Está en la página 1de 145

MISIONES

Preparado por
David Cárdenas G.

INSTITUTO BIBLICO PATRICIO SYMES


BOGOTA, COLOMBIA.

2012
Contenido

Introducción

Capitulo 1. La Gloria global de Dios.

Capitulo 2. Mensaje del Antiguo Testamento: misión intercultural, integral y profética.

Capitulo 3. Perspectiva neotestamentaria de la misión intercultural.

Capitulo 4. El desarrollo de la misión en la historia.

Capitulo 5. La misión y la cultura

Capitulo 6. Un vistazo al mundo

Capitulo 7. Iglesia local en misión global

Capitulo 8. La movilización misionera

Capítulo 9. El llamado y la formación del misionero

Capitulo 10. Multivocacionales univocacionales

Capitulo 11. Transformando las naciones

Capítulo 12. Cambiando el mundo con la oración

Capitulo 13. Financiando las misiones

Capitulo 14. Negocios del reino

Capitulo 15. Cuidado integral del misionero

Capitulo 16. ¿Hacia dónde vamos?

Glosario

1
Capítulo 1
La Gloria Global de Dios
¿Cuánta Gloria usted considera darle a Dios?
Por David Cárdenas G.

Muchas de las cosas que usted hace en la vida le dan la gloria a Dios, otras le dan mucha más
gloria, pero ¿qué de lo que usted hace les está dando la máxima gloria posible a Dios?

Dar la máxima gloria a Dios se relaciona con la evangelización mundial. La Biblia registra en
Apocalipsis 5:9, que al final de estos tiempos, Dios recibirá por primera vez la máxima gloria
nunca antes dada en la historia de la humanidad, cuando gente de “todo linaje y lengua y
pueblo y nación”, por fin, delante de Dios rendirán alabanza y adoración. Las miles de etnias y
culturas a lo largo del planeta tierra, que históricamente han estado alejadas de Dios, una vez
redimidas y unificadas por medio de Cristo, serán el cuadro visible del plan de Dios llevado a
cabo (Génesis 12:2-3).

Si Dios solamente hubiera querido que los israelitas fueran salvos, Dios recibiría gloria, pero no
la máxima gloria; si Dios solamente hubiera querido que la mayoría de las culturas fueran
salvas, Dios recibiría mucho mas gloria, pero no la máxima gloria; pero solamente cuando
gente de todas las culturas creadas por Dios mismo, sean salvas conforme a Su propósito, Dios
recibirá la máxima gloria posible. Es por esto que la gran comisión expresada por ejemplo en
Mateo 28:19 habla de “hacer discípulos en todas las naciones”, como también en Marcos
16:15 “Id por todo el mundo a predicar el evangelio”. La Gloria de Dios, es la verdadera
fuerza motivante para la labor evangelizadora con visión mundial.

Tristemente, las estadísticas1 reflejan un panorama preocupante pero al mismo tiempo


desafiante para la iglesia en relación a la evangelización. De cada 10 personas que hay en el
mundo, 3 son musulmanes, 1 es hinduista, 1 es budista, 1 es animista, 1 es ateo, 2 son de otras
confesiones cristianas y tan solo 1 se considera cristiano evangélico. ¿Cuánta gloria Dios está
recibiendo en este momento por parte de la humanidad? ¿Hará usted algo para que Dios reciba
más y más gloria?

La palabra gloria en el idioma hebreo, con el cual se escribió el Antiguo Testamento es “kavod”,
y da la idea de alguien que tiene un gran reconocimiento o un gran peso social, y en el idioma
griego, con en el cual se escribió el Nuevo Testamento, es “doxa” y da la idea de esparcir o dar
a conocer lo bueno de alguien. Uniendo estas dos formas de entender la palabra gloria, en el
idioma español, la palabra “fama” ayudaría a comprender este término tan trascendente. Dar la
Gloria a Dios es “Hacer famoso el nombre de Dios”; gran privilegio que en el plano individual
lleva a preguntarse a si mismo ¿en qué medida estoy haciendo famoso el nombre de Dios con
mis pensamientos en privado?, ¿cómo hago famoso el nombre de Dios en la familia, en el
trabajo o donde quiera que me encuentre? Sus respuestas determinarán el nivel de
compromiso que usted tiene en glorificar el nombre de Dios.


1
Proporción calculada con base en cifras consultadas en Operación Mundo revisión 2009, elaborado por la Oficina de

2
Si usted es un apasionado por la máxima gloria de Dios, invertirá permanentemente sus
finanzas con gozo para apoyar aquellos misioneros que están haciendo famoso el nombre de
Dios en las naciones; intercederá con el corazón no solamente por los misioneros sino también
por la gente en las culturas donde ellos trabajan; usted se interesará mas y mas por conocer las
necesidades del mundo y formas creativas como usted puede ayudar en la evangelización
mundial; no descartando también, que Dios puede tener un propósito especial con usted y su
familia en algún lugar de la tierra.

Somos una iglesia que a través del trabajo misionero que realizamos en las etnias de la tierra,
estamos contribuyendo en la Gloria Mundial de Dios. Estamos comprometidos en la
evangelización mundial, de tal forma que cada año podamos enviar nuevos misioneros, para
establecer el reino de Dios sembrando iglesias y que usen estrategias tales como negocios y/o
proyectos humanitarios, TODO PARA LA GLORIA DE NUESTRO DIOS.

La Supremacía de Dios en las Misiones a Través de la Adoración2


Por John Piper

Las misiones no son la meta final de la iglesia, sino la adoración. Las misiones existen porque la
adoración no existe en las naciones de la tierra. La adoración es absoluta, no así las misiones,
porque Dios es la medida final de todas las cosas, no el hombre. Cuando termine ésta era, y los
incontables millones de redimidos doblen sus rodillas ante el trono de Dios, las misiones se
acabarán. La obra misionera es una necesidad temporal, pero la adoración permanece para
siempre.

Por tanto, la adoración es el combustible y la meta de las misiones. Es la meta final de las
misiones sencillamente porque por medio de ellas simplemente ayudamos a llevar a las naciones
al incandescente deleite de la gloria de Dios. El objetivo de las misiones es el gozo de los
pueblos en la grandeza de Dios ¡Jehová reina! ¡Regocíjese la tierra! ¡Alégrense las muchas
costas! (Salmo 97:1). “¡Alábenle, Dios, los pueblos, todos los pueblos te alaben! Alégrense y
gócense las naciones” (Salmo 67:3–4). [¡Que te alaben, oh Dios, los pueblos; que todos los
pueblos te alaben. Alégrense y canten con júbilo las naciones! (Salmo 67:3–4 NVI).]

La pasión por Dios en la adoración antecede a la proclamación de Dios por la predicación. No


puede recomendar lo que no aprecia. El misionero nunca exclamará, “Que se gocen las
naciones” cuando no puede decirlo de corazón “Yo me regocijaré en Jehová…Me alegraré y me
regocijaré en ti; cantaré a tu nombre, Altísimo (Salmo 104:34; 9:2) Las misiones comienzan y
terminan con la adoración.

Donde la pasión por Dios es débil, el celo por las misiones será débil. Las iglesias que no están
centradas en la exaltación de la majestad y la belleza de Dios, escasamente encenderán un
deseo ardiente para “proclamar entre las naciones su gloria” (Salmo 96:3). Aun los incrédulos
sienten la disparidad entre la audacia de nuestra pretensión sobre las naciones y la tibieza de
nuestro compromiso con Dios.

Charles Misner, científico cristiano especialista en la teoría de la relatividad dice: “mucho de lo


que sucede en un culto de adoración carece de sentido. El pan diario de muchos cultos

2
Articulo tomado de Alégrense las naciones: la supremacía de Dios en las misiones, por John Piper. Capitulo 1. Pág.
10-36.

3
dominicales con su enfoque humanista de autoayuda, cargado de calmante psicológico, terapia
relacional y de planificación táctica estructurada para agradar los gustos de todos, parece
dramáticamente lejos de la corriente de la Realidad plena—“El Dios de la grandeza aplastante.”3

Es posible estar distraído de Dios intentando servir a Dios. Como Marta, descuidamos la única
cosa necesaria, y de pronto mostramos con nuestros actos a un Dios tan ocupado e inquieto
como lo somos nosotros. A. W. Tozer nos advirtió sobre esto:

A menudo mostramos a Dios como un padre distraído, y algo ansioso para reclutar ayuda y así
llevar a cabo su plan benevolente de traer paz y salvación al mundo….demasiadas veces, el
llamado a las misiones se basa en este retrato ficticio de la frustración del Dios Omnipotente.4

Dios es la realidad absoluta a quien todo ser viviente en el universo le debiera rendir cuentas.
Todo depende absolutamente de su voluntad. Todas las demás realidades se comparan con Él
como una gota de lluvia se compara con el océano, o como un hormiguero aparece frente al
Monte Everest. Ignorarle o menospreciarle es una locura incoherente y suicida. ¿Cómo se
atreve a servir de embajador a este Dios sublime quien no se haya estremecido ante Él en
gozoso asombro?

La Segunda Actividad Más Importante en el Mundo


El tema más crucial en las misiones es la centralidad de Dios en la vida de la Iglesia. Si la gente
no está asombrada por la grandeza de Dios, ¿Cómo puede ser enviada con el mensaje
resonante: “Grande es Jehová y digno de suprema alabanza; temible sobre todos los dioses”
(Salmo 96:4)?. La tarea misionera no es trascendental ni absoluta: sólo lo es Dios. Y esta
declaración no son meras palabras. Esta verdad es el latido de la inspiración y tenacidad
misionera. William Carey, el padre de las misiones modernas, quien zarpó de Inglaterra hacia la
India en 1793, expresó la correlación:

“Cuando partí de Inglaterra, mi esperanza para la conversión de la India era muy fuerte, pero
con los muchos obstáculos con los que me encontraré, esa esperanza moría, a menos que Dios
la apuntalara. Bueno, me dije, tengo a Dios, y su Palabra es verdad. Aunque las supersticiones
de los paganos eran mil veces más fuertes de lo que son, y el ejemplo de los europeos mil veces
peor; aunque fuera abandonado por todos y perseguido por todos, aun así, mi fe, fijada en la
palabra segura de verdad, se levantará por encima de todos los obstáculos y vencerá toda
prueba. La causa de Dios triunfará”.5

Carey y miles más han sido movidos y mandados por la visión de un Dios grande y triunfante.
Esa visión debe anteponerse a todo. Saborear la visión de Dios en la adoración, antecede a
difundir el mensaje de Dios en misión. Toda la historia se mueve hacia un gran final: la
incandescente adoración a Dios y a su Hijo entre todos los pueblos de la tierra. La obra
misionera no es la meta. Es solo el medio. Y por esa razón es la segunda actividad más
importante en el mundo.

3
Citada en First Things (Primeras Cosas), Dic. 1991, no. 18, p. 63
4
Citado en Tom Wells, A Vision for Missions [Una Visión Para Las Misiones] (Carlisle, PA: Banner of Truth Trust,
1985), p. 35.
5
Citada in Iain Murray, The Puritan Hope [La Esperanza Puritana] (Edinburgh: The Banner of Truth Trust, 1971), p.
140.

4
La Pasión de Dios Por Dios es El Fundamento para Nuestra Pasión por Dios

Las misiones no son tampoco la meta final de Dios. La meta máxima de Dios es su propia
adoración. Y cuando esto penetra en el corazón de la persona, todo cambia. El mundo a
menudo es puesto de cabeza y todo luce diferente—incluso la empresa misionera.

El fundamento absoluto de nuestra pasión para ver a Dios glorificado es su propia pasión para
ser glorificado. Dios es central y supremo en sus propios sentimientos. No existen rivales para la
supremacía de la gloria de Dios en su propio corazón. Dios no es idólatra. No desobedece el
primer y gran mandamiento. Con todo su corazón y su alma y su fuerza y su mente se deleita
en la gloria de sus múltiples perfecciones. El corazón más apasionado por Dios en todo el
universo es el corazón mismo de Dios.

Esta verdad más que cualquier otra que yo sepa, asevera la convicción de que la adoración es el
combustible y la meta de las misiones. La razón más profunda por la que nuestra pasión por
Dios deba proveer la combustión para la empresa misionera es que la pasión de Dios por sí
mismo es la fuerza que impulsa a las misiones en su propio corazón. Las misiones son el rebosar
del deleite de Dios de ser Dios. Y la razón más profunda para explicar que la adoración es la
meta en las misiones es porque la adoración es la meta de Dios. El registro bíblico de la
inexorable búsqueda de Dios por
La alabanza entre las naciones lo confirma. “Alabad a Jehová, naciones todas; pueblos todos,
alabadle!” (Salmo 117:1). Si esta es la meta de Dios, debe ser a su vez nuestra meta.

El Fin Principal de Dios es Glorificar a Dios y Gozarse en Si Mismo por Siempre

Todos mis años de predicación y enseñanza sobre la supremacía de Dios en el corazón de Dios
han comprobado que esta verdad golpea a la mayoría de las personas como un camión cargado
con un fruto desconocido. Si ellos sobreviven al impacto, descubren que este es el fruto más
exquisito del planeta. He desarrollado esta verdad con extensos argumentos en otras partes, así
que aquí solo daré un breve vistazo de la base bíblica. Lo que estoy alegando es que la
respuesta a la primera pregunta del catecismo de Westminster es la misma a la pregunta que
hago con respecto a Dios, y a la pregunta que hago tocante al hombre. Pregunta: ¿Cuál es el fin
principal del hombre? Respuesta: El fin principal del hombre es glorificar a Dios y disfrutarle
para siempre. Pregunta: ¿Cuál es el fin principal de Dios? Respuesta: El fin principal de Dios es
glorificar a Dios y disfrutarle para siempre.

El deleite y la pasión de Dios se despliegan resguardando su infinita e inestimable gloria. Esta


postura no es una vaga conjetura teológica sino que fluye inevitablemente desde las docenas de
textos bíblicos que muestran a Dios en la inexorable búsqueda de alabanza y honor desde la
creación hasta su consumación.

Tal vez ningún texto en la Biblia revele la pasión de Dios por su propia gloria más clara y
francamente como lo hace Isaías 48:9–11 donde Dios dice: “Por amor de mi nombre contendré
mi ira, y para alabanza mía la reprimiré para no destruirte. He aquí te he purificado, y no como
a plata; te he escogido en horno de aflicción. Por mí, por amor de mí mismo lo haré, para que
no sea profanado mi nombre, y mi honra no la daré a otro.”

5
He descubierto que para mucha gente, estas palabras llegan como si les dieran seis martillazos
por el hecho de mirar al mundo con un enfoque centrado en el hombre como eje del universo.

Por amor de mi nombre, Para alabanza mía, Por mí, Por amor de mí mismo, Para que no sea
profanado mi nombre, Mi honra no la daré a otro.

Lo que nos recalca este verso es la centralidad de Dios en sus propios sentimientos. El corazón
más apasionado por la glorificación de Dios es el corazón de Dios mismo. La meta final de Dios
es el resguardar y desplegar la gloria de su nombre.

Algunos Textos Bíblicos para Mostrar El Celo de Dios por Su Propia Gloria

Dios escogió a su pueblo para su gloria:

Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha
delante de él. En amor nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de
Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad, para alabanza de su gloriosa gracia, que nos
concedió en su Amad. Efesios 1:4–6, cf. vv. 12, 14, NVI

Dios nos creó para su gloria:

Diré al norte: Da acá, y al sur: “¡No los retengas; trae de lejos a mis hijos, y a mis hijas de los
confines de la tierra, a todos los llamados de mi nombre, que para gloria mía los he creado, los
formé y los hice.” Isaías 43:6–7

Dios llamó a Israel para su gloria:

Me dijo: Mi siervo eres, oh Israel, porque en ti me gloriaré. Isaías 49:3

Dios no desechó a su pueblo para la gloria de su nombre:

No temáis; vosotros habéis hecho todo este mal; pero con todo eso no dejéis de seguir en pos
de Jehová…Pues Jehová no desamparará a su pueblo, por su gran nombre; porque Jehová ha
querido haceros pueblo suyo. 1 Samuel 12:20, 22

Dios libró a Jerusalén de ataque para gloria de su nombre:

Porque yo ampararé esta ciudad para salvarla, por amor a mí mismo, y por amor a David, mi
siervo. 2 Reyes 19:34; cf. 20:6

Jesús buscó la gloria de su Padre en todo lo que hizo:

El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; pero el que busca la gloria del que lo
envió, este es verdadero y no hay en él injusticia. Juan 7:18

Jesús nos mandó a hacer buenas obras para glorificar a Dios:

6
Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y
glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Mateo 5:16; cf. 1 Pedro 2:12

Jesús nos advirtió que no buscar la gloria de Dios imposibilita la fe:

¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros y no buscáis la gloria que
viene del Dios único? Juan 5:44

Jesús dijo que Él responde a la oración para que Dios sea glorificado:

Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
Juan 14:13

Jesús soportó sus últimas horas de sufrimiento para la gloria de Dios:

Ahora está turbada mi alma, ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Pero para esto he
llegado a esta hora. Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Lo he
glorificado, y lo glorificaré otra vez. Juan 12:27–28

Dios perdona nuestros pecados por amor propio:

Yo, yo soy quien borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.
Isaías 43:25

El ministerio del Espíritu Santo es para glorificar a Dios:

Él me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber. Juan 16:14

Dios nos dirige a que le sirvamos de tal manera que le glorifiquemos:

Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al
poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la
gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén. 1 Pedro 4:11

Jesús viene otra vez para la gloria de Dios:

Estos sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su
poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los
que creyeron. 2 Tesalonicenses 1:9–10

Todo lo que sucede redunda para la gloria de Dios:

Porque de él, por él y para él son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.
Romanos 11:36

El Desprecio de la Gloria de Dios y los Horrores del Infierno

7
La condición del corazón humano echa la teocentricidad de Dios a un lado. El hombre por
naturaleza no tiene un corazón que glorifique a Dios. “Todos pecaron y están destituidos de la
gloria de Dios” (Romanos 3:23). En nuestra perversidad ahogamos la verdad de que Dios es
nuestro Soberano, y digno de toda nuestra lealtad y afecto.

Todas las naciones han fallado. Por tanto, el peso de la culpa infinita descansa sobre la cabeza
de cada ser humano porque no hemos valorado la gloria de Dios.

¿Deber o Deleite en Una Sala de Hospital?


Para ilustrar la verdad de que Dios es más glorificado en nosotros cuando estamos más
satisfechos en Él, considere lo que yo podría decir en una visita pastoral al visitar en el hospital
a uno de mis feligreses. La persona mira desde su cama con una sonrisa y me dice: “¡Oh, Pastor
Juan, que bueno que vino a visitarme. ¡Cuánto me anima!” Y suponga que yo alzo mi mano
como si fuera para desviar las palabras y digo en forma pragmática, “Nada de eso. Es mi deber
como pastor.” Ahora ¿Qué está mal aquí? ¿Por qué nos asustamos ante tal descuidada
declaración pastoral? De veras, si es mi deber. Y el deber es algo bueno. Entonces, ¿Por qué esa
declaración daña tanto? Daña porque no honra a la persona enferma. ¿Por qué? Porque el
deleite confiere más honra que el deber. Hacer visitas al hospital partiendo del mero deber
honra al deber. Haciéndolo con una motivación de deleite, honra a los pacientes. Y ellos lo
sienten. La respuesta pastoral correcta al saludo del paciente habría sido: “Es un placer para mí
estar aquí. Estoy contento de poder visitarte.

¿Alcanza a comprender la paradoja aquí? Esas dos oraciones “Es un placer para mi estar aquí.
Estoy contento de poder visitarte” no son egoístas, ambas confieren honor al paciente, y no al
pastor. Cuando alguien se deleita en usted, usted se siente honrado. Cuando alguien encuentra
felicidad al estar a tu lado, te sientes atesorado, apreciado y glorificado. Entonces visitar a los
enfermos porque sientes contentamiento personal en estar allí es una manifestación de amor.

He aquí entonces la respuesta al por qué Dios no contradice su carácter de ser un Dios de amor
al magnificar su gloria. Dios es glorificado precisamente cuando estamos satisfechos en Él—
cuando nos deleitamos en su presencia, cuando nos gusta estar cerca de Él, cuando valoramos
su comunión.

Este es un descubrimiento totalmente transformador. Nos libera para buscar nuestro gozo en
Dios, y a Dios para buscar su gloria en nosotros. Porque no son dos propósitos contrarios. Dios
es más glorificado en nosotros cuando estamos más satisfechos en Él.

La Auto-Exaltación de Dios Traza el Camino Hacia la Satisfacción Humana

Por lo tanto, cuando leemos cientos de textos en la Biblia que muestran a Dios exaltando
apasionadamente su propia gloria, ya no oímos estos versículos como las pasiones de un ego
indiferente y engreído. Lo escuchamos como la exaltación legítima del Único que es
infinitamente exaltado, y lo entendemos como la búsqueda de Dios hacia nuestra más profunda
satisfacción en Él.

Dios es absolutamente único. Es el único ser en el universo digno de ser adorado. Por lo tanto,
cuando se exalta a Sí mismo, conduce a su pueblo al gozo verdadero y duradero. “Me mostrarás

8
la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo, delicias a tu diestra para siempre”
(Salmo 16:11).

Pero cuando nos exaltamos a nosotros mismos, distraemos a los demás de lo que les traerá
gozo verdadero y duradero.

El Motor de las Misiones es la Adoración

La diferencia entre el Dios verdadero y los dioses de las naciones es que el Dios verdadero
transporta; y los otros dioses deben ser transportados. Dios sirve, ellos deben ser servidos. Dios
glorifica su grandeza mostrando misericordia. Ellos glorifican la suya reclutando esclavos. Así, la
visión de Dios como uno a quien la pasión por su gloria lo mueve a misericordia, impulsa a las
misiones porque es absolutamente único entre todos los dioses.

Por esa razón, Dios está comprometido con el gozo santo de los redimidos, provenientes de
toda tribu, lengua, pueblo y nación, con el mismo celo que les mueve para buscar Su propia
gloria en todo lo que hace. La supremacía de Dios en el corazón de Dios es la fuerza impulsora
de su misericordia y del movimiento misionero de su iglesia.

¡Que el Bendito Redentor Vea la Agonía de Su Alma!

En la década de 1740 David Brainerd, misionero con los indígenas en New Jersey se quedó con
esta certeza en los últimos momentos antes de su muerte a la edad de 29 años. Siete días antes
de morir en 1747 habló de su anhelo por la gloria de Dios en el mundo. Estas son las últimas
palabras que escribió con su puño y letra con la poca fuerza que le quedaba:

Viernes, 2 de octubre. Mi alma pasó este día por momentos dulcemente arraigada en Dios.
Anhelo “estar con Él” para “contemplar su gloria… ¡Oh, que su reino venga al mundo; Que todos
quieran glorificarle por lo que Él es en sí mismo; y que el bendito Redentor pueda ver el ‘[dolor
de parto] de su alma, y esté satisfecho’.” ¡Oh, ven, Señor Jesús, ven pronto! Amén.6

La ausencia de esta clase de pasión por Dios que caracterizaba la vida de Brainerd, es la gran
causa de la debilidad misionera en las iglesias. Así fue el criterio de Andrew Murray hace cien
años:

Mientras se encuentra una respuesta al hecho que si hay tantos millones de cristianos, ¿Por qué
el ejército efectivo de Dios que está combatiendo contra las huestes de oscuridad es tan
pequeño?, la única respuesta que se presenta es—la falta de corazón: Se ha perdido el
entusiasmo por el Reino porque hay muy poco entusiasmo por el Rey. 7

Hoy en día esta situación sigue prevaleciendo. Peter Beyerhaus también lo ve con claridad y nos
hace una llamada a colocar la gloria de Dios en el centro de nuestra vida y misión.


6
Jonathan Edwards, The Life of David Brainerd, [La Vida de David Brainerd], ed. Norman Pettit, vol. 7 (New Haven,
CT: Yale University Press, 1985), p. 474.
7
Andrew Murray, Key to the Missionary Problem [La Clave Del Problema Misionero] (Fort Washington, PA: Christian
Literature Crusade, 1979), p. 133

9
Somos llamados y enviados para glorificar al reino de Dios y manifestar su obra salvadora ante
el mundo entero…Hoy en día es extremadamente importante enfatizar la prioridad de este
propósito doxológico ante otros propósitos destinados a las misiones. Nuestra preocupación es
desproporcionada a las del hombre y a las maldades de su sociedad que amenazan con pervertir
a las misiones y convertirlas en una empresa secular casi ateísta. Vivimos en una era de
apostasía donde el hombre arrogantemente se declara a sí mismo como la vara medidora de
todas las cosas. Por consiguiente, es parte de nuestra labor misionera confesar valientemente
ante todos los enemigos de la cruz que la tierra le pertenece a Dios y a su ungido. Nuestra tarea
en las misiones es el de defender la bandera del Señor resucitado ante todo el mundo. Porque
el mundo es suyo.8

El celo de la iglesia de Dios por la gloria de su Rey no se levantará hasta que los pastores y los
líderes y los maestros de seminarios exalten mucho más al Rey. Cuando la gloria misma de
nuestro Dios sature nuestra predicación, nuestra enseñanza, nuestra conversación, nuestro
trabajo literario, y cuando Él predomina por encima de nuestra enseñanza acerca de los
métodos y estrategias, las novedades psicológicas del día, así como sobre las innovaciones
culturales, entonces, la gente podría saber y sentir que Él es la realidad central de sus vidas, y
que el ensanchamiento de su gloria es más importante que todas sus posesiones y todos sus
planes.

El Milagro del Amor

Dios nos llama por encima de cualquier otra cosa, a ser un pueblo cuyo tema y pasión sea la
supremacía de Dios en toda la vida. Nadie será capaz de remontarse hasta la magnificencia de
la causa misionera si no siente la magnificencia de Cristo. No habrá una gran visión mundial sin
un gran Dios. No habrá pasión para atraer a otros a compartir nuestra adoración donde no hay
pasión por la adoración.

Dios está persiguiendo con pasión omnipotente un propósito global de reunir adoradores alegres
para sí mismo de toda tribu, lengua y nación. Posee un entusiasmo inexhaustible por la
supremacía de su Nombre entre todas las naciones. Por tanto llevemos nuestros sentimientos en
línea con los Suyos, y por amor de su nombre, renunciemos a la búsqueda de comodidades
terrenales, y unámonos a su gran propósito global. Si hacemos esto, El compromiso
omnipotente de Dios con su nombre estará sobre nosotros como una bandera, y no perderemos
a pesar de muchas tribulaciones. (Hechos 9:16; Romanos 8:35–39). Las misiones no son la
meta final de la Iglesia. Lo es la adoración. Las misiones existen porque la adoración total y
global no existe. La Gran Comisión es un llamado primeramente para deleitarte a ti mismo en el
Señor (Salmo 37:4). Y entonces declarar, “Alégrense y gócense las naciones” (Salmo 67:4). De
esta forma, Dios será glorificado de principio a fin y la adoración robustecerá a la empresa
misionera hasta la venida del Señor.

Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; Justos y verdaderos son tus
caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, Señor, y glorificará tu nombre? Pues solo tú
eres santo; Por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han
manifestado.

8
Peter Beyerhaus, Shaken Foundations: Theological Foundations for Missions [Bases Removidas: Bases Teológicas
para Misiones] (Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House, 1972), pp. 41–42.

10
Apocalipsis 15:3–4

PREGUNTAS

1. ¿Por qué dar la máxima gloria a Dios se relaciona con la evangelización mundial?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
____________________________________________________

2. ¿Por qué la adoración es la primera actividad más importante en el universo?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
____________________________________________________

3. ¿Por qué las misiones son la segunda actividad más importante en el mundo?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
____________________________________________________

4. Explique la perspectiva del autor respecto a Dios quien se glorifica a sí mismo, pero en la
misma medida quien le adora experimenta satisfacción plena y gozo en El.
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
____________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
____________________________________________________

11
Capitulo 2
Mensaje del Antiguo Testamento:
misión intercultural, integral y profética9.
Por Pablo Davies

Es casi demasiado obvio decir que el Antiguo Testamento fue la Biblia de los primeros apóstoles,
pero muchas veces nos olvidamos de esto y tratamos al Nuevo Testamento como si hubiese
caído del cielo, que sería un concepto islámico. El Antiguo Testamento fue el trasfondo de la
mayoría de los pensamientos y doctrinas que los escritores del Nuevo desarrollaron, incluso lo
que definió la vida de la iglesia del primer siglo, es decir la misión. Para los primeros creyentes
la misión fue una parte integral de la vida de la iglesia. Para ellos la teología y la misionología no
fueron dos categorías: la teología era la misionología.

Las lecturas misioneras, bases bíblicas para las misiones y fundamentos bíblicos misioneros del
Antiguo Testamento son comunes; pero más allá de todo esto, es mi tesis que el mensaje del
Antiguo Testamento es misionero en sí. El hilo que corre a lo largo del Antiguo Testamento es el
deseo de Dios de salvar a todas las naciones. La misión no es un elemento dentro de los varios
que podemos elegir para un estudio, sino el elemento que une y da sentido a los treinta y nueve
libros. Si esto es así, el título Base veterotestamentaria de la misión intercultural cambiaría a
Mensaje del Antiguo Testamento: misión intercultural, integral y profética.

Entonces, ¿cómo seguimos? Obviamente, es imposible estudiar todos los elementos misioneros
en el Antiguo Testamento en tan poco espacio. Lo que trataremos de explicar, mayormente
usando el Pentateuco y los profetas mayores y menores, es que el propósito original de Dios
para la humanidad, es decir el ideal (la ilusión, Génesis 1-2) fue universal e integral. Luego
vamos a ver cómo la caída, la entrada del pecado y sus efectos (la polución, Génesis 3-11)
también fueron universales e integrales. Y finalmente, veremos cómo la propuesta de Dios en la
misión de Israel (la solución) fue universal, integral y profética.

La ilusión: el ideal de Dios (Génesis 1-2)


Los primeros capítulos de Génesis son muy importantes para entender toda la Biblia porque,
que proveen varios de los temas principales de la teología bíblica. También estos capítulos
presentan los fundamentos de la misión.

Muchas veces el estudio bíblico de la misión empieza con la problemática humana o la caída. A
veces, aún con la salvación, que es la solución. Los mitos de la creación de las otras naciones
empiezan allá, con el problema. Explican por qué es tan difícil vivir en la tierra al describir las
peleas entre los dioses. Estas peleas son una parte integral de la creación. La problemática del
ser humano es inherente a la creación: describe la creación como es, no como debe ser. Sin
embargo, Génesis 1 y 2 no nos cuentan el problema del ser humano: para esto tenemos que
esperar hasta la historia de la caída. En cambio, presentan el ideal de Dios para la vida humana,


9
Artículo tomado de Misión Intercultural: Fundamentos bíblicos, alternativas para la iglesia latina del siglo XXI.
Documento de la consulta sobre «Misión intercultural», IV Congreso Latinoamericano de Evangelización (CLADE IV).
Publicado por COMIBAM Internacional y PM Internacional. Pablo Davies es inglés, profesor de misiones, reside en la
Argentina. El artículo cuenta con comentarios adicionales de David Cárdenas.

12
es decir cómo era la creación antes de la caída. ¿Qué quería Dios para el hombre? ¿Cómo quería
que el ser humano desarrollara la relación con él, las relaciones dentro de la comunidad humana
y la relación con el resto de la creación? Hermenéuticamente hablando, en estos primeros dos
capítulos de Génesis lo que se describe es lo que se prescribe, o puesto en otra forma, lo que
es, es lo que debe ser.

Para ilustrarlo vamos usar el modelo de un erudito irlandés, Chris Wright10 que tiene que ver
con estas tres relaciones.

Primero, Dios hizo al ser humano para que tuviera una relación con Él. El ser humano es
diferente de todas las otras partes de la creación porque está hecho a la imagen de Dios
(Génesis 1:27) y por eso, se puede comunicar con Él y viceversa. Dios se comunica con toda la
creación, pero el ser humano es el único que puede responderle. Por eso el hombre puede
hablar con Dios, y Dios puede comunicarle su voluntad. La relación, como la tenemos en estos
capítulos, es una relación de provisión (Dios provee comida para Adán, vv. 29-30); de confianza
(Dios le da a Adán una misión, v. 28); y de obediencia (al principio Adán obedece a Dios en la
prohibición sobre el árbol del conocimiento del bien y del mal, v. 2:17). La ilusión era tener
armonía en la relación entre Dios y el ser humano.

En segundo lugar, el ser humano se hizo en la comunidad y para ella. Parte de ser hecho a la
imagen de Dios es ser hecho en comunidad. Dios ya vivió en comunidad. Génesis 1:26 dice:
«Hagamos al ser humano a nuestra imagen». Ya sea que se refiera a la «proto-Trinidad», o que
Dios esté hablando a los ángeles, lo importante es que lo hace en el plural, es decir que está en
comunidad. Luego en 1:27 dice: «Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a la imagen de
Dios. Hombre y mujer los creó». La imagen de Dios es el ser humano en comunidad. El hombre
y la mujer juntos son la imagen de Dios. Otro elemento se encuentra en 2:18: «No es bueno
que el hombre esté solo». La única cosa no buena en toda esta perfecta creación es que el
hombre «esté solo». La vida del ser humano no puede ser buena a menos que se viva en
comunidad.

El mito de que Dios creó al ser humano porque se sentía sólo, es inválido desde esta
perspectiva. Es un atentado contra el carácter de Dios. Por el contrario, la comunidad trinitaria
Padre-Hijo-Espíritu Santo, era tan excelente, tan armoniosa y tan maravillosa, que ante el
proyecto de la creación es como si Dios hubiera dicho: “lo nuestro es tan bueno que vale la
pena compartirlo con otros… creemos pues al ser humano”11

La relación de la primera comunidad se describe aquí en 2:23-25. Después del grito de gozo al
encontrar a Eva (v. 23) el relato nos informa que: «Estaban desnudos, pero ninguno de los dos
sentía vergüenza» (v. 25). Esto no es un comentario solamente sobre su estado físico, sino
sobre toda la relación: apertura, amor, confianza; fueron parte de la relación perfecta entre la
primera comunidad. La ilusión era tener armonía en las relaciones dentro de la comunidad
humana.

En tercer lugar, Dios hizo al ser humano en un ambiente amable. Dios colocó a Adán y Eva en el
jardín de Edén. Era un lugar perfecto, que proveía todo lo que necesitaban (1:29-30; 2:16). Es
cierto que tenían el trabajo de «llenar», «someter» y «dominar» (1:28) y de «cuidar y cultivar»
(2:15), pero este trabajo no fue una carga. La mayordomía de la tierra fue la gozosa

10
Chris Wright, Viviendo como pueblo de Dios: la relevancia de la ética del Antiguo Testamento, Publicaciones
Andamio, Barcelona, 1996.
11
Nota añadida por David Cardenas.

13
responsabilidad del ser humano y ¡la tierra cooperaba! Aun en esta situación se prescribe un día
de descanso (2:1-3). La ilusión era tener armonía en la relación entre el ser humano y la tierra.

En otras palabras, la base de lo que Dios quería era la armonía en todas las relaciones. En
términos occidentales, esto incluye los aspectos religiosos, sociopolíticos y ecológico-históricos.

“En Génesis 1:28, la insinuación de Dios para el ser humano de “llenar la tierra”, es en sí una
insinuación misionera y globalizadora. El diseño de Dios no fue que el ser humano habitara
para siempre en el jardín del Edén, pues demográficamente con el pasar de los muchos años, el
ser humano no cabría. Por lo tanto, la orden de salir del Edén no fue dada en el castigo a Adán
y Eva, sino que Dios ya lo había considerado y planteado. ¿Qué pasaría pues con la migración
del ser humano hacia las muchas latitudes del planeta para “llenar la tierra”?, éste se
enfrentaría a diversas situaciones climáticas, topográficas y alimentarias. Siendo que el ser
humano es un ser adaptable y transformador de ambientes, con el correr de los años aparecería
la diversidad cultural desde varios puntos de vista: el idioma original se ramificaría en
diversidades idiomáticas que con el tiempo se transformarían en nuevos idiomas, la cultura sería
particular para cada grupo humano (sistemas culturales propios: economía, política, educación,
etc., de acuerdo al modo de vida desarrollado por cada grupo). La antropología física que
estudia el desarrollo del cuerpo humano en su ambiente material, insinúa que aún las
diferencias fisionómicas humanas se acentúan con el pasar de los años debido a aspectos tales
como tipo de alimentación, clima, altura sobre el nivel del mar, exposición a los rayos solares,
entre otros. Por ejemplo, los seres humanos expuestos a los climas ecuatoriales, tienen
características en su piel, color de cabello y ojos, diferentes a los seres expuestos a los lugares
donde las estaciones son más pronunciadas (menos exposición al sol, más invierno). En
resumen, lo que Dios tenía en mente era la diversidad cultural, pues Dios es altamente creativo
y la misma naturaleza es reflejo de lo diverso que fue Dios en su creación (nada es igual). Aun
luego de un nuevo inicio de la raza humana después del diluvio, Dios vuelve a insinuar su deseo
por la diversidad expresada en Génesis 1:28 ahora en 9:1 a la familia de Noé. Llevar toda la
diversidad a la unidad por medio de Cristo para reflejar la Gloria de Dios desde cada unidad
cultural (y lo que esto implica: idioma, cultura), es el tema de la Biblia. Lo que Dios se propuso
lo llevará a cabo (Apocalipsis 5:9).”12

La polución: la entrada del pecado (Génesis 3-11)


La ilusión de la vida de armonía no duró mucho tiempo. Adán desobedeció a Dios y entraron el
pecado y la muerte. Examinamos con más detalle el capítulo 3, que muestra los resultados
inmediatos de la caída. Los capítulos 4 al 11 desarrollan las consecuencias. Estas tres
relaciones perfectas de armonía se convierten en relaciones de vergüenza, culpa y lucha.

Primero, la relación entre Dios y el ser humano. En vez de provisión, confianza y obediencia,
tenemos desobediencia, miedo y vergüenza. En Génesis 3:8 Dios sale a buscar al hombre y a la
mujer para conversar y pasear con ellos, pero ellos se esconden (v. 10). En su pecado no
quieren que Dios los vea; no quieren esta relación de confianza porque lo han traicionado. Adán
huye de Dios y Él lo echa del jardín (v. 23).

En segundo lugar, la relación en la comunidad humana. Cuando el Señor confronta a la pareja,


empiezan a echarse la culpa el uno al otro (vv. 12-13): primero Adán a Eva (y a Dios), después
Eva a la serpiente. La confianza, la vulnerabilidad y la desnudez han desaparecido y están


12
Comentario de David Cárdenas.

14
tratando de protegerse transfiriendo la culpa. Dios predice que va a haber una batalla entre el
hombre y la mujer (v. 16). Una cosa importante de notar aquí es que la palabra hebrea
traducida desear en el v. 16 es la misma que se traduce como acecha en el v. 4:7, cuando Dios
advierte a Caín. La batalla de los sexos fue la misma batalla por la dominación entre Caín y el
pecado.

Finalmente, la relación entre el ser humano y la creación. La situación es grave: hasta el medio
ambiente es afectado por la caída del hombre. Dios maldice a la serpiente, y pone enemistad
entre ella y el ser humano. La tierra misma será maldita: la misión de Adán y Eva de cultivar y
dominar será una carga y tendrán que trabajar duramente y con frustración (3:18-19). La
misión de multiplicarse y llenar la tierra será dolorosa y peligrosa (v.16). En vez de que la
creación le provea todo lo que necesite, el ser humano vivirá con penosos trabajos y entrará la
muerte (v.19).

Los capítulos 4 al 11 muestran cómo el pecado se desarrolla en cada área de la vida humana.
Encontramos el fratricidio (4:1-16), la poligamia (4:23), la venganza y el aumento de la violencia
(4:23: ¡dos ojos por un ojo!), el aumento de la culpa (4:24), la perversión de la raza humana
(6:1-8), culminando en el diluvio (6:9-29), y la torre de Babel (11:1-9).

“Respecto al acontecimiento de la torre de Babel, otro mito que pretendo abordar es el que
plantea que la confusión de lenguas fue un castigo al ser humano. Si eso es así, nuestro
español es una maldición y no una bendición y así cada idioma de la tierra. Visto desde otro
punto de vista, mi perspectiva es que Dios hizo en un abrir y cerrar de ojos lo que a la
humanidad le tomaría mucho tiempo: generar la diversidad cultural e idiomática en la medida
que llenara la tierra y se adaptara a su nuevo ambiente. Ante el caos idiomático de Babel el ser
humano no tuvo más remedio que agruparse con aquellos que se entendía y buscar nuevas
tierras para vivir, en pocas palabras, Dios generó la diversidad. Dios, el mismo el gestor de los
idiomas, como una expresión de su carácter creativo ha revelado un cuadro futuro espectacular:
Dios será alabado y adorado en todos los idiomas del mundo (Apocalipsis 5:9)”13

La solución: Dios, Israel y las naciones


Hasta ahora en la historia estamos hablando en términos universales: el horizonte ha sido
todo el mundo, no una nación específica. La tabla de naciones en el capítulo 10 muestra que es
todo el mundo el que está bajo el poder del pecado y viviendo la vida de las relaciones
quebradas. En Génesis 12 empieza una nueva sección. En este contexto, Dios propone una solu-
ción, una salvación, y como dice Núñez: «Dios centraliza su amor en el ser humano para
restaurar la comunión con Él, con el prójimo y con la naturaleza».

Vamos a usar cuatro pasajes importantes del Pentateuco para describir la propuesta de Dios.

Génesis 12.1-3
El Señor le dijo a Abram: «Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la
tierra que te mostraré. Haré de ti una nación grande, y te bendeciré; haré famoso tu
nombre, y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te
maldigan; ¡por medio de ti serán bendecidas todas las familia de la tierra!»

En Génesis 12.1-3 encontramos el principio de la respuesta de Dios para el contexto de pecado:


hacer un pacto, establecer una relación con un hombre y su familia, de entre todas las naciones.

13
Comentario agregado por David Cárdenas.

15
Primero lo separa del resto de la comunidad humana («Deja tu tierra, tus parientes y la casa de
tu padre», v. 1). Le promete una tierra y restablecer una relación de bendición, protección,
confianza y obediencia (v. 2), le promete una nueva comunidad («una nación grande»). Dios
está prometiendo a Abram todo lo que el ser humano había perdido en la caída. En este sentido,
Israel se convierte en un microcosmos, un paradigma del mundo.

Lo que no se había logrado con toda la humanidad, Dios lo estaba estableciendo con un hombre
y su familia. Pero no quiere decir que Dios haya perdido el horizonte universal sino que por
medio de Abram «todas las familias de la tierra serán bendecidas». Orlando Costas describe la
elección de Israel como «un llamamiento al servicio de las naciones».14 El particularismo de la
elección tiene el propósito universal en la bendición.

Génesis 18.17-21
Pero el Señor estaba pensando: «¿Le ocultaré a Abraham lo que estoy por hacer? Es un
hecho que Abraham se convertirá en una nación grande y poderosa, y en él serán
bendecidas todas las naciones de la tierra. Yo lo he elegido para que instruya a sus hijos y
a su familia, a fin de que se mantengan en el camino del Señor y pongan en práctica lo
que es justo y recto. Así el Señor cumplirá lo que le ha prometido».

¿Cómo se puede entender la relación entre el particularismo de la elección y la universalidad de


la bendición? Génesis 18:16-21 desarrolla el tema. El contexto de este pasaje es la visita de los
dos ángeles y el Señor a Abraham, y el juicio sobre Sodoma y Gomorra. Ambas tienen la fama
de ser ciudades malvadas, con la homosexualidad como su pecado característico. Pero en
realidad la palabra clamor en el v. 20 muestra que su pecado fue la injusticia. Clamor es una
palabra hebrea que se usa para el grito causado por la opresión e injusticia (Éxodo 3:7).
Entonces, en el contexto de la violencia y pecado de las naciones, Abraham está desarrollando
su misión.

Después de comer, los visitantes están por salir, y en los vv. 17-19 Dios nos da un vistazo de
sus planes. Primero, re-enfatiza el pacto de 12:1-3, pero lo relaciona con la vida ética de
Abraham y sus descendientes. «Mantenerse en el camino del Señor» era una frase común para
describir el cumplimiento de la ley. «Justo» es tsedeqá, la palabra hebrea para la justicia social y
«recto» tiene que ver con los mishpatím, los cuales son las justas leyes jurídicas. Y la perícopa
termina con las palabras: «Así el Señor cumplirá lo que le ha prometido». En fin, la elección de
Abraham fue para que se formara una comunidad que viviera según los valores de la ley, en
una forma justa y recta, y así Dios bendeciría a las naciones. La justicia y rectitud de Israel
(representado por Abraham) ora a favor de las naciones (representadas por las ciudades de
Sodoma y Gomorra).

Éxodo 19.5-6
Si ahora ustedes me son del todo obedientes y cumplen mi pacto, serán mi propiedad
exclusiva [especial tesoro] entre todas las naciones. Aunque toda la tierra me pertenece,
ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa.

Cuando seguimos más adelante en la historia encontramos otros detalles acerca de esta relación
entre Dios, Israel y las naciones. Éxodo 19:1-6 narra el encuentro de Dios con su pueblo en
Sinaí. Dios había liberado a Israel de Egipto y lo había llevado a aquel monte. Antes de darles


14
Orlando Costas, Hacia una teología de la evangelización, La Aurora, Buenos Aires, 1973, p. 21.

16
los Diez Mandamientos les explica cuál es su función dentro de su plan. Si son obedientes
tendrán tres roles en cuanto a la misión a las naciones.

Tesoro especial. La palabra es de Acadia y quiere decir literalmente «la joya más preciosa del
tesoro del rey». Entonces, el versículo dice: «Aunque toda la tierra me pertenece, serán mi
tesoro especial entre todas las naciones». Todas las naciones son joyas en el tesoro de Dios,
pero si Israel es obediente, será la joya más preciosa. Esta posición se puede ver como un
privilegio, pero realmente es para beneficio de las naciones. Israel será la joya ejemplar. La joya
que Dios quiere que todas las otras sean. Ser el tesoro especial es ser un ejemplo a otros
pueblos de lo que Dios quiere. Otra vez vemos a Israel como paradigma a las naciones.

Reino de sacerdotes. ¿Qué hacía un sacerdote en el Antiguo Testamento? Los sacerdotes hacían
los sacrificios a Dios por el pueblo (Levítico 1-7) y enseñaban la ley de Dios (Deuteronomio
17:11; 31:9-13). Es decir, representaban a las personas ante Dios y a Dios ante las personas.
Fueron mediadores. Lo interesante es que Israel tenía sus sacerdotes —los levitas— y aquí se
habla de un reino de sacerdotes: el rol es cumplido por la nación entera. La pregunta es
entonces ¿para quién era Israel un sacerdocio real? La respuesta es obvia: para las naciones.
Dios había elegido a Israel para que fuera sacerdote, mediador entre Él y las naciones. «Israel
como “reino de sacerdotes” es Israel comprometido con la extensión en todo el mundo del
ministerio de la presencia de Jehová».

Gente o nación santa. La palabra usada aquí para «nación» es goi. Se refiere a cualquier nación.
Las goiím fueron las naciones paganas, de modo que este uso establece firmemente la relación
entre Israel y las naciones listadas en Génesis 10 y 11. Israel es una de las naciones. Pero el
adjetivo santa califica totalmente a esta goi. Santa no tiene que ver primariamente con la ética
sino con la pureza cultica. El significado secundario es la idea de la ética. La idea principal es
separación total de los valores de las otras goiím. Como Israel iba a entrar a una tierra rodeada
por las otras naciones, la separación no podría ser geográfica, sino que debía vivir entre las
naciones sin ser manchado por ellas por su forma de ser y conducirse. La vida de Israel entre
las naciones debía ser diferente, vivida según los valores de Dios, «un ejemplo al mundo de
cómo teniendo un pacto con Jehová transforma una nación».

Deuteronomio 4.5-8
Miren, yo les he enseñado los preceptos y las normas que me ordenó el Señor mi Dios,
para que ustedes los pongan en práctica en la tierra de la que ahora van a tomar
posesión. Obedézcanlos y pónganlos en práctica; así demostrarán su sabiduría e
inteligencia ante las naciones. Ellos oirán todos estos preceptos, y dirán: «En verdad, éste
es un pueblo sabio e inteligente; ésta es una gran nación!» ¿Qué otra nación hay tan
grande como la nuestra? ¿Qué nación tiene dioses tan cerca de ella como lo está de
nosotros el Señor nuestro Dios cada vez que lo invocamos? ¿Y qué nación hay tan grande
que tenga normas y preceptos tan justos, como toda esta ley que hoy les expongo?

Finalmente, este pasaje nos muestra cómo debería haber funcionado. Deuteronomio es la serie
de sermones que Moisés predicó justo antes de que Israel entrara a la Tierra Prometida. Estaba
por empezar su misión. El texto, que está al fin de la sección introductoria y antes de los Diez
Mandamientos, se reconoce como un pasaje programático, es decir que el resto del libro se
debe leer a la luz de estos versículos. Aquí tenemos lo que podemos llamar el propósito
misionero de la ley, la visión divina de la misión de Israel ante las naciones. Si Israel cumple con
el pacto, las otras naciones lo verán y tomarán nota. Las naciones se ven como la audiencia de
la vida religiosa, social y ética de Israel. Si éste es obediente, su vida será un testimonio de

17
quién es Jehová, quién es Israel y cuál es la relación entre los dos. Al cumplir con el pacto, será
un ejemplo a otros pueblos de cómo es una nación sabia e inteligente, que tiene a Dios cerca de
ella. Wright llama a Israel «un libro al mundo».

