Está en la página 1de 31

Una comparación de las actitudes

y hábitos de estudio en estudiantes


universitarios con alto y bajo
rendimiento académico
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez

Javier Sánchez Carlos


Rector

David Ramírez Perea


Secretario General

René Soto Cavazos


Director del Instituto de Ciencias Sociales y Administración

Martha Patricia Barraza de Anda


Coordinadora General de Investigación y Posgrado

Servando Pineda Jaimes


Director General de Difusión Cultural
y Divulgación Científica
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez

Una comparación de las actitudes


y hábitos de estudio en estudiantes
universitarios con alto y bajo
rendimiento académico

Patricia Vázquez Ramírez

María Elena Vidaña Gaytán

Alberto Castro Valles

María Nieves González Valles

María de los Ángeles López Nores

Educación, Humanidades y Arte

Coordinación General de Investigación y Posgrado

Lisbeily Domínguez Ruvalcaba


Coordinadora de la colección
Una comparación de las actitudes y hábitos de estudio en estudiantes
universitarios con alto y bajo rendimiento académico / Patricia Vázquez Ramí-
rez… et al. -- Ciudad Juárez, Chih. : Universidad Autónoma de Ciudad Juárez,
2010. — (Colección Textos Universitarios, serie Investigación)
30 p.; 30 cm.

Incluye bibliografía
Colección Reportes Técnicos de Investigación ISBN: 978-607-7953-80-7
Serie ICSA, Vol. 8, ISBN: 978-607-7953-94-4

El propósito del presente estudio, fue conocer los hábitos y actitudes


hacia el estudio entre alumnos de nivel superior, que presentan alto y bajo ren-
dimiento académico. Se utilizó un diseño descriptivo transversal correlacional
con enfoque cuantitativo y una muestra no probabilística por cuotas, constitui-
da por 658 estudiantes entre segundo y décimo semestre del área de ingeniería
de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ). Se aplicó la Encuesta
de Hábitos y Actitudes hacia el Estudio (EHAE), de Brown y Holtzman.

Investigadores: Patricia Vázquez Ramírez, María Elena Vidaña Gaytán,


Alberto Castro Valles, María Nieves González Valles, María de los Ángeles
López Nores

1. Estudiantes universitarios – Rendimiento académico – Ciudad Juárez,


Chihuahua. — 2. Estudiantes universitarios – Métodos de estudio – Ciu-
dad Juárez, Chihuahua.

LB2395 C65 2010

D.R. © 2011 Patricia Vázquez Ramírez, María Elena Vidaña Gaytán


Alberto Castro Valles, María Nieves González Valles, María de los Ángeles López Nores
La edición, diseño y producción editorial de este documento estuvo
a cargo de la Dirección General de Difusión Cultural y Divulgación Científica,
a través de la Subdirección de Publicaciones

Corrección: Jorge Hernández Martínez
Diagramación: Diana Prado González
Diseño de cubierta: Diana Prado González

Primera edición, 2011


© 2011 Universidad Autónoma de Ciudad Juárez
Av. Plutarco Elías Calles 1210
Fovissste Chamizal, C.P. 32310
Ciudad Juárez, Chihuahua, México
Tel. +52 (656) 688 2260
RTI-FI-11

http://www2.uacj.mx/publicaciones
Índice
Resumen 7
Palabras clave 7

I. Introducción

II. Planteamiento
Antecedentes 11
Marco teórico-metodológico 12
Diseño 12
Sujetos 12
Instrumentos 13

III. Resultados
Gráfica 1. Distribución del estado civil, de acuerdo
al grupo al que pertenece 16
Gráfica 2. Proporción de estudiantes que están activos
laboralmente, de acuerdo al grupo al que pertenecen 16
Gráfica 3. Razones por las que los estudiantes reportaron
trabajar, de acuerdo al grupo al que pertenecen 17
Gráfica 4. Horas que dedican a trabajar los estudiantes
durante el día, de acuerdo al grupo al que pertenecen 18
Gráfica 5. Puestos que ocupan en su trabajo los estudiantes,
de acuerdo al grupo al que pertenecen 18
Gráfica 6. Tiempo que tienen trabajando permanentemente
los estudiantes, de acuerdo al grupo
al que pertenecen 19
Gráfica 7. Principal efecto que ha tenido trabajar
y estudiar simultáneamente, de acuerdo
al grupo al que pertenecen 20
Gráfica 8. Factores que los estudiantes piensan
que han provocado que reprueben materias,
de acuerdo al grupo al que pertenecen 21
Gráfica 9. Cambios que los estudiantes consideran
que deben hacer para mejorar su rendimiento
académico, de acuerdo al grupo al que pertenecen 22
Gráfica 10. Distribución del sexo, de acuerdo
al grupo al que pertenecen 25

