Está en la página 1de 14

Determinación de

M, N y Q en las
vigas de eje recto

Conocimiento
de Materiales

1
Determinación de M, N
y Q en las vigas de eje
recto
Sistemas de alma llena. Los esfuerzos
característicos. Efecto de los esfuerzos
internos. La viga Gerber
El módulo 3 se basará en determinar las fuerzas internas que existen sobre
vigas y soportes. Estas fuerzas internas se deben a condiciones de esfuerzo
dadas por los pesos que deben soportar. Se incorporará el concepto de
flexión, que ocurre cuando una fuerza se aplica sobre una viga en dirección
cortante: antes solo habíamos visto corte puro. En este módulo, las fuerzas
cortantes generarán momentos flectores que deformarán la viga en su
longitud y provocarán esfuerzos internos de tracción y compresión en el
material.

Vigas de alma llena

Un sólido que posee dos dimensiones mucho más pequeñas que la tercera,
construido para resistir la flexión y el esfuerzo cortante bajo la acción de
cargas perpendiculares a su directriz (línea imaginaria en la dirección de su
dimensión más grande), se denomina viga. Muchas vigas se construyen
uniendo dos chapas metálicas, llamadas alas, mediante una perpendicular a
ellas, llamada alma. Cuando esta pared perpendicular es maciza o llena, se
denomina alma llena.

Se puede considerar a las vigas como el elemento principal en una estructura.


En algunos casos, puede complementarse con otros elementos, como barras
a tracción o compresión (similar a reticulados).

Las vigas de alma llena se construyen con perfiles de acero laminados en


caliente, que pueden ser simples (figura 1 a, b, c) o compuestos (figura 1 d, e,
f, g). También pueden estar armadas por varias chapas empalmadas con
bulones (figura 1 h, i) o soldadas (figura 1 j, k, l, m, n). A estas se las denomina
vigas de alma llena, armadas (Gómez, s. f.).

Figura 1: Perfiles de acero laminados

Fuente: Gómez, s. f., p. 2.

Los esfuerzos característicos. Efectos de los esfuerzos internos

Las vigas, por lo general, trabajan con cargas que son perpendiculares a su
generatriz, soportando cargas en dicha dirección. Las solicitaciones que
ocurren en la dirección perpendicular a la generatriz generan fuerzas
cortantes y momentos flectores.

Consideremos una viga AB como la de la figura 2 a. Está sometida a cargas


tanto puntuales como distribuidas, en dirección perpendicular al largo de la
viga. Lo que queremos averiguar es cuáles son la fuerza cortante y el
momento flector (o flexionante) en cualquier punto de la viga. Lo primero que
hay que hacer es resolver las ecuaciones de equilibrio y encontrar las
reacciones en los apoyos A y B: RA y RB. Si deseamos determinar los esfuerzos
internos en C, por ejemplo, debemos cortar la viga en dos y hacer los
diagramas de cuerpo libre de cualquiera de las dos mitades restantes, AC y
CB. En la sección C, encontraremos entonces un momento flector y una fuerza
de corte, a los que está sometida la viga AB (Beer, Russell Johnston, Mazurek
y Eisenberg, 2010).

Notemos que dependiendo del lado que tomemos, AC o CB, el corte y el


flector tienen sentidos opuestos. Para calcular y registrar eficientemente los
valores positivos y negativos de la fuerza cortante y el momento flector, es
entonces necesario establecer una convención de signos:

1) La fuerza cortante en C es positiva cuando las fuerzas


externas (las cargas y las reacciones) que actúan sobre la
viga tienden a cortar a la viga en C tal y como se indica en
la figura 3.

2) El momento flector en C es positivo cuando las fuerzas


externas que actúan sobre la viga tienden a flexionar a la
viga en C tal y como se indica en la figura 3. (Beer, Russell
Johnston, Mazurek y Eisenberg, 2010, p.365).

