Está en la página 1de 202

Mi único consejo: nunca beses a un extraño.

Mira, una vez besé a este hombre sexy en el bar en un desafío, y resulta que es un Royal Fae
destinado a ser mi compañero. Ahora me han arrastrado a la Academia Elemental Fae para
controlar los poderes que desbloqueé esa noche.

Entonces besos? Sí, eso no volverá a suceder. No

Lección aprendida.

Excepto que también besé a Titus. Y, bueno, ahora estoy en un mundo de problemas. Sigo
quemando cosas, inundando dormitorios, y he atraído a la brigada de chicas malas del campus.

Este Reino Fae es una pesadilla hecha realidad. Verdaderamente.

Pero aquí también hay sueños.

Sexy

Y están en la forma de cinco mentores de Elemental Fae. Se supone que deben ayudarme a
controlar mis poderes, pero ¿quién va a evitar que los elementos me controlen?

Prólogo
Exos

"Su cumpleaños es la próxima semana". Elana se recostó en su silla a la cabecera de la mesa del
consejo, con sus ojos gris plateados llenos de expectación. "Permitir que se quede en el reino de los
mortales es un riesgo que no podemos permitir".

"Entonces mátala," sugirió Mortus, su tono plano. "Ella es una abominación".

"Escucha, escucha", acordó Zephys. "Solucionaría varios de nuestros problemas".

"¿Pero y si ella es la indicada?" Vape siempre fue la voz de la razón en estas reuniones. Se sentó
frente a Elana, con el pelo blanco recogido en un moño y las líneas que adornaban su rostro
mostrando sus casi milenios de vida.

"Oh, esto de nuevo". Mortus sacudió la cabeza. "La maldición es un mito".

"Dile eso al Espíritu Fae casi extinto", dijo mi hermano desde su asiento en la mesa. Me paré detrás
de él, dejando mi asiento a su lado vacante. Había muchos que querían que me uniera al Consejo
Real, que tomara mi lugar en la Corte de Fae, pero nunca deseé esa vida. Yo era un guerrero por
naturaleza. No un rey, a pesar de que mi sangre indicó lo contrario.

"Su madre causó eso". Una llama jugó sobre los dedos de Blaize mientras hablaba. “Solo pensé en
señalarlo. De nuevo."
"No lo sabemos con certeza", recordó Vape, su tono severo pero gentil. Debido a que este era un
tema delicado, uno de los que se sentían fuertemente en la mesa. Especialmente Mortus, el fae que
luchó contra Ophelia Snow hasta la muerte. El noventa por ciento de los Spirit Fae perecieron el
mismo día. Algunos argumentaron que fue una coincidencia. Otros acusaron a Ofelia de ser la
fuerza destructiva, su traición sacudió todo el Reino Fae.

Mis instintos me dijeron que había más en la historia de lo que parecía, pero no sabía qué.

"Oh vamos. Todos sabemos que Ofelia fue la causa, y este pequeño terror será igual de
problemático ”. Zephys se puso de pie. “Ni siquiera sé por qué estamos teniendo esta
conversación. Es una pérdida de tiempo sangriento.

"Sentar. Abajo —ordenó Elana, su lugar en la cabecera de la mesa le otorgó la autoridad de la


habitación. Como la mayor, y posiblemente la más poderosa de las hadas, tuvo un peso
significativo en esta discusión. A pesar del hecho de que solía ser mentora de Ofelia personalmente,
proporcionándole una opinión un tanto sesgada.

Aún así, creía que todos merecían una oportunidad. Incluso a Claire. "Ella no debería tener que
pagar por los pecados de su madre", murmuré, sabiendo que mi hermano estaría de acuerdo. "Voto,
le damos una oportunidad".

"Por suerte, tu voto no cuenta, entonces," se burló Mortus.

"Pero el mío sí", respondió mi hermano. “Y mantengo las palabras de mi hermano. Claire no
debería ser castigada por algo sobre lo que no tenía control. Deberíamos traerla al Reino Fae.

"¿Y hacer qué con ella?" Blaize exigió. “¿Mantenerla en una jaula? Ella es una Halfling. Ni
siquiera sabemos qué habilidad elemental poseerá.

"Claramente espíritu", respondió mi hermano, su voz tranquila. "Y probablemente el otro". Eso fue
lo que distingue a nuestra especie, el Spirit Fae, de los demás. Si bien el espíritu era nuestro
elemento principal, todos mantuvimos uno secundario. Para mí, eso fue fuego. Para mi hermano,
agua. Nuestro tipo solía tener el mayor poder en el Reino Fae como resultado, y todavía lo haría si
la mayoría de nuestra especie no se hubiera colapsado misteriosamente y muriera en un solo día.

Mortus resopló. "Derecha. Estará débil con esa sangre mortal bombeando por sus venas.

"O increíblemente fuerte", dijo Vape con su voz ronca y vieja. “Hay una profecía que representa a
un Halfling de cinco elementos. Podría ser ella.

"Tú y tus maldiciones y profecías", se quejó Mortus, sacudiendo la cabeza. "Muéstrame la prueba,
viejo".

"Está escrito en las estrellas" fue su respuesta críptica. A pesar de ser un elemental de agua, parecía
tener una habilidad de previsión, algo que nadie más poseía. Pero para alguien de su edad, y con su
experiencia, casi tenía sentido que pudiera representar patrones a tiempo, predecir un evento antes
de que ocurriera.
"Deberíamos votar", dijo Elana, mirando a los partidos en la mesa. Cada elemento tenía tres
representantes, que se componía principalmente de las líneas de sangre reales y algunas hadas de
alto rango con afinidades más fuertes por los demás.

Aparecieron carteles, cortesía de un elemental de aire que los transportaba de un viento sutil y los
dispersaba por la superficie larga y ovalada.

"¿Deberíamos llevarla al Reino Fae?" Elana preguntó.

Púrpura significaba afirmativo. Oro para negativo.

Mi hermano inclinó el suyo hacia el lado violeta, Mortus y Zephys inmediatamente se volvieron
dorados. Blaize sorprendentemente eligió el morado. "Llámame curioso" fue su explicación. Varios
otros siguieron su ejemplo, todos manteniendo una opinión similar, llevando a la sala a un acuerdo
inesperado al permitirla ingresar al Reino Fae.

"De acuerdo entonces." Elana juntó las manos sobre la superficie dura. "¿Qué vas a hacer con ella
cuando llegue?"

"Envíala a la Academia". La sugerencia de mi hermano pareció sorprender a la habitación.

Las mejillas de Mortus en realidad se tiñeron de rojo. “¿Corromper a nuestra juventud? No."

¿Juventud? Pensé, casi riendo.

Los fae crecieron más rápido que los humanos y no comenzaron a asistir a la Academia hasta los
diecinueve años. Encajaría perfectamente con la multitud, aparte de haber crecido sin acceso a sus
regalos durante las últimas dos décadas.

La mayoría de las hadas comenzaron a usar sus dones más temprano en la vida, pero Ofelia había
lanzado un hechizo sobre Claire para detener su progresión elemental. Había sido una de las
muchas atrocidades que las hembras habían infligido a otras antes de su muerte. Y también había
sido la razón por la cual el Consejo decidió dejar que Claire permaneciera en el reino de los
mortales. Ella no podía defenderse aquí, y había muchos que la querían muerta.

Caso en cuestión, el furioso Espíritu Fae a mi izquierda: Mortus. Podía sentir las intenciones
malévolas saliendo de su aura. Si se lo permitía, él mismo mataría al Halfling.

Claire necesitaría un protector, o varios, para sobrevivir aquí. Y desafortunadamente, si sus poderes
se manifestaran como deberían, ella también sería demasiado peligrosa para el mundo
mortal. Dejándola más bien ... atascada.

"La Academia." Vape se rascó la mandíbula, considerando. “Eso le daría la capacidad de aprender
más sobre sus dones. Ahora está matriculada en la universidad humana, ¿sí?

"Sí", confirmó Elana. “¿Pero a qué sector asistiría? El espíritu se disolvió después de ...
"¿Su madre destruyó a todos?" Ofreció Mortus. ¿No puedes admitirlo en voz alta, pero permitirás
que su abominación asista a la Academia? ¿Jugar con las mentes impresionables de nuestro
reino? Se levantó. “Esto es ridículo y lo sabes. No puedo ser parte de esta conversación ".

"Entonces vete", dijo mi hermano, su voz dura. A pesar de que Mortus es el mayor de nuestra
especie, la sangre real de mi hermano reemplazó la autoridad del hombre mayor. "Mi hermano y yo
representaremos a nuestro tipo en tu lugar".

"Te gustaría", dijo Mortus, sus ojos negros y brillantes aterrizaron en mí. " Su Alteza ". Se inclinó
burlonamente. “Disfruta jugando con el destino. No te sorprendas cuando te muerda ". Salió de la
habitación, dejándome suspirando a su paso.

Ese bastardo me vio como una amenaza constante a su posición. Como probablemente debería, ya
que claramente no podía comportarse como un adulto de trescientos años. Ni siquiera tenía la
décima parte de su edad, y me comporté más apropiadamente.

"¿Qué piensas, Exos?" Elana preguntó. "¿Debería asistir a la Academia?"

"Le proporcionaría las herramientas que necesita para perfeccionar sus dones elementales", dije
lentamente. “Pero Mortus trajo un punto razonable. ¿Quién la ayudará a aprender sobre la habilidad
más importante de todas: el Espíritu?

Ella asintió. "Tengo una idea para eso". Un destello travieso entró en la mirada del viejo fae, uno
que me advirtió que no iba a disfrutar su sugerencia en lo más mínimo. Me gustaría que la
entrenaras. De hecho, también creo que deberías ser tú quien la recupere.

"¿Por qué?" Solté, incapaz de contener la palabra.

Los labios de Elana se curvaron. “Porque eres el Spirit Fae más poderoso que he conocido. Y si
alguien puede protegerla, eres tú.

"Ella tiene razón", estuvo de acuerdo mi hermano, mirándome con sus penetrantes ojos azules, del
mismo tono que los míos. “Eres el más fuerte entre nosotros. Si alguien puede controlarla y
entrenarla, eres tú. Levantó su mano para descansar sobre la mía en el respaldo de su silla. "Ella te
necesita, Exos".

"Es una buena combinación", agregó Vape. “Protección unida a la enseñanza. ¿Asumiendo que
estás preparado para el desafío? Levantó una ceja blanca, su mirada sin fondo clavada en la mía. El
viejo elemental sabía que no podía rechazar una citación, especialmente cuando la respaldaba.

Suspiré. "Multa. La traeré del Reino Humano. Hablaremos de la tutoría cuando regrese.

"Excelente." Elana extendió las manos. "Entonces creo que estamos suspendidos por ahora?"

"Cuando todo esto se vaya al infierno, recuerda que voté en contra de todo", dijo Zephys,
alejándose de la mesa. "Y si ella muere, no lo hice".
Mi hermano me apretó la mano antes de soltarla. “Necesitarás toda la suerte que puedas obtener,
Exos. Intenta no morir conmigo.

Yo sonreí. “Cualquiera que lo intente merece su destino. ¿Verdad, Cyrus?

Me devolvió la sonrisa. "Derecha." Chocamos con los puños mientras él se levantaba. "Vibraciones
felices".

"Vibraciones felices", respondí.

Los necesitaría, especialmente para el camino por delante. Porque había muy pocos lugares peores
que el infierno, y el Reino Humano era uno de ellos.

Sí, que suerte tengo.

Claire
"¿Verdad o reto?"

Casi escupo mi bebida, una especie de brebaje afrutado que mi mejor amiga me había dado. Como
fresas o algo así. Realmente dulce. Totalmente no es el punto. "No estamos jugando este juego,
Rick".

“Oh, Claire Bear, estamos por lo que jugar a este juego.” Los labios de Amie se abrieron en una
amplia sonrisa. "Y la cumpleañera va primero".

Intenté poner los ojos en blanco, pero la habitación ya estaba girando. No estaba borracho
exactamente. Solo muy borracho. O pensé que ese podría ser mi estado actual. Honestamente, me
sentí muy, muy bien. Como intocable. Poderoso. Feliz . Pero esta bebida con sabor a fruta en mi
mano era tan bla. Necesitaba algo con más fuerza, como un tiro o algo así. Tal vez-

"¿Verdad o reto, cumpleaños bebé?" Rick preguntó, mostrándome una de sus sonrisas sexys como
el pecado. Por desgracia, él y yo compartimos una preferencia por los hombres. No el uno al otro.

"No", dije. "No jugar."

"Pero tengo el mejor desafío para ti", dijo Rick, con un brillo perverso en sus ojos oscuros. Había
recibido varias veces sus desafíos y sabía que no debía aceptar.

"No", repetí. "Mi cumpleaños, mis reglas". Eso fue una cosa, ¿verdad? Sí, debería serlo. "Lo estoy
haciendo una cosa".

"¿Que cosa?" Amie preguntó, luego sacudió la cabeza, agitándome. “Ignórala, Ricky. Ella
jugará Sabes que lo hará. Nuestro oso Claire no puede negar un desafío.

"Oh Dios mío." No podía creer que estuviéramos hablando de esto. "Tenemos veintiún años,
muchachos, no dieciséis".
"¿Estás diciendo que somos demasiado viejos para la verdad o el desafío?" Brittany sonaba
horrorizada. “Estoy no demasiado viejo para nada”.

"Oh, lo sabemos, B", dijo Rick, acariciando su mano. "Sabemos."

“Y lo que es que se supone que significa?” ella exigió, dándome un dolor de cabeza.

"Sabes lo que significa, pequeña". Fingió sacudirse su cabello inexistente, las puntas gelificadas en
su cabeza no se movían ni una pulgada.

"No, no sé ..."

"Está bien", interrumpí, no queriendo estar en medio de un festival de bromas en mi noche de


cumpleaños. "Elijo atreverme". Porque era la única forma en que estos dos callarían el
infierno. "¿Qué quieres que haga, Rick?"

"Él." Señaló a un niño, no, un hombre, con una chaqueta de cuero en el bar.

Mi mandíbula en realidad cayó. " ¿Qué ?" Estaba tan fuera de mi alcance que ni siquiera estábamos
jugando en el mismo campo. Y no me sentía así debido a la falta de confianza. No, me consideraba
bastante bonita, una B sólida en las listas. Pero ese hombre era increíblemente hermoso en una
especie de chico malo-rockero. Hombros fuertes, cintura delgada, hermoso cabello rubio blanco.

Dibujé mi pulgar contra mi labio inferior. Sí, él era el tipo de mujeres con las que soñaba, el tipo
que podría destruir algunas partes de mujeres en el dormitorio. O, al menos, eso era lo que exudaba
su exterior seguro.

Como si sintiera mi lectura, me miró y me hizo agachar la cabeza.

"Sí, él", dijo Rick, con una sonrisa en su voz. Te ha estado vigilando toda la noche, Claire,
bebé. Tienes que ir a poner uno sobre él. Ese es mi desafío.

"¿Quieres que lo bese?" No pude evitar el chirrido en mi voz. "¿En el bar?"

"No sería tu primera vez", señaló. ¿Cómo se llamaba el tipo? Justin? ¿Jack?"

"Jeremy", le dijo Amie.

Rick chasqueó los dedos. "Jeremy. Eso es. No tuvo problemas para chuparle la lengua de la
boca. Quiero verte hacerle eso a nuestro hermoso tipo de allá. Principalmente porque quiero
deets. Apuesto a que es el tipo dominante, el tipo que se hace cargo del beso y le enseña a tu boca
una buena lección o dos ".

"Oh Dios." Mi cara estaba en llamas, mi cabeza ya se sacudía de un lado a otro. "Dame una verdad
en su lugar".
"No, este es un buen desafío". Tomó un trago de su cerveza y se relajó en la cabina, su brazo libre
cruzó la espalda sobre los delgados hombros de Brittany. “Te reto a besar al chico malo rubio. Y
luego repórtate.

"Si no lo haces, lo haré", interrumpió Amie, los ojos de mi mejor amiga adquirieron un brillo de
adoración mientras estudiaba la barra. "Está caliente ".

Rick resopló. “Te amo, A, lo hago, pero la única en esta mesa con un tiro es nuestra Claire
Bear. Ha tenido una erección por ella toda la noche. Créeme. He estado mirando ".

"¿De Verdad?" Pregunté, de repente sintiéndome demasiado sobrio. "¿Me ha notado?"

"Oh, sí, constantemente". Otro sorbo. En serio, ve y saluda . Mira qué pasa. No es como si
estuvieras saliendo con alguien, C. "

Presioné mis palmas húmedas contra mis muslos expuestos, mi falda se sentía demasiado corta para
la comodidad. El hombre había vuelto a su bebida, de espaldas a mí otra vez. Incluso desde atrás, el
chico rezumaba atractivo sexual. Amie tenía razón. Definitivamente estaba caliente con
una H mayúscula . "No sé", le dije. "Necesito otro trago o cinco para eso".

El aro a través de la ceja marrón de Rick brilló cuando él lo arqueó. "¿Desde cuándo este tipo de
desafío es un problema para ti?"

Desde que me pediste que besara lo que parece ser un dios con un abrigo de cuero. "Tengo esto",
respondí en su lugar. “Solo necesito un poco más de coraje líquido. Y es mi cumpleaños Ni siquiera
debería tener que preguntar, ¿verdad?

Su mirada lo sabía. "Sí, sí." Levantó la mano en busca del camarero, un hombre que había estado
mirando a Rick con interés toda la noche. Iban a follar totalmente más tarde. "Mi amigo demasiado
sobrio aquí necesita una ronda de disparos".

"¿Tequila?" sugirió el lindo camarero, Drew.

"Perfecto", respondió Rick, mirándolo. "Definitivamente perfecto".

Drew sonrió, sus ojos color avellana brillaban con interés. "Vuelvo en un momento".

"Yo espero que sí."

Brittany frunció el ceño cuando Drew desapareció. "¿Cómo haces eso siempre?" ella exigió,
sonando disgustada. "Como, él se va a casa totalmente contigo esta noche, y apenas te has dicho
algo fuera de pedir bebidas".

Rick se encogió de hombros. "El poder de una mirada, cariño." Él le guiñó un ojo. "Aprenda a usar
sus mejores activos, y quizás tenga un mejor desempeño".

Ella se agarró los senos. “Confía en mí, los estoy usando. Este top no podría ser más bajo ".
Él observó su escote sustancial. “A veces, revelar menos es más. Toma a Claire Bear. Esa camiseta
gráfica es pegajosa, muestra las curvas sin mostrarlas al mundo. Y ha llamado la atención de varios
hombres esta noche.

"Porque es rubia", dijo Brittany, señalando mi cabello largo como si fuera mi único activo.

"Ella también es hermosa", agregó Amie. "Y alto, con esas piernas asesinas".

"Que está expuesta bellamente en esa falda", estuvo de acuerdo Rick.

Mis mejillas se calentaron. “Chicos, entiendo que es mi cumpleaños, pero esto está empezando a
ponerse raro. ¿Están todos golpeándome ahora? Porque tengo que decir que ninguno de ustedes es
mi tipo.

"Soy totalmente tu tipo", argumentó Rick. "Simplemente no puedes manejar mi D".

Me burlé de eso. "Sí, esa es la razón".

Otro guiño, este para mí justo cuando llegaron nuestras bebidas. "Otra ronda, si no te importa", dijo
Rick antes de que Drew terminara de distribuir los vasos. "En realidad, dos".

"En eso." Drew aparentemente estaba más que feliz de continuar sirviendo nuestra mesa,
exclusivamente.

Amie tenía razón.

Rick tenía un toque mágico, o una mirada, o algo así , porque esto siempre parecía suceder cuando
salíamos.

Chocó su vaso contra el mío, una sonrisa tortuosa coqueteando con sus labios, y disparé el líquido
en el fondo de mi garganta. Quemaba tan bien. Puede que acabara de cumplir la edad legal para
beber, pero esta no era mi primera vez en un bar. La mayoría de los clubes cerca del campus de la
Universidad Estatal de Ohio tenían más de dieciocho años, y varios de ellos no tenían tarjeta.

Dos rondas más después, una sensación cálida y confusa se apoderó de mí otra vez, haciéndome
volver a un estado cómodo, uno donde mis reservas disminuyeron. El señor Hottie seguía sentado
en el bar, sin hablar con nadie.

Hmm

Bueno. Yo podría hacer esto.

Solo camina hacia él, coquetea un poco. ¿Qué tan difícil podría ser?

"Solo un beso, ¿verdad?" Pregunté, tomando un sorbo del agua que Drew me había traído.

"Preferiblemente con lengua", respondió Rick. "Pero tú sí, boo".


Asenti. "Tengo esto."

"Maldita sea, lo haces". Él sonrió. "Ve a buscarlo, Claire Bear".

Tragué un poco más de agua y me puse de pie, probando mis talones.

El mundo giró un poco, pero por lo demás es bueno. Agregar tres pulgadas a mi altura de cinco pies
y ocho le dio a mis piernas un atractivo sexy, alargando mi apariencia general. También tenía la
falda en mis caderas luciendo indecentemente corta, pero cubría la cantidad correcta.

A menos que me agache.

Bueno, esa sería una forma de llamar la atención del Sr. Hottie.

Me reí para mis adentros mientras me acercaba a él. El taburete a su lado estaba vacío, dándome la
abertura que necesitaba. Me apreté a su lado y al asiento vacante, apoyando los codos en el
mostrador como si quisiera señalar al camarero. Mi brazo rozó deliberadamente el suyo en mi
estratagema, enviando un zumbido de electricidad a través de mi piel.

Frunciendo el ceño, lo miré y me encontré con un par de hermosos ojos de zafiro espolvoreados
con pestañas doradas. Wow, su cara de cerca era un espectáculo para la vista. La perfección
cincelada. Su boca parecía rogarme que lo probara, atrayéndome, consumiendo mi visión.

El desafío de Rick apeló mucho más de lo que debería.

¿Qué haría este extraño si le pusiera uno? ¿Me devolvería el beso? ¿Empujarme lejos? ¿Jadear?

Me incliné más cerca, cautivado por el misterio de su reacción, adicto al encanto de sus labios. Ni
siquiera había dicho una palabra, apenas se encontró con mi mirada y ya le rogaría que pasara una
noche en la cama.

"¿Quién eres tú?" Me maravillé, completamente asombrado de su existencia. Paseé mis dedos por
su brazo vestido de chaqueta, necesitando tocarlo, para estar cerca de su energía, su pura presencia.

Parecía igualmente cautivado, su garganta trabajando mientras tragaba. Su mirada azul océano
recorrió mis rasgos, su lengua se deslizó para deslizarse por la costura de su boca. Observé el
movimiento como una mujer hambrienta, deseándolo más de lo que deseaba respirar.

¿Qué me está pasando?

Este sorteo instantánea, esta atracción, me derribó, me obliga a inclinarse,


necesitándole, ansia él. Rocé mis labios contra los suyos, entusiasmado por la sensación de él al
primer toque.

Oh Dios…
Me agarró del codo, me apretó con fuerza y me acercó. La energía zumbó entre nosotros mientras
mi lado se alineaba con el suyo, su calor era una manta que no sabía que necesitaba.

"¿A menudo besas a hombres que apenas conoces?" Preguntó contra mi boca, su voz profunda,
seductora. Sexy como la mierda .

Sacudí mi cabeza. "No."

"Bueno, eso es algo, al menos", susurró sombríamente, su aliento de menta caliente contra mi
lengua. Me incliné para probarlo otra vez, pero su agarre en mi codo me mantuvo en su lugar a su
lado. "¿Quieres dar un paseo?"

Las palabras salieron como una demanda a pesar de la pregunta prevista detrás de ellos. "¿A
donde?" Pregunté, completamente bajo su esclavitud, independientemente de las campanas de
advertencia que sonaban en mi cabeza.

El es un extraño. ¡No te vayas con él!

Pero se siente tan familiar, tan correcto ...

Ese es el alcohol hablando, cariño.

O algo completamente diferente.

Porque no me sentía borracho en absoluto. El aturdimiento y la confusión de los disparos ya habían


desaparecido, dejándome caliente y necesitado contra este hombre demasiado fuerte. Su aroma
embriagador era como una droga, infundiéndome estos impulsos que no entendía.

"Afuera", sugirió, su labio inferior burlándose de mi boca al quedarse a solo un pelo de


distancia. Apreté los muslos, su profundo tenor me envió a un pozo de excitación del que solo él
podía salvarme.

"¿Quién eres tú?" Pregunté de nuevo, completamente perdido para él. Mi mirada sostuvo la suya,
mi respiración errática. "¿Qué me estás haciendo?"

"Podría preguntarte lo mismo, princesa", respondió, su mano una marca contra mi codo. "Vamos a
caminar."

Definitivamente no es una pregunta ahora.

Sin embargo, me encontré asintiendo, aceptando esta extraña propuesta a pesar de cada instinto
lógico dentro de mí, amotinando y exigiendo que dijera que no.

Es solo un paseo.

Has perdido la cabeza.

Es la cosa justa que hacer…


Había algo en él, algo que no pude identificar. Y mis amigos no me dejaron ir demasiado lejos,
¿verdad?

"Solo un paseo", susurré.

"Si." La palabra fue una promesa contra mi boca, seguida por los toques más breves que
me hicieron necesitar más.

"Por un beso", rogué.

Él arqueó una ceja perfectamente esculpida. "¿Otro?"

"El otro no contaba". Apenas nos habíamos cepillado la boca, y mucho menos besado .

Su mano se deslizó por mi brazo, dejando un rastro de piel de gallina a su paso. Mi pecho ardía con
expectación, mis piernas temblando de anticipación. Envolvió su palma alrededor de mi nuca,
sosteniéndome con fuerza como si fuera mi dueño, y presionó firmemente sus labios contra los
míos.

El fuego lamió mis venas, calentando mi cuerpo de una manera que nunca había experimentado, la
energía dentro de mí rugió a la superficie para encontrarse con la suya en un apareamiento extraño
que no podía describir, solo sentir . Su toque inflamaba mi ser, su mano me anclaba a él de la
manera más deliciosa.

Y luego maldijo.

Ruidosamente.

La gente a nuestro alrededor estaba gritando.

Parpadeé, confundido. Asustado por el caos que estalla en todo el bar.

Entonces noté las paredes chamuscadas.

Olía el aroma a madera quemada.

Sintió la ola de calor que viajaba sobre la multitud cuando un infierno surgió a través de la
habitación.

Mis labios se separaron en un grito, el extraño envolvió sus brazos alrededor de mí, protegiéndome
del tornado de sensaciones que nos golpeaba justo cuando el mundo se volvió negro.

Exos
"¿Ella quemó el bar?" La pregunta de Elana se sintió ponderada, acusatoria. "¿Qué le hiciste a ella?"
Oh, no era lo que le hice, pero lo que le hizo a mí . "Nada." No pude decir la verdad, admitir que la
había dejado besarme.

¿Qué demonios había estado pensando, de todos modos? ¿Besando a un completo


desconocido? Por el amor de Dios.

Bien, más importante, ¿por qué lo había permitido?

Porque ella era hermosa.

Porque ella me sedujo con su don elemental para el espíritu.

Porque quería probar sus labios carnosos toda la noche a pesar de saber que estaba mal.

Sacudí mi cabeza. "Logré ayudar a la mayoría de los mortales a sobrevivir, pero hubo algunas
bajas". Incluyendo a una de sus amigas, que imaginé que no saldría bien cuando Claire se
despertara.

Mierda. Me froté la cara con la mano, exhausta. Me tomó cada gramo de mi fuerza mitigar el
daño. Mi afinidad por el fuego fue insignificante en el mejor de los casos. Y Claire había hecho un
número en esa barra, su poder explotando y reduciendo el establecimiento a cenizas.

"Bueno, en una nota positiva, tenemos una historia de portada adecuada para su
desaparición". Vape descansaba en una silla cerca de las ventanas del piso al techo de la sala de
estar de Elana, sus pantalones casuales y camisa con botones sugirieron que había estado a punto de
retirarse por la noche cuando llamé.

No sabía a dónde más llevar a Claire, ya que Elana era la única miembro del Consejo en la que
realmente confiaba con su seguridad y la historia del bar. Había traído a Vape, pero a nadie más, y
me permitió acostar a Claire arriba en una de las innumerables habitaciones.

Siendo una de las hadas más antiguas, Elana poseía un exquisito pedazo de tierra, su mansión
adornada con flores y vegetación, todo animado por su Espíritu interior. Nuestro tipo controlaba la
vida y la muerte de todos los seres, incluidos los fae. A diferencia de los demás, como Vape, que
dominaba un elemento específico, como el agua.

“Sí, giraremos la historia del bar para reclamarla como una de las víctimas de la tragedia. Eso
asegurará que nadie la busque. Elana estaba parada cerca de un piano maestro, su cadera
descansando contra la superficie dura. Su aspecto juvenil desmentía su antiguo aura. Un humano
pensaría que ella tendría unos treinta años, pero sabía que tenía más de mil años. Fueron sus lazos
con Spirit lo que la mantuvo luciendo más joven, a diferencia de Vape, quien mostró su edad en los
pliegues de su piel pálida y la coloración blanca de su largo cabello.

"¿Puedes entrenarla?" preguntó, su mirada de medianoche parecía un pozo negro de sabiduría. "¿O
es ella demasiado peligrosa para la Academia?"
La piel de gallina amenazaba con rozar mi piel al recordar la energía de Claire. Nunca había sentido
algo así. "Ella es poderosa", admití, palmeando la parte posterior de mi cuello para disipar el frío
que se elevaba en la parte superior de mi columna vertebral. "Pero mi Espíritu puede domar el de
ella". Había tomado una gran cantidad de fuerza, más de lo que había usado antes, para moderar su
regalo, pero lo había logrado. "Puedo entrenarla".

Lo que realmente quise decir fue que soy el único que puede entrenarla .

Elana podría ser mi mayor, pero mi sangre real pura elevó mi estatus, haciéndome mucho más
fuerte de lo que nunca podría ser.

Injusto, si.

Pero así era la vida.

Ni siquiera mi hermano podía hacer frente a mi afinidad por el Espíritu, razón por la cual la Corona
Real me pertenecía técnicamente. Sin embargo, había elegido abdicar de mi trono en favor de una
vida de guerrero, brindándole a Cyrus la oportunidad de liderar.

El arreglo nos convenía a los dos.

"Entonces está arreglado", murmuró Elana, sus ojos gris plateados brillaban mientras
sonreía. "Recomiendo el Fire Quad ya que esa es su fuerza secundaria, así como la tuya".

"¿Deseas que resida con Claire?" Pregunté, incómodo.

“Ella necesita un protector. Creo que eres el único adecuado para el trabajo ".

Suspiré, mis manos en mis bolsillos mientras me apoyaba contra el árbol en medio de su sala de
estar. "Haré los arreglos". Porque ella tenía razón. No solo era yo el único que podía controlar las
habilidades de Claire, sino que también era uno de los pocos que la prefería con vida. La mayoría
de los demás aprovecharían la oportunidad para matarla por los pecados de su madre.

"Ella necesita más que un solo protector", dijo Vape como si leyera mi mente. "La niña requiere un
ejército de guardaespaldas".

"Lo cual no tenemos". Elana sonaba frustrada, probablemente porque nuestros hermanos fae se
negaban a reconocer y aceptar a uno de los nuestros. Abogó por la paz y la armonía entre los
Reinos Fae, por eso había creado la Academia, un lugar donde todos los Fae Elementales se vieron
obligados a unirse. Sí, tenían quads separados y clases básicas específicas, pero hubo numerosas
actividades que reunieron a los fae, como eventos deportivos donde no se permitían regalos y
cursos de educación general que abarcaban estudios humanos y otras habilidades útiles y
empleables.

"Eso es mucho para poner en un fae". El tono de Vape sugirió cómo se sentía al respecto, sin
confianza. "Una hada importante en eso".
"Me ofrecí para el trabajo". No es exactamente cierto, más que yo era el único capaz de manejar
esta tarea y no la desearía en otra. "La mantendré a salvo".

"¿Y que hay de ti?" Vape respondió. "¿Quién te mantendrá a salvo como una de las dos líneas
restantes de la realeza del Espíritu?"

Mis labios se curvaron. "Me mantengo a salvo". Y desafié a cualquiera que pensara lo contrario a
intentar follar conmigo. "No estoy preocupado".

Elana sonrió. “Eres muy parecido a tu padre, Exos. Estaría orgulloso de ...

Un grito en el piso de arriba nos hizo a los tres enderezarnos.

"Parece que la Bella Durmiente está despierta", dijo Vape arrastrando las palabras, divertido en su
expresión.

Choque.

Me lancé a las ventanas, mirando los alrededores de la mañana, con el sol de un rosa lejano en el
horizonte.

"Ella derribó un árbol", le dije, frunciendo el ceño. "¿Cómo demonios derribó un árbol?" Hubiera
sentido su uso del Espíritu, mi propia energía se había unido a la de ella hace días cuando comencé
a rastrearla. Un torbellino de agua y aire se formó afuera, arrancó varios árboles a su paso y se
dirigió hacia la casa. "Oh, joder ".

Subí corriendo las escaleras sin mirar atrás, apenas consciente de Vape y Elana pisándome los
talones, y abrí la puerta de la habitación de invitados.

Claire se encontraba en el centro de una habitación de rosas y enredaderas, su cabello rubio


enredado, sus ojos azules salvajes mientras se movían alrededor de lo que probablemente percibía
como un jardín. Se quedó quieta cuando me atrapó en la puerta, con las manos enroscadas a los
costados y los labios carnosos cayéndose.

Mi espíritu buscó el de ella, acariciándola con relajantes vibraciones destinadas a calmar su


confusión interior. Esta era una de mis habilidades personales: mi habilidad para manipular y
persuadir a otros, para calmarlos a un estado de mi elección.

Calme , insté, mirando el tornado que se disolvía afuera.

Gracias. Mierda.

Estaba funcionando.

Su esencia fue, lenta pero segura, respondiendo a la mía.


"¿Es esto un sueño?" Preguntó, su voz suave llena de asombro mientras sus hombros se
relajaban. Volvió a ver la vida de la habitación, las flores florecientes y las vides se deslizaban por
las paredes y cubrían el techo con un resplandor terroso.

Miré por encima del hombro a Elana y Vape. "Hablaré con ella".

Elana asintió, entendiendo que esto requería delicadeza, o nos arriesgamos a abrumar a Claire. De
nuevo. "Estaremos abajo, si nos necesita", murmuró el anciano.

Vape inclinó la cabeza hacia un lado. “Una cosa primero. Siento el agua. Y aire.

Sí, yo también.

Y parecía provenir de Claire.

Ella parpadeó esos grandes ojos azules hacia mí, su ceño fruncido. "¿Quién eres tú?" preguntó ella,
su tono con un toque de maravilla. "¿Por qué estoy soñando esto?"

Sí, es hora de conversar. "Bajaremos en un momento". No esperé a que Vape o Elana respondieran
antes de cerrar suavemente la puerta y encerrarme en la habitación de invitados con
Claire. Necesitábamos privacidad para esta discusión.

Claire giró, con la falda sobre sus largas y sexys piernas, con los brazos sueltos a los costados. Ella
inclinó la cabeza hacia atrás con una sonrisa llena de asombro y emoción. “Oh, es hermoso
aquí. Me siento tan vivo. Tan feliz." Más baile, su espíritu claramente borracho sobre el
mío. Aparentemente, la había calmado demasiado.

Derecha. Es hora de castigarla.

"Claire", murmuré, sentándome en el lecho de flores que ella había despertado. El colchón debajo
estaba hecho de tierra, el marco de la cama hecho a mano de los árboles de afuera. Preferí
alojamientos más modernos, pero cada fae abarcaba los elementos de manera diferente. Parecía que
a Claire le gustaba este estilo de decoración. Se inclinó para tocar las raíces que decoraban el piso,
levantando su falda para revelar las curvas de su trasero.

"Claire". Su nombre salió un poco estrangulado esta vez, mi necesidad de que ella, bueno, pare , se
haga cargo. "¿Puedes mirarme, por favor?"

"Oh si." Ella se volvió, su mirada viajando sobre mí con interés revelado. “Te miraré
felizmente. Pero como es mi sueño, realmente te preferiría sin ropa, así que sé con qué estoy
trabajando aquí.

Tosí cuando una sacudida de calor chamuscó mis entrañas. “Está bien, bueno, lo primero es lo
primero. No estás soñando ".

"Riiiighhhhtt", arrastró las palabras. “Estamos jugando duro para llegar. ¿Es asi?"
“No, no estamos jugando a nada. No estas soñando. Este es el Reino Fae, donde te traje después del
incendio.

Su ceño se frunció. Luego se echó a reír y se dobló por la fuerza.

Supuse que, en sus zapatos, reaccionaría de manera similar. El mundo que la rodeaba no se parecía
en nada al que había crecido, su versión de un bosque era una bestia destruida debido a la falta de
comprensión de la humanidad. Fae, sin embargo, abrazó el desierto, permitiéndolo entrar a nuestros
hogares y vivir pacíficamente con la naturaleza en lugar de en contra de ella.

"Claire, te estoy diciendo la verdad", intenté de nuevo, mi voz suave. “Tenía la intención de
facilitarte en esto, traerte aquí por tu propia voluntad, pero quemar la barra me forzó la mano. Tus
poderes están despertando ahora que el encanto finalmente se ha desvanecido, y debes estar entre
los de tu clase.

Ella se rió más fuerte, sentada en una de las raíces en el suelo, con los brazos envueltos alrededor
de su cintura. “Oh Dios, en serio. Este es el sueño más jodido que he tenido ".

"Porque no es un sueño", respondí entre dientes. "Estás en el Reino Fae".

"UH Huh." Se secó las lágrimas junto a los ojos. "Porque las hadas son reales".

“No hadas. Fae.

"¿Hay alguna diferencia?"

"Si. Las hadas son un mito. Los fae son reales.

"Oh. Bueno. Eso lo aclara. Ella luchó contra una sonrisa y perdió, sus labios se curvaron
nuevamente cuando otra risa cayó de su boca.

Dioses, dame fuerza y paciencia; Lo voy a necesitar "Probemos un nuevo camino", sugerí,
pensando en voz alta. "Háblame de tus padres, Claire".

Todos los signos de alegría desaparecieron, su ceño fruncido. "¿Qué? No. No quiero hablar de eso
en absoluto.

"Demasiado. Quiero que me cuentes sobre ellos.

"Y no quiero", respondió ella. "Vete a la mierda."

"No es un sueño, Claire", le dije, una vez más. “No puedo hacerme desaparecer. Háblame de tus
padres.

“No.”

"¿Por qué no?"


"Porque no quiero", repitió.

“Esa es una razón de mierda. Hay muchas cosas en esta vida que no quiero hacer, como estar aquí
contigo ahora, pero todos tenemos un sentido del deber, un propósito que no podemos ignorar. Y
quiero hablar de tus padres. Específicamente, tu madre, Ofelia. Una táctica cruel, sí, pero parecía
estar rompiendo parte de la niebla en su mente, porque sus pupilas se contrajeron, su enfoque era
astuto.

"No quiero hablar de esto", susurró.

"¿Qué sabes de tu madre?" Me pregunté, ignorando el giro petulante de su boca. "Supongo que no
mucho desde que creciste en el Reino Humano". Y su padre murió poco después de la muerte de
Ofelia. "¿Qué dijeron tus abuelos sobre ella?" Ese era quien la había criado en Ohio, los mortales
aparentemente ajenos al derecho de nacimiento natural de Claire. “Porque te pareces a ella,
Claire. ¿Te dijeron eso?

"Detener."

No lo hice Claramente necesitaba un empujón para darse cuenta de que esto no era un sueño, para
comprender realmente su entorno y propósito. Para crecer la mierda . “Ella te colocó un hechizo,
una especie de hechizo que desmanteló tu verdadera naturaleza. Finalmente se deshizo ayer, en tu
vigésimo primer cumpleaños. ¿Lo sientes? ¿El don de energía inundando tus venas? ¿Tu afinidad
por los elementos? Me preguntaste en el bar quién soy, ¿recuerdas? Usted reconoce mi
esencia. Porque eres uno de nosotros. Eres un fae Tu madre-"

“ Parar ”. Ella apretó los puños, su mirada se entrecerró. "Sólo. Detener."

"No puedo". Y no lo haría incluso si pudiera. “Necesitas escuchar esto, Claire. Necesitas
entender quién y qué eres. Y desafortunadamente, no tengo mucho tiempo para ayudarte en esto ya
que ya estás en el Reino Fae. Tu madre-"

Una ráfaga de viento me lanzó hacia atrás contra la pared, mi cabeza golpeó contra las enredaderas
con un chasquido que sentí hasta mi columna vertebral.

Claire jadeó, su mano flexionándose ante ella. "Oh Dios, oh Dios, oh Dios". Se puso de pie de un
salto, tropezando con la raíz detrás de ella y aterrizando sobre su trasero. "¡Oh Dios!"

Jadeé, alejándome de la pared. Definitivamente también tiene afinidad por el aire .

"Esto ... esto ..." tartamudeó, sus manos se palparon en el suelo, sus ojos adquirieron un brillo
salvaje. “Esto no puede estar sucediendo. Esto no es real. Necesito despertarme." Se pellizcó el
costado y me hizo fruncir el ceño.

"¿Eso realmente funciona?"

"Deja de hablar conmigo", exigió, lanzándome otra ráfaga de viento con las yemas de los dedos.
Mi mandíbula se rompió a la izquierda por la explosión localizada, recordándome un puñetazo en la
puta cara. " Ow. "

"¡Oh, joder! Estoy ... ¡Mierda! Se apresuró hacia mí, luego hacia atrás, luego se congeló con las
manos debajo de ella. Como si eso la detuviera.

Un golpe en la puerta hizo que su mirada petrificada volara de lado mientras el profundo tenor de
Vape flotaba por el bosque. "¿Todos están bien allí?"

"Solo me estoy familiarizando", respondí entre dientes.

"Parece que te está pateando el trasero, hijo" fue su respuesta.

Resoplé. "Porque estoy peleando con ambas manos atadas a la espalda".

Las cejas de Claire se arquearon. "¿Dónde estoy?"

No pude evitar mi suspiro resultante. No era como si no hubiera dicho esto unas cien veces ya. "El
Reino Fae".

" ¿ El qué ?" chilló, sacudiendo la cabeza. “Eso no es una cosa. Eso no es real ".

"Es muy real y actualmente estás dentro de él". Me masajeé la mandíbula, estirando el cuello para
aflojarlo. Levantó su mano nuevamente, obligándome a agregar: "Golpéame con otra ráfaga de
aire, princesa, y tomaré represalias". No la lastimaría, pero la fijaría. Nuestra primera
leccion? Controlar.

Su labio inferior tembló, pero sus dientes se apretaron audiblemente. "¿Qué demonios está
pasando?"

¿Esta mujer tuvo un problema de audición? Porque juré que acabamos de pasar por esto. "Todo se
relaciona con tu madre, Cl-"

La energía tembló a mi alrededor, haciendo que la cama se derrumbara en el suelo, la cabecera


desapareciendo en una pila de cenizas a medida que las llamas estallaron a nuestro alrededor.

Claire gritó.

Maldije

Y la derribó al suelo.

Claire
Esto no es real.

Esto no esta pasando.


Todo estará bien cuando me despierte.

Solo necesito

"¡Claire!" El gruñido furioso vino del hombre sobre mí, sus llamativos ojos azules brillando con
furia. "Concéntrate en mí, en mi voz".

Realmente prefiero no hacerlo.

Sólo quería ir a casa.

Despertarse.

Escapar.

Estar en cualquier otro lugar que no sea aquí, con este hombre que seguía hablando de mi madre, la
mujer que me abandonó de niña, que destrozó el espíritu de mi padre. La abuela siempre decía que
mató a mi papá cuando le rompió el corazón. Nunca se recuperó.

Odiaba a mi madre, no podía soportar escuchar nada sobre ella. Infantil, sí, pero así fue como
sobreviví, cómo escapé de mi realidad.

Mis recuerdos de mis padres eran inexistentes, habiendo sido demasiado joven cuando ella nos
dejó, demasiado joven cuando murió mi padre .

Me estremecí, las lágrimas del pasado nublando mis ojos. Recordando el dolor. Pensar en
ellos duele . No quería estar aquí No quería saber de ella . Solo quería despertar, terminar con esta
horrible pesadilla.

"Respira", exigió el hombre encima de mí. “Vamos, princesa. Escúchame. Necesito que te calmes,
que respires, que te concentres . Busca la tranquilidad dentro de ti, llámalo, llévalo hacia ti y úsalo
”.

¿De qué mierda está hablando? Podría ser un idioma diferente, por lo que sabía o me importaba.

"Claire", susurró, sus labios peligrosamente cerca de los míos. “Por favor, cariño, necesito tu
enfoque, o vas a quemar la casa. Todavía estoy agotado de antes. Solo cierra los ojos y piensa en un
lugar tranquilo. Descríbelo por mí.

Un lugar tranquilo? Pensé histéricamente, casi riéndome. "¡No jodidamente aquí!" Grité, el calor
inundando mis entrañas, derramándose a través de mis dedos y furioso a mi alrededor. "¡Déjame
ir!"

"No puedo hacer eso", dijo, sus palmas en mi cara, obligándome a mirarlo, a verlo .

Mis ojos se abrieron. "¡Estás que ardes!"

"Soy consciente", gruñó, haciendo una mueca. “Solo… respira, Claire. Respira por mi. Despacio."
"Estás en llamas", repetí, mi corazón galopando en mi pecho. ¿Cómo iba a ayudar la
respiración? En todo caso, esto empeoraría, ¿verdad? ¿Inhalación de humo?

Excepto, nada más que aire limpio se encontró con mi nariz y mi boca.

Mi ceño se frunció.

¿Cómo es eso posible?

¿Y por qué no me estoy quemando?

En realidad me sentí bastante frío, no caliente. ¿Porque las llamas eran tan intensas que me estaba
congelando? No, eso no podría ser.

"Eso es todo", susurró, su frente cayó sobre la mía. "Relajarse."

"¿Relajarse?" Una combinación estrangulada de una risa y un grito escapó de mi boca. "Esto es ...
una locura ".

"Eres un Elemental Fae entrando en sus habilidades por primera vez". Las palabras eran bajas, su
voz completamente tranquila a pesar del infierno que se elevaba a nuestro alrededor. “No es normal
que alguien de esta edad acceda a sus dones elementales. La mayoría de las hadas se enseñan de
niños. Pero puedo ayudarte, Claire.

Me estremecí debajo de él, mi piel resbaladiza, mi garganta seca. "¿Ayuadame?" Susurré, mi


mirada parpadeó hacia el incendio forestal detrás de él y de regreso a su cara. "Esto es una
pesadilla. Tiene que ser."

"No es." Las palabras fueron un aliento contra mis labios, su cuerpo duro y pesado sobre el
mío. “Por favor, Claire. Deja que te ayude."

"¿Cómo?" Pregunté, inseguro de todo esto. De él. De este lugar De la energía errática que amenaza
con estallar en mi pecho. " ¿Cómo ?"

Su nariz rozó la mía, sus dedos se deslizaron en mi cabello, su boca se deslizó sobre mi mejilla. Su
suave caricia provocó una ráfaga de mariposas en mi abdomen, un conflicto directo de los
disturbios de advertencia en mi mente. El hombre estaba en llamas . Sin embargo, parecía
perfectamente tranquilo, su fuerte forma era una manta reconfortante sobre la mía.

¿Qué me está pasando?

Mis párpados cayeron, el cansancio provocó los bordes de mis pensamientos.

No quiero a dormir .

"Imagina tu lugar feliz", una voz profunda susurró contra mi oído. “En algún lugar que te haga
sentir tranquilo, en paz. Para mí, es el lago detrás de mi antiguo hogar. Tan cálido y tranquilo, y
juro que el agua sabía a la mejor fuente que puedas imaginar. Nadar es mi serenidad, adonde voy
cuando necesito pensar. ¿Y tú, Claire? ¿A donde vas?"

"Yo ..." tragué, vacilante. "Cámping. Debajo de las estrellas. Me encanta el cielo nocturno ". ¿Por
qué le digo esto?

“Las estrellas aquí también son hermosas. Los verás esta noche. Sus labios tocaron mi garganta, mi
pulso se elevó en respuesta. "¿Dónde fuiste de campamento, Claire?"

"En Ohio", susurré, frunciendo el ceño. Mis abuelos solían llevarme al bosque, diciendo que
necesitaba estar más cerca de la naturaleza, disfrutar del aire fresco y despejar mi cabeza. Siempre
me ha encantado, sintiéndome casi como en casa rodeada de elementos.

¿No era así como me había llamado este hombre? ¿Un hada elemental?

"¿Qué es un Elemental Fae?" Pregunté en voz alta, mis extremidades se tensaron.

"Es lo que somos". Se puso de rodillas a cada lado de mi cabeza, haciendo que mis ojos se
abrieran. Ya no estaba en llamas, la habitación a nuestro alrededor era tan verde como antes.