IV. Conclusiones
Bibliografía 27
Resumen

E
l propósito del presente estudio, fue conocer los hábitos y actitudes hacia el
estudio entre alumnos de nivel superior, que presentan alto y bajo rendi-
miento académico. Se utilizó un diseño descriptivo transversal correlacio-
nal con enfoque cuantitativo y una muestra no probabilística por cuotas,
constituida por 658 estudiantes entre segundo y décimo semestre del área de ingenie-
ría de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), dividida en dos grupos. El
primero, denominado como G1 y compuesto por alumnos que han sido dados de baja
por alto índice de reprobación (53%); y otro, compuesto por estudiantes con promedio
general superior a 9.1, denominado como G2.
Se aplicó la Encuesta de Hábitos y Actitudes hacia el Estudio (EHAE), de Brown y
Holtzman. Los resultados arrojan que existen diferencias significativas con respecto a
los hábitos y actitudes hacia el estudio entre ambos grupos, destacando como variables,
que inciden en ello, las diferencias por género, por estado civil y por situación laboral.

Palabras clave:
Hábitos y actitudes hacia el estudio, reprobación, alto rendimiento académico, es-
tudiantes universitarios.

7
I. Introducción

U
na de las tareas relevantes de las universidades, es facilitar que el estu-
diante adquiera los conocimientos básicos de una profesión. Para el logro
de dicha meta, es fundamental que el alumno cuente con un método de
estudio, es decir, hábitos y técnicas que le faciliten su aprendizaje. Es así
que la UACJ, en el Cuerpo Académico de Psicología Clínica y de la Salud, en la línea de
Educación, da a conocer los resultados obtenidos por un equipo de académicos interesa-
dos en responder: ¿existen diferencias significativas en cuanto a los hábitos y actitudes
hacia el estudio entre estudiantes de nivel superior, que presentan alto y bajo rendi-
miento académico? Con esta finalidad, el documento se organizó en tres secciones.
En la primera, se describen los antecedentes de la educación en México, enfatizando
en la importancia del rendimiento académico y en el papel que desempeñan sobre éste
tanto los hábitos como las actitudes hacia el estudio. La segunda sección, aborda espe-
cíficamente el tema del rendimiento académico en la UACJ, considerando además las
situaciones contextuales y ambientales, así como las características sociodemográficas
de la población estudiada. En la última sección, se concluye y se sugieren estrategias de
intervención, dirigidas a resolver y potencializar las habilidades, y la formación integral
de los estudiantes.

9
Resumen
II. Planteamiento

Antecedentes

E
n México, la educación de nivel superior enfrenta el reto de ajustarse a los
avances tecnológicos y a los cambios sociodemográficos, que cada día se sus-
citan con mayor celeridad. Uno de los indicadores de este hecho, lo repre-
senta el dato reportado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía
(INEGI, 2004), que señala que sólo el 12.7% de la población mayor de 24 años cuenta
con algún grado aprobado de estudios superiores. La Asociación Nacional de Universi-
dades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES, 2001), por su parte, refiere que
sólo entre el 50% y el 60% de alumnos concluyen sus estudios universitarios.
Aunque se ha demostrado que factores sociales, económicos, familiares, personales
y pedagógicos, inciden en que los estudiantes no concluyan sus estudios superiores,
el rendimiento académico es, sin duda, uno de los principales determinantes de esta
problemática (Valdez, Román, Cubillas y Moreno, 2008). Quizá por este hecho en
todos los niveles educativos, los factores predictores del rendimiento académico han
sido tema de estudio constante, ya que éste guarda una relación estrecha con las
altas tasas de fracaso, rezago y deserción escolar, con los conocidos efectos negativos
no sólo para el propio estudiante, sino para la sociedad en general, especialmente
cuando el fracaso ocurre en el nivel universitario (Martín, García, Torbay y Rodrí-
guez, 2008).
La producción académica, que se ha generado y publicado acerca del rendimiento,
demuestra que las instituciones de educación superior, sin duda guiadas por el inte-
rés que les representa cumplir cabalmente con su compromiso social, no han perma-
necido ajenas a la investigación sobre éste. Para revisar la influencia psicológica, so-
cial, pedagógica, etcétera, en el éxito o el fracaso académico, se han utilizado algunos
modelos eclécticos de interacción, que, entre otras estrategias, incluyen el sistema de
tutorías y asesoría académica individuales, con el objeto de lograr un incremento en
los indicadores de rendimiento académico (Tejedor, 2003).

