Está en la página 1de 3

LA SOLUCION DE CONFLICTOS LABORALES

¿Qué es un conflicto?
Para empezar un conflicto es una situación en la que los actores involucrados persiguen
objetivos y difieren valores distintos. Por tanto un conflicto de trabajo colectivo consiste en
las diferencias que se suscitan entre los trabajadores y los patronos.
La clave para lograr la resolución de conflictos de una forma óptima es el medio utilizado
para ello. En ese sentido, el modelo de regulación previsto en la LOTTT contempla tres
mecanismos para dar solución a los conflictos: la negociación entre las partes, la
conciliación y el arbitraje, y en la LOPT se contempla además la Mediación. Por lo que
depende de las partes involucradas decidir cuál es el medio que mejor se adapta a la
situación que ha generado el conflicto
A continuación, se explica de forma detallada como funciona cada uno de los mecanismos
antes mencionados a través del siguiente conflicto:
La comisión interna de la empresa XXX considera que los patronos no garantizan las
debidas condiciones de seguridad laboral a sus empleados, por tanto, los
trabajadores pretenden pactar con los patronos un convenio para generar debidas
condiciones de trabajo
Como opción principal el patrono y los trabajadores pueden optar por la negociación
definida como un sistema de resolución de conflictos mediante el cual dos o más
partes con intereses contrapuestos se comunican para llegar a un acuerdo,
cediendo en algo cada una de ellas. Esta estrategia sólo es posible si ambas partes
tienen el mismo poder.

La negociación es considerada como un mecanismo cuya finalidad es, unas veces, evitar la
aparición del conflicto, y otras, actuar como válvula para resolver el conflicto ya surgido.
Los sistemas de negociación buscan crear estructuras que permitan a las partes alcanzar una
solución razonable sin la intervención de un tercero ajeno a la disputa. Su éxito depende del
esfuerzo y la voluntad de las partes.

En este caso, la solución del conflicto seria que el patrono cediera garantizar las
condiciones de seguridad básicas para sus empleados y los trabajadores cedieran continuar
con sus actividades laborares

Si no es posible lograr un convenio entre las partes por si solas, entonces se puede optar por
la mediación definida como un mecanismo que se utilizará cuando las partes por sí mismas
a través de la negociación no son capaces de llegar a un acuerdo. Proporciona un proceso,
que con la intervención del mediador, conduce a las partes a comunicarse de forma
constructiva y a colaborar entre ellas para resolver su conflicto. Ahora bien, el mediador, no
impone la resolución (como en la jurisdicción o el arbitraje), su función es única y
exclusivamente de ayuda y colaboración con las partes, para que éstas resuelvan sus
diferencias, a través de una solución dialogada y negociada.
Para lograr el acuerdo de las partes, el mediador puede utilizar medidas persuasivas,
integradoras e incluso disuasorias, con el fin de acercar las posturas de ambas, y propiciar
un acuerdo que en ningún caso será impuesto por el mediador, sino aprobado por los
propios interesados. Por tanto, el mediador trata de superar las situaciones de bloqueo con
técnicas que se toman generalmente del campo de la psicología, de la diplomacia, o de la
comunicación.

En este caso, el tercero imparcial ayuda al patrono y a los trabajadores a mejorar su


comunicación para llegar para convenir seguridad básica para los empleados y el reinicio
de las actividades laborales.

Cuando el conflicto no pueda ser resuelto por negociación ni por mediación porque las
partes no logran idear un convenio que funcione para ambos aun es posible solución a
través de un sistema auto compositivo que en este caso sería la conciliación definida como
una negociación entre las partes ante un órgano conciliador, que se esfuerza en armonizar
puntos de vista. Procura la avenencia de las partes con arreglo a criterios de posibilidad y
de equidad, y sin que el órgano conciliador dicte un fallo o haga una propuesta, sino
solamente trate de acercar las posiciones para que las partes del conflicto resuelvan por sí
mismas.

En este caso el conciliador propone diversas alternativas entre ellas que el patrono cubra las
garantías de seguridad laboral más requeridas y que los trabajadores regresen a su trabajo y
las partes deciden si tomar o no esa solución

Por último, si las partes no logran un acuerdo a través de alguno de los métodos antes
mencionados se procede a desarrollar un mecanismo heterocompositivo que permite
a un tercero decidir sobre las partes, este mecanismo es el arbitraje e
implica que la solución del conflicto se deja en manos de una o varias personas (árbitros) que
pueden ser elegidas directamente por las partes, o en su defecto, por el juez (arbitraje ad- hoc), o
designadas por la institución que administra el arbitraje institucional al que se han sometido las
partes). El árbitro, impone la solución privada del conflicto, en virtud de un convenio suscrito por
los interesados en el que acuerdan, para determinadas materias,

En este caso las partes acuden a un proceso judicial en el que un juez decide por ellos la
alternativa que crea conveniente