Está en la página 1de 24

Educación Ambiental en Costa Rica:

tendencias evolutivas, perspectivas y desafíos*


Estrella Guier Serrano**
Mayra Rodríguez Morales***
María Eugenia Zúñiga Chaves**

Muchos esfuerzos se han dirigido para fortalecer la dimensión ambiental en el nivel escolar.

* Documento elaborado para la Colección Ideario XXI,


publicada por la Universidad Estatal a Distancia.
** Centro de Educación Ambiental, Universidad Estatal a
Distancia.
*** Profesora Emérita de la Universidad de Costa Rica.
2
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


Introducción sobre todo, respetarse para garantizar la
vida misma”. (Guier, E. 2000, s.p).
“Somos parte de un gran equilibrio. Esta Barry Commoner, en el libro “El Desafío Ecológico”
idea tantas veces escuchada o escrita, tra- de Ander-Egg (1985: 23-24), resume estas leyes en :
duce una gran verdad de nuestro Planeta
1. Todo esta relacionado con lo demás.
y del universo. No obstante, este equili-
Basada en el principio de interdependencia
brio es permanentemente amenazado por
de los componentes del ecosistema.
el proceso civilizatorio. A partir de la Re-
volución Industrial en el siglo XVIII, esta 2. Todo debe ir a alguna parte. Basada
realidad se tornó particularmente dramá- en el principio de que la materia no se
tica: junto a un explosivo desarrollo y apli- crea ni se destruye, solo se transforma.
cación de la tecnología moderna, se 3. La Naturaleza sabe lo que hace. Ba-
desencadena el proceso de consumo ex- sada en el principio de que todos los ele-
cesivo de bienes, la acumulación de capi- mentos que conforman los sistemas
tal y la búsqueda irracional de ganancias naturales tiene sus roles perfectamente
en el más corto plazo posible; situación definidos.
que ha persistido hasta nuestros días, con
4. No existe la comida en balde. Basada
las nefastas consecuencias que se están en el principio de que en todo sistema na-
padeciendo. Afortunadamente, estas mis- tural existen cadenas y redes de alimen-
mas consecuencias negativas, han lleva- tación perfectamente equilibradas.
do a algunos- cada vez más por suerte-a
la convicción de que este esquema de 5. Las materias primas (alimento, agua,
aire, suelo) y el crecimiento de todos
“desarrollo”, debe dar un viraje hacia esti-
los sistemas vivos son limitados. Ba-
los compatibles con la conservación de la sado en el principio de que el Planeta tie-
base de recursos naturales, si se quiere lo- ne límites y la energía proveniente del
grar la sobrevivencia armoniosa y pacífica sol, también tiene límites.
de la especie humana”. (Guier, E. 1991:1).
Esta visión del tejido de la vida, nos lleva
a comprender la ineludible necesidad de
Para encarar este esencial cambio se han genera- mantener la armonía del hombre consi-
do distintas estrategias, y una de ellas es indiscu-
go mismo, con los demás y con la natu-
tiblemente la Educación Ambiental.
raleza, mediante el respeto y fiel
acatamiento de estas leyes, que son la
Principios fundamentales base para garantizar la disponibilidad de
I. y conceptos básicos
recursos sanos para todos, de manera
¿Qué se entiende por Educación sostenida en el espacio y en el tiempo.
Ambiental? ¿Cómo se concibe? (Guier, E., 2000).

Así planteado, es innegable que “la Edu-


“La Educación Ambiental se concibe co-
cación Ambiental debe promover la for-
mo un proceso inherente a todo espacio
mación de individuos capaces de
educativo, conducente a la formación de
comprometerse responsablemente, den-
personas despiertas a su realidad y cons-
tro del ámbito de su quehacer y de sus
cientes de que pertenecen a un sistema
potencialidades, en la consecución de un
ecológico global, regido por una serie de
estilo de desarrollo compatible con la
leyes y principios que deben conocerse y
3
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


conservación del equilibrio de este frágil f) Solidaridad. Valor indispensable para
Planeta y por consiguiente de una vida resolver los problemas ambientales .
plena y justa para todas las criaturas”.
g) Pensamiento constructivo e innova-
(Guier, E., 2000).
dor. Se busca con este principio que los
En otras palabras, se concibe la Educación Am- individuos al entrar en contacto con los
biental como una herramienta fundamental para problemas, desarrollen su creatividad y
un desarrollo sostenible, entendido como aquel asuman su responsabilidad en la cons-
estilo de desarrollo que promueve una mejor ca- trucción de soluciones.
lidad de vida para todos, dentro del marco cultu-
h) Enfoque interpretativo. Persigue que
ral que corresponda, sin deteriorar la base de
el individuo se sitúe dentro del sistema
recursos necesarios para las generaciones veni-
para comprender e identificar las causas
deras.
de los problemas y situaciones e interpre-
te esa realidad.
Principios que la caracterizan
(Bohm, D. 1997: 6-10) Estos principios clarifican el concepto de Educa-
ción Ambiental, en el sentido de que no se trata
a) Enfoque sistémico del ambiente. Se de una disciplina o materia, sino de una dimen-
considera el ambiente desde una pers- sión o enfoque educativo integrador u “holístico”,
pectiva totalizadora y dinámica que in- como se le suele llamar algunas veces, que debe
cluye las interacciones entre los permear todo espacio educativo, sea éste curricu-
elementos naturales y sociales, por tanto lar o no.
se insiste en que el individuo adquiera
una visión holística.
Hacia una ética ambiental
b) Enfoque interdisciplinario. Al ser la
El logro de esta sociedad sustentable por medio
realidad una compleja trama de interrela-
de la Educación Ambiental, se enmarca en una
ciones, no puede concebirse desde una
ética que incluye una serie de valores esenciales
visión unidisciplinaria.
que pueden resumirse en el “respeto hacia toda
c) Resolución de problemas. Implica la forma de vida”, como traducción del Amor, valor
efectiva participación de los individuos máximo por excelencia y sin el que la alfabetiza-
en la búsqueda de alternativas de solu- ción ambiental sería imposible (Guier E., 2000).
ción a los problemas ambientales que se
Parafraseando a Rolando Mendoza (1992:6-8)
presenten.
“respeto hacia toda forma de vida signifi-
d) Metodología participativa. La Educa-
ción Ambiental implica no sólo un proce- ca: respeto hacia la diversidad biológica
so de cambio en la concepción, sino y hacia los procesos ecológicos esencia-
también en la metodología educativa el les, hacia la vida humana y hacia el indi-
cual propicie el desarrollo de habilidades viduo como tal sea niño, adulto, hombre
y actitudes en la solución de los proble- o mujer, pobre o rico, sin distingos de ra-
mas. za, educación o cultura; hacia la comuni-
e) Reconocimiento de la Biodiversidad dad y en general hacia los ecosistemas.”
y de la Sociodiversidad. En la natura-
leza coexisten muy diversas formas de vi-
da y de relaciones sociales, necesarias de
considerar pues la verdadera unidad solo se
obtiene mediante el respeto a la pluralidad.

4
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


Transformación del concepto Educación además de preocuparnos por el uso racional de
Ambiental desde una visión naturista a los recursos, debemos hacerlo por su reparto
equitativo y por modificar los modelos de desa-
una perspectiva holística y solidaria
rrollo que orientan su utilización (Martínez, 1999:1).
(Zúñiga, M.E., 2000).

El significado de Educación Ambiental ha sufrido La Educación Ambiental, según su concepción


cambios, desde que el mundo en general comen- moderna, no representa una respuesta coyuntu-
zó a tomar conciencia del papel que desempeña- ral, sino que supera la perspectiva tecnológica
ba el medio en la vida humana y viceversa. En un para constituirse en elemento esencial de una
principio, el medio ambiente había sido conside- educación global y permanente que aporta un
rado como parte del orden establecido, como un nuevo paradigma educativo y supone una profun-
aspecto permanente e inagotable. da innovación cultural (Martínez, 1999).

Con el advenimiento de la industrialización y el Evolución del concepto


rápido progreso científico y tecnológico, esta per-
de Educación Ambiental
cepción comenzó a experimentar un marcado
cambio. El hombre comprendió que el ambiente En 1972, durante la Conferencia de las Naciones
era frágil y vulnerable a las agresiones causadas Unidas sobre el Medio Humano con sede en Esto-
por la actividad humana (UNESCO-PNUMA, 1995:1). colmo, se lanza al mundo por primera vez el
mensaje inspirado en la importancia de una opi-
Originalmente, la Educación Ambiental sólo era
nión pública bien informada, con individuos y co-
concebida como el estudio del medio ambiente,
lectividades responsables en cuanto a la
asimilada al concepto de Ecología o a la educa-
protección y el mejoramiento del ambiente en to-
ción conservacionista. Sin embargo, la crecien-
da su dimensión humana (Naciones Unidas, 1972, ci-
te toma de conciencia sobre el papel del medio
tado por Novo,1985:152-157).
ambiente en la sobrevivencia del hombre fue
cambiando esta concepción. Durante el seminario de Belgrado en 1975, se ha-
ce énfasis en que la Educación Ambiental debe
El concepto Educación Ambiental no es estático,
propiciar los conocimientos, aptitudes, actitudes
ha evolucionado de forma paralela con el de me-
y deseos de trabajar en la búsqueda de soluciones
dio ambiente y la percepción que de él se ha teni-
a los problemas actuales y futuros (UNESCO-PNU-
do. Al inicio, se trataban sólo los aspectos
MA,1977:15).
físico-naturales del medio desde planteamientos
próximos a las ciencias de la naturaleza. Poste- Posteriormente, en 1997 en Tbilisi se definen los
riormente, se planteó la necesidad de contemplar, objetivos y líneas de acción para desarrollar la
de forma explícita, el medio ambiente en los pro- Educación Ambiental en todas las modalidades
cesos educativos, pero la atención se centró en (Rodríguez, et al.,1998:4).
cuestiones como la conservación de los recursos
naturales, la protección de la fauna, la flora y el En el Congreso Internacional de la URSS en 1987,
ambiente natural tal como lo plantea UICN en se concluye que la Educación Ambiental debe
1966 (citada por Rodríguez et al.,1998:3). considerarse como una base privilegiada para la
elaboración de una nueva manera de vivir en ar-
Actualmente, sabemos que aunque los elementos monía con el medio ambiente, que permita un
físico-naturales constituyen la base de nuestro nuevo estilo de vida.
medio, las dimensiones socioculturales, políticas
y económicas son fundamentales para entender A partir de 1998, al acuñarse el concepto “desa-
las relaciones que la humanidad establece con su rrollo sostenible”, con el informe Brundtland, que
medio para utilizar mejor los recursos naturales. sentó las bases de la Conferencia de Río 92, den-
A la vez, somos cada vez más conscientes de la in- tro del concepto de Educación Ambiental, se in-
terdependencia existente entre medio ambiente, corpora la noción “desarrollo sostenible”, como la
desarrollo y Educación Ambiental, de manera que relación humana con el medio ambiente. Ade-
5
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