Figura 2: Fuerza cortante y momento flector en vigas sujetas a cargas


concentradas y distribuidas

Fuente: Beer, Russell Johnston, Mazurek y Eisenberg, 2010, p. 364.

El otro esfuerzo característico es el axial, visto anteriormente en el módulo 2.


Las vigas no suelen trabajar frecuentemente con solicitaciones axiales: el
material se ve sometido a mayor tracción y compresión debido a momentos
flectores externos, más que a cargas axiales externas. Sin embargo, pequeños
esfuerzos axiales se suman a los ocasionados por la flexión y es por ello que
se incluye dentro del estudio.

A continuación, en la figura 3, se resume la convención de signos para los tres


esfuerzos característicos. A partir de ahora, se los delimitará con las letras M
para momento flector, N para carga y Q para fuerza de corte.
Figura 3: Convención de signo

Fuente: Elaboración propia.

Los efectos del corte y el esfuerzo axial sobre los materiales han sido vistos en
más detalle en el modulo 2. La flexión, producida por un momento flector,
genera, sobre las fibras del material, tracción a unas y compresión a otras, si
tomamos una misma sección transversal de la viga. Esto se verá más en detalle
en la unidad 8.
Figura 4: Determinación de M, N y Q en las vigas de eje recto para
combinaciones diversas de vínculos y cargas

Fuente: Beer et al, 2010, p. 365.


La determinación de N es bastante sencilla. Solo hay que recordar la ecuación
vista para esfuerzo axial:
𝑃
𝜎 =
𝐴
Y, además, tomar la convención de signos vista anteriormente. El diagrama de
la viga para esfuerzos axiales no se verá en este curso.

Ahora que se han definido la fuerza cortante y el momento flector en lo


referente a magnitud y sentido, podemos registrar fácilmente sus valores en
cualquier punto de una viga y graficarlos en lo que se denomina diagramas de
fuerza cortante y momento flexionante. Considérese una viga simplemente
apoyada AB, de largo L, sometida a una carga concentrada P que actúa en un
punto medio D (figura 4 a). Como siempre, lo primero es determinar las
reacciones en los apoyos A y B, es decir RA y RB. Por sumatoria de momentos,
obtenemos que las reacciones valen P/2 (Beer, Russell Johnston, Mazurek et
al., 2010).

Cortemos a la viga en dos puntos, C y E (figuras 4 c y 4 d respectivamente). Si


realizamos el diagrama de cuerpo libre en C, obtenemos que Q = P/2 y que M
= Px/2, ambos positivos por convención de signos. Podemos graficar Q y M
entre A y D: Q tiene un valor constante de P/2, mientras que el momento
flector aumenta desde M = 0 en A (x=0) hasta M = PL/4 (x=L/2). En el punto E,
se obtiene que Q = -P/2 y M = P(L-x)/2. Por tanto, la fuerza cortante es
negativa y el momento flector es positivo (Beer, Russell Johnston, Mazurek et
al., 2010). Tenga en cuenta que, en la mayor parte de la bibliografía, la fuerza
cortante aparece simbolizada con la letra V, en lugar de Q.

En general, se sigue la misma metodología para todos los problemas con


cargas puntuales. Luego de calcular las reacciones, se realiza el corte de las
secciones hasta un largo determinado (x), se obtienen así los valores para ese
tramo de fuerza cortante y momento flector, efectuando el diagrama de
cuerpo libre de una de las partes. Habrá tantos cortes a realizar como cargas
en el problema. Por ejemplo, en el caso de tres cargas puntuales sobre una
viga, será conveniente realizar cortes en cuatro tramos distintos.

Estos problemas son comunes con cargas distribuidas también. En esos casos,
la distribución del cortante, en lugar de ser una constante, es una línea recta.
El momento flector, tendrá entonces el perfil de una parábola. Para más
información sobre cómo resolver estos problemas, se aconseja consultar el
problema resuelto 7.3, de la página 367 de Mecánica vectorial para
ingenieros, de Beer, Russell Johnston, Mazurek et al., 2010.