11
12 El estudio con este tema, se dificulta a partir de la diversidad de variables que in-
ciden en su conceptualización. Algunas que se han considerado, se relacionan con el
propio sistema educativo, como son la amplitud y complejidad de los programas de
estudio, las metodologías de la enseñanza y los conocimientos previos, así como las que
son inherentes a las características y actitudes propias de los estudiantes, relacionadas
con su percepción y la importancia que éstos le confieren a la educación (Edel, 2003).
Por ejemplo, Bloom (1982) y Sattler (2001), citados en Woolfolk (2006), han corre-
lacionado el rendimiento académico con la inteligencia y las actitudes y hábitos hacia
el estudio, encontrando correlaciones altas entre las pruebas de inteligencia y el ren-
dimiento académico. De igual forma, Díaz et al. (2001) consideran que el rendimiento
está relacionado con la inteligencia, motivación y factores de la personalidad; y Tinto
(1998) y De la Peza y García (2005) encontraron que la carencia de hábitos de estudio,
es una de las causas principales de las altas tasas de fracaso académico en todos los
niveles educativos.
Cutz (2003) señala que muchos de los problemas respecto al éxito escolar, giran
en torno a los buenos hábitos de estudio. Sarasa y cols. (2002), y Cabrera y Galán
(2002), establecieron que las actitudes son el elemento más estable de las tendencias
motivacionales, como un acto consciente que el individuo realiza para la satisfacción
de sus necesidades de logro, lo que es aplicable en el proceso de enseñanza-apren-
dizaje en todos los niveles educativos, encontrando una relación significativa con el
rendimiento académico. Por otro lado, Cedeño (1992) encontró la existencia de una
diferencia significativa entre la motivación y los hábitos de estudio en relación con el
rendimiento académico.

Marco teórico-metodológico
Diseño
El estudio se realizó conforme a un diseño descriptivo de tipo transeccional, el cual
se dirige a la determinación de los valores que una variable, en este caso hábitos y
actitudes hacia el estudio, asume en un momento determinado.

Sujetos
En la investigación participaron 658 estudiantes, entre segundo y décimo semes-
tre de 11 programas educativos del área de ingeniería, correspondiendo el 57.7% a
los primeros cinco semestres, siendo 357 alumnos de bajo rendimiento académico,
quienes fueron dados de baja por el número de materias reprobadas, presentando un
índice de reprobación de 53%, denominados como Grupo 1 (G1).
Asimismo, se incluyeron 301 estudiantes considerados de alto rendimiento aca-
démico, al tener un promedio general de 9.1 en una escala del 0 al 10, denominados
como Grupo 2 (G2).

Una comparación de las actitudes y hábitos de estudio


en estudiantes universitarios con alto y bajo rendimiento académico
La muestra fue no probabilística por cuotas, conformada durante los años 13
2000 a 2008.

