Está en la página 1de 13

AUDIENCIA EN LA CASA DEL COMITÉ DE ACTIVIDADES

ANTINORTEAMERICANAS
30 DE OCTUBRE DE 1947

Brecht tuvo que presentarse ante la Audiencia del Comité de Actividades


Antinorteamericanas el 30 de octubre de 1947, para informar sobre su
participación en la presunta infiltración comunista en la industria
cinematográfica de Hollywood.
En el interrogatorio Brecht niega haber sido miembro del Partido
Comunista, lo cual es formalmente cierto, aun cuando Brecht siempre se
declaró “bolchevique sin carnet de afiliación”. La respuesta la había
acordado previamente con sus amigos comunistas, así como también con
los abogados de los diez “testigos no- amigables”. Hizo grabar el
interrogatorio en un disco por 40 dólares. Al otro día viajó hacia Paris,
llevaba con él únicamente los microfilms de toda su obra.

STRIPLING: Señor Brecht, ¿podría por favor declarar su nombre completo


y su dirección actual para el registro? Hable por el micrófono.
BRECHT: Mi nombre es Bertolt Brecht. Ahora vivo en el número 34 de la
calle 73 oeste, Nueva York. Nací en Ausburgo, Alemania, el 10 de febrero
de 1898.
STRIPLING: Señor Brecht, el comité tiene un…
PRESIDENTE: ¿Cuál era la fecha?
STRIPLING: ¿Podría repetirnos la fecha?
BRECHT: Diez de febrero de 1898
MACDOWELL: ¿1898?
BRECHT: 1898
STRIPLING: Señor Presidente, el Comité tiene aquí a un intérprete, si es
que usted desea que se utilice a un intérprete.
CRUM: ¿Quiere usted un intérprete?
PRESIDENTE: ¿Quiere usted un intérprete?
BRECHT: Sí
PRESIDENTE: Señor Intérprete ¿podría ponerse de pie y levantar su mano
derecha, por favor? Señor interprete ¿jura solemnemente traducir diligente
y correctamente del ingles al alemán todas las preguntas que sean dirigidas
a este testigo, así como traducir diligente y correctamente del alemán al
inglés todas las respuestas que éste profiera?
BAUMGARDT: Lo juro
PRESIDENTE: Siéntese
(El señor David Baumgardt se sentó junto al testigo en calidad de
intérprete)
STRIPLING: Bien, señor Brecht, ¿podría declarar ante el comité si usted es
o no es ciudadano de los Estados Unidos?
BRECHT: No soy ciudadano de los estados Unidos; solo tengo la
documentación básica.
STRIPLING: ¿Cuándo adquirió esa documentación?
BRECHT: En 1941, cuando vine a este país
PRESIDENTE: ¿Cuándo vino a los Estados Unidos?
BRECHT: ¿Podría verificarlo con exactitud?...Llegue el 21 de julio a San
Pedro.
STRIPLING: ¿El 21 de julio de 1941?
BRECHT: Correcto
STRIPLING: ¿A San Pedro, California?
BRECHT: Sí
STRIPLING: usted nació en Ausburgo, Bavaria, Alemania, el 10 de febrero
de 1888; ¿es correcto?
BRECHT: Sí.
STRIPLING: Estoy leyendo de los registros de inmigración…
CRUM: Creo, señor Stripling, que fue en 1898.
BRECHT: 1898.
STRIPLING: Mis disculpas.
CRUM: Creo que el testigo quiso decir 1898.
STRIPLING: Quiero determinar si los registros de inmigración son
correctos en esto. ¿Es el 88 o 98?
BRECHT: 98.
STRIPLING: ¿A usted se le entregó una visa de inmigración emitida por el
vicecónsul norteamericano el 3 de mayo de 1941 en Helsinski, Finlandia?
BRECHT: Correcto.
STRIPLING: ¿Y usted entró al país con dicha visa?
