Está en la página 1de 2

Desde el 1 de enero de 1999, el Banco Central Europeo (BCE) se ha hecho cargo de la instrumentación de la

política monetaria de la zona del euro, la mayor economía del mundo después de la de Estados Unidos.

La zona del euro se creó en enero de 1999, en el momento en que los bancos centrales nacionales (BCN) de
once Estados miembros de la Unión Europea (UE) transfirieron sus competencias en materia de política
monetaria al BCE. Grecia se incorporó en el 2001, Eslovenia en el 2007, Chipre y Malta, en el 2008 y
Eslovaquia en el 2009. El establecimiento de la zona del euro y de una nueva institución supranacional, el
BCE, supuso un hito en el largo y complejo proceso de integración europea.

Para incorporarse a la zona del euro, los dieciséis países tuvieron que cumplir los criterios de convergencia, al
igual que deberán cumplirlos otros Estados miembros antes de adoptar el euro. Estos criterios establecen los
requisitos económicos y jurídicos necesarios para poder participar satisfactoriamente en la Unión Económica y
Monetaria.

Banco Central Europeo


La base jurídica de la política monetaria única está establecida en el Tratado constitutivo de la Comunidad
Europea y en losEstatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central Europeo. Los
Estatutos prevén la constitución del BCE y del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) a partir del 1 de
junio de 1998. El BCE fue creado como núcleo del Eurosistema y del SEBC. El BCE y los BCN desempeñan
conjuntamente las tareas que se les han encomendado. El BCE tiene personalidad jurídica propia de acuerdo
con el derecho público internacional.

Sistema Europeo de Bancos Centrales


El SEBC está integrado por el BCE y los BCN de la totalidad de Estados miembros de la UE (apartado 1 del
artículo 107 del Tratado), independientemente de que hayan adoptado el euro.

Eurosistema
El Eurosistema está formado por el BCE y los BCN de los Estados miembros que han adoptado el euro. El
Eurosistema y el SEBC seguirán coexistiendo mientras continúe habiendo Estados miembros de la UE que no
pertenezcan a la zona del euro.

Zona del euro


La zona del euro está formada por los países de la UE que han adoptado el euro.

Funciones

Las funciones del SEBC y del Eurosistema se establecen en el Tratado constitutivo de la Comunidad
Europea, y quedan especificadas en los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) y del
Banco Central Europeo (BCE), que son un protocolo anejo al Tratado.

El texto del Tratado se refiere al «SEBC» y no al «Eurosistema». Su redacción se basó en el supuesto de que
todos los Estados miembros de la UE adoptarían el euro. Hasta ese momento, el Eurosistema llevará a cabo
las funciones.

Objetivos
«El objetivo primordial del SEBC será mantener la estabilidad de precios».

Y: «sin perjuicio de este objetivo, el SEBC apoyará las políticas generales de la Comunidad con el fin de
contribuir a la realización de los objetivos comunitarios establecidos en el artículo 2». (apartado 1 del artículo
105 del Tratado)

Los objetivos de la Unión (artículo 2 del Tratado de la Unión Europea) son un alto nivel de empleo y un
crecimiento sostenible y no inflacionista.
Funciones básicas
De conformidad con el apartado 2 del artículo 105 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, las
funciones básicas son:

 definir y ejecutar la política monetaria de la zona del euro;


 realizar las operaciones de cambio;
 poseer y gestionar las reservas oficiales de divisas de los países de la zona del euro (ver gestión de
carteras);
 promover el buen funcionamiento de los sistemas de pago.

Otras funciones

 Billetes: el BCE tiene el derecho exclusivo de autorizar la emisión de billetes en la zona del euro.
 Estadísticas: en colaboración con los BCN, el BCE recopila la información estadística necesaria para
llevar a cabo sus funciones, obteniéndola de las autoridades nacionales o directamente de los
agentes económicos.
 Estabilidad financiera y supervisión prudencial: el Eurosistema contribuye al correcto funcionamiento
de las políticas adoptadas por las autoridades competentes, en lo que se refiere a la supervisión
prudencial de las entidades de crédito y a la estabilidad del sistema financiero.
 Cooperación internacional y europea: el BCE mantiene estrechas relaciones de cooperación con las
instituciones, organismos y foros pertinentes, tanto en el ámbito interno de la UE como en el ámbito
internacional, siempre que lo requieran las funciones asignadas al Eurosistema.