Está en la página 1de 6

OBJETIVO : análisis de reportajes

EJEMPLOS DE REPORTAJES

Analizar los reportajes según la pauta expuesta más abajo

En Vidas al límite (publicado por la editorial Seix Barral), el escritor Juan José Millás ha recogido
una selección de reportajes publicados en El País Semanal en los que retrata personas famosas,
héroes anónimos y hombres y mujeres con una historia a sus espaldas. Aquí tienes fragmentos de
algunos de estos conocidos reportajes de Millás.

REPORTAJE 1: Daniel Álvarez, un hombre ciego y sordo

El mundo en sus manos

EL PAÍS 3 FEB 2008

Daniel Álvarez no sabe cómo es el mundo que le rodea. Jamás ha visto el rostro de su mujer o de su
hija. Ni siquiera ha escuchado su voz. Es ciego y sordo, pero ha logrado llevar una vida normal. Trabaja
en la ONCE y es presidente de la Asociación de Sordociegos de España. Viaja, asiste a congresos
internacionales y juega con su hija. Sus cinco sentidos están localizados en sus manos. Atrapado
dentro de su cuerpo, sin conexión con el exterior, ha aprendido a valerse por sí mismo y se comunica
con los demás por medio del tacto. Él inaugura Vidas al límite, la nueva serie de Juan José Millás para
El País Semanal. Fotografía de Daniel Sánchez

He aquí el relato de una peripecia personal extraordinaria, la de Daniel Álvarez, que, sordo desde los
cuatro años y ciego desde los treinta, ha logrado construirse una identidad y una vida que llamaríamos
normales, si "lo normal" no nos pareciera tan opaco. Casado con Helen y padre de Natalia, una niña
de cinco años, Daniel despliega una intensa actividad profesional que le obliga a viajar con alguna
frecuencia dentro y fuera de España. Jefe de la Unidad Técnica de Sordoceguera de la ONCE (que
ocupa a 16 personas), además de presidente de la Asociación de Sordociegos de España, posee la
medalla Anna Sullivan, que es la condecoración más prestigiosa y antigua en reconocimiento al
esfuerzo realizado a favor de las personas sordociegas.

Para leer el reportaje completo pincha aquí


REPORTAJE 2: María Tapia, ama de casa

María Tapia: La vida del ama de casa


Trabaja más de doce horas diarias. Sostiene una casa y una familia compuesta por
ella, su marido y un hijo de siete años con hiperactividad diagnosticada. Pero su
trabajo es invisible para el sistema. Como el de todas las amas de casa. El desayuno
con las amigas y las veladas ante la tele son sus vías de escape. Juan José Millás la
siguió durante una jornada como parte de su Proyecto Sombra. Acabó agotado.

EL PAÍS 5 ENE 2005

María Tapia trabaja de 14 a 15 horas diarias (alguna más que yo, para decirlo todo) y los
fines de semana hace horas extras. Pese a ello, no está conectada a ninguna red de
intereses que trascienda más allá de las cuatro paredes de su casa. Su actividad no provoca
asientos contables, ni movimientos financieros, ni transferencias bancarias. María no factura
a nadie un solo minuto de su esfuerzo diario, no recibe una nómina y, por tanto, no cotiza
tampoco para cobrar en su día una jubilación. Si hoy fuera a comprarse un televisor a plazos
y le pidieran, como es habitual, un certificado de ingresos del último año, no tendría nada que
enseñar porque no los ha tenido. María Tapia es ama de casa, así que pertenece a esa mitad
de la humanidad que realiza actividades invisibles para el sistema, pero sin las que el
sistema, curiosamente, se vendría abajo. María Tapia no existe ni para los expendedores de
tarjetas de crédito, ni para los directores de las cajas de ahorro, ni para el FMI o el Banco
Mundial. Quizá posea una tarjeta de crédito, pero como mera extensión geográfica de la de
su marido; quizá le concedan un crédito, pero no por ella misma, sino por su marido; tal vez
pueda tener una cuenta corriente, pero su titularidad será subsidiaria de la de su marido.
María Tapia es por sí misma invisible para el sistema; sólo junto a su marido, que al trabajar
fuera de casa es reconocido como un individuo productivo, adquiere una identidad vicaria, es
decir, el eco de una identidad. Lo cierto es que si María Tapia y la mitad invisible de la
humanidad que representa abandonaran de un día para otro las tareas domésticas, de forma
que tuviera que hacerse cargo de ellas la mitad visible, la economía mundial sufriría
gravísimos desajustes, pues son millones y millones las horas que se van en hacer la
compra, en asear la casa, en cocinar, en limpiar el polvo, en cambiar las sábanas, en tender
la ropa, en plancharla, en traer a los niños al mundo y amamantarlos hasta que se les puede
llevar a la guardería, al colegio, al pediatra, al psicólogo, al cumpleaños de un amigo… (...)