BRECHT: Sí.
STRIPLING: ¿Dónde residió usted antes de ir a Helsinski, Finlandia?
BRECHT: ¿Puedo leer mi declaración? En esa declaración…
PRESIDENTE: En primer lugar, señor Brecht, estamos tratando de
identificarlo. Esta identificación no demorará demasiado.
BRECHT: Tuve que abandonar Alemania en 1933, en febrero, cuando
Hitler tomó el poder. Entonces fui a Dinamarca, pero cuando la guerra
parecía inminente en el 39 tuve que ir hacia Suecia, Estocolmo. Permanecí
allí por un año y entonces Hitler invadió Noruega y Dinamarca y yo tuve
que abandonar Suecia y partí hacia Finlandia, donde aguardaría mi visa
para los Estados Unidos.
STRIPLING: Ahora, señor Brecht, ¿cuál es su ocupación?
BRECHT: Soy dramaturgo y poeta.
STRIPLING: ¿Dramaturgo y poeta?
BRECHT: Sí.
STRIPLING: ¿Quién lo emplea actualmente?
BRECHT: No tengo empleo.
STRIPLING: ¿Nunca trabajó en la industria cinematográfica?
BRECHT: Sí, yo…si. Vendí una historia a una firma de Hollywood, Los
verdugos también mueren, pero yo no escribí el guión. No soy un guionista
profesional. Escribí otra historia para una empresa de Hollywood, pero esa
historia no se filmó.
STRIPLING: Los verdugos también mueren. ¿A quién se la vendió? ¿A
qué estudio?
BRECHT: Era para, creo, una firma independiente, Pressburger, de la
United Arists.
STRIPLING: ¿United Artists?
BRECHT: Sí.
STRIPLING: ¿Cuándo le vendió la obra a United Artists?
BRECHT: La historia, no recuerdo exactamente, quizás en el 43, o el 44.
No recuerdo bien.
STRIPLING: ¿Y a qué otros estudios les vendió su material?
BRECHT: A ningún otro estudio. Al margen de esta historia a la que me
refiero, escribí para los estudios Enterprise.
STRIPLING: ¿Es usted conocido de Hanns Eisler? ¿Conoce a Johannes
Eisler?
BRECHT: Sí.
STRIPLING: ¿Desde cuándo conoce a Johannes Eisler?
BRECHT: Creo que desde mediados de los años 20, hace veinte años más
o menos.
STRIPLING: ¿Ha colaborado con él en cierta cantidad de obras?
BRECHT: Sí
STRIPLING: señor Brecht, ¿es usted miembro del partido Comunista o ha
sido alguna vez miembro del Partido Comunista?
Brecht: ¿Puedo leer mi declaración? Responderé a esta pregunta, pero
¿puedo leer mi declaración?
STRIPLING: ¿Podría presentarle su declaración al Presidente?
BRECHT: Sí.
PRESIDENTE: Bien, veamos la declaración.
(El señor Brecht alcanza la declaración al presidente)
PRESIDENTE: Señor Brecht, el comité ha analizado cuidadosamente su
declaración. Es una historia muy interesante acerca de la vida alemana,
pero no es en absoluto pertinente a los efectos de esta indagación. Por lo
tanto, no nos interesa que se lea su declaración. Señor Stripling.
STRIPLING: señor Brecht, antes de seguir adelante con las preguntas,
quisiera dejar sentado para el registro la citación que se le hizo el 19 de
septiembre, instándolo a comparecer ante este comité. Usted está aquí en
virtud de esa citación, ¿no es verdad?
Brecht: Sí.
STRIPLING: Voy a repetir la pregunta original. ¿Es usted ahora, o ha sido
alguna vez, miembro del Partido Comunista de éste u otro país?
BRECHT: Señor presidente, he escuchado a mis colegas decir que esta no
era una pregunta apropiada, pero soy un invitado en este país y no quiero
entrar en ningún argumento legal, de modo que responderé a su pregunta lo
mejor que pueda.