¿Qué diablos está pasando?

"Shh, quédate en ese lugar tranquilo", dijo, su pulgar dibujando una línea a través de mi pómulo y
hasta la columna de mi cuello. "Soy fuerte, pero tú ... Me estás agotando, Claire".

Mi ceño se frunció. “ Estoy agotar usted ?”

"Si." Él ladeó la cabeza, sus iris azules adquirieron un brillo embriagador que me dejó sin
aliento. "Tu ... Ofelia ... era una fae. Una sangre pura de espíritu. Eso te convierte en un
Halfling. Un Halfling muy, muy fuerte.

"¿Ofelia?" Repetí, frunciendo el ceño.

"El nombre de pila de tu ..." Se detuvo, levantando una ceja.

Mi madre , me di cuenta. "¿Mi madre era un hada?"

"Un fae", corrigió, sus labios se curvaron hacia abajo. “Las hadas son pequeñas figuritas con alas, y
no existen. Eres un Fae . Como yo.

"¿Y los fae son ...?"

"Seres sobrenaturales con afinidades por los elementos". Parecía tan indiferente, como si este tipo
de tema se discutiera todos los días. “Ofelia era una Espíritu Fae, como yo. Y-"

"Espíritu Fae?" Lo repeti. "¿Qué demonios significa eso?"


"Un fae que se conecta con la vida y la muerte". Se balanceó sobre un brazo, levantando la
palma. "Trata de no asustarte".

"Bueno…"

Me miró por un largo momento, luego volvió a centrarse en su mano. Brillaba, la energía temblaba
sobre mi piel, cuando apareció un hermoso lirio, floreciendo en el tamaño de mi cabeza, con
grandes pétalos blancos.

"¿Cómo hiciste eso?" Me maravillé, asombrado.

"Vida", dijo, metiendo el tallo de la flor detrás de mi oreja. “Tú también tienes acceso al mismo
regalo. Y con el tiempo, te enseñaré cómo usarlo.

Uh, cierto Me había perdido de nuevo.

"¿Estás diciendo que puedo hacer eso?"

"Sí", confirmó. "Además, al parecer, a varias otras cosas". Me miró por un largo momento, su
mirada cayó a mi boca antes de volver a mirarme a los ojos. Voy a salir de ti ahora. ¿Puedes tratar
de mantener la calma?

Realmente disfrutó esa palabra. Calma. Relajarse. Respirar. "Por supuesto." Podría fingir calma si
mantenía contento al loco.

Una flor acaba de florecer en su puta mano.

Y estoy en una habitación envuelta en ... bosque.

Me pellizqué el costado otra vez.

Nada.

Esto no puede ser real .

Pero ciertamente se sintió real.

"No estás soñando", dijo en voz baja, claramente captando mi pellizco no tan sutil.

Me deslicé lejos de él, apoyando la espalda contra el árbol , sí, un maldito árbol, en el centro de la
habitación. "Reino Fae".

"Si." Levantó las rodillas hacia arriba, envolviendo sus antebrazos a su alrededor. "Sé que es mucho
para asimilar, y todavía no me crees, pero ya verás".

"¿Y si quiero ir a casa?"


Sacudió la cabeza. “No puedes, Claire. Tus poderes son demasiado para el reino de los
mortales. Destruiste esa barra.

Mi ceño se frunció. “¿Qué bar? ¿Cuando? Yo no ... Una visión hizo cosquillas en mis
pensamientos. Uno de él con su chaqueta de cuero, sentado en un taburete, sus labios a un pelo de
los míos. Y luego llamas, como las que habían adornado su espalda hace solo unos momentos,
rodeándonos y expandiéndose. "No ... Eso ... No. " Eso no podría haber sucedido. No puede ser
real. "Dime ..." me detuve, tragando saliva. "Dime que eso no es ... Dime que no lo hizo ..." Pero
sentí la verdad en algún lugar en el fondo, escuché los gritos que recordaban cuando todos se
lanzaron a la noche.

Oh Dios…

"Dime que no ..." No pude terminar, mi mano cubriendo mi boca. Rick, Bretaña, Amie ...

"Lo siento", susurró el extraño, su expresión de dolor. “Tu poder estalló en ti demasiado
repentinamente para que yo pueda anticiparlo. Traté de salvar a tantos como pude, pero la
destrucción fue demasiado ”.

"¿Destruí el bar?" Susurré.

Agachó la cabeza, como si se culpara a sí mismo. "Si."

"¿Y mis amigos?"

Sus ojos se levantaron hacia los míos, la respuesta acechaba en su mirada.

"¿OMS?" Exigí " ¿Quién ?"

"El niño", dijo.

" Rick ?" Oh Dios ... me pellizqué el costado otra vez, pero fue inútil. Yo no soñar con esto. Ni
siquiera en una pesadilla. "¿Maté a Rick?"

“No es tu culpa, Claire. No lo hiciste ...

"¿ No es mi culpa ?" Yo grité. "¡Dijiste que quemé el maldito bar!" Me puse de pie de un salto,
consciente de las raíces en esta estúpida, pequeña habitación cargada de bosque. Que mentira. Se
sentía como si estuviera afuera, pero no lo estaba. Y el aire que me rodeaba lo demostró.

Necesitaba ser libre.

Correr.

Estar en el aire limpio.

No encerrado en este pequeño invernadero con ...


Joder, ni siquiera sé su nombre!

Reino Fae.

Potestades.

Fuego.

Bar incendiado.

Me di la vuelta, sin escuchar lo que intentaba decir a mi lado. No me importa escuchar otra
palabra. Esto fue demasiado.

Yo maté a Rick .

¿Hice? ¿Y si está mintiendo?

¿Por qué mentiría él?

No lo sé. ¡No lo sé!

Su palma estaba demasiado caliente contra mi antebrazo. Me aparté de su alcance, necesitaba


espacio, necesitaba aire . Y como si escuchara mi llamada, giró a mi alrededor y lo lanzó contra la
pared nuevamente con un gruñido. Su expresión de dolor me golpeó en el corazón, haciéndome
vacilar.

No lo conozco

Yo no pertenezco aquí.

"No puedo", respiré, mirando a la ventana, observando cómo el vidrio se apagaba con el aliento de
mis labios. "Lo siento." Seguí la brisa por instinto, dejando que me llevara hasta la hierba de abajo,
sin hacer una pausa para pensar en el cómo o el por qué, solo necesitaba correr .

Tenía que haber un camino a casa. Un camino de regreso al bar. Un camino de regreso a Rick. Para
mis amigos. Mi familia.

No pude quedarme aquí. Este no era mi lugar. Esta tierra extranjera de árboles sin fin, flores y
enredaderas. Oh Dios, ¿a dónde voy? No importa. Solo corre. Y lo hice, corriendo a través de los
campos y debajo del dosel de hojas, luego cruzando y más campos, pasando por lagos, y
continuando en la naturaleza sin fin.

El sol se movió por encima, iluminando mi viaje, ayudando a mi intento de escapar.

Pero nada nuevo se cruzó en mi camino. Solo más y más árboles, más densos con cada paso.

Me di la vuelta, desconcertado, las lágrimas rodaban por mis mejillas.


"¿Dónde estoy?" Respiré, cayendo de rodillas en la espesa maleza. “ ¿Dónde diablos estoy? "

Me desplomé a mi lado, mi agotamiento finalmente me venció. Me sangraban las piernas, me


dolían los pies, mi corazón ... roto .

"No pertenezco aquí", gemí, enroscándome en una bola de desesperación. Las hojas parecían
doblarse a mi alrededor, protegiéndome de los elementos, calmando mi espíritu de una manera que
apenas podía comprender. Pero lo permití. Porque, ¿qué más se suponía que debía hacer?

"¿Quién soy?" Pregunté, un sollozo arrancando de mi pecho.

Claire ... Mi nombre susurró en el viento, mi visión borrosa por el aleteo de mariposas en lo
alto. Claire ...

Cerré los ojos, no queriendo escuchar otra palabra, negándome a reconocer esta locura por más
tiempo.

Este no es mi hogar.

Tito
Que puta mañana. Mi cabeza daba vueltas por lo que se sintió como un sueño que me tuvo en la
niebla durante horas.

Algo extraño estaba sucediendo, haciendo que el campus cobrara vida de emoción. Y no estaba de
humor para la emoción, algo que la mayoría diría estaba fuera de lugar para mí.

Sin embargo, después de mi mierda con Ignis anoche, tenía una buena razón. Acostarse con ella
había sido un gran error, no es que hubiera tenido muchas opciones al respecto, y ahora se negaba a
entender que las palabras nunca volvieran a suceder. No hice relaciones, especialmente con
personas como ella. Solo quería estar solo. Dirigirme al gimnasio y aislarme en el vestuario de los
chicos parecía ser el único lugar de consuelo que podía encontrar en esta maldita escuela.

Normalmente, disfruté el desafío que un Fire Fae como Ignis traería, tal vez incluso complacerla
con una ronda o dos antes de seguir adelante, pero había caído en un caos temporal que no podía
explicar.

Me recosté contra los casilleros y dejé que mi cabeza golpeara contra el implacable acero. Era el
único lugar en el local que no estaba cubierto de naturaleza y mierda. Necesitaba metal y
tierra. Necesitaba concentrarme. Cerrando los ojos, me concentré en las llamas que lamían mis
entrañas y amenazaban con salir de mí. El aire a mi alrededor flaqueaba, y sabía que me arriesgaba
a derretir la propiedad de la escuela si no controlaba mi mierda.

"¿Estás bien, hombre?" Preguntó River, secándose el sudor y el agua evocada de la cara con una
toalla.
Como Water Fae, él era el único tipo que se atrevía a acercarse a mí en un vestuario cerrado. Esa
fue principalmente la razón por la que los tímidos hadas y yo nos habíamos hecho amigos durante
el año pasado. En cierto modo, parecía estar aún más aislado que él. Un efecto secundario de ser el
Campeón sin poder: el ganador del anillo donde era común luchar hasta la muerte y el uso de
poderes significaba la ejecución de la manera más fantástica.

Una regla: sin poderes, de ahí el título de "Campeón sin poder".

Me tomó cierto tipo de estado mental para ganar en ese tipo de red de combate, pero ese había sido
yo durante bastantes años. Eso fue antes del accidente. Antes de la academia. Ante un amigo como
River.

Otro espasmo atravesó mi cuerpo que me dejó con náuseas. Sentí como si me estuvieran tirando de
algún lugar fuera del campus, como si todo mi cuerpo quisiera correr. Nunca escapé de mis
problemas, sin importar cuán grandes o irritantes fueran.

Frotándome la nuca, reprimí un gemido. Todo dolía como si hubiera estado de vuelta en el ring de
combate durante semanas, pero los días de golpear cráneos habían quedado atrás. Estaba tratando
de entregar una nueva hoja y controlar mis poderes en lugar de fingir que no existían, lo que
provocó la muerte de la mitad de mi familia cuando finalmente exigieron su reconocimiento.

Joder si eso iba según lo planeado.

"Debo estar enfermo", le respondí a River. Le mostré mi palma. En lugar de venas, las brasas se
retorcían debajo de mi piel como serpientes poseídas. Después de tantos años negándome mis
poderes, venían con una avaricia despiadada, o algo los llamaba a la superficie.

En lugar de miedo, River parecía divertido. "Debe ser la maldición", dijo mientras sacudía su
muñeca y enviaba agua salpicando mi piel. El vapor siseó de inmediato y empañó el aire, pero se
sintió bien.

Alejando la niebla, lo fulminé con la mirada. "No me digas que también crees en esa mierda".

Él arqueó la frente y se ató la toalla a la nuca. "¿Entonces escuchaste de ella?"

Por supuesto que había oído hablar de ella. Las noticias del Halfling se estaban extendiendo más
rápido que cualquier incendio forestal que pudiera crear. Tal vez fue la ansiedad que rodeaba su
llegada lo que me puso nerviosa.

"No tengo ningún interés en los humanos", dije rotundamente, aunque el aumento de calor en mi
núcleo sugirió lo contrario, como si de alguna manera ella fuera la fuente de todo mi poder tratando
de salir de mí. Sin hacer caso, abrí el casillero y agarré mi camisa a prueba de fuego, estirando las
fibras antes de ponerla sobre mi cabeza. "¿Por qué no vas a darte una ducha?"

Fue un intento pobre de engañar a River para que me dejara solo. El Water Fae no necesitaba una
ducha adecuada, no con sus poderes totalmente bajo control.
Presumiendo, River se roció con un chorro de agua y se acercó a mí para evaporar el exceso. Él
sonrió antes de ponerse la camisa sobre la cabeza.

"Sabes que el Halfling es una mujer ... ¿verdad?" River movió las cejas, sin duda esperando
atraerme para ir a verla por nosotros mismos. Sería demasiado tímido para acercarse a ella, pero
siempre estaba fascinado por los humanos. Tomó todas las sesiones electivas y de entrenamiento
que pudo obtener para estudiar la carrera de corta duración.

Puse los ojos en blanco. “No me importa lo que ella sea. No quiero ver a otra chica en este
momento ".

Justo cuando estaba a punto de volver a apoyarme en los casilleros, River me tomó de la muñeca y
tiró con fuerza. Enjuagó su agarre con agua que envió vapor fresco al aire y lo protegió contra mi
piel ardiente. "Deja de hacer pucheros", dijo. “Ambos sabemos que Ignis está esperando afuera, y la
has estado evitando. Es hora de confrontarla y sacar la mierda del camino. Entonces podemos ir a
olfatear a la Halfling y ver si ella te ha maldecido ”, agregó con una sonrisa.

Estreché mis ojos pero permití que River me arrastrara fuera del vestuario. Él estaba en lo
correcto. Cuanto antes me enfrentara a Ignis y le dijera que se fuera a la mierda, antes me sentiría
mejor. Algo estaba mal conmigo, y no necesitaba estar estresada por ella en este momento.

La luz del sol me hizo estremecer cuando salimos al fresco exterior del gimnasio. No era como mi
plataforma en el Reino del Fuego, con hierro y paredes que bloqueaban los elementos. La
Academia alentó a todos los elementos a jugar libremente, lo que significa que un edificio de
ejercicios y entrenamiento estaría abierto para todos. Enormes ventanas se extendían por el techo,
permitiendo que el viento y la luz se deslizaran para acariciar los grandes robles y enredaderas que
actuaban como paredes de escalada con pies cambiantes. Dejé que mi vista se ajustara, y tres
hembras se enfocaron.

Ignis me fulminó con la mirada, alta y furiosa. Su cabello rojo rizado alrededor de sus mejillas de
una manera que podría haberla hecho parecer inocente si no hubiera sido por las pequeñas llamas
que lamían las puntas de sus dedos.

Gemí cuando vi que ella había traído refuerzos. El Water Fae, Sickle, y el Air Fae, Aerie, estaban a
ambos lados de ella con odio ardiendo en sus ojos.

"Gracias, River", dijo Ignis secamente y lo despidió con la mano como si le hubiera ordenado que
me recuperara, lo que probablemente había hecho.

River agachó la cabeza y me soltó la muñeca, pero vi el brillo travieso en sus ojos cuando me miró
a través del pelo peludo que cubría su rostro. El bastardo pensó que esto era inmensamente
entretenido. "Te alcanzaré en la entrada", murmuró, metiendo las manos en los bolsillos y
arrastrándose fuera de la vista.

Suspiré. "Mira, Ignis-"


Se precipitó hacia mí y golpeó con un dedo torcido en mi pecho. Cualquier otra fae se habría
quemado por un acto como ese, pero su fuego parecía haber crecido durante la noche, después de
que me había engañado para que me acostara con ella.

Maldición.

Yo era un imbécil.

"¿Por qué me has estado evitando?" Ella chasqueó. “Ahora eres mía, Titus. Tú y yo follamos, lo
cual es un contrato vinculante entre Fire Fae durante al menos un mes.

Bueno, ella no iba a andar por las ramas al respecto, ¿verdad?

Ella sonrió, sin duda pensando que me tenía justo donde me quería. ¿Iba a ser su trofeo por un
mes? De ninguna manera iba a suceder eso.

Combiné el fuego en sus ojos con los míos. Tal vez si hubiéramos regresado al Reino del Fuego,
tendría que consentirla, no importa si me envenenó con magia de seducción o no, pero no aquí, no
en la Academia, donde se fomentó la libertad y las costumbres elementales vaciló

Eso no mejoró mi situación. Ella lucharía por que se hiciera cumplir esta costumbre en particular,
solo para encarcelarme a su lado y aumentar la reputación cada vez mayor como un Fire Fae con el
que no se debe meter. Domar a la Campeona Impotente sin duda estaba en la cima de su lista de
logros recientes y reduciría mi orgullo a las brasas más marchitas cuando terminara conmigo.

La prevención más lógica hubiera sido no dormir con ella, y por supuesto, sabía que no debía meter
mi polla en esta perra loca. Solo porque tenía una reputación de playboy no significaba que siempre
actuara en consecuencia. Nadie me creería si les dijera que me ha engañado para que me acostara
con ella.

La magia de la seducción era una mercancía del mercado negro y no estaba permitida en las
instalaciones de la Academia, pero todavía tenía el sabor amargo de su compulsión reconocible en
mi boca. La perra había avivado llamas que no estaban destinadas a ella, lo que probablemente era
lo que me había dejado tan mal en este momento. Ella podría haber probado, pero nunca más.

Gruñendo, agarré sus dedos y forcé su brazo a doblarse hacia atrás. Como la mayoría de las hadas,
ella era elegante y delgada, pero todavía era del elemento fuego. Con la cantidad de poder que la
recorre en este momento, sospeché que incluso podría ser una pareja adecuada si realmente nos
enfrentáramos cara a cara. Ya me habían criticado por pelear este año y no podía permitirme otra
marca.

“No estoy interesado en entretener tus fantasías, Ignis. Es posible que me hayas engañado en tu
cama, pero a la luz del día, te veo por lo que realmente eres. Me incliné, enunciando mis palabras
con cuidado. "No. Mi. Tipo." Le solté el brazo. “De ahora en adelante miraré mis bebidas con más
atención. No pienses que puedes engañarme de nuevo.
Ignis tropezó, exagerando el movimiento como si la hubiera lastimado. Sus ojos se llenaron de
lágrimas de cocodrilo, y sus amigos corrieron a su lado. "¿Me acusarías de tomar tu bebida?" ella
chilló.

"¡Bruto!" Sickle me espetó, su voz rechinando contra mis oídos con el borde helado de su poder,
haciéndome estremecer. “¿Cómo podrías tratar tan mal a un hada gemela como Ignis? ¡Qué
acusación tan horrible!

Estreché mis ojos y crucé mis brazos sobre mi pecho, lo cual era más un movimiento para tratar de
mantener el creciente infierno contenido que cualquier otra cosa. "Cuando ella actúa como una
especie de pareja, tal vez la trataré de la manera digna de su posición".

Haciendo caso omiso de ellos, encendí mi calor, permitiendo que lo suficiente chamuscara el aire
hasta que el fae retrocedió instintivamente, permitiéndome pasar.

Normalmente, me sentiría halagado de que un poderoso Fire Fae me hubiera considerado intocable
lo suficiente como para tener que tomar mi bebida para conseguir una noche conmigo, pero ahora
me sentía enojado, manipulado, mi orgullo herido. Es posible que la magia de seducción no esté
permitida en el campus, pero en general no era del todo ilegal porque no podía obligar a alguien a
acostarse a menos que existiera una brasa de deseo en primer lugar. Creció pasiones; No los creó.

Pero ni siquiera me gustaba Ignis, y mucho menos encontrar atractiva a la mujer diabólica.

No, algo se sintió mal. Mis poderes se agitaban sin descanso dentro de mí, como al borde del
caos. Y había comenzado tarde anoche.

Lo cual, por lo que había escuchado, fue cuando el Halfling había llegado a nuestro reino.

Susurros llegaron a mis oídos, todos los otros hadas hablando de ella.

“Escuché que ya la mataron. ¿Debería ella estar realmente aquí?

"¿Ella está atada?"

"¿Quién es su mentor?"

"¡Escuché que está buena!"

Gruñendo, encontré a River apoyado contra la entrada y lo rocé. "¿Desde cuándo juegas lapdog a
Ignis?"

Él se encogió de hombros, un poco avergonzado. "Da un poco de miedo, si no lo has notado".

"Oh, lo he notado". Maldita mujer también me había mordido anoche. Dejando su reclamo con
orgullo en mi cuello. "Ella es-"
"Tú", Exos interrumpió, sus ojos de zafiro se clavaron en mí. Por el estado de su ropa desgarrada,
había estado en una batalla o dos, en el extremo perdedor, seguro.

Mis ojos se abrieron. El Príncipe Real del Espíritu Fae era una leyenda, su conexión con la magia
de los Espíritus era la más fuerte que alguien había visto, su afinidad por el fuego superó a varios
de mis hermanos. "¿Si?" Le pregunté, sin saber si debía inclinarme o referirme a él
formalmente. "Uh, su alteza?" ¿Qué estás haciendo aquí? Quería preguntar.

Entonces me llamó la atención.

Está aquí por el Halfling.

Exos me arrastró con una mirada poderosa. "Necesito que vengas conmigo".

No hice preguntas. Cuando un Royal Fae emitió una demanda, todos se adhirieron a
ella. Especialmente cuando ese Royal Fae era un legendario guerrero Fae. Como Exos.

Nos condujo, a mí y a River, que habíamos insistido en seguir adelante, hasta el bosque que
rodeaba la Academia, ya que nos había mostrado la destrucción en la casa de la canciller Elana,
cerca del campus. En un breve informe, Exos nos informó que lo habían puesto a cargo de la
protección de los Halfling y la perdió.

Por eso me necesitaba.

La afinidad de la niña por el fuego había dejado una hilera de notas humeantes en el aire,
demasiado débiles para que él las captara. Y yo era el Fire Fae más fuerte al alcance inmediato.

"Mantenga. Necesito tu proximidad para sentirla —dijo Exos, sus pies moviéndose rápidamente
sobre las raíces expuestas y las hojas caídas.

Grandes ramas gigantes parecían alejarse de Exos mientras seguíamos el leve aroma de la magia de
fuego más poderosa que jamás había sentido, y eso decía algo. "¿Estás seguro de que ella solo entró
en sus poderes?" Me aventuré, luchando por evitar correr más allá de las hadas. No solo era fuerte,
sino que también era rápido, y ahora que tenía su rastro, quería seguirlo.

“Sí, y hasta ahora, siento múltiples elementos de ella. Espíritu y fuego, por supuesto, pero también
aire y agua. Volvió a mirar a River, que seguía detrás de nosotros. “¿Va a estar a la altura de la
tarea? El Halfling es poderoso.

Asentí, confiando en la habilidad de River. Cuando su cabeza estaba recta, era fuerte, más fuerte de
lo que él creía. "Él podrá ayudar".

Exos asintió brevemente antes de extender una mano para detenernos. "Bien, porque parece
disfrutar jugando con fuego". Parecía disgustado por eso, lo que explicaba parte de su atuendo
chamuscado.
"Espera", dije, mis fosas nasales se dilataron cuando recogí los zarcillos de su poder
humeante. "Ella está cerca".

"Guíanos" fue la respuesta de Exos, su mirada vigilante barriendo los terrenos.

Mis ojos recorrieron el claro en el que habíamos entrado. Presentaba una fachada tranquila, un
oasis que ahora descendía al anochecer con la suavidad de las mariposas púrpuras que permanecían
perezosamente sobre el prado adormecido. Pero sentí a la Halfling, su aura exquisita de hierro
fundido mezclado con un tornado de poder que me desafió a dar un paso más cerca.

Exos me miró con cautela mientras seguía el tirón que parecía crecer directamente desde mi pecho
hacia un montón de flores con la sombra de una forma encrespada escondida debajo de la tierra
colorida. ¿Era ella?

Me acerqué un poco más, estudiando al Halfling dormido acostado en una cama de rosas
improvisada. Su piel brillaba con brasas internas que parecían reaccionar a mi presencia,
haciéndome respirar por su belleza.

Mierda.

Nunca había visto una criatura como esta. Suaves mechones rubios cubrían una delicada cara
marcada por pequeñas manchas marrones que me dieron la peculiar necesidad de agacharme para
mirar más de cerca. Fae no tenía defectos, pero los humanos sí. La hacía entrañable, hermosa y
exótica.

Sin pensarlo, me agaché junto a ella y le pasé los dedos por el brazo, alisándome sobre el calor
volcánico que me llamaba. Ella se movió mientras dormía, sus cejas fruncidas con una oleada de
incomodidad antes de que se calmara nuevamente, pareciendo aceptarme. Mi toque llegó a sus
orejas redondeadas, tan diferentes de las mías.

Entonces sus ojos se abrieron y los iris azules más atractivos me atraparon en un pedazo de cielo.

"Hola, hermosa", susurré, sonriendo.

Sus pupilas se encogieron como si le hubiera dado una inyección de adrenalina, y el suelo retumbó.

Ella gritó de terror y me sorprendió con una ráfaga de viento, enviándome de bruces. Exos y River
gritaron algo, pero levanté una mano para detenerlos.

Justo a tiempo también.

Un anillo de fuego estalló a nuestro alrededor cuando la Halfling se puso de pie. Su pecho se agitó
como un pájaro atrapado en una jaula, y ella arrojó su rostro hacia la izquierda y hacia la derecha,
tratando de orientarse. "Joder, me acabo de despertar, así que este es uno de esos sueños trucos o
..."

"¡No es un sueño!" Exos gritó sin ayuda desde el otro lado de las llamas.
Suspirando, examiné las llamas que el Halfling había creado. Potente, sí, pero manejable. Sintiendo
el encendido que había establecido, chasqueé los dedos y envié los fuegos a cenizas.

Ella se sobresaltó, parpadeó y luego dio un paso atrás. "Acabas de…?"

“¿Extermina tu pequeño frenesí de fuego? Sí, cariño. Yo sonreí. "No eres el único al que le gusta
jugar con fuego".

"Necesitamos llevarla de regreso a la finca", gruñó Exos.

De nuevo, no es útil.

El Halfling parecía estresado por su voz, y las energías zumbaban a su alrededor, amenazando con
explotar nuevamente. Si ella recurriera a uno de sus otros elementos, sería inútil.

"Hey", dije suavemente, bajándome sobre una rodilla. Sabía que podía ser intimidante en toda mi
altura, pero no desearía ningún daño para esta criatura. "No estamos aquí para lastimarte, cariño".

"¿Si? Díselo a él . Ella señaló a Exos, haciéndome contener una sonrisa.

"No soy él", le dije, ofreciéndole una mirada conspiradora. “Apenas lo conozco, en realidad. Pero
puedo ver la falta de atractivo ”. Palabras peligrosas que decir sobre un Royal Fae, pero me
ocuparía de las consecuencias más tarde.

Ella parpadeó, sobresaltada. "¿Qué?"

Ladeé la cabeza hacia un lado, permitiendo que mis labios se inclinaran de una manera que sabía
que encantó a la mayoría de las hembras de la Academia. “Él exigió que te ayudara a
encontrarte. Soy Titus.

Otro parpadeo, este más lento. "¿Titus?"

"Ese soy yo."

Ella tragó saliva, mirando a Exos y a River, y luego volvió a mirar a su alrededor. "¿Dónde diablos
estoy?"

"Los límites encantados", le informé, aún de rodillas, mirándola. Me dejó en una posición mucho
más vulnerable que parecía aliviar sus nervios al menos un poco.

"No sé lo que eso significa". Ella sacudió su cabeza. "No sé qué significa todo esto".

Exos no me había dado mucha información sobre lo que sabía, solo que era una Halfling poderosa
y su nombre era Claire, pero su conocimiento de nuestro mundo parecía ser muy poco. “Son las
fronteras protectoras alrededor de la Academia. Es la única área en el Reino Fae donde todos los
elementos pueden jugar juntos, y aprendemos cómo coexistir ”. Un montón de mierda, de
verdad. Todo era un juego político para obligar a los diferentes elementos a llevarse bien, a vivir en
armonía.

"Reino Fae", repitió en un suspiro, sus hombros comenzaron a temblar. "Todo es real".

"Por el amor de Dios", dijo Exos, sus dedos peinando su cabello rubio ceniza.

El duendecillo de una mujer retrocedió un paso, su mirada se dirigió a la de él, luego a la mía y
luego a la de él nuevamente. "No quise decir ... a ..."

“¿Golpearme contra una pared? ¿ De nuevo ? preguntó.

Las lágrimas se acumularon en sus ojos, su labio inferior temblando. "Esto no puede ... yo no ..."

"¿Cómo lo hiciste volar en una pared?" Pregunté, realmente curioso. “¿Puedes hacerlo de
nuevo? ¿Quizás en un árbol?

"¿Q-qué?" Preguntó, sus grandes ojos azules volvieron a centrarse en mí.

“Lo siento, solo suena divertido como el infierno. ¿Puedes hacerlo de nuevo? Realmente no quería
que lo hiciera, pero sí quería distraerla. "No muchos fae pueden enfrentarse a alguien tan famoso
como Exos, así que me has intrigado".

"¿Exos?" repitió con el ceño fruncido.

"Amigo, ¿ni siquiera le dijiste tu nombre?" Pregunté, sorprendido y consternado. "No es de


extrañar que te haya pateado el trasero".

“Te traje aquí para ayudar, chico. No para ser un dolor en mi trasero ".

"¿Niño?" Repetí, alzando las cejas. "Tengo veintidós, su alteza ."

Me dio una mirada que decía que no podía importarle menos. "Multa. Hombre ".

"Mejor", estuve de acuerdo, volviendo mi atención a la chica que nos observaba con el ceño
fruncido. Mucho mejor que la expresión aterrorizada del ratoncito. “En serio, ¿puedes volarlo en un
árbol por mí? Todo lo que puedo hacer es encenderlo en llamas, y él simplemente extinguirá las
llamas. No es exactamente cierto. Podría quemarlo si lo intentara lo suficiente.

"Fuego", susurró, con expresión de dolor.

"Sí", dije lentamente, confundido. "Soy un fae de fuego".

"Está pensando en el bar". Exos se cruzó de brazos. "Lo cual ya le dije que no era su culpa".

Se desplomó en el suelo, sus rodillas cedieron debajo de ella, las lágrimas cayeron por su
rostro. "¿Un bar?" Pregunté, avanzando lentamente hacia ella. "¿Qué pasa con eso?"
"R-rick", ella respiró, su palma cubriendo su corazón.

"Su amiga", tradujo Exos. "Él ... no lo logró".

La mujer soltó un grito agónico, las llamas chamuscaron el aire y encendieron mi alma. Capturé las
brasas antes de que pudieran causar algún daño, cubriéndola en mi esencia y obligando a sus
ardientes habilidades a comportarse mientras se derrumbaba ante mis ojos.

"¿Que demonios?" River preguntó, sacando las palabras de mi boca. "¿Que amigo? ¿Qué bar?

Exos dejó escapar el aliento. “Versión corta: sus poderes explotaron en el Reino Humano. Quemó
un edificio con su amiga adentro.

¿Y no podría habernos dicho eso antes de encontrarla?

"Joder", respiré, frotando mi mano por mi cara. " Joder ".

Claire
No pude ver.

No pude respirar.

No pude pensar.

Los ojos oscuros de Rick brillaron ante mí, su sonrisa sexy como el pecado, su cabello
ridículamente puntiagudo. Acuné mi pecho, la quemadura irradiaba por todo mi cuerpo
intenso. Quería gritar Llorar. Correr. Pero mis extremidades se negaron a moverse, un peso
invisible me mantuvo cautivo en mi capullo de flores.

¡Oh Dios, estoy cubierto de ... polen!

Nada de esto tenía sentido. Los alrededores. Los colores. El bosque sin fin. El sol demasiado
anaranjado ilumina el campo. El macho agachado a unos metros de distancia ...

Sus ojos verde oscuro me recordaron a los árboles que enmarcaban su forma muscular.

Me estremecí, acurrucándome sobre mí misma, deseando que todo esto simplemente


desapareciera. Que mi mundo volvería a la normalidad. Que todo esto era solo una pesadilla
borracha.

¿Quizás morí en el incendio?

Me sobresalté ante la idea. ¿Era este el cielo? Eso explicaría la magia, los extraños olores, mi
extraña conexión con los elementos.
"Claire", murmuró la más cercana a mí, su voz profunda y suave y enviando un escalofrío por mi
columna vertebral.

Titus , se había llamado a sí mismo.

¿Qué tipo de nombre es Tito?

"Todo el mundo te dirá que no fue tu culpa", murmuró, recostándose de lado y llevando nuestras
cabezas al mismo nivel, unos cinco pies de flores que nos separan. “Pero sé que esas palabras no
ayudan. Solía escucharlos todo el tiempo. Me enojó mucho porque nadie lo entendió. La culpa es
sofocante. La agonía de la pérdida destruye almas. Y te sientes tan solo, tan increíblemente solo ".

La tristeza teñía sus rasgos hermosos, bajando su frente y sus labios carnosos. Oscuros recuerdos
mancharon su mirada verde, su historia grabada en las rígidas líneas de su cuerpo largo y
delgado. Su codo se alzó para almohadar su cabeza de gruesos mechones castaños, su presencia de
alguna manera calmante en lugar de aterradora.

No lo conocía en absoluto.

Sin embargo, sentí esa extraña atracción hacia él, tal como lo había hecho con el otro. Un indicio de
confianza, de plegarme contra él, de escapar en el calor de su piel.

"Me estoy volviendo loco", susurré. "Completamente perdiendo la cabeza".

Titus se rio entre dientes. "¿Si? Yo también, cariño. Yo también."

No pude evitar la risa que se me escapó. Aquí estaba este hombre, un completo desconocido, tirado
en el suelo conmigo, lamentando nuestra caída en la tierra de la locura.

"Ese es un sonido encantador", murmuró. "Si un poco roto".

"Esto es Loco." Sacudí mi cabeza, rodando hacia mi espalda para mirar fijamente al cielo
despejado. "Yo ... yo no ..." No se me ocurrieron otras palabras, mi mente se cerró por
completo. No tengo nada. Sin volver. Sin comentarios. Probablemente alrededor de un millón de
preguntas que no tenía energía para expresar. Solo ... nada .

“Ni siquiera puedo comenzar a imaginar cuán alarmante debe ser esto para ti, para no tener idea de
que eres parte de hadas mientras creces en el Reino Humano. Honestamente, no sé mucho al
respecto, después de haber pasado toda mi vida arraigada en la sociedad de las hadas. Quiero decir,
ni siquiera quería asistir a la Academia. El Consejo me obligó, lo que, al parecer, también te van a
hacer a ti. Entonces, supongo que entiendo un poco, pero para ser criado como humano y robado a
esta tierra, no te culpo en absoluto por pensar que es una locura ".

Su tenor, suave y calmante, me hizo sentir una extraña sensación de confort. Lo miré de
nuevo. Realmente lo miró.
Se parecía a un modelo extendido para una sesión de fotos, aparte de la leve curva descendente de
su boca. Pero realmente se parecía a la perfección de una manera casi inhumana. Había un aire
poderoso a su alrededor, una energía zumbante que parecía chisporrotear entre nosotros mientras
sostenía su mirada oscura.

Entonces noté sus oídos.

No redondo como el mío, sino ligeramente puntiagudo.

Mi ceño se frunció. "¿Por qué te ves como un elfo?"

Sus ojos se abrieron. "¿Un elfo?" Una risa brotó de él, profunda, humorística y hermosa. Hmm, sí,
me gustó la forma en que sonaba, tanto su voz como sus risas. “Soy un fae, cariño. No es un elfo.

"¿Todos ustedes tienen orejas puntiagudas?"

"Hacemos."

"Yo no."

"Porque eres un Halfling", dijo, sonriendo. “Tu madre era una hada. Eres un humano.

La forma en que dijo mamá y papá hizo que mis labios se torcieran nuevamente. Ahora suena
como un duende. Pero le faltaba la característica barba roja.

"¿Qué es gracioso?" preguntó, con una sonrisa en su voz.

Sacudí mi cabeza. "Nada." No podía llamarlo duende. Me encontraría aún más loco. Lo cual, por
supuesto, estaba considerando mi entorno y el hecho de que estaba empezando a creer todas estas
tonterías.

Uf . ¿Qué opción tuve? Claramente, no iba a despertar. Y no podía negar las extrañas sensaciones
que corrían por mis venas o el leve recuerdo de la barra parpadeando en mis pensamientos.

Lo quemé

Yo maté a Rick.

Mi mirada cayó, mis hombros se redondearon cuando otra punzada de dolor astilló mi pecho.

"Hey", dijo Titus suavemente. Quédate conmigo, cariño. Lo superaremos.

Esa sensación de reír nuevamente me golpeó en el estómago, mis ojos se llenaron de lágrimas. “Ni
siquiera te conozco. No me conoces No sé nada ni a nadie ni qué demonios es ... Me detuve,
cansado de repetir las mismas palabras una y otra vez. No hicieron nada para mejorar mi situación,
solo me dejaron revolcarme en el mismo ciclo interminable de piedad y desesperación.
"Creo que encontrarás que me conoces bastante bien", murmuró Titus. "Quizás no se trata de mí, o
de quién soy, pero tu Fuego reconoce el mío".

"¿Qué?" Eso no tenía ningún sentido. "¿Qué fuego?"

"Tu llama interior, Claire". Extendió su mano, un destello de luz bailando sobre las puntas. "Eres
fuerte. Mucho más fuerte de lo que deberías ser.

"No entiendo."

Su sonrisa era triste. "Lo sé, cariño. Pero lo harás." Las llamas parpadearon y su mano cayó al
suelo. "Queremos ayudarle. Enseñarte."

"¿Por qué?"

“Porque eres fae. Cuidamos de nosotros mismos."

"Pero quemé el bar ..."

"Lo que no habría sucedido si hubieras sido entrenado adecuadamente", susurró. “Sé lo que es
llegar a tu poder demasiado pronto, para no estar preparado. Es aterrador Esta consumiendo Eso
mata."

"Sí", estuve de acuerdo, mi voz igualmente tranquila.

"Puedo ayudarle." Me alcanzó de nuevo, su mano tan cerca pero no tan cerca como para
tocarla. "Deja que te enseñe."

"¿Cómo?"

"Levanta tu mano hacia la mía", me animó. "Verás."

De alguna manera dudé eso, pero encontré mi brazo levantándose por sí solo, mi curiosidad
despertó. ¿Qué pretendía hacer? ¿Agarrame? Él podría haber hecho eso ya. Eran tres contra
uno. No tenía ninguna posibilidad aquí, incluso con mis extraños ... regalos .

"Aquí." Él movió sus dedos, las puntas rozaron las mías cuando me acerqué a él. Estaban
calientes. Bienvenida Extrañamente familiar.

La electricidad chisporroteó entre nosotros, enviando un golpe a mi brazo que me hizo retroceder.

"Vamos, Claire", instó, diversión coqueteando con su boca. "Deja que te enseñe."

"¿No fue así?"

Se rio entre dientes. "No. Eso fue atracción mutua, no fuego ".
Mis cejas se alzaron. "¿Qué?" No podía querer decir que nos encontramos atractivos, ¿verdad? No
nos conocíamos . Quiero decir, claro, era guapo. En realidad, no, tenía calor . Pero ... No. No me
atraía nada ni a nadie en este momento, y mucho menos un hombre de orejas puntiagudas con una
sonrisa demasiado sexy.

"Es una cosa fae", dijo, un par de hoyuelos adorables parpadeantes. “Nuestros elementos se cantan
cuando encontramos un compañero potencial. Eso es lo que sentiste. Ahora vamos, no te
escondas. Extendió su mano otra vez, pero estaba demasiado ocupado mirándolo boquiabierto para
moverse.

¿Potencial compañero? ¿Qué carajo? No. Diablos no. "¿Compañero?"

"Elementos vinculados por el poder", explicó. “No más retrasos, cariño. Déjame mostrarte lo que
realmente quiero decir.

"¿Quieres ser mi ... amigo ?"

Él suspiró. "No. No quiero ser el compañero de nadie. Es solo una parte de la sociedad. Lo sentirás
con los demás, especialmente porque eres multielemental. Se trata de combinar el poder con el
poder. Y en este momento, todo lo que quiero hacer es mostrarte cómo nuestras esencias están
vinculadas entre sí. ¿Por favor?"

La forma en que dijo esa última palabra, la leve caída en su tono, me hizo sentir calor por todas
partes. Nada de esto tenía sentido, pero de alguna manera, por alguna razón peculiar, quería confiar
en él. Dejar que me muestre lo que sea que deseaba mostrarme.

Porque lo encontré agradable.

No en una especie de pareja , eso sonaba demasiado permanente y extraño y nada apropiado para
una chica de mi edad.

Pero en una posible fecha de alguna manera. Bueno, aparte de todo el Reino Fae, robado de mi
hogar y mi vida, sin sentido.

De acuerdo, entonces tal vez no sea una cita .

Solo deja de pensar, me dije, exhausto. Mira lo que quiere hacer.

¿Qué podría doler?

Mordisqueando mi labio, extendí mi brazo, colocando la palma de mi mano en la cama de


flores. Su sonrisa llegó a sus hermosos ojos mientras se movía un poco más cerca para unir sus
dedos sobre los míos. Más de esa energía eléctrica chisporroteó en mi brazo, sacudiendo mi sistema
y enviando un rayo de calor directamente a mi abdomen inferior.

Está bien, no está bromeando sobre lo de la atracción mutua. Porque wow


Una reacción totalmente inapropiada e inexplicable.

Justo como lo tuve con ese tipo en el bar.

Mi mirada atravesó el claro hacia el chico malo vestido de cuero, al que Titus había llamado
Exos. Nos observó sin expresión, con los brazos cruzados mientras se apoyaba contra un árbol a lo
largo del borde del campo. Otro niño estaba de pie junto a él, su mirada amplia con curiosidad.

"¿Por qué nos están mirando?" Pregunté, mi interior hormigueaba de nervios.

"Te están mirando", susurró Titus, sus dedos trazando ligeramente los míos. “Tu poder es una
maravilla, Claire. Se considera un milagro que Spirit Fae, como Exos, pueda acceder a dos
elementos ".

"Bueno." Tragué saliva, volviendo a centrarme en sus atractivos rasgos. "¿Tengo fuego y
aire?" Una conjetura porque no podía recordar todo lo que Exos me había dicho, nuestro tiempo
juntos fue un borrón de momentos emocionalmente cargado.

"No." Titus dibujó una línea de fuego sobre mi piel, el calor me hizo estremecerme y mirar
boquiabierto al mismo tiempo.

"Eso ... no duele".

Se rio entre dientes. "Porque tu fuego responde al mío".

"Pero acabas de decir que no tengo fuego".

"Oh, tienes fuego". Sus iris se alzaron sobre los míos. “Una cantidad increíble de eso también”. Se
movió aún más cerca, dejando tal vez un pie entre nuestras formas propensas. Continuó su camino
por mi brazo, la llama bailaba hacia arriba, calentándome de la manera más asombrosa.

"Me gusta eso", admití.

"Lo sé." Él sonrió, continuando su toque sobre mi hombro vestido hasta mi cuello, marcando mi
pulso. ¿Sientes la conexión entre nosotros, Claire? ¿La forma en que mi fuego coquetea con el
tuyo? ¿Burlándose de él a la superficie? ¿Calentando el aire a nuestro alrededor?

Tragué saliva, mis pulmones se sentían un poco apretados. "S-sí".

"Ese es tu poder". Su voz bajó a un tono ronco que hizo que mi corazón se saltara un latido.

"¿Qué pasa con el aire?" Yo pregunté.

"Hmm, no soy un Air Fae". Deslizó una brasa sobre mi mandíbula y hacia arriba hasta la línea del
cabello donde sacó la flor de detrás de mi oreja, la flor que Exos había puesto allí. "Yo tampoco soy
un Espíritu Fae". Se llevó los pétalos a la nariz e inhaló. "Pero ustedes dos".

"Esos son tres elementos".


"Sí", estuvo de acuerdo. "¿Preguntaste por qué te están mirando?"

Asentí, mi corazón latía con fuerza en mi pecho.

"Es porque no tienes acceso a solo dos elementos, Claire". Me palmeó la mejilla, su mirada
amable. "Tienes acceso a los cinco".

Mis cejas se dispararon hacia arriba. "¿Los cinco?"

Sus labios se torcieron. “Confía en mí, estoy tan sorprendido como tú, pero puedo sentirlo en tu
esencia. Manipulaste este campo, dando vida a todas estas flores para proporcionarte una cama para
descansar. El aire canta tu nombre. Mi fuego se siente atraído por tu fuego, así como el espíritu de
Exos se siente atraído por tu espíritu, y puedo sentir la capa de humedad, agua, suavizando tu
piel. Eres muy especial, de hecho.

"¿Pero por qué?"

"No lo sé." Pasó su pulgar por mi pómulo, su caricia cálida y demasiado bienvenida. “Pero puedo
ayudarte. Eso es todo lo que queremos hacer ".

"¿Ayudarme cómo?"

"Enseñándote". Sus dedos se deslizaron en mi cabello, enroscándome entre mis mechones rubios
enredados y acercándolos a mi hombro. “El control es la única forma de vivir con todo ese poder
dentro de ti. Me doy cuenta de que no tienes motivos para confiar en mí, ni en ninguno de nosotros,
pero estoy hablando por experiencia. Si no permites que nadie te entrene, esos regalos te
consumirán más allá de lo razonable ".

Siempre había sido alguien que escuchaba mis instintos, y ahora me decían que estaba diciendo la
verdad. Aún así, algo me molestaba. No sobre él, o Exos, o incluso el otro chico, sino sobre este
lugar. Este reino .

Se sentía como si no perteneciera. Lo que probablemente estaba relacionado con haber sido traído
aquí sin mi permiso.

Pero fue más allá de eso.

Algo sobre este lugar parecía peligroso .

"¿Qué estás pensando?" preguntó, su tono genuino y curioso. "¿Qué causó la formación de este
ceño?" Presionó su pulgar contra el borde de mi boca, su consuelo al tocarme un poco inquietante
incluso cuando se sentía bien.

No nos conocemos

Pero como que quiero conocerlo.


Sacudí los pensamientos de mi cabeza, confundido por todas las sensaciones, sonidos
y chispas . "Esto es todo, eh, abrumador". No es mentira. Acabo de dejar de lado la parte del
sentido del peligro. ¿Cómo podría confiar eso en un desconocido esencial? En esta tierra extraña?

"¿Qué tal la cena?", Sugirió.

"¿Cena?" Repetí, dudoso.

"¿Cuándo fue la última vez que comiste?"

"Uh ..." Parpadeé varias veces. "Yo ... no lo sé".

"Entonces diría que la cena es imprescindible". Sus hoyuelos aparecieron nuevamente, pero en
lugar de volver sus rasgos infantiles, solo parecían solidificar su increíble belleza. “Entonces quizás
podamos recorrer el campus juntos. Estará tranquilo, la mayoría de los estudiantes en sus
dormitorios. Tal vez veas que no está tan mal aquí y decides quedarte.

¿Instalaciones? Dormitorios? ¿Dónde estoy? "¿Incluso tengo una opción?" Me preguntaba en voz
alta, refiriéndome a la cena y la gira antes mencionada .

Se rio entre dientes. “Depende de tu definición de la palabra. ¿Qué tal si llegamos a ese puente
cuando estamos listos para cruzarlo y solo damos este paso a la vez? Cena primero. Y responderé
cualquier pregunta que me hagas.

Me mordí el labio inferior, considerando su propuesta. Tenía razón sobre la elección . ¿Realmente
tenía uno cuando no había otras opciones?

"¿Puedo, eh, cambiar primero?" Pregunté, notando mi estado sucio. Una larga ducha sonaba
atractiva. Y luego tal vez un poco de café seguido de una comida decente.

"Exos puede ayudarnos a arreglar eso", dijo, sonriendo.

"Exos", repetí, mirando al hombre todavía sin emociones a través del claro. "Uh, ¿él también va a
cenar?"

El hombre arqueó una ceja ante eso, claramente habiéndome escuchado incluso desde la
distancia. Lo que significaba que había escuchado todo. "¿Prefieres que no me una a ti?" preguntó,
sonando un poco ofendido.

"Depende de si vas a ser un idiota o no", le dije, sintiéndome extrañamente a la defensiva. No me


había revelado exactamente todos estos detalles de la manera más cortés, y fue su culpa que
terminé aquí. Y mientras estaba en ese camino, también podía echarle la culpa a la barra que estaba
a sus pies porque él había sido quien me atrajo a ese beso.

No, eso no fue justo.

No podía culparlo por todo. Solo un cobarde negaría toda culpabilidad.


Pero eso no significaba que me tuviera que gustar.

Él resopló como si escuchara mis pensamientos, o tal vez los leyera en mi cara. "Lo que quieras,
princesa", dijo. "Simplemente no me vuelvas a golpear contra una pared".

Me estremecí un poco ante eso, sintiéndome mal otra vez. No era como si quisiera empujarlo con
mi poder; Simplemente sucedió.