Llegué a casa de María Tapia, la mujer invisible citada más arriba, a las ocho y media de la
mañana de un destemplado día del pasado mes de octubre. Cuando me abrió la puerta, ya
había despedido a su marido, había ventilado su dormitorio y el salón, se había arreglado y
estaba intentando que Fernando, su hijo, de siete años, saliera de la cama para desayunar y
vestirse, pues a las nueve y media tenía que estar en el colegio.

Para leer el reportaje completo pincha aquí


REPORTAJE 3: Francisco Marín, un joven con síndrome de Down

Un día con Paco 


Tiene síndrome de Down. Es la única diferencia entre Francisco Marín y otro joven
barcelonés de 21 años. Paco trabaja, estudia y está enamorado. Y aspira a un futuro y
una familia.

EL PAÍS 4 MARZO 2001

Francisco Marín tiene 21 años y un cromosoma más que yo. Vive en una localidad de la
periferia de Barcelona (Hospitalet) desde donde cada mañana se dirige a la Fundación
Catalana para el Síndrome de Down, en cuyas oficinas trabaja como auxiliar administrativo.
Va y viene siempre solo, aunque el pasado 17 de enero una sombra estaba esperándole en
el portal de su casa para seguirle durante toda la jornada. Esa sombra era yo.

– Voy a ser tu sombra –le dije.


– Así que yo me llamo Paco y mi sombra se llama Juan José –respondió señalando con
regocijo aquella falta de simetría insólita.

Comenzaba a amanecer cuando tomamos el metro en Hospitalet, confundidos con la riada


de gente que a esa hora se dirigía a trabajar. El vagón iba lleno, pues,  de personas con el
número consabido de cromosomas en sus células y con una cantidad anormal de
preocupaciones en su cabeza. Podía oír sonar sus cromosomas y sus preocupaciones cada
vez que el vagón hacía un movimiento brusco. Percibí algunas miradas furtivas hacia la
pareja formada por Paco y yo, cuya relación no era fácil de conjeturar. Él iba disfrazado de
auxiliar administrativo (chaqueta oscura, pantalones con raya, camisa y corbata a juego) y yo
de reportero (pantalones vaqueros, camisa vaquera y chupa). Nos colocamos cerca de una
de las puertas, cogidos a una barra vertical, y Paco me confesó que él también escribía.

Para leer el reportaje completo pincha aquí


CARACTERÍSTICAS LINGÜÍSTICAS DEL
REPORTAJE PERIODÍSTICO

A partir de las lecturas de los reportajes propuestos en clase, contesta las siguientes
preguntas:

TITULAR
Analiza la estructura sintáctica que presentan los titulares (presencia de frases u
oraciones simples o complejas. Para ello cada uno de los titulares por separado.

ENTRADA, CUERPO Y PÁRRAFO FINAL


1.- ¿Qué tipo de registro lingüístico utiliza el emisor? ¿Existe cambio de registro en
algún momento del texto? En el caso de que la respuesta a esta última pregunta sea
afirmativa, razónalo.

2.- ¿Cómo es el léxico empleado, sencillo o difícil? ¿Aparecen tecnicismos? En caso


afirmativo, justifica tu respuesta.

