Está en la página 1de 5

Cantaris Vesicatoria

Datos generales

Otros nombres: Lytta vesicatoria L., Cantárida- Mosca Española

La cantárida, Lytta vesicatoria “mosca española”. Es un insecto verde metálico con reflejos
dorados de la familia de los Meloidos cuyo hábitat se extiende principalmente por la Europa
meridional.

La tintura madre se prepara a partir del animal entero desecado. Contiene esencialmente:
La cantaridina que provoca:
 una reacción local con un simple eritema o con vesículas con flictenas

Una reacción general que afecta a todo el sistema urinario:


 ácido úrico, ácido acético
 colina y acetilcolina
 fosfatos de calcio y de magnesio

El empleo de la cantárida en medicina se remonta a una época muy lejana ya que el mismo
Hipócrates la recomendó en el tratamiento de la hidropesía. Sin embargo, debido a su toxicidad,
pronto dejo de emplearse por vía interna y solo se utilizaron sus propiedades vesicantes en
aplicaciones externas.

Esfera de acción

La primera patogenesia fue establecida por Hahnemann. La cantárida es un medicamento fiable y


eficaz dada la claridad de sus síntomas tóxicos y experimentales.

La toxicidad puede manifestarse por vía externa y por vía interna.

Intoxicación por vía externa:

La cantárida es sobre todo un vesicante.


Aplicada sobre la piel, produce un eritema, seguido de flictenizacion en forma de una bulla amplia,
llena de un líquido amarillo limón al principio, pero que se vuelve turbio o incluso purulento.

La lesión elemental es pues una lesión eritemato- vesiculosa, de aspecto penfigoide, ya que se
produce sobre una piel sana, no inflamatoria, manifiesta una clara tendencia a la confluencia que
explica el aspecto de ampolla.

En una segunda fase la pérdida total del techo epidérmico de la bulla le confiere, por exfoliación,
un aspecto necrótico que conduce a la formación de amplias exulceraiones que en las antiguas
materias medicas se escribían erróneamente como de aspecto gangrenoso.
Intoxicación por vía interna:

A grandes dosis la intoxicació provoca:

 una completa anuria.


 un síndrome delirante con hidrofobia intensa y convulsiones frecuentes, más tarde se
produce la muerte dentro de un cuadro de:
 coma azotemico.

A dosis menores determina:

 una gastroenterocolitis toxica severa, que se caracteriza por:


 una tendencia hemorrágica y
 una sensación de ardor extremadamente intenso en las diversas eliminaciones: vómitos,
heces disentéricas fétidas y hemorrágicas, dolores abdominales cortantes y tenesmo
rectal.
 una nefritis parenquimatosa sobreaguda con:
 Oliguria, Polaquiuria ardiente, albuminuria y hematuria, que se acompañan de:
 Dolores insoportables en las fosas lumbares, irradiando a las vías excretoras urinarias y a
veces en el hombre, a los cordones espermáticos y a los testículos. La irritación local de los
órganos genitales externos puede, en este caso, traducirse por un priapismo doloroso.

Experimentación patogenética

Ha permitido poner de manifiesto, con síntomas clínicos más matizados, el triple tropismo de la
sustancia por:

 las mucosas
 las serosas
 la piel

A nivel de mucosas:

 predilección por las mucosas urogenitales:


 Inflamación aguda, acompañada de una intensa sensación de quemadura
 Vesiculación que puede llegar hasta la necrosis: ulceraciones del glande, del prepucio o de
los labios vaginales.

Sobre todo, el aparato digestivo:


 Tendencia inflamatoria en la boca y la faringe con espasmos
 Ulceración o aftas ardientes
 A veces hematemesis o enterocolitis dolorosa con heces fétidas y sanguinolentas.
A nivel de serosas:

 La inflamación puede producir exudados muy abundantes, especialmente de la pleura:


derrame pleural muy abundante que, debido a la compresión, produce dolores
constrictivos, disnea intensa, hasta llegar al sincope.

A nivel de la piel:

 Se ven también lesiones ardientes con formación de vesículas, bullas, flictenas.

Signos característicos

El carácter vesicante de la sustancia justifica las sensaciones y las modalidades características


necesarias para su prescripción.