más, los temas globales tales como medio am- El concepto actual ante los nuevos retos
biente, población y desarrollo social y económico,
estaban demasiado entrelazados para tratarlos Hoy, al emerger la cuestión ambiental como una
por separado, ya que para progresar en la solu- crisis de civilización caracterizada por: a) los lími-
ción de los problemas relacionados con cualquier tes del crecimiento y la construcción de un nuevo
tema es esencial un enfoque integrado (UNESCO- paradigma de producción sustentable, b) el frac-
PNUMA, 1995:2). cionamiento del conocimiento y la emergencia de
la teoría de sistemas, c) el cuestionamiento de la
La Educación Ambiental, luego de haber incorpo- concentración del poder del Estado y del merca-
rado la noción de desarrollo sostenible en su do, el reclamo de la participación ciudadana, la
sustancia y la interdisciplinariedad, en su meto- equidad, la justicia y la autonomía; se genera un
dología, debe utilizar un enfoque integrado, si cuestionamiento y un cambio de paradigma so-
quiere ser efectiva. Es necesario generar actitu- cial que transforman el orden económico, político
des y sensibilidad ambiental, desarrollar el pensa- y cultural, lo cual no se puede lograr sin una mo-
miento profundo que se requiere para el buen dificación de las conciencias y los comportamien-
entendimiento del ambiente, abrirse a la interdis- tos de la gente. En este sentido, la educación se
ciplina, investigar integralmente, mantener una convierte en un proceso estratégico con el propó-
visión holística e incluir conocimientos éticos, sito de formar los valores, las habilidades y las ca-
históricos, filosóficos y culturales (Seminario Regio- pacidades para orientar la transición hacia la
nal Bruselas, 1989 citado por Curiel, 1997:7). sustentabilidad (Leff, 1997:18).

La interdisciplinariedad no significa rechazo a la La Educación Ambiental debe tener como base el


especialización del saber, presupone la división pensamiento crítico e innovador, en cualquier
de las ciencias y acepta la distinción cualitativa tiempo y lugar, en sus expresiones formal, no for-
en los métodos científicos de análisis. Es la aper- mal e informal, el cual promueva la transforma-
tura de cada una de ellas para dejarse fecundar ción y la construcción de la sociedad. La
por las otras, en un esfuerzo por analizar conjun- Educación Ambiental no es neutra, sino ideológi-
tamente la realidad y encontrar nuevos caminos ca. Es un acto político basado en valores para la
de desarrollo (Maya, 1997:9). transformación social, la Educación Ambiental
debe estimular la solidaridad, la igualdad y el res-
La Agenda 21, en su principio 263 enuncia:
peto a los derechos humanos, valiéndose de es-
trategias democráticas e interacción entre las
“Se reconoce que la educación, configu-
culturas (Foro Internacional de ONGs y Movi-
ra un proceso que permite que los seres
mientos Sociales, 1993:26).
humanos y las sociedades desarrollen
plenamente su capacidad latente. La La Educación Ambiental para una sociedad soste-
educación es igualmente fundamental nible y equitativa, es un proceso de aprendizaje
para adquirir conciencia, valores, actitu- permanente, basado en el respeto a toda forma
de vida. Tal educación afirma valores y acciones
des, técnicas y comportamientos ecoló-
que contribuyen a la transformación humana y
gicos y éticos, en consonancia con el
social con el fin de conseguir la preservación eco-
desarrollo sostenible y favorecer la parti- lógica. También estimula la formación de socie-
cipación pública efectiva en el proceso dades socialmente justas y ecológicamente
de adopción de decisiones.“ equilibradas, que establecen relaciones entre sí
de interdependencia y diversidad. Esto requiere
Para ser eficaz, la educación en materia de medio de responsabilidad ciudadana con conciencia in-
ambiente y desarrollo, debe ocuparse de la diná- dividual y colectiva en los niveles local, nacional
mica del medio físico-biológico, del medio y planetario (Foro Internacional de ONG y Movimien-
socioeconómico y del desarrollo humano, inte- tos Sociales, 1993:27).
grarse en todas las disciplinas y utilizar métodos
académicos y medios efectivos de comunicación
6 (CNUMAD, 1992: 455).
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


La educación para la sustentabilidad conlleva a plio de posibilidades para la Educación Ambien-
un uso diferente del poder. Se deben incorporar tal. Si definimos alfabetización como la posibilidad
la educación para el desarrollo y la educación pa- de aprender a pensar, como un proceso de con-
ra la paz; aplicando los criterios de justicia, equi- cienciación, entendido como liberación de la con-
dad, sustentabilidad y participación. Se debe ciencia para que el analfabeto se asuma como
buscar la formación transdisciplinaria, transecto- sujeto de la historia, de su historia que implica
rial y transnacional, pero respetando la autode- poder posicionarse más adecuadamente en su
terminación de los pueblos (ECO-ED, 1992, citado momento y en su realidad social con el mundo
por Curiel, 1997:8). (González, 1997:124).

La educación debe dirigirse hacia la participación, De esta manera, la Educación Ambiental adquie-
el desarrollo del pensamiento y la imaginación; re un sentido estratégico en la conducción del
para fomentar una actitud creativa, crítica, solida- proceso de transición hacia una sociedad susten-
ria y de respeto a los derechos humanos, la paz, table. Esto requiere de un proceso histórico que
el ejercicio de la democracia y la vida en general; reclama el compromiso de la comunidad interna-
debe comunicar valores ambientales y relacio- cional, el Estado y la ciudadanía para elaborar
narlos con las características productivas, enla- proyectos internacionales, nacionales, regionales
zando productividad, innovación tecnológica, y locales en los que esta disciplina se defina por
seguridad, salud ocupacional y relaciones con la medio de un criterio de sustentabilidad que co-
comunidad (Congreso Iberoamericano de Educación rresponda al potencial ecológico y a los valores
Ambiental, 1992, citado por Curiel, 1997:8). culturales de cada ámbito de acción, de la gene-
ración de una conciencia y capacidades propias
Es pertinente discutir sobre la evolución del con- para que las poblaciones puedan apropiarse de su
cepto Educación Ambiental que se ha dado pri- ambiente como una fuente de riqueza económi-
mero como sensibilización ambiental, luego ca, de goce e identidad; de un nuevo mundo don-
como cultura ambiental o como conciencia am- de todos los individuos, las comunidades y las
biental para llegar al de alfabetización ambiental. naciones vivan hermanados en lazos de solidari-
En el caso de la sensibilización ambiental el con- dad y armonía con la naturaleza (Leff, 1997:23).
cepto ha estado referido a “un primer contacto
con el problema” poniendo al alcance informa- Mediante estas reflexiones se desea resaltar que la
ción general para motivar el interés de los partici- interdependencia que hoy se visualiza entre me-
pantes (González, 1985 citado por González, dio ambiente, desarrollo y educación, lleva a re-
1997:125). plantear el concepto de Educación Ambiental no
solo como una preocupación por lograr un uso ra-
“La cultura ambiental se asume como un cional de los recursos naturales, sino de responsa-
proyecto político que no se restringe a bilizarse del reparto de esos recursos y de ser
conseguir atenuantes de los problemas, agentes activos en la modificación de los modelos
ni a la mitigación de los impactos am- de desarrollo, que orientan su utilización justa y
bientales que producen un desarrollismo equitativa en beneficio de toda la humanidad.
depredador, sino a su transformación
cualitativa que derive en la conciencia II. Síntesis histórica en Costa Rica
II.
social de que la imitación irrestricta solo (Guier, E. 2000)
puede conducirnos a la pérdida de nues-
tra identidad distintiva y a la cancelación ¿Desde cuándo se inicia
de nuestras verdaderas posibilidades de la Educación Ambiental?
desarrollo” (González, 1990, citado por Gon-
zález, 1997:125).
Es difícil precisarlo, pues como bien lo señala
Fournier en su libro Desarrollo y perspectivas del
Con base en lo anterior, el concepto de alfabeti- Movimiento Conservacionista Costarricense
zación ambiental aporta un panorama más am- (1991), ya nuestros antepasados aborígenes vi-
7
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


vían respetando los ciclos de la naturaleza y esto Posteriormente, con la fundación de las universi-
lo transmitían a sus hijos. Situación que se pre- dades estatales, comienzan a florecer carreras y
senta de manera similar en distintas latitudes del programas que de una u otra manera, son precur-
Planeta. sores de los movimientos educativo-ambientales
del país, así como la creación del Servicio de Par-
En América Hispana y particularmente en nuestro ques Nacionales y de la Dirección General Forestal
país, con la colonización comienza el deterioro y mediante la promulgación de la Ley Forestal de
saqueo progresivos de los recursos, situación que 1969, dieron pautas importantes en este sentido.
se palpa principalmente al visualizar la disminu-
ción de las áreas de bosque y en general el uso En 1972 se realiza en Estocolmo, -Suecia- la Con-
inadecuado de la tierra, de la mano del irrespeto ferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio
hacia las culturas e individuos autóctonos. Humano y de aquí surge ya en forma más explíci-
ta el interés por universalizar una nueva cultura
En otras palabras, se da la explotación del hom- ambiental, en la que el hombre asuma verdadera-
bre por el hombre, antítesis del amor. mente un papel de responsabilidad en el uso y
conservación de los recursos planetarios y en sus
A fines del siglo XIX, don Mauro Fernández, en-
relaciones sociales. La educación se propone co-
tonces Ministro de Educación de la administra-
mo prioritaria para buscar el mejoramiento del
ción de don Bernardo Soto, trae al país figuras de
medio.
científicos europeos como Pittier, Tonduz, Biolley,
entre otros, que dieron aportes muy importantes Después de esta reunión, la realización de foros
al conocimiento de nuestros recursos biológicos mundiales y regionales es cada vez más frecuen-
y, por consiguiente, favorecieron un despertar te y el concepto de Educación Ambiental no sólo
de conciencias sobre la necesidad de su conser- se acuña, sino que se va clarificando.
vación, para garantizar una calidad de vida ade-
cuada y socialmente justa. Costa Rica absorbe muchas de estas recomenda-
ciones y empieza a ponerlas en práctica en forma
Asimismo en 1887, un grupo de costarricenses, un tanto desarticulada, por medio de distintas
encabezados por el naturalista don Anastasio Al- instituciones tanto estatales como no guberna-
faro, funda el Museo Nacional y Pittier establece mentales, del sector educativo y de otros sectores.
el Instituto Físico-Geográfico.
En 1987-88, confluyeron dos proyectos orienta-
Ambas instituciones llevan a cabo estudios botá- dos a promover la articulación de los esfuerzos
nicos, zoológicos y antropológicos que induda- en pro de un desarrollo sostenible: la Estrategia
blemente han servido de base para un uso más Nacional para la Conservación y Desarrollo Sos-
racional del ambiente. Hoy día podríamos decir tenible (ECODES) (Quesada, C., 1989 ) y el Plan
que el Instituto Nacional de Biodiversidad, INBio, Maestro de Educación Ambiental para Costa Rica
creado en 1989, ha tomado la vanguardia en este (Guier, E. ed. 1989).
sentido, con una visión sin precedentes.
Este plan constituye el primer esfuerzo del país
En el siglo XX, en 1926, durante el gobierno de con financiamiento específico, para realizar un
don Ricardo Jiménez Oreamuno, se funda la Es- diagnóstico de los programas de Educación Am-
cuela Nacional de Agricultura, primer centro de biental existentes en Costa Rica y de la percep-
educación superior que se interesa por los proble- ción de la población sobre la temática ambiental,
mas del ambiente. Aquí destacan, entre otros, con la consecuente propuesta de acciones, funda-
personalidades como la de don José María Arias, mentadas en la realidad nacional reflejada en
Enrique Jiménez Núñez, José María Orozco, ante- ECODES y en el I Informe sobre el Estado del Me-
cedidos por don Luis Cruz Meza, quienes con su dio Ambiente en Costa Rica (Neotrópica, 1989).
clara visión ya alertaban sobre la necesidad de re-
lacionarse responsablemente con el ambiente y El Plan Maestro recomienda la creación de una Co-
sus recursos. misión Nacional de Educación Ambiental (CONEA),
que se establece por decreto ejecutivo en 1988 y
8
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


