Está en la página 1de 28

LA RELACIÓN ENTRE LA PERSONALIDAD Y LA ELECCIÓN DE LOS

COLORES
Néstor Ceja, Katia González, Perla Jiménez, Mariana Luna, Wsbaldo Macías y
Aleida Sotelo
2° Semestre de la Licenciatura en Psicología
Centro Universitario Enrique Díaz de León

INTRODUCCIÓN
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
Recientemente, se han realizado diversos estudios (Peláez, Gómez, y
Becerra, 2016 y Olmos, 2006) que prueban que los colores impactan en las
emociones de las personas en situaciones determinadas, esto ha sido aprovechado
por diversos medios de comunicación y tiendas departamentales para llamar la
atención de los consumidores, por lo que los diseñadores de publicidad se han
dedicado a estudiar el impacto psicológico de los colores.
Peláez et al. (2016) realizaron un estudio en el que identificaron la influencia
del color en el rechazo o aceptación de un producto por parte de los consumidores,
la correlación entre las emociones y el color; la influencia que este tiene en la
decisión de compra. Según Peláez et al. (2016), este estudio demostró que las
emociones predominantes en los colores están ya establecidas en el círculo de
Geneva él cual es un instrumento construido a partir a las teorías del color y las
emociones con respecto a los objetos, acontecimientos y situaciones, debido a que
se observaron ciertas respuestas sobre la influencia del color tanto en el
ingreso a un establecimiento de consumo y la decisión de compra, por lo que
se concluyó que existe una fuerte compatibilidad entre las emociones,
consumo y la percepción del color, así como la correlación entre esta y las
emociones. Por lo tanto, en los diseños publicitarios se contemplan las tendencias
y las gamas cromática del color para incitar el consumo de una población más
amplia. Se encontraron las siguientes emociones predominantes en la percepción
un color en específico: Irritación con el naranja (15%), alegría con el amarillo (29%),
tristeza con el gris (26%), miedo con el negro (45%), excitación con el rojo (55%) y
odio con el negro (35%). Además, Peláez, Gómez y Becerra et al. (2016)
encontraron que el 94% de consumidores consideran que el color influye en el
ingreso a un establecimiento de consumo, y el 64% suelen desistir de una compra
por no encontrar el color de su preferencia.
Olmos (2006) menciona que, el impacto del color también funciona como
elemento comunicacional. Los medios de comunicación se pueden relacionar con el
impacto que las imágenes provocan en el individuo. El color desempeña un rol
activo, tanto por su reflejo de la realidad, como por la atracción que ciertos tonos de
color ejercen sobre la vista, centrándose en las preferencias y el rechazo que
manifiestan las personas a momento de lograr percibir el color. Resulta ser que los
medios de comunicación con más atracción para el individuo son el cine, internet y
revistas. Son medios actuales sumamente atractivos, sobre todo el internet y su
consumo se asocia a cierta modernidad social. Las personas de una edad temprana
se guiaban más por el medio de comunicación con colores más llamativos,
expresando en su totalidad la facilidad de atención en ellos, mientras que las
personas con edad más madura se dirigían a la elección del medio de comunicación
con colores más opacos.
Los medios de comunicación que se dirigen al segmento de población más
joven eligen diseños ligeros y con una carga de color proporcional más alta,
teniendo como principal atractivo el estímulo del color. El poder de atracción que
éste ejerce es utilizado para poder acaparar la atención de los medios de
comunicación, verificando así, en qué circunstancias, los medios de comunicación
pueden implementar colores llamativos para cada tipo de población. (Olmos, 2006).
Los estudios de Peláez et al. (2016) y Olmos (2006) otorgan una
aproximación entre los estados psicológicos y los colores, sin embargo, mientras
estas investigaciones se ha enfocado en las emociones que generan las personas
por medio del color, con el fin de atraer su atención a ciertos productos y servicios,
existen otras herramientas que permiten conocer la personalidad de las personas,
cuya información también sirven a otra clase de profesionales, como psicólogos o
pedagogos, para conocer los aspectos psicológicos y competencias de los
individuos. A lo largo del tiempo, se tratado de evaluar las variables y dimensiones
de la personalidad y se han creado diferentes tipos de test de personalidad para su
medición, uno de ellos es el test conocido como 16 factores de personalidad, un
instrumento utilizado por diversos profesionales para la evaluación del sujeto.
Este test se aplica en distintas áreas, como industrias, escuelas, empresas,
áreas clínicas, hospitales y prisiones. Por ejemplo, sirve tanto conocer si un
determinado grupo de personas con algún problema patológico tiene el mismo tipo
de personalidad, como también, para detectar en los carcelarios de una prisión, las
tendencias que tienen hacia la agresividad o violencia. También se aplica en los