Instrumentos
Se aplicó la Encuesta de Brown y Holtzman, adaptada por García y García (1971).
La escala general fue denominada Orientación hacia el Estudio (OE) y está dividida
en dos subescalas: Hábitos de Estudio (HE) y Actitudes hacia el Estudio (AE).
En ella, se consideran las tareas que el alumno debe realizar como parte de sus
estudios y si éste recupera de alguna manera los materiales que no aprendió en su
momento, si lleva un orden en sus apuntes, cuenta con un tiempo y espacio deter-
minado para el estudio o improvisa antes de cada examen o actividad, y si las acti-
vidades extraescolares o problemas ajenos, lo retrasan, descuidando el estudio. Esta
subescala también determina la rapidez para terminar los trabajos, la facilidad para
concentrarse al momento de estudiar, además de los métodos y procedimientos ade-
cuados de estudio.
La subescala de AE, determina la opinión que los estudiantes tienen de sus maes-
tros y de las actividades que éstos realizan en el salón al impartir sus clases, así como el
trato que éstos les otorgan, evaluando también el grado de importancia que tiene para
el alumno el estudiar en relación a sus metas, prácticas y requerimientos educativos.
Además de esta escala, se aplicó un cuestionario sociodemográfico, diseñado es-
pecialmente para identificar las atribuciones causales de los estudiantes en relación
con su rendimiento académico, como son: estado civil, sexo, edad, actividad laboral,
desempeño académico previo, así como su opinión con respecto a los cambios que de-
bieran realizarse para mejorar su rendimiento académico.

II. Planteamiento
III. Resultados

E
l rango de edad en la muestra, fue de 17 a 40 años. El promedio fue de x = 22
(DS = 3.7) años y se encontró que un 75.6% es menor a 25 años; el 84.9% es
del sexo masculino; el 67.5% es soltero; y el 22.5% es casado o vive en unión
libre. El 76.1% reporta que generalmente no dedica tiempo para estudiar y
el 20% reveló que dedica menos de cinco horas a la semana para estudiar en casa.
El 72% de los estudiantes trabaja y estudia simultáneamente. Se observó en un
86%, que el trabajar es indispensable para el sostenimiento personal y el de su fami-
lia. El 62.1% de los estudiantes que trabaja, reporta que comenzó a laborar antes de
ingresar a la UACJ y en un 23% lo hizo en los primeros semestres de su ingreso.
Con respecto a las horas diarias que dedican a su trabajo, el 56.8% señala de ocho
a doce; y el 34%, de seis a ocho horas diarias. En relación a la posición jerárquica
que ocupan en sus puestos, el 79% reportó que labora en mandos de gerencia y nivel
intermedio (supervisores o jefes de línea), por lo que el 80.6% califica como muy alto
y alto, el grado de exigencia y responsabilidad que tiene en el puesto que desempeña,
aunque el 61.8% considera que tanto el ambiente como sus relaciones de trabajo son
buenos; y el 29.4% los considera excelentes.
Los datos obtenidos al hacer la comparación en las diferentes variables que se eva-
luaron en ambos grupos, en cuanto al estado civil en el G1, se muestra un mayor núme-
ro de estudiantes casados que en el G2. Asimismo, se observó que el G1 tenía un mayor
porcentaje de estudiantes que trabajan y estudian simultáneamente (ver gráfica 1).

15
16 Gráfica 1. Distribución del estado civil, de acuerdo al grupo al que pertenece

Solteros, 91%
100%

90%
Solteros, 68%
80%
70%

60%

50% Casados, 31%


40%
30%
Casados, 9%
20%

10%
0%
Bajo rendimiento Alto rendimiento
académico académico

Se observó que un porcentaje superior de estudiantes que trabajan, pertenecen al


grupo de bajo rendimiento (ver gráfica 2).

Gráfica 2. Proporción de estudiantes que están activos laboralmente, de


acuerdo al grupo al que pertenecen

Alto rendimiento
32%

Bajo rendimiento
68%

Una comparación de las actitudes y hábitos de estudio


en estudiantes universitarios con alto y bajo rendimiento académico
En un 72% señalaron que la razón principal por la que trabajan, es porque es 17
indispensable para su sostenimiento y el de su familia, mientras que en el G2 corres-
ponde sólo al 28%, lo cual puede implicar condiciones económicas desfavorables en el
grupo de bajo rendimiento académico (ver gráfica 3).

