dades humanas ya definidas, le permiten
o estudiada de modo independiente. comenzar a mediar entre actores de los dos
Y contingencia, de acuerdo a Serani niveles macro y micro —del ámbito estatal y
(1991), tiene que ver con lo incierto y del ámbito local— e ir recogiendo lineamien-
—en consecuencia— con el futuro o lo posible, tos políticos de arriba y anhelos y saberes
correspondiendo a una zona en la cual se locales de abajo.
desconoce lo que va a pasar, pudiendo ser un En el que llamaremos nivel de “arriba”, se
hecho positivo o negativo. tiene al Estado, Instituciones Oficiales y Orga-
nizaciones No Gubernamentales, instancias
Visualizando el modelo que habrían impuesto los proyectos en las
primeras épocas, bajo sus propios ejes e
Se ha visto el desarrollo desde “arriba”, y su intereses, y en los cuales, obviamente los
comparación con el crecimiento económico beneficios llegaban absolutamente diluidos a
como un modelo impuesto desde afuera al los “beneficiados”, quienes no participaban
accionar de los de “abajo”. También se han activamente en dichos proyectos y menos
experimentado las nuevas tendencias de desa- tenían control alguno de los presupuestos
rrollo desde “abajo” que, a su vez, se han solicitados a su nombre.
empezado a propugnar como la panacea del Finalmente, en el nivel “de abajo” o mi-
desarrollo. Sin embargo, por lo expuesto al cro, se tiene a los actores locales, municipios y
inicio del trabajo y basados en la experiencia comunidades —los protagonistas actuales—
práctica del mismo con las comunidades ale- con su capital social, cultural y simbólico
dañas al Monumento Nacional de Incallajta y alerta, con sus saberes, anhelos, demandas y
con el Municipio de Pocona, se evidencia que todo su bagaje cultural, activo o dormido. Este
ninguno de los dos planteamientos es total- actor, conjuntamente con el gestor —que
mente válido, sino que se ha llegado más bien conjunciona los niveles macro y micro— y a
a la proposición de considerar una tercera través del diálogo de saberes provocan la
dimensión a partir de la cual se puede propo- “entrada” y, por consecuencia, los cambios y
ner el desarrollo. Una dimensión “desde el transformaciones que a la larga podrán conver-
medio”, que lleva a proponer el modelo ade- tirse en tradiciones. Transformaciones que se
lante descrito, donde se cruzan todas las va- han dado hasta ahora en un equilibrio dinámi-
riables del nivel macro, medio y local o micro. co, es decir en “homeostasis”.
Así, en nuestro modelo, en el nivel inter- La gestión mancomunada estrecha y
medio o “meso” tendríamos a los gestores permanente entre los actores de todos los
culturales —cientistas, actores sociales, e niveles es lo que —en el modelo— será la
investigadores— que deben tener un nivel de sinergia. Lleva a una acción conjunta eficaz,
involucramiento grande en el proyecto que se encaminada al objetivo de producción de un
realiza. Su perfil es el determinado previamen- bien cultural, es decir a la suma de todos los
te en los prerrequisitos, y la función a desarro- esfuerzos, y capitalizada aún más por el gestor.
llar será “desde el medio”, sin intereses Obviamente se debe considerar que ningún
privados particulares, mas allá de la genera- modelo es infalible y menos aún en este caso,
ción de desarrollo local mediante el manejo de debido a que el trabajo enfatiza la humana
acciones culturales. participación y modo de ser (funcionando en
Este gestor/investigador representaría el susbsistemas al interior de sistemas), y en el
‘input’ o “entrada” al sistema. Sus bases han que se presupone que conceptos como identi-
de ser los conocimientos científicos, bastante dad, etnicidad, creatividad e incluso participa-
amplios, que engloban el universo de la ges- ción (en tanto decisión personal tomada en
tión cultural, así como las teorías relativas al libertad) pertenecen precisamente al ámbito
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 23

libre de lo humano, más bien al espíritu del ser En realidad, desde la elaboración del Plan
humano, y no se puede dejar de lado el consi- Estratégico Incallajta, basado en el estudio de
derar la contingencia. En todo caso, contin- Cravotto y González (1976), varios de los
gencia hace referencia a un hecho dado (una objetivos y acciones fueron siendo cumplidos
situación provocada con o sin intención), que y ejecutados. No únicamente de aquellos
puede ser positivo o negativo, y que derivará planteados inicialmente, sino también
en consecuencias igualmente positivas o nega- —y sobretodo— a partir de la gestión conjunta
tivas. En el caso de contingencias positivas, el que se lleva a cabo desde esa fecha y espe-
gestor debe capitalizarlas. cialmente el año 2003, en que se decide for-
En la Figura 4 se ofrece una visualización malizar el Plan Integral del Monumento y
mediante un sencillo diagrama del modelo constituir el Directorio. (Muñoz 2004: Tomo
propuesto. Aunque en este diagrama no se I). En ese sentido, del Plan de Manejo Integral
visualizan los resultados ni el impacto, quere- concertado para Incallajta, ya se han realizado
mos mencionar lo siguiente: hasta la salida del varios trabajos:
producto —tangible o intangible—, los resul-
tados se consideran como internos en el senti-  En lo que a arqueología se refiere, se han
do de que dependen directamente de la efectuado trabajos de precampo y campo;
capacidad del gestor. Una vez efectuada la relevamientos georeferenciados, excava-
salida, se tienen los resultados externos que ciones y el Plano Digital. Se cuenta asi-
dependen ya de factores ajenos a la voluntad o mismo, con la imagen satelital, la
capacidad del gestor y de contingencias socia- Reconstrucción Virtual y otros insumos
les. Por último, la suma de estos resultados que sirvieron para el Expediente de
dará los resultados finales y éstos a su vez UNESCO, pero también como base para la
deberán generar un impacto. difusión del Monumento y como material,
En nuestro caso, y siendo el resultado final el para un muestrario de Sitio solicitado
Expediente de Incallajta para Patrimonio de reiteradamente por los comunarios.
la Humanidad, será su impacto —que ya  En cuanto a divulgación científica y masi-
comienza a notarse— el que permita retroali- va a la población en general, podría
mentar el sistema, independientemente de la decirse que ésta se ha dado ininterrumpi-
decisión sobre su postulación. damente desde el propio año 2000, en ar-
tículos (de revistas y de periódicos),
De los resultados de este accionar…. ponencias en congresos, conferencias
públicas, además de un seminario especia-
Ya se ha mencionado que una tendencia hoy es lizado sobre el Monumento, en marzo del
la de la gestión y planificación conjunta y año 2004 (Muñoz 2004: Tomos I y II).
constante, o sea la generación de Proyectos en  Considerando que la formación es algo
forma comunitaria, por iniciativa y reflexión fundamental, el Proyecto realiza perma-
colectiva con los pobladores, Y con plena nentemente cursos de capacitación, tanto a
participación de todos los actores involucra- los 10 guías turísticos que se ha formado,
dos. Ellos eligen temas a investigar, exponer o como a alumnos de secundaria de las es-
desarrollar, de acuerdo al conjunto de prácticas cuelas del Municipio (de Pocona). Por otra
organizativas existentes (sean indígenas o no), parte, a la población local, se ha transmiti-
con el objetivo de lograr repercusiones para su do todo el conocimiento que se tiene, en
desarrollo. Así, la gestión mancomunada constantes cursos y especialmente entre
estrecha y verdadera —que constituye la estra- mayo y agosto del 2004, en que se han
tegia fundamental de la gestión de Incallajta— programado varias fechas para realizar —
ha promovido la participación de todos los por comunidades— los Festivales-Taller
actores involucrados en dicho proceso desde el Locales “Incallajta”, difundiendo todo el
inicio. material gráfico que se ha elaborado sobre
el Sitio.
24 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