La Educación Ambiental no formal contempla la capacitación
y actualización de funcionarios en servicio.

cuyo propósito esencialmente fue la ejecución de creación de CONEA, con el objetivo central de au-
las propuestas del Plan, mediante acciones coor- nar esfuerzos de distintas instituciones para po-
dinadas. ner en marcha dicha estrategia. Asimismo, esta
nueva CONEA, coordinada por el MINAE, se propo-
Si bien CONEA no contó con suficiente apoyo po- ne elaborar un Plan Nacional de Educación Am-
lítico e institucional, pues quizá la madurez de los biental que cuente con el respaldo político
responsables de las decisiones con respecto a es- necesario para garantizar su puesta en práctica.
tos temas no estaba aún en su punto, dio pie pos-
teriormente a la creación de entes como la Con el propósito de actualizar y reactivar muchas
Subcomisión Universidad y Medio Ambiente (SU- de las propuestas del Plan Maestro de Educación
MA), que a la postre se transformó en la Comisión Ambiental, se trabajó en el Diagnóstico y Reco-
Interuniversitaria de Educación Ambiental, ads- mendaciones para un Plan de Acción Nacional
crita a CONARE. de Educación Ambiental para el Desarrollo
Sostenible, con el auspicio de la UNESCO, en 1995
En la actualidad, esta Comisión está desarrollan- es publicado el documento respectivo. En su ca-
do acciones específicas conducentes al logro de pítulo de conclusiones y recomendaciones se ex-
la llamada ambientalización del currículo en las presa la urgencia de que todas las actividades
universidades, con el fin de permear los otros ni- educativas pongan en práctica un plan de am-
veles educativos, lo que en otras palabras signifi- bientalización institucional, especialmente en
ca incluir la dimensión ambiental en el el nivel curricular.
currículum, visualizada como un eje transversal.
En 1998, a raíz del planteamiento de la Estrategia Todo lo anterior es compromiso con lo expuesto
Nacional de Educación y Extensión Ambiental del en el capítulo 36 de la Agenda 21, emanada de la
SINAC, MINAE; se revisa y modifica el decreto de famosa Cumbre de La Tierra, celebrada en Río
de Janeiro, Brasil en 1992.
9
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


Tendencias evolutivas abarcar desde sectores específicos hasta el públi-
III. co en general. No existe necesariamente una re-
en las distintas modalidades
lación estrecha entre el emisor y el receptor.
de la educación
La Estrategia Nacional de Desarrollo Sostenible Educación comunitaria
(Quesada, C 1990) y el Plan Maestro de Educación
Ambiental (Guier, E., 1989), orientan su visión y re- Puede ser también responsabilidad de organiza-
comendaciones, dentro de distintas modalidades o ciones gubernamentales y no gubernamentales.
áreas de la Educación, aunque reconocen que el Sus proyectos están destinados a poblaciones ur-
proceso educativo debe visualizarse integralmen- banas o rurales específicas, con el propósito de
te y que dichas modalidades están estrechamente promover un desarrollo comunitario integral. Ha-
vinculadas y superpuestas. Éstas se conciben y re- ce uso de las tres modalidades apuntadas ante-
sumen así: (García J. y otros, 2000: 417-919). riormente, según sea la necesidad. Debe existir
una estrecha relación participativa. Los facilita-
dores son, preferentemente, vecinos de la comu-
Educación formal nidad, aunque no se excluye la colaboración
Es el área coordinada y controlada esencialmen- externa, mientras no desvirtúe el proceso comu-
te por el MEP, las universidades y las entidades nitario entre el facilitador y la comunidad en
parauniversitarias. Tiene un grupo meta bien de- cuestión.
finido, es programática y tiende a la consecución A continuación se presenta una visión desde la
de títulos o a la promoción. Las tareas caracterís- perspectiva de las autoras de este artículo, de la
ticas de esta área se dirigen a incorporar la di- evolución de cada una de estas áreas a partir del
mensión ambiental en los currículos y hacia la Plan Maestro.
investigación y la experimentación. La modali-
dad permite una relación estrecha entre el facili-
tador y el grupo, excepto en los sistemas a Educación formal
distancia.
La ambientalización curricular está relacionada
particularmente con la educación formal, la cual
Educación no formal tiene planes de estudio sistematizados que se de-
nomina currículo en las enseñanzas universitaria
Es responsabilidad de organizaciones guberna- y básica obligatoria, de manera que la población
mentales y no gubernamentales. En esta área, las que es intervenida en el proceso de ambientali-
tareas características se relacionan, principal- zación son los alumnos y alumnas del Sistema
mente, con la capacitación y la producción de Educativo Nacional.
materiales didácticos. El grupo meta se define se-
gún los objetivos. Generalmente, existe una rela- El concepto de ambientalización curricular, sur-
ción estrecha en que también contempla los ge de otro: Educación Ambiental. Los movimien-
sistemas a distancia. tos ambientalistas en todos los sentidos se
empiezan a dar a nivel mundial en los años se-
Educación informal tenta y el concepto de Educación Ambiental ha
evolucionado desde entonces, así como también
Es responsabilidad de organizaciones guberna- han surgido constructos para definir, explicar y
mentales y no gubernamentales. Utiliza los me- sistematizar las acciones orientadas hacia la con-
dios de comunicación social (radio, televisión, servación y el uso adecuado de los recursos. Ca-
medios escritos, sonovisos, carteles, rótulos) para da nuevo constructo que emerge, entra en un
el logro de sus objetivos. En esta área se incluyen debate intelectual donde el aporte de muchos
las actividades que se generen en museos, cen- grupos profesionales y sociales acaban por darle
tros de la naturaleza, zoológicos, parques nacio- una figura textual compartida por todos y cada
nales y otros, como sitios para la Educación uno de quienes trabajan por el medio ambiente.
Ambiental. El grupo meta es muy amplio y puede
10 Los conceptos Educación Ambiental, ambientali-
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


zación curricular, desarrollo sostenible y muchos Para la educación formal, el Plan Maestro propo-
otros relacionados con la temática general del ne objetivos orientados a incorporar la dimensión
ambiente, han tenido su historia de crisis de defi- ambiental en el currículo de los diversos niveles
nición, la cual se ha ido superando, y a la vez crea de la enseñanza y capacitar a los responsables
nuevas inquietudes y discusiones, cuyos resulta- del sistema educativo del país. Acompaña los ob-
dos impactan al sistema educativo en todos los jetivos con la señalización de acciones priorita-
niveles. rias y pautas por seguir. En el documento citado,
(56-57 pp), se lee lo siguiente:
Es en la escuela donde se planea, ejecuta y desa-
rrolla la función de la educación, pero a la vez es “En el sistema educativo, la educación
una de las instancias del gobierno más criticada formal es responsable de estimular y
cuando se dan los problemas de conductas socia- acelerar el desarrollo sociocultural, con
les inadecuadas. Al mismo tiempo, los gobiernos base en la realidad del país. Es así como
ponen todo su empeño y recursos para “educar” a
debe estimularse al educador para que,
los ciudadanos, aunque hay múltiples variables
además de preocuparse por el proceso
que inciden en la conducta de los miembros de
una sociedad; además del currículo escolar siste- de enseñanza aprendizaje, involucre al
matizado, escrito y conocido por todos, hay que individuo en el de su propio proceso de
tomar en cuenta el currículo oculto y el modelo de desarrollo y lo oriente hacia la compren-
desarrollo de un país, los cuales influyen en la sión y aceptación de su papel en éste, del
formación de los valores. Pero la escuela tiene un cual es parte. Además, el educador co-
instrumento poderoso, que siendo aprovechado mo líder posee un amplio radio de acción
por alguna línea de pensamiento puede construir,
profesional, por tanto debe estar com-
destruir o mejorar la sociedad en que vivimos.
prometido con las transformaciones pro-
Los diversos enfoques curriculares que se presen- fundas del individuo y de la sociedad”.
tan, son intentos positivos por hacer del currículo
algo efectivo que permita a los educadores desen- Objetivos
volverse mejor, con mejores herramientas didác-
ticas y en mejores condiciones de espacios 1. “Incorporar la dimensión ambiental en
pedagógicos; no obstante pareciera que esa bús- los currículos de los distintos niveles de
queda es algo permanente y las innovaciones tec- la enseñanza.
nológicas y cambios políticos en el mundo
siempre están generando inquietudes que el cu- 2. Desarrollar un programa nacional de in-
rrículo, para cumplir su función, debe recoger y vestigación y experimentación que per-
desarrollar. mita orientar y fortalecer la educación
relativa al ambiente del país.
Uno de los documentos más importantes de las
últimas décadas en Costa Rica, fue el Plan Maes- 3. Organizar una red de centros de informa-
tro de Educación Ambiental en Costa Rica (Guier, ción y documentación ambientales.
E. ed., 1989) ya que por primera vez en el país, con
4. Lograr la capacitación en materia am-
base en un prediagnóstico y un diagnóstico a ni-
biental de los responsables del sistema
vel nacional se elabora una matriz de acciones
educativo del país”.
para desarrollar en los años siguientes, y se deja
una estructura administrativa que ha evoluciona-
do con los años hasta generar dos importantes Acciones prioritarias
comisiones: la Comisión Nacional de Educación
• “Revisión, análisis y evaluación de los
Ambiental (CONEA) coordinada actualmente por
currículos de los diferentes niveles de la
el MINAE y la Comisión Interuniversitaria de Edu-
educación formal para determinar en qué
cación Ambiental (CIEA).
grado se les ha incorporado la dimensión
ambiental.
11
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