Gráfica 3. Razones por las que los estudiantes reportaron trabajar,


de acuerdo al grupo al que pertenecen

84%

90%

80%

70%

60%

50% Bajo rendimiento


Alto rendimiento
40%
24%
30%
12% 10%
20% 8%
5% 5% 5%
10%

0%
ra io
s ea
pa o d l ár ar e
l nt r
e tu e ra e ch ibr
ab ie ilia es en r v l
s
n im r r rre ro po
pe ten fam ga a
ic ca Ap iem
s
di os al Pa ct la t
In el s son rá de el
P
r
pe

En este mismo sentido, en el G1 el 91% trabaja más de ocho horas durante el día,
en contraparte con el 30% en el G2 (ver gráfica 4).
Los puestos que ocupan a nivel intermedio y/o gerencial, corresponden en un 80%
en el G1; y 21% en el G2 (ver gráfica 5).

III.
II. Resultados
Planteamiento
18 Gráfica 4. Horas que dedican a trabajar los estudiantes durante el día,
de acuerdo al grupo al que pertenecen
57%

60%

50%

34%
40%

Bajo rendimiento
30%
Alto rendimiento

16%
13% 14%
20%
8%
5%
10%
1%

0%
8-12 6-8 4-6 Menos
horas horas horas de 4
horas

Gráfica 5. Puestos que ocupan en su trabajo los estudiantes,


de acuerdo al grupo al que pertenecen
70% 60%

60%

50%

40%
Bajo rendimiento

30% 20% Alto rendimiento


19% 18%

20% 11%
9% 9%

10% 2%

0%
Mando Intermedio Operativo Trabajo
o Gerencia independiente

Una comparación de las actitudes y hábitos de estudio


en estudiantes universitarios con alto y bajo rendimiento académico
Por otra parte, el 85% del G1 y 30% del G2, comenzaron a trabajar permanen- 19
temente desde antes de ingresar a la universidad o durante los primeros semestres
(ver gráfica 6).

Gráfica 6. Tiempo que tienen trabajando permanentemente


los estudiantes, de acuerdo al grupo al que pertenecen

62%
70%

60%

50%

40%
Bajo rendimiento

23% Alto rendimiento


30%
18%

20% 11% 11%


7%
4% 4%
10%

0%
Antes En los primeros A mitad Últimos
de ingresar semestres de la carrera semestres
a la UACJ

Asimismo, se encontraron diferencias significativas en la subescala HE entre los


alumnos que trabajan y los que no lo hacen. En cuanto al efecto que ha tenido el
trabajar y estudiar simultáneamente, ambos grupos coinciden en que trabajar ha
ampliado su experiencia en las actividades profesionales. Sin embargo, el 54% del
G1, en comparación con sólo el 1.6% del G2, señalaron que trabajar provocó sus altos
índices de reprobación y/o disminución de calificaciones (ver gráfica 7).

III. Resultados
20 Gráfica 7. Principal efecto que ha tenido trabajar
y estudiar simultáneamente, de acuerdo al grupo al que pertenecen

54%
60%

50%
38%
36%
40%

Bajo rendimiento
30% Alto rendimiento

20%

6%
4%
10% 2%

0%
Amplió Incrementó Afectó
experiencia preparación rendimiento
y promedio académico

En relación a los factores que los estudiantes señalan como causantes en la re-
probación, se observan diferencias sustanciales, ya que el grupo de bajo rendimiento
reporta como principales razones: la inasistencia, falta de hábitos de estudio, disponi-
bilidad de tiempo y problemas familiares, mientras que el grupo de alto rendimiento
señala como principales causas: la falta de tiempo, hábitos e inatención, desinterés y
dificultad de las materias (ver gráfica 8).