permite el flujo diario de taxis y buses al lugar.


 Respecto a ecoturismo, se ha establecido y El año 2001 se ha implementado la electrifica-
normado por el gobierno municipal de ción en la zona y ese mismo año, el BID, a
Pocona la zonificación del Sitio y las áreas través de la Unidad de Turismo de la Prefectu-
de amortiguamiento, de protección visual, ra, ha financiado la construcción del Centro de
de protección arqueológica, de preserva- Asistencia al Turista (CAT) al pie sureste del
ción ecológica, y de equipamiento especial Sitio.
(que incluye el CAT) determinándose Este centro tiene por principal función
también el área de camping y estaciona- alertar a los visitantes, instruyéndoles para que
miento. De igual manera, se han realizado en su visita al complejo no efectúen acciones
y normado las respectivas actividades de agresivas que podrían afectar la seguridad del
cada área: la planificación y establecimien- patrimonio arqueológico. Se encuentra dotado
to de circuitos internos y externos, de sen- con el más moderno equipamiento: cuenta con
das peatonales: de recorrido perimetral, una sala de video y polifuncional (de introduc-
interno y ecológico. ción), una pequeña sala de primeros auxilios,
 El año 2003, se implementaron letreros de oficinas, instalaciones de cafetería, mobiliario,
señalización básica y actualmente se cuen- batería de baños, agua potable, escritorios,
ta con una tesis —lista para implemen- mesas, sillas, computadora, modernos equipos
tar— de toda la señalética del Sitio, que audiovisuales, espacio para venta de artesa-
incluye la interpretación cultural. nías, estacionamiento y señalización básica.
- Asimismo, se cuenta con el inventario de Desde noviembre de 2003, se cuenta con un
atractivos turísticos de la zona. Una de las teléfono público.
mayores carencias es la de albergues y res- A partir del año 2002, Incallajta cuenta
taurantes, tema de incipiente inversión en con Servicio de Guardarruinas y guía perma-
el pueblo de Pocona. nente. Durante dos gestiones, este personal fue
- Se realiza la actualización constante del contratado por el Viceministerio de Cultura; ya
persona y se espera darle mayor frecuen- desde enero de 2004, el Gobierno Municipal
cial. de Pocona ha asumido la responsabilidad
- Se ha definido la capacidad de carga del permanente de la contratación de este funcio-
Sitio y se ha establecido el tiempo de visita nario, demostrando —una vez más— el interés
en base a los perfiles de usuario. En cuanto y el compromiso categórico en la puesta en
a las estadísticas de ingreso de los visitan- valor del mismo. Con todos los logros anterio-
tes de Incallajta, a partir del mes de agosto res se ha concretado la posibilidad de contar en
del año 2002, se cuenta con los registros Incallajta con infraestructura básica, compara-
respectivos y completos. ble a cualquier atractivo turístico internacional.

Se considera que el patrimonio a potenciar En cuanto a actores e instancias de gestión,


debe contar con infraestructura que lo haga hemos de decir que Incallajta pertenece a la
accesible, para lo cual se precisa una acción jurisdicción del gobierno departamental o
coordinada de autoridades competentes de Prefectura de Cochabamba, entidad que a
arqueología, turismo, culturales, municipales y partir de los nuevos marcos regulatorios vigen-
de la prefectura. tes en Bolivia y específicamente por la Ley Nº
Así, el asunto de la infraestructura de 1664 de Descentralización Administrativa, es
servicio, se encuentra prácticamente resuelto. la responsable de efectuar las necesarias inver-
El año 2000, en un esfuerzo importante para siones iniciales para el desarrollo de la zona, al
potenciar el Monumento y en una coyuntura igual que la Honorable Alcaldía Municipal de
más que favorable, el Gobierno Municipal de Pocona —mediante la administración de re-
Pocona, conjuntamente con la Prefectura de cursos provenientes de la coparticipación
Cochabamba, han realizado el camino empe- tributaria— que ha de asignar presupuesto en
drado hasta el Monumento mismo, el cual el POA anual. Desde hace dos años, se ha
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 25

