Está en la página 1de 7

1

Guía de trabajo en casa de Ciencias Sociales para Grado


Noveno N°2
Profesor: Javier Burbano

Tema: Colombia durante la Gran Guerra.

Lea cuidadosamente cada uno de los siguientes datos

La Colombia Neutral durante la Guerra: La aparición de la Primera Guerra


Mundial en Europa no se sintió en un principio en Colombia. Su economía se
resintió levemente, pero el país siguió su curso. La Iglesia Católica mandaba
desde el atrio.

Antecedentes:
1914 fue un año definitivo para la política criolla. Los conservadores volvieron a la Presidencia
de la República a través de José Vicente Concha, quien llegó al cargo por poco más de 300 mil
votos. Concha, exministro y diplomático, conocía que la prudencia ante la creciente tensión
internacional por la Gran Guerra era la mejor carta de presentación de un país gregario e
inexplorado.

Colombia apenas se levantaba de la resaca por las extensas celebraciones y promesas


incumplidas del primer siglo de la Independencia, eventualidades que comenzaron su
atrevimiento burocrático desde 1907.

Al mismo tiempo, el país aún no se sacudía de la pérdida del istmo de Panamá y recibía una nota
de disculpas de Estados Unidos por los hechos ocurridos en 1903 que terminaron con la
separación del territorio panameño. El tratado Urrutia Thompson entraría, entonces, a ser una
guía para las relaciones entre ambos países, aun cuando los Estados Unidos pretendían seguir
ajenos al ánimo beligerante europeo.

Por su lejanía y su poca participación en la política internacional y a falta de organismos de unión


estratégica, Colombia sólo sufrió embates económicos como consecuencia de la Gran Guerra.
La producción de café bajó, aunque no ostensiblemente. Luego, la guerra generó una
paralización parcial del mercado local y el freno de las exportaciones de las pocas industrias
internacionales presentes entonces en Colombia.

Periodo presidencial de José Vicente Concha (1914-1918)

En 1.914 asumió la presidencia de Colombia y se preocupó por proteger y apoyar


la industria nacional. Durante su gobierno, estalló la Primera Guerra Mundial.
Mantuvo al país neutral en esta guerra, lo cual no le gustó mucho a los Estados
Unidos y a Inglaterra.

Como Europa estaba en guerra, hubo una gran crisis económica internacional,
que afectó mucho a Colombia, ya que estos países eran sus clientes para las
exportaciones. Por esta razón, tuvo que aumentar los impuestos y despedir a
muchos empleados públicos, llevando igualmente a mucha pobreza en
Colombia.

Durante su gobierno logró equilibrar las cargas entre conservadores y liberales a pesar de sus
profundas creencias religiosas y de su filiación con el conservatismo durante la hegemonía
conservadora. Su logro más grande fue mantener al país en una posición neutral durante la
Primera Guerra Mundial, que tuvo lugar precisamente durante su mandato.

Salió de la administración con el reconocimiento de sus compatriotas a la tarea realizada.


2

El tratado Urrutia Thompson:


Cuando el 3 de noviembre de 1903 se llevó a cabo la separación del Departamento de Panamá
de la República de Colombia, ésta no tuvo más alternativa que formular una protesta al gobierno
norteamericano por la ayuda que había prestado a la revolución y pedir que el conflicto se
resolviera en la Corte de La Haya.

Solo el 6 de abril de 1914 se firmó el Urrutia-Thomson, que vino a ser aprobado en 1921 por el
Congreso colombiano, luego de largos debates. Uno de sus más acérrimos enemigos fue el
expresidente José Vicente Concha, quien, estando de embajador en el Vaticano, regresó al país
para combatirlo.

Firmado por Thadeus A. Thomson de Estados Unidos y por Francisco José Urrutia de parte de
Colombia ambos países acordaron entre otros puntos:

1. El derecho de Colombia de transportar tropas,


buques y materiales de guerra sin pagar peaje por
el Canal de Panamá.
2. El pago a Colombia la suma de 25 millones de
dólares, en indemnización por la separación
de Panamá.
3. El reconocimiento por parte de Colombia y la
fijación de límites fronterizos con Panamá de
conformidad con lo indicado en la Ley colombiana
del 9 de junio de 1855.
4. La exoneración de todo impuesto y derecho a los productos agropecuarios y de la
industria colombiana que pasen por el Canal, así como el correo.

