Está en la página 1de 4

JORNADA

TEMA 01: DIOS PADRE:

1. OBJETIVO
Comprender que Dios es nuestro Padre y siempre quiere lo mejor para nosotros, así como Jesús tuvo un padre, así
nosotros tenemos uno que nos cuida y nos ayuda a seguir adelante.

2. JUSTIFICACION

Dios no es como esos padres que abandonan a sus hijos, ni como aquellos que los castigan con dureza, o los engríen.
Jesús nos ha enseñado en primer lugar que DIOS ES UN PADRE, o mejor: ES PADRE Y MADRE.

Cuando Él hablaba de Dios decía simplemente: "El Padre", "Mi Padre", "El Padre de ustedes". Esto extrañaba mucho
a la gente de su tiempo, que tenían una idea muy alta de Dios, pero lo imaginaban lejano. En cambio, Jesús nos
enseña a orar conversando confiadamente con el Padre, que nos conoce hasta lo más hondo. Más todavía: nos
enseña a llamarlo "ABBÁ", que era el modo familiar como un niño pequeño llamaba a su papá en el idioma materno
de Jesús. "Papacito", "papito"... ¿Cómo le dicen Uds. a su papá o a su mamá?

3. SUGERENCIAS
 Generar un espacio en el cual los niños puedan prestar atención, se puede utilizar alguna dinámica y/o
motivación introductoria.
 Realizar algún trabajo. Se recomienda que se realice un trabajo donde el niño pueda ver como un padre
cuida a sus hijos.
 Utilizar textos bíblicos adecuados que faciliten el trabajo. Hay que tener en consideración que son niños
cuyas edades son de 9 a 12 años.

Lectura: Lc. 15, 11 - 32

Por muchas veces que fallamos, nuestro padre siempre nos perdonará y nos recibirá con los brazos extendidos.
Pidamos disculpas por las veces que no hemos valorado todo lo que nos han dado nuestros padres, que a través de
su entrega y sacrificio contamos ahora con lo que tenemos.

TEMA 02: MARIA, MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA

1. OBJETIVO

Comprender que María es Madre de Dios y Madre nuestra y que nos ama y nosotros la veneramos porque ella
intercede por nuestra necesidad. Así como Jesús tuvo una madre, así nosotros tenemos una que nos cuida y protege
a cada instante desde antes de nacer y tenemos que valorarla.

2. JUSTIFICACION

Toda persona humana debe la vida a una madre, y casi siempre le debe a ella mucho de la propia existencia sucesiva,
de la formación humana y espiritual. A la madre, sin embargo, incluso siendo muy exaltada desde punto de vista
simbólico (muchas poesías, muchas cosas hermosas se dicen poéticamente de la madre), se le escucha poco y se le
ayuda poco en la vida cotidiana, y es poco considerada en su papel central en la sociedad. Es más, a menudo se
aprovecha de la disponibilidad de las madres a sacrificarse por los hijos para ‘ahorrar’ en los gastos sociales.

Sucede que incluso en la comunidad cristiana a la madre no siempre se la tiene justamente en cuenta, se le escucha
poco. Sin embargo, en el centro de la vida de la Iglesia está la Madre de Jesús. Tal vez las madres, dispuestas a
muchos sacrificios por los propios hijos, y no pocas veces también por los de los demás, deberían ser más
escuchadas. Habría que comprender más su lucha cotidiana por ser eficientes en el trabajo y atentas y afectuosas en
la familia; habría que comprender mejor a qué aspiran ellas para expresar los mejores y auténticos frutos de su
emancipación. Una madre con los hijos tiene siempre problemas, siempre trabajo.
Una sociedad sin madres sería una sociedad inhumana, porque las madres saben testimoniar siempre, incluso en los
peores momentos, la ternura, la entrega, la fuerza moral. Las madres transmiten a menudo también el sentido más
profundo de la práctica religiosa: en las primeras oraciones, en los primeros gestos de devoción que aprende un
niño, está inscrito el valor de la fe en la vida de un ser humano.

3. SUGERENCIAS
 Generar un espacio en el cual los niños puedan prestar atención, se puede utilizar alguna dinámica.
 Realizar algún trabajo. Se recomienda que se realice un trabajo donde el niño pueda ver la actitud que
hasta ahora ha venido llevando con su Madre.
 Utilizar textos bíblicos adecuados que faciliten el trabajo. Hay que tener en consideración que son niños
cuyas edades están entre 9 y 12 años.
 Para finalizar se puede hacer un plenario compartiendo experiencias vividas con sus mamás.

