Está en la página 1de 69
documento testimonial de la manera como los espa Aoles veian estas tierras y sus gentes y de sus afanes ‘no perdidos en aquel en- tonces de enriquecerse con hallazgos de présperas mi- nas 0 bien del deseo de apropiarse de las tierras qué todavia quedaban en manos de los indigenas en los restos de las antiguas misiones.Son de es interés las diplomaticas y sutiles conversaciones que ‘Anza mantiene Jefe Yuma Ci La Expedi por los territorios mes ‘nos que hoy se encuent en los Estados de Sonora,y los estaudinenses de Arizo- na y California, Montané nos relata en la Primer Par. te Ia interesante vida de Juan Bautista de Anza y sus tres expediciones.Y de como de Capitan legs a Gobernador de Nuevo Mé- xico.Analiza el Diario’ de Anza y nos los coloca en el contexto histérico expl indonos como se originé la expedicion y sus conse- cuencias. En la Segunda Parte se incluye el Diario Completo en una cuidadosa edi cidn,traseripcién del origi nal realizada con fidelidad por Montané que también elabors las notas nevesa- rias.Al no alterarse su gra- fia primitiva el Diario nos pone en contacto con el Tenguaje de la época,con sus modismos notables y vocablos,muchos de los cuales todavia estén hoy en uso en Sonora. JUAN BAUTISTA DE ANZA Diario del Primer Viaje a la California, 1774. Julio César Montané Marti we Empieza asi: “Diario de la Ruta,i Operaciones; que yoel Ynfrascripto Capitan ‘de Cavalleria del Real Pre- sidio de Tubac,en la Pro- vincia de Sonora,practico cn solicitud de abrir com- municacion de esta Provin- ia & la California Setemp- trional...".Se trata de las primera edicién del original del Diario Completo que Suan Bautista de Anza es- cribiera sobre su primera Expedicidn a la California ¥ que emprendiera desde Sonora en 1774.Esta valio- saedicidn esta presidida de tun estudio sobre Anza y sus expediciones realizado por Julio César Montané Marti,Investigador del Centro Regional Sonora del Instituto Nacional de Antropologia e Historia Se trata del escrito mas intere- sante que nos dejara un mi- litar espatiol sobre la Pime- tia,la descripeién del cami~ ‘no que uniera Sonora con la California,la vida de los, indios Yumas y de los pe cadores californianos del Canal de Santa Barbara, la labor de los misioneros franciscanos,la vida de los Pépagos en Quitovacyel uso del boomerang,y tantas cosas mas que el lector ird descubriendo.Juan Bautis- ta de Anza demostré en forma definitiva con ésta Expedicién,por primera vez,la peninsularidad de la Peninsula de California y ademas que era posible un ‘camino de unin por tierra ‘entre las Provincias de So- nora y California.Por otra parte constituye un notable JULIO CESAR MONTANE MARTI PRESENTA Y COMENTA A: JUAN BAUTISTA DE ANZA Diario del Primer Viaje a la California, 1774. D.R. JULIO CESAR MONTANE MARTI Todos los derechos reservados. Primera edicion 1989: © Sociedad Sonorense de Historia, en coedicién con: c Reprogréfica, S.A. Ray6n No.33 Col. 5 de Mayo Tel. 3-49-28, Hermosillo, Son. Mex. 83000 Diseiio de portada: Maricela Moreno Cano ‘Todos los derechos reservados. ISBN 968-6375-00-7 Impreso y hecho en México, 1989, Se agradece la gentil autorizacién para la publicacién del Diario de Juan Bautista de Anza concedida por The Bancroft Library, Los Angeles, California, US.A. Advertencia PRIMERA PARTE POR JULIO CESAR MONTANE MARTI Introduccién La frontera inm6vil El Padre Juan Ba La solicitud La aprobacién de la primera expedici6n El presidio de Tubac E1Diario El lenguaje det Diario ‘Anza y los indios La Primera Expedicion Casas Grandes Alllegar aqui debe leerse el Diario de Juan Bautista de Anza El Tenicnte Coronel Juan Bautista de Anza La Segunda Expedici6n ata California Resultados de la Segunda Expedicién La Tercera Expedicion Gobernantes de la Epoca Indicacion bibliografica ia de Anza SEGUNDA PARTE JUAN BAUTISTA DE ANZA Diario Completo de la Primera Expediciéa de Juan Bautista de Anza a la California SSFESRS BREVS 1121 ADVERTENCIA A fines de 1989 la Sociedad Sonorense de Historia organiz6 un ‘Simposio sobre la época, la vida y la obra de Juan Bautista de Anza, Los frutos del Simposio no solo culminaron en cl eariquecimiento del saber acerca de un sonorense y el perfodo histérico que le toc6 engrandecer; también la sociedad quiso dejar constancia escrita de lo acontecido en las mesas de trabajo, as{surgi6 un volimen que incluye las quince ponencias presentadas en el simposio. La Memoria acerca de la 6poca, la vida y la obra de Juan Bautista de Anza ya ha pasado a aumentar el acervo bibliogréfico regional y de los estudiosos de la historia OTRO FRUTO ES ESTE LIBRO. En vista de que habia que reforzar el conocimiento sobre cl célebre expedicionario, Julio Montané Marté -Investigador del In- stituto Nacional de Antropologia ¢ Historia-, emprendié una acuciosa Y paciente tarea, el paleografiado de un diario