Una comparación de las actitudes y hábitos de estudio


en estudiantes universitarios con alto y bajo rendimiento académico
Gráfica 8. Factores que los estudiantes piensan que han provocado 21
que reprueben materias, de acuerdo al grupo al que pertenecen

25%

20%

15%

10%

5%

0%

ia os po s n, ón do
c it le ió ci
en á b i
m
e ia r n a n c a g ra tad
t h dio t d o e s z l
is rs s at é ni ia el cu
as de tu de stu pe are e ter ga cid or difi
In a s t a e
as ili
d n r e P
lt e l a ta si o
es y d de
Fa de Fa ar em am al de D
p l
b y f F
o
Pr

Estudiantes con baja


25% 21% 17.50% 11% 5.50% 4.60% 4.10%
por mala escolaridad
Estudiantes con alto
2.30% 7% 10% 2% 6.60% 0% 5.60%
rendimiento académico

En lo que respecta a los cambios que los estudiantes manifiestan que deben hacer
para mejorar su rendimiento académico, ambos grupos coinciden principalmente en
que deben mejorar sus hábitos de estudio, organizar mejor sus horarios y cambiar sus
actitudes hacia el estudio. Sin embargo, el grupo de bajo rendimiento considera que
debe evitar faltar a clases (ver gráfica 9).

III. Resultados
22 Gráfica 9. Cambios que los estudiantes consideran que deben hacer para
mejorar su rendimiento académico, de acuerdo al grupo al que pertenecen

45%

40%

35%

30%

25%

20%

15%

10%

5%

0%
o s o o os o n
it se ri d do a tó ja
r
ri nt ió d
b a a tu o e m s a a en ie c ta
há cl or ct
i ét bl te ab or pa
l
r a h a m o on tr h m im ci cu
ra r ar ar ar pr c ar ar oc ti ifi
ti z r o de m n r D
ej
o
si
s ni bi jo ve
r N jo
r
To co pa
a am e ol ar e
M A
rg M ej M de or
O C es D ta ay
R
F al M

Estudiantes con baja


34% 20% 17.30% 15% 3% 3% 2% 3% 1.60% 0.08% 0.05% 0% 0%
por mala escolaridad
Estudiantes con alto
42% 3% 14.50% 7% 0.03% 0.06% 18% 2% 0% 1% 0% 0.09% 0.01%
rendimiento académico

Con respecto a las subescalas HE y AE, y puntaje general de la escala OE, es in-
dicativo que las mujeres tienen mejores hábitos y actitudes hacia el estudio, en com-
paración a los hombres. En el G1, se observa un mayor porcentaje de hombres en
contraposición con el G2. En la gráfica 10, se muestra la relación con las diferencias
significativas que se observaron en los puntajes. Se encontraron diferencias significa-
tivas en las mujeres del G2 en la subescala AE (x = 61.06 ANOVA F = 6.19; =.003), con
tendencia mayor en el estado civil casado.

Una comparación de las actitudes y hábitos de estudio


en estudiantes universitarios con alto y bajo rendimiento académico
Gráfica 10. Distribución del sexo, de acuerdo al grupo al que pertenecen 23

85%

100%

90% 67%

80%
70%

60% 33% Mujeres


50% Hombres
40% 15%
30%
20%

10%

0%
Bajo rendimiento Alto rendimiento
académico académico

De la misma manera, se encontró una correlación significativa positiva (r = .291; p


<.01) entre hábitos y actitudes de estudio. Los niveles bajos de hábitos de estudio (x =
11.81; DS = 7.3) de la población estudiantil que causó baja temporal, por bajo rendi-
miento académico, mantienen relación directa con los niveles bajos de actitud hacia
el estudio (x = 13.09; DS = 12.3), siendo la conducta de evitación y retraso diferente
significativamente entre nueve programas educativos evaluados (F = 1.9; p = .048).
Es decir, que al obtener evaluaciones bajas, los estudiantes refuerzan la postergación
para realizar las actividades académicas necesarias en relación a las exigencias aca-
démicas establecidas.
Se hallaron diferencias significativas, sobresaliendo el G2 en hábitos de estudio: en
HE (x = 57.1 ANOVA F = 27.7; =.000) y en AE (x = 54.6 ANOVA F = 3.7; =.055), así como
en la OE (x = 56.9 ANOVA F = 15.7; =.000). Lo que nos permite sentar las bases para la
intervención, ya que los estudiantes del grupo de alto rendimiento académico tienen pun-
tajes más altos en las subescalas de HE y AE, que los del grupo de bajo rendimiento.
Por otra parte, también se encontraron correlaciones positivas significativas en-
tre las dos subescalas (HE y AE) y la OE (r >.576; =.000), lo que revela que a mayor
actitud positiva hacia el estudio, mejores son los hábitos hacia éste, lo que conlleva
a tener una predisposición cognitiva y conductual positiva hacia las actividades pro-
pias del aprendizaje.

