Está en la página 1de 2

4. La esencia de la gestión burocrática.

El ciudadano compara el funcionamiento de la administración pública con el de las empresas privadas: por eso se
decepciona, porque la primera no es tan eficiente como la segunda.

Esto sucede porque los ciudadanos no perciben la diferencia fundamental que existe entre el gobierno y la empresa:
el principio de motivación del beneficio. Lo que llaman deficiencias y fallos en el funcionamiento de la administración
son propiedades necesarias de la misma.

La gestión burocrática no está guiada por el principio del beneficio en el sentido que tiene que resolver problemas
que son desconocidos para la gestión empresarial: no tiene sentido adaptarla a un modelo de empresa solo para
“mejorarla”. Son las especiales condiciones políticas o el intento de solucionar un problema que no tiene solución
satisfactoria lo que guía a este tipo de gestión: no se trata del resultado de negligencia culpables o falta de
competencia.

La labor del empresario es maximizar utilidades, la del funcionario público es cumplir las normas y reglamentos. Es
una ilusión que podemos mejorar la eficiencia de la administración pública mediante el empleo de técnicas de
gestión empresarial. El problema de la gestión burocrática es que carece de un método de cálculo: cosa que sí tienen
las empresas para alcanzar beneficios.

En el campo de la administración, lo que se ofrece carece de valor en el marcado: no se puede comprar ni vender.

Ejemplos del autor:

 Un servicio de policía tiene la misión de proteger del sabotaje una instalación defensiva: hay cosas serias en
juego – DDHH
 Fijar impuestos: no es solo una tarea de interpretar y aplicar la ley, sino es una función judicial también, no
solo administrativa.

Hay cuestiones empresariales que su objeto radica en la calidad del trabajo. NO se puede valorar el trabajo
intelectual con artificios mecánicos.

En la medida que el resultado de lo que se haga afecta la gestión gubernamental, no es correcto afirmar que un
estudio de movimientos y tiempos y otros instrumentos de gestión científica “muestren con exactitud razonable
cuánto tiempo y esfuerzo se requieren para cada uno de los métodos disponibles”. EN RESUMEN: NO SE PUEDE
MEDIR A UN JUEZ POR EL TIEMPO QUE NECESITA PARA RESOLVER UN CASO.

En cuestiones empresariales, si es que algo falta en el proceso es sencillo sanearlo: por ejemplo, cuando se estropea
una pieza durante la fabricación de algo – es calculable el daño. PERO, si en la gestión burocrática, por ejemplo, se
pierde la petición de una licencia, se le puede ocasionar un serio perjuicio al ciudadano. Hay una responsabilidad
moral y política de por medio.

La eficacia administrativa y la eficacia industrial son enteramente diferentes. Se equivocan quienes las equiparan
buscan reemplazar la primera con la segunda y viceversa.

La reforma de la gestión burocrática no puede buscar transformar a un servicio público en una empresa privada. Un
gobierno no es una compañía cuyo fin es la obtención de beneficios. La gestión de sus asuntos no puede contralar
los balances de pérdidas y ganancias. Sus resultados no se pueden evaluar en términos monetarios.

5. La situación del personal en un sistema burocrático.

Es imposible apreciar en términos monetarios el resultado del esfuerzo humano. La apreciación de esto depende
de la discrecionalidad del gobierno.

En los negocios que persiguen el nexo comprador-vendedor, lo mismo que la relación empleador-empleado, sin
pura cuestión de hecho e impersonales. Es un convenio beneficioso para ambas partes.

En la administración pública el nexo entre el superior y el subordinado es personal. El subordinado depende del
juicio del superior acerca de su personalidad, no de su trabajo. En la medida que el empleador público puede
contar con oportunidades de conseguir un empleo en la empresa privada, esta dependencia no puede llegar a ser
opresiva como marcar todo el carácter del empleado.

EE. UU. VS EUROPA: en el primero los nombramientos se basan en exámenes y no dependen ya de la afiliación
política de los solicitantes. En el segundo los burócratas tienen un cuerpo formado, como de carrera, esto es que una
vez dentro difícilmente sales y la forma de ascenso suele ser por el mayor tiempo que estás en el cargo. La existencia
de estos grupos de poder que se dejaba llevar por una clara especie de nepotismo se convirtió en una serie amenaza
para las instituciones constitucionales – por ello se crearon intentos para proteger al empelado individual contra la
arbitrariedad de sus superiores.

El autor critica a la edad como factor determinante para el ascenso: “los años pasados en posiciones inferiores no
cualifican necesariamente a un hombre para desempeñar un empleo superior. A veces, este mecanismo es más
una traba para los hombres más competentes en un empleo”.

Critica todos estos sistemas de administración publica que dependen de la antigüedad de sus funcionarios:

 Pierden vigor e iniciativa por los años de subordinación


 Rehúyen las innovaciones y perfeccionamientos: consideran que todo proyecto de reforma perturba la
tranquilidad
 Tienen un rígido conservadurismo que frustra los esfuerzos de un gabinete ministerial dirigidos a ajustar el
servicio a las condiciones cambiantes.
 MIRAN DE ARRIBA ABAJO AL GABINETE MIINISTERIAL COMO PROFANO SIN EXPERIENCIA.
 “los gabinetes pasan, la administración permanece”.