Está en la página 1de 37

“Año de la universalización de la salud”

UNIVERSIDAD SAN PEDRO


FACULTAD DE MEDICINA HUMANA

PROGRAMAS PARA EL MANEJO DE FACTORES DE RIESGO


FISICOS, PSICOLOGICOS Y SOCIALES

CICLO:

ASIGNATURA:

PSICOLOGIA MEDICA II

INTEGRANTES:

 GURRIONERO PINEDO FERNANDO


 MEJIA PONCE GIANCARLOS
 MENDEZ CHAFLOQUE ROSITA
 MENDOZA QUIJANO GERALDINE
 MORENO CRUZ CESAR
 OLAYA SALAZAR JENNIFER

DOCENTE:
KELY DOMINGUEZ ARANDA

NUEVO CHIMBOTE
PERÚ—2020
AGRADECIMIENTO

En primer lugar, agradecerle a Dios por todas las

bendiciones que nos ha dado diariamente ya que de esa

manera podemos llevar a cabo todas nuestras metas

propuestas y tener éxitos en todas nuestras labores

estudiantiles. También agradecerle a la profesora Kelly

Domínguez Aranda por brindarnos su apoyo su

conocimiento y mejorar nuestro aprendizaje


Indiceeeeeeeeeeeeeeeee
INTRODUCCIÓN

La salud y el bienestar se ven afectados por múltiples factores; aquellos relacionados

con la mala salud, la discapacidad, la enfermedad o la muerte se conocen como factores

de riesgo. Un factor de riesgo es una característica, condición o comportamiento que

aumenta la probabilidad de contraer una enfermedad o sufrir una lesión. Los factores de

riesgo a menudo se presentan individualmente. Sin embargo, en la práctica, no suelen

darse de forma aislada. A menudo coexisten e interactúan entre sí. Por ejemplo, la

inactividad física, con el tiempo, acaba causando aumento de peso, presión arterial

elevada y un alto nivel de colesterol. Esta combinación aumenta significativamente la

probabilidad de desarrollar enfermedades cardiacas crónicas y otros problemas

relacionados con la salud. El envejecimiento de la población y la mayor expectativa de

vida han conllevado un aumento en las enfermedades y discapacidades a largo plazo

(crónicas), que resultan caras de tratar.

Cada vez hay más demanda de atención sanitaria, lo que supone una mayor presión

presupuestaria en el sector que no siempre se satisface. Es importante que, como

sociedad y usuarios de sistemas de atención sanitaria, comprendamos las causas y los

factores de riesgo de las enfermedades, de forma que podamos participar activamente en

los programas disponibles y rentables de prevención y tratamiento.


¿QUÉ ES UN FACTOR DE RIESGO?

Un factor de riesgo es cualquier rasgo, característica o exposición de un individuo que

aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad o lesión. La noción se emplea en el

terreno de la salud para hacer referencia al hecho o la circunstancia que incrementa las

probabilidades de que un individuo sufra determinado problema o contraiga una

enfermedad. Esto quiere decir que, a medida que un sujeto se vea afectado por más

factores de riesgo, es más probable que experimente un cierto trastorno: por lo tanto,

cuenta con un riesgo sanitario superior al que tienen las personas que se encuentran

alejadas de esos factores.

TIPOS DE FACTORES DE RIESGO

Factores de Riesgo de Tipo Conductual

Los factores de riesgo de tipo conductual suelen estar relacionados con «acciones» que

el sujeto ha elegido realizar. Por lo tanto, pueden eliminarse o reducirse mediante

elecciones de estilo de vida o de conducta. Son, por ejemplo:

 El tabaquismo.

 Un consumo excesivo de alcohol.

 Las elecciones nutricionales.

 La inactividad física.

 Pasar mucho tiempo al sol sin la protección adecuada.

 No haberse vacunado contra determinadas enfermedades.

 Mantener relaciones sexuales sin protección.


Factores de Riesgo de Tipo Fisiológico

Los factores de riesgo de tipo fisiológico son aquellos relacionados con el organismo o

la biología del sujeto. Pueden verse influidos por una combinación de factores

genéticos, de estilo de vida o de tipo más general. Son, por ejemplo:

 El sobrepeso u obesidad.

 Una presión arterial elevada.

 El colesterol alto.

 Un alto nivel de azúcar en sangre (glucosa).

Factores de Riesgo de Tipo Demográfico

Los factores de riesgo de tipo demográfico son los que están relacionados con la

población en general. Son, por ejemplo:

 La edad;

 El género y

 Los subgrupos de población como el trabajo que se desempeña, la religión o el

sueldo.

Factores de Riesgo de Tipo Medioambiental

Los factores de riesgo de tipo medioambiental abarcan un amplio abanico de temas

como factores sociales, económicos, culturales y políticos; así como factores físicos,

químicos y biológicos. Son, por ejemplo:

 El acceso a agua limpia e instalaciones sanitarias;

 Los riesgos laborales;

 La polución del aire y

 El entorno social.
Factores de Riesgo de Tipo Genético

Los factores de riesgo de tipo genético se basan en los genes del sujeto. Algunas

enfermedades como la fibrosis quística y la distrofia muscular se originan totalmente en

función de la «composición genética» del individuo. Muchas otras como el asma y la

diabetes reflejan la interacción entre los genes del individuo y factores

medioambientales. Algunas enfermedades como la anemia falciforme son más

prevalentes en determinados subgrupos poblacionales.

FACTORES DE RIESGO FÍSICO

Los factores de riesgo físicos son todos aquellos factores ambientales que

dependen de las propiedades físicas de los cuerpos tales como: ruido, temperaturas

extremas, ventilación, iluminación, presión, radiación, vibración. Que actúan sobre la

persona y que pueden producir efectos nocivos, de acuerdo con la intensidad y tiempo

de exposición.

Por otro lado, los factores de riesgo físico son “todos aquellos factores ambientales de

naturaleza física que pueden provocar efectos adversos a la salud según sea la

intensidad, exposición y concentración de los mismos”.

A continuación, se expondrán los riesgos físicos, las consecuencias de tipo físico

y las psicológicas asociadas a este.