hospitales psiquiátricos para personas que sufren enfermedades mentales y en las
escuelas para conocer la personalidad de los alumnos que cursen un determinado
grado, y aplicar en ellos técnicas pedagógicas ideales para sus características
particulares. La prueba evalúa 16 factores de la personalidad, haciendo referencia a
propensiones en la forma de comportarse ante una situación. Ahora bien, el test 16
FP es una herramienta confiable utilizada por profesionales, sin embargo, no se
vincula con la preferencia de los colores que tienen las personas que han sido
evaluadas.
Existe un test proyectivo, conocido como el test de los colores de Lüscher, en
el cual, sí se toma como base la preferencia de los colores para analizar estados
psicológicos determinados. Este test, es frecuentemente utilizado en el área laboral
como medio para reclutar trabajadores con las competencias blandas y
profesionales, y actitudes necesarias para ejercer el puesto de trabajo que se está
solicitando, como, por ejemplo, saber afrontar el estrés. Este test, tiene como
propósito, conocer aspectos de la personalidad de los individuos a los que se les
aplica el test, las cuales son: sus últimas aspiraciones, su situación actual, su deseo
de armonía, su armonía alcanzada, la imposibilidad que tiene de alcanzar la
armonía en el momento actual y su deseo de armonía reprimido.
El aplicador del test debe reconocer los estados psicológicos por medio de la
elección de tarjetas de colores. Los candidatos deben escoger de forma ordenada,
iniciando por sus colores preferidos y terminando con sus colores menos preferidos,
para de esta manera proyectar supuestamente dichos aspectos de su personalidad
(Gestión.org., 2018). Sin embargo, a pesar de ser una herramienta aparentemente
práctica y útil para conocer partes fundamentales de la personalidad, ha provocado
distintas controversias, ya que psicólogos afirman que dicho test es poco confiable y
carece de valor como herramienta para hacer un diagnóstico de la personalidad, por
su falta de criterios metodológicos (Aguirre, 2006). Por lo tanto, un test tan
frecuentemente utilizado en las empresas para reclutar nuevo personal que carece
de confiabilidad puede contraer consecuencias negativas para la empresa y para los
candidatos de dos maneras, o bien el test indica que los candidatos tienen las
competencias necesarias para el puesto cuando en realidad no las poseen, y por lo
tanto, contratan a alguien que no ejercerá adecuadamente las actividades que se le
soliciten durante el trabajo, o bien, el test indica que un candidato no posee las
competencias necesarias para el puesto que solicita cuando en realidad si las tiene,
y como consecuencia, la empresa pierde la oportunidad de tener un empleado
capaz de ejecutar las actividades del puesto de una manera eficiente, y el candidato
pierde la posibilidad de obtener el trabajo. De esta manera, la falta de criterios
metodológicos del test de Lüscher, lo convierten en una herramienta de
reclutamiento poco eficiente, que, en ocasiones, puede traerle a la empresa más
inconvenientes que beneficios.
JUSTIFICACIÓN
Esta investigación tiene como objetivo principal confirmar si existe una
relación directa de la personalidad en la influencia de los colores, ya que se observó
que, desde la publicidad, la forma de elegir los productos, al igual que en las
decisiones para elegir la ropa a usarse o a comprarse, están relacionados los
colores, las decisiones para inclinarse por algún producto del agrado de cada
persona.
La personalidad y la elección de los colores son variables útiles para conocer
a una persona, por lo tanto, conocer las preferencias de los colores, y lo que
representan de las personas, puede servir como herramienta dentro del área
laboral/empresarial, más específicamente, en el departamento de reclutamiento, ya
que el perfil psicológico es un aspecto determinante al momento de reclutar y
seleccionar el personal de una empresa. Es por esto que, es importante conocer la
personalidad en base a los colores que sean seleccionados por la persona al
momento de aplicarle algún test, lo cual servirá como base para identificar
determinados estados psicológicos.
Si una empresa aplica pruebas escritas y test de personalidad confiables,
previos a las entrevistas directas, se podrán indicar correctamente los posibles
candidatos ideales para un puesto de trabajo, ya que con estas pruebas, es posible
identificar sus actitudes y propósitos más reales, además de poder acercarse un
poco más a la persona, y de esta manera, determinar si cumple con los criterios de
la empresa para así contratarlos según sus conocimientos, aptitudes, memoria,
agilidad mental, personalidad, comportamientos entre otros; los cuales encajan con
los requisitos del puesto bajo los criterios de la empresa sobre visión, misión y
valores para llevar a cabo la estructura ya planificada de sus propósitos (Guízar,
2013).
Con esto realizado correctamente, habría más beneficiados y menos