No he sido miembro, ni soy miembro de ningún partido comunista.
PRESIDENTE: Su respuesta es, entonces, que no ha sido nunca miembro
del Partido Comunista.
BRECHT: Correcto.
STRIPLING: ¿No fue Ud. miembro del Partido Comunista en Alemania?
BRECHT: No, no lo fui.
STRIPLING: Señor Brecht, ¿es verdad que Ud. ha escrito un número de
poemas, obras de teatro y otros escritos muy revolucionarios?
BRECHT: He escrito un número de poemas y canciones y obras contra
Hitler y, por supuesto, pueden ser considerados, por lo tanto, como
revolucionarios; porque yo, por supuesto, deseaba el derrocamiento de ese
gobierno.
PRESIDENTE: Señor Stripling, no nos interesa ninguna obra que pueda
haber escrito el testigo a favor del derrocamiento de Alemania o de su
gobierno.
STRIPLING: Entiendo. Bien, a partir de un examen de las obras que el Sr.
Brecht ha escrito, en particular aquellas en colaboración con el Señor
Hanns Eisler, el Señor Brecht parece ser una persona de importancia
internacional para el movimiento revolucionario comunista. Ahora, Sr.
Brecht, ¿es verdad o sabe Ud. si ha escrito artículos que aparecieron en
publicaciones de la parte soviética de Alemania en los últimos meses?
BRECHT: No, no recuerdo haber escrito tales artículos ni los he visto
impresos. No he escrito tales artículos. Escribo muy pocos artículos, si es
que escribo algunos.
STRIPLING: Tengo aquí, Sr. Presidente, un documento que acercaré al
intérprete para pedirle que lo identifique para el Comité, y para que se
refiera a un artículo que aparece en la página 72.
BRECHT: ¿Puedo hablar de esa publicación?
STRIPLING: ¿Perdón?
BRECHT: ¿Puedo explicar esa publicación?
STRIPLING: Sí. ¿Puede Ud. identificar esa publicación?
BRECHT: Oh, sí. Eso no es un artículo, es una escena de una obra que
escribí, creo, en 1937 o 1938 en Dinamarca. La obra se titula “La vida
privada de la raza dominante”, y esta escena es una de las de esta obra
acerca de una mujer judía en Berlín en el año 36 ó 37. Fue, veo, impresa
en esta revista Ost und West en julio de 1946.
STRIPLING: Sr. Intérprete, ¿podría traducir la portada de la revista, por
favor?
BAUMGARDT: “Este y Oeste, Contribuciones a los Asuntos Políticos y
Culturales de Nuestro Tiempo” editada por Alfred Kantorowicz, Berlin
julio de 1947, primer año de publicación.
STRIPLING: Sr. Brecht, ¿conoce Ud. al caballero editor de esta
publicación cuyo nombre acaba de leerse?
BRECHT: Sí, lo conozco de Berlín y lo encontré de nuevo en Nueva York.
STRIPLING: ¿Sabe Ud. si fue miembro del Partido Comunista de
Alemania?
BRECHT: Cuando lo conocí en Alemania pensé que era un reportero de la
Ullstein Press. Ese no es...no era... no había periódicos comunistas, de
modo que no sé exactamente si era miembro del Partido Comunista de
Alemania.
STRIPLING: ¿No sabe si era o no miembro del Partido Comunista?
BRECHT: No lo sé, no, no lo sé.
STRIPLING: ¿En 1930 escribió Ud. junto a Hanns Eisler una obra titulada
“Die Massnahme”?
BRECHT: “Die Massnahme”
STRIPLING: ¿Escribió tal obra?
BRECHT: Sí, sí.
STRIPLING: ¿Podría explicar al comité el tema de esa obra? ¿De qué
trata?
BRECHT: Sí, intentaré hacerlo.