De este modo, Deuteronomio con todas sus leyes de justicia, sirve como un manual de vida
para Israel en su misión de ser ejemplo a las naciones. Hay leyes que tienen que ver con la
relación entre el pueblo y Dios. Toda la enseñanza en contra de la idolatría se basa en el hecho
de que hay un solo Dios que merece la alabanza. Esta, por supuesto, es la base de toda la
misión. Hay un solo Dios para todo el mundo, y todo el mundo debe servirlo. Si no lo hace,
debemos decirle que lo haga. Israel tenía que ser una comunidad que reflejara la relación de
confianza y obediencia que fue el ideal de Dios. En segundo lugar, hay muchísimas leyes que
tratan de la vida en comunidad. Hay leyes acerca de los pobres, las viudas, los huérfanos y los
extranjeros. Hay leyes que garantizan la justicia para los más vulnerables y no solamente para
los ricos. Hay leyes para la liberación de las deudas y de los esclavos. Hay muchísimos
mecanismos para mantener la igualdad en la comunidad. Israel tenía que reflejar el ideal de
Dios en la vida comunitaria. Finalmente, hay leyes que tratan acerca de la vida en relación con
la tierra. La tierra pertenece a Dios y, por lo tanto, no se puede vender ni explotar. La ley de
barbecho que establece que descanse la tierra muestra esto, y también lo hace la ley del
jubileo. Israel tenía que reflejar el ideal de Dios en el cuidado y cultivo de la tierra.

Estos pasajes nos muestran que la naturaleza y la vida de Israel sólo se ven claramente en
relación con las otras naciones. Israel, visto en su naturaleza y su vida, es el paradigma para las
demás naciones.

En resumen, las bases bíblicas de la misión que encontramos en el Pentateuco tienen que ver
con la naturaleza misma del pueblo de Dios. El horizonte de Dios siempre ha sido todas las
naciones. Y como hemos visto, la formación de un pueblo en el que estas relaciones —con Dios,
uno con otro, y con la tierra— se restablecen, es la manera que Dios usó para «bendecir a todas
las naciones».

La misión profética
Los profetas y la misión profética tienen dos horizontes en el Antiguo Testamento. Ambos tienen
relación con las naciones. El primer horizonte tiene que ver directamente con Israel pero
indirectamente con las naciones; el otro tiene que ver directamente con las naciones.

Israel y los profetas


El problema con Israel es que no cumplió con su misión de ser el pueblo ejemplar para las
naciones. Pensó que la elección era un privilegio, que Dios era su Dios y no el Dios de todo el
mundo, que podía vivir en cualquier forma y todavía ganar la aprobación de Dios, que la religión
externa bastaba para agradarlo. Aquí entra el elemento profético en la vida de Israel.

Es muy importante entender que la base del ministerio profético en el Antiguo Testamento
descansa en el pacto, y especialmente, en la renovación del pacto encontrada en Deuteronomio.
Ya vimos que este libro se escribió como un manual para vivir como testimonio entre las
naciones (Deuteronomio 4.5-8). Pero la importancia de Deuteronomio en el ministerio profético
se ve no solamente en que contiene las leyes para guiar a la gente sino también en que
contiene las bendiciones y las maldiciones del pacto (caps. 27 y 28). «Si realmente escuchas al
Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el Señor te
pondrá por encima de todas las naciones de la tierra» (28:1). Con la obediencia vienen las

18
bendiciones. A la luz de todo lo que ya hemos considerado, esta primera bendición muestra que
estar «por encima de todas las naciones» es un concepto sumamente misionero (Éxodo 19.5).
«Pero debes saber que, si no obedeces al Señor tu Dios ni cumples fielmente todos los
mandamientos y preceptos que hoy te ordeno, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas
maldiciones» (28:15) La bendición de Dios sobre Israel no fue solamente para el bien de Israel
sino para que las naciones supieran lo que pasa cuando una nación obedece a Jehová. El Salmo
33 muestra esto claramente.

Estos capítulos son esenciales para el entendimiento del ministerio profético. Los juicios
pronunciados por los profetas, especialmente de la época pre-exílica, tienen que ver con estas
maldiciones. Entonces los profetas analizaban el contexto concreto de Israel en un momento
histórico y, a la luz de las leyes de Deuteronomio y las maldiciones y bendiciones, pronunciaban
el juicio sobre el pueblo. Es decir, el ministerio de los profetas fue de predicación en vez de
predicción. Los profetas se denominaron «los guardias del pacto», llamando a Israel a volver a
la obediencia del pacto de Dios. Pero también fueron heraldos de las maldiciones del pacto,
pues podemos ver que al fin de las maldiciones, cómo el exilio, fue el cumplimiento de
Deuteronomio 28:49-68. Se puede decir que Dios concluye que es mejor no tener ningún
testimonio que tener uno malo.

Ezequiel hablando después del exilio, expresa esta preocupación claramente. En 36:18-32
explica que, por su violencia e idolatría, el Señor había dispersado a Israel entre las naciones,
donde habían seguido en su forma de vivir, por lo cual el santo nombre del Señor había sido
profanado entre esas naciones (36:18-21). Pero el Señor va a renovar el pacto, dar a conocer su
santidad y entonces «las naciones sabrán que yo soy el Señor» (36:23). Pero todo esto conlleva
el milagro de un nuevo corazón infundido con el Espíritu de Dios en la vida de Israel (36:24-30).

El deseo del Señor es que todas las naciones lo conozcan. Él usó la formación de Israel para
mostrar cómo se podía realizar este deseo en una nación. Pero Israel fracasó. Dios le envió a los
profetas para llamarlo a volver al pacto y la ley y para anunciar lo que iba a pasar si no
obedecía. Y todo esto para que las naciones supieran que el Señor es Dios.

Los profetas y las naciones


Como vimos, las naciones siempre son el horizonte en el Antiguo Testamento. Su bendición es
la meta central de la elección de Israel. Son la audiencia de la vida religiosa, social y política de
Israel; son la audiencia de la bendición o la maldición de Dios sobre Israel; son una amenaza o
una tentación a Israel al compromiso con el paganismo, la idolatría o el sincretismo. Pero hay un
elemento más: Dios usa a los profetas de Israel en forma directa para advertir, corregir o
condenar a las naciones.

Varios de los profetas del Antiguo Testamento apuntan su mensaje directamente a una nación
pagana específica. En el caso de Abdías el enfoque es Edom, en Nahúm es Nínive, y en
Habacuc, Babilonia. Estos profetas normalmente tienen un anuncio de juicio sobre la nación que
había oprimido a Israel.

Otros profetas tienen una sección que se puede llamar «los oráculos a las naciones». Por
ejemplo, Isaías 13-23; Jeremías 46-51; Ezequiel 25-32; Amós 1.3-2.5; Sofonías 2:1-3.8. Estos
oráculos no son llamamientos al arrepentimiento y la fe en Jehová, sino el anuncio de juicio
sobre la injusticia, el orgullo y el maltrato de Israel. Este es el caso de Amós. Amós 1:3-2.5 hace
una lista de naciones y sus delitos. Damasco ha tratado a una nación vecina en forma cruel
(1:3), Gaza vendía a pueblos enteros a la esclavitud (1:6), Tiro había hecho lo mismo y además

19
había violado un pacto entre hermanos (1:9), Edom no tenía compasión de su hermano (quizás
Israel), Amón había cometido delitos de guerra (1:13), y Moab había insultado los restos de un
rey pagano por haberlos quemado (2:1).

¿Qué podemos decir, entonces? La primera conclusión es que a Dios le interesa la vida de las
naciones aunque no tengan nada que ver con Israel. Dios requiere justicia aún para las naciones
paganas. La destrucción de Sodoma y Gomorra, el anuncio de la destrucción de Nínive por
Jonás, tanto como lo que vimos en Amós y de los otros oráculos, muestran que a Dios le
preocupa la totalidad de la vida humana dondequiera que exista. Por ello, la segunda conclusión
es que esta preocupación por la vida humana de las naciones paganas debe ser también la
preocupación del pueblo de Dios. Y finalmente, que esta preocupación se concreta en una voz
profética a las naciones.

Conclusión
En el mensaje del Antiguo Testamento: misión intercultural, integral y profética, hemos visto
cómo el horizonte veterotestamentario de la misión es sumamente intercultural, es decir, que
tiene que ver con la salvación y la bendición de todas las naciones. Vimos cómo el ideal de Dios
fue una comunidad que viviera en armonía con Él mismo, uno con otro y con la creación.
Observamos cómo la caída arruinó este plan y cómo Dios formó una comunidad para ser
ejemplo a las naciones. Descubrimos que, en cada paso (la ilusión, la polución y la solución) el
horizonte es integral. Finalmente, vimos cómo Dios usa a Israel como una comunidad profética
en su vida y en su mensaje a las naciones.

La misión es, pues, esencialmente intercultural (universal) e integral. La misión integral sin ser
universal se convierte en un parroquialismo. Nos ocupamos de cada aspecto de la vida de la
gente a nuestro alrededor, que nos afecta, con la cual tenemos contacto. Pero si no nos
ocupamos de la gente lejana, que no nos afecta, con que no tenemos contacto, esto puede ser
una forma de egoísmo.

En el otro lado, la misión universal sin ser integral se convierte en un colonialismo. Nos
ocupamos solamente del aspecto religioso, personal, interno, pero sin atender la totalidad de los
aspectos de la vida humana. Hacer esto es simplemente querer vender nuestro producto, ganar
a la gente para nuestra opinión, ideología o religión.

En el Antiguo Testamento, como hemos visto, la misión se extiende a todos los aspectos de la
vida y a todas las naciones.

20
Capitulo 3
Perspectiva neotestamentaria de la misión intercultural

Un hombre para todas las naciones15
Por Don Richardson

Leyendo continuamente a través de los 4 evangelios, la Gran Comisión parece como una nota
pensada a última hora, que fue agregada al final del cuerpo principal de las enseñanzas de
Jesús. ¿Será que Jesús dio a sus discípulos la Gran Comisión de una manera repentina? ¿Será
que se las confirió de último momento sin darles aviso siquiera y luego se escapó al cielo sin
darles oportunidad de discutir con Él la posibilidad de la misma? ¿Será que se le pasó darles una
demostración razonable sobre los métodos para lograrla?

Dios ha provisto de una evidencia abundante para una conclusión totalmente opuesta.
Consideremos, por ejemplo, la forma tan compasiva en que Jesús utilizó los encuentros que
tuvo con los gentiles y samaritanos, con el fin de ayudar a que los discípulos pensaran en forma
intercultural y no solamente en los judíos.

El Centurión Romano (Mateo 8:5-13)


En una ocasión, un centurión romano, un gentil, se acercó a Jesús con una petición para
beneficio de su sirviente paralítico. Jesús respondió “Iré y le sanaré”, pero el centurión creía
que con que Jesús dijera la palabra, su siervo iba a ser sanado. Jesús se sorprendió: La
experiencia militar del centurión le hacía enseñado algo de autoridad: Jesús que estaba sobre
todo, poseía la infalible capacidad de ordenar a la simple materia del cuerpo enfermo del
siervo, para que éste sanara. “De cierto les digo”, exclamó Jesús, “No he visto en Israel una fe
igual a esa.” Jesús aprovechó la ocasión para demostrar a sus discípulos que los gentiles tienen
el mismo potencial de fe que los judíos, y que también son igualmente merecedores de la gracia
de Dios.

¿Qué actitud estaba Jesús reprendiendo en esta instancia?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

La Mujer Cananea (Mateo 15:21-28)


Una mujer Cananea de la región de Tiro y Sidón, le rogó a Jesús que tuviera misericordia de su
hija que estaba poseída por un demonio. En un principio, El aparentó indiferencia. Sus
discípulos, indudablemente contentos de ve a su Mesías dar la espalda a una gentil insistente,
estuvieron de acuerdo de inmediato con lo que pensaron eran los sentimientos reales de Jesús.
“Despídela” argumentaron. Realmente no se imaginaban que el Señor estaba probando la
actitud de sus discípulos hacia los gentiles.

“Sí, Señor”, contestó la mujer con mucha humildad, “Porque aun los perros comen las migajas
que caen de las mesas de sus amos” (Marcos 7:26). “Mujer, cuan grande es tu fe, sea como
has pedido”, respondió Jesús. Jesús había enseñado a sus discípulos sobre la diferencia entre la

15
Artículo tomado y adaptado de Misión Mundial: propósito y plan de Dios, por Don Richardson. 4 ed. Tomo 1. Págs. 75-80.

21
inmundicia real y la aparente, inmediatamente anterior a eso. Esa era su manera de hacer
entender algo. “Y su hija fue sanada esa misma hora”.

¿Cómo usó el Señor el incidente de la mujer cananea para revelar y reprender la actitud de sus
discípulos hacia los gentiles?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

Una Aldea Samaritana (Lucas 9:51-55)


En otra ocasión, los samaritanos se negaron a recibir a Jesús y sus discípulos. Jacobo y Juan
exclamaron indignamente “Señor, ¿quieres que hagamos descender fuego del cielo para
consumirlos?” Jesús respondió “… el Hijo del Hombre no vino a destruir las vidas de los
hombres, sino a salvarlas”. Con estas palabras Jesús se identificó a sí mismo como Salvador
también de los samaritanos.

Griegos en Jerusalén
Más tarde, algunos griegos llegaron a una fiesta en Jerusalén y trataron de entrevistarse con
Jesús; Felipe y Andrés se lo comunicaron. “Pero yo, cuando haya sido levantado atraeré a
todos los hombres hacia mí”. Esta profecía describía la forma anticipada de la manera en que
iba a morir y sus efectos: Todos los hombres, no solamente a través de la humillación de Jesús,
sino por dicha humillación, serían atraídos a Él como el Libertador. Esto quiere decir que algunos
hombres de todas las naciones serían atraídos a Jesús en el momento que aceptaran su muerte
como propiciación por el pecado. Esta es exactamente la promesa del Pacto con Abraham; no
que todas las personas serían literalmente bendecidas, sino que todas las gentes estarían
representadas en la bendición.

Por el Camino de Emaús (Lucas 24:13-49)


Una de sus primeras apariciones después de la resurrección comenzó de forma incógnita ante
dos de sus discípulos en el camino de Emaús. En el principio de la escena, los dos discípulos, no
reconociendo a Jesús se quejaban diciendo: “Esperábamos que (Jesús) fuese el que iba a
redimir a Israel” (v.21), pero no agregaron “…y que fuese bendición a todas las naciones”.
(v.25) El les contestó: ¡Oh insensatos y tardes de corazón para creer todo lo que los profetas
han dicho! Después les recalcó las Escrituras haciendo que su corazón ardiera mientras Jesús
hablaba con ellos.

Cuando le reconocieron, Jesús desapareció de su vista. Fueron con los otros y le comentaron
lo que había pasado. Mientras hablaban, Jesús les apareció a todos y les abrió el
entendimiento para que comprendieran las Escrituras (v.44) Y les encargó “… que se predicase
en su nombre… en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos
de estas cosas”. (vs. 46-48)

¿Cómo explica el interés de Jesús por dos discípulos (no de los 12), para ayudarles a entender la
misión a las naciones? ¿Cómo ayudar a personas a comprender la misión de Dios por el mundo,
usando este dialogo de Jesús?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

22
Id y haced discípulos (Mateo 28:18-20)
Notemos que Jesús todavía no les ordenaba a sus discípulos que partieran. Días después es
cuando Jesús les da la orden (la Gran Comisión) y es allí donde comienza a funcionar lo que el
pacto con Abraham había descrito 2000 años antes, y lo que Jesús había invertido en tres años
preparando a sus discípulos para que lo recibieran.

La enseñanza diaria de Jesús lo anticipaba. Su frecuente ministerio libre de prejuicios, tanto


entre los samaritanos como en medio de los gentiles, había dado a los discípulos una
demostración viva de cómo llevarlo a la práctica.
Hechos 1:8 Después ascendió a los cielos esperando la completa obediencia de sus seguidores.

Cristo entendió que la mayor parte de su misión sería llevada a cabo por sus discípulos, pero el
egoísmo cultural de estos fue un gran obstáculo para el cumplimiento del aspecto universal de
su misión. Fue así como tomó todas las oportunidades que se le presentaron para tratar de
romper las barreras de los prejuicios que los separaban de otra gente. Jesus intentó construir
dentro de ellos “una perspectiva para todas las naciones”, para prepararlos para su ministerio a
las naciones extendiendo el Reino de Dios.

¿En qué medida los prejuicios culturales de su sociedad (por ejemplo hacia los indígenas,
árabes, africanos, chinos, etc.) ha sido un estorbo en la propagación del evangelio a otras
culturas?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

Base neotestamentaria de la misión transcultural16
Por Tito Paredes

Del Antiguo Testamento se desprende el hecho de que el plan redentor de Dios es para todos
los pueblos de la tierra. Dios escogió y formó un pueblo que sería bendición a todas las naciones
(Génesis 12). Israel es, pues, el instrumento de Dios para encarnar y llevar su evangelio a todos
los pueblos de la tierra.

La encarnación de Dios a través de Jesucristo se constituye en el modelo paradigmático para los


cristianos y particularmente para la misión transcultural (Juan 1.1-2; Filipenses 2.6-7).

1. Cristo es la palabra de Dios encarnada.


2. Cristo existía desde el principio (antes de la fundación del mundo).
3. Cristo era Dios, siendo distinto del Padre.
4. Cristo existía en comunión con Dios.
5. Cristo es Dios.

La iglesia de Jesucristo nace en Pentecostés, en un contexto de revelación de la crucial


importancia de la misión transcultural del evangelio. El propósito de este trabajo es explorar y

16
Artículo tomado de Misión Transcultural: Fundamentos bíblicos, alternativas para la iglesia latina del siglo XXI.
Documento de la consulta sobre «Misión transcultural», IV Congreso Latinoamericano de Evangelización (CLADE IV).
Publicado por COMIBAM Internacional y PM Internacional. Tito Paredes es peruano, director del Centro Evangélico de
Misiología Andina-Amazónica.

23
considerar algunas bases neotestamentarias de la misión transcultural de la iglesia. Nos
centraremos en algunos pasajes de los Hechos que consideramos como fundamentales en el
entendimiento de la visión, pasión y práctica de la misión transcultural. Intentaremos su
aplicación y contextualización a nuestra situación latinoamericana.

De una nación a todas las naciones, de una cultura a todas las culturas, de una
lengua a todas las lenguas

Los inicios de la iglesia cristiana se dieron dentro de un contexto esencialmente judío,


especialmente asociado con la iglesia de Jerusalén (Hechos 1:1- 8:3). Sin embargo, aún dentro
de este contexto vemos claramente la manifestación de Dios a favor de todas las naciones del
mundo. Cuando el Espíritu Santo viene sobre los discípulos en Pentecostés, éstos hablan en las
diferentes lenguas del mundo de aquel entonces (2:1-13). Los habitantes de todo el mundo
conocido se quedan atónitos al escucharlos en sus propios idiomas (2:7-8). Esto es una clara
señal y recordatorio de que el evangelio de Jesucristo es para todos los pueblos y lenguas de la
tierra.

Un hermano misionero entre los quichuas de Ecuador contaba en una ocasión que cuando
compartió la palabra de Dios en español a una mujer quichua, ella le preguntó: «Si Dios me
ama como usted dice, ¿por qué no me habla en mi propio idioma?»

El idioma materno es un aspecto esencial de la cultura y por lo tanto de crucial importancia para
la misión transcultural de la iglesia. En Hechos 1:8 Jesús dice a sus discípulos: «Pero cuando
venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén
como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra».

Cuando efectivamente llegó el día de Pentecostés (cap. 2), todos fueron llenos del Espíritu
Santo y «comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse»
(v. 4). Como sabemos, a Jerusalén habían venido judíos y piadosos procedentes de todas las
naciones de la tierra, quienes escuchaban hablar a los judíos galileos en sus propios idiomas las
maravillas de Dios. La iglesia del primer siglo nació bajo el poder del Espíritu Santo en un
contexto de la proclamación del evangelio a todos los pueblos de la tierra en sus propios
idiomas, es decir, en un contexto de práctica y misión transcultural.

La misión transcultural en el día de hoy debe tomar en serio no solamente la diversidad cultural
sino también la diversidad idiomática de los pueblos y naciones de este mundo. Debemos
disponernos a aprender el idioma y conocer la cultura o culturas donde el Señor lleva a sus hijos
e hijas a cumplir la misión transcultural.

En el crecimiento de la iglesia de Jerusalén comenzamos a observar también el crecimiento de la


diversidad cultural: los judíos de habla aramea, nativos de Jerusalén y Palestina, tienen que
aprender a convivir con los judíos de habla griega. En este proceso se producen algunos
conflictos (6:1-7). Se puede observar cierto etnocentrismo de los judíos arameos contra los
judíos griegos. El etnocentrismo y el prejuicio en función de la cultura o grupo social y lingüístico
al que pertenecemos, son comunes a todos los seres humanos. Tenemos que empezar por casa
para desterrar este elemento pecaminoso.

El evangelio a los pueblos y naciones gentiles en medio de persecuciones y


dispersión (Hechos 8.4-12.25)

24
Dios a menudo utiliza las circunstancias adversas para avanzar en sus propósitos. Las
persecuciones de los primeros judíos cristianos los empujaron a llevar el evangelio a Judea,
Samaria y lo último de la tierra.

En el capítulo 8 vemos que se desató una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén. Saulo
era parte de los que perseguían a la iglesia, pues «entrando de casa en casa arrastraba a
hombres y mujeres y los metía en la cárcel» (v. 3). Todos los que se habían dispersado
predicaban la Palabra por donde iban (v. 4). Felipe predicaba el evangelio y hacía señales
milagrosas en Samaria y también predicó al etíope, un gentil.

Es interesante notar que la iglesia de Jerusalén, al enterarse de que los samaritanos habían
aceptado la Palabra de Dios, envió a Pedro y Juan para consolidar el trabajo y presentarles al
Espíritu Santo. Pedro inició así sus contactos con no judíos, y con el tiempo estos encuentros se
profundizarían. En Hechos 11:9 se nos dice que los que se habían dispersado a causa de la
persecución llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, y algunos de ellos predicaron el
evangelio a los de habla griega. Los frutos de esta obra fueron tremendos, ya que en Antioquía
se formó una iglesia multicultural, con visión y pasión misionera transcultural.

Vemos, pues, que en los propósitos de Dios la persecución y las situaciones adversas contra la
iglesia de Jerusalén son usadas por Él para dinamizar la misión transcultural. Lo que el hombre
determina para mal, Dios lo transforma para el bien de todas las naciones y pueblos mediante la
proclamación transcultural del evangelio.

La misión transcultural requiere que nos despojemos de nuestro etnocentrismo


cultural

El encuentro entre Pedro y Cornelio (Hechos 10)


Cornelio era un centurión romano, es decir, un gentil asignado a Cesárea, que era el centro del
gobierno palestino. La organización militar romana tenía la siguiente estructura: la legión
(similar a una división) estaba compuesta por seis mil hombres. Esta a su vez estaba dividida en
diez cohortes. Cada cohorte estaba compuesta por seiscientos hombres, es decir la décima parte
de una legión. Cada cohorte se dividía en seis centurias, que eran grupos de cien hombres,
similares a una compañía, y cada centuria tenía un centurión como jefe.

El libro de Hechos nos dice que Cornelio era piadoso y temeroso de Dios. Este concepto piadoso
se aplica en los tiempos del Nuevo Testamento a los gentiles que habían adoptado la religión
judía sin aceptar la circuncisión y sus leyes. Asistían a las sinagogas y creían en el Dios y la ética
judía. Cornelio era un gentil piadoso que estaba buscando a Dios. Era un hombre dadivoso y de
mucha oración.

Los judíos estrictos no querían saber nada de los gentiles: pensaban que el favor de Dios sólo se
extendía a los judíos. Pedro tenía que desprenderse de esta manera de ver a los gentiles.
Estaba hospedado en la casa de un curtidor de pieles (Simón). La profesión de curtidor
implicaba el contacto con los cueros de animales muertos (Números 19:11-13). Un judío rígido
no habría aceptado la hospitalidad de un curtidor de pieles. Pedro estaba en camino.

Los judíos tenían leyes estrictas de alimentación. Estas leyes están en Deuteronomio 12 y
Levítico 11. Podían comer sólo carne de animales que rumiaban (bolo de alimento a medio
mascar) y que tenían pezuñas hendidas. Cualquier otro animal para ellos no era limpio.

25
Pedro, a través de la visión de Hechos 10, estaba siendo preparado por Dios para no llamar
«inmundos» a los gentiles, para encontrarse con Cornelio y para reconocer que, a lo que Dios
limpió, no debería rechazarlo ni llamarlo común. Los judíos creían que eran el pueblo escogido y
exclusivo de Dios. Los judíos estrictos no tenían contacto con los gentiles, ni aún con los judíos
que no observaban la ley. Un judío estricto no hospedaba a los gentiles, ni se hospedaba en
casa de ellos. El hospedaje que Pedro dio a los emisarios de Cornelio muestra que estaba
comenzando a escuchar la voz de Dios. Las barreras empezaban a romperse.

El relato continúa diciendo que al día siguiente Pedro se fue con sus visitantes a Cesárea, dónde
Cornelio los estaba esperando juntamente con sus parientes y amigos a quienes había invitado.
En el encuentro con Cornelio, Pedro manifestó: «Ustedes saben que a un judío le prohíbe su
religión tener tratos con extranjeros o entrar en sus casas. Pero Dios me ha enseñado que no
debo llamar profano o impuro a nadie» (Hechos 10:28).

Luego Cornelio le relató a Pedro la visión que él también había tenido, y dijo que estaban listos
para «escuchar todo lo que el Señor te ha encomendado que nos digas» (Hechos 10:33).

Pedro, al comenzar a hablar, confesó su gran descubrimiento, el motivo de su segunda


conversión: «Ahora entiendo que de veras Dios no hace diferencia entre una persona y otra,
sino que en cualquier nación acepta a los que lo reverencian y hacen lo bueno» (Hechos 10:34-
35).

El resto de la historia es conocida: no sólo Cornelio recibió el mensaje del evangelio, sino que
también Pedro fue testigo de que, mientras él estaba hablando, el Espíritu Santo vino sobre los
no judíos que escuchaban. Los creyentes judíos que acompañaron a Pedro en esta visita se
quedaron admirados porque el Espíritu Santo también fue dado a los no judíos. Luego Pedro
mandó que se bautizaran. El mensaje es claro: Dios no hace acepción de personas y quiere que
todos se arrepientan y vengan a un conocimiento pleno de Él, en sus vidas y sus culturas.

Despojarse del yo orgulloso, prejuicioso y teocéntrico es un requisito previo para la tarea


misionera transcultural. La humildad es una característica fundamental del testimonio cristiano a
otras culturas.

Jesucristo mismo nos dio el ejemplo de humildad y renuncia. Él tomó el paso y se privó de sus
derechos divinos para hacerse siervo humilde y obediente (Filipenses 2.7-8). Se despojó de sus
prerrogativas y poderes como Dios Hijo. Asumió las limitaciones humanas voluntariamente, a
pesar de que «era tanto Dios como hombre, dos naturalezas distintas unidas en una persona».

Despojarse del poder que nuestra cultura y dinero nos da es seguir el ejemplo de Jesús. La
humildad para estar dispuesto a aprender de los otros, de la cultura y de la gracia de Dios en
medio de ella, es un elemento fundamental en la misión transcultural. Esta actitud de humildad
nos permite ver que la gracia de Dios es común a las culturas del mundo. Su presencia y acción
no llega a los pueblos sólo cuando nosotros llegamos: ya ha estado allí como revelación general.
Por lo tanto, descubrir las huellas de Dios en las culturas y pueblos a los que hemos sido
enviados es una tarea necesaria que se hace parte del proyecto de evangelización y misión
transcultural.

El concilio de Jerusalén: los gentiles pueden ser cristianos sin hacerse judíos
(Hechos 15.1-35)

26
Uno de los constantes desafíos que tienen los cristianos en la tarea de llevar el evangelio a otros
pueblos y culturas es la tentación de confundir su cultura con el evangelio, es decir, sacralizar
aspectos de su cultura e imponerlos como parte del evangelio mismo.

Esto también ocurrió en el primer siglo, cuando los primeros cristianos judíos quisieron imponer
sus cargas religiosas sobre los gentiles. Se puede ver con más detenimiento examinando el
pasaje de Hechos 15. En el llamado Concilio de Jerusalén, la iglesia del primer siglo se enfrentó
a un problema muy real y controversial: si era necesario que los gentiles se hicieran judíos para
ser verdaderos cristianos, como los llamados judaizantes sostenían.

No se puede ser salvo sin hacerse judío (Hechos 15.1-5)


En Hechos 15 vemos que un grupo de cristianos que había ido de Judea a Antioquía, sostenía y
enseñaba que los gentiles no podían salvarse si no se sometían al rito de la circuncisión ni
guardaban la ley de Moisés (vv. 1-5). Pablo y Bernabé, que estaban en Antioquía, tuvieron una
fuerte discusión con ellos. En consecuencia, los hermanos de Antioquía decidieron nombrar a
Pablo, Bernabé y otros para ir y tratar este asunto con los apóstoles y ancianos de la iglesia de
Jerusalén.

Estos judíos, llamados también judaizantes, consideraban que como el cristianismo era el
cumplimiento de las promesas hechas a Israel, los no judíos tenían que hacerse judíos. Esta
enseñanza también implicaba que la fe en Jesucristo no era suficiente para la salvación. A la fe
había que añadirle la circuncisión y el guardar la ley de Moisés. Esto era un asunto de fondo, de
crucial importancia que debía resolverse. La circuncisión era la señal dada por Dios, del pacto
entre Él y su pueblo Israel. Los judaizantes no sólo enfatizaron esto, sino que lo convirtieron en
una condición para la salvación de Cristo.

En Gálatas 2.11-14 encontramos que estos judaizantes influyeron sobre la vida de Pedro, quien
ya había aceptado a los gentiles como tales (encuentro con Cornelio, Hechos 10-11). Pedro
comía con los no judíos y se relacionaba con ellos, pero cuando llegaron los judaizantes se retiró
y se apartó hipócritamente, porque tenía miedo de los fanáticos de la circuncisión, v. 12). Otros
creyentes judíos siguieron el ejemplo de Pedro, incluso Bernabé (v.13). Por esta razón, Pablo
enfrentó a Pedro públicamente (v. 14). Pero gracias a Dios, tanto Pedro como Bernabé
reaccionaron y reconocieron su hipocresía, y finalmente defendieron la evangelización de los
gentiles, sobre la única base de la fe en Jesucristo.

Camino a Jerusalén, Pablo y Bernabé, al pasar por Fenicia y Samaria, contaron cómo los no
judíos habían dejado sus antiguas creencias para seguir a Dios. Esto produjo alegría entre los
hermanos. Al llegar a Jerusalén también relataron todo lo ocurrido. El cristianismo que se había
iniciado entre los judíos comenzaba a ser recibido significativamente por los gentiles. Muchos de
ellos se convertían al cristianismo. Podemos imaginar el gozo, emoción y alegría por estos
hechos.

En la reunión de Jerusalén, algunos fariseos que habían creído insistieron en que los gentiles se
circuncidasen y guardasen la ley de Moisés, es decir, que se hicieran judíos para ser aceptados
por Dios. Pablo se refiere a los judaizantes como perturbadores: dentro de estos había algunos
de los fariseos, grupo religioso que promovía y exigía el estricto cumplimiento de la ley mosáica
(Gálatas 1.7).

La salvación de los gentiles es sólo por la fe en Jesucristo

27
Al hablar Pedro, Pablo y Bernabé ante el concilio, sostienen que no hay necesidad de hacerse
judíos para ser salvos (Hechos 15.6-21).

1. El testimonio de Pedro (v. 7-11). Pedro dijo que Dios lo había escogido de entre los judíos,
para anunciar el evangelio a los no judíos (v. 7). Dios aceptó a estos igual que a aquellos, ya
que les dio también el Espíritu Santo (v. 8). Él no hace diferencia entre unos y otros, pues
los ha purificado por medio de la fe en Jesucristo (v. 9). Pedro pregunta por qué darles
cargas que ni los propios judíos han podido llevar, y termina diciendo que sólo somos salvos
por gracia en Jesucristo (vv. 10-11).

2. El testimonio de Bernabé y Pablo (12). Ellos contaron a toda la multitud cuán grandes señales
y maravillas había hecho Dios, por medio de ellos, entre los gentiles.

3. El comentario de Santiago (15:13-21). Santiago, luego de escuchar a Pedro, Pablo y Bernabé,


reconoció también que Dios incluía a los gentiles como parte de su pueblo. Fundamentó esto
con pasajes del Antiguo Testamento y sugirió: «Debemos dejar de ponerles trabas a los
gentiles que se convierten a Dios» (vv. 19-20).

La decisión del concilio y la carta a los no judíos (Hechos 15:22-29)

Los apóstoles y ancianos en el concilio de Jerusalén decidieron no insistir en que los gentiles se
circuncidasen y guardasen la ley de Moisés; es decir, acordaron y determinaron que los gentiles
no tenían que hacerse judíos para ser salvos. También decidieron escribir una carta a los
gentiles para que fuese llevada personalmente por varios hermanos, entre ellos Pablo, Bernabé,
Judas y Silas (v. 22). En la carta les decían que los judaizantes que los habían perturbado no
tenían autorización de ellos (vv. 23-24). También hacían referencia a los nombrados para hablar
del asunto con ellos (vv. 25-27) y, finalmente, concluían diciendo que «nos pareció bien al
Espíritu Santo y a nosotros no imponerles ninguna carga aparte de los siguientes requisitos:
abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de la carne de animales estrangulados y de
la inmoralidad sexual» (vv. 28-29).

Implicaciones de la decisión del concilio de Jerusalén para nuestros días

1. La salvación es sólo por la fe en Jesucristo.

2. La salvación no requiere de obras o alguna carga adicional (circuncisión, guardar la ley,


etcétera).

3. Cuando comunicamos el evangelio a otros pueblos a menudo lo hacemos imponiendo


consciente o inconscientemente nuestra cultura o ciertas tradiciones que nada tienen que
ver con el evangelio.

4. No debemos comunicar el evangelio con nuestro ropaje cultural, y menos forzarlo sobre los
evangelizados.

5. Debemos romper nuestra maceta cultural y sólo sembrar la semilla del evangelio en el suelo
del pueblo o cultura donde trabajamos.

6. La expresión del evangelio debe reflejar la cultura, en sus aspectos positivos, de los pueblos
evangelizados.

28
7. El evangelio afirma los aspectos positivos de nuestras culturas y transforma los aspectos
negativos. «Sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno, eviten toda clase de mal» (1
Tesalonicenses 5.21-22).

8. Si los no judíos en el Nuevo Testamento podían llegar a ser cristianos sin hacerse judíos, los
quechuas (etnia de Perú) y Fang (de África) pueden ser cristianos plenos sin hacerse mestizos,
criollos o españoles;

• Los peruanos, bolivianos y colombianos pueden ser cristianos plenos sin hacerse europeos,
ingleses, norteamericanos o coreanos;

• Los pueblos evangelizados pueden ser cristianos sin adoptar la cultura del misionero.

En la misión transcultural, debemos evitar la imposición cultural nuestra o del misionero.


Debemos dejar que Dios obre en la vida de los creyentes para que ellos determinen con la
ayuda de la Palabra lo que deben afirmar y transformar en su cultura.

Así como Jesucristo se despoja de sus derechos divinos y asume nuestra humanidad, el
misionero transcultural también debe despojarse de sus derechos culturales y asumir, en lo
posible, la cultura del pueblo en el cual ha sido llamado a ser testigo de Jesucristo.

Como diría Stephen Neil, hay que romper nuestra maceta cultural para plantar la semilla del
evangelio en el suelo cultural de los otros pueblos, de tal forma que crezca su propia planta en
su propia maceta. Con razón Pablo, uno de los apóstoles apasionados de la misión transcultural,
nos da un consejo y desafío para la misión: «Entre los débiles me hice débil, a fin de ganar a los
débiles. Me hice todo para todos, a fin de salvar algunos por todos los medios posibles. Todo
esto lo hago por causa del evangelio, para participar de sus frutos» (1 Corintios 9:22-23).

En la misión transcultural, este debe ser nuestro modelo y metodología, ya que detrás está el
principio de la encarnación que el propio Jesucristo ejemplificó.

Conclusiones

1. El evangelio de Jesucristo no es monopolio de un pueblo, sino que ha sido todo para todos
los pueblos de la tierra.

2. Toda la iglesia de Jesucristo en todo el mundo, está llamada a participar en la misión


transcultural.

3. Despojarnos de nuestro etnocentrismo cultural es un paso fundamental para la misión


transcultural.

4. Un profundo amor por las personas y sus culturas que son diferentes de las nuestras, es
crucial en la misión transcultural.

5. Debemos desarrollar la disposición para ver la gracia y revelación general en las otras
culturas.

6. Debemos asumir una actitud de siervo, y no de mandamás o sabelotodo.

7. La misión transcultural implica que toda la iglesia lleva todo el evangelio a todos los pueblos.

29
Capitulo 4
El desarrollo de la misión en la historia17
Conocer el desarrollo de la misión en la historia, provee una perspectiva panorámica de cómo el
evangelio ha venido siendo predicado a las naciones, siendo la época actual la que reviste un
gran desafío a la iglesia latina.

Misiones antes de la reforma


Durante el siglo primero la iglesia se extendió por casi todo el imperio romano. El número de
cristianos de esa época se ha estimado en medio millón. En esta sección nos proponemos seguir
de manera selectiva, la trayectoria misionera de los catorce siglos subsiguientes (desde el II al
XV) a fin de conocer la naturaleza de la expansión de la iglesia y algunos de sus más
destacados misioneros.

Misiones en la iglesia primitiva (años 100 – 313 d.c.)

Esta época fue marcada por persecución oficial del gobierno romano, filosofías adversas y
diversas herejías. Se destacan los siguientes hechos:

1. Los cristianos se esparcen (siglo II)

Los cristianos se esparcían por todo el imperio, y aún más allá del mismo. El crecimiento
durante este periodo no se debió a un plan eclesiástico, sino al testimonio espontáneo de
cristianos comerciantes, trabajadores, misioneros y evangelistas, soldados y esclavos que se
movilizaban a lo largo y ancho de todo el imperio. Este tipo de cristianos no hacía diferencia
entre vida secular y sagrada, sino que vivían una vida íntegra mostrando Jesús dondequiera que
ellos vivían.

2. Surge una diversidad de líderes.

Durante los siglos II al IV surgieron varios líderes para proclamar, formular y defender la Fe. La
iglesia necesitaba de estos hombres idóneos.

a. Pastores como Policarpo (siglo II), clemente de Roma (siglo II) y Cipriano (martirizado en el
258).
b. Escritores como clemente de Alejandría (siglo II), Orígenes (185-251), y Eusebio de
Cesárea (265-340), autor de “historia eclesiástica”.
c. Apologistas (defensores del cristianismo) como Justino Mártir (103.165) y Tertuliano (160-
240).
d. Misioneros como Ireneo (130-200), enviado de Asia menor a Lion (Francia), y Panteno
(180), que fue de Alejandría a la India.

3. Emergen centros estratégicos.


17
Tylor, Guillermo. Las misiones mundiales. Comibam Internacional. Editorial Unilit : Miami, 1993. Págs. 33-60.

30
Por este tiempo emergieron centros estratégicos: Lión en Francia y Cartago (ciudad de Cipriano
en el norte de África). En Persia surge Edesa, el primer reino convertido al cristianismo. En esta
ciudad se hizo la primera traducción de los evangelios al siriaco, un idioma hablado en el
oriente. El centro más influyente del cristianismo en esta época fue Alejandría en Egipto. En
Alejandría, Panteno fundó una escuela de entrenamiento de misioneros que salieron hacia el
norte de áfrica, Arabia y la India.

Misioneros claves en Europa (313-800 d.C.)

1. Ulfilas (311-388), conocido como apóstol de los godos (grupo étnico al norte del río
Danubio), inventó el alfabeto codo y tradujo las Escrituras a ese idioma.
2. Patricio (396-493), enviado de Inglaterra a Irlanda, país convertido posteriormente en un
centro misionero e influyente en el norte de Europa.
3. Columba (521-596), estableció la pequeña isla de Iona (cerca de Escocia) un centro de
preparación de líderes que, al igual que otro en Irlanda, fue decisivo en la expansión de
la fe en la región norteña del continente.
4. Willibrord (657-755), fue enviado de Inglaterra a Holanda y a Dinamarca.
5. Bonifacio (680-755), misionero en Alemania, donde fundó escuelas bíblicas.

El islam: un gran reto misionero (Siglo VII d.c.)

1. Su origen y desarrollo.

En el siglo VII surge el islam en Arabia como una religión antagónica el cristianismo. La era
musulmana comienza en el año 622 con la Hegira (huida de su fundador, Mahoma, de la Meca).
Impulsados por una irresistible sed de conquista, los musulmanes se apoderaron de gran parte
del territorio cristiano. En el término de un siglo, Siria, Asia menor, Mesopotamia y Egipto, con
sus prominentes ciudades, quedaron bajo su dominio. En el año 711 entraron a España, y sólo
por un acto providencial lograron ser detenidos por Carlos Martell en la histórica batalla de Tour
(Francia), en el 732.

2. Su doctrina

El libro sagrado del islam es el Corán, libro que según ellos obtienen de la revelación recibida
por Mahoma del arcángel Gabriel. El profeta de la Meca predicaba: “hay un solo Dios y Mahoma
es su profeta”.

Alá, Dios del Islam, es una persona, pero carente de amor para con sus criaturas se nos
enseñan la Biblia. En 1 de Juan 4:8 encontramos que Dios es amor.

Según 1 de Timoteo 2:5 el único mediador entre Dios y los hombres es Jesús.

El islam representa un verdadero desafío para la iglesia. Desde la fecha de su aparición, esta
religión se ha constituido en un encarnizado enemigo del cristianismo. Además, posee una gran
agresividad palpable a través de sus programas de avance. Pero por la gracia de Dios, hay
seguidores de Jesús convertidos desde el islam en los países musulmanes creciendo poco a
poco.

31
Avance misionero en la Europa medieval (siglos IX al XV d.C.)

1. Misioneros

a. Ansgar (800-865), misionero en Dinamarca y Suecia.


b. Cirilo y Metodio (815-885), dos Hermanos enviados de Constantinopla (hoy Estambul en
Turquía) a los esclavos occidentales (Bulgaria, Moravia y bohemia). Sistematizaron la
escritura del idioma eslavo y luego tradujeron la Biblia.
c. Raimundo Lulio (1235-1315). Si bien las cruzadas no lograron su objetivo (reconquistar
Jerusalén de mano de los árabes), despertaron interés misionero en algunas personas.
Una de ellas fue Raimundo Lulio, un noble español quien, guiado por un profundo amor
cristiano, fue misionero entre los árabes del norte de África.

2. Países cristianizados.

a. El cristianismo pasó de Inglaterra a Noruega, luego a Islandia y de allí a Groenlandia.


Todo esto sucedió en el siglo X.
b. En Rusia a finales del siglo X, tanto el rey Vladimir como la princesa Olga adoptaron la fe
cristiana, pero sin que esto tuviera consecuencias trascendentales para la nación.

Hasta este momento, aunque las iglesias locales, como instituciones, participaban de la
extensión del cristianismo, los esfuerzos misioneros antes de la reforma protestante fueron
realizados mayormente por iniciativa de hombres de visión. En los primeros siglos, a la vez que
los pastores y teólogos confirmaban y defendían el evangelio bajo el vasto imperio romano, la
iglesia se extendía por Persia, Armenia, Arabia y la India. Durante los siglos V al XV casi todo el
continente europeo fue cristianizado. El hecho más significativo en este largo periodo fue el
surgimiento del islam. En la parte final de este periodo, la Iglesia católica romana promovió las
misiones a través de los monjes (benedictinos, franciscanos y dominicos).

Preguntas

1. Mencione los nuevos centros estratégicos misioneros entre los años 100 a 313.
______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

2. ¿Cuál fue la importancia de los líderes de aquella época para la expansión de la iglesia?
____________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

3. ¿En qué sentido el islam es un reto para las misiones?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

Las misiones desde la reforma

32
Veremos a continuación los principales acontecimientos que, al ser combinados por la dirección
providencial de Dios, produjeron lo que se llama las misiones modernas, designando con esta
expresión los esfuerzos evangélicos, sin incluir aquellos efectuados por las órdenes católicas
como la de los franciscanos, jesuitas y dominicos.

La reforma protestante (siglo XVI)

1. El énfasis de la reforma

El énfasis de la reforma fue más teológico que misionero. Los reformadores no promovieron las
misiones debido al carácter mismo de la reforma. Estas enfocaban en dos objetivos:

a. Rescatar el cristianismo de la corrupción moral y eclesiástica presente en la iglesia de


aquella época
b. Exaltar las Sagradas Escrituras y las doctrinas de la gracia y la suficiencia de la fe como
único medio para obtener salvación.

En cuanto a la Gran Comisión, Lutero creía que ésta se limitaba a los apóstoles del siglo I. Por
su parte Zwinglio y Calvino creyeron que estaba en vigencia la responsabilidad misionera, pero
que debía realizarse mediante el apoyo a las autoridades civiles.

2. Un mejor fundamento para las misiones

A pesar de que los reformadores no emprendieron la labor misionera (aunque sea tradujeron las
Escrituras al idioma del pueblo), sentaron los fundamentos doctrinales que tendrían aplicación
posterior a las misiones. Las doctrinas bíblicas de sólo Cristo, sola Escritura, sola gracia y sola fe
son elementos esenciales de la predicación evangélica que han dado una verdadera riqueza a la
obra misionera.

El movimiento pietista (siglo XVII – XVIII)

Un poco antes del movimiento pietista, sobresalió la contribución de Justiniano Von Weltz, líder
austriaco llamado “el agitador de las misiones”. Con energía señaló la iglesia su responsabilidad
de llevar el evangelio los paganos. En 1644 inició la publicación de 3 tratados de defensa del
impulso misionero. Von Weltz mismo fue misionero a la Guyana holandesa en donde murió.

1. El pietismo.

Es un movimiento de renovación espiritual que surgió como reacción a la rigidez e indiferencia


de la iglesia hacia una vida cristiana práctica. Fue iniciado por el líder luterano Jacobo Spener
(1635-1705). Él organizó un grupo de oración llamado “comunidad de piedad” y escribió el libro
“deseo piadoso”.

2. La Universidad de Halle.

En el siglo XVIII la Universidad de Halle (Alemania) se convirtió en el centro propagador del


pietismo, así como de la actividad misionera. Muchos líderes fueron enviados a otros lugares por

33
las sociedades misioneras de Inglaterra, Holanda y Dinamarca. Bartolomé Ziegenblag, el primer
misionero protestante en Asia, era un gran cristiano pietista.

3. Los moravos y las misiones.

El propulsor de la actividad misionera de los moravos fue el conde Nicolás von Zinzendorf (1700-
1760), un noble de Sajonia. El Señor usó la influencia pietista de la Universidad de Halle para
imprimir en él una pasión por la gente no redimida de otros lugares. Siendo todavía niño, esta
pasión fue extraordinaria: a los diez años fundó un club con sus amiguitos. Este club se llamaba
“la orden de la semilla de mostaza” y tenía tres objetivos: piedad personal, unidad cristiana y la
evangelización del mundo. “Tengo sólo una pasión –expresaba el-, y es él y sólo él”. Visitó el
Caribe e inspiró en los moravos una gran preocupación por las personas necesitadas de Cristo.

Posteriormente, en el siglo XVIII los moravos establecieron obra evangélica en el Caribe, la


India, la Guyana holandesa, y en 1849 en Nicaragua.

Piense: ¿qué importancia tiene un hombre de visión para promover la expansión de la iglesia?

Juan Wesley (1703-1791) con los moravos fue decisivo para el despertar espiritual y el
movimiento metodista que se formaría después. En una ocasión, los Wesley acompañaban a
unos moravos que viajaban a América y fueron impresionados por la fe de ellos. Posteriormente,
en Inglaterra se inició el movimiento metodista en forma de sociedades religiosas dentro de la
iglesia anglicana. El avivamiento no sólo penetró en Inglaterra, sino que se extendió también en
América del norte al pasar los años, el metodismo se independizó de la iglesia anglicana.

Los beneficios del avivamiento wesleyano en la expansión de la iglesia fueron muchos. Se


formaron:

a. Sociedades misioneras
b. Sociedades bíblicas
c. Sociedades evangelísticas

Se puede apreciar con claridad que la iglesia estaba precisando de un cristianismo con vitalidad
espiritual para poder obedecer la voluntad revelada de Dios.

El despertar en América del norte


En el siglo XVII muchas familias inglesas creyentes, y entre ellas puritanos evangélicos
perseguidos, vinieron a América del Norte a fundar colonias. A partir de la mitad del siglo XVII,
ese pueblo experimentó una serie de avivamientos sin precedentes. Dios puso el liderazgo
indiscutible de Jonatan Edwards (1702-1758) y Jorge Whitefield (1714-1770). Este despertar
profundo y duradero puso las bases para el gran movimiento misionero que se desarrolló en los
siglos XIX y XX.

34
El avance misionero moderno se efectuó simultáneamente con la expansión colonialista de
países como Inglaterra, Holanda y Dinamarca en territorio del tercer mundo. Hay varias
explicaciones valederas para este fenómeno, pero en ello reconocemos la mano providencial de
Dios, quien desea que todos sean salvos

En resumen, para que las misiones modernas surgieran como fuerza viva y permanente se
conjugaron varios hechos decisivos:
- La reforma protestante fortaleció las bases doctrinales.
- El movimiento pietista de carácter renovador, iniciado por Spener, se produjo líderes
interesados en las misiones.
- Dicho movimiento generó un avivamiento espiritual que comenzaría el movimiento
misionero moderno, respaldado por las nuevas sociedades misioneras.

