Está en la página 1de 3

Primeras impresiones de la Casa Calderón

La Casa Calderón, ubicada en el barrio El Refugio, fue construida en 1963 por el


arquitecto Fernando Martínez Sanabria. Esta casa, junto con la Wilkie y la Santos son una
serie de casas manifiesto que se complementan entre ellas y el entorno que las rodea.

En primer lugar, la casa Calderón se


emplaza en un terreno inclinado. Por lo tanto
la primera aproximación a ella se da por la
fachada más baja y a medida que se sube la
montaña, se rodea la edificación hasta llegar
a la entrada principal en el remate de su muro Corte longitudinal – Archivo F. M. S.

curvo. Al entrar a la casa, los cinco niveles dividen el espacio interior, dialogando con la
inclinación del terreno. Por ende, resulta relevante la configuración del espacio, pues el
ingreso se da de manera ascendente, mientras que al interior el recorrido se dispone de manera
descendente.

En segundo lugar, el interior de la casa se compone de muros curvos que conllevan a


una continuidad en la configuración de los espacios. Al entrar en ella, el visitante se encuentra
con unas escaleras que dividen los dos primeros niveles.
Asimismo, los otros tres niveles que componen la
edificación están diseñados de tal forma que se pueda
interactuar con el resto de la casa y sus patios exteriores.
Así, la vivienda pareciera estar fragmentada por la
topografía, los espacios dialogan con las visuales de los
Planta – Archivo F. M. S.
cerros orientales y la ciudad de Bogotá.

Por otra parte, la casa Calderón contiene en el centro una chimenea y unas escaleras,
que liberan de grandes muros la fachada. De esta forma, el amoblamiento y el mobiliario
alrededor del eje central de la casa permiten mantener las visuales al exterior, y procuran que
la casa siempre reciba luz natural durante las diferentes horas del día.
A continuación, la materialidad utilizada en la
edificación se compone de muros hechos en piedra y ladrillo.
De esta forma se genera pesadez y aislamiento entre el
exterior y el interior de la casa, procurando mantener la
privacidad y protección de las personas que la habitan. De
igual manera, Fernando Martínez hizo uso de materiales más
orgánicos y propios de la ciudad, como la teja de barro para Dibujo In situ – Romero, J. C.

la cubierta inclinada. A su vez, la madera adquirió protagonismo en el interior, pues el


mobiliario como clósets, puertas, marcos de ventanas y detalles de la casa siempre fueron
una prioridad para el arquitecto.

En conclusión, la Casa Calderón resulta relevante e interesante para estudiar. Su


ubicación y lote en donde se emplaza determina la manera como se resuelve su arquitectura.
El volumen cerrado que la rodea, evita la relación directa entre el espacio interior de la
edificación y el peatón al exterior. La casa alinea su cubierta para vincularla con los cerros,
y a su vez respeta las visuales con
las casas que la rodean. Por
último, se observa cómo Fernando
Martínez Sanabria compuso una
arquitectura propia y única para la
época, procurando mantener la
privacidad de las personas que la
habitan. Dibujo In situ – Leibovich, E
Referencias Bibliográficas

Duque, K. (2013). Clásico de arquitectura: Casa Calderón / Fernando Martínez


Sanabria. Recuperado de: https://www.archdaily.co/co/02-286380/clasicos-de-arquitectura-
casa-calderon-fernando-martinez-sanabria

Erazo, A. E. (2016). Fernando Martínez Sanabria: De La Crujía De Muros Paralelos


A La Espacialidad Del Aula. E: Universidad de San Buenaventura de Cali.

Escobar, C. P. (2010). Articulando continuidad: espacio abstracto y espacio


percibido en la Casa Calderón, de Fernando Martínez Sanabria, 1963. Universidad
Nacional de Colombia, Sede Bogotá; Erazo Barco, A. F. (2011). El espacio doméstico en
Fernando Martínez Sanabria. El muro como integrador espacial. Bitácora Urbano
Territorial

Niño, C & Jaramillo, D. (1999). Fernando Martínez Sanabria y la arquitectura del


lugar en Colombia. Banco de la República. 1999.

Zalamea, A. & Montenegro, F. (2007). Fernando Martínez Sanabria. Publicaciones


MV limitada & Molinos Velásquez Editores. Bogotá.

También podría gustarte