Está en la página 1de 6

ESCRITO DEL DIALOGO DEL DR MARIO ALONSO PUIG “EN TODO SER

HUMANO HAY GRANDEZA”

YULIANA BRITO FUENTES


ASTRID RIVADENEIRA
ESCRITO DEL DIALOGO DEL DR MARIO ALONSO PUIG “EN TODO SER
HUMANO HAY GRANDEZA”

Mario Alonso Puig

Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, ha dedicado su vida a la Medicina y al


estudio de la Inteligencia Humana y la psiconeurobiología. Se ha convertido en un referente
internacional en el desarrollo del ser humano a través de la inteligencia, la motivación y el
liderazgo.

El Dr. Puig defiende que “nunca hay que dar a nadie por perdido” porque en todo ser humano
existe grandeza según su propia naturaleza, pues resulta importante comprender que los seres
humanos están evocados a sobresalir según las diferentes habilidades que desarrollan en el
transcurso de la vida, pues la educación hace relucir esos dones (por llamarlo así), transformado
en la herramienta que hace brotar desde adentro para dar pasos importante al desarrollo
personal en una sociedad que lo hace notoria. Mencionado por el el Dr. Alonso Puig La palabra
educación, en el fondo, quiere decir «sacar de dentro», "La verdadera educación consiste en sacar
a la luz lo mejor de la persona". Gandhi, En las aportaciones innovadoras de la pedagogía social,
Pérez (2009) afirma que “Educación, procede del término educare y del término ex-ducere. Cada
una hace referencia a un sentido, la primera a un proceso que se ejerce desde fuera y la segunda
acepción a una orientación de las disposiciones que ya existe en el sujeto” (p. 31). Podemos
concluir que el objetivo de la educación no está en solo meter, sino en el sacar, en el intervenir
para sacar lo que es, sabe y es capaz de hacer el estudiante y ayudar a desarrollarlo, no solo para
asegurar sus aprendizajes, sino sobre todo para crear nuevas necesidades de aprendizaje y para
estimular el gusto por aprender, solo, con otros y por descubrir, referenciándolo en los cuatro
pilares de la Educación: conocer, saber hacer, convivir y ser (Valdemoros y Goicoechea, 2012, p.
63).