Factores de riesgo físicos por ruido

Técnicamente, el ruido es un sonido indeseable, es una perturbación que se

trasciende en un medio elástico, el cual es percibido por el órgano auditivo. Es una

forma de energía en el aire o vibraciones invisibles que pueden transferirse a través de

sólidos, líquidos y gases, entrando al oído y creando una sensación. El oído es el órgano

capaz de percibir estas vibraciones que se producen en nuestro entorno. Este órgano
cuenta con sus defensas naturales, cuya función es protegerlo contra daños traumáticos;

sin embargo, existen riesgos que lo pueden afectar.

Es importante diferenciar dos tipos de riesgo: riesgo de trauma sonoro,

producidos por exposición prolongada a niveles elevados de presión sonora y riesgo

particular, no inducidos por exposición prolongada a cierto nivel de ruido industrial.

Antes de establecer algún tipo de control, debe evaluarse el nivel de ruido a que se

exponen las personas en un determinado ambiente.

La unidad lineal de medida utilizada es el decibel (dB), de acuerdo con los

estudios realizados se establece como permisible en 85 decibeles para una jornada de

ocho horas.

En la siguiente tabla se muestran diferentes actividades con sus niveles de

presión acústica (NPA) y las sensaciones subjetivas que éstas causan.


Clasificación del ruido

 Ruido Constante: Es aquel cuyos niveles de presión sonora no presenta

oscilaciones y se mantiene relativamente constantes a través del tiempo.

Ejemplo: ruido de un motor eléctrico.

 Ruido Intermitente: Es aquel en el cual se presentan subidas bruscas y repentinas

de la intensidad sonora en forma periódica. Ejemplo: el accionar un taladro.

 Ruido de Impacto: Es aquel en el que se presentan variaciones rápidas de un

nivel de presión sonora en intervalos de tiempo menores. Ejemplo: el producido

por los estampadores.

Consecuencias fisiológicas

Señala que los ruidos comprendidos entre 40 y 60 dB son soportables, entre 65 y

80 pueden generar fatiga, entre 85 y 115 dB pueden generar sordera y superiores a 120

dB son insoportables.

Algunos estudios realizados demuestran que la exposición prolongada al ruido,

genera la activación de algunas áreas del cerebro, alterando así, el funcionamiento del

organismo. Una de las áreas que se activa con esta exposición es el eje hipotálamo

hipófiso adrenal, lo cual conlleva al aumento anormal de los niveles de cortisol. Dicho
aumento desequilibra la balanza hormonal. Este desequilibrio causa alteraciones en el

sistema respiratorio, digestivo y cardiovascular, aumentando la probabilidad de sufrir

enfermedades relacionadas con estos. Por otro lado, se han estudiado los posibles

efectos de la exposición al ruido en la gestación con alteraciones de tipo prenatal como:

prematuridad, bajo peso en el neonato, abortos o efectos en la reproducción. Hay

diversas teorías que apuntan hacia los posibles efectos del ruido en el feto, las cuales

avistan una disminución en el flujo útero placentario, lo que conlleva a la aparición de

una hipoxia fetal y aumento de la secreción materna de catecolaminas.

Consecuencias Psicológicas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) (1999) establece efectos en el ser

humano a partir de niveles específicos del ruido, por ejemplo: en el sueño produce

efectos a partir de los 30 dB, en la comunicación oral produce obstrucciones por encima

de los 35 dB; genera molestia en las personas a partir de los 50dB; reducción en la

actitud cooperativa y aumento en el comportamiento agresivo en personas predispuestas

a la agresividad por encima de 80 dB y alteraciones en el sistema endocrino e inmune,

generando así, un desequilibrio en la producción de hormonas.

En este sentido la OMS (1999) menciona que por lo general estos efectos no

auditivos están intervenidos por una reacción de estrés a la contaminación acústica,

generando en las personas una respuesta ante esto, como lo haría ante cualquier agresión

de tipo físico o psíquico.

La OMS (2004) ha realizado un estudio piloto sobre morbilidad y mortalidad

cardiovascular atribuible al ruido dentro del programa indicadores de ambiente y salud.

Este programa contempla, entre otros efectos extra-auditivos el malestar y las

alteraciones del sueño debido al ruido.


Así mismo, estudios realizados por (Leventhall, 2004; Moll, Charante, Mulder,

1990; Murillo, 2007; Muzat, 2007) evidencian en sus resultados que una exposición a

un nivel de ruido mayor de 45dB conlleva a un incremento en el periodo de latencia del

sueño, lo cual genera una disminución en sus fases profundas. Estas fases son necesarias

para un sueño reparador, lo que significa que un desequilibrio en estas, pueden originar

un estado de cansancio crónico en los individuos expuestos, generando así, una mala

calidad del sueño que puede afectar al ámbito laboral y por ende la capacidad para

realizar el trabajo; alterar las funciones diurnas y el bienestar de las personas. La

exposición al ruido también puede causar malestar en el trabajador, disminuir o impedir

la atención, alterar la capacidad de concentración y rendimiento, el cual puede tener una

serie de reacciones conductuales tales como irritabilidad, labilidad emocional, ansiedad,

angustia y otros síntomas que pueden cronificarse y constituirse en enfermedad

(depresión, conductas paranoides, etc.), accidentalidad y aumento en la probabilidad de

sufrir accidentes.

Factores de riesgo físico por iluminación

Dentro de los factores de riesgo físico se encuentran la iluminación, la cual en

centros de trabajo es de vital importancia por cuanto afecta la productividad y la salud

de los trabajadores. Se define la iluminación como la cantidad de luz que reposa o se

proyecta en una superficie durante cierto tiempo. La iluminación correcta del ambiente

en condiciones óptimas de confort permite realizar el trabajo de manera eficaz y

productiva porque permite tener mayor visualización de los objetos y el espacio en

donde se está realizando la tarea.

En la iluminación existen dos fuentes básicas de luz. Una es de origen natural y

la otra de origen artificial. La de origen natural es suministrada por la luz del sol y

presenta indudables ventajas sobre la artificial. Permite tener mayor definición de los
colores, esto debido a que en horas de máxima iluminación pueden existir valores de

superiores a 100.000 Lux, también es más económica y produce menor fatiga visual. La

luz natural presenta el inconveniente de variar a lo largo de la jornada y por esta razón

es indispensable contar con la iluminación artificial. Las fuentes de luz artificiales por lo

general son suministradas por objetos como lámparas de incandescencia o lámparas

fluorescentes.