Preguntas

1. ¿Cuáles eran las doctrinas que la reforma enfatizaba?


______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

2. ¿Cómo surgió el movimiento pietista y cuál es su importancia?


______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

3. ¿Cuáles fueron las contribuciones de Juan Wesley?


______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

4. Por separado diga quiénes fueron: Von Weltz, Spener, Zinzendorf y Edwards.
______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

Los pioneros de las misiones modernas


Los países que experimentaron el avivamiento espiritual en los siglos XVII y XIX se convirtieron
en impulsores de las misiones. Veremos la labor de cinco pioneros de la obra en diferentes
continentes. Le invitamos a leer las biografías de otros misioneros también.

Guillermo Carey en la india

A Carey le tocó el honor de iniciar una nueva era en la obra misionera. Nació en Inglaterra en
1761 en la época del fervor espiritual dirigido por los Wesley. El contacto permanente de Carey
con la iglesia le permitió forjar ideales optimistas que influirían toda su vida. De propia iniciativa,
estudió hebreo, griego y holandés. Estudió también la geografía del mundo y confeccionó un
mapa. Lecturas sobre aventuras marinas despertaron su interés por viajar. Fue influido
poderosamente al leer los diarios de Juan Elliot y David Brainerd, misioneros entre los indígenas
de América del norte. La Biblia le dio la convicción de la responsabilidad misionera de cada

35
creyente. Publicó un famoso y convincente tratado por el cual demostraba que el mandato de
llevar el evangelio a todo el mundo es obligación de cada generación. En 1792 predicó ante la
asociación de ministros bautistas su famoso sermón sobre Isaías 54:2-3, donde declaró:
“esperad grandes cosas de Dios; emprended grandes cosas para Dios”. En ese mismo año se
organizó la Sociedad Misionera Bautista.

En obediencia a la Biblia Carey partió para la India en 1793 acompañado por su esposa y un
médico. El centro principal de acción en aquel país fue Serampore, que estaba bajo la posesión
danesa. Tradujo las Escrituras y porciones de ella a más de 30 idiomas y dialectos, escribió
gramáticas y diccionarios, fundó colegios y abolió costumbres paganas e inhumanas. Al morir en
1834 dijo: “no me queda ni un solo deseo insatisfecho”.

David Livingstone en África

Livingstone es uno de los más recordados hombres de la historia misionera. Nació en Escocia
en 1813, cuando Carey ya estaba en el campo misionero. Al poco tiempo de su conversión se
internó en la China. Animado por su Padre y su pastor decidió ser misionero. Bajo la dirección
del Señor, la Sociedad Misionera de Londres lo envió a África con preparación bíblica y médica, y
ministró al lado de su familia. Su esposa era hija del renombrado misionero Roberto Moffat.
Livingstone ganó a muchos africanos para Cristo e influyó en el aspecto social atacando el vil
comercio de esclavos.

Alrededor de 1852 se convenció de que era necesario explorar el corazón de África. Creía que
sus exploraciones serían útiles para la propagación del evangelio. Con esta convicción,
emprendió su tarea patrocinada por la Real Sociedad Geográfica. Recorrió el continente de
costa a costa. La publicación de sus hazañas (“viajes misioneros”) despertó gran interés en
Inglaterra. El misionero y explorador murió de rodillas en 1847. Su cuerpo fue trasladado a su
país de origen, pero su corazón permanece enterrado en el continente negro, la tierra que más
amo.

Juan Williams en Oceanía

Williams nació en Inglaterra en 1796. Al igual que otros, fue formado en una iglesia con altos
ideales espirituales. La Sociedad Misionera de Londres en 1817 lo envió a las islas de la
Sociedad en Oceanía. Al ganar a los primeros creyentes, manifestó sus cualidades de líder en
estrategias de expansión. Fijó su centró en Tahití e inició un proceso de preparación de obreros
con la mira de enviarlos a otros puntos del área. De esa manera, el evangelio se extendió a las
islas Australes, Harvey, Samoa y otras de lejana distancia.

Supervisó la traducción de las Escrituras al idioma raratonga. A los creyentes les enseñó oficios
prácticos y mejores métodos de cultivo. Pero Williams alcanzó esos éxitos confrontando
enormes dificultades. Vivió entre caníbales y al fin fue asesinado en 1839 por personas que
ignoraban el amor de Dios. Las miles de personas redimidas durante los 22 años del ministerio
de este siervo de Dios son un testimonio del poder que tiene el evangelio para transformar la
vida de los pueblos.

Diego Thompson en Latinoamérica

36
A Thompson se le conoce como el precursor de las misiones protestantes en América Latina. En
1818, a solicitud personal, la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera lo envío de Inglaterra a la
Argentina para distribuir las Escrituras. Convencido del poder de la palabra de Dios, gestionó
que las autoridades de Buenos Aires adoptarán el novedoso sistema Lancasteriano en la
educación. En este sistema la Biblia era el principal libro de texto y los alumnos mayores
enseñaban a los menores. El gobierno argentino no sólo aprobó el plan sino que nombró a
Thompson director General de las escuelas de la ciudad. De esa manera se distribuyeron miles
de Biblias.

En 1821 se marchó hacia Chile, donde aplicó el mismo sistema aprobado por las autoridades del
país, con resultados similares. Posteriormente, viajó al Perú a repetir el proceso, aunque con
fuerte oposición del clero católico. Cabe señalar que, en los países mencionados, contó con el
apoyo de Bernardo O`Higgins, José de san Martin y Simón Bolívar. En Colombia, Thompson
fundó la primera sociedad misionera del continente. En Cuba recorrió la isla distribuyendo el
texto sagrado. Murió en Londres en 1854.

Patricio Symes en Colombia

Con gotas de sudor, lágrimas y otras de sangre, los misioneros a lo largo de la historia, han
dejando huella, abonando y sembrando la tierra con la sagrada semilla del Evangelio de Jesús,
que iría germinando, creciendo y dando su fruto, con la Gracia de Dios. En Colombia, la Iglesia
Cruzada Cristiana tiene directa relación con un acto de obediencia, de un joven misionero
australiano Arthur Patrick Symes, que el 16 de julio de 1933 llegó al puerto de Buenaventura
(costa Pacífica del sureste de Colombia), con la visión de extender el Reino de Dios en esta
nación.

Patricio Symes, nace el 14 de octubre de 1902 en Sídney (Australia). Entregó su vida a Jesús a
la edad de 14 años en una iglesia Presbiteriana. Luego inició sus estudios en el Instituto Bíblico
en Croydon. Fue aceptado como misionero por la Junta de la Iglesia Presbiteriana, y ministró
como pastor en el estado de Victoria y la isla de Tasmania. A los 23 años, parte para Inglaterra,
para entrevistarse con World Evangelization Crusade WEC (Cruzada de Evangelización Mundial),
organización misionera fundada por Charles Studd (1862-1931). Luego de recibir su
entrenamiento misionero, el 6 de enero de 1926 llega a Brasil para trabajar en la selva de Matto
Grosso en el Amazonas donde pasó 5 años difíciles en cuanto a la salud pero gozoso en cuanto
a su fe.

Con un claro llamado de Dios y Colombia en su corazón, regresa a Inglaterra, y en 1933 hace su
primer arribo a Colombia, país en el que invertiría 53 años de su vida hasta morir. Cabe notar
que en dichos años de servicio, solo una vez, regresó a su país de origen.
Patricio, tenía metas claras en cuanto a su trabajo misionero. Tuvo el gozo de ver cumplidas
estas metas poco a poco, con la ayuda de otros misioneros de WEC y el desarrollo del liderazgo
nacional.

Hay que resaltar la notable labor de su esposa Helena Jones, quien estuvo junto a él, y sin ella
muchas cosas no se hubieran logrado hacer. Aunque no se escribió una biografía acerca de
ella, como tampoco se hace de muchas esposas de misioneros, las buenas esposas desempeñan
un valor fundamental para un buen ministerio.

37
Como resultado e impacto posterior de su labor, quedó establecida la Iglesia Cruzada Cristiana,
la cual cuenta para 2011 con alrededor de 400 iglesias en el país, un Instituto Bíblico para
capacitar obreros nacionales, una imprenta con el fin de imprimir tratados y libros cristianos
(Imprenta la Buena Semilla) y una clínica (Clínica Emanuel).
Después de 53 años de ministerio, las palabras de Symes no podrán borrarse ni dejarán de
retumbar en nuestras mentes y corazones: “No era tanto cómo morían o cómo padecían los
cristianos en la Colombia de esos años, sino el por qué lo hacían. Y si entendemos esto,
comprenderemos también que no se sufre o padece hasta la muerte por algo que uno hereda
sin costo alguno. No, la fe del cristiano no viene con él al nacer, viene cuando él de su entera
voluntad elige el camino del Calvario…” “…Y nadie nace capacitado naturalmente para ir al
Calvario. Ha de aprenderlo mientras procura, bien o mal pero con determinación, poner sus pies
en las huellas de Jesús de Nazaret”.

Vidas como la de Symes y otros misioneros en la historia, son de inspiración para las nuevas
generaciones, que en su mayoría están siendo cultivadas con valores relativos. Las nuevas
generaciones son las que podrán terminar la Gran Comisión, pero antes hay que conquistarlas
para las misiones. Para llegar a ellos, hay que hacerlo de una forma tal, que ellos entiendan.
Hay que tender un puente entre las antiguas generaciones y las nuevas. Revisar los baúles de
la historia de las misiones ayuda a desempolvar testimonios, estrategias, principios y prácticas
que por más antiguas que parezcan, muchas de ellas siguen siendo relevantes y
transformadoras.

PREGUNTAS

1. ¿Cuál fue la importancia del ministerio que desarrolló Guillermo Carey?


______________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

2. ¿Cuál fue la mayor contribución de David Livingstone para las misiones?


______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

3. ¿Por qué es importante la distribución de la Biblia en las misiones?


______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

4. ¿En qué forma puede la iglesia local promover la distribución de la Biblia?


______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

5. ¿Cuáles fueron los aspectos más importantes en la estrategia misionera de Patricio Symes?
______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

Las misiones desde el sur


Dios ha utilizado a su iglesia comprometida a través de la historia en diferentes zonas
geográficas. Comenzando desde el medio oriente, la antorcha el cristianismo pasa a Europa,

38
después a los Estados Unidos, y ahora le toca el turno al hemisferio sur, donde vive la mayoría
de la población cristiana y del mundo. En esta parte del planeta Dios está levantando
actualmente misioneros nacionales y nuevas agencias misioneras. ¡Se trata de un desafío
formidable!

El Movimiento Histórico y Geográfico

1. La primera fase en el medio oriente (desde tiempos del Nuevo Testamento hasta
el año 500).

El testimonio del Antiguo Testamento se resumen en estos pasajes claves: Génesis 12-1-3;
Salmo 67; Isaías 49:6. Israel debería ser una luz a los gentiles. El Nuevo Testamento avanza y
aclara la misión de la iglesia con la vida de Cristo y la Gran Comisión dada a los apóstoles. La
iglesia cumple con su tarea y el evangelio llega al África, Europa y Asia. Jerusalén, Antioquia,
Éfeso, Roma y Constantinopla son ciudades claves en el avance misionero.

2. La segunda fase en Europa (500-1850)

El centro geográfico del cristianismo se traslada así el noroeste y se afianza en Europa por más
de 13 siglos. El movimiento monástico y las misiones celtas e irlandesas se destacan por su
labor misionera. El monasterio de Cluni funda más de 700 casas hijas en Europa. Dentro de la
iglesia católica los frailes, las órdenes mendicantes, los franciscanos (1209), los dominicos
(1216) y los jesuitas (1534) trabajan arduamente. Los conquistadores llevan la espada y la cruz.
Conquistan y colonizan política y espiritualmente. Entre el movimiento protestante surgen las
primeras agencias misioneras en París (1633), Dinamarca y Halle (1705), y Herrnhut (1722).
Los misioneros modernos: Carey, Ward, Hudson, Morrison y otros salen de Europa a todo el
mundo.

39
3. La tercera fase en Norteamérica (desde 1850 hasta nuestros días)

Aun antes de Carey (1792) hubo obra misionera de Norteamérica, pero recién en 1810 se funda
la primera agencia misione los Estados Unidos por insistencia de universitarios consagrados a
Cristo. Hoy día existen más de 88.000 misioneros anglosajones, pero notemos que el 93% de
ellos trabajan entre países cristianizados, mientras que sólo el 7% está involucrado en una obra
verdaderamente pionera entre los no alcanzados. Obviamente, se necesitan más misioneros.

4. La cuarta fase en el sur (en nuestros días)

El concepto del “sur” es una categoría económica y política que se refiere a países de América
latina, África y Asia. Actualmente la mayoría de la población mundial se encuentra en esta área
(más de 4.000 millones, estimándose que para el año 2000 llegó a 5.000 millones). Las iglesias
evangélicas en este sector están despertando y participando cada vez más en la tarea misionera
mundial. El Dr. Teodoro Williams, reconocido líder misionero mundial de la India expresa:

Un desarrollo significativo en la historia de la iglesia en nuestra era es el surgimiento de


movimientos misioneros autóctonos en América latina, África y Asia. Los vientos de cambio
soplan sobre estas zonas y el soplo del Espíritu Santo moviéndose sobre la iglesia en estos
continentes indica que estamos en un periodo emocionante de la historia misionera. ¡Las
misiones desde el tercer mundo apenas han comenzado!

PREGUNTAS

1. ¿Qué le impresiona más del movimiento histórico y geográfico de las misiones mundiales
visto en este capítulo?
______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

40
2. ¿Por qué será que América latina no ha avanzado tanto en su visión misionera? ¿cómo
podemos cambiar esta situación?
______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________

Misiones Hacia América Latina18


América Latina ha sido un continente que ha recibido misioneros desde el momento mismo en
que los conquistadores pisaron tierra hasta el día de hoy. Pero también se ha involucrado como
pueblo que ha hecho misiones dentro de sus propias esferas, así como también saliendo de
ellas.

No cabe duda de que el descubrimiento de América por marineros provenientes de la península


ibérica tuvo un impacto profundo sobre el desarrollo del continente. Sus naves no sólo trajeron
sus ejércitos y gobernantes sino también sus culturas, costumbres y también su religión. Mucha
de esta historia no es muy placentera. Como siempre, la historia nos muestra que la mezcla de
religión con fines políticos e imperialistas casi siempre resulta en un evangelio corrupto, pobre.
Sin embargo, ninguna historia es tan penosa que no podemos aprender de ella. En el siguiente
artículo Mario escobar nos trae una reseña de los primeros esfuerzos misioneros en el
continente.

El cristianismo en América latina ha tenido un rico pasado. Aun así, su presente es aún más
brillante y su futuro prometedor. Hace décadas que salieron los primeros misioneros evangélicos
latinos hacia otras tierras para evangelizarlas –África, Europa y al norte del continente
americano-. En muchos casos estos misioneros han cubierto las necesidades del creciente
número de iglesias hispanas formadas por inmigrantes en países de todo el mundo, pero en
otros muchos casos nace del impulso del pueblo latino que se convierte en fuerza
evangelizadora mundial. Le animamos a que forme parte de un momento histórico de
latinoamericanos unidos al esfuerzo mundial por alcanzar a toda las naciones.

Misiones católicas: entre la cruz y la espada.

Cristóbal Colón, aunque llevaba un claro objetivo comercial, tenía en su mente también el llevar
la fe de Cristo a estos nuevos pueblos, y por ello daba gracias al Señor. Posteriormente y en
diversas oleadas muchos misioneros católicos fueron enviados a todas partes de América, en
especial al centro y al sur del continente, para evangelizar aquellas gentes y tierras.

La cristianización del nuevo mundo.

La evangelización del nuevo mundo se inició un poco antes de la reforma protestante, a través
de frailes españoles, dominicos y jesuitas, por lo que fue fundamentalmente católica en sus
inicios. Las bulas papales entre los años 1456 y 1514 dieron a las coronas española y
portuguesa la labor de convertir a los pueblos paganos de las tierras que se estaban explorando,
tanto en Asia y África como en América. Por ello la corona española mantuvo un control total
tanto sobre las personas como sobre las rentas de la iglesia en el imperio más grande hasta


18
Escobar, Mario. Misión Mundial: propósito y plan de Dios. 4 ed. Tomo 1 Lección 16. Pág. 145-153-

41
entonces. La predicación de los primeros frailes era muy sencilla y buscaba la conversión y los
bautismos rápidos, para más tarde dar una mejor instrucción. Entre 1524 y 1531 se afirma que
hubo más de un millón de conversiones.

La lucha misionera por los indígenas.

Los misioneros mantuvieron una lucha constante para proteger a sus conversos indígenas de los
colonos llegados de España. Procuraban crear comunidades en torno a la iglesia y el convento
con un sistema de propiedad de tierra comunitario. Con ello buscaban aislar a los indígenas de
las influencias paganas de los colonizadores, caracterizados por su baja moral y la codicia. La
violencia en las primeras conquistas se justificaba con la ficción de que los indígenas eran una
raza bestial e infrahumana que rechazaba el cristianismo. El arraigo de la nueva fe entre los
indígenas estaba matizado por sus antiguas creencias que la mayoría los casos no llegaban a
abandonar. Esto producía una mezcla de cristianismo con carencias nativas, lo cual se llama
sincretismo.

La evangelización que implementaron los conquistadores fue superficial y, más que nada, una
herramienta de la conquista. Los primeros conquistadores y colonos son los primeros que
necesitaban arrepentirse y aceptar el señorío de Jesús. Tampoco los esfuerzos misioneros hacia
los indígenas fueron efectivos. Se tornaron en proyectos humanistas y paternalistas. El
cristianismo sembrado fue susceptible al sincretismo, cosa que hasta el día de hoy se manifiesta
en la religión popular. Tal fue la herencia del catolicismo en tierras latinoamericanas.

¿Defina con sus palabras sincretismo? ¿Puede percibir algunos ejemplos de sincretismo en la
religión tradicional colombiana?
______________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________
Entran los protestantes

Las primeras iglesias cristianas no católicas en el continente fueron protestantes, extensiones de


iglesias del norte europeo que emergieron como resultado de la reforma protestante.
Enfrentaron una tremenda lucha para establecerse. En su mayoría acompañaron emigrantes
europeos y existieron para ellos. Sin embargo, la fuerza liberadora del evangelio no pudo
contenerse y para fines del siglo XVIII las iglesias protestantes estaban arraigadas en tierras
latinas, por ejemplo, los presbiterianos llegaron a Argentina en 1823, a Colombia en 1856 y a
Guatemala en 1882. De acuerdo con las estadísticas, en América del sur para el año 1900 había
un total de 5240 evangélicos hispanos.

42
En el siglo XIX y hasta mediados del XX el crecimiento evangélico fue paulatino. La iglesia
católica, en fuerte alianza con los gobiernos, mantenía un control religioso casi total. Pero en los
últimos 25 años del siglo anterior, la iglesia evangélica irrumpió como una gran ola sobre el
escenario religioso latinoamericano, como resultado de un arduo trabajo emprendido por
preferentes misiones evangélicas que llegaron al continente desde las primeras décadas del
siglo.

Hacia 1990 el crecimiento se había acelerado. En países como Chile, Guatemala o Puerto Rico
la población evangélica superaba el 17% y era más del 10% en todos los países de
Centroamérica. En Brasil superaban el 20%. En 1990 unos 80 millones de personas se
declaraban evangélicas en América Latina. De cada 100 protestantes latinoamericanos, 60 son
pentecostales.

Sin duda, el aporte social siempre ha sido parte del efecto de la evangelización, lo cual ha
estado presente en la iglesia latinoamericana de alguna manera. Si el levantamiento de los
países del norte europeo durante la revolución industrial en el siglo XIX se atribuye por lo menos
en parte a los avivamientos wesleyanos y la creación de una clase media estable. Este efecto
leudante es más importante que nunca en América latina. Pero muchos se preguntan: si ahora
hay tantos creyentes, ¿por qué no ha menguado la pobreza, la injusticia y la violencia que
nuestro continente? Es una pregunta que nos insta a una profunda reflexión teológica y
misionológica que produzca un concepto distinto de discipulado de nuestros barrios y ciudades,
y que nos lleve a una praxis efectiva y transformadora.

De campo misionero a fuerza misionera

La historia de las misiones en América Latina no termina con un continente simplemente


enfocado en su propia evangelización. Sabemos que el compromiso misionero es parte integral
de nuestro cometido.

El Congreso Misionero Iberoamericano de 1987, celebrado en Sao Paulo Brasil, prorrumpe sobre
la historia de las misiones en Iberoamérica como una división de aguas. Aunque ya existía un
mover misionero en varios de los países, este congreso aglutina al pueblo misionero (3200
delegados) y cataliza un movimiento que llegaría a todo el continente y se denominó COMIBAM
(Cooperación Misionera Iberoamericana), el cual animaría a la creación de movimientos
misioneros nacionales en cada país, agrupando por medio de la cooperación a iglesias
misioneras, centros de capacitación misionera y agencias enviadoras, para unir esfuerzos en

43
llevar la visión misionera a las iglesias y levantar un fuerte mover misionero desde cada país a
las naciones de la tierra.

La siguiente gráfica muestra el crecimiento de los misioneros del continente latinoamericano,


motivo para agradecer al Señor de la mies. Sin duda el número de misioneros latinoamericanos
puede crecer considerablemente en los próximos años.

El potencial existente en las iglesias evangélicas de los países latinos para misiones intercultural
es enorme. Como uno de los continentes más poblados de iglesias evangélicas en todo el
mundo, nuestro potencial es tremendo. Con una misionología creada desde nuestro contexto,
tenemos una perspectiva fresca y vigorosa que puede bendecir al mundo. Pero existen barreras.
Gran parte de la iglesia necesita ser despertada a esta visión y capacitada para cumplirla de
forma unida. Hay mucho que aprender sobre la colaboración entre iglesias y denominaciones
para realizar la tarea. La inestabilidad social y de muchas de sus economías es también un
desafío a la estabilidad del movimiento. Sin embargo, a pesar de todo, el movimiento sigue
creciendo. En la actualidad, latinoamericanos sirven por todo el mundo, aunque hay un enfoque
especial en los países paternos del sur de Europa y en los países musulmanes del norte de
áfrica, por nuestra cercanía cultural y étnica.

44
Capítulo 5
Misión y Cultura19
Anunciar el evangelio a una cultura diferente, va más allá de informar las verdades bíblicas. Hay
una serie de implicaciones y aspectos relacionados con el mensaje, el mensajero o misionero y
la cultura anfitriona, que analizados en detalle y en mutua relación, ampliarán la comprensión
de lo importante de conocer, investigar, entender, contextualizar y evaluar. En este capítulo se
examinarán varios de los aspectos clave en la tarea de la comunicación del evangelio a las
culturas del mundo.

A. Implicaciones culturales en la comunicación del evangelio

Ningún testigo cristiano puede esperar comunicar el evangelio si ignora el factor cultural. Esto
resulta particularmente cierto en el caso de los misioneros, porque ellos mismos son de una
cultura determinada y se dirigen a gente que es de otra diferente. Por eso, inevitablemente
debe enfrentarse al problema de la comunicación intercultural, con todo su emocionante desafío
y sus rigurosas demandas. Dos son los problemas principales que tienen que afrontar.

El primero, es que algunas veces la gente rechaza el mensaje, no porque piensa que sea falso,
sino porque lo consideran como una amenaza a su propia cultura. Hasta cierto punto esto no
puede evitarse. Jesucristo es tanto un perturbador como un pacificador. Por ello, algunos judíos
del primer siglo vieron en el evangelio un elemento que socavaba el judaísmo, y acusaron a
Pablo de enseñar “por todas partes... a todos contra el pueblo, la ley y este lugar”, es decir, el
templo (Hechos 21:28). De modo similar, algunos romanos del primer siglo temían por la
estabilidad del estado, ya que, según su punto de vista, los misioneros cristianos, al decir “que
hay otro rey, Jesús”, eran desleales a César y proponían costumbres cuya práctica no era lícita
para los romanos (Hechos 16:21; 17:7). Aún hoy Jesús desafía muchas de las creencias y
costumbres apreciadas por todas las culturas y sociedades.

Al mismo tiempo, hay rasgos de toda cultura que no son incompatibles con el señorío de Cristo,
y que por lo tanto no han de verse amenazados, ni tienen por qué descartarse, sino que más
bien ha de ser preservados y transformados. Los mensajeros del evangelio necesitan desarrollar
una profunda comprensión y un genuino aprecio de la cultura local. Sólo entonces podrán
percibir si la resistencia es contra algún desafío inevitable de Cristo Jesús, o contra alguna
amenaza a la cultura, que sea real o imaginaria.

El otro problema es que el evangelio con frecuencia se presenta a la gente en las formas de una
cultura foránea. Así surge el resentimiento contra los misioneros y se rechaza su mensaje
porque su obra aparece, no como un intento de evangelizar, sino como un intento de imponer
sus propias costumbres y manera de vivir. Cuando los misioneros traen consigo modos extraños
de pensar y de comportamiento, o actitudes que evidencian superioridad racial, paternalismo o
preocupación por las cosas materiales, se verá estorbada la comunicación efectiva.

Por contraste, el apóstol Pablo sigue siendo el supremo ejemplo de una persona a quien
Jesucristo primero privó de su orgullo por sus propios privilegios culturales (Filipenses 3.4–9), y


19
Lewis, Jonatán. Mision Mundial. Tomo 3. 3ª. Ed. Unilit : Miami. Págs. 12.48.

45
luego enseñó a adaptarse a las culturas de otros, haciéndose esclavo de ellos, de modo que
pudo decir que “a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos” (1
Corintios. 9.19–23).

Explique los dos problemas que debe enfrentar un misionero en la comunicación del evangelio.
___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
__________________________________________________________________

B. El misionero y la cultura

Un misionero intercultural efectivo debe ser, antes que nada, un estudiante de la cultura. El
Comité Lausana para la Evangelización mundial provee la siguiente definición de cultura:
“Cultura es un sistema integrado de creencias (en Dios, la realidad, o el sentido final), de
valores (sobre qué es verdadero, bueno, hermoso, o normativo), de costumbres (como
comportarnos, relacionarnos con los demás, hablar, orar, vestirnos, trabajar, jugar, comerciar,
comer, realizar tareas agrícolas, etc.), y de instituciones que expresan estas creencias,
valores, y costumbres (gobierno, tribunales, templos o iglesias, familia, escuelas, hospitales,
fábricas, negocios, sindicatos, clubes, etc.) que unen a la sociedad y le proporcionan un sentido
de identidad, de dignidad, de seguridad, y de continuidad” Informe de la Consulta de
Willowbank: El Evangelio y la Cultura).

Si el misionero pretende ser efectivo al comunicar el evangelio a un grupo étnico, debe conocer
la cultura propia de ese grupo. Tratará de ver esa etnia como la ven sus integrantes y de
experimentarla tal como ellos.

No tenemos mejor ejemplo de esto que Jesucristo mismo. El dejó su hogar en gloria y se hizo
hombre, vulnerable y dependiente. Aunque nunca cesó de ser el Hijo de Dios, llegó a ser
totalmente humano, ver Hebreos 2:17 e Isaías 53:3.

¿Qué es cultura y que rasgos la componen?


___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
___________________________________________________________________

1. Identificación del misionero con la cultura anfitriona

La identificación es un tema delicado. Casi todos los misioneros esperar obtener la amistad y el
reconocimiento de la gente con la cual trabajan. Pero no todos comparten las mismas
perspectivas sobre el modo de ganar esa aprobación. En un extremo está el misionero que
siente que su cultura es tan obviamente superior a cualquier otra, que buena parte de su tarea
tiene como objetivo tratar de “elevar” la cultura nativa sobre su propio nivel. En el otro, está el
que siente que el único camino es ”ser como un nativo” y rechaza su herencia cultural a favor
de la ajena. Ambas posiciones representan un desequilibrio y obran en contra de una efectiva
comunicación del evangelio. Tal como Cristo mantuvo su deidad al identificarse completamente
con el hombre, así el misionero debe buscar el equilibrio entre un reconocimiento de quien es él
a través de su legado cultural, y su identificación con la nueva cultura. La meta no es

46
comprobar hasta qué punto puede un individuo volverse como los otros, sino cuán profunda y
efectivamente puede aprender a comunicarse con ellos.

¿Por qué es importante mantener un equilibrio entre la cultura nativa del misionero y la cultura
donde ministra?
___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
__________________________________________________________________

2. Entendiendo la cultura

La antropología cultural provee herramientas útiles para estudiar las culturas. Aprender sobre
una cultura no garantiza la aceptación por parte de la misma, pero ayuda a lograr el proceso de
identificación.

En el siguiente articulo Lloyd E. Kwast, destacado profesor de teología, describe un método para
inspeccionar la cultura, visualizando cuatro niveles de entendimiento. Aplica una interesante
técnica llamada “hombre de Marte”, para descubrir las capas culturales que se pueden distinguir
en un grupo determinado. En este caso se trata de un aula de estudios en Norteamérica.

Entendiendo la cultura
Lloyd E. Kwast

¿Qué es la cultura? Probablemente no haya otra palabra que al igual que “cultura”, encierre un
significado tan amplio, ni un campo más complejo de estudio. Sin embargo, el requisito previo
para cualquier comunicación eficaz de las buenas nuevas de Dios a un grupo diferente, es una
comprensión completa del término citado.

El procedimiento más elemental en el estudio de una cultura, consiste en llegar a ser un erudito
en la propia. Todos la tienen y nadie puede divorciarse de ella. Si bien pueden crecer
apreciando diferentes culturas y aun comunicarse efectivamente con más de una, nunca pueden
pasar por encima de la suya, ni de otras, para ganar una perspectiva verdaderamente
supracultural. Por esta razón, aun el estudio de la cultura propia es una tarea difícil.

Un método recomendable para inspeccionar una cultura, es tratar de visualizar varias capas
sucesivas, o niveles de entendimiento, al moverse hacia el verdadero corazón de ella. Para
hacer esto, es útil la técnica del hombre de Marte. La misma consiste en imaginarse que un
individuo llega de ese planeta, aterriza con su nave, y mira las cosas a través de sus ojos de
extraño visitante espacial.

Lo primero que nota es el comportamiento de la gente. Esta es la más superficial de las capas
que examina un extranjero. ¿Qué puede observar? ¿Qué hacen las personas? Al entrar a un
salón de clases nuestro personaje tiene la posibilidad de ver varias cosas interesantes. Ve a un
grupo de personas que ingresa a un recinto a través de una o más aberturas. Luego, se
distribuyen por todo el cuarto en forma aparentemente arbitraria. De inmediato, entra alguien
vestido de manera distinta a los demás y se dirige a un sitio obviamente preparado frente a los
demás y empieza a hablar. Al ver todo esto, el hombre de Marte podría hacer las siguientes
preguntas: “¿Por qué están en un lugar cerrado? ¿Por qué el orador se viste diferente? ¿Por qué

47
hay tantas personas sentadas mientras uno de ellos está de pie?” Estas son preguntas de
significado que surgen por la observación del comportamiento del grupo.

Quizás sería interesante para él preguntar a algunos de los participantes por qué se comportan
de esa manera. Unos podrían ofrecer una explicación y otros, otra. Pero varios probablemente
se encogerían de hombros y dirían: “Así hacemos aquí”. Esta última respuesta muestra una
importante función de la cultura, la de proveer “un patrón para la manera en que se hacen las
cosas”.

¿Cuál es el procedimiento más elemental en el estudio de la cultura? ¿Por qué?


___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Al observar a los habitantes, el extranjero empieza a darse cuenta de que gran parte del
comportamiento es dictado aparentemente por elecciones similares de la gente de esa sociedad,
las cuales inevitablemente reflejan su concepto de los valores culturales que siempre están
relacionados con lo que es bueno, beneficioso o mejor. Esta es la segunda capa de nuestro
concepto de cultura.

Si el hombre de Marte continuara preguntando a los que están en el recinto, podría descubrir
que tienen varias opciones para pasar su tiempo. Podrían trabajar o jugar, en vez de estudiar.
Muchos de ellos escogieron hacer esto último porque creyeron que sería mejor que lo anterior.
A la vez, descubriría otras elecciones que habrían hecho. La mayoría de los presentes eligieron
trasladarse hasta el lugar en vehículos pequeños de cuatro ruedas, porque consideraron que
viajar rápidamente era muy beneficioso. Además, algunos llegaron un poco después que el resto
y salieron del salón tan pronto como terminó la reunión. Estos afirman que usar bien el tiempo
es muy importante para ellos.

48
Los valores son decisiones “preestablecidas” que hace una cultura entre posibilidades a las que
comúnmente se enfrenta. Esto ayuda a determinar a sus integrantes sobre “qué se debe hacer”
a fin de “acomodarse” o conformarse al modelo cultural de vida.
Más allá del comportamiento y los valores, enfrentamos una cuestión aún más fundamental en
cuanto a la naturaleza de la cultura. Esto nos lleva a un nivel más profundo de entendimiento, la
tercera capa de estudio, la de las creencias culturales que responden a la pregunta: “¿qué es lo
verdadero?”

Los valores en la cultura no se seleccionan en forma arbitraria, sino que reflejan un sistema
fundamental de creencias. Por ejemplo, en la situación del salón de clases, se puede llegar a
descubrir, luego de una investigación más profunda, que la “educación” en ese recinto tiene un
significado especial, debido a su concepto de lo que es verdadero para el hombre, su poder para
razonar y su capacidad para resolver problemas. En ese sentido la cultura ha sido definida como
“un conjunto de maneras de percepción aprendidas” o como una “orientación cognoscitiva
compartida”.

De modo muy interesante, nuestro visitante podría también descubrir personas distintas dentro
del recinto. Estas, aunque compartan conductas y valores similares, quizás profesen creencias
totalmente diferentes. Además, podría descubrir que los valores y los comportamientos son
opuestos a las creencias que supuestamente los producen. Este problema se origina debido a la
confusión que existe dentro de la cultura entre creencias operantes (las que afectan los valores
y el comportamiento) y creencias teóricas (credos establecidos que tienen poco impacto práctico
sobre los valores y el comportamiento).

¿Cómo afectan los valores el comportamiento de cada uno?


___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
__________________________________________________________________

¿Cuándo puede decirse que una creencia nuestra es en sí operante y cuando es teórica?
___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
__________________________________________________________________

En el corazón de cualquier cultura está su cosmovisión que contesta la pregunta más elemental:
“¿qué es real?” Esta área tiene que ver con las grandes cuestiones que definen la realidad,
preguntas que raras veces se expresan pero para las que la cultura tiene las respuestas más
importantes. Quizás, pocas de las personas a las que el hombre de Marte interroga, han

49
pensado seriamente sobre las más profundas presuposiciones de la vida de las que resulta su
presencia en el salón. ¿Quiénes son? ¿De dónde han venido? ¿Hay algo o alguien más dentro de
la realidad que debe tomarse en consideración? ¿Es lo que ellos ven realmente todo lo que hay
o existe algo más? ¿Es el “ahora”, precisamente, el único tiempo que importa? ¿Tienen los
eventos del pasado y del futuro un impacto significativo en su experiencia presente? Cada
cultura da respuestas específicas a estas preguntas, las cuales controlan e integran todas las
funciones, los aspectos y los componentes de la cultura.

La cosmovisión de cada uno aporta un sistema de creencias que se reflejan en sus valores y en
su comportamiento. A veces se introduce un sistema nuevo o competidor, pero la cosmovisión
permanece indiscutible e inalterable, de manera que los valores y el comportamiento reflejan el
antiguo sistema de creencias. A veces los que comunican el evangelio interculturalmente no
toman en cuenta el problema de la cosmovisión y se desaniman porque sus esfuerzos no
producen un cambio genuino.

Este modelo es quizá demasiado simple para explicar la multitud de componentes complejos y
de relaciones que existen en cada cultura. Sin embargo, la sencillez del modelo es precisamente
lo que lo recomienda como un esquema básico para cualquier estudiante de la cultura.

¿Cuál es el núcleo de una cultura y cual su impacto sobre aquella en su totalidad?


___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Entender el concepto de diferentes niveles o capas, puede ser una herramienta valorable para
comprender cualquier cultura. Provee un bosquejo útil para el misionero que se propone
estudiarla. Usando esta guía, puede intentar ingresar las diferentes capas para buscar los
puntos de contacto donde el evangelio pueda tener un impacto significativo.

3. Choque cultural

Nuestra primera reacción ante la posibilidad de vivir en otra cultura puede ser emocionante. El
propósito de viajar, conocer otras costumbres y nuevas ideas produce un sentimiento de
expectativa. Pero es probable que éste desaparezca tan pronto como se enfrenta la tensión
diaria que provoca el ser extranjero en un país extraño. En un período de semanas o meses, la
mayoría de las personas entran en un estado de transición conocido como “choque cultural”.

50
Esta primera confrontación con las diferencias culturales, es la que determina precisamente esa
situación. Es decir, un estado de perturbación y desorientación completa, sufrido al trasladarse a
una nueva cultura. El recién llegado siente que sabe menos de esa cultura que los niños del
lugar. Tiene que aprender las cosas más elementales de la vida diaria: cómo hablar, saludar a
otros, comer, hacer compras, viajar, etc.

Los turistas nunca entran realmente en esta situación, porque no se sienten obligados a
establecerse y vivir entre la gente del país que visitan. Sólo cuando alguien se da cuenta de que
ese extraño lugar ha de ser su ‘hogar’ por un tiempo largo, es cuando empiezan a aparecer en
él los síntomas del choque cultural. Entonces, la desorientación, la desilusión y la depresión
suelen golpearlo y comienza a surgir en su mente la idea de volver al país natal.

Tal estado anímico es normal en la mayoría de las personas, pero el aprender cómo hacerle
frente, hace que lleguen a sentir que ya encajan en esa nueva cultura. Este último proceso
puede ser ayudado por un entendimiento claro de lo que es el choque cultural y por un ajuste
de sus actitudes a fin de satisfacer el desafío de la adaptación. Se debe evitar caer en la
tentación de retirarse, ya sea física o sicológicamente, como el hecho de crear una minicultura
que conserve la orientación cultural propia. Al salir hacia el mundo y aprender a vivir en la
nueva cultura se acelera el proceso de adaptación y el extranjero puede sentirse rápidamente
‘como en casa’…

Cuando uno se adapta a una nueva cultura, se vuelve bicultural. Durante este proceso, el
concepto de que hay sólo un modo de vivir se hace añicos. Empieza a tratar con la variedad
cultural, con el hecho de que la gente edifica culturas en formas diferentes y que
invariablemente cree en la superioridad de sus propias costumbres. Entiende que aparte de la
curiosidad que despiertan las maneras de los extranjeros, nadie está interesado en aprender
otros modos (determinados culturalmente) de hacer las cosas. La persona bicultural se ha
movido de una filosofía que supone uniformidad a otra que se enfrenta con la variedad. Su
concepto en relación con los otros cambia y él puede encontrar que no se siente ya tan a gusto
con quienes no han experimentado esta nueva perspectiva.

Un individuo bicultural realmente vive en dos mundos. Es parte de dos culturas y nunca está
completamente ajustado a una ni a otra. A la larga puede sentirse mejor en la cultura adoptada
que en la nativa, pero dentro de él es aún parte de ambas. No importa en cuál esté, siempre
busca detalles pequeños, tales como comida o noticias que reafirmen la otra parte de sí mismo.

51
Sus momentos más felices suelen ser cuando se traslada de una cultura a otra, después de una
ausencia prolongada.

¿Cómo puede un individuo vencer los síntomas del choque cultural y superar ese esta anímico?
___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Hemos visto que la cultura son “los conocimientos adquiridos que una persona utiliza para
interpretar las experiencias y generar el comportamiento social”. Pero no somos conscientes de
nuestra cultura hasta que nos encontramos en otra cultura. Algunos antropólogos han
identificado cuatro fases o niveles de adaptación intercultural.

1. En la primera fase la otra cultura resulta increíble, exótica o rara.


2. En la segunda fase se usan términos como increíble, frustrante, irritante para describir la otra
cultura.
3. En la tercera se considera a la nueva cultura como cognoscitivamente creíble.
4. En la cuarta, la nueva cultura es creíble porque la persona se ha familiarizado subjetivamente
con ella.

Las reacciones negativas al ingresar a un nuevo ambiente cultural son naturales: son reacciones
de desorientación, incertidumbre y temor porque todo lo que hemos aprendido en nuestra
propia cultura para INTERPRETAR NUESTRAS EXPERIENCIAS Y GENERAR COMPORTAMIENTO
ha desaparecido. Preferimos estar en un ambiente cultural donde sabemos cómo actuar y
comportarnos.

Entendemos el término ego como el concepto de nuestro ser, las ideas y creencias que tenemos
acerca de nuestra propia persona. El ego se forma en el proceso de aculturación dentro de
nuestra sociedad (primera socialización). Mucho del ego se basa en lo que creemos que otras
personas piensan acerca de nosotros. En el contexto de otra cultura, no sabemos lo que
piensan, no sabemos cómo interpretar sus palabras, su comportamiento y mucho menos de la
comunicación no verbal de la cultura. El ego sufre, se incomoda y tenemos reacciones para
defenderlo. Pero para el cristiano, el ego tiene otra fuente de autoestima; sabemos que Dios
nos ama y que nos ha hecho a su imagen. Cuando entramos en otra cultura es verdad que
tenemos que morir día tras día para adaptarnos a la nueva cultura, pero Dios nos mantiene
vivos en él.

Elabore una pequeña guía de recomendaciones para una familia de su iglesia que viaja para
establecerse en un país de Europa por motivos laborales, para ayudarle en su proceso de
adaptación cultural.
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________

C. Evangelio y cultura

52
Las diferencias culturales son de importancia para los misioneros que deben pasar por el choque
cultural y aprender a vencer malentendidos y sentimientos etnocéntricos, y comunicar el
mensaje de la Palabra de Dios de tal manera que sea entendido por todos.

Debe establecerse una clara distinción entre el evangelio y la cultura. De no ser así, se corre el
riesgo de hacer de la cultura propia el mensaje. La democracia, el capitalismo, los bancos y
púlpitos, sistemas de organización y reglamentos, vestidos, trajes y corbatas los domingos,
constituyen una parte del “equipaje cultural” relacionado frecuentemente con el mensaje del
evangelio. Entonces puede suceder que el rechazo del cristianismo se base en una resistencia
hacia la carta de la cultura extranjera colocada sobre el mensaje y no hacia el mensaje en sí.

Esta distinción no se hace fácilmente. La gente no puede pensar sin categorías ni símbolos
conceptuales; por lo tanto, el mensaje debe ser expresado teniendo en cuenta este hecho, a fin
de que pueda ser comunicado y comprendido con claridad. Debemos también ser cuidadosos
de no agregarle nuestras propias manifestaciones culturales. Los modos y símbolos deben ser
adoptados de la cultura receptora.

El tratar de distinguir entre los mensajes bíblicos y los culturales puede llevar a una confusión.
Las diferentes culturas dan diferentes valores morales a ciertos comportamientos, y aun dentro
de una misma cultura, estos pueden cambiar con el transcurso del tiempo. Por ejemplo, en
cierta época de Norteamérica, la costumbre femenina de pintarse los labios era considerada
pecado por muchos en la iglesia. Actualmente, hay pocos que tildan a esa práctica de
pecaminosa. En este caso se ha producido un cambio en la cultura que ha hecho variar la
valuación moral de cierto uso. Necesitamos reconocer que cada cultura condena ciertos
comportamientos y que al producirse cambios en ella también varía su concepto de pecado.

Esto no quiere decir que no haya una moral absoluta. La Biblia es definitiva y prescribe acerca
de muchos temas morales con claridad. Aquí también cabe una palabra de advertencia. Hay
muchas normas bíblicas, tales como la de saludarse unos a otros con beso santo (1
Tesalonicenses 5:26), sin embargo, algunas de ellas parecen estar dirigidas a una situación
cultural especifica y pueden no adaptarse universalmente.

¿Cómo puede reducirse al mínimo la adherencia del equipaje cultural al predicar el evangelio en
otra cultura?

Haga una lista de las prácticas culturales en su cristianismo que tienen el mismo valor que los
valores bíblicos.

D. Analogías redentoras20

Cuando un misionero ingresa a otra cultura se lo tiene ostensiblemente como a un extranjero, y


es de esperarse. Pero muchas veces el evangelio que predica viene rotulado también como
extranjero. ¿De qué manera podrá explicarlo para que se tome como correcto culturalmente?

La forma en que lo hace el Nuevo Testamento parece ser a través de analogías redentoras.
Considere:

20
Este artículo fue tomado de Jonatán Lewis, Misión Mundial, Tomo 3, pp. 117–122.

53
- El pueblo judío practicaba el sacrificio de ovejas. Juan el Bautista proclamó a Jesús como
el perfecto cumplimiento personal de dicho sacrificio cuando dijo: "He aquí el Cordero de
Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29). Eso es una analogía redentora.
- Una multitud de judíos, acordándose de que Moisés había provisto el maná
milagrosamente durante una semana de seis días, le sugirió a Jesús que él también
repitiera su milagro de la multiplicación de los peces y los panes, conforme a un
programa similar. Jesús les respondió: "No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre
os da el verdadero pan del cielo...Yo soy el pan de vida" (Juan 6:32–35). Otra vez, eso
es una analogía redentora.

Cuando alguien acusó al cristianismo de estar destruyendo la cultura judía, el escritor del libro
de Hebreos demostró que Cristo realmente vino a cumplir los elementos centrales de esa
cultura: el sacerdocio, el tabernáculo, los sacrificios y aun el descanso sabático. Llamémoslas
analogías redentoras que buscaban su cumplimiento en El. Su propósito, ordenado por Dios, era
el de predisponer las mentes al reconocimiento de Jesús como el Mesías.

Los damal y el hai


Hace menos de una generación la tribu damal, de Irian Jaya, vivía todavía como en la edad de
piedra. Este grupo estaba subyugado bajo la sombra de otra tribu políticamente más fuerte
conocida como los dani. Uno se podría preguntar: ¿qué esperanza existiría de encontrar una
analogía redentora en medio de un escenario propio de la edad de piedra?
Y sin embargo, los damal hablaban de un concepto llamado "hai". Este era el término damal
para nombrar una era dorada que habían esperado por muchos siglos, una era utópica en la
cual las guerras acabarían, los hombres no se oprimirían unos a otros y las enfermedades serían
muy raras.
Mugumenday, un líder damal, había anhelado ansiosamente vivir para ver la llegada del hai.
Casi al final de su existencia llamó a su hijo Dem a su lado y le dijo: "Hijo mío, hai no ha venido
durante el tiempo de mi vida, ahora debes estar atento y esperarlo. Quizás venga antes que tú
mueras".
Años más tarde los misioneros Gordon Larson, John Ellenburger, Don Gibbons y sus respectivas
esposas entraron al valle damal donde vivía Dem. Después de aprender el dialecto damal
comenzaron a predicar el evangelio.
El pueblo, juntamente con Dem, escuchó cortésmente. Luego, un día..."¡Oh, pueblo mío!" dijo
Dem ya hombre adulto poniéndose de pie. "Durante cuánto tiempo esperaron nuestros
ancestros la llegada del hai! ¡Qué tristeza que mi padre haya muerto sin verlo! ¡Pero ahora
deben entender que estos extranjeros nos han traído a hai! Debemos creer sus palabras o
perderemos el cumplimiento de nuestra prolongada espera”.

Virtualmente toda la población recibió el mensaje del evangelio. Después de unos pocos años se
levantaron congregaciones en casi todas las aldeas damal. Pero eso no es todo.

Los dani y el nabelan-kabelan


Los dani, orgullosos dominadores de los damal, se intrigaron por tanta algarabía.
Suficientemente curiosos, enviaron representantes que hablaban la lengua damal para indagar.
Una vez que supieron que aquellos se regocijaban por la realización de su antigua esperanza,
los dani se quedaron pasmados. Ellos también habían estado esperado el cumplimiento de algo
que llamaban "nabelan-kabelan", la creencia de que un día la inmortalidad retornaría a la

54
humanidad. ¿Sería posible que este mensaje, que era hai para los damal, fuera el nabelan-
kabelan para los dani?

Para entonces, Gordon y Peggi Larson habían sido asignados para trabajar entre los dani. Los
guerreros de esa tribu se acordaron que aquellos mencionaban con frecuencia los términos
"palabras de vida" y a un hombre llamado Jesús, quien no sólo podía levantar a los muertos,
sino que El mismo había resucitado.

Repentinamente todo encajó a la perfección para los dani, al igual que ocurriera con los damal.
La voz corrió de valle en valle. Los dani, que en un tiempo habían sido salvajes, escucharon la
palabra de vida. Y nació una iglesia.

Los karen y un libro negro


La tribu de los karen en Birmania tenía una leyenda que aseguraba que un día aparecería un
maestro de la verdad y que vendría portando un objeto negro bajo el brazo. El primer misionero
que llegó para estar entre ellos siempre llevaba una Biblia con tapas de piel negra metida bajo
su brazo. Los karen escuchaban absortos cada vez que aquel sacaba su Biblia para predicarles.

Estimulado por este elemento cultural catalizador, un gran movimiento del Espíritu de Dios tomó
a miles de miembros de la tribu karen, llevándose a formar parte de la iglesia de Jesucristo. No
obstante, algunos estudios sobre el crecimiento tan rápido de la iglesia entre los karen, olvidan
mencionar ese detalle.

