Está en la página 1de 5

Moltmann, Theologie der Hoffnung.

En la p. 189s Moltmann discute sobre la antítesis o contradicción entre ley y promesa.

"Por ello ahora es la promesa la que define la existencia, el obrar y el padecer del que la recibe. No
ocurre al revés, es decir que el cumplimiento de la promesa sea determinado por la existencia y por el
comportamiento de su receptor" (p. 191).

Dos concepciones opuestas de la relación entre AT y NT (p. 193).

Continuidad histórica de las promesas (pp. 193-5), y discontinuidad histórica de las promesas según una
perspectiva existencialista que contrapone fe e historia (pp. 195-6).

"Según Pablo, la continuidad de la promesa de Abrahán está allí donde la promesa es puesta en vigor
escatológicamente" (p. 197).

"La promesa encuentra en el evangelio su futuro escatológico; en cambio, la ley encuentra su final" (p.
198).

Ver nota 17 en la p. 199 sobre lo antes (Zuvor) y lo precedente (Vorher) del evangelio (Jüngel).

La diferencia ideológica entre la escatología cristiana tradicionalmente judía, y la idea helenística de


epifanía (p. 203).

La idea griega de la presencia cultual de lo eterno se escatologizó, es decir, una escatología "presentista"
(p. 204).

Consecuencias de la escatología helenizada: "La espera escatológica de aquello que "todavía no" ha
sucedido se convierte en una espera noética de la desvelación y transfiguración universales de aquello
que ha ocurrido ya en el cielo. El viejo dualismo apocalíptico, que establecía una diferencia entre el eón
que pasa y el eón que viene, se transforma en un dualismo metafísico, que entiende lo venidero como lo
eterno, y lo pasajero como lo caduco. Los ciudadanos del reino venidero se transforman en los
redimidos desde el cielo" (p. 207).

Revisar nuevamente sobre la crítica paulina de la teología presentista en la p.208 s. Es decir, el


desarrollo de su teología de la cruz.

Antiguo kerigma (prepaulino) en 1 Cor 15. 3-5 y su nueva interpretación por Pablo (p. 210 s).

La idea de lo presente de lo eterno Pablo la futuriza (p. 213).

"El logos del eschaton es promesa de aquello que todavía no es; y por ello hace historia" (p. 214).

La fe en la Resurrección se basa en la tríada de preguntas kantiana (p. 216).

Ver primer párrafo de la p. 218, Moltmann da una indicación epistemológica acerca de la Resurrección.

Ateísmo y nihilismo modernos --> universalización del viernes santo histórico (p. 219). Estos dos
elementos son parte del proceso dialéctico (p. 220).

Abandono de la dialéctica de la mediación y la reconciliación como fundamento del ateísmo moderno


(p. 221).

Metafísica de la subjetividad: autotrascendencia del hombre como sustituto de toda metafísica teológica
(p. 222).
La realidad de la Resurrección legitima la veracidad de las afirmaciones de fe de los testigos y no al
revés, o sea, que la realidad de estas afirmaciones legitimen la veracidad del relato de la Resurrecció (p.
227).

Lo que la ciencia histórica entiende por lo posible, los hagiógrafos lo entienden distinto, con base en la
fe en Dios.

Ver en la p. 228 el presupuesto de la ciencia histórica que le impide aceptar las aseveraciones sobre la
Resurrección.

Principio metodológico inadmisible: "No puede ser aquello que no debe ser" (p. 229).

La comprensión científico-histórica sucede por analogía (p. 230). Además, esta comprensión depende
del postulado/presupuesto de una homogeneidad de un núcleo común de la historia del objeto.

Dificultad de la teología cristiana: determinación metafísica del núcleo de la sustancia o del sujeto de la
historia y absolutización de un sujeto y un acontecimiento histórico (p. 232).

Otras formas de comprender y ampliar el método científico-histórico de manera que sea posible una
teología de la resurrección (p. 234 s).

"Pues la resurrección de Cristo no va asociada con la categoría de lo nuevo contingente, sino con la
categoría de expectación de lo nuevo escatológico" (p. 235).

Nuevo concepto de historia y de ciencia histórica para la teología cristiana (p. 236) y la resurrección de
Cristo como su presupuesto.

"En este caso no hay que decir que la resurrección de Cristo es histórica porque ha acontecido en la
historia (...), sino que hay que decir que es histórica porque funda historia en la que se puede y se debe
vivir, pues señala el cauce al acontecer futuro. La resurrección de Cristo es histórica porque abre un
futuro escatológico" (p. 237).

La perspectiva histórico-formal se pregunta por los motivos kerigmáticos que han configurado los
relatos de la Resurrección (p. 240).

Método de la historia de las formas --> Sitz im Leben --> método sociológico.

Problema teológicamente relevante: el análisis ya no apunta a la historicidad de los relatos


neotestamentarios, sino al influjo de la fe de la comunidad primitiva en la formación del texto (p. 241).

La "realidad" de la resurrección como palabra de Dios kerigmática. Esta realidad está fuera del alcance
de la ciencia histórica (p. 243).

Una exégesis existencial analiza el texto bíblico para encontrar la explicación de sí mismo, del yo
histórico-existencial (p. 243).

Releer "El que Dios no sea visible fuera de la fe (...) no ocupa el centro del interés" (p. 244).

El cambio de las pregunta-problemas del paso de la investigación histórico-formal a la interpretación


existencial, véase p. 245.

"(...), sino si y cómo la predicación es legitimada y necesariamente engendrada por el acontecimiento de


que habla" (p. 247).

El futuro escatológico-universal de la Resurrección encuentra su legitimidad histórica en la predicación


misionera (p. 248).
La intelección de la Resurrección en modo promesa permite apropiarse de la historia y de la existencia
humanas (249-250).

La escatología cristiana se diferencia de la promesa del AT y de la escatología profético-apocalíptica,


porque ella habla de Cristo y su futuro (p. 252). La EC es cristología en perspectiva escatológica.

La antítesis entre la cruz y la resurrección de Jesús y el dilema con su identidad (p. 259).

En la p. 260 Moltmann dice que el escuchar palabras por la aparición de Jesús es una diferencia
importante con respecto a las hierofanías de otras religiones.

Tres cristologías propuestas para resolver el problema identitario entre el crucificado y el resucitado (p.
261): docetismo, ebionismo y modalismo. Moltmann propone una dialéctica de la identidad del
crucificado y el resucitado. La síntesis de esta contradicción sucede en el eschaton.

"Por este motivo el saber inspirado en la promesa (...) más allá de sí mismo" (p. 265).

"La missio de Jesús sólo se hace intelegible merced a la promissio" (p. 266).

"La justicia de Dios es la síntesis de la existencia de la criatura y el fundamento de su subsistencia" (p.


267).