STRIPLING: En primer lugar explíquenos qué significa su título
BRECHT: Die Massnahme significa.... (Hablando en alemán)
BAUMGARDT: Medidas a tomar o pasos a seguir, medidas.
STRIPLING: ¿Podría significar medidas disciplinarias?
BAUMGARDT: No, no, medidas disciplinarias no, significa medidas a
tomar.
MCDOWELL: Hable al micrófono
BAUMGARDT: Sólo significa medidas o pasos a seguir.
STRIPLING: De acuerdo. Decía Usted al comité, Señor Brecht...
BRECHT: Sí.
STRIPLING: De qué trata la obra
BRECHT: Sí. Esta obra es la adaptación de una antigua obra religiosa
japonesa y se llama teatro No, y sigue bastante de cerca esta vieja historia
que describe la devoción por un ideal hasta la muerte.
STRIPLING: ¿Cuál era ese ideal, señor Brecht?
BRECHT: La idea en la vieja obra era una idea religiosa. Esta gente joven..
STRIPLING: ¿No tenía nada que ver con el Partido Comunista?
BRECHT: Sí.
STRIPLING: ¿Y de la disciplina dentro del Partido Comunista?
BRECHT: Sí, sí; era una obra nueva, una adaptación. Tenía como
trasfondo la Rusia y China de los años 1918 1919 o algo así. Luego unos
agitadores comunistas iban a una suerte de tierra de nadie entre la Rusia
que por entonces no era un Estado y no tenía verdadera...
STRIPLING: Señor Brecht, ¿puedo interrumpirlo? ¿Considera la obra pro-
comunista o anticomunista, o que toma una postura neutral frente al tema
del comunismo?
BRECHT: No; yo diría... verá, la literatura tiene el derecho y el deber de
dar al público las ideas de su tiempo. Ahora en esta obra, desde ya escribí
cerca de 20 obras, pero en esta obra traté de expresar los sentimientos y las
ideas de los trabajadores alemanes que luego lucharon contra Hitler.
También formulé de manera artística...
STRIPLING: ¿Luchando contra Hitler dijo Usted?
BRECHT: Sí.
STRIPLING: ¿Escrita en 1930?
BRECHT: Sí, sí, oh, sí. Esa lucha comenzó en 1923.
STRIPLING: Sin embargo usted dijo que trata sobre China; ¿tiene algo que
ver con Alemania?
BRECHT: No, no tiene nada que ver
STRIPLING: Permítame leerle lo siguiente.
BRECHT: Sí.
STRIPLING: A lo largo de la obra se hace referencia a las teorías y
enseñanzas de Lenin, el ABC del comunismo y otros clásicos comunistas, y
de las actividades del partido comunista chino en general. Lo que sigue son
fragmentos de la obra:
Los cuatro agitadores: Vinimos de Moscú como agitadores; debíamos viajar a la ciudad de
Mukden para comenzar con la propaganda y crear el Partido Chino. Debíamos reportarnos en
los cuarteles más cercanos al líder y requisar un guía. Allí, en vestíbulo, un joven camarada
nos habló de la naturaleza de nuestra misión. Repetimos aquella conversación.
El joven camarada: Soy el secretario del último cuartel del partido que bordea la frontera. Mi
corazón late por la revolución. La visión de tanta maldad me impulsó a las líneas de los que
pelean. El hombre debe ayudar al hombre. Voto por la libertad. Creo en la humanidad. Voto
por las reglas del Partido Comunista que lucha por una sociedad sin clases, contra la
explotación y la ignorancia...
Ahora señor Brecht, ¿podría aclarar al Comité si uno de los
personajes de la obra es asesinado por un camarada porque es lo mejor para
el partido, el Partido Comunista?
BRECHT: No; eso no sucede en la obra. Encontrará cuando la lea con
cuidado, como en la vieja obra japonesa donde además aparecen otras
ideas, que el joven que muere esta convencido de haber perjudicado la
misión en la que creía y él accede a eso y está preparado para morir, de
modo que no cause mayores percances. Así, le pide a sus camaradas que lo
ayuden y todos juntos lo ayudan a morir. El salta a un abismo y ellos lo
conducen tiernamente a ese abismo, y esa es la historia.
