Está en la página 1de 52

MANEJO ECOLÓGICO DE PATOSISTEMAS 1:

LAS BASES, LOS CONCEPTOS Y LOS FRAUDES

1
Mal llamado “Manejo Integrado de Plagas”, MIP.

1
Prefacio
El autor de la presente obra, ‘Manejo ecológico de patosistemas: las bases, los
conceptos y los fraudes (mal llamado manejo integrado de plagas, “MIP”) nos ofrece una
visión de las consecuencias ambientales y sociales que ha ocasionado la aplicación de
plaguicidas como primera y a veces casi única forma de querer resolver el problema de
plagas que afectan la agricultura. A la vez, es una obra crítica y propositiva de una estrategia
agroecológica que posibilite llevar a la práctica el Manejo Ecológico de Patosistemas (MEP).
Sin embargo, la elección de una u otra estrategia de ‘manejo’ se da en el marco de
relaciones sociales donde la obtención de ganancias a toda costa, se anteponen al cuidado
de la salud humana, de los ecosistemas y de los agroecosistemas.
El Dr. Felipe Romero en su libro nos explica que poner en marcha el Manejo Ecológico
de Patosistemas (MEP) exige una sólida formación sobre las bases ecológicas para
entender el patosistema, definido por Robinson (1986) como: el sistema que, por
coevolución, forma una planta con cada una de sus plagas invertebradas, para comprender
cómo operan e interaccionan entre sí un patosistema, el agroecosistema y el ecosistema,
en el entendido que uno incluye al otro y que el MEP es, en sí mismo, un sistema. Esta
visión científica hace posible utilizar una estrategia basada en la Agroecología y en la Teoría
de Sistemas. Su estrategia contempla mantener las plagas a niveles tolerables mediante el
combate 2 biológico (macro y micro), el combate cultural y la resistencia vegetal, como
elementos centrales del MEP.
Por lo cual, establece el doctor Romero, el conocimiento de la dinámica de
poblaciones es esencial en la definición de los umbrales económicos para evitar que ciertas
poblaciones dañinas se conviertan en plaga. Y como el mismo autor señala en varias
ocasiones, no es que se deseche el empleo de los plaguicidas, sino que deben utilizarse,
pero como el último recurso, no como el primero, y menos como el único. El manejo
ecológico de patosistemas implica aprender a convivir con las plagas, a reducirlas al mínimo
y evitar los daños derivados del mal uso de los plaguicidas.
Finalmente debemos señalar que el manejo agroecológico de los ecosistemas es una
necesidad apremiante ante la crisis ambiental que enfrentamos como sociedad y que
amenaza incluso con la extinción de la humanidad. Es por eso que el Departamento de
Agroecología y el Departamento de Sociología Rural de la UACh publican en coedición esta
obra para su amplia difusión científica.

María Virginia González Santiago


Subdirectora de Investigación, Depto. de Agroecología.

2
Nota del autor. Ha sido un error histórico, en los países hispano hablantes, referirnos al combate de plagas
agrícolas con el término “control”, por influencia del idioma inglés, en el que comenzaron a publicarse las
estrategias de combate de insectos, llamándolas Insect Pest Control e Insect Pest Management.
Quizás con las únicas excepciones del control legal, y del control natural, que no son acciones de lucha,
nosotros combatimos las plagas, no las ‘controlamos’.

2
1. HISTORIA Y FUTURO DEL MEP ..................................................................................................................... 6
1.1. ORIGEN DE LA AGRICULTURA Y LAS PLAGAS .................................................................................... 6
1.1.1. EL COMBATE DE PLAGAS............................................................................................................. 6
1.2. EL “CONTROL” INTEGRADO DE PLAGAS CALIFORNIANO (IPC) .......................................................... 6
1.2.1. LA CRISIS DEL IPC ........................................................................................................................ 7
1.2.2. LA PRIMAVERA SILENCIOSA ........................................................................................................ 7
1.3. EL MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS CALIFORNIANO (IPM)............................................................... 7
1.3.1. OSCUROS INTERESES DEL MIP Y SU MERCANTILIZACIÓN ....................................................... 8
1.3.2. EL MIP EN MÉXICO........................................................................................................................ 9
1.3.3. EL MIP DESPUÉS DE 50 AÑOS ..................................................................................................... 9
1.3.4. LA CONSPIRACIÓN DE LOS PLAGUICIDAS .................................................................................. 9
1.4. FUTURO DEL MIP .................................................................................................................................. 10
1.4.1. NECESIDAD DEL MANEJO ECOLÓGICO DE PATOSISTEMAS (MEP) ........................................... 10
1.4.2. OBJETIVO DEL MEP ...................................................................................................................... 10
1.5. INVESTIGACIÓN BÁSICA Y MODELOS DE PREDICCIÓN...................................................................... 10
1.6. EL MEP COMO SISTEMA DE ENFRENTAR LAS PLAGAS ...................................................................... 10
2. TÉRMINOS FITOSANITARIOS ........................................................................................................................ 15
3. EL ECOSISTEMA ............................................................................................................................................ 16
3.1. LA BIÓSFERA Y SUS BIOMAS ............................................................................................................... 16
3.2. ECOLOGÍA DE POBLACIONES EN UN ECOSISTEMA ........................................................................... 17
3.3. CONTAMINANTES DE LOS ECOSISTEMAS........................................................................................... 18
4. EL AGROECOSISTEMA Y SUS POBLACIONES PLAGA ................................................................................. 20
4.1. INVENTO DE LA AGRICULTURA, CONCIENCIA DE LAS PLAGAS ......................................................... 20
4.2. ESTRATIFICACIONES ECOLÓGICAS EN BIOMAS Y AGROECOSISTEMAS.......................................... 20
4.2.1. ESTRATIFICACIÓN ESPACIAL....................................................................................................... 20
4.2.2. ESTRATIFICACIÓN TEMPORAL..................................................................................................... 21
4.2.3. ESTRATIFICACIÓN TRÓFICA O NUTRIMENTAL............................................................................ 21
4.2.4. ESTRATIFICACIÓN EVOLUTIVA .................................................................................................... 21
4.3. CLASIFICACIÓN DE LOS AGROECOSISTEMAS .................................................................................... 21
4.4. ECOLOGÍA DE POBLACIONES PLAGA EN LOS AGROECOSISTEMAS ................................................. 22
4.4.1. TAMAÑO Y DENSIDAD DE POBLACIONES PLAGA ....................................................................... 22
4.4.2. EL TIEMPO METEOROLÓGICO ..................................................................................................... 23
4.4.3. MIGRACIÓN ................................................................................................................................... 23
4.4.4. VOLTINISMO, DIAPAUSA Y QUIESCENCIA ................................................................................... 23
4.4.5. ENTOMOPATÓGENOS, PARASITOIDES Y DEPREDADORES....................................................... 23
4.4.6. COMPETENCIA INTERESPECÍFICA .............................................................................................. 23
4.4.7. COMPETENCIA INTRAESPECÍFICA .............................................................................................. 23
4.4.8. DISPERSIÓN .................................................................................................................................. 23
4.5. EL CRECIMIENTO POBLACIONAL ......................................................................................................... 24
4.5.1. LAS TASAS DE CRECIMIENTO ...................................................................................................... 24
4.5.2. EL CONCEPTO DE ‘TASA INSTANTÁNEA DE CRECIMIENTO’ ...................................................... 24
4.5.3. LAS TABLAS DE VIDA Y LOS FACTORES CLAVE DE MORTALIDAD ............................................ 24
5. EL MUESTREO DE ARTRÓPODOS ................................................................................................................ 27
5.1. MUESTREO: ¿AL AZAR? ¿ESTRATIFICADO? ¿SISTEMÁTICO? ........................................................... 27
5.2. TAMAÑO Y NÚMERO DE MUESTRAS.................................................................................................... 28
5.3. DISTRIBUCIÓN ESTADÍSTICA ESPACIAL.............................................................................................. 29
5.4. LOS MÉTODOS DE MUESTREO ............................................................................................................ 29
5.4.1. MUESTREO CUANTITATIVO.......................................................................................................... 29
5.4.1.1. MUESTREO CUANTITATIVO ‘ABSOLUTO ............................................................................. 29
5.4.1.2. CONTEO DE POBLACIONES “ABSOLUTAS” ......................................................................... 30
5.4.1.3. MUESTREO CUANTITATIVO RELATIVO................................................................................ 30
5.4.2. MUESTREO CUALITATIVO ............................................................................................................ 30
5.4.3. MUESTREO SECUENCIAL (DOBLE A MÚLTIPLE) ......................................................................... 31
6. DINÁMICA DE POBLACIONES........................................................................................................................ 33
6.1. FENOLOGÍA DE LAS PLAGAS................................................................................................................ 33
6.1.1. TAXONOMÍA .................................................................................................................................. 33
6.1.2. CICLOS BIOLÓGICOS .................................................................................................................... 33
6.1.3. ECOLOGÍA POBLACIONAL ............................................................................................................ 33
6.1.4. COMPORTAMIENTO ...................................................................................................................... 34
6.2. LOCALIZACIÓN ESPACIAL Y TEMPORAL DE LAS PLAGAS .................................................................. 34
6.2.1. LOCALIZACIÓN ESPACIAL ............................................................................................................ 34
6.2.2. LOCALIZACIÓN TEMPORAL .......................................................................................................... 34
6.3. DISPERSIÓN .......................................................................................................................................... 35
6.4. MIGRACIÓN ........................................................................................................................................... 35
7. CONTROL NATURAL Y TÁCTICAS PREVENTIVAS DE CB Y RV ................................................................. 37

3
7.1. LAS BASES DEL CONTROL NATURAL .................................................................................................. 37
7.1.1. TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN (TE) ................................................................................................... 37
7.1.2. LEY DE HARDY-WEINBERG (LHW) .............................................................................................. 37
7.2.CONTROL NATURAL (CN) BIÓTICO ....................................................................................................... 37
7.2.1. PROTOZOARIOS Y NEMATODOS ................................................................................................. 37
7.2.2. VIRUS ............................................................................................................................................ 38
7.2.3. HONGOS........................................................................................................................................ 38
7.2.4. BACTERIAS.................................................................................................................................... 38
7.2.5. DEPREDADORES .......................................................................................................................... 38
7.2.6. PARASITOIDES.............................................................................................................................. 39
DIPTERA. ........................................................................................................................................... 39
HYMENOPTERA. ................................................................................................................................ 39
7.3. CONTROL NATURAL ABIÓTICO ............................................................................................................ 39
7.4. FACTORES CLAVE DEL CONTROL NATURAL ...................................................................................... 39
7.5. RESISTENCIA VEGETAL........................................................................................................................ 40
8. EL UMBRAL ECONÓMICO.............................................................................................................................. 41
8.1. COMBATE QUÍMICO/UMBRAL ECONÓMICO ......................................................................................... 41
8.2. PÉRDIDAS DE COSECHA, UMBRALES ECONÓMICOS ......................................................................... 42
8.2.1. EN LABORATORIO......................................................................................................................... 42
8.2.2. CON DAÑO SIMULADO .................................................................................................................. 42
8.2.3. CON INFESTACIÓN ARTIFICIAL .................................................................................................... 42
8.2.4. EXPERIMENTACIÓN DE CAMPO ................................................................................................... 42
8.2.5. DE INVERNADERO Y CÁMARA DE CRÍA....................................................................................... 42
8.2.6. LAS VARIABLES EXPERIMENTALES............................................................................................. 42
9. RESUMEN: CONOCIMIENTOS PARA HACER MEP (‘MIP’) ........................................................................... 45
9.1.CONOCIMIENTO DEL ECOSISTEMA ...................................................................................................... 46
9.2. CONOCIMIENTO DEL AGROECOSISTEMA ........................................................................................... 46
9.2.1. TECNOLOGÍA DE CADA PATODEMO ‘X’ ...................................................................................... 46
9.2.2. CONOCIMIENTO DE CADA PATODEMO ‘X' .................................................................................. 46
9.2.3. CONOCIMIENTO DE CADA PATOTIPO ‘Y’ ................................................................................... 47
9.2.4. CONOCIMIENTO DE TÁCTICAS PREVENTIVAS DE COMBATE .................................................... 47
9.2.5. CONOCIMIENTO DEL UMBRAL ECONÓMICO ............................................................................... 48
9.2.6. CONOCIMIENTO DE LAS TÁCTICAS CURATIVAS......................................................................... 48
REFERENCIAS ................................................................................................................................................... 51
INDICE ............................................................................................................................................................... 52

4
1 MANEJO ECOLÓGICO DE PATOSISTEMAS AGRÍCOLAS
2 1. HISTORIA Y FUTURO DEL MEP
3 1.1. ORIGEN DE LA AGRICULTURA Y LAS PLAGAS
4 El invento de la agricultura fue un proceso iniciado por el Homo sapiens en África, que
5 se gestó cuando las comunidades recolectoras, esencialmente mujeres y niños,
6 descubrieron la germinación: hace más de veinte mil años. Sólo fue inventada, primero en
7 Egipto--Mesopotamia comprendiendo un arco llamado La Fértil Creciente, después en
8 India, China, Nueva Guinea y al último en Los Andes y Mesoamérica; nunca en Europa ni
9 Australia (Mazoyer and Roudart 2006). La agricultura dio origen a la civilización, excepto en
10 Nueva Guinea, y a la escritura, excepto en Nueva Guinea y Los Andes.
11 1.1.1. EL COMBATE DE PLAGAS
12 Cuando las recolectoras sapiens comprendieron que esos animalillos, los insectos que
13 también comían el grano que cosechaban, eran sus competidores, decidieron desecharlos
14 manualmente, dando origen a lo que después, ya en plena revolución agrícola, se convirtió
15 en la primera táctica de ‘control’ de plagas: el combate mecánico.
16 El invento de la agricultura aumentó la población y la necesidad de producir más
17 alimentos para el Homo y sus animales, pero la creciente presencia de plagas indujo nuevas
18 maneras de combatirlas con polvos vegetales, minerales, fuego, chapulineras, barreras,
19 enemigos naturales… hasta que apareció el DDT, ‘un milagro’ que daría fin a la necesidad
20 de usar tantas y tan deficientes tácticas ancestrales, aunque los primeros usos del DDT
21 fueron ‘médicos’ (Müller 1939).
22 1.2. EL “CONTROL” INTEGRADO DE PLAGAS CALIFORNIANO (IPC)
23 Sí, el combate de artrópodos había sido ‘integral’ hasta que se generalizó el uso del
24 DDT (1945-1950), que ‘de una vez por todas’ acabaría, para siempre, con las plagas. No
25 sólo fue incapaz de hacerlo sino que, junto a los demás plaguicidas que sintetizaron, originó
26 problemas insospechados, sin permitir que el antiguo combate se restableciera.
27 ¿Por qué creímos que con los nuevos productos, íbamos a ‘controlarlas’, cuando sólo
28 podíamos combatirlas? Porque, sin análisis, adoptamos el falso concepto estadounidense
29 de hacer ‘Integrated Pest Control’ (IPC). Y es que Control da la idea, en inglés y español,
30 de tener ‘capacidad de restringir, regular, someter’ un proceso; pero nunca tuvimos las
31 armas para lograrlo. Todo lo que permitieron los insecticidas ‘milagrosos´ fue combatirlas,
32 como siempre; y pocos años después de iniciar las grandes aplicaciones de esos portentos,
33 entomólogos forestales de Canadá y Estados Unidos decidieron suspenderlas porque
34 estaban exterminando poblaciones de parasitoides y depredadores; las plagas cada vez
35 eran más resistentes, se recobraban más rápido que sus enemigos naturales, y estaban
36 peor que antes de la ‘era del DDT’. Por eso propusieron integrar el control químico al control
37 natural, porque el DDT aumentaba la anarquía biológica.
38 Poco después, algunos entomólogos agrícolas californianos conceptualizaron la
39 estrategia, la nominaron Control Integrado de Plagas (el IPC), y le dieron sustento teórico (Stern
40 et al. 1959). Se dijo que el CIP “es una combinación de medidas químicas, biológicas y
41 culturales, que tienden a disminuir las alteraciones de las plagas en un medio determinado”.
42 Para fines de los años 1950 lo definieron como ‘la aplicación de dos o más tácticas de control para
43 mantener una plaga por debajo de su umbral económico’.
44 Sólo que nadie conocía el umbral de la mayoría de las plagas (ni ahora mismo se
45 conoce), y con frecuencia fue inventado por vendedores de insecticidas y sus expertos en
46 mercadotecnia, a partir de ‘investigaciones’ de sus ‘departamentos de desarrollo’. Esos