Es la educación la que permite a los individuos integrarse en la sociedad, aplicando las normas,
valores y actitudes que se hacen necesarias para convivir, con referente a esto podemos afirmar lo
del Dr. Puig, en todo ser humano existe grandeza, lo que hay es crear espacios de oportunidad
para que puedan mostrar sus habilidades que siempre han tenido y siempre tendrán.
Resalto del Dialogo, cuando hace referencia a la Humildad como la virtud más grande que existe,
es la que lleva al ser humano a vivir en plenitud, Al escuchar al Dr. Puig, hablar de virtud lo
relacionamos con las afirmaciones de Petrus (1994). donde anuncia que: “la Educación Social es
concebida como la acción conducente al aprendizaje de aquellas virtudes o capacidades sociales
que un grupo o sociedad considera correctas y necesarias para alcanzar su integración y el éxito
social” (p. 24). Uno de los temas que tocamos dentro del seminario de Pedagogía Social, Donde
hace referencia a la “virtud que es aquella adquirida por su propio esfuerzo y apreciada por la
comunidad y se expresa de forma voluntaria”. (Fermoso, 1994, p.256). Para Aristóteles el llegar a
ser buenos, a ser virtuosos, dependerá de diferentes factores como son la naturaleza, los hábitos y
la enseñanza, se puede decir que la virtud es el modo de Ser, por el cual una persona se hace
buena y realiza el bien, con los demás y en la sociedad, donde la persona humilde se deja asesorar,
pregunta, escucha, pide ayuda y se deja ayudar, una persona aprende a ser humildes para poder
crecer, reconociendo que no somos mejores en todas las cosas, que es importante trabajar en
equipo para poder tener un desempeño, complementándolo con nuestros conocimientos,
capacidades y habilidades, Es por eso que son nuestras virtudes y habilidades lo que nos ayudan a
forjar nuestra personalidad los cuales nos hacen ser personas exitosas o fracasadas. da la razón
que a todos los seres humanos se les reconocen valores, sentimientos y emociones positivas, Las
virtudes y las emociones se convierten en herramientas practicas las cuales se deben fomentar
desde la educación, la misión de los educadores es ayudar a descubrir ese potencial, desarrollarlo
y dar oportunidades, además todos tenemos la responsabilidad de buscar el talento de conectar y
de ayudarle a florecer, en el proceso de enseñanza- aprendizaje tener en cuenta que los
estudiantes todos son diferentes que hay que desarrollar mejores estrategias para el desarrollo de
la inteligencia de nuestros alumno, reforzando los valores, descubriendo sus habilidades,
cambiando nuestra forma de ensañar y sobre todo de evaluar, sacando lo mejor de cada uno de
ellos.
El Dr. Puig nos menciona que la inteligencia se abre y se encoge y está directamente ligada al
mundo que el componente emocional, el componente autoestima, el componente confianza son
las claves para el desarrollo de la inteligencia. Para darle soporte a lo mencionado por el Dr. Puig,
Valdemoros y Goicochea, (2012). “Nos menciona que han identificado una serie de característica
para la adquisición de la autonomía emocional que convienes se desarrolle a través de la
educación: autoestima, automotivación y la actitud positiva.” (p.71).
habla también de la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner. Intrapersonal, que es la
capacidad de reconocer tus estados emocionales y de poderlos modificar de forma positiva y la
Interpersonal que es la capacidad de entender qué pasa en la otra persona y relacionarte con lo
que pasa en la otra persona, que son absolutamente claves en el éxito en la vida. Para el ser
humano la educación afectiva y emocional es imprescindible para llevar a cabo aquella necesidad
propia del individuo de reconocer sus estados emocionales y de comprender que le pasa al otro;
sin dejar de lado que la educación emocional revierte sobre esa persona, aumentando su
autocontrol, responsabilidad, resiliencia y mejorando sus interacciones con los demás y el
entorno. Cabe anotar que este tipo de educación repercute en la socialización y mejora de manera
significativa la convivencia.
Llama poderosamente nuestra atención, que el Premio Nobel, Santiago Ramón y Cajal intuyó:
“Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”; tal como lo
manifiesta el Dr. Puig y esto va muy ligado con la neurociencia afectiva, como el cerebro procesa
las emociones y los afectos, sentimientos y emociones están conectados, pero son dos cosas
distintas. Entonces podríamos afirmar que la Escuela debe tener una acción directa sobre la