Sensaciones:

 de ardor intenso, de escozor y de dolor cortante como hecho por una navaja.
 de tener en carne viva la piel o las mucosas
 de hiperestesia de las regiones cutáneas que corresponden a los órganos enfermos y que
empeora con la palpación.

Modalidades:

Empeoramiento:
 con el tacto, la palpación, al orinar.

Mejoría:
 con las fricciones, estando acostado, con el calor y las aplicaciones calientes (frecuente
pero no obligatorio).

Signos concomitantes:

 En las manifestaciones disúricas del medicamento, puede existir una excitación sexual
intensa con priapismo doloroso o prurito ardiente en la vaginitis que imposibilita su
satisfacción y llegar a su paroxismo.
 sueño agitado, entrecortado por sueños lascivos y pesadillas.
 sensaciones de embriaguez que le dan un aspecto de andar vacilante, titubeante.
 ansiedad con gran agitación desordenada, irritabilidad hasta la maldad pudiendo conducir
a un estado de confusión, a un delirio agudo alucinatorio, a veces esta fuera de sí y furioso
(cóleras, deseos de morder, hidrofobia, convulsiones).

Principales indicaciones clínicas:


Afecciones genitourinarias:
 Cistitis aguda, sea cual sea el germen responsable, caracterizada por:
 La permanencia y la intensidad de los ardores y la frecuencia de hematuria acompañante.
 Dolores ardientes y cortantes que preceden a la micción. La acompañan y aumentan al
final: el tenesmo ardiente es permanente (Mercurius corrosivus).
 Puede existir una exacerbación del apetito sexual y su satisfacción al parecer debería
aliviar el dolor, pero esta sensación es engañosa.
 metritis con derrame seropurulento y sensación de escozor.
 Balanopostitis edematosa y cualquier ulceración dolorosa, ardiente en las mucosas
genitales, leucorreas viscosas, corrosivas.

Nefritis hematúrica donde se observan:

 Dolores insoportables en las fosas lumbares e irradiaciones dolorosas uretrales,


vesicouretrales o en los cordones espermáticos.
 Oliguria más o menos pronunciada con orina oscura, hematúrica que cae gota a gota.
 A veces Polaquiuria imperiosa.

Afecciones cutáneas:

 Quemaduras de 2º grado
 Quemaduras debido a líquidos calientes
 Insolaciones y exantemas o urticarias solares graves (lucitis).
 Porfirias adquiridas.
 Lesiones de radiodermatitis.

En caso de quemaduras extensas, la acción protectora del medicamento sobre el parénquima


renal no debe ser subestimada
Erupciones vesiculosas, con ampollas o flictenas, ardientes:

 Herpes.
 Herpes zoster penfigoides.
 Eccemas con vesículas confluentes, con tendencia a necrosarse por exfoliación.
 Ectimas, estados pelagroides, diversas eritrodermias y toxicodermias bullosas
yatrohenicas.

Acción del árbol respiratorio:

 Laringitis con ronquera con sensación de llaga en carne viva o de espasmo que empeora
por la palpación del cuello.
 Pleuresías en fase de estado, tras atenuación e incluso desaparición del dolor inicial
punzante del estadio Bryonía y aparición eventual de oliguria. En contraste con la mejoría
de los demás signos clínicos, el derrame pleural aumenta. Su abundancia conlleva un
aumento de la disnea, de la opresión respiratoria debida a la compresión de los dolores
constrictivos, hasta llegar a una tendencia sincopal.

Afecciones del aparato digestivo:


 anginas ulcero- necróticas, aftosas bucales, que se acompañan de espasmos faríngeos y de
sensación de quemadura intensa
 gastritis con pirosis ardiente, hidrofobia a pesar de tener sed ardiente.

Enterocolitis y rectosigmoiditis con:

 dolores abdominales quemantes, cortantes, que empeoran con la presión, mejoran con
aplicaciones calientes y doblándose en dos.
 Heces disentéricas mucosanguinolentas, fétidas y con tenesmo rectal.

Otras indicaciones para las mucosas:

 otitis flictenulares agudas.


 queratoconjuntivitis agudas: en especial cuando hay quemaduras en la mucosa conjuntival
debidas a los rayos de la luz natural o artificial (oftalmia de las nieves, “chispazo”
intolerables para los soldadores).