conformado el Directorio del Sitio, compuesto dades han elaborado sus propias actas, forma-
por las instancias locales, departamentales y lizando la prohibición de cultivos y pastoreo al
académicas correspondientes (ver figura 5). interior del Monumento, en su afán de defen-
Dejando de lado tradicionales “paternalis- der y proteger su patrimonio.
mos” presentes en muchos Proyectos, se con- Por otra parte, el Proyecto supervisa en
sidera que –por su parte– las comunidades (al todas las ocasiones la limpieza de vegetación
igual que el Municipio), deben asumir respon- del Sitio, que efectúan los comunarios por
sabilidades en cuanto a asignación de recursos iniciativa propia -2 a 3 veces por año-, invir-
propios de la comunidad, como terrenos, tiendo días de su tiempo en este trabajo y
infraestructura, recursos humanos, etc. así demostrando su alto interés y preocupación
como de gestión, planificación, coordinación y por mejorar y potenciar el Monumento. Las
capacitación, para que el manejo quede en comunidades se organizan perfectamente por
manos de un grupo representativo de la comu- sindicatos para éstas y otras actividades, segu-
nidad, y así tenga continuidad, pertenezca y ros de que solamente unidos podrán benefi-
sirva a todos, y no sea dirigido externamente. ciarse de este potenciamiento.
Así, desde el año 2000 y más intensamente Todo lo anterior es especialmente impor-
a partir de 2001, los pobladores que conforman tante, pues consideramos que uno de los pun-
la Subcentral Incallajta se han organizado en tos fuertes es —como se dijo— la identidad
todas las actividades relativas al Monumento, emergente y el proceso de apropiación patri-
a su protección, mantenimiento, manejo y monial que se da en la zona de Incallajta. Por
administración, mediante actas comunales. otra parte, Incallajta —aun siendo de los
En ese sentido, para el Centro de Asisten- comunarios— constituye desde hace muchos
cia al Turista, las comunidades han cedido años parte ya del patrimonio y un símbolo
terrenos comunales y adquirido el compromiso profundo de la identidad de los cochabambinos
de su mantenimiento, de acuerdo a coordina- y, tanto el Municipio como los comunarios,
ción previa entre los cinco sindicatos. Poste- fueron quienes depositaron la confianza y
riormente se han implementado los servicios responsabilidad en el Museo de la Universi-
de este Centro, que incluyen las comodidades dad, para que pueda ser postulada como Patri-
básicas para los turistas, primeros auxilios, monio de la Humanidad.
boletería y una pequeña cafetería, Hoy, las comunidades saben que sólo con
Ellos designan recursos humanos de acuerdo a las investigaciones se podrá a ciencia cierta
rotación anual de cargos, bajo el acuerdo conocer el significado y función del Sitio, y
tácito de que los recursos humanos provengan que trabajando conjunta y coordinadamente es
de todas las comunidades por igual y se tenga como se lo puede conservar, defender y espe-
la participación de ambos sexos en igualdad de cialmente poner en valor. Así, cuando deman-
condiciones. Uno de estos cargos es el de dan y participan activamente en el
boletero permanente, el mismo que atiende la conocimiento de ese patrimonio, en el proceso
pequeña cafetería, cumple funciones de de su apropiación, retomando sus tradiciones,
vigilancia, limpieza, mantenimiento diario del la historia es otra y se encamina ya hacia un
Sitio y del CAT, colaborando esporádicamente proceso irreversible.
como guía de recorrido y cuyo salario le es En el caso de nuestro estudio, todo el
asignado con ingresos propios. trabajo de investigación, gestión y coordina-
En consenso con todas las comunidades ción general del Sitio y sus alrededores, está a
de la zona, el gobierno municipal y las Institu- cargo de una cientista social, definitivamente
ciones pertinentes, se ha efectuado el amojo- en base a lo que entendemos por gestión cultu-
namiento formal de deslinde del Sitio, y el ral.
saneamiento oficial con el Instituto Nacional
de Reforma Agraria (INRA), como tierras
fiscales. Este proceso incluía también la cesión
de terrenos comunales. Asimismo las comuni-
26 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

Algunas conclusiones inicio hubo un rompimiento entre la concep-


ción científica de la naturaleza (ciencias natu-
Tras las distintas argumentaciones expuestas, rales) y el hombre (ciencias sociales), el
parece obvio que si la cultura no se integra de desarrollo humano sostenible plantea ahora la
forma decidida al proceso de desarrollo, cual- urgencia de reintegración del ser humano a su
quier modelo que se proponga estará destinado nicho ecológico, para evitar un deterioro defi-
al fracaso. Por otra parte, a toda comunidad nitivo e irreversible de su medio ambiente y
local, nacional e internacional le interesa con consecuencias negativas para su existen-
mantener y poner en valor su patrimonio cultu- cia.
ral, al ser éste generador de desarrollo, enten- El equilibrio propuesto por el desarrollo
dido desde su acepción más amplia e inclusiva. sostenible contempla una garantía de continui-
Obviamente no estamos hablando del dad, donde aspectos tales como la economía,
crecimiento de las cosas, sino del desarrollo de la sociedad con su cultura, y la naturaleza son
las personas. Este se expresa en el bienestar, fundamentales e interdependientes, y no sola-
que a su vez se concreta en calidad de vida, lo mente prima la economía con su tendencia a la
cual remite a las necesidades humanas que, globalización; la cual de hecho debe involucrar
fuera del esquema desarrollista, que excluye a una pluralidad de conceptos, entidades cultura-
quienes no pueden seguir el ritmo del creci- les y acciones humanas. Sin la cultura del
miento económico, que deben ser tratadas con hombre, no podrá hoy haber desarrollo soste-
una teoría que rompa esa identificación de nible posible, tratándose pues de poner lo
necesidad con satisfactor debida a la cultura cultural por encima de lo económico.
dominante. Por ello, creemos que el desarrollo Pero, al menos en Bolivia —y todavía por
consiste en el bienestar de las personas, en su algunos años—, por las condiciones de some-
felicidad, en la realización de sus anhelos timiento, desigualdad de oportunidades, ine-
comunitarios y, en ese sentido, habríamos de quidad de distribución de los recursos y falta
intentar acercarnos más al estudio de éstos en de acceso a la información de siglos, este
cada cultura, para poder comprender mejor desarrollo debe darse desde un nivel meso,
cuál es la búsqueda fundamental en los cami- desde la conjunción de los saberes locales y
nos del desarrollo... los de los cientistas sociales, que a su vez
Los requisitos que planteamos para ese deben mediar con las instancias departamenta-
desarrollo humano, cultural, armónico y soste- les y estatales; pareciendo por el momento el
nible tienen que ver además con la valoración camino más viable...
de la identidad y de una cultura propia abierta Para que la participación —fundamental
a lo universal; con la participación, democra- requisito para el desarrollo— sea plena, y
cia cultural y aceptación de diversidad y plura- siguiendo la línea del presente trabajo, sugeri-
lidad; con una sana apertura a la modernidad, mos salir un poco de las rigideces metodológi-
ciencia y tecnología; con la necesaria capacita- cas por años repetidas en la planificación para
ción; formación del capital humano, del capital el desarrollo, y volver la mirada hacia la pro-
social y, claro, del capital cultural, desarro- puesta de Licona (2001: 2), a la cual nos
llando la capacidad creativa y critica y de la adscribimos especialmente en términos del
producción cultural local; con una descentrali- hincapié que pone en torno a conceptos “que
zación institucional, y con el desarrollo de hacen” al ser humano, y su cualidad de herra-
redes horizontales. En fin, un desarrollo con mienta “para lograr los sueños”. Así, él sugiere
alma o un crecimiento del alma. —aunque parezca paradójico— incorporar en
Se enmarcan asimismo en el desarrollo dichas metodologías, la espontaneidad (que
humano sostenible, que incluye el conjunto de obligatoriamente deberá ser sistematizada
actividades humanas que contribuyen a mejo- luego) vía “animaciones”. Por ejemplo, en el
rar la calidad de vida y la capacidad de los caso de las demandas culturales y por qué no,
hombres de actuar e innovar, dentro una pers- también de las otras, de forma que puedan ser
pectiva global y a largo plazo. Si bien en un
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 27