afectados, desde un inicio se determina quien sí puede ocupar el puesto, porque si
se seleccionó cierto candidato, para que cargo son aptos según sus resultados, en
donde / el área y viceversa pueden colaborar y sobre porque no se seleccionó a
otros candidatos, ya que cada empresa tiene sus características y criterios bajo los
cuales tiene que hacer sus análisis y en ellos se incluye el test de Lüscher (Lotito,
2015). Sin embargo, pueden existir errores al realizarlo y generar repercusiones en
la empresa que se emplea y esto provocaría la no obtención de las metas,
propósitos ni cumplimientos ya establecidos por la empresa y los previstos por la
persona a quien se le realiza el test sobre lo que podría lograr.
Miño (s.f.) menciona que, a partir de los antecedentes de Max Lüscher se
funda la denominada Psicología de los colores, la cual fundamenta dos grandes
principio las cuales son dos axinas las cuales tienen un significado predominante en
cuestión psicológica y fisiológica porque tiene determinante y contratarlos según
sus conocimientos, aptitudes, memoria, agilidad mental, personalidad,
comportamientos entre otros; los cuales encajan con los requisitos del puesto bajo
los criterios de la empresa antes características que aportan información esencial
para la identificación de sus puntos fuertes, propósitos y actitudes siendo estos
identificados por los colores que nos llevan a considerar si es confiable al momento
de realizarla o puede ser errónea por su facilidad de falla en la viabilidad ya que si
se confunde el resultado es fundamental para los resultados previstos a base de
este reclutamiento.
La elección entre preferir y rechazar un color es algo esencial y da a entender
un problema mental; estado mental y equilibrio glandular, al momento en que los
colores están separados las preferencias surgen como la fuente principal de las
elecciones ya que existiendo varias opciones el rango a elegir es más amplio, por lo
tanto, en ocasiones puede ser más confuso y ser un factor importante para que
exista alguna falla. En ocasiones implica más de una decisión cromática, como su
estado de ánimo actual, problemas personales independientemente la cultura y el
contexto social en el que se encuentre interviniendo factores externos ya sea de su
cultura, nacionalidad, forma de crianza y lo que en su entorno pueda intervenir, tanto
como lo interno, criterios, valores y formación que desde niños se inculca en casa,
dejando de lado la orientación sexual y la edad (Aguirre, 2006).
Pero contradictoriamente, La Universidad Privada Antenor Orrego (s.f.)
demostró que con base del test de Lüscher, se puede medir la regulación del
sistema central,por lo tanto puede ser asertivo al momento de realizarlo, ya que se
observan diferentes pros y contras, que se analizan al momento de que el aplicador
realice el test al reclutado y ser más concreto y tener un buen filtrado sin dejar ir sus
buenos prospectos, por quedarse con alguien que tal vez no será muy eficiente.
Por lo tanto, se considera un test con pros y contras al contrario del test “16
FP”, que es una herramienta más confiable, ya que es utilizada por muchos tipos de
profesionales porque no involucra colores, es más claro, más eficiente. Como
señalan Raymond, Karen, y Heather (2011), una de las ediciones del 16 FP ha
mejorado su fiabilidad y viabilidad respecto a las anteriores versiones. Este
instrumento se ha utilizado en algunas situaciones en las que obtener un perfil de
personalidad del reclutado sea necesario para identificar si cumple con los
propósitos, criterios, aptitudes, actitudes y capacitadas fijadas por la empresa. Esto
determina un amplio criterio para descubrir los diferentes perfiles profesionales, así
como para los rasgos primarios que como el nombre del test lo dice, son 16 como;
el razonamiento (que aun sin ser un rasgo de personalidad sin embargo es como un
criterio cognitivo que varía de las variables de la personalidad), afabilidad,
estabilidad, entre otros que son determinantes para identificar qué características
tiene cada individuo al ser reclutado y hacer más fácil su contratación o en caso
contrario su no contratación por la falta de cumplimiento para que se efectúe un
entorno completo tanto como para él, como para la empresa y exista una salud que
va a repercutir en las metas y propósitos que se hayan planteado brevemente por lo
cual es necesario que se cumplan los criterios establecidos.
Por lo tanto, aun existiendo pros y contras de ambos test, ambos pueden ser
funcionales para tener un enfoque más acertado y cercano a lo que se solicita, los
criterios a considerar, los objetivos que se tengan fijos en la empresa, los
propósitos, y las metas, tomando en cuenta también, las del reclutado, las
capacidades de este, las mejoras que pueden tener si es que se identifica alguna
capacidad no completa y si es apto o no para ser contratado, al igual que para
obtener resultados acerca del acomodo de los que ya están contratados y
seleccionar su mejor espacio para favorecer su esparcimiento, desempeño y
rendimiento.