III. Resultados
IV. Conclusiones

D
e acuerdo con los resultados mencionados, se sugiere una intervención ba-
sada en la premisa del 68% con bajo rendimiento, que se focaliza en tres
variables: casados, trabajadores que estudian y con puestos de alto grado
de responsabilidad.

ɶɶ Intervención: procedimiento en relación a los hábitos, donde se aprovechan


técnicas que conforman métodos de estudio y cambio de actitudes, así como
estrategias diferenciadas por género. Plan de vida y carrera, logros de metas y
autoeficacia.
ɶɶ Retomar los postulados del Modelo Educativo visión 2020 UACJ, en el que se
fomentan destrezas, habilidades, técnicas, esquemas y mapas conceptuales y
mentales basados en aprendizaje significativo y colaborativo.
ɶɶ Respecto a la variable hábitos de estudio, se recomienda: uso adecuado del
tiempo, crear un horario fijo, leer, comprensión de lectura, tomar notas, hacer
mapas mentales o conceptuales y utilizar adecuadamente el centro de acceso a
la información: la biblioteca y las nuevas tecnologías.
ɶɶ Otra estrategia es crear un espacio de estudio con iluminación, temperatura y
silencio adecuado, mesa de trabajo amplia, silla con un respaldo firme, imple-
mentos y material de trabajo habitual y de consulta.
ɶɶ Un elemento esencial en el cambio de actitudes, es la motivación, que son los
factores que llevan a una persona a la acción y se puede clasificar dependiendo
de su origen y destino en tres tipos: motivación extrínseca, intrínseca y tras-
cendente. A nuestro criterio, esta clasificación permite de una manera práctica
y sencilla entender cómo se motiva a los estudiantes para actuar, de acuerdo
con los siguientes motivos:
ɶɶ Extrínsecos: cualquier tipo de motivo externo y que sea ajeno a la persona que
realiza la acción.
ɶɶ Intrínsecos: motivo o excusa interna generada por la persona que realiza la
acción.

25
26 ɶɶ Trascendente: estado o resultado provocado en otra persona, debido a la acción
de la persona motivada.
ɶɶ Plan de vida-carrera: una vez que el estudiante reconozca los motivos que le
generan la energía necesaria para mantenerse en el estudio y conseguir los
objetivos y metas propuestas, es necesario que identifique objetivos concretos
y fáciles de conseguir; desarrollar la curiosidad y el interés por esos objetivos;
percibirse autoeficaz ante esos objetivos como capaces de satisfacer necesida-
des, siguiendo la tipología propuesta por Maslow: fisiológicas, seguridad, so-
cial, estima y autorrealización.
ɶɶ Se recomienda organizar, por lo menos, un plan de trabajo por semestre y hacer
uso de estrategias, tales como: balanza decisional; ventajas y desventajas; elabo-
rar una matriz de las actividades urgentes e importantes; tener confianza para
analizar causas de fracasos; buscar soluciones; y confiar siempre en el potencial
que se tiene, en las posibilidades y en los caminos con todos los sentidos abiertos.

Una comparación de las actitudes y hábitos de estudio


en estudiantes universitarios con alto y bajo rendimiento académico
Bibliografía

Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).


