Está en la página 1de 5

EEl profe Julián y los tres animales

El profe Julián estaba estudiando una especialización en pedagogía y un día en una clase, que él
recibía, vio una caricatura, en la cual estaban un elefante, un pájaro y una ardilla, los tres trataban
de subir a la copa de un árbol de treinta metros de altura.

Junto a esa caricatura el profe Julián vio una leyenda que decía: “un buen docente tiene que
entender que a sus estudiantes no se les puede exigir lo mismo”

Esa frase le quedó sonando en la cabeza al profe Julián, la pensó en el bus, la repasó en la comida
y a la hora de dormir ya la repetía de memoria. En un cerrar y abrir de ojos el profe Julián ya
estaba en su salón de clase y a trabar…, pero esta vez algo no estaba bien, solo habían tres
estudiantes los cuales eran, un elefante, una ardilla y un pajarito, el profe Julián extrañado miró al
tablero y vio un título de decir: la clase de hoy es cómo subir a un árbol de treinta metros.

El profe Julián no tuvo tiempo para analizar lo extraño del asunto pues por la ventana del salón de
clase que daba al pasillo, vio a la coordinadora que pasaba revisando que los salones estuvieran en
orden y las clases ya hubieran empezado, así que el profe Julián inició su clase. Esta vez no hubo
tiempo para la oración, tan solo los saludó y tras un breve comentario llamó al pajarito al frente
del tablero y le señaló el árbol de treinta metros que estaba a un paso de él y le dijo: Pajarito
Hernández, enfócate en la punta y ¡Vuela!, como si allá estuviera su nido. Al momento y sin
dudarlo Pajarito Hernández subió y se posó en el nido.

El profe Julián se sintió muy orgulloso y sin poder hacer uso de este sentimiento llamó a su segundo
estudiante al tablero y le dijo: Ardilla Martínez, bueno… ¡Corre¡ corre con todas tus fuerzas y con
tus uñas bien afiladas escala por la corteza del árbol, mira que allá en la copa esta la nuez más
deliciosa que puedas probar en tu vida. Ardilla Martínez, corrió, por el camino tropezó un par de
veces, el profe Julián con angustia seguía sus pasos, pero al escalar, no pasó un segundo y llegó a
la copa del árbol, allí lo esperaba la nuez que el profe Julián había prometido.

Ya casi terminaba la hora de la clase y el profe Julián miró al único estudiante que quedaba
sentado en su salón, era Elefante Zambrano, quien lleno de sudor en la frente y algo tímido le dijo:
profe ya va a cavar la clase, dejemos esto para mañana. El profe Julián suspiró, extendiendo su
brazo, lo llamó al tablero y juntos reunieron todas las sillas del salón e hicieron un montón junto al
árbol, después, encima de este el profe Julián puso una escalera y le indico a Elefante Zambrano
que se subiera en la escalera peldaño tras peldaño, le dijo que no tuviera miedo que él estaría
detrás y con mucho cuidado, guardando las normas de cortesía, lo empujaría para que lograra
subir. Estaban en esta penuria cuando la escalera no aguanto más, un peldaño se partió, los
brazos del profe Julián flaquearon y elefante y profesor cayeron desbaratando el montón y
sufriendo en sus cabezas el golpe da la escalera, Elefante Zambrano, si desilusionarse, miro al
profe Julián y le dijo: profe, para que tengo que subir, no tengo nido allá y no me gustan las
nueces, pero si usted me dice que allá esta algo que realmente me interese, podemos juntos, ir al
supermercado de la esquina y lo compramos.
Julián Mendoza.

