Está en la página 1de 2

SAN JUAN 5:35

PORTADORES DE LA ANTORCHA DEL AVIVAMIENTO


INTRODUCCION
Siento departe del Señor Jesús inspirar, desafiar, motivar al corazón de un hombre y
de una mujer que quieran ver el mundo arder, en el fuego del Espíritu Santo. Y ver los
hombres entregarse a Dios con corazón quebrantado.
Nosotros como iglesia debemos entender que estamos viviendo el mensaje de
Apocalipsis 3: 14-22 que fue un mensaje literal a una iglesia literal, llamada laodicea,
la cual fue la última de las iglesias que Dios le hablo. Esta Iglesia había perdido su
Liderazgo Espiritual, La cual el Señor aconsejó que de él compraran oro refinado en
fuego, vestiduras blancas y ungir los ojos con colirio,
Esta Iglesia de laodicea se habían descuidado de la Presencia de Dios, ya la no ardía
con frecuencia, el mover del Espíritu Santo era esporádico, a lo malo llamaban bueno
y a lo bueno malo, y no sufrían la sana doctrina, la santidad ya era en un segundo
plano, y habían perdido la visión celestial, sus ojos se habían cargado de carnalidad.
Igual que el tiempo que nosotros vivimos hoy, esta cuarentena tiene que producir un
cambio radical en nuestra forma de pensar, de vivir y de actuar.
¿Por qué? --- porque somos la generación que se debe comprometer a traer el
avivamiento del último tiempo al mundo entero.
1/ COMPROMETIDOS POR UN AVIAVAMIENTO.
Juan el bautista fue un hombre comprometido con el Fuego de la Presencia de Dios,
con el mensaje del Reino de Dios, entregado al Servicio de Dios sin ningún reparo,
que el Señor Jesús lo vio como una antorcha que ardía y alumbraba. Juan el Bautista
era un portador de la antorcha de avivamiento. Era un ígneo, una piedra ardiente,
Jesús quería que todos Sus discípulos fueran bautizados con el Espíritu Santo y el
fuego (Mateo 3:11; Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el
que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él
os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Lucas 3:16 respondió Juan, diciendo a todos:
Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no
soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y
fuego).-- Así mismo el Señor Jesús desea que cada uno de nosotros sea tan lleno del
Espíritu Santo que nuestra naturaleza más íntima sea limpiada como por fuego, y
nuestra vida hecha radiante, llenada con poder y celo dados del Espíritu, y en llamas
de la gloria de Dios.
David Brainerd, el valiente misionero intercesor que trabajó con los indios
Norteamericanos, exclamaba: “¡Oh, que yo pueda ser fuego abrasador al servicio del
Señor! Heme aquí, Señor, mándame; envíame a los confines de la tierra... sácame de
todo eso que es llamado comodidad terrenal; envíame hasta la misma muerte si es en
Tu servicio y para expandir Tu reino”. Dios le concedió la petición de su corazón de
convertirse en un portador de la antorcha de avivamiento.
Esta generación necesita jóvenes, damas, ancianos que ardan para Dios,
2/ EL CRISTIANISMO ES FUEGO PURO. En la Biblia se habla de fuego en los
corazones de los cristianos Lc.24:32; Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro
corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las
Escrituras? También del fuego del ES Ap.4:5 Y del trono salían relámpagos y truenos
y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete
espíritus de Dios. Todos ellos arden intensamente…
Dios eligió el fuego para que fuera el primer y más importante símbolo continuo que
manifiesta su presencia.

EN ESTE TIEMPO DE CRISTIANOS E IGLESIAS FRÍOS E INSERVIBLES, SE


NECESITAN CRISTIANOS QUE SEAN COMO UNA ANTORCHA DE DIOS.
Cada cristiano debe ser un ejemplo, y prueba visible de la norma de Cristo, de una
vida llena del Espíritu Santo. Como cristianos y líderes debes mantener nuestra
estatura espiritual, persistencia y fervor, y estar tan marcado por el sello del Espíritu
Santo de Dios que seamos antorchas portadoras de avivamiento.

Pentecostés es el símbolo de cada antorcha de avivamiento, pentecostés fue como


aquel volcán que tiro piedras encendidas en fuego puro, que donde cayeron
encendieron, hicieron arder todo al alrededor.
Hechos 4: 31 Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló;
y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.
De ese lugar salieron antorchas encendidas en fuego vivo a ganar a los perdidos para
cristo. Vs 33 Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del
Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos.
Ala casa de Cornelio cayo una antorcha encendida, una piedra volcánica, el cual era
Pedro. Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos
los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro
se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del
Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.
Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean
bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó
bautizarles en el nombre del Señor Jesús.

También podría gustarte