Está en la página 1de 4

CONFLICTOS EN EL MATRIMONIO

(Variantes sobre el mismo tema)

Lo más hermoso de todo conflicto entre cónyuges es la reconciliación. No dejen robarse


eso. Además, si los hijos han visto y oído su pelea, ¡necesitan ver y oír la reconciliación!

Diferentes versiones de las llamadas "Reglas para discutir".

Reglas de cómo llevar adelante un conflicto conyugal

1. Procure no iniciar una confrontación sin antes saber por qué está ofuscado.
2. Antes de enfrentarse piense en qué es realmente lo que quiere lograr.
3. Si van a discutir, busquen un tiempo y un lugar adecuados en que cada uno pueda
decir lo que quiera, pero sin causarle molestias innecesarias al otro.
4. Comiencen las discusiones con el ánimo de resolver los problemas.
5. Procuren no manipular la culpabilidad del otro.
6. Si durante la confrontación se siente apabullado por el otro, dígalo y reclámele que le
permita decir lo que piensa sin ser interrumpido.
7. Disponga de tiempo para hablar y definir las diferencias.
8. No busque peleas con el ánimo de conseguir atención.
9. Cuando escuche al otro, trate de comprender lo que el otro quiere decir y por qué.
10. A veces es útil que los contendores expresen por escrito sus diferencias,
especialmente cuando el conflicto duele tanto que arriesga a llevarlos a peleas inútiles
que sólo empeorarían las cosas.
11. En lugar de insistir en tener la razón más vale admitir que uno puede estar
equivocado. Hay que buscar la verdad.

 Reglas para enfrentarse con lealtad (John Wright - La Survie du Couple - 1986).

1. Sepan cuándo y dónde van a enfrentarse.


2. Definan por qué están encolerizados, antes de iniciar el enfrentamiento.
3. Enfréntense por problemas que puedan resolverse. Por los otros no vale la pena.
4. Limítense a un asunto cada vez.
5. Concéntrense en el tema y no en cuestiones secundarias.

 Reglas para lograr peleas constructivas (George Bach - The intimate enemy - 1969)

1. Elijan la hora y el lugar de común acuerdo.


2. Proyecten su enojo sobre cuestiones del momento presente y no sobre el pasado.
3. Definan por qué se enfrentan.
4. Sean lo más transparentes posible.
5. No traten nunca de ganar. 

Reglas para tener en cuenta en medio de la pelea (John Wright - La survie du couple)

1. Utilicen el pronombre personal "yo" y responsabilícense de lo que dicen y piensan.


Eviten esconderse en el colectivo "nosotros los hombres", "nosotras las mujeres", "nuestra
familia".

2. Llamen a su compañero por su nombre. Eviten utilizar términos injuriosos y


pronombres indefinidos. Por ejemplo, decirle idiota, borracho, pretencioso, "poca cosa",
provoca que el otro ataque más fuerte como reacción al insulto. Decir "uno piensa", "uno
quiere", "a cualquiera se le ocurre", es esconderse en lo general y no expresar sus propias
ideas y sentimientos.

3. Verifique qué es lo que en realidad piensa y siente la otra persona. No trate de


adivinarlo ni se base en suposiciones.

4. Mire en forma objetiva la manera como Ud. mismo actúa. Para esto le será muy útil
grabar lo que dice cuando disputa con otra persona o haciéndolo delante de observadores
neutrales.
5. Precise bien cuáles son las quejas que tiene contra el otro.

6. A cada queja agregue cuál es exactamente el cambio que Ud. quiere del otro.

7. Reconozca la parte de responsabilidad que tiene en el origen del problema y en la


solución que propone. No haga recaer sobre el otro toda la culpa del asunto.

Reglas para discutir en forma constructiva RUTH WOLF (Consejera Matrimonial israelí)

"No hay que abandonar el campo de batalla, porque quien huye de las discusiones no
hace más que eternizar los problemas".

1. Mirarse a los ojos. Sentarse el uno frente al otro, cara a cara. Evitar pelear mientras
uno lava los platos y le da la espalda al cónyuge, quien mientras tanto lee el diario.

