Está en la página 1de 143
(elias) LA PSICOLOGIA i lg @ eed Dla i ae ie Vi tee La psicologia de las relaciones objetales SALVAT DIGITALIZADO POR (QS._)Colecciones Titulo original: Capire la psicolagia © 2016, Hachette Fascicoli s.r, edicién original © 2017, Editorial Salvat, S.L., presente edicién Editorial Salvat, S.L. C/ Amigé, 11, 5* planta 08021 Barcelona, Espaiia © Creative Commons Attribution 4.0 por la foto en las paginas 21 y 41 Textos: Anna Giardini, Ilaria Baiardini, Barbara Cacciola, Marina Maffoni, Laura Ranzini, Francesca Sicuro Revision original: Marco Barbieri Disefio: Studio Dispari ‘Traduccién: M* Carmen Garcia Bernabeu Realizacién editorial: Ormobook, Servicios Editoriales ISBN Goleccidn: 978-84-471-3172-3 ISBN Tomo: 978-84-471-3176-1 Depésito legal: B 25051-2016 Impreso en Espaiia Cualquier forma de reproduccién, distribucién, comunicacién pitblica o transfor- macién de esta obra solo puede ser realizada con la autorizacién de sus titulares, salvo excepcion prevista por la ley. La norma del editor es utilizar papeles fabricados con fibras naturales, renovables y reciclables a partir de maderas procedentes de bosques que se acogen a un siste- ma de explotacién sostenible. El editor espera de sus proveedores de papel que gestionen correctamente sus demandas con el certificado medioambiental reconocido. INDICE Introduccion LA VIDA Y LA EPOCA Cronologia La vida La época EL PENSAMIENTO Donald Winnicott, la independencia creativa El modelo tedrico de Winnicott Fenémenos y objetos transicionales La dimensién del juego E] dificil camino de la adolescencia Falso Self y verdadero Self 108 123 Lecturas recomendadas 137 Bibliografia 139 Comité cientifico internacional 141 INTRODUCCION Winnicott y los nifios, Winnicott y las madres, Winnicott y los adolescentes. El académico ha iniciado un camino de conoci- miento hacia la normalidad de la vida cotidiana, permitiéndo- nos una lectura mas serena de estos temas. En primer lugar, ha consentido hacer las paces con la impo- sibilidad, para las madres, de ser madres perfectas. De hecho, ha ayudado a entender que la buena madre es la madre casi perfecta: ese «casi» ha abierto las puertas a la posibilidad de equivocarse y ha mostrado que también es a través de los pe- queiios errores de los padres cuando los hijos consiguen crecer a Winnicott, no solo pode- en equilibrio. Por lo tanto, gracia: mos perdonarnos nuestras imperfecciones, sino también pensar que los hijos, en algtin momento de su crecimiento, nos miraran con indulgencia y comprensi6n. Winnicott también nos ha abierto los ojos sobre el vinculo madre ¢ hijo, observando profundamente lo que ocurre en la vida cotidiana: en los mimos, en el cuidado, en la alimenta- cién, en la cercania y en el consuelo que una madre maternal 6 DONALD WINNICOTT tiende a dar a sus hijos. De aqui los términos folding, handling y bonding, que se describirdan ampliamente en este libro. Cada uno de estos términos profundiza y sintetiza lo mucho que el tocar, el abrazar, el mimar, el tener cerca para saber deja: ayudan a los hijos a crecer convirtiéndose en si mismos, sin- tiéndose queridos. Cerca y lejos, soledad y contacto: también respecto a estos opuestos el autor nos lleva hacia nuevos conocimientos. De he- cho, a él se le debe la introduccién de un concepto actual toda- via presente: el de «objeto transicional». La mantita de Linus, el inseparable peluche, la mantita sin la cual no se puede dormir: todos son objetos transicionales que le permiten a cada uno de- limitar una frontera entre el yo y el otro yo, entre sensaciones interiores y realidad externa, y que consienten llevar consigo la tranquilidad que originan por la cercania de la madre, sin te- nerla cerca. Muchos de nosotros hemos tenido un objeto sin el cual era imposible dormir, y no existia tranquilidad que valiese: Winnicott ha estudiado, entendido y explicado, a la comunidad cientifica en primer lugar y (dada la importancia de su interpre- tacién) a todas las generaciones futuras, una parte importante del significado de ese objeto. Por iiltimo, Winnicott fue uno de los primeros en describir, de forma sistematica y con empatia, las etapas del desarrollo infantil hasta la edad adulta, poniendo especial atencién y com- petencia en los adolescentes. Fue 4 quien revelé por primera vez el sentido de las turbulencias de la adolescencia colocando- las en un presente indispensable para interactuar con ellos y vislumbrar un futuro en la edad adulta. En comparacion con Freud, estamos lejos de la importancia omnipresente de las pri- meras etapas, las del perverso polimorfo que oscurece, hasta anularlo, el significado de las otras edaces en un determinismo sin escapatoria. Con Winnicott, el adolescente es un nifio que se prepara para ser adulto y que, con ayuda, puede llevar a cabo INTRODUCCION 7 pasos significativos. Con este académico, parece que los mati- ces de la vida, con sus tiempos y sus esfuerzos, a partir de la funcién de los padres en cada individuo, solo son tal vez rele- vantes los fundamentos te6ricos de una visién que obliga, atra- pandolo, al ser humano individual. La mirada de Winnicott tiene la comprensién de un psicoanalista que se conmueve y da «esperanza», una caracteristica no muy comun en los grandes sistemas teéricos. LA VIDA Y LA EPOCA CRONOLOGIA LAHISTORIA DONALD WINNICOTT ooo E17 de abril nace en Plymouth 1896 Donald Winnicott Homicidio de Isabel de Austria 1898 En Rusiasurgen 995 Jos primeros s6viets Empieza a asistir a Leys School 1910 i en Cambridge Asesinato del archiduque Francisco Fernando de Habsburgo-Este. 1914 Estalla la Primera Guerra Mundial El Imperio britanico entra en guerra junto a Francia, Rusia, 1915, Italia, Serbia y otros aliados Empieza los estudios 1916 de biologia en el Jesus College de Cambridge Elzar Nicolas Il abdica. Gon la Estudia medicina en el Hospital Revolucion de octubre ascienden 1917 San Bartolomé. Se alista en la al poder los soviets, Marina para combatir en la guiados por Lenin Primera Guerra Mundial Fin de la Primera Guerra Mundial. En Alemania, el kaiser gig Guillermo II abdica Empieza las practicas de medicina y se proclama la repiblica en el Hospital Bart’s de Londres Lee La interpretaciin de los 1919 suchas de Freud, traducido por Abraham A. Brill 1920 Empieza la especializacion en pediatria Benito Mussolini asume en Italia el cargo de Primer Ministro después 1922 de la marcha en Roma En un discurso en la Camara, 13 de enero Mussolini formaliza el inicio de la dictadura fascista 1923 1924 1925 lice Taylor. Empicza cl analisis con James Strachey. Trabaja en Londres como médico especialista en pediatria en el Paddington Green Children’s Hospital y en el Queen's Hoxpital de Hackney Empieza a ejercer la profesién en Harley Street, Su padre ¢s nombrado caballero del rey Jorge V Muere su madre, Melanie Klein tiene conferencias en Londres. por invitacién de la British Psychoanalytical Society Adolf Hitler se prodama canciller del Reich y Fiihrer Hitler invade Polonia: el 2 de septiembre estalla la Segunda Guerra Mundial, Inglaterra declara la guerra a Alemania En los cielos britanicos estalla la Batalla de Inglaterra 1931 1933 1934 1935 1936 1939 1940 1944 Winnicott piblica su primer libro, Clinical Notes on Disorders of Childhood Termina el ailisis con Strachey Se licencia en el British Institute for Paychoanalysis. Empieza el anilisis del hijo de Melanie Klein, Erich Empieza un segundo aniilisis con Joan Riviere Asume el encargo de especialista paiquiatrico en Oxfordshire para el Plan de evacuacion del gobierno, Realiza una serie de retransmisiones radiofénicas destinadas a las madres Durante el trabajo en Oxfordshire se encuentra con la trabajadora social Clare Briton Es nombrado miembro del Real Colegio de Médicos Fin de la Segunda Guerra Mundial: Mussolini es ejecutado, Hitler se suicida, Hiroshima y Nagasaki se ven golpeadas por las primeras bombas atémicas, Europa se divide en dos bloques En Italia entra en vigor la Constitucién. En Londres se celebran las primeras Olimpiadas de la postguerra Division de Alemania: la Repiiblica Demoeratica Alemana acaba bajo el control de Rusia y la Repiblica Federal bajo el de la OTAN 1945 1949 ‘Muere su padre. Winnicott es golpeado por la primera de una serie de trombosis coronarias Se separa de Alice Taylor En el XX congreso del PCUS, en Moscii, Nikita Jrushchov empieza el proceso de desestalinizacion. Levantamiento antisoviético en Hungria duramente reprimido por la URSS 1951 Se divorcia de Alice y se casa con Clare Briton Es nombrado presidente de la British Psychoanalytical Society. Publica varios libros Se establece la CEE Charles de Gaulle es clegido presidente de la V Repiiblica Francesa 1958, Publica El nitio y el mundo externo Sale la primera coleecién de sus escritos psicoanaliticos destinados a un piblico profesional, Through Paediaiies to Pyckoanalysis (Esertos de pediatria y psicoandlisis) En el mundo estalla la protesta Primavera de Praga 1965 1968 1971 Publicacion de La famitia yet desarrollo del individuo y Desarrollo cafectivo y entorna. Vuelve como presidente de la British Psychoanalytical Society Se le concede la Medalla James Spence de Pediatria, Durante un viaje a Nueva York sufre un grave ataque al corazon E125 de enero muere en Londres Se publican péstumamente Playing and Reality Geo y ealidad), Therapeatc Consuliation in Cit Paychatry (La consulta trapeutca yet nito) y The Pigele: An Account of the Poychoanaistic: Treatment of « Lite Girt (Pscoalisis dle na nia pequeta: the peg). LA VIDA PLYMOUTH: UNA INFANCIA CON «MUCHAS MADRES» En los tiltimos afios de la época victoriana, el 7 de abril de 1896, nacié Donald Winnicott en Plymouth. La bulliciosa ciudad costera, desde donde los Padres Peregrings partieron a principios de 1600 para ir a descubrir el Nuevo Mundo, es una de las mas importantes de Devonshire, en ef extremo su- roeste de Inglaterra, La burguesa familia Winnicott esta en excelentes condiciones econdmicas gracias al prospero comer- cio heredado y ampliado por el padre de Donald, Frederick, y por su hermano: venden de todo, desde articulos de ferreteria y herramientas para barcos hasta corsés de sefiora. Su residencia es una gran casa llamada Rockville; rodeada de naturaleza, con un campo de cricket, un estanque, un huerto de arboles frutales y altos arboles de frondoso follaje, es el cam- po ideal para los juegos de Donald, que crece vital e intrépido bajo el ala protectora de sus «muchas figuras maternas». No solo la verdadera madre, Elizabeth Woods, sino también sus hermanas mayores, Violet y Kathleen, nacidas respectivamente 14 DONALD WINNICOTT en 1889 y 1891, y la nifiera Allie, a la que permanecera vincu- lado durante mucho tiempo, hasta su muerte; por no hablar de la cocinera y de las muchas jévenes que formaban parte del personal doméstico. Un universo femenino envolvente y protec- tor, aunque en ocasiones marcado por conirastes predecibles. Un episodio significativo de la infancia del pequefio Donald fue, a los tres afios, el intento de des- truir con rabia la mufieca de una de sus hermanas; pareceria estro- peada para siempre, pero Frede- ick Winnicott la arreglé mol- deando otra vez la nariz de cera. En este caso, el padre desempenia una funcién reparadora y tran- quilizadora, demostrandole al nifio que su agresividad no conduce sino a dafios irreparables y, de esta manera, contribuye a una de las El faro de Plymouth mas importantes tomas de con- ciencia de la primera infancia. La anécdota, recordada mas tarde por el propio Donald, es uno de los pocos recuerdos en los que’se evidencia la figura paterna, que por lo demas parece estar curiosamente poco presente en su crecimiento interior, por lo menos segiin las memorias publicadas. Mucho mis penetrante, aunque Winnicott no escribe mu- cho al respecto, aparece la presencia de su madre Elizabeth, que también provenia de una familia de comereiantes de Ply- mouth. Los Woods son metodistas desde hace generaciones, al igual que los Winnicott. E] metodismo, una de las principales doctrinas protestantes, tiene entre sus objetivos el compromiso social, considerado entre las principales expresiones de la fe: LAVIDA 15, de aqui los incesantes esfuerzos de Frederick en favor de la comunidad ciudadana, lo que lo llevd, entre otras cosas, a ser elegido dos veces alcalde de Plymouth y, en 1924, a ser nom- brado caballero del rey Jorge V. Pero el cumplimiento de los severos preceptos religiosos, que el padre de Elizabeth vivio y comunicé de manera rigida, unido a la tipica incomodidad victoriana con respecto a la sexualidad femenina, conduce a la todavia joven mujer (tiene 34 afos cuando nace Donald, Frederick 40) a una situacién desagradable: decide poner fin pronto al periodo de lactancia del bebé, porque el nerviosismo que siente cuando lo ama- manta es para ella insostenible. Es uno de los primeros dra- mas que vivid Donald personalmente, en el desarrollo de esa relacién madre-hijo que investigaré durante toda su vida como psicoanalista; ademas Elizabeth, que por una parte aparece como una persona vivaz, calida y tolerante, por otra parte manifiesta un estado depresivo que el nifio es capaz de comprender de manera precoz. Como a menudo ocurre en casos como este, el pequeiio Donald se hara cargo de apoyar a su madre, de hacerla sobrevivir: muchos afios mas tarde, en un poema conmovedor titulado «El Arbol», Winnicott mani- festara el dolor y el sentido de privacién causados por el seno materno, arido como la madera seca. CAMBRIDGE Y LA ELECCION DE LA PROFESION MEDICA A los nueve afios, tal y como cuenta su segunda mujer Clare Britton, Donald Winnicott se mira en el espejo y se da cuenta de que es «demasiado guapo». Demasiado bueno, apto, con- forme a las expectativas. La reaccién se convierte en un largo periodo de rebeldia: malas notas en la escuela, malas compa- fifas, lenguaje obsceno. El padre actuia envidndolo a un inter- nado, en 1910, a la Leys School de Cambridge, la primera 16 DONALD WINNICOTT escuela privada metodista que aparecié en Inglaterra; el am- biente era propicio para el crecimiento de los nifies, los intere- ses estaban subdivididos entre cultura, religién y actividades deportivas. Sustraido a sus muchas madres, el nifio se expan- de descubriendo, en particular, una gran pasi6n por el depor- te: hace atletismo, juega al futbol, a tenis y a cricket. Pero también se dedica a escribir historias y a tocar el piano, lee mucho (entre otros descubre El origen de la especie de Darwin, que ejercera en él una influencia duradera) y ya es un orador habil. Las cartas a su familia estan enriquecidas con dibujos divertidos, los contenidos estan impregnados de una ironia afectuosa. Se esta convirtiendo, entre otras cosas, en un scout, entrando a formar parte del movimiento fundado por Robert Baden-Powell unos afios antes, en 1907. Mientras tanto concluye el reinado de Eduardo VII, que duré menos de una década. E] rey murié el 6 de mayo de 1910, pero el espiritu pacifico y brillante de la época eduardiana, que caus6 varios cambios, sobre todo en el Ambito de la sociedad y de las costumbres, se terminé solo cuatro afios mas tarde. El estallido de la Primera Guerra Mundial trastorné todo equili- brio; el