Está en la página 1de 4

HIPÓCRATES Y SUS APORTES A

LA PSICOLOGÍA

23 JUN

Puede ser considerado el padre de la medicina, le da un enfoque


empírico y materialista a la enfermedad, menciona que tiene causas
naturales y debe ser tratada por métodos naturales. Dice que el buen
funcionamiento del cuerpo depende de que este en un estado
armónico, aquí se quiso referir al estado de ánimo y su influencia en
las enfermedades padecidas por el individuo.

 
Establece que todo tratamiento tanto para enfermedades físicas o
psicológicas están relacionadas a los 4 tipos de humores. Hipócrates
aporta a la psicología la “Teoría de la personalidad” donde formula
cuatro tipos de temperamento provenientes de cuatro humores
biológicos y los denomino:
o  Linfático: Aire, Frio, Flema, Cerebro.
o Sanguíneo: Tierra, Calor, Sangre, Corazón.
o Atrabiliario: Agua, Húmedo, Bilis Negra, Bazo.
o Colérico: Fuego, Seco, Bilis Amarilla, Hígado.

 
Aporta también la existencia de una casi clasificación de
enfermedades mentales tales como la epilepsia, manía (estados de
excitación anormal, sin fiebre), la melancolía (todas las formas de
trastornos mentales crónicos), la paranoia (este último implicaba
para él, el deterioro mental extremo), enfermedad esquítica (ahora
travestismo), la depresión,  también identificó la “histeria”, a la que
no consideraba una enfermedad mental, sino como un achaque físico
propio de las mujeres, que era debido a la ausencia de las relaciones
sexuales y causado por el movimiento del útero, órgano considerado
susceptible de cambiar de posición si se desprendía de su amarraje
en la cavidad pélvica.
Consideraba que el cerebro era el órgano central de la razón y que
allí se originaban los problemas emocionales.
Franz Josef gall

La primera psicología fisiológica fue la frenología del anatomista vienés Franz Joseph Gall (1758-
1828), que intentaba relacionar funciones específicas del comportamiento con regiones cerebrales
concretas, o lo que es igual, por la forma del cráneo creía posible deducir las facultades de
cualquier persona. Consideraba que el cerebro estaba formado por un gran número de estructuras,
cada una con una función concreta, lo que era una idea espectacular a la luz de la ciencia de la
época. Hablaba, pues, de una especialización cerebral. No obstante, las ideas frenológicas
contenían errores conceptuales tan disparatados como el de relacionar la importancia de los
“órganos cerebrales” con su tamaño, o que éstos se podían reconocer desde fuera viendo las
protuberancias del cráneo. Gall asignaba a cada zona del cráneo unas peculiaridades, a cuál más
“graciosa”: zonas para la veneración, la amistad, la esperanza, el amor conyugal, la benevolencia,
etc. Lo cierto es que las concepciones frenológicas de este autor fueron la base para que muchos
fisiólogos investigaran las posibles zonas cerebrales responsables del comportamiento, aun siendo
estos científicos los que pusieron serias objeciones a los estudios frenológicos.
La obra más importante de Gall vio la luz en colaboración con Johann Caspar Spurzheim (1776-
1832), auténtico creador del vocablo frenología y responsable de convertirla en la nueva psicología
popular. Se titulaba:Anatomía y Fisiología del sistema nervioso en general y del cerebro en
particular, con observaciones sobre la posibilidad de reconocer muchas disposiciones intelectuales
y morales del hombre y de los animales por la configuración de sus cabezas. El extenso título nos
da una idea clara y precisa del contenido de la ciencia (¡) frenológica.
En la España de mediados del siglo XIX el movimiento frenológico tuvo en el barcelonés Mariano
Cubí (1801-1875) a su principal representante y divulgador, pero cuando este sistema
pseudocientífico empezaba a decaer en toda Europa.
 

KAREN HORNEY

Horney basó sus conocimientos en la psicología femenina y la neurosis. Habló sobre la


envidia que sienten las mujeres sobre los privilegios que le brinda la sociedad a los
hombres y negaba rotundamente la envidia del pene como mencionaba Freud, pero
afirma también que los hombres sienten envidia del útero femenino y subliman este
sentimiento mediante el reconocimiento a la mujer, tal es el caso del día de la madre, el
día de la mujer, etc.
Planteó tres conceptos básicos:
 ·     Maldad básica: aquella que surge ante la falta de cariño y actitudes frías por
parte de los padres hacia los hijos.
 ·   Ansiedad o angustia básica: sentimiento de frustración e incompetencia frente
al mundo causada por la maldad básica.
 ·     Hostilidad básica: actitud de resentimiento y agresividad hacia el otro causada
por la ansiedad básica. Es el medio por el cual demuestra su frustración.

Horney plantea que la base social de la neurosis es la falta de afecto de los padres.  Por
ello, en las personas neuróticas, la autoimagen idealizada se basa en una evaluación
irreal de sus capacidades, partiendo del conflicto entre el self despreciado y el self ideal.
El self despreciado es aquel que surge cuando el self ideal se toma como self real y es
demasiado elevado como para alcanzarlo.

Finalmente, propuso diez necesidades neuróticas:


1.      Afecto y aprobación
2.      Pareja estable
3.      Límites estrictos
4.      Poder
5.      Explotar a los demás
6.      Reconocimiento social
7.      Admiración personal
8.      Logro personal
9.      Autosuficiencia
10.      Perfección

Y tres formas de responder ante estas: acercarse a la gente, ir en contra de ellas o


alejarse de ellas.

Aportes, limitaciones y opiniones:


Horney aporta conceptos bastante relevantes en la historia de la psicología, ya que
gracias a su teoría se iniciaron los primeros escritos sobre la psicología de géneros y
sigue vigente hasta el día de hoy. Entre sus limitaciones nos encontramos con su base
teórica sobre la neurosis, ya que refiere la base neurótica en la falta afectiva de los
padres. 
Su teoría es una de las pocas en hablar sobre el sexo femenino y  mostrar una idea
innovadora basada en sus propias experiencias.