"¿Podemos ir ahora?" preguntó, su mirada se dirigió a Titus. "Porque he tenido el día del infierno y
me encantaría ducharme".

Y ya no me sentía mal. "Culo", murmuré.

Titus se rio a mi lado. “Sabes, Exos, estoy empezando a ver por qué sucedió todo esto. Tu actitud al
lado de la cama apesta.

"¿Hablas con todos los Royal Fae de esta manera, o soy un caso especial?"

Titus palideció un poco. "Yo ... yo soy ..."

"Sí, eso es lo que pensé", dijo Exos, alejándose del campo. "Vamonos."

Titus maldijo suavemente, su mano cayó de mi piel y me dejó frío sin él. "Nosotros, eh,
necesitamos seguirlo".

"¿Por qué?" Pregunté, sin entender el juego de poder aquí.

"Porque Exos dice que es hora de irnos". Se puso de pie y me tendió una mano.

"¿Y tenemos que hacer lo que él dice?" Le pregunté mientras aceptaba su ayuda desde el suelo,
principalmente porque quería tocarlo de nuevo.

"Si." Él entrelazó sus dedos con los míos, algo que parecía un poco inconsciente de su parte. Su
foco estaba en el tercer hombre, con el cabello flojo, esperándonos cerca de la línea de los árboles.

"¿Por qué?" Presioné cuando comenzamos a avanzar. "¿Por qué tenemos que hacer lo que
dice?" Porque una parte de mí realmente quería desobedecerlo.

"Es un fae real", respondió Titus.

"¿Bueno?" Eso significó poco para mí.

El me miró. "Él es el Príncipe Real del Espíritu Fae, Claire".

Casi me tropecé con las flores debajo de mis pies. "¿Q-qué?" ¿Era como ... como un príncipe
europeo o algo así?
"Técnicamente, es el Rey del Espíritu Fae", murmuró el otro hombre, sus mejillas sonrojadas. “Él,
uh, renunció a su trono a su hermano, prefiriendo la vida de guerrero. Pero, bueno, Exos y Cyrus
son los últimos de la línea real. Al menos hasta que Cyrus encuentre un compañero, lo cual no es
probable ya que, eh, sí, ya sabes, la mayoría de los Spirit Fae están muertos. No me miró todo el
tiempo que habló, su mirada en mis pies descalzos.

"Este es River", dijo Titus, sonriendo. "Es un fae de agua".

"Hola." Hizo un gesto con la mano, su enfoque aún en el suelo.

"Hola", respondí, preocupado de haberlo ofendido de alguna manera. ¿O tal vez solo era
tímido? "Soy Claire", me cubrí, tratando de verlo a través de su fregona de rizos oscuros.

"Lo sé." Me miró, sus ojos se abrieron cuando se dio cuenta de que lo estaba mirando
directamente. Se tambaleó hacia atrás, casi cayendo, excepto que Titus le agarró la muñeca y lo tiró
de golpe.

"Ella no va a morderte, amigo".

"Lo sé", repitió. "Es j-solo que, bueno, ella es ... es humana ".

Titus suspiro. "River tiene una obsesión", me dijo, mirando de reojo.

"Y necesito una jodida ducha", espetó Exos, apareciendo de nuevo en el camino. "¿Podemos por
favor volver a Elana's ahora?"

Titus se enderezó, su mirada se entrecerró. “Esta mujer ha pasado por el infierno, Exos. Déjala
floja.

"¿Si? Ella también me puso en el infierno. Qué casualidad." No me echó un vistazo cuando se
volvió para abrir el camino, otra vez.

"No quiero que vaya a cenar", decidí.

"Algo me dice que no nos dará muchas opciones", murmuró Titus. "Ha sido asignado como tu
protector".

"¿Mi protector?" Yo fruncí el ceño. "¿Por qué?"

Titus solo sacudió la cabeza. “Solo sigámoslo. Podemos hablar de más durante la cena, ¿de
acuerdo? Lo prometo." Sus palabras enviaron un cosquilleo por mi columna vertebral como si su
voto tuviera poder y propósito. Quizás lo hizo.

"Cena", repetí. Una comida. Seguido de un recorrido. Y mas informacion. "Bueno. Sí, puedo hacer
eso ".
Porque, de nuevo, ¿qué otra opción tenía? ¿Esconderse aquí en el prado para siempre? ¿Espero que
algún milagro me lleve de regreso a la Tierra?

Una idea me fastidiaba.

En realidad ... Tal vez podría usar todo esto a mi favor para encontrar el camino de regreso a
casa. Juega un rato, aprende más sobre estos llamados fae, este reino, mis supuestos dones, y tal vez
escapa.

Asumiendo que eso era lo que quería.

Yo fruncí el ceño. Oh, demonios, ya no tenía idea de lo que quería.

Pero me gustó el sonido de una ducha y comida.

Así que sí. Ir con Titus tenía sentido. Por ahora.

"Puedo sentir tu indecisión", susurró, sus labios contra mi oído. “Solo dame la noche,
cariño. Verás." Una llama suave calentó nuestras manos juntas. “Y si quieres, te mostraré cómo
crear bolas de fuego. Quizás accidentalmente puedas lanzar uno a Exos.

Un resoplido del bosque al frente dijo que había escuchado eso. Debe haber desaparecido de la
vista, pero claramente todavía estaba esperando que lo siguiéramos.

"Una bola de fuego", reflexioné, reflexionando sobre las posibilidades. "Sí, creo que me gusta esa
idea".

"Solo trata de no quemar más edificios" fue su oscura respuesta.

Mi diversión murió.

Si.

Bueno.

Tal vez no hay bolas de fuego.

Titus suspiró a mi lado. "Spoilsport", murmuró. “Te mostraré cómo controlarlo, Claire. Tienes mi
palabra."

Asentí en silencio, incapaz de decir nada más.

Una ducha.

Algo de ropa.

Comida.
Con suerte, una de esas cosas me ayudaría a sentirme humano nuevamente.

Excepto que no era humano, no según estos hombres.

Soy parte fae.

Lo que sea que eso signifique realmente.

Estaba demasiado exhausto para pensar en ello, me dolían las extremidades y mi corazón se hizo
añicos. Titus apretó mi mano otra vez, una sacudida de calor se deslizó por mi brazo para disipar el
hielo que cubría mis venas. Sin palabras, solo un toque, uno que parecía descongelar algo del
dolor. Me acercó, el calor de su cuerpo una manta reconfortante sobre mi piel. Me incliné hacia él,
absorbiendo su esencia, su amabilidad, su fuerza y permitiéndole alimentar mis pasos.

Tal vez realmente había perdido la cabeza.

Porque una parte extranjera de mí confiaba en él a pesar de nuestro breve


conocimiento. Posiblemente porque se sentía como el único amigo que podría tener en esta tierra
extraña.

O tal vez algo más poderoso estaba en juego ...

Tito
Claire apretó mi mano con fuerza, su cuerpo rígido junto al mío. Exos nos había llevado de regreso a la
propiedad de Elana y desapareció después de mostrarnos una de las suites para huéspedes.

"Yo ... yo-no-entiendo", tartamudeó Claire. "Yo volé esa pared".

Ah, eso explicaba las esencias elementales que acechan en esta habitación. Lo había sentido por
toda la propiedad cuando llegamos, pero se hizo más fuerte a medida que subimos las
escaleras. "La canciller Elana debe haberlo reparado".

"¿Canciller Elana?" Claire repitió, mirándome. "¿Cómo?"

"Es una hada muy poderosa y la líder de la Academia". Le di una pequeña sonrisa. "Esta es su
casa". Y en realidad es bastante raro que un estudiante lo visite. De hecho, esta era la primera vez
que entraba a estos famosos muros.

Claire frunció el ceño. "Pero destruí ese muro".

"Y lo arreglé", murmuró una voz desde el pasillo. Elana apareció con su cabello claro envuelto en
un moño sobre su cabeza y enhebrado con flores. Era una mujer hermosa, asombrada por muchos
hombres, y completamente inalcanzable debido a su alto estatus. Los rumores decían que nunca se
apareó porque no quería compartir sus poderes. Pero no fue por falta de intentos por parte de los fae
masculinos.
Bajé la cabeza con reverencia. "Canciller Elana".

"Titus", respondió ella. "Gracias por ayudar a Exos hoy".

"Fue un placer." No es mentira. Disfruté mucho acostado en ese campo con Claire. Mal, sí, pero
estar cerca de ella me intrigaba. El poder que se gestaba debajo de su piel llamó a la mía,
marcándola como una potencial compañera. Ella no fue la primera en llamar a mis regalos internos,
pero fue la primera en entusiasmarme con la perspectiva. "Solo estaba ayudando a Claire a
cambiarse para la cena".

"Ah sí, es ese momento, ¿no?" Se detuvo frente a nosotros, sus manos delgadas cruzadas delante de
ella. ¿Por qué no se quedan tú y River a cenar? Creo que puede ayudar a Claire a sentirse más
cómoda ".

Oh. Tenía la intención de llevar a Claire a algún lugar del campus de bomberos y darle un recorrido
también, pero si el Canciller quería que nos uniéramos a ella aquí, entonces no teníamos muchas
opciones.

El apretón mortal en mi mano sugirió que las palabras de Elana con respecto a la comodidad eran
ciertas. Parecía que me había convertido en el ancla de Claire. "Nos quedaremos", dije, las palabras
significaban para ambos.

"Excelente." La sonrisa de Elana arrugó los bordes de sus ojos plateados. “Espero conocerte mejor,
Claire. Érase una vez, tu madre fue una de mis estudiantes favoritas. La tristeza se filtró a través de
su expresión suavizante. “Bueno, nos pondremos al día durante la cena. Ah, y te dejé algo adecuado
para ponerte. Ella inclinó sus labios nuevamente antes de flotar por el pasillo con su vestido largo y
elegante.

"¿Quién es ese?" Claire susurró, sus ojos redondos.

"Canciller Elana".

"No, tengo esa parte". Ella sacudió mi cabeza. “Quise decir ... yo ... no sé lo que quise decir. Ella es
hermosa."

"Si. Y muy poderoso ". Ya lo había dicho, pero valía la pena repetirlo. "Ella es una Spirit Fae,
como tú".

¿Y ella conocía a mi madre?

"Si. Ella era la mentora de tu madre. Una historia muy famosa, considerando todo lo que había
sucedido después de la Academia. Pero ahora no era el momento de discutir todo eso. "¿Necesitas
alguna ayuda? ¿O quieres verme abajo?

"Yo ..." Ella se mordió el labio y miró el vestido que yacía en la cama y luego en la puerta más allá
que conducía al baño en suite. “Yo, uh, debería estar bien. ¿Pero prometes quedarte?
El calor tocó mi pecho ante su muestra de confianza. Apenas nos conocíamos, pero su llama
interior ya reconocía la mía, tanto si se daba cuenta como si no. Dibujé una línea de fuego sobre su
mejilla con mi dedo índice y sonreí. "Si. Estaré aquí."

Sus hombros parecían caer en un suspiro, su alivio palpable. "Está bien", susurró. "Te veré abajo".

Levanté su mano hacia mis labios y besé su muñeca. "Nos vemos entonces, Claire".

Sus labios se abrieron maravillados cuando la solté. Di unos pasos hacia atrás, queriendo darle
espacio antes de hacer algo estúpido como seguirla a esa habitación. Su esencia era tan fuerte, casi
intoxicante. Me jodió con la cabeza.

"¿Titus?" Me llamó con preocupación en su voz.

La enfrenté en lo alto de las escaleras. "¿Sí, Claire?"

"Uh, ¿cómo voy a encontrar el comedor?"

Casi le dije que la esperaría en el fondo, pero se me ocurrió una idea mejor. Una forma de probar si
ella sentía esta conexión como yo. "Sigue el calor".

"¿El calor?" preguntó ella, frunciendo el ceño.

Las ascuas bailaron sobre mis dedos mientras levantaba mi mano. "Si. Te dejaré algunas pistas en
el aire, y me encontrarás. Estaba seguro de eso, incluso si ella parecía completamente
desconcertada por la idea. "Ya verás, cariño".

La dejé boquiabierta detrás de mí en el pasillo, con una sonrisa en mi rostro todo el camino por las
escaleras.

River me esperaba en la parte inferior, su ceja levantada a sabiendas.

"Solo los efectos persistentes de Ignis", dije, culpando mi comportamiento peculiar a la magia de la
seducción, incluso si se había desvanecido hace mucho tiempo. Tal vez era más susceptible a eso, o
Ignis me había dado una dosis doble. No lo hubiera pasado por alto a la perra. "¿Dónde está
Exos?" Tenía algunas cosas que quería decirle sobre su trato con Claire.

"Cambiando", respondió River. "Se supone que nos encontraremos con él en el comedor".

"Entonces, ¿sabes sobre nuestros planes de cena?"

¿Te refieres al edicto para cenar? Si." La voz de River era suave para no ser escuchada. "No estoy
vestida para esto". Hizo un gesto hacia su atuendo casual. "No para cenar con el canciller".

"Creo que su enfoque está más en Claire más que en nuestros jeans", dije, siguiendo el aroma de la
comida mientras dejaba un rastro sutil de mi esencia para que Claire lo siguiera. Sintiendo que,
junto con los aromas más finos en el aire, debería encontrarnos sin ningún problema.
"Um, ¿no te preocupa que el humano pueda volver a correr?" River susurró.

"No." Ni siquiera necesitaba considerarlo. Mis instintos parecían estar ligados a los de ella después
de ese pequeño coqueteo en el campo. Lo sentiría si quisiera correr, y esa no era la vibra que recibí
de ella en absoluto. "Ella está demasiado intrigada para-"

Me congelé en el umbral del comedor.

La habitación estaba llena de duendes .

A pesar de que los duendes y las hadas eran mitos, el viejo espíritu Fae como Elana tenía suficiente
magia para conjurar su propio ejército de sirvientes en cualquier forma que eligieran. Pero para
elegir un enjambre de criaturas míticas como sirvientes de la casa enviaron un mensaje, uno que
estaba ansioso por escuchar. Elana era poderosa y quería que todos lo supieran.

Un duendecillo pasó corriendo a mi lado, sus pequeñas alas rozaron mi mejilla y dejaron un beso de
humedad, traicionando la magia del agua que se mezclaba con los poderes de Elana. Las pequeñas
criaturas se chillaban como ardillas mientras ponían la mesa con cubiertos de plata relucientes, y
varias de ellas se unieron para suministrar cuencos de sopa, bandejas de manjares y trozos de carne
finamente cortados que me hicieron agua la boca.

"Uh ..." Una horda de duendes tiró de una de las enormes sillas hasta que estuvo lo suficientemente
lejos de la mesa para mí. "Gracias." Miré a River mientras tomaba asiento, todo el tiempo
esperando no aplastar a ninguno de los pobres.

River se sentó a mi lado, su mirada desconcertada probablemente rivalizaba con la mía. "Erm,
nunca he comido con un anciano antes", murmuró, la ansiedad arrastrándose en su voz. Estar en la
estimada presencia de Elana también me puso nervioso, así que solo podía imaginar lo que River
estaba sintiendo en este momento.

Me aclaré la garganta y acepté un vaso de líquido dorado y brillante de un trío de duendes. "Tú eres
el que insistió en seguir", le recordé. Tomé un largo sorbo, mis párpados revolotearon mientras la
dulzura y el calor se deslizaban por mi garganta. El agua de fuego, literalmente líquido infundido
con elementos de aire y fuego, me hizo sentir como en casa.

Hasta que recordé mi entorno.

Estábamos a punto de cenar con un anciano y un miembro de la realeza. ¿Quién sabía qué tipo de
edictos seguiría? Sin mencionar esta extraña conexión que sentí con Claire. Me estremecí, el
recuerdo de su toque incrustado en mi piel. Se había sentido bien, demasiado bien.

Un cambio en el aire me hizo mirar hacia la puerta justo cuando Exos hizo su entrada, su cabello
blanco rubio cubría su frente de una manera absurdamente regia. El estilo pomposo combinaba con
su traje totalmente negro.

Definitivamente un príncipe .
"Me alegro de que estés cómodo", dijo Exos suavemente mientras se sentaba directamente frente a
mí. No parecía del tipo que sonreía a menudo, pero la forma en que me miraba ahora decía que
estaba a punto de dejar caer algunas tonterías serias en mi regazo. "Tengo algunas cosas que
discutir contigo antes de que Claire se una a nosotros".

Excelente.

"Por supuesto", respondí, manteniendo mi voz controlada y respetuosa. Una parte de mí todavía
quería darle un poco de sentido a él por su comportamiento en el campo con Claire, pero lo sabía
mejor. Él no parecía entender que ella necesitaba una mano tierna, no dura.

Exos observó los manjares mientras un duendecillo colocaba un vaso de agua de fuego frente a él,
pero solo lo miró. "El Halfling necesita más límites de los que soy capaz de imponer", dijo,
cruzando las manos y yendo directo al grano. "Ella es más fuerte de lo que cualquiera de nosotros
se dio cuenta".

Él sostuvo mi mirada, sus ojos azul océano tan profundos que casi podía sentir el poder que
descansaba debajo de la superficie. Si el Halfling venció a este tipo, entonces sabía que no tenía
ninguna posibilidad si alguna vez perdía su confianza.

Apoyé los codos sobre la mesa, inclinándome hacia adelante, y opté por un enfoque diferente. “Si
no te importa que te diga, alteza, creo que la estás tratando con demasiada dureza. Ella no es una de
tus guerreras a las que puedes ladrar órdenes y esperar que te obedezcan. Ella creció en el Reino
Humano sin conocer nuestras prácticas y políticas. La obediencia no le resultará tan natural como a
los demás. Allí. Eso fue políticamente correcto, ¿verdad?

River asintió a mi lado de acuerdo, pareciendo encontrar su confianza. "Los humanos son notorios
cuando se trata de igualdad y libre albedrío, especialmente en ciertas regiones".

Exos suspiró, relajándose en su silla. “Sí, ella adopta no solo la fuerte personalidad de un Espíritu
Fae sino también los rasgos humanos. Sin embargo, ella todavía es fae. Aprenderá a obedecer a sus
mejores.

Estuve de acuerdo con él hasta esa última frase.

Apostantes .

Toda mi vida me habían dicho que si hubiera nacido con sangre real, podría haber poseído la fuerza
para controlar mi fuego rebelde. Pero yo no había nacido en la realeza. Ni siquiera era de alta
cuna. Mi linaje provenía de una larga línea de hadas que luchaban por el deporte y trabajaban en las
minas calientes del Reino del Fuego.

Las ascuas se arrastraron por mis venas y chamuscaron el mantel, demostrando mi


frustración. Exos levantó una ceja en respuesta, notando mi incapacidad para ocultar la molestia
que burbujeaba dentro de mí.
Respiré hondo antes de hablar. "Ella tiene elementos que no puedes controlar", le
recordé. "Forzarla a la obediencia no terminará bien".

El asintió. “Por eso no puedo entrenarla sola. Necesito ayuda." Hizo una pausa, sus labios se
torcieron. "Comenzando contigo".

Le levanté una ceja. “Ya he aceptado ayudarla con la cena. Estoy aquí, ¿verdad?

"Lo eres", acordó Exos, finalmente tomando la fina flauta de su vaso y agitándolo, activando las
brasas que permanecían en el líquido. “Pero eso no es lo que quise decir. Ya hablé con Elana, y ella
está de acuerdo. Te están asignando como uno de los guardaespaldas de Claire, y la guiarás en
llamas ”.

No es una solicitud

Una orden.

No hay sutileza para ver si estaría preparado para la tarea o si tenía otros planes para mi tiempo en
la Academia. Solo un edicto directo que Exos esperaba que siguiera. Y aparentemente, Elana
también lo hizo.

Mi sangre hirvió con la arrogancia de su demanda , y más aún, el poder detrás de su sangre que le
permitió señor sobre mí.

"Tiene sentido que seas el Fire Fae más poderoso de la Academia, sin mencionar tu extraña
habilidad para alentar su cooperación". Me miró por encima de su vaso. “También es una
oportunidad única para apaciguar al Consejo. Se podría considerar una pasantía de algún tipo ".

"¿Y si no quiero una pasantía?" No pude evitar el gruñido en mi voz. Este imbécil pensó en
poseerme, en forzarme a una posición de su propia elección sin tener en cuenta lo que quería.

"Ambos sabemos lo que quieres", respondió Exos, sabiendo su mirada. "No dirás que no, Titus".

¿A arriesgar mi reputación por un Halfling? ¿Tener que protegerla de lo que tenía que ser un
ejército de fae que quería matarla? ¿Entrenarla para usar su fuego?

Bueno, eso último me atrajo. Pero las otras partes? Empecé a sacudir la cabeza, pero un zumbido de
emoción hizo que todos miráramos a la puerta.

"Ah, aquí estamos". Elana aplaudió cuando entró en la habitación, atrayendo a los duendes hacia
ella en un florecimiento de un gran saludo. "El comedor es encantador, gracias". Los duendes
cantaron de felicidad, llevándola a la cabecera de la mesa al lado del asiento de Exos.

"¿Has discutido nuestros planes?" ella preguntó, su enfoque en Exos.

"Si." Bajó la flauta. "Titus solo estaba aceptando".


Aceptando mi trasero.

"Excelente", respondió Elana, sus amables ojos levantaron mi camino. “Después de observar tu
interacción arriba, creo que es lo mejor. Claire claramente le gustas, y ella necesita a alguien en
quien pueda confiar y en quien confiar. También eres una buena pareja para su fuego. La forma
sabia en que dijo eso último me hizo sentir un escalofrío en la columna.

Los Spirit Fae eran seres poderosos. Podían sentir y controlar todos los aspectos del ciclo de
vida. Y ella había notado claramente el potencial de apareamiento entre Claire y yo. Lo que
significaba que Exos también.

Me aclaré la garganta. "Si eso es ..."

Un grito de la otra habitación me puso de pie en un segundo, la explosión de fuego una seducción a
mi llama interior.

Claire .

Entré en el vestíbulo para encontrarla acurrucada en una bola, las paredes a su alrededor brillaban
con luz. River extinguió el infierno con una neblina de poder mientras yo reprimía sus regalos con
los míos, tranquilizándolos por instinto.

Ella tembló, un grito escapó de su garganta cuando un duendecillo salió de su alcance con un
chirrido enojado. En respuesta, otra ola de poder ardiente atravesó la habitación y Claire tembló
violentamente en el suelo. "Esto no es real", susurró en repetición. “Esto no es real. Las hadas no
existen.

Exos resopló. "Oh, por el amor de Dios". Él le hizo un gesto como para decirle: Esto. No puedo
lidiar con esto. Y regresó al comedor.

Suspiré. Su falta de paciencia lo convirtió en un mentor de mierda. No es de extrañar que me


necesitara.

Agachándome a su lado, murmuré: “No son reales, Claire. Elana los conjuró para ayudarlos con la
cena.

"¿Q-qué?" Los vidriosos ojos azules se encontraron con los míos. "¿C-conjurado?"

Sonreí. "Sí, fae magia". Le tendí la mano. "Vamos, te lo mostraré".

Ella tragó saliva. "Yo ... yo no ..."

"Son inofensivos", prometí. “Solo pequeños duendes. Verás."

"Sh-ella intentó t-tirar de mi vestido, y yo ... yo ..."


"Reaccionaste", terminé por ella. "Pero todo está bien". Hice un gesto alrededor del vestíbulo. "Ni
siquiera una marca carbonizada". Gracias a la reacción precipitada de River. Y probablemente
también de Elana. “Vamos, cariño. Creo que te gustarán las pequeñas hadas una vez que las veas en
acción.

"Exos, las f-hadas no eran reales".

"Porque no lo son", llamó desde la otra habitación.

Sus ojos se abrieron. "Pero me conmovió ".

"Si, te lo dije. Elana es poderosa. Moví mis dedos. "¿Vendrás al comedor conmigo?"

Lentamente levantó su palma hacia la mía, permitiéndome ayudarla a levantarse del piso. El bonito
vestido morado que llevaba revoloteaba alrededor de sus rodillas, su cabello húmedo y peinado
sobre un hombro. Le puse un mechón perdido detrás de la oreja y capté la ascua ardiente que le
subía por el cuello en respuesta.

El poder dentro de ella parecía listo para explotar.

"Hey, hazme un favor", le susurré.

Sus hermosos ojos azules sostuvieron los míos, sus pestañas gruesas mientras parpadeaba. "¿Q-
qué?"

“Levanta las manos así”. Sostuve la mía frente a mí, con las palmas hacia afuera para mirarla.

Ella copió el movimiento con el ceño fruncido. "Bueno."

“Ahora quiero que pienses en todo lo que te está molestando, todo el dolor, la ira, la frustración y la
confusión. Y quiero que lo canalices a tus manos como si quisieras golpear a alguien ". Ante su
mirada incrédula, sonreí. "Créeme. Simplemente tira toda esa energía en tus brazos y deja que
vuele a través de tus palmas. Como si te estuvieras preparando para golpear a alguien en una pelea.

"No peleo", murmuró.

"Pero estás enojado, ¿verdad?" Yo presioné. "¿Trastornado? ¿Confuso?"

"Claro que soy yo."

"¿Y no se sentiría realmente bien golpear a alguien?"

"Si." Sin dudarlo. "Pero no tú. Prefiero golpear a Exos.

No pude evitar reírme. “Bueno, todos lo disfrutaríamos. Pero quiero que intentes golpearme. Finge
que soy él.

Ella sacudió su cabeza. "Tu no eres. Eres realmente amable conmigo.


Exos entró en el vestíbulo, con las manos en los bolsillos. "Entonces pégame", dijo, llegando a
pararse a mi lado. Debe haber descubierto lo que quería hacer, o tal vez se dio cuenta de que
merecía su molestia. “Vamos, princesa. Déjame tenerlo."

Su mirada se entrecerró. " Usted ". La energía zumbaba dentro de ella. "Me hiciste destruir el bar".

"Tú eres la que se acercó a mí", le recordó, con un filo en su voz. “ Se destruyó el bar. Me salvó la
gente “.

Sus manos se apretaron en puños, su mirada se redujo a hendiduras. "¡Podrías haberme detenido!"

Exos se encogió de hombros. "No tenía idea de que ibas a encender el maldito lugar, Claire".

"Rick está muerto", continuó, sin escucharlo. "¡Está muerto !"

"Si." Exos no retrocedió, solo continuó mirándola. “Vamos, princesa. Pégame."

"Te odio ", dijo, con lágrimas brillando en sus ojos. Ella abrió sus palmas, desatando una
impresionante corriente de fuego que atrapé y absorbí antes de que pudiera golpear a Exos. Otra
explosión dejó sus manos, más débiles que la primera, seguidas de una tercera y una cuarta hasta
que sus rodillas cedieron debajo de ella en un grito. La agarré antes de que pudiera caer,
atrapándola contra mi torso y abrazándola con fuerza.

Exos se encontró con mi mirada, su expresión ilegible. "Bienvenido al equipo, Titus".

Tito
"Encajarás en la Academia", dijo Elana, sonriendo desde la entrada. "¿Vamos a comer? La comida
se está enfriando. Nos indicó que la siguiéramos, pero Claire parecía incapaz de moverse.

"En un minuto", respondí, pasando mis dedos por su cabello.

Los ojos de Elana sonrieron mientras asentía y desaparecía.

"¿Lo que acaba de suceder?" Claire susurró, sacudiéndose contra mí.

"Eliminaste un poco de poder acumulado". Mis labios rozaron su frente, algo que parecía suceder
sin mi permiso pero se sentía bien. "Y lo absorbí".

Jadeó, retrocediendo para mirarme, su mirada salvaje. “¿D-te lastimé? ¿Exos?

"Estamos bien." Ahuequé su mejilla. "Solo quería mostrarte cómo canalizar tus emociones en tus
dones, para controlarlo mejor".

Ella tembló, más lágrimas brillaban en sus ojos. "No entiendo lo que me está pasando". Ella tragó
saliva, aclarándose la garganta y soltando una risita triste. “Dios, nunca me había sentido tan
emocional en mi vida. Debes pensar que soy un desastre.
“No, creo que te robaron de tu mundo y te colocaron en una tierra que nunca supiste que
existía. Estoy bastante seguro de que sentiría lo mismo si alguien me metiera en el Reino
Humano. Me reí de la idea y sacudí la cabeza. "Destruiría, como, todo".

Ella parpadeó. "¿Lo harías?"

"Oh si. Mi poder apenas está contenido aquí. ¿Alrededor de los mortales? Sería como una tormenta
de fuego.

Sus labios se torcieron, una mirada divertida brillaba en sus ojos.

"¿Qué?" Yo pregunté.

"Nada." Pero esa mirada no desapareció. En todo caso, se intensificó.

"Dime", la animé, curiosa como el infierno.

"Tú ... suenas como un superhéroe de una de esas películas". Ella se rió, levantando la palma de su
mano para cubrir sus labios, pero una risa escapó entre sus dedos. " Tormenta de fuego ". Sus ojos
se arrugaron, sus hombros temblando. "Oh Dios." Un estallido de sonido vino de ella, algo que
disfruté mucho más que sus chillidos y llantos. Y no pude evitar unirme a ella aunque no entendí
bien el chiste. Realmente me gustó mucho ese sonido.

"Lo siento", dijo, secándose las lágrimas de los ojos. “Dios, me siento loco. Todo
esto. Simplemente no sé qué hacer, cómo reaccionar ... nada ".

"Bueno, yo voto que empecemos tratando de cenar", sugerí, señalando hacia el comedor. "¿A
menos que prefieras pelear con más duendes?"

"¿Duendes?" ella repitió.

"Las hadas que intentaron guiarte al comedor".

"Oh." Ella arrugó la frente. "¿Es eso lo que querías decir sobre un camino a seguir?"

Sacudí mi cabeza. "No, quería decir que rastrearas mi esencia de fuego". Arrastré una línea de
fuego a lo largo de su antebrazo a la mano, haciendo que sus labios a una parte en una
gran O . “Pero parece que los duendes estaban ansiosos por que te unas a nosotros. No quieren que
la comida se enfríe ".

"Correcto", susurró. "Bueno."

“Está bien, ¿quieres comer? O bien, ¿entiendes?

"B-ambos", tartamudeó. "Tengo hambre."

La miré con una sonrisa. "Sí yo también." Levanté la palma una vez más. "¿Vamos, Claire?"
Presionó su palma contra la mía, asintiendo. “Una sala de hadas y comida. Por supuesto."

Me reí. "Te acostumbrarás."

"Si. Eso es lo que me da miedo ”, dijo tan suavemente que apenas la escuché. La pobre niña
claramente pensó que se estaba volviendo loca, pero después de unos días en este reino, se daría
cuenta de la realidad de su situación. Ojalá.

La disposición de los asientos en la habitación había cambiado con River uniéndose a Exos en el
lado opuesto de la mesa, Elana todavía en la cabeza, dejando dos asientos abiertos para mí y Claire,
uno al lado del otro. Saqué su silla, haciéndola sonreír tímidamente mientras se sentaba, y me uní a
ella rápidamente, mi mano encontró la de ella debajo de la mesa para darle un apretón.

Ella apretó su agarre mientras los duendes revoloteaban para comenzar a entregar comida. Parecía
que habían reemplazado la sopa con cuencos frescos, probablemente porque los viejos se habían
enfriado. Continuaron intercambiando los platos hasta que una mezcla de aromas frescos salió de la
mesa, la variedad de alimentos causó que mi estómago murmurara de deseo y mi corazón latiera de
admiración.

Elana estaba controlando todo esto, su poder era una energía casi magnética que llamaba a mis
hadas internas y requería sumisión. Porque no muchos podían presumir de tal fiesta en sus hogares,
especialmente después de reparar las paredes.

Claire no parecía tan entusiasmada.

"Es un poco demasiado, ¿eh?" Bromeé, observando la magia que salpicaba la habitación.

Ella se relajó, luego me dio una pequeña sonrisa. Joder, ella era hermosa. Quería hacerla sonreír
cada momento de cada día.

Exos permaneció estoico, su enfoque se centró en Elana cuando le preguntó algo sobre el horario
de Claire. Esto hizo que la mujer a mi lado mirara entre ellos, con el ceño fruncido mientras
discutían su vida sin su aporte.

"Come, querida", dijo Elana cuando notó que Claire la estaba mirando.

Mi compañero no buscó la comida sino que la miró con avidez. Cuando ella se negó a elegir su
propio curso, le solté la mano para recoger su plato y luego arranqué un poco de todo para que lo
intentara antes de colocarlo frente a ella.

"Recomiendo esa primero", le dije, señalando los trozos de carne secos. "Me encantan
esos". Puntualicé la declaración colmando varias cucharadas en mi propio plato, así como algunos
bocados de otros platos.

Cuando Claire todavía no tocaba su comida, le di un mordisco a la mía para demostrar que no era
venenosa. Y luego hice un gemido exagerado de aprobación que hizo que sus labios se torcieran.
"Pruébalo", la animé. "Es muy, muy bueno".

Se movió en su asiento, su boca pellizcando a un lado. Luego tomó uno de los trozos de carne seca
que le sugerí y lo mordisqueó, con los ojos muy abiertos. Ella dio un mordisco más grande.

Me reí. "Te lo dije."

Ella no respondió, demasiado perdida en los sabores de los alimentos.

"Sí", dijo Elana en voz baja. “Creo que es lo mejor. Un día en cada campus, y trabajaré con los
profesores mañana en su horario. Deberíamos comenzarla en el Fire Quad.

Exos asintió con la cabeza. "Estoy de acuerdo. ¿Están listas sus habitaciones?

“No, te quedarás aquí esta noche. No tenía suficiente energía para terminar de reconstruir el
dormitorio espiritual.

"¿La estás poniendo en el Spirit Quad?" Pregunté, bajando mi tenedor. River se aclaró la garganta,
pero lo ignoré. No debe haberle gustado mi tono, pero era una idea horrible y quería que lo
supieran. "Está vacío y sin vida".

"Y por lo tanto seguro", agregó Exos.

"¿Para quien? ¿Ella o los demás? Sacudí mi cabeza. “Si quieres que asista a la Academia, debes
tenerla cerca de otras hadas. Así es como la presentas a nuestro mundo. Al mostrarle cómo es el
Reino Fae y al presentarle a su propia edad.

Claire había dejado de comer, sus ojos bailaban entre nosotros. “Sigues mencionando la Academia
y un campus, pero ¿qué es? ¿Como una universidad? Ella susurró.

"La Academia Elemental Fae, cariño", dijo Elana, su voz cálida. “Y sí, es similar a tu vida
universitaria, pero por fae. Todos en este reino asisten desde los diecinueve hasta los veintitrés, a
menos que existan circunstancias atenuantes. Como Tito, por ejemplo.

"¿Titus?" Claire me miró con el ceño fruncido. "No entiendo."

“Ella quiere decir que comencé la Academia tarde. Tengo veintidós años pero no comencé hasta
este año.

"¿Por qué?" ella preguntó.

"Porque nací y crecí para pelear en el circuito de Campeones sin poder". Me encogí de
hombros. "Me retiré y ahora estoy aquí".

"Después de ganar", dijo River con orgullo en su voz. "Él es el campeón impotente".

"¿Como ... boxeo?" ella adivinó.


“No, ese es un deporte humano aburrido. Fae lucha hasta la muerte. Y Titus ha matado, como,
bueno, a todos los que lo desafiaron. Sus números son ...

Exos se aclaró la garganta, cortando el Water Fae. “Lo que River está tratando de decir es que Titus
comenzó la Academia un poco más tarde debido a una circunstancia atenuante. Así como
comenzarás un poco más tarde debido a tus, bueno, circunstancias.

"¿Te refieres a mi secuestro?" Claire preguntó. “Porque eso es lo que es, ¿verdad? Quiero decir,
me secuestraste de mi casa.

"Esta es tu casa", respondió Exos. “Tu verdadero hogar. Y la Academia es tu futuro.

"¿Y no tengo nada que decir en esto?" Claire presionó. "Porque de donde vengo, eso es secuestrar y
obligar a alguien a hacer algo en contra de su voluntad".

"Y de donde vengo, es grosero discutir con tus mejores".

Sus cejas se alzaron. “¿Betters? ¿Como que? ¿Mis padres? Porque ni siquiera eres diez años mayor
que yo. Y tampoco ella. Hizo un gesto a Elana. "Lo cual es totalmente irrelevante, por cierto,
porque discutiré con quien quiera, por favor". El fuego en ella hizo que mis labios
temblaran. Preferí esto a la chica llorosa que encontré en el campo antes.

"Exos es realeza", explicó Elana suavemente. “Y yo soy canciller de la Academia. Por lo tanto, en
nuestra sociedad, somos considerados sus mejores ".

¿Porque fuiste ascendido a la temprana edad madura de qué, treinta? ¿Eso te hace mejor que
yo? Claire resopló. "Si no. Eso no esta pasando. No menos importante porque me secuestraste. ¿Y
ahora quieres que asista a una academia contra mi voluntad? Sí, pase difícil.

River se atragantó con su comida mientras yo retenía una sonrisa.

"Parece que piensas que hay una opción aquí". La calma en la voz de Exos envió un escalofrío por
mi columna vertebral. De los cuales, supongo, los hay. ¿Quieres que te lo explique, Claire?

"Exos", advirtió Elana.

"No no." Exos la despidió, su estado salió en ese pequeño gesto. Elana podría ser la canciller, pero
él era el heredero del Reino de los espíritus, lo que la hacía mejor en nuestro jodido sistema
político. “Ella quiere escuchar sus elecciones. ¿Tú, Claire?

"Sí," ella estuvo de acuerdo. “Como es mi vida, es mi decisión. No es que me hayas dado mucho al
obligarme a venir aquí.

Él sonrió, pero le faltaba humor. “Sí, bueno, eso es porque ya no puedes vivir en el Reino Humano
sin ser una amenaza para todos los que te rodean. El bar lo demuestra.
Su rostro palideció, haciéndome maldecir internamente. Tenía que ir allí, ¿no? Este era claramente
un tema tenso para ella, no es que el Príncipe Espíritu pareciera importarle.

"No quise hacer eso", susurró. "Ni siquiera sé si es verdad".

"Si te gustan las pruebas, te las proporcionaré", respondió Exos, su voz plana. “Pero el hecho es que
no puedes residir en el Reino Humano. Eres demasiado poderoso, tanto que apenas podemos
contenerlo aquí. Lo que me lleva a tus elecciones, Claire. ¿Estas escuchando?"

Ella asintió, con el labio entre los dientes y los hombros encorvados. "Si."

“Puedes asistir a la Academia y aprender a controlar tus habilidades, en ese momento es posible
que se te otorguen los derechos de visitante de regreso al Reino Humano. O bien, serás desterrado
al Reino del Espíritu, el mismo reino que tu madre destruyó sola en su batalla con Mortus. Está
vacío de vida y esencia, por lo que es imposible que lastimes a alguien con tu falta de control ". Se
limpió la boca con la servilleta en un gesto casual mientras se encogía de hombros. “La tercera
opción, por supuesto, es la muerte. Porque no podemos tener un poderoso pícaro que deambula por
el reino. Especialmente uno que carece de entrenamiento y comprensión de nuestras formas ".

La boca de Claire se abrió y cerró, sus ojos muy abiertos, sin palabras saliendo de sus labios.

Pero, por supuesto, ¿qué demonios podría decir ella después de ese edicto tranquilo?

Maldita sangre real, sin pensar en absoluto en las consecuencias de sus palabras. Solo
pronunciéndolos como si estuviera hablando con un compañero guerrero, no con una mujer que
claramente había pasado por el infierno durante los últimos dos días.

“Entonces, ¿qué elegirías, Claire? Porque pensé que la ruta de la Academia era la más humana y
práctica de las opciones, pero si prefieres que te deje en el Reino del Espíritu, podemos irnos esta
noche ".

"¿Qué tal si le brindamos a Claire un recorrido mañana por la Academia y le dejamos ver cómo
sería la vida aquí antes de obligarla a elegir?", Sugerí, mis dientes rechinando sobre cada
palabra. "Y tal vez darle la oportunidad de entender el Reino Fae también mientras estás en eso".

Exos se encontró con mi mirada, sus ojos azules hervidos. "El hecho de que te haya etiquetado para
su equipo no significa que puedas hablar fuera de lugar".

“Mi trabajo es protegerla. Considera que mi objetivo actual ". Estreché mis ojos. "¿A menos que
pienses que amenazar su vida es algo que debería pasar por alto?"

Sus labios realmente se torcieron. "Debes protegerla de los demás, no de mí".

"Tal vez ella necesita más protección de ti", respondí, las llamas avanzando lentamente debajo de
mi piel.
Elana tosió, disipando el estado de ánimo con un gesto de su mano. “Creo que una gira es una gran
idea. Claire puede permanecer aquí esta noche, luego Titus puede proporcionar un recorrido en la
mañana de Fire Quad. Y luego resolveremos los arreglos del dormitorio.

Lo que significa que quería ver la reacción de Claire al mundo antes de asignarle sus habitaciones.

"¿Asumiendo que te parece bien, cariño?" Elana preguntó, su mirada benevolente encontrando a
Claire. La mujer era la pacificadora de nuestra raza por una razón, y se notaba mientras
sonreía. “¿Te gustaría ver la Academia? Creo que puede ser esclarecedor. Y Titus podría llevarte al
juego este fin de semana, para ver la competencia de los elementos. Asumiendo que está preparado
para eso.

No había planeado ir, pero si era algo que Claire quería ver, la llevaría. "Por supuesto."

Claire me miró de reojo, con las manos apretadas sobre su regazo. "T-eres un estudiante". No es
una pregunta, sino una declaración.

Aun así, asentí. "Primer año, sí".

"A-y yo estaría cerca de ti en la gira?" preguntó ella, su garganta trabajando sobre cada
palabra. Disfruté bastante el brillo esperanzador en sus ojos.

"Felizmente te mostraré el campus". Alcancé su mano. "Es realmente bello. Te encantará. Muchos
árboles, flores y naturaleza.

Ella se mordió el labio. "¿Hadas?"

Me reí. "No. Esos son solo aquí.

"¿Algo más mágico?"

"Todo tipo de magia elemental, cariño". Apreté su mano. “Somos fae. Vivimos y respiramos
nuestros poderes. Pero el propósito de la Academia es el control, por lo que no tendrás que temer a
nadie ni a nada. Todos están aprendiendo ".

"Como una universidad", dijo, repitiendo los sentimientos de Elana.

“Sí, excepto que aprendemos cómo pulir nuestros dones para el mejoramiento de la sociedad,
mientras asistías a la universidad para, como, un trabajo. Y la mitad de la basura que todos ustedes
estudian no tiene valor ”. Las mejillas de River se pincharon cuando Claire encontró su mirada. “Lo
siento, he estudiado algo del Reino Humano. Es, eh, divertido para mí ".

"¿Qué clase de fae eres?" preguntó ella, mirándolo con curiosidad. "No puedo sentir tu energía
como hago con Exos y Titus".

Sus palabras hicieron que mi mirada se dirigiera a Exos, quien simplemente sonrió. Esas palabras,
tan inocentes en sus labios, significaban mucho más de lo que se daba cuenta. Si ella percibía a
Exos de la misma manera que lo hizo conmigo, significaba que él también era un compañero
potencial para ella.

Y la leve curva de los labios de Elana confirmó que ella lo sabía todo el tiempo.

Al igual que la expresión de sorpresa que llevaba River.

Fae se apareó una vez, de por vida. Pero solo con una persona y siempre de su elemento.

Que Claire había encontrado una conexión potencial con dos hadas, de elementos diferentes, era
único. No, era inaudito.

¿Quizás quiso decir que sintió el aura de Exos de la misma manera que yo sentí a otros Fire Fae que
podrían ser compatibles con mi propia magia?

"Yo, uh, controlo el agua", dijo River, tragando saliva. "Soy un fae de agua".

"Oh", murmuró Claire. "Entonces, ¿estarías en la gira?"

Él resopló. “No del Fire Fae Quad, no. Mantenemos nuestros propios cuadrantes. Demasiadas
complicaciones cuando mezclas los elementos ".

Su ceño se frunció. "Pero ... pero tengo algo?" Ella miró a Exos. "R-¿verdad?"

"Tienes los cinco", confirmó, sin encontrar su mirada pero sabiendo que ella se había apoyado en él
para obtener los detalles. "Por eso sugerí el Spirit Quad". Ahora levantó su mirada hacia la
mía. "Porque sería demasiado peligroso asignarle otro lugar para quedarse".

"Veamos cómo va la gira", intervino Elana, jugando al pacificador una vez más. “Entonces
podemos decidir dónde podría querer residir. Y por esta noche, Claire se quedará aquí. ¿Está bien,
cariño?

Claire parpadeó. "Yo, eh, está bien". Ella me miró. "¿También te quedarás?"

"Uh". Miré a Exos, quien asintió. "Si. Me puedo quedar."

"Los dos pueden trabajar en el control", agregó. “Bien podría comenzar ahora. Odiaría que Claire
explotara un edificio en el campus como lo hizo antes ". Se apartó de la mesa. "Necesito telefonear
una actualización a mi hermano, así que si me disculpan".

"¿Siempre es así de abrupto?" Preguntó Claire cuando el Espíritu Fae salió de la habitación.

"No lo sé. Apenas lo conozco —admití.

"¿No sois amigos?"

Resoplé. “Es un miembro de la realeza. No se hace amigo de fae como yo.


Ella frunció. "¿Qué quieres decir?"

"Sería como si la Reina de Inglaterra se hiciera amiga de un campesino", intervino River


amablemente. "Eso sería raro, ¿verdad?"

"Yo, bueno, sí". Ella frunció. "Entonces, ¿es importante?"

"Es el Spirit Fae más poderoso que existe", confirmé. “Y heredero del Reino del Espíritu”.

"Él tiene como treinta", respondió ella.

"Las apariencias pueden ser engañosas", intervino Elana, recordándome que todavía se sentaba con
nosotros. “Bueno, te dejaré con tus arreglos para dormir. River, puedes quedarte también si tu
curiosidad sigue sacando lo mejor de ti. Ella guiñó un ojo mientras se levantaba. "Necesito dormir
un poco después de todas las festividades de hoy". Se detuvo en el umbral, sus ojos se dirigieron a
Claire. “Es encantador tenerte con nosotros, querido. Espero que disfrutes tu recorrido mañana.

Claire
River se puso de pie , arrastrándose de un pie a otro mientras se mordisqueaba el labio. "Yo, eh ..."

"No tienes que quedarte", le dijo Titus, con una sonrisa en su voz. "Puedes volver a tu dormitorio".

El alivio inundó la mirada del Water Fae. "¿Estás seguro?"

"Si hombre. Te alcanzaré mañana.

"Gracias." Se alejó de la mesa, luego se detuvo para mirarme. "Fue un placer conocerte,
Claire". Inmediatamente dejó caer su enfoque al suelo y arrastró un poco más.

"Tú también", respondí, confundido por su timidez.

Dio un pequeño saludo y prácticamente salió corriendo de la habitación.

Fruncí el ceño después de él. "¿Me tiene miedo?" Pregunté, un poco herido. No era como si
quisiera seguir prendiendo fuego a la mierda.

Titus se rio entre dientes. "No. Está en el lugar del canciller. Es una especie de gran cosa. Puede
que no sea de la realeza como Exos, pero es muy importante en nuestra sociedad. Y su afinidad por
el agua probablemente está provocando un poco la suya, ya sabes, ya que él es un Fae del Agua ".

"Espera, ¿entonces ella tiene dos elementos?" ¿No acaban de decir que no era normal mezclar
elementos? ¿O entendí mal lo que eso significaba?

"Todos los Spirit Fae hacen", respondió. “Exos tiene espíritu y fuego, Elana tiene agua y
espíritu. Al parecer, usted tiene acceso a todos los elementos ".
"Y eso no es normal". Era una suposición, una educación basada en las últimas veinticuatro horas o
el tiempo que había estado aquí.

"No. Es, eh, único ".

"¿Qué tan único?"

Se palmeó la nuca. "Tú, eh, eres el primer y único fae en controlar más de dos elementos".

"¿Más de dos?" Chillé, repitiendo sus palabras.

“Sí, como dije, Spirit Fae tiene dos. Eso es lo máximo que ha habido ".

Y tuve cinco. Parpadeé Cinco . "Yo ... ¿Qué significa eso?"

Sacudió la cabeza. "En realidad no lo sé", admitió suavemente. “Pero lo que puedo decirte es que la
Academia es tu mejor curso. Te enseñarán cómo controlar los regalos, Claire. Y parece que estarás
rotando entre los campus durante la semana ".

Me recosté en mi silla, estremeciéndome cuando una horda de esos coloridos insectos revoloteó en
la habitación. Mi instinto de matar a uno antes, como una mosca, me había abrumado en el
vestíbulo. Y luego grité cuando la cosa comenzó a gritarme .

Ese tipo de mierda no sucedió en, bueno, la realidad.

Excepto que había renunciado a considerar todo esto como un sueño. Estaba demasiado jodido para
que incluso yo pudiera entenderlo.