PRESIDENTE: Deduzco de sus comentarios, de su respuesta, que él resulta
muerto, no asesinado.
BRECHT: El quería morir.
PRESIDENTE: De modo que lo matan.
BRECHT: No; ellos no lo matan, no en esta historia. El se mata. Ellos lo
apoyan en su decisión, pero por supuesto le han dicho que sería mejor que
desapareciera, tanto para él como para ellos y para la causa en la que él
también cree.
STRIPLING: Señor Brecht, ¿podría decir al comité cuántas veces ha estado
en Moscú?
BRECHT: Sí, fui invitado a Moscú en dos ocasiones.
STRIPLING: ¿Quién lo invitó?
BRECHT: La primera vez fui invitado por la organización Voks para el
Intercambio Cultural. Fui invitado para presentar una película, un
documental que ayudé a producir en Berlín.

STRIPLING: ¿Cuál es el nombre de esa película?


BRECHT: El nombre...es el nombre de un suburbio de Berlín, Kuhle
Vampe.
STRIPLING: Mientras estaba en Moscú ¿se encontró Ud. con Sergi
Tretyakov? S-e-r-g-i- T-r-e-t-y-a-k-o-v; Tretyakov.
BRECHT: Tretyakov, sí. Es un dramaturgo ruso.
STRIPLING: ¿Un escritor?
BRECHT: Sí. El tradujo algunos de mis poemas y , creo, una obra de
teatro.
STRIPLING: Sr. Presidente, “Literatura Internacional”, Número 5, 1937,
publicado por la editorial literaria del estado de Moscú, contiene un artículo
por Sergi Tretyakov, importante escritor soviético, sobre una entrevista que
mantuvo con el señor Brecht. En la página 60 declara – citando al señor
Brecht: Fui miembro del comité revolucionario de Ausburgo –continúa
Brecht. Muy cerca, en Munich, Leviné levantó la prohibición del poder
soviético. Ausburgo vivía del resplandeciente reflejo de Munich. El
hospital era la única unidad militar del pueblo. Ellos me eligieron para el
comité revolucionario. Todavía recuerdo a Georg Brem y al bolchevique
polaco Olschevsky. No ostentamos un solo guardia rojo. No tuvimos
tiempo de anunciar ningún decreto ni nacionalizar ningún banco o cerrar
una iglesia. En dos días las tropas del general Epp llegaron a la ciudad en
su camino a Munich. Uno de los miembros del comité revolucionario se
escondió en mi casa hasta que logró escapar.
El escribió Tambores en la Noche. Esta obra contiene ecos de la
revolución. Los tambores de la revuelta llaman con persistencia al hombre
que se ha ido a casa. Pero el hombre prefiere la tranquilidad de su rincón
frente a la chimenea.
La obra era una severísima sátira de aquellos que habían abandonado la
revolución y se felicitaban a sí mismos frente a sus chimeneas. Hay que
recordar que Kapp dirigió su ofensiva en vísperas de Navidad, calculando
que muchos guardas rojos dejarían sus destacamentos por el familiar
árbol navideño.
Su obra Die Massnahme, la primera obra de Brecht sobre un tema
comunista está planificada como un juicio donde los personajes tratan de
justificarse por haber matado a un camarada, y los jueces, que al mismo
tiempo representan al público, sintetizan los acontecimientos y llegan a un
veredicto.
Cuando visitó Moscú en 1932 Brecht me contó su intención de organizar
un teatro en Berlín que representará los procesos más interesantes de la
historia de la humanidad. Brecht concibió la idea de escribir una obra
acerca de la s argucias terroristas de los terratenientes para ajustar el
precio del cereal. Pero esto requería conocimientos de economía. El
estudio de la economía llevó a Brecht hacia Marx y Lenin, cuyas obras ser
convirtieron en una parte invalorable de su biblioteca. Brecht estudia y
cita a Lenin como un gran pensador y un consumado maestro de la prosa.