• “Capacitación dirigida a diseñadores to cualitativo importante en la búsqueda de un es-
de los currículos en la incorporación de pacio pedagógico que hoy se reconoce como ne-
la dimensión ambiental. cesario y que se contempla explícitamente dentro
de la filosofía educativa y la práctica política.
• “Actualización y capacitación, en ma-
teria ambiental, a los profesionales in- De los años ochenta en adelante, ha habido expe-
mersos en el sistema educativo formal. riencias de desarrollo dignas de comentar, aun-
que es posible que existan más de los que aquí se
• “Desarrollo de programas de investiga- expondrán.
ción y experimentación, fundamenta-
dos en necesidades reales, que permitan Con la inquietud de introducir la dimensión am-
el continuo enriquecimiento en materia biental en los planes de estudio se realizaron di-
ambiental de los currículos. versas investigaciones y acciones en las
universidades estatales y en el Ministerio de Edu-
• “Desarrollo de programas de extensión cación Pública.
que permitan la incorporación de conte-
nidos en los currículos de la educación La forma de lograr la Educación Ambiental ha su-
formal. frido una evolución, así como todos los conceptos
que la acompañan. En primer lugar, se pensó que
• “Fortalecimiento de las bases de datos impartir un curso de ecología básica y problemá-
relativas al medio ambiente en el país y tica ambiental era la mejor manera (y en su mo-
establecimiento de una red que centrali- mento lo fue); luego se pensó que la Educación
ce la información. Ambiental debería ser una asignatura más del cu-
rrículo con requisitos y evaluación parecida a las
• “Intercambio de experiencias y mate-
otras materias que se enseñaban, y, en años re-
riales sobre el quehacer y los avances de
cientes se ha puesto en práctica la introducción
la Educación Ambiental”.
de la Educación Ambiental como una dimensión;
esto es, aprovechar todo intersticio curricular
Algunas consideraciones de existente para introducir objetivos relacionados
su evolución hasta el presente con la conservación y uso de los recursos; tam-
bién se recomendó una metodología de enseñan-
Al respecto, puede decirse que en los años si- za holística e interdisciplinaria, y el desarrollo de
guientes a la publicación del Plan Maestro, hubo proyectos de resolución de problemas como es-
grandes logros en los objetivos primero y cuarto; trategia didáctica para formar a los jóvenes en la
en los objetivos segundo y tercero, no se ha dado adquisición de herramientas intelectuales que les
un desarrollo claro. En cuanto a las acciones, permitieran resolver problemas en sus comunida-
puede decirse que ha habido un esfuerzo cons- des, apoyadas en conocimientos globales y mun-
tante en la revisión de los currícula, la capacita- diales, pero que brinden la capacidad de actuar
ción, la investigación, la extensión y el localmente.
intercambio de experiencias y materiales de Edu-
cación Ambiental a nivel de las universidades es- En esta línea de pensamiento transcurrieron en
tatales y del Ministerio de Educación Pública. No Costa Rica los años ochenta y noventa. Los es-
obstante, en estos campos aún falta mucho por fuerzos realizados han sido notables; sin embar-
hacer. go, no es fácil introducir estas ideas en un sistema
educativo con programas todavía bastante rígidos
El Plan Maestro de Educación Ambiental prepara y sin la capacitación a toda la población docente
el terreno para las acciones ambientalistas acadé- y administrativa involucrada.
micas de quienes tuvieron la oportunidad de par-
ticipar en su desarrollo o que lo conocieron en Las dos últimas décadas han sido ricas en expe-
algunas de las presentaciones, ya que al sugerir la riencias positivas para la introducción de la di-
incorporación de la dimensión ambiental en los mensión ambiental en el currículo, aunque sea
distintos niveles de la enseñanza, propone un sal-
12
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


parcialmente. Estas experiencias las encontra- todos los niveles, consecuentemente se preparan
mos en el desarrollo de programas como el de tesis de grado y posgrado sobre la temática, las
Educación Ambiental de la UNED, el Programa de cuales inciden directamente en los niveles prima-
Medio Ambiente de la Universidad de Costa Rica, rios y secundarios.
en ARPAMEC (Asesoramiento Regional para el Me-
joramiento de la Enseñanza de las Ciencias) de la El Ministerio de Educación Pública hace también
Sede de Occidente de la Universidad de Costa Ri- varias revisiones de sus programas e incluye y
ca, que conjuntamente con el Programa de Edu- fortalece temas relacionados con la ecología y la
cación Ambiental de la UNED, organizó la enseñanza de los valores, la educación sexual, la
capacitación de maestros en Educación Ambien- educación para la paz y la educación en las co-
tal para la zona de occidente del país en los años munidades. En todas las instituciones relaciona-
ochenta. das con la educación se promueven cursos,
seminarios y talleres de capacitación y se estimu-
El Programa de Educación Ambiental de la UNED la la generación de proyectos en las comunidades
puede considerarse pionero en el país en un sin- aledañas a los centros escolares.
número de acciones ejecutadas y de experiencia
acumulada. El Programa de Medio Ambiente La investigación para la Educación Ambiental, es
(1987) de la Vicerrectoría de Acción Social de la considerada hoy como un quehacer dentro de la
Universidad de Costa Rica, logró entre otras co- investigación educativa, con sus metodologías
sas, rescatar el tema de medio ambiente para los establecidas y con su proyección curricular.
Seminarios de Realidad Nacional de esa universi-
Dentro de este campo de acción se pueden citar
dad, realizó un inventario de las acciones en ese
los siguientes ejemplos, no porque sean los úni-
campo y se fortalecieron los proyectos de acción
cos, sino porque son bien conocidos de las auto-
social relacionados con el tema. La Universidad
ras del presente trabajo:
de Costa Rica tiene tres proyecciones: docencia,
investigación y acción social o extensión, los pro- Propuesta de un modelo teórico para la ambien-
yectos de acción social tienen una vital importan- talización de cursos de una carrera universitaria:
cia para recoger inquietudes de las comunidades una experiencia piloto (Rodríguez, M.; Zúñiga, M.E.;
y llevarlas a la investigación, y los resultados de Guier, E.;1996: 29), fue una investigación realizada
ambas a la docencia (Modelo DIAS: docencia, inves- para la carrera de Ciencias de la Educación con
tigación y acción social: Rodríguez, M., 1994:289-303). énfasis en primer y segundo ciclos. La propuesta
de ambientalización, que se plantea, pretende in-
La Universidad Nacional y el Instituto Tecnológi-
cidir en los objetivos, actividades y formación de
co crearon nuevas carreras relacionadas con el
conductas del individuo ambientalmente alfabeti-
ambiente, mediante las cuales preparan profesio-
zado de varios de los cursos de la carrera.
nales con perfiles muy actualizados para las ne-
cesidades emergentes. Con el mismo interés por ambientalizar la carre-
ra mencionada, pero con diferente metodología,
En todas las universidades estatales, la investiga-
se da la investigación y propuesta de Tuk, E. y
ción y los diagnósticos de la realidad ambiental, a
Valverde, J. (1995).
veces de manera independiente y a veces de ma-
nera coordinada, se realizan en abundancia. El Ambas investigaciones y propuestas se comple-
medio ambiente se ha convertido en un tema mentan.
prioritario en todas las áreas: ciencias de la salud,
ciencias sociales, ciencias de la educación y el Actualmente, la carrera de Educación en Preesco-
área tecnológica, además de las áreas que tradi- lar de la Universidad Estatal a Distancia, promueve
cionalmente se dedicaban al estudio del ambien- la investigación para incluir el ambiente como un
te o partes de él y su funcionamiento. La eje dentro del plan de estudios.
Educación Ambiental, dejó de ser algo difícil de
asimilar y surgen metodologías que permiten su
desarrollo e introducción como una dimensión en
13
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


IV.
IV. La Educación Ambiental
con un nuevo espacio pedagógico prometedor pa-
ra sus objetivos y hacer realidad la introducción de
y la transversalidad
la Educación Ambiental como una dimensión.
(Rodríguez, M., 2000)
Carbonell (citado por Gutiérrez J., 1995: 175) dice que
Un nuevo impacto se siente en el área de la edu- la transversalidad, es una reactualización del dis-
cación como una respuesta a los nuevos retos pa- curso del conocimiento integrado, globalizado e
ra la escuela y es la transversalidad en el enfoque interdisciplinario y un replanteamiento de la edu-
curricular. Si bien es cierto que la transversalidad cación ética, moral y humanística, lo cual renue-
no resuelve todos los problemas de la educación va la realidad escolar actual.
desde el espacio correspondiente, al menos es
una teoría pedagógica que permite introducir, co- De acuerdo con Gadivia (citado por García, J.Y., Nan-
mo una dimensión en los diferentes planes, te- do, J., 2000:135), desde el punto de vista lingüístico,
mas tan importantes como educación para la paz, el concepto transversal tiene dos acepciones:
la educación en los valores, la educación sexual y atravesar y enhebrar. Según se acepte una u otra
la Educación Ambiental, además de lo ético y lo acepción se tienen dos formulaciones distintas en
moral, sin que estos contenidos se transformen el campo educativo:
en cursos nuevos ni nuevas materias que apren-
der. El desarrollo de los ejes transversales en el • Atravesar conlleva a la estrategia más
currículo, presenta modelos de aplicación y pre- conservadora porque se atiende la línea
tende calar en el sistema educativo con el objeti- transversal desde las disciplinas.
vo de formar al hombre pleno, feliz, armonioso
• Enhebrar implica la estrategia más inno-
consigo mismo y con la naturaleza; es el indivi-
vadora: los ejes transversales son ele-
duo ambientalmente alfabetizado (Rodríguez, M.;
mentos alrededor de los cuales gira todo
Zúñiga, M.E.; Guier, E., 1998:29).
el currículo y se definen los contenidos de
En este escenario se mueve actualmente la co- las disciplinas.
rriente educativa y algún día es posible que apa-
• Un tercer camino de transversalidad es
rezcan nuevos enfoques y elementos, pero todo
aquél en que se intercalan momentos
pareciera indicar que en los próximos años de es-
donde los contenidos transversales diri-
te nuevo siglo, el reto es encontrar las formas o
gen el proceso de enseñanza, aprove-
modelos que permitan desarrollar un currículo
chando los espacios disponibles.
con las características de la transversalidad.
Estas tres visiones de la transversalidad permiten
Dentro de las circunstancias actuales de madura-
una gran flexibilidad a la hora de implementar el
ción conceptual, tanto para la Educación Am-
enfoque en los actuales programas, pero la forma
biental como para la ambientalización curricular
de trabajo de la tercera propuesta es la que se ha
se parte de productos de la investigación y de la
utilizado para la Educación Ambiental en nuestro
aplicación, tanto como del establecimiento de
país. Es lo que se ha denominado introducción de
modelos didácticos que permitirán incidir ade-
la dimensión ambiental con mayor o menor pro-
cuadamente en el currículo.
fundidad. En menor grado, la primera acepción
Con la inquietud de introducir la dimensión am- de transversalidad también ha sido empleada.
biental en los planes de estudio se realizaron mu-
Para una clarificación de los conceptos relaciona-
chas acciones e investigaciones, pero se necesitaba
dos con la transversalidad se puede agregar lo si-
promover la ambientalización de manera que flu-
guiente:
yera natural y fácilmente a lo largo y ancho de to-
do el currículo y que los administradores de la Resulta muy interesante que en el discurso de los di-
educación de alto nivel aceptaran o promovieran ferentes autores, el concepto de ejes transversales y
un nuevo enfoque. Este nuevo enfoque se empie- temas transversales parecen ser lo mismo, debi-
za a concretar a nivel mundial con la teoría peda- do al tratamiento que se les da. Al respecto, así
gógica de la transversalidad en los años 90, lo que opina García, J (comunicación personal, 2001): “se
14 permite a los ambientalistas académicos contar
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