Algunas personas sueñan desde sus primeros sueños con ser docentes, otras por accidente
llegamos a esta profesión, sea como sea, nos preparamos, estudiamos, leemos y nos preocupamos
por lograr nuestra misión al acompañar a nuestros estudiantes, seguimos parámetros establecidos
por instituciones, modelos pedagógicos recomendados por nuestros coordinadores,
recomendaciones dadas por el ministerio de educación y al iniciar cada año escorar nos enteramos
de las nuevas directrices que la secretaria de educación nos proporciona. Que si las pruebas pisa,
que si los resultados del icfes, que el índice de eficiencia y que si una cosa u otra… y cuando
llegamos al salón de clase ¿Dónde queda todo eso? En los salones el mundo cambia, entramos a
una dimensión paralela donde treinta o cuarenta seres, muy distintos a nosotros, nos asechan,
ellos quieren aprender, pero también quieres respirar y vivir; yo les quiero enseñar y cumplir con
tantas cosas que estaban en mi cabeza, pero que fueron olvidadas en el primer llamado al orden y
primer intento de captar su atención. Algunos llevamos anotado en papelitos las directrices que
podemos extraer de las planeaciones que realizamos días atrás, e iniciamos, el tablero es nuestro
cómplice y la clase inicia semejando ser una montaña rusa, que el grito, que la pregunta, que el
que duerme y el que quiere sacar el celular, quien sabe para que, tal vez quiera profundizar sobre
el tema tratado, a este grupo le gustan los superhéroes, y si, les explico la filosofía de Nietzsche, la
visión apolínea y dionisiaca con una escena de Batman en la cual habla con el Joker. Eso se me
acaba de ocurrir, y no está en la planeación, ¿será que lo hago?

En la mayoría de colegios de Colombia, aun manejamos un sistema educativo en el cual se nos


muestra a nuestros estudiantes como tabulas rasas, como recipientes de los cuales, las pruebas
estandarizadas dan razón de su llenado. En los últimos años se nos ha hablado de aprendizaje
significativo, de constructivismo y de pensamiento crítico, conceptos entendidos como tendencias
actuales de la educación, como los parámetros a seguir: tomar lo que el estudiante trae desde su
contexto, sus conocimientos previos, y con estos, guiar los aprendizajes que por derecho deben
tener en cierto nivel de edad, lograr que primero recuerden, después identifique, después
describan, posteriormente analicen, argumenten, critiquen y proponga. Estas tendencias no son
otra cosa que modelos copiados, como lo referencia la revista Semana en su sesión de educación
de 5/4/2016, lo que ha funcionado en países como Shanghái y Finlandia, frente a los resultados
internacionales, lo traemos a nuestro país, lo implantamos y lo llevamos cabal cumplimiento, los
sistemas de gestión de calidad, que son referencia para los padres de familia garantizan que los
clientes estén satisfechos y que los resultados se cumplan, sin embargo, esto no es más que una
ilusión, los modelos implantados son inculturizados, son extraños y por lo tanto ajenos a nosotros,
a nuestra cultura y nuestros propio contexto; los sistemas de gestión de calidad tienen felices a los
padres de familia inculpando de las falencias a los docentes, prometiendo los mejores resultados
dentro de las notas internas del colegio, mientras que a los docentes les invitan cordialmente a
mejorar las notas de sus estudiantes so pena de aumento de trabajo, cursos de refuerzo,
actividades remediales, de superación, de acompañamiento o cualquier otro eufemismo que se
quiera dar al trabajo extra, no remunerado y apremiado dentro de tiempos de preparación no
existente.

Aclarando términos, si queremos hablar de verdaderamente de “Tendencias actuales de la


educación”, debemos conocer los antecedentes, referentes y postulados principales de las nuevas
tendencias pedagógicas que vienen marcando el rumbo en la innovación educativa, proponiendo
desde la reflexión algunos lineamientos para su quehacer pedagógico.

Estas nuevas tendencias no deben ser inculturizada, sino que deben ser culturizadas, es decir,
primero hay que tener en cuenta que el centro del proceso educativo es el estudiante, quien no es
un individuo aislado, sino que es un sujeto que dentro de un contextos interactúa y tienen unas
necesidades propias que deben ser presupuestadas y deben ser cubiertas, teniendo en cuanta
este contexto y no solamente este, sino también lo que hace que él sea lo que es, “el estudiante y
sus circunstancias”. Como segundo paso hay que dejar de un lado la idea de imponer lo que ya
funcionó para otros, y más bien debe verse como funcionó para esos otros y que tan pertinentes
son para nuestros contextos educativos, a partir de esto adecuar, apropiar y desarrollar, siempre
guardando un control de cambios proporcionado por la constante evaluación, no hay que
demeritar y desechar lo que se lleva en avances o retrocesos, sino que hay que tomar estos
esfuerzos y a partir de estos, dar nuevas luces, no todos somos pajaritos o ardillas, también existen
elefantes.

