Está en la página 1de 2

Habiendo pasado un tiempo prudencial desde la llegada del COVID-19  a nuestra pais

México y luego de que vimos sus efectos destructivos en el cada vez más cercano, otro lado
del mundo, es un momento apropiado para comenzar con las primeras reflexiones y
proyecciones basadas en lo vivido hasta el momento.

Efectos en la industria de la construcción debido a la crisis del COVID-19

Nuestro sector ha sido muy castigado, tanto en la obra privada como en la obra pública. Si
bien la actividad en México, venia en un proceso de baja, con la determinación de
la cuarentena obligatoria a partir del día 20 de marzo del presente año y hasta el día de
hoy, la porción que realiza obra privada está paralizada en un 90%, mientras que el sector
público está sufriendo la falta de pago como consecuencia de la crisis económica que
acompaña a esta crisis sanitaria.

Expectativas en el futuro para el ejercicio de nuestra labor

Las expectativas apuntan a encontrar otras formas de actuación profesional y procesos de


producción más resolvientes, es decir, con la capacidad para adaptarse positivamente a esta
situación tan adversa.

Esperamos también, una reactivación del sector privado interno. Este sector es el que puede
reaccionar con mayor rapidez.

Ideas para mitigar los impactos de la crisis

La principal idea es mantener la calma, fomentar el diálogo y la motivación para reactivar


la actividad apenas podamos, mantener desde nuestros hogares todos los puestos de trabajo
posibles para que la actividad administrativa, pago de sueldos, proveedores, ingeniería,
cómputo y presupuestos, sigan funcionando.

Realización de inversiones por parte del sector público para desarrollar la obra pública y el
otorgamiento de créditos accesibles para reactivar la obra privada.

Si bien, este impacto no aconteció por un problema de ineficiencia o falta de ideas en


nuestro sector, sino por una sucesión de golpes por parte de las crisis reinantes en nuestro
país si no por un golpe repentino, la decisión de una cuarentena que no dio tiempo ni
siquiera de organizarse en aspectos básicos.

Oportunidades que nos trajo esta crisis

Económicas, posiblemente pocas o ninguna, humanas SÍ, pues hay un reencuentro con
valores básicos que históricamente veníamos descuidando.

Las reuniones que ahora poseen una modalidad virtual y que por el solo hecho de no tener
que trasladarse al lugar establecido, nos ahorran tiempo y dinero.
Comentario personal

En el ámbito productivo vienen tiempos difíciles y la construcción no está ajena a ellos, no


obstante, tenemos toda la capacidad profesional y humana para salir adelante.

Esta etapa requiere pensar en la infrastructura y su manejo. ¿Cómo diseñar viviendas y


edificios que mantengan sanos a sus ocupantes ?

También podría gustarte