Está en la página 1de 17

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD ESCUELA

ACADÉMICO PROFESIONAL DE MEDICINA HUMANA


Morfofisiología Normal II

SEMINARIO N°4

TEMA: VALVULOPATÍAS

Integrantes

Ciclo : Tercero

Sección :

Grupo :G

Docente :
Introducción:

Las valvulopatías, continúan siendo una patología muy frecuente en nuestro ámbito
que precisa de un tratamiento y seguimiento adecuado.
Hace unas décadas, la causa más frecuente de enfermedad valvular era la fiebre
reumática, y la estenosis mitral la valvulopatía más frecuente . Actualmente continúa
siendo una etiología frecuente en los países en vías de desarrollo, pero en los
países desarrollados , fue desplazada por la enfermedad valvular degenerativa.
La incidencia aumenta con la edad, siendo más frecuente sobre los 65 años debido
a la mayor existencia de enfermedad valvular degenerativa.
Las válvulas cardíacas se pueden ver afectadas de forma congénita o adquirida.
Tomando esto en cuenta, la prevalencia de las enfermedades valvulares a nivel
poblacional son: insuficiencia mitral 1,7%, insuficiencia aórtica 0,5%, estenosis
aórtica 0,4%, estenosis mitral 0,1%.
Las válvulas cardiacas cumplen una función similar a la de cualquier tipo de válvula:
permitir que circule un fluido en un sentido, pero no en el contrario. Su afectación
patológica puede condicionar que no abran bien, produciéndose entonces una
estenosis, o que no cierren bien, dando lugar a una regurgitación o insuficiencia.
Actualmente, la estenosis aórtica es la más frecuente, afectando sobre todo a
varones. La insuficiencia mitral, es la segunda valvulopatía más frecuente ,como
norma general, estos pacientes presentan periodos de tiempo muy largos
asintomáticos.
A continuación mencionaremos las características más importantes de la
enfermedad valvular.

Concepto:
Se denomina valvulopatías a diversos tipos de trastornos que se producen en
las distintas 'compuertas' que regulan el flujo de sangre en el corazón. Aunque
pueden darse en cualquier momento de la vida y a causa de infecciones como
la endocarditis o la fiebre reumática, lo más habitual es que las valvulopatías
aparezcan en personas de avanzada edad debido a que con el paso del tiempo
estas 'puertas de entrada y salida' van perdiendo elasticidad, se endurecen o
calcifican y disminuye su movilidad. Las válvulas aórtica y mitral suelen ser las
más afectadas por este trastorno, que puede conducir a un mal funcionamiento
del corazón o insuficiencia cardiaca. Generalmente, pueden distinguirse dos
tipos de valvulopatías:

● ESTENOSIS VALVULAR: Este problema se da cuando existe un problema


en la apertura de la válvula, lo que impide que la sangre fluya normalmente
entre las cavidades. En este caso la válvula se estrecha y dificulta el paso
de la sangre.
● INSUFICIENCIA VALVULAR: En este caso, el problema se produce porque
la válvula no se cierra correctamente, lo que provoca que la sangre pueda
fluir en sentido contrario y regresar a la cavidad anterior.

Etiología
La auscultación de un soplo cardiaco puede hacer sospechar la presencia de alguna
valvulopatía, pero la prueba fundamental que lleva al diagnóstico es el
ecocardiograma.
Las valvulopatías pueden mantenerse durante muchos años sin dar ningún síntoma.
Cuando ya está avanzada (estenosis o insuficiencia de grado severo) y comienzan a
aparecer los síntomas, o cuando el corazón empieza dar muestras de afectación
secundaria a la valvulopatía, se debe realizar un tratamiento quirúrgico.

Existen dos grandes Causas de la Estenosis Valvular Aórtica:

I. Congénita: A. Unicúspide . B. Bicúspide. C. Tricúspide.

II. Adquirida: A. Calcificada (Degenerativa). B. Reumática. C. Causas Raras: 1.


Vegetaciones infecciosas Obstructivas, 2 Pager, 3. Hiperlipoproteinemia
Homozigótica Tipo II, 4. LES. 5. Irradiación 2.

