Está en la página 1de 1

REIMPRONTA

Se utiliza en conductas, trabas, sensaciones, síntomas, creencias limitantes que sean


recurrentes o que parezcan serlo.
Como en todas las técnicas de PNL es importante mantener la flexibilidad, objetivos, rapport y
agudeza sensorial como base, muy presentes.

Pasos:

1) Establecer qué vamos a trabajar e identificar el síntoma o los síntomas específicos.


2) Definir la línea de tiempo.
3) Ubicarlo en el lugar elegido como presente y mirando hacia el futuro. Asociar a ese
síntoma. Anclar.
4) Caminar hacia atrás a otros recuerdos donde aparezca la misma sensación. Frenar e
indagar bien en cada uno. Edad que tiene ahí, personas involucradas, qué está
haciendo, cómo es la interacción, etc.
5) Llegar al recuerdo de la primera vez que surgió esta sensación o síntoma. Esto se
verifica cuando ya va hacia atrás y no hay más recuerdos de este estilo, sino que llega
a un recuerdo neutro o asociado a una emoción diferente. Indagar y asociar a este
recuerdo neutro, previo al momento donde surgió el síntoma.
6) Si es necesario porque se considera que no fue suficiente antes, volver a ese recuerdo
en donde surgió todo e indagar en profundidad. Edad, submodalidades, creencias y
valores de todas las personas implicadas, relación en el sistema, conductas,
emociones, intenciones positivas.
7) Ir a metaposición y ver el primer recuerdo de manera disociada. Chequear cómo ve la
imagen del recuerdo desde ahí y si descubre algo más para ampliarlo.
8) Preguntar qué persona del sistema sería la que más influiría para que la situación fuera
completamente diferente si cambiara y se comportara distinto (puede ser cualquiera de
las personas involucradas: el sujeto principal o cualquier otro). Preguntar qué recurso
hubiera necesitado esa persona para lograrlo.
9) Buscar en la propia historia personal un momento en el que el consultante sintió muy
fuertemente ese recurso y asociarlo. Anclar y apilar si es necesario.
10) Indicarle que le envíe a esa persona el recurso (en forma de luz, energía, símbolo, etc)
11) Chequear desde metaposición qué cosas cambiaron en el recuerdo (submodalidades,
creencias, comportamientos, dichos, fisiología, etc.) Usar herramientas como
metamodelo, reencuadres, lenguaje hipnótico, submodalidades, etc. para guiar y
potenciar los cambios, si fuera necesario.
12) Cuando la persona está conforme con el cambio (chequear fisiología y congruencia)
situarlo en la línea de tiempo en ese primer recuerdo, asociado a la persona que
necesitaba el cambio y recibió el recurso. Se puede aprovechar para colapsar las
anclas que se realizaron. Que viva el recuerdo desde esa segunda posición. Que
sienta lo que siente la persona con este recurso que antes no tenía, que viva lo que la
persona dice y hace diferente siendo ella, qué chequee qué creencias cambiaron, que
escuche y mire los cambios que hubo en el sistema, en el consultante a esa edad, que
verifique cómo lo hace sentir eso, etc.
13) Chequear si fue suficiente o si se necesita realizar el mismo proceso que se hizo desde
el paso 8 al 12 con alguna otra persona involucrada.
14) Ir a metaposición, estado interruptor y chequeo de cómo se ve ese recuerdo y si se
intensificó más el cambio. Luego volver al recuerdo en la línea y hacer que reviva muy
vívidamente ese recuerdo ahora cambiado, pero esta vez asociado desde la
perspectiva de él mismo de chico. Anclar.
15) Ir a metaposición e indicarle que ahora se irá al recuerdo previo al primero, el neutro
(volver a asociarlo ahí) y que se recorrerá en la línea de tiempo cada uno de los
recuerdos que se descubrieron. Recorrerá con este nuevo recurso, y con las nuevas
creencias y formas de ver ese tipo de situaciones. Podemos disparar el ancla.
Chequear la fisiología durante el proceso.
16) Puente a futuro y verificar si hay que trabajar alguna otra cosa asociada al tema.

Técnica. Rodrigo Soza – ICEBA – PNL 3er cuatrimestre

También podría gustarte