Está en la página 1de 5

DIGITALIS

Síntomas guía
Pulso lento, débil, irregular, intermitente; ataques de enorme debilidad, con sensación como si el
corazón fuera a pararse.

Datos generales
Otros nombres: digitalis purpúrea, digital, guantes de la virgen
Pertenece a la familia de las escrofulariáceas

Es una planta que florece como un gran racimo; las flores rojas en forma de campanillas. Se
encuentra en toda Europa occidental. En Francia, abunda en los Vosgos, el Morván, el Macizo
central, los Pirineos, en Bretaña. Suele crecer en terrenos ricos en sílice y en los claros de los
bosques.

La TM se prepara a partir de las hojas en estado fresco, recolectadas en el segundo año


inmediatamente después de la floración.

Su composición es muy rica. En la actividad farmacológica de la planta intervienen


principalmente:
Heterósidos esteroideos con actividad cardiotónica, en especial la digitoxona (digitalina
cristalizada) aislada de l Purpúrea glucósido A, y de los saponósidos, en especial la digitonina.

Flavonoides, que participan junto con los saponósidos en la acción diurética de la planta. Entre
estos flavonoides figura la luteolina que tiene efectos antiinflamatorios e inmunoestimulantes.

Materias minerales ricas en potasio y en manganeso.

Los heterósidos poseen propiedades cardiotónicas: aumento de la contractilidad miocárdica,


disminución de la excitabilidad y de la conductibilidad muscular con enlentecimiento del ritmo
cardíaco. Estos efectos se potencias con el calcio y disminuyen con el potasio.
El margen de seguridad entre los efectos terapéuticos de la digitalina y sus efectos secundarios
(signos de sobredosificación) es estrecho. La sobredosificación digitálica, muy conocida, se
manifiesta principalmente por signos:

Digestivos:
Anorexia, náuseas y vómitos

Más raramente dolores abdominales, trastornos del tránsito.

Cardíacos:
Se trata principalmente de trastornos del ritmo y de la conducción debidos a una acción tóxica de
los digitálicos sobre las diferentes etapas de la electrofisiología del miocardio: nodo sinusal,
aurícula, nodo aurículo-ventricular, ventrículos y el sistema de His-Purkinje.

En la práctica, se pueden observar todos los tipos de arritmia. Los más frecuentes son las
extrasístoles ventriculares, responsables del bio o trigeminismo ventricular, la taquicardia auricular
paroxística con bloqueo aurículo-ventricular variable, la bradicardia sinusal, la taquicardia
funcional activa.

Hay que destacar que las modificaciones aisladas del electrocardiograma de reposo
(modificaciones de la onda T y del segmento ST) son consecuencia de la impregnación miocárdica
por la digitalina pero esto no significa que haya una sobredosificación.

Por otro lado, la agravación de una insuficiencia cardiaca global es también una consecuencia
posible de una sobredosificación digitálica.

Visuales:
Percepción de halos coloreados, discromatopsia al verde o al amarillo con destellos luminosos y
con menos frecuencia escotomas, visión borrosa, ambliopía, micropsia, diplopía.

Estos efectos raramente se deben a una sobredosificación terapéutica y se observan


principalmente después de una intoxicación digitálica masiva voluntaria o accidental.

Diversos:
Reacciones alérgicas, trombopenia, ginecomastia.

Estos efectos secundarios aparecen más en los pacientes que padecen insuficiencia renal o
presentan hipocaliemia.

La historia de la digital comienza en 1542, con Léonard Fuchs (de Tubingen). Es solamente en
1721, que gracias a Murray, la digital fue admitida en la farmacopea de Londres, luego fue
proscrita para reaparecer en 1788. A través de los trabajos de Whitering en 1875, y después con
Cullen, se puso de manifiesto su acción dominante sobre el corazón.

Hahnemann hizo de ella el objeto de sus veinte primeras patogenesias, publicada en latín en 1805.
Completó esta patogenesia en la “Materia médica pura” y en su tratado sobre las enfermedades
crónicas con numerosas referencias a Withering.
Esfera de acción
La digital ha sido objeto de numerosos trabajos desde hace dos siglos. Las divergencias de los
investigadores entre sí y de los clínicos que tampoco están siempre de acuerdo, provienen según
Fiessenger y Huchard, del hecho que:

“según las dosis y según el estado del enfermo, la digital puede producir efectos diferentes”.

