Está en la página 1de 1

ARGENTINIDAD

Escrito por Mohamer - 2018

Yo tengo una duda que me carcome por las noches, y es que mi hijo... nació aquí en este país.
Pero nunca nos animamos a decírselo. Es que no sabemos cómo decírselo para no herir sus
sentimientos. ¿Deberíamos decirle simplemente que es "argentino", o decirle mejor que es "una
persona con argentinidad"?
Es que él es tan noble, y yo siempre pienso que haber nacido en este país NO LO DEFINE como
persona, como ser humano. Que es UNA PERSONA CON DERECHOS, no un argentino, más allá
de ese problemita (que no es un problema en ABSOLUTO, sino una bendición).
¿Y qué va a pasar si algún día viaja al exterior e intenta hacer amigos, o relacionarse, por ejemplo,
con una chica inglesa? ¿No sería mejor enseñarle que él no es argentino, sino que tiene
"nacionalidades diferentes"? ¿Y que no hay una sola forma de ser inglés, sino muchas? ¿Y
explicarle lo que es la anglodiversidad, para que no se sienta inferior por ser distinto? O quizás si
evitamos simplemente hablarle del temita ese y le damos UN MONTÓN DE AMOR, él pueda
llegar a ser feliz y sentirse tan inglés como los demás, y ya no importará lo que digan esos
burócratas insensibles del registro civil, que no hacen más que poner etiquetas para discriminar…
Otro problema aparte son los médicos, la medicina está tan deshumanizada... la vez pasada un
psiquiatra del hospital nos recomendó que lo internáramos en un instituto para bolivianos... ¿pueden
creer? Salimos indignados de ahí, no lo llevamos más a ese hospital...
Igual tuvimos que ceder un poco y tramitarle el CUA (Certificado Único de Argentinidad), porque
si no, no nos lo aceptaban en el colegio...
Ahora está yendo a taller de theatre, y a una fonoaudióloga para aprender a pronunciar bien la "er".
Nosotros lo criamos escuchando los Beatles, pero igual siempre le costó un montón, y el otro día
pasamos una situación muy fea en el colegio. Nos citó la maestra para hablar y nos dijo que en el
recreo había un chico que tenía un pack con muffins, y él se acercó y le dijo: "¿Me convidás una
madalena?". Fue terrible, todos se burlaron de él, se dieron cuenta que tenía una argentinidad...
La verdad ya no sabemos qué hacer, estamos desesperados, no paramos de darle vueltas al asunto.
Lo conversamos con nuestro psicoanalista, pero no sentimos que nos entienda..."