Especialmente los bits sobre mi madre.

"¿Qué, eh, quiso decir Exos cuando dijo que mi madre destruyó el Reino del Espíritu?" Yo
pregunté. La había mencionado varias veces hoy, pero no había estado en el estado de ánimo
adecuado para escucharlo, y mucho menos para entenderlo.

"¿No lo sabes?" Titus preguntó, sonando sorprendido.

Le di una mirada. “En caso de que no esté claro, estaba celebrando mi vigésimo primer cumpleaños
en un bar de la universidad solo ... siempre que lo hice. Y no sabía nada de hadas, hadas, duendes o
magia elemental. Hasta que cada vez que me caigo aquí. Mi profesor de inglés estaría horrorizado
por la forma en que acabo de explicar todo eso, pero ¿quién podría esperar algún tipo de claridad
después de arrojarme a esta locura?

Titus asintió con la cabeza. "Bien, sí. Bueno. ¿Terminaste de comer?"

Miré mi plato parcialmente terminado. "Oh, sí." No podría comer más, incluso si lo intentara. No
con la gimnasia en mi vientre. "Pero eso no responde a mi pregunta".
"Lo sé", dijo. "Solo estaba tratando de averiguar si deberíamos tener esa conversación aquí o, uh,
en otro lado".

"¿Como arriba?" Sugerí, que me gustara la idea de estar en un lugar menos a la intemperie y lejos
de esos insectos brillantes y parlanchines.

"Si eso es a donde quieres ir". Se frotó la nuca. "No sé a dónde más ir, en realidad".

"Quieres decir que no sabes a dónde más puedo ir", traduje. "No voy a correr de nuevo". Al menos
no todavía. No hasta que supiera más sobre este lugar. De lo contrario, fue una pérdida de esfuerzo,
y el ultimátum de Exos sobre mis opciones no me dejó tan entusiasmado para actuar de
nuevo. Porque no dudé por un segundo que él se refería a su amenaza. Claramente no le caía bien, y
el sentimiento era mutuo.

Bueno, sobre todo mutuo.

Aparte del hecho de que todavía a veces quería besarlo.

Sacudí mi cabeza. "Vamos arriba", le dije, de pie. Porque, a diferencia de Exos, en realidad
me gustaba Titus. Y también lo encontró caliente como el infierno.

Un sandwich de Titus y Exos sería, bueno, increíble. Dos cuerpos poderosos empujando, lenguas
bailando, manos vagando ...

Y, Dios mío, necesitaba detener esa línea de pensamiento.

Guau.

No.

No esta pasando.

Siempre.

Y, Jesucristo, ¿qué me pasaba incluso para empezar a imaginar eso? Muy claramente perdiendo

"¿Claire?" Preguntó Titus con el ceño fruncido. Se había quedado conmigo y parecía estar
esperando que yo liderara.

"Derecha." Me di vuelta y comencé a subir las escaleras. Para llevarlo a mi habitación. Lo cual,
después de ese último pensamiento, probablemente no fue la idea más brillante, pero no fue como
si Exos se uniera a nosotros. Aunque, no me quejaría exactamente si lo hiciera.

No, espera, sí, lo haría.

No me gustaba Exos.
El era un idiota. Una polla que resultó ser uno de los hombres más sexys que jamás había visto. Así
como Tito, pero de maneras completamente diferentes.

Gruñí, frustrada por la avalancha de imágenes que abrasaron mi mente, cada una de ellas más
gráfica que la anterior.

"¿Estás bien, Claire?" Titus preguntó, sonando preocupado.

No se . "Si. Solo, eh, confundido. No es exactamente una mentira.

Su mano atrapó la mía en la parte superior de las escaleras, atrayéndome hacia él cuando su otra
palma fue a ahuecar mi cara. Ojos del color de un árbol de hoja perenne me miraron.

"Va a estar bien", susurró, su pulgar trazando mi pómulo. “Sé que todo es abrumador en este
momento, que te sientes completamente fuera de lugar en este reino, pero creo que te gustará
aquí. Menos tal vez los duendes. Intentó una sonrisa que sentí resonar dentro de mí.

Titus había entendido mal mi incomodidad, pero sus palabras eran exactamente lo que necesitaba
escuchar. "Gracias", dije, presionando mi mano sobre la suya.

"De nada." Su mirada cayó a mis labios, el calor ardiendo entre nosotros. Se sentía diferente de
antes, su comodidad evolucionaba hacia algo más intenso. La energía ronroneó debajo de su piel,
levantándose para acariciar la mía, inflamando una necesidad dentro de mí que no entendía. Me
atrajo hacia él, me hipnotizó, me excitó, me hizo volar. "Joder, eres hermosa", susurró, su asombro
rivalizando con el mío.

Tragué saliva e incliné la cabeza hacia atrás.

Aclararnos la garganta nos hizo saltar, mis pies me hicieron tropezar con el duro pecho de
Exos. Me atrapó con una mano en mi cadera, estabilizándome entre ellos.

¿Y qué sabes? De repente me convertí en el centro de un sándwich Exos y Titus.

Mis mejillas se calentaron ante la idea, mi garganta se secó.

“Yo, eh, quiero decir, que sólo íbamos a mi habitación, a, bueno ...” Al darse cuenta de lo mal que
sonaba todo, me dejó de hablar y se tragó a ceja arqueada de Exos.

"Habla", dijo Titus. "Ella quiere saber sobre su madre, algo que aparentemente aún no le has
dicho".

"Cuando lo intenté, ella me golpeó contra una pared". Exos inclinó su cabeza hacia mí. "Dos
veces."

Las llamas parecían lamer mi piel. Quizás literalmente. No podía decirlo porque parecía que no
podía dejar de mirar a los ojos azul océano de Exos. Ese tirón magnético me mantuvo en su lugar,
paralizándome ante él. Entonces Titus agarró mi otra cadera, su pecho caliente contra mi espalda.
Oh, joder ...

Me apoyé contra él, luego me balanceé hacia adelante y hacia atrás nuevamente, incapaz de decidir
a quién quería tocar más.

¿Qué me está pasando?

"¿Finalmente estás lista para escuchar, princesa?" Murmuró Exos. "¿O usarás esa impresionante
energía eólica tuya sobre mí otra vez?"

"¿Impresionante?" Lo repeti.

"Muy", admitió, su mirada suavizándose un poco. Su pulgar barrió mi labio inferior, su mano
opuesta apretó mi cadera. "Tanto poder". Me liberó de su mirada mientras levantaba sus ojos hacia
Titus. "¿Dónde quieres dormir?"

"No tengo idea", dijo, su cálida voz me hizo cosquillas en el pelo. "Solo nos dirigíamos aquí para
hablar de su madre".

"Sí, escuché eso la primera vez". Su pulgar continuó acariciando mi labio, como si memorizara la
sensación. "Estaba preguntando si planeas dormir en su habitación".

"No habíamos llegado tan lejos en términos de arreglos", respondió Titus.

"Hmm. Bueno, estaré al final del pasillo. Si necesita una habitación, la que está al lado de mi suite
de invitados está abierta. Su mirada se posó en la mía, su boca se curvó en una hermosa
sonrisa. "¿Y, Titus?"

"¿Si?"

"Ten cuidado con éste." Su pulgar presionó entre mis labios, atrapando ligeramente mi lengua antes
de retirarse y dejar que su mano cayera a su lado. “Claire tiene una inclinación por besar a
extraños. ¿No, cariño?

Mi cara se incendió, o al menos así se sintió. Un vívido recuerdo de la barra atravesó mis
pensamientos, llevándome de vuelta a sus primeras palabras. ¿Sueles besar a hombres que apenas
conoces?

Exos sonrió. "Buenas noches, princesa".

"N-noche", tartamudeé, mi cadera hormigueaba cuando me soltó. No se dio la vuelta mientras


caminaba por el pasillo, su traje aferrado a su forma muscular y dejándome salivando por el cuerpo
debajo.

Esto está muy jodido.


No debería estar codiciando por él. No debería estar codiciando a nadie. Debería concentrarme en
encontrar el camino a casa.

"¿Tú, uh, besaste a Exos?" Titus preguntó, su palma deslizándose lejos de mí mientras se movía
para mirarme, su expresión ilegible.

"Um". Me aclaré la garganta. "Algo así como. Fue un desafío.

"¿Un reto?" preguntó, alzando una ceja.

"Como en la verdad o en el desafío".

Él frunció el ceño. "No entiendo."

"Es un juego. ¿Nunca has jugado?

Lentamente sacudió la cabeza, haciéndome sonreír.

"Es tonto. No te falta mucho. Pero esencialmente, se juega con un grupo de amigos, y tú eliges una
verdad o un desafío. Una verdad podría ser, ¿cuál es el lugar más loco en el que has tenido sexo? Y
tienes que responder honestamente. Un desafío podría ser algo así como ir a besar a ese tipo en el
bar. Ese era mi desafío: besar a Exos. Rick puede ser ... Me detuve, el pensamiento de mi amigo
enviando una sacudida a través de mi corazón.

Ni siquiera pude despedirme.

Solo me fui a este otro reino, sin pensar en mi pasado.

¿Me echarían de menos mis amigos? ¿Vendrían a buscarme? Mis abuelos murieron el año pasado,
dejándome suficiente dinero para terminar la escuela. Pero no tenía otra familia.

Titus ahuecó mi mejilla, sus ojos verde bosque llenos de emoción. "Lamento lo de tu amigo".

"Yo también", susurré, aclarándome la garganta de nuevo. "C-puedes hablarme de mi


mamá?" Pregunté, necesitando la distracción. “Dime por qué estoy aquí? ¿Cómo estoy aquí?

Su garganta se movió mientras asentía. "Si. Por supuesto." Echó un vistazo al pasillo de puertas
delante de nosotros. "Uh, en tu habitación?"

"Sí por favor." No quería estar a la intemperie por más tiempo. Lideré el camino con él
arrastrándose detrás de mí, sus manos metidas en sus jeans como si estuviera tratando de no volver
a tocarme. Probablemente por la pequeña revelación de Exos. El beso apenas contaba, pero sí,
había sido bastante inapropiado esa noche. Por otra parte, él también, ya que me dejó besarlo.

Aparté el recuerdo de mi cabeza, enfocándome en el presente.

Titus me siguió a la habitación, su actitud reservada cuando cerré la puerta.


Echó un vistazo alrededor del espacio florido, observando el árbol en el centro de la habitación y
las enredaderas que trepaban por las paredes. "Definitivamente es Spirity aquí".

"¿Cómo es tu lugar?" Me preguntaba.

"Negro." Él sonrió de lado. "Me gusta quemar cosas".

"Aparentemente, yo también", me quejé, bajando la mirada. ¿Cuánto daño había causado sin
querer? No es que pueda culparme por completo. No era como si alguien me hubiera entrenado
sobre cómo ser un ... un ... fae.

Joder, realmente creo esto, ¿no?

Me estremecí, no queriendo admitir la lógica que fluía por mi mente. Este tipo de mierda era
imposible. O debería ser. Sin embargo, no podía negar toda la magia que fluía a mi alrededor, el
hecho de que las llamas literalmente salieron disparadas de mis manos, que había destruido un
muro de, ¿eh, vides? Sacudí mi cabeza, tratando de aclararlo.

Titus me cogió la barbilla e inclinó la cabeza hacia atrás para mirarme cálidamente. "Aprenderás a
controlarlo, Claire".

"¿Lo haré?" Yo respondí. "Ni siquiera sabía que nada de esto era real hasta hoy, o ayer, o cuando
fue que Exos me secuestró". Se sintió como hace una vida, mi existencia cambió para siempre por
este nuevo mundo. “Ni siquiera entiendo por qué estos poderes, o lo que sean, no se manifestaron
hasta hace poco. O cómo comenzar a controlarlos ".

"Se rumorea que tu madre te hechizó", respondió, deslizando sus dedos a lo largo de mi mandíbula
y bajando por mi cuello antes de caer a su lado. "Exos sería mucho mejor dictando la historia, ya
que se sienta en el Consejo de Fae, pero puedo decirte lo que sé". Había un filo en su voz cuando
habló de Exos, pero no se reflejó en la amabilidad de sus rasgos.

"Prefiero que me digas", admití. Algo me dijo que Exos sería contundente, y quizás
deliberadamente duro. Y no podría manejar eso ahora. Necesitaba a alguien que me metiera en esto
suavemente. Alguien como Titus.

Se palmeó la nuca y dejó escapar un suspiro. "¿Qué es todo lo que sabes?"

Me senté en la cama, que era admirablemente suave considerando que la base estaba hecha de un
tronco de árbol. "Uh, bueno ..."

Pensé en la mínima información que me dio mi abuela, mientras jugaba con el encanto que colgaba
de la cadena alrededor de mi cuello. Un viejo hábito cada vez que pensaba en ella, ya que había
sido uno de los últimos regalos que me había dado antes de morir.

Pellizcando mis labios a un lado, me encogí de hombros. “Honestamente, no mucho. No la


recuerdo en absoluto. Mi abuela dijo que se fue cuando yo era un bebé y que nunca volvió a
casa. Luego afirmó que mi padre murió de un corazón roto ".
Hizo una mueca y se apoyó contra el tronco del árbol frente a mí. "Bien, entonces tendremos que
volver al principio". Cruzó un tobillo sobre el otro, con las manos metidas en los bolsillos de
jean. “Entonces tu madre, Ophelia Snow, era una Spirit Fae. Muy poderoso, como es el caso con la
mayoría de las Spirit Fae femeninas de cierto derecho de nacimiento. Mortus, otro Espíritu Fae, fue
su compañero elegido. Nunca completaron los votos porque conoció a tu padre poco después y te
creó.

Parecía extremadamente incómodo cuando terminó, pero tuve que preguntar: “¿Compañero
elegido? ¿Como si mi madre engañara a este tipo Morty? Eso no sonó bien.

"Mortus", corrigió. “Y básicamente, sí. Cuando fae mate, nos apareamos de por vida. Hay un
intercambio de poder que esencialmente une las esencias, y ella había comenzado ese proceso con
Mortus antes de conocer a tu, eh, padre. Los rumores dicen que ella se aventuró en el Reino
Humano en algún tipo de tarea, luego se negó a volver a casa después de conocer a tu
padre. Mortus, siendo su futura pareja, emitió un edicto que ella regresó y expió sus crímenes. Así
lo hizo, y luego luchó contra él.

Un escalofrío me recorrió la espalda. "Y…?" Le pregunté, mi voz apenas un susurro.

Titus pasó los dedos por sus mechones castaños y suspiró. “Cuando los fae aceptan un poder
vinculante, es irreversible. Hacerlo provoca una interrupción en el equilibrio. Es por eso que la
llamó a casa, para terminar el vínculo porque los elementos ya se estaban fracturando debido a sus
votos no resueltos. Por supuesto, todo esto es rumores. No estaba allí cuando sucedió todo. Pero mi
familiaridad con los rituales sugiere la verdad detrás de esto ".

"¿Rituales?" Lo repeti. "No entiendo la parte del vínculo ".

Parecía pensativo, como si buscara las palabras. Luego se apartó del árbol para pararse delante de
mí, extendiendo su mano. "Tócame".

No estaba segura de qué tenía que ver esto con nada, pero presioné mi palma contra la suya,
curiosa. "O-está bien".

Titus se puso de rodillas, su mirada amable mientras me miraba. "Cierra los ojos y simplemente
describe las sensaciones que se deslizan sobre tu piel".

Tragando saliva, dejé caer mis párpados, confundido sobre por qué había descarrilado nuestra
conversación. Pero claramente tenía algo que hacer sobre algo.

"¿Qué sientes, Claire?" preguntó, su voz suave. "Dime lo que sientes".

"Yo ..." Me lamí los labios, concentrándome en el calor en espiral en mi brazo, la caricia
extrañamente familiar después de solo unas pocas horas de conocerlo. "Caliente", susurré. "Y ..."
Mordí mi mejilla, luchando contra el impulso de inclinarme hacia él, para buscar consuelo de su
conocida intimidad. Una parte extranjera de mí confiaba en él a pesar de que mi mente se rebelaba
contra la noción.
Realmente no lo conozco.

Pero yo quiero.

Me gusta el.

"Se siente ... natural ... tocarte". Mis mejillas se calentaron por la admisión. También se sintió
natural tocar Exos.

"Porque sientes la conexión floreciendo entre tu esencia y la mía", susurró, su mano opuesta
ahuecando mi mejilla. “Los Fae están basados en la esencia. Confiamos en nuestros enlaces a los
elementos para guiarnos, y cuando encontramos a alguien con quien somos compatibles,
gravitamos hacia esa persona. My Fire llama a la tuya, y viceversa. Tal como parece, tu espíritu
está intrigado por Exos. Definitivamente no es común, pero nada de ti es ordinario ".

"O-oh", respiré, incapaz de decir más. Si bien sus palabras tenían sentido, tampoco lo
hicieron. Básicamente, había dado a entender que me atraían dos hombres.

Dos hombres que apenas conocía.

Dos hombres que no podían ser más diferentes.

Dos hombres que me excitaron como ningún otro.

Este reino está jodiendo con mi mente, y aparentemente mi libido.

Titus inclinó la cabeza hacia un lado, sus manos aún sobre mí. “Ofelia, tu madre, había permitido
que su afinidad se uniera a Mortus a través de una serie de rituales a los que se someten las hadas al
solidificar un apareamiento. Pero ella no lo terminó. En cambio, ella fue a la Tierra, te creó y solo
regresó cuando Mortus amenazó con ir tras ella. Y luego ella luchó contra él. No sé los detalles,
pero sé el resultado ".

Lo miré a los ojos, esperando que continuara. Cuando no lo hizo, le dije: "Dime".

Su expresión cayó, su toque se volvió frío contra mi piel. “El noventa por ciento de los Spirit Fae
murieron por causas desconocidas ese día, destruyendo el reino. Tu madre murió con ellos. Mortus
vivió. Y parece haber despertado una maldición, o ese es el mito, de todos modos.

"¿Una maldicion?" Repetí, mi mirada recorriendo su rostro de un lado a otro. "¿Qué maldición?"

“Ningún Spirit Fae ha podido procrear desde ese día. Se dice que la traición de tu madre maldijo al
Espíritu Fae, condenando a muerte a su especie.

Jadeé. "¿Qué?"
"Hay más." Miró hacia otro lado, mirando las viñas en la pared a nuestro lado. “Spirit Fae son vida
y muerte, el equilibrio entre todos los elementos. Sin ellos ... Hizo una pausa, se aclaró la garganta
y finalmente me miró. "Sin ellos, se espera que muramos".

Claire
Miré las viñas sobre mí, las palabras de Titus se repetían una y otra vez en mi mente.

Mi madre la engañó con su padre y me creó.

Luego luchó contra su prometido hasta la muerte.

Y creó una maldición que aparentemente mataría al tipo fae.

Parpadeé Entumecido. Frío. Solo. ¿Cómo se aceptaba toda esa información? No era que me
importara mucho mi madre, que había sido abandonada por ella al nacer. Pero mierda, ¿qué clase
de persona le hizo esto a otras personas? Er, fae, o lo que sea. No importaba.

Mi madre había causado una pandemia. ¿A propósito? ¿Por accidente? No lo sabia Pero ese tipo de
legado pintó a mi madre con una luz horrible.

La hacía sonar malvada.

"¿Claire?" Murmuró Titus, moviéndose para sentarse a mi lado en la cama.

"Todavía procesando", respondí.

"Tal vez deberíamos hablar de eso más mañana?" el sugirió.

Asentí en silencio, sin estar segura de poder soportar más esta noche. Demonios, no podría soportar
más, punto. "Debes odiar a mi madre", me di cuenta. "Oh Dios, todos me odiarán también". Me
dolía el pecho ante la repentina comprensión. Me condenarían con ella como resultado de su
infidelidad, no solo con Mortus, sino también con los de tipo amable.

"Depende de su opinión sobre la profecía", murmuró Titus, respirando hondo. "Pero sí, creo que
dormir es probablemente una buena idea".

"¿Qué profecía?" Le pregunté, ignorando su idea a pesar de saber que estaba en mi límite de
información.

“Es una historia, Claire. Un mito. No es verdad. Honestamente, creo que toda la maldición también
es una mierda ".

"¿Entonces que es eso?" Empuje. "¿Por qué afectaría la opinión que alguien tiene de mí?"

"Porque la profecía dice que un fae con acceso a todos los elementos romperá la maldición",
respondió rotundamente. "O condenarnos a todos".
"Oh." Empecé a asentir. "Sí, eso es brillante. Así que soy la hija de una mujer que destruyó el
Espíritu Fae, y posiblemente todos los fae. Y tengo acceso a todos los elementos, que podrían
rectificar la situación o matarlos a todos ”. Solté una risa histérica que se convirtió en un sollozo
mientras me acurrucaba. "Esto es simplemente demasiado."

Nunca había experimentado una vida fácil, habiendo perdido a mis padres antes de que pudiera
caminar y criado por dos abuelos distantes que me veían más una carga que un regalo. Pero esto
definitivamente tomó el pastel.

“¿Y todos quieren que vaya a una Academia mañana? ¿Con un grupo de personas que claramente
me odiarán o temerán? Otra risa salió de mí. "Sí, eso va a ir bien". Mierda. " Joder ". Quería
gritar Quejarse. Correr. Para volar. Para algo .

"Claire", murmuró Titus, su mano sobre mi hombro.

Lo sacudí, pero él me agarró con más fuerza, tirando de mí hacia él.

" Claire ".

Lo ignoré, demasiado ocupado sacudiendo mi cabeza de un lado a otro mientras lloraba de risa ante
la locura de toda esta situación. Era como si hubiera caído en un país de las maravillas de locos con
historias y expectativas que no tenían sentido. Y esta energía extraña que no pude controlar. Nadó a
mi alrededor, instándome a usarlo, a destruir, a crear, a quemar .

"¡Claire!" Titus gritó, sus brazos envolviéndome. " Detente. "

"¿Detener Qué?" Pregunté por una risita que sonó maníaca para mis oídos. El mundo entero se
estaba derrumbando a mi alrededor, y él quería que me relajara. ¿Respirar? ¿Atención? ¿Eran esas
las palabras que decía? No. Sonaba como Exos. En mi cabeza. No mi oreja Lo que sea. Solo quería
esconderme, nunca salir, e ignorar todo lo que me rodeaba. Desaparecer.

Dejar.

Un puñetazo en el estómago me hizo encogerme, el poder era fuerte y envolvente, sacándome de


mi estado y de vuelta al presente para mirar fijamente a dos ojos azules ceñudos. Brillante con
poder. Consumiéndome Obligándome a ceder. Entregar. No lo entendí, traté de combatirlo, pero el
tirón magnético era demasiado grande, abrumaba cada parte de mi mente y me aterraba en el
presente. Sus manos estaban en mis mejillas, bandas de acero musculoso alrededor de mi cintura,
un cuerpo caliente presionado contra mi espalda.

Parpadeé varias veces, confundido. ¿Cuándo llegó Exos aquí? ¿Y por qué Titus me abrazaba tan
fuerte?

"Eso es todo", exó Exos, su boca peligrosamente cerca de la mía. "La mayoría de los fae entran en
su poder lentamente, pero el hechizo es tu mo…" Se aclaró la garganta. “Tienes veintiún años de
elementos acumulados golpeándote a la vez. Que incluso eres consciente es un milagro. Muestra
una fuerza que muy pocos poseen, una fuerza que admiro. Pero necesito que uses esa fuerza para
controlarte, Claire. Este comportamiento volátil es lo que teme el Consejo, por qué no quieren que
asistas a la Academia. Pero presioné para que te permitieran, me ofrecí voluntariamente para
entrenarte y protegerte. Y no voy a fallar. ¿Me entiendes?"

Olas brillantes A eso me recordaba su mirada, tan intensa, tan poderosa, tan atractiva. Caí en él
como lo haría con un océano, permitiendo que la marea me empuje hacia abajo con una fuerza que
me robó el aliento, y encontré paz bajo la estela rugiente. Dichoso, oscuro y mío.

Otra fuerza vino desde atrás en forma de infierno, tirándome hacia atrás mientras mi alma parecía
luchar por el control sobre ambos.

Exos me había preguntado si entendía.

Pero no lo hice.

Nada de esto tenía sentido, mi mente y mi cuerpo estaban abrumados por las sensaciones de duelo y
mi corazón se partió en dos. ¿Cómo podría desear dos hombres? ¿Ahora? ¿Aquí? En este lugar
extranjero?

"Ella necesita dormir", dijo la ardiente.

"Lo sé", respondió Spirit. "¿Protegerla?"

"Con mi vida." Un voto ardiente habló en mi cabello.

"Estaré cerca", susurró Spirit, cálidos labios rozando mi frente. Intenta descansar, Claire. Tenemos
mucho que discutir mañana.

Alguien murmuró. Tal vez yo. No lo sabía, no podía comprender los hilos sedosos de la realidad
flotando a mi alrededor. Pero oh, mi océano se estaba yendo. Esa paz Lo alcancé, golpeando el aire
en su lugar, pero un suspiro en mi mente me tranquilizó.

Aún allí.

Aún conmigo.

Todavía aliviando mi dolor.

Mi espíritu.

Mi otra mitad.

Las llamas que danzaban dentro de mí se enfriaron, calmadas por la presencia de otro, el que llamó
a las brasas de mi alma. Dejé de tratar de descifrar el significado y cedí a la sensación, confiando en
los que me rodeaban para mantenerme a flote, para nunca dejarme ahogarme.

"Buenas noches, Claire", susurró la voz detrás de mí, abrazándome con fuerza. En algún lugar de
mi mente, noté la falta de ropa, mi vestido se convirtió en cenizas a mi alrededor. Pero estaba
demasiado agotado para verificar, demasiado consumido por la necesidad de descansar para validar
mi modestia.

Dormir sonaba bien.

Quizás cuando despertara, sería a la realidad.

Sin embargo, de alguna manera sabía que esta era mi vida ahora. Mi presente y futuro. Un fae
tambaleándose al borde del desastre mientras trataba de dominar elementos que no podría entender.

Podría morir aquí.

Pero también podría vivir.

***

Ugh Alguien había dejado el calor demasiado alto otra vez. Se sentía como si estuviera envuelto en
una manta abrasadora, chamuscándome el pelo y dejando un rastro de sudor a su paso. Por eso
prefería un ventilador por la noche, una brisa sutil para ayudar a cambiar el aire caliente.

Ah, ahí estaba, rozando sutilmente mi piel sofocante. Más , insté, ansiando el frío helado para
enfriar las llamas que avanzaban lentamente a mi alrededor, consumiendo la habitación.

Espera ... Volé hacia arriba, mi boca se abrió de par en par ante el remolino de poder que abrumaba
la suite.

En el mundo fae.

Donde ahora residía.

Rodeado de caos.

"¡Titus!" Grité, golpeando mi palma contra su pecho desnudo. Sus ojos se abrieron, su cuerpo se
puso alerta tan rápido como el mío.

Frunció el ceño ante la vorágine de elementos. "Bueno, eso es, um, diferente".

"¿Diferente?" Repetí con un chirrido.

"Sí, nunca he visto algo así". Sacudió la cabeza y luego agarró mi mano. “Está bien, curso
intensivo. Necesito que te concentres en atraer los elementos hacia ti. Piense en ello como el juego
de salto donde se capturan las ráfagas ".

Lo miré boquiabierto. "¿Qué?" Ráfagas? Juego de salto?


"Er, cierto". Él hizo una mueca. "Uh, ¿tienes una actividad en la que tratas de agarrar cosas con tu
mente?" Ante mi mirada en blanco, suspiró. "Está bien, concéntrate en el núcleo del fuego, ese
parpadeo azul en el medio, y llámalo".

"Llámame", repetí. "Derecha."

“Vamos, cariño. Confía en mí y pruébalo. Sus hoyuelos parpadearon. "¿Por favor?"

Todavía debo estar soñando , decidí, cediendo a la locura del momento. "Todo bien." Me concentré
en el azul brillante de la llama, como él sugirió, y me mordí el labio. ¿Ahora que? Titus había dicho
que llamara al fuego. Bueno. ¿Pero cómo? Como, ¿se suponía que debía hablar con eso?

Pellizcando mi boca hacia un lado, me encogí de hombros. Ven aquí .

Nada.

Bueno, por supuesto nada. ¿Por qué me escucharía?

Excepto que sentí un parpadeo de algo en respuesta. Una extraña especie de cuerda caliente,
invisible para mi ojo pero tangible contra mi dedo.

Extraño.

Tiré de él, mis cejas se alzaron mientras la llama bailaba un poco en respuesta.

De ninguna manera…

Lo intenté de nuevo, me quedé boquiabierto cuando el infierno definitivamente respondió. Con un


giro de mi dedo, los colores ardientes giraron en una esfera, encogiéndose cuando quise que se
pareciera al tamaño de una pelota de béisbol, y aterrizaron en la palma de mi mano.

"Excelente", elogió Titus. "Ahora usa esa niebla de allá para apagarlo".

¿Niebla?

Oh.

Había una ducha en la esquina de la habitación, regando lo que parecía ser un lecho de flores que
me recordaba a las que había tendido en el campo. ¿Coincidencia? Tal vez.

Otra hebra tiró de mi ser mientras deseaba que el agua se condensara y soplara hacia mi mano. Mi
palma chisporroteó cuando los elementos se encontraron, una paz profundamente arraigada
abrumaba mis sentidos cuando los tres elementos (aire, agua y fuego) se mezclaron sobre mi piel.

"Hermosa", respiró Titus, pasando un dedo por las secuelas de mi milagro. "Creo que las flores
pueden quedarse".

Miré el parche en cuestión, frunciendo el ceño. "¿Estás diciendo que hice eso?"
"Lo hiciste", respondió, sonriendo. “Tierra y espíritu, mezclados como uno solo. No solo las
creaste, sino que también usaste el suelo para ayudar a que las flores crecieran y el agua para
hacerlas florecer ”.

"¿Y el fuego?" Le pregunté.

“Una defensa natural. Nos protegiste mientras dormías, el aire evitó que nos quemara o las
paredes. En realidad estoy realmente impresionado ". Metió un mechón de cabello rebelde detrás de
mi oreja. “Exos tenía razón. Eres muy poderoso ". Estudió mi rostro, como si memorizara mis
rasgos, su asombro una emoción palpable flotando entre nosotros. "Tan hermosa".

"¿Yo o las flores?" Salió más ronco de lo que pretendía, mi cuerpo se iluminó con una conciencia
diferente ahora que el pánico había disminuido. La intimidad de lo que acababa de hacer, con su
entrenamiento, agitó algo dentro de mí. Un anhelo oscuro, completamente inapropiado y sin
embargo satisfactoriamente correcto.

"Tú", susurró, sus iris verdes bajando a mi boca. "Eres hermosa." Su mirada continuó hacia abajo,
sus pupilas se agrandaron, sus labios se abrieron con asombro.

Me tomó un momento darme cuenta de por qué.

Mi vestido definitivamente había desaparecido anoche, dejándome desnuda a su lado. Y aunque eso
debería haberme alarmado, no lo hizo. De alguna manera confiaba en él para que no actuara en
consecuencia, tal vez porque me había retenido durante las últimas horas, sin importar el daño. O
tal vez porque quería que me viera.

"Titus", respiré, mis dedos recorrían sus brazos desnudos y musculosos hasta sus hombros.

"Claire", respondió, mi nombre era una melodía ronca que parecía centrarse entre mis muslos.

"¿Es esta atracción normal?" Pregunté, pasando mis dedos por sus mechones castaños. "¿Esta
conexión instantánea que me da ganas de besarte?"

"Es el fuego", explicó, su mirada esmeralda ardiendo mientras se alzaba hacia la mía. "Tu elemento
está llamando al mío".

"¿Para aparearse?"

"Para probar el potencial de apareamiento". Su palma se deslizó hacia la parte posterior de mi


cuello, marcando mi piel y haciendo que me inclinara más cerca de él. "Es un llamado a jugar, a
explorar los límites y el potencial entre nosotros".

"¿Qué pasa si nos rendimos?" Susurré, mis labios girando hacia los suyos.

"Estamos atados por un mes, donde tu poder sabe el mío y viceversa". Las palabras fueron cálidas
contra mi boca, un destello de fuego bailando entre nosotros y besando el aire con una promesa
tácita.
"¿Un mes?" Repetí, decidiendo que me gustaba el sonido de eso.

"Un período de prueba, sí".

"¿Te gusta salir?" Supuse.

“Sí, creo que así es como lo llamas en el Reino Humano. Un período de cortejo donde somos
exclusivos el uno para el otro ".

Yo fruncí el ceño. "¿Solo por un beso?"

Él asintió, su mano libre fue hacia mi cadera expuesta, sosteniéndome. "No serías capaz de tocar a
otro Fire Fae hasta que nuestro cortejo desapareciera".

"Eso suena…"

"Vinculante", murmuró. "Si. Eso es lo que le has hecho a Exos.

Sus palabras me sobresaltaron del estupor que abrumaba mi mente. "¿Qué?"

"Lo besaste, iniciando así el juicio". Tragó saliva, apretando su agarre. "Y como estás hecho de
varios elementos, puedes entretener a más de un cortejo a la vez".

"Oh", susurré, mis ojos se abrieron. "¿Eso es normal?"

"No." Presionó su frente contra la mía. "De ningún modo."

"Oh", repetí, mi voz ronca. "¿Es por eso que los quiero a los dos?"

Su risa profunda hizo vibrar la atmósfera sensual a nuestro alrededor, esparciendo piel de gallina a
lo largo de mis extremidades. "Tus dones elementales nos anhelan a los dos, sí".

"¿Y un beso nos une?"

“Temporalmente, sí. Si es deseado y acordado por ambas partes ".

Lo que significa que Exos también quería el vínculo. ¿O solo había anhelado besarme? Aparté el
pensamiento, prefiriendo concentrarme en el ahora, en la forma en que las manos de Titus se
sentían contra mi piel. Su aliento, una intoxicación ardiente calentando mis labios, instándome a
cerrar la brecha entre nosotros, tomar lo que deseaba y más. Para atarnos. Para explorarlo. Para
saborearlo. Para sentir él.

Me deslicé sobre su regazo, mis piernas a horcajadas sobre las suyas, mis brazos alrededor de su
cuello. "Bésame, Titus," susurré, mi boca rozando las palabras contra las suyas. "Por favor,
bésame."

Él sonrió, sus dedos pasaron por mi cabello, tomando el control inclinando mi cabeza a su
gusto. "Trata de no encender la habitación en llamas, cariño".
"No hay promesas", articulé, las brasas ya se enroscaban en mi estómago. La erección asentada
firmemente entre mis muslos no ayudó, ni la forma en que su pecho quemó el mío mientras me
acercaba, su brazo marcaba mi espalda baja.

Lideró con la lengua, sin molestarse en abrazarme. No fue necesario. Un toque desencadenó la
pasión entre nosotros en una explosión de sensaciones y lujuria. Mis uñas se clavaron en sus
hombros, sujetándome a él mientras él dominaba mi boca de una manera que ningún otro hombre
lo había hecho. Me dejó sin aliento, necesitado y gimiendo por más, su experiencia en este campo
detonó todas mis expectativas y sentó una nueva base en su camino.

Hambres que solo él podía saciar.

Una pasión que solo él podía enfriar.

Que fuego.

Un resplandor que tembló sobre mi piel, iluminando cada fibra de mi ser.

"Titus", gemí, su cuerpo poseía el mío en ese momento. Podía hacer lo que quisiera, como quisiera,
y yo lo dejaría. Nunca me había sentido más vivo, más lleno de energía en toda mi vida. Era como
si me hubiera introducido en un nuevo nivel de existencia, uno en llamas con un calor interminable
y sensaciones de fuego.

Y todo lo que hizo fue besarme.

Profundamente.

Devorándome hasta el alma.

"Más", insté. "Por favor."

Él gimió, el brazo alrededor de mi espalda baja me atrajo más cerca. "Me estás matando,
Claire". Tiró de mi labio inferior hacia su boca, chupando fuerte, apretando la mano en mi
cabello. "Tenemos que tomar esto con calma".

"¿Por qué?" Me moví para presionar mi centro calentado contra su polla, amando la forma en que
se sentía entre mis piernas. Muy bien Tan perfecto. Entonces mio .

La necesidad posesiva de reclamarlo me invadió, enviando una sacudida a mi sistema y haciendo


que mis ojos se abrieran. Nunca hice esto con hombres con los que no salía constantemente, y
mucho menos con uno que acabo de conocer. Un beso si.

Pero requería monogamia antes del sexo.

Necesitaba conocer al hombre.


Por eso solo había estado con dos: mi novio de secundaria y Tucker del año pasado. Y les había
hecho esperar a ambos casi seis meses.

No seis horas, ni el tiempo que haya pasado.

Titus presionó su boca contra la mía, más lento, menos exigente que antes. "Es abrumador",
susurró, sus labios tocando los míos con cada palabra. “Hay que facilitarlo, o los elementos se
harán cargo. Forman parte de nosotros, de quiénes somos, de las decisiones que tomamos. Y la
naturaleza no siempre escucha a la razón. Confiamos en nuestras mentes para eso ”.

Otro beso, más suave, persuasivo, su lengua trazó suavemente la mía.

Caí en la sensación, mi cuerpo se encendió desde dentro y envió otra ola de calor a través de mi
vientre.

Joder, lo quería.

Pero no lo conocía.

Todo fue tan confuso, tan consumidor, tan poderoso. Me estremecí bajo la avalancha de emociones,
mi agarre sobre él se apretó, mi respiración se aceleró en mi pecho.

"Titus ..."

"Está bien, Claire", susurró, moviéndonos, así que me recosté sobre mi espalda, su parte inferior del
cuerpo descansando entre mis muslos.

Sus labios permanecieron firmes, su lengua una presencia dominante en mi boca. Las ascuas
parecían bailar sobre nuestra piel, su palma recorría un ardiente camino por mi costado antes de
agarrar mi cadera para detener mis movimientos. Ni siquiera me había dado cuenta de que me
estaba levantando contra él hasta que me detuvo, su toque era un reclamo bienvenido.

"Te sientes como el cielo debajo de mí", murmuró, sus labios saboreando mi mejilla antes de
moverse hacia mi cuello. "Joder, Claire". Él mordisqueó mi pulso acelerado, deslizándose hacia mi
clavícula y luego de regreso a mi boca. "Necesitamos dormir, cariño".

"No estoy cansado", respondí, arqueándome en él con un suspiro delicioso.

Él se rió entre dientes, sus labios rozaron los míos. “Confía en mí, desearía que fuera cierto. Pero
los dos sabemos que estás exhausto, y presionar esto aún más no sería correcto ”.

"Se siente bien". Las palabras fueron una exhalación suave, mi cuerpo derritiéndose debajo del
suyo. "Se siente increíble".

"Sí", estuvo de acuerdo, su voz ronca y ardiente. "Demasiado bien". Su lengua se deslizó en mi
boca nuevamente, el sabor de él me abrasó de adentro hacia afuera. No podía pensar debajo de su
ataque, las sensaciones eran demasiado grandes, el fuego que generaba dentro de nosotros un
elemento combustible esperando nuestro permiso para estallar.

Gimoteé y me retorcí debajo de él, una mujer desenfrenada desatada bajo una pasión que no
entendía completamente. Su nombre cayó de mis labios, un cántico y una súplica, mis pezones
rozándose contra su pecho caliente y duro. Necesitaba más Lo necesitaba Necesitaba esto .

"Suficiente", dijo una voz profunda, reverberando las paredes que nos rodeaban, sacándome de las
cadenas del deseo. Las piscinas de color azul oscuro se encontraron con las mías cuando miré hacia
arriba en una cara tan hermosa que mi corazón amenazó con arder.

Exos .

"Te dije que la entrenaras, no la follaras", gruñó, sus palabras me empaparon en una ola de agua
fría. “Ella no entiende nuestras reglas, nuestro mundo o los lazos que nos unen. Piensa con la
cabeza, Titus, no con tu polla.

Titus maldijo, su rostro cayó sobre mi cuello cuando Exos salió furioso de la habitación, cerrando
la puerta detrás de él. " Joder ".

De repente sentí frío a pesar de la capa de calor sobre mí y temblé cuando él se alejó, con las
palmas de las manos clavadas en sus ojos.

"Lo siento, Claire", susurró. "Yo ... yo ... no estaba pensando".

Yo tampoco , quería responderle, pero no podía, demasiado atónito por lo que acababa de
suceder. Casi le rogué que me llevara. Lo había deseado más que a nada en el mundo. Había sido
un escape temporal de la locura de este reino, de esta nueva vida, y casi me lo había dado.

Excepto que Exos lo había interrumpido.

No sabía si quería agradecerle o golpearlo.

Confundido y abrumado, y un poco avergonzado, me hice un ovillo, me puse las rodillas contra el
pecho y luché por el calor de hace unos segundos para parpadear por mis venas.

Titus respondió tirando de las mantas a mi alrededor, su silencio era una carga a mi espalda.

No sabía qué decirle. ¿Él también quería una disculpa? ¿Un cumplido? ¿Una solicitud para que eso
vuelva a suceder?

No tenía idea porque no lo conocía .

Sin embargo, había estado a punto de dejarlo dentro de mí de la manera más íntima.

Todo para escapar de una realidad que no estaba listo para enfrentar.

Y porque se había sentido demasiado bien.


Presionó un beso en mi columna, justo entre mis omóplatos, luego más alto contra la parte posterior
de mi cuello, y lentamente deslizó su brazo alrededor de mi cintura. "¿Esta bien?" preguntó
suavemente, con un toque de cautela en su tono. "¿O prefieres que no te toquen?"

Tragué saliva, considerando sus palabras, otro estremecimiento sacudió mis extremidades. ¿Cómo
había pasado de sentir tanto calor a tanto frío?

Porque se quitó el calor , me di cuenta.

Comenzó a retirar su brazo nuevamente, llevándose consigo los últimos vestigios de calor a mi
alrededor, y clavé mis uñas en su antebrazo, desesperado por mantenerlo cerca. Necesitado, si. Pero
no podía soportar la idea de estar congelado y solo.

Titus proporcionó un consuelo que le resultaba familiar al mismo tiempo que servía como una
nueva experiencia. Y anhelaba ambos.

"Quédate", le susurré. "Por favor."

Me guió hacia su cuerpo, su brazo se dobló a mi alrededor de manera protectora mientras su pecho
caliente envolvía mi espalda desnuda.

Un cielo temporal.

O tal vez calificó como el infierno.

No lo sabía ni me importaba, demasiado consolado por su toque para debatir más.

"Dulces sueños, Claire", susurró.

Sueños , pensé. ¿Ya existen esos?

Mis ojos se cerraron, las pesadillas de mi existencia cobraron vida detrás de mis ojos en la visión de
mi madre. Una mujer cruel destinada a destruir a los fae.

Excepto que cuando la miré a los ojos, todo lo que vi fue una visión de mí mismo.

No, no había sueños aquí.

No para mí.

Solo delirios del destino.

Mi destino.

Tito
Soy un gilipollas
Apretando mi agarre sobre la cadera de Claire mientras dormía, traté de pensar en cualquier ángulo
en esta situación en la que no era un bastardo, pero encontré cenizas. Exos había hecho lo correcto
al detenerme antes de ir demasiado lejos. Claire no me conocía, no conocía este mundo. No quise
aprovecharla, pero maldición, el tirón entre nosotros fue tan fuerte.

Ella destruyó nuestra ropa. Eso no debería haber sido posible. Mi guardarropa fue personalizado
para Fire Fae. Sin embargo, había demolido las fibras con la facilidad de un fae milenario. Y joder
si eso no me hubiera excitado aún más.

Su poder era afrodisíaco, seducía mi fuego y excitaba una necesidad que apenas podía
controlar. No es una excusa o incluso una explicación, solo un hecho. Pero necesitaba hacerlo
mejor.

Ella merecía algo mejor.

Las ascuas parpadearon donde mi piel tocó la de Claire, reaccionando a nuestro vínculo recién
establecido, un vínculo que despertaría las pasiones ardientes más profundas innatas a los Fae de
fuego carnales. Claire no fue mi primer cortejo, pero se sintió diferente con ella. Casi como si no
pudiera mantener mis pensamientos rectos y nuestros elementos de baile fueron directamente a mi
polla.

A la mierda Exos tenía razón. No podía confiar en mí mismo para estar tan cerca de
ella. Necesitábamos levantarnos, de todos modos.

Me alejé de Claire e hice una mueca cuando se acurrucó y gimió mientras dormía.

"Hace tanto frío", murmuró.

"Shh", susurré, bajando un dedo por su mejilla y enviando más de mi fuego hacia ella. “Hoy es un
gran día. No podemos capullar en nuestro elemento toda la mañana.

Ella gimió pero no abrió los ojos, como luchando contra el impulso de despertarse. Se agarró la
manta carbonizada más cerca de la barbilla y volvió la cara hacia la almohada.

Abrazarla durante la noche había sido un placer egoísta para mí. Intenté ser fuerte y darle el espacio
que necesitaba, pero ella exigió mi toque. Tal vez había sido débil para obligarla, o tal vez también
la necesitaba.

No iba a engañarme pensando que significaba más para ella que lo que era: un aliado en un mundo
de extraños. Tal vez nuestra conexión solo haría las cosas más difíciles para ella, o tal vez era el
ancla que necesitaba en este momento.

O una distracción.

Aparté ese pensamiento a un lado y me obligué a salir de la cama. La habitación de invitados de


Elana de enredaderas, niebla y elementos extraños se infiltró en mí. Me estremecí, perdiendo el
cálido abrazo de los Dormitorios del Fuego.
Mirando hacia abajo, sonreí mientras las cenizas caían de mi cuerpo desnudo. Tanto poder en la
bola de fuego que era Claire. ¿Cómo lo hiciste? Me pregunté de nuevo.

Un suave toque en mi omóplato me hizo ponerme rígido.

Maldición, ni siquiera la había escuchado moverse.

"¿Dónde, eh, estás tu ropa?" Preguntó suavemente, como si leyera mi mente.

Sus dedos continuaron explorando mi espalda, recorriendo las largas cicatrices que me había
ganado durante mi tiempo en el ring. Luchar sin poderes no me protegió del filo de una espada.

"Los quemaste, cariño", le dije con una sonrisa, asegurándome de no dar la vuelta. Ella no
necesitaba verme todo. Todavía. "¿Supongo que Elana no tiene más pantalones aquí?" Era más una
pregunta retórica ya que dudaba que Claire lo supiera.

Ella jadeó suavemente, y luego me di cuenta de que se estaba riendo. "¿Vas a tener que salir de
aquí desnudo?"

Finalmente me volví lo suficiente como para mirar por encima del hombro y alcé una ceja. "Suenas
demasiado complacido con esa idea".

Su mirada bajó y supe que quería ver lo que le había estado ocultando la noche anterior, pero ese
era nuestro vínculo íntimo que la empujaba, o su pena. No me aprovecharía de ella otra vez, incluso
si pensara por un momento que podría ayudarla a olvidarlo todo.

Que tal vez ella podría ayudarme a olvidar todo.

Aclarándome la garganta, me obligué a mencionar el único tema que disiparía el momento, para
recordarle nuestra situación.

"Exos podría tener algo de ropa que me prestas". Las palabras dolían, pero tenían que decirlas. Esta
fue la conexión entre nosotros que conducía sus emociones y reacciones. Era demasiado inexperta
como fae para entender eso. Aprovechar eso estaría mal.

Ella dudó antes de que su toque retrocediera, dejándome frío. El impulso de recostarse en ella me
abrumó por un momento antes de apagar las crecientes llamas en mi pecho.

"Exos". Ella repitió el nombre como si acabara de recordar la noche anterior. "Yo ... yo también
estoy conectado con él".

La cruda emoción en su voz me hizo mirar hacia atrás para encontrar sus mejillas sonrojadas. Sus
ojos azules se alzaron para encontrar los míos, recordándome que era una Spirit Fae, más adecuada
para una de su propia especie.

No.
La sola idea de dejarla luchar por sí misma contra Exos, uno de los únicos compañeros potenciales
que quedan entre los Spirit Fae, me hizo estremecer. Puede que se haya relacionado con él, pero
necesitaba que lo mantuviera en línea.

Dioses, no me importaba si ella se unía con un fae de cada elemento, siempre que pudiera estar a su
lado. Compartimos fuego. Ese fue el más caliente de todos los emparejamientos, uno que ningún
fae podría compartir con ella, aparte de mí.

Tomando su mano en la mía, pequeñas llamas surgieron entre nosotros, haciendo que sus ojos se
abrieran. “Sí, has creado una conexión con él. Pero nuestro vínculo es fuerte, incluso para un
cortejo ”, admití.

Ella sonrió, haciendo que algo dentro de mí activara un interruptor. "¿Más fuerte que mi vínculo
con Exos?"

Lo decía en broma, pero sentí la tensión debajo de sus palabras. Aunque no podía saber lo que
realmente significaba, claramente sintió cierta culpa por habernos atado a los dos al mismo
tiempo. Sus ojos buscaron los míos, suplicando mi aprobación y seguridad.