Redención y resistencia
Los conceptos como el hai de los damal, el nabelan-kabelan de los dani, y los karen, forman el
mismo corazón de sus culturas. Cuando la gente de afuera arrasa parte de esos símbolos, algo
muere dentro del corazón de la gente de esas tribus. Pero el evangelio preserva esos conceptos.
Los convertidos de entre esas tribus se dan cuenta luego de que, junto con su redención
personal, se tornan resistentes a la apatía, la gran destructora de los pueblos nativos que son
derrotados por el choque cultural.

Todavía permanecen centenares de zonas donde la respuesta al evangelio ha sido insatisfactoria


o nula. En muchas de dichas zonas las investigaciones culturales sensitivas pueden descubrir
posibilidades de penetración espiritual jamás imaginadas, a través de analogías redentoras. Los
misioneros y pastores locales que se han desalentado, pueden obtener una confianza nueva en
su capacidad para explicar el evangelio y lograr que sea entendido.

Don Richardson muestra en sus libros Hijo de Paz y Eternity in their hearts (Eternidad en sus
corazones) que Dios ha dejado huellas en muchas culturas. Las experiencias de otros misioneros
confirman que Dios en su sabiduría y gracia se ha revelado de una u otra manera o por lo
menos ha dejado una analogía redentora que puede ser usada por los misioneros para
presentar el mensaje del evangelio.

Por ejemplo, entre los toposa del Sudán se ha observado lo siguiente: Cuando dos grupos se
han enemistado no es posible reconciliarse sin ofrecer un sacrificio. Se sacrifica un cordero,
luego en un camino, los dos grupos se colocan frente a frente, y con las manos sobre la cabeza
del cordero dicen: “¡Consumado es!” Para terminar la ceremonia, cada uno tiene que mojarse
los labios con la sangre del cordero. Este grupo étnico nunca ha tenido contacto con cristianos

55
ni sabe de los sacrificios del Antiguo Testamento. ¿Pero no es cierto que ellos comprenderán
con más facilidad que nosotros que Cristo es el Cordero de Dios que llevó los pecados del
mundo?

Los paumarí del Brasil se emocionaron cuando escucharon por primera vez acerca de los dos
caminos. Por siglos habían tenido esta leyenda de que en el mundo había dos caminos, uno
ancho, otro angosto. Sabían que solamente el angosto los iba a llevar a un paraíso, pero a la
vez se daban cuenta de que estaban en el camino ancho. ¿Cómo podrían llegar al otro?

Esta pregunta los atormentó por mucho tiempo. Cuando se tradujo el capítulo 7 de San Mateo y
luego los capítulos 10 y 14 de San Juan al idioma paumarí, la gente se emocionó por haber
encontrado la respuesta a su antigua pregunta. En el mismo grupo étnico el concepto de luz
tenía un rol importante. Cuando los primeros paumarí aceptaron el mensaje del evangelio, los
demás vieron una luz alrededor de ellos, para muchos fue la señal de una intervención divina.
Las palabras de Jesús: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, tendrá luz que le da vida, y
nunca andará en la oscuridad“ (San Juan 8:12) fueron entendidas y aceptadas con facilidad.

E. La conversión y la cultura

La conversión no debiera “desculturalizar” al convertido. El Señor Jesús reclama su lealtad, y


todo lo que contiene el contexto cultural debe ser sometido a examen. Esto se aplica a todas las
culturas, y no solamente a la hindú, la budista, la musulmana o la animista, incluyendo además
la cultura crecientemente materialista de Occidente. La crítica resultante puede conducir a un
choque, cuando aparecen elementos culturales que, al ser juzgados por Cristo, tienen que ser
rechazados.

Se debe alentar al convertido a que vea su relación con el pasado como una combinación de
ruptura y continuidad. Por grandes que sean las renuncias que los nuevos convertidos sientan
que deben hacer por amor a Cristo, ellos siguen siendo las mismas personas con la misma
herencia y la misma familia. “La conversión no deshace: hace de nuevo”. Aunque en ciertas
situaciones es inevitable, siempre resulta trágico, cuando la conversión de una persona a Cristo
es interpretada por otros como una traición a sus propios orígenes culturales (como suele
suceder entre los musulmanes, donde la conversión a Cristo desata persecución, rechazo y aun
la muerte). De ser posible, a pesar de los conflictos con su propia cultura, los nuevos
convertidos deberían procurar identificarse con las alegrías, las esperanzas, los pesares y las
luchas de su cultura.

Los casos presentados demuestran que los convertidos a menudo pasan por tres etapas: (1)
“rechazo” (cuando se ven como “nuevas personas en Cristo” y repudian todo lo que tiene
asociación con su pasado); (2) “acomodación” (cuando descubren su herencia étnica y cultural,
con la tentación a comprometer esa fe cristiana recién aceptada, relacionándola con su
herencia); y (3) “la recuperación de la identidad” (cuando aumenta el rechazo del pasado o la
acomodación a él, o, preferentemente, cuando adquieren en Cristo y en la cultura una
equilibrada autoconciencia).

De otro lado la conversión puede llegar a tener algunos efectos inesperados. Por ejemplo, en
una aldea africana, cuando sus habitantes se convirtieron a Cristo sucedió que el poblado se
transformó en un lugar sucio. Cuando aceptaron a Jesús como Señor, dejaron de temer a los

56
espíritus malignos que ellos creían estaban escondidos en la basura. Por lo tanto, ya no había
más necesidad de mantener limpio el lugar.

La mayoría de las características culturales llenan una necesidad, o cumplen una importante
función dentro de una cultura que contribuye a su existencia. Cuando se altera o elimina una,
debe tenerse cuidado de no dejar un vacio. Debe encontrarse un sustituto cultural o los
resultados pueden ser trágicos. Por ejemplo, donde ha sido practicada la poligamia, con
frecuencia se ha pedido a los nuevos creyentes que dejen a todas las esposas, con excepción de
una. Pero no se ha hecho ningún arreglo conveniente para las mujeres abandonadas. El único
recurso para ellas sobrevivir económicamente ha sido entrar en una vida de prostitución o
esclavitud.

¿Cree usted que es necesario pedir a los nuevos creyentes que abandones a sus esposas, en
una cultura donde la poligamia es aceptada y practicada por la mayoría? ¿Qué podría hacerse
con estas mujeres si el misionero insistiera en la monogamia para los creyentes?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________

57
Capitulo 6
Un vistazo al mundo21
¿A quién le gustaría ver en vida al Señor Jesucristo regresar con toda su gloria? ¿A quién le
gustaría ser testigo del cumplimiento de las palabras de los ángeles al anunciar que Jesucristo
regresaría de la misma manera en que se fue?… Jesucristo regresará por su iglesia para celebrar
las Bodas del Cordero al término del cumplimiento de las señales del fin.
¿Cuáles son esas señales? (Mateo 24) De todas esas, ¿cuál falta por
cumplirse? ¡Mateo 24:14! Este evangelio del reino será predicado en todo
el mundo, como testimonio a todas las naciones, entonces vendrá el fin.
¿Quién está encargado de hacer esta importante labor? Cada uno de
nosotros, como hijos de Dios, debemos poner de nuestra parte para que
esta profecía se cumpla lo más pronto posible, pero ¿cómo lograrlo si
desconocemos la situación espiritual actual del mundo?

1. La Situación Espiritual Mundial en una Gráfica Humana


Es muy impactante mostrar la situación espiritual del mundo formando una “gráfica humana”
representada en 10 personas. Considerando que en 2011 se alcanzó 7.000 millones de
habitantes, cada persona representa el 10% de la población, es decir 700 millones.

A. Los cristianos evangélicos – De cada 10 habitantes de la tierra, 1 es cristiano evangélico,


es decir, somos aproximadamente el 10% de la población mundial. En algunos países
como Puerto Rico, la población cristiana es arriba del 50%, y en otros países al otro lado del
mundo, es menos del 0.01%, o sea, ¡un cristiano por cada 10.000 personas! Están
ubicados en países de todo el continente americano, europeo, australiano, pero con menor
proporción en África y escasamente en Asia. Estos países se consideran alcanzados por
cuanto los cristianos representan más del 2% de su población, queriendo decir con ello, que
ese 2% tiene el potencial para trascender a su nación (que en su mayoría es cristiana
católica).

B. Los cristianos católicos – De cada 10 habitantes, 2 son principalmente católicos. Estos


cristianos nominales componen el 20% de la población mundial. Generalmente viven en los
mismos países donde se encuentran los cristianos evangélicos, por lo tanto, tienen más
posibilidades que cualquier otro habitante del mundo de escuchar el evangelio, por medio de
un cristiano evangélico.

C. Los No-cristianos Viviendo en Países y Etnias Alcanzadas – Este grupo representa 3


de cada 10 personas del planeta, es decir el 30% de la población mundial. Estos son
personas de alguna religión no cristiana, como son los hindúes, budistas, musulmanes o
animistas, pero que viven dentro de países y etnias que ya tienen iglesias cristianas
capaces de predicarles. Podemos confiar que dentro de unos 50 años, estas
personas van a escuchar el evangelio a través de los esfuerzos evangelísticos de estas


21
Articulo adaptado de Cooperación Misionera de México. Tu iglesia puede cambiar el mundo. Págs. 69-80.

58
iglesias. Cuando nos referimos a países y etnias alcanzadas, significa que hay formas de
acceso al evangelio de manera directa, no queriendo decir con ello que la totalidad de su
población es creyente.

D. No-cristianos Viviendo en Etnias No Alcanzadas – Este grupo representa 4 de cada 10


personas, es decir el 40% de la población mundial. Estas son aquellas personas de alguna
religión no cristiana (por ejemplo musulmanes, budistas) que viven en etnias donde no
existe una iglesia. Ellos no tienen acceso al evangelio en su idioma; ellos ya han
esperado 2000 años para escuchar de Jesús, y al ritmo como hacemos misiones, ¡ellos van a
tener que esperar otros 1000 años o más! Este 40% representa el gran reto para la iglesia
cristiana de hoy.

En conclusión, si usted se imaginaba que la situación de los países del mundo es similar a la que
experimenta Colombia, en cuanto al crecimiento de la iglesia, se equivoca. Solamente el 10%, o
1 de cada 10 habitantes del mundo, goza el privilegio de ser un seguidor de Cristo y de asistir a
una iglesia como la suya. ¿Qué va a pasar con el restante 90% de la población mundial?, o por
lo menos, ¿con el 40% que vive en países sin algún tipo de testimonio cristiano? ¿Habrá
necesidad de hacer misiones?
Anote 5 países para cada una de las siguientes categorías, recurriendo a una investigación
estadística sencilla:

A. Países de mayoría cristiana evangélica: ___________________________

59
B. Países de mayoría cristiana católica: _____________________________
C. Países donde se encuentran no cristianos, pero con acceso al evangelio:
________________________________________________
D. Países no alcanzados sin acceso al evangelio:
______________________________________________

2. La Búsqueda Religiosa del Ser Humano

En el mundo hay más de 5000 religiones. En la búsqueda religiosa del ser humano hay una
gran variedad de experiencias y por eso no es fácil su clasificación. Hay variedad de expresión
aún dentro de una misma religión. Las llamadas grandes religiones, como el Islam, el
Hinduismo, el Budismo o la fe cristiana tienen manifestaciones diferentes según la cultura de las
personas que la profesen. Los ritos y creencias pueden tener cierta similitud pero las formas en
su expresión pueden ser diferentes. De la misma manera, el animismo de las religiones
tradicionales nos impacta por sus diferentes expresiones. Consideremos las siguientes prácticas
descritas en la Guía Mundial de Oración:

La veneración de los antepasados, China.


En un día triste y frío, en la provincia central de Guizhou, China, el Sr. Ting sonrió triste,
mientras pensaba en su abuelo. Sirvió un poco de la comida favorita de su abuelo en un plato.
Llenó de té caliente una taza, y colocó todo sobre el pequeño altar dedicado a sus antepasados.
Él deseaba que su abuelo disfrutara de la comida en la otra vida. Postrándose ante el altar, le
pidió al abuelo que se mantuviera atento a las necesidades de la familia, y que les proveyera
una buena cosecha. Trató de recordar las enseñanzas y advertencias del abuelo, con el fin de
no ofender a su espíritu. El Sr. Ting realiza esta ceremonia varias veces en el año para aplacar
al espíritu de su abuelo.

El pueblo Kurmi de la India.


El humo de la pira funeraria de la abuela casi se había extinguido y el abuelo ya tenía sus nietos
sentados a sus pies. Él quería que todos entendieran lo que realmente se había hecho. “El
espíritu de su abuela ahora está moviéndose sobre la pira funeraria y permanecerá allí hasta
que sus pecados sean juzgados y castigados. Algún día ella reencarnará”. Uno de los niños
preguntó, “¿Cómo sabremos si ella tuvo una buena reencarnación?” El abuelo respondió, “No
existe manera de saberlo. Pero les hemos ofrendado generosamente a los brahmanes, así que
ellos deben ayudar. Yo también dejaré de comer carne y empezaré a buscar la verdad”.

Los Tuaregs Tamacheq de Libia, África.


“El nuestro fue un pueblo de grandes guerreros y de bien conocidos mercaderes de camellos en
el Sáhara y más allá. Mi padre cabalgaba contra el viento en su camello.” Nuru se hundió en los
cojines. La moribunda mujer decía sus últimas palabras a su hijo, Arit. Él puso el extremo de su
turbante sobre su boca, sabiendo que esto agradaría a su madre. La anciana susurró: “Ahora los
árabes nos llaman Tuaregs, que quiere decir, los abandonados de Dios. Antes fuimos conocidos
como los Tamacheq, que significa los nobles y libres. Los camiones han reemplazado a nuestros
camellos. Nuestros ganados y tierras de pastoreo han desaparecido. Muchos de los nuestros han
ido a las ciudades. Nuestro pueblo fue rico y poderoso, pero ahora muchos sobreviven con un
salario diario o mendigando. Los árabes han obligado a nuestros hombres a descubrirse y a las
mujeres a cubrirse con velo. Esto es opuesto a nuestra tradición”. Nuru tocó la cruz grabada
sobre el antiguo manto que la cubría y la puso en la palma de la mano de Arit. Era una cruz de

60
plata. “Nuestros antepasados alguna vez adoraron al Salvador que murió por nosotros en la
cruz. Encuéntralo para que mi pueblo y mis nietos le conozcan y le adoren”.

Grupo Indígena del Xingu, Brasil.


La alegre niña de ocho años, sobrina de Topororé, se levantó temprano una mañana para ir a
bañarse en una pequeña laguna con otros niños. Pero la niña no alcanzó a llegar a la laguna. Un
feroz leopardo la mató en el camino. Topororé no se unió a sus familiares para llorar la tragedia.
Estaba triste como los demás, pero listo para emprender la venganza. Siendo un poderoso
chamán, simplemente le dijo a algunos hombres de su aldea: “Ustedes no necesitan ir a
perseguir al leopardo. Mañana al mediodía, él entrará a nuestra aldea”. El hombre blanco que
había vivido con los indígenas por muchos años no podía creer lo que escuchaba. ¿Cómo podría
ocurrir esto? A la mañana siguiente, diez hombres fueron seleccionados por el chamán para
darle muerte al animal. El resto debía quedarse dentro de sus casas, esperando que el sol
alcanzara su cenit. En efecto, el leopardo entró en la aldea exactamente al mediodía. Atravesó
la larga plaza con su cabeza agachada y se echó en el suelo, justo como Topororé lo había
dicho. Los nativos simplemente lo rodearon y le rompieron el cuello sin que el animal ofreciera
ninguna resistencia. Los indígenas de la Reservación Nacional Xingu, en la región amazónica,
conocen el poder del chamán, pero lo que no conocen todavía es el poder y la presencia de
Cristo.

Con base en las anécdotas arriba relatadas, conteste las siguientes preguntas:

¿Qué desafíos encontramos en esas historias para la comunicación del Evangelio?

¿En qué circunstancias de la vida las personas buscan una relación con lo sobrenatural?

¿Escoja una de las religiones, y diga Cuáles serían los “puntos de contacto” que pueden servir
para la comunicación del Evangelio en esa cultura?

3. Un análisis de las 8.000 etnias no alcanzadas

Considerando que el 10% del mundo es cristiano evangélico, y que el 40% del mundo vive en
las etnias no alcanzadas, sin acceso al evangelio, entonces a cada cristiano le corresponde
compartir a Cristo con 4 de estas personas, ¡Podríamos terminar la Gran Comisión en cuestión
de horas!, pero, ¡No es tan fácil! En primer lugar, casi todas estas etnias no alcanzadas se

61
encuentran ubicadas en la Ventana 10/40 y el resto en las demás regiones del mundo,
incluyendo Colombia. ¡Es muy lejos de aquí! Esta ventana es la región comprendida entre el
Atlántico y el Pacífico entre los paralelos 10 y 40 de latitud norte. Abarca el Norte de África, el
Medio Oriente, gran parte de Asia y Euroasia y el Sur de Europa. Esta región contiene el 60%
de la población del planeta, la gran mayoría de los países menos evangelizados, los tres grandes
bloques religiosos (islamismo, budismo e hinduismo), el 80% de los más pobres del mundo y
paradójicamente, donde solamente va el 7% de los misioneros del mundo. El 93% restante se
queda sirviendo en países alcanzados.

¿De dónde surge la idea de alcanzar una etnia? Mateo 28:19-20, son las palabras cruciales del
Señor, si queremos definir el propósito de la obra misionera de la iglesia en nuestros días. Las
palabras, “Haced discípulos a todas las naciones,” requieren especial atención sobre todo en la
frase, “todas las naciones,” que es de vital importancia. La expresión a menudo aparece en las
Escrituras en la forma griega, panta ta ethne (panta = todas, ta = las, ethne = etnias). La
importancia de esta frase esta en él termino ethn , que al ser traducido como “naciones,”
adquiere el sentido de agrupación geopolítica o geográfica (ejemplo: Colombia, Suiza). Esta es
la manera en que la expresión se usa con más frecuencia en el idioma español. Por el contrario,
notemos que este significado no es lo que quiere decir en el griego. Ni siquiera en el español
ésta palabra se emplea todo el tiempo como significado de “nación política.” Por ejemplo,
podemos hablar de “la nación kurda” o “la nación guambiana”. Al decirlo, queremos decir algo
como “pueblo unido por una identidad étnica.” De hecho, la palabra “étnico” proviene del griego
“ethnos”. Pudiéramos entonces inclinarnos a asumir que panta ta ethne es el equivalente de
“todos los grupos étnicos.” (“Id y hacer discípulos a todos los grupos étnicos.”)

Probablemente, el esfuerzo más significativo para llegar a un consenso con respecto a la


definición de un “etnia o grupo de gente” tuvo lugar en marzo de 1982, como resultado del
esfuerzo del Grupo de Trabajo Estratégico de Lausana. Durante este encuentro, el concepto fue
definido cómo: “Una agrupación de personas que reconoce tener una común afinidad en cuanto
a idioma, religión, etnicidad, residencia, ocupación, clase social, casta, etc., o una combinación
de las mismas… (Este es) el grupo más grande dentro del cual el evangelio puede expandirse
como un movimiento que planta iglesias, sin que existan barreras de comprensión o
aceptación”.22

Este poderoso llamado a la iglesia de Cristo reorienta su forma de pensar, de modo que el
enfoque de las misiones llegue hasta evangelizar a las etnias no alcanzadas, y no contentarnos
con llegar a los meros territorios geopolíticos, tal como las conocemos hoy, por ejemplo: Costa
Rica, España, etc.


22
Ralph Winter, “Pueblos no alcanzados: recientes desarrollos en el concepto”, Misión Fronteras
(Agoto/septiembre 1989): p. 12

62
Para llegar a ellos, la primera barrera a cruzar es la económica. Es muy difícil dejar la familia y
la patria, y costoso comprar el boleto de avión tan costoso y sostener allí cada mes. En
segundo lugar, casi todas las etnias no alcanzadas tienen la religión y la cultura muy diferente
que los cristianos nominales que conocemos. La siguiente figura muestra el número de etnias
no alcanzadas en los principales bloques religiosos.

Los tribales por lo general practican el animismo, que interactúan con los espíritus en la
naturaleza y trata de controlarlos o aplacarlos a través de ritos religiosos (brujería, magia,
chamanismo). El hinduismo no es tanto una religión formal sino una descripción de las
prácticas religiosas de la India en un contexto de millones de dioses. El famoso Buda salió del
hinduismo al ver muchos abusos y estableció una filosofía de iluminación y auto control a través
de disciplinas y meditación, la cual llegó a ser el budismo. El islam es la religión de los
musulmanes y es un sistema fundamentado en cinco “pilares” para ganar el favor de su
divinidad Alá.

Estas son las más recientes estadísticas de religiones en el mundo, publicadas por Operación
Mundo en el 200523:

Ninguna de estas religiones creadas por el hombre, y últimamente, por Satanás, puede dar la
salvación porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser
salvos (Hechos 4:12).


23
Johnstone, Patrick y Mandrick Jason. Operación Mundo. WEC Internacional. Oficina de investigación
internacional. Revisión 2005. Pág. 2.

63
¿Qué es una etnia?
______________________________________________________________________________
__________________________________________________________________

¿Cuál es el significado apropiado de Mateo 28:19, cuando expresa “a todas las naciones”, y
como esto reorienta el enfoque de las misiones?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
_______________________________________________________

Tarea: Investigar para cada una de las siguientes religiones los siguientes aspectos: origen,
creencias, países donde tienen mayor influencia: Islamismo, hinduismo y budismo. Máximo una
página para cada informe (espacio sencillo).

En este mapa se aprecian las mayores religiones que predominan en la Ventana 10/40.

3. Los idiomas del mundo

Otro factor muy importante que dificulta la evangelización de


las etnias no alcanzadas es la barrera lingüística. No hay una
respuesta fácil a la pregunta: ¿Cuántos idiomas existen en la
tierra? Si quiere vender refresco, ¡puede cubrir el mundo con
el inglés, español, chino y árabe! Si quiere plantar una iglesia
viable para que cada ser humano del planeta pueda entender

64
el evangelio, la respuesta es otra. También hay que entender
“ la diferencia entre un idioma y un dialecto. El zapotec, por
ejemplo, es un idioma en México, pero tiene 53 dialectos,
que son variedades regionales de un idioma. Pensando en la
evangelización mundial, el número de idiomas en el mundo
más conservador es el que nos dan aquellos que traducen
Aaa” la Biblia, los traductores de la Biblia Wycliffe.

Juan 3:16 en
¡3000 idiomas del
mundo!

Muchas veces una traducción escrita puede ser entendida por varios dialectos. El siguiente
cuadro nos muestra esta realidad desde varias perspectivas. Los Traductores de la Biblia
Wycliffe en la actualidad tienen más de 5,000 obreros procedentes de 46 países, y están
buscando 1,500 más para que al año 2025, los idiomas faltantes cuenten con un proyecto de
traducción en proceso.

Los Idiomas de la Tierra


Idiomas habladas según Wycliffe – 6,912
Idiomas según Operación Mundo – 7,148
Idiomas con una clara necesidad de una
traducción de la Biblia – 2,286
Idiomas con a lo menos una porción de la
Biblia traducida – 2,233
• Biblia entera – 330
• Solo el Nuevo Testamento – 1180
• A lo menos un libro – 902
Para más información comunícate con el
www.wycliffe.org

Podría ser cierto que cada cristiano evangélico tiene que compartir con cuatro personas para
terminar la Gran Comisión, pero esas personas viven en la Ventana 10/40, hablan otro idioma y
tienen otra religión y cultura. ¡La iglesia de Jesucristo tiene que emprender 8000 nuevos
proyectos de misiones interculturales para terminar la Gran Comisión!

4. Los recursos para terminar la gran comisión


Hasta el momento hemos examinado las grandes necesidades en el mundo. Ahora vamos a
pensar en una estrategia para terminar el trabajo. La primera pregunta es: ¿Dónde debemos
enviar con urgencia los nuevos misioneros? ¿A las zonas donde está el 40% no alcanzado sin
acceso al evangelio? Es muy importante que consideremos esta idea por un momento. En la
fuerza misionera actual, ¡solamente el 7% están trabajando entre estas etnias no

65
alcanzadas! En gran parte esto se debe al poco énfasis misionero de la iglesia por llegar a
estos lugares y de otro lado a que muchos salen a las misiones sin pensar estratégicamente.
Debemos ser sabios al enviar la siguiente generación de misioneros.

Otra realidad sorprendente es la manera en que la iglesia evangélica en promedio invierte sus
ofrendas. El 98% de las finanzas se quedan dentro del ministerio de la iglesia local: sueldos,
mantenimiento, instrumentos, evangelismo local, luz, etc. y solamente el 2%, se utiliza para
enviar a misioneros a las etnias no alcanzadas.

¿Qué puede hacer usted a nivel personal y desde su iglesia para cambiar esta preocupante
realidad?

Tenemos la gran oportunidad de enfocar nuestros recursos donde hay más necesidad – las 8000
etnias no alcanzadas. Ahora… ¡las buenas noticias!

Las buenas noticias son que ¡la iglesia de Jesucristo a pesar de ser solo el 10% del mundo es
muy, pero muy grande! Existen 1000 iglesias cristianas por cada etnia no alcanzada. Si todas
estas iglesias se organizaran e involucraran en la Gran Comisión, invirtiendo con sacrificio sus
recursos humanos, espirituales y económicas, podemos esperar que se cumpla por fin la Gran
Comisión que nos dejó Jesús, pero mientras tanto que esto sucede, el mundo sigue igual, a
menos que usted se concientice y de una vez por todas considere que este tema crucial,
haciendo algo para movilizar su iglesia. En los próximos capítulos aprenderá cómo hacerlo.

66
5. Las Metas de Dios en Nuestro Contexto
Luis Bush, un importante líder de misiones en América, consideró siete aspectos del desafío
misionero del mundo en relación con el propósito misionero de Dios.

1. Que Dios sea glorificado en toda la creación y en todo el universo;


2. En nuestro cosmos, que todos los seres humanos tengan la oportunidad por medio del
Evangelio de recibir salvación, liberación, sanidad y bienestar;
3. En la geografía del mundo, que pueda haber expansión y extensión del reino de Dios. En las
costas, al interior, con todos los pueblos “escondidos”, el anhelo es lo mismo que expresó Pablo:

Esperamos que conforme crezca vuestra fe, seremos muy engrandecidos entre vosotros,
conforme a nuestra regla, y que anunciemos el Evangelio en los lugares más allá de vosotros. 2
Corintios 10:15-16
4. Que en nuestro concepto del mundo, el Evangelio se extienda a los grandes bloques
religiosos – hindúes, budistas, musulmanes, chinos tribales y otros;
5. Que este mismo Evangelio llegue a alcanzar a todos los pueblos que todavía no tienen
iglesias cristianas viables entre ellos;
6. Que el Reino de Dios avance tanto en las poblaciones urbanas como en los grupos rurales y
tribales;
7. Que se establezca la victoria del Reino de Luz en oposición a las fuerzas del reino de
tinieblas, en virtud del triunfo de Cristo en la cruz.

67
Capitulo 7
Iglesia local en misión global
Seamos francos: ¿puede existir una iglesia que no sea misionera? ¿Qué modelos bíblicos hay
para desarrollar una iglesia misionera? El modelo de la iglesia día Antioquia en el libro de hechos
de los apóstoles nos da un patrón para seguir hoy día.

Por tener la iglesia de Antioquia unos distintivos misioneros maravillosos, se convierte en


modelo de inspiración para que las iglesias del presente puedan desarrollar una actividad
misionera de grandes consecuencias y de trascendencia eterna. El movimiento misionero entre
los gentiles comenzó con el establecimiento de esta iglesia.

Una forma sencilla de acuñar la frase “iglesia local en misión global” es iglesia glocal. Significa
que en la misma medida que la iglesia ejerce un impacto en la comunidad en la cual se
encuentra inmersa, también extiende sus brazos para bendecir la obra misionera global.

Fortalezas y Debilidades de la Iglesia Local en la Misión Global


Por Carlos Scott24

«En la iglesia de Antioquía eran profetas y maestros Bernabé; Simeón, apodado el Negro; Lucio
de Cirene; Manaén, que se había criado con Herodes el tetrarca; y Saulo. Mientras ayunaban y
participaban en el culto al Señor, el Espíritu Santo dijo: «Apártenme a Bernabé y a Saulo para el
trabajo al que los he llamado». Así que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los
despidieron». Hechos 13.1-3.

Cuando hablamos sobre la misión primeramente estamos hablando de la misión de Dios (missio
Dei). Dios es un Dios misionero. La misión existe simplemente porque Dios ama a las personas.
Dios quiere rescatar a la humanidad de su deshumanización en lo moral, espiritual, físico,
intelectual, social, económico, político y cultural. El establecimiento de su reino es la misión de
Dios. Podemos concebir a la misión como un movimiento de Dios hacia el mundo donde la
Iglesia es un instrumento para esa misión. La iglesia tiene el privilegio de participar. «La Iglesia
se encuentra al servicio del movimiento de Dios hacia el mundo»25.

La iglesia de Antioquía jugó un papel importantísimo en la vida de la iglesia universal. Fue una
iglesia que traspasó barreras sociales (Hechos 11:19-20), reconstruía vidas rotas (Hechos 11:21-
24), buscaba la participación de otros (Hechos 11:25-26), cubría necesidades físicas y
espirituales (Hechos 11:27-30), tenía un liderazgo compartido formando un equipo pastoral
(Hechos 13:1). Estuvieron dispuestos a extender los límites del reino de Dios hasta lo último de
la tierra (Hechos 13:2-3) y resolvía conflictos doctrinales (Hechos 15). Antioquía tenía que ver
con ser una puerta abierta para la evangelización del mundo. Nosotros somos desafiados a
seguir este modelo.


24
Scott, Carlos. Recursos misioneros para la iglesia glocal. MisionGloCal@ciudad.com.ar
25
Schmitz, Josef, 1971: Die Weltzuwendung Gottes: Thesen zu einer
Theologie der Mission. Imba-Verlag, Friburgo-B.

68
La iglesia que vive en misión es una iglesia que se reconoce como enviada al mundo. Es una
iglesia que busca el propósito de Dios, participando activamente en el culto al Señor, llamados a
vivir una fe trinitaria, una fe relacional; una vida de relación con Dios y con nuestro prójimo;
una relación de comunión unos con otros donde se da prioridad al ser antes que al hacer.

Como siervos, entendemos que cuando nos involucramos en la misión, estamos compartiendo la
misión del Dios misionero. Y nuestra misión es compartir la suya. Escuchamos, descubrimos y
obedecemos la voz del Señor enviando a sus siervos al trabajo al que los ha llamado. Es el
modelo a seguir (Hechos 13:1-3).

Debemos anhelar y desear que la iglesia de Jesucristo sea plantada en todas las etnias como
comunidad y expresión del reino de Dios pero a su vez tener claro que la iglesia es el agente de
la misión no su meta. La Iglesia es la que comparte el mensaje de salvación y es comunidad del
Reino que representa el compromiso de Dios con el mundo. La iglesia no existe para sí misma
sino para servir a la humanidad y como comunidad participa en la misión local y global (glocal).
Anuncia la inauguración del reino de Dios en la persona de Jesucristo. La iglesia es misionera
por su naturaleza, dimensión e intención.

Jesús es el reino de Dios encarnado. «El reino de Dios, no es una ética, ni una ideología social
sino el mensaje que se centraliza en una persona; la persona de Jesús el Mesías»26. El reino
está presente pero no se ha consumado por lo tanto el reino ha de venir. Es un “ya” y “todavía
no”. En su misión, la iglesia testifica la plenitud de la promesa del reino de Dios y participa en la
continua lucha de este reino contra los poderes de la oscuridad y el mal.

Es interesante observar cuando estudiamos el libro de los Hechos cómo la iglesia va cubriendo
las etapas; a la iglesia de Jerusalén se la vio como una iglesia atractiva; pero luego de la
persecución se hace patente la universalidad del Evangelio y el centro de la acción se traslada a
Antioquía de Siria.

Jerusalén tuvo su momento y su apostolado, y ahora se acerca una nueva era en la cual es
necesario responder a los no alcanzados. Lo significativo sobre los hechos del Espíritu Santo es
que va desafiando a la Iglesia a reformarse para ser fiel a su misión porque lo importante no
son nuestras estructuras sino su Misión. La iglesia de Antioquía es la que asumió este
compromiso. Es la iglesia situada en la periferia. Lucas se ocupa de esta congregación no por
ser la más rica o la más poderosa, sino porque supo enfrentarse a los retos del momento.

La misión de todo el Pueblo de Dios


CLADE III 27 señala: «Toda la iglesia es responsable de la evangelización de todos los pueblos,
etnias y lenguas. Una fe que se considera universal, pero que no es misionera, se transforma en
retórica sin autoridad y se hace estéril. La afirmación de que toda la iglesia es misionera se basa
en el sacerdocio universal de los creyentes. Es para el cumplimiento de esta misión que
Jesucristo ha dotado a su iglesia de dones y del poder del Espíritu Santo».

Este compromiso se manifiesta por medio del sacerdocio universal de todos los creyentes (1 P
2:9) y por el envío de misioneros. Su alcance es universal (intercultural). La tarea pertenece a la

26
Davies, Pablo: Ponencia El Reino de Dios y la Misión Transcultural, (Encuentro Nacional de la Red Misiones
Mundiales, Córdoba, Argentina, 2002)
27
CLADE III, Declaración de Quito, Tercer Congreso Latinoamericano de Evangelización (Quito, Ecuador, 1992)

69
Iglesia toda. Hemos sido enviados al mundo para amar, servir, predicar, enseñar, sanar y
liberar»28 y «Cada persona tiene derecho a oír las Buenas Nuevas»29. Dios «no quiere que
ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento» (2 P 3:9).

- La Palabra hecha carne


La encarnación es el modelo para la misión de la Iglesia (S. Juan 20:21). La misión se hace en
palabra y obra. «La palabra no puede nunca, por tanto, divorciarse de la acción, del ejemplo, de la
«presencia cristiana», del testimonio de vida. La «Palabra hecha carne» constituye el evangelio. La
acción sin palabra es muda; la palabra sin acción es vacía»30.

Hablando del discipulado John Stott dice: «incluirá un llamado a colaborar con el Señor en el
trabajo del Reino. Dirigirá su atención a las aspiraciones de hombres y mujeres comunes y
corrientes en la sociedad, sus sueños de justicia, seguridad, estómagos llenos, dignidad humana y
oportunidades para sus hijos». Dios llama a las personas a la misión y en eso consiste la
evangelización. Es un llamado al servicio donde «ganar personas para Jesús es ganar su lealtad
para las prioridades de Dios».31

La Iglesia debe estar en el mundo pero siendo distinta del mundo. Las estructuras de la iglesia
no deben obstaculizar el servicio relevante al mundo separando al creyente de la sociedad.
Debemos encontrar un equilibrio entre el “Pueblo de la Iglesia” y la “Iglesia del Pueblo”. El
trabajo en la Iglesia como la acción a favor de la justicia, la misericordia y la verdad deben ir
juntas.

«La Iglesia se reúne para alabar a Dios, para disfrutar de la comunión mutua y recibir sustento
espiritual, y sale para servir a Dios dondequiera que estén sus miembros. Está llamada a
mantener en «tensión redentora» su doble orientación»32. Nunca vamos a introducir totalmente
el Reino de Dios en la tierra hasta que el Señor venga; pero somos llamados a mostrar la
evidencia de este Reino como comunidad y anticipo del mismo que afecta la totalidad de la vida.

Dios confió el don del sacerdocio a todo el pueblo de Dios. Ser misioneros no es una opción; es
un mandato. Todos somos misioneros porque cada cristiano es llamado a participar y a ejercer
el sacerdocio universal de los creyentes. Jesucristo ha dotado a su iglesia de dones y del poder
del Espíritu Santo para el cumplimiento de la misión. Esto significa que somos llamados a ser
agentes de transformación hasta lo último de la tierra. La iglesia es para todos y con todos.
Cada creyente es proyectado al trabajo de solidaridad con todo el Cuerpo de Cristo y el Mundo.

Dado que Dios es un Dios misionero, su pueblo debe ser un pueblo misionero. El Espíritu ha sido
derramado sobre todos los cristianos, no sólo sobre personas seleccionadas. La comunidad de fe
es la portadora primaria de la misión.


28
Bosch, David Jacobus: Misión En Transformación: Cambios De Paradigma En La Teología De La Misión. Grand
Rapids, Mich. : Libros Desafío, 2000, p. 503
29
Misión y Evangelización-Una afirmación ecuménica (Documento del Consejo Mundial de Iglesias sobre la misión y
la evangelización, ME 10, publicado en 1982)
30
Bosch, David Jacobus: Misión En Transformación: Cambios De Paradigma En La Teología De La Misión. Grand
Rapids, Mich. : Libros Desafío, 2000, p. 513
31
Ibid. p. 511
32
Ibid. p. 471

70
La misión intercultural33
«Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número creyó y se convirtió al Señor». Hechos
11:21

La misión intercultural implica extendernos a todas las etnias de la tierra ocupándonos de los
diferentes aspectos de la vida de la gente. Podemos acercarnos a decir que la misión
transcultural es cuando el pueblo de Dios se une a la misión de Dios cruzando intencionalmente
barreras sociales, políticas, culturales, idiomáticas, étnicas, de iglesia a no iglesia, en ser – hacer
– decir, palabra y obra, obra y palabra, anunciando la venida del reino de Dios en Jesucristo,
invitando a las personas a reconciliarse con Dios, consigo mismas, unas con otras y con el
mundo, integrándose a la vida de la iglesia con miras a la transformación del mundo hasta que
el Señor vuelva (Ver concepto de misión por Chuck Van Engen34).

Algunos pueden entender la misión intercultural en términos de plantar iglesias en otras


latitudes como también en salvar a los individuos de la condenación eterna, otros la pueden
percibir en categorías eclesiásticas, como la expansión de la Iglesia o de una denominación
específica cruzando barreras geográficas y culturales. Pero si vamos a entender el evangelio y la
misión conforme a toda la escritura de Génesis hasta Apocalipsis, lo tendremos que entender
enfáticamente como “bendición a todas las etnias” en lo espiritual, físico y material abarcando
los aspectos sociales, culturales, políticos y económicos. Al hablar de misión transcultural
estamos hablando de un mensaje integral de salvación que no conoce fronteras de ningún
orden y está dirigido a todo ser humano considerando la totalidad de su persona.

La declaración de la consulta de la WEF (Alianza Evangélica Mundial, WEA) en Wheaton‘83,


sobre la misión y naturaleza de la iglesia afirmo: «El mal no sólo se encuentra en el corazón
humano sino también en las estructuras sociales… La misión de la Iglesia incluye tanto la
proclamación del evangelio como su demostración. Debemos entonces evangelizar, responder a
las necesidades humanas inmediatas y presionar por la transformación social »
-La tensión entre lo local y global

Por lo general hay una tensión entre lo que se denomina misión global y misión local. Muchas
veces estos términos están enfrentados sin darnos cuenta que forman parte de la misma
moneda. Debemos integrar las diferentes esferas según lo expresa el texto de Hechos 1:8.
Jerusalén, Judea, Samaria y hasta lo último de la tierra describe las esferas o áreas de servicio
donde lo local y global están integrados. Nos habla de ser testigos en forma “simultanea” y no
hacer la tarea en forma secuencial. Ninguna área de servicio debe ser la más importante. Las
mismas deben estar balanceadas o equilibradas dando dignidad, simultaneidad y atención a
cada una.

El pacto de Lausana35 expresa: “La iglesia que no es misionera es en sí misma una


contradicción, y apaga el Espíritu”. Según el pacto de Curitiba36 «La misión no puede ser un

Comentario de David Cárdenas: No solamente para este articulo, sino para el texto completo, se ha cambiado la
33

palabra transcultural por intercultural, lo cual ya es una tendencia en el ámbito de las misiones, dado que el termino
transcultural da la idea de traspasar, cruzar, de un lado hacia el otro, reproduciendo la actitud misionera del pasado
de imposición y superioridad. De otro lado, el término intercultural plantea mutuo reconocimiento, importancia del
“otro”, respeto, diálogo, intercambio.
34
Deiros, Pablo Alberto: Diccionario Hispano-Americano De La Misión. Casilla 711, 3000 Santa Fe - Argentina :
COMIBAM Internacional, 1997
35
Pacto de Lausana, Congreso para la Evangelización Mundial, (Lausana, Suiza, 1974)

71
departamento aislado de la vida de la iglesia, sino que hace parte de la propia esencia de ella,
pues “o la iglesia es misionera o no es iglesia.” Así que la misión involucra a cada cristiano en la
totalidad de su vida».

La iglesia ha sido llamada y enviada para participar en la misión de Dios. Este envío y mandato
no es algo opcional. Los textos más conocidos son Mateo 28:18-20, Marcos 16:15, Lucas 24:46-
47, Juan 20:21, Hechos 1:8, pero debemos afirmar que la Biblia entera nos da el mandato para
la misión y evangelización. Debe haber una moralidad de la Fe. Implica escuchar el grito de los
pobres, oprimidos y perdidos.

Debemos preguntarnos: ¿Por qué todavía el 27% de la población mundial no ha tenido acceso
al evangelio o escaso acceso al mismo? ¿Qué pasa con los que no han tenido conocimiento del
evangelio? Nuestro mundo tiene hoy 7 mil millones de personas que viven en 234 naciones
geopolíticas, pero en más de 16.000 etnias. De esas etnias, más de 6.600 permanecen como las
menos alcanzados o no alcanzadas integralmente. La iglesia necesita asumir un compromiso
más intencional en la evangelización mundial.

Resumiendo decimos que la Biblia entera muestra el plan de Dios de reconciliar consigo todas
las cosas por medio de Jesucristo (Colosenses 1:15-20). La Iglesia es el instrumento de Dios
para llevar a cabo su plan. La misión de Dios es un atributo de Dios mismo que se expresa en su
accionar por redimir a la humanidad e invita a su iglesia a participar. El mundo es la escena de
la actividad de Dios y no debemos retirarnos de él. El servicio al mundo es un servicio a Dios y
es un reflejo del reino venidero de Dios independientemente de los resultados que se obtengan.

La misión es universal (intercultural) e integral. La misión integral sin ser universal se convierte
en localismo. Es etnocentrismo y egoísmo. Nos ocupamos de la gente cercana pero no de la
gente lejana. Por el otro lado, la misión universal sin ser integral se convierte en proselitismo.
Corremos el riesgo de ocuparnos únicamente del aspecto religioso, personal, interno, pero sin
ocuparnos de todos los aspectos de la vida humana de la gente. Dios llama a todos los
creyentes a participar y comprometerse en su misión.

Dimensiones del desafío


Los desafíos también incluyen las grandes ciudades multiculturales; la reevangelización del
occidente; el testificar la singularidad de Jesucristo en el mundo de la pluralidad religiosa
(islamismo, budismo, hinduismo, nueva era) y entre las etnias no alcanzadas donde estas se
encuentren (ya sea en las grandes ciudades o en países de acceso restringido); el alcance de las
nuevas generaciones; la lingüística y traducción de la Biblia a toda lengua, la contextualización;
el ser agentes de reconciliación en un mundo de violencia, opresión, pobreza, injusticia, de
gente desplazada, de refugiados, de inmigrantes, en medio de la persecución religiosa y del
profundo nivel de su sufrimiento. El mundo requiere una participación responsable y efectiva
de cada cristiano en cada una de las esferas de la sociedad (economía, política, artes, deportes,
medios de comunicación, salud, industria, educación, etc.)

También debemos repensar a la iglesia en función de la realidad contextual que se vive en cada
región y en un mundo cada vez más globalizado. «Repensar la iglesia debe ser una dinámica
abierta. No lo podemos hacer con legalismos ni respuestas cerradas. Debemos profundizar el
discipulado de tal manera de encarnar aquello de lo cual queremos dar testimonio. El mayor


36
Pacto de Curitiba, Comunidad Internacional de Estudiantes Evangélicos (Curitiba, Brasil, 1976 )

72
escándalo de la iglesia es la contradicción entre lo que dice y lo que hace. Debemos llegar al
punto en que la gente simplemente diga: “yo quiero vivir como ustedes”. 37

La cooperación entre las iglesias y la unidad en la misión

La relación entre las iglesias mismas y los misioneros debe ser de Koinonia. La pasión por el
evangelio nos debe llevar a participar, cooperar, compartir (Filipenses 1:5) y no a competir. Se
puede hablar de «comunión». Kimona es la palabra neotestamentaria traducida como
comunión, solidaridad, compartir, contribución. Lo que queda muy claro es la idea de compartir
algo, una empresa, un propósito, una experiencia, el dinero, lo que sea, debe ser compartido.
La fe común debe tener una salida a la participación práctica y esta participación en la práctica
tiene consecuencias concretas.
«La iglesia en misión es, primeramente, la iglesia local… La Iglesia universal halla su verdadera
existencia en las iglesias locales… La Iglesia es en realidad una familia de iglesias locales en la
cual cada una debe estar abierta a responder a las necesidades de las otras y a compartir sus
bienes materiales y espirituales. Por medio del mutuo ministerio de la misión la Iglesia se
realiza, en comunión con la Iglesia Universal y como concretización local de la misma»38.

Las iglesias se encuentran en estado de misión. El campo de misión es el mundo entero. Cada
iglesia está en una situación de misión y las iglesias en todas partes se necesitan las unas a las
otras. La iglesia local debe ser considerada como el agente de la misión ya sea en su propio
campo como en otras latitudes.

La misión de Dios invita a participar a la Iglesia de todos los pueblos a todas partes. La misión
en unidad y la unidad en la misión implica aceptarnos unos a otros a pesar de nuestras
diferencias. «El paradigma moderno, sugería que la alternativa era entre diversidad sin unidad
o unidad sin diversidad; el paradigma posmoderno se manifiesta como una unidad que preserva
la diversidad y una diversidad que se esfuerza para lograr la unidad. Las divergencias no son
motivo de remordimiento sino parte del esfuerzo dentro de la Iglesia por llegar a ser lo que Dios
quiere que sea… En medio de toda la diversidad, sin embargo, hay un eje: Cristo Jesús…
escuchar la palabra de Dios y escucharnos los unos a los otros van juntos; sólo podemos tener
lo primero si estamos igualmente preparados para tener lo segundo»39.

Para que exista la cooperación, comunión y solidaridad se necesita haber cumplido con un nivel
de confianza que es muy difícil de edificar cuando alguien se muestra autosuficiente. La belleza
de la encarnación es que Jesucristo siendo por naturaleza Dios se «rebajó» voluntariamente
para estar entre nosotros. Debemos tener unanimidad con los planes del Padre (Lucas 6:27-31).
Esta unanimidad con Él nos habla de un mismo sentir y parecer (Filipenses 2:1-11). Nos habla
de perdonarnos, de humillarnos, de entender y comprender nuestras diferentes culturas y
ayudarnos mutuamente. No hay nadie superior, ni nadie inferior. Significa también que debemos
construir mejor nuestro puente de comunicación. Una relación cara a cara. Enriquecer el diálogo


37
Saracco, Norberto: Ponencia «La Argentina que Dios quiere, Repensando la misión de la Iglesia en Argentina», con
motivo del retiro de pastores: Argentina Oramos por vos, 14-17 Junio, Villa Giardino, Córdoba 2010, Argentina.
38
Bosch, David Jacobus: Misión En Transformación: Cambios De Paradigma En La Teología De La Misión. Grand
Rapids, Mich. : Libros Desafío, 2000, pp. 463-465
39
Bosch, David Jacobus: Misión En Transformación: Cambios De Paradigma En La Teología De La Misión. Grand
Rapids, Mich. : Libros Desafío, 2000, pp 566-567

73
entre todo el cuerpo de Cristo: la iglesia global. No hay Norte o Sur, Este u Oeste, lo que hay es
«un solo cuerpo».

«Finalmente, tenemos que confesar que la pérdida de la unidad eclesial no es sólo una molestia
sino un pecado. La unidad no es una opción superflua. Es, en Cristo, ya un hecho, algo dado. Al
mismo tiempo es un mandamiento: «¡Sean uno!» Estamos llamados a ser uno como el Padre, el
Hijo y el Espíritu Santo son uno y nunca debemos cansarnos de esforzarnos hasta el día cuando
los cristianos en todo lugar puedan juntarse para compartir el solo Pan y la sola Copa»40 Cuando
servimos en medio de la cooperación, comunión y solidaridad podemos decir como el apóstol
dijo de Epafrodito: «mi hermano, colaborador y compañero de lucha» «Es una ofrenda fragante,
un sacrificio que Dios acepta con agrado» (Filipenses 2:25 y 4:18).

Conclusiones sobre fortalezas y debilidades de la iglesia local en la misión global


Por todo lo expuesto y desarrollado podemos decir que habrá fortalezas cuando estén presentes
ciertas claves, principios y enfoques41. Lo opuesto serán sus debilidades.

Habrá fortalezas cuando:

1. Se trabaja en equilibrio en cada área de acción (Jerusalén, Judea, Samaria y hasta lo último
de la tierra). Se da dignidad a cada área de trabajo y ninguna permanece como una
“cenicienta”. La iglesia se pregunta ¿Por qué hay personas que no han recibido el evangelio?
¿Qué pasa con los que nunca han escuchado? ¿Por qué no han visto las buenas obras de los
hijos de Dios para glorificar al Padre? Y actúa en consecuencia. Se piensa en términos del
“Reino de Dios” y no de su “propio reino”. Implica el compromiso local y global.