I. Causas Congénitas: Las malformaciones congénitas de la Válvula Aórtica pueden


ser:

Unicúspide: Puede originar Obstrucción Severa en la infancia llegando a ser fatal


dentro del primer año de vida , con desarrollo de síntomas, signos de Falla cardiaca
y Muerte Súbita.

Bicúspide: Es la más frecuente; predomina en el varón y suele dar manifestaciones


a los 40-50 años de edad. Esta malformación produce un flujo turbulento que
lesiona las valvas, generando fibrosis y calcificación. En ocasiones puede ser
asiento de una endocarditis que produzca, esencialmente, regurgitación .

Tricúspide: Cuyas sigmoideas, de distinto tamaño, presentan fusión comisural y


tendencia a la fibrosis-calcificación.

II. Causas Adquiridas:

Valvulopatía Aórtica Calcificada (Degenerativa):

Es la causa más frecuente de EA en el adulto y su incidencia va en aumento por el


envejecimiento de la población, ya que parece originarse por los años de estrés
normal sobre la válvula. La estenosis, sin fusión de comisuras, se produce por
depósitos de calcio en las líneas de flexión de la base de las valvas; frecuentemente
se acompaña de calcificación del anillo mitral y a veces de las arterias coronarias.
La diabetes mellitus y la hipercolesterolemia son factores de riesgo para el
desarrollo de esta lesión.

Estenosis Aórtica Reumática:

Se caracteriza por la fusión comisural, con fibrosis y calcificación tardías; además,


se producen retracción y rigidez de los bordes de las cúspides con aparición de
nódulos calcificados en ambas superficies. La consecuencia suele ser un orificio
reducido y, a la vez, incontinente. Se suele acompañar de afectación de otras
válvulas, especialmente la mitral .

Causas Raras: La aterosclerótica, que afecta también a la aorta y a las arterias


coronarias. Se puede observar en pacientes con hipercolesterolemia severa que,
cuando es homocigótica, suele ocasionar síntomas en la infancia. También la
enfermedad de Paget y la insuficiencia renal terminal están asociadas con el
desarrollo de EA .

Patologías frecuentes

Valvulopatía aórtica o estenosis aórtica

Afecta a la válvula aórtica y provoca su obstrucción. Esto dificulta el flujo de salida


de la sangre desde el ventrículo izquierdo hacia la aorta.

● Causas: Las causas más frecuentes son la afectación reumática o la


degenerativa. También hay malformaciones congénitas de la válvula aórtica
que provocan estenosis.
● Síntomas: Los tres síntomas fundamentales que aparecen cuando la
estenosis aórtica es severa son disnea (sensación de falta de aire), dolor
torácico y síncope (pérdida del conocimiento). Estos síntomas son más
acusados cuando se realiza algún esfuerzo.

Insuficiencia aórtica

Afecta a la válvula aórtica e impide su correcto cierre durante la diástole. Esto


provoca el retorno de sangre hacia el corazón, provocando una sobrecarga de
volumen.

● Causas: Las causas más frecuentes son la afectación reumática, la


degenerativa o la complicación de infecciones a dicho nivel (endocarditis).
● Síntomas: En general la sintomatología no es tan importante como en la
estenosis y puede pasar desapercibida. Fundamentalmente aparece disnea,
aunque también puede presentarse dolor torácico.

Estenosis mitral

Esta valvulopatía afecta a la válvula mitral y provoca una obstrucción en el flujo de


sangre entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo.

● Causas: Las causas más frecuentes son la afectación reumática y la


degenerativa.
● Síntomas: Suele ocasionar sensación de disnea. Es frecuente también la
aparición de arritmias como la fibrilación auricular.

Insuficiencia mitral

Es la afectación de la válvula mitral que impide su correcto cierre. Provoca un


retorno de la sangre en sístole desde el ventrículo izquierdo a la aurícula izquierda.
Causa una sobrecarga de volumen en las cavidades izquierdas.

● Causas: Las causas más frecuentes son la afectación reumática,


degenerativa, el prolapso valvular mitral o la dilatación del anillo mitral.
● Síntomas: Suele ocasionar sensación de disnea. Es frecuente también la
aparición de arritmias como la fibrilación auricular.