Factores para una buena iluminación

 Cantidad de la iluminación: la que cae sobre la mesa de trabajo, es necesario que

no produzca brillo sobre el área de trabajo y su medio circundante, depende del

trabajo a realizar, el grado de exactitud requerido, la finura del detalle a

observar, el color y la reflectancia de la tarea.

 Calidad: Se refiere a la distribución de brillo en el ambiente visual. La

iluminación debe ser distribuida por igual y no varía en un 30% de la zona

central del local destinado al funcionamiento de la industria.

Consecuencias fisiológicas

Wilkins, Nimmo, Slater & Bedocs (1989) señalan que una de las consecuencias

de los riesgos físicos por parte de la iluminación es la fática visual, generando así, un

deterioro en la visión de carácter reversible producida por un gran esfuerzo visual.

Pérez, Acuña & Rúa (2008) señalan que uno o más de los siguientes síntomas y signos

pueden acompañar a una sensación generalizada de cansancio visual: cambios

oculomotores (esoforia, exoforia), dolor ocular, prurito, lagrimeo, reducción de la

capacidad de acomodación ocular y convergencia adecuada, cefalea e inversión del

color complementario; por lo general, la fatiga visual es producto de la tensión visual

debido a la acomodación rápida, al campo visual extendido a cortas distancias focales,


al resplandor directo o reflejado, a los contrastes inadecuados entre el blanco con su

fondo, etc.

Consecuencias psicológicas

Una iluminación inadecuada puede generar molestias no oculares como: estrés,

ansiedad y disminución de la calidad del trabajo y productividad.

Señala que para proporcionar alivio en las labores que demandan actividad

visual, el lugar deberá tener una iluminación adecuada.

Métodos de control

Adecuar la cantidad y calidad de luz de acuerdo al trabajo que se va a realizar:

grado de exactitud requerido, detalles a tener en cuenta y duración del periodo de

trabajo. Utilizar al máximo la iluminación natural, manteniendo los vidrios de ventanas

y de claraboyas completamente limpios. Mantener el plan de mantenimiento de los

artefactos de iluminación que incluya revisión periódica de los mismos y de las

instalaciones eléctricas, al igual que el cambio oportuno de los focos y tubos

fluorescentes que se encuentren fundidos. Pintar periódicamente las paredes empleando

colores que tengan el máximo porcentaje de reflectancia de la luz. Mantener el valor de

reflectancia recomendado para cada una de las áreas de la infraestructura del local y

para los instrumentos de trabajo.

Factores de riesgo físico por temperaturas extremas

Son los riesgos derivados de la temperatura, humedad (confort o estrés térmico).

El control térmico del ambiente es el factor para mejorar el medio donde la gente

trabaja. Las temperaturas extremas tienen influencia negativa sobre la cantidad y calidad

de trabajo que un hombre puede realizar.


Las variables que determinan el ambiente térmico del sitio de trabajo son tanto

externas como internas: Las variables externas o climatología ambiental son: altitud,

latitud, temperatura del aire, humedad relativa, presión atmosférica, velocidad efectiva

del aire. Las variables internas o condiciones de trabajo son: procesos de trabajo, tipo de

labores, características del edificio, vestimenta, entre otros.

La respuesta del hombre a la temperatura ambiental, depende primordialmente

de un equilibrio muy complejo entre su nivel de producción de calor y su nivel de

pérdida de calor. El calor se pierde por la radiación, la convección y la evaporación, de

manera que en condiciones normales de descanso la temperatura del cuerpo se mantiene

entre 36.1 y 37.2 grados centígrados. En condiciones de frío, cuando el cuerpo necesita

mantener y aun generar calor, el centro termorregulador hace que los vasos sanguíneos

se constriñen y la sangre se desplace de la periferia a los órganos internos,

produciéndose un color azulado y una disminución de la temperatura en las partes

distales del cuerpo. Así mismo se incrementa el ritmo metabólico mediante actividades

incontroladas de los músculos, denominadas escalofríos.

Consecuencias fisiológicas

La elevación de la fatiga por calor excesivo o por exposición a un ambiente muy

frío es un problema relacionado con la fisiología del hombre y aspectos físicos del

ambiente en que éste desarrolla la tarea. En estudios de fatiga térmica las variables que

se miden son: el metabolismo de la energía de trabajo, el movimiento del aire, la

temperatura del aire, la humedad, el calor radiante (si se presenta), entre otros. La

exposición al frio es considerada perjudicial cuando la temperatura del cuerpo es tan

baja que se llegan a padecer temblores y alteraciones graves. La exposición a

temperaturas bajas puede afectar el sistema nervioso puesto que la disminución de la

temperatura cerebral genera confusión, afecta la coordinación y por ende el ritmo de


trabajo. La exposición al calor puede dar lugar a la pérdida de conocimiento, mareos,

vértigo, trastornos circulatorios y cardiacos, o estrés térmico. Ambas situaciones, tanto

la exposición a temperaturas bajas como altas, pueden generar alteraciones en la

conducta de la persona, generando fatiga y aumentando el riesgo a cometer errores por

parte de ellos, disminuyendo así el rendimiento en las tareas y aumentando la

insatisfacción del trabajo a realizar.

Consecuencias psicológicas

Cabaleiro (2010) y Fernández (2008) concuerdan al señalar que la exposición a

temperaturas altas o bajas puede generar en la persona confusión, descoordinación,

estrés térmico y desorientación. Estos síntomas producirían alteraciones que afectarían

el buen desempeño del trabajador y aumentaran la probabilidad de accidentes. Así

mismo estos autores señalan como las alteraciones en la salud física pueden ser causa

consecuencias psicologías en el trabajo entre las que están la insatisfacción laboral.