El drama tradicional retrata la lucha de los instintos de clase. Brecht
exige que la lucha de los instintos de clase sea reemplazada por la lucha
por la conciencia social, de la s convicciones sociales. El sostiene que la
situación no sólo debe sentirse, sino explicarse, cristalizada en la idea que
habrá de transformar al mundo.
¿Recuerda Ud. esta entrevista Sr. Brecht?
BRECHT: No (Risas). Debe haber sido escrita hace 20 años más o menos.
STRIPLING: Le mostraré la revista Sr. Brecht.
BRECHT: Sí. No recuerdo que hubiera una entrevista. (Se le da el libro al
testigo)No lo recuerdo....Sr. Stripling. No recuerdo exactamente esa
entrevista. Creo que es una síntesis aproximativa de charlas y discusiones
acerca de muchas cosas.
STRIPLING: Sí. ¿Muchos de sus escritos están basados en la filosofía de
Lenin o de Marx?
BRECHT: No; no creo que eso sea del todo correcto, pero por supuesto he
estudiado, debí estudiar como dramaturgo que escribe piezas históricas...
yo por supuesto tuve que estudiar las ideas de Marx acerca de la historia.
No creo que hoy en día se puedan escribir obras inteligentes sin tales
estudios. También la historia que se escribe hoy está profundamente
influida por los estudios de Marx sobre la historia.
STRIPLING: ¿Está Ud. familiarizado con la revista Nuevas Masas?
BRECHT: No.
STRIPLING: ¿Nunca oyó hablar de ella?
BRECHT: Sí, por supuesto.
STRIPLING: ¿Alguna vez contribuyó con algo para esa revista?
BRECTHT: No.
STRIPLING: ¿Alguna vez publicaron algo de su obra?
BRECHT: Eso no lo sé. Deben haber publicado la traducción de algún
poema, pero no tengo contacto directo con ella y tampoco les envié nada.
STRIPLING: ¿Colaboró con Hanns Eisler en la canción “Elogio del
aprendizaje?”
BRECHT: Sí, colaboré. Yo escribí la canción y él sólo escribió la música.
STRIPLING: ¿Usted escribió la canción?
BRECHT: Yo escribí la canción.
STRIPLING: ¿Podría recitar al comité las palabras de esa canción?
BRECHT: Sí; podría. Pero debo señalar que esa canción proviene de otra
adaptación que hice de la obra de Gorki, La Madre. En esta canción una
obrera rusa se dirige a toda la gente pobre.
STRIPLING: Fue producida en este país, ¿no es verdad?
BRECHT: Sí. En el 35, en Nueva York.
STRIPLING: Ahora voy a leer la letra y le preguntaré si se trata de la
misma canción.
BRECHT: Por favor.
STRIPLING (leyendo): Aprendan ahora la sencilla verdad, ustedes para
los que por fin ha llegado el tiempo, no es demasiado tarde.
Aprendan ahora el ABC. No es suficiente, pero aún así, apréndanlo.
No deben temer, no deben descorazonarse. Una vez más deben aprender la
lección, deben estar preparados para asumir la autoridad...
BRECHT: No, discúlpeme, esa es una traducción errónea. Esto no es así
(risas). Un minuto, y le daré el texto correcto.
STRIPLING: ¿Esta no es una traducción correcta?
BRECHT: No es correcta, no; ese no es el significado. No es muy bella que
digamos tampoco, pero no me refería a eso.
STRIPLING: ¿Qué quiere decir? Tengo aquí una sección de El Pueblo,
publicación del Partido comunista de los Estados Unidos, impresa por la
editorial de la Biblioteca de los Trabajadores. La pág. 24 dice:
Elogio del aprendizaje, por Bert Brecht; música de Hanns Eisler.