2. Sus “pastores siervos” marcan el rumbo para llegar a “todas las naciones”. El pastor Juan
Masalyka de Argentina comparte que los pastores deben: 1- Oírle a Dios (Génesis 22:1).
Debemos atender lo que Dios nos quiere decir. No hay peor sordo que el que no quiere oír y
Dios nos dice “Si oyereis hoy su voz no endurezcáis vuestro corazón”. 2- Creerle a Dios. Las
circunstancias que Dios permitió en la vida de Abraham fueron muy difíciles. Él fue puesto a
prueba y creyó (Hebreos 11:17, Génesis 22:18). El que le cree a Dios no será avergonzado.
3-Trabajar según los planes de Dios. Esto implica oración y trabajo duro. Sin oración y
trabajo no hay logros.

3. La iglesia local capacita a toda la congregación y a los candidatos a misioneros


interculturales en procesos informales y no formales. Hay un concepto claro que la misión
global está basada en el carácter de Dios y su Palabra. Se entiende que la misión es de
todos lados a todas partes y es una tarea central de la iglesia de Cristo.

4. Se entiende que la misión intercultural y global se nos ha dado independientemente de los


recursos financieros que tengamos. Cada iglesia y cada cristiano, sea pobre o rico, tiene el
privilegio y mandato de participar en la tarea de la misión global. Teodoro Williams de la
India dijo “Lo importante no es lo que no tenemos, sino que hacemos con lo que ya
tenemos”.

40
Bosch, David Jacobus: Misión En Transformación: Cambios De Paradigma En La Teología De La Misión. Grand
Rapids, Mich. : Libros Desafío, 2000, P. 569
41
Recomiendo leer la investigación detallada sobre fortalezas y debilidades del Movimiento Misionero
Iberoamericano realizada por Levi DeCarvalho y su equipo para COMIBAM III, Granada 2006, www.comibam.org

74
5. Se considera la tarea de la misión global como un privilegio y no como una carga. La
membrecía ofrenda sus propias vidas, tiempo, esfuerzo y dinero para que el evangelio esté
disponible para “todos”. Se provee a los misioneros interculturales apoyo moral, logístico,
financiero, oración, comunicación, cuidado pastoral y soporte integral en su retorno. Se
entiende a las misiones como un proceso que involucra a toda la iglesia.

6. Se facilita en la iglesia local una estructura adecuada que le permita cumplir esta tarea en su
vida diaria y sus programas de iglesia. Se refleja madurez en mantener las decisiones
tomadas a favor de los más olvidados en la ciudad, la nación y el mundo. Hay disposición y
perseverancia en la visión de Dios (bendición a todas las naciones), ser fiel, pagar el costo y
continuar el trabajo motivado por el amor hasta que el Señor vuelva.

7. Se tiene una real comprensión de la unidad del pueblo de Dios y una mayor participación en
el movimiento misionero mundial. Hay cooperación, solidaridad y una sincera búsqueda de
modelos cooperativos entre iglesias, centros de capacitación y agencias misioneras con
respecto a obreros y finanzas. A causa de la tarea que Jesús nos dio, estamos
comprometidos a trabajar juntos y en unidad para la gloria de Dios dejando de lado
cualquier forma de envidia, competencia y cualquier comportamiento sectario.

8. Se cree en el poder sobrenatural de Dios para cambiar vidas y naciones. Tenemos claridad
que la Misión es de Dios, que el Señor nos invita a participar, entonces confiamos y nos
movemos hacia adelante con la guía y el poder del Espíritu Santo. «Sabemos que solos no
podemos. Por eso en la promesa del Espíritu Santo se nos asegura que nos daría poder para
ser testigos. Poder para el servicio y poder para una vida ejemplar»42 Los planes
estratégicos ocuparan un segundo lugar y siempre estarán subordinados a la soberanía de
Dios.

Como iglesia, tomemos parte en la misión de Dios en el mundo anunciando que: «El tiempo ha
llegado, el reino de Dios está cerca, arrepiéntanse y crean en el evangelio» (Marcos 1:15, Mateo
4:17). Llevemos todo el evangelio a todo el mundo hasta que el Señor vuelva. Que este sea
nuestro entendimiento de la misión, con la participación de la iglesia, hacia el reino de Dios.

El pastor como impulsor de misiones43


La influencia del pastor en la iglesia es decisiva para cumplir con lo encomendado por
Jesucristo. Si el pastor es un líder de su comunidad con una correcta actitud hacia las
necesidades del mundo y siente compasión o pasión por las multitudes sin Cristo, la iglesia
podrá desarrollar el mismo sentir. El pastor debe prepararse debidamente en el área de las
misiones, a fin de que pueda instruir y dirigir a su iglesia. Este libro de misiones del Instituto
Bíblico Patricio Symes puede ser una herramienta útil tanto para el pastor como para la iglesia
local. Es indispensable tener una comprensión clara de lo que es la misión de la iglesia. Es
recomendable que el pastor tome un curso sobre misiones, lea asiduamente para estar
informado y asista a conferencias misioneras para edificarse y tomar nuevas ideas. El pastor
debe comprometerse personalmente con Dios para extender el Reino de Dios, y preparar un


42
Saracco, Norberto: Ponencia «La Argentina que Dios quiere, Repensando la misión de la Iglesia en Argentina», con
motivo del retiro de pastores: Argentina Oramos por vos, 14-17 Junio, Villa Giardino, Córdoba 2010, Argentina.
43
Adaptado de la Revista Vamos : ¡Nos toca a nosotros! Agosto 2011. Pág. 5. SIM International.

75
equipo que promueva las misiones. Las personas que formaran este equipo serán escogidas por
su interés en las misiones y serán discipuladas y orientadas en este tema, a fin de que
compartan su visión con otros creyentes. El pastor debe compartir su visión y estimular a la
iglesia a involucrarse en la tarea evangelizadora. Debe motivar a la iglesia para que dedique su
vida al Señor y aplicar sus sermones hacia la necesidad de evangelizar al mundo. Un pastor con
visión misionera debe informarse sobre las necesidades espirituales y sociales mundiales. Si el
pastor tiene una visión genuina y creciente, pronto la iglesia lo notara y será motivada a
involucrarse.

La iglesia local puede participar en las misiones y para intervenir necesita de tres
elementos esenciales para cumplir su tarea:

• Visión: como resultado de entender el mandato de Cristo


• Compasión: Que resulta de conocer las necesidades de las multitudes y como fruto de una
relación vital con Dios
• Acción: Ajustada a la estrategia divina y a las necesidades de la gente

En la iglesia todos pueden participar. No importa el tamaño de la congregación, su capacidad


económica, ni su condición social. Las misiones son para todos los cristianos, porque todos
pueden orar, ofrendar, testificar de Cristo en su localidad y ampliar su visión orando porque Dios
envíe obreros a su mies. La iglesia puede participar en las Misiones por sus recursos: tiene a
Cristo, quien es cabeza y jefe de la iglesia; tiene al Espíritu Santo; tienen las Sagradas Escrituras
en forma completa, tiene una vida nueva que compartir; tiene modelos de iglesias misioneras;
modelos bíblicos y contemporáneos de iglesias que ya están desarrollando un programa
misionero. Tiene material al alcance y lideres aptos para ser enviados. La iglesia puede
involucrarse en Misiones, desarrollando un programa funcional y permanente, lo cual será tema
del siguiente capítulo.

Preguntas:

1. ¿Es posible que su iglesia de pueda aprender de la iglesia de Antioquia? Explique


brevemente como sería su iglesia si ésta evidenciará las características mencionadas por
Scott.

___________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________
___________________________________________________________________

2. ¿Una iglesia local puede atender las necesidades sociales de los creyentes y la obra
misionera mundial sin menoscabar su responsabilidad espiritual? Comente.
___________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

76
Capítulo 8
La movilización misionera
Probablemente a esa altura, usted se estará preguntando cómo hacer para que la iglesia local
partícipe de la obra misionera. En este capítulo abordaremos aspectos clave a tener en cuenta
en la movilización misionera de la iglesia local.

Lo que nos mueve44


Un grupo de cinco iglesias pequeñas del interior de Colombia, de distintas denominaciones, se
han unido para enviar a su primer misionero a un país de acceso cerrado en Asia, con la ayuda
de una agencia misionera. Con mucho esfuerzo, amor y pasión por los no alcanzados, se han
comprometido a sustentar en oración y económicamente a Lorenzo. Cada uno de los miembros
de estas iglesias colombianas, se ha esforzado por casi un año para que esto sea posible. El
fuego por las misiones ha impactado tanto a estas iglesias que están contagiando a otras
iglesias de la ciudad. Este es un ejemplo creativo y de ánimo de una iglesia que está
movilizándose para las misiones

Mientras tanto, en un país vecino, la iglesia “Mateo 28:19”, es una iglesia de más de 1000
miembros, ubicada en una zona residencial. Tiene muchos programas que mantiene a sus
miembros bastante ocupados durante la semana, el objetivo de esta iglesia es comprar una
propiedad más grande para construir un nuevo templo. Ester, que es una líder en esa iglesia
dijo: “He sido llamada por Dios a las misiones hace tres años, pero mi iglesia no tiene un comité
de misiones y el pastor no considera importante tener uno”. Sin embargo, Ester continua
sirviendo fielmente en su iglesia local; orando intensamente para que tanto el pastor como la
iglesia entiendan la Gran Comisión que cada iglesia de Cristo ha recibido de nuestro Señor y
Salvador Jesucristo.

Esto es lo que está ocurriendo: Por un lado, gente comprometida con la misión, y por otro lado
iglesias que han olvidado el mandato de la Gran Comisión y están enfocadas más en sus propios
planes y visiones antes que en los planes de Dios. A pesar de ello, Dios se sigue moviendo y
usando a gente de todas partes del mundo. “Dios está obrando de una manera asombrosa en
este tiempo, hay muchos misioneros africanos que están saliendo para hacer misiones”, dijo Jeff
Hahn, director para las Américas de la Misión SIM.

Muchos misioneros que están sirviendo en varias partes del mundo dicen que es el tiempo de
Dios para Latinoamérica, de ir a predicar el Evangelio hasta lo último de la tierra. Que dejemos
de vernos como un campo de misión, para convertirnos en un campo de envío. Pero,
necesitamos ser conscientes y entender la importantísima tarea que nos fue entregada por
nuestro Salvador: “… Vayan y hagan discípulos a todas las naciones... enseñándoles que
guarden todas las cosas que les he mandado. Y he aquí, yo estoy con ustedes todos los días,
hasta el fin del mundo” (Mateo 28.19-20).


44
Adaptado de la Revista Vamos : ¡Nos toca a nosotros! Agosto 2011. Pág. 1. SIM International.

77
Movilizacion es…
“Movilizar” significa “establecer un estado de prontitud para el servicio activo, usar las energías
que tenemos para la acción”. En términos amplios, la movilización se refiere a cualquier evento
por el cual el pueblo de Dios es despertado, se mueve y crece hasta que encuentre su lugar de
envolvimiento estratégico en la tarea de completar la evangelización mundial.

La motivación para la movilización debe partir de adentro hacia afuera, de un deseo genuino
que Dios sea glorificado en todos los idiomas de la tierra. Más allá de la gran necesidad que hay
alrededor del mundo de llevar el Evangelio a quienes nunca en su vida lo han escuchado, la
motivación para animar a la iglesia a tomar su responsabilidad, es la de obedecer a Dios en el
cumplimiento de la Gran Comisión para la gloria de Dios.

Si está orientado por la obediencia a Dios y no por la necesidad, su ministerio será guiado por
Dios en vez de por el ser humano. Se movilizará y motivará por el poder de Dios y no por la
manipulación de las necesidades humanas. Jesús no hacía nada motivado por la necesidad sino
por la obediencia al Padre.

Si Dios ha tocado su corazón para involucrarse en cumplir la Gran Comisión, pero su iglesia local
no tiene visión ni consciencia misionera, ¡usted puede ser un movilizador! Lo primero que
necesita hacer es orar al Señor para que Dios apareje él ambiente y ore por oportunidades para
transmitir la visión y prepárese para hacerlo.

El Rol del Pastor en la Movilización

Podemos tener muchos candidatos para misioneros, que fueron llamados por Dios y que están
dispuestos a entregar su vida al servicio del Maestro a las naciones, pero muchos de ellos están
frustrados y desanimados porque sus iglesias y principalmente sus pastores no ven la
importancia de que la iglesia esté involucrada en misiones. Algunos pastores y misioneros
manifiestan que cuando llegaron los primeros misioneros (de Europa o Estados Unidos) a
Latinoamérica, se preocuparon de plantar nuevas iglesias, pero les faltó plantar la visión
misionera en esas iglesias. “Quedó entre los latinos, el pensamiento que las misiones sólo eran
para los extranjeros. Por eso, cuando en las iglesias alguien decía -Dios me ha llamado a ser
misionero-, le sonaba extraño a la iglesia, y para el pastor no tenía ningún sentido”. Dijo Sergio
Galaz, chileno, Director Ejecutivo de la agencia misionera Provisión.

También sucede que por malas experiencias, los pastores ya no quieren apoyar la obra
misionera o por falta de conocimiento de cómo establecer una plataforma de envío es que
prefieren mantenerse lejos del tema de las misiones.

Es un trabajo arduo, que consiste en ganar a pastor por pastor para las misiones, porque en
grandes conferencias no hay muchos resultados. Josué Oses de Costa Rica, pastor en Honduras,
Director Nacional de COMIBAM Honduras, dijo: “Cuando los eventos son pequeños, nos
podemos acercar a los pastores que más conocemos o tenemos confianza, le podemos trasmitir
la idea y pedirles que nos acompañen y sean parte del evento. Allí hacen sus preguntas con
confianza, son capacitados y pueden comprometerse con más facilidad en las misiones”.

78
Hay varios testimonios de pastores que fueron tocados por Dios para las misiones, fue un
cambio muy grande el que dieron sus congregaciones, luego que Dios les diera Su pasión por
las misiones mundiales. “Yo le he dicho a mi iglesia que yo estoy primero en la lista de los que
están dispuestos a salir al campo misionero, porque misiones está en mi corazón, es parte de mi
visión y de mi pasión. Comentó Oses. Su iglesia comenzó a movilizarse (en oración, enseñanza
de misiones, ofrendas etc.) y enviar misioneros a las naciones. “Los pastores están entendiendo
que la tarea de la Gran Comisión es el eje principal de la iglesia, más que cualquier otro de los
ministerios y que cualquier otra área que la iglesia desarrolla”. Dijo Galaz.

El comité de misiones
La visión y el propósito del comité de misiones para la iglesia puede resumirse en la siguiente
declaración: Que la iglesia local tenga un programa misionero efectivo, que resulte en el apoyo
y envío de misioneros que cuenten con el apoyo pastoral, espiritual, moral y económico
necesario para alcanzar las naciones y etnias no alcanzadas en el mundo.

¿Por qué han perdido las iglesias su entusiasmo inicial para evangelizar a las etnias no
alcanzadas? Aunque existen muchas respuestas para esta pregunta, creo que el mayor
obstáculo es que las iglesias han fallado en su comprensión de cómo ser exitosos en
implementar dicho programa. Sí existe el deseo de que todo el mundo sea salvo, pero la
iglesia local no sabe cómo involucrarse para tener un impacto. Aquí radica un cambio de
paradigmas muy importante, la creación de una nueva estructura, o en otras palabras un nuevo
ministerio, que se llama el comité de misiones de la iglesia local.

¿Cómo se conforma el Comité de Misiones? El comité de misiones es un grupo selecto de


miembros de la iglesia local, de 2 a 10 personas, que promueve el programa de misiones de esa
iglesia. Es importante mantener este grupo distinto de los demás equipos de la iglesia, que
puede ser el de evangelismo, alabanza o escuela dominical, para no desviar su visión ni sus
metas. Este comité trabaja bajo la dirección del pastor y en cooperación con los demás
ministerios de la iglesia.

¿Cuál es la meta del Comité de Misiones? La meta del comité es ayudar a su iglesia a
discernir su papel único en la evangelización de las naciones y ayudar a cada miembro de la
iglesia a involucrarse eficazmente en cumplir con ese papel. El comité sirve como un canal por
el cual cada cristiano puede hacer su parte en cumplir con la Gran Comisión.

¿Cuáles son las tareas a desarrollar por un movilizador o el comité de misiones?

• Compartir información sobre la evangelización mundial (situación de los países no


alcanzados y más restringidos al Evangelio).
• Motivar el interés de la iglesia y concientizarla a través de mapas, fotos, e información
general sobre misiones, así como promover el testimonio en la iglesia de misioneros latinos
en el campo.
• Mostrar el esfuerzo misionero que se está llevando a cabo por la denominación o iglesia para
alcanzar dichos pueblos, etnias, por medio de informes de los mismos misioneros y motivar
a la congregación para apoyar en oración y finanzas.
• Promover la enseñanza de cursos que formen en la iglesia una fuerte conciencia misionera.

79
• Lea libros y documéntese. Existen varios libros y sitios en Internet que le ayudaran a
profundizar más en misiones. Se pueden encontrar temas muy diversos además de los
presentados en este texto de misiones, tales como guías de oración, biografías o estudios
sobre algún grupo étnico especial. Comparta sus hallazgos con el pastor.
• Participe en una experiencia intercultural de corto plazo. Infórmese de opciones de viajes
organizadas por algunas iglesias, agencias o centros de capacitación. Le servirá para
conocer las necesidades y darle un panorama más amplio sobre la importancia que deben
tener las culturas dentro de la iglesia. De lo contrario apoye económicamente a otra
persona para que realice un viaje de corto plazo. Tal vez usted no pueda desplazarse a otro
lugar por varias razones, pero sí podría enviar a alguien como su pastor, que esté interesado
y pueda tener una experiencia que transforme su vida.
• Forme un ministerio o equipo de trabajo por las naciones en su iglesia. Con el respaldo de
su pastor, convoque y forme un equipo de trabajo para atender todos los asuntos
interculturales de la iglesia.
• Realice Domingos por las naciones. Junto al pastorado y liderazgo de la iglesia, mas una
buena dosis de creatividad, comparta un domingo en la iglesia lo que Dios está haciendo en
las naciones de la tierra. Una cartelera informativa sería de mucha ayuda para que la iglesia
conozca de misiones.
• Motivar a otras iglesias locales para que adopten a un misionero. La adopción de un
misionero es la culminación exitosa de un trabajo de movilización, y comprende no sólo en el
cuidado del misionero en sus finanzas sino también en el compromiso de pastorearlo y
brindarle un acompañamiento emocional y espiritual.
• Ore y/o forme un grupo para orar por las naciones. Incluya en su tiempo de oración
personal momentos para orar por un país y las personas enviadas.
• Ore para que la iglesia adquiera y desarrolle una visión por las naciones. Tristemente una
buena parte de la iglesia no tiene visión ni compromiso por las naciones, se han olvidado
que no es una alternativa para la iglesia, sino un mandato.
• Asista a congresos, seminarios y conferencias. En este tipo de reuniones se recibe
información y puede aclarar sus dudas.
• Ayudar a aquellos que tienen interés y llamado misionero para seguir un proceso desde la
iglesia. Ver el capítulo “Llamado y formación del misionero”.

Entérese del programa misionero de su denominación y póngase en contacto para recibir apoyo
en la movilizacion de la iglesia. Para la Iglesia Cruzada Cristiana escriba a:
asuntosinterculturales@gmail.com o contacte las oficinas de su región o denominación.

¿Por qué es importante que exista este comité? Viendo todo lo que hace el comité de
misiones, es imposible que todo eso se logre por un sub-comité de algún otro ministerio. Dios
nos está llamando a formar esta nueva estructura dentro de nuestras iglesias y a apartar el
tiempo y los dones de este grupo selecto de hermanos, con el fin de alcanzar las etnias que aun
esperan el mensaje de Jesús.

El Circulo Integral Misionero


Por David Cárdenas G.

A partir de revisar lo qué ha venido sucediendo en Latinoamérica en su forma de hacer misiones


en las últimas dos décadas, surge el Circulo Integral Misionero, el cual representa de manera
práctica 4 etapas secuenciales, que en la medida que se experimentan se tornan simultáneas, y

80
en la media que se completan se torna cíclico, es decir, vuelve a iniciar el proceso, pero desde
una experiencia ya vivida que redefine lo demás (esto equivale a decir, que la misionología
aplicada al campo, retroalimenta la misionología elaborada desde la estructura de envío, sea
iglesia o agencia). Esta información le puede ser de utilidad para diseñar un proceso misionero
para su iglesia local.

Fase 1: Implantación de la visión misionera


Es la fase donde se provee información, concientización y desafío misionero a la iglesia.
Actividades que contribuyen a este propósito:

• Domingos por las naciones (o cultos misioneros). Ver anexo, guía para cultos misioneros
de la Iglesia Cruzada Cristiana
• Convención / conferencia / mes / seminario de misiones para la iglesia. Es importante
definir el orador, el tema y la duración. Es vital la participación de toda la iglesia.
• Enviar candidatos a campamentos misioneros. Generalmente estos eventos contribuyen
a descubrir y afirmar la vocación misionera.
• Enviar representantes a congresos misioneros nacionales, regionales o
denominacionales.
• Instalar cartelera de información misionera: estadísticas, artículos de lectura, noticias de
los misioneros.
• Culto juvenil misionero.
• Clase de escuela dominical para niños con énfasis en misiones.
• Conectarse con el área de misiones de la denominación para recibir apoyo.
• El minuto misionero cada domingo, para brindar a la iglesia información de un país o un
misionero, e invitar a la oración.
• Visita de un misionero para compartir de su ministerio con la iglesia.
• Hacer llamados misioneros para conocer qué personas de la iglesia tienen inquietud por
misiones.

En esta parte del ciclo, la iglesia está en un proceso de entender su responsabilidad misionera y
la gran tarea por cumplir. Ahora el siguiente paso es ayudarle a enfocarse en un campo mas
especifico en misiones. Recuerde que las fases son simultáneas, es decir, mientras se
experimenta la 2, habrás aspectos de la fase 1 que será necesario seguir practicando, por
cuando la implantación de la visión a la iglesia es un acto constante.

Fase 2: Desarrollo de la visión misionera


Es la fase donde se estructura la visión misionera de la iglesia y se le enseña el cómo de su
labor.

Actividades que contribuyen a este propósito son:


• Entrenamiento de los pastores para aumentar su nivel de comprensión de los asuntos
misioneros. Ideas: proveer libros, información de congresos y seminarios, conectar con
otros pastores de iglesias misioneras.
• Definir la visión misionera especifica de la congregación. Ejemplo: enfoque en una nación
o etnia del mundo; adopción de un proyecto misionero de la denominación. Un evento
de adopción formal ante la congregación contribuye a fijar el compromiso en la memoria
y corazón de la iglesia.

81
• Proveer discipulado misionero a la iglesia. Suministrar temas que vayan más allá de la
motivación misionero y amplíen el nivel de entendimiento de lo que implica misiones. Las
lecciones del presente libro de misiones son una buena herramienta. La misma iglesia
definirá si se lleva a cabo por medio de seminarios, clases semanales, etc. Así mismo es
importante discipular la niñez, los adolescentes y jóvenes brindando entrenamiento de
acuerdo a su edad.
• Implementar el programa de oración por las misiones. Ver capitulo “Cambiando el
mundo con el poder de la oración”.
• Estimular a la iglesia para empezar a contribuir con recursos financieros para misiones.
Hay que establecer con el pastor la forma de recaudo, contabilización y uso de los
fondos.
• Formar el comité de misiones y equipar el liderazgo. El equipo podría ser formado en la
fase 1, o al iniciar la fase 2, o cuando la iglesia lo estime conveniente.
• Conocer el interés de hermanos o familias con interés de radicarse en el exterior como
emigrantes y datos de familiares y amigos de la iglesia viviendo fuera del país.

Es muy posible que como fruto de las fases 1 y 2, Dios confirme la vocación misionera de varios
de los miembros de la iglesia. ¿Qué hacer con ellos?

Fase 3: Entrenamiento y envío


Es la fase de entrenamiento especializado y específico de los candidatos a misioneros para que
obtengan todas las herramientas necesarias para desarrollar la tarea en campos interculturales.
Luego la fase considera el proceso en donde se coloca, supervisa y pastorea al obrero en el
campo.

El capítulo “Llamado y formación del misionero” del presente manual contiene aspectos que
ayudar a trazar un programa de entrenamiento para un candidato a lo largo de su vida.

Aspectos a tener en cuenta:


• Adecuada selección de candidatos.
• Diseño de una ruta de capacitación para el candidato de acuerdo al sitio donde se
proyecta su envío.
• Explorar la posibilidad de alianzas estratégicas con otras iglesias u organizaciones
misioneras de envío de acuerdo al sitio y cultura donde se establecerá el proyecto
misionero. Hay entidades especializadas en el trabajo con musulmanes, indígenas,
africanos, inmigrantes latinos, etc. Es importante tener claras las responsabilidades de
cada una de las partes.
• Fortalecer el levantamiento de finanzas para misiones de acuerdo al proyecto y su
presupuesto. Cuando hay una visión clara, la iglesia se idéntica con una causa al
momento de ofrendar.
• Fortalecer el equipo de intercesores por el proyecto misionero.
• Proceso de alistamiento y envío. Ver capitulo “Misión y cultura” para conocer de las
implicaciones que tiene el trabajo misionero en otra cultural.

Fase 4: Trabajo de campo.


Es la fase del trabajo sobre el terreno mismo. Allí al predicar el evangelio nos damos cuenta
de los ajustes necesarios a practicarse para optimizar y hacer efectiva la gran comisión.

82
Aspectos a tener en cuenta:
• Cuidado integral del misionero. Ver capítulo correspondiente.
• Desarrollo de la vida en equipo, cuando el misionero entra a hacer parte. La tendencia
son equipos internacionales e interdisciplinarios, lo cual agrega elementos detonantes de
conflictos.
• Supervisión del trabajo del misionero e informes.
• Estar preparados para enfrentar las crisis en el campo, ejemplo: el choque cultural.
• Proyectar una visita del pastor al misionero en su terreno de trabajo.
• Uso de tecnologías en las misiones, especialmente las de comunicaciones.
• Educación de hijos de misiones en el exterior.
• Establecimiento de iglesias nativas, políticas y proyección.
• Trabajo misionero con enfoque en la transformación. Ver capitulo X
• Estrategias de misión para la permanencia e impacto. Ver capitulo “Negocios como
misión”.
• Hacer acompañamiento a miembros, familiares o amigos de la iglesia que vivan en del
exterior, para practicar una pastoral. La experiencia confirma que son personas que
contribuyen con sus finanzas desde el exterior para el apoyo de misioneros, o pueden
ayudar a fundar nuevas iglesias en su calidad de laicos en ciudades internacionales.
• Estrategias de comunicación desde el campo a la iglesia y viceversa, especialmente
cuando el misionero sirve en lugares hóstiles, con infiltración en los canales de
comunicación.
• Noticias/informes del misionero para la iglesia enviadora. Ej. testimonios.
• Trabajo permanente en el levantamiento y desarrollo de finanzas e intercesores.
• Cuando sea el tiempo, preparar el regreso del misionero para tiempo de licencia o
retirada definitiva.

Permitir que la experiencia del obrero de campo y los procesos llevados a cabo, reevalúen la
forma como la iglesia hace misiones y hacer ajustes.

Tarea

Las siguientes preguntas son para reflexionar sobre la participación misionera de su iglesia:
• Al entrar en su iglesia ¿hay algo visible que comunica la visión misionera intercultural?
(Mapas, versículos misioneros, estandartes o rostros de etnias)
• Al cantar una canción de adoración o alabanza que habla de “las naciones” ¿hay un
entendimiento en su iglesia que eso implica ser misionero en otra cultura y en otro idioma?
• ¿Existe en su iglesia algún medio para comunicar a la congregación las necesidades de los
misioneros de la Iglesia Cruzada Cristiana (o la denominación o iglesia a la que usted
pertenezca) y de las etnias no alcanzadas? (Periódico mural, anuncios, insertos en el
boletín o copias repartidas de las cartas de los misioneros)
• ¿Existe en su iglesia una estrategia para saturar la iglesia con la oración por los misioneros y
por las etnias no alcanzadas?
• ¿Tienen bien definida la forma en que recogen las ofrendas misioneras? (Ofrenda anual,
promesa de fe mensual, proyectos especiales o un porcentaje fijo de todas las ofrendas)
• ¿Están apoyando económicamente y orando por algún misionero de la Iglesia Cruzada
Cristiana? Describa.
• ¿Hay alguna actividad misionera en el calendario de su iglesia? (Culto misionero mensual,
conferencia anual de misiones o momento misionero en cada culto)

83
• ¿Hay un comité de misiones mundiales identificado y trabajando en su iglesia?
• Si existen más de 1000 iglesias evangélicas por cada etnia no alcanzada ¿está su iglesia en
una alianza estratégica con otras iglesias para multiplicar el impacto y la eficacia de sus
esfuerzos misioneros? (Denominación, movimiento, red, alianza de pastores)
• ¿Han discernido del Señor cuál de las 8000 etnias no alcanzadas del mundo debe adoptar su
iglesia para alcanzar con el evangelio?

Usando los temas de cada una de las 10 preguntas y conforme a la información provista en este
capítulo, haga un listado de propuestas concretas para dar respuesta a cada una de las
preguntas, pensando en su iglesia local.

84
Capitulo 9
El llamado y formación del misionero45
El llamado misionero
Hay mucho del llamado y la formación de un misionero que pasa fuera del control humano. Es
evidente que Dios conoce a sus siervos antes de que nazcan (Salmo 139:14; Isaías 44:2). Su
preparación comienza mucho antes de que su llamado sea algo consiente y su capacitación algo
intencional.

Tomemos el ejemplo del apóstol Pablo. El nació en un hogar judío, en una ciudad donde la
cultura dominante era helénica. Su formación fue piadosa por su hogar e intercultural por la
ciudad en la que se crió. No cabe duda de que él hablaba y entendía varios idiomas. Leía y
escribía hebreo y griego. Nació ciudadano romano, cosa que le dio valiosos derechos y acceso a
todo el imperio. En cuanto su educación, se formó en la mejor escuela bíblica de su tiempo, la
de Gamaliel, en Jerusalén. ¡Y todo eso sin conocer todavía el Señor Jesús! Luego pasó por
varias etapas de capacitación. Pablo no lo sabía, pero Dios había puesto su ojo en él, y él lo
llamó en su tiempo para servirle como apóstol a los gentiles.

Hay mucha confusión y desilusión acerca al llamado. ¡Cuántos miles han sentido llamado
misionero que no han podido realizar! Pero, ¿por qué se sienten decepcionados? Muchos
parecen creer que el llamado es una experiencia mística donde Dios revela un pueblo o país
específico adonde el llamado tendrá que llegar. A veces su actitud se torna fatalista. Si no llega,
le echa la culpa al pastor, a la iglesia o a Dios mismo. Pero el llamado no es así. Es una
respuesta al desafío del ministerio apostólico –el ministerio que apunta la extensión del reino
más allá de sus actuales fronteras geográficas, sociales y culturales (Hechos 26:16-18).

Así lo vivió el apóstol Pablo su llamado no fue a un pueblo específico. Fue a los gentiles –una
clasificación genérica que involucraba a todos los que no estaban dentro del judaísmo-los que
todavía no participaban de la bendición de Abraham. Su llamado fue a un ministerio específico
pero no a un pueblo, aunque es importante destacar que, con el tiempo, Dios también lo guió a
pueblos específicos. Miles de misioneros han servido gozosamente entre pueblos que no fueron
de su elección. El llamado requiere de una decisión sería ante el desafío misionero, un
compromiso con el servicio y el asumir la responsabilidad necesaria para avanzar la obra.

Por otro lado, si bien aquel o aquella que reciben llamado es quién debería disponerse para el
ministerio misionero, es la iglesia local la que debería reconocérselo de acuerdo a la evidencia
demostrada por sus actitudes, madurez, dones y disposición al ministerio. Este análisis debe
también tomar en cuenta cómo Dios lo ha estado preparando a través de su vida. ¿Hay
evidencia de que Dios lo ha estado preparando para enfrentar el desafío misionero intercultural?
O, ¿le ha dado Dios los dones y la pasión para servir con los que sostienen la obra desde su
propio país e iglesia?

Aunque ambos roles son fundamentales para el éxito del ministerio misionero, no son
igualmente reconocidos o apreciados. Cada misionero enviado representa un tremendo esfuerzo

45
Lewis, Jonatán. Misión Mundial : propósito y plan de Dios. 4 ed. Tomo 1. Págs. 175-182.

85
y sacrificio de decenas de personas. El rol de aquel que sostiene la soga se desestima, aunque
es tan importante como el que va como misionero. Y los roles se mezclan. En muchos casos, el
que siente que debe servir como misionero primero debe levantar el ministerio de misiones en
su propia iglesia, para entonces podrá ser encomendado por ella. Para muchos es cuestión de
arremangarse y hacer lo necesario para establecer una base que pueda sostener el ministerio a
largo plazo. Este trabajo es tan noble como el trabajo en el campo.

Desde la Iglesia Local: ¿Como facilitamos el proceso de la


preparación de siervos como agentes de transformación en la
Misión GloCal?
Compilado y adaptado por Carlos Scott.

Introducción
Cuando evalúa las cualidades interiores que le ayudan a convivir con las personas, a ser flexible,
a amar a otros, a tener paciencia, a ser persistente y perseverante, nos preguntamos:
¿recibimos esto en el salón de clases? Siendo imparcial y lo más objetivo posible, tal vez sí, pero
solo hasta cierto punto.

Esas cualidades se desarrollan en el crisol de las experiencias de la vida, con la familia, amigos,
en las responsabilidades ministeriales, discipulando a otros, generalmente bajo el ojo supervisor
de alguien con más experiencia... nuestros padres, un tutor, nuestro pastor, líderes
ministeriales, amigos sabios o un discipulador.

La iglesia local con su ministerio de enseñarnos, equiparnos, darnos oportunidades para


ministrar, desarrollar dones espirituales, con sus pastores y líderes responsables, con sus
oportunidades de grupos pequeños, con la posibilidad natural de desarrollar relaciones
profundas a través de las luchas comunes en la vida y en el ministerio, es el invernadero dado
por Dios, para crecer y prepararnos para cualquier ministerio que el Señor tenga, ya sea
misionero u otro diferente.

Cuando no entendemos este proceso y no respetamos las etapas correspondientes, nos


adelantamos, orientándonos a lo que está después de este lugar primordial. La conclusión es
que hacemos un daño a la iglesia y su rol, al pastor/es, ancianos y su responsabilidad, y
forzamos a las instituciones de entrenamiento a que traten de hacer algo para lo que no están
equipadas.

Nos preguntamos: ¿quién sostendrá a los misioneros? ¿Quién dará para su sostén?
No serán las instituciones. Será su familia más cercana e Iglesia. Serán sus amigos. Las
personas con quienes han criado a sus hijos, con quienes se han fortalecido en el ministerio.

¿Quién orará por ellos? No serán los maestros de sus cursos. Sí, claro, algunos lo harán. Pero la
base sólida de oración estará compuesta por las personas que los aman y que no se olvidarán
de ellos, vendrá de aquellos con quienes han vivido juntos, ministrado con ellos, llorado y reído,
y quienes se preocuparán por ellos toda la vida. ¿Dónde se construyen esa clase de relaciones?
Congregándose, orando juntos, reuniéndose como familias, trabajando unidos en el grupo de
jóvenes, en la Escuela Dominical, confiando en Dios para lo imposible y viéndolo actuar.

86
¿Quién les enviará notas para fortalecerlos, presentes para navidad, regalos para sus
cumpleaños y aniversarios? y ¿Quién los visitará? Sus familiares, sus amigos, consiervos,
pastores y todos aquellos que los extrañan debido a su relación. ¿De dónde vienen estas
personas? De su red de relaciones, de sus iglesias, padres, amigos y compañeros de ministerio.

La iglesia
La iglesia tiene la responsabilidad mayor desde el principio hasta el fin. Allí empieza la
preparación del candidato a misionero. Continúa en los ministerios de la iglesia y con su propio
crecimiento espiritual. Cuando siente el llamado del Señor para salir al campo de servicio, es la
iglesia, los pastores, ancianos o consejo quienes aprueban su llamado. Una vez aprobado,
evalúan su preparación actual según los criterios que mencionaremos a continuación.

El área de misiones de la iglesia o grupo de trabajo, tiene la responsabilidad de elaborar, con la


participación del candidato y del pastor encargado, el plan particular de capacitación, tomando
en cuenta su edad, preparación previa, nivel de educación, experiencia en el ministerio, estado
familiar y clase de trabajo que realizará en el campo.

Instituto bíblico o seminario


Parte de la capacitación es la preparación teológica. Del nivel que ésta posea, dependerá en
gran parte la clase de trabajo que el siervo realizará en el campo. Por ejemplo, si su ministerio
es evangelismo por amistad, su nivel de preparación teológica no será igual al de quien va a
pastorear una iglesia o enseñar en un Instituto Bíblico.

Instituto de capacitación misionera


Otro paso adecuado, es tomar cursos de preparación misionológica. Es aquí donde vemos el
papel de las instituciones especializadas en la capacitación, para dar las herramientas para el
ministerio intercultural efectivo.

Tarea:
Investigue acerca de 2 centros de capacitación misionera en el país, especificando: énfasis,
duración del programa, costos, aspectos generales del pensum.

Agencia misionera
Una agencia misionera es una organización cristiana de carácter nacional o internacional, que
trabaja al lado de la iglesia y generalmente de manera interdenominacional, que se especializa
en el trabajo misionero de acuerdo a su enfoque (indígenas, musulmanes, etc.). Por su énfasis
en un medio a través del cual la iglesia local puede canalizar sus esfuerzos misioneros,
estableciendo adecuados acuerdos mutuos de relacionamiento y trabajo. Las agencias cuentan
con infraestructuras de servicio en el campo misionero que las iglesias no tienen.

En el transcurso del proceso de preparación el área de misiones, hay que ayudar al candidato en
la búsqueda de una Agencia Misionera en caso de ser necesaria. Esta decisión tiene mucho que
ver con el tipo de ministerio, la gente o etnia no alcanzada, la ciudad, o la nación adonde el
Señor lo está llamando a servir y la relación entre la iglesia y la agencia.

Tarea:
Investigue acerca de una agencia misionera en el país, especificando: énfasis, políticas de
relacionamiento con las iglesias, requisitos para un candidato.

87
La iglesia
Por último, volvemos a la iglesia. Es la iglesia, en cooperación con la agencia la que tiene la
responsabilidad de cuidar al siervo como agente de transformación, recibirlo en su regreso, ya
sea de licencia o para quedarse definitivamente, y facilitar su tiempo de integración en su propio
país.

Al fin y al cabo, ¿quién tiene la responsabilidad de la preparación de los candidatos a siervos


glocales?

¿El mismo candidato?


Obviamente éste tiene muchas responsabilidades con su preparación, pero no es la persona
indicada para supervisarla. Es muy difícil ser lo suficientemente objetivo como para evaluarse a
sí mismo. Es más, normalmente el mismo candidato siente urgencia por llegar al campo, y esta
presión acarrea la tentación de reducir los requisitos y los tiempos.

¿El centro de capacitación?


Tiene su papel imprescindible, pero es sólo una parte del proceso. La relación entre el candidato
y el centro es de corto plazo. No hay responsabilidad del uno hacia el otro después de finalizado
el programa de estudios.

¿La agencia de envío?


Por supuesto, tiene también una responsabilidad importante y duradera, pero así como el centro
de capacitación, la agencia juega un rol específico en el proceso de preparación.

¿La iglesia del candidato?


Sí. La iglesia es su "casa espiritual". En Efesios 4:12 vemos que la iglesia, juntamente con
los pastores, evangelistas, apóstoles, profetas y maestros, tiene la responsabilidad de
"perfeccionar a los santos para la obra del ministerio". En este contexto, el candidato es uno de
los "santos" que necesita preparación para poder realizar su trabajo eficientemente. Aunque su
preparación sea más complicada y más larga que la preparación para ser un maestro de un
grupo pequeño, no podemos negar el principio bíblico de Efesios 4. La iglesia es la entidad que
acompaña al candidato en todo el proceso de su preparación: su niñez, juventud, con su familia,
estudios, trabajo, participación en la iglesia, capacitación, en el campo y después de estar en el
campo. Por eso la iglesia del candidato tiene la oportunidad y la responsabilidad bíblica de
supervisar y aprobar la preparación del candidato a siervo glocal.

Bertil Ekstrom de Brasil y Director Ejecutivo de la comisión de misiones de la WEA (Alianza


Evangélica Mundial) nos comparte: “La perspectiva ideal, es cuando la iglesia local funciona
como un cuerpo viviente en el cual cada miembro es conocido y tiene un seguimiento. La buena
disciplina allí es necesaria para dar a los candidatos la orientación y sostenimiento que deben
tener, y a la vez, brinda la oportunidad a la iglesia de crecer en la responsabilidad, al tener en
su seno a un candidato en proceso. Si no se lograra este ideal, eso no constituye una excusa
para dejar a la iglesia local o al candidato fuera.”

A la par de su responsabilidad para la selección, la iglesia puede dar a los candidatos una
excelente plataforma para practicar sus dones y habilidades, junto con el entrenamiento básico
que necesitarán para sus futuras actividades. La iglesia puede presentar los candidatos a los

88
demás miembros como futuros misioneros. Después, los hermanos pueden observar el
crecimiento de los candidatos y ser parte de su ministerio de apoyo desde el inicio. Esto hará
una notable diferencia, en el sostenimiento económico y en el apoyo que el misionero recibirá a
través de la intercesión cuando se encuentren en el campo. También se puede cubrir la
debilidad en el carácter y las necesidades espirituales con un pastoreo efectivo, para que los
puntos débiles de los candidatos sean vencidos, y no lleguen a ser causas de problemas futuros.

A pesar de las ventajas señaladas anteriormente, la iglesia local tiene su limitación. Para tal
tarea, se necesita una estructura de cooperación, que la ayude en la comprensión y proyección
de su trabajo de servicio.” Estas estructuras de cooperación pueden ser las agencias misioneras,
iglesias en otras latitudes trabajando en alianza, instituciones especializadas de capacitación o
un comité denominacional.

¿Cómo supervisa la iglesia la preparación del candidato?


En primer lugar, según el principio bíblico de Efesios 4:12, los pastores, maestros, apóstoles,
profetas y evangelistas tienen la responsabilidad de "equipar" ó “perfeccionar” al candidato y,
también, a todo su rebaño para la "obra del ministerio". El proceso normal entonces, es
capacitar a los siervos líderes de áreas, proyectos y programas en la iglesia, quienes se
encargarán del desarrollo de dicho ministerio.

Un paso común y normal puede ser formar el área de misiones. Este grupo de trabajo tendrá
la responsabilidad de supervisar, siempre con el aval del pastor/es, el proceso de preparación
del candidato. Es importante aclarar que el trabajo con respecto a la misión glocal es un
compromiso de toda la iglesia y no solo de un grupo en especial. El área de misiones se hace
cargo de determinadas tareas que forman parte de un proceso integral para toda la iglesia.

Las fases de preparación del candidato


Los pastores, ministros o siervos designados son llamados a equipar al pueblo de Dios, y en este
caso, a los candidatos para la misión glocal. Debemos planificar un proceso intencional de
capacitación basado en los siguientes criterios:

Fase Uno: Ser


Involucrarse en varios Ministerios de la Iglesia.
La experiencia en una variedad de ministerios, colaborando con diferentes personas, con
muchas oportunidades de triunfar y también de fracasar es la base de toda la preparación. La
educación vocacional (como la que se recibe en la universidad, escuelas técnicas, etc.) es
importante, también la enseñanza bíblica y la capacitación. Pero sin la base de mucha
experiencia en el ministerio, utilizando los dones espirituales, aprendiendo cómo confiar en Dios,
desarrollando el fruto del Espíritu, todo lo demás puede caer a falta de estabilidad espiritual. El
crecimiento espiritual más fuerte se desarrolla con el estudio de la Palabra y se aplica en el
ministerio.

Ya se han realizado suficientes investigaciones para demostrar que los mayores problemas en
los misioneros se encuentran en el carácter y en asuntos dinámicos espirituales (no temas

89
de conocimiento). Por consiguiente, el desgaste se da más por fallas relacionadas con la cultura,
la gente, la iglesia o la competencia en la obra, y no en relación con lo que el siervo sabe o no.

El tema de la baja autoestima y los síntomas de stress asociados con la situación cultural, están
estrechamente relacionados con el abandono de los siervos y una eficiencia limitada. Basados
en su experiencia en el campo, y en investigaciones realizadas por Mario Loss (Misionero de SIM
en Uruguay) estima que uno de cada cuatro siervos o misioneros se desenvuelve en niveles
satisfactorios equivalentes a sus propias culturas; dos de los tres restantes cojean reduciendo la
eficiencia; mientras que el cuarto deja por completo el campo.

El entrenamiento tiene por finalidad, disminuir el agotamiento y producir misioneros más


efectivos; por lo tanto, un desarrollo curricular debe ser realizado sobre las realidades en el
campo y no de academias tradicionales. Dado que los siervos como agentes de transformación
estarán ministrando desde un contexto de sociedad, se debe tener en cuenta que “hay un
clamor fuerte para que se involucren en los problemas presentes de cada sociedad.” El
aprendizaje debe estar relacionado con la vida, y los futuros siervos deben tener experiencia
previa en la iglesia y el mundo.

Mario Loss en su libro Choque Transcultural dice: “Un obrero mal preparado es un mal obrero”.
Continúa diciendo: “La responsabilidad de la preparación para ser misionero, recae más
fuertemente sobre la iglesia local. Es en la iglesia donde los obreros son moldeados, fortalecidos
y lanzados a la obra.
Una buena preparación tiene mucho que ver con una expectativa realista de la persona: ¿Qué
tipo de ministerio va a hacer?; ¿Por cuánto tiempo desea ser misionero?; ¿Qué frutos puede
esperar?; ¿Qué condiciones de vida?; ¿Va a trabajar en equipo o solo?; ¿Encontrará esposo o
esposa entre los misioneros?; ¿Recibirá elogios y galardones de otros?; ¿Cuál va a ser su
situación financiera?; ¿Puede enfermarse o puede esperar sanidad divina?; ¿Recibirá
comunicación de su iglesia?; etc.
Debe estar preparado en los siguientes aspectos: carácter espiritual, perseverancia,
dependencia de Dios, capacidad para tomar iniciativas, ver la vida con ojos realistas, entender
que sufrir con Cristo es un privilegio, conocimiento adecuado de la Biblia, experiencia en
ministerio con resultados positivos como ser la fidelidad, sujeción, personas guiadas a Cristo,
saber llevarse bien con otros, etc.

Cuanto menos experimentados sean los obreros, más supervisión de cerca necesitan. Pablo y
Bernabé podían trabajar sin supervisión, pero Juan Marcos, no.”

• El Ser tiene que ver con la Madurez de Carácter.


Daniel Bianchi de Argentina, Director de COMIBAM Cono Sur, miembro de la Junta Directiva de
Wycliffe y de COMIBAM Internacional comparte: “La obra misionera no es para las personas
perfectas pero sí para los maduros y comprometidos. Se espera que esa persona tenga “los
grandes temas del alma resueltos”, o por lo menos haya mostrado dedicación para enfrentarlos.
Por ejemplo: ¿Cómo se siente ese soltero/a acerca de su soledad? ¿Cómo está ese
marido/esposa por el hecho de no poder tener hijos? ¿Hay temas del pasado que no fueron
tratados adecuadamente? ¿Necesita restauración, reconciliación? Una de las principales
características de la madurez es la capacidad de mantener los compromisos asumidos. Otra, la
de tomar decisiones y hacerse responsable por las mismas, sin echar las culpas a otros de las
consecuencias. La misión necesita gente firme pero flexible, de convicción, pero amable”.

90
Se deben desarrollar áreas de carácter como madurez espiritual, celo evangelizador,
discipulador, trabajo en equipo, ser enseñable, flexibilidad, adaptabilidad, disciplina,
responsabilidad, versatilidad, relación correcta con Dios, con su familia, la iglesia y la
comunidad.

• El Ser tiene que ver con Actitudes Correctas.


Daniel Bianchi expresa: “Es menester contar con misioneros que tengan actitudes correctas,
sobre todo verdadera humildad. Sólo así podrán salir como aprendices más que maestros, como
siervos más que conquistadores, como acompañantes más que protagonistas. La misión
intercultural es cada vez menos pionera (aunque hay varios aspectos que la requieren de
manera urgente, como es el caso de la traducción de la Biblia). La identificación con la cultura
local es imprescindible como expresión de auténtico amor, y por consiguiente, no está exenta de
riesgos, los cuales deben asumirse con gran sabiduría, consejo maduro, sensibilidad cultural,
dirección del Espíritu y orientación de la Palabra”.

• El ser tiene que ver con una vida de relación.


“La vida misionera es una vida de relación. El misionero se vinculará con otros colegas,
(generalmente de varias nacionalidades y trasfondos), con cristianos nacionales, con
autoridades gubernamentales y con otros a quienes va a servir. No se nace sabiendo cómo
tener buenas relaciones; hay que aprenderlo, y aprenderlo bien. La dificultad para tener vínculos
sanos hará que la persona esté discapacitada para el servicio y le ocasionará más de un
quebranto. No es de admirarse que los conflictos interpersonales ocuparon el cuarto lugar como
causal de deserción misionera tanto en los países misioneros tradicionales como de las nuevas
naciones de envío”. (Ver “Demasiado valioso para que se pierda”, Guillermo D. Taylor, WEA /
COMIBAM).