Marco teórico

El color es, por una parte, una sensación visual producida por los rayos
luminosos que impactan en los ojos, pero también, es un elemento subjetivo que
sirve a un organismo vivo para formar una imagen completa de la realidad (Cuervo,
2012). De manera científica, aún no existen respuestas absolutas sobre lo que crea
al color pero sí de qué manera se percibe. Los colores constituyen la luz blanca, la
cual, irónicamente, no tiene color y al mismo tiempo los contiene todos. Isaac
Newton descubrió cómo se forma el color, observando un rayo de luz que penetró
un pequeño orificio en una cámara oscura por medio de un prisma de cristal. El rayo
de luz, se descompuso en el prisma y se transformó en un abanico de colores tal
como un arcoiris. Debido a que cada color se podía apreciar por separado, Newton
subdividió la luz blanca en siete colores fundamentales: rojo, naranja, amarillo,
verde, azul, índigo y violeta (Prette y Giorgis, 2002).

Los objetos absorben parte de la luz que los ilumina, los colores que
constituyen esta parte desaparecen en el interior del objeto; y la parte de luz que no
es absorbida, se refleja llegando hasta los ojos de los seres humanos y otros
animales capaces de ver colores. Por lo tanto, los colores que percibe el ojo
humano, son aquellos que los objetos propagan, los que no absorben. Hasta la
fecha, todos los supuestos que han hecho aquellos que estudian la física de la luz y
la fisiología de la visión son únicamente teorías (Prette y Giorgis, 2002).

El color puede ser utilizado en distintos campos de estudio o disciplinas, por


lo que es entendido de distintas maneras. Se puede concebir desde la estética, la
ciencia, la psicología o incluso la historia, sin embargo, el color es una herramienta
mayormente utilizada por los artistas plásticos (Zelansky y Fisger, 2001).

Según Zelansky y Fisger (2001), el color tiene funciones fundamentales en la


vida cotidiana y en distintos campos de estudios, relacionadas con captar la
atención de las personas. En los establecimientos públicos y comerciales, el color
ayuda a captar atención en un ambiente lleno de estímulos visuales para dar a
conocer cierta información, esto sucede por ejemplo con los indicadores del
supermercado o de los aeropuertos. En las áreas ejecutivas, el color es utilizado
para resaltar en los gráficos y diagramas las diferencias entre los factores que se
analizan, y de esta manera identificarlos con mayor velocidad. Los médicos han
utilizados los colores en las imágenes de resonancia magnética, para rastrear y
localizar más fácilmente la localización de tumores o anormalidades en el cerebro,
siendo estas imágenes mucho más eficaces que aquellas con contrastes en blanco
y negro. Otros profesionales que utilizan el color de forma eficaz, son los científicos
que analizan las imágenes del cosmos, atribuyendo colores diferentes a los distintos
tipos de gases invisibles, de modo que se puedan percibir mejor y distinguir más
fácilmente. Por lo tanto, el uso del color es ilimitado, pues es tanto una manera de
expresar emociones, como un medio para captar atención y transmitir información.