Allí dice: -
Deben estar preparados para asumir la autoridad; sépanlo.
Hombres en huelga, apréndalo; hombres de sesenta y cinco, apréndanlo;
mujeres en la cocina, apréndanlo; hombres de sesenta y cinco, apréndanlo.
Deben estar preparados para asumir la autoridad...
Y así sucesivamente. Esa es la médula de la composición.
Deben estar preparados para asumir la autoridad.
BRECHT: Señor Stripling, quizás su traducción..
BAUMGARDT: La traducción correcta sería “Deben tomar la
conducción”.
PRESIDENTE: ¿”Deben tomar la conducción”?
BAUMGARDT: La conducción, definitivamente, allí dice la conducción,
no es “deben asumir la autoridad”. Esta traducción no es una traducción
literal del alemán.
STRIPLING: Bien, señor Brecht, como ha sido publicada en las
publicaciones del Partido Comunista, entonces si no es correcto, ¿qué quiso
decir usted?
BRECHT: No me acuerdo. Nunca tuve ese libro. No debía estar en el país
cuando se publicó. Pienso que fue publicada como una canción, una de las
canciones para las que Eisler puso su música. Yo no di ninguna
autorización para que se publicara. Yo no veo...creo que nunca vi esa
traducción.
STRIPLING: ¿Tiene la letra delante?
BRECHT: En alemán, sí.
STRIPLING: ¿De la canción?
BRECHT: Oh, sí, en el libro.
STRIPLING: No en el original.
BRECHT: En el libro alemán.
STRIPLING: La canción continúa: Deben estar preparados para asumir la
autoridad. No duden en hacer preguntas, quédense allí. No duden en hacer
preguntas, camaradas.
BRECHT: ¿Por qué no dejan que traduzca del alemán palabra por palabra?
BAUMGARDT: Creo que está principalmente interesado en esta
traducción que proviene de...
PRESIDENTE: No puedo entender al intérprete mucho más que al testigo.
BAUMGARDT: Señor Presidente, mis disculpas. Voy a hacer uso de
esto...
PRESIDENTE: Limítese a hablarle al micrófono y es posible que
entendamos.
BAUMGARDT: La última línea de los tres versos correctamente traducida
sería: “Deben asumir la conducción” y no “Deben asumir la autoridad”.
“Deben tomar la conducción” sería lo mejor, lo más correcto, la traducción
más ajustada.
STRIPLING: Señor Brecht, ¿alguna vez se presento para unirse al Partido
Comunista?
BRECHT: No, no, no, no, nunca.
STRIPLING: Señor Presidente, tenemos aquí...
BRECHT: Yo era un escritor independiente y quería ser un escritor
independiente y he señalado eso también teóricamente, pienso, porque era
lo mejor para mí no unirme a ninguna clase de partido. Y todas estas cosas
que han leído aquí no sólo fueron escritas para los comunistas alemanes,
sino que fueron escritas para los trabajadores de cualquier otra clase; en
estas funciones había trabajadores social- demócratas, también había
trabajadores católicos de uniones católicas, y también trabajadores que
nunca habían estado en un partido y que no querían estar en ningún partido.
PRESIDENTE: Señor Brecht, ¿Gerhart Eisler le pidió alguna vez que se
afiliara al Partido Comunista?
BRECHT: No, no.
PRESIDENTE: ¿Alguna vez le pidió Hanns Eisler que se afiliara al Partido
Comunista?
BRECHT: No, no lo hizo. Creo que me consideraban simplemente un
escritor que quería escribir y vivir como le parecía, pero no como figura
política.
PRESIDENTE: ¿Recuerda que alguien le haya solicitado afiliarse al
Partido Comunista?
BRECHT: Quizás algunas personas me lo sugirieron, pero luego
advirtieron que no era nada de mi incumbencia.