Latinoamérica reacciona frente a la Gran Guerra.

Tras la entrada de los Estados Unidos a la Guerra en abril de 1917, 10 países latinoamericanos
declararon la guerra a Alemania y a las potencias centrales o rompieron relaciones con
Alemania, dejando atrás la neutralidad a la que se habían obligado, en busca de no afectar sus
economías, toda vez que grandes exportaciones iban destinadas al Viejo Continente.

También lo hicieron Brasil, que incluso envió un contingente que llegó después de firmado el
armisticio en noviembre de 1918; Bolivia, Panamá, Cuba y Uruguay. En Brasil fueron 42 los
barcos atrapados. Según David Stevenson, autor de 1914-1918, con esta situación los Aliados y
los estadounidenses pasaron a manejar cinco sextas partes del tonelaje mercante del mundo.

Colombia se mantuvo neutral hasta el final.

Un dato anecdótico (Un naufragio)

Al inicio de la Primera Guerra Mundial, el lujoso buque alemán Prinz August Wilhelm (PAW) se encontraba
cerca de Jamaica, colonia británica, y buscó refugio en el primer puerto que encontró en Colombia, Santa Marta,
ya que el país se había declarado neutral en este conflicto.

Al refugiarse en Santa Marta, el PAW permaneció 15 meses a un lado de la bahía. Cuando en la noche del 11 de
noviembre de 1915 se escapó del puerto sin los papeles de zarpe, fue perseguido por una nave británica de
guerra y entonces se refugió en Puerto Colombia, donde encontró el apoyo de la numerosa e importante colonia
alemana en Barranquilla.

Cuando estaba allí, una comisión de la US Shipping Board de los Estados Unidos venía a Colombia a tomar
posesión del barco por haberlo adquirido a la naviera Hamburg American Line. Ante esto, el capitán procedió
a autodestruirlo, por órdenes del alto mando alemán, en la noche del 22 de abril de 1918, lo que lograron
causando un incendio y su hundimiento.

Esta acción la asumió el gobierno alemán como un acto de patriotismo, debido a que la embarcación iba a ser
tomada para transportar tropas estadounidenses al campo de guerra en Europa y utilizada en contra de
Alemania. En cuanto el gobierno colombiano, capturó en un principio a la tripulación y su capitán e inició una
investigación.

Tiempo después fueron dejados en libertad, tras un juicio muy llamativo y discutido por la prensa local, que se
encontraba dividida. Algunos se quedaron en Puerto Colombia y otros se dirigieron a Barranquilla y trabajaron
en firmas alemanas hasta el final de la guerra.
3

Colombianos en la Gran Guerra


A partir de mediados del siglo XIX y como consecuencia inmediata de la consolidación de la
nueva república, las élites ilustradas y pudientes de Colombia dirigieron su mirada hacia la
Europa no española, particularmente a Francia e Inglaterra. Los viajeros neogranadinos y
colombianos comenzaron a explorar esos nuevos mundos; los
hijos de los comerciantes burgueses partieron entusiasmados
a adquirir conocimientos nuevos y disfrutar de ese mundo
cosmopolita. José Asunción Silva, hijo de comerciante y
representante de esa clase acomodada, se deslumbró con el
París de fin del siglo y ya no pudo ser el mismo de antes. Los
hermanos Cuervo, Ángel y Rufino José, con las rentas de sus
actividades industriales y comerciales no solo viajaron a París,
sino que se instalaron allí dedicados a tareas intelectuales que les consumieron su vida y que
consideraban no poder realizar en la lejana Colombia por la que, de todas maneras, guardaron
y conservaron un profundo amor. De entre estos colombianos de la élite asentados en Europa
salieron los combatientes de la Gran Guerra.