citan de muy diversas maneras según los au- El planteamiento de la transversalidad permite
tores, inclusive se toman como sinónimos”. razonar sobre temas que no son nuevos en la
En realidad, lo que ocurre, es que en ambos casos educación, pero la apertura de este espacio peda-
se habla de las características de la transversali- gógico permite desarrollar ideas para las que en
dad. Hay acuerdo en la metodología de aplica- otro momento no se tuvo oportunidad.
ción y en las dificultades y contradicciones
encontradas en el camino. No obstante, cuando Moreno, M. (citado por Reyzábar, M.V. y Sanz, A.I.,
el docente debe planear su trabajo, tiene que ha- 1999) agrega lo siguiente:
ber claridad conceptual a nivel del currículo para
“La transversalidad incorpora principios
aplicar lo que concierne según el nivel del siste-
ma educativo. Una pregunta central para quien universales como igualdad, solidaridad,
tiene que enfrentarse a los estudiantes es: ¿cómo justicia, libertad, salud. Estos temas no
llevo la teoría a la práctica? Se da una corriente son novedosos en educación, pero vis-
para considerar el eje y el tema como aspectos je- tos desde la transversalidad permiten un
rárquicos dentro de la transversalidad y en este diálogo entre el pasado y el futuro, utili-
sentido el eje contiene al tema. zando un lenguaje que necesariamente
Sin embargo, lo que interesa destacar en este ar- es el presente”.
tículo, además de la clarificación de los conceptos
Estas parecen ser las ideas predominantes con las
mencionados, son las características de la Educa-
que se inicia el nuevo siglo; hay muchas interrogan-
ción Ambiental desde las propiedades de la trans-
tes aún, pero los ambientalistas académicos pueden
versalidad, háblese de ejes o temas o de ambos
sentirse a gusto con los nuevos planteamientos.
simultáneamente.

Se agrega que, de acuerdo con Yuste, N. y Ortega, V.V. Educación no formal


J.A. (1997:44) hay cierto consenso entre los peda-
gogos en señalar que los ejes transversales son Esta modalidad de la educación constituye un ex-
contenidos de enseñanza y aprendizaje que no celente instrumento para coordinar el quehacer
hacen referencia directa a ninguna parte concre- de muchos entes públicos y privados. Propicia la
ta del currículo, ni a edad particular, sino que capacitación y actualización de funcionarios en
afectan a todas las áreas y se despliegan a lo lar- servicio por lo que debe responder a objetivos na-
go de la escolaridad. cionales e institucionales.

Como características de la transversalidad pue- El Plan Maestro de Educación Ambiental de Cos-


den citarse las siguientes: ta Rica (Guier, E. ed. 1989:57-58) propuso en el plan
de acción para esta modalidad los siguientes ob-
• Subraya situaciones problemáticas de la jetivos.
sociedad y sus modelos de desarrollo: de-
terioro ecológico, sexismo, racismo, dis- 1. “Diseñar y promover un programa de
criminación, subdesarrollo. capacitación en Educación Ambiental,
dirigido a los diversos grupos de la pobla-
• La problemática social se incluye en la ción y tendiente a estimular el cambio de
escuela con un enfoque orientador, críti- actitudes con respecto a la percepción del
co y dinámico. ambiente y al uso racional de los recursos.

• Propone una renovación de los sistemas 2. Desarrollar un programa de produc-


de enseñanza con una voluntad de com- ción de materiales didácticos de acuer-
prensión acción. do con un diagnóstico de necesidades.

• Se rechaza el modelo insolidario y repro- 3. Promover la puesta en práctica de


ductor de injusticias sociales (Celorio, metodologías participativas apropia-
1992, citado por Yus, R, 1998:16). das para el trabajo con grupos meta con-
siderados y evaluarlas periódicamente. 15
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


4. Propiciar acciones integradas entre bre la conservación de los recursos naturales y de
las diferentes instituciones y organizacio- la problemática ambiental de su comunidad. (Zú-
nes públicas y privadas que desarrollan ñiga, M.E. y Guier, E. 1980:6-7).
programas o proyectos de educación no
formal”. A su vez, en el proceso fueron producidos módu-
los por parte de los participantes sobre pro-
En el país, bajo esta modalidad se ha realizado la blemáticas ambientales específicas de sus
mayor cantidad de experiencias por parte de las comunidades. Este trabajo se realizó con éxito en
universidades, organismos gubernamentales, por la región de Turrialba, en Cañas Guanacaste, en
una gama de ONG nacionales y locales y por la San Ramón, Cartago y San José.
empresa privada. Una mayoría de estos proyec-
tos de capacitación han sido dirigidos a docentes, Un proyecto importante de capacitación y pro-
estudiantes de primaria y secundaria y en algunos ducción de materiales en el que participó un equi-
casos han recibido apoyo económico de organis- po coordinador formado por la UNED, la UNA, el
mos internacionales como WWF, UNESCO, GTZ, SPN, el MEP y la OET fue el de Conservación y
OPS, PNUD, Países Bajos, UNICEF, IIPH, RARE, entre educación: animales en peligro de extinción;
otros. cuyo objetivo fue actualizar a los docentes en ser-
vicio de zonas aledañas a cinco áreas silvestres,
en la utilización de materiales didácticos y meto-
Algunas consideraciones de dologías que permitieran dar a conocer la impor-
su evolución hasta el presente tancia de la conservación de especies y desarrollar
en la comunidad aledaña a estas áreas una parti-
Desde inicios de los ochenta las universidades, la
cipación activa en pro de la conservación.
OET, el CEMEC, la DGF, el SPN, y posteriormente la
Fundación Neotrópica, la Fundación de Parques, Las universidades estatales han desarrollado pro-
FUNDEA, CODECE, AECO, ASCONA y el INBio, plan- yectos de extensión y de investigación con com-
tean proyectos de producción de materiales di- ponente de capacitación y producción de
dácticos y divulgación, los cuales permiten la materiales como el de Río Segundo en la UNA, el
capacitación de diferentes poblaciones meta. del Guarco en el ITCR y el Rescate de la Quebra-
da los Negritos en la UCR, por citar algunos.
Algunos de estos proyectos se ejecutaron de ma-
nera coordinada entre el MEP, la UNED y la UNA co- A su vez, se han organizado Seminarios-Taller
mo el Proyecto de capacitación en Educación de Educación Ambiental para el Desarrollo
Ambiental con énfasis en el manejo y conser- Sostenible promovidos por la UNA y la UNED en
vación de los recursos naturales para I y II ci- el 93 y el 95 en los que se ha realizado intercam-
clos, el que se llevó a cabo entre 1981-1983. Su bio de experiencias y definido lineamientos por
objetivo fue proveer a los docentes y estudiantes seguir en este campo.
del I y II ciclo de la enseñanza general básica de
materiales didácticos adaptados a sus programas La OET ha ofrecido cursos de capacitación a polí-
de estudio, que les permitieran introducir el cono- ticos, diputados, periodistas, autoridades univer-
cimiento y la comprensión del uso racional de los sitarias; la UNED, en coordinación con el CIFCA,
recursos naturales. En este proyecto participaron ofreció capacitación a funcionarios de Parques
docentes de todo el país, haciendo la adaptación Nacionales, periodistas y abogados. También ca-
y validación de los materiales y se les dotó de he- be destacar que ha sido importante el aporte que,
rramientas prácticas para trabajar con sus niños. desde su ámbito de acción en este campo, han
desarrollado el MSP, el MIRENEN, hoy MINAE, el
Otro proyecto interesante fue la Experiencia de MOPT, el ICE, el ICAA, la CCSS, la CNFL, la ESPH y
Capacitación en Educación Ambiental en la más recientemente el INBio, la FUNDECOR y las
modalidad secuencial; este trabajo fue impulsa- municipalidades, entre las que han destacado la
do por el PEA, por medio de seminarios talleres de San José, Atenas y Alajuela.
en tres etapas se dotaba a los educadores de pri-
maria y secundaria del conocimiento básico so-
16
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


La Educación Ambiental comunitaria busca integrar
a los miembros de las comunidades en la identificación
y solución de los problemas que les afectan.