Efectos del frío en la salud

Clínicamente se puede decir que un estado de hipotermia existe cuando la

temperatura central del cuerpo es cercana los 35 grados centígrados. Con temperaturas

inferiores el riesgo de muerte aumenta por un para cardiaco. Si la temperatura interna

sigue disminuyendo, el ritmo cardiaco disminuye. Cuando ya no puede compensarse la

pérdida de calor durante más tiempo, la temperatura interna desciende hasta cerca de los

30 grados en que gradualmente se detiene en escalofrío reemplazándose por una rigidez

muscular.
Efectos de la exposición al frío

Cualquier condición de ambiente frío, puede inducir a la disminución de la

actividad en cinco áreas: sensibilidad táctil, ejecución manual, seguimiento, tiempo de

reacción, las cuales se encuentran en las categorías de ejecución motora y cognoscitiva.

Factores de riesgo físico por radiaciones

Muchos, átomos presentes en la naturaleza se caracterizan por acumular un

exceso de energía que, en muchos casos, necesitan expulsar. El modo o vehículo que

utilizan para ello se denomina radiación.

Las radiaciones electromagnéticas se clasifican atendiendo a su frecuencia,

siendo su unidad de medida el rem. Así, pueden distinguirse radiaciones de frecuencias

bajas, como ondas de radio o frecuencias medias como las ultravioletas, los infrarrojos o

las microondas; y frecuencias altas, como los rayos gamma, los rayos X.

Las radiaciones ionizantes son las que emiten más energía, por lo que su

capacidad de incidir sobre las materias es mayor, sin que nuestros sentidos las perciban,

de ahí que sean las más peligrosas.

Las radiaciones no ionizantes son definidas como aquella transmisión de energía

que no necesita de un medio material para su desplazamiento, por ejemplo, la luz del

sol. Esta energía luminosa y calórica se trasmite a través del vacío.

Consecuencias fisiológicas

Según el grado de exposición, las radiaciones no ionizantes pueden causar

efectos negativos para la salud. Si es a corto plazo pueden producir quemaduras,

lesiones de retina y cornea, enrojecimiento, vómitos, irritación, conjuntivitis ocular etc.


A largo plazo puede producir cáncer y envejecimiento prematuro. Las radiaciones

ionizantes, pueden producir daños biológicos como aborto y alteraciones genéticas.

Consecuencias psicológicas

Algunas de las consecuencias fisiológicas asociadas a la exposición del

trabajador a las radiaciones pueden tener implicaciones en la parte psicológica. En los

estudios se ha encontrado que las radiaciones están relacionadas con enfermedades

crónicas como el cáncer. Se explica que cuando una persona padece este tipo de

enfermedades crónicas, pueden llegar a tener efectos colaterales, viéndose afectado su

parte psicoafectiva, lo cual incide en su calidad de vida y aumenta la probabilidad de

padecer problemas psicológicos de mayor magnitud como depresión o ansiedad.

FACTORES DE RIESGO PSICOLÓGICO

El conocer el riesgo y la probabilidad de futuros eventos desagradables como son los

problemas de salud, permite anticipar una atención adecuada y oportuna, este concepto

ha sido esencialmente biomédico y está estrechamente relacionado con la mortalidad

Es realmente importante hacer un análisis de los factores psicosociales de riesgo desde

una edad muy temprana.

Alguno de los principales factores de riesgo es:

Insatisfacción:

Insatisfacción de las necesidades psicológicas básicas

 Necesidad de autoafirmación; que significa respetar mis deseos, necesidades y

valores y buscar su forma de expresión adecuada en la realidad.

 Necesidad de independencia
 Necesidad de relación íntima personal

 Necesidad de la aceptación por parte del grupo

Patrones inadecuados de educación y crianza.

Estos pueden ser:

 Sobreprotección:

Se puede manifestar de una manera ansiosa (al crear sentimientos de culpa

en el adolescente) o de una manera autoritaria (al provocar rebeldía y

desobediencia).

 Autoritarismo:

Limita la necesidad de independencia del adolescente y mutila el libre

desarrollo de su personalidad, para provocar como respuesta en la mayoría de los casos,

rebeldía y enfrentamientos con la figura autoritaria y pérdida de la comunicación con

los padres.

 Agresión:

Tanto física como verbal, menoscaba la integridad del adolescente, su

autoimagen y dificulta en gran medida la comunicación familiar.

 Permisividad:

Esta tendencia educativa propicia la adopción de conductas inadecuadas en

los adolescentes por carencia de límites claros.


 Autoridad dividida:

Este tipo de educación no permite claridad en las normas y reglas de

comportamiento, y provoca la desmoralización de las figuras familiares responsables de

su educación.

Ambiente frustrante:

Cuando el adolescente no encuentra adecuadas manifestaciones de afecto,

cuando hay censura inmotivada y frecuente hacia su persona, cuando se reciben

constantes amenazas, castigos e intromisiones en su vida privada y cuando se aprecia un

desentendimiento y alejamiento de las problemáticas que presenta.5

Sexualidad mal orientada:

Cuando por la presencia de prejuicios en relación con los temas sexuales, la

comunicación en esta esfera queda restringida y el adolescente busca por otros medios,

no siempre los idóneos, sus propias respuestas e informaciones o en muchos casos

mantiene grandes lagunas que le acarrean grandes problemas por el desconocimiento, la

desinformación y la formación de juicios erróneos en relación con la sexualidad.

FACTORES DE RIESGO SOCIAL

Se entiende por riesgo social a la posibilidad de que una persona sufra un daño que tiene

su origen en una causa social. Esto quiere decir que el riesgo social depende de las

condiciones del entorno que rodea al individuo.

Las condiciones económicas, la falta de acceso a la educación, los problemas familiares

y la contaminación ambiental son apenas algunas de las circunstancias que pueden

generar un riesgo social.


El riesgo social, en otras palabras, supone la existencia de algo que podría derivar en

que un conjunto de personas quede marginado de la sociedad. Si en una comunidad los

niños no tienen acceso a las escuelas, dichos menores están en riesgo social: crecerán

sin la formación necesaria para integrarse al mundo laboral y, por lo tanto, no tendrán la

posibilidad de ganarse su sustento.