• El ser tiene que ver con confiar en el Señor y con depender de El.
Mario Loss dice: “Muchas veces el obstáculo grande del siervo es su propio complejo de
inferioridad. Confiamos en lo que somos y no en el Señor, pero cuando estamos en El, y
viviendo en su plenitud, aunque somos incompetentes por naturaleza, nuestra fe vence al
mundo y a nuestra carne, porque es Dios quien trabaja en nosotros. Dios es mayor que
nuestras circunstancias, y aun que nuestra incapacidad. Él es el Señor, tanto de mi vida como
de las circunstancias”. Otras veces, el obstáculo es un alto sentido de superioridad. En ambas
situaciones, es menester tener una perspectiva clara, ya que no debemos confiar en lo que
somos, ni al punto de decir “no puedo”, ni tampoco para creer “yo puedo, lo sé todo”. La
perspectiva correcta es: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

El ser tiene que ver con la vida espiritual, el fruto del Espíritu y el devocional íntimo. Esta área
afecta las otras, por lo tanto, deberíamos hacernos las siguientes preguntas: ¿Es el obrero o
siervo una persona de oración? ¿Dónde busca su alimento espiritual? ¿Cómo reacciona ante la
frustración? ¿Está abierto para cosas nuevas?

Deberá evidenciar el fruto del Espíritu Santo y la llenura del mismo. (Gálatas 5:22-26). Un
carácter que revela el fruto del espíritu, es la demostración de una vida transformada por Jesús,
y hecha semejante a Él. Somos llamados a encarnar este tipo de carácter e imagen en toda
cultura, tiempo y situación.

91
A través del trabajo en el ministerio, se busca desarrollar el fruto del espíritu en amor; entonces
hay allí sacrificio, piensa en otros; si depende del control de Dios y no de las circunstancias, allí
hay gozo; hay paz y tranquilidad en medio de los problemas; paciencia, donde hay autocontrol
bajo presión; en benignidad, el amor se ve en acciones; en bondad, porque se hace lo bueno
aunque los demás no lo merezcan; en fidelidad, ya que se puede contar con él ó ella; en
mansedumbre se puede disciplinar con ternura; en dominio propio, donde se crucifica al yo, y se
tiene autocontrol sobre la carne.

Debe aprender a cuidarse por sí mismo, mediante una vida devocional activa y práctica,
alimentarse de la comunión con Dios diariamente, estudiar temas bíblicos, ser autodidacta.

¿Por qué el énfasis en el ser o carácter del misionero es tan importante? ¿Por qué esta
responsabilidad le pertenece mayormente a la iglesia local?

Fase Dos: el saber hacer



La capacitación misionera es el entrenamiento relacionado específicamente, con el saber hacer
el ministerio intercultural. Normalmente, esta fase de preparación no se encuentra en la iglesia
local ni en los institutos bíblicos: son cursos de antropología, adaptación cultural, experiencia
intercultural, aprendizaje de idiomas, etc. y se realizan en centros y programas de capacitación
misionera.

Cuanto más amplia es la preparación tanto mejor. David Harley dice: “Es sumamente
recomendable que la iglesia tenga un programa de preparación misionera bien desarrollado,
para encausar a las personas con inquietudes. En un paso siguiente la capacitación requerirá la
participación de instituciones formales, como entidades teológicas y centros de capacitación
misionera”.

Daniel Bianchi expresa: “Servir en misiones es estar en un contexto cultural diferente, en


ocasiones totalmente opuesto y aún antagónico. La persona debe tener un sentido crítico de su
propia cultura y a la vez, contar con herramientas para conocer la cultura anfitriona. Algunos
pequeños indicios son: capacidad para escuchar con atención, y mirar las cosas desde el punto
de vista del otro, disposición al estudio de otros idiomas, interés por otras culturas, deseo de
ayudar a personas extranjeras, gusto por las expresiones artísticas étnicas, placer por comidas
exóticas, conocimiento actualizado de la situación mundial, etc.”

Raimundo Morris que fue misionero en Chile y Argentina comenta:

• El Saber Hacer
tiene que ver con una Educación Integral.
Debemos tener una postura equilibrada entre lo intelectual y lo práctico. Se deben ver destrezas
desarrolladas para enfrentar la vida y el ministerio, antes de proveer una respuesta teórica a la
vida.

92
• El Saber Hacer
tiene que ver con la Observación.
El misionero intercultural debe observar, escuchar, ver, preguntar, ser aprendiz, formular sus
teorías en base a lo observado, y luego, averiguar la veracidad o error de sus propias teorías,
como un procedimiento para su vida en la nueva cultura.

• El Saber Hacer
tiene que ver con la Orientación en el Contexto.
La información que necesiten, será la necesaria para el desarrollo de su vida diaria en la cultura
anfitriona. No es suficiente confiar en nosotros mismos, en la adquisición de datos y
conocimientos, porque el saber hacer tiene que ver con morir a nosotros mismos y no buscar un
protagonismo especial. Como bien dijo un siervo misionero que conocí en España: “Ser obrero,
siervo o misionero es saber conducir desde el asiento trasero”. El mayor enemigo para un
funcionamiento satisfactorio es nuestro "yo". No es el "enemigo" externo, sino el interno, el
que está en nosotros.

• El Saber Hacer tiene que ver con Comprender, Identificar y Aceptar nuevos
Valores Culturales.
Somos producto de nuestra cultura y las experiencias formativas a través de ella. Nuestros
valores culturales determinan cómo vemos al mundo. Cuando entramos a una cultura anfitriona,
debemos contextualizarnos con los nuevos patrones que se nos proporcionan. Es encarnar la
nueva cosmovisión sin renunciar a los principios bíblicos.

¿Por qué le tocaría esta formación principalmente a otros entes fuera de la iglesia local, como a
un centro de capacitación misionera o una agencia misionera?

Fase Tres: Conocer


Esta fase tiene que ver con los estudios diversificados, ya sean bíblico-teológicos, de
misionología, en la universidad, en escuelas técnicas, su experiencia en el trabajo, etc. En esta
etapa hay mucha variedad. Todo depende del interés de la persona, sus habilidades y talentos,
etc. Lo que si podemos asegurar es que un candidato como agente de transformación necesita
de preparación bíblica, estudiar en un instituto bíblico los años que se necesiten, en el seminario
o una preparación informal lograda por sus muchos años de estudio y servicio en su iglesia.

93
El Conocer es parte de una Actitud Proactiva.
Daniel Bianchi comenta: “Debemos buscar personas comprometidas para crecer y desarrollarse
en todas las áreas de su vida. Esto incluye la formación bíblico-teológica y misionológica. En
otras palabras, si alguien dice que tiene una carga o llamado para la obra misionera, es de
esperar que esté dando pasos en pos de esa meta, como ser: lectura de libros misioneros,
participación en eventos, experiencias misioneras locales, intercesión y ofrenda misionera
regular, servicio en el ministerio misionero de la iglesia, etc. Hay muchas personas que tienen
un ideal romántico e inerte de la obra misionera, pasan los años y no hacen nada práctico con
su inquietud”.

El Conocer tiene que ver con una Educación Continua.


Como actitud y como principio, el misionero nunca deja de estudiar en alguna forma u otra. El
principio de la educación de adultos postula que todo proceso educativo debe ser continuo y de
por vida. Nunca debemos dejar de estudiar. Siempre debemos avanzar en la educación, tanto
formal como no formal.

La secuencia de las fases


Las tres fases no son necesariamente etapas en secuencia. Es decir, pueden ser simultáneas.
Por ejemplo, mientras un candidato está estudiando en el instituto bíblico o está terminando la
universidad, también tiene su trabajo y puede estar participando en la iglesia con una
responsabilidad como maestro, coordinador de un estudio bíblico, etc. Roguemos que Dios nos
conceda que, siendo aquellos que rendiremos cuenta ante El, nos dé sabiduría para guiar el
proceso de desarrollo de sus embajadores a las naciones del mundo.

¿Por qué es importante que la formación de un misionero se vea como una actividad “de por
vida”?

¿A quién debemos seleccionar para enviar a un centro de entrenamiento


especializado?

Bertil Ekstrom dice: “En primer lugar, los candidatos deben demostrar evidencia creíble de un
llamado personal y entrega al ministerio intercultural. Sabemos que un ministerio efectivo lleva
años de adaptación, antes de comenzar a serlo, por lo que nuestro énfasis en la selección y
capacitación contribuirá a mantener a los misioneros en sus ministerios el mayor tiempo que sea
posible, además de buscar que sean aptos y efectivos en la misión.

Algunos centros de capacitación misionera sólo admiten obreros que hayan sido designados por
sus iglesias o una agencia misionera para el ministerio intercultural. Otros aceptan alumnos que
no forman parte de una agencia, pero sí que revelan un llamado al servicio intercultural. Desde
mi perspectiva (sigue afirmando Bertil) la iglesia local debe ejercer el rol protagónico en la
recomendación y aprobación de los candidatos.

El trasfondo en sí no debe ser decisivo para la selección; los buenos misioneros provienen de
todas las situaciones. La pregunta que nos debemos hacer es si hay fundamento para creer que

94
esa persona tiene un verdadero llamado de Dios para las misiones, y si el candidato coincide
con la tarea que desea realizar.

Es casi imposible una evaluación objetiva de los candidatos, por lo que necesitamos dar pasos
concretos a fin de no cometer una injusticia. De lo pobre y vil de este mundo Dios ha tomado
para llevar el Evangelio a las naciones, y humillar a los grandes. Dios es el que llama, es quien
envía, y Él es quien encomienda. Pero así como Dios hace su parte, y pide a quien ha llamado a
las misiones hacer la suya, también espera que el liderazgo y la iglesia sean responsables, cada
uno en su función. Debemos trabajar para reconocer a los realmente llamados, y ayudarlos a
transitar el camino hacia los no alcanzados, siendo sensibles al Señor de la mies. También
debemos desarrollar el discernimiento para cuidar, como buenos pastores, a aquellos que el
enemigo quiera confundir con vocaciones equivocadas, cuando en realidad Dios los quiere aquí,
en casa, sirviéndole fielmente.

En segundo lugar, los candidatos a entrenarse deben poseer la salud física y estabilidad
emocional necesarias para la vida intercultural. La vida en el campo misionero muy a menudo
confronta a los obreros con una amplia variedad de desafíos culturales, lingüísticos, sociales,
estructurales, tecnológicos y médicos, que, muy posiblemente, nunca habían tenido en su tierra
natal. Estos desafíos, al ser enfrentados tanto personalmente como en familia, y sumados a las
presiones del ministerio, producen un estrés considerable. Si la salud física del obrero o su
estabilidad emocional son frágiles, debemos considerar con detenimiento estos casos, hacer
consultas con equipos interdisciplinarios. Se trata de no cometer errores, injusticias y hacer lo
correcto. La oración, las consultas, el discernimiento y sabiduría son clave para saber qué
decisión debemos tomar en cada caso. Algunos, tal vez, puedan avanzar dentro de este proceso
pero también puede pasar que él o ella probablemente, no debería ser considerado como
candidato para el entrenamiento misionero.

Finalmente, se deben vislumbrar en los candidatos para el entrenamiento misionero, los niveles
de pureza moral y madurez espiritual necesarios para el liderazgo en el ministerio. Si las
cualidades morales básicas para el ministerio del liderazgo han sido afectadas o dañadas, es
muy poco lo que el centro de capacitación misionera o el propio candidato pueden hacer para
restituir lo que se ha perdido. Seguramente habrá otras oportunidades en el ministerio, aunque
no sea en el frente misionero intercultural. En lugar de, simplemente rechazar al aspirante, el
personal del centro de capacitación, debería estar preparado para aconsejar a dicha persona o a
su iglesia, hacia un área en el servicio en la cual el obrero pueda involucrarse.

Por otra parte, si el candidato carece de madurez espiritual, su iglesia puede proporcionarle
alimentación adicional y, con suficiente tiempo, esto puede resultar en una reincorporación
exitosa a corto plazo. Los responsables del centro de entrenamiento deben comunicarse
directamente con los pastores y líderes de la iglesia del candidato, para explicar los indicios
particulares de falta de madurez, y las áreas en las cuales es necesario un crecimiento espiritual.
En alguna ocasión, el centro misionero puede recomendar o proveer recursos para que la iglesia
utilice en este proceso.”

95
Capitulo 10
Multiocupacionales univocacionales46
Por Jonatan Lewis

¿Cuántas cosas hace usted en su vida en conjunto? ¿Trabajar, estudiar, atender su familia,
servir en la iglesia? pues bien, usted es una persona multiocupacional. El ser un misionero
multiocupacional no es una moda. Tampoco es simplemente una estrategia. Es un estilo de
vida. Los multiocupacionales son personas univocacionales totalmente comprometidos con Dios
y sus propósitos. Entienden que tienen una sola vocación (Efesios 4:1) y lo viven 24 horas al
día, 7 días a la semana, 365 días al año. Han superado las falsas dicotomías que categorizan a
los ministros de Dios entre “laicos” y “cleros profesionales”; entre trabajo “secular” y trabajo
“sagrado”. Entienden por completo su rol como sacerdocio santo de Dios soberano, y entienden
que los lugares donde viven, juegan y trabajan son sus “parroquias”. Son cristianos viviendo el
Gran Mandamiento y la Gran Comisión.

¿Cuál es la vocación a la cual se refiere Efesios 4:1? ¿Qué impacto tendría una comunidad de fe
que toma el desafío “univocacional” en serio?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

La iglesia hoy día sufre de uno de los mismos problemas que tuvo antes de la reforma
protestante. Seguimos dependiendo en gran parte de cleros ordenados para realizar la obra del
ministerio. Sin embargo, está claro en Efesios 4:11-12 que la función principal del liderazgo de
la iglesia es capacitar a los santos para la obra del ministerio. Esto es un concepto que da
poder a la congregación. Cada discípulo de Cristo es un ministro (un sacerdote) en su propia
esfera de influencia. El poder de Dios está a su disposición a través del Espíritu Santo que mora
en cada creyente. El pueblo de Dios tiene que entender esto para que pueda ejercer su rol
principal en el mundo.

En Efesios 4:12, ¿qué significa la expresión “a fin de capacitar a los santos para la obra del
ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”?


46
Lewis, Jonatan. Multiocupacionales univocacionales. 2011. Pág. 1-7.

96
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

La mayoría de programas en iglesias se enfocan en el desarrollo de líderes para el trabajo


dentro de iglesias locales y otras estructuras eclesiásticas. Aunque el desarrollo de liderazgo es
un tema apasionante, es interesante que el término “líder” sólo se usa en la Biblia siete veces y
siempre en el contexto político o militar. Hoy día se usa mucho en el mundo gerencial e
institucional. ¿Será que nos interesa más usar a los hermanos para el crecimiento y
mantenimiento de nuestras organizaciones que el desarrollo de testigos de Cristo en el mundo?
El término “sacerdote” no es muy “evangélico” pero sí es bíblico (se usa 543 veces en la Biblia).
En Éxodo 19:5-6, el Señor designa a su pueblo con el título de “real sacerdocio”. La intención de
Dios fue que Israel fuera una nación sacerdotal a todas las naciones. No era cuestión de tener
sacerdotes sino de tener una nación entera de sacerdotes-personas con acceso a Dios.

La función del sacerdocio es sencilla. Son quienes median entre Dios y los hombres. Interceden
por la gente y comunican a la gente la voluntad de Dios. Por eso los sacerdotes también
administraban los sacrificios de la gente en el Antiguo Testamento. Pero en el Nuevo
Testamento Dios también designa a su pueblo “real sacerdocio” (1 Pedro 2:9). Dios nos ha
concedido el don del Espíritu Santo y tenemos su Santa Palabra. El sacrificio de Cristo sirve de
una vez para siempre (Hebreos 9:26-28) y gozamos el privilegio de entrar en su presencia e
interceder por otros. También gozamos de poder leer e interpretar su palabra escrita en forma
comprensible y poderosa.

Sí estamos tan dotados, ¿por qué es que generalmente los miembros de las iglesias no nos
vemos como real sacerdocio?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

La iglesia no ha captado el corazón misionero de Dios que nos llevaría a que la mayor parte del
ministerio se enfocará afuera de nuestros templos. El poder que es parte inherente de cada
creyente no se está liberando en los barrios y mercados del mundo. Aún peor, millones de
creyentes viven una vida incongruente entre como aparentan ser en la iglesia los domingos, y
como se llevan en sus vidas cotidianas. Esta visión dualista ha producido cristianos que no
entienden quiénes son y qué poderes tienen. Además, dañan la causa de Cristo.

¿Cuál es el costo en la evangelización mundial de creyentes que viven una vida dualista?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

Viviendo del Gran Mandamiento y la Gran Comisión

Dios ha mandado que sus hijos le amen. Este “Gran mandamiento” resume toda la ley y los
profetas: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu
mente, y con toda tu fuerza” (Marcos 12:30). La expresión de amor hacia Dios es la alabanza
que produce nuestro aprecio por su creación, por su Palabra, por su obra de salvación y

97
perfeccionamiento manifiesta en nosotros y en otros. Esto genera alabanza a Dios. También
demostramos nuestro amor por la obediencia a todo lo que nos pide: una vida ética, moral y
consagrada a su obra. Esta es la experiencia “normal” de los que caminan en la presencia de
Dios cumpliendo su sagrada y única vocación. Caminando en esta forma es la base principal de
nuestro testimonio en Cristo.

En Marcos 12:30, ¿cuáles son las formas que expresamos nuestro amor a Dios?
______________________________________________________________________________
____________________________________________________________________

Hay una segunda parte de esta mandamiento que pone manos y pies a nuestro amor: “Amarás
a tu prójimo como a ti mismo” (Marcos 12:31). Esto requiere mucho de nosotros. Me demanda
contestar esta pregunta todos los días: ¿estoy respondiendo a otros en la forma que quisiera
que ellos me respondieran a mí, si estuviese pasando por las mismas circunstancias? Esto
requiere una tremenda sensibilidad, y abraza los ideales humanos más elevados. Cristianos
están comprometidos con este principio, el cual genera un respeto mutuo, un sentido de
justicia, apoyo al desamparado, y una actitud de servicio. Esta actitud de servicio que es el
testimonio, no es sólo una base para “testificar”.

¿Por qué es que el amor al prójimo es la verdadera prueba de nuestro amor por Dios?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

Y me seréis testigos…

La mayoría de los creyentes han sido condicionados a creer que dar testimonio es “predicar” o
“compartir” el plan de salvación. Al hacerlo, se presume que la persona se convierte a nuestra
religión. Esto se llama “proselitismo”. Nuestros intentos de “convertir” a la gente es a menudo
causa que la gente no sólo rechace al mensajero, sino también al mensaje. Pero el evangelio es
mucho más que la predicación proselitista. Es poder de Dios (1 Corintios 2:1-4). Este poder se
libera en el mundo por la actividad del sacerdocio santo de Dios, y se “activa” principalmente
por la intercesión.

¿Cuál sería la diferencia entre dar testimonio de Cristo y el proselitismo?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

La herramienta más poderosa y a la vez, menos desarrollada para dar testimonio es el acto de
intercesión persona a persona. Generalmente, la oferta de orar por la necesidad de otro es bien
recibida por cualquiera. Cuando cristianos realmente entienden y practican su rol como
“sacerdote”, interceder por con quien trabaja, por sus vecinos, y por cualquier persona con
quien entra en una relación personal donde se le abre la oportunidad. Oran por ellos. Oran con
ellos cuando es posible. Luego, les preguntan si la oración está siendo eficaz y dan gloria a Dios
cuando él se manifiesta en sus vidas. La intercesión es una herramienta eficaz del evangelismo
porque no produce rechazo. Todo lo contrario. La demostración de una preocupación por la
persona y su situación personal nos acerca a la persona. Esta intercesión abre las puertas para

98
que el Espíritu Santo haga su obra de convencer a los hombres del pecado, justicia y juicio
(Juan 16:8).

¿Cómo difiere la intercesión persona a persona del evangelismo personal en el que a menudo
somos enseñados?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

En este proceso, es importante que la persona le dé permiso para interceder por ella. No le diga
que va a orar. Pregúntele si le permite interceder por ella. Este consentimiento produce una
dinámica espiritual interesante. El Espíritu Santo es un caballero. Espera la invitación de la
persona para entrar en su vida y comenzar a arreglar las cosas. Y Dios siempre obra y a veces
se manifiesta con milagros.
Los milagros sirven para avalar al mensajero y el mensaje (Marcos 16:20, Juan 2:23). Cuando
mostramos que somos “sacerdotes” que tienen el privilegio de entrar a la presencia de Dios con
peticiones, nos abre las puertas para administrarles también en otras maneras –con testimonios,
con la Palabra, y con consejos. Y cuando llega el momento justo, las personas también abrirán
sus corazones para recibir la salvación y el señorío de Cristo en sus vidas.

Trabajemos con Dios

Dios está trabajando continuamente alrededor nuestro. Sin ojos “entrenados,” no podemos verlo
trabajando y no podemos unirnos en su obra (Juan 5:19). Esto es el punto de “conexión”
espiritual con las personas. Debemos aliarnos con todos los que justamente buscan el reino de
Dios y su justicia. Dios está presente en todos lados y trabajando en muchísimas formas y
maneras. No seamos exclusivistas y ciegos a su obra. Aún Dios trabaja por medio de los que no
tienen noción que El los está utilizando. Deberíamos enseñar a los seguidores de Cristo a verlo
trabajando en nuestros barrios y lugares de trabajo, y colaborar con él.

Según Juan 5:19, ¿por qué es importante poder creer lo que Dios está haciendo?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

Creando una cultura de misión

La iglesia es un cuerpo misionero. No sólo vivimos por el Gran Mandamiento sino también
impulsados por la Gran Comisión. La Palabra de Dios insta a los discípulos de Jesucristo que
vayan y hagan discípulos de él, a todas las “naciones” de la tierra (entiéndase grupos
lingüísticos, técnicos y sociales) (Mateo 28:18-20). Además, este evangelio del reino será
predicado a todas las naciones como testimonio ante Cristo antes del fin (Mateo 24:14). Esta
misión no sólo es un mandamiento, sino que se desempeña a través de todos los tiempos y su
cumplimiento anuncia el fin. El campo es el mundo (Mateo 13:38) y la evangelización es una
actividad simultánea tanto en nuestra Jerusalén como en nuestra Judea, Samaria, y hasta lo
último de la tierra (Hechos 1:8).

¿Por qué es importante crear una cultura de misión en las iglesias?

99
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

¡Anímese con lo que Dios está haciendo para discipular a las naciones! La iglesia está creciendo
en forma dinámica en todo el mundo. Misionólogos calculan que una persona de cada diez en el
mundo es un cristiano comprometido. Pero aún quedan 2.700 millones de personas en 8.000
distintos grupos étnicos, fuera del rango de testimonio de un legítimo discípulo de Cristo. Estos
son los denominados “grupos no alcanzados”. Están separados del evangelio principalmente por
barreras culturales, sociales y a veces políticas. Pero Dios está utilizando personas que vayan
con sus ocupaciones a esos lugares para ejercer su rol sacerdotal entre ellos y llevarlos al
conocimiento de su Salvador y Señor.

Vivimos en un mundo globalizado donde las oportunidades para los multiocupacionales


interculturales son numerosas. Se habla de unos 500.000 creyentes filipinos contratados para
laborar en el exterior como empleados principalmente en los países árabes del golfo pérsico.
Millones de latinoamericanos han emigrado a Norteamérica, Europa y Asia. Miles de creyentes
trabajan en sus oficios y ocupacionales en otros países.

Cada creyente que viaja a otro país para trabajar es un potencial misionero multiocupacional, un
sacerdote real que puede verse como siendo enviado a servir en una parroquia intercultural.
¿Pero ellos lo saben? ¿Saben cómo ejercer su rol como sacerdocio santo de Dios? ¿Tienen una
visión para bendecir con el evangelio a la gente para y con quienes trabajan? ¿Han sido
equipados para esta tarea?

¿Cuál es el rol potencial de los discípulos de Cristo que viven y trabajan en otros países?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

Discípulos con disciplina hacen discípulos con disciplina

Uno de los mayores problemas de nuestras iglesias es la falta de discípulos con disciplina.
Promovemos la asistencia a reuniones como norma de conducta, pero fracasamos en el
entrenar y empoderar a la gente para vivir una vida coherente como sacerdocio santo de Dios.
Las disciplinas de los discípulos de Cristo incluyen el ayuno, la oración, el estudio de la Biblia y la
memorización y meditación de la Palabra de Dios.

¿Por qué es que la iglesia no se ocupa por un discipulado intencional profundo?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

El discipulado va mucho más allá de la enseñanza de doctrinas. Es “capacitar” a las personas


para el ministerio (Efesios 4:11). Esto incluye la adopción por el discípulo de las disciplinas
cristianas. Procura conocer la Biblia íntimamente. Ora e intercede con regularidad. Ayuna.
Desarrolla sus dones para ministrar a otros tanto en hechos como en palabras. Cantar himnos y
coros, y recibir pasivamente unas dosis de predicación los domingos no hace discípulos. Hace

100
“oyentes” que en la mayoría de los casos, promueve y refuerza la creación de cristianos
inmaduros y pasivos.

El formar discípulos requiere intencionalidad y mentores activos. Conceptuamos que tendemos


creyentes “maduros” porque han asistido a una iglesia por varias décadas. ¿Pero sus palabras y
sus vidas son concurrentes? ¿Están bendiciendo sus familiares, vecinos y compañeros de
trabajo? ¿Están haciendo discípulos de Cristo?

¿Cuál sería la evidencia de que en una iglesia se están formando discípulos de Cristo y no sólo
oyentes pasivos?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

¿Se promueve esta mentalidad en nuestras congregaciones? Hasta que nos propongamos esta
meta y creemos este ambiente nuestras iglesias, no vamos a crear una cultura de misión y
desarrollar una corriente fuerte de multiocupacionales.

Cómo prepararlos

En un artículo por Patrick Lai (Evangelical Mission Quarterly, Abril 2007), el autor comparte su
entendimiento ganado en su investigación extensa con misioneros multiocupacionales.
Notablemente, los mejores misioneros multiocupacionales son los que antes de ir a otro país:
“en forma regular testificaban, hacían evangelización en la universidad, evangelizaban casa por
casa, dirigieron uno más estudios bíblicos evangelísticos con personas no cristianas,
evangelizaban en su trabajo y describen su relación con la mayoría de los nuevos creyentes que
ellos condujeron a Cristo como amigos íntimos”.

¿Por qué tiene sentido esta observación de Patrick?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

Esto no es algo sorprendente. El sentido común nos enseña que personas que son activas en la
evangelización en sus propios países y entornos, trasladarán este estilo de vida a su nuevo
contexto que intercultural. La práctica hace a la perfección. En su libro, Lai enumera las
calidades que crean efectividad, en el área de las disciplinas espirituales. Es interesante que
multiocupacionales que practican el ayuno en forma regular, son más efectivos. El ayuno
requiere disciplina. Esta gente también lee y estudia su Biblia. Se dedican a la intercesión.
Habitualmente está leyendo libros de autores cristianos y escuchan sus mensajes grabados.

Si estas características hacen la efectividad del misionero multiocupacional, ¿qué deberían estar
haciendo las iglesias para producir tales personas? ¿Qué resultaría?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

101
Las habilidades sociales también son importantes. Los multiocupacionales efectivos crean
amistades con mucha gente. No sólo intentan crear unas pocas amistades profundas. Tampoco
esperan hasta crear una amistad profunda para testificar. Son buenos hospedadores y también
les gusta visitar a sus amigos. Aunque estas características vienen por naturaleza con algunas
personas, otras personas tendrán que ser entrenados para ganar estas destrezas sociales.

¿Cómo se puede cultivar una actitud sociable y amigable aunque no forme parte natural de la
personalidad de un multiocupacional?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

Los multiocupacionales más eficaces también reciben capacitación intercultural antes de su


partida a otro país. Crean expectativas de acomodarse en su nueva cultura y llegar a disfrutar
sus costumbres y comidas. Quieren disfrutar de lo que sus anfitriones disfrutan. Se esfuerzan
por aprender el idioma del país, aun cuando no se exige para realizar su trabajo. A menudo, es
fuera de la esfera de las iglesias locales proveer este tipo de capacitación. Pero hay programas
de capacitación intercultural que pueden ayudar proveyendo cursos intensivos de corta
duración. Por medio de estos programas, el multiocupacional puede conseguir herramientas
conceptuales y prácticas para aprender idioma y cultura.

¿Por qué es importante que el multiocupacional se prepare con herramientas de adaptación


intercultural?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

Lo que se resalta en la capacitación misionera son las actitudes y el carácter de la persona. Los
que se preparan con las herramientas necesarias para encarar la adaptación, típicamente tienen
éxito en este aspecto. Pero muchas de estas actitudes y características descritas anteriormente
no se enseñan. Se contagian. Estas cualidades necesitan de maestros y mentores que
realmente acompañen al multiocupacional en su desarrollo y demuestren esta vida.

¿Por qué se le da importancia al rol de mentores que sean de ejemplo?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

El desafío de transformar nuestras congregaciones en semilleros para multiocupacionales locales


y para misiones, comienza en el púlpito con la predicación que libera al sacerdocio santo de
Dios. Comienza con una pasión por sacar la sal del salero. Se encamina con un real discipulado.
Se alimenta con capacitación que habilita al sacerdocio en sus propias parroquias –sus hogares,
sus lugares de empleo, y sus vecindarios. También depende de una capacitación guiada para los
que pretenden cumplir con un llamado intercultural. Esto está dentro de la capacidad de casi
cualquier iglesia local. No es nada más que un discipulado “normal” –la forma en que la iglesia
debería funcionar. Dios nos conceda poder para llevar esta visión en este “kairos” momento de
la historia humana con su abundancia de oportunidades para servir como misioneros
multiocupacionales.

102
Capitulo 11
Transformando las naciones47
¿Pueden los misioneros alcanzar todo el mundo para Cristo? La verdad no. Si realmente la
iglesia viera su importancia, las naciones no alcanzadas estarían invadidas de misioneros
predicándoles el evangelio. Este mundo será transformado por el evangelio cuando la cuando la
cultura en todas sus esferas reciba la influencia transformadora del evangelio, por medio de
cristianos multiocupacionales univocacionales que ejerzan su vocación tanto en el lugar en su
cultural como a dónde Dios los lleve.

En este capítulo veremos la manera como las diversas esferas sociales pueden ser
transformadas, que en definitiva, transforman cualquier nación.

Iglesia
¿Quién es la iglesia? usted y yo, junto con los periodistas, científicos, artistas, madres, padres,
pastores, ingenieros, vendedores, trabajadores, granjeros, maestros, deportistas, abogados y
empresarios con los que se reúne todas las semanas. Cada uno de nosotros tenemos el
privilegio de relacionarnos con una variedad de personas a lo largo de nuestra vida y vocación.
Ya sea hacia otros comerciantes, vendedores y consumidores, estudiantes y maestros, hemos
sido llamados a demostrar la verdadera naturaleza de Dios y de su creación a los que nos
rodean, imitando fielmente el modelo de Cristo que habló de la verdad, apreció la belleza,
insistió en la justicia, mostró compasión y amó profundamente.

Muchos de nosotros reconocemos que la iglesia no es un edificio, ni siquiera un grupo de


personas que se reúnen en un local. ¿Pero nos hemos dado cuenta de lo que significa ser
Cuerpo de Cristo en nuestra vida y trabajo diarios? Aunque el edificio es donde se reúnen los
cristianos debe ser un santuario vivificante en donde la adoración, la instrucción y la comunión
están presentes, este no es más que el principio. Una vez fuera del edificio y esparcidos por las
distintas parcelas de nuestras vidas personales, contamos con una tremenda oportunidad para
manifestar la vida del reino en el mundo que nos rodea. Lejos de tildarlas de arenas seculares
que hay que tolerar o evitar, la intención de Dios es redimir todas las esferas de la sociedad, y
los cristianos tenemos el privilegio de colaborar en esta tarea.


47
Adaptado de: Cope, Lana. Transformación social en el Antiguo Testamento. Editorial Jucum.

103
Según la concepción bíblica, la obra de un pastor o misionero piadoso no es más sagrada o más
agradable a Dios que la de un programador de computadores piadoso o la de un mecánico o
una madre. Lo más trascendente es cumplir el propósito de Dios de manera consagrada en el
lugar al cual él nos ha llamado.

Lo secular frente a lo sagrado.


El pensamiento dividido entre lo secular y lo sagrado es, probablemente, más patente en el
orden eclesiástico que en ningún otro ámbito. Hoy es bastante común entre los cristianos
pensar que si uno es realmente “espiritual”, realmente “obediente” a Dios, será pastor,
misionero o evangelista. Muchos cristianos creen que las demás vocaciones son menos
importantes. De ahí que actualmente la mayoría de los cristianos se sienten en las sillas de la
iglesia sin tener idea clara de lo que Dios les ha llamado a hacer, esperando que el pastor y el
liderazgo de la iglesia lo hagan todo, o creyendo que el ministerio valioso ante los ojos de Dios
es solamente cuando se está involucrado en algún área de la iglesia. Según el plan de Dios,
cada creyente debe desempeñar una función para alcanzar y enseñar la comunidad. La función
religiosa del sacerdocio era singular, específica y una entre otras muchas funciones.

Para evangelizar a toda criatura y discipular a todas las naciones debemos redescubrir la
función específica de la institución eclesiástica y como se relaciona con el llamado y la autoridad
en cada una de las otras esferas.

Nota para todos los creyentes


Muchos cristianos permanecen sentados en las iglesias del mundo anhelando tener un
verdadero llamado como pastores o misioneros. Sienten que serian más espirituales si lo
tuvieran. Muchos creen que no son llamados a ser pastores u obreros tiempo completo en la
iglesia porque son menos dignos. Todo esto es consecuencia de un pensamiento dualista
(secular y sagrado). Deriva de la idea de que lo secular es malo y lo sagrado es bueno. Esto no
es pensamiento bíblico. Si Dios le ha llamado a entregar su vida profesional a la familia, o el
gobierno, o a la empresa, o a la ciencia, o a la enseñanza, o a las artes, o a la comunicación, no
se le ha asignado una vocación inferior al ministerio propio de la estructura de la iglesia. Ha
sido llamado a una vocación distinta de ministerio. Su llamado viene de Dios y es tan
importante como el de los que han sido llamados a servir a la iglesia. El discipulado de las
naciones es una estrategia de saturación que lleva la verdad a cada fibra de capa social a través
de cada creyente.

Por demasiado tiempo hemos descargado todo el peso de la obra de Dios sobre las espaldas del
pastor u obrero de la iglesia. Ya es hora de que llevemos nuestra propia carga. ¿Qué le ha
llamado Dios a hacer en la sociedad? Es tiempo de dar gracias a Dios por las puertas que ha
abierto en nuestra vida de servicio y de realizar la tarea como una respuesta al llamado divino.

Si ha captado el mensaje, valore el sitio de trabajo donde Dios le ha puesto, no importa cuál sea
su posición allí, y comprenda que usted es un enviado de Dios allí para ejercer influencia y
transformación de la cultura en dicho lugar con su vida, forma de trabajar, forma de hablar, de
actuar, de relacionarse, con su ética laboral, y con el mensaje del Evangelio que Dios le coloque
para compartir.

Una nota para el ministro profesional

104
Los que estén dedicados plenamente al ministerio podrán centrarse en su llamado, entrenar y
empoderar al resto de la iglesia para adorar en el templo y ministrar al mundo de las paredes
hacia afuera. No le corresponde al pastor o al ministro crear empresas y fundar bancos; su
tarea consiste en enseñar y discipular a los empresarios y banqueros en el pleno consejo de
Dios por lo que respecta a su llamado. No es tarea del pastor o ministro presidir ser político y
redactar constituciones; su tarea consiste en enseñar a los que Dios ha llamado a ejercer esas
vocaciones a desempeñar sus responsabilidades de acuerdo a la Palabra de Dios. Después de
cada servicio dominical, el cuerpo de Cristo debe estar despedido para que actúe en la semana
como embajador de Cristo en cada esfera social de acuerdo a los llamados personales y
específicos.

Ciencia y tecnología
George Washington Carver fue un esclavo negro estadounidense que empleo su gran
inteligencia para librarse del yugo de la esclavitud y convertirse en uno de los más prominentes
científicos norteamericanos. Registró más de 1000 patentes de derivados del maní. Cuando le
preguntaron cómo se le habían ocurrido tantas aplicaciones del maní, replico que una vez
sostuvo uno en la mano y oró: “Señor, Tú hiciste toda buena semilla que produce plantas y
dijiste que eran buenas. ¿Para qué hiciste el maní?

Muchos cristianos hoy aborrecen la disciplina de la ciencia, pensando que es el campo de batalla
para refutar la existencia de Dios. Otros creen que pertenece al ámbito inferior de lo material y
que no es tan importante como el ámbito espiritual. Dios no está en guerra con su mundo
material. La ciencia es de entre todas las esferas sociales la más limitada porque el científico no
puede descubrir nada que Dios no haya creado antes.

Una nota al profesional científico.


Cuando hablé de este tema en Urbana, Illinois, un ingeniero sanitario, cuyo hermano era
misionero, se me acercó con lágrimas en los ojos. El trabajo de su hermano había sido
reconocido como un llamado espiritual. Este hermano se había llegado a sentir inferior por
ejercer una profesión no espiritual. Me confesó: “nadie me dijo que nunca que lo que yo hago
es también importante para Dios”. Hace algún tiempo visite Togo, país con un alto porcentaje
de cristianismo (40%) y noté que a la gente le había dado por pintar “Ne urine pas ici” (no
orinen aquí) en las paredes de sus casas y negocios. Yo me dije: “fenomenal. La mitad del
evangelio respecto a la higiene”. Pero ¿Quién les enseñará la otra mitad: dónde deben orinar?

Los profesionales en la esfera de la ciencia tienen un llamamiento supremo. Son descubridores


y administradores de la creación material de Dios. Han sido llamados a conocerle de una
manera especial en la medida que El se les revele en las cosas que ha creado. Usted ha sido
llamado a usar ese conocimiento para bendecir a individuos, comunidades y misiones. Ningún
llamado en el Reino de Dios es de segundo orden. Ninguna esfera de revelación es más o
menos importante que otra. El misionero ora para ser digno de su llamado y usted también
deberá hacerlo. Dios hace que su relación de “causa y efecto” con el hombre sea más evidente
en este ámbito. El usa sus leyes naturales para humillarnos y revelar su tremendo poder y su
sabiduría. ¿Es usted uno de los George Washington Carver de Dios? ¿Ha sido usted llamado a
sujetar con la mano parte de la creación de Dios y decir: “Señor, tú hiciste esto y dijiste que era
bueno? ¿Por qué hiciste este maní, átomo, ADN, célula, planea, insecto, árbol?”. El cielo azul no
es el límite. La revelación de Dios se extiende a los confines del cosmos. ¿Hasta dónde llega?

105
Tal vez El le use a usted para revelárnoslo y vuelva a maravillarnos de asombro. Usted es parte
de la estrategia de Dios para el discipulado de las naciones.

Gobierno
Dios quiso que los gobiernos preservaran el orden, protegieran la vida, reforzaran la justicia,
ayudaran a mantener una sociedad en la que los ciudadanos fueran libres para desarrollar los
dones que él les ha concedido y vivieran sin temor a la persecución y a la injusticia. Las
Escrituras registran el temprano desarrollo de los sistemas de gobierno del pueblo de Dios. El
primer pueblo del Antiguo Testamento estaba gobernado por Dios, que actuaba a través del
patriarca de la familia. Más adelante, Dios dio a los israelitas la ley mosáica, y fueron escogidos
hombres sabios, con capacidad de discernimiento, como cabezas de cada tribu para ayudar a
Moisés a gobernar. A medida que los israelitas se multiplicaban y se extendían en la tierra,
Dios levantó jueces para ayudarles a gobernar y profetas para ayudarles a dirigir el pueblo.
Finalmente, el pueblo insistió en pedir un rey, Dios se lo concedió y ungió a Saúl.

En el Nuevo Testamento, Jesús reconoció la legitimidad del gobierno e instituyó a sus


seguidores a “dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, mientras que Pablo
enseñó a los creyentes a honrar y orar por las autoridades puestas sobre ellos y también a
recordar que toda autoridad humana ha sido establecida por Dios. En conjunto, la Escritura
indica que los cristianos tienen una doble nacionalidad y anhelan el advenimiento de su
ciudadanía celestial mientras trabajan por la transformación del reino como ciudadanos de la
tierra.

Nota a todos los creyentes.


Dios le está llamando a ser un buen ciudadano como parte del testimonio de su fe. La acción y
el interés político no son seculares, es decir, no son despreciables para el creyente. Dios
instituyó el gobierno y El nos dio a usted y a mí la responsabilidad de elección. Hemos de
enseñar a nuestros hijos que servir en el gobierno es un digno llamamiento, y si Dios les ha
capacitado para este campo, entonces puede llamarles y favorecerles como lo hizo David,
Daniel, José, Nehemías y otros. Si es este el caso, sus hijos han de saber que sirven a Dios,
que deben tener la mente de Cristo, el poder de Espíritu Santo y apoyo estratégico en oración
para que su obra vaya acompañada de algún valor eterno para el Reino.

Notas a los que ejercen el gobierno


Si usted es abogado, juez, policía, militar, funcionario público, político, miembro de una junta de
acción comunal, asistente social o sirve al gobierno de su país de alguna manera, usted tiene un
alto llamado de Dios. Los pilares del Reino de Dios son el derecho y la justicia, y usted ha sido
llamado a sostener el pilar de la justicia. Usted será desafiado por la Escritura para extender la
justicia de Dios a la gente a quien sirve. No importa si trabaja en un sistema justo como el de
Salomón, o en uno imparcial o totalmente injusto, como les ocurrió a José y Daniel; usted tiene
un llamado de Dios para consagrarse y trabajar por el más alto nivel posible de justicia en el
sistema. En primer lugar, usted debe ser justo en todo su trato con las personas; después debe
esforzarse para que las instituciones, los sistemas y las leyes sean justas y honestas, libres de
corrupción. ¿Qué aspecto ofrecería su país si cada profesional cristiano hiciera suya esta pasión
y la persiguiera con un sentido de llamamiento vocacional? Dios comenzará con uno. ¿Acaso
usted?

106
Economía y empresa

El mundo de la empresa proporciona a hombres y mujeres una oportunidad de usar los dones
que han recibido de Dios para innovar, crear, atender a las necesidades de la comunidad,
proveer para sí y sus familias y practicar la piedad en virtudes como la mayordomía y a justicia.
Las cosmovisiones que generan corrupción y materialismo, que anteponen los beneficios a la
integridad y engendran desesperanza impiden el crecimiento y el progreso, atrapan a la gente
en la pobreza y apartan a las sociedades del plan que Dios quiso para nuestra mayordomía
creativa y moral.

Como creyentes, tenemos el privilegio de colaborar con Dios en esta influyente esfera que El
quiere redimir para su buen propósito. Ya sea que seamos llamados a ejercer una vocación
empresarial o a usar nuestra influencia participando en las economías locales y globales, todos
tenemos la oportunidad de manifestar el reino de Dios en esta esfera de gran alcance.

Como describe Darrow Miller: “para ser ciudadanos productivos del reino de Dios, hemos de dar
una respuesta honesta a dos seria cuestiones: ¿cómo vamos a obtener nuestra riqueza? Y
¿cómo vamos a usar nuestra riqueza?... En la economía divina, la obtención de riqueza debe
tener lugar dentro del marco de la mayordomía de la creación y el uso de la riqueza debe tener
lugar dentro del marco de la necesidad de atender a la comunidad más amplia.

¿Es nuestro negocio y trabajo excelente y justo? ¿Honramos el modelo divino de trabajo y
descanso? ¿Invertimos en otros, ayudándoles a desarrollar el potencial que Dios les ha dado?
¿O nos hemos adaptado a una cultura apartada de la verdadera vida del Reino de Dios,
reduciendo la vida al consumo y el valor humano a las posesiones? Quizá, afligidos por la
injusticia, nos hemos ido al otro extremo al creer la mentira de que el dinero y la economía son
perversos de por sí, por lo que hemos procurado no participar de ellos.

Nota para todos los creyentes.


Todos tenemos que ver con la economía y las bendiciones materiales, o la falta de ellas.
Muchos desean la bendición material de Dios sin entender los principios de la economía divina.
¿Quiere usted conocer y vivir según los principios de la economía de Dios? ¿Desea conocer
cómo piensa Dios acerca de la economía? ¿Por qué no empieza a leer su Palabra con este tema
en mente? Usted forma parte de la estrategia divina para el discipulado de su comunidad y las
naciones. ¿Aceptará su llamado?

Nota a los empresarios y trabajadores


Si usted trabaja en un banco, es empresario, trabajador, administrador, vendedor, gerente,
propietario de establecimiento, obrero de construcción o proporciona algún tipo de bienes y
servicios a su comunidad o nación, usted forma parte del plan de Dios para revelar a Jehová
Jireh, nuestro Dios Proveedor. La Biblia habla tanto de la economía y su propósito para
bendecir a los pueblos, como de cualquier otro tema, incluido el de la salvación. Muchos hoy
contemplan la empresa o los negocios como medios para hacer dinero y nada más. En la
Escritura es mucho más que eso. Es más bien provisión, calidad de vida, demostración de
bondad y bendición. La Biblia habla de apreciar el trabajo y alabar al Creador del mismo.

107
Como José, usted es parte de la revelación de la capacidad de Dios para proveer en abundancia
todo lo necesario. ¿Qué sucedería si cada cristiano que hay en el mundo llegara puntualmente
a su trabajo? ¿Si lo realizara con absoluta excelencia? ¿Si se propusiera como objetivo el
bendecir a la comunidad y a la empresa en vez de bendecirse solamente a sí mismo? Qué
sucedería su cada cristiano propietario de un negocio se preguntara: “¿qué necesita realmente
nuestra comunidad, cómo podremos satisfacer tal necesidad y obtener un beneficio?”, en vez de
“¿Cómo obtendremos la máxima ganancia?” ¿Se conmueve alguna fibra de su corazón al leer
esto? ¿Ha sido usted llamado por Dios para saturarse de la mente de Cristo, para aplicarla a su
vida y su trabajo? Usted es parte de la estrategia de Dios para el discipulado de su país.

FAMILIA

Dios ha establecido un papel importante para la familia en su reino, una función crítica para
cumplir su voluntad en la sociedad humana. Dios prometió bendecir a todas las naciones de la
tierra a través de la familia de Abraham, cuyos descendientes formarían la nación de Israel. En
los libros de la ley, la familia es una estructura instituida para que los niños recibieran
instrucción acerca del Señor Dios que les había protegido. Los salmos, los proverbios, y los
libros proféticos están llenos de versículos que ensalzan los beneficios de una familia piadosa y
prometen el bien a los hijos cuyos Padres les educan en los caminos del Señor. En el Nuevo
Testamento, Pablo explica que los maridos y sus mujeres unidos en matrimonio son un reflejo
del amor de pacto entre Cristo y su iglesia.

Hoy, igual que en el pasado, la familia esa fundamental para la salud de las personas y de las
culturas. Hombres, mujeres y niños contribuyen de manera importante al plan de Dios para las
familias. En esta micro comunidad, todos los miembros crecen para madurar y llegar hacer las
personas que Dios quiso que fueran. A los Padres se les ha concedido la sagrada tarea de
cuidar de sus hijos, a su vez portadores de la imagen de Dios. Ellos cuentan con una influencia
y una responsabilidad sin igual para moldear el carácter y la cosmovisión de los hijos que se les
ha confiado, y desarrollar el potencial que Dios le estaba concebido. Unidas, las familias
piadosas encarnan principios del reino como el compromiso, la generosidad, el perdón, la
sumisión mutua, la compasión y el amor abnegado. Nuestras familias pueden ser puertos de
refugio para nosotros y además, lugares de refugio para otros y trampolines para servir en
nuestras comunidades y en el mundo.

Cuando las familias se deshacen, los niños son las víctimas más vulnerables. El plan de Dios es
que las madres y los padres colaboren para demostrar a sus hijos y a otros la protección y la
prohibición de Dios, así como su naturaleza compasiva y proveedora. El Señor Dios redentor
actúa para aliviar la angustia de los niños que sufren el divorcio de sus padres y bendecir el
compromiso de las madres o padres solteros o divorciados, ya sean como Padres naturales o
como padres adoptivos. El actúa para sanar a los niños que han sufrido abusos, abandono o
pérdida. Como cristianos, tenemos el privilegio de colaborar con él en esta obra y demostrar su
amor y su preocupación.

Una nota a todos los creyentes


Nuestro primer testimonio es como vivimos en la familia. Nada podemos llevar a cabo en
nuestra comunidad o país que no hayamos antes conseguido en el microcosmos de nuestro
hogar y familia. Reproducimos lo que somos y esto se revela mayormente en el hogar, en donde

108
se comparte la vida diaria. Las relaciones íntimas proporcionan un Espejo en el que
contemplamos hasta qué punto reflejamos su gloria.

Nosotros tenemos la oportunidad de ofrecer amor, crianza, provisión y protección incondicional


a los que están en necesidad, ya sean aconsejando o animando a las parejas que pasan
dificultades en su matrimonio, trabajando como funcionarios del estado o prestando servicios
sociales privados, proveyendo consejo y cuidando los niños después de salir de las escuelas,
sirviendo como Padres sustitutivos de crianza o inclusive adoptando. Mediante nuestro servicio
amoroso y el ejemplo de nuestras familias comprometidas, el mundo que nos rodean era una
imagen de la bondad y la generosidad de Dios, el cual nos han adoptado como creyentes en su
propia familia.

Una nota a los profesionales de la familia


Ya sea usted consejero familiar, abogado de familia, asistente social, u otro tipo de profesional
dedicado a la familia, su servicio es uno de los más importantes que se pueden prestar a la
sociedad y las naciones. Si la familia está sana, se tendrán comunidades sanas y,
consecuentemente, países sanos. Es muy importante que usted vea su trabajo y la función de la
familia desde la perspectiva divina.

