Está en la página 1de 6

CONEXIONES ESPECIALES DEL TRANSFORMADOR

OBJETIVO DE LA UNIDAD Después de completar esta unidad, usted estará familiarizado con los
transformadores conectados de manera especial, tales como los autotransformadores y los
transformadores de distribución. Además, usted será capaz de conectar transformadores en
paralelo para que trabajen juntos como fuente de alimentación de una carga. Las mediciones de
voltaje y corriente se utilizarán para estudiar las características y el funcionamiento del
transformador.

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES, los transformadores pueden cambiar los niveles de voltaje y


corriente y sus relaciones entrada-salida dependen de la relación de espiras. Algunas de las formas
de conectar los transformadores monofásicos son: como autotransformador, para subir o bajar el
voltaje; como transformador de distribución, para proveer diferentes niveles de voltaje a las
cargas; en paralelo para alimentar cargas compartidas.

La mayoría de los transformadores proporcionan una aislación entre la fuente y su circuito de


carga y, con frecuencia, esto representa un factor de seguridad muy importante. En el caso de los
autotransformadores, estos no proporcionan esa aislación porque los arrollamientos primario y
secundario comparten espiras comunes. Por otra parte, los autotransformadores pueden
funcionar con el doble de la potencia aparente de los transformadores convencionales de igual
tamaño. La Figura 6 muestra un autotransformador típico, con varias tomas para obtener
diferentes voltajes secundarios. Dado que la norma ya vista puede aplicarse a los
autotransformadores, es evidente que si partimos de la relación de espiras de la figura,
tendremos:

Además, la figura muestra cómo los lados primario y secundario de un autotransformador se


encuentran interconectados en un punto común del único arrollamiento, ilustrando de este modo,
la falta de aislación eléctrica. Esta carencia es la mayor desventaja de los autotransformadores.

Figura 6 Autotransformador típico.


Los transformadores de distribución tienen un arrollamiento primario y, a menudo, más de un
arrollamiento secundario, tal como el módulo Transformador monofásico. Normalmente, los
arrollamientos secundarios se conectan en serie para que sus voltajes se sumen (configuración
serie aditiva) y en los circuitos de distribución con dos voltajes, la conexión común de los
arrollamientos secundarios sirve de neutro. La Figura 7 muestra un transformador de distribución
típico, que provee dos voltajes diferentes para las cargas.

Figura 7. Transformador de distribución típico

AUTOTRANSFORMADORES

PRINCIPIOS El autotransformador es un tipo especial de transformador, con un arrollamiento


único que sirve como primario y secundario. Cuando se utiliza un autotransformador para elevar el
voltaje, sólo una parte del arrollamiento actúa como primario, mientras que la totalidad del mismo
sirve como secundario. A la inversa, cuando se emplea el autotransformador para reducir el
voltaje, todo el devanado actúa como primario y sólo una parte sirve como secundario. La Figura 9
muestra las conexiones necesarias para que el autotransformador funcione como elevador y como
reductor.

Figura 9. Conexiones de un autotransformador (a) Configuración como elevador. (b) Configuración


como reductor.
Básicamente, el funcionamiento de un autotransformador es el mismo que el de un transformador
estándar con dos arrollamientos. La potencia se transfiere del primario al secundario por medio de
un flujo magnético variable. La magnitud del aumento o disminución del voltaje depende de la
relación de espiras entre el primario y secundario. Para determinar la relación de transformación
de un autotransformador, se considera cada arrollamiento como separado, aunque algunas
espiras son comunes al primario y al secundario. Para encontrar los voltajes y corrientes se utilizan
dos ecuaciones simples:

La primera ecuación establece que la potencia aparente del primario (E PRI x IPRI) del
autotransformador es igual a la potencia aparente del secundario (E SEC x ISEC). La segunda ecuación
relaciona los voltajes primario y secundario (E PRI y ESEC) con la relación de espiras (NP/NS). De este
modo, y partiendo de la Figura 9, podemos obtener las relaciones:

Estas relaciones se cumplen cuando los voltajes E A-B y EB-C están en fase. De este modo, se suman
en la misma dirección.

El autotransformador tiene una gran ventaja sobre los transformadores convencionales: Puede
funcionar con el doble de la potencia aparente de un transformador convencional de igual
tamaño. Además, el autotransformador es algo más eficiente que los transformadores dado que
tiene menos pérdidas en el cobre y en el hierro. Los autotransformadores se utilizan,
principalmente, cuando se requieren pequeños aumentos o disminuciones del voltaje secundario.
Por ejemplo, para elevar el voltaje de las líneas de alimentación y compensar de esa manera las
pérdidas causadas por la longitud de las líneas de transmisión. También se los emplea para reducir
el voltaje de arranque de los motores, manteniendo la corriente de arranque dentro de valores
razonables. Una de las mayores desventajas del autotransformador es la falta de aislación eléctrica
entre los arrollamientos primario y secundario, dado que ambos tienen espiras en común.
Además, no es aconsejable utilizar un autotransformador como reductor de una relación elevada,
porque si la sección de bajo voltaje del arrollamiento sufriera una avería y se abriera, la carga
quedaría conectada al alto voltaje primario.