mente de la niñez la adolescencia y “por acción refleja sobre la inteligencia popular” de nuestra
sociedad, los docentes debemos tener en cuenta que estas diferencias desafían al sistema
educativo que supone que todo el mundo puede aprender las mismas materias del mismo modo y
que basta con una medida uniforme y universal para poner a prueba el aprendizaje de los
alumnos. Cada alumno aprende a su ritmo y quizás, tenga mayores habilidades para algún área
que para otras
Se hace necesario en este punto acotar el papel preponderante que juegan las emociones dentro
de nuestro contexto educativo y en la formación de nuestros alumnos, podemos entonces citar
para conceptualizar el término el consenso de la emoción como fenómeno psicológico “se trata de
un estado global, un fenómeno que afecta a la totalidad de la persona. Esto es, podemos «tener»
una habilidad que hemos aprendido; sin embargo, de alguna manera, son las emociones las que
«nos tienen» a nosotros”. (Valdemoros y Goicochea, 2012, p.64). Por ende, se puede llegar a
definir la emoción como “un estado complejo del organismo caracterizado por una excitación o
perturbación que predispone a una respuesta organizada.
Podemos entonces afirmar que las emociones como algo que nos mueve, pero de una forma
defensiva. Para sobrevivir. Porque las emociones son herramientas que nos permiten adaptarnos
mejor a la existencia. En realidad, para crecer y desarrollarnos como seres humanos dentro de una
sociedad que también está compuesta por personas como nosotros, con sus sentimientos,
necesidades y emociones. Las emociones nos relacionan con los demás al ser una forma de
comunicación interpersonal, nos introducen en el mundo. Pero, sobre todo, nos relacionan con
nosotros mismos. Una relación de nuestro YO con nuestras emociones (que siguen siendo parte de
ese yo), nos hace crecer como personas, querernos un poco más a nosotros mismos,
comprendernos un poco más y ser más válidos de cara a una sociedad a la que pertenecemos y
que pretendemos mejorar.
Entonces se hace necesario trabajar con ahínco el tema del autocontrol y citaremos
la teoría de F.H. Kanfer: “un caso especial de autorregulación, que sigue tres momentos: la
autobservación del comportamiento a modificar; la autoevaluación a través de la fijación de
criterios por los que juzgar comparativamente su conducta y la deseada; y el autorrefuerzo por la
asignación de consecuencias positivas o negativas de su conducta, según ésta esté o no de
acuerdo con los criterios de autoevaluación” (Fermoso,1994, p.286).
Otro punto que llamó nuestro interés en particular, es a afianzar el tema de la importancia de la
disciplina dentro de nuestra vida, no sólo cuando hablamos de nuestros alumnos y del contexto
escolar dentro del cual nos desenvolvemos, sino como persona; considero particularmente que no
hay nada más edificante en nuestro ámbito que el ejemplo y el ser consecuentes en nuestro
actuar. La disciplina como dice el Dr. Mario Puig es lograr ese cambio en la citoarquitectura del
cerebro, cuando día a día nos entrenamos para algo, de esta manera vamos logrando que se
formen nuevas conexiones, se forman nuevas vías y se forman nuevas neuronas al menos en dos
lugares y de esta manera estemos dispuestos a llevar a cabo el entrenamiento necesario para
incorporarlo, para que pase del saber al saber hacer.
Si la persona quiere cambiar como ha vivido hasta ahora, lo puede hacer, pero necesita los
siguientes ingredientes: un verdadero entusiasmo, una motivación que le genere el compromiso,
una estrategia que sea razonable y una práctica constante. Por ende, concluimos que la disciplina
nos conduce a aumentar nuestros hábitos.
Es increíble los aportes significativos que la disciplina trae a nuestra vida cuando encontramos la
motivación que nos lleva a apropiarnos de ella y a ejercerla a cabalidad, como docentes mejora
nuestra práctica, el aprovechamiento del tiempo y de recursos y si miramos la disciplina en el
contexto de nuestros alumnos, la asociamos con aquellas normas que nos imponen de pequeños
y que luego imponemos y que sirven para entrenarnos a vivir en sociedad, entonces, deben
ejercerse desde el sentimiento generoso de que nosotros y nuestros alumnos formamos parte de
una comunidad global y que necesitan, por tanto, sentirse apoyados por todos nosotros, por los
adultos, por la sociedad,… no solo por sus padres. Esta visión ayuda a poner a la disciplina como un
instrumento útil para la resolución más armónica de los inevitables conflictos entre individuo y
