Está en la página 1de 7

INSTITUTO UNIVERSITARIO DEL CENTRO DE MÉXICO

EDUCEM

MAESTRÍA EN EDUCACIÓN

GRADO: 7MO

ING. ANGEL ALBERTO BLANCO ORDOÑEZ

MATRICULA: U000002533

MTRO. JOSE LUIS ACOSTA GARRIDO

Dirección y Supervisión Escolar

Ensayo

Playa del Carmen, Quintana Roo, Mayo 2020


En los hechos, la principal función de la escuela ha sido implementar
prescripciones que se definen fuera de su ámbito y lejanas a su
realidad, mientras que la estructura del aparato educativo ha tenido
fundamentalmente como misión transmitir políticas y supervisar su
adecuada instrumentación lo que ha derivado en una alta carga
administrativa. La administración escolar es entendida como «las
actividades que se refieren al planeamiento, la instrumentación, la
coordinación, la gestión y el control de los servicios». Las características
aplicables, en mayor o menor medida, del enfoque administrativo al
sistema educativo mexicano se basan en: IIEPE-UNESCO, En buena
medida, las escuelas han sido el último eslabón en la cadena
administrativa. La normatividad señala cuatro condiciones mínimas que
deben cumplirse para poner la escuela al centro del sistema educativo:

 el fortalecimiento de los Consejos Técnicos Escolares y de zona


 la descarga administrativa
 el fortalecimiento de la super visión escolar
 la participación social.

Lo que el Modelo Educativo busca es crear una escuela renovada que


cuente con una organización fortalecida, recursos, acompañamiento,
infraestructura, equipamiento, materiales y servicios que permitan que
las aulas se conviertan en auténticos espacios inclusivos de aprendizaje
donde se implemente la pedagogía que plantea el Modelo. Más allá de
ese seguimiento administrativo, la escuela enfrenta el reto educativo de
forma solitaria. De la misma manera, con el enfoque administrativo se
frena el trabajo colaborativo y se desperdician las posibilidades de
intercambio horizontal y el aprendizaje entre pares. Con su carácter
vertical, este arreglo que prioriza el cumplimiento de las normas y los
reglamentos, ha desalentado que las escuelas lleven a cabo actividades
no previstas en la normatividad y, con ello, ha contribuido al desarrollo

1
de una cultura que inhibe la creatividad, la innovación y el cambio
propensos a mejorar el aprendizaje.

En el enfoque administrativo que pesa sobre la educación y la escuela,


un proyecto pedagógico pertinente, que impulse los aprendizajes
complejos propios del siglo XXI, tiene poca viabilidad. El Modelo
Educativo se nutre de experiencias previas exitosas, como aquéllas de
los programas de Escuelas de Tiempo Completo y Escuelas de Calidad,
del Programa de la Reforma Educativa, así como de los resultados de la
investigación sobre la gestión escolar y el aprendizaje. Asimismo, la
experiencia ha mostrado que no basta con el cambio normativo y que
poner la escuela al centro exige un reordenamiento del sistema
educativo. El objetivo es sentar las bases para construir centros
escolares que fomenten el trabajo colaborativo y colegiado, el
aprendizaje entre pares y la innovación, en ambientes que promuevan
la igualdad de oportunidades y la convivencia pacífica, democrática e
inclusiva en la diversidad.

El nuevo enfoque busca impulsar la planeación estratégica, la


evaluación para la mejora continua, el uso efectivo del tiempo en las
aulas con interacciones significativas, y la creación de ambientes
adecuados para el aprendizaje. Por último, esta nueva gestión
pedagógica busca fortalecer los liderazgos directivos, las prácticas
docentes flexibles, la participación social responsable, y un mejor uso
de los recursos de la escuela, con base en principios de ética,
transparencia, eficiencia y rendición de cuentas. Para ello, una condición
indispensable es fortalecer en la educación básica a los Consejos
Técnicos Escolares, como un espacio de construcción colectiva y
aprendizaje entre pares. En ellos, docentes y directivos, en un diálogo
horizontal planean, implementan, dan seguimiento y evalúan una Ruta
de Mejora que se enfoca en el aprendizaje de los estudiantes y la

2
convivencia escolar, con énfasis en aquéllos en rezago y riesgo de
quedar excluidos.

Entre estas prioridades fundamentales, más no exclusivas está:

 primero, promover la normalidad mínima escolar para asegurar


las condiciones básicas en el proceso de enseñanza aprendizaje.
 La segunda prioridad está vinculada al acompañamiento de los
estudiantes con la detección y atención oportuna de aquéllos en
rezago para prevenir la deserción escolar.
 En tercer lugar, cada uno de los estudiantes debe adquirir los
aprendizajes esperados y desarrollar la competencia de aprender
a aprender.
 Cuarto, cada escuela ha de construirse como un espacio de
convivencia pacífico, inclusivo y participativo, donde niñas, niños
y jóvenes aprendan a convivir.
 Quinto, la mejora del trabajo docente en el aula debe basarse en
el análisis y la reflexión compartida.