6
47 umbrales, los de las compañías, siguen siendo dudosos y artificialmente bajos.
48 1.2.1. LA CRISIS DEL IPC
49 Dentro de los primeros diez años de uso masivo, comenzaron a acumularse pruebas
50 científicas contra el DDT y ‘sus descendientes’, como: resistencia, inducción de nuevas
51 plagas, abatimiento de aves y mamíferos ‘inocentes’, y perjuicios a la salud humana por
52 residuos ambientales, contaminación de alimentos y síntomas adversos en quienes estaban
53 en contacto con ellos.
54 El ‘control integrado’ falló porque tuvo como alternativa preferida, a veces única, al
55 combate químico basado en umbrales económicos inventados, pues no había otros. Algunas
56 veces fue combinado con combate biológico (CB) o alguna otra táctica para seguirle
57 llamando ‘integrado’, pero fue una mala realidad fitosanitaria.
58 Aun así, esta ‘nueva estrategia de control’ nunca generó libros, cursos, proyectos de
59 investigación ni programas de posgrado, como sí lo hizo el ‘manejo integrado de plagas’
60 (IPM, por sus siglas en inglés), que ‘vio la luz´ gracias a Rachel Carson.
61 1.2.2. LA PRIMAVERA SILENCIOSA
62 A pesar de las pruebas científicas mencionadas, cada año aumentaba el uso ‘libre’ de
63 esos biocidas; la ciencia, supuestamente al servicio de productores, consumidores, y vida
64 silvestre, era eclipsada por la mercadotecnia. En ese contexto apareció el libro de Rachel
65 Carson, La primavera silenciosa (Carson 1962) que, en forma documentada, despertó la
66 conciencia ecológica estadounidense y mundial, revelando los atentados que se cometían
67 en contra del suelo o ‘manto verde de la tierra’, sus organismos y el agua; denunciando el
68 uso indiscriminado de los ‘elíxires de muerte’, y el potencial carcinogénico de esos
69 plaguicidas. Además, marcó la necesidad de volver ‘a la otra ruta’: el antiguo combate que,
70 antes del DDT, había sido misceláneo, combinado, sin aspirar a ‘integrado’.
71 Ante tal clamor, el problema fue abordado por la National Academy of Science (NAS)
72 de los EUA dando origen a una serie de libros de 1968 a 1972; entre ellos Pest Control:
73 Strategies for the Future (1972) e Insect–Pest Management and Control (1969), donde se
74 intenta conceptualizar el ‘manejo y control’ dentro de la teoría de los sistemas.
75 1.3. EL MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS CALIFORNIANO (IPM)
76 El libro dice, en la Introducción, que su propósito es ‘presentar los principios que
77 sustentan el manejo y control de insectos que plagan los campos, bosques, y comunidades
78 urbanas-suburbanas. Da origen a la nueva ‘estrategia’ que comenzaron a nominar Integrated
79 Pest Management, y ha propiciado no menos de 100 diferentes definiciones o conceptos y
80 tal vez un número similar de libros (50 detectados por este autor, muchos dedicados a sólo
81 un cultivo) que ‘lo definen’, que describen tácticas ‘de manejo’, y algunos, los ‘más
82 avanzados’, mencionan el control natural, o la ecología, o la dinámica de poblaciones, o…
83 pero pocos lo sitúan dentro de la teoría de los sistemas (Gutierrez, 1978); en síntesis, el MIP
84 no acabó de nacer en ningún país, inclusive los más tecnificados.
85 El ‘concepto’ fue escrito y publicado en inglés común y corriente y luego literalmente
86 traducido al castellano corriente y común. Así, ‘integrado’ fue un término que debió
87 eliminarse porque da la falsa idea de que ‘es incluyente, que envuelve’, que ‘forma un todo,
88 que ‘es cabal’, cuando sólo combina, no integra, tácticas de combate, no de control, y no
89 transmitió la idea de que su esencia científica es la ecología, su marco la teoría de los
90 sistemas, y su operatividad el modelado de cada uno de sus componentes.
91 Cuando se publicó, pocos entomólogos se tomaron la molestia de estudiarlo porque el
92 título estaba más que claro:

7
93 Insect—Pest, ¿quién no conoce esos seres molestos?
94 ‘Manejo y control, ¿quién no es capaz de integrarlos?
95 Ergo ‘¿para qué leer estando todo tan claro y fácil?’ No se enteraron que se estaba
96 proponiendo la tarea de proteger la producción agrícola sin descuidar la salud humana y
97 ambiental; la necesidad de asignarle nuevo lugar ecológico a los plaguicidas químicos.
98 Y, por ende, que para manejar ecológicamente esos artrópodos es necesario conocer:
99 a) el ecosistema donde se localiza los agroecosistemas; b) al agroecosistema que incluye n
100 patosistemas; c) al patosistema que cada plaga (o patotipo) forma con su hospedante (o
101 patodemo), y d), que esos conocimientos deben ser cuantitativos, es decir, basados en
102 métodos de muestreo.
103 Para lograr que los entomólogos captaran el nuevo concepto, debieron llamarlo Insect
104 Pest Ecological Management (IPEM) o Arthropod Ecological Management (AEM); o mejor
105 aún, Manejo Ecológico de Patosistemas (patosistema: el sistema que, por coevolución,
106 forma una planta con cada una de sus plagas invertebradas Robinson 1987); así, desde la
107 definición misma, hubiera quedado claro que para aplicar la nueva estrategia tendría que
108 hacerse agroecología en el marco de la teoría general de sistemas (TGS); habría sido
109 inconfundible. Sólo que el concepto patosistema aún no era propuesto.
110 Y esos entomólogos nos heredaron su confusión, ¿o fueron usados por la industria y
111 comercio de plaguicidas químicos?; ¿o cómplices involuntarios?, ¿o comprados?
112 1.3.1. OSCUROS INTERESES DEL MIP Y SU MERCANTILIZACIÓN
113 R. Smith y C.B. Huffaker mencionaron problemas para su desarrollo, pero fue R. van
114 den Bosch quien especialmente predijo que el MIP iba a tener que enfrentarse a intereses
115 oscuros representados, en todo el mundo por:
116 ● Los fabricantes que acapararon el combate de plagas, al convertirlo en sólo químico.
117 ● Las compañías y los técnicos a su servicio, que no iban a permitir la pérdida del gran negocio.
118 ● Los "plagueros" que sin preparación gozaban de "licencia" para ‘manejar’ plagas.
119 ● Los controladores profesionales de plagas, especialmente los aéreos.
120 ● Las instituciones de crédito que sólo lo otorgan a quienes aplican toda la tecnología (esos insecticidas).
121 ● La industria de transformación de alimentos y empacado de frutas y verduras que exige una "tolerancia cero"
122 –ilógica y absurda– contra huellas de daño o restos de insectos.
123 ● Las asociaciones y los productores agrícolas individuales, creyentes de que sólo con "sus" tóxicos y "su"
124 libertad de usarlos, pueden producir lo que se exige de ellos.
125 ● La falta de cultura de la población que, inducida por la propaganda, sólo desea consumir productos agrícolas
126 bonitos o impecables, pero ignora que potencialmente son los mayores portadores de residuos.
127 Los pioneros del MIP no tuvieron la visión de darle un nombre técnico, infalsificable y,
128 por desgracia, lo comercializaron. Su primera ‘mercantilización’ fue académica. Profesores
129 maduros y supuestamente expertos en esta ‘ciencia’ –que sólo es una estrategia de
130 combate–, comenzaron a impartirla (venderla), siguiendo el orden de Insect-pest, el libro de
131 la NAS, para ‘enseñar’ una ‘nueva disciplina científica’… que no lo es.
132 La segunda significó, para la industria de insecticidas, el gran negocio de la última
133 cuarta parte del siglo XX porque convirtió el MIP en ‘argumento ecológico de ventas’,
134 contando con el apoyo ¿involuntario? de burocracias oficiales, nacionales e
135 internacionales –incluyendo al Codex Alimentarius de la FAO–, que nunca establecieron
136 parámetros para medir el grado de cumplimiento o aproximación al enfoque ecológico. Y
137 quede claro que este autor no cree en una industria agrícola libre de insecticidas.
138 La siguiente interpretación de MIP, plasmada en el ‘Mensaje Ambiental a la Nación’,
139 del presidente de los EUA, J. Carter (1979) resulta paramétricamente aceptable pero no
140 se ha aplicado: El MIP utiliza un enfoque de sistemas para abatir el daño por plagas a niveles
141 tolerables, mediante una variedad de técnicas, incluyendo a los parasitoides y depredadores, a los
142 hospedantes genéticamente resistentes, a las modificaciones ambientales y, cuando es necesario y

8
143 apropiado, a los plaguicidas químicos. La estrategia de MIP generalmente descansa primero en las
144 defensas biológicas contra las plagas, antes de alterar químicamente el ambiente. Y esa definición
145 no la inventó Carter, es la tesis que elaboró alguno de sus asesores.
146 En 1981, la Administración de Ciencias y Educación del Departamento de Agricultura de
147 los Estados Unidos de Norteamérica “¿lo define?” como: “ La selección, integración e implementación
148 de tácticas de manejo de organismos dañinos con un enfoque de sistemas tomando de antemano como base las
149 consecuencias socioeconómicas y ecológicas” (Frank, 1981)… ¿cómo abordar el MIP con esta
150 “definición” tan diferente a la de Carter?
151 Entre los expertos notables del actual IPM (Prokopy & Kogan, 2009) priva la siguiente
152 definición: “El MIP es un sistema que apoya la selección y uso de tácticas de control de plagas, aisladas o
153 armoniosamente coordinadas dentro de una estrategia de manejo, basada en el análisis costo-beneficio que
154 toma en cuenta el interés e impacto en los productores, la sociedad y el ambiente”… que nada propone
155 para alcanzar la meta de manejar una plaga.
156 Nosotros diríamos que el Manejo Ecológico de Patosistemas, a partir del
157 conocimiento del control natural y la dinámica de poblaciones, es el uso de dos o más
158 tácticas preventivas para mantener una plaga por debajo del umbral económico, antes de aplicar
159 plaguicidas químicos autorizados.
160 La tercera forma de mercantilización se está dando en universidades y centros de
161 investigación, donde los modernos entomo-acarólogos elaboramos proyectos del MIP que
162 nos transmitieron los primeros ‘pastoreados’, y para asegurar que nos los autoricen, los
163 adornamos con otras ‘palabras clave’, como ecología, agroecología, agricultura orgánica,
164 sustentabilidad. Los nematólogos, fitopatólogos y malezólogos proceden igual.
165 1.3.2. EL MIP EN MÉXICO
166 En 1982-83, México se declaró listo para adoptar el MIP como estrategia nacional
167 fitosanitaria; la Dirección General de Sanidad Vegetal (DGSV), ya tenía preparado, bajo mi
168 concepción, el Plan Nacional Fitosanitario que llevaba años de gestación y elaboración.
169 Alcanzamos a iniciarlos en Tlaxcala, a manos de un grupo de jóvenes parasitólogos
170 agrícolas encabezados por Javier Trujillo y Gustavo Larragoiti, quienes obtuvieron un
171 reconocimiento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente –PNUMA–
172 por el trabajo de manejo integrado que estaban realizando en ese Estado. Pero la SARH se
173 contrajo drásticamente por razones presupuestales atribuibles a la crisis económica y ya no
174 fue posible la transformación de Sanidad Vegetal. Tres años después, el XII Simposio de
175 IAP presentó avances del MIP en México (García y Byerly, 1986).
176 1.3.3. EL MIP DESPUÉS DE 50 AÑOS
177 Cincuenta años después de publicado Insect-Pest Management and Control de la NAS:
178 los productores dependen más de los insecticidas; han aumentado sus frecuencias de “manejo y control” con
179 insecticidas sintéticos; han aumentado las dosis que aplican; ha aumentado la resistencia de las plagas y la
180 amenaza contra especies benéficas, ha disminuido la cantidad de insectos y, en especial, la de polinizadores;
181 hemos inducido nuevas plagas; como consumidores, nos inducen a sólo comprar alimentos sin rastro de
182 ataque de plagas; por lo tanto, se consumen alimentos más contaminados, a pesar de la ISO 2000; las normas
183 siguen siendo ‘asediadas’ por industriales, formuladores, y vendedores; los investigadores que denuncian los
184 procedimientos oscuros de la industria, son denigrados en el mejor de los casos, o despedidos de sus empleos,
185 en el peor; casi el 100% de los trabajos publicados de MIP carecen de estudios de control natural, o teoría de
186 sistemas, o umbral económico, o dinámica poblacional, se refieren sólo al ‘manejo’; el MIP sigue siendo
187 valorado mal (por agricultores) y bien (por industriales agrícolas); todos los investigadores de parasitología
188 agrícola creen ser ‘expertos’ en MIP.

189 1.3.4. LA CONSPIRACIÓN DE LOS PLAGUICIDAS


190 En 1978 el profesor R. van den Bosch, autoridad en control biológico, y auto declarado

9
191 ‘eco-radical’, publicó La conspiración de los plaguicidas,, donde ‘se hizo eco’ de que los
192 insecticidas, en la agricultura, a pesar del MIP, estaban induciendo envenenamiento agudo
193 fuera y dentro del ámbito agrícola; enfermedades entre aplicadores y personal en fábricas,
194 formuladoras, distribuidoras y almacenes; interferencia en las cadenas tróficas; amenazas
195 de especies ‘inocentes’, severas reinfestaciones, nuevas plagas, encarecimiento de la
196 producción agrícola; e indicios de que los plaguicidas estaban siendo impuestos en los
197 agroecosistemas.
198 Desde la introducción hizo severa denuncia de los métodos de la industria para
199 condicionar al productor, neutralizar a la administración pública, y seleccionar a las plagas.
200 En el capítulo cinco explica por qué se hizo radical, lo que le trajo insultos de sus
201 colegas de Berkley, que le veían como una desgracia para esa Universidad.
202 1.4. FUTURO DEL MIP
203 Los autores de Insect-Pest Management and Control, de la NAS, no definieron el MIP,
204 ni siquiera lo mencionaron; se limitaron a citar cuatro conceptos de control integrado que ya
205 existían en la época y que se refieren a cada plaga. Visto así, el MIP nunca acabó de nacer
206 porque no tuvo futuro, fronteras, ni objetivos.
207 ¿Entonces, de dónde sacan los neoseudoteóricos de hoy que el MIP se refiere a
208 cultivos?, ni siquiera a sus plagas y/o enfermedades y/o maleza, ¡sino a todo un cultivo!
209 1.4.1. NECESIDAD DEL MANEJO ECOLÓGICO DE PATOSISTEMAS (MEP)
210 A fin de cuentas ¿qué es el MIP? Hasta hoy, nadie supo definirlo. Nosotros, en el plan
211 nacional fitosanitario, propusimos que el manejo integrado de plagas debería basarse en “la
212 aplicación de dos o más tácticas de combate para mantener una plaga por debajo del umbral
213 económico, con base en el conocimiento del control natural y la dinámica de poblaciones”.
214 Aún no conocíamos la obra de Raoul Robinson donde presenta su patosistema.
215 El ‘MIP’ ha servido más para perpetuar la mercantilización y los oscuros intereses que
216 para manejar plagas; es una falsificación de la propuesta original en Insect—Pest.
217 El MEP no es falsificable como sí lo son las 67 definiciones de manejo y de control que
218 Bajwa y Kogan (Bajwa & Kogan 1997) reportaron hace más de 20 años (¿hoy serían más
219 de 100?). Aplicando nuestra definición sí se podrá impulsar el manejo de cualquier artrópodo
220 agrícola, forestal o urbano.
221 1.4.2. OBJETIVO DEL MEP
222 El MEP tiene como objetivo –no como filosofía– proteger las cosechas, con el mínimo
223 riesgo para los ecosistemas y la biosfera, porque lo que acontece en cualquiera de esos
224 subsistemas afecta la sustentabilidad de nuestros patosistemas.
225 1.5. INVESTIGACIÓN BÁSICA Y MODELOS DE PREDICCIÓN
226 En un régimen de MEP, el conocimiento del control natural permitirá proyectar,
227 programar, organizar, integrar y ejecutar las tácticas preventivas del uso de plaguicidas. Es
228 decir, podremos ser capaces de predecir las plagas y con qué agroquímico autorizado
229 hacerles frente.
230 1.6. EL MEP COMO SISTEMA DE ENFRENTAR LAS PLAGAS
231 Si realmente debemos hacer del MEP la fitosanidad del futuro, hay que aceptar que no
232 será posible sin auxilio de la teoría de los sistemas. En primer lugar porque el MEP, por sí
233 mismo, es un sistema compuesto de: el patosistema (patodemo y patotipos); los subsistemas de control
234 natural biótico, los de control natural abiótico, los de muestreo y evaluación del daño y poblaciones que lo
235 causan, y los de combate preventivo, y curativo.

