Está en la página 1de 3

REACTION PAPER

COMO ENTRAR EN LA CUEVA DE ALÍ BABÁ. LA LITERATURA EN EL AULA DE


SEGUNDAS LENGUAS.

El hombre es eminentemente un ser cultural y la adquisición de lenguaje


definitivamente está delineada por su medio ambiente cercano. El lenguaje (oral,
corporal, escrito) no es otra cosa entonces que su herramienta indispensable para
la comunicación y por lo tanto para la transmisión de las tradiciones y usos
culturales de generación en generación. Cada lengua representa, más que un
instrumento, la forma de vida de sus hablantes, por lo tanto, quien desea aprender
una lengua extranjera, deberá estar preparado para adquirir conocimiento en
cuanto la cultura de quienes la hablan.

Me adhiero a la concepción de que la lengua no es sólo semántica sino


pragmática, por lo tanto, Wittgenstein entiende “que la lengua, además de ser
significativa, está situada en un entramado práctico, formando una red de
significados y una red con las formas de vida de sus hablantes” La comprensión
de los fenómenos culturales que afectan el aprendizaje de idioma extranjero,
pueden ser de gran utilidad para reforzar desde el principio de identidad formado a
través del uso de la lengua materna, una comunicación efectiva en idioma
extranjero. La comprensión de los usos culturales puede dar un giro significativo a
la comunicación. Sabemos que el lenguaje, la cultura y el pensamiento son tres
partes de la triada de la comunicación y deben estar en permanente interrelación
ya que cada uno por separado ejerce uno marcada influencia en el otro o los otros
dos. En este sentid, por ejemplo, contrastar dos culturas para la comprensión de
usos de lenguaje ha sido comprobado efectivo en procesos de apropiación de
expresiones idiomáticas.

La literatura nos permite saber la forma en que vive un determinado territorio, sus
tradiciones y situaciones sociales. La mayoría de las veces no existe un
reconocimiento como entes culturales producto del ambiente en que nos
desenvolvemos; cuando reconocemos las raíces culturales del otro, se hacen más
evidentes las propias y de alguna manera las comparaciones que de ello se
derivan, permean un afianzamiento de las raíces propias y una apropiación de
aquellos elementos de la cultura nueva que podemos incorporar a la nuestra, la
mayoría de las personas que interactúan con una cultura extranjera en su
territorio, terminan asumiendo aspectos de la cultura foránea.

Se debe guiar al estudiante a construir sus propios juicios, basado en los ejemplos
enseñados en el aula y fuera de ella. El contexto del aula es en algunas ocasiones
cruel; sabemos que una de las mayores dificultades que enfrenta un estudiante de
idiomas extranjeros es el temor a que lo ridiculicen cuando intenta expresarse en
otro idioma. Cuando el ser humano aprende a usar un segundo idioma, también
desarrolla un nuevo modo de pensar, sentir y actuar – una segunda identidad. EL
nuevo ego de lenguaje entrelazado con el lenguaje materno pude fácilmente
generar en el estudiante una sensación de fragilidad, defensi va y creciente
inhibición, es por esto, que debe existir una función de guía por parte del docente
para que el estudiante sienta la suficiente confianza para desarrollar sus propias
ideas.

La comprensión de los fenómenos culturales que afectan el aprendizaje de idioma


extranjero, pueden ser de gran utilidad para reforzar desde el principio de
identidad formado a través del uso de la lengua materna, una comunicación
efectiva en idioma extranjero. La comprensión de los usos culturales puede dar un
giro significativo a la comunicación. Sabemos que el lenguaje, la cultura y el
pensamiento son tres partes de la triada de la comunicación y deben estar en
permanente interrelación ya que cada uno por separado ejerce uno marcada
influencia en el otro o los otros dos. En este sentido, por ejemplo, contrastar dos
culturas para la comprensión de usos de lenguaje ha sido comprobado efectivo en
procesos de apropiación de expresiones idiomáticas. El papel que ejerce la
literatura en la adquisición de una lengua extranjera es vital para la formación
integral del aprendiente.