Está en la página 1de 1

Ildefonso Cerdá Suñer fue

un ingeniero, urbanista, jurista, economista y político español.


escribió la Teoría general de la urbanización, obra pionera de la especialidad,
por la cual se le considera uno de los fundadores del urbanismo moderno Su
proyecto más importante fue la reforma urbanística de la Barcelona del siglo XIX
mediante el Plan Cerdá el cual fue plan de reforma y ensanche de la ciudad
de Barcelona de 1860 que seguía criterios del plan hipodámico, con una
estructura en cuadrícula, abierta e igualitaria. Proponía una cuadrícula continua
de manzanas de 113 metros desde el Besós hasta Montjuic con calles de 20, 30 y
60 metros con una altura máxima de construcción de 16 metros. El desarrollo del
plan duró casi un siglo. A lo largo de todo este tiempo, el plan se ha ido
transformando y muchas de sus directrices no se aplicaron La cuadrícula de
Cerdá preveía calles de 20, 30 y 60 metros de anchura. Las manzanas tenían
construcciones en sólo dos de sus cuatro lados, lo cual daba una densidad de
800.000 personas. Con el diseño original, el ensanche se habría ocupado
totalmente hacia 1900
Hay que mencionar especialmente el diseño del paseo de Gracia y de la rambla
de Cataluña donde, con el fin de respetar el antiguo camino de Gracia y la
vertiente natural de las aguas –de aquí el nombre de rambla–, trazó sólo dos vías
consecutivas de anchura especial cuando en realidad, atendiendo al tramado de
113 m, tendría que haber tres calles. Además, el paseo de Gracia, con el fin de
respetar el antiguo trazado, no es exactamente paralelo al resto de calles, por lo
cual las manzanas existentes entre las dos vías mencionadas, si bien son de diseño
ortogonal con chaflanes, presentan irregularidades que les dan forma de trapecio.
La figura de Cerdá también generó antipatías entre los arquitectos, ya que no
podían perdonar la afrenta que había significado adjudicar una responsabilidad
urbanística a un ingeniero.