Consecuencias

Las consecuencias hemodinámicas de una valvulopatía pueden aumentar la


disfunción de la otra válvula. En las cardiopatías multivalvulares avanzadas
aparecen síntomas de insuficiencia cardíaca. La enfermedad al no ser diagnosticada
a tiempo eleva el riesgo a muerte.

3. Clasificación

Podemos clasificar las valvulopatías, de las siguientes formas. En función de:

- La válvula afectada: Podemos hablar de válvula izquierda y derecha.

- La afectación funcional: Podemos clasificar las valvulopatías en estenóticas,


regurgitantes y mixtas.

- La etiología.

- Síntomas y su severidad: Se pueden clasificar en ligeras, moderadas o severas.

Cuando el problema radica en una disminución permanente del diámetro del orificio
valvular, se denomina estenosis valvular, cuando existe disminución de la capacidad
de la válvula para cerrarse se llama insuficiencia valvular, si existe un movimiento de
las válvulas en sentido anómalo se designa como prolapso valvular.

Válvula afectada Trastorno Insuficiencia valvular


obstructivo

Válvula aórtica Estenosis aórtica Insuficiencia aórtica o


regurgitación

Válvula mitral Estenosis mitral y Insuficiencia mitral o


prolapso mitral regurgitación

Válvula tricuspídea Estenosis tricuspídea Insuficiencia tricuspídea o


regurgitación

Válvula pulmonar Estenosis pulmonar Insuficiencia pulmonar o


regurgitación

Válvula aórtica

- Estenosis aórtica: Es una valvulopatía (cardiopatía valvular) caracterizada por el


estrechamiento anormal del orificio de la válvula aórtica del corazón. Esta reducción
del orificio valvular puede ser congénito o adquirida, generalmente secundaria a la
fiebre reumática o calcificación. La válvula aórtica controla la dirección del flujo
sanguíneo desde el ventrículo izquierdo hacia la aorta. En su buen funcionamiento,
la válvula no impide el flujo de sangre entre esos dos espacios pero, en ciertas
circunstancias, la válvula se vuelve más estrecha de lo normal, resistiendo el flujo
sanguíneo y generando un importante gradiente de presión, sobre el que
insistiremos más adelante, entre el ventrículo izquierdo (VI) y la aorta.

- Insuficiencia aórtica (IA), conocida también como regurgitación aórtica, es un


trastorno de la válvula aórtica del corazón, caracterizado por reflujo de sangre desde
la aorta hacia el ventrículo izquierdo durante la diástole ventricular, es decir, cuando
los ventrículos se relajan. Puede ser debida a anormalidades tanto de la válvula
misma, como de la porción proximal de la aorta.

Válvula mitral

- La estenosis mitral o estenosis de la válvula mitral es una valvulopatía


(cardiopatía valvular) caracterizada por el estrechamiento anormal del orificio de la
válvula mitral del corazón. Esta reducción del orificio valvular es causada por un
proceso inflamatorio que puede también afectar al aparato sostenedor de la válvula.
Puede ser también, si bien en pocos casos, de origen congénito.

- El prolapso mitral es una valvulopatía (cardiopatía valvular) caracterizada


por el desplazamiento de una valva anormalmente engrosada de la válvula mitral,
por lo general, una protrusión cóncava hacia la cámara del atrio izquierdo durante la
sístole, es decir, durante la contracción de los ventrículos del corazón. Está presente
en un 5 al 10 % de la población mundial, la gran mayoría de la cual cursa sin
síntomas y con bajo riesgo de complicaciones.

- La insuficiencia mitral, también conocida como regurgitación mitral, es un


trastorno de la válvula mitral del corazón, caracterizado por reflujo de sangre desde
el ventrículo izquierdo a la aurícula izquierda durante la sístole.

Válvula tricuspídeo

-
La estenosis de la válvula tricuspídea o, simplemente estenosis tricuspídea
es una valvulopatía (cardiopatía valvular) caracterizada por el estrechamiento
anormal del orificio de la válvula tricúspide del corazón. Esta reducción del orificio
valvular generalmente es secundaria a la fiebre reumática, un proceso inflamatorio
que puede también afectar el aparato sostenedor de la válvula. Rara vez puede ser
congénita, y no es heredada.