EDUCACION

Los indicadores del bienestar de un país, un gobierno estable, un desarrollo económico


sostenido y la salud general de sus ciudadanos, mejora gracias a un sistema educativo sólido
que enseña a principios de piedad, justicia, libertad y Paz. La educación es difícil de aislar y
estudiar sin relación con otros temas bíblicos. Todo lo que toca la Escritura tiene que ver con el
aprendizaje. La Biblia es un libro inspirado por Dios para educarnos y enseñarnos sus caminos.
Pero de otro lado, cuando el sistema educativo de una nación se fundamenta y promueve los
valores humanistas y hedonistas, la nación en sus nuevas generaciones se aleja de Dios.

A veces da la sensación de que el único tema posible de conversación entre los creyentes es la
iglesia, la oración, el cielo y el infierno. Y no es que éstos no sean importantes. ¡Lo son! Pero sí
Jesús estuviera aquí, se entusiasmaría por pertenecer a la misma generación de testigos que
ven nacer o morir una estrella a través del telescopio Hubble. Su Padre lo creó todo y El le
adoraría en todo lo que los cielos nos siguen enseñando. Se asombraría de cómo su Padre creó
el ADN de la especie humana. Ponderaría el hecho de que cada célula humana puede
reproducirse y lo que ello declara acerca de la naturaleza y el carácter de Dios. El leería,
escucharía anhelante lo que acontece en el cosmos de su Padre, y se entusiasmaría por todo lo
que estamos aprendiendo, desearía aprovechar esa percepción.

Notas para los educadores


En donde quiera que hablo acerca de este tema, los profesionales de la educación me
preguntan qué pueden hacer para influir en su sistema educativo. Lo primero que yo les digo es
que estudien la Palabra de Dios hasta que conciban el aprendizaje desde la perspectiva divina.
En segundo lugar, cualesquiera que sean sus posturas, pueden procurar más participación de
los padres. Como maestros, pueden comunicarse y entablar comunicación con los padres de sus
alumnos. Pueden organizar diálogos paternos acerca del sistema educativo su clase.

109
Me encanta la historia de las experiencias que Bruce Olson vivió entre los indígenas motilones
de Colombia. Esa etnia se hallaba en la edad de piedra y casi enteramente aislada del mundo
exterior cuando éste misionero fue a vivir con ellos. Un maravilloso mover de Dios tuvo lugar en
ese pueblo y casi toda la etnia se convirtió a Cristo. A medida que fueron creciendo en el Señor
y entendiendo la importancia de las Escrituras, creyeron que necesitaban abordar el tema de la
educación y aprender a leer. En vez de imponer un sistema educativo a los indígenas, el
misionero les consultó como querían iniciar el proceso. La etnia resolvió que primero tenían que
aprender a leer los ancianos para poder enseñar a los niños, de lo contrario quedaría destruida
la fibra de autoridad en la etnia. Sí los ancianos aprendían primero, se realizaría la importancia
del aprendizaje y ellos podrían modelar para los niños la importancia de la lectura. ¡Qué
excelente aplicación!

Como administradores y miembros de los consejos escolares, debemos procurar influir con un
plan de acción que devuelva la participación y la autoridad paterna en el sistema educativo. Esto
no quiere decir que el Estado no tenga que desempeñar ningún papel en la organización y
supervisión del sistema educativo, pero sí que la autoridad de sistema debe ser en lo posible
local y proceder de los Padres.

De otro lado, los que son estudiantes de universidad, en las academias técnicas y los colegios,
tienen la capacidad de influir a sus compañeros de clase, mostrando su testimonio cristiano,
ética educativa, excelencia, y compañerismo. Los estudiantes son los profesionales del mañana.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

La presencia de los medios de comunicación en cualquier lugar, les otorga una gran fuerza. La
televisión, la prensa, la radio y el internet nos informan sobre cuestiones relacionadas con la
educación, la salud, el gobierno, y todas las demás esferas, lo que inevitablemente influye
nuestra cosmovisión en todas estas áreas. Los medios tienen un gran potencial para beneficiar a
la cultura receptora y esculpirla según los modelos del reino mostrándole la verdad y prestando
un servicio público. No obstante, en gran parte del mundo, existe una gran separación entre los
medios de comunicación y la sociedad a la que deben representar a informar.

Una nota para todos los creyentes.


Como padres o adultos responsables, con niños a nuestro cargo, hemos de establecer un patrón
de lo que es bueno y aceptable y lo que es prematuro para el niño. No obstante, debemos
preparar al niño para sus primeros años de juventud, en la que ya no estará protegido, y sea
expuesto a la influencia, en un mundo caído, de casi cualquier cosa. Si el fruto de nuestro
discipulado es confianza y discernimiento en el joven adulto, entonces, como los padres de
Daniel, habremos hecho una buena labor, si no, entonces habremos producido un cristiano con
temor y lisiado que necesita refugiarse en una cueva.

Lo que queremos decir con esto es que tenemos que enseñar a los que están a nuestro cargo
las normas que han de observar para discernir los mensajes que van a recibir a lo largo el
camino. Hemos de enseñarles a interpretar el mensaje, a discernir el pensamiento que lo
sustenta.
Hoy más que antes las nuevas generaciones tienen más contacto con los medios de
comunicación por medio de los diferentes dispositivos electrónicos tales como teléfonos
celulares computadores, entre otros. Ellos necesitan ser discipulados en desarrollar un criterio

110
bíblico para decidir que escuchar y que no escuchar, y asimismo ellos pueden influir a sus
amigos.

Una nota los profesionales de la comunicación


A lo largo de las últimas tres décadas he trabajado con miles de jóvenes que aspiraban a ser
profesionales de la comunicación. Debido al ambiente en que han crecido, tienden a definir la
obra de los medios de comunicación cristianos como predicación a través de la televisión o la
radio. Es como si fuéramos incapaces de pensar que los medios tienen un propósito más allá de
la evangelización y la iglesia. Esto es un subproducto del pensamiento dualista. Suelo preguntar
a la gente ¿qué aspecto tendría una rueda de prensa cristiana? Si damos un paso más hacia las
noticias, los documentales o cualquier otra área de comunicación ¿qué aspecto tiene la versión
cristiana? ¿Pertenece usted a una generación que desea descubrirlo?

La iglesia puede empoderar a sus jóvenes que estudian periodismo, comunicación social,
producción de televisión y radio, diseño, entre otras carreras afines, bien sean para que en su
ejercicio profesional sean sal y luz en las empresas de comunicación o por otro lado sean
innovadores en la manera de comunicar el evangelio a esta generación recurriendo a la
tecnología para hacer el mensaje relevante.

ARTES Y OCIO

Como los ascetas de la iglesia primitiva, muchos cristianos ven hoy las artes con cierta
sospecha, las consideran frívolas o demasiado corruptas y comunes como para ser apreciadas.
La música popular, las películas, y los libros están atiborrados de violencia, sexo y lenguaje
grosero. Y las expresiones artísticas etiquetadas explícitamente como cristianas son a menudo
de calidad mediocre, merecen y evocan escasa respuesta. No hemos logrado influir.
Los artistas cristianos libran hoy un tremendo conflicto tratando de comprender el propósito de
su don. Sí sus obras no habla directamente de eso, ¿son aún valiosas? ¿Pueden embarcarse en
coproducciones con no cristianos? Cuando alguien admira un edificio, pintura, obra de teatro o
concierto espléndido, se siente tentado a preguntar: ¿fue producido, creado y ejecutado por
cristianos? Como si este dato invalidara su hermosura.

Cualquier cosa, incluidos estilos de música, notas o instrumentos pueden ser usados para bien o
para mal. Cualquier cosa que Dios ha hecho puede ser usada para adorar a Satanás, pero
también para revelar a Dios. Solemos pensar que la música antigua es piadosa y que cualquier
novedad es sospechosa o mala. Escuchamos de buena gana los hermosos himnos luteranos y
nos alegramos. Lo que la mayoría no sabe qué es que Lutero compuso estas letras para las
canciones que hacían furor en las tabernas de su tiempo. Me pregunto cómo reaccionarían los
cristianos alemanes de la época cuando se cantaban aquellas canciones populares en la iglesia.

El mundo está muy necesitado de belleza. Solemos estar rodeados de lo mundano, lo irreflexivo,
lo caótico y lo feo. Una de las cosas que más me gustan de Suiza es la celebración de la belleza
con la exhibición de maceteros de flores en las ventanas. No importa cuán humilde sea la casa,
cada primavera el color renace en todos los maceteros. Esta costumbre no cumple un servicio
práctico. Esas plantas no son comestibles. Pero son hermosas. Hay una gran necesidad de
entender y percibir la hermosura en nuestras vidas y comunidades. Dios todo lo hizo bueno. El
es un artista.

111
Una nota para los profesionales del arte y el ocio
Sí ha recibido un talento corporal, activo o visual, su don es una celebración de Dios y una parte
del llamado divino para su vida. Usted es parte de la respuesta de Dios a este mundo de
necesidad. Todo lo que Dios ha hecho, ya sean a nivel macrocósmico o microscópico, es
hermoso y fue creado con sonido. Sea que trabaje con cristianos, o no, usted es un testimonio a
través de su vida y su destreza. Su don refleja la naturaleza y el carácter de Dios en usted.

¿Hay artistas en su iglesia? Cada expresión de arte cualquiera sea su forma, puede convertirse
en la oportunidad para reflejar la belleza de Dios orientado a un público cristiano no cristiano.

SALUD

La Escritura esboza un reflejo coherente de un Dios que se preocupa por el bienestar integral de
su pueblo. En las leyes del Antiguo Testamento Dios les dio mandatos específicos acerca de la
salud física de sus comunidades, así como múltiples mandatos para cuidar a los extranjeros y
marginados que había entre ellos. Jesús no sólo respondió las necesidades espirituales y al
sistema social de la comunidad que le rodeaba, sino que también sano a los enfermos y a los
cojos y proveyó alimentos a las multitudes que acudían a escucharle. Siglos después, los
creyentes disponen de tremendas oportunidades de ser las manos y los pies de Cristo y
demostrar su compasión a millones de personas que sufren físicamente en todo el mundo.

La salud en nuestro mundo moderno es una cuestión compleja que exige mucho más que
contar con suficientes médicos y hospitales que funcionen. La salud de la comunidad se
interrelaciona con los sistemas económico, hidráulico, energético, educativo, social y de
transportes. Estos sistemas interdependientes hacen que la asistencia sanitaria sea una cuestión
compleja y multifacética, pero también significa que los cristianos implicados en las distintas
esferas tales como médicos, odontólogos, enfermeros, auxiliares de enfermería, microbiólogos,
bacteriólogos, optómetras, fisioterapeutas entre otras carreras afines, tengan la oportunidad de
mejorar la salud en comunidades de todo el mundo y manifestar el cuidado de Dios por las
personas.

Ya sea en un mundo desarrollado aquejado de pobreza material o en sociedades más prósperas


cuyas culturas de consumo dirigidas por medios de comunicación han conducido estilos de vida
nada sanos, las iglesias y los creyentes, en todas las esferas, tienen una oportunidad única para
impartir vida íntegra y verdadera en las comunidades sufrientes de su entorno, así como
también esforzarnos por ser buenos mayordomos de nuestros propios cuerpos y salud.

112
Capitulo 12
Cambiando el mundo con el poder de la oración48
“Estaba leyendo el periódico en mi trabajo, cuando saltó a mi vista una noticia urgente. Decía
que recién habían apresado a un misionero en Marruecos. Me impactó la noticia y comencé a
imaginarme todo tipo de circunstancias que este siervo podría estar pasando. Un tiempo atrás
había visitado ese país y tenía un mapa de ese lugar, así que fui a mi casa, encendí la chimenea
e invité a mi hermana a interceder por este misionero. Identifiqué en donde estaba la cárcel y
puse mis manos “calientes” sobre el lugar, pidiendo por paz, seguridad y confianza al Señor...

Unos meses después, fui invitado a una reunión informal en mi iglesia, dijeron que habría algo
especial, así que fui. Al llegar a la reunión le hacían una entrevista a una familia de misioneros;
me quedé atónito al escuchar al hermano contar su historia en una cárcel de
Marruecos y cómo había sentido “calor”, paz y confianza. ¡Ese era el hermano por quién había
intercedido, no puedo callarlo!, ¡¡Dios contesta las oraciones!! (Obed Cruz, misionero de SIM,
actualmente sirve desde Guatemala para América Latina en el envío de Misioneros).

A cada instante los misioneros, atraviesan circunstancias muy difíciles y la única manera de
acompañarlos y ayudarlos sin ir con ellos, es intercediendo por sus vidas, su familia, su salud, su
vida espiritual y por sabiduría.

“La oración trasciende el espacio y el tiempo, puede llegar a ser una práctica de comunicación
entre Dios y yo en cualquier momento y lugar”, afirma Mauricio Sánchez, director para América
Latina del Ministerio EduTecnología.

Podemos tener una comunicación abierta con Dios, no sólo a la hora de comer, al levantarnos y
al acostarnos. Estar conectados con Él todo el tiempo: “Contándole nuestras vivencias, pidiendo
consejo, sabiduría, comentando las circunstancias, entre otras cosas”, nos dice, Obed Cruz.

La iglesia y su labor en oración como parte del plan de Dios


48
Adaptado de Comimex : tu iglesia puede cambiar el mundo. Orando por el mundo, pág. 91-96 y Revista Vamos :
Nos toca a nosotros. Junio de 2010.

113
La oración es el motor de las misiones interculturales. Dios está haciendo proezas entre las
etnias no alcanzadas en respuesta a los ruegos de su pueblo. Tantos están orando por los
musulmanes en los últimos años que ¡Jesús mismo se ha complacido visitarles en visiones y
sueños! Uno de cuatro musulmanes convertidos a Cristo testifica de estas visitas sobrenaturales.
Se dice que hay tres maneras en que todos podemos participar en la Gran Comisión: yendo al
campo, dando para que otros puedan ir y ¡orando! Todos nuestros planes y proyectos
misioneros pueden ser nada más el activismo humano si no lo saturamos en la oración continua
y ferviente
El éxito en el trabajo misionero depende mucho del respaldo en oración como un compromiso
PERSONAL y como IGLESIA, es por eso que todos, niños, jóvenes, adultos y ancianos, deben
estar involucrados en este gran privilegio.
LA ORACIÓN EFICAZ DEL JUSTO PUEDE MUCHO (Santiago 5:16) ¿Está dispuesto a llegar a
todos los lugares no alcanzados con un compromiso real de amor, misericordia y permanencia, a
través de arrodillarse y derramar su corazón a favor de los no alcanzados? Recuerde que la
oración EFICAZ del justo puede mucho. Forma estrategias para ser EFICAZ en su intercesión,
tales como:
• Informarse sobre el misionero y/o la etnia, de ser posible ten una fotografía del misionero y
un mapa donde pueda señalar la región.
• Sea sensible a las necesidades
• Está de acuerdo en las peticiones de oración por medio de folletos informativos, tarjetas,
periódicos murales, tiempos especiales de oración en los servicios, clases y reuniones, así
como de todas las formas creativas que se te ocurra.
• No olvide incluir las acciones de gracias al poner las respuestas de Dios a las oraciones.
• Nombre un equipo de oración especial por misiones. Ellos recopilarán las peticiones y
respuestas de oración y animarán a otros a orar.
• Agradezca a Dios siempre por tu salvación, apréciala, vívela y esto te ayudará a rogar a Dios
por la salvación de otros.
• Otras buenas ideas para poder realizar es utilizar las Células de Oración y la Guía Mundial de
Oración, de ellas hablaremos en detalle más adelante.

La Búsqueda de Información para la Oración


La falta de información actualizada a veces nos hace titubear en nuestra disciplina de
intercesión misionera ya que nuestras oraciones se vuelven repetitivas. Debemos desarrollar el
hábito de interceder diariamente, en varias ocasiones al día, para crear la costumbre de orar.

Imagínese un intercesor que siempre ora así: “oh Dios, bendice al mundo, bendice a los
misioneros; bendice al mundo, bendice a los misioneros; bendice al mundo…” pronto se va a
aburrir con estas oraciones monótonas y se va a desanimar con la oración misionera. Esto
muestra la importancia de la búsqueda de información fresca. Una iglesia debe empezar a
buscar información pertinente a los proyectos misioneros en los cuales ya están trabajando.
Esto podría incluir…
• la carta de noticias del misionero que están apoyando,
• mapas de la localidad o del país donde está trabajando,
• información acerca de la etnia que están alcanzando,
• fotos de los misioneros y de sus familias e
• información de la agencia misionera con que trabaja.

114
Peticiones de la oración misionera
Al orar podemos tener en cuenta los siguientes motivos: los misioneros, los campos misioneros
y las iglesias nacientes. Siempre debemos comunicar un genuino interés por la intercesión y la
maravilla de ser parte del plan de Dios para alcanzar al mundo entero para Cristo. Recordemos
que en la Biblia podemos encontrar muchas promesas sobre las cuales basar nuestra oración a
favor de los no alcanzados y los misioneros, y de esta forma estamos involucrados, tal y como el
Señor quiere, en las misiones.
A. Oración por los misioneros.
El mismo Pablo pidió a los efesios que oraran por él. Él les dijo en 6:18 y 19: orando en todo
tiempo…. Y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con
denuedo el misterio del evangelio. Tal vez el gran denuedo que tenía Pablo se debía a que ¡los
efesios estaban orando por él! Si el apóstol Pablo pedía oración por su ministerio, ¿cuánto más
debemos orar por nuestros misioneros hoy? A continuación hay unas sugerencias para
enriquecer tu oración misionera y para bendecir a tus misioneros.
1. La buena relación del misionero con Dios. Mateo. 22:37
2. El buen testimonio del misionero. Hebreos 13:18
3. La salud y vigor del misionero. Santiago 5:16
4. La familia del misionero, su conyugue e hijos. I Corintios 9:5
5. La dificultad que todo misionero tiene para aprender el idioma y la cultura del lugar y su
adaptación. Hechos 2:4
6. La eficiencia del misionero. Colosenses 4:3, 4
7. La permanencia del fruto que está teniendo, los nuevos creyentes. Juan 17:20
8. La oposición o persecución que normalmente enfrenta. 2 Tesalonicenses 3:1, 2
9. La opresión espiritual a la que muchas veces está sujeto. Efesios 6:12
10. Sabiduría para hablar y para tomar decisiones. Hechos 6:10
11. La gracia para relacionarse con su equipo. Juan 17:11
12. Una visión clara para el ministerio. Hechos 16:7, 9
13. El apoyo en oración, económico y moral, que no le falte. Fi. 4:10
14. Para que supere la tendencia natural de imponer la cultura propia junto con el evangelio. I
Corintios 9:20-23
15. Las necesidades específicas de cada misionero.

B. Orando por los campos misioneros.


Al ver las necesidades en el campo misionero, Jesús tuvo compasión de ellas, porque estaban
dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies
es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su
mies (Mateo 9:36 - 38). Al orar por las naciones y etnias donde los misioneros trabajan
podemos tener en cuenta estos motivos:

1. La gran necesidad de obreros para recoger la cosecha. Mateo 9:37


2. Los diferentes grupos étnicos dentro y fuera de Colombia, principalmente aquellos donde el
Evangelio no ha penetrado. Mateo 24:14
3. La preparación del corazón de la gente para cuando caiga la semilla del Evangelio. Lucas
1:17
4. La apertura de los países que están cerrados o semicerrados, sus gobiernos. I Timoteo 2:1,
2

115
5. Puertas abiertas para presentar el evangelio. Hechos 16:9
6. Los gobernadores de las tinieblas que están sobre el país, región o ciudad. Daniel 10:13;
Mr. 3.26, 27
7. El avance de religiones y sectas, especialmente el islam. Lucas 21:15
8. La sanidad de su tierra. 2 Crónicas 7:14
9. Las necesidades específicas de cada lugar.

C. Orando por la nueva iglesia


Pablo siempre oraba por las iglesias que él había plantado, como les dice a los efesios: no ceso
de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones (1:16). Al orar por
la iglesia nativa podemos considerar:

1. La madurez y el buen testimonio de los creyentes. I Tesalonicenses 3:12,13


2. El buen entendimiento entre los misioneros y la iglesia. Juan 13:35
3. La capacidad de retener los frutos obtenidos. Juan 15:16
4. La participación de todos los creyentes en un ministerio. Efesios 4:12
5. El desconocimiento de las Escrituras y el consecuente peligro de sincretismo. Marcos 12:24
6. El legalismo y tradicionalismo en que con tanta facilidad se cae. Gálatas 3:1-5; Marcos 7:6-8
7. Por protección contra la oposición de Satanás. (1 Pedro 5:8).

D. Al orar por la iglesia que envía los misioneros podemos considerar

1. La visión misionera permanezca con vigor


2. Los pastores, para que su ánimo y gozo al apoyarla obra misionera sea renovado.
3. Por los donantes para que Dios les prospere y honre su fidelidad.
4. Por los intercesores, para que Dios les guie y muestre específicamente los motivos de
oración.
5. Por el equipo de misiones de la iglesia local, para que Dios les respalde en toda su gestión
para que la iglesia participe responsablemente en su compromiso misionero.
6. Por nuevos misioneros que se alisten para servir en las misiones.
7. Por los hermanos de la iglesia que viven en fuera del país, a causa de estudios, trabajo o
familia. Oremos para que Dios los use allí donde están y sean de luz a las naciones.

La oración es una parte integral de la vida de una iglesia local. Antes de iniciar una nueva
reunión de oración por misiones, haga una lista de todas las maneras en que los hermanos ya
están orando para ver como incluir la oración para las misiones en esas actividades usando los
materiales adecuados:
• devociones personales y en familias,
• la oración pastoral desde el púlpito,
• células, estudios bíblicos, y escuela dominical,
• veladas de oración,
• un “minuto misionero” en el culto,
• grupos juveniles, varoniles y femeniles y por supuesto, actividades exclusivas para la
oración misionera para la iglesia local o con otras iglesias

116
Capitulo 13
Financiando las misiones49
Una oportunidad dinámica para que juntos podamos alcanzar el
mundo para Cristo
Cuando un cristiano toma en serio las necesidades del mundo y se pregunta ¿cómo puedo
ayudar?, grandes cosas suceden. Una ofrenda misionera contribuye a sostener los misioneros en
las zonas del mundo donde ellos sirven y a que el Evangelio sea predicado a personas que
esperan su oportunidad para escuchar las Buenas Nuevas de Jesús, tal como usted la tuvo
alguna vez en su vida.

Hay tres grandes verdades acerca de Dios y las misiones mundiales:


• Dios ama al mundo
• Dios tiene recursos ilimitados para alcanzar el mundo
• Dios canaliza estos recursos a través de su pueblo.

Una de las maneras que Dios utiliza para canalizar sus recursos es la “ofrenda voluntaria para
misiones” que es simplemente una terminología moderna para describir la forma en que las
iglesias del Nuevo Testamento ofrendaban para ayudar misioneros y a personas en lugares
distantes para que escucharan el evangelio.

Este tipo de ofrenda se basa en los principios bíblicos encontrados en 2 de Corintios 8 y 9.


Estas ofrendas tenían varias características:

• Eran ofrendas adicionales a las ofrendas que se daban para sostener la obra en la iglesia
local.
• En vez de levantar una ofrenda en efectivo de una sola vez, eran aportes de cierta
cantidad de dinero durante un tiempo específico.
• Eran ofrendas de fe. Se entendía que la capacidad de poder ofrendar durante un cierto
tiempo era directamente en proporción al compromiso hecho en fe. En 2 de Corintios 9,
Pablo ilustró esto por medio de un campesino que cosechó lo que sembró en fe,
creyendo que el sol y la lluvia que Dios mandaba prosperarían la semilla que había
sembrado.

Dios honra la “promesa de fe para misiones” de un cristiano por medio de hacer que su gracia
abunde (2 Corintios 8:9), haciendo posible que participe personalmente en las misiones
mundiales.

¿Alguna vez ha participado de una ofrenda voluntaria para misiones? ¿Debe hacerlo?

¿Sabía usted que la primera ofrenda eclesial que se menciona en el Nuevo Testamento fue dada
por una iglesia a persona en otra parte del mundo y que fue una ofrenda voluntaria?


49
Adaptado de Comimex : tu iglesia puede cambiar el mundo. Orando por el mundo, pág. 102 y Revista Vamos :
Nos toca a nosotros. Octubre de 2010.

117
Pablo tomó este modelo de la primera ofrenda, lo expandió, lo desarrolló y animó a todas las
iglesias que fundaba a participar en este tipo de ofrenda. Las iglesias juntaban sus ofrendas
para poder suplir las necesidades de personas en otras partes del mundo, fuera de las
comunidades donde ministraban. Las iglesias de Galacia, Corinto, Macedonia, Roma, y de todas
partes del Imperio Romano participaban de este tipo de ofrenda.

Hoy día miles de iglesias locales en todo el mundo están usando esta ofrenda especial con
resultados dramáticos. Esta forma de ofrendar permite que los creyentes tomen pasos
gigantescos de fe, descubriendo así un nuevo gozo al participar en la evangelización mundial.

Hombres y mujeres, sean empresarios o empleados están cooperando creativamente con Dios,
utilizando sus energías y habilidades para proveer recursos financieros nuevos para las misiones
mundiales. Estos creyentes cobran fueran a vea que sus recursos son usados por Dios para
alcanzar a los no alcanzados.

¿Debe usted hacer una ofrenda para las misiones? ¡Por supuesto! ¿Por qué? Porque a Dios le
agrada su fe. ¿Cuánto debe prometer? ¡Estos es un asunto entre usted y Dios! La pregunta más
importante es, ¿con cuanto está dispuesto a confiar en Dios?

¡El resto de la historia de la participación de la iglesia en las misiones mundiales se determinará


por sus respuestas!

Testimonio desde un rincón de Colombia

En una zona roja del Caquetá, Colombia; una iglesia muy pequeña y con mucha necesidad,
demostró de forma práctica su amor por Dios: Sus miembros recogieron latas vacías, las
vendieron y donaron todo el dinero para ayudar a su misionero en otro continente. En otra
oportunidad los hermanos de la iglesia llevaron huevos, los vendieron y así pudieron entregar su
ofrenda misionera. Así creativamente recaudaron dinero para el mantenimiento de sus
misioneros. El resultado fue que la iglesia empezó a crecer (económicamente y
numéricamente); ahora es una iglesia muy bendecida, porque primero aprendió a ser de
bendición para muchos misioneros.

A pesar de sus carencias económicas, algunas iglesias pequeñas podrían dar mucho, y hacer
que su mejor ofrenda sea para misiones. Hay iglesias que dan el 30% a misiones, otras dan
20% sin embargo, existen iglesias que no ofrendan un centavo para misiones. Por falta de
visión misionera “la iglesia mezquina, tacaña, va a sufrir espiritualmente por su miopía”, dice
Tomás Pace, pastor de la Iglesia Vida Nueva de Rinconada en Perú, y misionero de Estados
Unidos.

Hay iglesias donde sólo se ora por las misiones, pero a la hora de dar, están convencidas que
levantar fondos para la expansión del reino, es mendigar y muy pocos ofrendan. No es muy
común ver a una iglesia plenamente involucrada en misiones, demostrando su compromiso
económico.

Ofrendar para misiones es la mejor manera de invertir las finanzas, es una forma de hacer
misión y esto es obedecer al mandato de Dios; el de llevar el Evangelio hasta lo último de la
tierra.

118
¿Dar limosna misionera? ¿Mendigar? Cambiemos el paradigma
Por David Cárdenas

Cuando se trata de buscar apoyo económico para la obra misionera, fácilmente se puede caer
en la trampa de ver la ofrenda misionera como una limosna, y el acto de pedirla como de
mendigar, haciendo uso de estratégicas visuales (fotografías, videos, etc.) y verbales para
persuadir a la iglesia en sus emociones a partir de mostrar una necesidad y no desde la
obediencia a la Palabra de Dios.

Para una persona que no comprende ni ama la obra misionera, una ofrenda misionera puede
llegar a ser el acto forzoso de dar una limosna sin amor y por obligación, pero cuando se
entiende que es un acto espiritual, donde el dinero representa una fracción del salario (en el
cual se ha invertido parte de la vida para ganarlo), se convierte en una ofrenda sacrificial y de
amor al Señor para que El sea conocido entre los no alcanzados.

De otro lado, típicamente el misionero ante la necesidad de buscar el apoyo económico tanto en
su iglesia local como en otras iglesias, puede pasársela de iglesia en iglesia compartiendo su
vida, testimonio y ministerio, para lograr captar apoyadores, lo cual no está mal, sin embargo,
desde otro punto de vista a partir de mi observación como promotor de misiones, equivale a ver
esta figura tristemente como la de un mendigo con su palma extendida hacia arriba que busca
mover los corazones a misericordia, y rebaja la posición espiritual y ministerial de un misionero.

Un cambio de paradigma, basa su posición teológica, en aquella escena de Hechos 3:1-10,


cuando los apóstoles transculturales (misioneros) Pedro y Juan al estar a la puerta del templo,
dieron de lo que ellos tenían a un miembro del templo, el cual era cojo y se paraba a la puerta
en busca de ayuda. Pedro y Juan ministraron la sanidad a este hombre y como resultado el
nombre de Dios fue adorado. Nuestros misioneros en el mundo son personas que Dios está
usando de maneras impresionantes entre naciones y etnias no alcanzadas. Las iglesias locales
pueden dar la oportunidad al invitar a los misioneros para que den de lo que Dios les ha dado
(Hechos 3:6 “no tengo plata ni oro, pero de lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de
Nazaret, levántate y anda”). ¿Cuántos hermanos en las iglesias se encuentran lisiados
espiritualmente en busca de ayuda? ¿A caso la Palabra de un misionero no podría traer
renovación y avivamiento a la iglesia?

Al lado de esta posición, el misionero no debiera visitar la iglesia con la palma extendida
esperado recibir, sino todo lo contrario, con la palma hacia abajo en la disposición de dar a la
iglesia de lo que Dios le ha dado. El misionero, debe estar en la actitud y habilidad de ser de
bendición a la iglesia en la cual busca su apoyo, y no solamente tener en cuenta a la iglesia para
obtener apoyo económico.

Con seguridad puedo decir, que una iglesia a la cual el misionero sirve, es una iglesia que
llegará a identificarse mejor con la persona del misionero, por cuanto ha dejado huellas en los
corazones, y al momento de ofrendar, la generosidad superará las expectativas.

Dar engrandece a las iglesias más pequeñas


Hiram Rivera, Pastor de COMIFAD junto a Janeth, su esposa, son los Directores Nacionales de Misiones de
la Iglesia de Dios en El Salvador.

119
“La Comunidad Misionera Familia de Dios (COMIFAD) www.comifad.info. Es una iglesia de 84
miembros, y tiene cuatro misioneros entre los menos evangelizados del país; ahora están
preparándose para enviar a su primer misionero a la Ventana 10/40 quien saldrá en enero 2011;
en un par de meses enviarán dos familias más a los menos evangelizados del país. También
están apoyando financieramente a un misionero en el Norte de África y a otro en Asia Central.
La mejor ofrenda que ellos dan es para misiones. Todos los cultos que hacen son misioneros.
Además el pastor Rivera remarca: “lo hacemos a través de las promesas de fe, que son
destinadas para los distintos proyectos; así como también las ofrendas voluntarias que son
recogidas en las distintas reuniones de la iglesia. También utilizamos maneras creativas:
tenemos una microempresa de venta de tamales todos los viernes por la tarde; nosotros como
pastores dedicamos la mayor parte de nuestros ingresos a la obra misionera también.”

Y aconseja a otras iglesias: “Piensen no en lo que Dios nos va a dar; sino en lo que Él ya nos
dio. Siempre habrá necesidades en las iglesias, y al momento de priorizar no se toma en cuenta
la obra misionera. Por ejemplo: ¡estamos creciendo, tenemos más miembros: es necesario
construir más facilidades de infraestructura! Entonces misiones ni siquiera aparece. También se
debe tomar en cuenta que las misiones se hacen sin esperar nada a cambio. Y también es
necesario que los pastores y el cuerpo de liderazgo marquen el ritmo en que la iglesia ha de
involucrarse en las misiones: si nosotros como pastores no lo hacemos, los miembros de la
iglesia tampoco lo harán”.

¿Cómo levantar fondos para las misiones?


Esta lista de consejos puede ayudar a levantar una plataforma de apoyo económico para
misiones. En cualquier caso, será importante que se cuente con el visto bueno del pastorado
de la iglesia local. ¿Qué hacer con los fondos? Pueden destinarse para apoyar uno o más
misioneros, tanto de la iglesia local como la denominación.

• Empiece orando. Si ora, dependerá de Dios, con la fe en que El mostrará y respaldará las
estrategias.
• La iglesia puede destinar un porcentaje o monto fijo de sus entradas para misiones.
• Una manera de levantar apoyadores es conseguir donantes específicos. Para ello es
importante convocarlos por medio de una reunión especial, por ejemplo una cena misionera
(u otro tipo de convocatoria), donde se lanza la visión del proyecto misionero a apoyar y se
busca llevar al compromiso frecuente un grupo de hermanos que estén dispuestos a dar
una cifra de dinero de acuerdo a sus posibilidades. Un formato de compromiso será útil.
• Elaborar materiales escritos o audiovisuales. Un video, un folleto, afiche, boletín o cosas
atrayentes para la iglesia y apoyadores servirán para presentar la información de manera
clara y motivadora.
• Recolección de ofrenda misionera en un culto dominical con énfasis en las misiones
• Alcancías misioneras. Es una estrategia culturalmente relevante en el contexto latino, que
facilita tanto a niños como adultos a ofrendar directamente en sus casas para las misiones.
• Postales de misioneros. Generalmente las postales de los misioneros muestran su foto,
expresan la visión del ministerio y los mecanismos para hacer llegar las donaciones.
• Realizar actividades especiales pro misiones: película misionera, venta de tamales,
empanadas, conciertos, teatro, etc.

120
Es muy importante llamar telefónicamente, y enviar cartas (e-mails) de agradecimiento a todos
los que se comprometieron a donar y en lo posible, confirmar la donación cada vez que esta se
reciba. Esto contribuye a mantener el contacto con el donante y la motivación de dar. Así
mismo es valioso informar al misionero los nombres de las personas que apoyan el ministerio,
de tal manera que el misionero pueda orar por ellos y enviar notas de agradecimiento. Esta
interacción contribuirá a mantener la motivación de ofrendar a misiones.

Para cualquiera de los anteriores casos, la iglesia local por medio de su tesorería debe estar en
la capacidad de registrar contablemente los ingresos para misiones, y dar cuenta de los dineros
recaudados y su uso de acuerdo a las decisiones de la iglesia en cuanto a su manera de
invertirlos.

Modelos para el envío de las finanzas misioneras


Existen varias maneras para juntar y destinar las ofrendas para las misiones. Cada iglesia debe
buscar el modelo que mejor compagine con la política de su iglesia. Pueden estar operando
varios modelos simultáneamente en la misma iglesia, siempre que el liderazgo esté consciente
de lo que está sucediendo.
Hay tres modelos para enviar el dinero a los misioneros:
• Algunas iglesias envían sus ofrendas a través de la estructura misionera de su denominación
o de la iglesia local enviadora del misionero.
• Una iglesia local puede encargarse de juntar el dinero de sus miembros y enviarlo
directamente al misionero a través de la agencia misionera.
• Los individuos pueden llevar sus ofrendas directamente al banco para apoyar a los
misioneros que conocen personalmente.

TAREA

1. Pensando en su iglesia, escoja dos de las estrategias para levantar fondos para misiones
mencionadas en el capítulo, que se puedan aplicar en su congregación y para cada una de
ellas especifique la manera como las implementaría y mantendría por un año.
2. Proponga y explique una estrategia diferente que podría aplicarse en su iglesia para levantar
fondos para misiones, por ejemplo: venta de tamales pro misiones.

121
Capitulo 14
Negocios del Reino
¿Cree que un cristiano puede hacer negocios y darle la gloria a Dios? O ¿Se puede predicar el
Evangelio haciendo negocios? Desde hace unos años, un equipo que ha trabajado en Bangkok,
Tailandia, ha comenzado un negocio que fabrica joyas llamado Nightlight (Luz de noche). Su
misión es restaurar a personas en el aspecto social, espiritual, económico, emocional y físico.
Hoy, 80 mujeres trabajan en esta empresa. Muchas de ellas han sido prostitutas o han estado
en riesgo de serlo, porque sus familias las vendieron para la prostitución. La compañía está
basada en valores cristianos y la oración es parte esencial en el negocio. Ellos no le piden a
nadie que se convierta, pero no ocultan lo que son ni lo que creen. Han visto un número cada
vez mayor de mujeres cuyas vidas son totalmente transformadas y cómo llegan a ser seguidoras
de Jesús. Cerca de la mitad de las mujeres han comenzado una iglesia. Los líderes y los
miembros de ella fueron vendidos como esclavos para trabajar en la industria del sexo. Estos
nuevos creyentes, ven la fe cristiana como una vida de poder que transforma. Para ellos, esto
es mucho más que una declaración bíblica que aprendieron. Cuando se trabaja con víctimas de
la prostitución y el tráfico de personas, se debe poder contestar la pregunta: fuera de la
prostitución y del tráfico de esclavos para la prostitución ¿qué otras oportunidades hay?
Debemos poder ofrecerles un trabajo con dignidad como una alternativa sostenible. Los
empresarios cristianos aquí tienen las llaves para combatir la esclavitud de hoy, en pleno siglo
2150

Definamos Negocios del Reino51


BAM (Business As Mission, por sus siglas en inglés), en castellano es Negocios como Misión, y
también es llamado Negocios del Reino o Negocios para Transformación. Es un movimiento
misionero que nació ante la inquietud de llevar el Evangelio a países de acceso restringido al
evangelio y como una forma de llevar un Evangelio completo. Quienes hacen BAM, han recibido
un llamado de Dios para hacer negocios reales y por medio de una empresa rentable, sostenible
y viable, poder transformar a la gente y a las sociedades en términos espirituales, económicos y
sociales, para la gloria de Dios. Es hacer negocios de una forma diferente, según los valores y la
ética del reino de Dios.

Un negocio como BAM abarca varios aspectos: Tiene que ver con la rentabilidad (es el
rendimiento, la ganancia que produce una empresa) y los valores del reino de Dios, con la
creación de riqueza y la responsabilidad social, trata acerca de productos con valor agregado así
como de servicios y el cuidado de la creación, tiene que ver con el mercado y sobre todo cuidar
a las personas. Mats Tunehag dice que son más que Responsabilidad Social Corporativa (CSR),
es más que la creación de empleo e iniciativa empresarial (La responsabilidad social corporativa
o empresarial significa que las empresas deben mantener una conducta respetuosa y una nueva
ética en su actuación en relación a la sociedad, a la solidaridad, la legalidad, la ética, la moral y
el medio ambiente.) BAM, trata acerca de ser un seguidor de Jesucristo en el mercado de
trabajo y negocios. Los negocios de BAM también buscan ver a Cristo revelado y a Dios
glorificado entre todas las personas y naciones.

50
Extracto de un artículo de Mats Tunehag, Conferencista y Consultor internacional. suizo y Asociado al Pacto de
Lausana en Negocios como Misión.
51
Rodriguez, Yelen. Revista VAMOS : Negocios como Misión. SIM : Mayo, 2011.

122
Abriendo puertas
David Bronkema, Director del Programa Internacional de Desarrollo de la Universidad de Eastern.

BAM explica y justifica al sector empresarial como un sector de trabajo para los misioneros
cristianos. Todo el mundo está bajo el dominio de Cristo y es nuestra responsabilidad hacer
efectivo ese dominio. Por la forma en que está estructurado responde a los dos mandamientos
que son amar a Dios y el segundo amar al prójimo, yendo más allá de sólo dar empleo, sino
también involucrarnos en las estructuras de la sociedad y ser sal en cuanto a la justicia y en
cuanto a la pobreza. Así mismo cumple el segundo mandamiento al hacer discípulos a todas las
naciones. BAM abre la puerta para que se dé testimonio del poder del Evangelio en donde las
dos fuerzas en constante lucha (los empresarios y la sociedad civil) se puedan unir, con la
finalidad de que haya un entendimiento de que los negocios son de Dios y es algo que Él ha
bendecido. Siempre y cuando los empresarios de BAM estén siguiendo los principios bíblicos
para hacer negocios, habrá un gran potencial para que el movimiento misionero mundial
aproveche las áreas de acción de BAM.

Negocios del reino para transformación.


Adriana B. Promotora empresarial de Vida en Acción Iglesia Cruzada Cristiana en el Norte de África.

“Nosotros no iniciamos únicamente un negocio del Reino para contribuir a las misiones, sino que
el negocio del Reino es la misión”. El término Negocios del Reino es un tema que nos concierne
a todos, porque son los negocios de Dios, manejados a la manera de Dios, por nosotros sus
mayordomos, para cumplir Sus propósitos en el mundo. No solo es un tema de moda, ni de
plataforma para enviar obreros al campo, sino que hay evidencias bíblicas desde Génesis y
hombres que fueron adoradores desde sus puestos de trabajo.

El término trabajo, servicio y reverencia en hebreo= avad, y en otras partes de la Biblia se


traduce como adoración. Dios colocó a Adán y Eva a trabajar en el jardín, ¿habrá alguna
conexión entre adorar y trabajar? El apóstol Pablo testifica a lo largo de sus epístolas cómo a
través de hacer tiendas, brindaba credibilidad a los nuevos creyentes y enseñaba el valor de
hacernos de todo, para alcanzar a otros. Cada vez más se habla de Negocios del Reino, y se
piensa que es un tema exclusivo de empresarios o inversionistas. Pablo vivió una vida sin
divisiones ya que él integró su vida, trabajo, descanso y adoración. No diferenció lo secular de lo
ministerial, era multiocupacional pero con una sola vocación. El consideraba cada cosa que
hacía como ministerio, bien sea haciendo tiendas, siendo pasajero en un barco, hablando en la
sinagoga, visitando las iglesias, todo lo que hacía, Pablo lo hacía para la gloria de Dios. Si
hemos de considerar testificar de Dios en todo lo que hacemos, decimos y pensamos,
necesitamos apartarnos del hecho de fragmentar nuestra vida.

Los negocios del Reino deben reflejar aspectos tales como:

- Nuestros productos y servicios deben honrar al Señor (Hechos 19:24). Como


mayordomos de los negocios del Reino, no debemos vender ciertos productos y servicios
solo porque son rentables, sino debemos preguntarnos si estos productos y servicios
glorifican a Jesús. ¿Vendería Jesús estos productos y servicios? ¿Satisfacen necesidades
claras y legítimas? ¿Producirán daños a otros?

123
- Los miembros de la gerencia, glorifican al Señor Jesucristo. (Marcos 10:42-45). Los
negocios del Reino deben modelar el mismo estilo gerencial Jesucristo, el modelo del
siervo-líder. La forma en que usted trata a sus empleados, maneja sus finanzas, trata
con el gobierno y mercadea sus productos y servicios deben dar gloria al Señor.
- El negocio provee para sus necesidades y las de su familia (1 Timoteo 5:8). La Biblia es
clara en que el trabajo es la forma de proveer para nuestras necesidades naturales. Ella
dice que si un hombre no provee para su casa, él ha negado la fe y es peor que un
incrédulo. No importa cuán celoso sea acerca de Jesús, debe tener balance y asegurarse
que su negocio provee integralmente.
- Los negocios del Reino deben ser rentables. Jesús aclara esto en la historia de los
talentos en Mateo 25:14-30, cuando Él se desagradó del siervo que no obtuvo ganancias.
Ganancias sostenibles son la única forma de construir patrimonio. El enfoque bíblico de
ganancia es un enfoque balanceado.
- El negocio es un medio para el evangelismo y discipulado del mercado (Mateo 28:18-20)
Todo creyente, sin importar su profesión, tiene el mandato de cumplir la Gran Comisión.
Es nuestra tarea redimir el mercado porque es ahí donde se encuentra el negocio, el
gobierno y la educación. Nuestros negocios son el escenario de mercado para
evangelizar y discipular a todos aquellos que influenciamos, incluyendo a nuestros
clientes, empleados, proveedores, socios, competidores y la comunidad.
- Los negocios son un instrumento para dar (1 Timoteo 6:17-19). Los negocios del Reino
deben comprometerse a dar para el trabajo del Reino y para aquellos en necesidad.
Nosotros damos a través del diezmo de las ganancias y dando generosamente en la
manera que el Señor nos mueva. Dar, no es la única opción de un negocio del Reino
exitoso, sino solo una de varias alternativas. Nosotros no iniciamos únicamente un
negocio del Reino para darle a las misiones, sino que el negocio del Reino es la misión,
bien sea en Colombia, o en los lugares con más necesidades del planeta donde Cristo no
ha sido conocido, para que a través nuestro le puedan conocer.

¿Está operando un negocio del Reino? ¿Cuán exitoso, desde el punto de vista del Reino, es su
negocio? ¿Está adorando con su trabajo? Los tiempos económicos difíciles, crean mayor
demanda por negocios que reflejen la voluntad de Dios y sean sal y luz en el mercado para
Jesús. Esto nos provee de una ventaja competitiva única y nos permite ser un recurso para el
mundo en tiempo de necesidad. En Mateo 25:21, Jesús dice "si en lo poco has sido fiel (éxito),
te pondré a cargo de más (responsabilidad)".

Tres declaraciones fundamentales que resumen las implicaciones de BAM


1. Cristo nos envía a todo el mundo a predicar y manifestar el Reino de Dios.
2. El mundo tiene una gran necesidad de negocios viables y sostenibles que pueden tener un
impacto transformador en las personas y en las sociedades, económica y espiritualmente.
3. Dios llama y equipa a las personas para hacer una diferencia en el mercado.

La mujer empresaria de Proverbios 3152


Los empresarios no son ciudadanos de segunda clase en el Reino de Dios. La Biblia habla
claramente de negocios y presenta aun a una empresaria como un ejemplo santo y de virtud de
cómo servir a otros y satisfacer múltiples necesidades en la sociedad. Veamos algunas de sus
características:

52
Extracto del boletín Journey Together de Liz McGregor de la misión SIM.

124
1. Hace un estudio de mercado e invierte comprando un terreno.
2. Fuera de sus ganancias ella planta una viña.
3. Obtiene ganancias y reinvierte si ve que aumentarán sus ingresos.
4. Lleva los libros contables y maneja flujo de caja.
5. Hace prendas de vestir de lino y las vende, también suministra de cinturones a los
comerciantes.
6. Participa en la fabricación para la venta al por menor.
7. Ha establecido una cadena de abastecimiento.
8. Utiliza parte de las ganancias para el trabajo caritativo, abriendo sus brazos al pobre y
extiende su mano al necesitado.
9. Proporciona alimento y el sustento para su casa y también alimenta a sus empleadas.
10. Provee de empleo.
11. Denle la recompensa que ella ha ganado.
12. Su trabajo en los negocios es reconocido, elogiado y ciertamente admirado en la puerta de
la ciudad.

Los peligros de los negocios del reino.


• No dedicar tiempo suficiente para evangelizar y dar testimonio de vida en la práctica del
negocio, debido a que solamente estamos orientados en conseguir que la empresa sea
rentable, o que por una falta de madurez se ambicione la riqueza material, perdiendo así, el
verdadero objetivo.
• Que buscando dar mayor énfasis a la obra de evangelización se descuide el negocio,
haciendo que la gente del lugar sospeche de las actividades de los empresarios y piense que
son, por ejemplo, espías de otro gobierno, convirtiéndose en una empresa fantasma que no
genera ninguna ganancia, ni produce un cambio social en su entorno.
• No se toma en cuenta la relación con la iglesia local. La participación de la iglesia es vital.
Toda obra misionera es también una obra de la iglesia local.
• Poner la empresa sin que ésta tenga los valores cristianos como salarios y un trato justo a
los empleados, no usar sus relaciones e influencias para ser de ejemplo a las autoridades
locales.

La parte operativa de BAM


Entrevista a David Bronkema, PhD. Profesor y director del programa de MBA Desarrollo Internacional y de
la Facultad de Liderazgo y Desarrollo de la Universidad Eastern de Estados Unidos.

¿Qué pasos prácticos debería seguir un empresario que está siendo llamado por Dios
para hacer Negocios del Reino?
• Por medio de la oración discernir a qué país Dios quiere que vaya. Podría ser uno donde
tiene contactos personales de la iglesia. Primero debe saber a qué lugar está siendo
llamado.
• Hacer una investigación previa de mercado, o estudios de factibilidad juntamente con la
iglesia local. No pueden haber esfuerzos misioneros aislados de la iglesia, eso sería muy
difícil.
• Luego de tener un tiempo de oración y haber realizado los estudios previos, se puede saber
si se lanza la empresa o no. Luego se podría buscar qué tipo de apoyo hay, el
financiamiento de la empresa, etc.

125
• También hay oportunidades que se están dando por parte de algunas agencias misioneras
que están buscando profesionales para trabajar en algunos proyectos de negocios. Otro
paso podría ser buscar las oportunidades con las agencias misioneras para poder tomarlas,
que podrían ser factibles para misioneros latinos. Si hay alguna oportunidad en algún país
donde no se habla el español o el inglés es importante considerar un tercer idioma.

Testimonios
Influenciando con el ejemplo
Misionero Shane Treadway, Director de misión Pioneers en Perú, con su esposa tiene dos empresas de
BAM en el sur de ese país.