2. Buscar el momento adecuado. No tiene sentido empezar la discusión cuando uno de


los dos tiene prisa por irse a trabajar o vuelve agotado de la oficina. En ese caso el
enfrentamiento se convierte en una pelea destructiva.

3. Centrar el tema de la pelea. No es lo mismo plantear veinte temas al tiempo que


centrarse en problemas presentes, uno a la vez, sin lanzarse acusaciones sobre el
pasado.

4. Evitar acusar y responsabilizar al otro de la situación. Más bien explicar las propias
necesidades y proponer cambios. 

Reglas para enfrentarse (versión Encuentro de Novios)

1. No ponerse apodos denigrantes.


2. No meter a terceros en la pelea.
3. No traer cosas del pasado.
4. Definir el tema y mantenerse en él.
5. No dar golpes bajos (no aprovecharse de los puntos débiles del     otro).
6. Mantener el buen humor.
7. No irse a dormir peleados.
8. Tomarse de las manos y mirarse a los ojos.
9. Quienes los han visto pelearse tienen el derecho de verlos reconciliarse.

Reglas para una Buena Pelea (Sólo para esposos cristianos que se quieren)

Una vez al mes dejan a los hijos con la abuela y van solos a un lugar donde pueden
hablar hasta en voz alta. Es importante la regularidad. El boxeador que deja de pelear es
vencido fácilmente.

El encuentro cuenta con cinco rounds. Una regla básica: Está prohibido interrumpir al
otro mientras esté hablando. Los esposos cristianos oran antes de iniciar la pelea, igual
como cuando tienen relaciones maritales. Es que se trata de algo importante.

1. Round.- "Se dicen la vida". Por turno, sin que el otro interrumpa, le dice al otro todo lo
que ha estado mal hecho durante el mes pasado. Si son inteligentes nunca dicen: "Tú
eres así, tu eres asá". Más bien dicen: "Tú has hecho esto, has dicho aquello, has dejado
de hacer lo otro, has causado lo de más allá". La ironía no tiene lugar. Sí están
permitidas las bromas. Está permitido alzar la voz. Repetimos: el otro tiene que esuchar
SIN INTERRUMPIR. Luego le toca el turno al otro.

2. Round.- Por turno cada uno le dice al otro lo que ha visto en el otro de bueno durante
el mes pasado y se lo agradece. Si esta su lista es más corta que la anterior, algo está
mal. Usted se ha acostumbrado a recibir sin agradecerlo. Se cree con derechos sobre la
atención, el cariño y el cansancio del otro. Se cree dueño de lo que sólo es don gratuito
que en el fondo no se lo merece. Haga un serio examen de conciencia. ¿Acaso no es un
milagro que el otro siga ahí junto a usted?
3. Round.- Si se trata de un malentendido respecto a alguna situación, se aclara en este
momento. Luego cada uno reconoce el mal hecho y dice también el mal propio que el otro
no ha mencionado o del que no se ha dado cuenta (Miradas y pensamiento de acuerdo a
Mt. 5, 28, por ejemplo, o hipocresías, mentiras y engaños).  Por lo demás cada uno le pide
perdón al otro y le pregunta si no ha entendido bien. Pregunta también por los
sentimientos del otro en tal o cual situación. Luego explica lo que piensa hacer según lo
que le ha dicho el otro.  Si en este momento son incapaces de generosidad pueden  iniciar
las tratativas del 'toma y daca': "Yo haré esto si tú haces aquello, si no ¡no no vale!".

4. Round.- Conversan acerca de cómo enfrentar juntos las situaciones del mes que viene
y cómo ayudarse mutuamente.

5. Round.- Celebran (con una comida o con un helado o con un sandwich o se hacen el
amor o hacen lo que suelen hacer cuando  festejan los dos) su matrimonio. Si no saben
cómo hacerlo, es hora de que aprendan.

Reglas para pelear "saludablemente" David Viscott (How to live with another person -1976)

1. Procure no iniciar una confrontación sin antes saber por qué está ofuscado.

2. Antes de enfrentarse piense en qué es realmente lo que quiere lograr.

3. Si van a discutir, busquen un tiempo y un lugar adecuados en que cada uno pueda
decir lo que quiera, pero sin causarle molestias innecesarias al otro.