El ser humano ha utilizado diferentes medios artísticos para transmitir


mensajes simbólicos que expresan sus ideas y sentimientos. Los colores, también
tienen significados y han servido como símbolos para representar diferentes
conceptos, pues la mayoría de las veces el significado que tanto los seres humanos
como algunos animales le otorgan a los colores está aunado a lo que representa
cada aspecto de la naturaleza. Por ejemplo, dado que los animales pueden
distinguir franjas amarillas y brillantes en las serpientes, al igual que los ojos
amarillos de las aves nocturnas, este color representa para ellos una advertencia.
También, algunos anfibios e insectos utilizan el color rojo para advertir a sus
depredadores que son venenosos, evitando de esta manera ser devorados. El ser
humano utiliza mecanismos similares basados en la naturaleza para hacer algunas
representaciones, por ejemplo, en una tribu de Nueva Guinea, las jóvenes se pintan
el rostro de color rojo para cortejar a los hombres, de igual manera, dado que este
color representa la vida porque es del color de la sangre, las capas de los reyes
eran de color rojo para representar la realeza (Prette y Giorgis, 2002).

Según Cuervo (2012), biológicamente, los significados universales de los


colores más utilizados son los siguientes: El blanco se considera el color de la
perfección y se asocia con la luz, la bondad, la limpieza, la pureza y la frescura. La
razón de que se asocie con la frescura y la limpieza es porque es del color de la
nieve. El amarillo simboliza principalmente la luz del sol, por lo que representa
alegría, felicidad y energía. El color rojo, representa principalmente al fuego y a la
sangre, por lo que fácilmente se asocia al peligro, la guerra, la maldad y la energía,
aunque por otro lado, también significa pasión, deseo, determinación y amor.
Finalmente, el azul es el color del cielo y el mar, por lo que se asocia con la
estabilidad, la sabiduría, la tranquilidad, la fe y la eternidad.

Los colores pueden incluso afectar a los seres humanos fisiológicamente, ya


que las personas asocian los colores amarillo, naranja y rojo con el calor y el fuego,
incluso, la iluminación roja produce fisiológicamente mayor segregación de
adrenalina, aumenta la presión sanguínea, el ritmo de la respiración y la
temperatura. Es por esta razón que, las variaciones de los colores mencionados se
conocen como colores cálidos. Por otro lado, los colores verdes y azules son
asociados a la frescura del agua y los árboles, y fisiológicamente, reducen la
velocidad de los latidos del corazón, regulan la temperatura y relajan los músculos.
Las variaciones de estos colores se conocen como colores fríos (Zelansky y Fisger,
2001).

Sin embargo, la reacción de los seres humanos hacia los colores no es


únicamente biológica, sino que son implementados en cada cultura, por ejemplo en
los países de occidente donde hay muchos conductores de coches, las personas
son capaces de interpretar los colores de los semáforos y reaccionar
inmediatamente a ellos, en comparación a otros países donde es poco común ver
vehículos por las calles. Otro ejemplo es la forma de representar la muerte, mientras
que en los países de occidente los parientes de una persona que acaba de fallecer
visten de negro, en India se utilizan colores llamativos para representar la muerte
como representación del viaje del alma a una vida más feliz (Zelansky y Fisger,
2001).

Dado que los colores también son capaces provocar una amplia gama de
emociones y sensaciones, la psicología se ha interesado en estudiar el arte y como
aplica el color sabiamente para producir en las personas un determinado efecto
emocional (Zelansky y Fisger, 2001). Goethe, fue una de las primeras personas en
relacionar los colores con las sensaciones que estos son capaces de producir,
argumentando que la luz no es el único componente del color sino que también lo
constituye la percepción subjetiva sobre él. De esta manera, Goethe se vuelve
pionero en la psicología del color, una ciencia encargada de analizar el efecto del
color en la percepción y la conducta humana, sin embargo, aún se considera un
área poco investigada en la corriente psicológica (Cultura Colectiva, 2014).

A pesar de la herencia de las asociaciones biológicas y culturales hacia los


colores, las personas desarrollan a lo largo de su vida, gustos y reacciones
individuales por los colores. Existen variaciones psicológicas que conllevan a las
diferentes reacciones hacia los colores. Una de estas variantes es la edad: para los
niños, son más agradables los colores puros y simples; los adolescentes que
prefieren las sensaciones más intensas se inclinan por el color rojo, mientras que
aquellos más reservados prefieren el azul; y los adultos mayores se sienten más
atraídos por los colores oscuros. Otra variante que puede influir en la preferencia
por los colores puede ser la salud mental: Aquellas personas que padecen
determinadas enfermedades mentales (principalmente esquizofrenia) se inclinan por
colores poco cromáticos, tales como el gris, blanco o negro, mientras que los
maniaco depresivos prefieren tonos más cromáticos. Otro factor fundamental es la
personalidad, por ejemplo, las personas extrovertidas prefieren los tonos cálidos y
las personas introvertidas prefieren los tonos fríos. Aunque también, algunas
personas se pueden sentir atraídas por colores que representen cualidades de las
que ellas carecen, por lo tanto, los colores expresivos e intensos pueden atraer a los
individuos tímidos (Zelansky y Fisger, 2001). Lüscher consideraba que la elección
cromática indicaba rasgos individuales de la personalidad, es decir que la
preferencia de determinados colores y el rechazo de otros, reflejan estados
mentales de las personas.