terrible sacrificio de vidas humanas que deriva trae la desolacién a todo el pais. En 1914, afio del inicio del conflicto, Winnicott, después de terminar sus estudios en la Leys, entra en el Jesus College, siempre en Cambridge, como estudiante de biologia: es el cur so preparatorio en vista a los estudios universitarios de medi- cina. La eleccion de esta direccién se opone a las expectativas de Frederick, que siempre consideré a su hijo como un herede- ro natural de sus actividades comerciales, y Donald no tuvo el coraje de comunicarle directamente su decision, sino que lo hizo a través de un amigo: un ejemplo de la complicada rela- cién con la figura paterna que el futuro psicoanalista nunca conseguira componer interiormente de manera armoniosa. LAVIDA 17 En toda su actividad teérica y practica, Winnicott no se de- tendra nunca en la practica sobre la relacion de los hijos con los padres, sino solo en la de la madre: su historia personal con Frederick radica en esta llamativa omision. De-todas maneras, Donald madura la eleccién de la profe- sién et dos afios de la escuela, después de haberse roto la clavi la y de tener que someterse a una gran cantidad de cuidados: parece que la ilusoria esperanza de huir de la dependencia de los médicos, convirtiéndose él mis: mo en médico, lo haya empuja do por el camino que seguira con éxito durante muchos afios. La entrada del Jesus College, Cambridge EL INICIO DEL TRABAJO CON NINOS Después de algunos meses como médico en practicas en el hos- pital provisional que se montd en Cambridge, en 1917 Donald Winnicott se alisté en la Mari- na inglesa, la Royal Navy: su funcién era la de cirujano en practicas con deberes de oficial médico, aunque todavia no tenia ni las calificaciones necesarias ni la experiencia suficien- te para apoyar estas funciones. De hecho, solo en el otoio del mismo afio entra en el St. Bartholomew’s Hospital Medical College (cuya abreviatura es Bart’s) para hacer las practicas. Entre sus profesores se encuentra lord Thomas Horder, quien le proporciona algunas ensefianzas fundamentales: en primer lugar, la importancia de la precision de la anamnesis, pero 18 DONALD WINNICOTT también la necesidad de escuchar al paciente y lo que quiere comunicar, en lugar de limitarse a hacerle preguntas. Una practica que todavia hoy en dia sigue estando poco extendi- da y que Winnicott mas ade- puis inirorlakerts ene lante comparard con el pro- ilustracion de principios de 1900 ceso del andlisis. Se Poco después, cayé enfer- mo con un absceso pulmonar y estuvo durante mucho tiem- po hospitalizado en el mismo Bart’s. En este periodo se dio cuenta de que no conseguia recordar nada de su actividad onirica (un problema que ya habia descubierto durante la etapa de la crisis de los nueve aiios) y se sumergié en la lectura de La interpretacién de los suefios de Freud. De ahi nacié la vocacién por el psicoanilisis, que marcara su vida. Se licencié en 1920 especializandose en medi- cina infantil. Muchos testimonios sobre la excelente relacion que tanto Donald como sus hermanas conseguian establecer siempre con los niiios justifican la eleccién de la especializaci6n, clegida sobre la base de una fuerte tendencia natural. Durante algunos afios, el doctor Winnicott trabajé en dife- rentes hospitales con pacientes de diversas edades, pero su inte- rés se concentré cada vez mas en los nifios, tanto en relacion a las patologias orgdnicas como en las psicolégicas. En 1931 reco- pilara algunos articulos propios dedicados a un publico profe- sional en el volumen Clinical Notes on Disorders of Childhood, pro- porcionando de esta manera las experiencias que efectud en sus primeros afios de trabajo tanto en el campo médico como en el del estudio, basado en casos concretos, de los trastornos men- tales de la infancia. En 1923 empieza, entre otras cosas, su LAVIDA 19 actividad nimero 40 en un hospital londinense, el Paddington Green Children’s Hospital. Sin embargo, la alimentacién psi- colégica que consigue conceder a sus pequefios pacientes, no suscita en absoluto el interés y el apoyo de sus compafieros pediatras, que al principio rechazan en masa sus ideas. Sin embargo, en aquella rugiente década de 1920 muchas cosas estaban cambiando en el mundo: también el psicoanlisis in- fantil encontrara durante la década fuertes figuras de referen- cia, las de Melanie Klein y Anna Freud, que obligaran a abrir los ojos a muchos médicos reticentes. UN LARGO MATRIMONIO EN BLANCO No se sabe casi nada de las eventuales ¢xperiencias de Winni- cott en materia sexual antes de su boda ‘con Alice Taylor, que tuvo lugar el 7 de julio de 1923 en Frensham, en Surrey. En cambio, si se puede afirmar con certeza que durante todo el curso de su largo matrimonio (se separaron en 1949 y se divor- ciaron en 1951, e inmediatamente después él se cas6 con Clare Britton) Donald y Alice nunca tendran relaciones sexuales, de- bido al total rechazo de ella. Alice Taylor, que le fue presentada a Donald por medio de unos amigos en comin, tenia cuatro afios mas que él. Hija de un médico, tenia fuertes tendencias artisticas: pinta, modela jarrones, esculpe, siempre con escasos resultados, y se hace ami- ga de Donald por el amor por la miisica que a menudo practi- can juntos, tocando la flauta y el piano. En un periodo en el que las chicas Heyaban faldas cortas y el cabello cortado por encima de los ‘hombros, las llamadas «flapper» dibujaban una figura de mujer aut6noma que asume comportamientos masculinos como beber, fumar, conducir el coche y vivir el sexo libre, Alice esta en total contraste: con sus largos cabellos rubios, descuidada en la higiene personal y en la 20 DONALD WINNICOTT vestimenta, es lenta y letargica, incapaz de hacer sola un viaje en tren, depende al maximo de su marido y no le interesa el sexo. Tal vez porque su padre, ilustre ginecdlogo, la empujé a la repulsién con sus rigidas ideas, gen primer lugar por el concepto de que se tiene que hacer solo para tener hijos? Por otra parte, cabe preguntarse en base a qué y con qué motivaciones interio- res el joven Donald acepta 0 comparte esta cerrazén, pero no hay respuestas documentadas. Convencida de que su loro le comunicaba mensajes del le- gendario Lawrence de Arabia, Alice aparece, en cualquier caso, desde el principio, como una persona excéntrica y pro- blematica. Donald se ocupa con la generosidad de los sen- timientos y la afectuosa calidez que se encuentran entre sus caracteristicas mas atractivas. Su actividad lo obliga a dete- nerse en Londres, pero su mujer queria quedarse en el campo; como solucién de compromiso compra una cémoda casa con jardin en Hampstead, en el norte del centro de la ciudad. Ahora se lo puede permitir, tiene su propio trabajo en el estu- dio privado de Harley Street, que desde el siglo xix es la calle de los médicos londinenses mas citados. Mientras tanto, con- tinaa su camino también en el campo del psicoanilisis. EL ANALISIS CON JAMES STRACHEY Y EL ENCUENTRO CON MELANIE KLEIN Inmediatamente después del matrimonio, Donald Winnicott decidié someterse a un analisis con James Strachey. Este pertenecia al sofisticado Grupo de Bloomsbury del que for- man parte, entre otros intelectuales, su hermano mayor Lytton Strachey (autor de famosas biografias, como La reina Victoria) y la escritora Virginia Woolf. Strachey se sometié al anal ‘on Sigmund Freud, que le confio la responsabilidad LAVIDA 21 de traduci in trabajo muy dificil, que James realizé en colabora cin on su esposa Alix. La Stan- dard Edition of the Complete Psychological Works of Sigmund Freud, realizada en colaboracién con Anna Freud, se publicara en Hogarth Press, la editorial de Woolf y su marido Leonard. En 1922 James Strachey entra a formar parte de la British Psychoanalytical Society: fundada en Londres por Ernest Jo- nes, que esta ligado a Freud por una larga y amigable amistad, es la organizacién de referencia para el psicoandlisis en Gran Bretafia. El propio Jones invita a la austriaca Melanie Klein, que se esta haciendo una creciente Melanie Klein a principios de 1900 reputacién internacional como experta en psicologia infantil, para dar una serie de lecturas en la British Society en 1925. Klein es recibida con mucho interés, tanto que el afio proximo decide establecerse en Londres, donde encuentra un terreno fértil para; la practica y el estudio. En un primer momento, Win- nicott esta muy cerca de las posi- ciones teéricas de Melanie Klein, con la que emprende su forma- cién psicoanalitica y establece un vinculo largo y profundo; ella misma, una década después de su encuentro le confiard,a.su hijo Erich para un anilisis. Sin em- bargo, con el tiempo se hacen cada vez mas evidentes las dife- rencias sustanciales. Bastard con citar una: entre las bases del pensamiento kleiniano se encuentra la teoria de las relaciones objetales, que desde una edad temprana ponen al individuo en 22.) DONALD WINNICOTT relacién con los «objetos» internos y externos, a irse del seno materno, y por lo tanto, con el mundo. Para Klein son los objetos internos del nifio, las representaciones producidas en el interior, las que asumen una importancia primordial en su posterior desarrollo; en cambio, Winnicott pondra en primer lugar, en su investigaci6n y en su trabajo, las relaciones con los objetos externos y subrayaré la relevancia sustancial de la rela- cién concreta entre madre ¢ hijo. EL PERIODO DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, EL ENCUENTRO CON CLARE Ahora cualificado como psicoanalista para pacientes de edad tanto adulta como infantil, en 1935 Donald Winnicott entré a formar parte de la British Psychoanalytical SocietyLermind el andlisis con James Strachey y emprendié un segundo con Joan Riviere, figura de relieve dentro de la asociacion, y a la larga una firme partidaria de Melanie Klein: Mientras tanto, Winnicott continud con sus actividades, sobre todo cl trabajo en el Paddington Green donde dedicé gran parte de sus ener- gias. Pero el mundo estaba a punto de entrar en un espantoso segundo conflicto que empez6 cuando, el 1 de septiembre de 1939, la Alemania de Hitler invade Polonia; dos dias después, Gran Bretafia y Francia le declaran la guerra a Alemania. Durante el periodo bélico, Winnicott trabajo en el Ox- fordshire para el Plan de evacuacién del gobierno. Se ocupé, gracias a sus competencias en el campo de la medicina y del psicoandlisis infantil, de los nifios evacuados cuyas casas es- taban en riesgo 0 habian sido destruidas por los bombar- deos. Al estar en contacto con las manifestaciones de delin- s causadas por las vivencias traumaticas de los cuencia precoc nifios, se dedicé a interpretar e incluso a aliviar tales molestias con su vision siempre marcada por la empatia, la tolerancia, LAVIDA 23 la profunda humanidad: para él, los comportamientos anti- sociales corresponden a un grito de ayuda y es este el punto critico en el que intervient Entre sus tareas se encontraban, entre otras cosas, el de conducir para la BBC una serie de retransmisiones radiofoni- cas destinadas a las madres en tiempos de guerra. El ptblico aprecia estas retransmisiones enviando a la BBC algunas car- tas dirigidas a «la sefiora Winnicott»: la vocecita aguda y un poco estridente del psicoanalista hizo que los oyentes creyeran que era una mujer. A lo largo de su vida, seran varios los malentendidos telefénicos provocados por esa voz entre infan- tily femenina que el propio Winnicott, al parecer, encontraba insoportable. El trabajo en el Oxfordshire lo Ilevé a conocer a Clare Britton, una trabajadora social con la que compartié experiencias y reflexiones. Lo que nacié entre ellos fue una relacién madura, de cambio profundo, que también encuentra la plenitud en la esfera sexual. Por ultimo, en 1949, Winnicott encuentra: las fuerzas para dejar a Alice, aunque nunca rompera del todo el vinculo con ella; en 1951 se divorcia y se casa con Clare. LAS DISCUSIONES CONTROVERTIDAS Y EL GRUPO INTERMEDIO La presencia simultanea en Londres, dentro de la British Psy- choanalytical Society, de Melanie Klein y Anna Freud (que, gracias a la ayuda de Ernest Jones, lleg6 a la capital britanica en 1938 con su padre Sigmund Freud gravemente enfermo) pronto lleva a grandes roces. En cuestién de poco tiempo, la tension entre las dos maximas exponentes del psicoanalisis infantil y entre los partidarios de una y de otra s¢,vuelve insostenible. La divergencia conceptual en las que chocan Klein y Freud tiene bases tedricas complejas; en la practica, se apunta en 24 DONALD WINNICOTT particular al hecho de que la primera esta convencida de la po- sibilidad de someter a andlisis a los nifios desde los primeros afios, mientras que la hija de Freud tiene un punto de vista con- trario. Esto da lugar a una infinidad de cuestiones sobre la or- todoxia de las teorias kleinianas con respecto a las del padre del psicoanlisis, a quien la asociacién inglesa se refiere absoluta- mente siempre, y se pone en duda incluso la legitimidad de Klein para ejercer la profesién, ya que no posee una prepara- cién en el campo médico. En este ambito se llevan a cabo, entre 1942 y 1944, las reu- niones organizadas por la British Psychoanalytical Society bajo el nombre de «Controversial discussions»: una serie de comparaciones muy encendidas entre los miembros de la aso- ciacion, que se ha dividido en tres grupos: los seguidores de Melanie Klein, los de Anna Freud y los «Independientes» 0 «Grupo intermedio», que no se alinean ni con la una ni con la otra, sino que reivindican una posicién auténoma y la posibi- lidad de proporcionar contribuciones originales. En un primer momento, Winnicott esta entre los kleinianos, luego pasa a formar parte de los Independientes junto a persona- lidades como Ronald Fairbairn y Michael Balint y dos compatie- ros que tienen una gran importancia en su vida profesional y privada, Marion Milner y Masud Kahn. Es evidente que su concepcién de la psique infantil, incluso en las zonas de base sobresaliente kleiniana como las de las relaciones objetales y del juego, esta ahora demasiado lejana de la de Klein. PROBLEMAS DE SALUD La negativa a depender de los médicos que, en tiempos ahora Iejanos, lo empujé a convertirse él mismo en médico esta qui- zas entre las razones por las que Winnicott, cuando empez6 a verse afectado por una serie de trombosis coronarias, trata de LAVIDA 25 minimizar y de esconder sus precarias condiciones de salud. Parece que el primer ataque tuvo lugar inmediatamente des- pués de la muerte de su padre, en 1948 (su madre fallecié en 1925 debido a problemas cardiacos), pero en los afios sucesivos, en el dificil periodo que se sitta entre la separacién de Alice y el matrimonio con Clare, los episodios se repiten y continuaran después de volver a reaparécer; por lo menos en seis ocasiones. Imposible redactar una cronologia precisa, dada la evidente vo- luntad de Winnicott para‘evitar, en la medida de lo posible, que los que le rodeaban tw A pesar de las hospitalizaciones debidas a estos problemas, Donald Winnicott siempre se mantiene activo en el plano profe- sional y todavia puede contar con una gran cantidad de ener- gias, tanto para mantener encendidas, e incluso irénicas, corres- pondencias con algunos