4. Comiencen las discusiones con el ánimo de resolver los problemas.

5. Procuren no manipular la culpabilidad del otro.

6. Si durante la confrontación se siente apabullado por el otro, dígalo y reclámele que le


permita decir lo que piensa sin ser interrumpido.

7. Disponga de tiempo para hablar y definir las diferencias.

8. No busque peleas con el ánimo de conseguir atención.

9. Cuando escuche al otro, trate de comprender lo que el otro quiere decir y por qué.

10. A veces es útil que los contendores expresen por escrito sus diferencias,
especialmente cuando el conflicto duele tanto que arriesga a llevarlos a peleas inútiles
que sólo empeorarían las cosas.

11. En lugar de insistir en tener la razón más vale admitir que uno puede estar
equivocado. Hay que buscar la verdad.

Reglas para pelear Auxiliadora Marenco Sicóloga

Cuando las diferencias surgen en las parejas es sano que cada una adopte la posición
que le corresponde, aun cuando esto provoque confrontaciones y roces que tensen la
relación.

No somos iguales ni nos parecemos. Venimos de familias con costumbres, va-lores y


características tan diferentes que es prácticamente imposible coincidir en todo en nombre
de un sentimiento que las parejas dicen tener y que llaman amor.

Ser una persona madura, autónoma, con suficiente autoestima, implica tener capacidad
para defender los puntos de vista propios que muchas veces nos hacen entrar en el calor
de la rabia, siendo esto parte de nuestra inteligencia emocional. Por eso es sano que las
parejas disientan y peleen cuando los hechos lo ameriten.

Cada pareja tendrá sus propios motivos que por su complejidad y variedad, no podemos
profundizar ahora.
La pregunta sería: ¿De qué manera mi actitud ante mi pareja fomenta lo que no me gusta
de él o ella?

Si estimulamos las cualidades de la otra persona en vez de resaltar sus defectos, las
primeras crecerán y tenderán a disminuir a los segundos.

Con estas sencillas reglas para pelear, ustedes, amigas y amigos lectores, podrán
enfrentar sus diferencias y salir más crecidos y fortalecidas en la relación con esa
persona con la que le gustaría caminar por la vida cogidos de la mano, y envejecer, para
saber aun a esa edad cómo pelearse con su pareja sin salir lastimados.

Reglas básicas

1) Sólo deben pelear los dos. Aun cuando sea por causas que tengan que ver con otros,
por ejemplo los suegros o los hijos. No debe haber terceros, así sólo se declaren
observadores o colaboradores de buena voluntad.

2) No amenazar con dejar de querer o traicionar. No prometer el fin de la relación. Si eso


es verdad debe abordarse como un tema y no como una conducta a suceder en castigo de
lo que la otra persona hizo o dejó de hacer. Amenazar dominados por la ira nos hace ver
como mentirosos y poco coherente con lo que realmente estamos en capacidad o deseos
de hacer.

3) No tener actitudes extremas de ira o de tristeza. Si el asunto que te llevó a pelear te


enfurece al punto de desear agredir o destruir, es mejor alejarse. Las escenas
destructivas o las lesiones físicas dejan una huella muy marcada y te clasifican como una
persona violenta.

Autoagredirse, por ejemplo, nunca trajo de nuevo el amor, sólo trae el temor y la
contradicción de estar con alguien que no tiene otra forma de reclamar atención.

4) No quedarse con cuentas pendientes que crean resentimientos. Estas cuentas se


vuelven impagables, como la deuda externa de América Latina. Cada asunto que suceda
y fomenta inconformidad hay que ventilarlo, aun cuando esto tenga que hacerse en
diversas sesiones y conversaciones hasta su solución definitiva.

Deber a la pareja por asuntos emocionales puede ser la más tortuosa, lenta y efectiva
manera para acabar con una relación.

5) Discutir por un solo asunto a la vez. No conviene aclarar varias cosas al mismo tiempo,
y mucho menos revolverlas. Lo que sucedió en el pasado no tiene por qué volver a salir en
el pleito del presente. Si lo hacemos así contaminamos las cosas y no resolvemos ninguna
de ellas.

6) Tener siempre presente que la otra persona siempre tendrá defectos de la misma
manera que yo también los tengo, y muchas veces los de ella son agrandados o creados
por los míos.