"No más fuerte", dije, sacando las palabras lentamente mientras pasaba mis dedos por la suave
curva de su codo. "Sólo diferente."

Su mirada cayó. No era la respuesta que quería escuchar. “Irrumpió anoche. Cómo lo hizo…?"

Tracé ligeramente su hombro antes de acunar su mejilla. Sus párpados se cerraron mientras se
apoyaba en mi toque. No le iba a gustar mi respuesta, pero Claire merecía la verdad. Necesitaba
saber qué significaba estar unida.

"Él sintió tu deseo," dije suavemente. “Siempre que estés, bueno, excitado , él lo sabrá. Como lo
haré yo.

Ella se apartó. "Bueno eso es embarazoso."

Riendo, me puse una manta alrededor de la cintura. Estaba tan ocupado tratando de cubrirme para
evitar tentarla que olvidé que ella también estaba completamente desnuda. Permitió que la tela
carbonizada se alejara de ella, revelando una piel exuberante y sensual que brillaba con el calor de
nuestra conexión. Ella me miró, esperando ver qué haría.

Le tomó cada ascua de fuerza de voluntad apartar la mirada de ella. Si me permitiera un momento,
descartaría todas mis reservas y me la llevaría ahora mismo.

Ella está de duelo.

Ella está asustada.

Ella necesita que seas fuerte.


Ella no entiende el vínculo.

Me recordé todas las cosas por las que probablemente pasaría el Halfling en este momento. Hoy iba
a ser duro para ella. Necesitaba ver la Academia, y más aún, necesitaba entender lo importante que
era para ella estar aquí. Las alternativas no eran elecciones en absoluto.

Aislamiento…

Muerte…

Cuanto antes se enfrentara a la Academia y a la sociedad de fae, antes estaría preparada para lidiar
con su nueva vida. Mis necesidades no eran nada comparadas con las de ella.

Antes de que pudiera mirar a Claire de nuevo y entrar en espiral en las profundidades de nuestro
nuevo vínculo, Exos entró en la habitación.

Claire se llevó las rodillas al pecho y gritó. "¡Exos!"

Le habría ofrecido la manta para cubrirse, pero había algo en los ojos de Exos que decía que
nuestra desnudez era el menor de sus problemas en este momento. "Ustedes dos. Vestirse." Su
mirada parpadeó hacia la puerta, y sentí el bajo boom del suelo que me había perdido un momento
antes. "Ahora."

***

"Se ha corrido la noticia de que el Halfling está aquí". Elana cruzó las manos frente a su vestido y
dejó escapar un largo suspiro. Enredaderas que brotaban de flores azules se enredaban en su
cabello, un adorno vivo que la hacía ver etérea y regia.

Fruncí el ceño y me mordí la lengua con fuerza. El rumor ya estaba en el campus. River fue quien
me contó sobre el Halfling, pero ¿el hecho de que un grupo de estudiantes rebeldes estaban
causando una escena justo afuera de la finca de Elana? Eso no solo sucedió. Alguien les había
dicho que Claire estaba aquí.

No River, porque lo conocía y él nunca haría eso, pero alguien sí .

"¿Que quieren ellos?" Preguntó Claire, su voz tensa mientras sus dedos se apretaban alrededor de
los míos. No debería complacer su necesidad de tocarme, o mi necesidad de tocarla, pero de alguna
manera nuestras manos seguían encontrándose sin mi permiso.

Elana miró a Claire con expresión suave y sabia. "Perdona mi franqueza, pero están protestando".

"¿Protestando?" ella chilló y clavó sus uñas en mi piel.


Tiré de mi ropa prestada con mi mano libre. Estaban demasiado apretados alrededor de mis bíceps
y mi pecho, y los agonizantes volantes que me rodeaban los codos me hicieron sentir como un
completo imbécil. Lo cual, supuse, era el objetivo de Exos cuando me dio este atuendo pomposo.

Su sonrisa irónica lo confirmó. “No te preocupes, Claire. Todos quedarán tan sorprendidos por
Titus con atuendo real que serán las noticias de ayer.

Reprimí una réplica para el imbécil, pero Exos tenía razón. Esto ayudaría a quitarle un poco de
atención a Claire, que era lo menos que podía hacer considerando su situación.

Sin embargo, incluso mi atuendo cómico no pudo llamar la atención de Claire. Su mirada estaba
fija en el pasillo que brillaba con motas que se habían deslizado con la luz del sol de la
mañana. Los cánticos bajos sonaron fuera de la puerta en nuestro antiguo idioma, que Claire no
entendería, las palabras me apretaron los dientes.

Dooms-hold.

Termina lo que comenzó tu madre.

Fae asesino.

"¿Qué están diciendo?" Preguntó Claire mientras inclinaba la cabeza hacia un lado.

Exos tomó la mano de Claire de la mía y le dio un beso en los nudillos, sorprendiéndonos a todos
por nuestra inquietud. "Nada importante, princesa." Sus ojos sostuvieron los de ella por un
momento antes de inclinarse, soltándola tan rápido como la había agarrado. "Necesito preparar
nuestras futuras acomodaciones". Se reenfocó en mí. "¿Confío en que podrás darle a Claire un
recorrido adecuado y llevarla al Fire Quad?"

"Nadie la tocará", juré, no porque Exos me había ordenado que fuera el guardián, sino porque mi
sangre hirvió sabiendo cuántos fae querían que Claire muriera. Tal vez fue solo el vínculo de
cortejo, pero el instinto me dijo que destrozara a cualquiera que se atreviera a susurrar una amenaza
en su vecindad.

Lo que aparentemente era la mitad de la puta Academia, si los cantos de afuera eran algo por lo que
pasar.

Exos se inclinó, bajando la voz a un susurro. “No mates a nadie. Solo muéstrala por el
campus. Mantén la cabeza sobre los hombros. Me dio una vuelta. "Y tu polla en tus pantalones".

Esa última parte fue totalmente innecesaria.

Bien, quizás un poco necesario después de anoche.

Pero por el amor de Dios, el imbécil realmente necesitaba enfriarlo con todas las malditas órdenes.
"Vamos, Claire", le dije, incapaz de reunir algo más respetable que una leve inclinación de cabeza
hacia Exos. "Nos han dado nuestras instrucciones para el día".

Ella tragó saliva, pero sentí el calor de su confianza donde su piel tocaba la mía, nuestras manos
instintivamente se encontraron de nuevo. Me dijo que mientras estuviera con ella, tal vez podría
enfrentar cualquier cosa, incluso una multitud de hadas protestantes.

Elana agitó su mano, haciendo que los brazaletes en su muñeca tintineen. Las amplias puertas de su
propiedad se abrieron con gemidos bajos, recordándome a los antiguos árboles que se inclinaban al
viento.

La luz del sol entró en el vestíbulo e iluminó las espirales doradas alrededor de la cara de
Claire. Quería extender la mano y pasar mis dedos por sus mechones sedosos, juntar su cabello en
mi puño y besarla.

De nuevo.

Mierda. Esta incontrolable necesidad de llevarla sería mi muerte si no aprendía a manipularla. Una
gira ayudaría. Suponiendo que podamos pasar a través de las masas.

"Ahora o nunca", dije, más para mí que para Claire.

"Prefiero terminar con el show de mierda ahora", respondió Claire, sorprendiéndome con el vigor
de sus palabras. Ella se encogió de hombros. “Es mejor quedarse en este, uh, bosque de una
casa. Muéstrame tu mundo de fae, Titus. Ella apretó mi mano, su mirada cálida y confiada.

Una sonrisa se movió en mis labios cuando salimos a las hojas secas frente a la finca. Los cánticos
cerca de las puertas delanteras cesaron, los ojos de los estudiantes se abrieron de par en par. "Aquí
vamos", dije, tirando de Claire a mi lado.

"Hay muchos de ellos", susurró.

Resoplé. "Si. No estoy preocupado. Creé una bola de fuego en mi mano y la lancé al aire, antes de
atraparla. Muchos de los fae en las puertas retrocedieron varios pasos, algunos incluso llegaron a
irse. Todos me conocían, entendían mis dones y lo poderoso que podía estar furioso.

A regañadientes, también tuve que admitir que pedir prestado el atuendo real de Exos ayudó
mucho. Porque verían su símbolo en mi ropa, que audazmente anunció que mis acciones serían
órdenes oficiales. Y follar con esas órdenes era una buena manera de terminar en los fogatas.

Lancé una pelota a las puertas por diversión, sonriendo mientras varios fae más se dispersaban.

Otra llama apareció a lo largo de la periferia, la firma perteneciente a Exos, que estaba detrás de
nosotros en la puerta con una máscara estoica.

Eso causó que casi toda la multitud muriera, los estudiantes no querían meterse conmigo o con el
notorio Spirit Royal.
"Sí, estarás bien", le dije a Claire, guiñando un ojo.

Se abrió de un lado a otro entre Exos y yo. "¿Él acaba de ...?"

"Sí." Lo miré con un gesto de asentimiento de que regresó antes de desaparecer en la


casa. "Simplemente está poniendo su peso detrás del mío, no es que sea necesario con este ridículo
atuendo".

Claire se rió, sus mejillas enrojecidas. "Te ves ..."

"¿Hermoso?" Le pregunté, moviendo las cejas. "¿Caliente? ¿Sexy como la mierda?

Su risa era música para mis oídos, incluso mientras sacudía la cabeza. "Te ves horrible".

Cubrí mi corazón, fingiendo una expresión herida. "Claire ... ¿Cómo pudiste? Sabes que mi ego es
frágil.

Ella resopló. "De alguna manera lo dudo".

Le rodeé los hombros con el brazo y la tiré a mi costado. "Tienes razón. Estoy bastante seguro de
que incluso hago que este atuendo se vea bien ".

Ella me palmeó el abdomen. "Estoy bastante seguro de que no".

"Sí, sí. ¿Quieres esta gira o no? Bromeé La mayoría de los espectadores se habían ido, dejando a
Claire mucho más tranquila a mi lado.

"Sí lo hago." Ella me dio una pequeña sonrisa. "En realidad estoy un poco curioso".

"¿Solo un poco?"

Agachó la cabeza con timidez, sus ojos azules brillaban con poder. “Asustado también. Pero sobre
todo curioso.

“No tienes nada que temer, cariño. Te tengo." Besé su frente, la acción tan natural, como si
hubiéramos estado haciendo esto durante años, no horas. No queriendo profundizar demasiado en
esa comprensión, solté sus hombros y extendí mi mano. "Vamonos."

"Está bien", susurró, colocando su palma en la mía.

El hermoso día se desarrolló a nuestro alrededor mientras nos movíamos, los árboles parecían
inclinarse ante Claire a su paso. No tenía idea de qué tipo de poder exudaba en este mundo, cuán
palpable era su esencia para el reino que nos rodea. Sin embargo, parecía bastante impresionada
con la atmósfera, su mano libre se curvaba en el aire con cada paso, sus ojos bailaban con asombro.

"Es tan encantador", ella respiró.

"Y aún no has visto la Academia", respondí, sonriendo.


"Qué tan lejos está ..." Su boca se abrió cuando las famosas puertas de hierro aparecieron a la vista
por la colina cargada de flores. "Mierda, ya no estamos en Kansas".

Parpadeé "¿Qué?"

"Ya sabes, el ..." Se detuvo y sacudió la cabeza. "No importa. Es una línea de una película conocida
".

"Oh, cine humano". Sonreí. "Realmente no tenemos eso aquí, preferimos pasar nuestro tiempo al
aire libre y demás". O en el gimnasio. O en un ring de lucha. “Aunque, supongo que televisan
algunos de nuestros eventos deportivos, pero no es lo mismo. Todo lo lleva la magia elemental, que
se desarrolla en repeticiones. Y sí, te estoy aburriendo. Vamos por ese camino.

Señalé la entrada principal, encantada por cuatro de los elementos que bailaban a su alrededor. Más
allá estaban las famosas estructuras de piedra de la escuela, todas adornadas con vegetación y
adornadas con flores. Al menos, los edificios principales eran. Cada quad atendía a los diversos
elementales. Primero le mostraría las torres carbonizadas del Fire Quad. No sería tan animado
como el hogar del canciller, pero igual de cautivador.

"¿Se supone que estás en clase en este momento?" preguntó ella mientras caminábamos.

“No, llegaste en un buen momento. Es nuestro tiempo de inactividad en este momento entre
cursos. Todo comienza de nuevo mañana ".

"Como un fin de semana", supuso.

"Similar, sí. Pero hacemos seis días, seis días libres. Ayuda a mantener el flujo creativo y nos
permite participar en los intramuros obligatorios ".

"¿Intramurales?" repitió, su mirada sobre el agua bailando con fuego a lo largo de la puerta cuando
pasamos por debajo.

"Fae mezclándose". Yo sonreí. “Es la forma en que Elana trata de hacer que todos los hadas se
lleven bien, obligándonos a participar juntos en actividades físicas y otros cursos de educación
general. Como los estudios humanos. También tenemos una mañana o tarde de actividades
obligatorias en el gimnasio durante nuestros seis días, lo que, nuevamente, incluye todas las hadas
”.

Su ceño se frunció. "¿No te llevas bien de otra manera?"

Me encogí de hombros. “Algunos de nosotros lo hacemos. Algunos de nosotros no. Hay un consejo
que nos guía, pero cada reino tiene su propia estructura de gobierno ”.

"Entonces ... ¿eres como diferentes países?"

"Por lo que entiendo de su mundo, sería más similar a los continentes". Gire a la derecha por un
largo corredor boscoso entre dos de los edificios de piedra. “Este es el campus principal, por
cierto. Donde están los cursos intramuros que mencioné. Luego, cada quad atiende al fae
específico, así que te mostraré primero Fire Quad ya que estoy más familiarizado con él ”.

Entramos en un patio donde se mezclaban varias hadas, todas las cuales callaron al vernos.

Claire dio un pequeño saludo que hizo que todos retrocedieran varios pasos, con los ojos muy
abiertos y susurrando en el idioma antiguo.

Es ella.

Escuché que ella causó el terremoto anoche.

Mal.

¿Por qué la permitirían aquí?

Ella nos va a matar a todos.

Las mejillas de Claire se pincharon, su incapacidad para comprender sus palabras no


importaba. Sus tonos lo decían todo.

"Suficiente", dije, irritado.

"Está bien", susurró Claire. "Lo entiendo."

"No está bien". La arrastré por el patio, solo para encontrar una fila de hadas esperando a lo largo
del camino que conducía al Fire Quad.

Cogida .

Un trío de hadas se nos acercó, sus caderas se balanceaban y sus ojos despiadados brillaban con
picardía.

Ignis y sus malcriados amigos.

"Bueno, debo decir que el Halfling no es lo que esperaba", dijo Ignis mientras acurrucaba fuego
alrededor de sus dedos en una exhibición flagrante de agresión. "Ella es tan ... rubia ".

Claire entrecerró los ojos, pero no parecía intimidada. Su mirada bajó ligeramente a las llamas,
traicionando su momento de duda de que había notado que algo andaba mal.

"Ah sí. Conozco chicas como tú —dijo ella, su voz baja y llena de presentimientos. Levantó la
barbilla y miró por debajo de la nariz a Ignis. “Crees que tienes a todos alrededor de tu dedo
meñique. Bueno, afortunadamente, también hay perras en el Reino Humano, y no tengo tiempo
para ellas. Ella tiró de mi mano. “Vamos, Titus. Prefiero verte jugar con fuego.
Sickle envió una corriente que se inundaba frente a Claire, y la tiré hacia atrás antes de que pudiera
entrar y quedar atrapada en la trampa. Aerie se echó a reír, enviando una brisa para salpicar el agua
sobre Claire.

Chisporroteó al contacto.

Bien, Claire estaba enojada.

Eso significaba que se concentraría en sus habilidades de fuego, habilidades con las que podría
ayudarla.

Ignis se rió entre dientes y se acercó lo suficiente como para alcanzarme. "Oh, Titus, ¿vas a dejar
que su jefe te guíe así?" Ella se movió para envolver sus dedos alrededor de mi bíceps pero siseó
cuando el contacto la quemó. "¡Joder, Titus!" Abrió mucho los ojos y rebotó su mirada entre
nosotros, sus salvajes rizos castaños se desplegaron cuando el calor se extendió por su rostro. Soltó
una risa grosera y se cubrió la boca. "¿Oh en serio? ¿Tú y yo follamos, y luego, al día siguiente,
inicias un vínculo de cortejo con un Halfling? Oh, esto es demasiado bueno ".

Dioses. Casi me había olvidado de la otra noche, con Claire tan cerca. Ignis había tratado de forzar
el vínculo, lo que, por costumbre, significaba que le debía a ella tratar de corresponder. Pero
claramente, rompí esa regla.

" ¿Qué ?" Hoz chilló, su voz como clavos en una pizarra. "¡Eso es una violación!"

Suspiré. Aquí vamos .

"No puedo esperar mucho de él", agregó Aerie. "Quiero decir, sabías que era un jugador antes de
que dejaras que te atraiga a la cama, Ig".

"Dijo que me amaba".

"Oh, por el amor de los dioses, corta esa mierda", exigí. "Sabes que no lo hice".

Su labio inferior se tambaleó. "¿Y ahora lo niegas?" Ella sacudió la cabeza, las lágrimas reales
aparecieron en sus ojos. “Tres veces, Titus. Hicimos el amor tres veces ".

"Pensé que estábamos jodidos", respondí, lívida. "¿Cuál es, Ignis?"

"¿Cómo puedes ser tan frío?" Ella perfeccionó el arte de la mujer herida. “Oh, porque fuiste y
engañaste al Halfling para que se vincule contigo. ¿Es algún tipo de apuesta? Sus ojos se
entrecerraron. “Eso es, ¿no? ¿Estás en la apuesta de quién puede follarla primero?

"Oh, sabes que lo es", dijo Sickle, confundiéndome muchísimo. “Escuché que también hay mucho
en juego. Pero iniciar un enlace elemental es un poco tramposo, si me preguntas. Los demás te
descalificarán por ello.
"¿Apuesta?" Claire repitió, su voz mucho más suave que hace unos minutos. Su mano se sentía
como hielo en mi mano, su brazo quebradizo.

"Están mintiendo", prometí. "Ni siquiera sé de qué están hablando".

Ignis resopló. "Apuesto a que dirás lo mismo sobre cómo me follaste hace dos días, pero tengo
pruebas elementales". Levantó su camisa para revelar una huella roja en su abdomen. "¿Qué puedo
decir? Las cosas se calentaron ".

Claire se apartó de mí, abrazándose a sí misma.

"Aww, ¿no es tan difícil ahora?" Ignis continuó, su tono frígido. "Y aquí pensé que estarías tan
excitado como tu madre".

"Eso es suficiente, Ignis," gruñí.

Ella se encogió de hombros. “No creo que le importe. Elements sabe que su madre no lo hizo
cuando destruyó la raza fae.

"¡Fuego!"

"¿Qué? Es una puta como su madre, ¿y tú vas a pararte allí y defenderla? Ella se burló, tirando su
largo cabello rojo sobre un hombro. “Te mereces algo mejor, bebé. Sabes que lo haces. Ella trató de
acariciar mi brazo nuevamente, pero las llamas estallaron a nuestro alrededor.

No de mi.

No de Ignis.

Pero de Claire.

Las lágrimas brillaron en sus ojos mientras las llamas brotaban de sus manos, enviando a las hadas
dispersándose por el camino para evitar ser atrapadas en su arrebato emocional.

"Claire", murmuré, alcanzándola.

" No ", espetó ella. "No me toques."

Suspiré. “Vamos, cariño. Ignis es solo ser una perra.

“¿Solo siendo una perra? ¿Uno con el que te acostaste justo antes ...? Ella sacudió la cabeza,
incapaz de terminar.

"No significaba nada", juré. "No como contigo".

Ignis se echó a reír, el sonido era malo y frío. "Estoy bastante seguro de que me dijiste lo mismo,
¿quién era?" Ella chasqueó los dedos. "¿Mae?"
¡Malditas llamas! "¿Podrías callarte la boca?"

"¿Qué? ¿Preocupada de que ella pueda conocer tu reputación, amante? Un poco tarde para eso. Ella
sonaba muy complacida consigo misma. Si Claire no hubiera estado lista para perder su mierda,
podría haber considerado enseñarle a Ignis una lección con mi fuego.

"Claire". Mantuve mi voz suave. "Lata-"

Toda la pared se incendió.

Al igual que el camino.

Y el patio.

Mierda.

Claire
Había bajado la guardia. Estúpido. Tan jodidamente estúpido. Yo sabia mejor.

Titus trató de vincularse conmigo por una apuesta?

¿Se la folló a esa perra? ¿Antes de mí?

Todos me odian.

¿Qué estoy haciendo aquí?

El fuego se encendió a mi alrededor, hirviendo mi piel, tan extraña y desconocida en comparación


con las otras llamas que había arrojado en los últimos días. De hecho, me quemó en algunos
lugares, chamuscando el vestido que Elana me había dado para que me pusiera y me abrasaba el
costado.

Salté lejos de eso, confundido.

¿Por qué me duele?

Titus rugió en la periferia, su cuerpo escondido detrás de la pared naranja y amarilla bailando ante
mí. Parecía estar gritándome que parara, pero no pude. No sabia como. El fuego no se sentía
bien. Traté de llamarme de la manera en que me lo indicó, pero todo lo que hizo fue hacer que
estallara hacia el edificio.

Oh no…

La gente comenzó a gritar, las llamas subían y se movían, destruían las vides a lo largo de los
muros de piedra y se arrastraban por las ventanas abiertas. Me recordó a una serpiente, letal y
rápida.
Y no tenía control sobre eso.

Una mano en mi hombro me tiró hacia atrás. Grité, solo para darme cuenta de que reconocí el brazo
que rodeaba mi cintura. "Céntrate en mí, princesa", susurró Exos, sus labios contra mi
oreja. "Respirar."

"E-lo estoy intentando".

“Lo sé, y lo estás haciendo muy bien, Claire. Solo necesito que pruebes un poco más, ¿de
acuerdo? Las palabras fueron cálidas y relajantes, haciendo que mis hombros se relajaran contra
él. Mantuvo un brazo alrededor de mí mientras usaba su mano opuesta para agarrar mi muñeca y
tirar de mi mano hacia arriba. Luego lo retiró cuando el fuego nos quemó a los dos.

"No se siente bien", dije, sacudiendo la cabeza. "Ni siquiera sé lo que estoy diciendo". O lo que
significaba. Fue puro instinto que me condujo a los sentidos y me dijo que no reconocía la energía
que teníamos delante.

“Intentemos presionar contra eso”. Acunó mi mano en la suya, guiándola en ángulo. “Justo ahí,
bebé. Quiero que llames agua y viento, y explotes el punto focal.

"¿Cómo?" Pregunté exasperado.

Él movió su agarre alrededor de mi cintura para tocar mi corazón. “Está justo aquí, Claire. Dentro
de ti. Búscalo, como si estuvieras haciendo fuego, y llámalo.

Las lágrimas se acumularon en mis ojos, la frustración se apoderó de mí. Lo hizo sonar tan simple,
pero quería que abriera una puerta para la que no poseía la llave. "Exos, no puedo".

"Puedes", prometió, su tono persuasivo. Luego tiró de mi mano hacia atrás cuando la llama nos
alcanzó, el calor abrasó nuestra piel. El agarre de Exos se apretó, su espalda golpeó la pared detrás
de nosotros cuando las llamas se volvieron en un barrido amenazante. Comenzó a murmurar, su
propia llama brillando en su mano mientras la arrojaba al infierno que se acercaba.

Pero todo lo que parecía hacer era exasperarlo.

El resplandor bostezó, soplando aire caliente hacia nosotros que sudar por mi piel y hacer que Exos
temblara detrás de mí.

"Necesitamos encontrar una salida", dijo, su voz tenía un sentido de urgencia. "O esa cosa nos va a
destruir".

Sinceramente, no podía creer que aún estuviéramos de pie. La torre de fuego de cincuenta pies
debería habernos matado solo por estar tan cerca.

Pero algo lo mantuvo a raya.

Algo nos protegió .


Fruncí el ceño, identificando la delgada barrera con mi mente mientras Exos hablaba detrás de
mí. Su declaración pasó por mi cabeza, mi atención en la extraña película de niebla que parecía
estar empujando contra las llamas.

Cuando lo llamé, la esencia respondió.

Eso es mío , me di cuenta, mis labios se separaron. ¿Qué puedo hacer con eso?

Exos dijo que necesitaba aire y agua. Para centrarse en ese agujero cavernoso de arriba, la fuente de
las llamas. Podía verlo ahora, la forma en que giraba peligrosamente como un remolino de lava.

Allí , insté, disparando el agua hacia arriba con una ráfaga de viento, el poder rugiendo de mí desde
algún lugar en lo profundo de mi alma.

Estimulante

Poderoso.

Animado.

Respiré hondo, mis pulmones se llenaron de aire fresco, y soplé el contenido hacia arriba con el
agua, creando un giro propio: una brisa infundida con manantiales fríos que apagaban las llamas y
hacían chisporrotear. Repetí la acción, una sensación de paz cayendo sobre mí con cada exhalación,
hasta que el infierno se convirtió en cenizas.

Ignis se paró frente a mí, sus ojos brillando rojos, su expresión de horror absoluto. "¡Esa perra trató
de matarme!" ella acusó mientras trataba de agarrar el brazo de Titus. Debe haberla sorprendido
nuevamente, porque ella se apartó de él, pero fue la expresión de Titus lo que no pude dejar de
mirar. Parecía tan horrorizado como Ignis.

Su amiga con el cabello rubio azulado lanzó un gran suspiro, una capa de hielo derritiéndose bajo
mi agua. “Pensé que íbamos a morir. Ni siquiera jugando. Como, estoy jodidamente exhausto ".

"Nos salvaste la vida, Hoz", dijo la otra chica, su falda indecentemente alta mientras se desplomaba
contra la pared. "Queridos Elementos ..." Ella se estremeció mientras ponía la cabeza sobre sus
rodillas.

“¿Para qué están todos aquí parados? ¡Esa perra necesita ser desterrada! Ignis continuó. “¡O acaban
de perder el tornado de fuego que intentó matarme ! Este es un terreno mutuo, su alteza. Sabes las
reglas."

"La provocaste, Ignis," gruñó Titus.

"¡No lo hice!"

"¡Si lo hiciste!" Alzó las manos. "¡Sabes que es volátil y presionaste todos sus botones!"
Me estremecí ante su descripción. Volátil .

“¡Ni siquiera debería estar aquí de todos modos! ¿O has olvidado lo que hizo su puta de
madre? Espera hasta que mi papá se entere de esto. No será feliz ". Ella cruzó los brazos, su
expresión altiva mientras me miraba por la nariz. “Tus días aquí están contados, Halfling . Marca
mis palabras."

El brazo de Exos se apretó a mi alrededor. ¿Es una amenaza, Fire Fae? Porque como ya señaló, la
violencia en las instalaciones de la Academia está mal vista. Odiaría tener que informar su
comportamiento a su padre, que se sienta en el Consejo. Conmigo."

Su cara palideció. "Él nunca te creerá".

"Creo que encontrarás que soy bastante convincente", respondió Exos, todo arrogancia. Su agarre
se aflojó, su mano cayó sobre mi cadera. "Ahora, si nos disculpas, necesito escoltar a Claire a sus
habitaciones".

"Ejercicios-"

"Creo que has hecho lo suficiente por el día, Titus", dijo, interrumpiéndolo. "Te seguiré más
tarde". Su tono despectivo me molestó antes, pero en este momento, era lo que necesitaba. No
estaba lista para hablar con Titus, no después de todo lo que Ignis había dicho.

Estaba con ella justo antes de conocerme.

No era justo sostener eso contra él, pero no pude evitarlo. La mujer era una perra absoluta, y él se
había acostado con ella.

Justo después de que alguien se llamara Mae.

¿Se acostaba con todas las mujeres del campus?

¿Era solo una conquista para él? ¿Algo nuevo?

No , una parte de mí susurró.

Pero, ¿qué sabía realmente de él? Casi me había follado anoche. Exos fue quien lo
detuvo. Claramente, Titus tenía un problema de control cuando se trataba de sexo.

Una parte de mí sabía que la evaluación era injusta.

La otra parte estaba demasiado exhausta para preocuparse.

"Llévame al dormitorio", dije, con la voz baja, mi mirada cayendo al suelo. No quería ver la
expresión de Titus, no quería saber qué pensaba. Solo quería acostarme. Combatir esas llamas me
había quitado mucho. Así había pasado toda esta mañana, o día, o el tiempo que había pasado. En
realidad, no, toda esta puta semana me había agotado.
Exos me jaló con él, lejos de un farfullante Ignis y sus dos amigos insípidos.

Lejos del calor de Tito.

"No sé qué pasó", murmuré, con la palma de Exos como una marca contra mi cadera mientras me
conducía a través de otro patio. Al fae realmente le gusta estar afuera . Excepto que este estaba
vacante, excepto por unas pocas cabezas asomando por las ventanas, todas las miradas sobre
mí. Cuando miré a algunos, se agacharon. Asustado.

Todos me odian .

"Tus emociones crearon un infierno", murmuró Exos. "Pero pudiste contenerlo".

“¿Por qué me quemó? Nunca se ha hecho eso antes ". Claro, chamuscó mi ropa hasta convertirla en
ceniza, pero no me dolió .

"No sé", respondió, llevándome a través de un conjunto de puertas negras alineadas en fuego. Los
edificios tomaron un giro arquitectónico drástico, el paisaje negro y carbonizado, todos los signos
de flores y árboles desaparecieron. Pero no era tan árido como intrigante, las fuentes en el patio
fluían fuego en lugar de agua. Y parpadeaban pequeños parpadeos que me recordaban a los insectos
del rayo.

"Wow", susurré, asombrado por la vista. "Esto es ..." No tenía palabras.

"Fuego", suministró. “Estoy escuchando el punto de Titus de que necesitas estar cerca de los
estudiantes, y que te hayamos conseguido un dormitorio aquí. Me quedaré contigo. Me perdí un
paso ante su proclamación, pero él me atrapó con facilidad, sus labios se curvaron. "¿Sorprendida,
princesa?"

"¿T-te vas a quedar conmigo?" Tartamudeé.

"Si." Me dio una mirada irónica. “Necesitas supervisión. No más edificios incendiados. Pero bueno,
el Fire Quad es realmente ignífugo, así que eso es una ventaja ”. Si bien pronunció las palabras de
manera burlona, no aligeraron mis sentimientos en lo más mínimo.

Porque tenía razón.

Seguí lastimando a la gente y destruyendo todo a mi alrededor.

Almiar.

El bar.

La casa de Elana.

El camino.

Realmente soy volátil, tal como dijo Titus.


"Hey", murmuró Exos, agarrando mi barbilla y deteniéndonos frente a una de las puertas del
edificio. “No estaba tratando de hacerte sentir mal, Claire. En realidad lo dije como algo positivo:
que estaremos a salvo aquí ”.

Tragué saliva, tratando de apartar la vista de sus ojos demasiado azules, pero él me sostuvo en su
lugar, sus pupilas ardiendo. "Yo ... sé que no lo hiciste. Pero estás en lo correcto." La última parte
se dijo en un susurro, mi garganta repentinamente apretada. "No quiero seguir lastimando a la
gente, Exos".

"Oh, cariño, lo sé". Acunó mi mejilla, atrayéndome hacia él. “No puedo comenzar a entender,
Claire. Nuestra educación es muy diferente. Pero puedo decirte una cosa.

Me aferré a la chaqueta de su traje, permitiendo su comodidad, buscando algo, cualquier cosa ,


para hacer que el dolor desapareciera. "¿Qué?" Susurré.

"Verlo manejar ese fuego fue uno de los lugares más hermosos que he visto". Las palabras fueron
contra mi oído. “Ya sea que lo haya causado o no, queda por verse. Que pudiste disiparlo, eso es lo
que cuenta, Claire. Significa que estás aprendiendo control y mucho más rápido que cualquiera que
haya conocido ". Se movió hacia atrás para mirarme. "Tu vas a estar bien. Lo prometo."

"No me siento bien", admití.

"Lo sé." Presionó sus labios contra mi frente. "Pero lo harás. Subamos a la habitación. Haré algo
para comer, y tal vez puedas mostrarme cómo creaste ese túnel de niebla. No esperó la respuesta,
sino que unió nuestros dedos y lentamente me condujo al interior.

Varios estudiantes con orejas puntiagudas asomaron la cabeza por el pasillo, con la boca abierta al
ver a Exos. Luego se congeló cuando me vieron detrás de él.

No intenté sonreír o saludar esta vez. Aprendí mi lección en el patio.

Nadie me quería aquí. Eso estaba claro.

Bueno, tampoco quiero estar aquí, pensé en ellos, mi corazón dio un vuelco en mi pecho. Nada de
esto fue mi elección .

No exos.

No Tito

No todo este maldito mundo.

Mi madre me hizo esto. Una advertencia hubiera sido apreciada. Algún tipo de nota que dijera: Oh,
por cierto, eres parte fae, hubiera sido genial.

Pero no recibí nada. Ni siquiera una llamada de advertencia del Reino Fae. Solo Exos aparece en el
bar, besándome y robándome a este mundo.
Ahora querían que asistiera a una academia donde todos me odiaban. Fan-fucking-tastic. Ah, y me
había unido a dos hombres. Uno de los cuales aparentemente era una prostituta, y el otro, una polla.

Bueno, no estaba actuando mal en este momento.

Y Titus, realmente no lo sabía. Tal vez tenía una excusa? No me conocía cuando se acostaba con
ella.

Oh, Dios . De todas las hadas con las que acostarse, ¿la eligió a ella ? ¿Qué dijo eso de mí? No era
nada como Ignis. ¿Era ese su tipo habitual?

¿Por qué me estoy castigando por esto? Apenas lo conozco .

Sin embargo, casi me acosté con él.

"Aquí estamos", dijo Exos, empujando a través de una puerta hacia una sala de estar moderna con
paredes y muebles completamente negros. Incluso la cocina estaba pintada en tonos ébano. Sin
embargo, mantenía una sensación limpia, el mármol debajo de mis pies me recordaba al granito.

Exos cerró la puerta detrás de mí, presionando con el pulgar una especie de cerradura de alta
tecnología que se movió bajo su toque. Las sombras en la habitación se levantaron para revelar una
vista del bosque que rodea la propiedad, las hojas casi me invitan a jugar.

"Tu habitación está por allí". Señaló un umbral abierto que revelaba una cama y una cómoda de
buen tamaño. "Estaré en el de aquí". Hizo un gesto hacia la habitación del otro lado del pasillo. “No
sabía qué ropa querías, así que pedí una selección. Y, por supuesto, tus uniformes.

"¿Uniformes?" Repetí, frunciendo el ceño.

"Sí, ya sabes, falda a cuadros tradicional, suéter". El se encogió de hombros. “Los hombres usan
pantalones y botones. Bastante estándar.

“Para una escuela secundaria privada, tal vez. Pero se supone que esto es como una universidad,
¿verdad?

Se palmeó la nuca, luciendo incómodo. “Elana cree que los uniformes ayudan a dar a las hadas una
sensación unida. Cuanta menos competencia, mejor ".

"¿Por qué?" Me preguntaba.

"Porque nuestros elementos pueden existir pacíficamente o negativamente". Bajó la mano y ladeó
la cabeza hacia la cocina. “Voy a prepararnos unos bocadillos. ¿Por qué no vas a revisar tu
habitación?

"Uh, claro", le dije, mirando a su espalda mientras se alejaba, despidiéndome.

Porque él es Exos. Un Príncipe Real Fae .


Y yo solo soy Claire, un petardo volátil.

Mis labios se curvaron a un lado. Todo este asunto de lástima no fui yo. Siempre luché a través de
mis dificultades. Mi abuela solía decir que tenía una columna de acero.

Pero no me sentía así en este momento.

Me sentí más fluido. Bendy Quebradizo.

Y lo odiaba.

Quería pelear pero no sabía contra qué pelear. O como. O incluso a quien.

Bueno, sabía una cosa. Mojarse en este estado de desesperanza no iba a arreglar nada. No fui
yo. No me rendí. Luché hasta que gané.

Terco hasta el fondo , solía decir mi abuela.

Estoy , acepté, entrando en la habitación que Exos dijo que era mía. Solo necesito aceptar lo que es
y seguir adelante .

En esta habitación muy extraña ...

Mi ceño se frunció mientras miraba los muebles de carbón y las sábanas negras. No es mi estilo
habitual, pero ser inmune al fuego fue sin duda una ventaja. Pasé las yemas de los dedos por el
edredón, encontrándolo sorprendentemente suave. ¿De qué está hecho esto? Me maravillé Me
recordó a la seda.

Revisé los cajones y luego el armario. El uniforme consistía en una falda a cuadros y un suéter, tal
como Exos había descrito. Pero los rosas y púrpuras eran hermosos y diferentes a todo lo que había
visto. Lo saqué de la percha para sostenerlo en el espejo, disfrutando de la forma en que estalló
contra mi piel y mi cabello.

"Los Fire Fae tienen atuendos especiales que son ignífugos por, bueno, razones obvias". Exos se
encontraba justo dentro del vestidor, con una taza en la mano y el hombro apoyado contra el marco
de la puerta.

No lo había escuchado acercarse, demasiado perdido en el espejo contra la pared. "Yo, eh, está
bien". Mis mejillas se pincharon para combinar con la tela en mi reflejo. "Solo estaba viendo si
encajaría".

Él sonrió. "Encajará". Le tendió la taza. “Te hice un poco de chocolate caliente, si lo quieres. Los
sándwiches están horneados.

¿Horneando? Empujé ese pensamiento a favor del artículo en su mano. "¿Chocolate caliente?" Mi
corazón se salto un latido. "Yo ... me encantaría un poco de chocolate caliente". No podía recordar
la última vez que me había dado un chocolate caliente. Mi abuela solía hacerlo por mí cuando era
niña.

Después de colgar el uniforme, acepté el cálido regalo y dejé que el calor se filtrara en mis dedos
fríos. "Gracias."

"De nada." Metió un pedazo de mi cabello detrás de mi oreja y retrocedió un paso hacia el
dormitorio. "¿Esta bien? El alojamiento, quiero decir.

“Sí, es, bueno, diferente. Pero esta bien."

"Está bien, bien".

Lo seguí y me senté en la cama con mi espalda apoyada contra la cabecera, mi vestido flameando
sobre mis piernas. Mis zapatos ya estaban en el armario, dejando mis pies descalzos. Soplé sobre la
taza antes de permitirme un sorbo y gemí por los sabores que estallaban en mi lengua. Esto no era
como cualquier chocolate caliente que alguna vez haya probado, la bondad azotada decadente y
poderosa.

Él sonrió y se sentó a mi lado en la cama, cruzando los pies por los tobillos para revelar un par de
medias de vestir que combinaban con su elegante atuendo.

"¿Siempre usas trajes?" Pregunté, intentando una conversación simple.

El se encogió de hombros. "Depende de la situación."

"¿Si?" Lo miré de reojo. "¿Y cuándo la situación requiere que uses ese horrible atuendo real que
forzaste con Titus?"

Exos se rió entre dientes, sacudiendo la cabeza. “No puedo creer que realmente se haya puesto esa
mierda. Tenía un par de jeans y una camisa esperándolo en la otra habitación ”.

"Tenía prisa después de que nos dijiste que bajáramos las escaleras".

“No es que gran parte de prisa”, dijo, riendo de nuevo. “Es un atuendo formal que no se ha usado
en probablemente doscientos o trescientos años. Probablemente lo va a destruir, lo que podría
decepcionar a Cyrus. El se encogió de hombros. "Sin embargo, valió la pena ver a Titus en él".

"Eres malo", acusé, sonriendo. ¿Quién sabía que este hombre tenía sentido del humor?

Me dio una mirada. "¿No puedes decirme que no disfrutaste verlo con ese atuendo atroz?"

Escondí mi diversión detrás de mi taza. "Tal vez un poco."

"UH Huh." Me dio un codazo con el hombro y extendió la mano para presionar su palma contra mi
taza. El calor estalló contra la punta de mis dedos mientras usaba fuego para mantener el contenido
caliente.
Mis labios se abrieron con asombro, mi propio fuego se encendió para hacer lo mismo y llevó el
líquido a ebullición. "Wow", susurré, mirando el chocolate burbujeante.

"Intenta revolverlo", murmuró, soltando la taza.

"¿Con que?" No había cuchara.

"Aire." Estudió la bebida, con la cabeza ladeada. "Quizás también agua, ya que agregué un poco a
la mezcla".

Pensé en su sugerencia y exhalé por encima del borde. Creó una pequeña onda que tiré y giré con
mi mente, el contenido cambió con mi comando mental. "Oh ..." Estaba funcionando. Las burbujas
se suavizaron mientras giraba el chocolate con otro aliento, el dulce aroma me hacía cosquillas en
la nariz.

"Se trata de control", dijo Exos suavemente, sus ojos azules hirviendo mientras observaba.

"¿Por qué el fuego es mucho más fácil?" Pregunté, pidiéndola nuevamente para calentar mi taza e
infundiendo más aire para hacerla girar a través de mi bebida.

“Parece estar ligado a tus emociones. Llamar a las llamas es una defensa natural. También es el
más apasionado de los elementos ". Las ascuas bailaron a lo largo de sus dedos, saltando a mi
chocolate caliente y uniéndose a mi tormenta atmosférica.

Sonreí mientras absorbía su energía con la mía, el sentimiento tan increíblemente natural. "¿Tal vez
soy más Fire Fae?"

Sacudió la cabeza. "No, eres en gran medida un espíritu fae".

"Pero parece que no estoy haciendo mucho con el espíritu".

"Porque todavía no sabes cómo usarlo". Su expresión se oscureció un poco. “Es el elemento más
poderoso que existe y, por lo tanto, el más importante de entender antes de acceder a
él. Literalmente tienes la vida de los que te rodean en tus manos cuando juegas con espíritu ”.

Dejé de jugar con el chocolate caliente, sus palabras me congelaron. "¿Qué quieres decir?"

“Cuando tienes el poder de crear vida, también puedes tomarlo. O ... ”Se encontró con mi
mirada. "O puedes manipularlo".

"¿Como decirle a la gente qué hacer?"

El asintió. “Pero es más que eso. El espíritu nos da acceso a las almas de cada cosa viviente, que
respira, desde los árboles de afuera hasta las hadas en este dormitorio. Y cuanto más poderoso es el
Spirit Fae, más fuerte es la capacidad de tomar el control. Se considera un regalo muy oscuro,
Claire. La mayoría de los de mi clase solo lo usan en un nivel superficial como resultado ".
"¿Y tu?" Yo pregunté.

Su expresión se endureció. "Lo uso como se requiere como el Spirit Fae más fuerte en el reino".

“Al tomar vidas”, traduje. "O reutilizarlos".

“Solo en situaciones muy graves. Pero si."

Tragué saliva, finalmente entendiendo su propósito aquí. “Es por eso que me has asignado. Para
controlarme o matarme, según sea necesario.

"Si." Sin dudas ni culpa ni disculpas. "Sin embargo, mi objetivo es ayudarte a prosperar,
Claire". Pasó su dedo por mi mejilla y bajó por mi cuello cuando sonó una alarma en la otra
habitación. "Sandwiches". Me dio una pequeña sonrisa antes de salir de la cama para dejarme con
el chocolate caliente. Se había enfriado en mis manos, mis dedos convirtiéndolo en hielo ante sus
palabras.

Si Exos no podía ayudarme a encontrar el control sobre estos poderes rebeldes, se vería obligado a
hacerme daño.

No, para matarme.

O peor, poseedme.

Me estremecí. ¿Qué pasa si no puedo dominar estas habilidades?

Centrándome nuevamente en mi taza, llevé la bebida a ebullición e intenté acceder al agua para
remover el contenido. Cuando no pasó nada, volé de nuevo, recreando la acción de antes. Luego
intenté algo diferente tirando el líquido hacia arriba con mi mente para crear un embudo sobre el
borde.

Se parecía a un tornado de chocolate fundido.

Traté de probarlo y descubrí que el sabor era el mismo que antes, pero aún más potente. Mágica . Y
tan, tan delicioso.

Después de unos sorbos más, volví a meter el líquido en mi taza y noté que Exos observaba desde
la puerta con dos platos, uno en cada mano. "No quería interrumpirte", dijo, su voz más ronca que
antes.

Mis mejillas se calentaron cuando puse la taza a un lado. "Estaba jugando."

"Lo sé." Se acomodó a mi lado otra vez y me entregó uno de los platos. “Tu habilidad para respirar
está creciendo. Todavía no tengo un asesor para ti en ese elemento, pero trabajaré en uno. Elana
mencionó un Vox; aparentemente, ya está dando clases particulares a un Earth Fae y está haciendo
un buen trabajo con él ". Dio un mordisco a la extraña cosa verde en su mano y se encogió de
hombros. "Una tarea para mañana".
Estaba demasiado ocupado mirando su comida para realmente escuchar y comprender sus
palabras. "¿Que es eso?" Tenía uno en mi plato también. Me recordó a una envoltura de lechuga,
excepto cocida. Y lo que había dentro definitivamente no era nada que hubiera visto antes.

"Muerde y averígualo", se burló. "Verás."

Metí el globo forestal en mi plato. "Eh ..."

"Vive un poco, princesa". Él guiñó un ojo y dio otro mordisco, luego me rodeó para tomar mi
chocolate caliente y tomó un trago antes de devolverlo.

El acto se sintió íntimo de alguna manera, como si hiciéramos esto todos los días.

Sin embargo, esta era la primera vez que había sido normal conmigo. Bueno, tan normal como
podría ser un fae, de todos modos. Este sándwich no calificó. Tampoco los trucos de magia
elementales.

Él arqueó una ceja hacia mí. “Si al menos no lo intentas, me ofenderé, Claire. No es que vaya a
cocinar para cualquiera, ya sabes ".

Porque él era un príncipe. Probablemente tenía criados. O tal vez más de esas cosas pixie que Elana
había usado.

"Multa." Al menos podría probarlo. El chocolate caliente fue uno de los mejores que he probado en
mi vida. ¿Quizás este sándwich se uniría a la lista? Miré el globo y lo recogí con mis manos, como
lo había hecho Exos. La textura me recordó a una tortilla húmeda, solo que era frondosa como la
lechuga.

Y tan, tan verde .

Tomé un pequeño bocado, esperando lo peor, y levanté las cejas cuando el sabor explotó en mi
boca. Picante pero dulce y delicioso.

Sin embargo, blanda.

Y para nada lo que yo llamaría un sándwich .

Era más como hummus mezclado con vegetales crujientes y frijoles, calentado en una envoltura de
espinacas con una textura pegajosa.

Exos esperó hasta que tragué para preguntar: "¿Te gusta?"

"Es diferente."

"Es un sándwich", respondió, actuando como si hubiera perdido mis canicas.

"Esto no es un sándwich", le aseguré. “Es como una, uh, ensalada derretida en forma de ladrillo. Ni
siquiera hay carne. O queso.
Me dio la mirada más ofendida que se pueda imaginar. "¿Por qué demonios pondrías carne y queso
en un sándwich?"

Lo miré boquiabierto.

Y se rio.

"Carne y queso en un sándwich". Él se estremeció. "Bruto."

Mi risa se convirtió en una risa que me sacudió los hombros, olvidando el chupetón de mi plato
cuando me detuve en un ataque de humor. Parecía tan disgustado por mi comentario, como si
hubiera hecho la sugerencia más ridícula. Y oye, tal vez para él, lo hice. Porque no era humano.

Él era un fae.

Un fae destinado a ser mi protector y verdugo.

No podía parar de reír, la hilaridad del momento y la situación se desmoronaban dentro de


mí. Quemé un bar. Me . Claire . ¿Cuáles fueron las posibilidades? Oh, aparentemente bueno porque
yo también era un fae. Luché contra un infierno hoy, uno que aparentemente creé. Y luché con
mi aliento .

Mi cuerpo vibró con alegría incontrolable. No pude parar, el estallido de emoción requirió un
escape. Una salida. Algo .

Exos dijo algo, pero no pude escucharlo por los pensamientos que golpeaban mi cerebro.

Soy un fae

Yo controlo el fuego.

Viento. Er, aire. Lo que sea.

Agua.

Chocolate caliente.

Y estoy comiendo goo para el almuerzo. ¿Es incluso el almuerzo? Oh, ¿quién demonios sabe?

Lo perdí. Lo perdí por completo. Las lágrimas brotaron de mis ojos por reír tan fuerte, lágrimas que
se convirtieron en sollozos. Sollozos que duelen .

Pero me lo merecía. Porque lastimo a la gente.

Almiar.

Esas chicas afuera. Puede que me hayan provocado, pero eso no me garantizó quemarlos vivos por
algunos celos mezquinos. Celos por un hombre que apenas conocía, pero que casi follé anoche.
Oh Dios ... no podía parar de llorar. No pude parar de reír. No pude dejar de ser .