Otro esfuerzo importante de resaltar es el trabajo cado sobre líderes comunales, mujeres, jefes de
que ha desempeñado el PEA de la UNED, el cual familia y funcionarios municipales.
por medio de la metodología a distancia ha plan-
teado dos cursos básicos sobre Introducción a la Un esfuerzo importante que se debe destacar y
problemática ambiental costarricense y sobre que ha contribuido a cumplir los objetivos plan-
Didáctica Ambiental mediante los cuales ofrece teados, es el trabajo de PRODEA-MIRENEM, hoy
una visión general de los problemas ambientales Programa de Educación Ambiental del MINAE.
del país y sus posibles soluciones; así como brin- Este programa ha impulsado el Proyecto Serie
da herramientas didácticas para enfrentar estos de Cuadernos Forestales, los cuales iniciaron
problemas desde el aula. En todos estos cursos, como una serie de libritos netamente forestales
también se promueve entre los participantes el donde se enseñaba al niño a conocer el árbol, su
planteamiento de proyectos de investigación-ac- cultivo y su importancia, y a valorar el papel del
ción, que propicien la solución de problemas am- suelo y de la conservación de las cuencas; hoy es-
bientales de la comunidad. tos materiales tratan sobre biodiversidad, hume-
dales y conceptos más avanzados como corredor
Otras temáticas que el PEA ha abordado en esta biológico.
modalidad han sido la de la Agricultura Orgáni-
ca dirigida a técnicos agropecuarios, líderes co- Este material didáctico se aplica con niños de las
munales y campesinos y la de Promotores en escuelas del área de influencia de las diferentes
desarrollo sostenible comunal que se ha enfo- áreas de conservación, previo proceso de capaci-
17
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


tación de los docentes. Además de este material, del Plan Maestro: “Elaborar diagnósticos de la si-
también se han producido juegos y otros materia- tuación ambiental de las zonas de influencia de
les divulgativos sobre diversa temática ambiental, los proyectos de capacitación y Educación Am-
dirigido a docentes y líderes comunales. biental” (Guier E. ed. 1989:58).

El PRODEA, desde 1994, lidera en el país la adap- Con respecto al objetivo 2 que propone la acción
tación del libro Yeli Yam amigo de la gente y la prioritaria 3 Producción de Material Didáctico
naturaleza, librito para niños de I y II ciclos con (Guier, E. ed, 1989:59) es mucho lo que se ha he-
su respectiva guía para el maestro, producido por cho por parte de las organizaciones no guberna-
la Sociedad Humanitaria de los EE.UU. Este ma- mentales como la Fundación Neotrópica, la
terial presenta de manera amena y por medio de Fundación de Parques, la OET, el INBio, la FUNDEA,
un personaje, diversos aspectos de la problemáti- la FUNDAZOO, por destacar las más relevantes;
ca ambiental y las medidas para minimizarla. Es- también por parte de las universidades donde sin
tos libros se han utilizado en EE.UU, Rusia, duda prevalece y es pionera la labor en este cam-
Ucrania, Brasil y Turquía. En Costa Rica se con- po del Centro de Educación Ambiental de la
formó una coalición que colaboró en el trabajo de UNED, con toda su producción de libros, manua-
adaptación y en la búsqueda de financiamiento les, material divulgativo, técnico, y por supuesto
para su impresión, así como a promover los talle- con la Revista Biocenosis, además de la produc-
res de capacitación. Este trabajo ha sido posible ción de afiches, sonovisos, audiocassetes y video-
gracias al apoyo del IIDH, la UNED, el MEP, la UNI- casetes.
CEF, BAXTER y el Grupo Yiski. Este material se ha
distribuido en más de 300 escuelas en todo el país Sobre biodiversidad y otros temas ambientales,
y el proyecto próximamente se expanderá a 500 es importante destacar la producción de materia-
escuelas más. les didácticos y divulgativos para niños, docentes
y público en general que han producido el INBio,
Vale la pena destacar también el trabajo que ha la FUNDAZOO y el MINAE.
venido desarrollando el MINAE en el marco de los
lineamientos de la Estrategia Nacional de Edu- El MEP ha sido el receptor final y principal de to-
cación Ambiental (MINAE, SINAC, 1998), que ha dos estos esfuerzos. En algunos casos ha partici-
impulsado las estrategias de Educación Ambien- pado en el proceso de producción y gestión de
tal regionales en las diferentes áreas de conserva- algunos de los materiales producidos. Hoy, en el
ción, las que se han generado por medio de un marco de la Oficina de Educación Ambiental se
proceso de talleres participativos impulsados por pretende impulsar un proyecto de capacitación
el personal del área de conservación, con la re- para los asesores nacionales y regionales, con el
presentación de los diferentes actores del sector propósito de operacionalizar el eje transversal de
estatal, ONGs y sector privado. En este trabajo se la Educación Ambiental en todos los niveles del
han definido por subregión los objetivos, las ac- sistema educativo. Esto se está promoviendo co-
ciones estratégicas, las áreas prioritarias y los gru- mo una iniciativa del MEP en el marco de la CO-
pos meta con los que se trabajará coordinadamente. NEA, con el apoyo del MINAE y del CEA de la
Estas estrategias han partido de un diagnóstico UNED.
previo de cada subregión, el cual toma en cuenta
En general, los objetivos enunciados al inicio se
la realidad socioambiental de cada una.
han cumplido en forma bastante satisfactoria,
A la fecha, se ha realizado un significativo núme- pero aún queda mucho camino que recorrer.
ro de actividades de planificación y capacitación
Hoy, a más de 10 años de la propuesta de los li-
a diferentes poblaciones meta de las distintas
neamientos de ECODES y algunas acciones espe-
áreas de influencia, con la colaboración de las
cíficas estratégicas para esta modalidad y del Plan
universidades, INBio, funcionarios de las áreas de
Maestro de Educación Ambiental, se notan algunos
conservación y dirigidas a docentes, niños, fun-
avances, pero todavía falta más trabajo coordina-
cionarios municipales y líderes comunales. Estas
do y acciones que respondan a un plan nacional
actividades han cumplido con la acción prioritaria 1
que racionalice recursos y logre un mayor impacto
18
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


para que los esfuerzos no se vean minimizados • Promoción de la organización de grupos
cada 4 años al cambiar los jerarcas de los distin- locales o nacionales para la defensa del
tos ministerios y organismos descentralizados. medio ambiente.

• Incorporación, en el proceso de la Educa-


VI.
VI. Educación informal ción Ambiental informal, de la iniciativa
privada”.
El Plan Maestro de Educación Ambiental propone
los siguientes objetivos y acciones prioritarias por
desarrollar dentro de esta área: Algunas consideraciones de
su evolución hasta el presente
Objetivos Al analizar los objetivos y las acciones prioritarias
1. “Integrar al sector responsable de la co- propuestas, se nota que de 1989 a los inicios del
municación social en los esfuerzos que 2001 en algunos aspectos ha habido notables
se realizan para lograr el desarrollo sos- avances. Al cobrar el tema ambiental mayor fuer-
tenido. za a nivel mundial, especialmente después de la
Cumbre de Río en 1992, distintos sectores de la
2. Apoyar los programas de Educación Am- sociedad comenzaron a involucrarse, incluido el
biental en las áreas formal, no formal y sector empresarial. Con el auge en Costa Rica del
comunitaria. llamado “turismo ecológico”, más y más presen-
cia del tema se nota en los medios de comunica-
3. Darle difusión a la Estrategia Nacional de ción, a pesar de que no se ha logrado una
Conservación para el Desarrollo Sosteni- campaña sistemática sustentada en el análisis
ble (ECODES), así como a proyectos de profundo de la realidad y que sea de carácter in-
desarrollo integral o educativos que se tegral (García, J. y otros 2000). Algunos temas co-
desarrollen en el país. mo el de la basura y los desechos en general han
sido objeto de campañas y se han invertido bas-
4. Lograr desarrollar y poner en práctica los
tantes recursos, sin embargo, aún no se han so-
planes de interpretación y Educación
metido a un proceso de evaluación. Como
Ambiental en museos, zoológicos, áreas
ejemplo está el esfuerzo de la Municipalidad de
recreativas, parques nacionales y otras
San José con la campaña de “Yoyito” el mono y al-
áreas, según un análisis de prioridades.
gunas referidas al reciclaje de materiales, como la
5. Desarrollar centros de Educación Am- que se desarrolló con respecto al vidrio.
biental en áreas urbanas, según análisis
La prensa escrita es quizá la que de manera más
de factibilidad y prioridades.”
sistemática, ofrece espacios para la educación y
divulgación ambiental.
Acciones prioritarias
Con referencia a los objetivos relacionados con el
• “Desarrollo de campañas permanentes desarrollo de la interpretación y la Educación
de Educación Ambiental por los medios Ambiental en parques nacionales y en otras
masivos de comunicación. áreas, así como la de centros de Educación Am-
biental en zonas urbanas, existen múltiples ejem-
• Promoción del diseño y desarrollo de pla-
plos de lo que principalmente el “boom” del
nes de interpretación y de Educación Am-
turismo ha generado, especialmente en las áreas
biental en museos, zoológicos, áreas
protegidas, donde se han hecho grandes esfuer-
recreativas, parques nacionales y otros.
zos por mejorar la infraestructura interpretativa y
• Promoción del desarrollo y la utilización los servicios complementarios. No puede dejar
de centros de Educación Ambiental en de mencionarse la creación del INBio y su proyec-
áreas urbanas. ción por medio del INBioparque de reciente aper-
tura, como un espacio para la Educación
Ambiental en el ámbito urbano. 19
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


El Zoológico Simón Bolívar por medio de FUNDA- Consideran que el mayor obstáculo ha sido la fal-
ZOO, también ha presentado cambios favorables, ta de comunicación con la comunidad, aunque
no solo en infraestructura sino también en servi- desde luego esta deficiencia se presenta en dife-
cios educacionales. Esto para citar solo unos rentes significaciones según el proyecto particu-
ejemplos. lar. Este problema incide en el impacto de los
proyectos en la solución de problemas concretos;
En el nivel privado han surgido múltiples opcio- no obstante, en todos se señalan, en mayor o me-
nes de interpretación para el goce y disfrute de la nor grado, logros o beneficios y se califica como
naturaleza. Sin embargo, cabe resaltar que debe eficiente la labor de los técnicos involucrados.
tenerse cuidado con el uso abusivo y confuso mu-
chas veces de ciertos términos como ecología, Aquellos proyectos en donde se ha dado mayor
desarrollo sostenible, medio ambiente, entre participación a la comunidad y ha existido más
otros, únicamente con fines comerciales. coordinación con ésta desde las etapas de planea-
miento, sobresalen por sus logros y efecto positivo;
este hecho coincide con la principal recomenda-
VII. Educación comunitaria
VII.
ción de los líderes con referencia a la formulación
En lo que respecta a esta área de acción, el Plan y el desarrollo de proyectos de este tipo.
Maestro de Educación Ambiental (Guier, E, ed.
En general, se recomienda la metodología participa-
1989: 29-30), en su fase de diagnóstico analizó
tiva y un enfoque que tienda hacia la identificación
ocho proyectos específicos ejecutados a nivel co-
de problemas y la búsqueda y la puesta en práctica
munitario con el fin de resolver problemas am-
de alternativas de solución, acordes con los princi-
bientales concretos. Tales proyectos fueron
pios del desarrollo sostenido”.
seleccionados teniendo en cuenta:
De este diagnóstico se desprenden los objetivos y
a) El costo material y humano invertido en
las acciones prioritarias para su consecución.
el mismo.
Algunos objetivos planteados en el Plan Maestro
b) La claridad de objetivos y el alcance en
fueron (1989:62):
cuanto al número de beneficiarios.

c) El modelo operacional. Objetivos


d) La vigencia en los años 87 y 88, coinci- 1. “Lograr que todos los proyectos de desa-
dente con el proceso de gestación del rrollo integral en comunidades, tengan
Plan Maestro. un componente educativo ambiental.