tomadas en cuenta en la futura organización de necesariamente también con las instituciones


nuestro campo de gestión cultural. pertinentes a nivel departamental y nacional.
En cuanto a Gestión propiamente dicha, en Es en ese marco que —como ya se mencio-
los últimos años se ha hablado mucho de nó— el año 2003, y con el financiamiento de
desarrollo y cultura, aunque ya ésta entendida UNESCO, se realiza la elaboración del Expe-
como algo vivo. Sin embargo “cultura”, unida diente de Candidatura de Incallajta para su
solamente con la conjunción “y” al “desarro- inscripción en la lista de los Sitios propuestos
llo”, no tiene mayor connotación. Por ello, la por los países, como Patrimonio de la Huma-
inclusión de la palabra “gestión” —y “gestio- nidad. En este desafío intervino la UMSS
nar” en tanto tiene una implicancia de acción decididamente; a su vez, todas las acciones
permanente— les completa el sentido. Así, se han sido coordinadas, consensuadas y respal-
considera que la única forma de buscar la dadas por la Dirección Nacional de Arqueolo-
conexión entre cultura y/o patrimonio cultural gía y el Viceministerio de Cultura. Por su
—en cualquiera de sus expresiones o manifes- parte, el Municipio ha elaborado todas las
taciones— y desarrollo, es a través de la ordenanzas necesarias para su protección y
gestión cultural. puesta en valor y, entre todas las instituciones
En Colombia, con el caso de Manizales pertinentes, se ha consensuado el Plan de
(2005) —que lleva la delantera, en temas y Manejo del Sitio y su entorno.
cátedras de gestión cultural— también se ve La elaboración de este Expediente consti-
una esperanza futura, en tanto que todavía en tuye, por tanto, la muestra más clara y el resul-
Bolivia, —y en el campo ya concreto de la tado más concreto de una gestión cultural
gestión cultural—, las organizaciones cultura- mancomunada en base al patrimonio, impul-
les, más que contar con formales diseños sada por un gestor cultural. Esto, ha confor-
administrativos y organizativos y respaldo mado en sí mismo un subsistema, aunque
para su desenvolvimiento, generalmente coyuntural, dentro de otros subsistemas y del
dependen más del compromiso carismático de sistema general, funcionando bajo los precep-
una persona, de la fuerza de su personalidad, tos del modelo de comunicación pedagógica.
en un medio lleno de improvisaciones, inesta- En términos más amplios, ha operado como
bilidad y liderazgo autoritario, operando con una verdadera organización y una empresa
baja participación de los componentes y con planteada con su propia misión, visión, objeti-
actitudes paternalistas. Por ello la propuesta vos, planificación, etc., donde, nuevamente —
de entenderlas como “sistemas” operantes en en tanto “hecho cultural” y sin fines de lucro—
un medio participativo y orgánico es absolu- su rentabilidad a futuro deberá evaluarse en
tamente necesaria. términos de impacto social, con la seguridad
Ese es justamente el ejemplo de nuestro de que generará también impacto económico.
estudio de caso. Volviendo a él resumidamen- Sin embargo, en cuanto al enfoque sisté-
te, en general la gestión se lleva a cabo planifi- mico, debemos remarcar cómo —en términos
cando y coordinando todas las tareas generales y específicamente en lo propuesto en
conjuntamente con el Municipio y los comuna- este trabajo— se tiene plena consciencia de
rios, en un accionar permanente mediante que no todos los sistemas son perfectos. Sin
reuniones, consultas, contactos, coordinación, embargo, en tanto los in-puts o entradas no
cursos y trabajo con todos los actores involu- sean problemas, se pueden esperar resultados
crados. Con ello, se ha logrado un proyecto de positivos. De ahí la insistencia en las cualida-
investigación y desarrollo patrimonial, propi- des del gestor. No se pretende tampoco que
ciando su desarrollo armónico, integral y éste sea perfecto, pero sí que su “entrada” sea
sostenible, a partir del potencial arqueológico, no-problemática, caso contrario, el efecto será
antropológico y cultural de la zona. adverso al esperado, pudiendo llegar a
Ahora bien, en el caso de Incallajta —por desequilibrar un sistema que incluso funciona-
ser un Monumento Nacional—, no solamente ba perfectamente antes de su ingreso. Por otra
se podía dar la gestión en el nivel local, sino parte, debe ser constante y consecuente, de lo
28 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

contrario las entradas y por lo tanto las salidas Sin embargo, aunque esta tarea en inicio tomó
serán variables, no pudiendo medirse su im- su tiempo, hace ya varios años que estos retos
pacto. se superaron y tradujeron en una confianza y
relacionamiento de base muy sólida; pudiendo
Y por último... manifestarse que la oficina del Museo, en la
ciudad de Cochabamba, se ha convertido en su
...queremos decir que el modelo propuesto no propia casa, a la cual llegan constantemente.
es una utopía, ya que proviene de una expe- Es por todo ello que se considera un deber
riencia práctica. Que, con el trato cotidiano, el —como cientistas sociales— el realizar los
acercamiento que se ha tenido con los comu- trabajos en una zona de intervención atendien-
narios de la zona y el Municipio de Pocona, ha do a lo que los pobladores quieren, fomentan-
rebasado los objetivos y expectativas iniciales do sus iniciativas y capitalizándolas. Este es
de un simple proyecto de investigaciones un primer paso importante a nivel nacional, y
arqueológicas, convirtiéndose en un proyecto se reitera la intención de continuar en esa línea
integral de extraordinarios resultados, con para que pueda llegar a convertirse en un
demandas concretas relacionadas a su patri- modelo del accionar arqueológico y patrimo-
monio y con nuevas esperanzas para las nial en futuras investigaciones
comunidades. El papel de la antropología es todavía
Esperanzas que se traducen en la creciente pobre en Bolivia, y no deja sentir mayor
ampliación de aspiraciones y anhelos que se va impacto. Ocupada mayormente en etnografías,
dando en los comunarios con respecto al Sitio ha estado “observando” desde afuera las so-
Arqueológico. Anhelos de montar un pequeño ciedades, sin haber logrado aún ir más allá del
muestrario de Sitio, de hacer de Incallajta un trabajo en consultorías, regulando los acuerdos
“Museo a Cielo Abierto” (Proyecto que ya ha con las comunidades (en el caso de las trans-
sido presentado en el 2003, estándose a la nacionales por ejemplo), lo cual —aunque
espera de su pronta concesión), de seguir puede ser un avance desde el punto de vista de
trabajando para ir develando los misterios que los pueblos indígenas— creemos que no debe
todavía oculta, de poder invertir más en su ser el objetivo actual de esta ciencia y que, por
conservación y mantenimiento, de seguirse ello, estos y/o otros cientistas sociales, podrían
capacitando, de tener sus propias microempre- desviar su mirada más bien a las potencialida-
sas, de poder quedarse en sus comunidades y des del accionar del gestor cultural.
no verse en la obligación de migrar, etc. Justamente por ello, insistimos en que la
Si bien, los involucrados directos son las mejor concretización que la antropología
cinco comunidades aledañas al Sitio, es obvio podría tener en nuestras sociedades es la de
que también se han visto indirecta y grande- una gestión cultural efectiva, como la que se
mente beneficiadas muchas comunidades de la ha descrito y llevado adelante con avances
Central Campesina y del Municipio de notables y en muy poco tiempo.
Pocona —alrededor de él— generando sus Sin embargo, todavía queda mucho por
propias expectativas. hacer y no se trata de solamente este sitio, sino
Aparte de los retos existentes en todo de generalizar ese enfoque de gestión hacia
proyecto pionero –en nuestro caso sin prece- otros bienes culturales, sean de naturaleza
dentes en la zona– el reto mayor fue el ingreso monumental o no.
y coordinación con las comunidades, espe- En lo que respecta a la Arqueología, ya
cialmente si se toma en cuenta que técnica- hemos citado cómo fue el motor de arranque
mente el trabajo arqueológico puro no muestra de este trabajo, por conllevar en sí misma los
beneficios/réditos directos inmediatos y que, temas y responsabilidades patrimoniales, y por
generalmente, existe mucho escepticismo y la naturaleza de su trabajo de campo. Pero el
miedo de parte de las comunidades de cual- accionar arqueológico puro —por lo general—
quier región a “tocar” los sitios arqueológicos, no ha redituado beneficios a las comunidades
sobre los cuales existen una serie de creencias. en las que se trabaja, ni inmediato, ni menos
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 29