Factor de riesgo

Se considera factor de riesgo a la característica o cualidad de una persona o

comunidad que se sabe va unida a una mayor probabilidad de daño a la salud. La

adolescencia, por ser un período crítico sometido a constantes cambios En el desarrollo

físico, psíquico y social del adolescente, así como también en el marco familiar en que

éste se desenvuelve, se considera como un período de riesgo en el cual pueden darse las

bases para la aparición de síntomas y enfermedades, así como también de alteraciones

de la personalidad

En relación con el riesgo social del adolescente analizaremos algunos factores sociales y

ambientales que pueden conducir a resultados negativos en los jóvenes

Como principales factores de riesgo social tenemos:

 Inadecuado Ambiente Familiar

Cuando la familia es disfuncional, no cumple sus funciones básicas y no quedan claros

las reglas y roles familiares, se dificulta el libre y sano desarrollo de la personalidad del

adolescente. Es necesario que exista un soporte familiar abierto, capaz de asimilar los

cambios requeridos para la individualización del adolescente.

CAUSAS

 Autoritarismo y tolerancia baja


 Familias poco afectuosas

 Abusos

 Mala comunicación

CONSECUENCIAS

 Una atmósfera de insatisfacción

 Angustia

 Depresión

RECOMENDACIÓN

El ambiente familiar influye de manera decisiva en nuestra personalidad. Las relaciones

entre los miembros de la casa determinan valores, afectos, actitudes y modos de ser que

el niño va asimilando desde que nace. Por eso, la vida en familia es un eficaz medio

educativo al que debemos dedicar tiempo y esfuerzo. La escuela complementará la

tarea, pero en ningún caso sustituirá a los padres, estos deben mostrar lo siguiente para

crear una mejor atmosfera familiar.

 Amor: Que los padres aman a sus hijos es un hecho evidente, pero ellos deben

manifestarlo con suficiente claridad ya no resulta tan evidente, lo importante es

que el niño se sienta amado

 Autoridad participativa: La autoridad sólo tendrá una función educativa correcta

si se ejerce de manera persuasiva cuando los hijos son pequeños, y de manera

participativa cuando ya sean mayores

 Intención de servicio: Los padres deben buscar la felicidad de nuestros hijos y

ayudarles para que su vida sea más agradable y más plena, nunca se debe utilizar
la autoridad para aprovecharse de los hijos ni vivirla como un privilegio o una

ventaja que tenemos sobre ellos.

 Trato positivo: El trato que se brinda a los hijos y a nuestra pareja debe ser de

calidad y positivo, es decir, agradable en las formas y constructivo en el

contenido.

 Tiempo de convivencia: Es necesario que exista tiempo libre para disfrutar en

familia y que permita conocernos los unos a los otros, explicarnos lo que

hacemos, lo que nos gusta y lo que nos preocupa, y que podamos ayudarnos y

pasarlo bien juntos.

 PROMISCUIDAD

Es un factor de riesgo social que no sólo puede ser motivo de embarazos

precoces y enfermedades de transmisión sexual, sino que también propicia una

autovaloración y autoestima negativas que puede deformar la personalidad del

adolescente

RIESGOS

Aparte de sorpresas desagradables como el embarazo no deseado o las ETS, la

promiscuidad suele tener importantes secuelas psicológicas. Por otro lado, el impacto

negativo en la autoestima facilita la aparición de sentimientos de tristeza, ira, culpa,

vergüenza o ansiedad. En definitiva, la promiscuidad con frecuencia conlleva una

pérdida de respeto por uno mismo y suele ser incompatible con el bienestar emocional y

físico.

RECOMENDACIÓN
 La educación sexual resulta una medida imprescindible para disminuir la

probabilidad de esos comportamientos

 Comunicación dentro del seno familiar

 ABANDONO ESCOLAR

El abandono escolar viene ligado a otras dos realidades del sistema educativo:

El fracaso escolar y el absentismo escolar.

El fracaso escolar se produce cuando un alumno no alcanza los objetivos definidos de

las etapas educativas o no le interesa finalizar los estudios de secundaria. Por su parte, el

absentismo ocurre cuando un alumno se ausenta de manera voluntaria y reiterada al

centro, afectando negativamente a su rendimiento académico.

Este hecho provoca que el adolescente se halle desvinculado de la sociedad, y no

encuentre la posibilidad de una autoafirmación positiva, al disminuir las posibilidades

de comprobar sus destrezas para enfrentar los problemas y asumir responsabilidades, lo

cual resquebraja su autoestima, la confianza en sí mismo y en sus posibilidades de

desarrollo social.

CAUSAS DEL ABANDONO ESCOLAR

Con carácter general, se pueden establecer dos variables implicadas la decisión de

abandonar el sistema educativo: la dificultad y la falta de motivación. Cada una de las

variables viene influida por:

 El sistema educativo y centro escolar: amplitud de la oferta educativa y de

itinerarios, flexibilidad y exigencia del currículo. Nivel y estrategias de apoyo al

alumnado.
 El papel del profesorado ante el abandono escolar: actitudes, interés, motivación

y atribuciones del profesorado hacia los alumnos.

 El papel de la familia ante el abandono escolar: modelado, colaboración con el

centro, actitudes y creencias sobre la utilidad de los estudios. Interés y hábitos

relacionados con la educación de sus hijos (ayuda en los deberes, seguimiento de

las notas, etc.).

 Factores personales del propio alumno: personalidad, motivación, nivel de

autoestima y creencias sobre la utilidad de los estudios.

PERTENENCIA A GRUPOS ANTISOCIALES

Este factor tiene como causa fundamental la satisfacción de la necesidad de

autoafirmación y la necesidad del seguimiento del código grupal. Por lo general cuando

los adolescentes no encuentran una vía adecuada de autoafirmación tratan de buscarla

en este tipo de grupo donde fácilmente la encuentran, con el reconocimiento grupal ante

la imitación de sus patrones inadecuados

CAUSA

 Autoestima Baja

 Inadecuada disciplina familiar

 No hacerle sentir útil

CONSEJOS

 Prestar atención a sus hijos, escúchelos y entiéndalos.

 Apóyelos cuando lo necesiten

 Intenta ver sus cualidades. Busca el lado bueno, siempre lo hay.