de Don Juan Bautista, ‘donde se cuentan los avatares de la primera expediciOn que partio de estas tierras, en direcciOn a la California, Asi cl maestro Montané contribuye para hacer més relevante la conmemoracién del bicen- tenario de la muerte del ilustre sonorense ocurrida en 1788. Juan Bautista de Anza, diario completo de ta primera expedicion a 4a california esta dividido en dos partes fundamentales. La primera consiste en reflexiones y comentarios del editor, lo que offece una valiosa luz sobre el documento y una aproximacién expedita del lector ala obra. La siguiente parte se integra por la transcripcién del texto original en la versiGn castellana de la época. El maestro Montané justifica la edici6n "especialmente por el Jegado de la descripcién de como el vié la naturaleza y a las gentes de Jos antiguos territorios sonorenses". Para Montané la importancia de recuperar a de Anza no reside solamente en que es per se un personaje hist6rico, también estudiarlo permite incidir en una época y en sus costumbres, en una visién del paisaje geogréfico y en la forma en que se relacionaban los hombres de hace dos siglos en esta porcion ter- ritorial de lo que fue el noroeste extremo de la Nueva Espaia, $$ $$$ $$ rrr vl Este rescate historiografico y que ha apoyado la Sociedad Sono- rense de Historia, consttuye un esfuerzo que profesionaliza aun mis la actividad del historiador regional, yreactiva las opciones bibliogr l= «as sobre como se ha ido configurando nucsira regis. a libro es. ry ened compartida ~El Autor y la So- cic Sonorer jistoria- ra de ta it *i6n de conti- ‘war edtando reedilando la idntdad Wtoiesdelsoncrcass JULIO CESAR MONTANE MARTI PRESENTA Y COMENTA A: JUAN BAUTISTA DE ANZA Sociedad Sonorense de Historia, A.C. Diario del Primer Viaje a la California, 1774. Lic. José Romulo Félix Gastélum Presidente, PRIMERA PARTE Julio César Montané Marti XI INTRODUCCION. Pensamos que es de gran interés difundir ef Diario que escribiera Juan Bautista de Anza durante su primera expedicidn a la California para abrir camino que uniera Sonora con Caliloria. Creo que et Dit rio de esta expedicidn constituye un escrito relevante. Debe entender se que mi mayor esfuerzo constituy6 transcribir cl original que se con serva en la Biblioteca Bancroft (The Bancrolt Library, University of California, Berkeley) de un microfilme que pertencce a la Sociedad Sonorense de Historia. Lo paleografié lo mejor que pude tratando de ‘no cmplead la ortografia actual, pero es posible que el inconsciente me, wwada, perdon. Escribo Anza con zeta debide {que cs la forma usual contemporanea, pero Juan Bautista de Ansit siempre escribié su apellido con ese. ¢ que cra necesario proporcionar algunos antecedentes {que permitiera al lector una mejor valorizacion de las actwaciones de Anza y agregar algunos comentarios que facilitaran la lectura del Dia- rio, © que ayudarin a destacar algunas de sus partes. Fucron xcu- muléndose algunas cuartillas que casi alcanvan la extension del Dia rio, No era mi intencidn, y acorté todo lo que me pareci6 conveniente mis comentarios. Debe entenderse que no he pretendide escribir una biografia de ‘Anza, lo que Hlevaria altos de investigacién. Slo enumero esquemat ‘camente algunos aspectos relevantes de su vida militar, Sea dicho de paso, no hay mas datos notables que sus participaciones en campafias militares. Agtego un resumen de la segunda expedicion en ‘consideracion que se suele pensar en Anza como el fundador de San Francisco. Espero quc tal resumen contribuya a una més justa valorizacién de la participacién de Anza en los inicios de San Francis- 0. ¥ termino con una muy corta referencia a su tercera expedicion Que serfa matcria de un trabajo muy distinto al presente. Se cumplen doscientos afios de la muerte de Anza por lo que me parece que ya era tiempo de que los sonorenses puedan valorizar més Justamente este personaje sonorense nacido en Fronteras. Que mejor para tal fin que un escrito del propio Anza. Fuera de algunas cartas y partes militares Anza nos leg6 varios diarios de sus expediciones. De eentre ellos clegfel que publicamos en consideracién que me parece es el que mejor refleja la personalidad de Anza, nos entrega una visin del territorio Sonorense en su parte nortefia, de su frontera poniente nos introduce en el comportamicnto de los espaiioles en la década ‘del 70 del siglo XVIII en Sonora. Y, por que no decirlo, espero que sirva de estimulo para que las autoridades estatales, universitarias, etc, se interesen por apoyar la publicacién de tantos documentos inéditos sobre nuestra historia que serian un verdadero sostén para reafirmar el interés por construir una identidad més s6lida en un mejor cori- ‘cimiento de lo que ha sido el desarrollo de Sonora, ‘Y como, desgraciadamente, se suele conocer a los personajes por Jos mitos que nublan su