aún a mediano o largo plazo. Creemos que Cultural, debe buscar y concretar alianzas
esto debería ser parte obligatoria y ética de su estrategias a corto y mediano plazo con diver-
accionar, junto al de de la antropología. sos actores, sectores, organizaciones e indus-
Aunque a veces no hacen referencia explícita trias culturales, individuos y todo tipo de
al desarrollo —como en este caso, e indepen- actores relacionados con el ámbito de la cultu-
dientemente de México y Colombia, que lle- ra, toda vez que su futuro institucional está en
van la delantera en Latinoamérica— a nivel encarar estos temas, no como la simple acepta-
del cono sur se empieza a observar una ten- ción de propuestas académicas parciales e
dencia a considerar el patrimonio, su necesaria informes técnicos –muchas veces internos e
puesta en valor e interrelación, con proyección inéditos, que han caracterizado la arqueología
de las comunidades, y a cuestionar el rol del de nuestro departamento y país–, sino hacia
arqueólogo, en tanto agente social, aunque una gestión cultural participante más integral,
todavía a nivel de cuestionamientos más que de manera mancomunada y con beneficios
de propuestas concretas. Casos concretos para las ciencias sociales y las comunidades,
constituyen Chile (Ayala: 2003; Ayala, Aven- como la mejor vía para cumplir con su su
daño y Cárdenas: 2003) y la presencia alenta- propia misión. Solo así podrá justificar su
dora de Argentina en el II Congreso presencia ante toda la sociedad.
Internacional sobre Patrimonio Histórico e
Identidad Cultural, realizado en Cochabamba
en 2001(Jujuy, Aparicio y otros; Tucumán,
Arenas y Manasse; Humahuaca, José y otros;
Quintana; Hornillos, Mamani; Santiago del Bibliografía
Estero, Martínez, Ana Teresa y otros; Chivil-
me, Mulvany; La Banda de Arriba, Lo Celso Abad, Andrés
y otros), entre otros. 1999 “La cultura como contenido Simbólico”,
Más aún, a partir de la experiencia y resul- en: Revista de la Fundación Cultural,
tados exitosos en todos los sentidos menciona- Año III, No 8, Banco Central de Bolivia,
dos, del accionar permanente en Incallajta Bolivia, Julio-septiembre 1999.
—cuyo proceso continuado comenzó en
1999— y las potencialidades de éste, en Abello, Ignacio
Cochabamba se ha despertado la inquietud de 1998 “Metodologías para la Gestión Cultural”,
arqueólogos, personas interesadas en el turis- en: Formación en Gestión Cultural, Pá-
mo y otros, a trabajar en estrecha relación con ginas de la OEI. Entrega junio 1998.
municipios y comunidades. En el caso de Disponible en www.oei.org.co/cultura.htm.
investigadores relacionados con el Instituto de
Investigaciones Antropológicas y Museo Adorno, Theodor
Arqueológico INIAM de la UMSS –aunque 1984 “La Crítica de la Cultura y la Sociedad”,
todavía tímidamente en unos y, con resultados Ediciones Sarpe, España.
parciales en otros– se está intentando encami-
nar el quehacer arqueológico hacia ese proceso
en zonas como Quillacollo (Piñami, Cotaca-
chi), Tarata, Mizque y en el Trópico cocha- Albuquerque, Francisco
bambino. 1996 “Desarrollo Económico Local y Distri-
Personalmente esperamos que ésta política bución del Progreso Técnico. (Una res-
(aún no formalizada), tenga en adelante cierta puesta a las exigencias del ajuste
obligatoriedad para los arqueólogos y antropó- estructural)”, ILPES, Chile.
logos que se adscriben con sus investigaciones
al INIAM, instancia con total responsabilidad
en estos temas e Institución que, mediante el
establecimiento de Programas de Gestión
30 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