Una de nuestras empresas de BAM está en el valle Carumas, Moquegua Perú, donde se produce
orégano. Primero formamos la Asociación Ecoandina Carumas sin fines de lucro, para proteger
a los productores y evitar que los intermediarios los explotaran al no pagarles un precio justo
por sus productos. Luego, con parte de los productores y con un representante de la misión
Pioneros creamos la empresa Green Leaf Perú, una empresa agroexportadora de orégano, que
luego de dos años de arduo trabajo, va a realizar su primera exportación. El principal proveedor
de orégano es la Asociación Ecoandina Carumas.
En Green Leaf estamos dedicados a proveer hierbas aromáticas de la más alta calidad, integrar
soluciones innovadoras para nuestros clientes, y mejorar la calidad de vida de nuestros
productores, sus familias y comunidades. Todo esto bajo nuestro compromiso de ser líderes
regionales en la producción orgánica y de promover el comercio justo.
En esta empresa, los trabajadores no son cristianos. Aprovechamos para evangelizarlos y
empezamos leyendo la Biblia, ellos vieron el trato que nosotros tenemos hacia ellos, nuestras
palabras, la sinceridad, la forma de tratarlos con justicia y equidad, no somos parciales, ellos
conviven con estos valores del reino de Dios.
Muchos en esta comunidad piensan que no pueden ganar si no engañan o si no mienten o te
aprovechas del otro, la mejor manera de subir socialmente es por ser más astuto que los
demás. Ellos están viendo con nuestro ejemplo que la vida no es así.
Joel González, que trabaja de cerca con Green Leaf: “Esta empresa de BAM me ha permitido
conocer nuevos lugares, personas y culturas. Me ha dado la oportunidad de estar cerca de los
desafíos que presenta emprender un proyecto. Pero la mayor bendición es encontrar
oportunidades de comunicar el glorioso Evangelio. Siendo que Green Leaf como empresa está
en sus inicios, es una gran oportunidad para confiar en los Planes que el Señor tiene, eso es una
bendición para mí”.

Geo Food - Restaurantes y Café


Con la visión de generar nuevos recursos para apoyar financieramente los proyectos misioneros,
y servir de espacio de entrenamiento en negocios para los candidatos, El Departamento de
Asuntos Interculturales de VIDA EN ACCION Iglesia Cruzada Cristiana en Bogotá, inició la
empresa GEO Food que presta los siguientes servicios: restaurante, café, gathering (atención de
eventos empresariales y familiares), y la comercialización de agua en botella y café tipo
exportación.
Esta empresa cuenta con un restaurante ubicado en un centro comercial, desde el cual se
atienden las otras unidades de negocio.
Para conocer más de esta modalidad de negocio escriba a asuntosinterculturales@gmail.com

126
Tarea

Comparta el contenido de este capítulo con alguien en su iglesia que posea un negocio (puede
ser desde un pequeño negocio hasta una gran empresa), y
• ¿Cómo este material ayudó al dueño del negocio a ampliar su perspectiva situándola en
el campo de los negocios del reino?
• ¿Cómo este empresario podría ser de bendición con su negocio en un país no alcanzando
del mundo?

Proyecto de reflexión y aplicación

Usted ha sido desafiado a desarrollar uno o más negocios en un país del medio oriente. Como
ha podido aprender, para poder hacerse un Negocio del Reino, el negocio necesita obtener
ganancias, volverse rentable, crear trabajos y mejorar el bienestar de otros y ser un medio para
la evangelización, discipulado y plantación de iglesias. Empecemos por el primer aspecto, el de
las ganancias. Asumiendo que usted puede gastar $50.000 Dólares estadunidenses (consulte la
tasa de cambio para tener una idea en pesos) para el negocio en dicho país y después de haber
pagado todos sus gastos usted necesitará una ganancia de $10.000 Dólares por año, desde el
primer año.

1. ¿Qué clase de negocio consideraría usted comenzar? Liste cinco negocios:


a)
b)
c)
d)
e)

2. Seleccione uno de los cinco negocios, y explique por qué piensa que esas ganancias serian
posibles de conseguir dentro de ese negocio.

3. Describa brevemente en qué consistiría el negocio y cómo este va a hacer dinero

4. ¿Cómo se usarán las ganancias?

5. ¿Cuántas personas de dicho país serán empleadas en el negocio? y ¿Cuántas personas se


necesitan como misioneros con enfoque en negocios?

6. Describa 3 riesgos que prevea dentro del negocio

7. Describa como este negocio funcionaría como un negocio del Reino teniendo en cuenta los
aspectos vistos en este capítulo, y estableciendo el Reino de Dios en esa nación no
alcanzada con el evangelio.

127
Capitulo 15
Cuidado integral del misionero53
Las cartas están listas y toda la iglesia ha firmado tarjetas de felicitaciones para sus misioneros
que están celebrando dos años de servicio en el campo. Otros miembros de la iglesia han
verificado los papeles de seguro de los misioneros y alistan un informe para enviárselos.
Mientras tanto los encargados de finanzas coordinan con la agencia misionera la fecha de
entrega del dinero que han recolectado.
En el campo, la pareja misionera se reúne con unos amigos de su equipo de trabajo. No son de
la misma iglesia ni de la misma denominación, pero entienden muy bien algunas de las cosas
difíciles que están pasando en el campo y los consuelan.
Al llegar a casa, reciben un paquete de su iglesia. Sonríen, saben que cuentan con una “familia”
a la distancia y gente que los quiere en el campo.
¿No sería genial que cada misionero sepa que hay un equipo con el que pueden contar en su
cuidado pastoral? “Muchas veces, los misioneros al sentirse olvidados por su equipo enviador,
pasan diferentes problemas sin recibir la ayuda que necesitan y regresan frustrados, enojados y
no quieren saber más de la obra misionera” dijo Carlos España, coordinador del programa
Cuidado Integral de COMIBAM54.

Ezequías M., misionero peruano sirviendo entre la tribu de los Matsiguenka contó lo que sintió
en cuanto a la necesidad de cuidado pastoral: “Necesité tiempos de consejería, ser escuchado,
que me crean, ser tomado en cuenta, y atendido”. Y es que un misionero, como todos los
cristianos, necesita de otros en su vida. Si no tiene un buen equipo de cuidado pastoral a su
alrededor, podría terminar por consumirse.

Obed Cruz, representante de SIM55 para Latinoamérica, dice que un correcto cuidado pastoral es
una atención personalizada en las diferentes áreas de la vida del misionero, su familia y
necesidades y que debería empezar, no sólo cuando están en el campo sino, desde el momento
en que el misionero reconoce su llamado. “Consiste entonces en mentorear, en caminar juntos,
en compartir la vida, uno dispuesto a dedicarle tiempo al obrero y este a dejarse enseñar y
guiar por otro”, dijo Obed. Myriam Díaz, misionera de SIM en Guatemala, quien sirvió en
Nigeria dijo: “No sólo debe enfocarse en las necesidades sino que además, debe proveer
espacios para la rendición de cuentas en cuanto al ministerio y vida personal”.

Es tiempo de cuidar
Diana Marcela Castro Riaño. Coordinadora académica de la Escuela Internacional de Misiones de la
Iglesia Cruzada Cristiana. Junto a su familia sirvieron como misioneros en Guinea Ecuatorial (África).

“Entonces los apóstoles se juntaron con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho, y lo que
habían enseñado. El les dijo: venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco
Porque eran mucho los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer”
Marcos 6:30-31


53
Adaptado de la Revista Vamos : Nos toca a nosotros. SIM. Marzo de 2011
54
COMIBAM es la Cooperación Misionera Iberoamericana. Consulte: www.comibam.org
55
SIM es la Sociedad Internacional Misionera

128
En noviembre de 2006, la Cooperación Misionera Iberoamericana COMIBAM convocó en la
ciudad de Granada (España), cerca de 300 obreros interculturales iberoamericanos que se
encontraban sirviendo en el campo misionero. Dos eran los principales objetivos: escucharles y
ministrarles.

Algunos de aquellos obreros no habían salido por años de su campo de servicio, por eso varios
al entrar en el hotel donde les hospedaron corrieron en busca de ayuda pues la puerta de su
habitación no les abría, la luz no encendía y no encontraban las llaves (todo funcionaba con una
tarjeta que activaba los sistema eléctricos y que algunos confundieron con una tarjeta de
presentación del hotel).

Durante el evento se ofrecieron espacios para orar por las mujeres casadas que por mucho
tiempo no habían tenido con quién compartir acerca de sus desafíos ministeriales y el cuidado
de los hijos, otros habían sufrido el abandono de su iglesia y sus aportantes. También
estuvieron algunos hijos de misioneros, que se les denomina hijos de la tercer cultura, aquellos
que se adaptan fácilmente porque han aprendido que no se pueden apegar, que los amigos se
pierden y que su patria puede ser cualquier lugar.

¡Con qué corazón tan amoroso Jesús fue sensible a la necesidad de descanso de sus discípulos!
En verdad ellos habían servido fiel y eficazmente. Muchas cosas tenían por contar de lo que
habían hecho y enseñado, pero el Señor les invitó para apartarse y descansar. El cansancio, la
fatiga física o emocional son desafíos del obrero intercultural, también lo son la enfermedad, la
educación de los hijos, la soledad, las finanzas, las frustraciones, las crisis, la familia, la guerra,
el aprendizaje de otra lengua, la cultura, la persecución y hasta la cárcel; una necesidad
profunda de ser escuchado, atendido y mimado.

Jesús atendió de manera integral (espíritu, alma y cuerpo) a sus discípulos. Su caminar con
ellos incluyó asistir a la suegra de Pedro, escuchar y resolver sus quejas, buscar sombra y lugar
para dormir, pasar largas horas respondiendo sus preguntas o exhortándoles por el desanimo, la
poca fe y el pecado.

Por el amor del Padre y el ejemplo de Jesús somos llamados como iglesia a participar de ese
cuidado pastoral e integral a los misioneros. Si bien el misionero deberá tener como uno de sus
comienzos el aprendizaje en la dependencia, soberanía y control absoluto del Señor haciendo
de él su máxima prioridad. Como hermanos en Cristo podemos participar, sostener y aportar
para el cuidado de nuestros misioneros. Es una labor de todos, un paso más, una oportunidad
de crecer y unirnos al Señor en la extensión de su Reino. “Este es mi mandamiento, que os
améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga la
vida por sus amigos” Juan 15:12-13.

Uno de nuestros mayores gozos cuando servimos en Guinea Ecuatorial fue el día en que una
misionera española nos visitó y nos trajo como regalo algo que le habían recomendado que
haría muy feliz a los colombianos, era pequeño, mal envuelto en hojas secas y acomodados en
una caja de madera no muy bien cerrada, se trataba de ¡bocadillos veleños! Eso también es
cuidado integral.

El movimiento misionero latinoamericano está creciendo. Oleadas de jóvenes se preparan para


salir y asumir la tarea; mientras tanto debemos prepararnos para atenderlos y ayudarles a

129
perseverar. La iglesia tendrá la oportunidad de extender sus brazos en el Reino de los Cielos
siendo colaboradores con Cristo en el cuidado de sus enviados.

Un cuidado compartido
El apóstol Pablo, necesitó de otros para cumplir la tarea misionera. Él menciona más de 70
nombres de amigos y hermanos que fueron usados por Dios para cuidarlo y ministrarlo. Así que,
el misionero requiere de gente involucrada y preocupada en cada área de su vida,
acompañándole.
Jessie Ritchey, consultora de capacitación misionera y cuidado integral dice “El pastor tiene la
responsabilidad de asegurar que una persona con autoridad suficiente, asuma el compromiso
del cuidado del misionero, estableciendo una comunicación constante con ellos mientras se
encuentran en el campo”.
Carlos España dice que este cuidado debe ser compartido, y que una buena manera de
realizarlo es repartiendo funciones. “Se podría tener un equipo de apoyo y dividirse la tarea del
cuidado para que el misionero vea que le quieren, le cuidan y sentir que es importante para la
iglesia”.

Ya que el misionero está en un proceso desde el momento que acepta el llamado misionero,
habrá diferentes etapas en las que podrá ser pastoreado de cerca por su iglesia y/o pastor, pero
al estar en el campo, el pastoreo a distancia será muy difícil. Por ello la necesidad de un equipo
alrededor del misionero. La iglesia enviadora, la agencia y otros involucrados deben tener en
claro sus tareas y evitar problemas posteriores en donde el más perjudicado es el propio
misionero. “Sin un acuerdo previo, se toma el riesgo de que nadie los cuide o que quizás varios
líderes se apresuren a tomar diferentes decisiones sobre sus vidas al mismo tiempo. Cualquiera
de esas opciones resulta muy estresante para el obrero.”, dijo Jessie.

El Dr. Carlos Pinto sugiere que no deberíamos ser demasiado rígidos en la organización, pero
que es de mucha ayuda fortalecer los acuerdos de antemano y contar con una estructura
mínima que ayude a enfrentar una potencial crisis. “El tema de la comunicación es un factor
clave… así que debemos de trabajar todos en mantener abiertos los canales confiables de
comunicación”, dijo Obed Cruz.

La idea general es que muchos participen en el cuidado pastoral del misionero durante las
diferentes etapas de su vida. Es un equipo de apoyo, dispuesto y comprometido a trabajar en
conjunto, en el cuidado del misionero y hacer la tarea misionera mucho más efectiva.

Consejos para que misioneros faciliten su propio cuidado pastoral


• Debe estar dispuesto a recibir crítica constructiva.
• Muéstrese dispuesto a recibir asesoría.
• Sométase a evaluaciones con actitud abierta y sincera.
• No espere hasta que haya problemas para buscar ayuda. Busque apoyo dentro de la
comunidad cristiana en situaciones de crisis.
• Busque su propio crecimiento espiritual por diferentes medios. No olvide la oración y la
lectura de la Palabra.
• Intégrese voluntariamente a grupos de oración y estudio Bíblico
• Busque la amistad de personas que te escuchen, aconsejen y corrijan.

130
• Haga una lista de todas las necesidades que tiene para que pueda decirlas a los que
deseen ayudarle.
• Rinda cuentas por su propia voluntad.
• Usted mismo debes estar dispuesto a brindar cuidado pastoral hacia otros.

Formando un equipo de apoyo alrededor del misionero


Neal Pirolo escribe en su libro “Sirviendo al enviar Obreros” que ningún misionero debería salir
de su país sin un equipo fuerte e integrado, con personas con conocimiento misionero,
entusiastas y tan comprometidas como el mismo misionero que va al campo. Tal vez, usted no
ha sido llamado a ir, pero tiene un amor y pasión por las misiones y quiere involucrarse.
Formando un equipo alrededor del misionero, podrá ayudarle durante todo su ministerio (antes,
durante y después). Este equipo puede estar formado por varios hermanos de la iglesia, con
diferentes dones y talentos para atender distintos aspectos de la vida del misionero y trabajar
juntos como un solo cuerpo que provee.

• Apoyo Moral: Estar disponible para el misionero, animándole durante todo el proceso.
• Apoyo de Organización: Atender todos los detalles y trámites, colaborando con él en
las coordinaciones.
• Apoyo Económico: Ser el primero en dar y en promover el levantamiento de fondos
para su misionero.
• Apoyo en Oración: Ser un guerrero y promotor de oración intercesora.
• Apoyo en Comunicación: Mantener el contacto con el misionero y usar formas
creativas para hacerle sentir amado.
• Apoyo en la Readaptación: Ayudarle cuando regrese del campo, haciéndolo sentir
parte y atender todos los detalles para que no le falte nada.

Leyendo entre líneas


Las cartas de noticias de los misioneros no cuentan toda la historia, aquí hay algunas cosas que
probablemente ellos no dirían:
• Estamos solos, las buenas amistades son difíciles de encontrar.
• El diario vivir es mucho más duro.
• Sólo queremos ser escuchados. Saber que no estamos solos.
• Algunos días, queremos que alguien se regocije o llore con nosotros.
• Algunos días, nos caería bien un poco de aliento.
• Necesitamos saber que estás orando.
• Necesitamos saber que no te has olvidado de nosotros.
• Quisiéramos que nos trates como un ser humano, no siempre como un misionero o como si
fuéramos perfectos.
• No queremos ser juzgados si tomamos un día libre o unas vacaciones. Esto es saludable
• No nos parece justo que el pastor reciba un aumento con más frecuencia que nosotros que
recibimos el mismo apoyo económico por muchos años.
• No nos preguntes solo por números o cifras.
• ¿Puedo ser completamente honesto contigo?, ¿Puedo compartir contigo que este año ha sido
completamente malo sin que le digas a otros que he sido un fracaso como misionero?
• Ser un apoyo también significa que seas un amigo con el que podamos contar sean momentos
de triunfos o derrotas.

131
• Nos gustaría un cuidado integral pensando en todas las áreas. A veces sólo se enfocan en los
resultados del ministerio.
• Soy miembro de la iglesia y necesito el apoyo espiritual de mi pastor, que me cuide de igual
manera que se cuida a un miembro de la iglesia.

¿Cuál es el problema?, sólo está volviendo a casa


Tal vez se esté preguntando, ¿por qué un misionero puede sentirse tan afectado por tan sólo
volver a su país de origen? Con frecuencia, la iglesia no conoce muy bien el tema de
readaptación y debe capacitarse para poder comprender mejor lo que sus misioneros viven. Neil
Pirolo, misionero de OM escribió un libro llamado “Sirviendo al enviar Obreros” que nos ayuda a
entender un poco más a fondo sobre los desafíos que enfrentan.

Físico: Los cambios climáticos, los cambios de horario, etc.


Profesional: El regresar y volver a un trabajo donde hay una supervisión más cercana puede
hacerlos sentir aburridos y que no tiene mucha trascendencia lo que hacen.
Material y económico: El misionero puede sentirse abrumado ante los gastos que se hacen
en su propio país mientras él sufría con el levantamiento de su sustento en el campo.
Cultural: Un misionero puede haberse acostumbrado a un estilo de vida más tranquilo,
relajado, con énfasis en las relaciones y en las personas, por eso, al regresar a su país puede
sentirse irritado ante la rapidez, el poco tiempo para compartir y los valores distintos.
Social: El misionero puede sentirse reemplazado ya que el tiempo que pasó fuera hizo que sus
amistades continúen con otros amigos. Si la iglesia es muy grande y el misionero no tuvo mucha
comunicación con ella, sus relaciones al regresar pueden ser despersonalizadas y hacerle sentir
muy herido.
Lingüista: Algunos misioneros han aprendido otro idioma y sienten tensión por haber olvidado
palabras, no entender los modismos o jergas de moda o al expresarse con frases fuera de lugar.
Nacional y política: Su misionero puede haber estado en otros países donde la política ha sido
diferente, las atracciones turísticas variadas, etc. Al comparar la realidad de su país con la del
otro lado del mundo, puede sentirse confundido y esto puede causar tensión, tanto en él como
en las personas que lo escuchan.
Educación: Algunos hijos de misioneros han estudiado en casa o en escuelas apartadas de los
padres, cuando regresan sienten el choque de ir a un sistema educacional totalmente diferente.
Espiritual: Cuando el misionero estuvo lejos se enfocó en la salvación y el discipulado. Ha
renunciado a muchas cosas para ocuparse en ganar vidas para Cristo. Al llegar a su país se
siente confundido, enfrentando sentimientos de culpa, enojo, condenación. Se siente mal por las
muchas almas que ha dejado lejos, como también luchando con la cultura, con la comodidad en
su país, etc.

Testimonios

Un consuelo en las pruebas


“Una mañana de marzo del 2010, nos dirigíamos hacia la escuela en la camioneta de uno de los
misioneros, el chofer, siete hijos de misioneros y yo. En cuestión de segundos un camión
sobrecargado de granos nos embistió dos veces empujándonos hasta una zanja, mientras que
por otro lado un carro que venía a toda velocidad se estrelló contra nosotros, bloqueándonos la
salida por ese lado.

132
Solamente por la gracia de Dios no sufrimos ninguna herida física de importancia. Esa misma
noche, dos de los misioneros de nuestro equipo, quienes se habían entrenado para aconsejar en
situaciones de crisis y trauma, reunieron a los niños para que tuvieran la oportunidad de hablar
de la experiencia, expresar sus emociones y orar juntos por ello. Una de dichas misioneras, me
pidió que apartáramos un tiempo lo más pronto posible para que yo tuviera esa misma
oportunidad. En ese momento yo no pensé que la experiencia me podría haber afectado, sin
embargo cuando estábamos platicando pude experimentar la carga emocional que se liberaba y
de nuevo me pude relajar y dormir sin sobresaltos. Hasta hoy no sé si estas misioneras actuaron
en base sus conocimientos o la oficina de campo de SIM les instruyó a hacerlo, la verdad es que
no lo sentí como algo forzado o como un procedimiento a cumplir sino, que lo percibí como un
interés genuino en ayudarnos en esa situación. El saber que mi amiga en el campo se
preocupara por mi salud emocional fue por si solo un gran consuelo”.
Myriam Díaz es misionera de SIM y trabaja actualmente en el proceso de envío de misioneros
latinos al campo. Sirvió durante seis años en Nigeria como doctora y otros ministerios.

TAREA 1

Escriba una carta de apoyo para cada un misionero que usted conozca, que refleje los aspectos
clave del cuidado integral vistos en el capítulo.

TAREA 2

Haga una lista de cosas que haría para atender a una familia de misioneros que en pocos días
llegaría de nuevo a Colombia para un tiempo de descanso, luego de varios años de servicio en
el extranjero. Tenga en cuenta cada uno de los siguientes aspectos:
• Viaje a Colombia
• Vivienda
• Descanso
• Familia
• Salud
• Sostenimiento durante el descanso
• Agenda de Visitas a iglesias y personas clave
• Incorporación a la Iglesia
• Planes a futuro

133
Capitulo 16
¿Hacia dónde vamos?56
Así como el planeta tierra nunca se detiene en su rotación y en su viaje por el universo, el
mundo en el que vivimos está en constantes cambios a todo nivel, por ejemplo, culturales,
económicos, demográficos, entre otros y de la misma manera la iglesia y la misión están en
cambio permanente. Pretender hacer misiones sin colocar en contexto lo que sucede en el
mundo y en la iglesia producirá una misionología desencarnada de la realidad.

Este capítulo muestra un análisis misionológico que examina los diversos horizontes en cuanto al
mundo, la iglesia y la misión, identificando las principales tendencias que las moldean, de tal
manera, que provea luces respecto a las rutas, senderos y caminos por los cuales la misión
transita hoy día, y la repercusión que tiene desde el quehacer misionero desde la iglesia local.

A. ¿Hacia dónde va el mundo?


Aumento descontrolado de las migraciones. “Familia colombiana que se respete, tiene
familiares en el exterior”. ¿Cuántos de sus familiares viven en el extranjero? ¿Cuáles fueron sus
motivos de viaje? En los países Latinoamericanos este fenómeno cada vez toma más fuerza.
Por ejemplo: El Salvador cuenta con 9 millones de habitantes, de los cuales 3 millones se
encuentran en otros países57. Colombia cuenta con el 10% de sus habitantes en el extranjero58.
La mano de obra Latina, africana y asiática gana espacio en las naciones Europeas y del Norte
de América, especialmente en los empleos informales. ¿Cuántas personas de estas diásporas
son cristianos evangélicos? ¿Qué sería del mundo si esos cristianos asumieran una actitud
misionera? Las tendencias de migración continúan no solo de América Latina hacia Europa y
Norteamérica, sino también dentro de América Latina, de las zonas rurales y pueblos hacia las
grandes ciudades y capitales. Necesitamos seguir reflexionando sobre el significado del
fenómeno migratorio en el mundo de hoy y cómo Dios en su soberanía se manifiesta en estos
procesos de migración para llevar adelante sus planes y propósitos.

La globalización (aldea global). Una clave para una interpretación adecuada de este
proceso es sin lugar a dudas las nuevas relaciones sociales que caracterizan a los pueblos
latinoamericanos en interacción consigo mismos y con el resto de las naciones, teniendo en
cuenta que han sido las economías en vías de desarrollo las que han sufrido terriblemente el
impacto de estos modelos económicos a lo largo de la historia. La globalización puede ser
benéfica en cuanto al acceso y difusión de la información, nuevas oportunidades de trabajo, el
intercambio cultural, intercambios tecnológicos importantes, posibilidades de ofrecer y vender lo
que cada nación produce. De otro lado también tiene sus peligros: el bajo nivel educativo ha
dañado enormemente la capacidad de discernimiento y análisis, un acomodamiento acrítico al
sistema a pesar de lo dañino y defectuoso, El ejercicio de presión sobre los débiles hasta
condicionar su subsistencia, la falta de una ética basada en valores permanentes, la corrupción
y violencia generalizada como estilo de vida en respuesta al abuso y la desigualdad, y una


56
Ponencia elaborada por David Cárdenas basada en los aspectos de análisis misionológico de COMIBAM
Internacional. Ciudad de San Salvador (República de El Salvador), 2009.
57
Cifra en 2008
58
Cifra de acuerdo al censo del DANE en 2005.

134
justificación inmoral ante el llamado de atención y la discriminación de los más débiles y
marginados en unas sociedades donde prima lo material y la posición.

Aumento de la concentración de personas en los grandes centros urbanos. La


tendencia demográfica es el aumento de las Mega-ciudades y el despoblamiento del área rural.
A futuro puede significar serios problemas. Para 1800 la población urbana era del 2%, en 1900
se incrementó al 9% y hoy día se estima en el 50%.

Nos encontramos en una etapa de “Posguerra” pero con guerras activas. La tensión
que produce la presión internacional contra aquellos países que son amenaza por su arsenal
nuclear y países donde residen dictaduras que violan los derechos humanos.

Ruptura de la esencia y degeneración del concepto de familia. La familia como célula


de la sociedad se ha visto afectada por las tasas de divorcio en aumento (lo mismo sucede entre
los cristianos). Los padres experimentan dificultad para levantar a sus hijos sanamente en una
cultura emergente, mientras los movimientos homosexuales, y otros, siguen degenerando la
familia.

Postmodernismo. La tendencia de una religión terrenal como característica de la cultura


postmoderna se manifiesta aquí con una fe especulativa en el Espíritu Santo, la cual se
convierte en un poder especulativo del hombre mediante medios tecnológicos y ofertas
hedonistas como reemplazantes pseudo-divinos. Dios es un Dios de recursos humanos (dinero,
éxito laboral, hacer carrera, etc.), Dios se adapta al gusto de las personas (hedonismo); el
enfoque antropocéntrico reemplaza totalmente el espacio de la adoración a Dios en los cielos, y
la misma está al servicio terapéutico del bienestar del alma humana. El evangelio “light” para el
hombre “light” de la época postmoderna también ingresó al mundo de nuestras iglesias
cristianas. La cruz del Señor no tiene espacio en esta especie “religiosa”, sino el énfasis esta en
un espíritu que se terrenaliza, esclavizado y encarcelado a la propia experiencia del ser humano.

La generación emergente. El mundo demográficamente tiende a ser más joven y diverso en


sus tendencias culturales. Una cultura emergente es la generación de individuos nacidos en un
momento histórico determinado, que reflejan los patrones de conducta, valores, actitudes
sociales, y cosmovisión de la vida de dicha generación, que contrasta con la generación pasada,
a partir de todos los elementos nuevos de esa generación. Entre las características generales
de esta la generación emergente59, se encuentran: son escépticos, no creen en verdades
absolutas, son espirituales pero no les atrae la iglesia tradicional, andan a la deriva buscando
canalizar su fe, tienen pluralidad de opiniones sobre la vida, creen que la comunidad es esencial,
valorizan la experiencia, ven el progreso como algo muy frágil y piensan que la percepción
humana es compleja.

Búsqueda de nuevos sistemas de gobierno. Rebelión contra las dictaduras y resurgimiento


de ideales marxistas y comunistas Para 2009 se observa que la mayoría de naciones latinas
están caminando en esta dirección. A pesar de los casi doscientos años de independencia
política desde España, nuestras democracias continúan débiles y llenas de corrupción, siendo a
menudo interrumpidas por dictaduras. Grandes sectores de nuestras poblaciones continúan
marginados y excluidos, como las comunidades indígenas y nativas, las comunidades afro-


59
Conferencias de Iglesias emergentes por Victor Ibagon.

135
americanas, las mujeres, los niños y los pobres. Se clama por una democracia auténtica más
incluyente y participativa y no solamente formal.

Decadencia moral agravada. El mundo cada vez se torna más hedonista, en el que el
relativismo cultural da rienda libre a las expresiones más inmorales del ser humano.

Aumento extremo de la pobreza en 2/3 de la población mundial. Los pobres tienden a


ser más pobres y los ricos más acaudalados.

Los tiempos entre paradigmas se hacen cada vez más cortos y entre ellos más
complejos. El conocimiento cada 18 meses se renueva (Ej. La primera clonación en 1999, hoy
es como una noticia vieja).

Defensa por la conservación del medio ambiente. Los cambios climáticos y sus
consecuencias cada vez forman parte de la agenda mundial, debido a la alteración de la
temperatura global. Hoy más que antes se habla inundaciones, huracanes, sequías, fuertes
nevadas, disminución de las masas de hielo en los polos. La búsqueda de nuevas fuentes de
energía ante un inminente temor ante la disminución progresiva de la base energética no
renovable de la época industrial, que es el petróleo. La tendencia es hacia el uso de la energías
alternativas tales como la energía solar, eólica (viento), mareomotriz, geotérmica, biomasa,
entre otras.

Terrorismo. El atentado contra las torres gemelas de Nueva York ocurrido el 9 de septiembre
de 2011, alteró el mapa global en cuanto a seguridad nacional. Prendió las alarmas en cuanto al
terrorismo y aumento los esfuerzos de las naciones por luchar contra este. De otro lado la
gente anda más temerosa y busca un lugar seguro.

Auge de nuevas religiones, fundamentalismo religioso y guerra entre religiones.


Como una expresión del ambiente postmoderno en el que vivimos, se ve un incremento de
diversas tendencias religiosas que van desde movimientos indígenas a grupos religiosos
globalizados. El resurgimiento de religiones nativas y expansión de religiones de tipo oriental,
incluidas la nueva era, son muy comunes hoy en día. ¿Cómo vivir y comunicar el evangelio en
un mundo cultural y religiosamente diverso y plural? Este es un desafío que no debemos olvidar,
debiendo abordarlo con fidelidad al evangelio, especialmente cuando persiste el prejuicio,
racismo, la marginación y exclusivismo hacia lo diferente, algo que está en la naturaleza
pecaminosa del ser humano.

Salto histórico en el desarrollo tecnológico. El mundo está dando pasos gigantescos que
hacen uso de la informática, la automatización, la robótica, la biotecnología. La Biblia dice “la
ciencia en los últimos tiempos aumentará” (Daniel 12:4).

Revolución en las comunicaciones. Cada vez es más sencillo y asequible comunicarse con
otras latitudes del planeta. La tecnología de los teléfonos móviles, la computación y el internet,
acercan las distancias en tiempo real.

Auge de las enfermedades. No solamente es el sida, sino nuevas enfermedades las que
avanzan y cobran vidas. La Biblia dice “habrá plagas, pestes…” (Mateo 24:7)

136
B. ¿Hacia dónde va la iglesia?

La iglesia en el sur del globo. El cristianismo está creciendo más rápido en el denominado
“sur del globo”. Esto es una gran bendición pero por otro lado un problema por el
incumplimiento de responsabilidades teniendo en cuenta el gran potencial que representa.

La iglesia urbana y la amalgama de culturas, ya es todo un desafío. En Latinoamérica


para el año 1970 el 15% de las iglesias estaban en las ciudades, y para el año 2000 se estimó
que el indicador subió al 75%. Dicho cambio se debe al crecimiento de la población y migración
hacia las ciudades. La diversidad y complejidad de la ciudad y los procesos de urbanización se
constituyen en el día de hoy en uno de los desafíos grandes para la misión.

La iglesia interconectada. Hoy día debido a la revolución global de las comunicaciones, es


más fácil para un pastor tener acceso al mundo para conocer otros modelos de iglesias y
ministerios e implantarlos o copiarlos. Por ejemplo, el movimiento profético de EEUU llegó a
Latinoamérica en 1950, habiendo tardado 17 años para llegar. Caso diferente es el movimiento
apostólico que rápidamente se está expandiendo y tocando ciudades a lo largo y ancho de
Latinoamérica. Hoy día es más sencillo para una iglesia conectarse con redes ministeriales,
evangelísticas y misioneras entre otras, que contribuye a que la visión global de la iglesia local
se abra, aunque no con un propósito misionero a los no alcanzados precisamente. Hay la
necesidad de empujar fuertemente a la iglesia y ser radical frente a la trascendencia de alcanzar
los no alcanzados.

La iglesia postmoderna. Con toda la gran oleada de postmodernidad que está golpeando la
Iglesia, hay que volver a enseñar la gran comisión a las generaciones emergente. Ellos dicen:
“no es que no queramos cumplir la gran Comisión sino que no los entendemos a ustedes”.
¿Qué se puede hacer para enfrentar el humanismo evangélico en el postmodernismo? El desafío
está en relacionar de nuevo al hombre postmoderno con la totalidad del Evangelio. La vida
cristiana incluye la cruz y la resurrección de Jesucristo y exige por ende lo mismo de aquellas
personas que quieren llamarse cristianos. Es tiempo de llamar la atención para corregir y borrar
la parcialidad dentro de la cultura cristiana evangélica. Solo así salvamos el mensaje profundo y
vivo de nuestro Señor Jesucristo, del relativismo moral y cultural que lo amenaza.

La iglesia perseguida. Aunque no se ve tanto en Latinoamérica, excepto en países como


Colombia, sigue siendo una realidad en países islámicos, comunistas e hinduistas, donde seguir
a Cristo se paga con rechazo, persecución, cárcel y muerte. Esta realidad afecta la permanencia
de nuestros misioneros.

La globalización y sus efectos en la iglesia. La circulación de tendencias, doctrinas,


modelos y movimientos es permanente. La iglesia como agente de la misión se ha mantenido al
margen de la reflexión de la globalización y ha preferido siempre la perspectiva misionológica
ajena a su propia realidad sociocultural. ¿Tiene el pueblo evangélico latinoamericano una
misionología acorde a los cambios bruscos del mundo actual cuyo rasgo predominante es el
empobrecimiento, la discriminación y el abuso sistemático de naciones, entidades públicas y
privadas?
La guerra de religiones y el cierre de fronteras al evangelio. Especialmente el
islamismo, declara una guerra contra el cristianismo, y por lo mismo las barreras de sus países

137
son cerradas. Para ingresar se requiere de estrategias de acceso creativo. La globalización de
mercados, contribuiría a generar posibilidades de ingreso para testigos de Cristo que se muevan
en este campo de los negocios.

El levantamiento de sectas, falsos profetas y falsos cristos. Mateo 24:24

La secularización de la iglesia. Hoy día es necesario hablar de “reevangelización” de los


países que tradicionalmente fueron conocidos como cristianos, y se encuentran en la época
postcristiana; ejemplo: Europa. ¿Latinoamérica irá por el mismo camino? ¿Qué se puede hacer
para que no llegar al mismo punto?

Bajo impacto en la sociedad. Guatemala es un país con 50% cristianos, pero las tasas de
divorcio están en aumento. ¿Qué impacto está haciendo la iglesia evangélica en la sociedad
latina? Es pertinente enfatizar en una misión integral, porque el evangelio responde a todas y
cada una de las necesidades del ser humano. El evangelio debe ser creíble, por medio de
cristianos que vivan vidas integras, y no segmentadas en “secular” y “sagrada”.

De lo denominacional a lo Post-denominacional (fraternidades). Según Eddie Gibbs en


su libro “La iglesia del futuro”60, “en Norteamérica se están empezando a ver denominaciones
tradicionales que carecen de finanzas necesarias para sostener sus burocráticas estructuras, sus
iglesias están envejeciendo y sus números están mermando. Las denominaciones para no morir
pueden contemplar moverse desde una mentalidad jerárquica hacia una red de pensamientos
establecidos. Sostener los modelos tradicionales en una sociedad cambiante terminaran por
tener santas estructuras incompetentes”.

De lo dogmático a lo pragmático. Continuar con el modelo de Jesús de enseñar y hacer


(Hechos 1:1). Mas que reglas y normas –que son necesarias- lo práctico y vivencial de la
doctrina de Cristo debe ser enseñado. La gente necesita aprender cómo aplicar en su vida
diaria la Palabra de Dios, en este mundo tan complejo.

De lo estructural a lo relacional. Según Eddie Gibbs, “las denominaciones del futuro serán
aquellas que sean menos cohesivas y menos controladoras desde el centro. Su base de
autoridad debe ser menos posicional y mucho mas relacional que en las generaciones previas.
Los líderes de las iglesias deben establecer redes relacionales para brindar el apoyo que cada
uno necesita, para que las demás necesidades puedan ser atendidas por grupos pequeños. Un
líder de esta época es aquel que asume una posición de mentor y no de controlador. La gente
que funciona dentro de una red de ministerio o de trabajo, es aquella que capacita y concede
recursos para aquellos quienes los rodean sin tratar de ejercer control.”61.

De lo centralizado a lo esparcido (células, grupos de casa, iglesia sencilla). El compartir la fe


en grupos pequeños donde hay más relaciones y personalización se vuelve más trascendente
que ser “un desconocido” dentro de una gran masa de personas. Puede haber un renacer de
iglesias en casa, que no persiguen un modelo de templo a la forma tradicional.


60
Gibbs, Eddie. La iglesia del futuro. Capitulo 3. Editorial Peniel : Colombia, 2005. Pág. 73.
61
Ibid. p. 75.

138
De lo cultico a lo expresivo (“libertad” en formas). La tendencia a una adoración creativa
y no de esquemas rituales. Hay iglesias que han involucrado el arte y las expresiones culturales
en su adoración.

En cuanto a las Iglesias emergentes. Hablar de iglesias emergentes poco a poco tomará
relevancia, teniendo en cuenta la cultura emergente que sale a flote paulatinamente en
Latinoamérica. Cada generación de cristianos enfrenta el problema de aprender cómo hablar
significativamente a su propia época. Esto no se puede hacer sin un entendimiento del cambio
existencial que está enfrente. En la iglesia emergente el énfasis está en la creación y desarrollo
de una comunidad que vive inmersa en su contexto, que adecúa sus métodos de evangelización
a la cultura sin perder de vista su misión y su fidelidad al evangelio. “Estos presentan una
manera distinta de hacer ministerio en la sociedad en la que vivimos”. Dr. René Padilla
Ediciones Kairos.

C. ¿Hacia dónde va la misionología?

A ser creativa desde su contexto. En vista de los cataclismos que han afectado y siguen
afectando al mundo, en lo social, político, económico, religioso, filosófico, etc., desde
Latinoamérica estamos desafiados a construir o desarrollar una misionología desde nuestro
contexto, y no desde el contexto norteamericano o Europeo, porque su historia es
diferente. Necesitamos apoyar ministerios nuevos y creativos que estén enraizados en el
contexto de las iglesias latinoamericanas para el alcance de los no alcanzados.

A ser multicultural (encuentro de culturas). Latinoamérica no es homogénea, como


tampoco lo es ningún país del mundo. Tenemos el desafío de aprender a trabajar con
gente de otras latitudes, integrar equipos multiculturales en el campo misionero, con
coreanos, sudafricanos, europeos, etc., y aprender a desarrollar alianzas estratégicas con
organizaciones e iglesias del Norte, o del segmento sur de África, o del segmento sur de
Asia. Las iglesias en nuestros países son llamadas a aceptar y valorar a sus hermanos y
hermanas de trasfondo indígena. Necesitamos luchar contra nuestro etnocentrismo y racismo de
tal manera que podamos aprender de su experiencia y vivencia cristiana

Desde la pobreza. Es en medio de nuestra pobreza material donde encontramos nuestra


riqueza que debe ser medida con los parámetros del Reino y no con los del “mundo”, con
expresiones de solidaridad concreta, como el compartir lo que tenemos por más poco que sea,
como ocurre en muchas de nuestras comunidades eclesiales y barrios pobres (por ejemplo, los
comedores comunales donde muchas madres se agrupan para proveer alimentos para sus
familias). ¿Podemos hacer y vivir una buena teología representativa de la fe cristiana en el sur y
desde el sur para el mundo? Jesucristo tuvo una preocupación especial por los pobres. Dada la
realidad de pobreza en nuestro mundo, particularmente en el mundo de los dos tercios, es
imperativo que la integridad de la misión incluya el trabajo activo en la reducción de la pobreza
y, por supuesto, el llamado a los pobres y todos los seres humanos a reconocer a Jesucristo
como Señor y Salvador. Con nuestros pocos recursos, aunque una iglesia haga su mejor
esfuerzo por invertir en misiones, hay que sostener misioneros y desarrollar proyectos de
campo.

Aplicada de campo. Ya contamos con experiencias latinas en el campo misionero que


retroalimente la iglesia. Una misionología que sea acorde a una teología latinoamericana,

139
que escuche al campo misionero, las frustraciones y logros de nuestros misioneros, las
decepciones y logros de las iglesias enviadoras. Una misionología que sea construida desde
el campo, de equipo y cooperación.

De equipo y cooperación. Norte-Sur, Sur-Norte, Sur-Sur. Algunas iglesias y misiones


necesitan evitar la tentación de hacer su trabajo en una forma imperialista y arrogante; esto
incluye a algunas misiones del mundo de los dos tercios; aunque pareciera que esto ya fue una
especie o fenómeno en extinción aún sobrevive en algunos lugares. Los esfuerzos de
colaboración y trabajo de conjunto entre las iglesias latinoamericanas y las iglesias en el resto
del mundo son fundamentales para dar testimonio efectivo de unidad en la comunicación y
vivencia de la totalidad del evangelio para la totalidad de la vida en todos los pueblos del mundo
de Dios.

Sencilla (no simplista ni reduccionista pero tampoco sofisticada). No se necesita complicar a la


iglesia ni a las agencias con una misionología sofisticada, más bien algo sencillo de entender, de
practicar y que funcione.

Diáspora latina – misioneros no intencionales. Trabajar intencionalmente con los


interesados de las iglesias en salir del país para establecerse en otras naciones, proveyéndoles
un entrenamiento misionero, de tal forma que puedan ir con una actitud y objetivo desde la
perspectiva del Reino. Así mismo que la iglesia pueda hacer el acompañamiento y motivación
necesaria de tal forma que cada miembro que sale desde esta modalidad pueda verse como un
testigo de Cristo en las naciones. Esto puede resultar en potenciales nuevas iglesias. El mismo
nivel de empoderamiento que recibe un misionero tradicional debe recibir una persona de esta
modalidad.

140
Glosario
Agencia Misionera
Organización cuyo objetivo es la capacitación misionera; la orientación, el envío y la
supervisión de misioneros; y la administración de la obra misionera en cooperación con
las iglesias locales.

Autóctono
a. Originario de un país o lugar; nativo, aborigen, indígena. b. Algo que es
perfectamente compatible con un lugar o región en particular, o que medra (crece) allí.

Barreras Culturales
Aquellos factores culturales que tienden a restringir el movimiento libre, la mezcla o
interrelación cultural de individuos o grupos al proclamar el evangelio en una cultura
diferente a la nuestra.

Capacitación Misionera Transcultural


Aquella capacitación cristiana que tiene como objetivo el equipamiento de misioneros
transculturales con una perspectiva mundial. Presenta una variedad de modelos de
diferentes países, contextos, instituciones y una reflexión de los temas educacionales
más importantes relacionados con la misionología.

Choque Cultural
Estado de perturbación, desajuste y desorientación, a menudo severo, de carácter
psicológico y social que experimentan muchos individuos cuando visitan o viven en una
sociedad que no es la propia.

Comunicación Misionera Transcultural


La transmisión transcultural del evangelio. Su meta es la construcción de puentes
eficaces que transmitan el mensaje cristiano desde adentro de la cultura objetiva de
otros pueblos que el propio del misionero.

Cultura
Es la suma total integrada de rasgos de comportamiento aprendidos, que caracterizan a
los miembros de una sociedad.

Diferencias Culturales
No sólo se notan en las manifestaciones externas de las culturas sino también en los
valores, creencias y cosmovisión de cada cultura.
Etnia
(Del gr. ethne, pueblos) pueblo, grupo cultural; agrupación natural de individuos de
igual idioma y cultura. El vocablo se utiliza en la Gran Comisión: (Id y haced discípulos a
todas las ethne).

Etnocentrismo
La actitud de considerar a la propia cultura o al propio grupo como esencialmente
superior.

141
Evangelismo
Es el proceso de ganar gente para Cristo en una cultura o contexto donde ya existe
acceso al evangelio.

Foráneo
Extranjero.

Grupo Alcanzado
Es un grupo étnico con un 2% de la población o más de cristianos practicantes.

Grupo Étnico
Un grupo de personas sociológico suficientemente grande, que están conscientes que
comparten un nexo en común unos con otros (condición étnica, idioma, religión,
ocupación, clase, casta, etc.).

Grupo No Alcanzado
(Oculto), Grupos étnicos sin ningún creyente conocido en el grupo. También dentro de
esta definición se incluyen grupos étnicos con menos del 2% de la población de
cristianos practicantes.

Hinduismo
Religión dominante de la India. Abraza una amplia variedad de creencias religiosas,
especialmente la creencia en el dharma (deber) con su ritual correspondiente y múltiples
observancias sociales, además de frecuentes ejercicios místicos y prácticas ascéticas.

Iglesia Autóctona
Son aquellas cuyos miembros practican las verdades espirituales, sociales y morales del
cristianismo bíblico según las pautas culturales de su propia sociedad, y perciben como el
evangelio va transformando su propia vida en respuesta a sus sentidas necesidades,
proporcionada por Dios mediante la dirección del Espíritu Santo y de la Biblia. – Larry
Pate

Iglesia Misionera
Es la iglesia o grupo de iglesias que asume la responsabilidad de enviar evangelistas
interculturales a otros grupos étnicos. – Larry Pate

Islam
La fe religiosa de los musulmanes, que incluye la creencia en Alá como la única deidad y
en Mahoma (570-632) como su profeta.

Judaísmo
Término acuñado por los judíos de habla griega para designar su estilo de vida religioso
en contraste con el de sus vecinos, conocido como helenismo.

Kerygma
Es el mensaje apostólico o lo predicado (la Palabra) por ellos y que constituye la esencia
del evangelio.

142
Liderazgo
Ejercicio de influencia y autoridad en una relación social o grupo por uno o más de sus
miembros.

Misión
La labor dedicada a la proclamación de las buenas nuevas de Jesucristo, y a persuadir a
los hombres y las mujeres a hacerse sus discípulos y miembros responsables de su
iglesia. – Donald McGavran

Misionero
Es la habilidad especial que Dios da a ciertos miembros del cuerpo de Cristo para
ministrar todo tipo de dones espirituales que tengan, en una cultura diferente de la
propia. – Peter Wagner

Misionología
Es la ciencia que estudia la teología de las misiones, desarrolla la filosofía ministerial
misionera y propone estrategias prácticas de misiones mundiales como obediencia a la
Gran Comisión (Mat 28:19-20). – Dr. Hong Yan

Misionero Bivocacional
Aquel que busca un empleo en el lugar de su misión y a la vez lleva a cabo algún
ministerio de evangelización.

Misiones Domésticas
Aquéllas que se llevan a cabo dentro del territorio de una nación.

Misiones Tercermundistas
Esfuerzos misioneros que tienen su origen en las naciones que componen lo que se
conoce como el Tercer Mundo.

Misiones Foráneas
Es la proclamación del evangelio más allá de las fronteras geográficas y políticas del país
propio.

Misiones Transculturales
Es el cumplimiento de la misión mediante la comunicación del mensaje cristiano, a través
de fronteras culturales. El objetivo fundamental es el establecimiento de iglesias
autóctonas en medio de grupos étnicos que todavía no han tenido oportunidad de
conocer el evangelio.

Nación
Agrupamiento político autónomo, territorialmente delimitado, cuyos miembros tienen
lealtad a instituciones compartidas.

Obra Misionera
Está constituida por todas aquellas actividades organizadas a través de las cuales la
iglesia cumple con su misión.

143
Puente Bicultural
Constituye una serie de relaciones entre gente de dos culturas. Paul G. Hiebert

Retorno Anticipado
Se refiere al abandono por parte de los misioneros del servicio en el campo de labor, no
importa cuál sea la causa. – Guillermo Taylor

Sociedad Misionera
Organización voluntaria creada con el fin de promover, enviar, sostener y desarrollar la
obra misionera, especialmente en el extranjero.

Teología de la Misión
Es la aplicación práctica de la Biblia y la reflexión cristiana sobre la orden de Dios a su
pueblo de ser mensajeros del evangelio a todas las naciones.

Transcultural

Proceso de difusión o influencia de la cultura de una sociedad al entrar en contacto con


otra. Atravesar una cultura diferente a la nuestra.

Urbanismo
Pautas culturales y de interacción social que resultan de la concentración de grandes
poblaciones en áreas relativamente pequeñas.

Ventana 10/40
Bautizada así por Luis Bush, Director Internacional del Movimiento AD2000. Esta ventana
se extiende entre los diez y los cuarenta grados al norte del Ecuador e incluye el área
comprendida entre la costa oeste de África hasta la costa este de Japón. Más de la mitad
de la población del mundo vive en esta región incluyendo un estimado de 717 millones
de hindúes y 153 millones de budistas.

Xenofobia
Odio o rechazo a todo lo que sea extraño o extranjero.

Yoga
Camino de unión con un dios en la filosofía hindú.

Zodiaco
Zona o franja imaginaria en el cielo.

Fuente usada: Diccionario Hispano-Americano de la Misión, por Pablo A. Deiros. Página en


Web: www.comibam.org

144

También podría gustarte