Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE HONDURAS

TAREA I PARCIAL

LIC: MARVIN JAVIER OYUELA

JUEGOS ORGANIZADOS

SECCIÓN 0800

JOSE MANUEL OSORTO IZAGUIRRE

20191100108

CURLP CHOLUTECA

CRAED CHOLUTECA 17 DE OCTUBRE Del 2019


ESTILO DE VIDA SALUDABLE EN LA VIDA DEL SER HUMANO

Las personas tomamos diferentes actitudes frente a la salud y la enfermedad, en


lo cual influyen las diferencias sociales y culturales.
Nuestro estilo de vida definitivamente influye sobre nuestra salud. Lo que
comemos y bebemos, la medida en que lo hacemos, el humo del cigarrillo que
inhalamos, la cantidad de alcohol que tomamos o las drogas  que utilizamos, el
hecho de hacer o no ejercicio con regularidad, el descanso o recreación, el uso
que le damos al tiempo libre, el valor que le otorgamos a nuestra familia, la
regularidad con la que consultamos al médico y al dentista, son actitudes que
influyen en la calidad de vida; son acciones relacionadas con nuestra salud.
Por otra parte también tenemos ciertos comportamientos ante la enfermedad que
se manifiestan en la manera de vigilar a nuestro organismo, definimos e
interpretamos los síntomas que tenemos, lo que hacemos para remediarlos y la
forma en buscamos y utilizamos atención médica. Todos percibimos, evaluamos y
respondemos de manera diferente ante la enfermedad.
Hay algunas personas que toman a la ligera las molestias, por más graves y
peligrosas que sean, y evitan buscar ayuda médica, otras, en cambio, ante el
mínimo dolor o molestia acuden a solicitar apoyo médico de inmediato, dejan su
trabajo y otras obligaciones y se vuelven dependientes de los demás.
Las razones que explican estas diversas actitudes son varias: experiencias
previas, diferencias en cuanto a la sensibilidad y tolerancia de uno con respecto de
los síntomas de las enfermedades, el miedo que conduce  a negar la enfermedad,
la disponibilidad de recursos económicos y la distancia a la que se encuentra el
médico, entre otras; pero, sobre todo, influyen de manera importante los
conocimientos que tenemos en relación con nuestra salud y enfermedades.
Por ejemplo, una persona puede tener tanto miedo a padecer cáncer que evita al
máximo a acudir al médico para no enfrentarse a ello; o, por el contrario puede
hacer que de inmediato solicite ayuda para detenerlo. Hay enfermedades
graves  que producen solo ligeras molestias que no afectan la vida diaria y, por lo
tanto no obligan a la persona a  solicitar atención médica. Pero un dolor de
cabeza  muy fuerte y constante  producido por tención emocional, obliga a buscar
ayuda rápidamente, pues hace imposible el trabajo diario. Cuando el lugar donde
puede brindarse atención medica está lejos, los habitantes de esos lugares
buscan dicha atención cuando las molestias y dolores son ya intolerables. Otro
ejemplo son las culturas religiosas,  prefieren no curarse o morir antes que aceptar
una trasfusión de sangre; en la india prefiere morir de hambre antes que matar el
ganado.
De lo anterior resulta obvio que a varios de nosotros nos hace falta cambiar de
actitud con respecto de la salud y de la enfermedad. Para que este programa sea
completo es necesario agregar un aspecto importante: buscar atención médica
oportunamente, esto es, una atención a tiempo cuando sea necesario.