 Cambia de punto de vista


 Habla bien de tu hijo

PROGRAMAS DE MANEJO DE FACTORES DE RIESGO

Los factores de riesgo pueden aumentar las posibilidades de que una persona caiga en

alguna enfermedad y los factores de protección, pueden disminuir este riesgo.

Los factores de riesgo pueden afectar a las personas durante diferentes etapas de sus

vidas. En cada etapa, ocurren riesgos que se pueden cambiar a través de una

intervención preventiva.

Los factores de riesgo/protección representan elementos fundamentales para el análisis,

comprensión y formulación de estas respuestas preventivas.

Desde una perspectiva evolutiva, se ha sugerido que los factores de riesgo influyen a lo

largo del todo el curso del ciclo vital, ejerciendo un impacto acumulativo a través del

tiempo, como un efecto de “bola de nieve”. La exposición a estos factores en los

primeros años de vida podría generar vulnerabilidades al individuo en etapas posteriores

del desarrollo. Por ejemplo, el alcoholismo en la madre generará déficits físicos y

psicológicos en el feto, lo cual posteriormente producirá un inadecuado desempeño

académico y problemas de adaptación social en la etapa escolar, que podría propiciar, a

través de situaciones de distrés inadecuadamente afrontadas, el consumo de alguna

droga psicoactiva. Esta forma de observar las trayectorias acumulativas de riesgo

implicaría la necesidad de implantación de intervenciones preventivas más tempranas.


En la actualidad, los programas preventivos incorporan acciones y estrategias

encaminadas a disminuir al mayor nivel posible la influencia de estresores ambientales,

incrementar la percepción de riesgo, el desarrollo adecuado de competencias

socioafectivas y habilidades para eliminar o reducir las influencias sociales. Del mismo

modo, se enfatiza la aplicación de estrategias encaminadas a desarrollar mejores

competencias parentales y estilos de crianza en la familia, y la promoción de procesos

de organización e involucramiento de la comunidad para la resolución de problemas de

salud.

Se recomienda que en la formulación de políticas públicas y promoción de programas

de intervención se contemple un marco de complementariedad de los ámbitos

preventivos.

¿Como se tratan los factores de riesgo y de protección en los programas de

prevención?

Los factores de riesgo y de protección son los principales objetivos de los programas de

prevención eficaces utilizados en ambientes familiares, escolares y comunitarios. La

meta de estos programas es la de crear nuevos factores de protección y fortalecer los

existentes mientras revierten o reducen los factores de riesgo en la juventud.

Los programas de prevención generalmente están diseñados para alcanzar a las

poblaciones objetivo en su ambiente primario. Sin embargo, en los últimos años se ha

vuelto más común encontrar programas para cualquier grupo objetivo en una variedad

de ambientes, como el realizar un programa para la familia en una escuela o en una

iglesia.

Además del ambiente, los programas de prevención también se pueden clasificar según

la audiencia para la cual son diseñados:


 Los programas universales están diseñados para la población en general, por

ejemplo, para todos los estudiantes en una escuela.

 Los programas selectivos se dirigen a grupos en riesgo o subsectores de la

población en general, como los estudiantes con bajo rendimiento escolar o los hijos

de abusadores de drogas.

 Los programas indicados están diseñados para las personas que ya experimentan

con drogas.

EN LA FAMILIA

Los programas de prevención pueden fortalecer los factores de protección

en los niños jóvenes enseñándole a los padres cómo comunicarse mejor con la familia,

la disciplina apropiada, la implementación consistente y firme de las reglas, y otros

enfoques para el manejo de la familia. Las investigaciones confirman los beneficios

cuando los padres proporcionen reglas y disciplina consistentes, hablándoles a los hijos

sobre las drogas, vigilando sus actividades, conociendo a sus amigos, comprendiendo

sus problemas y preocupaciones, e involucrándose en su educación. La importancia de

la relación padre-hijo continúa en la adolescencia y mucho después.

EN LA ESCUELA

Los programas de prevención en las escuelas se concentran en las

habilidades sociales y académicas de los niños, incluyendo el mejoramiento de las

relaciones con los compañeros, el auto-control, el poder manejar los problemas, y las

habilidades para rehusar las drogas. De ser posible, los programas de prevención

basados en la escuela deben ser integrados al programa académico escolar, ya que el


fracaso escolar está fuertemente asociado con el abuso de drogas. Los programas

integrados fortalecen los lazos de los estudiantes con la escuela y reducen la

probabilidad de que abandonen la escuela. La mayoría de los materiales de prevención

de las escuelas incluyen información sobre cómo corregir la percepción errada de que

muchos estudiantes abusan de las drogas. Otros tipos de intervenciones incluyen

programas para toda la escuela, que afectan el ambiente escolar en su totalidad. Todas

estas actividades pueden servir para fortalecer los factores de protección contra el abuso

de drogas. 

Las investigaciones recientes sugieren que se debe tener precaución cuando se agrupan

a los adolescentes de alto riesgo en intervenciones preventivas de grupos paritarios.

Tales grupos han mostrado producir resultados negativos, ya que los participantes

tienden a reafirmar entre sí la conducta de abuso de drogas

EN LA COMUNIDAD

Los programas de prevención a nivel comunitario funcionan con

organizaciones cívicas, religiosas, ejecutoras de la ley, y otras gubernamentales para

mejorar las normas anti-drogas y los comportamientos pro-sociales. Muchos programas

coordinan los esfuerzos de prevención a través de los diferentes ambientes para

comunicar mensajes consistentes en la escuela, el trabajo, las instituciones religiosas y

los medios de comunicación. Las investigaciones han mostrado que los programas que

llegan a los jóvenes a través de diversos ambientes pueden impactar fuertemente las

normas comunitarias. Los programas basados en la comunidad generalmente también

incluyen el desarrollo de políticas o el cumplimiento de las regulaciones, esfuerzos de

los medios de comunicación masiva, y programas para crear conciencia en toda la

comunidad. Por ejemplo, cabe notar que algunas intervenciones cuidadosamente


estructuradas y selectamente dirigidas a través de los medios de comunicación, han

mostrado ser muy eficaces en la reducción del abuso de las drogas.