Lectura:

REGALO

Ayer, cuando me encontraba en la cocina preparando la cena, entró mi hija de 11 años. Me dio un
pedazo de papel escrito.

Apartando la comida del fuego y tomando el papel entre mis manos, comencé a leer:

Por haberme lavado los dientes durante toda la semana........... 10 soles


Por ir a comprar el pan................................................................ 5 soles
Por traer el refresco y las tortillas................................................ 5 soles
Por cuidar el hermanito cuando saliste con papá....................... 25 soles
Por ir a buscar las papas............................................................. 5 soles
Por tomarme las asquerosas medicinas..................................... 10 soles

TOTAL........................ 60 soles

Había terminado de leer. Ella estaba tan tranquila, moviendo su bolígrafo entre los dientes y como
esperando la recompensa. Mientras la miraba, algo me hizo sentir una profunda pena. Y al mismo
tiempo una serie de recuerdos se agolparon en mi mente.

Tomándole el bolígrafo, le di vuelta al papel y comencé a escribir:

Por los nueve meses que te llevé en mi vientre........................ Regalo


Por ese parto que duró dos días............................................... Regalo
Por las lágrimas que pude derramar........................................ Regalo
Por mis horas de desvelos e inquietud..................................... Regalo
Por los gastos de la escuela y de los maestros........................ Regalo
Por los objetos de valor que rompiste..................................... Regalo
Por la ropa que te compro sin cesar........................................ Regalo
Por los chicles, golosinas y demás........................................... Regalo

Después de leer mi mensaje, mi hija tenía las lágrimas en los ojos. Me abrazó muy fuerte y me dijo:
“Mamá, te quiero mucho”.

Tomó el papel de entre mis manos, y en grandes letras escribió: REGALO. Regalo, Regalo nada más, hija mía. Mi suma de
amor te quiero regalar. Yo nunca me fijo en la suma…. ¡Qué más da!
TEMA 03: LA FAMILIA

1. OBJETIVO

Que los niños comprendan y tomen conciencia del valor de la familia, sintiéndose parte importante de la misma,
dando gracias por la bendición de contar con una.

2. JUSTIFICACION

Vivimos en tiempos en los cuales, hay tiempo para trabajar, estudiar, divertirse; tiempo para todo, pero menos para
la familia. Vivimos en un tiempo en lo cual es normal ver a la familia ir por caminos separados sin compartir
momentos juntos.

Es necesario que el niño(a) mire a su alrededor en una actitud de humildad, aceptando a su familia tal y como es.
Dios nos ha dado una familia, pero en muchas ocasiones, hacemos que se originen problemas en esta y nos alejamos
de ellos y de Dios. Piensa en las veces en que un capricho o un berrinche ha metido en más de un problema a tus
padres y/o hermanos, en cuando no cumples con tus deberes y dejas de lado a tu familia por cosas innecesarias.

3. SUGERENCIAS
 Generar un espacio de tranquilidad y atención, considerando que los niños han almorzado y pueden
llegar a dormirse.
 Realizar dinámicas para que puedan soltarse y poder continuar con el desarrollo del tema.
 Realizar algún trabajo y/o reflexión. Se recomienda que se realice un trabajo donde el niño pueda
interrelacionar con los demás y pueda descubrir la importancia de su propia familia.
 Utilizar textos bíblicos adecuados que faciliten el trabajo. Hay que tener en consideración que son niños
cuyas edades son de 9 a 12 años.
 Para finalizar se puede hace una oración espontánea, especialmente dando gracias a Dios y pidiendo por
nuestras familias.

Motivación:

Presentación de láminas de familias. Los niños ven las láminas y expresan lo que observan. Luego se realiza las
siguientes preguntas abiertas sobre sus familias.

- ¿Cómo se llama mi papá? ¿Y mi mamá?


- ¿En qué trabajan?
- ¿Cómo se llaman mis hermanos?
- ¿Qué actividades hacemos juntos?

