Está en la página 1de 3

Diez consejos para las buenas

prácticas en las Pymes

La imagen de la industria empresarial en Chile ha quedado dañada después de


la ronda de malas prácticas en grandes compañías que salieron a la luz
durante 2015 y en lo que va de 2016, algo que sin duda afecta directamente a
las pymes, que están expuestas de igual forma a estas situaciones irregulares.

Sin embargo, ellas tienen una ventaja: son más pequeñas, por lo tanto, es fácil
acotar la educación interna e implementar prácticas de compliance.

La empresa especializada BH Compliance señala que los dueños o


administradores de pymes cuentan con un mayor contacto con sus
colaboradores, por lo que pueden transmitir el compromiso con su propio buen
comportamiento.

Al contar con un menor número de empleados, facilita la labor de controlar el


buen comportamiento del personal, por lo que las pymes pueden resultar ser
un verdadero ejemplo para las empresas más grandes.

¿Cuál es la importancia de esto? Evitar que se cometan delitos en pequeñas


empresas.  Y es que en 2009 comenzó regir en el país la Ley de
Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas, a la que están afectas todas
las empresas nacionales sin importar el tamaño.

La normativa plantea que las compañías son responsables penalmente por


delitos que cometan sus empleados. “Frente a determinados ilícitos, se
especifican sanciones como multas, pérdida de beneficios fiscales, prohibición
de participar en negocios con el Estado e incluso su cierre.
Dentro de este contexto, es recomendable que las pequeñas y medianas
empresas establezcan sistemas reales de organización y gestión eficaces,
específicos y adaptados a su realidad.

“Las pymes son el verdadero motor del país y deben adaptarse a lo que ya


tienen, pensando en prevenir estos delitos financieros, ya que de esta manera
—una vez sea obligatoria la ley de Responsabilidad penal—su adaptación será
completamente natural”, advierte un comunicado de BH Compliance.

BH Compliance creó una metodología especial para pymes, no pensando en


que se llenen de políticas, sino que adapten los modelos acordes a su realidad.
Es un programa simple que busca que, por muy pequeña que sea, la empresa,
tenga los controles adecuados para prevenir estos delitos económicos.

Para realizar este programa de Compliance y Ética empresarial es necesario


que los dueños o administradores de las pymes adquieran un compromiso real,
para realizar todas las medidas necesarias para lograr que la empresa se
desempeñe en forma legal y ética.

Consejos para pymes

1. Predicar con el ejemplo.

2. Capacitar a los colaboradores en lo “que no se puede hacer”.

3. Evaluar en qué instancias se relaciona con funcionarios públicos, y crear


protocolos para estas circunstancias.

4. Ocuparse de las salidas de caja de la empresa: cada pago a proveedores


debe ser contra una entrada de servicio.

5. Efectuar donaciones a instituciones que conozca; ocuparse del destino


de su aporte y hacer seguimiento.

6. Analizar qué riesgos tiene la empresa de ser utilizada para lavar activos,
sobre todo, a través de proveedores. Recuerde que un lavador de
activos, lo que busca es obtener una factura, o algo que demuestre que
tuvo ingresos.
7. Revisar la relación con la comunidad donde está inserta la empresa; si
no lo quieren, algo está haciendo mal.

8. Entregar herramientas, seguridad y confianza a los colaboradores para


que hablen con la firma en caso que detecten anomalías en ella.

9. Recordar que, si ocurre una irregularidad financiera, el culpable será la


empresa, no por cometer el delito, sino por no cumplir con el deber de
dirección y supervisión; por no entregar las herramientas adecuadas a
sus colaboradores para que esto no ocurra.

10. Dejar evidencia de las acciones que lleve a cabo su empresa.