En años recientes, los programas de prevención con bases científicas han demostrado

ser eficientes. Estos programas fueron probados en diferentes comunidades, en una gran

variedad de ambientes, en una diversidad de poblaciones (por ejemplo, programas

basados en la familia, en las escuelas y en las iglesias).

Al examinar los programas de prevención para determinar cuál se ajusta mejor a sus

necesidades, los planificadores comunitarios deben considerar los siguientes elementos

esenciales de los programas eficaces con bases científicas:

 Estructura—cómo cada programa está organizado y construido;

 Contenido—cómo se presenta la información, las habilidades y las estrategias; y

 Introducción del programa—cómo se selecciona o adapta y cómo se implementa

el programa, y también cómo se lo evalúa en una comunidad específica.

Al adaptar los programas para que se ajusten a las necesidades de la comunidad, es

importante retener estos elementos esenciales para asegurar que las partes más eficaces

del programa se mantengan intactas.

Estructura

La estructura tiene que ver con el tipo de programa, la audiencia, y el

ambiente. Varios tipos de programas han mostrado ser eficaces para prevenir el abuso

de drogas. Los programas basados en las escuelas, los primeros que fueron totalmente

desarrollados y probados, se han convertido en el enfoque primario para alcanzar a


todos los niños. Los programas basados en la familia han mostrado ser eficaces para

alcanzar tanto a los hijos como a sus padres en una variedad de ambientes. Los

programas de medios de comunicación y tecnología informática están comenzando a

demostrar eficacia en alcanzar a las personas tanto a nivel comunitario como individual.

Las investigaciones también han demostrado que la combinación de dos o más

programas eficaces, tales como los programas familiares y escolares, puede ser aún más

eficiente que un solo programa. Estos se llaman programas de múltiples componentes.

El contenido está compuesto por la información, el desarrollo de las habilidades, los

métodos y los servicios. La información incluye los datos sobre las drogas y sus efectos,

así como las leyes y las políticas anti-drogas. Por ejemplo, en una intervención en la

familia, los padres pueden recibir educación e información sobre las drogas que refuerza

lo que sus hijos están aprendiendo sobre los efectos dañinos de las drogas en el

programa de prevención de su escuela. Esto abre la puerta a discusiones entre la familia

sobre el abuso de las drogas legales e ilegales.

Sin embargo, la información sobre las drogas por sí sola no ha demostrado ser eficaz en

desalentar el abuso de las drogas. La combinación de la información con las

habilidades, los métodos y los servicios produce resultados más e.caces. Los métodos

están encaminados hacia el cambio, como el establecimiento y el refuerzo de las reglas

sobre el abuso de drogas en la escuela, en la casa, y dentro de la comunidad. Los

servicios pueden incluir consejería y asistencia en la escuela, consejería paritaria,

terapia en familia, y cuidados de la salud. La vigilancia y supervisión de los padres se

pueden mejorar con entrenamiento sobre la fición de reglas; métodos para supervisar las

actividades de los hijos; alabanza por la conducta apropiada; y una disciplina moderada

y consistente que haga cumplir con las reglas de la familia.


Introducción del programa

La introducción incluye la selección o adaptación del programa y su

implementación. Durante el proceso de selección, las comunidades tratan de ajustar los

programas eficientes con bases científicas a sus necesidades comunitarias. Una revisión

estructurada de los programas existentes puede ayudar a determinar los vacíos que

existen. Entonces se puede incorporar esta información en el plan de la comunidad que

guía la selección de nuevos programas con bases científicas. Se puede encontrar

información más detallada de los programas en la versión completa de la segunda

edición de esta publicación, por ahora disponible sólo en inglés. También se pueden

encontrar fuentes de planificación y de programas en la sección de Recursos y

Referencias Selectas de este folleto.

La adaptación involucra moldear un programa para que se ajuste a las necesidades de

una población específica en varios ambientes. Para suplir las necesidades de una

comunidad, los científicos han adaptado muchos programas con bases científicas. Para

aquellos programas que aún no han sido adaptados en un estudio de investigación, es

mejor seguir el programa según fue diseñado, o incluir los elementos básicos para

asegurar los resultados más eficaces.

La implementación se refiere a cómo se aplica un programa, lo que incluye el número

de sesiones, los métodos utilizados, y seguimiento del programa. Las investigaciones

han encontrado que la forma en que se implementa un programa puede determinar su

eficacia en evitar el abuso de drogas.


El uso de métodos interactivos y sesiones de refuerzo apropiados ayuda a fortalecer el

contenido de programas anteriores y las habilidades necesarias para mantener los

beneficios de los programas.

Después de elegir su plan de prevención, la comunidad debe comenzar a implementar

los programas que llenen sus necesidades. En muchas comunidades, las coaliciones

formadas durante el proceso de planificación continúan involucradas en la supervisión,

pero la responsabilidad de manejar los programas individuales generalmente corre a

cargo de organizaciones locales, públicas o privadas, basadas en la comunidad. Operar

un programa eficaz con bases científicas a menudo requiere recursos humanos y


financieros extensivos y un compromiso serio al entrenamiento y a la asistencia técnica.

Los esfuerzos de alcance comunitario para atraer y mantener a los participantes del

programa interesados e involucrados son importantes, especialmente en las poblaciones

difíciles de alcanzar. Las investigaciones han mostrado que ese esfuerzo adicional para

proveer incentivos, horarios flexibles, contacto personal y el apoyo público de líderes

comunitarios importantes, ayuda a atraer y a mantener a los participantes de los

programas.

Evaluar los programas de prevención comunitarios puede ser un reto. Los líderes de la

comunidad a menudo consultan a expertos en evaluación, como las universidades

locales o agencias estatales, para que ayuden en el diseño de la evaluación.

Una evaluación debe contestar las siguientes preguntas:

 ¿Qué se logró con el programa?

 ¿Cómo se llevó a cabo el programa?

 ¿Cuánto del programa recibieron los participantes?

 ¿Hay alguna conexión entre la cantidad del programa recibida y los

resultados?

 ¿Se realizó el programa según se planeó?

 ¿Logró el programa lo esperado en el corto plazo?

 ¿Produjo el programa los efectos deseados a largo plazo?

