Está en la página 1de 1

Resumen, parte 3 (81-90)

 En EEUU aun se sobrevalora la utilidad de reglamentaciones del servicio público. Estas


reglamentaciones requieren que los futuros funcionarios tengan: a) cierta edad; b)
sean graduados de ciertas escuelas; c) haber superado exámenes establecidos.
 Los funcionarios tratan de seguir criterios para obtener puestos más altos (superar
pruebas, cierta cantidad de años trabajando, entre otras superficialidades), pero al
hacer esto olvidan la función principal que se les encomienda y el deber que se les ha
impuesto.
 En un sistema de administración pública organizado, la promoción a altos grados
depende de la antigüedad. Esto conlleva a que cuando los subordinados llegan a
posiciones altas, no están dispuestos a innovar o perfeccionar el gabinete ministerial.
 La frustración del burocratismo europeo no se puede imputar a la deficiencia
intelectual de los funcionarios estatales. Está probado que muchos estaban
plenamente capacitados; el fracaso de la burocracia se debe a la debilidad de toda
administración de los asuntos públicos.
 En este sentido, no existen módulos que puedan asegurar si hay éxito o fracaso en el
cumplimiento de los deberes oficiales. Esto provoca la destrucción del incentivo para
hacer más del mínimo exigido. El burócrata solo mira las instrucciones superficiales y
deja de lado el contenido material.

4. Gestión burocrática de las empresas públicas

1.Imposibilidad de un control estatal generalizado

 El socialismo es irrealizable porque carece del elemento para elaborar planes : el


calculo económico. La planificación central estatal es contradictoria porque nunca
podrá saber si los proyectos son convenientes o si destruiría los medios disponibles.
Conlleva al caos.
 La principal aportación del marxismo al éxito de la propaganda a favor del socialismo
fue prohibir el estudio de los problemas económicos que se plantean a una sociedad
socialista. Según Marx, esos estudios son un utopismo ingenuo.
 De acuerdo a Marx y Hegels, los socialistas científicos deben contentarse con la certeza
de que el socialismo transformará a la tierra en un paraíso y no preguntarse en cómo
funcionará este sistema socialista (esa parte es un sarcasmo total del autor).