La viga Gerber

Las vigas Gerber, concebidas en 1878 por el doctor ingeniero H. Gerber, son
vigas continuas que, aunque a priori serían hiperestáticas, se le intercalan
rótulas dentro de su longitud, de manera de mantenerlas resistentes (es decir
que no colapse por tener demasiados grados de libertad), logrando al mismo
tiempo que la estructura sea hiperestática y que sus esfuerzos puedan ser
calculados.

Tienen especial aplicación en tramos muy largos, sobre todo en puentes. La


viga Gerber tiene varias ventajas sobre la viga continua:

a) Una viga continua de gran longitud sufre deformaciones axiales muy


grandes bajo cargas que una viga Gerber soporta más fácilmente,
gracias a las rótulas.

b) Se pueden fijar los apoyos principales y hacer móviles las


articulaciones o rótulas, acumulando en ellas las deformaciones por
temperatura.

c) La determinación de los esfuerzos es más sencilla, por su isostatismo.

Figura 5: Viga Gerber

Fuente: Fuente: Capilla, A. V., 2003, p.2.

En la figura 5, se puede observar cómo al colocar rótulas, la estructura


hiperestática se vuelve isostática y se puede resolver cualquier solicitación de
esfuerzo.
Figura 6: Viga Gerber, diagramas

Fuente: Capilla, 2003, p.2.

La figura 6 muestra un ejemplo resuelto de una viga Gerber para una carga
puntual P. Si la viga fuese continua, no podríamos determinar los esfuerzos en
las reacciones de los apoyos y por ende, no podríamos realizar los diagramas
de momento y corte.
Las relaciones analíticas entre los
esfuerzos característicos y entre estos y
las cargas. Pórticos sencillos.
Determinación de esfuerzos. Equilibrio
de nudos
Relaciones analíticas entre los esfuerzos característicos y la carga

Cuando una viga soporta más de dos o tres cargas


concentradas, o cuando soporta cargas distribuidas, es
probable que el método para graficar Q y M descrito
anteriormente se torne muy laborioso. Esto se puede
simplificar si se toman en cuenta ciertas relaciones que existen
entre la fuerza cortante y el momento flector. (Beer el al.,
2010, p. 373).

Relación entre la carga y la fuerza cortante

Figura 7: Carga distribuida vs fuerza cortante

Fuente: Beer et al., 2010, p. 374.

En la figura 7, tenemos un caso de una viga AB sometida a una carga


distribuida no uniformemente ω. Supongamos que quitamos una porción de
la viga CC’, de un largo pequeño Δx. La suma de las componentes verticales
que actúan sobre CC’ (cuerpo libre) son:

𝑄 − (𝑄 + 𝛥𝑄) − 𝜔𝛥𝑥 = 0

𝛥𝑄 = −𝜔𝛥𝑥

Luego, haciendo que Δx tienda a cero, tenemos la derivada:


𝑑𝑄
= −𝜔
𝑑𝑥
Lo que nos indica que para una viga cargada de la forma que muestra la figura
7, la pendiente dQ/dx será negativa y el valor numérico será igual a la carga
por unidad de longitud en dicho punto (Beer et al., 2010).

Relación entre la fuerza cortante y el momento flector

En la teoría, explayada en la bibliografía ampliatoria, existe una demostración


en la que el diagrama de momento flector tiene una relación con la fuerza
cortante: la fuerza de corte es la derivada en función de x (es decir, en la
dirección de la viga) del momento flector. Escrito, esto queda:
𝑑𝑀
=𝑄
𝑑𝑥
“Esto indica que la pendiente dM/dx de la curva de momento flector es igual
al valor de la fuerza cortante” (Beer, Russell Johnston, Mazurek y Eisenberg,
2010, p.374). En otras palabras, y llevado a un caso práctico, si tenemos un
diagrama de M que es una función lineal, el de Q será una constante igual a la
pendiente del diagrama de M. Si M es una función cuadrática (en el caso, por
ejemplo, de una fuerza uniformemente distribuida), Q será una función lineal
con una pendiente igual al coeficiente a de la parábola de M (recordemos que
la ecuación de una parábola es ax2+bx+c). La misma definición implica,
además, que en aquellos lugares donde el momento flector sea máximo, la
fuerza cortante será cero. “Esta propiedad facilita la determinación donde es
más probable que la viga falle bajo flexión” (Beer, Russell Johnston, Mazurek
y Eisenberg, 2010, p.374), al encontrar aquellos puntos donde Q sea cero.