El análisis se efectuó con base en los resultados 2. “Organizar una red de comunicación entre
de un sondeo de opinión efectuado entre los los proyectos comunitarios para promover
coordinadores o funcionarios de los proyectos se- la retroalimentación e intercambio de ex-
leccionados y entre los miembros de las comuni- periencias.
dades de influencia de los mismos, así como
entre líderes de opinión de las comunidades res- 3. “Integrar a los miembros de las comuni-
pectivas. Se puso especial atención a los objeti- dades involucradas en proyectos, en la
vos, los logros y las deficiencias de los proyectos identificación de los problemas que los
en cuestión. La técnica utilizada fue la entrevis- afectan y la búsqueda de soluciones, en
ta, cuyos resultados se cotejaron con la documen- el marco del desarrollo sostenido”.
tación básica que describía cada proyecto.
Algunas consideraciones de
En la Síntesis de Resultados que presenta el
Plan Maestro (1989:32) se destaca que: “En térmi- su evolución hasta el presente
nos generales, las comunidades no tienen bien Para los inicios de este nuevo milenio y a la luz de
claros los objetivos que plantean los proyectos. estos objetivos, se pueden señalar avances en al-
20
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


habitan” (UICN/ ORMA/SINAC/MINAE/UNED-
PEA/UNA-PRMVS/1999:3).

Está diseñado para ejecutarse en distintas etapas


que incluyen:

a) Alianzas estratégicas e inserción.

b) Investigación integrada.

c) Planificación participativa.

d) Producción y validación de materiales di-


dácticos.

e) Proceso de capacitación y selección de


facilitadores.

f) Sistematización de experiencias.

g) Evaluación.
Los medios de comunicación son esenciales
para transmitir el mensaje ambiental a la población. h) Seguimiento.

Al visualizar cada una de estas etapas y comparar


gunas áreas. Es una realidad que los proyectos con los objetivos estratégicos propuestos en el
específicos en comunidades continúan desarro- Plan Maestro, se nota la incorporación de muchas
llándose y es indiscutible que se ha avanzado en de sus recomendaciones. El enfoque general del
los aspectos metodológicos, especialmente en lo proyecto se orienta a rescatar y potenciar los co-
que respecta a diagnósticos participativos, capa- nocimientos y la cultura que caracterizan a las
citación de líderes o multiplicadores, producción comunidades meta, para que se integren desde
de materiales divulgativos y didácticos y en gene- las primeras fases en un proceso que al fin y al ca-
ral se tiene claridad de lo esencial de generar pro- bo les pertenece.
cesos autogestionarios.

Aunque no se ha hecho una evaluación sistemá- VIII Perspectivas y desafíos


tica, comparativa e integral de los logros, se per-
VIII. de la Educación Ambiental
cibe que ha habido avances importantes en en Costa Rica
algunos proyectos. Como ejemplo vale citar el
proyecto denominado Educación Participativa so- Con base en la visión histórica y el desarrollo ac-
bre la gente y la naturaleza patrocinado por el tual de la Educación Ambiental en el país, dentro
Convenio Bilateral de Desarrollo Sostenible Costa de un contexto global, se plantean algunos desa-
Rica-Holanda. Se trata de un trabajo interinstitu- fíos o retos para los próximos años, si se quiere fa-
cional en el que participan el MINAE, la UICN, la vorecer un avance significativo en esta temática,
UNED y la UNA (ya esto destaca como un avance esencial para el sostén del sistema ecológico y la
importante). Este proyecto plantea como objetivo conservación de una armoniosa calidad de vida
general “desarrollar procesos de capacitación para todas las criaturas.
y de producción de materiales didácticos que
integren conocimiento técnico sobre conser- Algunos de estos desafíos se ordenan según las
vación de especies, con el propósito de que modalidades de la educación consideradas y otros
“actores clave” aumenten su capacidad de to- se conciben desde una perspectiva más general.
mar decisiones sostenibles sobre la gestión de
especies silvestres en las comunidades donde
21
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


En la educación formal 2. Fortalecer y ampliar el diseño y la ejecu-
ción de diagnóstico previo a la ejecución
Algunas recomendaciones (tomadas del Plan de los programas de capacitación.
Maestro de Educación Ambiental,1989:56-57) pa-
ra emprender la tarea en el inicio de la época ac- 3. Buscar un mecanismo para unificar la con-
tual son: ceptualización de términos entre los multi-
plicadores y facilitadores de los proyectos
1. Desarrollar un programa nacional de in- de capacitación en Educación Ambiental.
vestigación y experimentación en el cam-
po de la educación formal, que permita 4. Elaborar una base de datos sobre proyec-
orientar y fortalecer la educación relativa tos de capacitación en Educación Am-
al ambiente en el país. biental por áreas de influencia,
instituciones y personas clave en el país
2. Establecer y coordinar, por medio de la (Jiménez, et al., 1999:18).
Comisión Nacional de Educación Am-
biental, un comité asesor con represen- 5. Elaborar un catálogo con temas, pobla-
tantes del MEP y de las universidades, ción meta y disponibilidad de todos los
cuya labor sea la revisión, el análisis y la materiales didácticos sobre Educación
evaluación de los currículos vigentes. Es- Ambiental.
tablecer la estrategia por seguir en la re-
estructuración curricular, de modo que En la educación comunitaria
permita incluir la dimensión ambiental
en los planes y programas existentes. 1. Poner en práctica mecanismos que ga-
ranticen procesos participativos y auto-
3. Elaborar, por intermedio de las universida- gestionarios sostenidos en el espacio y en
des y el MEP, un proyecto de capacitación el tiempo, tal que al retirarse el apoyo
en conjunto para estos profesionales y propio de los proyectos, las comunidades
presentarlo al Consejo Superior de Edu- tengan la conciencia y la capacidad de
cación y al Ministerio de Educación para seguir adelante con sus propias fuerzas y
que lo avale. recursos.
4. Aprovechar los resultados de los progra- 2. Establecer un sistema organizativo que
mas de extensión o acción social y otras permita la vinculación e intercambio de
experiencias comunitarias para enrique- experiencias de los entes que desarrollan
cer los currículos. proyectos a nivel comunitario. Fortalecer
las alianzas estratégicas.
5. Definir indicadores para medir la inclu-
sión de la dimensión ambiental en la pla- 3. Insertar el componente ambiental en to-
nificación y puesta en ejecución de los do proyecto de desarrollo comunal.
currículos.
4. Procurar el desarrollo de proyectos de in-
6. Sistematizar y divulgar las experiencias vestigación- acción que promuevan pro-
sobre inclusión de la dimensión ambien- puestas de solución sostenibles con
tal que existen en el país. participación comunal.

En la educación no formal En la educación informal


1. Sistematizar las experiencias de capaci- 1. Plantear y poner en práctica una campaña
tación para darlas a conocer en otros ám- integral y sistemática de Educación Am-
bitos y retroalimentar los procesos. biental por los distintos medios, en una
alianza gubernamental y privada. Podría
ser coordinada por el SINART y la UNED.
22
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


2. Incursionar de lleno en el ciberespacio 6. Diseñar sistemas de seguimiento y eva-
luación para los proyectos de Educación
3. Fortalecer y sistematizar la capacitación Ambiental en todas las modalidades con
de comunicadores, guías de turismo y fa- el fin de ajustar las estrategias metodoló-
cilitadores de los programas de interpre- gicas. Definir los indicadores ambientales
tación y Educación Ambiental. para la evaluación.
4. Integrar la temática urbana y cultural a la 7. Involucrar más a la empresa privada en
netamente naturalista en los centros de promover acciones de capacitación y di-
Educación Ambiental urbanos. vulgación en Educación Ambiental den-
tro de su diario quehacer, dirigidas a sus
5. Desarrollar senderos urbanos de inter-
empleados y a la comunidad aledaña.
pretación ambiental. Ejemplo: desarro-
llar un sendero del Simón Bolívar al A modo de conclusión, cabe destacar que todos
Museo Nacional recorriendo y resaltando estos desafíos presentados apuntan en último tér-
diversos aspectos de interés (positivos y mino al logro de una alfabetización ambiental
negativos). con el mayor alcance posible, que promueva la
formación de individuos sanos, libres y felices,
6. Diseñar y consolidar los planes de inter-
conscientes de su pertenencia al sistema ecológico
pretación y Educación Ambiental en las
global y por consiguiente respetuosos de las leyes
áreas protegidas que se consideren prio-
básicas que lo rigen.
ritarias por parte de la CONEA.

IX. Perspectivas y desafíos para todas


las modalidades
1. Integrar los esfuerzos de proyectos y pro-
gramas de Educación Ambiental que se
lleven a cabo en el país para potenciar su
impacto (Jiménez, et al., 1999:18).

2. Lograr que los proyectos no solo propi-


cien el cambio de actitud ante los proble-
mas del ambiente, sino que logren un
cambio de comportamiento.

3. Propiciar proyectos no solo para sobrevivir,


sino para lograr alcanzar los valores más
supremos como la paz y el bien común.

4. Promover acciones que tomen en cuenta


no solo el uso racional de los recursos, si-
no la modificación de los patrones de de-
sarrollo que se orienten a una utilización
más justa y solidaria.