Programa Institucional de Tutoría. Una propuesta de la ANUIES para su or-
ganización y funcionamiento en las instituciones de educación superior. México,
ANUIES, 2001.
Bloom, B. S. “The Role of Gifts and Markers in the Development of Talent”. Exceptio-
nal Children, No. 48, 1982, pp. 510-522.
Brown, F. y T. Dubuis. “Correlación entre hábitos de estudio y rendimiento académi-
co”. La Educación, núm. 42, 1964.
Cabrera, P. y E. Galán. “Satisfacción escolar y rendimiento académico”. Revista de
Psicodidáctica, 2002, pp. 1-14.
Cedeño, M. Influencia de la motivación al logro y los hábitos de estudio en el rendi-
miento académico de los estudiantes de estudios profesionales de la carrera de
sistemas en la UNA. Ciudad Bolívar, Centro Local Bolívar, 1992.
Cutz, G. Hábitos de estudio y tarea en casa. Universidad de Illinois, 2003.
García, C. F. y H. E. García. Encuesta de Hábitos y Actitudes hacia el Estudio (EHAE)
de Brown y Holtzman (1964). México, adaptación al castellano por la Facultad
de Psicología de la UNAM, 1971.
De la Peza, C. y E. García. “Relación entre variables cognitivo-emocionales con el
rendimiento académico: un estudio con universitarios”. Revista de Psicología Ge-
neral y Aplicada, 2005. Disponible en: http://www.fedap.es/iberpsicologia/iberp-
si10/indiceip10-7.htm [consulta: 5 de junio de 2008].
Díaz, D., M. Morales y L. Amador. “La importancia del perfil vocacional en el rendi-
miento”. Revista Mexicana de Psicología. México, Sociedad Mexicana de Psico-
logía, A. C., 2001.
Edel, N. R. La hemeroteca científica en línea. Julio-diciembre de 2003. Disponible en:
http://www.ice.deusto.es/rinace/reice/volln2/edel.,pdf [consulta: 1 de marzo de
2009].
Ferreiro, R. Estrategias didácticas del aprendizaje cooperativo. México, Trillas, 2004.

27
28 Gargallo, B., C. Pérez, B. Serra, F. Sánchez e I. Ros. “Actitudes ante el aprendizaje
y rendimiento académico en estudiantes universitarios”. Revista Iberoamerica-
na de Educación, núm. 42. Universidad de Valencia, 2007, p. 2. Disponible en:
http://www.rieoei.orglinvestigación28.htm [consulta: 3 de febrero de 2008].
Instituto Nacional de Estadística y Geografía. El rezago educativo en la población
mexicana. México, INEGI, 2004.
Martín, E., L. García, A. Torbay y T. Rodríguez. “Estrategias de aprendizaje y rendi-
miento académico en estudiantes universitarios”. International Journal of Psy-
chology and Psychological Therapy, 2008, pp. 401-412.
Martínez-Otero, V. y B. Torres. “Análisis de los hábitos de estudio en una muestra de
alumnos universitarios”. Revista Iberoamericana de Educación, 1997. Disponi-
ble en: http://www.ricoei.orglinv_edu40.htm [consulta: 24 de junio de 2008].
Sarasa y cols. Motivación y actitud ante el estudio, 2002. Disponible en: http://www.
medicentro.com
Sattler, J. M. Assessment of Children: Cognitive Applications. 4ª edición. San Diego,
CA; Jerome M. Sattler, Inc., 2001.
Tejedor, T. F. “Poder explicativo de algunos determinantes del rendimiento en los
estudios universitarios”. Revista Española de Pedagogía, enero-abril de 2003,
pp. 5-32.
Tinto, V. “El abandono en los estudios superiores: una perspectiva de las causas de
abandono y su tratamiento”. Cuadernos de planeación universitaria, núm. 2.
México, UNAM, 1998.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), 2008. Disponible en: http://www2.
uacj.mx/transparencia/indicadores/documentos/ANUARIOS%20ESTADISTI-
CO%202007-2008.pdf [consulta: 19 de marzo de 2009].
Valdez, E., R. Román, Ma. José Cubillas e I. Moreno. “¿Deserción o autoexclusión?
Un análisis de las causas de abandono escolar en estudiantes de educación me-
dia superior en Sonora, México”. Revista Electrónica de Investigación Educati-
va, núm. 10, 2008, pp. 1-16.
Vázquez, P., M. E. Vidaña y cols. “Hábitos y actitudes hacia el estudio en universita-
rios de ingeniería con bajo rendimiento académico”. Revista Mexicana de Psico-
logía. México, Sociedad Mexicana de Psicología, A. C., 2007, p. 191.
Woolfolk, A. Psicología educativa. 9ª edición. México, Pearson Addison Wesley, 2006,
pp. 114-115.

Una comparación de las actitudes y hábitos de estudio


en estudiantes universitarios con alto y bajo rendimiento académico