compaiieros como para embarcarse en acciones cuya temeridad roza el reto. Clare recuerda haberlo encontrado encaramado a un Arbol, para cortar la parte supe- rior, pocos meses antes de su muerte. Como ella misma afiade, su marido queria vivir en el pleno sentido de la palabra hasta la ultima. Tne habia‘escrito una oraci6n: «Oh, Dios, que pueda estar vivo'cuando muera». Ahora una de as, personalidades mas eminentes de la British Psychoanalytical Society, Winnicott se convirtié en presidente en 1956; volvera a asumir el cargo en 1965. Estos fueron afios de importantes publicaciones: The Child and the Family y The Child and the Outside World (El nito_y el mundo externa) salieron en 1957, Through Paediatrics to Psychoanalysis al aio siguiente, mien- tras son de 1965 The Family and Individual Development (La familia y el desarrollo del individuo) y Maturational Processes and the Facilitating Environment (El proceso de maduractén y el ambiente facilitadoy). Ahora su fama es de nivel ix cional como la de un maestro del psicoanilisis. Se difui varios conceptos peculiares de su pensamiento, como ‘madre «suficientemente buena», es 26 DONALD WINNICOTT decir, la que es capaz de ofrecer un cuidado adecuado, o el de «objeto transicional» que, como la mantita de Linus, tran- quiliza al pequefio durante el desapego progresivo de la figura materna. LOS ULTIMOS ANOS: HACIA LA MUERTE Cada vez mas fragil fisicamente, pero contando con el apoyo firme y constante de Clare, Donald Winnicott afronta en los Uiltimos afios algunos viajes. El de Nueva York en los dltimos meses de 1968, para la lectura en la New York Psychoanalytic Society de un trabajo escrito para la ocasién, le fue casi fatal. Lo enviaron a cuidados intensivos en el Lenox Hill Hospital los problemas pulmonares que se afiadieron a los cardiacos, ade- mas de la epidemia de gripe que estaba azotando Hong Kong y que se cobré muchas victimas. Incluso esta vez Winnicott se las apafia, pero a un alto precio, ya que se resintieron sus condicio- nes generales ya comprometidas. En los dos proximos afios con- tintia todavia trabajando y escribiendo, pero en la noche entre el 21 y el 22 de enero de 1971, en casa, su mujer lo encontré muerto en el suelo. El 29 de enero se incineré el cuerpo de Do- nald Winnicott. En el mismo aiio, se publican a titulo péstumo tres impor- tantes libros: Playing and Reality (Juego y realidad), Therapeutic Con- sultation in Child Psichiatry (Entrevistas terapeuticas con los niftos) y The Piggle: An Account of the Psychoanalytic Treatment of a Little Girl. La primera mujer, Alice, fallecié poco mas de un afio después de la muerte de Donald Winnicott; Clare le sobrevivié durante trece afios, que transcurriran en el papel de amorosa e inteli- gente guardian de la memoria de su marido. LA EPOCA UN ESCENARIO DE PROFUNDOS CAMBIOS Desde los limites resplandecientes de la época victoriana hasta los aftos en los que Margaret Thatcher, la futura «Dama de hicrro», se afirmé en la politica, la vida de Donald Winnicott se desarrollé en el cambiante escenario del Reino Unido del siglo xx; en el fondo se desarrolla la progresiva disolucién del Imperio britanico, un tiempo muy poderoso y, hasta la década de 1920, el mas amplio en el mundo. Mientras Winnicott vive y trabaja, por segunda vez una tremenda guerra mundial devasta el pais y lo envuelven vio- lentas crisis econémicas; pocos afios antes de su muerte, es- talla el conflicto de Irlanda del Norte con su alto precio de vidas humanas. Mientras tanto, en el trono se suceden seis soberanos y en el gobierno se cambian 15 primeros minis- tros; el partido liberal pierde poder ya desde las primeras décadas del siglo, mientras se delinea claramente el contras- te entre conservadores y laboristas que permanecera domi- nante hasta nuestros tiempos. 28 DONALD WINNICOTT El papel de la mujer en la familia y en la sociedad se modifica en profundidad, desde una posicién totalmente subordinada al hombre hasta la conquista del voto gracias a las batallas de las sufragistas, hasta el ascenso en la politica y en el mundo del tra- bajo. La ropa sufre una verdadera revolucién, entre los tiempos de la esclavitud del corsé y los de la libertad de las minifaldas. La cultura y las artes sufren la influencia de los movimien- tos provenientes del continente y producen contribuciones ori- ginales en la pintura, en la literatura, en la misica, en el teatro y en el campo cinematogrfico, donde los cineastas de gran talento desarrollan temas historicos y sociales que van desde la revision del pasado colonial a la denuncia de las condiciones de la clase obrera y de las caras menos opulentas de la poblacién. LA REINA VICTORIA Y SU HIJO EDUARDO VII A lo largo de la historia de la monarquia inglesa, solo la reina Isabel IT ha superado la duracion del reinado de Alejandrina Victoria de Hannover, que se extendié desde 1837 hasta 1901. Juando la reina Victoria fue coronada, con apenas 18 anos, se instauré la secular Pax britanica: un largo periodo de rela- tiva paz en todo el Imperio «donde nunca se pone el sob» (a causa de su extension hasta las mas lejanas tierras del planeta), en el que goz6 de un poder enorme e indiscutible y prosiguid incesantemente en su expansién. Del principe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, con el que contrajo un feliz matri- monio que solo duré un poco mas de 20 afios a causa de su precoz muerte, la reina tuvo nueve hijos. El segundo hijo, el principe Alberto Eduardo, ascendié al trono el mismo dia de la muerte de su madre, el 22 de enero de 1901, con el nombre de Eduardo VII. Bajo su reinado las costumbres de la sociedad inglesa cambiaron radicalmente: LAEPOCA 29 de la época victoriana, caracterizada por una intransigencia en materia moral y sexual que se extendia hasta cubrir las patas de las sillas, se entra de lleno en la despreocupada Belle Epoque. Periodo de grandes descubrimientos técnicos y cientificos, de innovadores movimientos culturales y artisticos, asi como un impulso al bienestar, esta Belle Epoque europea no tiene li- mites cronolégicos exactos, pero por conviccion se sitta entre las Ultimas décadas del siglo x1x y 1914. En ese periodo se di- funden sensacionales innovaciones como la iluminacién eléc- trica, la radio, el automévil, los aviones, el cine, pero también descubrimientos fundamentales para la salud publica, como la vacuna contra la tuberculosis y el procedimiento de la pasteu- rizacion, mientras Marie y Pierre Curie realizan sus estudios basicos sobre la radioactividad. El tumulto cultural y artistico tiene su capital en la ciudad de Paris que, antes de subir al trono, Eduardo visit con fre- cuencia. Casado con la austera Alexandra de Dinamarca, el principe fue un famoso vividor, amante de la diversion y de hermosas mujeres. Después de la coronacién, que a causa del largo reinado de su madre tuvo que esperar hasta los 60 afios cumplidos, se volvié famoso, en cambio, por sus capacidades diplomaticas, apoyando con habilidad la ardua tarea de ges- tionar el Imperio. Murié a los 68 afios, el 6 de mayo de 1910, y el mismo dia lo sucedié en el trono su segundo hijo, el pri- mero de sus hijos que todavia vivia, con el nombre de rey Jorge V. JORGE V Y EL ESCANDALOSO EDUARDO VIII Durante el reinado de Jorge V, en un periodo muy dificil por las luchas internas de las fuerzas politicas sobre cuestiones 30 DONALD WINNICOTT financieras y sobre la situacién irlandesa, en 1914 la Pax bri- tanica se rompe junto con las euféricas esperanzas de la Belle Epoque. En la Primera Guerra Mundial murieron mas de un millén de hombres del Imperio britanico, un extermino que influyé tragicamente en la nacién. Atormentada por la crisis econémica, Gran Bretafia vio cémo se sublevaban las clases mas desfavorecidas. El rey, que ya en otras ocasiones mostré un caracter abierto y tolerante, en 1926 se alinea abiertamente en favor de los mineros du- rante su huelga general, denunciando la explotacion a la que estaban sometidos, pero el gobierno conservador de Stanley Baldwin reprimié las protestas con duras leyes antisindical La década de 1920 también trajo una nueva ola de optimis- mo en el pais, un ambiente ficticio de despreocupacién a la que puso final el desplome de Wall Street, en octubre de 1929, con repercusiones globales. Jorge V, ahora muy enfer- mo, sobrevivid hasta el 20 de enero de 1936. Con su amada esposa, Mary de Teck, el rey tuvo seis hi- jos. El heredero al trono fue el primogénito, nacido en 1894, que de hecho fue coronado como Eduardo VIII. Pero la vida privada del nuevo soberano estuvo dominada por una rela- cién amorosa que la corte inglesa no pudo tolerar: la que mantuvo con la estadounidense Wallis Simpson, divorciada y casada de nuevo y, como tal, absolutamente inaceptable para estar junto al rey, que también es el jefe de la Iglesia anglicana. Para casarse con Wallis, Eduardo VII renuncid al trono, suscitando un gran escandalo en diciembre de 1936. La pareja, que durante muchos aiios después Ienara las pa- ginas de los tabloides por su estilo de vida glamuroso y pom- poso, permaneceré unida hasta la muerte de él, que ocurrid en Paris en 1972. LAEPOCA 31 DE JORGE VI A ISABEL II Jorge VI, el nuevo soberano, el hermano de Eduardo, era solo un afio y medio mas pequefio. Timido, con mala salud y tarta- mudo (cl argumento que inspiré una admirable pelicula de Tom Hooper en 2010, El discurso del rey), est muy lejos de los brillantes tratos cosmopolitas del rey que abdic6, pero también por sus nefastas simpatias filonazis; durante la Segunda Guerra Mundial, Jorge VI se posiciona siempre al lado de su pueblo, entre otras cosas, con su mujer Elizabeth Bowes- Lyon, permanecer en Londres incluso durante el periodo de los bombardeos. Aunque por la noche la familia real era casi siem- pre trasladada por seguridad al Castillo de Windsor, el riesgo personal siguié existiendo, como cuando una bomba exploté en el patio principal de Buckingham Palace mientras el rey estaba presente. De todas formas, aunque salié victoriosa del conflicto, Gran Bretafia se vio obligada a una lenta recuperaci6n. En 1940, el conservador Winston Churchill sucedié. a. Neville Chamber- lain como primer ministro de unsgobierho-dextinidad Macio- nal, sostuvo con decisién;entrar en.glithray eon Sisal ‘waliente actitud se convirtié en un lider rhuy pop ilar Eff 1945 tuvo que dejar el cargo al laborisia Cleniént Attlee. Le fie fat&l a su partido, entre otras cosas, la oposiif. de los 2ORseFVAdEres a las innovaciones prometidas por Id laborista: nomica, Seguridad Social y ayudas.ala pele cleo de lo que se Hamara «welfare'state»"estaio*@e bicriestar 0 asistencial). Mientras tanto, empieza progresivamente la descomposi- cién del Imperio britanico; la pérdida principal es la del Im- perio de la India, a la que se le concede la independencia y que se dividié en India y Pakistan en 1947. En los aftos sucesi- vos, el rey Jorge VI padece un cancer, se somete a la extirpacion 32 DONALD WINNICOTT de un pulmén y se apaga, por un infarto, el 6 de febrero de 1952. Su primogénita es coronada el 2 de junio del afio siguien- te con el nombre de Isabel I. Con su larguisimo reinado, que ahora ya ha superado en duracién al de la reina Victoria y como consecuencia al de cualquier otro reinante britanico (mientras que la espera de su primogénito Carlos como heredero al trono ha superado a la de Eduardo VII), la figura de Isabel II se perfila a caballo entre dos milenios y forma parte de nuestra actualidad. Do- nald Winnicott, que fallecié en enero de 1971, pasé casi 20 afios como su stbdito y la vio cada vez mas sdlida al ser testigo del agrado de la poblaci6n, gracias a su gestién atenta en las cuestiones de estado, incluyendo la transformacion de la Commonwealth, y también gracias a la tranquilizadora sere- nidad del marco familiar que la soberana ofrece con su mari- do Felipe de Edimburgo y sus cuatro hijos, Carlos (nacido en 1948), Anna (1950), Andrés (1960) y Eduardo (1964). Mientras tanto, la escena politica del pais, que ahora desde hace tiempo ve alternarse el gobierno laborista y conservador, se abre a las mujeres: al final de la década, el 4 de mayo de 1979, Margaret ‘Thatcher sera elegida primera ministra, rompiendo un predo- minio masculino que seguia ininterrumpidamente desde ha- cia siglos. LA BATALLA POR EL VOTO YLA REVOLUCION DEL CORSE Para apreciar por completo lo importante de las hazafias politi- cas de la «Dama de hierro», en términos de desarrollo de las condiciones de las mujeres, es suficiente pensar que hasta 1928 las mujeres de Reino Unido ni siquiera podian votar (a excep- cién de las mujeres de mas de 30 afios cabezas de familia, que LAEPOCA 33 diez aiios atras fueron las primeras en obtener el derecho al voto). La ley de 1928 fue una victoria definitiva para el movi miento de las sufragistas, que surgié en Gran Bretafia en la se- gunda mitad del siglo xrx y confluyé en 1903 en la Union social y politica de las mujeres fundada por Emmeline Pankhurst. En muchos paises del mundo, movimientos andlogos, en la primera mitad del siglo xx, extendieron en casi todo el mundo occiden- tal el derecho de las mujeres al voto politico. El ultimo de la fila fue Suiza, que solo reconocera dicho derecho en 1971 Al mismo tiempo, las mujeres viven otra batalla de carac- ter mas privado: la abolicién del uso del corsé, un verdadero instrumento de tortura que, apretando el cuerpo de una ma- nera bien calculada, produce la linea de un reloj de arena que estuvo de moda durante siglos. Todavia en los primeros aios de siglo xx, se considera ideal tener una cintura de 40 centi- metros (se dice que la cantante y actriz francesa Polaire tenia una cintura de avispa de poco mas de 30). Se consigue en perjuicio de los érganos internos que se ven obligados a una posicién completamente antinatural, con. serios riesgos para. la salud. ; En Paris, en la década de 1910, el estilista Paul Poiret eset primero en abolir el corsé en sus creaciones, liberando a las mujeres de una esclavitud mortificante; lo sigue Coco Chanel que introduce definitivamente la nueva tendencia, ahora ya inevitable en un mundo donde la existencia de las mujeres se esta orientando hacia comportamientos mas liberales y dina- micos. En la década de 1920, es la longitud del cabello y la de las faldas la que sufre un corte drastico: la «flapper» (término intraducible que indica a una joven, pero que tambj referirse a un pajarito que aprende a volar) tiene up ‘est una actitud sin principios del todo inéditos, que encteiiizan su expresién mds extrema en el circulo de los «Bright young things» (jévenes brillantes). 