Se podría asegurar que los soldados colombianos que participaron en la Gran Guerra, vistieron
en su gran mayoría el uniforme de los ejércitos aliados, aunque no resultaría extraño que en los
ejércitos alemanes hubiera habido, si no nacionales colombianos, si descendientes de
inmigrantes alemanes en Colombia. Esos combatientes constituyen un contingente de genuinos
soldados desconocidos ya que su huella en la guerra apenas dejó un muy leve rastro… Entre esos
soldados, se destaca un joven poeta y escritor de familia colombiana nacido en París, Hernando
De Bengoechea.

Descendiente de una antigua familia de origen vasco, a pesar de


haber nacido en París en 1889, es colombiano. La familia De
Bengoechea se había instalado en Francia desde una fecha cercana
a 1874 así que los hermanos mayores de Hernando y él mismo
nacieron en París.

Tan pronto declaró Francia la guerra De Bengoechea decidió


enrolarse como soldado voluntario y como miles de voluntarios
más. Para su contrariedad debió hacerlo en la legión extranjera
puesto que no le estaba permitido hacerlo en el ejército regular por
no ser ciudadano francés a pesar de haber nacido en París y tener
educación y cultura completamente francesas. En un comienzo no parecía constituir un
inconveniente mayor, pero a medida que pasaban los meses del entrenamiento esta
circunstancia se reveló inaguantable, debido a la conciencia de pertenecer a una clase social y
un medio intelectual y académico muy por encima del de sus camaradas.

Entre muchos otros, dos médicos bogotanos se distinguieron en calidad de cirujanos militares
en hospitales de París y por su abnegada labor recibieron el reconocimiento del gobierno
francés. Son dos jóvenes que habiendo terminado sus estudios de medicina en la Universidad
Nacional parten a Francia, a continuar sus estudios y decidieron inmediatamente participar en
la atención a la legión de heridos que llegaban del cercano frente de batalla. Los dos llevan vidas
paralelas hasta la Gran Guerra: nacen en 1886 en haciendas sabaneras, cerca de Bogotá, siguen
la primaria y secundaria en prestigiosos colegios de la capital y se hacen médicos de la Facultad
de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia donde obtienen sus títulos de médicos
cirujanos hacia el año de 1910.

Genaro Rico viajó a París para especializarse en el Hospital Necker en urología y se encontró con
que todos los hospitales de París estaban dedicados a la
atención de los heridos que en oleadas cada vez más
numerosas llegaban a esos hospitales provenientes del frente
de la guerra. El otro era el doctor Lisandro Leyva, quien luego
de terminar sus estudios y siguiendo la tradición del momento,
viajó a Europa a continuar su especialización. Durante la
guerra se alistó en “la Ambulancia del Ejército de los Estados
Unidos”, Allí permaneció hasta 1917 cuando se le nombró
Cirujano Mayor de Primera Clase del ejército francés. Esta dramática labor le permitió adquirir
4

una experiencia en el campo de la traumatología excepcional, de la cual tomó la idea que le


permitió diseñar un aparato de abducción, denominado familiarmente ‘el avión’, para el
tratamiento de las fracturas del hombro.

El fin de la Gran Guerra


En la madrugada del 11 de noviembre de 1918, en un vagón de tren en el bosque de Compiègne
en Francia, los representantes de las potencias aliadas firmaron el armisticio con Alemania. El
hecho ponía fin a la Primera Guerra Mundial, ya que el Imperio Alemán fue la última de las
Potencias Centrales en rendirse (previamente lo habían hecho Bulgaria, el Imperio Otomano y
el Austro-Húngaro).

En ese mismo año, pero en nuestra nación, se realizaron las elecciones para elegir al presidente
de la República, en las que resultó ganador Marco Fidel Suárez, quien gobernó el país para el
periodo 1918-1922, renunciando un año antes de culminar su mandato.

La Gripe Española
La Gripe Española mató entre 1918 y 1920 a más de 40 millones de personas
en todo el mundo. Se desconoce la cifra exacta de la pandemia que es
considerada la más devastadora de la historia. Un siglo después aún no se sabe
cuál fue el origen de esta epidemia que no entendía de fronteras ni de clases
sociales.

Aunque algunos investigadores afirman que empezó en Francia en 1916 o en


China en 1917, muchos estudios sitúan los primeros casos en la base militar de
Fort Riley (EE.UU.) el 4 de marzo de 1918.