10
236
237 En segundo porque el MEP es parte del patosistema, y agroecosistema, que a su vez son
238 parte del bioma que los alberga, donde la dinámica poblacional es inducida por todos los
239 factores de control natural y de combate preventivo prevalecientes que, cuando empiezan a
240 fallar, definen los daños y el umbral económico. Visto así, no hay país donde las plagas, y
241 mucho menos los cultivos se ‘manejen’ integralmente. Aunque no se menosprecia que
242 existen ejemplos de combate de plagas con varios de los principios ecológicos, algunos de
243 los cuales se mencionarán en un capítulo posterior.
244 Adelantos científicos como: la cibernética, como sistemas de regulación automática en los seres
245 vivos; la teoría de la información, como magnitud cuantificante de un fenómeno; la teoría de los juegos, o pugna
246 entre dos antagonistas en pos de máxima ganancia o mínima pérdida; la teoría de la decisión, que analiza la
247 toma de opciones y sus posibles consecuencias; la topología matemática relacional, que incluye las teorías de
248 conjuntos, redes y gráficas; y el análisis factorial o aislamiento por análisis matemático de fenómenos
249 multivariables…prepararon el camino para la teoría general de los sistemas (enunciada en
250 1937 por Ludwig von Bertalanffy), aplicable a cada patosistema.
251 Una característica de los sistemas es el isomorfismo o paralelismo que llega a darse
252 en sistemas diferentes entre sí, pero afines. Esto permite visualizar la utilidad de la TGS en
253 el MEP, ya que ‘todos’ los patosistemas, siendo diferentes, ‘se parecen’.
254 Para diseñar el manejo ecológico de un patosistema debemos esquematizarlo como
255 problema biológico; por tanto, se requieren datos del patodemo vegetal y del patotipo
256 animal; es decir, información resultante de sus análisis; lo cual es difícil, en especial para
257 ajustar la fracción animal a la TGS.
258 Cada subsistema dentro del MEP interacciona con los otros, mostrando características
259 que no eran obvias cuando estaba aislado; por lo tanto, hay propiedades intrínsecas a cada
260 subsistema, y características de su interacción con otros componentes.
261 La información en el MEP se organiza en redes de ‘cajas’ que reciben datos, los
262 procesan, y emiten otros. Cuando no se aclaran los procesos que cambiaron la información
263 incidente, en la que emerge, se dice que esa es una ‘caja oscura’ (o negra). El objetivo final
264 es explicar todas las cajas que sean clave para entender cada patosistema.
265 En la aplicación de la estrategia de MEP:
266 ● La teoría cibernética incluiría el diseño de cada patosistema, sus cajas y conexiones.
267 ● La teoría de la información analizaría los datos que ingresan y surgen de cada caja.
268 ● La teoría de los juegos permitiría ‘apostar’ o no al combate de la plaga después de un muestreo.
269 ● La teoría de la decisión determinaría el momento más adecuado para aplicar esa medida.
270 ● La topología ponderaría el valor de cada uno de los integrantes de la red (las partes, o cajas).
271 En ‘síntesis’, el MEP analiza un patosistema, definido por los subsistemas de
272 mortalidad natural interaccionando entre sí (Smith 1935), y con los subsistemas preventivos
273 de combate (p.e. resistencia vegetal, y combate biológico). Por esto son importantes, pues
274 cuando fallan o están ausentes se presentan las plagas.
275 Después del control natural y el combate preventivo, los más importantes subsistemas,
276 que no sabemos calcular, son la dinámica de poblaciones (ecología poblacional que analiza las
277 fluctuaciones en función del efecto los factores que las causan) y el umbral económico.
278 La dinámica incluye la taxonomía, biología, y comportamiento de la plaga, como
279 subsistemas del contexto fenológico del cultivar (o patodemo, otro subsistema), junto con
280 los métodos de muestreo para determinar la distribución espacial, temporal y estadística de
281 la plaga. La dispersión y migración, forman otros subsistemas.
282 Algo, muy poco, hemos avanzado en el país y en el mundo para implantar las bases
283 del MEP; pero eso es atribuible a los sistemas de enseñanza-investigación, asiento de los
284 científicos que, siendo capaces, no nos hemos decidido a establecerlos.
285 Sí, los apoyos del sistema son los que han fallado más rotundamente, y sin apoyo no

11
286 será posible lograr el MEP, primero porque se necesita que los científicos estén mejor
287 preparados que nunca y en número marcadamente mayor; segundo porque el MEP va a
288 depender de la cantidad y calidad de la difusión y divulgación que se haga entre
289 productores organizados y técnicos de campo; tercero porque la información crítica que le
290 dé vida será de una naturaleza demasiado técnica 3 para el productor.
291
292
293 MANEJO
294 ECOLÓGICO
DE PATOSISTEMAS
295 (MEP)
296
297
298 COMBATE
QUÍMICO
299 AUTORIZADO
300
301
302 A
303 G
304 R E
305 O C
Apoyos del MEP O
306 E
307 C S
308 O I
Administración Productores
309 S S
fitosanitaria y (organización T
310 I
divulgación y capacitación) E
311 S
312 Investigación, T M
313 desarrollo E A
314 y enseñanza M
315 A
316
317 Bases del MEP
318
319
320 Control Combate Otras Dinámica
Combate tácticas de Umbral
321 natural
biológico
genético
preventivas poblaciones económico
biótico y (resistencia
322 abiótico vegetal, e del combate plaga
323 insectos estériles) químico
324
325 Figura 1. Modelo de manejo ecológico de patosistemas (MEP) que se basa en
326 el conocimiento, para cada patosistema, del control natural, las táctica
327 preventiva del combate químico (combate biológico, genético, cultural), la
328 dinámica de poblaciones, y el umbral económico. Los apoyos del sistema y el
329 muestreo, son sus partes más débiles. El último recurso es aplicar un
330 plaguicida químico autorizado.
331
332 El último nivel del sistema (Figura 1, COMBATE QUÍMICO AUTORIZADO), el que permite
333 decidir qué producto aplicar una vez demostrado que los otros métodos fallaron
334 irreversiblemente, casi siempre, hoy, opta por el combate químico más agresivo, pero en el
335 futuro el primer tratamiento químico será el último recurso, basado en plaguicidas
336 autorizados y selectivos, que induzcan el menor desequilibrio biótico en el agroecosistema.
3
Hija de la “Agricultura 4.0”

12
337 El MEP puede ajustarse a una secuela de:
338 ● Manejo del hospedante (control legal, combate cultural (Adkisson 1972), resistencia vegetal)
339 ● Manejo de los niveles tróficos (combate biológico).
340 ● Manejo de la plaga (combate físico, mecánico; químico como último recurso).
341 Hoy, la mayor parte de los practicantes de la estrategia de MIP omiten:
342 ● La teoría de sistemas,
343 ● El lugar ecológico atribuible a los plaguicidas y
344 ● La importancia de las bases (no les dan el valor fundamental que tienen).
345 Por esto la vemos como estrategia fallida o adulterada, y en lugar de discutir las de sobra
346 conocidas tácticas de combate potencialmente útiles, nos referiremos a las bases y
347 apoyos del MEP (Figura 1), con énfasis en el ecosistema, sus poblaciones plaga,
348 el muestreo, la dinámica de poblaciones, el control natural biótico-abiótico, el
349 combate biológico, la resistencia vegetal y el umbral económico.

13
14
1 2. TÉRMINOS FITOSANITARIOS
2 A continuación definimos, conceptos de control y combate de plagas artrópodas.
3 Plaga agrícola: Algo adverso al interés humano. Término vago que puede referirse a
4 artrópodos fitófagos, a fitopatógenos, a competidores vegetales.
5 Control natural biótico: los seres vivos, y virus, que son enemigos naturales de una plaga.
6 Control natural abiótico: los factores del tiempo meteorológico y la parte no viviente del suelo,
7 que afectan negativamente a las plagas.
8 Control legal: legislación contra la entrada, salida o dispersión de plagas.
9 Combate cultural: manipular las labores de cultivo, de la siembra a la cosecha, para limitar
10 los daños de una plaga.
11 Combate biológico: el uso de parasitoides, depredadores, virus y microorganismos para
12 combatir una plaga.
13 Combate genético: técnica del insecto estéril, y resistencia vegetal vista como
14 fitomejoramiento contra insectos y ácaros.
15 Combate mecánico: limitar o impedir el acceso de los artrópodos plaga a sus fuentes de
16 alimentación.
17 Combate físico: uso de la temperatura, humedad, insolación, fotoperiodismo, radiaciones
18 electromagnéticas, gravedad, en intensidades que resulten letales a los artrópodos plaga.
19 Combate químico convencional: uso de insecticidas químicos sintéticos.
20 Estrategia: planteamiento general del uso de las fuerzas disponibles para hacer frente a…
21 Táctica: planteamiento específico del uso de cada fuerza disponible para hacer frente a…
22 Tácticas de combate de plagas: las siete que aparecen enlistadas debajo de Control natural
23 abiótico.
24 Estrategias de combate de plagas: CIP, MIP y MEP.
25 CIP: El uso de dos o más tácticas de control para mantener una plaga debajo de su umbral
26 económico.
27 MIP: Hay cerca de cien diferentes definiciones de ‘integrated pest management’.
28 MEP: A partir del conocimiento del control natural biótico, abiótico, y la dinámica de
29 poblaciones, es “el uso de dos o más tácticas preventivas de combate para mantener una
30 plaga por debajo del umbral económico, antes de recurrir a la aplicación de plaguicidas
31 químicos autorizados”.
32 Sistema: conjunto de cosas relacionadas entre sí, que forman parte de una red
33 interconectada. Entidad con límites y partes interrelacionadas e interdependientes cuya
34 suma es mayor a la suma de sus partes.
35 Teoría general de los sistemas: marco que permite investigar y describir un grupo de cosas
36 que forman una red interconectada.
37 Ecosistema: sistema ecológico.
38 Patosistema: el binomio que cada patodemo (o cultivo), forma con cada una de sus plagas
39 invertebradas (o patotipos).
40 Patodemo: la especie cultivada, el cultivar.
41 Patotipo: cualquier plaga invertebrada de una especie cultivada.
42

15
43
44
45 3. EL ECOSISTEMA
46 Área constituida por comunidades de seres vivos y el medio natural en que conviven.
47 Organismos interconectados que interaccionan con su ambiente abiótico. Comunidades de
48 organismos en interacción con su ambiente.
49 Un ecosistema no tiene tamaño definido; el planeta, al igual que nuestros intestinos,
50 son ecosistemas. El ecosistema terrestre, está compuesto por litosfera, hidrosfera,
51 atmósfera y biósfera.
52 La Tierra tiene grandes ciclos biogeoquímicos que, a diferentes latitudes y altitudes
53 definen biomas donde interactúan especies vegetales en coevolución con muchas más
54 especies de artrópodos, algunos de ellos considerados plaga. Esos biomas, excepto los
55 polos y la tundra, los hemos modificado para explotarlos o hacer agricultura.
56 En principio, el candidato a convertirse en gestor del manejo ecológico de
57 patosistemas, debe familiarizarse con el conocimiento de la biósfera y el bioma donde está
58 el agroecosistema y su patosistema; y con la ecología de sus patodemos, patotipos, y sus
59 organismos coevolucionados.
60 En rigor, intentamos presentar un paquete crítico de conocimiento ecológico básico
61 para entender y utilizar sus conceptos. Los mencionaremos, así sea brevemente.
62 3.1. LA BIÓSFERA Y SUS BIOMAS
63 Si quitásemos la ‘cáscara del planeta’ y la extendiésemos en una superficie plana,
64 veríamos un mosaico donde sería fácil identificar océanos, mares y golfos; continentes,
65 penínsulas e islas; lagos, lagunas y ríos.
66 Del ecuador a los polos notaríamos que, ‘en secuencia’, la biosfera terrestre (biosfera:
67 todas la regiones de la tierra que sustentan vida permanente, incluidas las profundidades marinas y las alturas
68 montañosas o atmosféricas) se divide en selvas tropicales, sabanas, chaparrales, desiertos,
69 pastizales templados, bosques deciduos, taigas, tundras y casquetes polares con sus
70 respectivas zonas de transición (Odum 1963). La parte estrecha de México está en la Zona
71 Neotropical, pues, junto con Centroamérica, configuran una continuación amazónica; la
72 parte centro-norte participa de la Zona Neártica. Los límites interbiomas que no son claros,
73 se consideran de transición.
74 Excepto la tundra y casquetes polares, el Homo ha modificado los demás biomas
75 para hacer agricultura.
76 El estudio de la distribución, abundancia e interacción de poblaciones con otros
77 organismos y su ambiente físico (abiótico), en un bioma, se inicia seleccionando un
78 ecosistema, en un área representativa previamente determinada por sus factores bióticos
79 y abióticos. Ese análisis comienza con la detección de los flujos de energía y materia que
80 determinan las cantidades de individuos en cada comunidad. La biomasa, sus números, y
81 la energía que se aprovecha de un nivel trófico al siguiente, estructuran las ‘pirámides
82 ecológicas’ de los números, la biomasa y la energía.
83 La pirámide de los números, más evidente en ecosistemas marinos, indica que
84 muchos individuos de un nivel trófico (T) sirven de sustento a relativamente pocos del
85 siguiente, y así en forma sucesiva. Los agroecosistemas también son piramidables.
86 La energía no fluye de manera cíclica; sigue un flujo abierto de acuerdo a las leyes de
87 la termodinámica. La luz del sol, por fotosíntesis, es cambiada a energía química ( la energía
88 no puede ser creada o destruida, sólo transformada: 1ª ley), y de este nivel trófico T 1, el del
89 fitoplankton en el mar y las plantas terrestres, pasa a los siguientes en números

16
90 espectacularmente decrecientes.
91 En biomas terrestres, del nivel vegetal (T1) pasa al de herbívoros (y artrópodos plaga,
92 T2), con pérdidas de más del 90% de la energía y materia, en forma de calor y desechos
93 que se dispersan, aumentando la entropía o desorganización al azar (2ª ley). De allí pasa
94 a consumidores secundarios carnívoros, parasitoides y depredadores, que ocupan el tercer
95 nivel trófico en la cadena alimentaria (T 3) y así sucesivamente, hasta los detritívoros, del
96 último nivel. Visto así, en los ecosistemas cada paso de nivel significa un aprovechamiento
97 mínimo de la energía del nivel anterior. Sólo el 1.2% de la energía solar incidente es
98 utilizada por los productores primarios terrestres pero eso representa más que el porcentaje
99 aprovechado por los marinos.
100 La pirámide de la energía se refiere a la cantidad de calorías que de un nivel pasa al
101 siguiente.
102 La ‘piramidización’ normal de las poblaciones resulta del funcionamiento de sus
103 individuos; es decir, de su homeostasis (regulación automática de funciones, para mantener constante
104 la biología, fisiología, adaptación y comportamiento. Compare con ‘cibernética’. Vea, retroalimentación).
105 La energía, más los elementos materiales, constituyen la biomasa (masa viva en peso
106 seco) de las poblaciones. En cuanto a la materia, la vida vegetal se sustenta en 18 elementos
107 mayores, menores y traza, y la animal en 25; en ambos casos considerando el H 2 y O2
108 como agua para posibilitar y sustentar la vida.
109 Los elementos no gaseosos fluyen en ciclos sedimentarios y el resto en ciclos de
110 gases; ambos flujos son llamados ciclos biogeoquímicos y operan local o globalmente, con
111 alguna influencia ocasionada por el Homo.
112 La pirámide de la biomasa terrestre esquematiza que la cantidad de peso seco de un
113 nivel trófico origina una cantidad bastante menor en el siguiente hasta llegar a la cúspide.
114 El flujo de elementos en los ecosistemas naturales es cíclico y, clásicamente, se
115 consignan los ciclos: hidrológico, del carbono, del fósforo y del nitrógeno.
116 3.2. ECOLOGÍA DE POBLACIONES EN UN ECOSISTEMA
117 En cada bioma interaccionan las comunidades –especies animales y vegetales que, por vivir
118 en el mismo lugar, tienen potencial de interacción–, dependiendo del tipo de relación simbiótica que
119 establecen –parasitismo, depredación canibalismo, comensalismo, mutualismo, foresia– o del grado de
120 competencia intra-interespecífica que resulta de su coevolución –evolución de dos especies con
121 simbiosis estrecha–. Las comunidades autosuficientes sustentan a las menores o
122 dependientes; pero todas se estratifican: espacial, temporal, trófica y evolutivamente
123 (Cuadro 1, pág. 19), para conformar las redes o cadenas alimentarias, y los ordenamientos
124 evolutivos que rigen en las biocenosis (comunidades animales y vegetales de un hábitat determinado).
125 Dentro de la comunidad animal destacan las poblaciones de insectos y ácaros, con
126 alrededor de 400 millones de años de evolución y especiación. Hay de 5 a 20 veces más
127 especies de insectos (y ácaros) que de todo el resto del Reino Animalia.
128 El MEP se centra en el análisis de una población –entes de una especie que ocupa un
129 hábitat– para conocer su autoecología –efecto de los factores ambientales en una especie– y su
130 sinecología –efecto de factores ambientales en una biocenosis.
131 La ecología de una especie y la identificación de su nicho ecológico –no es el hábitat;
132 incluye todos los factores bióticos y abióticos con los que el organismo se relaciona en su hábitat, y lo definen
133 como especie–, permiten conocer sus interacciones con otros organismos y el hábitat –lugar
134 en que habitualmente vive una especie– en que se desempeña como individuo o población.
135 El análisis cuantitativo de una plaga bajo MEP, es parte fundamental de la ecología
136 de sus poblaciones, y enfatiza: la densidad poblacional, las tasas de crecimiento (r o k), la
137 población total (Nt), densidad poblacional, estructura de edades, potencial biótico y la