sociedad. Si la sociedad es generosa con el individuo, éste estará más dispuesto a contribuir al
bienestar general; si, por el contrario, educamos en valores excesivamente individualistas,
confrontando al individuo con su entorno, la disciplina será percibida como una imposición
desagradable, una serie de normas que cumplimos a regañadientes porque nos vemos obligados a
ello.
Puig también hace referencia a la importancia del estado del ánimo tanto del profesor como el del
estudiante, en la entrevista, él resalta que El profesor es el elemento más importante del sistema
educativo y si este ha perdido el ánimo, es importante ayudar a esa persona a que recupere el
ánimo porque, primero, es una profesión importantísima, segundo, porque lo necesita para estar
bien y lo necesita para enseñar bien. el profesor siempre transmite lo que emocionalmente tiene y
se ve reflejado en la calidad de sus clases. la enseñanza a sus estudiantes no es eficiente y en el
escenario del aula de clase se vuelve notorio. Puig resalta que, una persona entusiasmada con un
proyecto, ilusionada, que se siente a gusto, acompañada de gente que cree en ella, etcétera, es
una persona mucho más inteligente, mucho más creativa y mucho más emprendedora. La misma
persona, si le cae el ánimo, si se siente incapaz, etcétera, no importa si es capaz o no, no ejercitará
esas capacidades porque las tiene abolidas. El cuidado el ánimo, del estado del ánimo, en alumnos
y profesores es clave. El elemento esencial siempre será el profesor y su relación con el alumno.
según Valdemoro y Goicoechea (2012) afirman que “la educación emocional se fundamenta un
amplio marco teórico, que incluye, además de la inteligencia emocional y las competencias
emocionales, las aportaciones de los movimientos de renovación pedagógica, la orientación
psicopedagógica, la neurociencia, la investigación sobre el bienestar emocional, etc.” (p. 73).
además, determina en básico y complejo las emociones, donde resalta la ira como un estado de
emoción básico.
De lo anterior se puede afirmar que el estado del ánimo es una emoción básica que está en el
origen de muchos comportamientos que son causas de problemas interpersonales y sociales. así
como en la Ira, el estado de ánimo debe ser necesariamente regulado de modo generalizado y
sostenible en los que protagonizan la educación (Profesor vs alumno). es por ello que Valdemoro y
Goicoechea (2012) recomiendan la educación emocional para desarrollar competencias
emocionales, que vayan acorde a las circunstancias como un aspecto básico para una convivencia
pacífica y enriquecedora, que ayuda al desarrollo pedagógico.
por consiguiente, Puig, recomienda que es importante el estado de ánimo, dado que es una
conexión que entrelaza la inteligencia y la creatividad, por ende, en estos tiempos, es necesario el
diálogo donde gobierna la confianza y la sinceridad y por un instante tener el suficiente valor para
decirnos y escucharnos para levantar el ánimo y/o las ganas de seguir.
Podemos concluir nunca hay que dar a nadie por perdido en todo ser humano hay potencial, solo
hay que crear espacios para el desarrollo de esas habilidades, con confiando en nuestras
capacidades y entrenando el cerebro para conseguir nuestro objetivo explorando otras áreas
como la comunicación y de alguna manera a tomar perspectiva sobre nuestra forma de tratarnos
unos a otros, nuestra forma de hablar unos con otros, nuestra forma de entendernos a nosotros
mismos, a los demás y al mundo, arriesgarnos, saliendo de nuestra forma de confort, buscando
siempre una motivación que es la que nos mueve a la acción. que estamos llamados como
docentes a trabajar dentro del aula o ambiente de formación, el tema del autocontrol con
nuestros alumnos y de esta manera aprovechemos el aspecto positivo que nos conlleva el ser
emocionales, son las emociones las que le dan forma a los valores, habilidades y dirigen su
comportamiento en la toma de decisiones, cada persona tiene cualidades emocionales que las
ayudan a llegar al éxito, la empatía, humildad, buena comunicación, el control del genio, la
capacidad de adaptación y de resolver problemas, la perseverancia y el respeto. Clave tener en
cuenta la automotivación y estar en búsqueda continua y de persistencia para alcanzar nuestra
meta u objetivo. para de esta manera poder impactar de manera positiva en las diferentes
situaciones que se ven enfrentados como seres sociales que están llamados a ser.

También podría gustarte