34 DONALD WINNICOTT LOS JOVENES BRILLANTES Y EL GRUPO DE BLOOMSBURY Los «Bright young things» son los descendientes de la aristo- oc y de la alta burguesia que llevan, en el Londres de la década de 1920, una vida bajo el signo de la provocacién, la rebeldia, la decadencia y la promiscuidad, entre fiestas y diversiones desenfrenadas. La Primera Guerra Mundial inspi- ro una filosofia del carpe diem que ellos abrazaron por comple- to. Se puede decir que son los precursores del moderno culto a las celebridades, acosados como estaban por los periodistas y fotégrafos que los perseguian para captar sus hazafias mas extravagantes y escandalosas. Muchos se convirtieron en per- sonalidades ilust entre otros, escritores y poctas como Nancy Mitord, Evelyn Waughn y los hermanos Sitwell, el dra- maturgo Noel Coward, el compositor William Walton y el fo- tografo Cecil Beaton. El desplome de Wall Street, en octubre de 1929, marca sin embargo el ocaso de una época y pone final a las hazaias de los Jovenes brillantes. Mas duradero es otro célebre grupo londinense activo duran- te toda la primera mitad del siglo xx, el de Bloomsbury, llamado asi por el nombre de la calle en la que se reunian sus seguidores. El clima era completamente diferente: en el primer plano se en- cuentra la cultura, el arte, el compromiso social, las discusiones sobre argumentos filos6ficos y politicos. La escritora Virginia Woolf fue una de los mas ilustres representantes del Grupo de Bloomsbury; también formaban parte, entre otros, su marido Leonard, con quien Woolf fundé la Hogarth Press (la editorial que difunde en Gran Bretaiia las obras de Sigmund Freud y de Melanie Klein), y ¢l famoso bidgrafo Lytton Strachey, hermano mayor de James Strachey, el primer analista de Donald Winni- cott. El suicidio de Virginia Woolf, que se produjo durante la Segunda Guerra Mundial, y las secuelas del conflicto, conduje- ron en la década de 1940, a la disolucién del grupo. LAEPOCA 35 UN FREUD PINTOR Y OTROS ARTISTAS DESTACADOS En los afios de la guerra | pieza a ponerse de relieve uno de los pintores mas importantes y representativos de la escena britanica e internacional del siglo xx: se trata de Lucian Freud, que puede alardear de ser descendiente directo del pa- dre del psicoanilisis; de hecho, su padre es el arquitecto Ernst L. Freud, cuarto hijo de Sigmund. Su obra de excepcional maestria técnica, intensidad y penetracién psicolégica lo hace famoso en el mundo y es un importante autor en el mercado del arte: cuatro aiios después de su muerte, que se produjo en 2011, su pintura Benefits Supervisor Resting se vende por medio de la casa de subastas Christie’s, en Nueva York, por mas de 56 millones de délares. Otro gran artista britanico que domina la escena mundial durante el siglo xx, junto con Freud, Henry Moore y Gra- ham Sutherland, es Francis Bacon, pintor imaginativo que produce obras de gran impacto emocional. E!] también, a pe- sar de ser mas mayor que Lucian Freud (este nacié en 1922 y n en 1909), se revela durante la Segunda Guerra Mun- isk: con su inquictante triptico Three Studies for Figures at the Base of a Crucifivions21 ano después de su muerte, que se pro- dujo en 19 vee Studlies of Lucian Freud se vendid, siempre en Ghitigte’sen Nueva, York, por mas de 142 millo- nes de délare: 7 PeGond que hace que durante un par de atios sea ta ‘pietorica wendlida al mas alto precio, hasta que, en 2015, Interchange de Willem de Kooning alcanza el precio de 300 millones. Las «performing arts», las artes escénicas, se encuentran entre los intereses de Donald Winnicott y tienen una gran relevancia en el panorama britanico del siglo xx: basta con citar, para el teatro, a extraordinarios actores como Lawrence 36 = DONALD WINNICOTT Olivier y Alec Guinness; para el baile, a la inolvidable pare- ja formada por Margot Fonteyn y Rudol’f Nureev con la lon- dinense Royal Ballet; para la musica «culta», a compositores. de la talla de Benjamin Britten y William Walton, mientras que la épera encuentra una sede fuera de lo comin en el Festival de Glyndebourne, inaugurado en 1934 y todavia en activo. No hay que olvidar el ascenso del rock, con dos ban- das que alcanzan una popularidad desmesurada: los Rolling Stones, activos con este nombre desde 1962, y los Beatles, fundados en 1960, que Winnicott, un ferviente oyente ¢ in- térprete de misica clasica, declara escuchar. En el ambito cinematografico, después de la Segunda Gue- rra Mundial, se afirman muchos actores que alcanzan la ma- yor fama internacional, como Julie Andrews, Peter Sellers y Vanessa Redgrave; entre los directores destacan maestros ab- solutos como Charlie Chaplin y Alfred Hitchock, Richard Attenborough y John Schelesinger, y también Ken Loach, que infundié su propio credo socialista en numerosas peliculas que dirigio. Su debut fue en 1967, con el dramatico Poor Cow y su film Kes, dos afos mas tarde, se encuentra en el séptimo lugar de la clasificacién de las cien mejores peliculas britanicas del siglo xx, redactada en 1999 por el British Film Institute. EL PENSAMIENTO DONALD WINNICOTT, LA INDEPENDENCIA CREATIVA Una amp! ariada experiencia como pediatra, una pre- paracion mer nivel como psicoanalista, un caracter empatico, calido, abierto y una vivaz habilidad dialéctica: cuando a mediados de la década de 1930 Donald Winnicott entra a formar parte de la British Psychoanalytical Society, sus caracteristicas poco comunes ya lo ponen en un primer plano en el campo del psicoanAlisis infantil, dominado hasta aquel momento por Melanie Klein y por Anna Freud. Con el tiempo, su pensamiento muestra ser de gran ori- ginalidad: Winnicott va mas alla de los limites trazados por Sigmund Freud y por la misma Klein, figura que desemperia un papel muy importante en su formaci6n; elabora teorias y conceptos innovadores que todavia hoy en dia se muestran ac- tuales y siguen produciendo desarrollos significativos. De Me- lanie Klein, Winnicott retoma, en particular, la teoria de las relaciones objetales, atribuyendo sin embargo una inédita importancia decisiva en la relacién del nifio con su madre. El interés por las influencias del entorno externo en el de- sarrollo, desde la infancia temprana en adelante, se difunde 40 DONALD WINNICOTT Expresion que se refiere a las inte- entre los Independientes, los psicoanalistas que como Winnicott forman parte del grupo intermedio en la British Psychoanalyti- cal Society y que no se re- conocen ni en el pensa- miento de Klein ni en el de Anna Freud, que sigue de una manera muy ortodoxa el camino trazado por el gran padre. Winnicott, que todavia es considerado como uno de los autores mas origina- les dentro de la tradicién psicoanalitica, proporciona sin em- bargo una contribucion de una fuerza extraordinaria. El lar- go trabajo como pediatra, ademas de como psicoanalista, le permite adquirir una riqueza de perspectivas sobre la vida psicologica que contribuye de una manera determinante, jun- to con su prolifica capacidad creativa, a la caracterizaci6n y a la singularidad de su pensamiento. racciones de los individuos con otras personas, externas e internas [reali- dad imaginaria] y a la relacion entre ‘su mundo objetal externo [el entorno externo) e interno [pensamientos, ‘emociones, expectativas). LA COMPARACION CON LA TRADICION Como en aquella época es inevitable, el pensamiento de Winnicott empieza por las teorias de Freud y de Klein; sin embargo, en sus escritos propone una reelaboracion que a veces les da la vuelta y las altera, casi como si quisiera hacer de los dos grandes precursores sus propias ideas. En la obra La familia y el desarrollo del individuo, Winnicott escribe que los adul- tos maduros tienden a dar vitalidad a todo lo que es antiguo, viejo y ortodoxo, y lo recrean después de haberlo destruido. Una observacién que parece describir de una manera muy DONALD WINNICOTT, LA INDEPENDENCIA CREATIVA 41 apropiada su enfoque a la teoria clasica del psicoanilisis y a la elaboracién de una visién personal. Es cierto que, en lo que escribe, Winnicott muestra una espe- cial atencién en ubicarse dentro de la tradicién psicoanalitica, presentandéssugyreflexiones y sus propuestas en continuidad con la obrd de Freud y de Klein, y oponiéndose de quienes se separa. Por éémplo. William R.D. Fairbairn, otro de los Independientes, culpa- ble de haber puesto en duda de una manera decisiva la teo- ria de las pulsiones de Freud A pesar de estas declaracion se muestra critico en comparac Dor de lealtad y de pertenencia, las formulaciones de Winnicott se plantean, sin embargo, de ma- nera autOnoma con respecto a la tradicién psicoanalitica. A partir del trabajo de sus progenitores teéricos, Freud y Melanie Klein, construye y defiende un espacio de pen- samiento personal e indepen- diente de cualquier escuela, ctividad garantizandole de investigaciér autonomo, sin ningi tacién ideolégica. La asimilacion, la distorsiéy orrido aa limi- la cautela estratégica son los mecanismos que Winnicott wéliza, a me- nudo de una manera ambivaleni’, 6 comparacién con la tradicién. Reconoce estar en deuda én Klein, de cuya teo- ria derivan elementos esenciales del desarrollo de su pen- samiento (pensemos, por ejemplo, en conceptos del mundo 42 DONALD WINNICOTT interno, de objetos interiores, a la importancia atribuida a la fantasia), pero al mismo tiempo se convierte en su firme opositor. En los primeros afios de la década de 1940 pone en duda la nocién kleiniana de conocimiento. Después, en una manera todavia mas explicita, en una revision en retrospectiva del tra- bajo de Klein, sostiene que haber participado en etapas cada vez mas precoces de la vida del nifio, el desarrollo de procesos cognitivos todavia complejos ha socavado de alguna manera el posterior trabajo del psicoanalista. Aun asi, reconoce que el de Klein constituye el intento més sistematico para estudiar al nifio en su desarrollo, pero le critica el no haber tenido en debi- da cuenta el papel fundamental del cuidado. El comportamiento de los padres, sobre todo el de la ma- dre, en el cuidado del hijo no esta lo suficientemente explo- rado en la teoria kleiniana, y en cambio es fundamental para Winnicott. Su experiencia practica ha tenido un papel fundamental en esta conviccién: como pediatra y responsa- ble de los servicios psiquiatricos para la infancia, tiene oca- sién de observar situaciones de graves dificultades en el cui- dado, mucho menos frecuentes en las familias de la alta burguesia que, por lo general, se dirigian a Melanie Klein, y se da cuenta de que ese terreno de relaciones en mal estado favorece la aparicion de psicopatologias en los nifos. También con respecto a Freud, Winnicott mantiene una posicién ambivalente. En este sentido, Harry Guntrip, un psicoanalista que sintetiz6 y divulgé las obras de Klein, de Fairbairn y de Winnicott (y con estos dos ultimos efectué tam- bién un recorrido de andlisis personal), ofrece una lectura interesante. Parte de la constatacién, que Winnicott, solo en privado declara desviarse del enfoque pulsional freudiano en psicologia, pone énfasis en los aspectos relacionales y ex- presa de manera explicita su descuerdo; donde Freud trata de DONALD WINNICOTT, LA INDEPENDENCIACREATIVA 43 curar los sintomas, él esta interesado en acercarse y en enten- der la totalidad de la persona. Sin embargo, en sus contribu- ciones escritas no hay rastro de esta divergencia. Guntrip ex- plica desde su punto de vista los motivos de esta actitud contradictoria: a Winnicott se le pitede considerar como un revolucionario desde el punto de visia clinico pero, en reali- dad, esta poco interesi loth ofrecer un marco tedrico siste- matico a sus observacignes ¥ Lo que se puede deducir, nay 14 del punto de vista de Gun- trip, es que en el pensamiento de Winnicott se halla una especie de «continuidad forzada» con respecto ala tradicién freudiana, una estrategia a través de la cual el psicoanalista britanico tiene como objetivo presentar sus contribuciones en una posicién de descendencia directa con respecto a la obra de Freud. Todo esto aporta una tendencia a malinterpretar las formulaciones del padre del psicoanilisis, leyéndolas y volviéndolas a proponer de una manera totalmentetitesa, hasta convertirlas en el elemen- to basico a través del cual § Jonald Winnicott desarrolla su pen- samiento. Por ejemplo, al reconocer las criticas de un determi- nado asunto, Winnicott dice que prefiere pensar que Freud queria afirmar otra cosa y que no se ha explicado de una ma- nera lo suficientemente clara. A medida que se va desarrollan- do su pensamiento, se vuelve cada vez mas evidente que no se encuentra frente a una ampliacién de la teoria freudiana,sino a una alternativa propia y real. - Sin embargo, no faltan las ocasiones en las que Winnicott revela abiertamente su desapego de Freud; esto ocurre, por ejemplo, cuando se cuestiona otro de los principios de la teoria freudiana. Durante su experiencia terapéutica con pacientes que sufren psicosis y graves trastornos de la personalidad, Winnicott pudo observar una manera de contratransferen- cia que esta muy lejos de la descrita por Freud. En este sentido, en el articulo «El odio en la contratransferencia» (1947), habla 44 DONALD WINNICOTT de un sentimiento de odio intenso y objetivo, es decir, de una reacciOn casi prevista para el terapeuta a los comportamientos molestos ¢ irritantes del paciente, causado por la efectiva carga emocional que requiere ese determinado paciente. En otras palabras, el terapeuta actéa como haria cualquiera en compara- cién con el comportamiento provocador del paciente. UN COMUNICADOR MODERNO Las reflexiones de Winnicott son valiosas no solo por su valor clinico y cientifico, sino también por la manera peculiar en la que se exponen. La mayo- ria de sus contribuciones CONTRATRANSFERENCIA se basan en las muchas ob- ee servaciones efectuadas du- rante su actividad como médico y psicoanalista, y los casos clinicos se le pre- sentan al piblico con un estilo agradable, accesible, como en el curso de una vamente significativa de su infancia conversaci6n. Por ejemplo, (porto general iamadre oet padre). | libro La familia y el dsa- rrollo del individuo, publica- do en espafiol en 1980, retine diez afios de conferencias y ensayos. El argumento cen- tral es la familia, entendida como el entorno natural que pue- de favorecer el proceso de crecimiento del nifio 0 que le pone obstaculos mas 0 menos grandes. Es un texto variado, que recopila no solo las reflexiones te6ricas de Winnicott sobre el desarrollo emocional normal y patolégico, sino que también se ocupa de tematicas especificas: los dafios a los que a veces los pediatras se arriesgan a cometer cuando dan consejos sobre a Es el proceso en virtud del cual los elementos en conflicto del incons- ciente del paciente se transfieren en la persona del analista. El paciente entra en una relacién con el analista como si este fuese una figura afecti- DONALD WINNICOTT, LAINDEPENDENCIACREATIVA 45 PsiCQsis Ya El término hace referencia a aquellos trastornos que afectan a las funciones mentales y conducen a una pérdida de la relacién con la realidad. Los sinto- mas caracteristicos de la psicosis son: confusién (la persona se expresa de una manera poco clara o sin sentido, tiene dificultades para concentrarse y para recordar las cosas, tiene problemas de orientacién en el espacio y/o en el tiempol, falsas convicciones (por ejemplo, la persona puede estar conven- cida de que los pasajeros del autobls en el que esta viajando son espias que la estén controtando), alucinaciones (percepciones visuales, auditivas, tacti- les u olfativas de cosas que en realidad no existen, como por ejemplo ver in- sectos que caminan por las paredes, escuchar voces inexistentes que pro- vienen del exterior o de la propia cabezal, cambios emocionales 0 cambios repentinos de humor