Está en la página 1de 5

COLEGIO DIOCESANO JUAN PABLO II

“2020 AÑO DEL COMPROMISO INTEGRAL POR LA CALIDAD”


COMPROMISO DE LECTURA CRÍTICA
II PERIODO

DOCENTE: LIZETH PEDROZO ÁREA/ASIGNATURA: LECTURA CRÍTICA

GRADO: 11° 1
TEMÁTICA: ESTRUCTURA NARRATIVA
Estudiante: José Milad Sánchez Jalal

ESTÁNDAR: Comprendo diversos tipos de textos, utilizando algunas estrategias de búsqueda,


organización y almacenamiento de la información.

COMPETENCIA: Comunicativa lectora-Escritora

COMPONENTE: Semántico

DBA: Analiza las principales características, estructuras, elementos paratextuales de los textos
narrativos, cualificando sus habilidades de observación de los fenómenos de la actualidad a la luz
de su nueva realidad como sujeto crítico.

OBJETIVO DE APRENDIZAJE: Reconocer las intencionalidades de los textos narrativos,


además de las características, habilidades, procesos y estructuras de estos discursos.

TALLER DE LECTURA. ESTRUCTURA NARRATIVA


¡VAMOS A LEER EL SIGUIENTE TEXTO!

MI PADRE
La suya fue una vida tremendamente frustrada. Murió a los
33 años, de una enfermedad que nunca pudimos saber a
ciencia cierta qué era. Algunos decían que lo mataron las
giardias, unos parásitos intestinales que hoy se quitan con un
tratamiento de cuatro días. Poco antes de morir, mi padre
había dejado su cargo diplomático. Hay aspectos de su vida
íntima que no conocí. Sé que era un gran conversador, y un
gran amigo de sus amigos. Era muy católico y muy
conservador, y esto me hace suponer que era un hombre muy
respetuoso de las convenciones sociales. Es decir,
exactamente lo contrario de mi madre. Pero, al igual que ella,
un ser muy cariñoso.
Se fue cuando yo más lo necesitaba. Su muerte fue como una amputación brutal. Recuerdo muy
bien lo que sentí. Yo pensé: “Alguien me ha jodido”. Y durante un buen tiempo le guardé rencor
por haberse marchado. Por primera vez pensé en la muerte, y comprendí que algún día me
llegaría la hora. Tal vez ahí comencé a morirme yo también.

COELLO.

Cuando digo que ya conocí el paraíso estoy


diciendo la verdad. A mí no me lo tienen que
contar. Se llama Coello. Ese paraíso donde
terminan los llanos del Tolima y comienza la
cordillera, hacia La Línea. Esa finca donde pasé
todas las vacaciones durante mí fracasada época
de estudiante. Partir de Bélgica fue muy duro.
Pero cuando estaba en Coello, recibiendo todas
las bondades de esa naturaleza prodigiosa,
pensaba: “Esta es la vida”. Una vida de lecturas
inagotables en la terraza desde donde divisaba
buena parte buena parte de la finca, y de
inolvidables paseos que armábamos con mi hermano Leopoldo con cualquier disculpa.

EL MAR

En Amberes tomábamos un barco hasta


Buenaventura. Era un viaje que duraba alrededor de
tres semanas, porque viajábamos en barcos
pequeños, ya que ese trayecto no lo cubrían los
grandes transatlánticos. Eran barcos mitad de carga
y mitad de pasajeros, que paraban en diversos
puertos del Caribe. Esos viajes representaban la
más grande fascinación que había en mi vida, pues
me permitían entrar en contacto directo con el mar,
una presencia que siempre me ha dominado. Me
atraía sobremanera subirme a la parte alta de la proa
para mirar desde ahí. Es algo que todavía me
produce un gran placer: ver cómo el barco entra y
sale, entra y sale, y va para adelante… En cada
viaje trataba de hacerme amigo del capitán, para que este me bajara al cuarto de motores y me
dejara ver ese mundo interno del casco. Para sentir esa rutina maravillosa que se vive en las
bodegas, contemplar a los hombres amarrando las cargas o descargando en los puertos. Me metía
por todos los rincones, y a veces me subía por las escaleras empotradas en la chimenea para mirar
desde lo alto, para sentirme como los marineros que trepaban al palo más alto de los veleros y
anunciaban todo lo que veían desde allí… para sentirme como esos gavieros a los que dejó atrás
el radar de las embarcaciones modernas.

GARCÍA MÁRQUEZ

Era Gabo. Se acercó a nosotros y nos dijo: “Ajá, qué


es la vaina”. Si alguien me preguntara cómo se ha
sostenido esa amistad nuestra sin una sombra, sin
una grieta, yo tendría que decir que ha sido gracias a
que seguimos pendientes de ver qué es la vaina. A lo
largo de tantos años, nuestra conversación se ha
centrado en lo que Borges llama “los comunes casos
de toda suerte humana”, más que en la literatura. Así
ha sido desde esa noche en la que hablamos hasta el
amanecer y nos dimos cuenta de que ese era apenas
el comienzo de una relación que nos acompañará
hasta la tumba.