Existen diversos motivos por los cuales las personas tratan entender el
comportamiento de aquellos con quienes interactúan, puede servir tanto para
seleccionar a un amigo, como también puede servir para contratar a un nuevo
empleado con las competencias que la empresa solicita. Las personas se
diferencian unas de otras por sus características de la personalidad, a las cuales se
les añaden adjetivos que se utilizan para describir a una persona en particular o
para autodescribirse.

Según González, no existe una sola definición de la personalidad, pues al


igual que la inteligencia, se trata de una construcción teórica deducida a partir de la
conducta que ha sido abordada desde diferentes perspectivas y paradigmas, entre
las cuales, no hay un consenso definitivo entre los psicólogos de la personalidad.
Investigadores, tales como Cattel y Eysenck, consideran que la conducta, no
depende de la situación en la que un individuo se encuentra, sino que depende de
rasgos y disposiciones de comportamiento determinados en las personas. Cattel,
por ejemplo, incorpora condiciones externas al sujeto cuando se refiere a la
conducta, pero tomando siempre en cuenta, los rasgos estables que son intrínsecos
en la persona e interactúan con su medio externo.

Las afirmaciones tanto de Cattel como de Eysenk sobre la personalidad,


provienen de una teoría que explica la constitución de la misma, conocida como la
teoría factorial de la personalidad. Según esta teoría, las personas tienen rasgos
perdurables y estables que rigen su comportamiento día tras día, estos rasgos
hacen que la personas sean únicas y contribuyen a una predicción de cómo será su
comportamiento en determinadas situaciones y a lo largo de su vida. Los rasgos
o factores de la personalidad han sido el centro de estudio de muchos psicólogos e
investigadores de la personalidad. Muchos investigadores de este rubro, han
desarrollado su propia serie de de rasgos, en los cuales tampoco existe un censo
para determinar cuáles serán los principales aspectos que describen la
personalidad. El teórico Eysenck, por ejemplo, considera que existen tres factores
bipolares que son capaces de describir la personalidad de manera general:
extraversión/introversión, neuroticismo/estabilidad y psicoticismo/superyó. Por otro
lado, otros teóricos, tales como Cattel, consideran que existen muchos más rasgos
de los que propone Eysenk para elaborar un análisis factorial de la personalidad.

La falta de acuerdo entre los investigadores de los aspectos que se deben


tomar en cuenta para analizar la personalidad, ha conllevado a que sean muchos
los instrumentos que se han desarrollado para intentar medir la personalidad bajo
distintos criterios teóricos. Uno de los instrumentos más comunes, es el test
psicométrico, que se utiliza para medir ya sean habilidades cognitivas o rasgos de la
personalidad en los sujetos que se deseen estudien. Los test psicométricos son
herramientas estructuradas compuestas por una serie de reactivos, entre los cuales,
las personas deben de escoger diferentes alternativas de respuestas que se ajusten
mejor a su caso particular. Por ejemplo, en el test de Matrices Progresivas de
Raven, que se utiliza para medir la capacidad de pensamiento racional, se
presentan una serie de cuadros con una pieza faltante, por consiguiente, se debe
escoger la pieza que falta entre 6 u 8 alternativas posibles. Por otro lado, en el 16
FP, se presenta una serie de reactivos relacionados con la personalidad, que
muestran 3 alternativas posibles para escoger. Todas estas técnicas psicométricas
se han desarrollado con un el fin de alcanzar una información más amplia del sujeto
que se está estudiando o analizando, ya que permiten predecir su comportamiento
con cierta probabilidad.

El primer intento de evaluar la personalidad por medio de un test, fue a través


de la “Hoja de Datos Personales” de Woodworth, desarrollado en 1917. Está prueba
fue construida con el objetivo de detectar a los soldados norteamericanos que
corrían el riesgo de presentar una crisis neurótica durante la Guerra. Sin embargo,
la prueba resultaba ser poco confiable ya que sus preguntas se relacionaban con la
neurosis de un modo tan directo que era muy fácil falsear la información.