17
138 distribución espacial, temporal, y estadística.
139 El cualitativo pone el énfasis en la resistencia ambiental: el control natural y las tácticas
140 preventivas de combate.
141 3.3. CONTAMINANTES DE LOS ECOSISTEMAS
142 La biosfera, los biomas y sus ecosistemas, han sido modificados por el Homo durante
143 un proceso que empezó hace cientos de miles de años y se agudizó con el invento de la
144 agricultura.
145 Tuvo que llegar otra revolución, la industrial, para que la contaminación adquiriera
146 proporciones alarmantes en las aguas, la atmósfera y los ecosistemas terrestres.
147 El hollín de carbón mineral fue el primer gran contaminante –cualquier forma de materia o
148 energía, fuera de lugar, que afecta adversamente a los organismos del medio en que se deposita o acumula–
149 ; causando el melanismo o ennegrecimiento de las ciudades industriales de la Inglaterra del
150 siglo XIX, y actuó sobre la palomilla Biston betularia. Después llegaron los aceites, los gases
151 industriales y de combustión interna, los detergentes, los residuos nucleares, los
152 agroquímicos, antibióticos y plásticos.
153 Los detergentes, que invariablemente llegan a las aguas dulces, esteros, mares y
154 océanos, están seleccionando al zooplankton, fitoplankton, moluscos, peces, y aves
155 marinas, mediante la eliminación (selección) total o parcial de poblaciones o individuos,
156 pero destacan los plásticos, los fertilizantes y los plaguicidas.
157 Raquel Carson no mencionó que el abuso no es la forma normal de uso; no señaló
158 que el DDT era más útil que perjudicial; no dijo que este producto –de uso oficial autorizado
159 por la Organización Mundial de la Salud para las campañas contra el paludismo, incluso en
160 casas habitación–, estaba salvando más vidas humanas que las que amenazaba
161 indirectamente; pero el abuso de los insecticidas químicos aceleró la selección de especies
162 ya afectadas por el Homo.
163 Para el autor de estas notas, las corrientes ambientalistas como el MEP, la agricultura
164 orgánica y la sostenibilidad ecológica, se deben a las denuncias de autores como Carson y
165 van den Bosch. Gracias a científicos como ellos, se tomó conciencia y nació el ecologismo
166 como movimiento mundial contra la contaminación de la biosfera y sus biomas, con énfasis
167 en plaguicidas químicos y plásticos.
168 Independientemente de su grado de contaminación, los biomas o grandes
169 ecosistemas asumen estratificaciones ecológicas que también son visibles en los
170 agroecosistemas.
171

18
172
173

19
4. EL AGROECOSISTEMA Y SUS POBLACIONES PLAGA
4.1. INVENTO DE LA AGRICULTURA, CONCIENCIA DE LAS PLAGAS
Desde que comenzamos a recolectar en los biomas, y a modificarlos, comenzó la
inducción de los agroecosistemas. La mujer pre neolítica pronto entendió que las semillas
que se le caían y dejaba tiradas al regresar de la recolecta, originaban plantas iguales; así
descubrió la germinación, base para inventar la agricultura, hacernos sedentarios, dividir el
trabajo y fundar la civilización (progreso material, social, cultural y político propio de las sociedades).
Con el tiempo llegamos a transformar grandes partes de los bosques tropicales y los
templados, induciendo cambios de impacto global en las condiciones bióticas del planeta.
La magnitud final de esos cambios depende del tipo de bioma modificado y del grado
de tecnología en que se sustenta el agroecosistema invasor. Debe decirse, sin embargo,
que las estratificaciones ecológicas, son: espaciales (horizontal y vertical), temporales (la presencia
de ciclos), tróficas (o nutrimentales), y evolutivas (cambios genéticos)… que también se manifiestan en
los agroecosistemas, según su nivel tecnológico. Es necesario, así sea brevemente,
comparar a los biomas y agroecosistemas para entender el orden ecológico que existe
dentro de ellos.
4.2. ESTRATIFICACIONES ECOLÓGICAS EN BIOMAS Y
AGROECOSISTEMAS
4.2.1. ESTRATIFICACIÓN ESPACIAL
Tomando como ejemplo los biomas más perturbados (bosque tropical, templado
deciduo y de coníferas), es fácil descubrir en ellos estratos de diferente complejidad, y
compararlos con los agroecosistemas (Cuadro 1).

Cuadro 1. Estratificaciones ecológicas y cómo se manifiestan en los biomas y


agroecosistemas.

Estratificación Cómo se manifiesta la estratificación:


en los biomas en los agroecosistemas
Espacial Compleja (horizontal y vertical) Semicompleja Simplísima

Temporal Cinco ciclos Cinco ciclos Dos ciclos

Dependencia y cadenas muy


Trófica Autosuficiencia y redes complejas simples porque no hay redes
(sistemas cerrados) tróficas. Sistema abiertos con
inyección de energíamateria
Evolutiva Coevolución lenta y simple Evolución rápida (inducida)

La estructura horizontal, por ejemplo de una selva cálida y húmeda, tiene gran
variedad de especies vegetales distribuidas de acuerdo a patrones que les obligan a
ajustarse a la presencia de sus competidores, al suelo o sustrato que les sustenta, a la
humedad, temperatura, luminosidad y enemigos naturales; no están ahí totalmente al azar
(Bates 1960). Lo mismo se puede decir del resto de los biomas y sus zonas de transición.
Los insectos, por su parte, se distribuirán según lo estén las plantas o partes de planta que
les sustentan.
Verticalmente hay menos complejidad, pero aun así son complejos. La luz, más fuerte
en la cúpula que en la base; y la temperatura más constante en el piso, y más variable en

20
las alturas, establecen gradientes en los que se estratifican los vegetales, los consumidores
primarios, y el resto que dependen de ellos. Se podrían mencionar tres niveles: uno
herbáceo, uno arbustivo y otro arbóreo, sin olvidar a otros productores primarios como las
plantas parásitas, las epifitas vasculares o no vasculares y las trepadoras.
Los agroecosistemas más similares a esa selva son los huertos familiares tropicales
perennes.
Contrastando con ese variadísimo huerto familiar, podríamos mencionar un cultivo
semiperenne como la caña de azúcar representado por un clon que casi no admite
competencia de la maleza; o uno casi anual como el algodonero, que tendría maleza, pero
normalmente se le elimina por indeseable.
En la selva, excepto en los lugares muy perturbados por el Homo, rara vez habrá
‘plagas’; en el huerto familiar llega a haberlas pero a un nivel bajo de probabilidad; en la caña
son muy probables; pero en el algodonero son seguras.
4.2.2. ESTRATIFICACIÓN TEMPORAL
Aunque hay evidencias de ciclos solares muy largos (de siglos a milenios), los ciclos
solares más conocidos son relativamente cortos, de once años.
El planeta, en su viaje alrededor del sol, define el ciclo anual; que a su vez se compone
de las estaciones atribuidas a la inclinación del eje terrestre.
Dentro de cada estación se observan los ciclos lunares, que inducen algunos
fenómenos biológicos no científicamente medidos, pero conocidos y utilizados por gente de
campo de muchos lugares del mundo.
Finalmente tenemos los ciclos conductuales de un día o ‘cerca de un día’ (i.e.
circadianos), que asumen las especies vivas.
En los biomas, y huertos familiares la gran diversidad vegetal determina múltiples tipos
de adaptación específica a los cinco ciclos temporales mencionados.
Por contraste, en los agroecosistemas continuos monoculturales de alta tecnología
y gran dispendio de insumos, es notable la presencia de sólo dos ciclos temporales: el
estacional y el circadiano. Por supuesto que sus plagas se adaptaron a ellos, aunque los
relojes biológicos de los insectos migratorios pueden funcionar circanualmente.
4.2.3. ESTRATIFICACIÓN TRÓFICA O NUTRIMENTAL
Los biomas son poco susceptibles a disturbios naturales en lo nutrimental. El huerto
tropical familiar es el agroecosistema ‘más cercano’ a eso, pero tarde o temprano demanda
nutrientes. Contrastando, los agroecosistemas monoculturales muy tecnificados son tan
simples que carecen de redes tróficas y sus cadenas son cortísimas; por lo tanto son tan
fácilmente disturbables que casi cualquier fitófago coevolucionado puede explotarlo,
especialmente después del primer intento de combatirlo con insecticidas químicos.
4.2.4. ESTRATIFICACIÓN EVOLUTIVA
Las interacciones entre los organismos de un bioma mantienen el equilibrio dinámico
de la coevolución de sus especies.
En contraste, un agroecosistema discontinuo y monocultural está tan sujeto a la acción
del Homo, que éste selecciona en muy poco tiempo los artrópodos resistentes a los
plaguicidas sintéticos constituyendo un ejemplo de rapidez evolutiva de un organismo sujeto
‘unilateralmente’ a presión de selección.
4.3. CLASIFICACIÓN DE LOS AGROECOSISTEMAS
Según el ciclo temporal, los agroecosistemas pueden ser: ‘perennes’, semiperennes,

21
bianuales, anuales, estacionales, continuos (sin rotación y sin descanso del terreno).
Según su utilización del espacio, pueden ser: huerto familiar, chinampa, asociación
múltiple, asociación simple, monocultivo.
Según la tecnología aplicada, pueden ser de: subsistencia (autoconsumo y labor
manual), de tecnología tradicional (toda tecnología, con el tiempo, se vuelve tradicional), de
tecnología avanzada.
Puede haber otras clasificaciones, y de hecho existen grados intermedios entre las aquí
enunciadas, pero escogimos esas tres categorías porque cada una de ellas implica daño por
plagas directamente proporcional a la simplificación del ambiente cultivado: son más
complejos y estables los huertos familiares, que los de cultivo continuo, que los monocultivos
de subsistencia, que los de tecnología avanzada (Hernández, 1977).
4.4. ECOLOGÍA DE POBLACIONES PLAGA EN LOS
AGROECOSISTEMAS
Los biomas, en equilibrio dinámico permanente, no tienen plagas aun cuando una
especie expolie a otras. Si el Homo decide no intervenir aunque se dé el fenómeno de
expoliación, es porque no tiene interés económico y, por lo tanto, la especie no es plaga.
Pocas especies de artrópodos compiten con el Homo, convirtiéndose en plaga. El
concepto es aplicable a los agroecosistemas de donde el Homo obtiene materia y energía
para su sustento. Cuando extraen más energía que la que el Homo considera adecuada, se
convierten en plaga, siendo necesario (económico) combatirlas; y esto sucede cuando falla
el control natural biótico o abiótico y las tácticas preventivas de combate.
Los huerto familiares, al ser ecológicamente complejos y tróficamente autosuficientes
(o casi), resultan estables, poco susceptibles a las plagas y rara vez se les combate.
En el extremo opuesto tenemos los agroecosistemas monoculturales y continuos o
estacionales de alta tecnología, donde: crece una sola variedad cultivada (o cultivar, palabra
que ya no nos parece "bárbara"); sólo crecen plantas de la misma edad; todas tienen la
misma información genética de resistencia o susceptibilidad; tienen el mismo (muy alto y
uniforme) nivel de nutrición y, todo ello... bajo condiciones macro y micro climáticas idénticas.
La sincronización biológica entre estos cultivos y sus fitófagos, a su vez altamente
seleccionados, induce la aparición de plagas espectaculares (de manera especial en cultivos
autogámicos), a menos que, junto con el fitófago, se sincronicen sus enemigos naturales,
algo que prácticamente nunca ocurre en estas formas de cultivo.
Cuando en un huerto familiar se tiene que combatir con químicos a una plaga
especializada y le aplican un plaguicida específico, se logra un impacto mínimo en el
mosaico vegetal y en el balance ecológico prevaleciente; esto se debe a que se está
abatiendo un solo fitófago y a algunos de sus enemigos naturales específicos.
En el otro extremo, el combate químico en monocultivos de alta tecnología los simplifica
más restándoles posibilidades de equilibrio y generando una ‘adicción’ a los plaguicidas; y a
generar nuevas plagas de entre los artrópodos que no son plaga primaria (sucedió con
ácaros, trips, mosquitas blancas, complejo Heliotis, y no sabemos cuántas más).
Es fácil calcular cuál es la población de humanos en el planeta, en un continente o en
un país; pero no lo es cuando los límites, e.g. La Ciudad de México, no están bien definidos.
De igual manera, la población de conchuela del frijol por planta, por surco o por hectárea es
‘fácilmente’ delimitable, mas no resulta sencillo calcular el número de conchuelas ‘en la zona
de Chapingo’. Ese tipo de conocimiento es necesario para hacer ecología de poblaciones
plaga.
4.4.1. TAMAÑO Y DENSIDAD DE POBLACIONES PLAGA

22
El tamaño de una población plaga cambia por el impacto de factores abióticos y
bióticos, pero la magnitud del cambio puede depender de la densidad poblacional –número
de individuos por área, volumen, o unidad habitable–, o ser independiente de ella (Southwood 1971).
Es independiente del tiempo meteorológico, del fuego e inundaciones, de la
migración, del voltinismo, los periodos de quiescencia, y hasta de la aplicación de
plaguicidas, pues tales factores modifican las poblaciones de cualquier tamaño o densidad,
sin que el tamaño-densidad influya en la probabilidad de aparición del factor.
Pero sí depende, por ejemplo, de cuántos enemigos naturales hay; así, el efecto del
control natural biótico y del combate biológico, sí dependen de la densidad poblacional
preexistente (Andrewartha & Birch 1974).
4.4.2. EL TIEMPO METEOROLÓGICO
Estos fenómenos normalmente las afectan sin importar su tamaño, ya que una sequía,
granizada, incendio o inundación diezmará en la misma proporción a una población de 10,
que a una de 1010 insectos o ácaros. Lo mismo puede decirse del combate químico.
4.4.3. MIGRACIÓN
La migraciones dependen de la estación (fotoperiodo), hora del día (temperatura) y
balance hormonal, para que ocurran. La densidad poblacional no modifica su aparición.
4.4.4. VOLTINISMO, DIAPAUSA Y QUIESCENCIA
El número de generaciones por año, la diapausa y la quiescencia son mecanismos
regulados genéticamente que operan independiente de la densidad poblacional.
4.4.5. ENTOMOPATÓGENOS, PARASITOIDES Y DEPREDADORES
A medida que crece una población plaga, aumenta la probabilidad de interacción con
sus enemigos naturales. Las simbiosis más útiles al agricultor son el parasitismo de
entomopatógenos y nematodos; el ataque de parasitoides y la depredación. Pero para que
actúen como factores regulatorios y abatan las poblaciones plaga, primero tiene que
aumentar el tamaño poblacional de la plaga a una densidad que permita la explosión
poblacional de sus enemigos naturales.
4.4.6. COMPETENCIA INTERESPECÍFICA
Cuando la competencia entre dos especies cercanas es muy alta, una de ellas puede
ser ‘expulsada’ por la otra; ese fenómeno rara vez es documentado por los biólogos y nunca
por los entomólogos agrícolas.
La competencia interespecífica más frecuente en agroecosistemas se genera entre
plagas de especie (nicho) diferente que, al utilizar un mismo recurso y siendo este limitado,
se perjudican; y entre más similares sean los requerimientos de las especies involucradas,
la competencia será más intensa.
4.4.7. COMPETENCIA INTRAESPECÍFICA
La competencia por cópula, abrigo, alimento o sitio de oviposición entre individuos de la
misma especie, en el mismo hábitat, aumenta a medida que lo hace su densidad poblacional.
4.4.8. DISPERSIÓN
Cuando la competición interespecífica es alta, casi no se da la intraespecífica debido a
lo reducido de su población. Ciertas veces aumenta tanto la población de una especie en un
hábitat, que una parte lo abandona en busca de recursos (se dispersa, no migra).

23
4.5. EL CRECIMIENTO POBLACIONAL
Conocida la biología, ecología y comportamiento de una población, e identificados los
factores que le hacen fluctuar, ya se puede medir, suponiendo que sabemos muestrearla.
El crecimiento depende de la táctica reproductiva de cada especie en su mejor hábitat.
Si lo encuentra, lo agota antes que lleguen los competidores, y lo abandona al serle
desfavorable, se le nombra oportunista, o estratega r, cuya ‘tasa instantánea de crecimiento’
(r) es favorecida en ambientes efímeros. En el lado opuesto están las especies que viven en
ambientes duraderos y estables (estrategas k), donde el crecimiento poblacional rara vez
rebasa una constante.
4.5.1. LAS TASAS DE CRECIMIENTO
Los parámetros usados para medir las tasas de crecimiento poblacional (TC), de
natalidad (b, de birth), y mortalidad (d, de death), en seres humanos (tomando como base
una muestra de 1000 individuos), serían aplicables a los insectos.
Entre otros cálculos tenemos la tasa de crecimiento r, que se estima a partir de las
tasas: de natalidad b y de mortalidad d.
Pero el cambio poblacional puede calcularse en función de cualquier lapso; incluso de
uno ‘instantáneo’, según el ‘modelo exponencial de crecimiento’: Nt= N0 ert, donde:
Nt = nº de insectos después de transcurrido el tiempo t,
N0 = nº original de insectos, en el tiempo cero,
e = 2.71828, base de los logaritmos naturales,
r = tasa intrínseca (o instantánea) de crecimiento,
t = tiempo transcurrido entre N0 y Nt.