Albuquerque, Francisco Ayala, P.; S. Avendano, U. Cardenas


1997 “Fomento Productivo Municipal y Ges- 2003. “Vinculaciones entre una Arqueología
tión del Desarrollo Económico Social”, Social y la Comunidad Indígena de
ILPES, Chile. Ollagüe (Región de Antofagasta,
Chile)”, en CHUNGARA, Chile,
Albuquerque, Francisco pp. 275-285
“Metodología para el Desarrollo Eco-
nómico Local”, ILPES, Chile. Blanes, José; E. Pabón
2004. “Los Proyectos y el Desarrollo Local.
Albuquerque, Francisco Guia para la formulación, gestión y sis-
1999 ”Manual del agente de Desarrollo Lo- tematización de proyectos”, CEBEM,
cal”, Centro Boliviano de Estudios Mul- Bolivia.
tidisciplinarios, Bolivia.
Bombarolo, Felix
Albuquerque, Francisco 1998 “Capital Social, Capital Simbólico”, en:
2002 “Guía para agentes de Desarrollo Cuadernos de Análisis PROMESHA,
Económico Territorial”. Instituto de PROMESHA-UMSS, Bolivia.
Desarrollo Regional (Fundación Univer-
sitaria). Bonet I Agosti, Lluís,
2004 “Reflexiones a propósito de Indicadores
y Estadísticas Culturales” en: Artículo
Ander-Egg, Ezequiel cedido por el autor al Portal Iberoameri-
1992 “Desarrollo y Política Cultural”, Edicio- cano de Gestión Cultural
nes Circus, Argentina. (www.gestioncultural.org), para su pu-
blicación en el Boletín GC. Gestión Cul-
Aparicio, María Elisa y otros tual Nº 7: Indicadores y Estadísticas
2001 “Revalorización del Patrimonio y su Culturales, abril de 2004. ISSN: 1697-
utilización como recurso Económico”, 073X
en: MEMORIA del II Congreso Interna-
cional sobre Patrimonio Histórico e Iden- Bonfil , Guillermo
tidad Cultural 2001, Universidad Mayor 1991 “Pensar nuestra cultura”, Alianza Edito-
de San Simón, Convenio Andrés Bello, rial, México.
Instituto Internacional de Integración, Bo-
livia, pp. 69-75 Bourdieu, Pierre
1997 “Capital Cultural, escuela y espacio
Arenas, P.; B. Manasse social”, México: Siglo XXI.
2001. “Espacios y Procesos Sociales en Tafi del
Valle”. en: MEMORIA del II Congreso Bourdieu, Pierre
Internacional sobre Patrimonio Histórico 1988 “Cosas Dichas”, Gedisa, Argentina.
e Identidad Cultural 2001. Universidad
Mayor de San Simón, Convenio Andrés
Bello, Instituto Internacional de Integra-
ción, pp. 76-83.

Ayala, Patricia Castellanos, Alfonso


2003. “Arqueología y Sociedad: el caso de las 2004 “El sistema de Información cultural de
comunidades indígenas en Chile”, en: México”, en: Gestión Cultural Nº 7.
Revista WERKEN Nº 4, Chile, diciem- Portal Iberoamericano de Gestión Cul-
bre 2003, pp. 59-73 tural (www.gestioncultural.org). Abril.
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 31

Coben, Lawrence; María de los Ángeles Mu- De Zubiria, Sergio; Ignacio Abello
ñoz. 1998 “El Estado y la Cultura”, en: Formación
2000 “Inkallakta, a Regional Perspective”, en Gestión Cultural. Páginas de la OEI.
ponencia presentada en la 65th. Annual Entrega enero 1998.
Meeting of the Society for American Ar- Disponible en www.oei.org.co/cultura.htm
cheology SAA. Philadelphia: Abril, 7.
De Zubiria, Sergio
CONACULTA 1998 “Economía de la Cultura”, en: Forma-
2003 “Cuestionario sobre las Políticas Cultura- ción en Gestión Cultural. Páginas de la
les Iberoamericanas de la Guía de la OEI. Entrega marzo 1998.
Administración Cultural”, en el Portal Disponible en www.oei.org.co/cultura.htm.
Iberoamericano de Gestión Cultural
(www.gestioncultural.org). Actualizado De Zubiria, Sergio; Marta Tabares
a 2003 y tomado de la página Iberfor- 1998 “La Administración de Organizaciones
mat. Culturales”, en: Formación en Gestión
Cultural, Páginas de la OEI. Entrega oc-
tubre 1998.
Cox Aranibar, Ricardo Disponible en www.oei.org.co/cultura.htm.
1996 “El Saber Local. Metodologías y Técni-
cas participativas”, NOGUB- Fernandez Garcia, Diego
COSUDE/CAF, Bolivia. 1998 “El Marketing en la gestión de los Mu-
seos Públicos”, en: Revista de Museolo-
Cravotto, Antonio; Rex González gía, No 13 febrero 1998, España.
“Ruinas de Inkallajta e Iskanwaya”,
Centro histórico de La Paz. Informe fi- Fukuyama, Francis
nal para la Secretaría de UNESCO. 1995 “Social Capital and global Economy”,
Bolivia Washington: BM USA

De Zubira, Sergio; Ignacio Abello Gaceta de Museos.


1997 “Noción de Cultura”, en: Formación en Órgano Informativo del Centro de Do-
Gestión Cultural. Páginas de la OEI. cumentación Museológica. Consejo Na-
Entrega julio 1997. cional de Museos y Exposiciones.
Disponible en www.oei.org.co/cultura.htm Publicación Trimestral Nos. 6, 9, 10,
11,12, 13, 14 y 15.
De Zubiria, Sergio; Ignacio Abello
1997 Teorías Contemporáneas de la Cultura, Gallicchio, Enrique
en Formación en Gestión Cultural. Pá- “La Agenda Latinoamericana del Desa-
ginas de la OEI. Entrega septiembre rrollo Local, sus retos y desafíos”. Gua-
1997. temala.
Disponible en www.oei.org.co/cultura.htm
Gallicchio, Enrique
“El Desarrollo Económico Local: Estra-
De Zubiria, Sergio; Ignacio Abello tegia Económica y de construcción de
1997 “Cultura, Globalización y Región”, en: Capital Social”, CLAEH , Uruguay.
Formación en Gestión Cultural, Páginas
de la OEI. Entrega noviembre 1997. Garcia, Fernando
Disponible en www.oei.org.co/cultura.htm. 2002 “Cultura y desarrollo. Hacia una efecti-
va generación de Capital Social en Boli-
via”. Tesis presentada en la Universidad
Internaciona UNIARA, España.
32 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

Bello, Instituto Internacional de Integra-


García Canclini, Nestor ción, Bolivia.
1998“Identidad cultural frente a los procesos
de globalización y regionalización“, en: Kliksberg, Bernardo
Las reglas del Juego. América Latina, 1997 “Nuevas direcciones en el debate sobre
globalización y regionalismo. Corregi- pobreza, inequidad y política social:
dor, Argentina. modelos y experiencias analizadas”.
Mimeo. USA