sin ninguna raz6n aparente [arrebatos repentinos de rabia, agitacién psicomotriz), cambios de comportamiento la persona actua de manera muy diferente de lo normal: puede ser muy activa, en un estado de excitacion, o extremadamente apatical. Estos sintomas pueden estar pro- vocados por el consumo de drogas o de alcohol, por una lesién cerebral o por factores relacionados a la vulnerabilidad personal. problemas psicolégicos, la necesidad de que las personas que trabajan en el ambito de la obstetricia y de la ginecologia ten- gan una preparacion psicolégica adecuada para gestionar de la mejor manera posible el embarazo y el parto, la integracién escolar de los nifios inadaptados, el efecto de una patologia psiquiatrica de la madre sobre el crecimiento de su hijo, con- sejos practicos para los padres. Al igual que en las otras obras de Winnicott, el estilo es calido e informal, con rasgos colo- quiales y la prosa es brillante. El publico en general aprende a conocer y a apreciar a Winnicott gracias a varios ciclos de conferencias y a 50 retrans- misiones radiofénicas realizadas con éxito por la BBC. Estas 46 DONALD WINNICOTT TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD Se caracterizan por modalidades mas estables y rigidas de percibir la reali- dad, de actuar con lo que ocurre, de construir relaciones con las personas; estas modalidades reducen de manera significativa las posibilidades de tener relaciones sociales eficaces y satisfac- torias, ya sea para uno mismo o para los demas. Por lo general, las perso- nas tienen la capacidad de adaptarse a las diferentes situaciones de la vida {saben, por ejemplo, como comportar- se frente a unaautoridad, en una entre- vista de trabajo...) y son capaces de probar modalidades alternativas cuan- do se dan cuenta de que su manera de actuar es poco eficaz o incluso contra~ producente. En cambio, los que sufren un trastorno de la personalidad tienen tendencia a responder de una manera rigida e inadecuada a los problemas de la vida, tanto que las relaciones con las demés personas se vuelven complica- das y conflictivas. Amenudo, estas mo- dalidades poco adaptativas aparecen durante la adolescencia y en la edad adulta temprana, y tienden a mante- nerse estables a lo largo de la vida. intervenciones, que lo hi- cieron famoso no solo en Inglaterra, tienen la fina- lidad, por una parte, de hacer frente a las dificul- tades y a los problemas re- lacionados con ser padres; por otra parte, de explicar el significado de los com- portamientos de los nifios en las diferentes etapas del desarrollo, Se trata de una obra de divulgacién muy moderna, un modo eficaz de «popularizar el psicoanilisis». Winnicott es claro, convincente, va- liente, un verdadero co- municador, en afios en los que los temas de la psico- logia en general, y sobre todo del psicoanalisis, es- tan reservados a los espe- cialistas. Consigue intere- sar a un piiblico culto que va mas alla del circulo es- trecho de los entendidos en la materia (psicdlogos, psicoanalistas, pediatras). Comparte experiencias, ob- servaciones y reflexiones personales, los éxitos asi como los errores. Su manera de obser- var a los nifios, de poner de relieve la relacién con las madres, DONALD WINNICOTT, LA INDEPENDENCIA CREATIVA = 47 de compartir los resultados de su trabajo fuera del mundo cli- nico y académico es algo realmente inédito. Sin duda, Winnicott ofrece un punto de vista nuevo, alejan- dose de una manera original de los tradicionales asuntos del psi- coanilisis y del conjunto de convicciones y certezas definidas rigidamente. Al igual que en una pelicula, el oyente y el lector es cautivado por la riqueza de las observaciones clinicas y por los argumentos que muestran lo que Winnicott observa en su acti- vidad cotidiana y en los que construye la base de sus reflexiones tedricas. Un articulo suyo'publicado en 1941 en el International Journal of Psycho-Analysis muestra todo lo expuesto durante una conferencia levada a cabo en el mismo ario en la British Psy- choanalytical Society. Winnicott permite que el lector entre en su estudio y le muestra cémo trabaja con los nifios pequefios. Para observar la relacién madre-niiio, utiliza un procedi- miento estandar. Se trata de un nifio de pocos meses, le pide a su madre que se siente frente a él con el nifio en brazos, con el Angulo de la mesa entre ellos. Como de costumbre deja una lengiieta de metal brillante en Angulo recto en el borde de la mesa y le pide a la madre que mantenga al nifio de manera que, si este lo quisiera, pudiese cogerlo sin problemas. E] objetivo es el de observar el comportamiento de la pareja madre-nifio en una situacion que seguramente ya han vivido muchas veces en su vida diaria. Si la madre tiene-miedo de que la lengieta esté infectada, o si tiene un caracter irritable e impulsivo, se com- portara de manera que pueda desvelar estos rasgos. Le impedi- ra al nifio que tome el objeto y que se lo acerque a la boca, se pondra nerviosa y le bloquear la manita. Con pocas caracteristicas, con un lenguaje claro, Winni- cott descubre el trabajo del analista, del que a menudo esta envuelto por tradicién en un aura de misterio, y nos hace ver como, en la practica clinica; s#, mueve para observar las relaciones madre-nifio y com@ fe atribuye un significado a sus 48 DONALD WINNICOTT observaciones. Winnicott describe la que es, desde su punto de vista, la sucesién normal de los acontecimientos: cualquier variaci6n con respecto a esta asume un significado propio. De Ja secuencia de las acciones que el nifio y la madre llevan a cabo (secuencia que, en la vida diaria, sin duda ya han llevado a cabo y que repetiran muchas veces), Winnicott extrae infor- maciones importantes sobre la relacién que existe entre los dos y las posibles recaidas en el proceso de crecimiento indivi- dual. Esta es su forma de trabajar: partir de la observacién del nifio en relaci6n con el entorno y elaborar hipotesis y reflexio- nes tedricas que guiaran la intervencidn terapéutica. A pesar de la accesibilidad de la escritura de Winnicott, la alternancia de reflexiones tedricas y vivas observaciones clini- cas, el estilo brillante, directo, provocador y a veces poético, la manera en la que conceptos basicos del psicoanilisis se remode- lan, hacen que su pensamiento a menudo sea dificil de aleanzar y a veces, como subraya Masud Khan, su paciente y alumno, es criptico. Detras de un estilo lingiiistico facilmente accesible e incluso convincente, se esconde un pensamiento profundo y rico, un pensamiento que todavia hoy en dia influye el trabajo de los que se ocupan del desarrollo, un pensamiento expresado a veces con provocaciones y paradojas sugerentes que no siem- pre hacen que su esencia sea facil de captar. EL MODELO TEORICO DE WINNICOTT El recorrido teérico de Donald Winnicott, que también traba- j6 con pacientes de todas las edades, tanto como médico y como analista, se centra en la profundizacién de los aspectos que mas directamente se relacionan con la psique infantil. El suyo es un modelo de desarrollo individual simple, flexible y eficaz. La idea central es que el nitio, desde el nacimiento, es sensible en la cantidad y en la calidad de los cuidados que reci- be y que de esto depende el modo en el que construye su propio yo y su propio mundo interior, Winnicott afirma que, si el mundo ha seguido adelante a ‘Pesar de los conocimientos insu- ficientes o de la total ignorancia en relacién al desarrollo infan- til, es porque existe algo en la madre que ‘permite: e.proporcio- narle al recién nacido sus necesidades déritianeta.eficaz# Por este motivo, el estudio de la relacion, anadte-nifio constituye el objeto principal de la reflexién tedriéa de'Wihnicot & el cle- mento clave alrededor del cual construye’su,posicion priginal con respecto al desarrollo normal y a] psicopatolégico, 50 DONALD WINNICOTT Winnicott propone una visién ecolégica y holistica del de- sarrollo humano, basado en los conceptos clave de la continui- dad y de la tendencia innata para el desarrollo. El recorrido individual representa una progresion gradual de las experien- cias de la etapa de gestacién hasta la madurez, desde la total dependencia hasta la independencia relativa. En la sucesi6n de estas etapas, el individuo nunca esta obligado a perder nada de lo que ha adquirido anteriormente. Al contrario, in- tegra y construye nuevas posibilidades, se convierte en macs- tro de un mayor niimero de opciones y de un mundo de rela- ciones mas articulado. En otras palabras, tiene mas cartas para jugar y mas habilidades y conocimientos para hacerlo. También tiene la posibilidad de volver atras, de retroceder sin perder el sentido de si mismo ni de su propia continuidad. El proceso de desarrollo puede tener lugar de manera harmonic y «normal» solo con el aporte simultaneo del potencial indivi- dual, es decir, del patrimonio genético 0 pulsional con el que cada uno viene al mundo y del entorno en el que el nifio vive. A partir del juego unico ¢ irrepetible que se realiza entre indi- viduo y entorne, Winnicott construye su teoria y su idea de intervencién clinica. EL NINO AL NACER: EL POTENCIAL, EL SELF, EL YO El desarrollo cognitivo y emocional empieza desde el primer momento en el que el individuo llega al mundo. En el estudio de la evolucién de la personalidad y del caracter no se puede prescindir de lo que ocurre en las primeras horas de vida y en los primeros dias; segan Winnicott, también el tiltimo periodo del embarazo, sobre todo en los nifios que nacen con retraso, tiene su importancia, asi como el parto. ee EL MODELOTEORICO DE WINNICOTT 51 Su lectura en el momento del nacimiento esta mucho mas avanzada con respecto a los tiempos. Observa cémo los actores presentes en la escena del parto son cuatro y cuatro son, por lo tanto, los puntos de vista que hay que tener en cuenta. En pri- mer lugar esta la mujer, que se encuentra en un estado muy particular, por ciertas similitudes con la enfermedad, aunque entre en la normalidad de la vida. El padre, en un cierto senti- do, esta en un estado andlogo; su presencia es, en cualquier caso, un factor importante sin la cual la situacién resultaria em- pobrecida. El recién nacido, que en el momento del nacimiento ya es una persona, siente enseguida una enorme diferencia « en- tre estar bien o mal cuidado. Por ultimo, esta la obstéthiba, que no es solo un técnico, sino también un ser humano dotado con sentimientos propios, sensibilidad, estados de animo, inquietu- des y desilusiones; en general esta satisfecha de su contribucién al nacimiento y, sin embargo, a veces se siente frustrada por el hecho de apoyar esa funcién en particular. En la década de 1960 Winnicott ilustra esta teoria, saca a la luz aspectos relacionales y emociones de una manera muy innovadora para su época. Expone las reacciones psicoldgicas de todos los actores involucrados en el momento del parto de una manera que es cualquier cosa menos facil: la mujer frente a la ambivalencia del embarazo, entre la enfermedad y la nor- malidad; el papel del padre y la importancia de su presencia fisica y afectiva; el estatus de la persona del niiio (recordemos que hasta no hace mucho tiempo se mantenia que los recién nacidos eran ciegos 0 que no sentian el dolor) y el componente emocional y relacional que se refiere a la obstétrica, una per- a que, ejerciendo la profesion de ayudar a nacer a los nifios, no solo pone en juego sus propias competencias y habilidades técnicas, sino también su mundo interior. EI nifio €l lactante, como lo llama Winnicott, aludiendo a Ja etimologia latina que significa «el que todavia no tiene uso 52 DONALD WINNICOTT del lenguaje»), cuando empieza su vida, presenta una serie de potenciales evolutivos innatos que constituyen su Yo central (0 verdadero Self potencial). Con esta expresion Winnicott hace referencia al conjunto de predisposiciones, caracteristicas, ha- bilidades a través de las cuales el individuo, con el flujo de la experiencia, construira su propio esquema corporal, vivira la sensacién de continuidad y le dara forma a su mundo interno diferencidndolo del externo, desarrollara la personalidad, el caracter, su propia y nica manera de estar en el mundo y de relacionarse con los demas. Se trata de un proceso que empie- za con el nacimiento; es suficiente detenerse delante del cristal de una unidad de neonatologia para darse cuenta de como los recién nacidos, incluso con pocas horas de vida, tienen carac- teristicas que los diferencian: un nifo parecera muy tranquilo, otro enfadado, uno fuerte porque es mas grande que los de- mas, otro mas tierno y delicado, uno simpatico y gracioso. El gradual desarrollo fisico, cognitive y emocional, produce de manera natural, a menos que las condiciones del entorno no scan lo suficientemente buenas. Esto significa que el Verdadero Self puede evolucionar solo si el nifio esta en contacto con el mundo externo y si este permite que sus potenciales innatos se expresen de manera espontanea. La personalidad de cada uno, durante las etapas del desarrollo, tiende de forma natural a integrarse. Para Winnicott se pue- de hablar de «Yo» en presencia de un nivel de organizaci6én de la realidad interna del sujeto tal como para permitirle pensar «yo soy». En otros términos, hay un «Yo» cuando el individuo est en condiciones de percibirse como un sujeto y de pensar en si mismo como una sensacién de continuidad en el tiempo. Por lo tanto, el Yo es el centro de la experiencia del sujeto, la propia condicién que le permite adquirir experien- cia de si mismo y del mundo que lo rodea. Para que este proce- so tenga lugar, se tienen que garantizar algunas condiciones en se EL MODELOTEORICO DEWINNICOTT 53 que le serviran, en la vida adulta, para estar en condiciones de relajarse y de disfrutar de la soledad. La capacidad de «estar solo en {jt uno de los conceptos casi paraddjicds de ser en relacin consigo mismo a una emoci6n positiva de exis- tr por el hecho de estar apoyado por una madre disponible y fiable, que puede permanecer en el fondo sin que el nifio sien- ta el peligro de perderla. «Yo estoy solo» implica el conoci- miento de que el niio tiene la continuidad de la existencia de una madre fiable, cuya propia fiabilidad hace posible que el nifio esté solo y que disfrute de estar solo, al menos durante un tiempo limitado. El recién nacido tiene la necesidad de la cer- cania fisica de su madre, de verla, de escuchar su voz, de que le tome en brazos. Tan pronto como se despierta, llora. A me- dida que va creciendo, el nifio aprende a tolerar tiempos cada vez mas largos de distancia con su madre y de soledad. Por lo tanto, segtin Winnicott, la capacidad de estar solos es una ca- pacidad que hay que adquirir a lo largo del desarrollo, una de Jas seftales mas importantes de la madurez emocional. Por lo tanto, el principal aliado del proceso de madurez del nino es la madre, que contribuye, con funciones especifi- cas, al desarrollo del potencial innato del lactante hacia la individualidad y la autonomia. Segun Winnicott, se trata de una relacion creativa: la madre «crea» a su propio hijo, tan- to en el cuerpo como en los primeros fendmenos psiquicos; la madre crea y garantiza las condiciones 6ptimas que