Está en la página 1de 6

Este viernes, a las 10 a. m. hora colombiana y 4 p. m.

, en el
Vaticano, de manera simultánea se hizo el anuncio oficial de una
noticia que los católicos colombianos venían esperando desde hace
dos años: la visita del papa Francisco al país. Durante todo este
tiempo se especularon varias fechas y hasta se llegaron a sugerir los
lugares donde él estaría.
Pero solo hasta este viernes los altos prelados de la Iglesia católica
en Colombia, junto con el nuncio apostólico, monseñor Ettore
Balestrero, y el presidente Juan Manuel Santos anunciaron que el
pontífice pisará suelo colombiano el próximo 6 de septiembre y
permanecerá en el país durante cuatro días. Además,
únicamente estará en Bogotá, Villavicencio, Medellín y
Cartagena.

La tercera visita de un Papa a Colombia (Pablo VI estuvo en 1968 y


Juan Pablo II, en 1986) será exclusiva, es decir, no será como otros
viajes papales en los que se aprovecha para pasar también por los
países vecinos.

“Invito a todos los colombianos, sin ninguna distinción, a acoger con


alegría la visita del santo papa Francisco. Viene a traernos el
mensaje de la paz, esa paz que estamos llamados todos a construir
desde un corazón abierto al perdón, a la reconciliación y a la
solidaridad”, dijo el cardenal Rubén Salazar, quien destacó que el
eslogan del gran acontecimiento –que aparecerá en afiches,
pendones, botones y otras piezas publicitarias– será “Demos el
primer paso”.

(Visite el especial multimedia: El papa Francisco viene a Colombia)

Allí, Francisco aparece sonriente, caminando, con el telón de fondo


de una pieza precolombina pintada con los colores de la bandera
colombiana. Así, explica Salazar, el mensaje que traerá el Papa
será el de dar un paso hacia adelante.

“Para que empecemos a superar esta historia nuestra de tanto dolor,


de tanta guerra y tanto odio, para que en nuestro país reine la justicia
y todos tengan acceso a sus derechos”, añadió el también arzobispo
de Bogotá.

“El santo padre viene a apoyar a los colombianos en la construcción


de la paz”, señaló Santos durante el acto de anuncio de la visita del
pontífice.

El mandatario agregó que la visita del Papa “nos ayudará a los


colombianos a seguir uniéndonos en torno a un país más justo,
más solidario, más equitativo y en paz”.

Cabe recordar que el Papa argentino ha seguido de cerca el proceso


de paz entre el Gobierno y las Farc, y bajo ese contexto se planteó
hace dos años la posible visita, que si bien con la victoria del ‘No’
en el plebiscito esa opción parecía esfumarse, con la firma de un
nuevo acuerdo de paz mejoró esa perspectiva.

Incluso, el pasado 16 de diciembre, Francisco se reunió con el


presidente Juan Manuel Santos y con el senador Álvaro Uribe para
hablar de las diferencias de opinión sobre el acuerdo de paz. Luego
de ese encuentro, el sumo pontífice le dio su bendición a lo pactado
en La Habana. En una clara manifestación de apoyo a lo acordado,
se mostró esperanzado en que tras lo negociado se logre una “paz
estable y duradera”.

(Lea también: Los otros papas que han visitado Colombia)


Por su parte, monseñor Balestrero aclaró que la presencia del santo
padre no tiene nada que ver con política. “La visita del Papa es
espiritual, traerá un mensaje que no es político, viene para unir, no
para dividir. Los desafíos del país van más allá de la coyuntura
actual”, insistió.
Las ciudades escogidas
Monseñor Fabio Suescún, quien preside el comité organizador de la
visita papal, aclara que la selección de Bogotá, Villavicencio,
Medellín y Cartagena se hizo teniendo en cuenta que en esas
ciudades hay la infraestructura necesaria para garantizar la logística
que requiere un acontecimiento de semejante magnitud.

El cardenal Salazar explicó que Bogotá fue escogida por ser la


capital del país y por ser sede cardenalicia; Villavicencio, por ser
la puerta de entrada a una región muy afectada por el conflicto
armado y de gran valor ecológico, y para el Papa ese componente
es muy importante.

Medellín fue seleccionada por ser la ciudad con mayor presencia


eclesial del país; y Cartagena, porque allí están los restos de san
Pedro Claver, por la historia de esclavitud y por la fuerte presencia
de afrocolombianos.