verdadera valorizaciOn creemos que con este. escrito de Anza y los pocos antecedentes que entregamos se puedan format los sonorenses y demés mexicanos una més justa imagen del expedicionario que la gente del puebloen Arizpe lo lama El Caballero de Anza. De una vez. No es cierto que Anza fundara San Francisco como sefiala Eduardo Villa en su Historia de Sonora, nies cierto que sean ‘us restos mortales los que se exhiben en alarde de aficién necréfila en la Iglesia de Arizpe. Sus restos reposan en el Altar de la Virgen, como corresponde a un Gobernador y destacado militar y expedicionario de ‘gan é cristiana, donde una simple leyenda en mérmol con su nombre fecha de nacimicnto y muerte expresa cl respeto dela comunidad de ‘Arizpe por el ilustre sonorense. Este libro fue posible gracias al estimulo de mis compaicros de trabajo en el Centro Regional del Noroeste del Intituto Nacional de Antropologia ¢ Historia, ala gentileza de Ana Alicia Valenzuela bi- bliotecaria dela Sociedad Sonorense de Historia que me facilt6 cl film del Diario de Anza que posee la sociedad en su filmoteca y que fué do- nado por The Bancroft Library de Los Angeles, California, a la con- fianza de Estela Vasquez Garcia (Q.E.P.D.) Directora de la Bibliotc- ca Fernando Pesqueira de la Universidad de Sonora que me facilité a consulta de la Sala del Noroeste al prestarme los libros que necesit para este trabajo, a Laura Elena Alvarado Le6n quign realiz6 los tra- bbajos de mecanografia. A todos muchos gracias. Y... al apoyo financie~ ro de mi propio y escaso peculio. La obra fue impresa después de muchas incertidumbres y espera, gracias a los gentiles y desinteresados oficios de Armando Hopkins Durazo y José R6mulo Felix Gastelum. A ellos mis mejores reconoci- mientos. LA FRONTERA INMOVIL, La Historia de Sonora durante la 6poca Colonial es la historia de uuna conquista siempre inacabable, inconclusa, Nunca los espaioles, y recalco nunca, lograron cjereer un dominio real en todo el territorio sonorense. La frontera, al norte, durante cl siglo XVII es una frontera detenida, casi fija, Es siempre la misma, delimitada al este por los apaches, al norte por los gilefios yal oeste por los yumas, Es la frontera ‘que se habia logrado a fines del pasado siglo. Es cualquier otra cosa, pero no es némada, es sedentaria. De un sedentarismo poco menos ue irritante, agotante para las tropas presidiales con cafones lenos de cucarachas, mientras los indios asaltan lugares lejanos de los Dresidios. EI padre Agustin de Mo da.en su diario cuenta c Laideade que hay una frontera al norte no nos entregalasituaciGin real de lo quc es verdaderamente la frontera de los conquistadores. Los espatioles ticnen la frontera en cl propio coruzén de Sonora, Fn la segunda mitad del siglo XVIII el Cerro Prieto se ha convertido en una verdadera pesadilla para los gobernadores que quieren dar cuenta de su eficiencia alo virreyes. Y no digamos de las frontcras en el éroa yaqui de tan prolongada existencia, Esta situacién es de gran impor- {ancia para comprender la fad del siglo XIX sonorense, incluso las nucvas fronteras que nos establece el coloso del norte estan cen gran partc determinadas por la incapacidad espafiola de consolidar y lograr cl avance colonial al norte. Pero este no es lugar para tratar ian importante aspecto. Solo queremos dejar planteadas breves nes al tema que nos ayuden a una mejor ubicacién de las ‘empresas de Juan Bautista de Anza, En Sonora los espafioles no pudieron consolidar la ennquista mais all de lo logrado en las titimas décadas del siglo XVII, pese a tuntas {opas permanentes y temporales ya los muchos mandos militares. Los suefios de Kino y de tantos jesuitas de avanzar al norte a las conquistas de unas Nuevas Filipinas que Hegaran hasta la frontera con China se quedaron en vanas intenciones. Ni refuerzos especiales de tropas radicalmente la balanza. Por ello no ‘nos debe extrafias encontrarnos con un Anza més prcocupado de los ficneia de perseguit y escarmentar seri y apach rotables que algin aseenso. Le tenia que estar claro que la ‘conguistay la politica de penetracidn dc lo jesuitas sultados que pudieran consolidar la conquista. En ningiin momento habia dejado de existe una tenaz lucha de resistencia ante los conquis adores; levaba ya dos siglos. Ahora los franciscanos plantcaban un ‘accion completamente diferente. El habia partcipado por érdencs 8u- Periores en la expulsin de los jesuitas. ¥ asf como su padre era ami {20 de los jesuitas, ello era de los franciscanos, La historia de Ia Sonora espafola se construye en una constante lucha por el sometimiento dc los pobladores aborigenes de los territo- ris conquistados. Es una constante lucha entre conquistadores y con- quistados, entre dominadores y dominados. Prefiero decir que es | forma fenoménica de como se pr Tucha de clases en aquelha

Calificar