A partir de la prueba de la “Hoja de Datos Personales” se fueron


desarrollando nuevos instrumentos psicométricos para medir la personalidad de
manera más eficiente, pero también se fue volviendo cada vez más complejo
desarrollar estas pruebas debido a los diferentes criterios que se toman en cuenta
para medir la personalidad. Mientras que algunos test parten de los criterios de la
teoría factorial de la personalidad, tales como el 16 FP, que posibilita la estimación
de la estructura de la personalidad, otros test parten de criterios empíricos, tales
como el MMPI, en el cual, primero se elige un grupo de personas con una cualidad
en común, como puede ser depresión o esquizofrenia, para posteriormente aplicar
un cuestionario y tomar aquellos aspectos presentes en todos los miembros de
dicho grupo para de esa manera, clasificar a los sujetos que lo conforman. Cabe
mencionar que tanto el MMPI como el 16PF, se encuentran entre las pruebas
psicométricas más utilizadas en el mundo debido a su objetividad y a su
construcción de escalas que disminuyen las posibilidades de engaño o de falsear la
información por parte de los sujetos que realizan la prueba, lo que los convierte en
instrumentos confiables para psicólogos e investigadores. Incluso, el test 16 FP
tiene una escala conocida como Distorsión Motivacional que evalúa la intención de
falsear la información durante la aplicación.

La prueba 16 FP sugiere una estructura unitaria de la personalidad, en la que


se evalúan 16 rasgos o factores primarios de la misma, entendidos como tendencias
relativamente estables del comportamiento que pueden ser medibles a través de
una serie de reactivos. Además del conjunto de los rasgos primarios, esta prueba
ofrece, a manera de complemento, un conjunto de dimensiones secundarias
obtenidos a partir de los rasgos primarios, y la ya mencionada escala de Distorsión
Motivacional.

En cuanto a la medición de los rasgos de la personalidad a partir de la


selección de los colores, el Test de los colores de Max Lüscher es uno de los más
utilizados. Este test fue creado para uso de psiquiatras y psicólogos, contiene una
estructura constante que se observa de manera objetiva y utiliza como sustento
teórico una rama de la psicología conocida como psicología funcional, la cual,
relaciona la selección de los colores con la psicología de la personalidad. El
supuesto teórico de Lüscher para desarrollar esta prueba es que, sin importar el
género, la edad, la cultura o el país, existe un significado especial, tanto psicológico
como fisiológico, de cada uno de los colores, y de manera subjetiva cada sujeto le
da su propia interpretación personal de acuerdo a sus vivencias o experiencias,
siendo esta parte importante para la interpretación del test, ya que el sujeto tiene la
posibilidad de elegir los colores que más le agradan, los que le desagradan, los que
no le interesan y los que les molestan. Cuervo (2012).

En la aplicación del test se le muestran los 8 colores al sujeto y debe


seleccionarlos en orden del que más le agrada (la primera selección) hasta el que
más le desagrada (octava selección), acomodándose de manera decreciente.
Dependiendo la posición de la elección, se observa de manera objetiva el
significado de las combinaciones de los colores, tomando como base la psicología
funcional y la psicología de los colores para dar la interpretación de la personalidad
del sujeto, en relación a su selección subjetiva.

MÉTODO

Diseño
Se realizó un estudio cuasi experimental de corte cuantitativo transversal de
tipo correlacional.
Participantes
10 participantes; 8 mujeres y 2 hombres con un rango de 18 a 24 años que
actualmente estudian la licenciatura de psicología en la Universidad Enrique Díaz de
León.
Escenario
Se llevó a cabo en el aula 210 y en la cafetería del plantel de Psicología y
Nutrición de la Universidad Enrique Díaz de León ubicada en la Av. Enrique díaz de
León #404, eligiendo esta ubicación por ser el lugar donde los participantes estudian
y fácil acceso.
Materiales
Para la comodidad de los estudiantes, se utilizó un pupitre, pluma, hojas
blancas de papel y tarjetas de colores para la aplicación de las pruebas.
Se utilizarán 2 test psicométricos: El “16 FP (Factores de personalidad)”, que
por medio de 185 reactivos, con tres posibles respuestas cada uno, mide 16
factores de la personalidad: Afabilidad, Razonamiento, Estabilidad, Dominancia,
Animación, Atención a las normas, Atrevimiento, Sensibilidad, Vigilancia,
Abstracción, Privacidad, Aprensión, Apertura al cambio, Autosuficiencia,
Perfeccionismo y Tensión; y el “Test de colores de Lüscher”, que consta de ocho
tarjetas de colores diferentes divididos en cuatro primarios (1 azul, 2 rojo, 3 verde y
4 amarillo) y cuatro secundarios (5 Violeta, 6 Marrón, 7 Negro y 0 Gris) y tiene como
objetivo determinar 4 características de la personalidad.

