Está en la página 1de 6

Reino de Escocia

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Para el territorio actual, véase Escocia.
Rìoghachd na h-Alba
Kinrick o Scotland
Reino de Escocia
← Serpent stone.JPG
← Dalriada.jpg
← Strathclyde.kingdom.influence.areas.png
← Flag of Northumberland.svg
843-1707
Flag of Great Britain (1707–1800).svg →
Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: In my defens God me defend
(Del escocés: En mi defensa Dios me defiende, comúnmente abreviado como IN DEFENS)

Himno nacional: Ninguno


Ubicación de Reino de Escocia
Capital Edimburgo¹
Idioma principal Gaélico y Escocés
Gobierno Monarquía absoluta
Rey
• 843-858 Kenneth I
• 1567–1625 Jacobo VI
• 1702-1714 Ana I de Gran Bretaña
Historia
• Creación del Reino 842 de 843
• Lothian y Strathclyde incorporado 1124 (confirmada Tratado de York, 1237)
• Galloway incorporado 1234-1235
• Hébridas, Isla de Man y Caithness incorporado 1266-1472
• Acta de Unión 1707 de 1707
Superficie
• 1707 78 778 km²
Población
• 1500 est. 500 000
• 1600 est. 800 000
• 1700 est. 1 250 000
Moneda Libra escocesa (£)

Notas[mostrar]
El Reino de Escocia (en gaélico escocés: Rìoghachd na h-Alba; en escocés: Kinrick o
Scotland) fue un estado en el noroeste de Europa, que existió entre los años 843 y
1707.

Ocupaba el tercio norte de la isla de Gran Bretaña (actual posición de Escocia),


compartiendo frontera terrestre al sur con el Reino de Inglaterra (con el que se
unió para formar el Reino de Gran Bretaña, en los términos del Acta de Unión, en
1707). Limitaba con el mar del Norte al este, el océano Atlántico al norte y oeste,
y el canal del Norte y el mar de Irlanda al suroeste.

Desde que en 1482 Inglaterra tomara el control de la ciudad costera de Berwick-


upon-Tweed, el territorio del Reino de Escocia pasó a ser el de la actual Escocia.

Edimburgo, la ciudad más grande del país, fue precedida por las ciudades de Scone,
Dunfermline y Stirling, como capital del país.

En 1603 el rey escocés Jacobo VI accedió a la corona de Inglaterra, uniéndose las


coronas, seguido de la unión de los parlamentos en 1707 con el Acta de Unión.
En un tiempo Escocia estaba habitada por 5 pueblos;

Los pictos: Que habitaban en las largas áreas de los ríos del norte, Forth y Clyde
Los escotos de Irlanda: Que habitaban por la zona de Argyll en los siglos V y VI.
Los anglos: Que habitaban Lothian
Los antiguos británicos: Que habitaban Strathclyde
En el siglo IX llegaron los vikingos, que invadieron las islas del norte además de
Caithness, Sutherland y las Islas del Oeste.
La unificación de estas gentes no se produjo hasta mediados del siglo IX cuando
Kenneth MacAlpin paso a ser rey de ambos, pictos y escotos.

Los escotos eran los que dominaban la mayor parte de Escocia.

Índice
1 Historia
2 Reforma religiosa
3 Unión personal con Inglaterra
4 Commonwealth y el Protectorado
5 Unión con Inglaterra
6 Reyes de Escocia
6.1 La Dinastía de Alpin
6.2 La dinastía de Dunkeld
6.3 La dinastía de Balliol
6.4 La dinastía de Bruce
6.5 La dinastía de Balliol
6.6 La dinastía de Estuardo
6.7 La dinastía de Estuardo (continuación en el caso de Escocia)
6.8 La República de Inglaterra y el Protectorado
6.9 La dinastía de Estuardo (restauración)
7 Véase también
Historia

Lenguas de Escocia a principios del siglo XV, a partir de la evidencia toponímica.


Norn
Gaélico escocés
Scots/Inglés
El reino de Escocia fue creado en el año 843 por Kenneth McAlpin a partir de la
unión del Reino de Dalriada con la confederación establecida por los pictos
(Fortriu). Inicialmente el reino comprendía la zona norte de los ríos Forth y
Clyde, restando el territorio de la Escocia actual bajo el poder de los bretones,
los cuales establecieron una serie de reinos que posteriormente fueron unidos a
Escocia.

Así en tiempos de Constantino II de Escocia y Malcolm II las fronteras se


establecen en los alrededores del río Tweed. En 1124, Alejandro I consigue
incorporar al reino los territorios del Reino de Strathclyde (actual región de
Strathclyde) y Lothian, territorios que fueron confirmados por su hermano David I,
y que en 1237 fueron ratificados con el rey de Inglaterra como intermediario la
firma del Tratado de York. En 1234 Alejandro II de Escocia consigue incorporar el
territorio de Galloway a sus dominios en una guerra contra Enrique III de
Inglaterra. En 1263 Alejandro III consigue el control de las islas Hébridas, la
Isla de Man y Caithness gracias a su victoria sobre las fuerzas del Reino de
Noruega de Haakon IV en la Batalla de Largs, conquista que fue ratificada mediante
la firma del Tratado de Perth en 1266 por parte del rey Magnus VI.