3.- ¿Qué persona verbal aparece en el texto? ¿Por qué crees que la emplea?

7.- Es frecuente que en los reportajes el emisor manifieste su opinión o su punto de


vista sobre el tema del que está hablando. Para ello se sirve de una serie de una serie
de  recursos (empleo de un lenguaje valorativo, predominio de una determinada
modalidad oracional, aparición de palabras con doble sentido, presencia de
determinados recursos literarios, etc). Todos estos elementos reciben el nombre de
recursos de modalización y, según su mayor o menor presencia, se habla de textos
muy modalizados, bastante modalizados, poco modalizados o nada modalizados. 
Revisa el apartado modalización y analiza su presencia en cada uno de  los reportajes
que has leído

LA MODALIZACIÓN
INTRODUCCIÓN

Para entender qué es la modalización, partamos de un ejemplo: el profesor nos acaba de


dar la nota del último examen y le preguntamos a un compañero de clase: “¿Qué has
sacado?”. Este alumno, que ha obtenido 3 puntos en el examen, nos puede dar varias
respuestas. Por ejemplo, “he sacado un 3” o “desgraciadamente, he sacado sólo un tres”.
¿En cuál de estos dos enunciados hay más carga subjetiva? La respuesta es evidente: en
el segundo, puesto que en él el emisor ha empleado dos adverbios valorativos: “sólo” y
“desgraciadamente”. Decimos de este texto que está modalizado, ya que encontramos en
él marcas lingüísticas claras que muestran la subjetividad del emisor. 

DEFINICIÓN

La modalización es un concepto que se relaciona con la subjetividad del emisor y, por lo


tanto, hablamos de modalización para referimos a las marcas lingüísticas con las que el
emisor de un texto manifiesta su actitud o postura personal respecto a lo que está
diciendo.

Hablaremos aquí de los rasgos modalizadores que contribuyen a dar subjetividad a un


texto, lo cual implica que el emisor del discurso manifiesta su punto de vista o su opinión
personal acerca del tema del que esté hablando. 

RECURSOS DE MODALIZACIÓN

Modalidad oracional: 

 Empleo de oraciones exclamativas, exhortativas, dubitativas y desiderativas, las


cuales expresan una determinada actitud del hablante. 
 Uso de oraciones interrogativas, cuando se formulan preguntas con las que se
pretende implicar al receptor y hacerle partícipe del contenido del texto. 

Empleo de la primera persona: uso de determinantes, formas pronominales y verbos en


1ª persona del singular. Ejemplo: me parece, creo...
Léxico valorativo: no posee una función descriptiva sino que tiene como objetivo valorar
positiva o negativamente una determinada realidad.

 Sustantivos y adjetivos de carácter valorativo: horror, desgracia, odioso, terrible,


maravilloso...
 Verbos y perífrasis modales de obligación o posibilidad: hay que observar, no
debemos olvidar, tenemos que considerar...
 Adverbios valorativos: posiblemente, desgraciadamente...
 Locuciones valorativas: por supuesto, sin duda, por suerte, por desgracia...
 Expresiones para poner de relieve un comentario del hablante: en mi opinión, a mi
modo de ver, desde mi punto de vista...

Uso de sufijos diminutivos, aumentativos y despectivos: pequeñito, perrazo, feucho...

Tiempos verbales: 

 Empleo del condicional para establecer hipótesis


 Uso del imperativo para expresar una orden
 El modo subjuntivo es el modo de la subjetividad del hablante y, por lo tanto, es
otra importante marca modalizadora

Recursos literarios: empleo de metáforas, símiles, personificaciones, hipérboles,


ironías... de gran valor expresivo.

Signos de puntuación

 Empleo de puntos suspensivos para expresar determinados sentimientos, como


duda, temor, etc.
 Utilización de comillas para poner de relieve una o varias palabras que son
empleadas de manera irónica.
 Uso de paréntesis, cuando sirven para introducir una apreciación del emisor.

Recursos tipográficos: empleo de letra en negrita, palabras escritas íntegramente en


mayúsculas, uso de cursiva...