Instrumentos e interpretación de la prueba


Para la interpretación del 16 FP, se evaluaron cada uno de los 16 factores
primarios de la personalidad en base a las puntuaciones obtenidas según las
respuestas de los reactivos. Dependiendo de la puntuación alcanzada en cada
factor, puede calificarse como un rasgo predominantemente bajo, medio o alto.

Y en base a un análisis de los datos obtenidos se puede determinar como es la


personalidad de un sujeto.por la parte posterior de cada número lleva un número
que lo identifica, el cual sirve para medir el estado psicofisiológico de una persona
para medir el afrontamiento del estrés y otras características de la personalidad.

Procedimiento
El procedimiento será establecido a través de etapas:
1. Elaboración del anteproyecto/elementos de la investigación tales como:
planteamiento de problema, justificación, objetivo.
2. Búsqueda de información complementaria al tema y de los instrumentos para
obtener el análisis y datos.
3. Verificación de cuáles son los instrumento adecuados a aplicar a los
participantes y obtener los datos que nos apoyen con el objetivo de la
investigación.
4. Lectura y redacción del marco teórico obtenido de las fuentes….
5. Aplicación de instrumentos de medición de la personalidad que son el 16 FP
y el test de colores se luscher en la cafetería y el aula 210 de la Universidad
Enrique Díaz de León.
6. Interpretación y análisis de los resultados de las pruebas aplicadas.
7. Se genera las conclusiones a partir de los datos obtenidos.
8. Redacción del documento del proyecto de investigación con la información
completa obtenida.

RESULTADOS ESPERADOS

CONCLUSIONES ESPERADAS Y DISCUSIONES


REFERENCIAS
Aguirre, L. (2006). Estudio comparativo entre el Test Abreviado y el
Test Completo de los Colores. Límite, 1 (14), 159-174.
Díaz, S. y Díaz, F. (2017). Factores de personalidad en estudiantes de
psicología en México. Enseñanza e Investigación en Psicología, 22(3),
ISSN: 0185-1594.
Gestión.org. (11 de mayo del 2018). El test de Lüscher o test de los
colores en selección de personal: descubre cómo se define la
personalidad por medio de los colores. Recuperado de
https://www.gestion.org/el-test-de-luscher-en-seleccion-de-personal/
Guízar, R. (2013). Desarrollo organizacional. Principios y aplicaciones.
México, D.F.: McGrawHill Education.
Lotito, F. (2015) Test psicológicos y entrevistas: usos y aplicaciones
claves en el proceso de selección e integración de personas a las
empresas. Revista Academia y Negocios, 1(2), 79-90.
Miño, A. (s.f.). Test de Lüscher. Técnicas proyectivas para la selección
de personal. Chile. Pp. 4-88.
Olmos, J. (2006). El color como elemento comunicacional. Comunicar,
12 (2), 01-12.
Peláez, S., Gómez, P. y Becerra, M. (2016). Emociones cromáticas:
análisis de la percepción de color basado en emociones y su relación
con el consumo de moda. Anagramas, 14 (28), 83-96.
Raymond, B., Karen, S. y Heather E. (2011). Evaluación del test 16 FP.
Consejo general de colegios oficiales de psicólogos.
Universidad Privada Antenor Orrego. (s.f.). El proceso de selección.
Recuperado de
http://www.upao.edu.pe/bolsadetrabajo/dcto/seleccion.pdf
MT:
Cultura Colectiva. (28 de agosto del 2014). La psicología del color según Goethe.
Recuperado de https://culturacolectiva.com/letras/la-psicologia-del-color-segun-
goethe
Larsen R, Buss D. Introducción a la psicología de la personalidad. En: Psicología de
la personalidad. 2da ed. México: McGraw Hill Interamericana; 2005

ANEXOS