Kenneth McAlpin aparece en la historia como cabeza de la resistencia de los pictos


contra la invasión vikinga. Los vikingos había invadido el país y exterminado por
completo a la población picta de las islas Orcadas y Shetland y avanzaban por el
resto de Escocia. Por algunos años McAlpin resistió la invasión y fue reconocido
como Rey del País de los Pictos, no como Rey de Escocia; Escocia aún no existía
como país.

En 878 el rey Aedh es asesinado por su lugarteniente Geric, un refugiado gaélico


que escapó de la invasión vikinga. Geric se hizo del trono y repartió la tierra
entre sus compañeros gaélicos.

Los primos Constantino y Donald retornan de su refugio en Irlanda y reclaman el


trono de Aedh. Constantino y Malcolm vencen a Geric, que muere en su fortaleza de
Dundurn en 889.

Debido a sus años de exilio en Irlanda, Constantino y Donald favorecen a sus


compañeros gaélicos o scotti, como los romanos llamaban a los irlandeses, a pesar
que los dos primos eran de pura sangre picta. El País de los Pictos comienza a
conocerse como el Reino de Alba o Escocia, el País de los Irlandeses.

Un acontecimiento decisivo en la historia de Escocia fue la Batalla de Brunanburh,


batalla que enfrentó a una coalición de escoceses, vikingos y bretones contra el
ejército inglés del rey Athelstan en 937. Si bien la victoria fue para los
ingleses, los contendientes quedaron exhaustos, los ingleses desistieron en invadir
Escocia y los límites entre ambos reinos quedaron establecidos por siglos.

En 1295 Juan Balliol firma un tratado de cooperación con Felipe IV de Francia


nombrada Alianza Auld, estableciendo una estrecha relación entre estos dos reinos
contra el Reino de Inglaterra. Esta alianza dura hasta finales de 1560, momento en
el que el destino de Escocia fue su unión personal con Inglaterra.

Con Escocia en poder del rey Eduardo I de Inglaterra, son los obispos William
Lamberton y Robert Wishart los que organizan la resistencia de Escocia del dominio
inglés.

En 1448 se produce la última gran adquisición territorial de Escocia, al obtener


Jacobo III de Escocia por parte de Margarita de Dinamarca (hija del rey Cristian I
de Dinamarca) las islas Órcadas y las Shetland en concepto de dote. Finalmente
Jaime IV de Escocia, hijo de los anteriores, conseguirá en 1472 la unión definitiva
de todas las islas al Reino de Escocia.

Reforma religiosa

John Knox.
Durante el siglo XVI Escocia sufre una Reforma Protestante. En la primera parte del
siglo, las enseñanzas de Martín Lutero primero y Juan Calvino después, comienzan a
influir en Escocia. La ejecución de una serie de predicadores protestantes, en
particular del luterano Patrick Hamilton en 1527 y del calvinista George Wishart en
1546, que fue quemado en la hoguera acusado de herejía por el cardenal David
Beaton, no paran la expansión de estas ideas. Poco después de la ejecución de
Wishart el cardenal Beaton fue asesinado.

La eventual Reforma de la Iglesia de Escocia fue llevada a cabo por el parlamento


desde 1560 (durante la minoría de edad de María I de Escocia), cuando la mayoría de
los escoceses adoptan el calvinismo. La figura más influyente fue la de John Knox,
que había sido discípulo de Calvino y Wishart. La religión católica no es eliminada
totalmente, y se mantuvo viva en particular en partes de las tierras altas.

Unión personal con Inglaterra

Retrato de Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia.


Tras la muerte prematura de Jacobo V de Escocia en 1542 su hija María de Escocia
fue coronada reina con tan solo 6 días de vida, teniendo la regencia durante su
minoría de edad del Lord Protector James Hamilton, cargo que ocupa hasta finales de
1554. Durante la regencia, la madre de María, María de Guisa, se hace con el poder,
preparando el matrimonio de Maria con el príncipe Eduardo de Inglaterra, matrimonio
que finalmente no se lleva a cabo.

La negativa de María de Guisa acarrea que a partir de aquel momento surge un


enfrentamiento con el Reino de Inglaterra, primeramente con Enrique VIII y,
posteriormente, con Isabel I. En medio del conflicto dinástico y religioso (María
de Escocia era la legítima heredera del reino de Inglaterra por ser considerada
Isabel I ilegítima según la religión católica), María de Escocia fue encarcelada
por Isabel I y asesinada en febrero de 1587, habiendo previamente abdicado la
corona escocesa en favor de su hijo Jacobo VI de Escocia

Después del fallecimiento de Isabel I en 1603, Jacobo VI fue nombrado heredero


legítimo del trono inglés, convirtiéndose en el iniciador de la Dinastía Estuardo y
adoptando el nombre de Jacobo I de Inglaterra. Esta unión del reino (junto con
Irlanda, que en aquellos momentos formaba parte de Inglaterra) fue meramente
personal, manteniendo los dos su práctica independencia política.