El plan comunitario debe guiar las acciones preventivas a largo plazo ya que la

comunidad necesita un cambio. Por lo tanto, es importante verificar el progreso del

programa y decidir si se están cumpliendo las metas originales. Las evaluaciones


pueden ofrecer la oportunidad para cambiar los planes y los métodos para tratar mejor

los problemas comunitarios actuales.

EJEMPLO DE PROGRAMAS CON BASES CIENTIFICOS PARA LA

PREVENCION DEL ABUSO DE DROGAS

Programas Universales

Este es un programa universal para la familia y la escuela dirigido a reducir

el riesgo y fortalecer los factores de protección en los niños de la primaria. El programa

se concentra en fortalecer “el sentido de comunidad” de los estudiantes, o su conexión

con la escuela. Las investigaciones han mostrado que este sentido de comunidad es

clave para reducir el uso de drogas, la violencia y los problemas de salud mental,

mientras que promueve la motivación y el rendimiento académico.

Programas Selectivos

ATLAS es un programa selectivo para los atletas varones de la secundaria,

diseñado para reducir los factores de riesgo en el uso de esteroides anabólicos y otras

drogas, al mismo tiempo proporcionando una nutrición saludable y alternativas para el

entrenamiento de fuerza en vez del uso ilegal de sustancias que mejoran el rendimiento

atlético. Los entrenadores y los compañeros del equipo son parte del programa. A los

padres se los involucra a través de las tareas y una guía sobre la nutrición en los

deportes que se llevan a la casa.

Programas Indicados

Esta intervención indicada para la prevención está dirigida a los jóvenes

adolescentes, que van a escuelas secundarias tradicionales o alternativas. La meta es


prevenir la transición del uso de drogas al abuso de drogas, tomando en consideración

los problemas del desarrollo que confrontan los adolescentes mayores.

Programas Escalonados

El ATP es un programa basado en la escuela que utiliza el enfoque

escalonado para proporcionar servicios de prevención a los estudiantes en la escuela

media y a sus padres. Esta intervención universal dirigida a los padres de todos los

estudiantes de una escuela establece un Cuarto de Recursos para la Familia. El nivel de

intervención selectiva, llamada la “Inspección de la Familia” (Family Check-Up), ofrece

una evaluación de la familia y apoyo profesional. El nivel indicado proporciona la

ayuda profesional directamente a la familia

CONCLUSIONES

Específicamente haciendo referencia a los factores de riesgo como condiciones o


consecuencias que según lo investigado se pueden convertir en factores predisponentes
de alteraciones en la salud física y mental del adolescente, es importante aclarar que los
agentes físicos son los más estudiados e investigados en diferentes áreas y disciplinas
por el impacto que tiene. Estos agentes presentan mayor prevalencia en las
consecuencias negativas en la salud debido a su influencia en el bienestar físico y
mental del trabajador.
Teniendo en cuenta lo anterior se puede llegar a la conclusión de que los factores
de riesgo físico, psicológico y social están asociados a consecuencias que involucran
alteraciones en procesos cognitivos de gran importancia para el desempeño y
realización de tareas como la atención, percepción, concentración, aprendizaje, memoria
y conciencia.
Además, pueden afectar el estado de ánimo de los adolescentes e inducir a
conductas indeseadas como el estado depresivo, irritabilidad y paranoia, todo este tipo
de consecuencias relacionadas con los factores de riesgo aumenta la probabilidad de
cometer errores y de sufrir accidentes, así como de insatisfacción con el trabajo,
afectando así el desempeño.
En la actualidad, los programas preventivos incorporan acciones y estrategias
encaminadas a disminuir al mayor nivel posible la influencia de estresores ambientales,
incrementar la percepción de riesgo, el desarrollo adecuado de competencias
socioafectivas y habilidades.
Del mismo modo, se enfatiza la aplicación de estrategias encaminadas a
desarrollar mejores competencias parentales y estilos de crianza en la familia, y la
promoción de procesos de organización e involucramiento de la comunidad para la
resolución de problemas de los factores de riesgo.
Se recomienda que en la formulación de políticas públicas y promoción de
programas de intervención se contemple un marco de complementariedad de los
ámbitos preventivos.
Por último, la adolescencia es el período más sano de la vida desde el punto de
vista orgánico, pero a la vez el más problemático y de más alto riesgo psicosocial; es
por ello que existen programas de manejo de factores de riesgo, ya que estos pueden
afectar a las personas durante diferentes etapas de sus vidas.

BIBLIOGRAFIAS
 Julián Pérez Porto y Ana Gardey. (2014). Definición de riesgo social.

Recuperado de https://definicion.de/riesgo-social/

 Policlínico Docente "E. B. Neninger", Alamar, Habana del Este (1999)

Principales factores de riesgo psicológicos y sociales en el adolescente

 José María Lahoz García. (2015). La influencia del ambiente familiar

 World Health Organisation (2009). Global health risks: Mortality and burden of

disease attributable to selected major risks. Geneva: World Health

Organization.Available from:

http://www.who.int/healthinfo/global_burden_disease/global_health_risks/en/

 Australian Institute of Health and Welfare (2015). Risk factors to health.

Retrieved June 23, 2015, from http://www.aihw.gov.au/risk-factors/

 Juan Armando Corbin. (2020) Las 10 causas principales de un hogar tóxico.

 Organización Panamericana de la Salud. Manual sobre enfoque de riesgo en la

atención materno infantil. Washington D.C. ,OPS;1986.

 Jessor R. Risk behavior in adolescense: a psychosocial framework for

understanding and action. J Adolescent Health 1991.

 Arce LM. Dinámica familiar con hijos adolescentes. Teoría y metodología para

la intervención en familia. Universidad Nacional de Costa Rica; 1995:89-93.

 Arce LM. Dinámica familiar con hijos adolescentes. Teoría y metodología para

la intervención enfamilia. Universidad Nacional de Costa Rica; 1995:89-93.6.

 Arce LM. Conflictos en la evolución del adolescente. Teoría y metodología para

la intervención enfamilias. Universidad Nacional de Costa Rica; 1995:94-8.7.

 Larson R. The junior high school theme as an adolescent rite of passage. J

Youth Adolesc 1988;17(4).