Tanto por ser fuerte y luchar contra mi mierda, porque todo lo que quería hacer en este momento
era hacerme una bola y esconderme.

E hice exactamente eso, metiendo mis rodillas en mi pecho mientras enterraba mi cara contra mis
antebrazos, y dejé salir todo. Cada onza de miedo, agonía y tristeza, que había albergado durante
días, voló de mí en una cacofonía de sollozos mezclados con risas estranguladas.

El plato cayó al suelo.

No me importo

Exos me rodeó con sus brazos, su pecho contra mi espalda, su rostro en mi cabello.

No me importo

Susurró palabras de aliento, su consuelo era una fuerza innegable detrás de mí.

No me importo

El sol cayó fuera de mi ventana, las lágrimas aún fluían.

No me importo

Yo estaba roto.

Destrozada.

Irreparablemente perdido.

Y…

No me importo

Excepto que todo fue una mentira. Me preocupaba cada detalle minucioso. Cuál era precisamente el
problema. Me importaba demasiado.

Eso fue lo que me destruyó.

Mi incapacidad real para dejarlo pasar, para aceptar mi destino. Y tal vez lo haría
eventualmente. Pero no esta noche.

Esta noche, lloré.

Por Rick. Por el bar y cualquier otra persona que lastime. Para mis amigos que nunca volvería a
ver. Por la casa de Elana. Por las chicas que casi lastimo afuera hace horas.
Y lo más importante: lloré por mí mismo.

Por Claire Para la mujer que solía ser. Porque ella no existía aquí.

Soy sólo yo.

Exos
Agua.

¿Por qué estoy en el agua?

Traté de sacudirme del extraño sueño, con la nariz atrapada en el cabello perfumado de lavanda de
Claire. Mis brazos se apretaron alrededor de ella reflexivamente, una parte antigua de mí
complacida por su cercanía, la parte que requería nuestro vínculo.

Dormirse con su cuerpo presionado contra el mío se había sentido


natural. Casi demasiado natural. Pero ella necesitaba consuelo, y yo no era lo suficientemente
fuerte como para rechazarla. La esencia espiritual dentro de mí reconocía a su compañero, me
gustara o no.

Ningún otro Espíritu Fae se había conectado conmigo como lo había hecho Claire, y todo a través
de un beso exiguo. Ella me derribó, me tiró al suelo y me arruinó por cualquier otra persona.

Lo que lo empeoró fue que parecía que necesitaba un compañero para cada elemento. No era
necesariamente desconocido para Spirit Fae tener dos compañeros debido a nuestros lazos con dos
elementos, pero la mayoría solo se unía con un fae. Sin embargo, en la ocasión en que un Spirit Fae
tomaba dos compañeros, era uno para cada elemento.

Y Claire tenía acceso a cinco.

Mierda.

Nunca me vi caer en los ritos de apareamiento, habiendo optado por una vida de tutela. Mi hermano
era el que debía establecerse con otro e intentar crear más Spirit Fae.

Si me viera ahora, se reiría. Mimos . Una actividad en la que nunca participé, incluso después del
sexo.

Casi me reí, luego recordé cómo Claire se había reído del bocadillo y se había echado a llorar. Sus
emociones estaban por todo el mapa, lo que hacía muy difícil predecir sus reacciones. Abrazarla
mientras dormía era el único consuelo que podía ofrecerle, y me preocupaba que no fuera
suficiente.

Acariciando su cabello, suspiré. Se sentía tan increíblemente bien en mis brazos. Nunca quise
dejarla ir, o despertar de este extraño y cálido capullo. Pero algo me fastidiaba. La razón por la que
desperté.
Entrecerré los ojos en la oscuridad, sus postigos cerrados por la noche.

Todo parecía estar bien. Entonces, ¿qué me hizo moverme? ¿Se había mudado? ¿Fue un sueño
extraño? Miré a mi alrededor, buscando al culpable de nuestro disturbio.

Entonces lo escuché .

Agua .

¿Había dejado el grifo en la cocina? Maldición. Así era exactamente como sonaba.

Alejándome de Claire, me dirigí a la sala de estar y fruncí el ceño ante el tranquilo lavabo. ¿Dónde
está ese ruido?

La puerta principal comenzó a inclinarse, gotas de agua fluyendo a través de las grietas.

"¿Qué coño?" Respiré, acercándome cada vez más. Entonces mis ojos se abrieron ante el sonido de
un choque justo afuera. "¡Oh, mierda!" Corrí de regreso hacia la habitación, solo para que la puerta
se cerrara de golpe en mi espalda cuando una marejada entró en la habitación, tirándome al suelo y
luego a un tornado de agua.

Claire!

La sala se llenó rápidamente, mi acceso al aire desapareció antes de que pudiera pronunciar una
palabra o una advertencia. Nadé hacia ella, mis pantalones de vestir y mi camisa me
pesaban. Quitándome los calcetines mientras me movía, me las arreglé para encontrarla a medio
camino, sus ojos salvajes bajo el agua.

Hice un gesto hacia la ventana y soplé una burbuja.

Ella frunció.

Aire , articulé. Usa tu aire!

Porque si ella no rompía el vaso, los dos nos íbamos a ahogar.

A menos que la forzara ... Mi espíritu condujo a la superficie, mis respuestas de lucha o huida
patearon, listas para sumergirse en ella y tomar sus poderes. Odiaba hacer esto, la oscuridad de
manipular a otros no era algo que me atrajera, pero esto era vida o ...

Claire agarró mi mano y envió una explosión de aire al cristal, rompiéndolo. El agua nos empujó a
través de la abertura, enviándonos sobre el suelo carbonizado afuera con ella en mi pecho,
escupiendo.

Varios otros estudiantes ya estaban afuera, empapados, la mayoría con poca o ninguna ropa debido
a la medianoche. Muchos estaban llorando. Otros tragando aire, el terror los deja sin palabras.

El fuego y el agua no se mezclaban bien debido a sus propiedades opuestas.


"¿Q-qué pasó?" Preguntó Claire, su vestido empapado se aferraba a sus curvas.

"No lo sé." Aparté su cabello húmedo de su rostro y presioné mis labios contra su frente antes de
guiarnos a ambos en posición vertical. El agua parecía haberse evaporado, varios de los Fae de
Fuego usaron sus regalos contra las mareas. Pero el daño ya estaba hecho.

Y por lo que pude sentir, habíamos perdido al menos una vida adentro. Quizás dos.

"¡Usted!" Un grito llegó desde el otro lado del patio, la hembra malvada de antes apuntando su
clavo bien cuidado a Claire. "¡Tu hiciste esto!"

Todos se giraron para mirarnos, varias mandíbulas cayeron al darse cuenta de quién había
aparecido afuera.

"Yo ... no lo hice", dijo Claire, su voz suave, apenas audible.

"Primero tratas de freírme con mi propia esencia, ¿y ahora me ahogas?" la perra continuó,
acechándose hacia nosotros en un pequeño par de pantalones cortos y una camiseta sin mangas
completamente translúcida, su cabello ardiente un desastre sobre sus hombros. “Si quieres pelear,
perra, hagámoslo. Ahora mismo. Aquí mismo."

Los jadeos revolotearon por el aire, el desafío era letal.

"Siéntate y cállate la boca", le dije, empujándome para ponerme de pie entre ella y Claire.

"¡No!" Esta chica, Ignis, claramente tenía un problema con la autoridad, porque se llevó las manos
a las caderas y me miró. “No estoy de pie por esta mierda. Esa perra intentó matarme hoy. Dos
veces ".

"Es verdad", dijo su amiga de cabello azul, acercándose a su lado. "Reconozco el agua cuando la
siento, y esa esencia vino de ella". Ella señaló con el dedo a una Claire que ahora estaba parada, su
mirada rezumaba malevolencia.

"Pero no lo hice", susurró Claire, con la cara caída. "No creo que lo haya hecho, ¿verdad?"

Ignis resopló. “Oh, genial. ¿Ni siquiera sabe si lo hizo o no? Sí, como si estuviera comprando esa
mierda ".

La Water Fae de cabello azul se cruzó de brazos y golpeó su pie descalzo en el suelo, su mirada se
entrecerró. “Lo hiciste totalmente. Todavía puedo sentir el poder saliendo de ti. Así que no te
molestes en negarlo.

Yo fruncí el ceño. Si bien sentía que el poder aún se arremolinaba en el aire, no me recordaba a
Claire. Al igual que con el fuego anterior. Ninguno de los dos me recordó su espíritu interior,
confundiendo mis instintos.

¿Estaba accediendo al poder desde un lugar que no podía sentir?


¿Nuestro vínculo no era tan profundo como pensaba?

"¿Qué elementos están sucediendo aquí?" exigió una voz profunda.

Ah, joder ...

La multitud se separó para permitir la entrada de Mortus, su bata de seda ceñida alrededor de su
delgada cintura. Un destello de sorpresa entró en sus elegantes rasgos al espiar a Claire, luego su
mirada se redujo a pequeñas rendijas negras. "¿Qué coño está haciendo ella aquí?"

"Elana hizo los arreglos para que se quedara en el Fire Quad", le expliqué, mi tono plano. Me moví
sutilmente frente a Claire, ocultándola de la vista de Mortus. "Yo lo manejaré."

"¿Lo manejarás?" repitió burlonamente, mirando alrededor del patio lleno de agua, las ventanas de
vidrio rotas y el estado desaliñado de todos los Fae de Fuego a nuestro alrededor. "Estás haciendo
un gran trabajo de eso, Su Alteza ".

Ignis y su amiga sonrieron, haciendo que mis ojos se estrecharan ante ellos. "¿Qué estás haciendo
en el Fire Quad?" Mi consulta fue para los Water Fae. No sabía su nombre. Me recordó a un troll
con sus ojos maquillados y su cabello azul salvaje.

"No creo que sea asunto tuyo", dijo ella. "Pero me estaba quedando con Ignis después de su
experiencia traumática anterior".

"¿Experiencia traumática?" Mortus hizo eco.

"Si. La Halfling intentó matarme —dijo Ignis, su tono se rompió al final y me hizo rodar los ojos.

"Oh, corta la mierda", espetó alguien antes de que tuviera oportunidad de hablar. Titus apareció con
un par de pantalones de pijama y zapatillas. Él residía en uno de los otros dormitorios. O la
conmoción lo despertó o la angustia de Claire. Probablemente este último, ya que lo sentí gotear a
través de nuestro vínculo como un faro alarmante. La provocaste y ella se defendió. ¿Y cómo
sabemos que Sickle no causó la inundación del dormitorio?

Falciformes . Ese debe ser el nombre del Water Fae.

Parecía positivamente ofendida por la acusación. "¿Estás frígida bromeando? Estaba dormido,
imbécil.

"También Claire", señalé.

Sickle continuó con otro chillido de excusa para perforar las orejas mientras Ignis se alimentaba de
la mierda, y varios otros comenzaron a hablar sobre sus comportamientos, poniéndose del lado de
la brigada de chicas malas. Mortus me dirigió una mirada engreída mientras continuaba el azote de
la lengua y se exhortaba a pedir justicia.
El espíritu de Claire disminuyó ante mí, sus emociones se volvieron oscuras, sus hombros
encorvados.

Me pasé los dedos por el pelo, irritado como la mierda. Todo esto se había salido de control
demasiado rápido. Sería un milagro mantener a Claire en la Academia ahora después de los dos
incidentes de hoy.

Los fae estaban buscando sangre, su sangre. Su inocencia les importaría poco a todos.

"¡Suficiente!" Titus gritó, puntuando la orden con un rugido de fuego que zumbó sobre nuestras
cabezas y desapareció en humo. "Regresa a tus jodidas habitaciones, seca tu mierda y vete a la
cama".

Ignis sonrió de lado. “Como si alguna vez obedeciera tu orden de ir a la cama. De nuevo."

Dio un paso hacia ella, pero lo agarré por el brazo y lo tiré hacia atrás. “Harás lo que él
dice. Ahora." Le permití ver el poder que acechaba en mi mirada, la capacidad de obligarla a hacer
exactamente eso, y sonreí por dentro cuando el color desapareció de su carita alegre. "No me voy a
repetir".

Dio un paso atrás, con lágrimas en los ojos.

"Ni siquiera empieces", espeté, cansada de que las mujeres lloraran hoy. " Vete ". La palabra hizo
eco a través del patio, enviando a varias hadas corriendo hacia sus dormitorios, incluyendo a Ignis y
su gélida perra de una amiga.

Pero Mortus se quedó, sus ojos negros y brillantes brillaban con furia. “Te dije que esto
sucedería. Ella no debería estar aquí, Exos. Este pequeño experimento tuyo está condenado al
fracaso ".

"Gracias por la aportación." Infundí una pizca de despido en mis palabras, lo que, por supuesto, lo
enfureció aún más.

"Eres un pequeño pomposo, como tu padre".

Alcé las cejas. "Puede ser mi mayor edad, pero no se equivoque". Di un paso hacia él. “Soy tu
superior en todos los sentidos. Ahora vete a la mierda antes de que te obligue a la mierda. Mientras
le daba a Ignis un vistazo de mi poder, permití que este imbécil lo viera todo. Mi mirada se
arremolinó con él, el aura de energía nadando entre nosotros y menospreciando la suya a cenizas.

No se inclinó, como debería, sino que se alejó, con los hombros rígidos, en dirección a la casa de
Elana y no en dirección a los cuartos de la facultad del Fire Quad.

Suspiré, mirando a Titus, todavía furioso, que estaba junto a una temblorosa Claire. No estaba
llorando, gracias a los dioses, pero su expresión pálida y hombros curvos le indicaban que estaba al
borde. O tal vez conmoción.
"Yo-yo no ..." Sus ojos azules parpadearon a los míos, sintiendo mi mirada sobre ella. Exos, lo
siento. YO…"

La recogí en mis brazos antes de que pudiera terminar, mis labios en su cabello y luego
presionando contra su oreja. "Va a estar bien, Claire".

Ella tembló contra mí, su cabeza balanceándose de un lado a otro. "B-pero casi te mato", murmuró
ella. “A, y ni siquiera recuerdo haberlo hecho. Luego, el fuego anterior, estaba fuera de mi control,
y ahora esto. Y no puedo hacer esto, Exos. Lo siento mucho. Estoy empeorando todo esto. Incluso
cuando lo intento, simplemente lastimo a la gente. Te lastimo." Las últimas tres palabras fueron un
susurro, su voz quebrada fracturó mi corazón.

Algo estaba pasando aquí, algo nefasto, porque juraría en mi vida que la inundación no tenía nada
que ver con Claire. Las firmas no coincidían. Justo como las llamas. Me sentí su poder en ese
bar. No coincidía con lo que sentí hoy.

Sacudiendo la cabeza, ahuequé sus mejillas, obligándola a mirarme a los ojos. “Vamos a resolver
esto, bebé. Lo prometo."

Su cara se arrugó. “Escuché lo que decían, Exos. Me odian. Por lo que hizo mi madre, por lo que
sigo haciendo ”. Inhaló lentamente, como si buscara el control para no llorar. "No deberías tener
que hacer nada de esto por mí, no después, bueno, de todo".

"Oh, Claire. Yo quiero hacer esto para usted “. Rocé mis labios contra los de ella, sabiendo que me
arrepentiría más tarde y no me importaba en este momento. "Eres mía para proteger, cariño".

"Apenas me conoces", respondió tan suavemente que casi me pierdo la declaración.

"Estás pensando como un humano, no como un fae". Le acaricié la nariz, sonriendo ante nuestra
ridícula situación. No tenía idea de lo que significaba iniciar los lazos, pero había caído de cabeza
en nuestra conexión. Si bien podría no pensar que me conocía, su espíritu sí. Y eso era lo que me
llamaba ahora, su fuerza interior, la necesidad de alentarla a que se apoderara de mis
instintos. Necesitaba saber que la tenía de vuelta, que creía en ella, que sabía que podía hacer esto.

Deja de luchar , me dije. Déjala ver .

Mi boca se selló sobre la de ella, mis dedos se deslizaron en su cabello para inclinar su cabeza al
ángulo que deseaba. Ella agarró mi camisa, su sorpresa evidente en la forma en que separó sus
labios. Deslicé mi lengua dentro, apretándome mientras tomaba el control y la besaba de
verdad. Nada de esa mierda de verdad o desafío del bar. Este fue un verdadero abrazo, el tipo de
amantes, no conocidos.

Quería que me conociera, que tuviera mi gusto en boca durante el resto de la semana, que
realmente experimentara nuestra conexión y anhelara más.

Y lo más importante, quería que ella creyera en sí misma como yo creía en ella.
Mis comentarios sobre dejarla en el Reino de los Espíritus fueron amenazas vacías, palabras
destinadas a enojarla y envalentonarla. Pero esa táctica no había funcionado como yo quería. Así
que este era mi nuevo camino, mi forma de mostrar mi apoyo y permitirle conocer un pedazo de mí
que nunca le revelé a nadie más.

Su espíritu rozó el mío, la energía calentándose entre nosotros y floreciendo en la noche. Sí, lo
insté. Baila conmigo .

El poder estalló a nuestro alrededor, nuestras almas se mezclaron en una ola de existencia a la que
solo Spirit Fae podía acceder. Wonder viajó a través del vínculo, su sorpresa era palpable y dulce y
me hizo sonreír contra su boca.

"Ahí está tu espíritu, bebé", le susurré. Luego profundicé nuestro beso antes de que ella pudiera
responder y la bañé en adoración y aliento de la única manera que sabía, permitiéndole acceder a
mi corazón. Fue donde se originó y ancló nuestro vínculo, donde los elementos vivían dentro de un
fae. Un recurso privado al que solo podían acceder los compañeros y le concedí su entrada en la
mía, brindándole la experiencia más íntima que conocemos.

Pero ella necesitaba esto para castigarla. Necesitaba sentir mi coraje para reforzar la suya, tomar
prestada parte de mi fe en ella, para ver cuán profunda podría ser esta conexión si la permitiéramos.

Vas a estar bien.

Puedes hacerlo.

Estoy aqui para ayudarte.

Créeme.

Déjame apreciarte.

No podía escuchar mis pensamientos tanto como sentirlos, la emoción detrás de ellos la hizo
relajarse en mis brazos y devolverme el abrazo. Tan dulce y tentativo, pero adictivo. Si no
estuviéramos afuera, empapados de pies a cabeza, daría un paso más allá. Pero ya podía sentir el
tirón de Elana solicitando mi presencia. Solo un empujón sutil, uno que ella podría hacer como
Spirit Fae.

Habría otra reunión.

Y necesitaba estar allí para proteger a Claire.

Presioné mi frente contra la de ella, respirando profundamente, mi lengua ya extrañaba la de


ella. Recogeríamos esto más tarde, después de asegurarle su seguridad. "Vas a estar bien",
juré. "Pero tengo que ir a manejar a Mortus".

"¿Por qué sé ese nombre?" preguntó ella, con el ceño fruncido.


Me aclaré la garganta. Titus debe haberle proporcionado la historia. "Mortus es el fae con el que
luchó tu madre".

Sus ojos azules brillaron, su cuerpo se puso rígido de nuevo. "¿Ese es quién ...?" Su boca cayó. "Oh
Dios…"

Acuné su mejilla nuevamente, presionando mis labios contra los de ella y luego contra su
frente. “No te preocupes, cariño. Yo me encargaré de él.

"Pero debe odiarme". Su mirada atrapó la mía. "Soy el producto de su infidelidad".

"Lo cual no es tu culpa", le dije, envolviendo mi palma alrededor de la parte posterior de su


cuello. “No te sentirás mal por las acciones y decisiones que estaban fuera de tu control. ¿Lo
entiendes?"

Ella tragó saliva, pero asintió, sus pupilas dilatándose.

"Bueno." Besé su sien antes de mirar a Titus. El fuego ardía en sus ojos, habiendo presenciado todo
el intercambio entre nosotros.

Ahora ya sabes cómo se siente , le dije con una mirada, entendiendo exactamente cómo se le
apareció. Porque había experimentado la misma punzada de celos y molestia cuando los encontré
desnudos en la cama juntos. Pero a diferencia de él, ya entendí que Claire puede necesitar más de
un compañero para equilibrar su poder. Después de todo, eso le había sucedido a mi madre, de ahí
que Cyrus y yo tuviéramos padres diferentes.

Por supuesto, eso no significaba que tenía que aceptar el mismo destino para mí.

De todos modos, no tuvimos tiempo que perder peleando por ella. Ella necesitaba nuestra
protección en primer lugar, y en este momento, él era el único en el que confiaba que podía
ayudarla a mantenerse a salvo.

¿Puede quedarse contigo el resto de la noche? Yo pregunté.

No dudó, su respuesta fue inmediata. "Si."

“Esto puede llevar un tiempo, lo que significa que probablemente perderás tus clases hoy. Claire no
está lista para asistir hasta que establezcamos algunas reglas básicas para la interacción de los
estudiantes ". No para proteger a sus compañeros de clase, sino para proteger su . Las cosas
viciosas que se le dijeron durante las últimas veinticuatro horas eran inaceptables y debían
abordarse.

Dioses, no perdí mi tiempo aquí. En absoluto.

"Está bien", respondió Titus, con la mirada clavada en una Claire congelada. "No dejaré que nada
le pase a ella".
"Lo sé." Y lo hice. De lo contrario, no se la estaría entregando a él. Pero Claire parecía necesitar
más convencimiento.

Oh, cómo habían cambiado las mareas.

Sacudí la cabeza, divertido.

Y decidió tirarle un hueso a Titus.

"Ignis es una perra, Claire". Levanté la barbilla hacia arriba, obligándola a concentrarse en
mí. “Ella usó una poción ilegal para seducirlo. Podía olerlo en el momento en que lo encontré
ayer. Así que trata de tomarlo con calma. No es un completo imbécil. Le guiñé un ojo para suavizar
el insulto.

Ella parpadeó. "¿Una poción?"

"Voy a dejar que explique". Presioné mi boca contra la de ella una vez más, porque podía y quería
hacerlo, y finalmente la solté. "Quédate con Titus hasta que regrese, ¿de acuerdo?"

Se lamió los labios, su mirada brillante. "Oh, sí. Bueno."

Sonreí, disfrutando de esa mirada aturdida en su rostro mucho más de lo que debería. Intenta
comportarte, princesa. Volveré pronto."

Ojalá.

Todo dependía del Consejo y de cuánto suplicaba. Nadie me creería si dijera que no se siente como
Claire. Lo que significaba que necesitaba un enfoque diferente.

Afortunadamente, tuve uno.

Solo los necesitaba a todos para aceptarlo.

Claire
Mis labios hormiguearon mientras seguía a un Titus silencioso a su dormitorio.

Exos me besó.

Me gusta, bueno y realmente me besó.

Y santo wow, fue bueno.

Había despertado algo dentro de mí, algo vivo y boyante, mi espíritu. Podía sentirlo prosperar a
través de cada paso, la energía cálida y familiar y fortaleciendo cada respiración. Tanto
poder Tanto la vida .
Al principio me sorprendió, luego me derribó. Me había permitido entrar dentro de él de una
manera que realmente no entendía, pero lo vi . Sentía como si lo hubiera conocido toda mi vida, mi
corazón confiaba automáticamente en que el suyo me guiara.

Por una vez en mi vida, no analicé demasiado por qué . Solo lo permití. Lo abrazó. Disfrutado
de ella. Quizás no sea el lugar o el momento correctos, pero ¿qué importaba? Ya habia
sucedido. Está hecho. Y no me arrepentí ni un segundo.

Excepto por un momento ahora mientras miraba la amplia espalda de Titus. Sobre todo porque solo
ver toda esa extensión de piel bronceada me recordó que había pasado la noche anterior en la cama
con él. Luego besé a Exos esta noche como si fuera mi único amante.

Sin embargo, ¿estaba molesto porque Titus había follado a Ignis la noche antes de que nos
conociéramos?

Sí, eso me hace hipócrita.

Mierda. Necesitaba decir que lo sentía. Sin embargo, no pude encontrar las palabras. Porque no me
sentí mal por besar a Exos. Me pareció demasiado correcto menospreciarlo con una disculpa.

Todo esto era muy confuso. Especialmente teniendo en cuenta mi atracción aún por la cerveza
hacia Titus, algo que permaneció evidente cuando pasé junto a él en la entrada mientras él mantenía
abierta la puerta. La piel desnuda de su abdomen prácticamente me quemó el brazo, el intenso calor
me hizo tropezar con mis propios pies.

Me agarró el codo, estabilizándome, su toque una marca contra mi brazo.

Acabo de besar a Exos. Apasionadamente. No debería querer volver a Titus ahora.

Tragando, me aparté y esperé a que él guiara, incapaz de encontrar su mirada. No porque estaba
molesto con él, sino porque no podía confiar en mí mismo para no reaccionar.

Hizo un ruido irritado y me empujó. Mi codo se sentía frío sin él, pero mi boca seguía zumbando
con electricidad.

No puedo tenerlos a los dos .

Pero como que quiero tenerlos a los dos.

Esto es muy confuso.

¡Solo sigue a Titus!

Me sacudí la guerra en mi cabeza y lo seguí, con las manos apretadas fuertemente delante de
mí. Subimos dos tramos de escaleras hasta el piso superior y nos detuvimos en la segunda puerta.

No dijo nada mientras me indicaba que entrara.


Entonces no pude pronunciar una palabra, demasiado cautivado por la vista.

Su habitación presumía de ventanas del piso al techo que daban a una nueva parte del campus, una
que aún no había visto, iluminadas por la luna y las estrellas de arriba. Un majestuoso jardín lleno
de plantas y flores brillantes.

Me acerqué al cristal, contemplando las enredaderas encantadas que se enroscaban y crecían a


velocidades imposibles y luego las recortaba para permitir que florecieran más flores. Cada
segundo era una nueva evolución, el jardín cambiaba y cambiaba a una velocidad imposible.

"Este edificio se remonta a la Tierra Quad", dijo, moviéndose a mi lado. “El vasto jardín nos
separa, pero hay caminos en medio. Por supuesto, se mueven constantemente para adaptarse a la
vegetación, por lo que es fácil perderse ".

"Guau." Acaricié el cristal como para tocar una de las flores brillantes, fascinado por la magia
salpicada por el inmenso campo. Ni siquiera podía ver los dormitorios más allá. "Esto es
..." ¿Increíble? ¿Nada como en casa? No tuve palabras adecuadas.

"Sí, es algo", respondió, pasándose los dedos por el pelo y dando un paso atrás. "¿Necesitas algo
para ponerte?"

Eché un vistazo a mi ropa empapada, mis mejillas se sonrojaron al darme cuenta de lo revelador
que se había vuelto este vestido. "Er, sí. Por favor."

Él asintió y desapareció en una habitación fuera de la sala de estar. El resto de su espacio me


recordó a la habitación del dormitorio a la que Exos me había llevado: todos los electrodomésticos
modernos hechos en negro, pisos de piedra, paredes carbonizadas y muebles incombustibles.

Titus regresó con un par de pantalones cortos y una camiseta. "Aquí. El baño está por allí. Señaló a
su habitación.

"¿No hay compañero de cuarto?" Pregunté, notando que era la única puerta.

"No. No juego bien con los demás ". Su tono plano me hizo morderme el labio y asentir.

"Derecha. Iré a cambiarme. Caminé rápidamente por su habitación, no queriendo invadir su espacio
privado más de lo que ya lo había hecho.

Y lo encontré esperándome en su cama cuando salí. Su mirada recorrió mi camisa y mis pantalones
cortos, sus labios se curvaron en los bordes. "Te ves bien en mi ropa, Claire".

Oh . Mi cara se calentó por el brillo oscuro en sus ojos verdes. "Yo, uh, ¿gracias?" La última
palabra salió como un chillido, enviando otra ola de calor sobre mi piel.

Estoy en tantos problemas , me di cuenta, mi respiración se quedó atrapada en mi


garganta. Realmente los quiero a ambos. Estaba muy mal. No podía hacer esto, no podía ser
dividido entre ellos. Pero cada uno llamó a una parte diferente de mí. Partes que no entendí. Mis
elementos

Titus exhaló lentamente, pasando los dedos por su cabello grueso y castaño. “Mira, sé que la
jodí. Especie de." Sacudió la cabeza. “Mira, Ignis es una perra. Ella trató de forzarme un vínculo
con esta poción de seducción. Y debido a que su poder es una combinación razonable para el mío,
logró llevarme a la cama. Pero no puedo soportarla. Nunca quisiera estar con ella, Claire.

Junté mis manos delante de mí, sin saber qué decir. No sería justo de mi parte juzgarlo, no después
de mi propio comportamiento. Sin embargo, escuchar su explicación me tranquilizó un poco. Hasta
que recordé el resto. "¿Qué pasa con la apuesta?"

Su mirada se entrecerró. "¿Honestamente crees que estaría haciendo todo esto solo para ganar una
puta apuesta?"

¿Hice? Mis labios se torcieron hacia un lado mientras lo consideraba, lo que tenía su cara
enrojecida.

“Me doy cuenta de que no me conoces muy bien, pero al menos deberías poder discernir mis
intenciones. Quiero decir, por el amor de Dios, Claire. Me uní voluntariamente a ti. Soy un hombre
competitivo, pero no tan competitivo ". Se apartó de la cama para caminar hacia las ventanas, con
los hombros tensos mientras sacudía la cabeza. "Podría matar a Ignis".

Por alguna razón, esa última oración me hizo sonreír. Más bien me gustó la idea de estrangularla yo
mismo. "Ella es una perra", estuve de acuerdo, uniéndome a él por el cristal.

Se había formado una horda de flores violetas, cada una de las cuales liberaba cristales en el aire
que bailaban alrededor de las vides en constante evolución.

Nos quedamos en silencio por un tiempo, algo que no me había dado cuenta de que necesitaba
hasta ese momento. Pero me dio un momento para reflexionar sobre todo y analizar mis
pensamientos. Sobre Exos Sobre Tito Sobre este lugar Acerca de mí .

Llamé a un destello de fuego para jugar sobre mis dedos, sonriendo por lo diferente que me sentía,
poderoso y real.

Desde que llegué, había estado luchando contra esta nueva realidad, luchando contra Exos y
deseando nada más que esconderme. Anoche me perdí en la miseria. Y despertó a más dolor. Pero
Exos me había hecho algo, había despertado algún aspecto de mi ser que no conocía.

Y ahora todo se sentía bien.

Vi la llama bailar sobre mi piel. Este realmente era un mundo hermoso y único. Podría ser alguien
nuevo aquí. Alguien importante Tuve la oportunidad de demostrar que todos estaban
equivocados. El último desafío. Solo tenía que ser lo suficientemente fuerte como para
aceptarlo. Lo suficientemente feroz como para dominar estos elementos. Lo suficientemente sabio
como para confiar en los mentores adecuados.
Tal como el hombre a mi lado. "No creo que haya una apuesta", le dije, expresando mis
pensamientos en voz alta. "Creo que Ignis lo inventó".

Él resopló. “Sé que ella lo hizo. Rastreé a más de una docena de hadas que son lo suficientemente
idiotas como para considerar tal estratagema, y ninguno de ellos había escuchado una palabra al
respecto. Está llena de mierda.

“No estoy seguro de si debería sentirme ofendido por sus tácticas o halagado. Parece que está
haciendo todo lo posible para arruinarme sin conocerme.

“Ella ha tenido en su cabeza durante meses que vamos a ser una cosa. Yo y ella, quiero decir. Y
nunca va a suceder ". Se estremeció, claramente rechazado por la idea. “No soy una santa,
Claire. He salido mucho. Pero no soy un tramposo. Se encontró con mi mirada. “Me dedico a
nuestro noviazgo. Hasta que me digas lo contrario, quiero decir.

Mi corazón se salto un latido. Oh Dios. "Pero besé a Exos". Hice una mueca, no queriendo decir
solo las palabras de esa manera. "Quiero decir, es ... Bueno, yo ..." Negué con la cabeza, irritado
por mi incapacidad para formar una oración.

Titus se rio entre dientes. "Él te besó, cariño". Dio un paso más cerca, el calor de su cuerpo calentó
el mío mientras me apretaba contra la ventana. "Acepté que él ya había iniciado una conexión
contigo, Claire". Su palma fue al cristal junto a mi cabeza, su mano opuesta agarró mi cadera. "Así
como él aceptó mi cortejo".

Tragué. "Oh." Fue todo lo que pude decir, la única palabra que parecía saber. Primero,
Exos. Ahora, Titus. Estos hombres me iban a enviar a un paro cardíaco si mantenían estas
travesuras seductoras.

Él sonrió y se inclinó hacia mi espacio personal, sus iris capturaron los míos. ¿Creías que su beso
frustraba mi reclamo, Claire? Porque te llevaré ahora mismo y demostraré lo equivocado que
estás. Tu fuego es todo mío, cariño, y esa es una parte de ti que no estoy compartiendo.

Se me puso la piel de gallina en los brazos y la boca se me secó de repente. "Entonces, ¿no te
importa que besé a Exos?"

"Oh, me importa". Se acercó un poco más. “Lo que digo es que entiendo y respeto tu necesidad de
salir con los dos. Porque lo que tenemos no es comparable. Somos fuego, cariño. Y el fuego es todo
pasión ". Me lamió el labio inferior, un rastro de llamas siguiéndome. “¿Me perdonas, cariño? ¿O
necesitas que me arrastre?

¿No debería ser yo quien suplica perdón aquí? ¿Por casi quemarlo a él ya Ignis vivos? ¿Por besar a
Exos frente a él después de nuestra noche íntima juntos?

"Estoy tan confundido", admití.

"¿Puedo hacer una sugerencia?" él respondió, sus caderas apoyadas en las mías.
"S-sí". Tragué. "Por favor." Haría cualquier cosa para resolver el rompecabezas en mis
pensamientos.

"Deja de pensar", susurró, las brasas parpadeando entre nuestras bocas. "Simplemente se
siente." Presionó sus labios contra los míos. Tan diferente de Exos. No es que deba compararlos,
pero fue difícil teniendo en cuenta el corto período de tiempo que había pasado de antes a ahora.

Sin embargo, cuando Titus deslizó su lengua dentro, todas mis preocupaciones desaparecieron. Sus
hábiles golpes me consumieron, su calor absorbió el mío y me hizo arquearme hacia él por más. Él
gimió, su agarre en mi cadera se apretó.

"Titus", respiré, las llamas estallaron sobre mi piel.

Me levantó en el aire, apoyando mi espalda contra el cristal mientras envolvía mis piernas
alrededor de su cintura. Luego su puño estaba en mi cabello, sosteniéndome contra él mientras
devoraba mi boca, robando todo el aire de mis pulmones.

Mucho calor.

Pero incluso cuando mi fuego se descontrolaba, su temperamento atenuó el infierno, creando una
danza erótica de elementos a nuestro alrededor. Él estaba en lo correcto. Nadie podía tocar esta
parte de nosotros, ni siquiera Exos.

Mi fuego pertenecía a Tito.

Así como mi espíritu pertenecía a Exos.

La aceptación se apoderó de mí, mi mente estaba demasiado exhausta para luchar por más tiempo
con la verdad. Los quería a ambos, y los tendría a ambos, siempre y cuando me tuvieran a mí. Titus
tenía razón. Necesitaba dejar de pensar y vivir el momento.

Enrolle mis brazos alrededor de su cuello, mis dedos atravesaron sus mechones castaños y les di un
tirón. Él gruñó contra mi boca, profundizando el beso y agitando un infierno en mi bajo vientre.

Exos había encendido una necesidad en mí.

Titus estaba alimentando esa necesidad a un nivel completamente nuevo.

Me dejó mareado y tan increíblemente excitado. Ambos hombres me tocaron de maneras


completamente diferentes, pero todo estaba tan interconectado dentro de mí en una compleja red de
elementos. Me dejó anhelando una toma de corriente, una forma de expulsar parte de mi poder
acumulado en un entorno seguro. Y Titus me proporcionó eso, llamando a mi fuego y
envolviéndolo en el suyo. Toda la habitación estaba llena de luz, nuestra luz.

Me sentí seguro aquí.

Protegido.
Viva.

"Más", susurré, deslizando mis palmas sobre la piel desnuda de su espalda. "Necesito más, Titus".

Él sonrió contra mi boca. "¿Quieres jugar con fuego, cariño?"

Asenti. "Si." Él era mi salida y lo necesitaba. "Por favor."

"Mmm". Sus manos cayeron sobre el borde de mi camisa y me la pusieron sobre la cabeza,
haciendo que mis pezones se endurecieran a pesar del aire cálido. Me besó mientras bajaba mis pies
al suelo, su agarre cayó a los pantalones cortos en mi cintura. "¿Estás seguro?"

No sabía si todavía estábamos hablando de jugar con fuego o si él quería saber si desnudarme
estaba bien. De cualquier manera, mi respuesta fue "Sí".

El calor acarició mis piernas mientras tiraba de la tela hacia abajo, haciendo que se acumulara en el
suelo a mis pies y me dejara desnuda ante él. Su mirada me recorrió, sus pupilas dilatándose. "Oh,
voy a disfrutar esto". Me levantó de nuevo antes de que pudiera responder y me tendió sobre la
cama.

Mi pulso retumbó en mis oídos, mis pezones se tensaron hasta puntos dolorosos de
anticipación. ¿Qué va a hacer ahora? ¿Qué quiero que haga?

Lamí mis labios, arqueándome cuando la necesidad me atravesó, solo para que él caminara hasta el
final de la cama para descansar sus palmas sobre la colcha junto a mis tobillos.

No es lo que esperaba en absoluto. "¿Titus?"

"Shh", murmuró, arrastrando su dedo sobre el arco de mi pie. "Simplemente se siente." Una línea
de fuego chisporroteó a lo largo de mis tobillos, enviando calor a mis venas y llamando a mi propio
elemento a jugar. "Se trata del baile". La sensación fundida se arremolinaba sobre mí, trepando por
mis piernas, cada beso chisporroteaba contra mi piel.

"Oh ..." Me retorcí, mis muslos se apretaron cuando las llamas se arrastraron más alto. "Esto es…"

"¿Divertido?" sugirió, inclinándose para lamer el costado de mi rodilla. "¿Caliente?" Se arrodilló en


la cama, su boca arrastraba las brasas hasta mi muslo. "¿Excitante?" El calor llegó a mi centro,
deslizándose sobre mi calor resbaladizo y provocando una serie de temblores en mis extremidades.

Esto fue muy nuevo . La mayoría de los niños simplemente se movieron, tocándome como lo creían
conveniente, pero los movimientos de Titus fueron deliberados. Experto. Erótica como la mierda.

Y el uso de nuestro elemento compartido solo aumentó el momento, provocando una pasión dentro
de mí que requería liberación. Su nombre dejó mi boca en una súplica, una adoración, una oración
por más. Él intensificó la presión de su regalo, creando un infierno que cubría mi cuerpo,
inflamando la habitación y encendiendo mi alma.
"Te ves hermosa así, empapada en mi poder", susurró, sus labios contra mi cadera y deslizándose
por mi bajo vientre. “Quiero probarte, Claire. ¿Puedo saborearte?

Tragué saliva, mi corazón en mi garganta, toda mi forma literalmente viva con fuego y
energía. "Sí," siseé. "Si." La necesidad de desenredarme se apretó dentro de mí, mi estómago era un
manojo de nervios sin salida y, oh, joder, hacía calor. Apenas podía respirar, apenas podía pensar.

Solo Tito.

Solo la sensación de su calor acariciando mi piel, y sus labios tocándome allí.

Me incliné fuera de la cama, su palma aterrizó en mi vientre para sostenerme con un gruñido. Y
todo el infierno se desató a nuestro alrededor. Tanto fuego Tanto calor Tanto Tito .

Su lengua se deslizó hacia arriba y hacia abajo por mi pulida carne, su boca un milagro entre mis
muslos. Metí mis dedos en su cabello, sosteniéndolo allí mientras las brasas subían por mi abdomen
hasta mis senos. Una parte de mí registró cuánto debería doler esto, pero mis elementos
retrocedieron, creando una sensación diferente a todo lo que había experimentado.

Caliente y fría.

Lava y hielo.

La euforia se mezcló con la emoción, agitando una fuerza catastrófica dentro de mí que suplicó ser
liberada. Él atrapó mi clítoris entre sus dientes, mordisqueando lo suficientemente fuerte como para
enviar una sacudida a través de mis extremidades y forzar mi mirada hacia la suya. El hambre
reflejada en sus iris de color verde bosque me envió volando, mi orgasmo me arrancó con un grito
animal que probablemente podría escucharse en todo el Reino Fae.

Y no me importaba, demasiado consumido por el éxtasis que inundaba mis venas para
concentrarme en otra cosa que no fuera recordar cómo respirar. Las cenizas parecían cubrir mi
lengua, el fuego arrastrándose por mi garganta, y luego la boca de Titus estaba allí, poseyéndome,
enseñándome cómo existir más allá de los elementos. Ayudándome a dominar el infierno, a
controlarlo, a volver a meterlo todo dentro y a calmarlo con unos pocos golpes relajantes.

Fuera de este mundo no comenzó a cubrir lo que acaba de suceder.

Parpadeé en el cuarto oscuro, sorprendido. Se sentía como si una bomba hubiera explotado dentro
de mí, sacudiendo los cimientos del mundo. Sin embargo, su habitación permaneció intacta, el
jardín aún brillaba afuera de las ventanas. "Eso fue ..." Me aclaré la garganta, mi voz ronca por los
gritos. "Eso fue ..." No. Todavía no tenía la palabra correcta. " Increíble parece una descripción
demasiado aburrida".

Se rio entre dientes. "Estoy tomando eso como un cumplido". Me tomó en sus brazos y me dio un
beso en la frente. "Avísame cuando estés listo para jugar de nuevo".
"¿De nuevo?" Apenas podía sentir mis brazos y piernas. Oh, pero aún no había pagado el favor. A
eso se refería. Rodando a mi lado, presioné mi palma contra su duro abdomen, explorando las
caídas musculares hasta la parte superior de sus pantalones. Cogió mi muñeca en su mano y la llevó
a sus labios, dándome un beso.

“Cuando mencioné jugar de nuevo, quise decir contigo, cariño. Y después de que hayas dormido un
poco. Puso mi mano sobre su pecho, sobre su corazón. “Son solo las tres de la mañana. Me vendría
bien descansar un poco. Él rozó sus labios contra mi cabello, tranquilizándome.

"¿Estás seguro?" Pregunté bostezando.

Se rio entre dientes. "Sí, cariño. Estoy seguro." Levantó las mantas sobre nosotros, su hombro
actuando como mi almohada mientras me acurrucaba a su lado.

"'Kay. Porque dormir suena bien —admití.

"Lo sé." Otro beso, su brazo apretando alrededor de mi espalda superior. "Buenas noches, Claire".

"Buenas noches, Titus", susurré, mis ojos se cerraron en un estado de felicidad. Lo despertaría más
tarde devolviéndole el favor. Pero por ahora, tomaría el aplazamiento y solo ... descansaría.

Claire
Algo suave se deslizó sobre mis labios, haciéndome remover de mi capullo de calor. Los
penetrantes ojos azules me sonrieron, haciéndome sonreír en respuesta. Exos .

Él inclinó la cabeza, el movimiento entrañable. "Buenos días", susurró.

"Buenos días", respondí, estirando las piernas.

Piernas que estaban entrelazadas con Tito.

Quien dormía detrás de mí con el pecho apretado contra mi espalda desnuda.

Oh, mierda.

Exos se arrodilló al lado de la cama, colocándonos a la altura de los ojos. Él apartó un rizo de mi
cara antes de palmear mi mejilla. "Está bien, Claire". Su bajo murmullo esparció una oleada de piel
de gallina por mi brazo. "Pero estoy un poco celoso de que duermas desnudo con él y
completamente vestido conmigo". Su mirada bajó a donde el brazo de Titus estaba envuelto
alrededor de mi abdomen superior, mis senos completamente revelados gracias a la sábana caída.

Me mordí el labio, haciendo una mueca. "Yo ..." Quería disculparme pero no sabía cómo. Porque
no sentí remordimiento por pasar la noche con Titus, pero me sentí mal por hacerlo tan pronto
después de besar a Exos. "Yo ..." Me aclaré la garganta, sin saber cómo proceder. "Lo siento."
Se inclinó más cerca, sus ojos azules ardiendo mientras se reenfocaba en mi cara. "No hay nada que
perdonar", murmuró, su boca rozando la mía. “Tienes cinco elementos, Claire. Elementos
poderosos. Necesitas un equilibrio ".

Yo fruncí el ceño. No podría estar insinuando que necesitaba cinco fae para ayudar a equilibrar mis
elementos. ¿Derecha? Porque eso sería una locura. Apenas podía manejar a estos dos hombres, y
mucho menos a cinco .

Presionó sus labios contra los míos una vez más, su beso suave y persuasivo, mientras Titus se
movía detrás de mí.

UH oh…

"¿Come te fue?" preguntó, su voz profunda de sueño y sonando sexy como pecado contra mi oído.

"Hemos llegado a un acuerdo", respondió Exos, las palabras revoloteando sobre mis labios. “El
Consejo ha otorgado mi solicitud para entrenar a Claire en Spirit Quad y preparar sus poderes para
la Academia. Si podemos demostrarles que es estable, le permitirán asistir a clases ". Me besó
suavemente antes de moverse para mirar por encima de mi hombro. "Has sido excusado de las
clases debido a una reasignación temporal".

"Bueno." El brazo de Titus se levantó de mi estómago, su mano se movió hacia mi cadera debajo
de las mantas. "¿Asumo que los tres nos vamos a mudar hoy?"

"Si. Los nuevos cuartos están siendo ensamblados en este momento ". Exos ladeó la cabeza, su
nariz rozó la mía mientras me prestaba toda su atención. “Spirit Quad está abandonado, pero eso
nos da mucho espacio para practicar. ¿Bueno?"

Tragué saliva, un poco acalorado y molesto por estar entre dos hombres increíblemente guapos. ¿Y
ahora querían que viviera con los dos?

"Creo que la dejaste sin palabras, Su Alteza", murmuró Titus, sus labios contra mi cabello. "Quizás
necesites ayudarla a encontrar su voz".

“Hmm, sí, creo que se siente bastante tímida al encontrarla desnuda en la cama contigo. De
nuevo." Su mirada bajó a mi pecho, haciendo que mis pezones se endurecieran en respuesta, mi
cuerpo se iluminó con asombro, sensación y confusión. "¿Alguna sugerencia?"

"Varios." La palma de Titus se deslizó por mi bajo vientre, el toque una marca contra mi piel
cuando me empujó hacia atrás. "Le presenté a Claire el juego de fuego".

"¿Tuviste?" Exos se puso de pie, sus dedos jugando sobre su camisa de vestir, abriendo los botones
con dedos ágiles.

Esto no puede estar pasando.

Tiene que ser un sueño.


"Ustedes dos ni siquiera se caen bien", espeté, luego hice una mueca al permitir que mis
pensamientos adornaran mis labios. ¿Estás tratando de arruinar esto?

Exos sonrió. "Tal vez no, pero a las dos nos gustas, Claire". La tela se separó alrededor de su torso,
revelando el físico tonificado debajo. Era más delgado que Titus, pero igual de definido
muscularmente, casi de una manera regia. Adecuado, considerando su título. “No es común que un
Spirit Fae tome dos compañeros, pero no es inaudito. A veces, nuestra afinidad por un elemento
secundario es fuerte y requiere una salida. Claramente, tienes mucho fuego en ti ”. Terminó de
quitarse la camisa, doblarla y colocarla en la mesita de noche junto a la cama.

"Estoy dispuesto a trabajar si ambos lo están", agregó Titus, su pulgar dibujando un círculo
hipnótico alrededor de mi ombligo.

Resistí el impulso de pellizcarme a mí mismo, seguro de que tenía que ser mi mente inconsciente
en este escenario inapropiado. Pero cuando el colchón se hundió bajo el peso de Exos, sus ojos se
oscurecieron con deseo en mis senos, me di cuenta de que nunca me había sentido más vivo.

“Tienes mucho poder en ti, princesa. Esta es una forma de ayudar a expulsar parte de su energía. Lo
absorberemos por ti. Si es lo que quieres. Se acostó a mi lado y acarició un mechón de mi cabello
que había caído sobre mi mejilla. “Sentí que te deshacías de nuestro vínculo, Claire. Ahora quiero
verlo con mis propios ojos ".

Mis labios se separaron, mi sangre se calentó. "Realmente estoy empezando a pensar que esto es
real", susurré.

Titus y Exos se rieron entre dientes, su calor colectivo me desgarró por ambos lados. La mano de
Titus se deslizó hacia abajo, explorando el vértice entre mis muslos. "Definitivamente real, cariño",
dijo contra mi oído.

Me estremecí, lamiéndome los labios. Exos siguió el movimiento con su mirada antes de inclinarse
para trazar el mismo camino con su propia lengua. Oh, joder ... Sirvió como una invitación, una
que no podía rechazar.