PRESIDENTE: ¿Quiénes eran esas personas que le pidieron afiliarse al
Partido Comunista?
BRECHT: Oh, lectores.
STRIPLING: ¿Quién?
BRECHT: Lectores de mis poemas o gente del público. Lo que usted
quiere decir...nunca hubo un acercamiento oficial para que yo publicara...
PRESIDENTE: Algunas personas le pidieron que se afiliara al Partido
Comunista.
KENNY: En Alemania. (Aparte al testigo).
BRECHT: En Alemania, ¿usted quiere decir Alemania?
PRESIDENTE: No; quiero decir en los Estados Unidos
BRECHT: No, no, no.
PRESIDENTE: Está muy bien. Está mucho mejor que muchos de los
testigos que trajeron aquí.
¿Recuerda si en los Estados Unidos alguien le pidió alguna vez que se
afiliara al Partido Comunista?
BRECHT: No, no lo recuerdo.
PRESIDENTE: Señor Mc Dowell, ¿tiene alguna pregunta?
MCDOWELL: No, ninguna pregunta.
PRESIDENTE: ¿Señor Vail?
VAIL: Ninguna pregunta.
PRESIDENTE: Señor Stripling, ¿tiene usted mas preguntas?
STRIPLING: Quisiera preguntarle al señor Brecht si escribió ao no un
poema, o mejor dicho una canción, titulada “Adelante, no hemos olvidado”
MCDOWELL: ¿Adelante qué?
STRIPLING: “Adelante, no hemos olvidado”
BRECHT: No que yo sepa. El título en inglés debe ser la razón.
STRIPLING: ¿Podría traducírselo al alemán? (el señor Baumgardt traduce
al alemán)
BRECHT: Oh, ahora entiendo, sí
STRIPLING: ¿Está usted familiarizado con su letra?
BRECHT: Sí
STRIPLING: ¿Me permitiría el comité que lo leyera?
PRESIDENTE: Si no hay objeción, adelante.
STRIPLING: (leyendo) Adelante, no hemos olvidado nuestra fuerza en las
batallas ganadas; no importa la amenaza, adelante, sin olvidar lo fuerte
que somos.
Sólo estas manos que ahora actúan, construyeron caminos, paredes, torres.
Todo el mundo es obra nuestra.
¿Qué podemos llamar nuevo de este m,undo.
ESTRIBILLO:
Adelante. Marchemos hacia la torre, a través de la ciudad por tierra el
mundo;
Adelante. Avancemos. ¿Exactamente la ciudad, de quien es la ciudad?
¿Exactamente el mundo de quien es el mundo?
Adelante no hemos olvidado nuestra unión bajo el hambre y el dolor, no
importa la amenaza, no hemos olvidado.
Tenemos un mundo que ganar. Liberaremos al mundo de la sombra; cada
tienda y cada cuarto, cada ruta y cada prado.
Todo el mundo será nuestro.
¿Escribió Usted esto señor Brecht?
BRECHT: No, yo escribí un poema alemán, pero esto es muy distinto.
(RISAS)
STRIPLING: Esas eran todas mis preguntas, señor presidente.
PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señor Brecht. Es usted un ejemplo
para los testigos del señor Kenny y del señor Crum.
¡Receso hasta las dos de la tarde!
(A las 12.15 PM se produjo un receso hasta las 2 p.m. de ese mismo);

Desgrabación y traducción: Laura Brauer.

Fuente
„Verhör vor dem Ausschuss zur Untersuchung Unamerikanischer Tätigkeit“
Cassette 5 Lado 2
Bertolt Brecht
Eine Auswahl
Historische Aufnahmen
Zusammenstellung: ISOT KILIAN
Mitarbeit: Leni López
VEB DEUTSCHE SCHALLPLATTEN. BERLIN.DDR
LITERA-STEREO
Bertolt Brecht.
His life, his art, his times
Frederic Ewen

También podría gustarte