- La insuficiencia tricuspídea (IT) es una enfermedad valvular cardíaca. Se


refiere a la incapacidad de la válvula tricúspide del corazón de cerrarse
correctamente durante la sístole ventricular. Como consecuencia, con cada latido un
poco de sangre pasa del ventrículo derecho a la aurícula derecha, lo opuesto a la
dirección normal. Esta regurgitación tricuspídea se produce en aproximadamente
menos del 1% de las personas y suele ser asintomática.

Válvula pulmonar

-
La estenosis de la válvula pulmonar es una patología cardíaca en la que el
flujo de sangre saliendo desde el ventrículo derecho del corazón, es obstruido a
nivel de la válvula pulmonar. Eso resulta en una reducción del flujo de sangre hacia
los pulmones.1 Es una cardiopatía frecuente en el Síndrome de Noonan.
-
La estenosis de la válvula pulmonar es una patología cardíaca en la que el
flujo de sangre saliendo desde el ventrículo derecho del corazón, es obstruido a
nivel de la válvula pulmonar. Eso resulta en una reducción del flujo de sangre hacia
los pulmones.1 Es una cardiopatía frecuente en el Síndrome de Noonan

4. Fisiopatología:

Estenosis Aórtica:

Independientemente de la etiología, lo que se produce es un engrosamiento y


fibrosis de los velos, con reducción de su apertura valvular durante el sístole.
La carga por el aumento de presión impuesto por la estenosis aórtica da como
resultado la hipertrofia compensadora del ventrículo izquierdo (VI) sin aumento del
tamaño de la cavidad (hipertrofia concéntrica). Con el tiempo, el ventrículo ya no
puede compensar, causando un agrandamiento secundario de la cavidad del VI,
reducción de la fracción de eyección (FE), disminución del gasto cardíaco, y un
gradiente engañosamente bajo a través de la válvula aórtica (estenosis aórtica
grave de bajo gradiente).
Este tipo de hipertrofia permite al ventrículo aumentar su capacidad de generar
presión y adaptarse adecuadamente al aumento de resistencia a la eyección,
manteniendo un gasto cardíaco normal con volúmenes ventriculares y presiones
diastólicas normales, mientras el área valvular es mayor de 0,8-0,9 cm2. La
expresión hemodinámica del aumento de resistencia al vaciamiento es una
diferencia de presión entre la Aorta y el ventrículo izquierdo durante el sístole o
gradiente transaórtico.
Se considera que una estenosis aórtica es severa cuando el gradiente transvalvular
aórtico excede de 50 mmHg,en casos extremos puede llegar a superar los 150
mmHg. siendo el gasto cardiaco normal.
La hipertrofia ventricular es un mecanismo de compensación que se acompaña de
un mayor consumo de oxígeno por el aumento de masa, pero este aumento del
consumo es mayor aun cuando la hipertrofia no es suficiente para normalizar el
estrés sistólico en la pared del ventrículo. Esta hipertrofia “inadecuada” produce un
pico de presión sistólica mayor con el consiguiente aumento del estrés, lo que
aumenta mucho el consumo de oxígeno y produce isquemia por este mecanismo
El aumento desproporcionado de presión en el ventrículo izquierdo inicia un reflejo a
partir de barorreceptores subendocardicos, que produce una súbita vasodilatación
periférica y está en la base del síncope de esfuerzo.

Estenosis Mitral:
El factor principal que causa todas las alteraciones de la estenosis mitral es la
reducción de la superficie del orificio mitral en diástole, que condiciona un aumento
de la resistencia al paso de sangre entre la aurícula y el ventrículo izquierdos.
El área normal de la válvula mitral en diástole es de 4-6 cm 2. Cuando dicho orificio
desciende por debajo de 2 cm 2 se considera que existe estenosis mitral leve. La
estenosis mitral se considera severa o crítica cuando el orificio tiene una apertura
inferior a 1 cm2.
Al reducirse el área valvular, se pierde energía por la fricción durante el paso de
sangre desde la AI al VI, provocando un gradiente de presión entre ambas cámaras
a través de la válvula estenótica. Este gradiente aumenta al hacerlo la frecuencia
cardiaca o el gasto cardíaco, provocando un incremento de presión en la AI, que
crece y se hipertrofia, y de la presión venosa pulmonar, pudiendo ocasionar edema
pulmonar e hipertensión arterial pulmonar. El aumento de presión en la arteria
pulmonar y en el ventrículo derecho (VD), provocan hipertrofia y crecimiento de este
último, e insuficiencia tricuspídea (IT). Todo ello contribuye a la aparición de los
síntomas.