Inclinando mi cabeza, acepté su oferta y gemí cuando Titus metió su dedo en mi lloroso sexo. Exos
aprovechó mi gemido, su lengua se escabulló para comenzar un baile que prendió fuego a mi
cuerpo. No de la manera en que Titus lo había hecho anoche, sino de una manera completamente
nueva. Este toque fue subrayado con espíritu, dándome energía de una manera que nadie más
podría.

La combinación de elementos me dejó conectado, caliente y rejuvenecido. Me sentí imparable,


protegido, adorado.

¿Cómo es esta mi vida?

Oh, ¿a quién diablos le importa? ¡Deja de pensar!


No tenía idea de dónde venía esa última voz, pero la escuché y me entregué a la sensación que
florecía entre los tres. Pase mis dedos por el grueso cabello rubio ceniza de Exos, sosteniéndolo
contra mí mientras devoraba mi boca. Mi otra mano fue a recostarse sobre la de Titus mientras él
me exploraba íntimamente, sus dedos sabían y chisporroteaban contra mi carne.

El fuego y el espíritu se batieron en mi interior, tirando de nervios diferentes y excitando una


vorágine de actividad en todo mi cuerpo. Me estremecí bajo el ataque, abrumado y consumido por
los hombres y el regalo de su toque.

Exos ahuecó mi pecho, su pulgar rozó mi pezón y envió una descarga eléctrica a través de mi
torrente sanguíneo. Luego me mordió el labio inferior, sus párpados se levantaron para revelar un
par de iris brillantes. "Tu excitación es estimulante", susurró. "Nunca he sentido algo así".

Me besó de nuevo antes de que pudiera responder, sus dedos pellizcaban mi pezón. Volví a
arquearme hacia Titus, jadeando por el contacto feroz. Sus labios fueron a mi cuello, besándose y
mordisqueando, mientras su mano seguía trabajando debajo de la mía, sus dedos acariciando una
necesidad desesperada entre mis piernas. "¿Vas a mostrarle a Exos lo hermosa que eres cuando
vengas, cariño?" Preguntó contra mi piel, su voz ronca y oscura. "Creo que está celoso de que lo vi
primero".

Me estremecí, las llamas adentro murieron por ser liberadas.

Entonces Exos se movió, su boca dejó la mía para besar mi mandíbula y luego bajó hasta mi
pecho. Su mano fue a mi muslo, levantándolo para descansar contra su cadera.

Jadeé cuando sus labios se cerraron alrededor de mi pezón, el calor de su lengua era una marca
contra mi piel.

Mierda.

Me retorcí entre ellos, las sensaciones duales provocaron un volcán dentro de mi núcleo que
palpitaba por su liberación. "Exos," respiré, apretando mi agarre en su cabello.

Titus me mordió el cuello, su dedo se hundió profundamente y provocó un grito que se parecía a su
nombre. Jadeé ambos nombres sucesivamente, confundidos, excitados y necesitados como el
infierno. No sabía en quién concentrarme: Exos en mi pecho o la mano de Titus entre mis
muslos. Ambos eran muy, muy buenos. Tan perfecto. Entonces mio .

Me rendí ante esa vocecita que me decía que no pensara, que no tuviera en cuenta las
complicaciones del momento. Y lo dejé ir por completo, disfrutando la forma en que me
manejaban, la forma en que alentaban mi poder para florecer entre nosotros.

Exos rozó sus dientes a través de mi pico rígido, obligando mi mirada a la suya. Un brillo
conocedor ardió en sus iris, su alma sedujo la mía en una danza íntima que me obligó a salir de este
plano de existencia.
La tensión que crecía dentro de mí se deshizo, enviándome en espiral hacia un olvido de elementos
que tronaron a través de la habitación. Palabras incomprensibles salieron de mi boca, mis
extremidades se cerraron de placer, las estrellas estallaron ante mis ojos.

Intenso.

Perfección.

Adictivo.

Yo queria mas. Ansiaba una salida más profunda, una comprensión más apasionada,
un apareamiento. La realización me hizo temblar, mi corazón dio un vuelco. Que me estan
haciendo

"Equilibrándote", susurró Exos, lamiendo un camino de regreso a mis labios. Debo haber dicho las
palabras en voz alta. O tal vez los leyó de mis ojos. “Te ayudaremos a aprender a volar con alas
estables, hermosas, cuando estés listo. Pero por ahora, lo mantendremos castigado de la única
manera que sabemos cómo hacerlo.

"Puedo sentir el vínculo", me maravillé, finalmente sintiéndolo por primera vez. "Me hace querer
más".

"Lo sé." Me besó suavemente mientras Titus retiraba lentamente su mano de entre mis piernas, la
humedad de mi excitación creaba un camino húmedo sobre mi piel. Me dejó temblando,
provocando el deseo de otra ronda. Me sentí insaciable, necesitado e indudablemente enamorado.

"Lo tomaremos con calma", dijo Titus contra mi oído. “Enseñarte sobre nuestro mundo, nuestras
costumbres, nuestros poderes. Para asegurarte de que es lo que realmente quieres, Claire.

"Manejarnos a los dos no será fácil", acordó Exos, sus labios moviéndose contra los míos. “De eso
se trata el cortejo: aprender sobre el otro y decidir si es lo que ambas partes quieren. Para eso,
necesitas una mejor comprensión de tus habilidades y de este mundo. Pero tenemos tiempo. Y
comenzaremos a entrenar de inmediato.

Titus besó mi hombro. "Quiere decir después de una ducha".

Los labios de Exos se torcieron. "No, quise decir ahora". Me besó de nuevo, su aura llamando a la
mía en un nivel íntimo que me dejó temblando contra él. "Crea algo conmigo, princesa".

"¿Como que?" Respiré, cautivado por el remolino azul de sus iris.

"Cualquier cosa." Levantó su mano de mi pierna, sosteniéndola entre nosotros.

Presioné mi palma contra la suya y me maravillé de la conexión estimulante. "¿Más flores?"

"Si tu quieres." Una carga eléctrica acarició el aire, haciendo que Titus se moviera a mi espalda. No
se fue, pero me dio espacio, permitiéndome concentrarme en la energía que respira vida en mi ser.
La energía de Exos.

Su espíritu seductor al mío.

"Piensa en algo que quieras", alentó. "Y muéstrame con tu mano."

"¿Cualquier cosa?"

Él sonrió. "Dentro de lo razonable."

"Bueno." Caí en el océano de su mirada, ahogándome en todas las cosas de Exos. Cada inhalación
le pertenecía. Cada latido del corazón Todo pensamiento. Él quería que yo creara vida. ¿Qué le
gustaría él? ¿Un duendecillo como el de Elana?

O tal vez algo de mi casa.

Como una mariposa.

Me imaginé a una criatura alada, dándole alas rosadas con mi mente, y sentí mi corazón calentar
ante la idea cuando mis dedos hormiguearon.

Exos sonrió con aprobación cuando una mariposa revoloteó sobre nuestras manos unidas.

"¿Que es eso?" preguntó en voz baja. "¿Tu versión de un hada?"

"Es una mariposa". Lo insté a volar por la habitación, sus alas brillando con vida. "Le gustan las
flores".

"Es bonito." Me soltó para meterme el pelo detrás de las orejas. "Igual que tú." Presionó sus labios
contra los míos una vez más, el beso era una posesión y una promesa envuelta en uno. “Mira cuánto
tiempo puedes mantenerlo volando. Mi récord para un espíritu conjurado es de tres meses, si
quieres un gol ".

Mis labios se separaron. "¿Tres meses?"

Él movió las cejas. "Considéralo tu primera tarea, princesa". Él acarició mi nariz y miró por encima
de mi hombro a Titus. "Creo que podría disfrutar de ser profesor durante algunas semanas".

"Podemos enseñarle todo tipo de cosas", acordó Titus, bajando un dedo por mi columna
vertebral. "Pero primero quiero una ducha".

"Tú y yo los dos", dijo Exos, una especie de entendimiento pasando entre ellos.

Jadeé, entendiendo el amanecer. Todavía están encendidos . "Espera, ¿estás—"

Exos me silenció con su boca, su lengua una presencia familiar que dispersó mis pensamientos. Te
puedo complacer en presencia de otro. ¿Te veo devolver ese placer a un hombre que no soy
yo? Absolutamente no."
"Estoy de acuerdo", dijo Titus. "Y tampoco puedo dejar la habitación".

Exos asintió con la cabeza. “Vamos a encontrar una manera de manejar esto. Por ahora, me
conformaré con una ducha.

"Sólo hay uno aquí", señalé.

Titus irá primero mientras me muestras lo que puede hacer tu mariposa. Entonces me ducharé.

"¿Y yo?" Pregunté, levantando una ceja. "¿Cuándo me ducho?"

Exos asintió con la cabeza. "Tienes razón. Deberías ducharte primero mientras observamos, luego
Titus puede ir tras de ti y yo iré al final.

Le di una palmada en el hombro. "Eso no es divertido."

"No dije que estaba bromeando".

"Por una vez, realmente me gusta tu demanda", agregó Titus. "Arriba, Claire".

Fruncí el ceño sobre mi hombro. "No."

"No se puede rechazar un real", dijo, sonriendo. "Y él quiere que te duches primero".

"¿Pensé que querías una ducha?" Exos agarró mi barbilla para atraerme hacia él, con una sonrisa en
sus ojos. "¿O fue que estabas siendo difícil?" Me besó antes de que pudiera replicar, haciendo que
Titus se riera mientras salía de la cama.

"Te lo haré saber cuando termine", dijo al salir de la habitación.

Exos lo ignoró y continuó besándome, el momento se intensificó ahora que estábamos solos. Me
empujó hacia mi espalda, sus caderas se asentaron entre las mías. "Voy a besarte hasta que regrese,
Claire".

"Está bien", susurré.

"Y voy a hacerte venir de nuevo". La oscura promesa envió mi corazón a toda marcha. "Con mi
lengua." Mordió mi mandíbula mientras bajaba, su mirada rezumaba pecado mientras me
miraba. “Considéralo una introducción al vínculo de cortejo, princesa. Y tienes a dos de nosotros
compitiendo por tu atención.

Oh Dios…

Puede que no sobreviva a esto.

Sin embargo, no podía preocuparme, no con Exos dibujando un camino caliente con su lengua a
través de mis pliegues resbaladizos.
Esta es mi nueva vida.

Lo mejor es abrazarlo.

Y lo hice.

Dos veces.

Tito
Dos semanas.

Dos ... jodidas ... semanas ... bueno, no jodidas.

Estaba a punto de perder la cabeza.

Claire se movió más allá del delgado velo de las ventanas opacas mientras se vestía para nuestra
sesión de entrenamiento. Codiciaba nuestras lecciones juntos porque nos proporcionaba tiempo a
solas, solo nosotros y nuestro fuego.

Verla mientras se deslizaba las ajustadas prendas ignífugas sobre su cabeza hizo que las brasas en
mí ardieran aún más. Una hazaña, teniendo en cuenta que ardían constantemente en su presencia.

Miró en mi dirección, probablemente sintiendo mis ojos en ella, memorizando cada centímetro de
su cuerpo. Luego ella desapareció de la vista, dejando mis dedos enroscados en puños mientras la
cruda necesidad en mí exigía una salida.

Como si fuera una señal, Exos apareció en la otra ventana que daba al patio de entrenamiento a las
afueras del Spirit Quad. Él arqueó una ceja como para recordarme que no era el único con un
reclamo sobre el cuerpo de Claire.

Sí, sí.

Ninguno de nosotros podía soportar la idea de que Claire se follara al otro, por lo que habíamos
llegado a una tregua dolorosa. Darle placer le quitó el mordisco a nuestra necesidad, pero ya no era
suficiente. Y sabía que él también lo sentía.

Los ojos de Exos se entrecerraron como si sospechara que podría llevar a Claire aquí mismo al
patio, mientras él observaba.

No es una mala idea, pensé sombríamente.

A una parte de mí ya no me importaba, pero también sabía que causaría una división que resonaría
en todos los reinos. No podía tener a Claire, todavía no, hasta que hayamos establecido una
comprensión de cómo hacer que esto funcione.
El sexo no era necesariamente un desencadenante para profundizar un vínculo, pero algo me dijo
que si alguno de nosotros follaba a Claire, profundizaría nuestra conexión con algo mucho más
permanente.

Lo que significaba que no podía tocarla. Así no. Aún no. No hasta que todos llegamos a un acuerdo
mutuo, porque estaba muy claro que Claire requeriría más de un compañero. Quizás hasta cinco.

Entró en el patio girando un bastón que le había dado la semana pasada. La forma en que lo manejó
ahora mostró su mejoría. Las puntas sangraron con pequeñas llamas mientras me daba una sonrisa
seductora y traviesa.

“Si sigues mirando a Exos así, él saltará aquí y se unirá a nuestra sesión de entrenamiento. Y algo
me dice que será tu cara la que use para una demostración física. Sus palabras fueron demasiado
prácticas para mi gusto.

Rodé mis hombros hacia atrás y me rompí el cuello, haciendo una demostración de ello. "No le
tengo miedo a la escuálida realeza".

Deslicé mi brazo alrededor de su cintura cuando ella se colocó a mi alcance, y acerqué sus caderas
contra las mías para que pudiera sentir lo duro que me había hecho con solo estar allí, mostrando el
fuego que nos conectaba.

Sus ojos se abrieron. "Pensé que, eh, acababas de darte una ducha".

Como si un trabajo manual pudiera reducir la insoportable necesidad que me gritaba. Dejé caer mi
voz y no me importó si la voz ronca y exigente de mi tono salía demasiado áspera. “Estoy cansado
de las duchas. De este lugar De Exos espiando nuestro entrenamiento. Le di una mirada mientras lo
decía, lo que me ganó una sonrisa en respuesta. Se suponía que este era mi tiempo con Claire, y el
bastardo lo sabía.

Pero claramente no confiaba en mí para no llevar esto al siguiente nivel. De lo cual no podía
culparlo realmente, ya que sentía lo mismo por él.

Claire hizo un puchero, su adorable labio inferior se hinchó. Golpeó su bastón contra mi pierna,
haciendo que las llamas lamen mis costados. "Realmente no quieres decir eso, ¿verdad?"

Ah, ella no entendió.

“Nunca te dejaría, Claire. Es solo ... difícil . Me acurruqué en el surco de su cuello.

"Oh", dijo, sin aliento. Ella se arqueó contra mí, presionando sus senos contra mi pecho mientras
mis dientes rozaban su pulso. Su gemido resultante hizo que mi polla palpitara entre nosotros.

"Joder, Claire", susurré, mi cuerpo en llamas, literalmente.

Ella giró en mi agarre para mirar hacia donde Exos seguía todos nuestros movimientos. "Exos está
mirando".
Lo sé. Puedo sentir su presencia.

"No parecías tener un problema con eso anoche", dije en cambio, sonriendo cuando las llamas
estallaron a nuestro alrededor. Ella contuvo el aliento, el recuerdo de ella desnuda y clamando por
más, pintando sus mejillas de un rosado delicioso. Esa se convertiría en nuestra rutina nocturna. Y a
veces también una actividad matutina.

Claire dejó caer el bastón y agarró mis hombros, su fuerza me sorprendió mientras me alejaba. El
eco de las llamas ardía en sus ojos, lentamente sobrepasando el azul que la marcaba como Spirit
Fae.

Sí, dame tu fuego, cariño.

"Sé lo que estás haciendo", dijo mientras estrechaba los ojos. "Estás tratando de distraerme, pero
estoy listo". Ella recuperó su bastón y lo hizo girar antes de agacharse en la posición de batalla que
le había enseñado. "Voy a demostrar a todos los fae que no soy mi madre".

Una sonrisa se extendió por mi cara mientras tomaba una posición defensiva. El orgullo se hinchó
en mi pecho. Sí, Claire definitivamente estaba lista para enfrentar a la Academia.

¿Pero estaba listo para dejarla enfrentarlos sin mí a su lado? Su primera clase sería en Air Quad,
con Exos.

Una bola de fuego me atrapó en la barbilla, haciéndome gruñir antes de caer de rodillas. Gire mi
cabeza hacia atrás justo a tiempo para ver el bastón de Claire viniendo directamente a mi cara. Ella
me había pillado desprevenido, pero eso fue porque no estaba acostumbrado a los elementos que se
usaban contra mí en una pelea. La única desventaja de ser un campeón sin poder era, bueno, los
verdaderos enemigos lucharon con sus poderes.

Agarré el bastón con facilidad y sonreí ante la expresión de sorpresa de Claire. "Bien hecho, cariño,
pero tendrás que hacerlo mejor que eso para vencerme".

Tenía la intención de tirar de Claire más cerca y seducirla un poco más, cuando ella se retiró de mi
agarre en una maniobra que no le había enseñado. Una mirada a un presumido Exos me dijo que no
era el único que había ayudado a Claire a crecer.

Mi mirada se dirigió a Claire, que sostenía sus palmas juntas, sus cejas fruncidas por la
concentración mientras convocaba una nueva bola de fuego, pero no era exactamente una bola de
fuego.

"Claire", le advertí, esperando que no intentara combinar sus elementos. Ella no estaba lista,
incluso si Exos la animaba. No entendía cuán crudas y explosivas eran sus emociones o cómo
afectaban sus poderes.

Su mandíbula se flexionó mientras trabajaba en la bola de poder. Sus brillantes llamas rojas
lamieron los bordes de sus dedos antes de que los otros elementos entraran en juego en mechones
de vivos colores. Una brisa mágica se levantó y envió su cabello sobre su rostro, pero no se movió
para apartar los mechones.

Un chisporroteo de agua luchó contra las llamas, ganando y transformándose en algo peligroso
cuando un vórtice circular externo se estrelló a sus pies y la herida rodeó su cuerpo. Parecía estar
escalando una pared invisible, amenazando con apartarla de mí. Permanentemente.

"Claire", intenté de nuevo, preparándome para intervenir.

Excepto que las raíces apretadas me habían atado los tobillos al lugar.

Claire había usado su espíritu para crear vida, haciendo que el terreno se moviera debajo de
nosotros para asegurar sus nuevas creaciones.

"Estoy bien", dijo con los dientes apretados, su voz distorsionada por la magia pesada que subía por
sus brazos. "Puedo controlarlo".

No. No puedes.

Le miré a Exos, quien simplemente se encogió de hombros, claramente a gusto con esta pantalla.

Jackass , gruñí en mi mente. No es que él pudiera oírme. No es que él siquiera importara.

Me reenfoqué en Claire. Quería gritarle, estrangularla, chocar mi boca contra la de ella y distraerla
de estas tonterías, pero lo sabía mejor. Poseía un fuego que rivalizaba con el mío y una ambición
apasionada que nadie podía quitarle. Sería un hipócrita intentarlo.

Mis dedos se cerraron en puños mientras ella trabajaba la bola de fuego e intentaba frenar los
elementos. Una pequeña sonrisa jugó en sus labios regordetes. "Creo que lo estoy haciendo".

Exos se unió a nosotros, sus ojos azules brillaban triunfantes. "Eso es hermoso, Claire".

Por supuesto que lo aprobó.

"Sí, alentémosla a trabajar con elementos sobre los que no tenemos poder". El fuego de Claire
podría ser mío, pero el resto de ella no me pertenecía. Si ella perdiera el control ahora, sería inútil
ayudarla.

No me gustaba sentirme inútil.

"¿Que esta pasando?" preguntó una voz que se acercaba desde el borde del patio.

Exos frunció el ceño, observando la monstruosidad que crecía alrededor de Claire. “Prepárate,
River. Podemos requerir su afinidad por el agua en un momento ".

Miré por encima del hombro a un río abierto, habiendo olvidado que Exos lo invitó hoy. Claire
estaba ganando constantemente el control sobre sus poderes, y aunque River no podía alcanzar sus
elementos de la misma manera que Exos y yo podíamos, gracias a nuestros lazos, él todavía podía
ayudarla a guiarla cuando se trataba de agua.

Lo bueno también, porque ese fue el primer elemento en liberarse de la cuidadosa comprensión de
Claire.

Su sonrisa se desvaneció cuando el agua que se agitaba a su alrededor se intensificó, ascendiendo


en espiral hacia el cielo como si el suelo hubiera estallado en un géiser.

"¡Claire!" Grité, esforzándome contra las vides, que solo se clavaron más profundamente en mi piel
en respuesta. Hice una mueca cuando el pinchazo de espinas amenazó con empeorar aún más mi
encarcelamiento.

Por supuesto, yo era un terco hijo de puta, así que en lugar de obedecer la magia de Claire, envié mi
fuego retorciéndose sobre las vides.

"No", Exos mordió.

Una sola palabra: una orden, una que debía ser obedecida.

Mis dientes se juntaron en desafío, pero disipé las llamas solo porque Exos tenía un filo en su
voz. Una que no estaba acostumbrada a escuchar: pánico.

Claire había tropezado hacia atrás, su cuerpo borroso detrás de una tromba mezclado con violentas
ráfagas de aire que pronto se convertiría en un tornado completo si no se controlaba.

"Ahora, River", dijo Exos.

River gruñó cuando extendió los brazos. Una fuerza invisible cambió, girando el géiser de la
manera incorrecta para que perdiera impulso. Un sonido de dolor vino del interior del vórtice,
haciéndome sacudirme contra mis restricciones.

"¡Claire!"

El vórtice se diluyó lo suficiente como para que finalmente podamos verla, haciendo que la sangre
se drene de mi cara. Su piel brillaba con un tono plateado mientras que las flores blancas cobraron
vida y murieron una y otra vez a sus pies en un ciclo de renovación en pánico.

Exos entró, desafiando el torbellino de poder, y suavemente tomó los brazos de Claire. No pude
escuchar lo que le dijo, pero sus ojos se dirigieron hacia él, llenos de poder plateado y azul que se
arremolinaba con angustia. Él la calmó, luego ella me miró y la bola de fuego que aún tenía en la
mano creció.

Soltó un largo suspiro antes de prender fuego al vórtice. Fue una visión aterradora cuando el aire a
su alrededor estalló en un infierno giratorio, pero inmediatamente entendí lo que Exos le había
dicho que hiciera. Al permitir que el fuego, el poder sobre el que mantenía el mayor control,
envolviera a los otros elementos, podía mezclar todo y atraer la energía hacia sí misma.
Inteligente.

Observé, con orgullo e inquietud, su fuerza cruda y apenas entrenada mientras cerraba los ojos y
calmaba la tormenta. Los elementos se drenaron lentamente y se arrastraron como cenizas hacia el
suelo, brotando más flores blancas a su paso.

Cuando terminó, todo el patio estaba cubierto de hermosas flores.

River dejó escapar un largo suspiro. "Por los Elementos, casi no pude romper su vórtice". Me miró
con una sonrisa temblorosa mezclada con preocupación en su rostro. “No sé si estoy hecho para ser
su mentor de agua, Titus. No puedo ayudarla, no como tú. Su mirada volvió a Claire, hipnotizada
con ella tal como deberían ser todas las hadas. "Tus lazos la fortalecen mucho más de lo que yo
podría".

Hmm, no, River definitivamente no era adecuado para ser el mentor de Claire. Tampoco poseían
una compatibilidad de compañero de vínculo como la que Claire tenía conmigo y Exos. Lo cual,
desafortunadamente, implicaba que eventualmente necesitaría un compañero de agua.

Exos ya especuló que necesitaría uno para cada elemento.

Odiaba que tuviera razón.

Claire se dejó caer de rodillas, su sonrisa indicaba que era por agotamiento, no por emociones. Su
mirada bailaba con deleite. "Lo hice. Lo puse bajo control con una ayuda mínima ”.

Apenas. Pero sí, ella lo hizo. “Por favor no intentes eso de nuevo, Claire. No hasta que hayamos
encontrado más mentores para ayudar a agudizar sus elementos ".

“Hmm, sí, en esto estoy de acuerdo con Titus. Necesitamos encontrarle un mentor
aéreo. Afortunadamente, tengo a alguien en mente. Exos me sacudió una muñeca y envió las
enredaderas que me ataban las piernas.

Mis ojos se abrieron mucho. "No me digas que podrías haber hecho eso todo este tiempo".

Su sonrisa resultante lo dijo todo.

Bastardo real.

"River", dijo Claire, ignorando mis bromas con Exos. “Lamento mucho perder el control
así. Gracias por ayudarme."

Agachó la cabeza cuando su rostro se puso rosado. “No fue nada, Claire. Lamento no haber podido
hacer más ". El me miró. "No soy como tus otros mentores".

Su sonrisa se ensanchó. "No, supongo que no".


"Sí, como dije, necesitamos encontrar un mentor adecuado para el aire". Exos levantó la vista hacia
el cielo que había estado verde y enojado hace solo unos momentos. “Nos reuniremos con el
candidato que tengo en mente mañana cuando visitemos Air Quad. Está en tu primera clase.

Claire se sonrojó. "Solo un mentor, ¿verdad?"

Exos sonrió y rozó sus labios contra su sien. "Eso no depende de mí, princesa".

Ella se inclinó hacia él, su comodidad con su presencia evidente en su interacción. Esperé a que
llegara el pico de los celos, pero no fue así, sorprendiéndome. En las últimas dos semanas, aprendí
a aceptar su vínculo con Exos. Tal vez porque era diferente, más sutil y travieso. Mientras estaba
conmigo, ardía de pasión y necesidad.

Intrigante.

Exos cruzó las manos a la espalda y se enderezó, el Royal Fae regresó para el servicio. "El
candidato será evaluado, por supuesto". Su mirada se clavó en Claire. "Como tú. ¿Te sientes
realmente preparado para enfrentar a los fae y la Academia mañana?

Ella sonrió y deslizó su brazo sobre el de él, obligándolo a abrocharse contra ella. "Estarás
conmigo". Su mirada revoloteó en mi dirección. "Solo desearía que Titus pudiera venir también".

"Él tiene clases", le recordó Exos. "¿No es así, Titus?"

A la vista. "Hago."

Por mucho que quisiera estar al lado de Claire día y noche, Exos tenía razón. Tenía mis propias
clases para asistir ahora que tenía permiso para reanudar mi horario académico. Así que enterré mis
sentimientos y la necesidad de protegerla, encontrando la fuerza en mí mismo para darle mi
confianza a Exos para que lo haga por mí.

No importa qué conflictos haya entre Exos y yo, él no dejaría que nada le pasara. Porque sus
sentimientos por Claire rivalizaban con los míos.

Daría su vida por protegerla.

Igual que yo.

Entonces, este nuevo Air Fae tenía mucho que cumplir. Y, mientras Exos planeaba ponerlo a
prueba, todo lo que podía pensar era, buena suerte, amigo .

Vox
"Tú eres el encargado aquí", me recordé, sin importarme si alguien me escuchaba. A veces
necesitaba hablar un poco antes de acercarme a Sol por la mañana. Al maldito Fae de la Tierra le
gustaba olvidar que yo era su mentor y que solo se le permitía en la habitación de invitados como
una bendición. No se llevaba bien con los Fae de la Tierra, ni con ningún fae, pero por eso era su
mentor. El me necesitaba.

En este momento, me estaba cabreando.

Eché los hombros hacia atrás, inhalé una respiración larga y profunda, la contuve y luego la solté
en una ráfaga que sacudió su puerta.

O debería haberlo sacudido.

El maldito Fae de la Tierra había hecho un muro de piedra a su alrededor. Lo pude sentir. Un peso
en el aire me hizo querer estornudar, y mis fosas nasales se dilataron.

"¡Sol!" Grité, luego me reduje a golpear la puerta con los puños. "¡Vas a hacerme llegar tarde a
clase!" No podía dejarlo solo en los dormitorios de aire sin vigilancia. El tuvo que irse.

"¡No voy!" llegó la respuesta amortiguada de mi subordinado terroso. "¡Hay un Halfling salvaje en
el campus hoy!"

Como si no supiera eso. Esa fue precisamente la razón por la que necesitaba ser brillante y
temprano para la clase.

Escuché un rumor de que ella comenzaría en Air Quad hoy, lo que significaba que no tenía tiempo
para la mierda de Sol. De ninguna manera iba a extrañar esto.

Me acaricié la barba corta mientras contemplaba la mejor manera de vencer a Sol en este juego
idiota. Raramente me tachaba así, pero cuando lo hizo, realmente drenó mi magia de aire para
obligarlo a salir. Mis poderes necesitaban estar en su apogeo hoy.

Moviendo mis dedos hacia la parte posterior de mi cuello y asegurando el lazo en la cola de caballo
de mi guerrero, decidí una nueva táctica. "¿Me estás diciendo que tienes miedo de una chica?" Me
incliné más cerca, sabiendo que Sol estaba justo al otro lado, pendiente de cada palabra. "¿O tienes
miedo de la realeza?"

Un silbido de sonido, luego un chirrido de piedras cuando la pared se movió. Yo sonreí.

"¡No le tengo miedo a esa basura!" fue la respuesta.

Solté un silbido bajo, mis poderes sobre el aire enviaron las notas agudas vibrando a través de la
piedra. "¿Oh enserio? Porque parece que has gastado la mayor parte de tu poder haciéndote un
búnker para mantenerte alejado de la realeza. Ese no es el Sol que conozco.

Esperé, luego sonreí cuando las piedras volvieron a moverse y la más leve astilla de luz entró por la
puerta. “Buen intento, bolsa de viento. No salir ".

Puse los ojos en blanco. “¿No tienes más insultos inteligentes? Vamos Sol. El Air Quad es el
último lugar donde quieres estar hoy. Dicen que el Halfling comenzará las clases aquí, y si quieres
estar fuera de la vista, entonces regresar al Earth Quad es tu mejor opción para mantenerte fuera de
su camino ".

La pared se derrumbó, dejando que la puerta se rompiera sus bisagras. Salté hacia atrás justo a
tiempo para que golpeara el lugar donde había estado parado, dejando un Earth Fae muy grande y
cabreado al otro lado. Llevaba sus pantalones Earth Fae estándar que se habían arrugado cuando
dormía en ellos, junto con el tanque suelto alrededor de sus anchos hombros. Él intimidaba a la
mayoría de las hadas, pero yo conocía a Sol. Era todo ladrido y sin mordisco.

"Sabes por qué no puedo volver allí", dijo, sus palabras rechinando contra los suelos de mármol.

Otra vez esto no.

Alcé las manos y las dejé caer, liberando una ráfaga de viento que sopló el polvo del berrinche de
Sol. Cada vez que lo consentía y dejaba que se quedara en el Air Quad, pensaba que podía
acorralarse aquí y no enfrentarse al mundo.

La mayoría de los fae habrían mantenido su distancia del Sol, pero mis poderes me hicieron rápido
y ágil, lo suficiente como para poder apartarme de su brutal fuerza según fuera necesario. Pelear de
frente con los Fae de la Tierra fue el error de muchos. Sabía cómo esquivar, escapar y
sobrevivir. Fue lo que me hizo más fuerte que Sol en cualquier partido.

Moviéndome hacia él, apoyé una mano sobre su hombro, solo para apartar las piedras sueltas que
se habían reunido en el hueco de su clavícula. “Escucha, Sol. Vamos a hacer un trato. Descubriré el
horario de los Halfling y me aseguraré de que no estés cerca de ella o de la realeza, ¿está bien? Lo
agarré y le di un ligero batido. “¿Ah, también? Usa lo que te he enseñado. No te tapes cuando te
atacan. Evade sus intentos de irritarte. Puedes hacerlo."

Sol apretó la mandíbula y parecía que iba a golpearme. Incliné mis pies por si acaso lo hizo, pero
luego su rostro estalló en una amplia sonrisa y me apretó contra su pecho en un abrazo. “Tienes
razón, Vox. Tienes razón."

“Demasiado ... apretado. No puedo ... respirar, "logré chillar de mi tráquea aplastada.

Sol se rió y me soltó, dejándome caer de nuevo. Era un fae alto, pero Sol era un titán.

Tosiendo, le di otra palmada en el brazo. "Está bien, entonces, vete contigo".

Sabía que los Fae de la Tierra no querían irse. El Canciller nos había obligado a esta colaboración,
ávido sobre las asociaciones de elementos múltiples, y Sol y yo ciertamente tuvimos nuestros
altibajos. Podría ser bueno para él, un poco de aire en sus obstinadas velas, pero también era
miembro de esta Academia y necesitaba algo de tiempo por mi cuenta.

"Bien, Vox", dijo Sol de mala gana y pasó junto a mí, haciendo temblar las paredes. Tenía tantos
problemas para controlar sus dones. Fue lo que hizo que otros Fae de la Tierra le temieran lo
suficiente como para intimidarlo.
Me podría relacionar.

Tenía mi propia historia, pero lo hice mejor que la mayoría manteniendo eso en secreto. Se
necesitaría un tornado para revelar lo que me había llevado a la Academia en primer lugar.

Cuando el bendito silencio me envolvió después de la partida de Sol, solté otro largo suspiro,
deseando poder pasar un tiempo meditando antes de comenzar el día. Hoy, sin embargo, no había
tiempo para la contemplación o la reflexión.

La emoción flotaba en el aire, palpable y tentadora. Cualesquiera que fueran las energías que traía
esta Halfling con ella, cambiaba el reino, y quería un asiento en la primera fila.

***

A pesar de la demora de Sol en mi mañana, aún llegué temprano a mi clase de magia. Al ser una
clase más avanzada, no esperaba ver al Halfling. Me dio ganas de pasear afuera y ver si podía verla.

"¿Escuchaste que tenemos un nuevo estudiante?" Aerie me preguntó, uno de los Air Fae que a
menudo se permitía los últimos chismes.

"Deja de agitar motas", le respondí. Todos en el campus habían escuchado sobre el nuevo
estudiante. No viví debajo de una roca.

“Ella ha tratado de matar a Ignis dos veces ahora. Primero con su pequeño espectáculo de poder de
fuego. Luego, tratando de ahogarla a ella, a Sickle y a varios otros en Fire Dorms. Si Sickle no
hubiera estado allí, habría matado a Ignis. Lo vi todo Bueno, el primer incidente, de todos
modos. El segundo, estaba en el Air Quad ".

Resistí el impulso de poner los ojos en blanco. "Suena aterrador", le dije, aplacándola. Lo último
que quería hacer era incitar a un fae conocido por provocar problemas.

"¡Era!" Ella siguió parloteando, pero otros estudiantes agradecieron su mierda, dándome la
oportunidad de deambular.

Fingiendo estar absorto en un trozo de pelusa en mi traje, lo sacudí antes de tomar asiento, un
pedestal flotante tres escritorios hacia abajo que me daba una vista perfecta de la puerta. Me
gustaba ver quién entraba y salía. La conjuración tuvo lugar en un orbe cerrado donde cualquier
cosa convocada, intencional o accidentalmente, no podía escapar. Salió de la puerta como única
entrada y salida.

Con el reloj casi a la hora de la madrugada, los estudiantes comenzaron a entrar. El cabello oscuro
y los uniformes hacían que todos los Air Fae parecieran casi iguales, pero pude ver los pequeños
rasgos que los diferenciaban. Les gustaba mantener el pelo corto, por eso había dejado crecer el
mío. Lo último que quería ser era solo otro Air Fae.
Entonces, allí estaba ella. Había estado hablando de la posibilidad de ver de cerca a la Halfling,
pero en realidad estaba allí. Un destello brillante de la luz del sol y el cabello dorado mientras
entraba a la habitación con las manos cruzadas delante de los muslos. El uniforme estándar de la
Academia se aferró a sus curvas, que eran mucho más sensuales que las de un Air Fae e
inmediatamente hicieron que mis ojos vagaran de la cabeza a los pies. Podría escribir una canción
sobre su gracia, indudablemente innata en los movimientos ágiles de alguien que manejaba el
elemento aire, pero había mucho más en ella que me había hipnotizado.

Un destello de peligrosos ojos azul oscuro me sacó del hechizo. Exos, el famoso Royal Spirit Fae,
instantáneamente me notó y frunció el ceño. "Ojos para ti mismo".

Una orden.

No estaba acostumbrado a eso, pero sabía que no debía desafiar a la realeza, especialmente después
de lo que le había hecho a Sol. El Spirit Fae podía manipular la voluntad de uno mismo, y no tenía
interés en probar la fuerza de los reparos éticos de esta realeza en particular sobre hacerlo dentro
del aula.

El Halfling se removió mientras los Air Fae tomaban asiento. Intenté no mirarla, pero era casi
imposible. Ella era tan fascinante con sus orejas redondas y su hermoso cabello rubio.

Todos tomaron sus asientos asignados, dejando abierto el círculo habitual de pedestales vacíos a mi
alrededor. El Halfling tomó una de las sillas más cercanas a mí antes de mirar entre Exos y yo,
murmurando algo que no pude oír, lo cual fue impresionante, dado que las corrientes de aire
normalmente me obedecían y podía escuchar cualquier secreto susurrado en mi vecindad.

"Si. Ese es el." El real asintió, sus palabras suaves mientras se sentaba detrás de ella,
proporcionándole una visión clara de su espalda y la entrada.

"Hola", dijo el Halfling, sorprendiéndome cuando me di cuenta de que en realidad estaba hablando
conmigo.

"Oh, uh, hola", dije, resistiendo el impulso de mirar al poderoso Espíritu Fae que estaba justo al
borde de mi vista. No me importaba su proximidad, pero basado en los ligeros temblores de poder
en el aire, eso era exactamente lo que quería: que todos se sintieran incómodos.

Definitivamente un guerrero.

El Halfling sonrió tímidamente, y se sintió como si la luz del sol volviera a explotar a mi
alrededor. Una brisa cálida se arremolinaba a su alrededor que inmediatamente llamó a mi
elemento innato, obligándome a acercarme, y así lo hice.

El real se aclaró la garganta. "Distancia, Air Fae".

Antes de que pudiera responder, y con qué, no tenía idea, el profesor entró y golpeó un bastón
contra el suelo, enviando ligeras ráfagas de aire revoloteando por la habitación cerrada.
El profesor Helios, uno de los Air Fae más antiguos, era considerado un maestro de la
magia. Llevaba el pelo largo y oscuro, un estilo habitual para uno de su edad. Los gruesos
mechones barrieron a su alrededor en una brisa invisible, dándole la ilusión de flotar. Largas
túnicas se sumaron al efecto, e inspeccionó la clase con sus ojos manchados de tinta. La mayoría de
los Air Fae tenían ojos más oscuros, pero no lo suficientemente oscuros como para alcanzar a la
pupila. El profesor Helios, sin embargo, era poderoso, y viejo , por lo que tenía una extraña mirada
que le dificultaba mirarlo directamente.

No perdió el tiempo y conjuró un sprite de aire a su lado. El Halfling dejó escapar un jadeo suave
que hizo que algo se abriera en mí, pero me las arreglé para mantenerme en una sola pieza.

La pequeña criatura inmediatamente comenzó a chirriar y zumbó alrededor de la cabeza del Air
Fae.

"Clase, como pueden ver, tenemos un nuevo estudiante", dijo el profesor Helios con un
movimiento de barrido. El viento era normalmente invisible, pero cuando se perfumaba con poder,
podía enviar color a través de una brisa controlada. El poder de Helios era oscuro, y una sombra se
extendió sobre la Halfling, haciéndola ponerse rígida. El real se acercó sutilmente para pasarle los
dedos por el pelo, susurrando palabras secretas que no pude oír.

Extraño. Exos era un Spirit Fae con afinidad por el fuego, no por el aire. Debería poder
escucharlos.

A no ser que…

Oh.

Ahora lo vi. Él y los Halfling habían iniciado un vínculo de cortejo. Eso fue lo que les permitió
hablar entre ellos más allá de mi intrusión. Fascinante.

Una extraña oleada de celos estalló en mí y me hizo fruncir el ceño. No tenía ningún interés en
iniciar un vínculo de cortejo con ningún fae, mucho menos con el legendario Halfling. Pero había
algo en su aire que me llamó.

"Vox", ladró el profesor Helios, el corte de sus palabras cortó mis oídos y me hizo estremecer. "Se
asociará con Halfling para el ejercicio de hoy".

Un jadeo colectivo, tanto de sorpresa como de alivio, se extendió por el resto de la clase.

No me había dado cuenta de que estaba mirando, pero el Halfling me llamó la atención y me
ofreció una leve sonrisa. Espera, ¿ella ya sabe quién soy? ¿Que el profesor me acababa de asignar
a ella?

"Vox?" El profesor Helios repitió, la impaciencia coloreó su tono. "¿Crees que puedes poner a
nuestro nuevo estudiante al día?"
"Sí", dije, aclarándome la garganta mientras desabrochaba el botón superior de la chaqueta de mi
traje, esperando sentirme menos sofocada. "Por supuesto."

El profesor Helios apuñaló a su personal en el suelo dos veces, señalando que los ejercicios de hoy
iban a comenzar. “Continuaremos donde lo dejamos la última vez. Los inventos de nuestra
imaginación son grandes muestras de poder y útiles, pero todo comienza con un parpadeo de
nuestro elemento. Hoy conjurará espirales controladas de aire en su escritorio. La criatura se quejó
mientras revoloteaba alrededor de su bastón. El profesor lo ignoró. "Mantenlos controlados, o de lo
contrario este pequeño producto de mi imaginación te castigará". El sprite de aire aplaudió su
aprobación al estar involucrado.

Los ojos del Halfling se abrieron de par en par. "¿Castigar?"

Yo sonreí. "No te preocupes por él", le dije, volviéndome hacia ella mientras hacía todo lo posible
por ignorar al real de ojos estrechos detrás de ella. “Al profesor Helios le gusta gobernar por
miedo. Piensa que eso es lo que motivará a los estudiantes. Si te equivocas, lo peor que puede hacer
el sprite aéreo es morderte.

Ella dejó escapar un jadeo suave. "¿Mordedura? ¿Como un mosquito?

Alcé una ceja. "No estoy seguro de qué es eso, pero sí, vamos con eso".

"Vox", dijo el real, sorprendiéndome. Me moví sobre mi pedestal flotante para darle más
atención. La luz del sol luchaba por brillar a través de la barrera translúcida hacia el aula, pero
parecía inclinarse y vacilar con incertidumbre a su alrededor, su poder estaba demasiado mal para
este lugar. Se estremeció como si sintiera cuánto no encajaba aquí.

“Le pedí al profesor que te vincule con Claire. Considera esto una audición.

Claire Solo la había escuchado referirse como "Halfling" en el campus, pero más bien me gustó su
nombre único.

Sin embargo, lo que no me importó fueron las palabras de Exos.

"¿Una audición?" Yo fruncí el ceño. "¿Para qué?"

No dio más detalles, sino que se acercó a la Halfling para acariciarle la muñeca. “El aire fue uno de
los primeros elementos que ella manifestó. Después del fuego, por supuesto. Hemos estado
trabajando para controlar sus elementos, pero con su acceso a los cinco ... Él se encogió de
hombros, dejando el resto sin decir.

Dioses. ¿Los cinco elementos en un paquete hermoso y frágil? Ni siquiera podía comenzar a
imaginar cómo este Halfling había logrado quedarse en una pieza tanto tiempo.

Posiblemente no quisiera que yo fuera su mentor durante sus clases en el Air Quad. Debo haber
inferido que mal. Después de asesorar a Sol durante tanto tiempo, debería haber sentido que era
capaz de cualquier cosa, ¿pero esto? Seguramente no.
Mi vacilación no pasó desapercibida. Claire se alejó de mí, solo la más mínima fracción que la
mayoría no habría captado, pero lo hice.

"Exos, si no se siente cómodo al asociarse conmigo, podemos encontrar otro", murmuró Claire. "O
puedo trabajar solo".

Su incertidumbre y desconfianza me dieron pausa. No sabía por lo que había pasado, pero nunca
había visto tal tormento en los ojos de alguien.

Bueno. Podría manejar una clase. Tal vez no sea una audición para el futuro, pero hoy estuvo
bien. Discutiríamos el resto después.

"Claire, ¿verdad?" Pregunté, cerrando la brecha que había creado y rodando mis manos sobre mis
rodillas para que estuvieran con la palma hacia arriba. Una postura no amenazante para ayudarla a
sentirse a gusto. "He escuchado mucho de ti."

Aparentemente, eso fue lo incorrecto que decir.

El calor estalló en una brisa invisible que hizo que su cabello dorado volviera sobre sus hombros, y
sus vibrantes ojos azules bailaron con los peligrosos poderes espirituales que cantaban con los de la
realeza. Sentí que no podía manipular la voluntad, o tal vez la realeza mantuvo esa parte de sus
poderes amortiguada, pero una ola de náuseas me invadió mientras compartía el sabor de sus
emociones a través de la mirada frágil que me dirigió.

Dolor.

Culpa.

Tanto la culpa .

Dioses, ¿cómo no se estaba rompiendo por las costuras?

"Quería decir que tenía ganas de conocerte", modifiqué, dándome cuenta de que la pobre niña
probablemente había sido inundada de amenazas y crueldad. Si bien no creía que una hija debería
rendir cuentas por las acciones de su madre, sabía que era una opinión popular.

Ella entrecerró su mirada hacia mí, desconfiando en cada línea de su hermoso rostro. "¿Porqué es
eso?"

No tenía una buena respuesta para ella. Durante más de dos semanas, algo me puso nervioso, tanto
que busqué los últimos rumores de la Academia, solo para descubrir que había un Halfling en el
campus. Desde que supe de ella, quise encontrarla. Con qué propósito, no podría decirlo; Solo sabía
que tenía que aprender más sobre ella.

Eso sonaba tan patético. No podía decirle la verdad, así que opté por lo que era mejor en estas
situaciones.
Desviar.

Evadir.

Escape.

La tarea de la clase era conjurar espirales de aire, así que eso fue lo que hice. La tarea fue bastante
fácil para un fae con mi poder y control. Solté un silbido suave y una espiral de aire perfumada con
mi don innato coloreó el elemento de azul. Cada Air Fae favorecía diferentes matices cuando
trabajaban sus poderes, pero el mío parecía fluctuar con mi estado de ánimo.

Este tono de azul significaba que estaba intrigado. Y no de una manera platónica.

Mi poder se siente atraído por Claire .

Mierda.

Eché un vistazo al real para ver si de alguna manera lo sabía. Tal vez él podría leer mi
mente. Quiero decir, quién sabía qué tipo de poderes poseía realmente un Spirit Fae como él.

Sin embargo, no reaccionó más que echar un vistazo a la espiral de aire que revoloteaba alrededor
de mi mano antes de mirar a Claire.

Su amplia mirada estaba clavada en la espiral. Esperaba que tuviera miedo, pero parecía fascinada.

Un calor no deseado se deslizó por la parte posterior de mi cuello, haciéndome agradecido por la
cola y la barba de mi guerrero. Mostrar su efecto sobre mí, incluso si no lo entendía, era demasiado
íntimo para dos extraños como nosotros.

"Vamos, haz uno", le ofrecí, aprovechando la oportunidad para dispersar la espiral de aire.

Sus ojos se fijaron en los míos, haciéndome respirar. Sus poderes descansaban justo debajo de la
superficie como si pudieran salir de ella en cualquier momento. Tantos elementos enredados con el
hermoso poder arremolinado que fue afín al mío. Sentí su control vacilante sobre su elemento aire y
tiré de la naturaleza, rompiendo hebras antes de que pudiera detenerme.

Su pecho se inclinó hacia delante ante el movimiento como si hubiera tirado de su corazón. "Oh",
dijo, el sonido más de sorpresa sorprendida que dolor. "Eso es, eh, agradable".

"¿Qué estás haciendo?" exigió el real.

Ahora que tenía control de su poder salvaje, no me atrevía a dejarlo ir. Cada filamento estaba tan
deshilachado al final que me preguntaba cómo no tenía dolor agudo.

"¿Por qué no viniste a Air Quad antes?" Pregunté antes de darme cuenta de que estaba castigando a
un Espíritu Fae todopoderoso que podría hacerme chillar como un pollo si quisiera. "Ella necesita
orientación", aclaré.
El real enderezó su columna vertebral y entrecerró los ojos, luego me sorprendió al pronunciar una
sola palabra. "Seguir."

***

"¿Eso se siente mejor?" Pregunté, esperando que Claire pudiera sentir lo que estaba haciendo.

Se movió más cerca de mí hasta que nuestras rodillas se tocaron. Su falda subió por sus muslos por
el movimiento, dándome una mejor vista de su piel que brillaba con poder.

No solo el poder, sino también la gran electricidad azul que estaba perfumada con mi magia.

Imaginar su falda subiendo un poco más hizo que el aura se volviera un tono azul más profundo
que combinaba con sus ojos. Ella suspiró y me mareó un poco. "Si. En realidad, lo hace ".

Me aclaré la garganta, mi control sobre su poder se apretó. Si la soltaba ahora, su control se


rompería, lastimándonos a los dos. Sin embargo, la única forma de fortalecer realmente su
comprensión del aire era proporcionarle un ancla. Necesitaba un Air Fae en su círculo,
probablemente como compañero, para dominar realmente sus poderes.

Alguien lo suficientemente fuerte como para equilibrarla.

Alguien como yo.

Y, sí, eso no iba a suceder. Nunca me había interesado el cortejo, y apenas conocía a esta chica. La
atracción era una cosa. Un apareamiento, completamente otro.