De igual manera, debe establecer estrategias para evaluar el


aprovechamiento de los estudiantes y combatir oportunamente los
factores que motivan el rezago y el abandono. Además, debe promover
que los procesos de aprendizaje sucedan en condiciones de equidad e
inclusión, es decir, que las niñas, niños y jóvenes puedan aprender
mediante estrategias que eliminen barreras y promuevan la
participación de todos. En la educación obligatoria, el trabajo colegiado
docente planeado y sistemático debe consolidarse como un componente
clave para fortalecer y actualizar el conocimiento pedagógico de los
contenidos; para mejorar el desarrollo de interacciones significativas; y
para favorecer la consulta, la reflexión, el análisis, la concertación y la
vinculación con la comunidad académica y directiva de los planteles. El
trabajo colegiado debe resultar en equipos sólidos, capaces de dialogar,

3
concretar acuerdos, y definir y dar seguimiento a metas específicas
sobre el aprendizaje y la trayectoria educativa de los estudiantes. Para
que el funcionamiento del aparato educativo sea congruente con las
nuevas definiciones y prioridades, los centros escolares, tanto de
educación básica como de media superior, requieren de una estructura
interna y externa de acompañamiento para el logro de las metas
anteriores.

Un modelo con la escuela al centro permite a maestros, directores,


super visores y demás autoridades identificar retos y fortalezas y crear
colectivamente soluciones a sus problemas educativos con mayor
autonomía y pertinencia. Por ello, las normas deben otorgar facultades
adicionales a los actores escolares y delimitar con claridad las
responsabilidades de los demás actores del sistema educativo. De tal
manera que cada uno pueda concentrarse en el alcance de los
objetivos. La facultad para tomar decisiones dentro del sistema
educativo debe siempre orientarse por el propósito de que en las
escuelas y planteles se generen dinámicas de organización y
convivencia encauzadas a que los estudiantes desarrollen su máximo
potencial en el marco previsto por los planes y programas de estudios y
el Marco Curricular Común.

De esta manera, al sustituir trámites largos, complejos e inciertos este


sistema fortalece el liderazgo de los directores, no solo en el ámbito
administrativo sino fundamentalmente en el pedagógico. Un modelo con
la escuela al centro permite a maestros, directores, super visores y
demás autoridades identificar retos y fortalezas y crear colectivamente
soluciones a sus problemas educativos con mayor autonomía y
pertinencia. Por ello, las normas deben otorgar facultades adicionales a
los actores escolares y delimitar con claridad las responsabilidades de
los demás actores del sistema educativo. La facultad para tomar

4
decisiones dentro del sistema educativo debe siempre orientarse por el
propósito de que en las escuelas y planteles se generen dinámicas de
organización y convivencia encauzadas a que los estudiantes
desarrollen su máximo potencial en el marco previsto por los planes y
programas de estudios y el Marco Curricular Común.

Para cumplir este mandato se ha diseñado una estrategia para contar


con mejores contenidos, mejores maestros y mejores escuelas. Dicha
estrategia orienta los esfuerzos de todos los actores involucrados para
construir un nuevo modelo educativo, que está en marcha y registra
avances importantes. En la colaboración anterior mencioné que este
nuevo modelo educativo se compone de cinco ejes, y abordé el primero
de ellos que plantea renovar los planes y programas de estudio con la
participación de los mejores académicos y especialistas. Cambiar esta
situación es el objetivo de la estrategia para poner a la escuela al centro
del sistema educativo.

En conclusión, para cumplir este mandato se ha diseñado una estrategia


para contar con mejores contenidos, mejores maestros y mejores
escuelas. Dicha estrategia orienta los esfuerzos de todos los actores
involucrados para construir un nuevo modelo educativo, que está en
marcha y registra avances importantes. En la colaboración anterior
mencioné que este nuevo modelo educativo se compone de cinco ejes,
y abordé el primero de ellos que plantea renovar los planes y
programas de estudio con la participación de los mejores académicos y
especialistas. Cambiar esta situación es el objetivo de la estrategia para
poner a la escuela al centro del sistema educativo.

5
Cantú, J. T. (13 de 05 de 2020). Milenio 2020. Obtenido de
https://www.milenio.com/opinion/javier-trevino-cantu/columna-javier-trevino-cantu/la-
escuela-en-el-centro-del-sistema-educativo

Federal, G. (13 de 05 de 2020). Gobierno Federal. Obtenido de


https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/198665/II-
La_Escuela_al_Centro_del_Sistema_Educativo.pdf

SENTE. (13 de 05 de 2020). OPTISNTE. Obtenido de http://optisnte.mx/wp-


content/uploads/2016/09/PROGRAMA-LA-ESCUELA-AL-CENTRO.pdf