Insuficiencia Aórtica :
El flujo retrógrado de sangre entre la aorta y el VI genera una sobrecarga
fundamentalmente de volumen, pero también de presión sobre el VI. El volumen al
final de la diástole del VI está dado tanto por el volumen anterógrado procedente de
la circulación pulmonar como del volumen regurgitante. El volumen eyectivo
aumenta, lo que mantiene el gasto cardíaco. De esta manera existe un aumento de
la precarga y postcarga del VI (por aumento del volumen de fin de diástole y por
aumento del volumen eyectivo).
En IA aguda, el VI no tiene tiempo para dilatarse y que ingrese el mayor volumen, lo
que provoca un aumento rápido de la presión ventricular izquierda y posteriormente
edema pulmonar y la disminución del gasto cardíaco.

En la IA crónica, pueden ocurrir hipertrofia del y dilatación gradual del ventrículo


izquierdo por lo que se mantienen las presiones normales en el ventrículo izquierdo
y el gasto cardíaco. Pero se desarrolla descompensación, que por último genera
arritmias, compromiso VI e insuficiencia cardíaca (IC).

Insuficiencia Mitral:
La regurgitación de sangre a la aurícula izquierda tiene dos consecuencias: por una
parte, aumenta la presión en dicha cámara y la dilata; por otra, supone una
sobrecarga de volumen para el ventrículo izquierdo, que ahora debe manejar la
sangre que expulsa hacia la aorta en cada sístole, más la que regurgita a la
aurícula.

En un primer momento el incremento de precarga -llenado ventricular- hace que


aumente la contracción del ventrículo en virtud del [mecanismo de Frank-Starling],
por lo que se incrementa la fracción de eyección. Pero cuando la situación es lo
suficientemente severa y se prolonga en el tiempo, el ventrículo llega a fracasar, la
fracción de eyección disminuye y el grado de dilatación aumenta. A su vez, la
dilatación del ventrículo separa la inserción de los músculos papilares, lo que impide
que las valvas coapten y hace que la insuficiencia mitral empeore.

La insuficiencia mitral aguda puede causar edema de pulmón agudo y shock


cardiogénico o muerte súbita de origen cardíaco.

Las complicaciones de la insuficiencia mitral crónica son la dilatación progresiva de


la aurícula izquierda, la dilatación y la hipertrofia excéntrica del ventrículo izquierdo,
que en un principio compensan la insuficiencia (y preservan el volumen sistólico
anterógrado), aunque más adelante el cuadro se descompensa (y el volumen
sistólico anterógrado disminuye), la fibrilación auricular, que puede complicarse en
forma adicional con tromboembolia, y la endocarditis infecciosa.

5. Diagnóstico:

-Estenosis Aórtica.-
Para el diagnóstico de la estenosis aórtica, el médico ausculta el corazón y los
pulmones con un estetoscopio. Se puede escuchar un soplo característico que
puede irradiarse hacia las carótidas (arterias del cuello) que están en continuidad
con la aorta. El latido carotídeo puede estar disminuido en amplitud.

El examen también puede revelar un latido cardíaco irregular o congestión


pulmonar.

La presión arterial generalmente es normal.

Las pruebas complementarias para el diagnóstico son el electrocardiograma,


radiografía de tórax, ecocardiografía y el cateterismo cardíaco.

En la radiografía de tórax se puede observar un aumento del tamaño de la aorta. En


algunos casos se pueden observar las calcificaciones aórticas. Si la insuficiencia
cardíaca está presente se puede observar acúmulo de líquido en el tejido pulmonar.

-Estenosis Mitral.-

En el diagnóstico de la estenosis mitral, el médico ausculta el corazón y los


pulmones con un estetoscopio. Se puede escuchar un soplo característico que
puede irradiarse hacia las carótidas (arterias del cuello) que están en continuidad
con la aorta, así mismo el latido carotídeo puede estar disminuido en amplitud.