le permi- ten al hijo crecer. Madre ¢ hijo se pertenecen reciprocamente y moldean su relacion de una manera cada vez mas refinada y compleja. Los procesos fundamentales que permiten el de- sarrollo del Yo durante todo el proceso de desarrollo son la integracién, la personalizaci6n y la relacién de objeto. Estos Seguin Winnicott EL MOMENTO DEL NACIMIENTO Tiene diferentes personajes en juego I PADRES RECIEN NACIDO Vive un estado especiat andlogo al Vive un estado especial, «parecido ala enfermedad, @ de (3 mujer. pesar de ser Enriquece la normal» relacién [AMBIVALENCIA) {IMPORTANCIA DE LAPRESENCIA FISICA Y AFECTIVA DE LA FIGURA PATERNA) Ya es una persona que presenta POTENCIALES EVOLUTIVOS INNATOS [SELF CENTRAL o VERDADERO SELF POTENCIAL) que son ese conjunto de predisposiciones, caracteristicas, habilidades a través de las cuales el individuo desarrollaré su personalidad y su manera de estar en el mundo y de relacionarse, si esta en un entorno «suficientemente bueno». La madre contribuye de una manera fundamental para el desarrollo de este potencial OBSTETRICA Es un técnico, pero también un ser humano con sentimientos propios, estados de Animo, inquietudes, desilusiones (IMPORTANCIA DE SU COMPONENTE EMOCIONAL Y | RELACIONAL) EL MODELO TEORICO DE WINNICOTT 55. procesos se superponen durante todas las etapas del crecimien- to, con posibles periodos de avances y retrocesos, sin nunca estar desarrolladas por completo. LAS ETAPAS DEL DESARROLLO INFANTIL Winnicott sefiala tres etapas fundamentales de crecimiento, en un continuo que va desde la dependencia absoluta hasta la independencia. No se trata de un proceso caracterizado por un rigido andlisis temporal. En cualquier caso, se puede situar la etapa de dependencia absoluta en el primer semes- tre de vida y la de la dependencia relativa desde los seis me- ses hasta los dos afios. En cambio, el recorrido que conduce hasta la independencia se extiende hasta la adolescencia. El desarrollo se ve como un proceso de madurez que se com- prueba a través de las repeticiones y de la acumulacién de las experiencias de la vida (comer, dormir, estar en un cntorno comodo, tener a alguien cerca y disponible cuando se esta en una situacién incémoda...). El entorno puede facilitar u obsta- culizar este proceso: en las primeras etapas de la vida desempe- fia una importancia absoluta y, poco a poco, el nifio adquiere independencia, su papel se vuelve relativo. Cada etapa requiere que el cuidador (término con el cual se hace referencia al que se ocupa de una persona), por lo gene- ral la figura materna, muestra una respuesta y una actitud adecuada a las exigencias de desarrollo del nifio. Por este mo- tivo Winnicott, en la descripcién de la evolucién interna y subjetiva de cada etapa, presta una especial atenci6n a las res- puestas que son deseables por parte de la figura materna y a“ las que obstaculizan el desarrollo. La finalidad de todo el fro- ceso es la construccién del Yo del nijio y la creacién depas * condiciones adecuadas para la expresién de su Self. a Winnicott individualiza 3 ETAPAS DEL DESARROLLO INFANTIL a través de un proceso de madurez en un entorno mas o menos facilitador y que ofrezca respuestas DEPENDENCIA ABSOLUTA DESDE LOS 0 HASTA LOS 6 MESES DEPENDENCIA RELATIVA DESDE LOS 6 MESES HASTA LOS 2 ANOS HACIALA INDEPENDENCIA + Experiencias de «fragmentos de experiencias dispersas y difusas» [NO-INTEGRACION, INDIFERENCIADO); * Ninguna experiencia de si mismo, de la madre y del entorno; * Las necesidades y los deseos surgen de manera esponténea; * Completa dependencia de los cuidados del cuidador (FUSION MADRE-NINO}; + Experimentacién de omnipotencia subjetiva [sensacién de que los propios deseos son capaces de materializarse]. * Desarrollo de la PREOCUPACION MATERNA PRIMARIA («enfermedad normal» para tratar con empatia del hijo, proporcionando un entorno facilitador [FUNCION DE HOLDING y OBJECT-PRESENTING); + Importancia de la constancia y de la previsibilidad de la disponibilidad y accesibilidad de la madre para un buen desarrollo del nifio. Adulto con preocupaciones infantiles (desintegracién, abandono, sentido de vacio...] imiento gradual de la dependencia de los cuidados maternos; “Eapacidad de sefalar las necesidades para que se le satistagan: s del proceso de identificacién y personalizacién («la psique se asienta en el cuerpo») ztancia de la piel como frontere entre lo propio y lo no propio. ‘© Funcién de OBJECT-PRESENTING y HANDLING; * Inicio de la desadaptacién: sustraccién progresiva y adaptativa de las necesidades del nifio; + Elrostro materno como precursor del espejo en el desarrollo emocional del nifio (IMITACION PARA CONSTRUIR EL NUCLEO DEL SELF. * Madre magica y seductora que obliga en una relacién de fusién > regresién psicomotriz del nifio oun rechazo hacia los padres; * Depresién posparto > alejarse o «mirar solo para percibir» * Una adauisicién cada vez mayor sobre la independencia de la madre; + Aumento de las posibilidades de identificar para enriquecerse del entorno relacional (familiares, profesores, amigos... * Confianza en el entorno (si las etapas anteriores han sido lo suficientemente positivas]; * Desarrollo de estrategias personales para enfrentarse al mundo gracias alos recuerdos de los cuidados maternos. * Capacidad para adaptarse a las necesidades y competencias del hijo: los padres se tendrian que trafisséerpar de manera gradual en figuras capaces de proporcionar guia, reglas 4a independencia. + Falta de gradualidad (demandas exageradas y/o anticipadas); + Incapacidad de aceptar nuevas competencias del hijo: * Dificultad para entender las necesidades del hijo, abandono. 58 DONALD WINNICOTT LA ETAPA DE LA DEPENDENCIA ABSOLUTA El nifio empieza su vida en un estado de no-integracién indi- ferenciada 0, para utilizar las palabras de Winnicott, con «fragmentos de experiencias dispersas y difusas». Sus necesi- dades y deseos surgen de manera espontanea. No tiene cono- cimiento de si mismo ni tampoco de la existencia de su madre y del entorno fisico y relacional que lo rodea. Depende total- mente de los cuidados que se le proporcionan, es incapaz de evaluar la calidad de los mismos y no puede ejercer ningan tipo de control sobre si mismo: no es capaz de prever o de Ile- var a cabo, de manera consciente, los comportamientos para garantizarselos. Del cuidado que recibe solo puede sacar co- modidad, o sufrir por su carencia o por su falta de adecua- cién. Por estos motivos, desde el nacimiento, el nifio no puede ser considerado como una entidad psicolégicamente indi- vidual, sino que es mas oportuno hablar de una unidad ma- dre-niiio: lactante y asistencia materna estan fusionados. Winnicott aclara y fija este concepto utilizando expresio- nes paraddjicas. En 1940, en una reunién cientifica de la British Psychoanalytical Society, afirma que «el lactante no existe», «no existe un nifio sin una madre», o, recurriendo a imagenes sugerentes, sefiala que cuando se ve a un nino, se tiene la certeza de que alguien se ocupa de él: como minimo, hay una persona con ojos y orejas pegados al cochecito. En resumen, vemos a una pareja. El nifio tiene la capacidad de ser, de existir solo en presencia de alguien. Madre y niio se pertenecen reciprocamente y forman una unidad. La mayor parte de las reflexiones de Winnicott sobre este tema estan recopiladas en la obra Escritos de pediatria y psicoa- nélisis (1999). El texto se compone sobre todo de una serie de articulos publicados con anterioridad y que estan dirigidos principalmente a un publico profesional. Se divide en tres EL MODELO TEORICO DE WINNICOTT 59. secciones: la primera es inherente a la actitud del autor en su papel como pediatra; en la segunda se profundiza en la orientacin psicoanalitica en la practica pediatrica; la terce- ra parte se refiere a la contribucién personal de Winnicott a la teoria y a la practica psicoanalitica. En el capitulo «La preocupacién materna primaria», ob- serva cémo en el pensamiento psicodinamico se reserva un es- pacio insuficiente a las funciones maternas en las etapas mas precoces del desarrollo del nifio. Winnicott observa en la ma- dre, en las primeras semanas después del parto, un estado muy particular, una condicion psicolégica que llama «preocupacién 0 aprehensién materna primaria». Ni la teoria psicodinamica ff los otros enfoques han prestado la suficiente atencion a este stado tan particular de la madre, que se desarrolla poco a poco ‘a alcanzar un nivel de sensibilidad alto duraxité ¢l embara- ZO, para consumirse de manera gradual en los meses posteriores al parto. Winnicott observa cémo, durante los tiltimos momen- tos del embarazo y durante unas semanas después del naci- miento del nifio, la madre esta totalmente dedicada al cuidado del lactante, que parece casi constituir una parte de si misma. Las experiencias que ha vivido en el transcurso de su vida la llevan a construir fantasias inconscientes sobre su hijo; la madre se encierra en si misma y experimenta una condicion parecida ala que ocurre en los estados disociativos, que le da la ca- pacidad de moldearse alrededor de la individualidad y a la sin- gularidad de su hijo. Es como si, presa de una especie de locura momentanea,-se encontrase en una posicidn alejada del mundo que le permit ocuparse exclusivamente de su hijo; consigue intuir de omit magica las necesidades del nifo a través de un proceso de iden- tificacion, basandose también en sus propias experiencias de lactante. Segiin Winnicott, este estado de organizacién mental podria compararse al de una disociacién o a un retiro psico- 60 DONALD WINNICOTT ESTADO DISOCIATIVO Es una situacion en la que las fun- ciones habitualmente integradas, tales como la conciencia, la memo- ria, la identidad y la percepcion, son inconexas. Las alteraciones pueden ser repentinas 0 graduales, transi- torias 0 crénicas. Los sintomas di- sociativos tipicos son: despersonali- zacién {percibirse a si mismo como separado de las propias percepcio- nes, acciones, emociones 0 pensa- mientos, con a sensacién de ser un observador externo); desrealizacién fadvertir el mundo y las personas como irreates, casi como si fuesen parte de un suefio); absorcién (la mente permanece bloqueada en un estado de atencién alterado y fuer- temente centradal; amnesia [inca- pacidad de recordar informaciones importantes]. patolégico, a una fuga o incluso a un trastorno mas protundo, si no se tiene en cuenta el hecho de que la mujer, de esta manera, se encuentra en una etapa de absoluta dependencia. A veces, se encontrara anu- landose a si misma para construir un entorno lo mas adecuado posible para el nifio. Segtin la opinion de Winnicott, la condicién psi- colégica de dependencia que une a la pareja ma- dre-nifio es una «enferme- dad normal» que permite a las madres adaptarse de manera gradual, con deli- cadeza y sensibilidad, a las exigencias y a las necesida- des del nifio, consiguiendo al mismo tiempo, siempre de manera gradual, recu- perar sus propias dimensiones habituales de subjetividad e in- dividualidad. El psicoanalista britanico describe bien esta con- dicién: considera que, por lo general, la mujer entra en una etapa en la que se puede decir que «ella es el nifio y el nifio es ella», de la que saldra en las proximas semanas y en los meses posteriores al nacimiento de su hijo. E] estado de identificacion de la madre con el nifio, y la capacidad de empatizar completamente con sus necesidades, se atentia con el paso del tiempo y tiene que acabar EL MODELO TEORICO DE WINNICOTT 61. cuando el pequeiio es capaz de reconocer sus propias necesi- dades y de informar sobre ellas. De hecho, gradualmente, la dependencia es reconocida, dentro de ciertos limites, por el nifio, que poco a poco adquiere la capacidad de hacer entender cuan- do necesita atencién y ayuda (por ejemplo, llama a su madre en lugar de llorar). Se puede observar cémo este proceso hacia la independencia se produce de manera gradual y como es posible encontrar retornos posteriores a la dependencia y a la doble de- pendencia (del nifio a la madre y de la madre al niio). Winnicott reconoce, después del parto, un periodo provi- dencial de nueve meses en los que existe un tiempo para rea- lizar un cambio gradual. En esta etapa la madre, con su comportamiento y sus atenciones, le garantiza a su hijo la preciosa experiencia de «continuar existiendo», y lo protege refive a las posibles reacciones de las presiones y de los cho- jue provienen del entorno. En otros términos, cuando prevé las necesidades del lactante es capaz de protegerlo y de preservarlo, creando un entorno adecuado para él: de esta manera le asegura vivir una continuidad en su existencia, consiguiendo satisfacer sus necesidades antes de que estos se adviertan a través de un sentido de presién o de angustia. Por lo tanto, la madre proporciona un entorno propicio en el que el nifio se siente controlado y protegido, viviendo en un estado de alucinada serenidad: el nifo siente una profunda ilusion que resulta fisiolégica e indispensable para su pro- ceso de crecimiento y de integracién. A esta funcién de la madre Winnicott le ha dado el nombre de holding. EI holding permite que la madre sirva como un «contene- dor» para las ansiedades del nifio, constituyendo una espesi de espacio (holding environment) fisico, pero sobre todo psiquic: en el que el nifio se siente acogido, apoyado, tranquilizadé alentado en sus primeras expresiones de si mismo. La hipdte- sis de la que parte Winnicott es que no se tiene que considerar 62 DONALD WINNICOTT HOLDING i El término proviene del verbo inglés | tohold, que significa mantener, y que en espanol se ha traducido como | «sostener». Winnicott lo utiliza en referencia a una funcién materna primaria necesaria para el desarro- Wo psiquico del nifio, sobre todo en la | etapa de dependencia absoluta. En- tender tanto las acciones estricta- mente fisicas (por ejemplo, sostener en brazos al lactante regulando la presién del cuerpo segiin los esta- dos fisicos y emocionales que pre- senta el nino, orientar el rostro del lactante hacia el propio, proporcio- narle los cuidados y las atenciones necesarias para satisfacer sus ne- | cesidades y protegerlo de posibles dafios fisicos) como las capacidades de «contencién» de la madre que re- conoce, casi de manera instintiva, cuando tiene que intervenir dandole amor al nifio y cuando, en cambio, hacerse a un lado porque el nifio, en ese momento, no la necesita. al nifio, cuando se en- cuentra en la etapa de la dependencia absoluta, solo como un objeto que pre- senta impulsos instintivos que se pueden satisfacer o frustrar (por ejemplo, el hambre), sino como un ser inmaduro que siem- pre esta al borde de una ansiedad «impensable». En otros términos, inclu- so dentro de un desarro- Ilo completamente normal pueden estar presentes las ansiedades, como por ejem- plo la de romperse en pedazos, caer para siem- pre, estar sin ninguna relacion con el propio cuer- po, encontrarse sin orien- tacion. Dentro del holding, el nino tiene la ocasion de experimentar la omnipo- tencia subjetiva, es decir, la sensaci6n de que sus de- seos son capaces de dar forma a cualquier cosa. Por ejemplo, el nifio siente hambre y esto le provoca un estado de excitacion; esta a punto de recordar un objeto adecuado a sus necesidades (el pecho materno o el biberén) y la madre le presenta exactamente ese objeto. Winnicott describe muy bien EL MODELO TEORICO DEWINNICOTT 63. este proceso: cuando el nifo se encuentra en un estado de ex- citacion debido al hambre, esta listo para tener alucinaciones, es decir, para crear la viva imagen de algo susceptible a lo que se pueda apegar. En ese momento aparece el pez6n de la ma- dre preparado para amamantarlo y el nifio puede sentir que era justo ese pez6n lo que habia imaginado. De esta manera sus ideas se enriquecen con detalles reales, derivados de la ex- periencia de ser alimentado, que Ilegan a través de la vista, del tacto, del olfato. La proxima vez utilizara este material para imaginar todavia mejor el pecho de su madre. De esta manera empieza a formarse la capacidad d ae ane eNO lo que efectivamente se vuelve dis] nites | i La repeticidn, en la vida covidigintde as sees te del desarrollo infantil, de experiencia’ to ho condicién fundamental para el cane bito-ael y puede comprobarse solo dentro def A) ead Rota quico que favorezca la expresién!