TRANSFORMADORES EN PARALELO
PRINCIPIOS Los transformadores se pueden conectar en paralelo para suministrar una potencia
superior a la potencia nominal de cada transformador. Cuando se conectan transformadores en
paralelo, hay que tomar dos precauciones: Los arrollamientos a conectar en paralelo deben tener
los mismos voltajes nominales y deben conectarse con la polaridad correcta, es decir, un terminal
marcado debe conectarse con otro marcado y un terminal no marcado debe conectarse con otro
no marcado. Si las conexiones no se realizan correctamente, pueden circular grandes corrientes de
cortocircuito y, en consecuencia, pueden resultar dañados seriamente los transformadores, los
disyuntores y los circuitos asociados. La Figura 10 muestra dos transformadores (T1 y T2), con
iguales características nominales, conectados en paralelo para alimentar una carga de 200 VA.
Cada transformador tiene una potencia de régimen de 100 VA y los terminales con iguales
polaridades se conectan juntos para que cada unidad individual suministre la mitad de la potencia
de la carga.

Figura 10. Acoplamiento de transformadores en paralelo.

El rendimiento de un dispositivo eléctrico, expresado en porcentaje, es la relación entre la


potencia activa que suministra el dispositivo (P SAL) y la potencia activa suministrada al mismo (P ENT)
multiplicada por 100. El rendimiento se simboliza con la letra griega eta (η).
Las potencias aparente y reactiva no se emplean en los cálculos de rendimiento.

En un transformador ideal no hay pérdidas internas, por lo tanto, la potencia del primario es
exactamente igual a la del secundario. En la práctica, este tipo de transformador no existe ya que
cierta potencia se pierde debido a las pérdidas en el cobre y en el hierro. Dado que esta potencia
perdida es una parte de la potencia total suministrada por la fuente, la cantidad total de esa
pérdida es simplemente la diferencia entre P ENT y PSAL (PENT - PSAL).

TRANSFORMADORES DE DISTRIBUCIÓN
PRINCIPIOS En América del Norte, la mayoría de los transformadores de distribución utilizados
para suministrar energía eléctrica a los edificios y casas particulares, tienen un arrollamiento
primario de alto voltaje. El arrollamiento secundario proporciona 120 V para alumbrado y
pequeñas aplicaciones y 240 V para calefacción, estufas eléctricas y otras cargas eléctricas para
servicio pesado. El secundario puede estar constituido por un arrollamiento de 240 V con una
toma central, o por dos arrollamientos de 120 V conectados en serie.

El sistema de distribución de energía eléctrica trifilar de 120/240 V se desarrolló para obtener la


ventaja de un circuito de distribución de alto voltaje y, al mismo tiempo, permitir el
funcionamiento de los dispositivos de bajo voltaje. Para una determinada potencia a suministrar a
una carga, la pérdida en un sistema de distribución de energía eléctrica trifilar de 120/240 V es
menor que en un sistema de distribución bifilar de 120 V. El sistema trifilar cuenta, además, con la
ventaja de tener un bajo nivel de voltaje entre cualquiera de las líneas y tierra, limitando así los
riesgos de choques eléctricos perjudiciales.

Normalmente, los transformadores de distribución están bobinados con el secundario, o


arrollamiento de bajo voltaje, en dos secciones para un voltaje nominal de 120 V cada una.
Cuando ambas secciones se conectan en serie, el transformador puede alimentar una carga bifilar
de 240 V. Además, la conexión en serie de los arrollamientos permite alimentar un circuito trifilar
120/240 V, conectando el conductor neutro, o común, del circuito con el terminal común del
secundario (punto de unión de los arrollamientos de las dos secciones). De este modo, las
lámparas y dispositivos de 120 V se conectan entre el conductor neutro y uno de los otros dos
conductores (conductores de línea), mientras que las cargas de 240 V, como las estufas y
calefactores eléctricos, se conectan a los dos conductores de línea.

Cuando las cargas de cada lado del conductor neutro están balanceadas, no circula corriente por
dicho conductor. Sin embargo, cuando se añade una carga importante entre uno de los
conductores de línea y el conductor neutro, éste transportará la corriente desbalanceada desde el
transformador a la carga. La corriente en el neutro es siempre la diferencia entre las corrientes
que circulan en los dos conductores de línea. Por lo tanto, para minimizar la corriente en el
conductor neutro, las cargas de cada lado del mismo deberán estar lo más equilibradas posible.
Si se conecta una carga de un solo lado de un sistema trifilar, el conductor neutro transportará la
corriente total de la carga. Por esta razón, el conductor neutro tiene el mismo diámetro que los
dos conductores de línea. Una apertura accidental del conductor neutro, mientras se alimenta una
carga desbalanceada, provoca un gran desequilibrio en los voltajes aplicados a otras cargas y
puede causar, por ejemplo, que las lámparas incandescentes alumbren con mayor o menor
intensidad. Por lo tanto, el conductor neutro se conecta firmemente entre el transformador y la
carga y no se conectan ni fusibles ni dispositivos de protección de sobrecargas en serie con dicho
conductor.