García Canclini, Néstor


1984 “Las culturas populares en el capitales- Licona, Winston
mo”, Nueva Imagen, México. 2001“Planificación y Gestión Cultural”,
en el Proyecto de Formación y Ca-
Gimenez, Gilberto pacitación del Sector Cultural Juve-
“Materiales para una teoría de las Iden- nil para una Escuela Empresa de
tidades Sociales”, Instituto de Investiga- Creación Artística: CIRCOCIU-
ciones sociales de la UNAM. (Inéd.), DAD, Colombia.
México.
Lo Celso, y otros
Guedez, Víctor Menendez C. 2001 “Aspectos Sociales del Manejo del
1994 “Formación en Gestión Cultural. Memo- Patrimonio Cultural” en: MEMORIA del
rias del Encuentro Internacional sobre II Congreso Internacional sobre Patri-
Gestión Cultural. Santa Fe de Bogota”, monio Histórico e Identidad Cultural
Colcultura-SECAB, Colombia. 2001. Universidad Mayor de San Simón,
Convenio Andrés Bello, Instituto Inter-
Guimaräes, R. nacional de Integración, Bolivia.
“El Desarrollo Sustentable: propuesta
alternativa o retórica neoliberal”, en: Mamani, Humberto,
EURE No. 61. 2001 “Puesta en valor del Patrimonio Cultural
de Hornillos”, en: MEMORIA del II
IBERFORMAT Congreso Internacional sobre Patrimo-
2005 Página web de la Red de Centros y Uni- nio Histórico e Identidad Cultural 2001.
dades de Formación en Gestión Cultu- Universidad Mayor de San Simón, Con-
ral. venio Andrés Bello, Instituto Interna-
Disponible en www.iberformat.org/ cional de Integración, Bolivia.

ILPES MANIZALES
1998 “Manual de Desarrollo Local”, Dirección 2005 Pagina web de la Universidad Nacional
de Desarrollo y Gestión Local-ILPES. de Colombia, sede Manizales. Gestión
Distr. Limitada, Chile. Cultural y Comunicativa. Entrega mar-
zo.
Jose, Néstor y otros, Disponible en
2001 “Proyecto Quebrada de Humahuaca: www.manizales.unal.edu.co/pc_gesculcom/
Postulación como Patrimonio Mundial”,
en MEMORIA del II Congreso Interna-
cional sobre Patrimonio Histórico e
Identidad Cultural 2001. Universidad
Mayor de San Simón, Convenio Andrés
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 33

Martinez, Ana Teresa y otros, sobre Patrimonio Histórico e Identidad


2001. “Arqueología y Construcción de Discur- Cultural 2001. Universidad Mayor de
sos Identitarios: El caso de Santiago del San Simón, Convenio Andrés Bello, Ins-
Estero, Argentina”, en: MEMORIA del tituto Internacional de Integración, Boli-
II Congreso Internacional sobre Patri- via.
monio Histórico e Identidad Cultural
2001. Universidad Mayor de San Simón, Muñoz, María de los Angeles
Convenio Andrés Bello, Instituto Inter- 2002 “Inkallajta: Arqueología, Desarrollo e
nacional de Integración, Bolivia. Identidad” en: Revista: Fundación
CULTURAL, Año VI, Nº 20, Banco
Max Neef, Manfred y otros Central de Bolivia.
1994 “Desarrollo a Escala Humana” en:
Conceptos, aplicaciones y algunas re- Muñoz, María de los Ángeles
flexiones, Nordan-Comunidad, España. 2002 “Proyecto Inkallakta-MUSEO” en:
Universidad Mayor de San Simón. Por-
Max-Neef, Manfred; Antonio Elizalde, Ernes- tafolio de Proyectos Internacionales.
to Hopenhayn. Gestión 2002, Dirección de Relaciones
1986 “Desarrollo a Escala Humana, una op- Internacionales U.M.S.S. Cochabamba,
ción para el futuro” en: Development Bolivia.
Dialogue, nº especial, Fundación Dag
Hammarskjold, Suecia. Muñoz, María de los Ángeles
2002 “Incallajta Virtual: 600 años después”,
Mulvany, Eleonora, en: Revista semanal: Vida & Futuro del
2001. “La Gestión de Recursos Culturales periódico Los Tiempos, Año I, N° 4.
Arqueológicos en Perspectiva Crítica. Cochabamba-Bolivia.
Proyecto Chivilme: En busca de nuestro
pasado” en: MEMORIA del II Congreso Muñoz, María de los Ángeles (Coord. Gral.)
Internacional sobre Patrimonio Históri- 2004. “Incallajta, Piedra Fundamental del
co e Identidad Cultural 2001, Universi- poder Inca en el Collasuyo”, en: Expe-
dad Mayor de San Simón, Convenio diente de Candidatura del Monumento
Andrés Bello, Instituto Internacional de Nacional de Incallajta, como Patrimo-
Integración, Bolivia. nio de la Humanidad ante UNESCO. 5
Tomos. Documento Reservado, presen-
Muñoz, María de los Ángeles tado por Bolivia en septiembre 2004.
“Cultura, Animación y Museos” en: El
Soplón del Sur No 3. Proyecto de Ani- Nordenskiöld, Erland
mación Sociocultural, Honorable Alcal- 1957“Incallacta, Ciudad Fortificada Fun-
día Municipal de Cochabamba, Bolivia. dada por el Inca Tupac Yupanqui”
en: Khana, Revista Municipal de Ar-
Muñoz, María de los Ángeles te y Letras, Año IV, Vol. IV, Nos.
“Museos, Cultura y Desarrollo” en: 21 y 22. La Paz, marzo 1957. Pp. 6 a
Boletín del INIAN-MUSEO U.M.S.S. 22. Trad. Carlos Ponce Sanjinés, Bo-
Serie Patrimonio Cultural, Bolivia, pp. livia.
13.
ONU
Muñoz, María de los Ángeles 1985 “Declaración sobre el derecho al desa-
2001 “Arqueología, Gestión Mancomunada e rrollo”.
Identidad: El Proyecto de Investigacio- Disponible en www.juridicas.unam .mx/
nes Arqueológicas Inkallakta” en: Me- publca/librev/rev/derhum/cont/30/pr/pr26.pdf
morias del II Congreso Internacional
34 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

Ottone, Ernesto Rojas, Luis


1999 “Desarrollo y Cultura: Una visión crítica 1999 “Modelo de Intervención para la Promo-
de la modernidad”, en: Revista de la ción Municipal del Desarrollo Económi-
Fundación Cultural, Año III, No. 6 co Local”, OIT-MITINCI-
Banco Central de Bolivia, La Paz, SWISSCONTACT-INICAM, Perú.
enero-marzo.
Saldariaga Roa, Alberto
PNUD 1998 “El Patrimonio Cultural como Proyecto
1995 “Susteainable Human development. Común” en: Revista de la Fundación
From Concept to Operation: A Guide CULTURAL, Banco Central de Bolivia,
for the Practitioner”. New York: UNDP Año 1, No. 3. abril-junio 1998, Bolivia.