Fragmentos de ‘El reino que estaba para mí – Conversaciones con Álvaro Mutis’, de Fernando Quiroz. El libro
aparecerá en los próximos días con el sello Random House Mondadori.

1-IDENTIFICACIÓN Y COMPRENSIÓN DE LOS CONTENIDOS EXPLICITOS.

Indica en el paréntesis el aparte al cual corresponde cada frase y escribe qué sentimientos
expresa el personaje, en cada una de ellas.

 “Para sentirme como esos gavieros a los que dejo atrás el radar de las
embarcaciones modernas…” ( El Mar )

Quiere expresar esa nostalgia de la emoción que sentían los gavieros al decir todo lo
que veían y que actualmente fueron remplazados por un radar.

 “Es decir, exactamente lo contrario de mi madre. Pero, al igual que ella, un ser muy
cariñoso…” ( Mi padre )
Dar a entender que su madre, según la descripción que daba de su padre siendo una
persona conservadora, respetuosa, de convención antigua, ella era lo contrario, más
abierta a la sociedad y a las nuevas ideas.
 “…Así ha sido desde esa noche en la que hablamos hasta el amanecer y nos dimos
cuenta de que ese era apenas el comienzo de una relación que nos acompañará hasta
la tumba” ( García Márquez )
Un sentimiento de felicidad y de compromiso, pues en ese instante notó que la
amistad que había construido era una amistad verdadera que iría hasta el final de sus
vidas.
 “Cuando digo que ya conocí el paraíso estoy diciendo la verdad. A mí no me lo
tienen que contar…” ( Coello )

Quiere expresar su tranquilidad, encontró un lugar donde se sentía feliz y se sentía


bien, un lugar al que pudo llamarle paraíso porque era todo lo que él anhelaba, un
lugar que no había visto antes.

2-COMPRENSIÓN DE LA ARTICULACIÓN DE LA ARTICULACIÓN DE LAS


PARTES DE UN TEXTO PARA DARLE SENTIDO GLOBAL.

Los conceptos claves que necesitamos comprender en este texto, se evidencian en frases
como:

“Por primera vez pensé en la muerte, y comprendí que algún día me llegaría la hora. Tal
vez ahí comencé a morirme yo también.” -Mi padre

“Una vida de lecturas inagotables en la terraza desde donde divisaba buena parte buena
parte de la finca, y de inolvidables paseos que armábamos con mi hermano Leopoldo con
cualquier disculpa” – Coello

“Esos viajes representaban la más grande fascinación que había en mi vida, pues me
permitían entrar en contacto directo con el mar, una presencia que siempre me ha
dominado.” – El mar

“Así ha sido desde esa noche en la que hablamos hasta el amanecer y nos dimos cuenta de
que ese era apenas el comienzo de una relación que nos acompañará hasta la tumba.” –
García Márquez

Todas estas frases dan un sentido global que es la vida, en cada una de ellas podemos notar
cómo hablan de la vida del ser humano, durante el transcurso de sus vidas buscando
sentirse bien hasta hablar de la muerte del ser humano, que mencionan que a cada uno de
nosotros nos llega, e incluso, también hablan de un sentimiento de nostalgia. Al final de
todo, estos textos nos dejan la sensación de ver la vida de otra manera, disfrutarla, ya que
vendrán momentos tristes, felices, angustiosos, etc.
3- REFLEXIÓN Y EVALUACIÓN DEL CONTENIDO DE LOS TEXTOS.

La casa de sus abuelos representó para García Márquez una fuente inagotable, proyectada
en su creación literaria. Para Mutis es innegable su relación con el mar. ¿Qué opinas sobre
la importancia de la evocación en la creación artística? ¿Es necesaria, o el artista puede
prescindir de ella? Expresa tus argumentos.

R// A mí parecer, es bastante importante, la conexión que encuentra el ser humano con algo
es muy interesante, solo por esa conexión se pueden crear demasiadas cosas ya que nuestro
enfoque estará en eso. En este caso, sentirse bien con algo es motivo de creatividad, no
tendremos preocupaciones y sabremos que lo estamos haciendo bien, recordar momentos,
vivir escenas son experiencias que se pueden reflejar en una escritura, sin embargo, no es
totalmente necesaria, como dije, sí, existe la conexión entre el artista y algo que explote su
creatividad en la creación literaria pero, así mismo, existen las ideas espontáneas y a todos
nos pasa, las ideas que se crean cuando vas por la calle, cuando te sientas en el sofá, cuando
miras hacia el cielo. Es necesaria cuando se necesite y aun así, el artista nunca dependerá
solo de ese espacio, pues los recursos de un artista vienen en su imaginación e inspiración
al hacer las creaciones, no de algo en específico, este solo es una herramienta de ayuda.