El examen también puede revelar un latido cardíaco irregular o congestión


pulmonar. La presión arterial generalmente es normal.

El diagnóstico se puede confirmar mediante electrocardiograma, radiografía de


tórax, ecocardiografía o cateterismo cardíaco.

-Insuficiencia Aórtica.-

*Electrocardiograma: pueden observarse las alteraciones del ritmo así como


también nos da información sobre engrosamiento del ventrículo izquierdo sugestivo
de estenosis aórtica.
*Radiografía de Tórax: En este estudio el tamaño del corazón es normal. Se puede
observar un aumento del tamaño de la aorta. En algunos casos se pueden observar
las calcificaciones aórticas.

*Ecocardiografía: se puede visualizar una válvula aórtica engrosada y calcificada


que se abre poco, así como también el funcionamiento del ventrículo izquierdo. Con
el agregado del doppler, se pueden medir los flujos a través de la válvula para
evaluar el grado de estenosis.

-Insuficiencia Mitral.-

Para el diagnóstico de la insuficiencia mitral se debe realizar:

*Electrocardiograma: pueden observarse las alteraciones del ritmo y da información


sobre los diámetros de las cavidades cardíacas y su espesor.

*Radiografía de Tórax: permite observar el aumento de tamaño del corazón con


afección de la válvula mitral, así como la circulación pulmonar.

*Ecocardiografía: permite ver cómo funcionan las diferentes cavidades cardíacas y


válvulas. Informa sobre la cuantía de la fuga mitral, así como la causa de la misma y
la afectación del aparato valvular mitral.

*Cateterismo cardíaco: estudio dinámico en el cual se miden presiones en las


distintas cavidades del corazón. Así mismo se puede inyectar un colorante para
observar la actividad del corazón y el flujo de sangre.

6. Tratamiento

-Estenosis Aórtica.-

El tratamiento para la estenosis de la válvula aórtica depende de la gravedad de tu


afección, si presentas signos y síntomas, y si la afección empeora.

Si tienes síntomas leves o no presentas síntomas, el médico puede supervisar el


trastorno mediante consultas de seguimiento periódicas. El médico te puede
recomendar que realices cambios saludables en tu estilo de vida y tomes
medicamentos para tratar los síntomas o reducir el riesgo de tener complicaciones.
Con el tiempo, es posible que necesites cirugía para reparar o reemplazar la válvula
aórtica enferma. En algunos casos, el médico puede recomendarte que te realices
una cirugía aún si no tienes síntomas. Si vas a someterte a otra cirugía del corazón,
los médicos pueden llevar adelante la cirugía de la válvula aórtica al mismo tiempo.

La cirugía para reparar o reemplazar la válvula aórtica se suele llevar a cabo a


través de un corte (una incisión) en el pecho. Es posible que haya abordajes menos
invasivos disponibles; por lo que el médico te evaluará para determinar si eres
candidato para estos procedimientos.

Si tienes estenosis de la válvula aórtica, considera que te evalúen y te traten en un


centro médico que cuente con un equipo multidisciplinario de cardiólogos y otros
médico, así como personal médico capacitado y con experiencia tanto en la
evaluación como en el tratamiento de la enfermedad de las válvulas cardíacas. Este
equipo puede trabajar estrechamente contigo para determinar cuál es el tratamiento
más adecuado para tu enfermedad.

-Estenosis Mitral.-

Si tienes estenosis mitral leve a moderada sin síntomas, puede que no necesites
tratamiento inmediato. En cambio, el médico supervisará la válvula para ver si la
enfermedad empeora.

Medicamentos:

No existen medicamentos que puedan corregir un defecto de la válvula mitral. Sin


embargo, algunos medicamentos pueden reducir los síntomas al alivianar la carga
de esfuerzo al corazón y regular su ritmo.

El médico podría recetar uno o más de los siguientes medicamentos:

*Diuréticos para reducir la acumulación de líquido en los pulmones u otro lugar.

"Anticoagulantes para prevenir coágulos. Pueden comprender una aspirina diaria.

*Betabloqueantes o bloqueantes de los canales de calcio para disminuir la


frecuencia cardíaca y permitirle al corazón llenarse mejor.
*Antiarrítmicos para tratar la fibrilación auricular u otros trastornos de ritmo
asociados con la estenosis mitral.