} Si ho wat i 2 sintonizar las necesidades y deseos, ta: po- sibilidad de entrar en sintonia con Iss 6 ee Hes! cor porales y con los propios sentimi¢iiés y emociones, que se convertiran en la base de la lenta y gradual evolucién del sen- tido de uno mismo. En la funcién de atencién y cuidado, una dimensién fun- damental es la capacidad materna que esta accesible y dis- ponible cuando el nifio la necesita. La disponibilidad dela, madre se modula dentro de la relacién en términos de con: tancia y previsibilidad, de la cantidad y de la calidad de‘las atenciones proporcionadas. Winnicott ha enfatizado mucho este aspecto de la relacion. Cada madre puede expresar, en el cuidado de su hijo, diferentes grados de control y de intru- sién con respecto al espacio fisico y mental del nifio. Winnicott imagina un nin felizmente absorto en si mismo que genera deseos y gestos:con la maxima espontaneidad, y que tendra 64 DONALD WINNICOTT una madre dispuesta a apoyarlo y a garantizarle la ilusion de haber hecho realidad lo que desea. Sin embargo, hay casos en los que los gestos espontaneos del lactante se tienen poco en cuenta, y la madre parece estar mas accesible a sus propias prioridades que a las de su hijo: entonces el nifio trata de adaptarse a las motivaciones mater- nas, perdiendo la ilusién (pensemos, por ejemplo, en el caso en el que la madre tiene en mente un horario rigido de las comi- das, en base a sus propias exigencias organizativas). Esto tiene una profunda influencia en el proceso de desarrollo. El nino tiene una reaccion que interrumpe el sentido de omnipotencia alucinatoria y, como consecuencia, la continuidad de la exis- tencia. Cuando este esquema se vuelve predominante, obsta- culiza el proceso de integracién y para el niiio se vuelve dificil estructurar un Yo con un pasado, un presente y un futuro. Winnicott subraya que un nifo que no ha tenido a dispo- sicién a una persona que lo haya atendido y ayudado en este proceso, parte con grandes dificultades en el camino hacia la integracion de si mismo. Es la madre la que, al proporcio- nar los cuidados necesarios para la supervivencia fisica y psi- colégica de su hijo, permite al Self surgir de manera gradual del estado de fusién y simbiosis que caracteriza las primeras experiencias de la vida. Tener cuidado de las exigencias fi- siolégicas del nifio, tener cuidado de su sensibilidad y de su singularidad, sintonizar el propio comportamicnto en los cambios debidos al crecimiento es un trabajo delicado, que permite el paso, en la pareja madre-nifio, de la doble depen- dencia a la dependencia relativa. Cuando la funcién de holding por parte de la madre o por parte de otras figuras significativas (como por ejemplo, el cuidador) ha sido deficiente 0 ausente, también es posible he llar en el adulto algunas manifestaciones de ansiedades infan- tiles, como la ansiedad de desintegracién, sentirse abandonado, EL MODELOTEORICO DE WINNICOTT 65 no apoyado, sumergidos en el vacio, o una repentina y re- currente sensacion de pérdida del sentido y de continuidad de su propia existencia. LA ETAPA DE LA DEPENDENCIA RELATIVA De manera gradual, el nifio empieza a tomar conciencia de su dependencia y de los cuidados que su madre le proporcio- na; adquiere asi la capacidad de informar de sus necesidades de manera que ella se las satisfaga. El proceso de compren- sid intelectual corresponde a un desarrollo progresivo de procesos basicos simples, incluyendo los reflejos condiciona- dos. Pensemos, por ejemplo, en un nifio pequefio que tenga hambre y que quicra que sc le alimente. Llegara el momento en el que conseguira esperar durante unos minutos la comi- da, escuchando los ruidos en la cocina que le indican que la papilla esta llegando. En lugar de estar simplemente excita- do por los ruidos, el lactante utiliza los elementos que tiene a su disposicién para soportar la espera. Durante la etapa de la dependencia absoluta, si la madre esta lejos, el nifio no se da cuenta, pero sufre los impactos del entorno de los que ella le protege cuando esta presente (por ejemplo, el hambre, la soledad, la presencia de agentes exter- nos que le proporcionan molestias, como el calor, el frio, el ruido). En cambio, en la etapa de dependencia relativa inter- viene el elemento de la ansiedad: existe un momento limita- do durante el cual el nifo es capaz de continuar creyendo que.su madre existe aunque no esté presente; si la ausencia l¢ su madre va mas alla de este periodo, el pequefio se vol- ‘vera ansioso: esto significa que se da cuenta de su dependen- cia. De manera gradual, toma conciencia del hecho de que necesita a su madre y al mismo tiempo empieza a identificarse 66 DONALD WINNICOTT con ella. Winnicott ilustra este proceso de identificacion con ejemplos de comportamientos que es habitual constatar cuando se observa a un nifio con su madre: el lactante que responde a la sonrisa con una sonrisa 0 que, durante la lac- tancia, con su dedo busca la boca de su madre como si qui- siera amamantarla. La capacidad de ponerse en el lugar de la madre es el me- canismo basico que le permitira al nifo entender que es una entidad separada de la de ella, y de darse cuenta de la posi- bilidad de establecer una comunicaci6n incluso antes de ser capaz de hablar. Reciprocidad y capacidad de distinguir en- tre «yo» y «no yo» son dos pasos necesarios para que el lac- tante entienda poco a poco que su realidad psiquica se encuentra en su interior. De hecho, segan Winnicott, crecer significa adquirir posibilidades cada vez mas precisas y refi- nadas para efectuar intercambios entre la realidad interna y la externa, entre uno mismo (el propio cuerpo, los propios pensamientos y las propias emociones) y el mundo fisico y relacional que lo rodea. En esta etapa surge de manera gradual la relacion entre el nifio y la madre como «personas completas», mejorando las ha- bilidades comunicativas y las capacidades de compartir. Ade- mas, el lactante empieza a jugar, atribuyendo un significado a los objetos que tienen origen en su mundo interior. Es la etapa de la personalizacién, en la cual el nifio adquiere un esquema corporal propio y «da psique se asienta en el cuerpo». Aqui la piel tiene una funcién fundamental: de hecho, es la membrana que separa el «yo» del «no yo» y el dentro del fuera. Winnicott observa cémo, a la edad de un aiio, el nifio sano esta firmemente anclado a su propio cuerpo solo en determi- nados momentos. Su psique puede perder el contacto con el cuerpo y se pueden comprobar situaciones en las que le resulta dificil volver a entrar de golpe en el cuerpo, como por ejemplo EL MODELO TEORICO DE WINNICOTT 67 al despertarse de un suefo profundo. Las madres, que son conscientes, despiertan al nifio gradualmente, lo acarician, lo llaman con dulzura, con el fin de evitar los terribles gritos de miedo que pueden causar un repentino cambio de posicién del cuerpo y un despertar brusco. La personalizacién depen- de estrechamente de una buena funcion de handling ejercida por la madre. La madre, que es capaz de manipular a su hijo de manera natural, permite que todas las partes del cuerpo del nifio que todavia no estan coordinadas (la cabeza que no nan» y que el lactante‘fas:perciba de una manera unificada. En este punto, la miidee:empieza a ejercer la desadapta- ilusién de un entorno de protecci6n casi perfecto, su tarea es la de desilusionar progresivamente al nifio, exponiéndolo a las tacion es la capacidad materna de «ir menos», de manera id6- nea y progresiva, a las necesidades del nifio. Dejando de anti- manera menos inmediata a sus llamadas, la madre evolucionar hacia la auto- — _ disminuir el mimero de si- Es un término que hace referencia a . . todas aquellas formas que la madre tuaciones en las que ejerce idades del nifi i nifio. Se trata de los gestos comunes y sidlades: experiencia instintiva. Las | peRigpo DE LATENCIA modificaciones de la puber- im a tad lo comparan con una ~ serie de experiencias nuevas y desconocidas: el cuerpo | cambia, la vida relacional se vuelve mas compleja, la capacidad de hacer hipé- tesis, la vision que se ex- Freud describe la etapa de latencia (que se extiende desde los seis afios hasta la pubertad) como un periodo en el que la libido esta «dormida» y los impulsos sexuales se canalizan hacia otros objetivos. Es un periodo preparatorio, con respecto a la eta- tende a mas alla de los li- pa posterior del desarrollo, que se mites de la familia. Por manifiesta con un interés sexual dis- eso son necesarios una serie minuido y con una mayor alteracién de cambios y reestructura- para adquirir competencias de tipo diferentes ins- intelectual y social. tancias internas, impulsos, = ———— deseos y defensas. Todo se vuelve a ver a la luz y vemos en lo que se esta convirtiendo la persona: las certezas y las reglas de los periodos anteriores ya no sirven. Cruzados los limites de la infancia, el nifio viaja hacia el descubrimiento del mundo exterior, y de esa parte de realidad que gira alrededor del complicado enriquecimiento de las re- laciones y que se produce gracias a los instintos. El escenario ciones de las 112 DONALD WINNICOTT del adolescente se llena de una multitud de personajes nuevos: compaiieros de escuela o de otras actividades, profesores, en- trenadores, personajes ptblicos vecinos 0 lejanos, como can- tantes, deportistas y actores. Por lo tanto, ha cambiado el la manera de razonar, mundo relacional, el cuerpo y tambié: ya que el nifio ha adquirido el pensamiento hipotético-deduc- tivo; se descubren emociones nuevas, se ocupa un nuevo lugar en el mundo. Durante todo el periodo de la adolescencia, la funcién del entorno es fundamental. La importancia del contexto externo se puede deducir con facilidad a partir de la observacion de los adolescentes y de sus dificultades. De hecho, cuando a menudo se requiere una intervencién psicolégica, el especialista observa la presencia de uno o mas «fracasos del entorno». Segtin Win- nicott, se realiza un fracaso del entorno cada vez que el contex- to en el que el nifio vive no consigue hacer posible la aparicién de esa zona de calma, que es una precondicion necesaria para un desarrollo sano y adaptativo. El mejor entorno para que el niiio viva una adolescencia que se configure como un paso real y estructurado hacia la edad adulta es el que presenta, al mismo tiempo, tanto una conten- cin estable como un terreno de comparacién para los desafios. De hecho, el contexto no tiene que ofrecer respuestas, sino que tiene que permitir que el nifio las busque. Al querer describir de manera metaforica lo que nos sugiere Winnicott, podre- mos decir que lo que necesita el adolescente no es una enciclo- pedia de conocimientos, ni tampoco una coraza que lo proteja y lo haga impermeable al exterior, sino un Laboratorio donde poder probar los diferentes elementos, oliéndolos y saborean- dolos en primera persona, mezclandolos y separandolos, ensu- ciando y derramando por el suelo lo que no le gusta 0 le asus La sociedad adulta-laboratorio tiene la tarea de mantenerse firme en la base, abriendo las puertas a los compartimentos de las diferentes habitaciones y dejando, con presencia EL DIFICIL CAMINO DELAADOLESCENCIA 113 ilenciosa, que los nifios aprendan a ser cientificos y creativos. En las diferentes conferencias que celebra sobre el tema, Winnicott destaca una serie de elementos caracteristicos de esta delicada y fundamental zona de desarrollo y construccién del Self. La inmadurez. Es una pieza importante del mosaico adoles- cente. Caracteristica de un camino sano, esta trae consigo un pensamiento creativo y emocionante, una sensacién fresca y vital, ideas para vivir en un mundo rico de moti- vaciones y significados. La energia y la vitalidad encontra- das por los nifios, si se aceptan y se contienen adecuada- mente, son un impulso para toda la continuidad. De hecho, la sociedad necesita estar sacudida por las ideas de los que todavia no tienen responsabilidades, cuya determinacion es la savia vital para el mundo de los adultos. Por el bien de los adolescentes, la tarea de la sociedad es el de no permitir que los nifios alcancen una falsa madurez. De hecho, los nifios no son conscientes en primera persona de su propia inmadurez y es sensato que sea asi, de lo contrario se cor- reria el riesgo de arruinar la emocién y la energia innatas de esta etapa. Es trabajo de la;seciedad reunir los desafios que los adolescentes les proponen, stn hacer excesivas pre- guntas y sin proporcionar consejos, soluciones 0 respues- tas, pero dejandole al tiempo el trabajo de taer lo que todavia es inmaduro para su cumplimiento. Dependencia-independencia. La caracteristica de esta edad es la rapida alternancia de «independencia despectiva» y «dependencia regresivam, y ademas la coexistencia a veces de estos dos extremos. El ejemplo concreto de esta ambi- valencia se encuentra en la rebeldia a las reglas de los 114 DONALD WINNICOTT padres y en la necesidad de cercania a los propios padres y de su confirmacion. Llegar a casa después del horario admitido les permite sentitse autonomos ¢ independien- tes, de alguna manera «grandes», aunque cuando, de una manera aparentemente paradéjica, en el mismo dia se ha buscado el consuelo materno por la desilusion de una mala nota o por el miedo a un fracaso. EI papel de las figuras adultas que rodean al adolescente ad- quiere un valor fundamental en esta dindmica. Con el fin de que el niiio atraviese y resuelva los conflictos, es necesario que los adultos estén presentes y, sin querer ensefiar o acelerar los procesos de madurez, que sean capaces de ofrecer un espacio de comparaci6n. La comparacién no tiene que ser vengativa 0 juzgadora, sin elementos de represalias, pero con su propia fuerza. En vistas a un desarrollo general y de progreso es im- portante que los jévenes puedan modificar el mundo que les rodea, y mostrar a la sociedad cémo construir nuevas y mejores realidades sin que estas confieran responsabilidades que toda- via no son capaces de gestionar. Como subraya de manera efi- caz Winnicott, donde esta presente