4.5.2. EL CONCEPTO DE ‘TASA INSTANTÁNEA DE CRECIMIENTO’


Es fundamental entender el concepto ‘tasa instantánea’ de crecimiento’, o por qué
usamos el número ‘e’. Para ese fin, exponemos la fórmula del interés compuesto:
A= P (1+ i)n, en donde:
A= dinero o ‘capital’ finalmente ‘Acumulable’ (equivaldría a ‘Nt’ en el modelo exponencial crecimiento);
P= Principal, o capital inicial (equivaldría a ‘N0’, en dicho modelo),
i= porcentaje de interés aplicable por periodo de capitalización [por 1 año=1, por semestre= 0.5, por
trimestre= 0.25, por mes (1/12)= 0.083, por día (1/365)=0.002739), por hora (0.0001141), y así
sucesivamente hasta llegar al interés ‘instantáneo’];
n= nº de periodos de capitalización en un año; 1 es anual; 2 es semestral; 4 trimestral; 12 mensual;
365 es diario; 8760 es por hora (y así sucesivamente hasta ‘instantáneo’).
Así, un peso inicial de principal (P=1), durante un año al 100% de interés (i=1), generará
un capital Acumulado (A) cuyo monto depende de los periodos de capitalización (n) del peso
inicial, según lo siguiente:
Si el periodo es anual, al final tendremos [A= P (1+ i)n; A= 1(1+1)1=2] A=$2.0;
Si es semestral, tendremos A=$2.25; o sea 1 (1 + 0.5)2
Si es trimestral, tendremos A=$2.44; o sea 1 (1 + 0.25)4
Si es mensual, tendremos A=$2.6034; o sea 1 (1 + 0.083)12
Si fuese diario, tendríamos A=$2.7145; o sea 1 (1 + 0.002739)365
Si fuese por hora sería A=$2.7168; o sea 1 (1 + 0.0001141)8760
Y si es ‘instantáneo’, tendremos A=$2.71828 = ‘e’
Hacer el recuento de heces fecales, exuvias, daño causado u otros indicadores
indirectos (para calcular el crecimiento poblacional), tiene menor validez ecológica, pero
permite la toma de decisiones para fines de combate, lo que le da validez fitosanitaria.
4.5.3. LAS TABLAS DE VIDA Y LOS FACTORES CLAVE DE MORTALIDAD
El cálculo de ‘tasas’ es un trabajo arduo ya que, en su forma más compleja se deben

24
identificar las causas ‘clave’ de mortalidad de la población durante el ciclo del artrópodo.
Su identificación, cálculo y tabulación origina las llamadas ‘tablas de vida’. Las
originales fueron inventadas en el siglo XVIII para calcular la posible longevidad de humanos
dedicados a diferentes actividades, y con esa base calcular sus primas de aseguramiento,
según el riesgo de muerte, implícito a cada actividad.
Para Morris y Miller (1954) la tabla es un instrumento que registra, sistemáticamente,
los hechos que dan a conocer la mortalidad a diferentes edades de un organismo. En breve,
dicen, las tablas de vida llevan los libros de mortalidad (‘keep the books on death’).

Cuadro 2. Parámetros de una tabla de vida, su definición y su cálculo.


SÍMBOLO DEFINICIÓN CÁLCULO
x Edad de los insectos (en días, fracción, o instar) Ninguno
Fdx Nombre o descripción del factor causal de muertes, d Ninguno
lx Sobrevivientes a la edad x (también se simboliza Nx) Nx / N0
d (x + 1) Número de muertos entre edades las sucesivas X y X+1. NxNx+1
qx Probabilidad de muerte entre edades x, y x+1 dx / Nx
Lx Media de la probabilidad de sobrevivir entre edades sucesivas x, y (lx + l x+1) /2
x+1
Tx Total de días que restan de vida a los sobrevivientes que llegaron a x
la edad x. (Se computa de abajo hacia arriba, siendo m la máxima
edad alcanzada)
L
m
x

ex Esperanza de vida, expresada en los mismos intervalos que la edad Tx / lx


(días, fracción o instar)

Están estructuradas con los símbolos de la primera columna del Cuadro 2, cuya
definición y cálculo aparecen, respectivamente, en la segunda y tercera columnas.
Cuando cumplen la función de identificar y cuantificar los factores clave del control
natural, se puede predecir el tamaño potencial de sus poblaciones, siempre y cuando se
cuente con métodos adecuados de muestreo. Por desgracia esto ocurre muy pocas veces y
en la mayoría de los casos no contamos con esas herramientas. En el Capítulo 5 se exponen
conceptos esenciales al muestreo.

25
26
5. EL MUESTREO DE ARTRÓPODOS
Algunas interrogantes (dónde y cuándo muestrear) dependen del conocimiento de la
biología, ecología y comportamiento de la plaga, debidamente identificadas por el investigador
(Gonzales 1970).
5.1. MUESTREO: ¿AL AZAR? ¿ESTRATIFICADO? ¿SISTEMÁTICO?

↓ C O L U M N A S ↓

1 x x x 10

20 x x 11
H
21 x x 30
I
40 31
x x
L
41 x x 50
E
60 51
R x
70
61 x x
A
80
S x x 71

81 x x 90

100 x 91
x

Figura 2. Selección completamente al azar de 20 sitios de muestreo (x), en un


área dividida en 100 partes numeradas.

El diseño del muestreo depende del conocimiento de la bioecología de la plaga, del


grado de precisión que desea alcanzarse en los cálculos poblacionales (Southwood y Way.
1970), y de la manera en que uno cree o sabe que se distribuye la plaga en su hábitat. El
muestreo puede ser totalmente al azar (en cuyo caso la varianza de la muestra, S2 , está
dada por la fórmula
𝑛
∑ (𝑋𝑖−𝑋̅)2
S 2 = 𝑖=1 n−1 ), y se calcula de la siguiente manera: se asigna un número a cada sector
del terreno a muestrear (100 en este ejemplo), se sortean, y se saca una muestra en cada unidad
elegida por el sorteo (las x en la Figura 2).
Cuando los insectos tienen preferencia por segmentos de su hábitat específico, el muestreo
puede ser al azar estratificado; en cuyo caso subdividimos la población N en subpoblaciones
no traslapadas, p. e., estratos superior (S), medio (M) e inferior (I), (Figura 3), donde se calcula
la media de cada estrato y sus respectivas varianzas.

27
SS
MM

I
I

Figura 3. Muestreo en estratos superior, medio e inferior (S, M, I). Dentro de cada
estrato, las unidades de observación se seleccionan todas al azar.

O puede ser (muestreo sistemático, Figura 4) en el cual se divide el campo en N unidades,


p.e. 100; y se adopta una constante k=N/n (p.e. N/n=100/9=11), como intervalo entre muestras
sucesivas. La primera muestra se obtiene al azar, y el resto se toma sistemáticamente cada
undécimo sitio, hasta completar n (=9), número de muestras previamente definido.

↓ C O L U M N A S ↓

1 X 10

20 X 11

21 X 30
H
I 40 X 31
L
E 41 X 50
R
A 60 51
S X

61 70

X
80 71

81 90
X
100 X 91
*
Figura 4. Selección sistemática de 9 puntos de muestreo(n). A partir del sector
nº 93 (X*), sorteado al azar, se elige uno nuevo cada k (11) unidades, hasta
obtener n.

5.2. TAMAÑO Y NÚMERO DE MUESTRAS


El tamaño, forma y número de muestras por superficie, volumen o unidad de hábitat, lo
define el juicio y experiencia del investigador. Debe tomarse en cuenta el costo, tiempo a invertir,
disturbio del medio, movilidad del insecto, su densidad y su distribución espacial.
Depende de la precisión que se busque, de los recursos económicos disponibles, y del
método aplicado. Hay muchas fórmulas para estimarlo, pero cada lugar debe tener la misma

28
probabilidad de ser muestreado, tener población representativa y ajustarse a la movilidad del
artrópodo.
5.3. DISTRIBUCIÓN ESTADÍSTICA ESPACIAL
La estratificación vertical y horizontal que asumen los insectos en el espacio puede ser
completamente al azar, por contagio al azar, o uniforme (y uniforme contagiosa).

a): (s2 / ) =1 b): (s2 / )>1 c): (s2 / )<1

Figura 5. Disposición espacial de las plagas. Relación Varianza/Media en las


disposiciones: a) completamente al azar, b) contagiosa al azar, c) uniforme.

Si la media y la varianza tienden al mismo valor, y su relación es cercana a uno ( s2 / =1),


se concluye que el organismo se distribuye al azar (Figura 5, a). Cuando esa relación es mayor
que uno (>1, Figura 5, b), la distribución es al azar contagiosa. Cuando es menor que uno (<1,
Figura 5, c) se distribuye uniformemente y puede ser contagiosa.
5.4. LOS MÉTODOS DE MUESTREO
La forma en que se han de tomar las muestras depende: de la exactitud (repetibilidad) y
precisión (concordancia con la realidad) que el investigador desee; de la bioecología de la plaga; de las
herramientas con que cuenta para realizar el trabajo; del objetivo del muestreo (estudio ecológico, distribución
poblacional o combate de plagas).

5.4.1. MUESTREO CUANTITATIVO


Determina la abundancia absoluta por unidad de hábitat (superficie o volumen), o da una
idea de la relativa. No hay una línea precisa que separe ambos tipos de estimación ya que
los absolutos no siempre son precisos, y los relativos pueden dar un estimado muy cercano
a la población real.
5.4.1.1. MUESTREO CUANTITATIVO ‘ABSOLUTO
Insectos capturados o criados en dietas artificiales, se pueden marcar con puntos de
pintura, mutilarlos, etcétera, para introducirlos a la población por cuantificar. Se les permite
mezclarse y estabilizarse para, finalmente, tomar muestras de la proporción entre marcados
contra no marcados. El proceso no debe afectar su comportamiento, lo que es casi imposible, y
se debe asumir que los marcados se mezclan completamente con los demás (también casi

29
imposible). Existen muchas fórmulas para conjugar los datos así obtenidos.
5.4.1.2. CONTEO DE POBLACIONES “ABSOLUTAS”
Sin pretender enunciar todos los métodos, es posible cuantificar poblaciones absolutas:
● Capturando insectos voladores con aparatos de succión, y relacionar el tiempo o volumen de aire succionado,
con el número de insectos capturados.
● Por planta o partes de ella: ‘cepillándolos’ o ‘lavándolos’ para extraerlos, ‘planchándolos’ para contar las
manchas de sus cuerpos, ‘sacudiéndolos’ para que caigan en recipientes, ‘noqueándolos’ químicamente,
con el mismo fin, capturándolos uno a uno, succionándolos, disectando tallos, frutos, hojas, etc.
● Por hábitat: capturándolos por superficie, longitud, o número conocido de plantas; cubriendo áreas con tiendas
negras coronadas por un frasco tragaluz central y apical que permita aprovechar su fotoquinesis, para
colectarlos en el frasco; cuantificándolos en áreas reducidas ‘y constantes’, que se eligen lanzando al azar, n veces
por unidad de superficie, un cuadrado o aro de superficie conocida, para contar los que queden en ellos.
● Radiografiándolos con rayos X o gamma en: frutos, granos, tallos, raíces.
● Cerniendo en seco o con chorros de agua, muestras de suelo, hojarasca, residuos.
● Extrayéndolos con aparatos especiales como los embudos de Berlesse, que utilizan su comportamiento frente
a fuentes de luz, calor, frío.
● Usando sedimentadores, centrífugas, soluciones flotadoras, etc.
5.4.1.3. MUESTREO CUANTITATIVO RELATIVO
Hay más literatura referida a métodos relativos que a los absolutos, pero su validez
científica es menor, ya que lo más usado, las trampas, son de eficiencia limitada. También se
usan redes y tanteos visuales. Para que sean confiables hay que idear factores de
corrección para cada uno de sus defectos y limitaciones.
Los utilizados con más frecuencia son: conteo de artrópodos expuestos, o huyendo de
su hábitat al ser disturbado, o capturados en trampas ad hoc. Las trampas pueden ser de
tamaño experimentalmente determinado o no; fijas o direccionales; de altura experimental o
arbitraria. Las más conocidas son superficies de materiales y dimensiones diversas (p.e.
trampa Malaise de tela), donde llegan insectos voladores y, al pretender salir, caen en
recipientes; de luz negra o de color, fluorescentes o incandescentes, con o sin succionadores;
pantallas coloreadas y pegajosas (cartón, papel, lámina), o traslúcidas (plástico, acrílico o
vidrio) para que choquen los voladores; trampas enterradas, para insectos que recorren el
suelo; refugios artificiales que habrán de ser conductualmente buscados por ciertos insectos;
trampas vivas; y, por supuesto, combinaciones de ellas.
5.4.2. MUESTREO CUALITATIVO
En ocasiones se infiere el tamaño con índices de desechos de una población, o de su
efecto en el sustrato alimenticio. Los observados con mayor frecuencia son: exuvias, cápsulas
cefálicas, pastillas fecales, mielecillas.
Los índices serán ‘confiables’ según se tenga la certeza de que tal ‘huella’ pertenece a la
especie en estudio, y de la habilidad para colectar cantidades representativas. Aun así es difícil
correlacionar la presencia de huellas con la población de sus productores.
Los efectos utilizados con más frecuencia son daños (individuales o poblacionales) en
la planta o partes de ella. Los de insectos ‘solitarios’ como el elotero, son estimadores exactos
y precisos. No así los sociales, los que atacan partes fácilmente regenerables por desarrollo
normal de la planta, ni los chupadores.
En todo caso, el daño directo se estima como planta consumida, cosecha perdida,
perjuicio económico al productor. En los tres casos es difícil relacionar daño/población y muy
rara vez se obtienen resultados satisfactorios a menos que se trabajen técnicas especiales,
como limpiar absolutamente una área conocida y luego infestarla de manera artificial con
cantidades conocidas de la plaga, para evaluar el impacto de cada cantidad.
El redeo es un método cualitativo muy frecuente y poco digno de confianza.

30
5.4.3. MUESTREO SECUENCIAL (DOBLE A MÚLTIPLE)
La idea central del muestreo secuencial es ahorrar tiempo y recursos económicos en la
toma de cada muestra, con alto grado de confiabilidad ante la posibilidad de asumir cualquiera
de los dos siguientes tipos de riesgo: no combatir una plaga cuando es necesario (error ), o
combatirla cuando no lo es (error ). Durante el proceso se obtiene una serie de muestras
consecutivas (dos o más); cada una de ellas generando datos que se acumulan para tomar
decisiones de combate o de muestreo renovado (Figura 6).

COMBATIR
d2 = bn + h2

d1 = bn  h1
MÁS MUESTREO

NO
COMBATIR

Figura 6. Líneas de decisión generadas por un modelo de distribución al azar


(Poisson), aplicado a un muestreo secuencial. d es el número acumulativo de
insectos y n el número de muestras.

El muestreo secuencial se practica en plagas de las que ya se conocen métodos


confiables de muestreo, disposición espacial, umbral económico, y los valores de riesgo  y
. Es especialmente confiable para analizar alternativas fitosanitarias. Los analistas, en este
caso entomólogos o acarólogos, pueden llegar con rapidez a la conclusión de que están
enfrentando cualquiera de tres categorías de peligro por plaga: bajo, medio o alto; y en
consecuencia, decidir con altos niveles de probabilidad de acierto.
Para una plaga que se distribuye al azar, las líneas para la toma de decisiones pueden
construirse a partir de las ecuaciones:
d1 = bn - h1 (para la línea inferior)
d2 = bn + h2 (para la línea superior); en donde:
d, es el número acumulativo de insectos para n observaciones;
n, es el número de observaciones;
 (beta), es la pendiente de cada línea; y
h1 y h2, son sus ordenadas al origen.
𝜶 y 𝜷 son valores de riesgo, usualmente aplicados al 0.05 ó 0.10 (5 y 10%).
Nuevamente insistimos que el esquema presentado es conceptual, no profundo.
Para los lectores de estas notas que de verdad quieran eventualmente hacer manejo
ecológico del patosistema que mejor conocen, recomendamos un extenuante pero muy útil
ejercicio de muestreo:
•Divida una hectárea del patodemo que mejor conozca, atacado por el patotipo que se propone
manejar, en cien cuadrados de 100 m2, que serán, c/u, la unidad de muestreo.
•Muestree al menos la mitad (50 cuadros) por el método que usted juzgue más propio.

31
•Con esos datos, calcule todos los estimadores en cada etapa crítica del cultivo para esa plaga.
•Defina la disposición espacial, con esos datos.
•Después, repita todos los cálculos, usando los datos previos, pero sólo de diez cuadros:
a) elegidos totalmente al azar,
b) elegidos en forma estratificada (invente usted sus estratos),
c) elegidos sistemáticamente (invente su sistema);
•Después repita todos los cálculos, usando los datos previos de cinco cuadros.
•Después repita todos los cálculos, usando los datos previos, de menos de cinco cuadros.
Y trate de responderse:
ꟷ ¿Cuál es la disposición espacial de esa plaga, en cada caso?
ꟷ ¿Cómo se comparan cada uno de los parámetros obtenidos con los tres últimos métodos (con diez,
cinco y menos de cinco cuadros), contra los del número máximo de unidades de muestreo (50
cuadros)?
ꟷ ¿Cuál de estos tres métodos es el más confiable respecto al máximo?
ꟷ ¿Con qué número mínimo de muestras del método más exacto (repetitivo), puede usted obtener
estimadores tan confiables (precisos) como los que obtuvo del número máximo (50) de muestras?
ꟷ ¿Con qué mínimo de muestras secuenciales puede usted tomar una decisión confiable, a diferentes
niveles de plaga?
El muestreo es el Talón de Aquiles del CIP, el MIP y el MEP. Los ecólogos cuantitativos
han hecho un trabajo raquítico al respecto, pero la nueva tecnología digital la percepción
remota y automatizada con drones4, van a facilitar el trabajo futuro al respecto, y facilitarán la
minería de datos.
Sólo así, sabiendo medir las poblaciones plaga, su daño individual-poblacional, y el
impacto del combate preventivo, podrá hacer manejo ecológico de patosistemas.5

4
Que serán parte consustancial de la Agricultura 4.0.
5
Nota de agradecimiento: Este capítulo fue revisado por el doctor Roberto Reyna Robles.