En los animales, la toxicidad débil en los herbívoros es temible para los carnívoros.

Withering, Cullen y Hahnemann insistieron sobre el síntoma esencial provocado por las dosis
débiles, el enlentecimiento del pulso, calificado por Hahnemann como efecto primitivo.

Esta acción específica dominante sobre el corazón no debe hacernos olvidar los demás efectos
específicos que aparecerán como manifestaciones yatrogénicas en la sobredosificación.

La digital es un excelente modelo farmacológico. Muestra la necesaria complementariedad entre


la farmacología clásica analítica y la farmacología hahnemanniana sintética. Un buen conocimiento
de la patogenesia permite conocer mejor los efectos yatrogénicos y paliarlos con la prescripción
de Digitalis en diluciones elevadas si corresponden a un grupo significativo de efectos específicos
patogenéticos.

El conjunto de la patogenesia recoge 603 síntomas:

38 sólo para el corazón, pero Hahnemann insiste sobre la importancia capital de los síntomas en
relación con el pulso.

160 síntomas para el aparato digestivo entre los cuales una decena tienen gran valor.

También hay síntomas que conciernen a los aparatos respiratorio, urinario, los músculos, la
cabeza, los ojos, el sistema nervioso y el psiquismo.

El corazón es el órgano diana:


 Los trastornos del ritmo cardiaco dominan y se manifiestan por bradi o taquicardia. Estos
efectos alternan más o menos rápidamente según las dosis y los enfermos.

Aparato digestivo:

 Salivación.
 Pérdida total del apetito, estando la lengua limpia. La sóla vista de los alimentos o su olor
provocan fuertes náuseas (Colchicum).
 Náuseas, vómitos.
 Sensación de debilidad que se siente en el estómago.
 Cólicos violentos en el bajo vientre.
 Diarrea violenta, a veces estreñimiento.

Aparato urinario:
 Deseo constante de orinar y cada emisión poco abundante.
Aparato respiratorio:
 Respiración irregular, difícil con profundos suspiros que se repiten con frecuencia.

Ojos:
 Discromatopsia con anillos coloreados.
 Trastornos de la acomodación, diplopía.

Manifestaciones generales neurológicas y psíquicas:


 Gran debilidad.
 Somnolencia, se despierta sobresaltado durante la noche.
 Frío en los miembros.
 Cefaleas, neuralgias, vértigos.
 Ansiedad con temor al porvenir.

Signos característicos
Sensaciones:
 Repentina debilidad como si fuera a desvanecerse al incorporarse.
 Vértigo al sentarse en la cama; vértigo con pulso lento.
 Sensación de vacío, de desfallecimiento en el estómago con angustia.
 Sensación de pausa respiratoria al dormirse.
 Sensación de parada cardiaca con temor al movimiento.

Modalidades:
Empeoramiento:
 Al menor movimiento.
 con los olores de la cocina.

Mejoría:
 estando al aire libre.

Signos concomitantes:
 Enlentecimiento del pulso.

Correspondencias etiológicas:
 Tratamiento digitálico con sobredosificación.

Principales indicaciones clínicas


Trastornos del ritmo:
En clínica, durante la convalecencia, después de una enfermedad infecciosa, por ejemplo, si el
enfermo presenta un pulso lento irregular, depresible es suficiente prescribir a dosis bajas durante
el día. También está indicado en los trastornos menores del ritmo en las personas que presentan
las características del medicamento, en especial el empeoramiento con el movimiento.

Otras indicaciones:
En los trastornos digestivos o en las cataratas yatrogénicas (beta bloqueantes). Afecciones del
hígado, de los pulmones, cuando el pulso es miy lento, débil, irregular e intermitente con la
debilidad característica. Debilidad cardíaca con arritmia, tendencia a los edemas y oliguria. Ascitis,
bradicardia. Endocarditis, miocarditis. Ictericia. Nefritis. Palpitaciones. Pericarditis. Espermatorrea.

Relaciones: Aconitum (ansiedad). Apocynum canabinum (edemas). Crataegus (corazón débil).

Antídoto: China, pero aumenta la ansiedad.