*Antibióticos para prevenir la recurrencia de la fiebre reumática si es esta la


causante de la estenosis mitral.

-Insuficiencia Aórtica.-

La cirugía valvular es una cirugía a corazón abierto, es decir, se abren las cavidades
o vasos del corazón para acceder a las válvulas. Se realiza bajo anestesia general,
a través de una incisión en el esternón.

Durante la operación, se utiliza una máquina de circulación extracorpórea que


realiza las funciones del corazón y del pulmón, oxigena la sangre y permite a los
cirujanos parar el corazón y trabajar dentro de él. La duración de la cirugía suele ser
de entre 3 y 4 horas, aunque puede ser de mayor duración en función de las
válvulas que haya que reparar o sustituir.

-Insuficiencia Mitral.-

Tratamiento médico

El tratamiento médico comprende fundamentalmente la prevención de la


endocarditis bacteriana y el tratamiento de la insuficiencia cardíaca: régimen
hiposódico (bajo en sal), medicación para ayudar a la función cardíaca (digital-
diurético), tratamiento vasodilatador y anticoagulante en caso de arritmia por
fibrilación auricular.

Tratamiento quirúrgico

En la mayoría de los casos si la anatomía de la válvula lo permite se realizará una


cirugía de reparación mitral. Es lo que se denomina una plástica mitral. La misma
consiste en preservar la válvula nativa reparando los defectos que ella pueda tener.
Si las condiciones anatómicas de la válvula no lo permiten, se realizará una cirugía
de sustitución valvular mitral.
El reemplazo de válvulas se puede hacer de diferentes materiales, algunos de los
cuales pueden durar por décadas y otros que se pueden desgastar y requerir
reemplazo.

7. Prevención

Las disfunciones de válvulas cardiacas no se pueden evitar siempre. Sin embargo,


existen medidas generales con las que se pueden prevenir. Por ejemplo, es
importante tratar a tiempo las enfermedades que provocan una disfunción de válvula
cardiaca. Una alimentación equilibrada y una suficiente y adecuada actividad física
son imprescindibles para un corazón sano.

Si ya padece una disfunción de válvula cardiaca (tratada o no) se precisan, además,


otras medidas, como la toma de antibióticos para prevenir la endocarditis bacteriana
(inflamación del endocardio) porque las personas con disfunciones de válvulas
cardiacas tienen un mayor riesgo de que se inflame el endocardio a lo largo de su
vida, con las consecuentes complicaciones que de ello deriva.

Conclusiones

● En conclusión podemos hacer referencia que las valvulopatías pueden ser


de factor hereditario o provocado.
● La edad es de suma importancia para deducir de que el paciente presenta
daños en las valvulas del corazon.
● Una evaluación bien realizada evitaria muchos caso sin ser diagnosticados ya
que la mayoría descubre su mal cuando la enfermedad está avanzada.
● Las valvulopatías se desarrollan mayormente en personas mayores de 75
años, pero también la podemos encontrar en jóvenes.
● Las valvulopatías si son detectadas a tiempo pueden tener tratamiento no
quirúrgico, pero si la enfermedad está avanzada lo mejor sería reemplazar el
área dañada.
Referencias Bibliográficas:
1. TAVELLA NORBERTO, BARREIRO DANIEL, CURA LEANDRO, VIGNOLO
GUSTAVO. Estenosis valvular aórtica: (parte I). Rev.Urug.Cardiol. [Internet].
2004 Nov [cited 2019 Sep 11] ; 19( 2-3 ): 99-121. Available from:
http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1688-
04202004000200005&lng=en.

2. áuregui Marcos, Cuevas Cecilia, Pastrana Marco, Mendoza Aurelio.


Enfermedad coronaria en pacientes con estenosis aórtica severa. An. Fac.
med. [Internet]. 2011 Abr [citado 2019 Sep 13] ; 72( 2 ): 119-123.
Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?
script=sci_arttext&pid=S1025-55832011000200005&lng=es.

3. Revista Española de Cardiología [Internet]. [Citado 13 Set 2019].


Valvulopatía. Disponible en https://www.revespcardiol.org/es-valvulopatias-
de-fisiopatologia-al-tratamiento-articulo-S0300893214006617?redirect=true