(En imágenes: Así registró EL TIEMPO la visita a Colombia de los


papas Pablo VI y Juan Pablo II)

Faltan seis meses para que el carismático papa Francisco llegue a


Colombia y seguro, en el camino, surgirán ajustes y noticias. El
programa definitivo se conocerá en junio, pero desde ya hay un
ambiente de entusiasmo en el país por su visita.
Santos dice que visita de Francisco ayudará a unir al país
Como un espaldarazo a la paz y la reconciliación recibió ayer el
presidente Juan Manuel Santos la confirmación de la visita del papa
Francisco a Colombia, en septiembre de este año, una posibilidad
que se barajaba desde hace varios años.

“La presencia de su santidad en nuestro suelo nos ayudará a los


colombianos a seguir uniéndonos en torno a un país más justo,
más solidario, más equitativo y en paz. El santo padre viene a
apoyar a los colombianos en la construcción de la paz”, dijo Santos
visiblemente emocionado.

Durante su alocución, el Presidente recordó que desde que Francisco


fue elegido como sumo pontífice de la Iglesia católica, él le extendió
una invitación para que visitara el país. Sin embargo, según lo
reveló, los mayores acercamientos se dieron en abril del 2015,
cuando la Santa Sede le confirmó que tener al Papa en Colombia era
una posibilidad latente.

Desde ese momento nos hemos “estado preparando para que la visita
sea para los colombianos una confirmación de su compromiso y
apoyo a la paz del país”, indicó el mandatario.

“Su santidad es mensajero del amor y de la fe. Es forjador de


puentes y no de muros. Y eso, puentes, amor y fe es lo que más
necesitamos en Colombia”, concluyó Santos.

(Le puede interesar: ¿Qué le puede dejar a Colombia la visita del


papa?)
Habrá encuentro de Francisco con líderes de Farc y víctimas¿Por
qué escogieron estas ciudades?

La verdad es que el Papa hubiera querido ir a todas partes, pero eso


no es posible. Presentamos un proyecto con distintos criterios y
coincidimos en estas ciudades porque tienen la infraestructura
necesaria. La Santa Sede también hizo sus aportes por medio de una
comisión que vino la semana pasada. Se le presentó la propuesta al
Papa y él la aprobó.

¿Cómo va a ser la agenda?

El programa se sabrá en junio. Se está elaborando en conjunto con el


comité delegado, la Conferencia Episcopal, la Santa Sede y el
Gobierno Nacional.

¿Qué se sabe por ahora?

El Papa llegará a Colombia el miércoles 6 de septiembre, sobre las


4:30 p. m. Vendrá en un vuelo de Alitalia, como suele hacerlo. Esa
noche pernoctará en la Nunciatura Apostólica, en Bogotá. Al día
siguiente consagrará toda su visita a la capital. Estará con el
presidente Santos, visitará la Catedral y hará desplazamientos por las
calles para que pueda encontrarse con el mayor número de personas.

Y los otros días...

El 8 de septiembre estará en Villavicencio. Saldrá por la mañana en


un vuelo de Avianca, que cubrirá todas las rutas nacionales, porque
él va a pernoctar todos los días en Bogotá. Al día siguiente (el 9)
estará en Medellín y el 10, en Cartagena. Y a las 6 p. m. de ese día
regresará a Roma en un avión de Avianca.

(En video: Los papas que han visitado Colombia)

¿Está contemplado que se reúna con dirigentes de las Farc y con


víctimas del conflicto armado?

Creo que un encuentro de reconciliación será parte del programa, y


será en Villavicencio. El Papa quiere juntarse con las víctimas y con
quienes han sido protagonistas de la guerra, para invitarlos a la
reconciliación y dejar atrás el pasado y esos resentimientos del
corazón, esos dolores, y así poder dar el primer paso hacia una
situación nueva de gente que se perdona y quiere construir un futuro,
a pesar de un pasado tan duro y tan trágico.

En sus visitas, el Papa suele tener encuentros con enfermos,


reclusos y otros grupos de personas, ¿hay algo planeado?

El Papa siempre quiere encontrarse con esas personas que han


padecido muchas necesidades, con los pobres, los enfermos, con la
gente de los barrios marginados. Indudablemente, estará cerca de
estas personas, pero todavía no sabemos nada puntualmente.

¿Qué tanto la gente en las ciudades podrá ver al Papa?

Tenemos la limitante de los espacios. Bogotá, por ejemplo, no tiene


espacios tan grandes y generosos. En Bogotá podría ser en el parque
Simón Bolívar. Y estamos buscando espacios similares en las otras
ciudades. En las celebraciones litúrgicas, por ejemplo,
lamentablemente no cabrá todo el mundo.

Daremos a las parroquias un número determinado de personas para


que puedan asistir en nombre de las comunidades. Por eso, la
invitación es a acompañarlo y saludarlo en las calles, en sus
recorridos.