32
6. DINÁMICA DE POBLACIONES
La natalidad, mortalidad, inmigración y emigración son los eventos ecológicos de mayor
importancia para calcular la densidad poblacional:
Densidad = (nacimientos + inmigración) - (muertes + emigración)
6.1. FENOLOGÍA DE LAS PLAGAS
Originalmente, ‘fenología’ se refirió a la relación entre las plantas y los fenómenos
periódicos del tiempo meteorológico y el clima. En la actualidad se entiende que la fenología
es la influencia del clima y el tiempo en los fenómenos animales y vegetales periódicos.
El estudio de la dinámica de una población (estudio de los cambios poblacionales en tamaño y
estructura de edades, y los factores ambientales que los causan) debe ocupar la parte central de todo
proyecto de MEP pues, al depender del control natural y las tácticas preventivas, define los
umbrales de daño y económico. Así, la dinámica poblacional es ecología de poblaciones. Pero
antes debemos conocer la identidad del patotipo, su ciclo, ecología y comportamiento.
6.1.1. TAXONOMÍA
El estudio de una plaga inicia con su taxonomía, y la de sus especie coevolucionadas:
hospedantes, competidores, parasitoides, depredadores y patógenos.
6.1.2. CICLOS BIOLÓGICOS
En los insectos varían, desde especies en casi continua reproducción durante periodos
cortísimos de vida (pulgones en partenogénesis, estrategas r), hasta especies de reproducción
única en lustros (cigarras periódicas, estrategas k).
En general, podemos identificar tres características que influyen en el número de
descendientes de una sola hembra, responsable directa del tamaño de la población:
1) El número de descendientes por evento reproductivo. Aquellos con un solo evento durante toda la vida,
normalmente producen mucha descendencia, gran parte de la cual ‘es desperdiciada’.
2) El número de eventos reproductivos, que varía desde el mono hasta el multivoltinismo.
3) La edad a la que ocurre la primera reproducción.
Las plagas de los cultivos discontinuos (estacionales y anuales) son oportunistas (r), y
empiezan el ciclo con una infestación inicial que siempre es ‘extranjera’ (aloinfestación). Las
de los cultivos perennes son equilibristas (estratega k), tienen una tasa reproductiva menor,
mantienen ‘permanentes’ sus poblaciones (son autoinfestantes), y ‘nunca’ abandonan el
hospedante.
El rasgo más sobresaliente del ciclo biológico es la meiosis y, por lo tanto, la forma sexual
de reproducción, presente en la mayoría de los insectos.
6.1.3. ECOLOGÍA POBLACIONAL
Ecología, en estas notas, se refiere al estudio de: a) la interacción de los organismos
con su ambiente, b) su distribución y c) su abundancia.
Conocidas la taxonomía y biología, debe buscarse:
● ¿Cuáles son las interacciones del individuo con su ambiente?
● ¿Cuáles las de su población?
● ¿Cómo modifican su ambiente?; ¿cómo el ambiente los modifica?
● ¿Qué factores ambientales determinan su presencia?
● ¿Cuáles determinan su cuantía poblacional?
Las respuestas son el eje de los estudios ecológicos de cualquier plaga y deben
comenzar a gestarse en el ámbito individual o autoecológico; es decir, a las maneras en que
el individuo responde morfológica, fisiológica y conductualmente a los factores:
●Físicos y químicos (humedad, temperatura, luminosidad, pH, etc.)

33
●Meteorológicos (heladas, sequías, granizo, vientos, etc.)
●De competencia inter e intraespecífica
●De parasitismo y depredación
●Entomopatogénicos
●De la calidad alimentaria de su hospedante
●Tecnológicos (cómo afecta al individuo la tecnología agrícola).
Conocida la autoecología del individuo, se estudia su respuesta poblacional a los
mismos factores.
6.1.4. COMPORTAMIENTO
El comportamiento –’actuar, reaccionar y funcionar de manera específica frente a estímulos
específicos’– uno de los aspectos más antiguos de la biología, ha sido poco estudiado,
especialmente desde el punto de vista etológico (etología: biología y evolución del comportamiento
animal).
Las causas de la conducta en animales superiores son complejas, pero en las plagas ‘no
hay causas’; sólo deben buscarse componentes innatos, modelos de acción fija. Por fortuna no
hay evidencias de que las plagas adopten hábitos inducidos por la experiencia. Esto permite
prever que su conducta ‘siempre’ será predecible y heredada. Pero ningún estudio será confiable
en su totalidad si no se considera la ecología química de la plaga, en relación a sus
conespecíficos, su hospedante, parasitoides, depredadores y entomopatógenos.
6.2. LOCALIZACIÓN ESPACIAL Y TEMPORAL DE LAS PLAGAS
Al momento del muestreo las poblaciones están en un lugar físico determinado y tienen
tamaño numérico. Al referirlas a la superficie o sustrato en que se hallaron, tenemos un
cómputo de su densidad.
6.2.1. LOCALIZACIÓN ESPACIAL
Al realizar cualquier estudio poblacional, se dijo, se deben referir las fronteras de la
plaga bajo consideración. Aquí queremos referirnos a algo más simple y primario; sin
embargo, no menos importante: dónde buscar a la plaga que se va a muestrear y cuya
densidad va a medirse; cuál es su localización en la planta o ambiente; dónde se alimenta,
refugia, copula o hiberna.
Generalmente el estadio más perjudicial es un inmaduro (ninfa y larva solitarias o
agregadas), que se localiza, con excepciones, en el órgano de interés comercial. Los adultos,
individuales o en ‘colonia’, pueden ocupar estratos diferentes o muy diferentes de los de sus
inmaduros en la misma planta. En los casos de insectos de metamorfosis completa puede
haber un tercer estrato, el de pupación. El panorama se complica algo más cuando los
insectos son migratorios y todavía más cuando, además de migrar, diapausan o invernan (a
veces más de medio año). En todo caso la estructura de edades (proporción relativa de cada
instar), más las tasas de muerte, nacimiento y crecimiento poblacional, integran la demografía
de la especie, que podría diferir en cada localidad (sin olvidar la proporción de sexos).
Sería por demás prolijo tratar de reseñar todos los espacios en que potencialmente se
puede localizar una plaga. Sobre todo cuando los lectores son entomólogos de mayor o menor
experiencia y con conocimiento de sus plagas.
6.2.2. LOCALIZACIÓN TEMPORAL
En el tiempo, los artrópodos plaga se distribuyen aproximadamente como su
hospedante, asumiendo dos tipos generales de estrategias.
La estrategia r, llamada coyuntural, caracteriza a los individuos que se
reproducen por estación (en hospedantes efímeros) o durante el lapso en que un

34
hospedante perenne tiene renuevos. Y lo hacen en grandes cantidades, a bajo costo
biológico, con periodos cortos de vida y asumiendo tamaño individual pequeño.
La estrategia k caracteriza a los organismos que aproximadamente están en
equilibrio con el hospedante, razón por la que también se les llama ‘equilibristas’.
Éstos no alcanzan a formar grandes poblaciones, ‘nunca’ abandonan al hospedante,
y son relativamente grandes de tamaño (rara vez cierto en los insectos). En este caso
el voltinismo funciona al revés: predomina el univoltinismo, puede haber bivoltinismo
y es raro el múltiple.
Excepciones notables de voltinismo son los insectos que tienen una generación
cada dos o más años, sobresaliendo el caso de las cigarras periódicas. El ciclo más
corto conocido de una cigarra periódica es de cuatro años; algunas llegan a 17.

6.3. DISPERSIÓN
Los insectos responden a los cambios ambientales de corto y largo plazo. El
cambio más frecuente en su ambiente es la abundancia relativa de alimento. La
abundancia de sitios de oviposición o de refugio cambia menos. Cuando los sitios de
oviposición y refugio escasean o se reduce la capacidad de sustento local, los
insectos comienzan a vagar en busca de estos satisfactores. Esto los obliga a
disminuir la densidad de población por unidad de superficie, es decir, a dispersarse
(en los libros de ecología, dispersión es el atributo estadístico que aquí llamamos
‘distribución espacial’). Con frecuencia, sobre todo entre los no entomólogos que se
dedican a la entomología, a este fenómeno lo llaman emigración. Falso, la emigración
es parte de un fenómeno genético, cíclico y fijo, que no siempre tiene que ver con
situaciones coyunturales como el agotamiento temporal de un recurso; además,
suele tener la fase contraria o inmigración; ambas configuran la migración.
6.4. MIGRACIÓN
La migración involucra emigración e inmigración; está genéticamente programada, es
poblacionalmente ineludible e independiente de la densidad poblacional.
Siendo capaces de ‘autotransportarse’, los insectos cubren todas las posibilidades de
distancia. La emigración de Schistocerca es de los fenómenos mejor estudiados.
La migración de la mariposa monarca comenzó a estudiarse más tarde porque su
impacto económico es menor.
Erróneamente se siguen publicando ‘dinámicas poblacionales’, que no lo son; un estudio
de dinámica poblacional involucra el análisis de todas las causas importantes (factores clave)
que determinan los cambios de densidad poblacional. Una fluctuación es sólo el efecto de lo
anterior, no su conocimiento.

35
36
7. CONTROL NATURAL Y TÁCTICAS PREVENTIVAS DE CB Y RV
7.1. LAS BASES DEL CONTROL NATURAL
El combate biológico y la resistencia vegetal (RV), tácticas preventivas de combate,
son posibles gracias a la coevolución. Las plagas y sus enemigos naturales han
coevolucionado durante millones de años, gobernados por los principios que establece la
Teoría de la Evolución (TE) y la Ley de Hardy–Weinberg (LHW).
7.1.1. TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN (TE)
La TE establece que: todos los organismos generan más descendientes que los que habrán de
sobrevivirles para reproducirse; que hay gran variabilidad en esa descendencia; que los que poseen características
ventajosas tienen más probabilidad de sobrevivir y reproducirse; que cuando alguna de esas ventajas adaptativas
es hereditaria induce una reproducción diferencial favorable a quienes la poseen; y que todos los cambios y
adaptaciones son lentos y graduales, ya que disponen del tiempo necesario para darse o no. Las especies,
entonces, no son estáticas, cambian para adaptarse al medio dinámico. Múltiples evidencias
científicas afirman la validez de todas y cada una de esas partes de la TE de Darwin (y Wallace),
y describen el funcionamiento del CN biótico.
A la evolución conjunta de un organismo con sus agentes bióticos de CN la llamamos
coevolución, término inaplicable para describir su relación con agentes abióticos, porque éstos
no poseen genes. El proceso coevolutivo se da en las especies que conviven, en todas las
condiciones y en todo tiempo.
7.1.2. LEY DE HARDY-WEINBERG (LHW)
La LHW establece que, en poblaciones sumamente grandes de organismos, las
frecuencias de genes y las proporciones de genotipos permanecen constantes de generación
a generación, siempre y cuando se cumplan cuatro condiciones, pero sólo la primera: que no
haya migración genética notable (emigración o inmigración), se cumple entre las plagas.
El control natural puede ser biótico o abiótico (Huffaker 1971).
7.2.CONTROL NATURAL (CN) BIÓTICO6
Cuando el Homo auxilia a una especie benéfica en su trabajo contra su presa (la plaga),
‘desaparece’ el CN para configurarse alguna forma de combate biológico (De Bach). Sus
agentes clásicos: depredadores, parasitoides y patógenos, serán brevemente mencionados.
7.2.1. PROTOZOARIOS Y NEMATODOS
Los protozoarios no se comercializan como agente de combate biológico porque no
sabemos producirlos in vivo ni conocemos los mecanismos de dispersión, infección y epidemia,
pero con cierta frecuencia se reportan no menos de diez géneros de flagelados (p.e.
Leptomonas), de amibas (Malamoeba) en ortópteros, y coccidias (Adelina) en plagas de granos
almacenados, que atacan órganos específicos (gónadas, tubos de Malpighi, cuerpo graso,
epitelio intestinal).
De los nematodos, no menos de diez géneros se reportan en el hemocelo y tracto digestivo
de dípteros inmaduros, ortópteros, coleópteros, himenópteros, lepidópteros, hemípteros no
escamiformes, ácaros, e incluso dentro de otros nematodos. Destacan las familias
Phaenopsitylenchidae, Mermithidae y Iotonchiidae; y especies asociadas simbióticamente con
bacterias en las familias Heterorhabditidae y Steinernematidae. Frecuentemente son vectores

6
El Ph. D. Esteban Rodríguez colaboró especialmente en la redacción de esta sección.

37
de entomopatógenos, aunque falta conocerlos mejor. Hay reportes de combate contra plagas
pero los resultados varían desde cero hasta 85% de eficacia.
7.2.2. VIRUS
Los virus seguirían en importancia ascendente. Se conocen cientos de enfermedades
virales, en doce familias que atacan artrópodos económicamente importantes, en especial sus
larvas. Causan poliedrosis nucleares o citoplásmicas, pero también hay virus no ocluidos que
resultan difíciles de detectar. Transmisibles básicamente por ingestión o transováricamente, los
síntomas que inducen son muy variables, pero la deformación corporal que causan, facilita su
reconocimiento inicial. Su uso está bastante extendido.
7.2.3. HONGOS
La mayoría de las especies entomopatógenas están en los Phyla: Chytridiomycota,
Ascomycota, Basidiomycota y Entomophthoromycota. Los más importantes se localizan en
Beauveria, Metarhizium, Isaria y Lecanicillium de Ascomycota, y Pandora, Zoophthora y
Entomophthora de Entomophthoromycota. Como agentes naturales de control, pueden ser
enzoóticos o epizoóticos.
Las infecciones producidas por diversos géneros como Coelomomyces, Cordyceps,
Massospora, Beauveria, Metarhizium, Entomophthora, Septobasidium, Aschersonia, y decenas
más de géneros, contra prácticamente todos los órdenes de Insecta, los sitúa como agentes
importantes de CN. También, son importantes en el combate biológico.
Su más severa limitante es el ambiente, pues las esporas deben germinar en la epicutícula
antes de penetrarla.
7.2.4. BACTERIAS
Pasteur las reportó como causantes de epizootias en el gusano de seda. Compiten con
los hongos por el sitio de honor entre los agentes de control natural. Géneros como Bacillus,
Pseudomonas, Clostridium, Proteus y varios más –que por fortuna ya cambian de nombre con
menor frecuencia–, han sido conocidos e intentados, desde principio del siglo XX, como agentes
de combate.
Un síntoma bastante general es la inducción de ‘septicemias’ hemocélicas blanquecinas
o cremosas.
En general, el respeto al CN microbiológico, pero incluso su inducción en el campo
mediante ciertas prácticas conservacionistas, permitiría usufructuar algunas de sus ventajas;
a saber: persistencia, especificidad, ‘no inducción de resistencia’ en la plaga, no contaminación ambiental,
inocuidad al Homo y sus animales (con poquísimas excepciones), protección de organismos no objetivo, y
buena compatibilidad con otras tácticas de combate.