Commonwealth y el Protectorado
En el siglo XVII hay un periodo de disturbios en Escocia, la confrontación
religiosa de Escocia contra Carlos I, que trata de imponer el estilo inglés en los
libros de oración de la Iglesia de Escocia da lugar a la creación del "National
Covenant" (Pacto Nacional), y más tarde la Guerra de las Bisbas, la Guerra Civil
Escocesa y las Guerras de los Tres Reinos. Entre 1651 y 1660 Escocia fue ocupada
por un ejército militar inglés dirigido por George Monck bajo las órdenes de Oliver
Cromwell.

Durante el establecimiento de El Protectorado, el gobierno de Oliver Cromwell como


Lord Protector, se abole el Parlamento de Escocia. Al final de este período de
gobierno se devuelve el poder al pueblo bajo la restauración monárquica de Carlos
II.

Unión con Inglaterra

Bandera del Reino de Gran Bretaña, del que Escocia formaría parte a partir de 1707.
A principios del siglo XVIII la principal razón de la política inglesa fue asegurar
la sucesión del trono británico en caso de no tener descendencia directa. Así según
el Acta de Establecimiento, firmada en 1701 la corona inglesa, en caso de no tener
descendencia directa, pasaría a la Casa de Hannover, de religión protestante. En
1702 la muerte del rey Guillermo III trae el ascenso al trono de Ana I, la cual no
tenía heredero a la muerte del príncipe Guillermo de Gloucester en 1700.

En 1703 la unión dinástica entre el Reino de Inglaterra y el Reino de Escocia


estaba en crisis, ya que el Parlamento de Escocia pretendía instaurar con esta
crisis sucesoria una dinastía independiente, lo que suponía la independencia total
respecto a Inglaterra. El Parlamento insta a la ejecución de Carlos I durante la
Guerra Civil Inglesa, un hecho que no cuenta con ninguna petición de ayuda del
Parlamento Escocés y que podía ser interpretada como una ofensa y una ilegitimidad.
Esta teórica independencia no era deseada por Inglaterra ya que el establecimiento
de un reino independiente escocés podía acarrear una alianza de este país con algún
enemigo de los ingleses, y a su vez, un ataque contra sus territorios, por lo cual,
el problema escocés debía ser neutralizado y garantizar la sucesión en la Casa de
Hannover.

La firma del Acta de Unión de 1707 trae consigo la desaparición del Reino de
Inglaterra y del Reino de Escocia y la creación del Reino de Gran Bretaña,
disolviéndose así los parlamentos de cada uno de estos dos reinos y estableciendo
el Parlamento del Reino Unido con sede en el Palacio de Westminster.

Reyes de Escocia
Artículo principal: Monarcas de Escocia
La Dinastía de Alpin
Kenneth I, 843–858
Donald I de Escocia, 858–862
Constantino I de Escocia, 862–877
Aedh de Escocia, 877–878
Eochaid de Escocia, 878–889
Giric de Escocia, 878–889
Donald II de Escocia, 889–900
Constantino II de Escocia, 900–943
Malcolm I de Escocia, 943–954
Indulf de Escocia, 954–962
Dubh de Escocia, 962–966
Culen de Escocia, 966–971
Kenneth II de Escocia, 971–995
Constantino III de Escocia, 995–997
Kenneth III de Escocia, 997–1005
Malcolm II, 1005–1034
Duncan I, 1034–1040
Macbeth, 1040–1057
Lulach, 1057–1058
La dinastía de Dunkeld
Malcolm III, 1058–1093
Donald III, 1093–1094 1094–1097
Duncan II, 1094
Edgardo de Escocia, 1097–1107
Alejandro I, 1107–1124
David I, 1124–1153
Malcolm IV, 1153–1165
Guillermo I, 1165–1214
Alejandro II, 1214–1249
Alejandro III, 1249–1286
Margarita I, 1286–1290
La dinastía de Balliol
Juan Balliol, 1292–1296
La dinastía de Bruce
Roberto I, 1306–1329
David II, 1329–1371
La dinastía de Balliol
Eduardo Balliol y David II lucharon por el trono.

Eduardo Balliol, 1332–1338


La dinastía de Estuardo
Roberto II, 1371–1390
Roberto III, 1390–1406
Jacobo I, 1406–1437
Jacobo II, 1437–1460
Jacobo III, 1460–1488
Jacobo IV, 1488–1513
Jacobo V, 1513–1542
María I, 1542–1567
Jacobo VI de Escocia, 1567–1625
La dinastía de Estuardo (continuación en el caso de Escocia)
Jacobo I de Inglaterra, 1567 (Escocia), 1603 (Inglaterra) –1625
Carlos I, 1625–1649
La República de Inglaterra y el Protectorado
La república duró hasta 1653, y fue sucedida por el Protectorado que terminó en
1659 y fue seguido de desorden hasta la restauración de 1660.

Oliver Cromwell, 1653–1658


Richard Cromwell, 1658–1659
La dinastía de Estuardo (restauración)
Carlos II "el Alegre Monarca", 1660–1685
Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia, 1685–1689
María II, Princesa de Orange, 1689–1694
Guillermo III, Príncipe de Orange, 1689–1702