Actividad: Foto de nuestra familia

Para enfatizar en el amor y la gran bendición que es vivir en familia, cada niño dibuja su propia familia y preparan un
marco para compartir el dibujo con sus papás. Para la actividad utilizamos los siguientes materiales:

 Papel 
 cartón
 pegamento
 adornos, materiales de reciclaje, fideos, etc.
 papel cartón de colores.

Texto bíblico: Mateo 2,13-15.19-23

En la meditación del evangelio, podemos mirar que la huida a Egipto por parte de la familia de Nazaret es en el
fondo el retorno a las raíces del pueblo. Así como Moisés salió de Egipto. Jesús -el que salva-, vendrá de Egipto y se
instalara en Nazaret, para que se cumpla la profecía « le llamarán nazareno». Pero también es el signo de que nada
humano es ajeno a Jesús: nace fuera de su casa, es rechazado, perseguido por los poderosos, huye a un país
extranjero, vive como refugiado, con todas las dificultades de quienes emigran o se exilian. Con todo este drama tan
viejo como nuevo inicia la nueva historia de salvación.

Nuestra historia debe ser también un regreso y un inicio nuevo. Por eso, nuestras familias como la de Jesús, es
sagrada, sea cual sea, en ella se debe develar al Dios con nosotros. Quedarnos solo con el pensamiento de una
familia, sin problemas… es lo más ajeno al De CRISTO. En ella se descubre la acción de Dios, es ella nuestra primera
comunidad de fe. Así como José escuchó la voz de Dios y María escucha la palabra que se hace carne, nuestras
familias deben ser signo de lo sagrado de Dios en ella. Y escuchar lo nuevo de Dios en la vida.

Una familia que como la de Jesús, enfrente a los poderosos de nuestro tiempo. Una familia que como la de Jesús,
pueda poner como prioridad el bien de los que la componen y no solo los intereses propios.

Tu y yo somos hijos de una familia, puede que no sea tan parecida a la de Jesús o a la que la sociedad me pide sea la
familia ideal, pero ES SAGRADA, en ella DIOS SE ENCARNA, en ELLA FUY ENGENDRADO, SOY SEMILLA DEL AMOR y
DIOS ES AMOR.

Escucha la siguiente historia:

Hola, soy Alicia. Les quiero contar una historia. Un día, estando por la calle, tropecé con un extraño que pasaba y le
pedí perdón. Él contestó: “discúlpeme por favor; no la vi”. Fuimos muy educados, seguimos nuestro camino y nos
despedimos. Luego, horas más tarde, al estar cocinando en casa, estaba mi hijo muy cerca de mí. Al voltear casi lo
tumbo, “¡Quítate!” le grité. Él se retiró casi llorando, sin que yo notara lo duro que le hablé.

Fui a descansar al mueble de mi sala, al acostarme Dios me dijo suavemente: “Trataste al extraño cortésmente. Pero
abusaste del niño que amas. Ve a la cocina y encontrarás unas flores en el piso, cerca de la puerta, son las flores que
cortó y te trajo: una rosa amarilla y otra azul. Estaba calladito para darte la sorpresa y no viste las lágrimas que
llenaron sus ojos”

En ese momento, me sentí miserable y empecé a llorar. Fui hacia el cuarto de mi hijo, y suavemente me acerqué y
me arrodillé junto a su cama y le dije: “¡Despierta pequeño! ¡Despierta! ¿Son estas las flores que cortaste para mí?”
Él sonrió y dijo: “Las encontré junto al árbol, las corte porque son bonitas como tú, en especial la azul” - “Hijo; siento
mucho lo que hice hoy, no debí gritarte”. Él contestó: “está bien mamá, yo te quiero de todos modos”. “Yo también
te quiero y me gustan las flores especialmente la azul”.

Toma en cuenta que, si mueres mañana, en cosa de días la empresa donde trabajas cubrirá tu puesto. Pero la familia
que dejamos sentirá la pérdida por el resto de su vida. Piensa en ello, porque generalmente nos entregamos más al
trabajo que a nuestra familia.

Dialogar:

 ¿Qué hay detrás de esta historia? ¿Qué gestos vemos en esta historia en los que se manifiesta el
amor?
 ¿Crees que es importante que en las familias exista el AMOR? ¿por qué?
 ¿Cómo manifiestas el amor dentro de tu propia familia?
 ¿Qué pasa cuando en una familia no existe el amor? ¿cómo crees que deba vivir una familia
verdadera?