el desafio del nifio o de la nifia que crece, es importante que haya un adulto preparado para aceptar el desafio. \/ Aislamiento. Otro elemento peculiar del adolescente es que vive esencialmente aislado. En esta etapa se repite lo que ya habia ocurrido en la primera infancia, en el perio- do en el que el nifto, antes de repudiar el «no yo» y cons- tituirse en un individuo separado, capaz de construir rela- ciones objetales, vivia un estado de aislamiento. Del mismo modo, partiendo de una posicién de segregacion que inicia el proceso que conduciré hacia la creacion de vinculos y, por Ultimo, a la socializacién real y propia. ths EL DIFICIL CAMINO DELAADOLESCENCIA = 115 st aT? 4 A " ‘nu adolescentes ya son un conjunto de soledades indivi- |, {| {dwalles que de muchas maneras tratan de formar un con- glomerado, reagrupandose bajo una identidad de gustos. \W Sexualidad, En este periodo se alcanza, desde el punto de vista fisiolégico, el pleno desarrollo de la capacidad sexual. Sin embargo, la madurez hormonal y fisica se produce en ausencia de una madurez psicolégica completa: la sexuali- dad se desconoce todavia y viviéndola solo en primera per- sona, y experimentando los cambios, es cuando el nifio puede dar sentido a esta esfera de significados y emociones coloridas. Winnicott sefiala cémo aparece el «sexo antes de estar preparados para el sexo». También para la sexua- lidad, al igual que para los demas elementos que caracteri- zan la adolest#ii¢ia, se est en un periodo de intentos enca- minados a atiguirir conocimientos y madurez. Los nifios desarrollan una serie de rapidos cambios fisicos a ni- vel genital y experimentan una nueva excitabilidad; las nifas viven la menarquia y asisten al florecimiento de una serie de nuevas sensaciones relacionadas con los cambios hormonales y somaticos. E] cuerpo crece de repente, a menudo de una manera no armoniosa. De esta manera nos encontramos con un cuerpo adulto sin ser todavia adultos. El conocimiento y la aceptacién del propio cuerpo no siempre son sencillos ni estan exentos de sufrimientos. En las nifias son frecuentes la incomodidad y la vergiienza por el desarrollo de los caracteres sexuales secunda- rios (el crecimiento del pecho, la ampliacién de la pelvis) que las exponen a la mirada de los hombres. Cubrirse con ropa ancha y deforme, saquear el armario del padre y ponerse sus suéteres, se vuelve una estrategia para ocultar la feminidad. Del mismo modo, para los chicos, puede ser dificil encontrarse y reconocer- se debido a los cambios en la voz o por el crecimiento del vello. 116 DONALD WINNICOTT Las primeras experiencias sexuales de la adolescencia se pro- ducen cuando el nijio todavia esta aislado y no sabe, puesto que atin no ha explorado por completo estos territorios, si sera ho- mosexual, heterosexual, 0 simplemente narcisista. Los instintos sexuales, que a veces surgen de manera escandalosa, pueden asustar o crear tension en el nifio, por lo que la masturbacién 0 una actividad sexual de tipo compulsivo se constituyen mas como un intento de librarse de los impulsos instintivos que como una bisqueda del placer. Con el descubrimiento gradual de es- tas nuevas sensaciones y de lo que significa vivir en un cuerpo tan diferente del que se habia acostumbrado de nifio, los adoles- centes desarrollan un juego sexual que poco a poco adquiere cada vez mas la forma de la sexualidad adulta. Sin embargo, durante la pubertad las experiencias fisicas se desvinculan de la planificacién a largo plazo del mundo de los adultos: para los nijios, en las primeras experiencias no se busca establecer vinculos duraderos 0 destinados a la construccién de una familia 0, simplemente, de construir una pareja que se ca- racteriza por una cierta estabilidad, sino que mas bien es la creacion de un juego compartido. Este intento no se tiene que leer como el resultado de la superficialidad del niiio: es impor- tante entender su valor, que esta en ofrecer un espacio de explo- racion de si mismo y de los demas. Al aprender lo que se refiere al sexo, los adolescentes necesi- tan una relacion con alguien que sea a la vez maduro y fiable. Por lo general, segvin el autor, es mejor que sea un adulto fuera de la familia, con el que sea posible ver a la propia familia desde una cierta distancia y, de esta manera, poder evaluar de mane- ra crit \/ Tdealismo. Los nifios que atraviesan la etapa de la puber- tad no han experimentado todavia la desilusién y viven sin que todavia se haya estructurado una vision distante. EL DIFICIL CAMINO DE LA ADOLESCENCIA 117 En otras palabras, al no haber todavia adquirido com- pletamente el principio de realidad, no son capaces de tener en cuenta los efectos secundarios 0 a largo plazo de determinadas acciones 0 decisiones. Como conse- cuencia de esto, la vida de los adolescentes se ve animada por un fuerte sentimiento de idealismo, que colorea de significados fuertes y emocionantes los pensamientos y los comportamientos con los que se mueven en el mun- do. Tienen grandes proyectos, abrazan grandes ideales y estan seguros de tener la receta para cambiar el mundo. ELEMENTOS DE APARENTE ENFERMEDAD Justamente por ser una etapa de paso y de estructuracién del Self, en el que dibujar los limites y aprender a moverse en el in- trincado laberinto de caminos que atraviesan el mundo, la ado- lescencia implica manifestaciones y sensaciones muy fuertes y extremas, que en la edad adulta serian consideradas como pa- toldgicas. En este sentido, la adolescencia sana, para ser asi, por su propia naturaleza tiene que presentar elementos de aparente enfermedad. En concreto, Winnicott describe tres tendencias de este tipo. La exigencia de evitar la «falsa solucién», que corresponde en el mundo de los adultos a la forma de actuar del psicético, incapaz de construir compromisos. Del mismo modo, los adolescentes viven adoptando una cruda moralidad basa- da en posicianesradicales, en blanco o negro. En ellos no hay espacio parila negociacién o los matices que permiten dulcificar la ‘nifléxibilidad de la verdad absoluta, de con- textualizarla y de leerla en perspectiva. Animados por fuer- tes ideales, los nifios tienen razonamientos y significados 118 DONALD WINNICOTT extremos, para los que estructuran uno «correcto» y uno «equivocado», aman y odian con rapidez y a veces son caminos simultaneos de un extremo a otro. De ahi las protestas, los movimientos estudiantiles, las revueltas, el sentirse totalmente adheridos a un ideal que, durante un cierto periodo, se vuelve el motor de su propia vida, la lente a través de la cual se mira el mundo. La exigencia de «ser indiferente a todo» o de «onsentir», la mis- ma que se encuentra en la depresién psicotica unida a la despersonalizaci6n. El nifio que atraviesa la zona de cal- ma se siente insignificante. Al no haberse encontrado todavia a si mismo y al no haber delimitado los limites de su propia personalidad, no posee una identidad ni un papel dentro de la sociedad. Todo esta todavia pendien- te, no sabe quién es, en qué se convertira, qué podra es- perar de si mismo y del mundo que le rodea. Este estado de suspension e indefinicién c: un sentimiento de inconsistencia, solo al atravesarlo desatara una lucha in- terna para «consistir», sentirse real y poder definir su propia identidad personal. Estos son los aiios en los que nos miramos frente al espejo, probando nuevos peina- dos, vistiendo ropa que nos defina, dejando sefiales en el cuerpo (tatuajes, piercing) que nos digan a nosotros mis- mos y a los demas quiénes somos. La exigencia de desafiar, que corresponde a las tendencias antisociales que se presentan en la delincuencia. El ata- que, la rebeldia y la lucha que cada adolescente, a su ma- nera, pone en practica a menudo adquieren, por sus ca- racteristicas fenomenolégicas, una forma similar a la de los comportamientos antisociales en los adultos. Lo que diferencia las dos condiciones reside en la dindmica de la EL DIFICIL CAMINO DE LAADOLESCENCIA 119 ‘efiologia: en la raiz de las tendencias antisociales adultas siempre hay una privaci6n, una interrupci6n en el recorri- do sano y normal del desarrollo; en cambio, en la base de los desafios de los adolescentes existe una bisqueda de sig- nificado y de identidad. Si se analiza el fenémeno en su complejidad, se puede observar cémo los comportamien- tos aparentemente antisociales (por ejemplo, robos, abuso de sustancias, actos de rebeldia), en el adolescente sano, se comprueban como una dindmica de grupo, en el juego compartido con los demas. La adolescencia es un desafio a si mismo, al mundo y al futu- ro. Es necesario que los adultos sean capaces de aceptar este desafio, reconocer el espacio adecuado, comprendiéndolo en su significado evolutivo. Cada vez que la familia y la sociedad fracasan en estas delicadas tareas, se corre el peligro de trans- formar la adolescencia en un riesgo, sufrimiento o, en los casos mas graves, en psicopatologias. Y perder ese enorme patrimo- nio creativo que cada adolescente lleva en si mismo y que le entrega al mundo. Presencia de elementos de enfermedad en una adolescencia ; Aparicion del «sexo antes sana: cruda moralidad e 7 de estar preparados para el sexon: retraso entre madurez fisica y biolégica inflexibilidad, sentimientos de suspensién e indefinicién, | necesidad de desafios para buscar significados y una ide Superacién del complejo de Edipo y de la etapa de latencia Es un desatio a si mismo, | al mundo y al futuro ‘Adolescentes como conjunto y como soledades aisladas que tratan de unirse para buscar una identidad El entorno tiene que ser estable y de contencién, pero también de comparacién, desafiante (sociedad adulta como un Laboratorio en el que experimentar] El paso del tiempo y el proceso natural de madurez curan de la enfermedad de la adolescencia Energia, vitalidad, inmadurez, idealismo Nuevas relaciones: amigos, profesores, entrenadores. cuerpo y del mundo infantil, fin de laidealizacién de los padres Se tiene que vivir y atravesar, tanto en los periodos de borrasca como en los de calma Es un viaje de descubrimiento, definicién y afirmacién personal Periodo de experiencias nuevas y desconocidas, reestructuracién de habitaciones internas, cambio del cuerpo y del pensamiento Alternancia entre independencia despectiva y de dependencia regresiva FALSO SELF Y VERDADERO SELF EL FALSO SELF, UNA MASCARA PARA ENFRENTARSE AL MUNDO En el ensayo El proceso de maduraciény el ambiente facilitador (1965), Donald Winnicott dedica un capitulo («La distorsion del Yo en relacion al verdadero y al falso Self») para tratar el falso Self. E] interés suscitado por este ¢afi¢epto innovador depende de la plasticidad del modelo que scribe, es decir, del hecho de ser adaptable no solo a la psicopatologia, sino también a la normalidad y a la salud. Desde el punto de vista de Winnicott, salud y enfermedad mental se colocan a lo largo de un conti- nuo, y sobre este continuo se puede leer, explicar, el falso Self tanto como un aspecto caracteristico de la patologia clinica 0 subclinica 0 como un elemento verificable también en las si- faliquSelf se ia tuaciones de normalidad social. Por lo tanto, él configura como un aspecto que no forma parte’ clinico bien definido, sino que se puede enconti sotros, de una manera mas o menos matizada, Win i refiere, con este término, a todas aquellas situaciones en las cuales el individuo experimente una fuerte sensacién de inuti- lidad subjetiva y de no existencia. 124 DONALD WINNICOTT Vv Corresponde a una modalidad del de- sarrollo de la identidad que empieza en las primeras etapas de la vida in- fantil, que se produce cada vez que el nifio no consigue encontrar en su ma- dre el reflejo de sus necesidades y de sus deseos. Repetidas experiencias de falta de reflejo lo llevan a crecer sometido a las necesidades y los de- seos de ella. De esta manera, el nifio aprende, a partir de las experiencias cotidianas repetidas, a construir su sentido de la identidad en base a su capacidad de condescender a las de- mandas de los demés. Siel nifio pone en practica esta modalidad para ase- gurarse la cercania protectora, la atencién y el afecto de las figuras sig- nificativas, es porque estas tienen di- ficultades para reconocer sus esta dos emocionales y para asegurar la contencién. Segiin Winnicott, el verdadero Self coincide con el ntcleo real y au- téntico del individuo, con su capacidad creativa y la posibilidad de expresar de forma sincera su propia identidad en las relacio- nes con los demas. Por el contrario, el falso Self es una creacién psicoldgica que refleja la voluntad de esconder el verdadero Self. En otras palabras, esto constituye una especie de escapatoria a los proble- mas que el entorno nos pone y se realiza gracias a recurrir a soluciones «in- telectuales»: mi ingenio, trato de entender qué es- peran los demas de mi, simulo, y de esta manera trato de salir de una situa- cién dificil. Winnicott desarrolla sus reflexiones sobre el falso Selfa partir del concepto freudiano de dependencia anaclitica y la formula basada en la observa- cién de la relacién de la madre con el lactante. ‘También este caso se extrae de la tradicién psicoanalitica y, gracias a su expe- riencia clinica con miles de madres y nifios, afiade puntos de vista, ideas, modelos que todavia hoy influye en el trabajo de los psicdlogos y psicoanalistas. FALSO SELF Y VERDADERO SELF 125 Para lograr entender los mecanismos que conducen al desa- rrollo del falso Self, Winnicott propone dos situaciones opuestas: que se pueden confirmar en la historia relacional del nifio: una en la que esta presente una madre «suficientemente buena» y otra en la que, en cam- bio, la madre no es «sufi- cientemente buena». La madre «suficiente- mente buena» es capaz, desde el tiltimo periodo del embarazo, sintonizar con el nifo. Después del parto sabe reconocer y compla- cer el sentimiento de om- nipotencia y darle sentido a esa ilusion; le ofrece dia- riamente todas las oportu- nidades de jugar con los elementos ilusorios hasta que llega a construir sim- bolos. Lo que a una madre «suficientemente buena» le ocurre cada dia es que capta los gestos esponta- neos del nifo, les atribuye un significado, permi- tiéndole al nifio, de esta manera, conectar su pro- pia espontaneidad con el mundo externo. Por ejem- plo, la madre siente el llanto de su hijo y por la DEPENDENCIA | ANACLITICA ww En la teorfa freudiana, el nacimiento del sujeto tiene lugar gracias a la presencia de dos objetos fundamen- tales: el cuerpo de la madre (que también incluye la manera en la que la madre tiene de comunicarse con el nifio a través del cuerpo: la mira da, la manera en la que lo toma en brazos, el acariciarlo, en manipular- | lo, en tener cuidado de éU y la ima- gen del propio cuerpo (como estoy hecho, como me siento en mi cuer- po, como ven los demés mi cuerpo). Estas experiencias influyen las pos- teriores elecciones relacionales y la manera en la que se regula la d pendencia en las relaciones vas. Freud habla de dependencia: ales el objeto es amado porque te devil la imagen de la.madrel y narcisistas (en las cuales el objeto es amado porque le devuelve al sujeto una | anacliticas (en lag Ive al sujeto imagen ideal de si mismo} | —_—_]