En este contexto podemos mencionar las siguientes tendencias de la educación y un pequeño


aporte de cada una que nos podría acercar a una conclusión:
 Las pedagogías No institucionales o educación fuera de la escuela: esta busca mostrar los
contexto sociales como lugares de enseñanza, la naturaleza y la ciudad, no desplazan al
aula, sino que son el aula, las pareces de la cuidad son los tableros y los verdes campos
son el lugar de experiencias formativas, este modelo representa la utopía de la educación
donde los contextos son los que la rigen y los que la implementan, la educación seria el
principal ser de la realidad que nos rodea.
 Las pedagogías críticas: esta propuesta intenta llevar a los estudiantes a cuestionar y
desafiar los dogmas establecidos por las creencias y practicas generalizadas, buscando un
sentido, una razón y una apropiación que lleve a la proposición de nuevas realidades que
logren transformar nuestra sociedad desde la práctica.
 Las pedagogías libres no directivas: dentro de este modelo se tiene en cuenta el proceso
natural de los seres humanos de indagar y crear conocimientos a partir de las experiencias
vividas en sociedad.
 La pedagogías de la inclusión y cooperación: teniendo en cuanta la natural, tendencia de
las personas a vivir en sociedad, este modelo busca articular este impulso antropológico
para la creación de sistemas educativos que permitan la apropiación de saberes
compartidos desde la enseñanza e inducción a los demás.
 La pedagogía lenta, serena y sostenible: de la misma manera que una gota de agua logra
perforar una piedra, la educación logra cambiar la sociedad, desde la transformación
personal de cada persona, con conocimientos dirigidos y constantes, desde ambientes
útiles y propios de cada individuo.
 La pedagogía de las diversas inteligencias: esta es la tendencia más comentada en los
últimos años. Se tiene en cuanta las diversas habilidades de los estudiantes y de acuerdo a
ellas se desarrolla un plan de educación que logre potenciarlas.
 La pedagogía sistémica: este modelo se centra en la construcción de narraciones sobre lo
que sucede en el diario vivir dando sentido, significado y dirección a cada hecho desde un
sistema enfocado en el desarrollo personal.
 La pedagogía de colonial: este más que un modelo es una tendencia del pensamiento que
busca impartir un sistema educativo a partir de lo propio de cada contexto cultural, ese el
abandono al colonialismo conceptual y de pensamiento.
 La pedagogía para el conflicto: si bien un país que entra en un proceso de paz, nunca sale
de su conflicto, si se busca un sistema educativo que nos prepare para la tolerancia y no
volver a caer en conflictos.

En conclusión no debemos perder la esperanza en nuestro sistema educativo, los docentes somos
personas versátiles, que si bien queremos lo mejor y lo podemos lograr, necesitamos preparación,
los colegios en Colombia deben dejar de ser pensados como misas de oro para sus dueños, el
estado debe pensar más en los maestros y debemos dejar de querer ser lo que no somos con
modelos importados. Las nuevas tendencias de la educación deben inspirarnos deben llevarnos a
identificar la articulación más pertinente dentro del proceso educativo, a saber, no solo se centra
en el maestro y el estudiante, pues existen contextos, que articulan la educación, existen
preconscientes y superyós que son motores y espíritus que están encerrados dentro de seres que
no son potenciados. El centro de la educación es el estudiantes, pero más allá de este está la
sociedad, los maestros muchas veces les decimos a nuestros estudiantes que ellos tienen en sus
manos el futuro, pero más cierto es que ese futuro lo tenemos los maestros y de nosotros es su
dinamismo, si nosotros mismos dejamos de ver esta profesión, como una profesión y más que eso
la entendemos como una obligación social, lograremos crear ciudadanos, seres sociales y políticos
dentro de contextos que los necesitan. Más que modelos debemos ver tendencia, las nuevas
tecnologías y nuevas relaciones sociales, interacciones que forman sujetos los cuales hay que
entender y descubrir cómo se articulan dentro del ser político y social de nuestra sociedad. Somos
niños realmente libre, jugando a construir con bloque de lego, pero estos bloques son irregulares y
cada uno debe encajar en su lugar determinado, solo lograremos encontrar ese lugar
conocimiento a cada uno y al contexto que nos rodea tanto que naturalmente lo llevemos al lugar
sobre el cual realmente ellos sean piedras angulares para formar algo mejor.

Oscar Julián Mendoza Herrera.

También podría gustarte