7.2.5. DEPREDADORES
Por ser menos específico que el parasitoide y prevalecer entre un mayor número de
órdenes de Insecta (sólo en cuatro órdenes no hay depredadores), el hábito depredador ‘es
primitivo’, pero eso no anula su utilidad en un patodemo, tiempo, o plaga determinados.
De los paurometábolos, destaca el orden Hemiptera con muchas familias, en especial
Pentatomidae, Lygaeidae, Nabidae, Miridae, Reduviidae y Anthocoridae.
Entre los holometábolos destacan, en orden creciente, Neuroptera, Diptera, Coleoptera e
Hymenoptera. Coleoptera con Staphylinidae, Histeriidae, Cicindelidae, Carabidae y
Coccinellidae, pero en el liderato de importancia biológica, ecológica y económica está
Coccinellidae con Hippodamia, Cryptolaemus, Coleomegilla, Rodolia, Coccinella y otros
géneros oligofágicos.
En Arachnida están Miriapoda, Scorpionida, Araneida y Phalangida, pero destaca

38
Acari, sobresaliendo Anystidae, Tydeidae, Raphignathidae y Phytoseiidae.
7.2.6. PARASITOIDES
Para que el control natural basado en parasitoides sea aceptable, debe haber tres
características importantes en la descendencia de una sola hembra, a saber: alto número de
descendientes, alto número de eventos reproductivos durante su lapso vital y ocurrencia temprana de la primera
reproducción.
Esto es obvio si consideramos que las hembras son responsables de buscar y parasitar
al hospedante, y que algunas de ellas pueden prescindir del macho.
DIPTERA
Se conocen unas doce familias que tienen hábitos parasíticos, pero destacan
Sarcophagidae y Tachinidae.
HYMENOPTERA
El suborden Clistogastra y sus superfamilias Chalcidoidea, Proctotrupoidea, Serphoidea
e Ichneumonoidea incluyen las familias más sobresalientes de parasitoides e
hiperparasitoides. Hay más ichneumónidos, bracónidos, mimáridos, trichogramátidos,
eulóphidos, encírtidos, chalcídidos, sceliónidos y platygastéridos- que todas las especies
prevalecientes de vertebrados. 25 géneros de Platygasteridae son importantes.
Mención aparte merece Acari con cerca de veinte familias parásitas de himenópteros,
coleópteros y ortópteros y ectoparásitas de insectos inmaduros holo y hemimetábolos.
7.3. CONTROL NATURAL ABIÓTICO
Los agentes abióticos de CN, cuya mayoría son meteorológicos, no coevolucionan con los
insectos o plantas que desarrollan resistencia en su contra. Por su parte, las plagas, en general,
no tienen problemas para parasitar cultivares resistentes a meteoros temporales.
Es fácil identificar, como agentes abióticos de CN, factores: mecánicos (en el sentido de combate
mecánico –ver definición) como los océanos, mares, cordilleras, montañas, desiertos, valles, etc., que actúan como
barreras naturales contra ciertas especies, impidiéndoles el acceso a nuevas áreas, o como la estructura o textura
del suelo, o los vientos (aquellos que las confinan, no los que las dispersan); físicos como la humedad o
temperatura: escasas, excesivas o desequilibradas; como la luminosidad (sea fotoperiodo o calidad de la luz,
cuando sea impedimento para establecerse en nuevos lugares; químicos, como el pH del suelo o la acidez de la
lluvia; meteorológicos (su forma física y su forma mecánica), incluida la lluvia ácida, en cuanto a lluvia, no a acidez.
La genética, genómica, y biotecnología del futuro probablemente permitirán seleccionar o
sintetizar RV al CN abiótico (ya hay para sequía), y/o patotipos susceptibles a él.
Muy poco se ha hecho en el mundo para evaluar y utilizar factores abióticos de CN contra
patotipos. En ocasiones, bastaría con consultar los registros meteorológicos para concluir que
es probable un aguacero, lluvia o helada que podrían ahorrarnos la molestia y el coste de una
aplicación insecticida.
Conforme avance el calentamiento global aumentarán las poblaciones plaga y pérdidas
de cosecha. Los artrópodos, siendo poiquilotermos, podrán tener explosiones poblacionales
más frecuentes, aumento en el número de generaciones, resistencia a factores ambientales,
nuevos hospedantes y, al final, podrían aumentarán los costos de combate (Walker 1987). Pero
otros podrían ser adversamente afectados.
7.4. FACTORES CLAVE DEL CONTROL NATURAL
El análisis de factores clave de control natural de patotipos, permite identificar y evaluar el
potencial de cualquiera de los agentes de CN más notables, especialmente a partir de la
elaboración de tablas de vida (ver pág. 23).
Es obvio que esto implica identificar y medir el efecto de cada agente que potencialmente

39
sea importante, destacado. Basta con determinar a uno o dos de ellos para predecir, con
bastante exactitud, los cambios poblacionales de una generación a la próxima. Además, no es
necesario conocer y explicar profundamente los mecanismos operativos de cada uno; basta
con que sean útiles para la predicción.
Los entomólogos agrícolas de todo el mundo hemos sido negligentes en la valoración
y uso del control natural biótico. Peor estamos peor en cuanto al abiótico.
7.5. RESISTENCIA VEGETAL
La RV es una táctica de combate genético, no es CN, pero la mencionaremos en este
capítulo porque su origen evolutivo, es natural.
Antes que insectos fitófagos terrestres, hubo vegetales en la superficie de la Tierra, o
vinieron, junto con ellos, de las aguas. Cuando por primera vez diezmaron las poblaciones de
plantas terrestres, ‘dejaron vivir’ (seleccionaron) aquellas que contenían defensas naturales o
las obligaron a ‘inventar’ genes capaces de construirlas. Las siguientes generaciones de
artrópodos tuvieron que evolucionar nuevas formas ‘de ataque’ que les permitieron superar las
defensas vegetales, y así continuaron su evolución de ataque y contra ataques, en ‘pareja’, o
coevolución. El resultado actual es que existen insectos más o menos especializados y
vegetales más o menos resistentes. En los patosistemas silvestres la resistencia es la regla,
mientras que en los artificiales, es la excepción.
Tres mecanismos de Painter explican la resistencia vegetal (aunque haya otros más):
● La antixenosis (mal llamada, por Painter, preferencia o no preferencia) o capacidad del vegetal para
impedir o limitar, a distancia o al contacto, la colonización por un insecto. Esto, debido a mensajes
aleloquímicos, a estructuras superficiales, a colores, y tal vez temperaturas, entre otras causas.
● La antibiosis, o capacidad genética del vegetal de reducir la esperanza de vida de sus fitófagos por
intoxicación aguda o crónica, u otros efectos similares, hasta la muerte. Esto, debido a la presencia
de factores aleloquímicos o nutrimentales.
● La tolerancia o capacidad de un vegetal para producir cosecha ante el ataque de poblaciones de fitófagos
que matarían o impedirían la producción en individuos no tolerantes. Esto, debido a autorreparaciones del
daño que recibió el vegetal.
● La evasión del hospedante o capacidad del vegetal para eludir las poblaciones ‘pico’ de sus
fitoparásitos (p.e. por precocidad o retraso del ciclo). Para Painter este fenómeno es una falsa
resistencia porque, argumenta, si se presentara la plaga, la planta sería atacada, pero soslaya el
origen evolutivo y hereditario de la precocidad o retraso del ciclo o parte de él. La evasión ya se
acepta como mecanismo de resistencia vegetal verdadera.

40
8. EL UMBRAL ECONÓMICO

De

Pt  Pe
Dt
P O B L A C I Ó N P L A G A
Figura 7. Definición del umbral económico () basado en las poblaciones
tolerables (Pt), las poblaciones económicas (Pe), los daños tolerables (Dt) y los
económicos (De).

Los entomólogos pueden resolver, más o menos fácilmente, problemas técnicos sin
ignorar los ecológicos; lo que ya no les compete y está fuera de su jurisdicción son algunos
aspectos socioeconómicos o sociopolíticos del “control” de plagas.
Los costos fitosanitarios son preocupación central del productor, una vez sufragados los
gastos de producción. El daño económico De (Figura 7) es la pérdida cualitativa o cuantitativa
de cosecha, originado por la población ‘económica’ (P e) capaz de infringirlo. El umbral
económico () es un cruce de densidad poblacional y daño; pero como ambos conceptos son,
conceptualmente, muy cercanos, se ha convenido en llamar ‘umbral económico’ al nivel de daño
o población que justifica la adopción de medidas de combate (Stern 1973). En la práctica, las
compañías inventan umbrales artificialmente bajos para valerse del temor de los productores a
la pérdida de su cosecha (Headley 1972) cuando ya invirtieron todo en el proceso de
producción, y forzarlos a “controlar” las plagas. El entomólogo agrícola puede ser su
instrumento porque los umbrales no dependen de él, es ‘economía de mercado’, imposición de
la industria.
El colmo de tal ‘economía’, además de ser la gran contaminadora, es que controla cultivos,
insumos, superficies a cultivar, cosechas, precios, y lo que consumimos, agudizando la
contradicción entre sus intereses y el interés social.
8.1. COMBATE QUÍMICO/UMBRAL ECONÓMICO
El buen entomólogo, aunque no bajo su control total, puede: optimizar los costos directos de
combate; reducir los residuos en cosecha; limitar la contaminación ambiental; impulsar los mejores insecticidas.
Pero la influencia de entomólogos comerciales propicia el encarecimiento del “control”, el
abandono de cultivos por incosteabilidad del combate químico, la selección de resistencia y el
abatimiento artificial, tramposo, de umbrales económico falsificados.
Los métodos no químicos de combate, en especial el biológico, el cultural y la resistencia
vegetal, aumentan el umbral económico porque retrasan o detienen el uso de plaguicidas, pero
a pesar de ser potencialmente la columna vertebral del MEP, los sectores oficiales, científicos

41
y académicos, les destinan pocos recursos de investigación; prefieren invertir en el uso, no
siempre necesario, de insecticidas.
8.2. PÉRDIDAS DE COSECHA, UMBRALES ECONÓMICOS
Las pérdidas en cantidad o calidad de cosecha son evaluadas, por entomólogos, con
técnicas experimentales ad hoc para cada patodemo y cada patotipo; por lo tanto, deben
mencionarse algunos principios que les sean útiles (Zadoks 1981).
8.2.1. EN LABORATORIO
Las plagas de productos almacenados son evaluadas en laboratorio, con técnicas, equipo,
herramientas y utensilios especiales.
Pero con buenas experiencias es posible medir con exactitud y precisión, también en
laboratorio, algunas variables referidas a masticadores de campo como: la capacidad de consumo
individual, los picos circadianos de mayor consumo, el consumo por instar, el consumo total.

8.2.2. CON DAÑO SIMULADO


Simular daños en ausencia de plagas es una técnica para calcular pérdidas de cosecha. La
simulación es laboriosa; se usan diferentes tipos de herramientas para facilitarla y estandarizar
daño en follaje, flores o frutos. Se utilizan, p.e., perforadores y medidores de área foliar. Otra de
las técnicas consiste en remover hojas, flores o frutos completos.
8.2.3. CON INFESTACIÓN ARTIFICIAL
Insectos criados en dietas artificiales o naturales, sirven para infestar plantas de
laboratorio, invernadero o campo. Esto permite medir densidades de población, tiempos de
alimentación y pérdidas. Además, los daños son cercanos a lo natural, y puede elegirse el sitio
a dañar y la etapa fenológica. También se pueden usar insectos recolectados en el campo.
En ambos casos pueden surgir problemas, como la aparición de enemigos naturales que
obstaculicen el establecimiento de la plaga, pero esta metodología es más realista que la
simulación de daños, y más controlable que el daño natural.
8.2.4. EXPERIMENTACIÓN DE CAMPO
Cuando el experimentador cuenta con recursos para investigar, no hay límites a su
creatividad. El diseño de parcelas al azar es el más utilizado, aunque a veces éstas son
divididas, apareadas o se usan diseños más versátiles.
Los experimentos se someten a las prácticas agrícolas prevalecientes en la región. Es
preferible montar los tratamientos donde se concentra la plaga y poner los testigos, sin daño,
donde ésta escasea. Cuando hay pocos recursos se experimenta en lotes pequeños, de uno a
tres surcos, infestados a dos o tres niveles.
8.2.5. DE INVERNADERO Y CÁMARA DE CRÍA
Con las limitantes de lo artificial y la dificultad de cultivar plantas por largos periodos en
medios artificiales, estos métodos permiten controlar luz, humedad, temperatura, agentes
bióticos indeseables, excluir insectos que causan daños confundibles con los de la plaga bajo
estudio, y experimentar en etapas fenológicas controladas.
Se han utilizado jaulas para estudios de umbral en campo e invernadero.
8.2.6. LAS VARIABLES EXPERIMENTALES
Considerando que las poblaciones-plaga varían de lugar a lugar y de uno a otro año, se
recomienda hacer estos estudios, por lo menos, durante tres años consecutivos.
Deben tomarse en cuenta el mayor número posible de variables cuantitativas como: el

42
crecimiento poblacional, el del daño, el efecto del control natural biótico y abiótico, y el efecto de las tácticas
preventivas de combate.

D
E
N
S
I
D DE
A
D
UE
D
E FRANJA

P
O FRANJA
B.

T I E M P O F E N O L Ó G I C O
Figura 8. Relación poblacional entre el nivel de daño económico (DE) y el
umbral económico (UE), estableciendo una franja de decisión (combatir o no),
durante las etapas fenológicas en que un cultivo es atacado por plagas clave.

En la Figura 8 intentamos ilustrar los conceptos de daño económico (DE) y umbral


económico (UE) cuando originan franja de decisión en diferentes estados fenológicos. Las
muestras que caen arriba de la franja (¿o también dentro de ella?, esto depende del criterio
técnico), indicarían que debe tomarse una decisión de combatir a la plaga, mientras que las
muestras por debajo del umbral UE significarían continuar el muestreo, y analizar la acción
de los agentes bióticos y abióticos de CN y de las tácticas preventivas ya aplicadas que
podrían mantener el estatus poblacional, y el daño.

43
44
RESUMEN: CONOCIMIENTOS PARA HACER MEP (‘MIP’)

D E L E C O S I S T E M A:
CLIMA—TIEMPO—SUELO—ENEMIGOS Y VEGETACIÓN NATURALES

CONTROL
NATURAL BIÓTICO
Y ABIÓTICO

DEL AGROECOSISTEMA
TECNOLOGÍA – MALEZA - PLAGAS DIFERENTES Y SIMILARES A "Y"

DEL PATOSISTEMA "XY":


1 CULTIVAR "X": 2 PLAGA "Y":
● FENOLOGÍA Y ANÁLISIS DEL ● TAXONOMÍA
CRECIMIENTO VEGETAL ● BIOLOGÍA (¿FISIOLOGÍA?)
● RESISTENCIA A "Y" ● ECOLOGÍA Y COMPORTAMIENTO
● DAÑO Y PÉRDIDAS DE ● DISTRIBUCIÓN, DISPERSIÓN Y
COSECHA MIGRACIÓN
● DINÁMICA POBLACIONAL

3 UMBRAL ECONÓMICO
MUESTREAR POBLACIONES Y DAÑOS

4 TÁCTICAS PREVENTIVAS (DEL COMBATE QUÍMICO):


LEGAL, CULTURAL,
FÍSICO, MECÁNICO
BIOLÓGICO (MACRO Y MICRO)
GENÉTICO (RV, AUTOCIDA)

5 COMBATE QUÍMICO (PLAGUICIDAS AUTORIZADOS)


● QUÍMICO-CONDUCTUAL,

MEP
Figura 9. Conocimientos del ecosistema, agroecosistema y patosistema que
permitan modelarlos y manejar ecológicamente al patosistema a partir de
tácticas preventivas que impedirían rebasar el umbral económico.

Si se pretende manejar ecológicamente una plaga es imprescindible el conocimiento


básico de cómo opera el ecosistema, el agroecosistema, cada patosistema, y cómo
interaccionan esos tres niveles ecológicos (Figura 9).
En ocasiones esos conocimientos se reducen a pocos factores de control natural biótico
y abiótico, y tácticas preventivas del combate químico (legal, cultural, físico, mecánico, biológico
y genético), que combinados pueden funcionar bien sin tener que acudir a los insecticidas.
Cuando se hace fitosanidad sin el conocimiento básico, que por definición prescribe el
MEP, no se maneja la plaga, se combate, y mal; aun así, para que sea combate o manejo
integrado (CIP o MIP) debe basarse en el umbral económico.
La mayoría de los entomólogos profesionales carece de conocimientos respecto a los
subsistemas mencionados, hacen fitosanidad con métodos de combate, no de manejo. Los
investigadores utilizan lenguaje de manejo, ecología y sustentabilidad para que les aprueben
sus proyectos, ayunos de manejo verdadero, y los profesores utilizan su imagen doctoral

45
enseñando algo que ellos mismos ignoran. Nada de esto es malo, porque no contando con
el conocimiento básico, hacen lo que pueden y de la mejor manera posible. Pero hay que
aprender las bases, y darse cuenta que si no cambian de actitud van a seguir siendo
instrumentos de las grandes corporaciones agroquímicas. Ni hace 50 años, cuando nació el
MIP, teníamos tantos problemas de contaminación, residuos, e incluso de exterminio de
insectos polinizadores.
9.1.CONOCIMIENTO DEL ECOSISTEMA
Clima: Ciclos climáticos y su predictibilidad. Fotoperiodo, temperaturas; humedades,
precipitaciones, y nubosidades medias y extremas.
Tiempo meteorológico: Predictibilidad a corto plazo, de lloviznas, lluvias, aguaceros,
tormentas, granizadas, heladas blancas y negras, sequías, estiajes, vientos, etc.; con base
en las redes de estaciones meteorológicas. Su efecto cuantitativo en el patosistema,
especialmente las plagas (muestrear el efecto), para saber cuáles son los mejores factores
clave de control natural abiótico.
Suelo: Humedad, pH, materia orgánica, nutrimentos, textura, estructura, nivel freático,
deterioro. Organismos de importancia para el cultivo ‘X’ y la plaga ‘Y’. Su papel en cuanto a
sitio de hibernación o estiaje.
Vegetación natural: Maleza y su efecto cuantitativo. Posibles hospederos alternantes
de la plaga; posibles sujetos de hibernación; posibles benefactores de enemigos naturales.
Enemigos naturales: Entomopatógenos, artrópodos, moluscos, batracios, reptiles,
aves y mamífero (control natural abiótico). Su efecto cuantitativo en la plaga ‘Y’.
Resumen: Adaptabilidad del cultivo ‘X’ al ecosistema. Maleza y su papel. Control
natural de ‘X’ y ‘Y’. Modelar (“cajas”) lo que, respecto a ‘XY’, resulte más importante.
9.2. CONOCIMIENTO DEL AGROECOSISTEMA
9.2.1. TECNOLOGÍA DE CADA PATODEMO ‘X’
Preparación del terreno: Su efecto cuantitativo en ‘Y’. Su uso potencial como táctica
de combate.
Cultivos y escardas: Efecto cuantitativo en la plaga. Uso potencial.
Riego o temporal: Efecto cuantitativo en la plaga. Uso potencial.
Variedad y su cultivo: Productividad óptima (‘ausencia de plaga’) y real. Resistencia
a ‘Y’. Efecto cuantitativo, en ‘Y’, de la densidad de siembra y labores de cultivo.
Fertilización: Posible efecto cuantitativo.
Cosecha y profilaxis: El ‘timing’ u oportunidad de la cosecha, para limitar el impacto
de ‘Y’ en poscosecha.
Maleza: Efecto en ‘X’. Efecto en parasitoides y depredadores de ‘’Y. Tecnología del
deshierbe y su efecto en ‘Y’.
Plagas diferentes a ‘Y’. Tácticas de combate y su impacto en ‘Y’. Poner énfasis en el
estudio de las plagas que pueden ‘simular’ los daños de ‘Y’.
Tiempo meteorológico: Efecto cuantitativo en ‘X’. Medir potencial de uso. Por lo tanto,
muestrear el efecto.
Resumen: Productividad óptima y real bajo labores culturales útiles al combate de
plagas, RV. Identificación inequívoca de cada patosistema ‘XY’. Control natural de cada ‘Y’.
9.2.2. CONOCIMIENTO DE CADA PATODEMO ‘X'
Su fenología detallada: En especial de la(s) parte(s) más íntimamente relacionada(s)
con la plaga ‘Y’. Modelos de (análisis del) crecimiento vegetal.