5. Propiciar que las acciones de educación


Martín Villalta Quirós

ambiental impulsadas en el país, pro-


muevan estrategias que incidan en el
modelo de desarrollo establecido para
reorientarlo hacia la sostenibilidad y la
equidad.
23
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


ANEXO 1 PRODEA: Programa de Educación Ambiental.
RARE: Rare Animal Relief Effort.
Siglas utilizadas en el artículo
SINAC: Sistema Nacional de Áreas de Conservación.
ACCVC: Área de Conservación Cordillera Volcánica Cen-
tral. SPN: Servicio de Parques Nacionales.
AECO: Asociación Ecológica Costarricense. SUMA: Subcomisión Universidad y Medio Ambiente.
ASCONA: Asociación para la Conservación de Naturaleza. UCR: Universidad de Costa Rica.
BAXTER: Baxter Health CARE. UICN: Unión Internacional de la Naturaleza.
CCSS: Caja Costarricense del Seguro Social. UNA: Universidad Nacional.
CECADE: Centro de Capacitación para el Desarrollo. UNED: Universidad Estatal a Distancia.
CEME: Centro para el Mejoramiento y la Enseñanza de UNESCO: Organización de las Naciones Unidas para la
las Ciencias. Educación, la Ciencia y la Cultura.
CIEA: Comisión Interuniversitaria de Educación Am- UNICEF: Fondo de Naciones Unidas para la Infancia.
biental.
WWF: Fondo Mundial para la Vida Silvestre.
CNFL: Compañía Nacional de Fuerza y Luz.
CNUMAD: Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Me-
dio Ambiente y Desarrollo.
CODECE: Comité de Defensa de los Cerros de Escazú.
Bibliografía
CONEA: Comisión Nacional de Educación Ambiental.
ANDER-EGG, E. 1985. El Desafío Ecológico. EUNED. San José,
DGF: Dirección General Forestal.
Costa Rica. 305 p.
ECODES: Estrategia Nacional de Conservación.
BOHM, D. 1997. Una Nueva Ética. Educación, Participación y
ECO-ED: Congreso Mundial de Educación y Comunicación
Ambiente. Ministerio del Ambiente y de los Recursos Na-
sobre Ambiente y Desarrollo.
turales. Venezuela 1(3):6-10.
ESPH: Empresa de Servicios Públicos de Heredia.
COMISIÓN COSTARRICENSE DE COOPERACIÓN CON UNESCO.
EUNED: Editorial Universidad Estatal a Distancia.
1994. Diagnóstico y Recomendaciones para un Plan de
FECOMEX: Federación de Comercio Mexicano. Acción Nacional de Educación Ambiental para el Desarro-
FUNDAZOO: Fundación Zoológico. llo Sostenible. San José, Costa Rica. 157 p.
FUNDEA: Fundación de Educación Ambiental CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE MEDIO AM-
FUNDECOR: Fundación para el Desarrollo de la Cordillera Vol- BIENTE Y DESARROLLO (CNUMAD). 1992. Programa 21.
cánica Central. Serie Documentos Cumbre de la Tierra. Consejo de la Tie-
rra y Universidad Nacional. Departamento de Publicacio-
GTZ: Agencia Alemana de Cooperación Técnica.
nes de la UNA. Heredia Costa Rica. 503 p.
ICAA: Instituto Costarricense de Acueductos y Alcanta-
rillados. CURIEL, A. 1997. Educación Ambiental, evolución de un con-
cepto. En Boletín Órgano Informativo de Educadores Am-
ICE: Instituto Costarricense de Electricidad.
bientales. Educación Ambiental de Latinoamérica.
ICONA: Instituto para la Conservación de la Naturaleza Número especial (9-10): 6-8.
(España).
FORO INTERNACIONAL DE ONG Y MOVIMIENTOS SOCIALES.
IIDH: Instituto Interamericano de Derechos Humanos.
CONSTRUYENDO EL FUTURO: TRATADOS ALTERNATI-
INBio: Instituto Nacional de Biodiversidad. VOS DE RÍO 92. 1993. Tratado sobre Educación Ambien-
ITCR: Instituto Tecnológico de Costa Rica. tal para Sociedades Sustentables y Responsabilidad
Global. San José, Porvenir CECADE. Consejo de la Tierra.
MEP: Ministerio de Educación Pública.
Universidad Nacional. 190 p.
MINAE: Ministerio del Ambiente y Energía.
FOURNIER, L.A. 1991. Desarrollo y Perspectivas del Movimien-
MIRENEM: Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Mi-
to Conservacionista Costarricense. San José, Costa Rica.
nas.
Editorial Universidad de Costa Rica. 113 p.
MOPT: Ministerio de Obras Públicas y Transportes.
GARCÍA, J. 2001. Comunicación personal por correo electrónico.
MSP: Ministerio de Salud Pública.
OET: Organización de Estudios Tropicales. GARCÍA, J., GUIER, E., CHACÓN, I. 2000. Ambiente: problemá-
tica y opciones de solución. Antología. San José, EUNED.
ONG: Organismo Internacional No Gubernamental.
508 p.
OPS: Organización Panamericana de la Salud.
GARCÍA, J y NANDO, J. 2000. Estrategias Didácticas de Educa-
PEA: Programa de Educación Ambiental.
ción Ambiental. Ediciones Aljibe. Málaga. 231 p.
PNUD: Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.
GONZÁLEZ, G.E. 1997. Educación Ambiental. Historia y Con-
PNUMA: Programa de las Naciones Unidas para el Medio
ceptos a Veinte Años de Tbilisi. Sistemas Técnicos de Edi-
Ambiente.
ción, S.A. dic de C. V. México D. F. 290 p.
24
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004


GUIER, E. (ed.). 1989. Plan Maestro de Educación Ambiental. RODRÍGUEZ, M.; ZÚÑIGA, M.E.; GUIER, E. 1996. Propuesta de
Fundación Neotrópica. Editorial Heliconia. San José, Cos- un Modelo Teórico para la Ambientalización de Cursos de
ta Rica 85 p, 198 p. una Carrera Universitaria: Una Experiencia Piloto. Resu-
men de investigación, San José, Costa Rica EUNED. 69 p.
GUIER, E. 1991. Comisión Nacional de Educación Ambiental:
antecedentes y proyecciones. Comentario. San José, C. R. RODRÍGUEZ, M.; ZÚÑIGA, M.E.; GUIER, E. 1998. Didáctica Am-
EUNED. Biocenosis 7 (2): 1 biental. Antología, San José, Costa Rica. EUNED, 222 p.

GUIER, E. 1994. Hacia la Formación de un Individuo Ambiental- RODRÍGUEZ, M. 2000. La Educación Ambiental y la Trasversali-
mente Alfabetizado. San José, Costa Rica. EUNED. Bioce- dad. En preparación.
nosis 11 (1): 1 N.S. Julio- Diciembre.
SEMINARIO REGIONAL BRUSELAS. 1989. Seminario Regional
GUIER, E., 2000. Educación Ambiental: fundamentos, síntesis sobre la Integración de la Educación Ambiental en la Ense-
histórica en Costa Rica y algunos elementos para la inte- ñanza General Universitaria Europea Bruselas-Bélgica, sp.
gración al currículo. Programa Educación Ambiental,
UNED s.p. (digitado). TUK, E. y VALVERDE, J. 1995. La Dimensión Ambiental como
Contenido Curricular en la Educación a Distancia: Su
GUTIÉRREZ, J. 1995. La Educación Ambiental. Fundamentos Adaptación a la Carrera de Ciencias de la Educación con
teóricos, propuestas, transversalidad y orientaciones ex- Énfasis en l y ll Ciclos. Proyecto de graduación para optar
tracurriculares. La Muralla, Madrid. 310 p. por el grado de Licenciatura en Educación con énfasis en
Docencia. Universidad Estatal a Distancia. San José, Cos-
JIMÉNEZ, G.; CHARPENTIER, C.; ZÚÑIGA, M.E.; CHAVARRÍA, ta Rica. 243 p.
M.J.; ROJAS, S.; DURÁN, 1999. El estado de la Educación
Ambiental en Costa Rica. MINAE. San José, Costa Rica. UICN-ORMA/SINAC-MINAE/ UNED-PEA/ UNA-PRMVS/. 1999.
19 p (digitado). Participación Comunitaria en Procesos de Capacitación y
Producción de Materiales Didácticos sobre Conservación
LEFF, E. 1997. Formación Ambiental y Desarrollo Sustentable. de Especies Silvestres en Costa Rica. Convenio Bilateral
En: Formación Ambiental. Órgano Informativo de la Red de Desarrollo Sostenible, Costa Rica- Holanda. 30 p.
de Formación Ambiental para América Latina y el Caribe
2021 (9-10)18-23. UNESCO-PNUMA. 1977. Programa Internacional de Educación
Ambiental Seminario Internacional de Educación Am-
MARTÍNEZ HUERTA, J. F. 1999. Fundamentos de la Educación biental. Seminario Internacional de Educación. Belgrado,
Ambiental. En: Manual de Educación Ambiental. UNES- Yugoslavia. Octubre, 1975. Informe final. París Ed 76
CO/IBERDROLA. UNESCO ETXEA editorial. Madrid, Es- ws/ 95. 72 p.
paña. Fascículo 1. sp.
UNESCO-PNUMA. 1995. Educación Ambiental. Quo Vadis?
MENDOZA, R. 1992. El Respeto a toda forma de vida como un En: Contacto Boletín de Educación Ambiental UNESCO-
fundamento de la Educación Ambiental. San José, C.R. PNUMA XX (2): 1-2 junio.
EUNED. Biocenosis 8 (1-2): 6-8.
UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA, PNUMA, UNESCO, ICONA,
MINAE -SINAC. 1998. Estrategia Nacional de Educación Am- FECOMEX 1992. Congreso Iberoamericano de Educación
biental. Talleres Gráficos de Impresos Borsant. S.A. MI- Ambiental Guadalajara, México, sp.
RENEM. San José, Costa Rica, 43 p.
YUS, R. 1998. Temas Transversales: Hacia una Nueva Escuela.
NACIONES UNIDAS. 1972. Declaración sobre el Medio Huma- España. Graó. 218 p.
no. Estocolmo, Suecia. En: Novo V. M. 1985. Educación
Ambiental ANAYA S.A. Madrid. 152-157 p. YUSTE, N. y ORTEGA, J.A. 1997. Educación Social y Ejes Trans-
versales del Curriculum. Fundamentos Psicopedagógicos
QUESADA MATEO, C. 1990. Estrategia Nacional de Desarrollo y Estrategias Didácticas. Fundación Educación y Futuro.
Sostenible (ECODES). MIRENEM. San José, Costa Rica. 62 p. Universidad de Armería. Facultad de Humanidades y
REYZÁBAR, M.V. y SANZ, A.L. 1999. Los ejes trasversales. Ciencias de la Educación. España. 127 p.
Educación para la vida. Escuela Española S.A. Madrid. ZÚÑIGA, M.E. y GUIER, E. 1980. Experiencia piloto de capaci-
293 p. tación en Educación Ambiental. San José, Costa Rica.
RODRÍGUEZ, M. 1987. Programa de medio ambiente. Univer- EUNED Biocenosis 2 (2): 6-7.
sidad de Costa Rica. Vicerrectoría de Acción Social. Ciu- ZÚÑIGA, M.E. 2000. Transformación del Concepto Educación
dad Universitaria Rodrigo Facio. 25 p. Ambiental desde una Visión Naturista a una Perspectiva
RODRÍGUEZ, M. 1994. El Modelo Integrador de la Docencia, la Holística y Solidaria. San José, Costa Rica. EUNED. Bio-
Investigación y la Acción Social en un Proyecto de Exten- cenosis (14:1-2 en prensa) N.S.
sión Docente. Universidad de Costa Rica. En: “Proyecto de
Universidad para el siglo XXI. Universidad de Costa Rica.
Sede Rodrigo Facio. Cátedra Emma Gamboa. 289-309 pp.

25
>

Revista Biocenosis / Vol.18 (1-2) 2004