PNUD Schuldt, Jurgen


1998 “Desarrollo Humano en Bolivia”. “Repensando el Desarrollo: Hacia una
Edición M. Sanjinés, R. Archondo La concepción alternativa para los países
Paz: PNUD andinos”, CAAP, Ecuador.

Putnam, Robert Serani, Edmundo


1993 “Making Democracy Work. Civic Tradi- 1991 “El Concepto de Sinergia” Chile: Web
tions in Modern Italy”. New Jersey: de la Biblioteca del Congreso Nacional
Princenton University Press. Disponible en www.bcn.cl/pags/publica-
ciones/serie_estudios/esolis/nro017.html
Quintana, Sonia,
2001 “Patrimonio y Turismo: Una alternativa Tellez, Juan
para el desarrollo sustentable en Hu- 2002 “Desarrollo Económico Comunitario”,
mahuaca” en: MEMORIA del II Congre- en: Revista en Punto de Partida. Sema-
so Internacional sobre Patrimonio nario de la UMSS, Programa de Gestión
Histórico e Identidad Cultural 2001, Uni- Universitaria. Año 2 #9 Septiembre, Bo-
versidad Mayor de San Simón, Convenio livia.
Andrés Bello, Instituto Internacional de
Integración, Bolivia. Toffler, Alvin
1980 “La Tercera Ola”, Plaza y Janés, España.
Ramirez, Alejandra,
1999 “Cultura, gestión organizacional y desa- Turner, Víctor
rrollo local” en: Trabajo de Investiga- “La Selva de los Símbolos”, Siglo XXI
ción para la obtención del Título de editores. 3ª edición.
Maestría en Estudios del Desarrollo,
Cochabamba: CESU-UMSS, Bolivia. UMSS-Dirección de Planificación Académica
1996. “Guía Pedagógica Universitaria”, fas-
REPÚBLICA DE BOLIVIA cículos 1 a 6, UMSS-DPA, Bolivia.
1994 “Ley No. 1551 de Participación Popu-
lar”, 20 de abril de 1994.

REPÚBLICA DE BOLIVIA
1995 “Ley No. 1654 de Descentralización UNESCO
Administrativa”, 28 de julio 1966 “Declaración de los principios de coope-
ración cultural internacional”, 4 de No-
viembre, UNESCO, Francia.
MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 35

UNESCO
1972 “Conferencia Intergubernamental sobre
las políticas culturales en Europa”, In-
forme Final, Finlandia.

UNESCO
1982 “Declaración de la Ciudad de México
sobre Políticas Culturales”, Mondiacult:
Conferencia Mundial sobre Políticas
Culturales. 26 de Julio a 6 de Agosto.
Ciudad de México. Paris: Informe Final
(Doc. CLT/MD/1).
Disponible en
http://portal.unesco.org/culture/es/ev.php-
URL_ID=12899&URL_DO=DO_TOPIC&U
RL_SECTION=201.html

UNESCO; Comisión Mundial de Cultura y


Desarrollo.
1997 “Our Creative Diversity” (Nuestra Di-
versidad Creativa), Fundación Santa
María SM, España.

Van Hemelryck, Libero


2002 “Desarrollo Económico Local en Chile.
Conceptos y Reflexiones” en: Territorio
Local y Desarrollo, SUR/CLAEH,
Uruguay.

Winchester, L.; E. Gallichio, J. Marsiglia,


(editores).
2002 “Territorio Local y Desarrollo” en:
Experiencias en Chile y Uruguay. Edi-
ciones SUR/CLAEH, Uruguay.
36 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

Tabla 1
Comparación De Paradigmas De Desarrollo

Paradigma Convencional De Desarrollo Paradigma Alternativo De Desarrollo

Prioriza el desarrollo cuantitativo de “bienes y servi- Prioriza el desarrollo cualitativo de “personas”


cios”
Resalta la objetividad Valora la subjetividad
Considera condiciones uniformes de desarrollo Rescata la diversidad de las situaciones
(globalización) (revalorización de lo local)
Tiene una visión a-histórica Rescata la historia y la cultura
Pone el acento en los resultados Pone el acento en los procesos
Sectorializa y particulariza la realidad Propone una visión holística
Generaliza y reproduce casos Asume que cada caso es único
Analiza y percibe desde la idea de sociedad estable Analiza y percibe desde la certeza de que la
realidad es dinámica

Sentencia que la realidad es inexorable y que sólo es Propone que los problemas son estructurales y que es
posible mejorarla (alivio a la pobreza...; visión a- posible revertirlos (cambio social...; visión política)
política)

Fuente: Bombarolo 1998:16


MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 1

Tabla 2
Distintas Visiones Sobre Cultura

Cultura Como Refinamiento Intelectual Cultura Como Estilo De Vida Cultura Como Creación De Un Destino
Personal Y Colectivo

Patrimonio de privilegiados Patrimonio que todos hemos heredado Patrimonio que todos vamos creando

Posesión individual de saberes Posesión individual y colectiva de rasgos Posesión individual y colectiva de lo que
que caracterizan los modos de vida se ha sido y lo que se va siendo

Datos y conocimientos sobre saberes Formas de ser, hábitos y maneras de Formas de ser, hábitos y maneras de
librescos pensar heredadas pensar proyectadas hacia el futuro

Resultados o productos de los saberes Obras e instituciones que se han ido Invención del futuro
realizando
Cultura como ornato Cultura como respuesta proveniente del Cultura abierta a la creación del futuro
pasado

Cultura Cultivada Cultura Cultural Cultura Constructiva

Se apoya en: Se apoya en: Se apoya en:


Conocimientos El pasado El proyecto de futuro que hay que crear
Creación Artística La herencia social creación de nuevos modos de ser en el
mundo

Aprendizaje Adaptación Inconsciente Anticipación Consciente


Ilustrado

Fuente: Ander-Egg, Ezequiel 1992: 27


MARIA DE
1 LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO…

Figura 1. Ubicación e imágenes del Sitio Arqueológico de Incallajta.


MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 1

Figura 2. Incallajta: primer plano del Sitio, levantado por Erland Nordeskiold en 1913.
2 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

Figura 3. La comunicación pedagógica. UMSS-DPA 1996: Fasc. 5-20.


MARIA DE LOS ANGELES MUÑOZ C. PATRIMONIO Y DESARROLLO COMUNITARIO… 3

Figura 4. Diagrama del modelo propuesto. Elaboración propia de la autora, 2005.


4 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 42 ENERO-DICIEMBRE 2006

Figura 5. Entorno organizacional de Gestión del Monumento Nacional Incallajta.


Fotografías de la comunidad participando de las labores de desbroce y limpieza, en excava-
ciones arqueológicas, y en talleres y seminarios de capacitación.