46
Sus defensas genéticas: Resistencia a ‘Y’.
Evaluación de pérdidas de cosecha: Efecto cuantitativo de la plaga en la producción.
Deslindar daños de agentes bióticos o abióticos, que podrían ser atribuidos a ‘Y’.
Resumen: Pérdidas potenciales de cosecha atribuibles a ‘Y’, en contexto fenológico
de ‘X’.
9.2.3. CONOCIMIENTO DE CADA PATOTIPO ‘Y’
Taxonomía: Para manejar ecológicamente un patosistema, se deben conocer las dos
especies que lo integran.
Biología: La biología de ‘Y’ a detalle, a temperatura constante, a las temperaturas
variables de su hábitat natural (calendario fisiológico en días grado o unidades calor), y en
el contexto fenológico del hospedante. Fisiología de la plaga, cuando resulte relevante.
Ecología y comportamiento: Para manejar ecológicamente un patosistema debe
predecirse ‘lo que hará’ la plaga frente a las contingencias ambientales bióticas o abióticas.
Conocer las que tengan influencia en la conducta alimentaria, reproductiva, etc.
Distribución, dispersión y migración: Debemos saber, en todo tiempo, en qué parte
del ecosistema y el agroecosistema se localiza la plaga (hibernación, diapausa,
quiescencia). ‘En todo tiempo’ incluye hospederas alternantes y migración, cuando esté
genéticamente programada.
Daño: ‘Consumo individual y poblacional, con base o no en modelos de crecimiento
vegetativo. Sus efectos en la producción (pérdidas de cosecha).
Dinámica de poblaciones: Debe conocerse la mortandad natural en la población en
cada estadio de la plaga; la mortalidad atribuible al fenómeno meteorológico ‘clave’ (causa
abiótica), al agente de control natural biótico ‘clave’ y al efecto de las tácticas preventivas
de combate. La herramienta utilizable es la tabla de vida. La fluctuación poblacional, sin
estudios que identifiquen el impacto de cada causal de fluctuación, no es ‘dinámica
poblacional’; sí lo es el efecto acumulado, en el tiempo, de todas las causas mencionadas.
Causas adicionales de la dinámica son la dispersión y la migración.
Resumen: Todo el conocimiento de la plaga y especies interactuantes, en contexto
fenológico del cultivar.
9.2.4. CONOCIMIENTO DE TÁCTICAS PREVENTIVAS DE COMBATE
Control legal: Es esencial prevenir la introducción y dispersión de plagas mediante
medidas cuarentenarias; pero con cierta frecuencia resulta ventajoso legislar contra las ya
establecidas (prohibición de socas, imposición de desvares, barbechos sanitarios, etc.). El
uso de medios mecánicos (desvares), legalmente impuestos para abatir hospedantes de
poblaciones plaga, no es combate mecánico ni cultural, es legal, aunque los procedimientos
aplicados sean mecánicos o culturales.
Combate cultural: Investigación y establecimiento de tácticas culturales como
densidad de siembra, rotación de cultivos, cultivos trampa.
Combate físico y/o mecánico: Los que hayan probado ser eficaces como medios
para abatir poblaciones de 'Y' (físico: luces, humedades, temperaturas, etc.,); y los que le
impidan llegar a su sustrato alimenticio (mecánico: recolección, barreras, zanjas, etc.).
Combate genético: Es recomendable que en todo patosistema, en principio, se usen
patodemos con resistencia vegetal.
Combate biológico (macro y micro). Contar, para cada parasitoide, depredador y
entomopatógeno, con el mismo conocimiento que se tiene de cada plaga; a saber, su:
Taxonomía
Biología

47
Ecología
Comportamiento
Distribución y dispersión
Migración
Capacidad de consumo
Dinámica poblacional
No recurrir a los insecticidas como primera alternativa; diferir la primera aplicación, lo
más posible. La simplificación del agroecosistema, implícita en su uso, es la causa más
importante de ‘adicción’ a ellos.
Resumen: Establecer un sistema de lucha contra la plaga, mediante tácticas
preventivas del combate químico (control legal, combate cultural, físico, mecánico, biológico
y resistencia vegetal), diseñadas para diferir al máximo la decisión de aplicar insecticidas.
9.2.5. CONOCIMIENTO DEL UMBRAL ECONÓMICO
El umbral económico que justifica aplicar una táctica de combate adicional a las
preventivas, depende no sólo del daño y las consecuentes pérdidas de cosecha; también de
los costos de aplicación, insumos, mano de obra, precios nacionales e internacionales de la
cosecha, transporte, almacenamiento y mercadeo. Es todo un subsistema que, según su
complejidad, puede ser modelado. Con el tiempo y la mayor evolución tecnológica y
mercadotécnica, su definición específica demandará la opinión de economistas y
entomólogos, pero nunca de la industria agroquímica. La decisión final, a partir de la opinión
de los técnicos, la deberá tomar siempre el productor cuya economía esté en juego.
9.2.6. CONOCIMIENTO DE LAS TÁCTICAS CURATIVAS
Nadie que esté dedicado a la agricultura ignora las tácticas ‘curativas’ aplicables en su
región (excepto tal vez el combate autocida), aunque casi todos dependen
fundamentalmente del combate químico en cualquiera de sus modalidades y algunas veces
lo combinan con el biológico.
Sólo deben asumirse cuando, después de una secuencia de muestreo, quede
demostrado que la plaga alcanzará el umbral económico, y que ningún otro agente será
capaz de evitarlo. Pero en ocasiones un fenómeno meteorológico clave altamente probable,
según los registros meteorológicos (por ejemplo un aguacero), puede ahorrarnos los gastos
de aplicación; por tanto, hay que consultar los registros para aprender a utilizar esos
fenómenos.
No siempre será posible manejar una plaga; en ocasiones tendrá que ser ‘controlada’
a partir de una o más tácticas; sin embargo, jamás debe renunciarse a hacerlo a partir del
umbral económico.
¿Qué tácticas de combate se deben asumir? Desde el punto de vista ecológico las más
eficientes, no las más eficaces; por lo tanto deberá conocerse su impacto ecológico. El
manejo ecológico de patosistemas no sólo es específico para cada patosistema, también lo
es para cada localidad, y para cada ciclo; por esa razón, lo que fue bueno para controlar la
plaga ‘Y’ del cultivo ‘X’ en un lugar, no necesariamente va a serlo en el lugar vecino, e incluso
puede no funcionar en el mismo lugar durante el próximo ciclo. El MEP no admite recetas
como las ‘Pest management guidelines’ de las universidades norteamericanas, porque las
condiciones ambientales cambian de estación a estación y de lugar a lugar. Sin embargo,
habrá zonas ecológicamente estables donde una ‘receta’ pueda funcionar incluso por años
(en agroecosistemas perennes), aunque en ocasiones falle, y tenga que ser ecológicamente
actualizada.
Tal vez para el año 2050 el manejo ecológico de patosistemas estará funcionando en

48
un marco de beneficio socioecológico que privilegie a las sociedades, y no a las empresas,
suponiendo que ya contemos con computadoras cuánticas capaces de conjugar toda la
información acumulada para cada patosistema en cada agroecosistema. En ese marco se
supervisará estrechamente a los productores en cuanto al uso de insecticidas no
discriminantes, suponiendo que se les permita utilizarlos con la ‘libertad’ actual. Esto último
lo dudo, como dudo la futura existencia de ‘plagueros’.
Me inclino a creer que, en el futuro, las tácticas de combate químico estarán, por ley,
en manos de personas físicas y morales científicamente entrenadas en el manejo ecológico
de patosistemas, para garantizar la salvaguarda de los ecosistemas, que son el recurso
fundamental de supervivencia y sostenibilidad de la especie humana 7.
Desde esa perspectiva, además de un umbral económico que salvaguarde la economía
del productor, deberán existir umbrales ecológicos que salvaguarden la salud humana y
ambiental impidiendo el abuso de todos los insecticidas químicos.

Resumen general: Después de cincuenta años de ‘ni siquiera haberlo definido’, el MIP
es un concepto rara vez aplicado por el agricultor, ‘gracias’ a la industria de los insecticidas
que lo falsifica; así como también a la falta de control técnico de los gobiernos, que no han
establecido las normas que hagan obligatoria su definición y observancia; y gracias a las
instituciones de investigación que lo han postergado por desconocimiento. Las tres
instancias tienen una excusa verdadera y cierta: pocos investigadores se han dedicado al
muestreo de poblaciones plaga para fines económicos y ¿cero? a aplicar la TGS.
Pero siempre estaremos a tiempo de comenzar a hacer MEP.

7
Cuando la Agricultura 4.0 esté en su apogeo.

49
50
REFERENCIAS
Adkisson P. L. 1972. Use of cultural practices in insect pest management. In: Implementing practical pest
management strategies. Procc. Nat. Exten. Insect Pest Manag. Workshop. USDA Extension Service-
Purdue University.
Andrewartha H.G. & L.C. Birch. 1974. The distribution and abundance of animals. The University of Chicago
Press. Chicago and London.
Bajwa W. & M. Kogan 1997. Compendium of IPM Definitions. Corvallis, Oregon Integrated Plant Protection
Center, Oregon State University.
Bates M. 1960. The forest and the sea. Vintage books, N.Y.
Carson R. 1962. Silent Spring. Boston: Houghton Mifflin.
Carter J. 1979. Presidente de los EUA, estableció un Comité Interagencial Para Coodinar el IPM y asegurar
la implementación de prácticas de manejo integrado.
De Bach P. 1958. The role of weather and entomophagous species in the natural control of insect populations.
Jour. Econ. Entomol. 51: 474-84.
Frank, J.R., 1981. Introduction to the simposium. In: “Proceedings of the symposium: integrated pest
management —present and future— Hostscience”. 16(4): 500.
García S. C. and K.F. Byerly. 1986. Enfoque de investigación sobre manejo integrado de problemas
fitosanitarios. Memoria del XII Simposio Nacional de Parasitología Agrícola. I.A.P., Guadalajara, Jal. I.A.P.
A.C., México. (Durante el evento, el autor de este capítulo era presidente de IAP).
Gonzales D. 1970. Sampling as a basis for pest management strategies. Proc. Tall Timbers Conference on
Ecological Animal Control by Habitat management. No 2, Tallahassee, Florida.
Gutierrez A. P. 1978. Applying systems analysis to integrated control. Calif. Agr. 32(2): 11.
Headley J. C. 1972. Defining the economic threshold. In: Pest control: strategies for the future. Nat Acad. Sci.
Washington D.C.Hernández X. E. (Ed.). 1977. Agroecosistemas de México: contribuciones a la enseñanza,
investigación y divulgación agrícola. Colegio de Postgraduados, Chapingo, México.
Huffaker C. B. et al. 1971. The natural enemy component in natural control and the theory of biological control.
In: Biological control, Huffaker, C.B. (Ed.). Plenum, N.Y.
Mazoyer M. and L. Roudart. 2006. A history of world agriculture: from the neolithic age to the current crisis.
Monthly Review Press. NY.
Morris R. F. and C. A. Miller.1954. The development of life tables for the spruce budworm. Canadian Journal
of Zoology, 32: 283-301.
Müller P.H., en 1939 descubrió propiedades insecticidas del DDT. Después ganaría el premio Nobel de
medicina, sin ser médico.
Odum E.P. 1963. Ecology. Holt, Rinehart & Winston, Inc., New York
Prokopy R. & M. Kogan. (2009). Integrated pest management, In: Encyclopedia of insects, II edition. V.H. Resh
and R.T. Cardé, editors. Elsevier Academic Press.
Robinson R. 1987. Host management in crop pathosystems. McMillan, NY.
Robinson, R.A. 1989. Manejo del hospedante en patosistemas agrícolas. Colegio de Postgraduados,
Montecillo, Méx. México. Traducción de Roberto García.
Stern V.M., Smith R.F., van den Bosch R. and Hagen K.S. 1959. The integration of chemical and biological
control of the spotted alfalfa aphid. The integrated control concept. Hilgardia 29:81–101.
Smith H. S. 1935. The role of biotic factors in the determination of population densities. Jour. Econ. Entomol.
28: 873-98.
Smith R, y C.B. Huffaker. 1982. Insects, experts, and the insecticide crisis. The quest for new management
strategies. Plenum press, 1982.
Stern V. M. 1973. Economic thresholds. Annu. Rev. Entomol. 18: 259-280.
Southwood T. R.E. and M.J. Way. 1970. Ecological background to pest management. In: Concepts of Pest
Management (R.L. Rabb and F.E. Guthrie Eds.). NC State Univ.
Southwood T. R.E. 1971. Ecological methods. Chapman and Hall, London.
Van den Bosch R. 1978. The pesticide conspiracy. Doubleday, Garden City, NY. & Univ. Of Calif. Press.
Von Bertalanffy L. 1976. Teoría general de los sistemas: Fundamentos, desarrollo, aplicaciones. Fondo de
Cultura Económica, México.
Walker P. T. 1987. Losses in yield due to pests in tropical crops and their value in policy decision making.
Insect Sci. Appl. 8:665-71.
Zadoks J. C. 1981. Crop losses today, profit tomorrow: an approach to quantifying production constraints and
to measuring progress. In: Crop loss assessment methods; Supplement 3; L. Chiarappa, Ed. fao-cab.
Rome.

51
INDICE
Academia Nacional de cultivar 23 Patosistemas crecimiento,
Ciencia de los EUA daños definición 9 concepto 25
(NAS) 7 estimación 30 MEP redeo 30
agricultura Darwin y Wallace 37 definición 9, 15 Schistocerca spp 35
invento 6 DDT futuro 48 simbiosis 18
antibiosis 40 Müller 6 INVESTIGACIÓN BÁSICA sistemas 51
antixenosis 40 diapausa 47 10 Smith, R. 8, 51
biomas 17 ecosistema 17 su columna vertebral41 teoría
modificación 21 elementos y conocimiento del de la decisión 11
biósfera 17 en vegetales y animales patosistema 47 de la información 11
Biston betularia 19 18 y teoría de los juegos11 de los juegos 11
Carson, R. 7 etología 34 termodinámica
y topología 11
Carter, J. 8 evasión 40 leyes 17
MIP
CN fenología 33 TGS (teoría general de
mercantilización 8
bacterias 38 Fértil Creciente 6 sistemas) 11
y la industria de
factores bióticos 37 germinación tolerancia 40
plaguicidas 8
factores físicos 39 descubrimiento 6 topología relacional 11
Painter, R.H. 40
factores mecánicos 39 hibernación 47 trampas
patosistemas silvestres
factores homeostasis 18 tipos 30
40
meteorológicos 39 Huffaker, C. 8, 51 umbral económico, UE,
pirámides ecológicas 17
factores químicos 39 Integrated Pest Control 11
plagas
predicción de plagas 40 origen’ 6 Universidad de
concepto 23
contaminantes 19 Integrated Pest California 48
Plan Nacional
control 37 Management van den Bosch, R. 8
Fitosanitario 9
biológico 48 origen 7 von Bertalanffy, L 11
potencial
cultural 47 Ley de Hardy-Weinberg
biótico 18
control legal 47 (LHW) 37
quiescencia 47
control natural, CN 37 Manejo Ecológico de
r, tasa instantánea de

52