Tras registrarse los primeros casos en Europa la gripe pasó a España. Un país
neutral en la I Guerra Mundial que no censuró la publicación de los informes
sobre la enfermedad y sus consecuencias a diferencia de los otros países
centrados en el conflicto bélico.
5

Por ser el único país que se hizo


eco del problema provocó que la
epidemia se conociese como la
Gripe Española. Y a pesar de no
ser el epicentro, España fue uno
de los más afectados con 8
millones de personas infectadas y
300.000 personas fallecidas.

Al no haber protocolos sanitarios


que seguir los pacientes se
agolpaban en espacios reducidos
y sin ventilación y los cuerpos en
las morgues y los cementerios. Por aquel entonces se haría popular la máscara
de tela y gasa con las que la población se sentía más tranquila, aunque fueran
del todo inútiles.

En el verano de 1920 el virus desapareció tal y como había llegado.

Curiosidades
✓ Se creía que al inhalar el humo del cigarrillo se mataban los gérmenes, por esto se
incentivaba el consumo de la nicotina.
✓ El Gobierno de Estados Unidos estableció una multa de 100 dólares de la época, para
quienes no usaran una mascarilla de tela.
✓ Los únicos lugares a los que no llegó el virus fueron la Antártida, algunas islas remotas
del Atlántico Sur y de la desembocadura del Amazonas.
✓ El país que más víctimas mortales tuvo por cuenta de la gripe española fue India,
formado en aquel entonces por Pakistán y Bangladés. Allí murieron entre 13 y 18
millones de personas.
✓ Varias personalidades contrajeron esta gripe. Entre ellos los políticos Mustafá Kemal
Atatürk y Franklin Delano Roosevelt; el escritor Franz Kafka, el músico Béla Bartók, la
pionera de la aviación Amelia Earhart y el pintor Edvard Munch. Murieron a causa de ella
los artistas Guillaume Apollinaire, Egon Schiele, Gustav Klimt; los príncipes Erik de Suecia
y Humberto de Saboya.
✓ En noviembre de 1918 se firmó el acuerdo de paz que dio fin a la Primera Guerra
Mundial. Las multitudes se aglomeraron para celebrar, dispararon nuevamente el virus
que afectó a los negociadores del tratado de paz, incluido el presidente de Estados
Unidos, Woodrow Wilson.

La peste ataca en Bogotá


Bogotá, a comienzos del siglo XX, fue
azotada por una fuerte epidemia de
gripa que acabó con la vida de miles de
capitalinos. el periodista Alberto Trujillo
retrata la Bogotá de la época.

“El cielo azul de la mañana presagiaba el


arribo de los densos y oscuros
nubarrones de la tarde, anuncio de los
aguaceros característicos del mes de
octubre en la pequeña y subdesarrollada
ciudad de Bogotá de principios del siglo
XX”.
6

Con la llegada de las lluvias y el


manto gris que cubría a
Monserrate y Guadalupe y demás
cerros tutelares de la capital,
parecían haberse expandido el
pesimismo y la angustia
provenientes de las trincheras de
la guerra en Europa. Más aún
cuando la gente se desplomaba
en plena vía pública para no
volverse a levantar jamás, como si hubiesen sido víctimas del gas mostaza. El pánico al invisible
agente infeccioso que había hecho su aparición en aquel año de 1918, hizo temer una tragedia
de grandes proporciones.

En julio de aquel año, cuando la peste llegó a Madrid (España), se especulaba acerca del origen
de esos microbios: que si eran antiguos, modernos o muy modernos. "Creo que son así de
grandes", opinaba una señora mostrando toda la falange de su dedo meñique.

Todo aquel que fuese atacado por el dolor de garganta, taponamiento y secreción nasal
abundante, irritación en los ojos, tos seca, dolores musculares y articulares, fiebre, cefalea,
escalofríos y problemas digestivos, temía por su vida. Los síntomas de la gripe que empezaban
a expandirse entre los 161.639 habitantes de Bogotá vinieron a incrementar la angustia de
aquella época marcada por los más de 10 millones de muertos que había dejado la Primera
Guerra Mundial y por los 20 millones de víctimas que la influenza virus ya había cobrado en todo
el planeta.