Pórticos sencillos. Determinación de esfuerzos. Equilibrio de nudos

Los pórticos son estructuras formadas por dos pilares y un elemento que sirva
de soporte a un techo, para soportar una carga o crear espacios interiores en
un edificio. Dependiendo de la forma en que se cierra, podemos tener
distintos tipos de pórtico: simple, dos aguas, con cercha. En el presente curso
nos centraremos en los pórticos sencillos y su resolución.
Un pórtico simple o sencillo (figura 8) es aquel en el que sobre dos pilares se
coloca una viga simple. Estos pórticos no suelen ser muy grandes, ya que la
viga que une a los dos pilares tendría que soportar grandes esfuerzos de
flexión, si tuviese que estar extendida por una gran longitud. Suelen utilizarse
en pequeñas estructuras.

Figura 8: Pórtico simple

Fuente: Elaboración propia.

La figura 9 muestra un ejemplo resuelto de un pórtico simple sometido a una


carga uniforme, en uno de sus pilares, y una carga puntual en la viga o dintel:

Figura 9: Portico simple sometido a carga uniforme y puntual

Fuente: Zevallos, 2014, http://goo.gl/tww4yN


El paso a paso para la resolución consiste en:

1) Obtener los valores de las reacciones en los apoyos.

2) Realizar los diagramas de cuerpo libre de las tres partes que componen
el pórtico, por supuesto, reemplazando el efecto de cada elemento del
pórtico en cada uno de los tres diagramas (fuerzas en los nodos).

3) Una vez hecho esto, se puede tratar cada uno de los elementos como
si fuese una viga y realizar los diagramas de M, N y Q correspondientes.

Observar que, además del momento flector y de la fuerza cortante, existe una
importante carga axial sobre la viga superior, que va a estar dada por la carga
distribuida, multiplicado por la altura del pilar. En el caso del ejemplo,
trabajará a compresión (signo -).
Bibliografía de referencias
Beer, F., Russel Johnston, E., Mazurek, D., y Eisenberg E. R. (2010). Mecánica
vectorial para ingenieros. México: McGraw Hill.

Beer, F., Russell Johnston, E., Dewolf, J., y Mazurek, D. (2010). Mecánica de
materiales. México: McGraw Hill.

Capilla, Ángel Vallecillo, Apuntes de Cátedra Estructuras I I.E.T.S. de Arquitectura,


Tema 9, 2003.

Rodríguez Lezama, F., Instituto Politécnico Nacional Esime Azcapotzalco, Academia


de proyecto. Tema 6: Deflexión en vigas. Recuperado de
http://es.slideshare.net/ESCORPION110/resistencia-de-materiales-tema-6

Gómez, N. A. (s. f.). Vigas de alma llena [Apuntes de clase]. Facultad de Ingeniería.
Universidad Nacional del Nordeste [versión PDF]. Recuperado de
http://cmetalicas.tripod.com/sitebuildercontent/T5_NAG.pdf

Pytel, A., y Singer, F. (2008). Resistencia de Materiales. México: Oxford, University


Press.

Zevallos, I. (2014). Cerchas y pórticos isostáticos [Apuntes de clase]. Facultad de


Ciencias Matemáticas, Físicas y Químicas, Universidad Técnica de Manabi.
Recuperado de http://es.slideshare.net/marggot696/cerchas-y-porticos-isostaticos