En septiembre de 1918, el diario El Tiempo lanzó


una tímida voz de alerta: "La epidemia de gripa
(sic) que hay actualmente en Bogotá es algo
verdaderamente fabuloso. Más del 20 por 100
de la población se encuentra atacado de esta
fastidiosa enfermedad, sin que ni baños ni
remedios sean capaces de librarla de ella y
aunque parece que no es grave sí es en alto
grado desagradable. Ojalá la Dirección de Salubridad publicara algo sobre la manera de evitar o
curar pronto esa gripa (sic), para que los pobres tengan algún remedio contra ella".

El 19 de octubre de dicho año la epidemia ya había tocado a las puertas de todas las
dependencias de la capital, infectando tanto a ricos como a pobres. Casi todos los miembros de
los ministerios permanecían encamados y el servicio estuvo prácticamente suspendido. En el
Senado no hubo sesión ante la falta de quórum y en la Cámara sólo se deliberó durante unas
cuantas horas debido a que la mayoría de miembros estaban enfermos. Los bancos y el comercio
estuvieron casi paralizados. En muchos colegios las clases se hallaban suspendidas desde hacía
cuatro días y en cuarteles como el Regimiento Cartagena y el Caldas el número de afectados por
el mal ascendía a 410. Según cálculos oficiales, el 50 por ciento de los policías estaban agripados.

En medio de las lluvias pertinaces, la desolación de


las calles, sobre todo de noche, parecía indicar
como si se hubiese decretado el toque de queda. El
tráfico de coches, carros y automóviles era
insignificante. Asimismo, por la incapacidad de
muchos de sus trabajadores, el servicio de tranvías
se vio disminuido, y más todavía en horas de la
noche, dado que la gerencia del Tranvía Municipal
de Bogotá dispuso que los convalecientes debían
evitar la exposición al frío nocturno y debían
recogerse temprano.
7

"Entre la gente del pueblo la gripa ha hecho verdaderos estragos y el gremio de sirvientas se
encuentra hoy casi íntegramente afectado por este mal, lo cual es causa de innumerables
incomodidades en todas las casas", escribió un periodista.

Los días fúnebres

A causa del devastador ataque de la gripe, el Anfiteatro batió el récord de autopsias efectuadas
en una sola mañana: el doctor Ricardo Fajardo informó haber hecho exámenes anatómicos a 26
cadáveres de gente pobre que no había recibido asistencia médica. Esa cifra demostraba, de
manera alarmante, el incremento de la mortalidad y de la morbilidad, más que todo en personas
que padecían dolencias cardíacas o pulmonares.

En la semana comprendida entre el 18 y el 24 de octubre, según la Dirección Municipal de


Higiene, se presentaron 294 defunciones. 71 el martes, 58 el miércoles y 103 el jueves. Y de
acuerdo con los certificados médicos, desde el 19 hasta el 24 de octubre, 121 personas murieron
por causas relacionadas con la epidemia.

ACTIVIDADES
(cada punto debe ser desarrollado en su cuaderno de Ciencias Sociales)

1. Haga una lectura completa de los datos que se presentan en la


guía.
2. Haga un resumen detallado de cada uno de los temas tratados
en la presente guía.
3. ¿De qué manera afectó a Latinoamérica y Colombia los hechos
de la Gran Guerra?
4. ¿Cuáles de los puntos del Tratado Urrutia Thompson Cree usted
que le favorecían a Colombia? Justifique su respuesta.
5. Copie el cuadro de la página 4 (consecuencias de la segunda
guerra mundial).
6. Teniendo en cuenta los actuales hechos que nos afectan a partir
de la pandemia de enfermedad por coronavirus (covid -19) que
semejanzas se encuentran con los datos de la Gripe española de
1918, que aparecen en la guía.
7. Haga un listado de los hechos más importantes (en orden
cronológico) que presenta el video de la separación de Panamá,
que aparece en el siguiente link:
https://www.youtube.com/watch?v=MMMVrrz8YVY

También podría gustarte