Ella necesitaba otra hada. Alguien que quería ese tipo de conexión. Se lo mencionaría a Exos
después de la clase.

"Intenta conjurar una espiral de aire como te mostré", dije, esperando que mi tono sonara
alentador. Habíamos intentado esto durante varios minutos, pero ella aún no había creado uno.

Claire tarareó cuando sus ojos se cerraron.

Mi poder se enroscó en el de ella por instinto, el contacto intenso.

Se inclinó hacia delante, su camisa se sumergió en ella y me proporcionó una visión agonizante de
su elegante cuello y escote. Un fae mejor habría desviado su mirada, pero yo era débil cuando se
trataba de un fae que tiraba de mis cuerdas como este. Ella exigió toda mi atención.

Entonces lo noté: una marca de fuego.


Joder, sabía que había sentido algo más sobre ella. Su fuego era demasiado apasionado, demasiado
practicado y perfeccionado para un Halfling al que se rumoreaba que mataba y lesionaba a varias
hadas.

También se había unido a un Fire Fae.

Dos bonos de cortejo, uno para cada elemento.

Eso no era desconocido para un Spirit Fae, pero definitivamente era raro. Dado lo que había visto
de sus poderes, parecía necesario mantener su equilibrio y control. Sin embargo, no sabía de un
solo Air Fae que estuviera dispuesto a enfrentarse a tal competencia.

Sin embargo, también sabía que ella necesitaba uno. Exos tenía un gran desafío ante él.

“Solo concéntrate en ese lugar adentro”, se dijo a sí misma. "Soy un fae", continuó, medio
riéndose. “Tengo poderes mágicos. Puedo convocar pequeñas espirales de aire.

"Como el chocolate caliente", ofreció el real. Mantuvo su toque ligero y persuadiendo sobre su
brazo. "Lo estás haciendo bien, Claire".

Su ceño se arrugó mientras se concentraba, y sus poderes fluctuaron bajo mis sentidos. Algo nuevo
floreció, una fuerza extraña y oscura que se sentía mal, corrompida.

¿Que es eso? O mejor aún, ¿ quién es ese? No era un poder que reconociera, su sabor era amargo
en mi lengua.

Espera, no, conozco ese poder. Es familiar.

Fruncí el ceño, tratando de identificar al dueño porque no era Claire. "Sostener-"

Invocó la espiral de aire antes de que tuviera la oportunidad de detenerla. Inmediatamente me


prendí, tratando de sofocar el conjuro, pero el poder enojado se alzó con el aroma de mi magia. Era
como si el poder se multiplicara por mil, empeñado en causar muerte y destrucción a cualquiera
que se atreviera a acercarse demasiado al Halfling.

Esto no estaba bien. Había sido mentor de otras hadas antes, y era bueno en eso porque podía
visualizar su fuerza interior, contenerla y aferrarme a ella hasta que pudieran contenerse. Sin
embargo, cuando extendí la mano para captar el hilo de poder que ardía y enojado, no me escuchó.

Esta magia no le pertenece a Claire .

La espiral de aire bailaba sobre su mano, haciéndola sonreír ante el logro percibido. Una expresión
inocente que se transformó en horror cuando la energía brotó de su alcance.

"Disiparlo", ordené. "Disiparlo ahora!"


Los ojos de Claire se abrieron y se fijaron en los míos con un terror confuso, pero ya era demasiado
tarde.

La espiral explotó.

Sonaron chillidos, y el patético duendecillo de aire fue el primero en ser absorbido por el vórtice
salvaje que se estrelló en el aula, enviando delicados pedestales catapultando a través del grueso
vidrio destinado a contener incluso los peores proyectiles.

El profesor Helios lanzó una ola de poder para tratar de contener el vórtice, pero incluso el antiguo
fae no era rival para lo que el horror había desatado.

" ¡ Tú !" gritó el profesor mientras sus ojos negros se clavaban en Claire. "¡No toleraré elementos
violentos en mi clase!"

Como si Claire tuviera una opción en el asunto. Esta no era ella. Estaba seguro de ello.

A pesar de su falta de participación, había visto el tipo de poder que poseía. Ella podría disipar esto,
si tan solo pudiera guiarla sobre cómo usarlo.

El real se preparó contra los vientos, y el poder brilló a su alrededor mientras se anclaba al suelo
con hilos invisibles de la vida. Mis labios se separaron ante la exhibición de poder. Sabía que era
fuerte, pero no es que fuera creativo.

"¡Claire!" Gritó sobre el rugido del torbellino que llovió sobre el caos en el aula. La determinación
se grabó en cada línea de su cara cuando el ciclón se salió de control.

El profesor Helios gruñó, tratando de empujar los vientos hacia atrás mientras un proyectil se
lanzaba peligrosamente cerca de su cabeza.

"¡Claire!" Exos lo intentó de nuevo, esta vez ganando su mirada con los ojos muy abiertos. Él
apoyó una mano en su hombro. "Recuerda lo que te enseñamos".

Un escritorio se elevó en el aire y lo atrapó contra el hombro, tirándolo al suelo, silenciándolo.

Ah, mierda ...

Claire
¡Ejercicios!

Había sido tan cuidadoso, tan decidido a dominar mis elementos fae. Pero, por supuesto, lo jodí de
nuevo.

Y ahora había herido a Exos.


Comencé a arrodillarme, para ver cómo estaba, cuando el Air Fae, Vox, me agarró del
hombro. “Podemos disiparlo. Pero necesito que te concentres.

Exos me había dicho que Air Fae podría ser un buen mentor, su capacidad para controlar elementos
y ayudar a otros que se señalan en sus registros académicos.

El viento giraba a nuestro alrededor, atrapando a Exos en su túnel y arrastrándolo por el


suelo. ¡No! Me aferré a él y lo tiré hacia atrás con un hilo de fuego que hizo que Vox saltara lejos
de mí.

El profesor gritó palabras que no pude escuchar, causando que el tornado girara hacia él, cayendo
en línea recta, como molesto por la orden.

¿Qué demonios voy a hacer?

"¡Exos!" Grité, sacudiéndolo.

Vox estaba de repente allí, arrodillado a mi lado. ¿Cuándo me había caído al suelo? De alguna
manera había aterrizado junto a Exos, mis brazos apretados alrededor de su cuello para mantenerlo
alejado de la destructiva tormenta de viento que rugía por la habitación.

Oh Dios…

Vamos a morir aquí .

El aire era el único elemento que no podía dominar. Siempre me echaba de menos, siempre ...

"Toma mi mano", exigió Vox, tendiéndole la palma. "Necesitamos detenerlo antes de que destruya
el edificio".

"¿Cómo?" Pregunté, levantando mi voz sobre el vórtice que gritaba. El profesor parecía tenerlo
contenido hasta cierto punto, pero lanzaba proyectiles de izquierda a derecha.

Y si uno golpea al profesor ...

"¡Claire!" Vox gritó. “Necesito que confíes en mí. Tienes el poder de matar esa cosa, y yo puedo
ayudarte a aprovecharla ".

Por supuesto lo hice. Porque jodidamente lo creé.

¡Maldición!

Me había ido muy bien con Titus y Exos, y ahora ...

Vox me agarró la muñeca. " Claire ".

Parpadeé hacia él, sobresaltada. "Qué…?" Tragué saliva, con la garganta apretada. "¿Que puedo
hacer?"
"¿Puedes sentir la oscuridad?" preguntó, su voz demasiado tranquila para el caos que florece a
nuestro alrededor. "¿El poder? ¿Puedes localizarlo y aislarlo?

Llegaron más gritos, luego gritos seguidos de un estruendo, e hice una mueca.

"Claire", insistió Vox, exigiéndome que me concentrara en su voz. Intenta aferrarte a él. Juntos,
podemos destruirlo, pero no soy lo suficientemente fuerte como para hacerlo solo. Necesito que
intentes atarlo conmigo.

Lasso a tornado.

Derecha.

Sí, un paseo por el parque.

"¡Está acelerando!" Alguien gritó.

"¡Mierda!"

"¡Correr!"

"¡Va a derribar el edificio!"

Se me heló la sangre, la locura se salió de control e intentó sacar a Exos de mis


manos. "¡No!" Grité, pero la palabra se perdió en los vientos aulladores. Mi cabello se enredaba
ante mis ojos, el túnel letal absorbía todo en su oscuro abismo.

Como un agujero negro, me di cuenta. Oh Dios…

Vox gritó algo sobre el rugido del sonido, pero no pude escucharlo.

Necesito concentrarme.

Necesito detener esto.

Al llamarme a los elementos.

Como siempre dicen Exos y Tito.

Puedo hacer esto.

Tengo que.

O perderé mi espíritu, mi exos ...

Cerrando los ojos, busqué dentro de mí, la forma en que Titus y Exos me lo habían mostrado, e
invoqué mi conexión con el aire. Solo que no reconocí el torbellino de poder bailando ante mí. Se
sentía extraño, sabía mal, como si no hubiera venido de mí en absoluto. No como en el patio ayer
cuando Exos me ayudó a calmar mis elementos fuera de control.

Esto no se sentía como yo .

Pero mi poder lo localizó, lo acarició, lo exploró, buscando una forma de entrar, tratando de
encontrar una debilidad para explotar.

Allí , mis instintos susurraron. Haz un agujero allí .

Usando una ráfaga de viento con forma de flecha, envié el extremo afilado al núcleo, bloqueando el
corazón de la oscuridad, y le di un tirón.

El sudor humedeció mi frente por el esfuerzo, mi respiración se intensificó, pero mis dones se
hicieron cargo, liderando cada movimiento. Golpeé otro agujero con una segunda flecha, luego una
tercera, todo mientras mantenía una cuerda mental atada a cada uno.

Luego los tiré simultáneamente con la fuerza de todo mi poder, triturando el vórtice de adentro
hacia afuera.

Me derrumbé por la intensidad, la parte posterior de mi cabeza de alguna manera aterrizó en el


pecho de Exos. Nos habíamos dado la vuelta por la fuerza del tornado, aterrizando en el lado
opuesto de la habitación.

Solo que no eran mis brazos alrededor de él sino sus brazos alrededor mío.

Su aliento salió de él en un suspiro que sonó como mi nombre, pero la voz era incorrecta.

Miré hacia atrás para encontrar una cara hermosa con ojos grises y una cabeza de cabello largo y
oscuro. No exos . Los brazos a mi alrededor también eran más delgados, pero aún fuertes.

Que en el mundo

Intenté moverme, alejarme de Vox y encontrar a Exos, excepto que algo pesado me detuvo. Mis
manos revolotearon sobre el sólido músculo, aliviado de encontrar mi Royal Fae. No se movió, aún
inconsciente, sino respirando.

Suspiré, relajando mi cabeza, haciendo que Vox inhalara bruscamente.

Mierda.

¿Cómo seguí encontrándome en esta posición? Intercalado entre hombres calientes?

"Exos", murmuré, dándole una sacudida.

El no se movió.
Los brazos de Vox se aflojaron debajo de mis senos, enviando una ola de calor a través de mi
cuerpo. "¿Estás bien, Claire?" preguntó, su voz profunda un retumbar debajo de mí.

"Yo, eh, sí. Pero Exos es ...

"Sufriendo de un dolor de cabeza", Exos terminó por mí, su voz baja. “Mientras también disfrutas
descansando entre tus piernas, princesa. Creo que me quedaré.

Vox se rio debajo de mí. "Creo que está bien".

"Más que bien", murmuró Exos, sentándose lentamente y crujiendo el cuello.

Me otorgó suficiente espacio para que me retorciera entre los dos hombres, no es que ninguno de
ellos pareciera demasiado interesado en moverse, si sus sonrisas combinadas eran algo por lo que
pasar.

Sonrisas que rápidamente cambiaron a fruncir el ceño cuando los gritos sonaron desde el otro lado
de la habitación.

Vox se puso de pie en un segundo, su largo cabello suelto sobre los hombros. Cualquier corbata
que había usado para asegurar esa gruesa masa de hermosos mechones marrones había
desaparecido hace mucho tiempo, gracias al tornado. Ahora se hinchaba con la brisa del profesor
Helios, una brisa dirigida a mí y con palabras de acusación.

"Su Alteza", dijo lentamente. "Sugiero que saques a Claire de aquí."

Exos se unió a él, examinando el desorden de la habitación antes de extender una mano para
ayudarme a levantarme del piso. Mis extremidades temblaron con el esfuerzo, haciéndome fruncir
el ceño. Derribar ese vórtice me había agotado más de lo que pensaba. De hecho, me sentí un poco
mareado ahora que la adrenalina del momento había disminuido.

Las náuseas solo empeoraron cuando vi la masacre de la habitación.

"Oh Dios ...", susurré, finalmente viendo la destrucción. Los cuerpos cubrían el suelo. Algunos de
ellos se estaban moviendo. La mayoría no lo fueron.

Y el que gritaba era el amigo de Ignis. El que tenía el cabello rubio y fuerte que se había unido a
Ignis en el patio donde causé el incendio.

Sus ojos violetas encontraron los míos y se abrieron con horror. " ¡ Tú !"

Excelente…

"Ella no lo hizo, Aerie", dijo Vox, sorprendiéndome. "No fue su magia".

Exos lo miró en cuestión mientras mis cejas se alzaban. ¿Vox también sintió eso?
El Air Fae (Aerie) gritó, el sonido me hizo estremecerme y mis rodillas se doblaron debajo de
mí. Exos me agarró por la cintura mientras presionaba mis palmas contra mis orejas sangrantes.

¿Que es eso? El chillido me dejó sin aliento, partiendo mi cabeza en dos, y empeoró el dolor en mis
entrañas. Me dejó mareado e inestable, el brazo de Exos a mi alrededor era lo único que me
mantenía en pie. E incluso entonces, la habitación parecía estar girando.

Hice una mueca cuando el chillido se profundizó, llenándome la mente. Golpeó el aire de mis
pulmones, dejándome flotando en una nube de confusión y sordera.

Mis manos cayeron mientras trataba de encontrarlas con mis ojos.

¿Por qué está todo tan confuso?

Parpadeé, tratando de concentrarme.

"¡Suficiente!" Vox rugió, una ráfaga de viento siguió la orden y envió a Aerie a la pared. O, al
menos, eso fue lo que pareció haber sucedido. Realmente no podría decirlo. Era como si mi visión
se hubiera reducido a un pequeño punto diminuto.

"Hablaré con el profesor Helios, pero necesitas sacar a Claire de aquí". La voz de Vox se registró,
pero sonó con una autoridad que me sorprendió. Parecía un fae tan agradable. No mandona. No
como mi exos.

"Tú y yo necesitamos tener una conversación", respondió Exos, haciendo que mis labios se
curvaran. Esa fue mi fama mandona. ¿Y por qué me pareció tan divertido?

Vox suspiró. “Oh, estaremos hablando bien. Pero por ahora, concéntrate en Claire. Está a punto de
colapsar ".

¿Yo soy?

Oh.

Exos no solo me abrazó, sino que también me levantó en el aire. No es de extrañar que se sintiera
como si estuviera flotando.

Amigo, estoy borracho, me di cuenta. Como si el mundo entero estuviera girando en una niebla de
intoxicación. ¿Cuándo sucedió eso y cómo?

“Relájate, Claire. Te tengo a ti ”, juró Exos.

"Oh, lo sé", respondí, sonriendo. "Definitivamente me tienes a mí".

"Es el túnel de viento", dijo Vox, su voz cálida y lejana. No cerrar. Espera, ¿dónde estaba parado
otra vez? “Folla con el sentido del equilibrio y el pensamiento. Ella estará bien en una hora. Solo
dale un poco de agua. Otro whoosh siguió sus palabras. "No te muevas, Aerie".
Juré que ella gruñó en respuesta. O alguien lo hizo. Y luego se produjeron más gritos, pero no pude
ver ninguno de ellos ni nada. La carnicería de la tormenta de viento yacía latente más allá de mi
visión. O tal vez no tan tranquilo. El pánico se filtró por el aire, palabras que no pude entender y
cantos.

Me acurruqué en Exos, ansiando su familiaridad, su seguridad. Ya no quería estar borracho, pero


no podía ver más allá de la niebla de mi mente. Todo se mezclaba en tonos negros que estaban
plagados de sonidos.

Yo lloriqueé.

Labios presionados contra mi sien. "Estarás bien."

¿Ejercicios?

Si. Me acurruqué en su calor, su aroma, su fuerza.

"¿Que pasó?" exigió una nueva voz, una que reconocí inmediatamente como mi Titus. No podía
decir cuándo comencé a pensar en estos dos hombres como míos, pero lo hice. Eran míos, y tenía la
intención de conservarlos si me dejaban.

Sus lenguas y manos, mmm ...

"¿Está borracha?" Titus exigió.

“Sí, la llevé al bar para celebrar su destrucción en Air Quad hoy. Perdón por no invitarte. Exos me
puso en una nube de asombro. Tan, tan suave. Pero no lo suficientemente cálido. Alcancé su mano,
anhelando su calor, y encontré la de Titus. Mis labios se curvaron, mi fuego se encendió
instantáneamente, y lo tiré hacia mí.

"Joder, Claire", murmuró, derrumbándose sobre mí. O tal vez a mi lado. Realmente no podía decir,
esta ola de confusión ensombrece mi juicio.

“Sí, la entretienes allí mientras voy a buscar agua. Según Vox, eso ayudará a curar este túnel de
viento que le hace perder el tiempo. Exos sonaba divertido, lo que me hizo reír. Me gustó
divertido. Tenía la mejor sonrisa. Como el sol. Excepto que rara vez lo mostró. Quizás él también
vivía en una nube. Como yo. Porque no pude ver una maldita cosa. Pero definitivamente
podía sentir , y realmente me gustó el calor proveniente de Titus. Tan musculoso Difícil. Caliente .

"Tú y yo vamos a tener una larga conversación sobre tus habilidades de conversación, Royal",
gruñó Titus. "Claire, cariño, ¿puedes parar? No. Para." Me agarró las muñecas y me hizo poner
mala cara. Quería acariciarlo. Para deleitarse en su fuego .

No más de esta mierda de besos y orgasmos. Yo queria mas. Realmente, realmente sentirlo .

A la mierda ... ¡sí!


"Claire", advirtió. Su voz se convirtió en un siseo cuando me arqueé hacia él, señalando con mi
cuerpo lo que ansiaba ya que aparentemente mi boca ya no funcionaba. O mis ojos.

¿Qué le pasa a mi cabeza?

Muy borroso.

Oh, pero el calor ...

" Claire ". El dolor en la voz de Titus me hizo callar contra él. ¿Lo había lastimado de alguna
manera? Todo lo que quería era rodar en sus llamas, dejar que se bañaran sobre mi piel y me
iluminaran para salir de esta locura de oscuridad.

"Aquí." Exos había vuelto. My Royal Fae Mi espíritu medio.

Estos hombres eran mis hadas. Mi Titus y mi Exos. Por siempre compañeros. Amantes Oh, pero sin
el puto. Fruncí el ceño ante eso; realmente necesitaban resolver esto

Oh.

Líquido frío se deslizó sobre mi lengua, excitando mis nervios y tranquilizándome al mismo
tiempo. Suspiré, mi cabeza apoyada contra Titus, mis manos ahora sostenidas por Exos.

Intercalado una vez más entre dos hombres.

¿Cómo se había convertido esto en mi vida?

"Tal vez deberíamos invitar a Vox", reflexioné. Espera, ¿lo había dicho en voz alta?

"Él vendrá más tarde", dijo Exos suavemente.

Sí, lo dije en voz alta.

Oh, pero oye! Tenía una voz de nuevo.

Sin embargo, todavía no puedo ver.

"¿Qué demonios es esto?" Titus preguntó mientras más agua se deslizaba sobre mi
lengua. "Comienza a hablar, Exos".

"En caso de que no esté claro, he tenido una tarde muy difícil y no estoy de humor para sus
demandas petulantes".

"¿Oh? Lo siento. Traes a casa a una Claire muy borracha, que parece empeñada en follarme, y
quieres que acepte eso. Todo bien. ¿Te importaría irte mientras la consiento?

"Jódete".
“No, jódete . Ahora dime qué demonios pasó.

Me reí, sus bromas me divirtieron muchísimo. Y seguían diciendo mierda, que era exactamente lo
que quería hacer. Pero tenían una especie de regla de no joder entre ellos que me estaba
volviendo loco . ¿Cuántas noches podría una chica irse a la cama desnuda entre dos hombres
calientes y no ser follada?

"Intenta ser uno de esos hombres y tener que confiar en tu mano durante semanas", gruñó Titus.

Oh, dije eso en voz alta ... Mi ceño se arrugó. No. No me sentí mal por eso. "Quiero sexo".

"Estimados Elementos, no estamos teniendo esta conversación en su estado actual", espetó Exos.

"Entonces nos ocupamos a los dos diciéndome qué demonios sucedió", sugirió Titus, su tono
haciendo esta cosa sexy, profunda y exigente que hizo que las partes de mi dama
hormiguearan. "Claire, deja de hacer eso".

Exos suspiró. "Aquí." Él comenzó a masajear suavemente mis sienes, lo que provocó destellos de
luz en la oscuridad, pero no alivió el dolor que se acumulaba entre mis muslos. Prefiero que sus
atenciones se centren en otro lado. Abrí la boca para decir exactamente eso, cuando una lengua se
deslizó entre mis labios, provocando un gemido desde el fondo.

¿Cuál de ellos me estaba besando?

Exos , susurró mi espíritu.

Sí ... reconocí su dominio, su gusto a menta, su orden.

Pero en lugar de excitar mis nervios y acariciar el calor que se acumulaba en el interior, me dio
sueño. Oh, cómo me agotó. Un hombre tan viril y poderoso. Me apreté contra él, aceptando su
regalo, su presencia, su ser, y sentí que mis extremidades se relajaban.

Un mundo tan suave y esponjoso.

Calentar.

Seguro.

Mmm.

Sí, me gustaría dormir. Solo por un momento. Y cuando despertara, con suerte podría volver a ver.

Vox
El agotamiento me pesaba mucho. Tratar con Aerie había sido un juego de niños.
El profesor Helios, sin embargo, había sido otro asunto. Una vez que recuperó la conciencia, se
había empeñado en buscar justicia para su clase. Y Claire había sido el foco de su
ira. Afortunadamente, Exos la había llevado a la seguridad del Spirit Quad antes de que eso pudiera
suceder.

Por supuesto, ahora el Royal Fae tendría que lidiar con las repercusiones y enfrentar al Consejo. Lo
que significaba que tendría que intervenir.

Ese tornado no le pertenecía a Claire. Lo sentí en cada fibra de mi ser, y no solo porque mi aire
interior la consideraba una compañera potencial.

No sucede , me dije por enésima vez. Ayudándola podría hacerlo. ¿Te estás enamorando de una
mujer con otros dos compañeros? No.

Excepto que todo lo que podía pensar era en cómo su esencia me había llamado.

Mierda.

Mierda.

Mierda.

Estaba enojado incluso de estar pensando en ella en este momento. Toda la Academia estaba
alborotada después de otra serie de muertes que rodeaban al Halfling.

Excepto que esto no fue su culpa.

"Por los Elementos", resopló Sol cuando irrumpió en los Dormitorios de la Tierra con una
bolsa. "Vox, ¿qué haces aquí?"

Sí, sobre eso ...

Me retorcí ante la implacable excusa de Sol para un sofá y fulminé con la mirada las polvorientas
capas de vidrio que necesitaban una limpieza. Debería haber una hermosa vista de los jardines
cambiantes, pero Sol apestaba en la limpieza.

"Realmente necesitas un sofá más cómodo", me quejé, ignorando su pregunta. "No es nada
atractivo".

Sol puso los ojos en blanco, dejó caer la bolsa de tela sobre la mesa y comenzó a desplegarla. Los
bordes humeantes y frondosos del pastel de carne me hicieron agua la boca. Sol rasgó una de las
hojas y me partió un trozo, y me la entregó con una mirada de complicidad. “No sueles deprimirte,
Vox. ¿No viste al Halfling hoy como esperabas?

Eché un vistazo a la oferta y tomé un pequeño mordisco, sin tener mucho apetito a pesar de que mi
estómago estaba rugiendo de sustento después del poder que había gastado pateando el trasero de
Aerie. "Todo lo contrario", admití alrededor del pequeño bocado.
Los ojos marrones de Sol me recorrieron como si notara por primera vez que mi traje Kempt estaba
hecho jirones y roto. "¿No me digas que estuviste allí para la vorágine?" Sus ojos se abrieron
cuando no respondí. "Elementos, Vox, ¡podrías haberte matado!" Se inclinó y bajó la voz, mirando
a su alrededor como si alguien pudiera escucharnos de alguna manera en la habitación de roca
sólida. "¿También estaba la realeza allí?" Meneó sus dedos hacia mí. "¿Él la controló mentalmente
para que lo hiciera?"

Casi me atraganté con el bocado. “Joder, Sol. No."

Sol desconfiaba de todos los Spirit Fae, pero Exos más que la mayoría. Todavía no sabía por qué,
pero esta noche no era la noche para preguntar. Tampoco tenía la energía para demostrar que sus
pensamientos estaban equivocados. Requeriría hablar sobre lo que sucedió con Claire, y aún no
estaba lista para enfrentar eso.

Mi mejor amigo se burló de mí y envolvió una hoja alrededor de un trozo más grande de carne,
luego se la arrancó con los dientes. Miró por la ventana sucia, sin parecer que le importaba que
realmente no pudiera ver a través de ella. "Bueno, no importará mucho de ninguna manera", dijo
Sol.

"¿Porque eso?"

Masticó pensativamente antes de contestarme. "Escuché que si había una muerte más de fae en la
Academia, entonces el Halfling sería expulsado y desterrado al Reino del Espíritu". El se encogió
de hombros. “No es algo malo, porque ese bastardo real irá con ella y no tendré que seguir
caminando de puntillas por mi maldito campus. Ella tiene poder sobre los cinco elementos, ya
sabes, así que eventualmente tendría clases terrestres ". Se estremeció como horrorizado por la idea.

Mi corazón se salto un latido. ¿Alejado? ¿Reino espiritual?

De ninguna manera.

Ella es inocente

Y a la mierda si iba a dejar que alguien enviara a una niña inocente a un maldito páramo.

Golpeé mi puño sobre la mesa, enviando polvo volando. “Por un lado, Sol , no vas de puntillas a
ninguna parte. Sacudes el suelo como una bestia que no puede ser contenida. Levanté dos
dedos. “Y en segundo lugar, no juzgues a alguien que nunca has conocido. El Halfling es inocente.

No le di a Sol la oportunidad de digerir mi indignación. En cambio, pude ver sus ojos abiertos, y tal
vez un poco de dolor en su mirada, antes de abrir la puerta principal con una ráfaga de viento y salir
de los dormitorios de la Tierra.

Debería haber regresado a mis habitaciones, pero descubrí que la brisa me llevaba directamente al
Halfling, que sabía que nunca dañaría a otra alma viviente y no merecía la ira de los fae.
Todos en el campus sabían que ella estaba viviendo, o mejor dicho, desterrada , en los Dormitorios
del Espíritu. Ahora solo tenía que averiguar qué habitación había elegido en un páramo de nada.

***

Nunca nadie invadió el Spirit Quad, y por una buena razón. El páramo parecía una cicatriz en los
hermosos terrenos. Una línea rígida surcaba la tierra donde las barreras entre energías majestuosas
limitaban entre sí. La roca viva y cambiante del Earth Quad mantuvo su distancia de la tierra fría,
gris y sin vida que constituía la mayoría de los terrenos del Spirit. Respiré hondo, como si pudiera
reunir mi elemento de aire dentro de mí en una burbuja protectora, antes de dar un paso adelante.

Allí.

Ay.

De acuerdo, sí, duele. Se sintió como cruzar de la vida a la muerte porque no estaba destinado a
estar en el Spirit Quad. No había recibido una invitación, y no había ni la más mínima brisa aquí
para hacerme sentir como en casa.

Los edificios sin color e incoloros envueltos en enredaderas muertas se jactaban de lo que alguna
vez fueron aulas repletas de estudiantes de mente brillante. Hubo, sin embargo, un toque de color
que se destacó contra la suciedad del cadáver.

Una flor blanca

Me incliné para inspeccionarlo y lo rocé con la punta de mis dedos.

Claire

Otra flor marcaba el camino unos pasos más abajo, así que fui hacia ella y entrecerré los ojos hasta
que vi otra. Luego, otro más, hasta que estuve tan profundamente en el Spirit Quad que juré que
estaba comenzando a escuchar las voces de los muertos que alguna vez habían vagado por estos
terrenos.

Oh, no los muertos, eso es fae.

Incliné mi cabeza hacia un lado y permití que una astilla de mi poder llevara una brisa para captar
los sonidos.

Ahí, los dormitorios.

Me aventuré sin llamar, no porque quisiera entrometerme, sino porque estaba tan decidido a
descubrir qué tipo de hadas podría haber aquí, aparte de Exos y Claire.
"Tienes que hacer algo ", exigió un fae musculoso. Las cerraduras castañas lamidas con pequeñas
llamas, y las brasas ardían en los ojos del fae mientras desafiaba a la realeza que se apoyaba
pesadamente contra la pared. Estaba sin camisa, su cabello húmedo, tal vez de una ducha reciente.

“Y se necesita para calmarse,” ordenó Exos. Se apartó de la pared y me sorprendió sujetándome


con su mirada. "Ah, Vox. Finalmente, estás aquí. Me saludó como si me hubiera convocado
aquí. "Entra y ponte como en casa".

Mis ojos se abrieron. Era un experto en Air Fae en las habilidades de sigilo. Había superado todas
las clases de sombra y secreto con nota sobresaliente, hasta el punto de que estaba en camino como
espía de Air Kingdom si lo deseaba, pero la realeza me había notado sin ningún esfuerzo.

El Fuego Fae me fulminó con la mirada, haciéndome reconsiderar venir aquí. Lo reconocí Todos en
el campus lo harían. Era un luchador de renombre. Un campeón. Y letal como la mierda. "Bueno,
escuchaste a Exos", dijo Titus. “No te quedes ahí parado, Vox. Únete a nosotros."

Tragando con dificultad, entré y ajusté torpemente mi traje arruinado. Probablemente debería
haberme cambiado a algo más presentable antes de aventurarme aquí. "Ah, entonces, ¿Claire está
bien?" Yo pregunté.

Suave, Vox.

"Sí, ella está durmiendo una siesta", dijo Exos, luego le dio a Titus una ceja levantada. "Y no se
debe dejar solo, Titus".

¿Debería esperar que ella se despierte intoxicada? ¿O tu pequeño idiota arregló eso?

Exos entrecerró la mirada. "¿Preferiste la alternativa?"

Titus gruñó. "Esto no está funcionando".

"Lo sé."

"Entonces haz algo al respecto, Su Alteza ".

Exos suspiró y pasó los dedos por su cabello claro. “Lo siento, Vox. Nos has atrapado en
un momento bastante acalorado , uno que Titus parece no poder dejar ir. Esas dos últimas palabras
fueron dirigidas al Fire Fae.

Titus lo volteó en respuesta.

Bien entonces. Claramente había interrumpido algo. "Puedo volver ..."

"No", dijeron ambos a la vez.

"Tenemos que hablar sobre lo que sucedió", agregó Exos. "Sobre lo que salió mal".
"Ella no mató a nadie", espeté, sintiendo el peso de sus miradas. “Quiero decir, lo sentí. Soy un
mentor y puedo sentir las energías. La energía que creó esa vorágine no fue la de Claire.

Exos sonrió. "Lo sé. Pero gracias por confirmar mis sospechas.

"De nuevo, ¿toda esa cosa de comunicación?" Titus saludó entre él y Exos. “Todavía apesta. Ahora
cuéntame sobre estas sospechas. "

"Si me hubieras dado un momento antes en lugar de tener un ataque, lo habría hecho".

"Bueno, maldita sea dime ahora".

"¿Quién es la realeza aquí, Tito?" Preguntó Exos, ladeando la cabeza hacia un lado. "¿Yo o usted?"

"Oh, esto de nuevo". Titus levantó las manos en el aire. “Claire está desmayada borracha, por algo
que aún no has explicado, por cierto, y quieres jugar al juego de la superioridad en lugar de decirme
qué demonios está pasando. Típico."

"Lo que es típico es que pierdas los estribos por nada".

" ¿ Nada ?" repitió, señalando una puerta al final de la habitación. " Eso no es nada".

“Aerie envió un chillido de aire objetivo a la mente de Claire. Específicamente, el lóbulo frontal,
que causa incapacidad temporal, bueno, ”expliqué, con la esperanza de disipar algo de la
tensión. “Es un mecanismo de ataque clásico de Air Fae. Hace que tu oponente sea incomprensible
durante una o dos horas. Esencialmente, hace que la víctima se sienta muy, muy intoxicada ".

Titus me miró boquiabierto mientras Exos se rascaba la barbilla.

"Ella estará bien", agregué. "Dormir es lo mejor para ella".

"¿Quién crees que manipuló su espiral?" Exos preguntó, cambiando de tema.

"No lo sé. Pero puedo ayudarte a descubrirlo.

Él arqueó una ceja. "¿Cómo?"

"Al rastrear la fuente de energía". No sería difícil Después de tratar de desmantelar la vorágine yo
mismo, entendí muy bien cómo se sentía. "Como dije, tengo un don para detectar la energía". Fue
lo que me permitió ayudar a Sol con su afinidad por la tierra.

"Estás diciendo que quieres ayudar", tradujo Exos.

"Estoy diciendo que puedo, si lo necesitas". No estaba dispuesto a asumir que un poderoso Spirit
Fae requería mi ayuda. Como ya señaló, sospechaba que Claire no era la fuente de poder.

Él asintió, luego miró a Titus. "Creo que encontramos nuestro Air Fae".
"Estás asumiendo que él puede seguir el ritmo". Titus se cruzó de brazos y me miró. "¿Estás listo
para la tarea?"

¿De rastrear la fuente de energía? Si."

"No." Titus sonrió de lado. "Quiero decir, ¿estás listo para la tarea de manejar a Claire?"

"Oh, eh ..." tragué saliva. "¿Para ayudar a manejar su aire?"

Titus asintió con la cabeza.

Exos no dijo nada, su mirada me evaluó.

"Solo vine para decirte que no era ella y para ofrecerte ayuda para localizar al culpable". No, eso no
era del todo cierto. Una parte de mí había deseado verla. Pero ese era solo mi lado de mentor que
me requería asegurarme de que el estudiante que había reprobado hoy estaba bien. "Sin embargo,
sí, ella necesita un mentor". Tenía la intención de decirle eso a Exos también, pero los desterrados
comentarios de Sol habían descarrilado mi enfoque. Todo lo que me importaba era expresar su
inocencia para que no la enviaran lejos.

¿Por qué me importa tanto?

Porque ella es inocente.

Derecha.

"Ella te necesita como mentor", respondió Exos. “Eres una buena pareja para ella. Lo sentí durante
la clase. Y así la guiarás.

Pronunció las palabras como si fueran un trato hecho. "Te ayudaré a encontrar uno", le ofrecí. "Un
mentor, quiero decir".

"No hay necesidad." Exos se volvió y caminó por el pasillo. “Ella ya tiene uno, Vox. Usted." Se
detuvo en el umbral, sus ojos azules se encontraron con los míos. “No te vayas. Solo voy a agarrar
algo de ropa adecuada para que podamos cazar ”.

"Pero-"

“Y necesito despertar a Claire. Dame veinte minutos, Vox.

Seguí boquiabierto al Royal Fae cuando desapareció por una puerta, dejándome incapaz de discutir.

Titus se rio entre dientes. "Sí, él hace eso. Pero te acostumbrarás a él.

"No puedo guiarla", espeté.

"¿Y por qué es eso?" Preguntó Titus, inclinando la cabeza hacia un lado.
"Yo ... es solo que ... tengo Sol y clases y ..."

Él arqueó una ceja teñida de castaño. “No sé qué es un Sol, pero hasta ahora, todo lo que escucho
son excusas débiles. Un poco decepcionante, si me preguntas. Exos está claramente
equivocado. Claire requiere alguien más fuerte. No te preocupes Hablaré con el. Quiero decir, él no
escuchará, pero si no estás preparado para la tarea, entonces no tendrá otra opción. ¿Derecha?"

"No, eso no es lo que quiero decir". Mierda. El tiene razón. Todos son solo excusas idiotas. Sacudí
la cabeza y me pellizqué el puente de la nariz. "Su poder llama al mío". La verdad se me cayó de la
boca en una brisa de palabras que no pude entender. ¿Pero qué más puedo decir? ¿Otra excusa de
mierda? No. Ella merecía algo mejor que eso. Y yo también.

Titus sonrió. “Bueno, entonces, bienvenido al equipo, Vox. Espero que disfrutes de las duchas frías.

Exos
Pasé los dedos por el grueso cabello de Claire, deleitándome con la textura sedosa mientras
lentamente quitaba mi agarre sobre sus elementos. Manipular a otros era el lado más oscuro de mi
habilidad, y eso incluía poder dormir a alguien a voluntad.

Para Claire, había sido necesario. Sus ojos no habían sido vistos, salvajes, y sus poderes habían
adquirido voluntad propia. Probablemente ni siquiera se dio cuenta de la fuerza con la que había
tirado a Titus sobre la cama o de la forma en que su fuego lo envolvió en un mar de ardiente deseo.

Claramente, todos nosotros teníamos algunos problemas de pasión acumulados en la vanguardia de


nuestras mentes.

Suspiré y me uní a Claire en la cama, envolviéndola con mis brazos mientras ella comenzaba a
moverse a mi lado. Con suerte, su siesta había curado el hechizo borracho que Aerie había tejido en
la mente de Claire.

Podría matar a ese Air Fae , pensé, furioso. Había atacado a Claire en un momento de debilidad,
después de haber derribado esa vorágine.

Una vorágine que Claire no creó en absoluto.

Había sentido la presencia de otro justo antes de que estallara, agitando el caos en toda la
habitación. Había una nota oscura, un sentido del espíritu que no reconocí.

Pero sabía con certeza que no le pertenecía a Claire. Mi poder se había sintonizado con el de ella en
las últimas semanas, trenzando nuestras esencias y fusionando nuestros
espíritus. La conocía ahora. Y esa energía destructiva que bailaba por la habitación había poseído
un patrón elemental completamente diferente.

"¿Exos?" murmuró ella, sus ojos aún cerrados.


"Estoy aquí, princesa". Presioné mis labios contra su frente y la apreté más fuerte. "¿Cómo te
sientes?"

Ella pareció considerarlo por un momento antes de decir: “Resaca. Como, realmente, realmente
resaca ".

Me reí entre dientes y alcancé el agua que le había dejado en la mesita de noche. "Aquí." Presioné
el borde contra sus labios y la ayudé a tomar unos sorbos mientras rozaba mi espíritu sobre el de
ella de una manera que se había convertido en una segunda naturaleza en las últimas semanas.

Se estiró a mi lado, un gemido de aprobación emanaba de su garganta. "Gracias", susurró,


acurrucándose más en mí.

Regresé el vaso a la mesa y volví a abrazarla. "Lo hiciste bien hoy, Claire". Lamentablemente,
aunque yo creía eso, el Consejo estaría en desacuerdo. El incidente en Air Quad tenía las huellas
digitales de Claire por todas partes, que probablemente usarían para expulsarla de la Academia.

"¿Hoy?" ella preguntó, su voz soñolienta. Luego se puso rígida. "Oh no…"

"Shh", me tranquilicé. "Va a estar bien." Porque voy a descubrir quién creó esa espiral y romper el
cuello del culpable .

También se me ocurrió que los otros incidentes pueden no haber sido Claire en absoluto, sino la
persona que había interferido hoy. Los episodios de fuego y agua ocurrieron antes de comprender
completamente el alcance de sus poderes, por lo que era difícil decirlo con certeza. Pero dados los
eventos en Air Quad, parecía probable.

"No lo hice", espetó, retorciéndose para mirarme. “Quiero decir, pensé que sí. Creé la espiral, pero
no sé cómo estalló fuera de control. Y cuando intenté detenerlo, no pude encontrar mi esencia
dentro de él. Como ... como ... ¿sabes, ayer? ¿Con esa bola de energía en el patio? Me dijiste que
envolviera mi fuego alrededor, ¿recuerdas? Y pude porque reconocí mis propios poderes. Pero esta
vez ... Ella se apagó, su expresión cayendo. "Sueno loco, lo sé, pero juro que no fui yo, Exos".

Le toqué la barbilla, empujándola suavemente hacia arriba para capturar su mirada. "Lo sé
bebé. Yo también lo sentí.

Ella no debe haber recordado la parte donde Vox también afirmó que no era ella. Qué fascinante
que pudiera sentirlo sin un vínculo. O demostró que era un compañero potencial para Claire o
estaba relacionado con sus propios dones increíbles.

De todos modos, lo hizo perfecto para su equipo.

Por eso se uniría, con o sin su aprobación.

"¿Lo hiciste?" Ella susurró.


La besé suavemente antes de presionar mi frente contra la de ella. "Mi espíritu conoce el tuyo,
Claire".

"Debido al vínculo", tradujo.

“Y las últimas semanas de entrenamiento. Pero sí, principalmente como resultado de nuestra
conexión ". Lamí su labio inferior y continué acariciando su espíritu con el mío, provocando un
suspiro de satisfacción de ella. "Se está profundizando", le dije en un silencio. "¿Puedes
sentirlo?" Había diferentes niveles en el vínculo de apareamiento, y el nuestro se tambaleaba al
borde de algo más permanente.

"Realmente no lo entiendo", admitió suavemente. “Pero sí, puedo sentirlo. ¿Es el sexo lo que lo
empuja al límite? Sus mejillas se sonrojaron maravillosamente con la consulta, sus ojos azules
brillaron con vida. “Eso salió mal. Yo solo ... Me he preguntado si es por eso que tú y Titus están
frenando, así que no intensificamos accidentalmente el vínculo.

Su confesión me sorprendió. "¿Crees que no queremos llevar esto al siguiente nivel?" Se aplicaba
tanto al sexo como al apareamiento.

"Yo, eh, bueno, sí". Ella tragó saliva. “Quiero decir, lo entiendo. Hay dos de ustedes, y eso hace
que esto sea aún más confuso, ¿verdad? Y nunca tuviste realmente una opción en nuestro vínculo,
ya que te besé sin permiso. No es que supiera que esto sucedería. Oh, espera, eso también salió
mal. No me arrepiento Lo que quiero decir es-"

Capturé su boca con la mía, silenciando su pequeño discurso. Si bien era adorable, no quería
escucharla dudar de la naturaleza de nuestra conexión.

¿Fue mi elección? No.

¿Me molestó? Al principio sí. ¿Pero ahora? No.

No, ahora no tendría esto de otra manera. Su don para el espíritu rivalizaba con el mío,
convirtiéndola en una princesa ideal en mi corte. Además de los otros elementos en competencia, lo
que teníamos era tan único, tan diferente, mucho más poderoso de lo que cualquiera podría
entender.

Y fue con ese conocimiento en mente que la puse de espaldas y la adoré con mi boca. Desaté todas
las emociones que ocultaba del mundo, incluso cómo me sentía por ella. Oh, Titus tenía una idea de
cuánto me dolía por ella. Pero su conocimiento solo rozó la superficie hasta las profundidades de lo
que mantuve encerrado dentro.

Un guerrero no podía permitirse una debilidad.

Sin embargo, en algún momento, Claire se había convertido en mía.

Ella le dio un nuevo significado a mi corazón.


Mis caderas se acomodaron entre las de ella, mi polla palpitaba contra su centro caliente. "El sexo
es una fusión de los cuerpos", murmuré, mis labios se movieron por su mejilla. "La conexión es
entre los elementos, y la nuestra es un baile entre nuestras almas". Presioné mi excitación en el
santuario entre sus muslos, dando una introducción a mis ansias lujuriosas, y sonreí ante su gemido
resultante. Si solo estuviéramos desnudos, entonces realmente podría demostrar mis anhelos.

Por desgracia, tenía una tarea que completar. Una que con suerte aseguraría su lugar aquí y
pacificaría al Consejo.

Para encontrar el que enmarca a mi Claire .

Mis dientes rozaron su pulso en mi camino hacia su oreja. “Puedes profundizar un vínculo sin sexo,
Claire. Solo tiene que ser un acuerdo mutuo entre los fae para continuar explorando
oportunidades. Creo que, en sus términos, sería el equivalente de pasar de unas pocas citas casuales
a salir en serio, o tal vez incluso un compromiso. Porque una vez que nuestros elementos pasan a la
siguiente fase, muestra una promesa para el futuro y habla de un intento serio de aparearse por la
eternidad ".

"¿Cuántos niveles hay?" preguntó ella, sus uñas rascando mi espalda mientras se arqueaba contra
mí.

Sonreí contra su cuello. "Cuatro".

"¿Y estamos en el primero?"

"Si."

"Pero cerca de la segunda?"

"Si." Tomé su boca de nuevo, porque pude, y metí mi lengua profundamente dentro, poseyendo
cada centímetro de ella. Ella gimió, su cuerpo vibraba de necesidad debajo del mío. Ansiaba
rendirme, solo por un momento más, y así lo hice.

Le di todo.

Mi frustración

Mi anhelo

Mi adoración

Mis preocupaciones

El Consejo se reuniría más tarde esta noche, y si no les diera un argumento sólido contra la
expulsión ...

No.
Rechacé.

Eso no iba a suceder en mi reloj.

Los brazos de Claire me rodearon el cuello, sosteniéndome con fuerza mientras correspondía en
especie, sus sentimientos explotando en su lengua. Sentí su confusión, su fuerza y, lo más
importante, su ansia no solo por una conexión física sino también emocional.

Conmigo.

Una señal de su afecto mutuo.

Ella no podía saber que eso era lo que significaba, pero mi poder reaccionó en especie, bailando
con el de ella en un avión al que solo el espíritu tenía acceso. "Eso es, ¿no?" susurró, asombrada en
su voz.

"Si." Aparentemente, esa fue mi palabra de la noche porque no solo lo decía en voz alta, sino que
mi alma también lo repetía.

La energía de Claire se arremolinó alrededor de la mía, haciendo que los pelos a lo largo de la nuca
se erizaran. Por eso no necesitábamos sexo para graduarnos a la fase dos. El vínculo requería
compatibilidad elemental, junto con la pasión por más.

Y nunca había habido otra hada más para mí que Claire. "¿Estas seguro?" Le pregunté suavemente,
acariciando mi nariz contra la de ella. "Porque si empujamos esto una pulgada hacia adelante,
estaremos en el siguiente nivel, Claire".

"Citas exclusivamente, ¿verdad?" ella preguntó, sonando soñadora. Entonces las palabras
parecieron registrarse, porque se congeló. "Lo que significa que no puedo ver a Titus ..."

"No." Ahuequé su mejilla, atrayéndola hacia mí antes de que el pánico realmente pudiera
establecerse. "Significaría que no puedes ver otro Espíritu Fae. Esto se trata de vinculación
elemental, Claire. Esencialmente estarías declarando tu espíritu como prometido al mío.

"Como el matrimonio".

“Es similar, pero diferente. Considérelo más como un compromiso a largo plazo para garantizar
que nuestro emparejamiento sea lo que realmente deseamos. Al escalar a la siguiente fase del
vínculo, tendrás más acceso a mí . En mi opinión. Requiere confianza, Claire. Y luego, a partir de
ahí, pasas a la tercera etapa, en la que nuestros elementos se mezclan y florecen unos con otros,
donde puedes tomar prestada energía de mí como yo podría hacerlo de ti. Y el nivel final es la
eternidad.

Ella tragó saliva, algo de la alarma fundiéndose en curiosidad. "¿Mi madre y Mortus eran tres o
cuatro?"
"Un tres", murmuré. “Cuando llegas a esa fase, no hay vuelta atrás. Los elementos están encerrados
entre sí indefinidamente.

"Entonces, ¿por qué la cuarta etapa?" ella preguntó.

“Es más una formalidad, una promesa de fidelidad que une a las almas. Unir tus elementos, pero no
las almas, puede ser bastante doloroso ”. Lo que explicaba la ira de Mortus. Pero no agregué esa
parte. Pude ver por la llamarada de sus pupilas que ella lo infirió de todos modos.

"El tercer paso es vinculante, similar a un compromiso sin una ruta de escape si tienes los pies
fríos", supuso. “Y el segundo es un nivel más serio de ver a alguien, como mudarse con
ellos. Mientras que el primero es temporal, como salir en citas, para ver si la persona que te atrae es
alguien que también te puede gustar ".

La besé suavemente, amando la forma en que se había vuelto flexible y suave nuevamente debajo
de mí. "Resumen muy preciso, princesa".

"Y ya estamos viviendo juntos", continuó, su boca moviéndose contra la mía. "Entonces,
deberíamos subir un nivel". Su lengua lamió mi labio inferior. "¿Derecha?"

"Si ese es tu deseo".

"¿Es tuyo?"

Me aparté para mirarla a los ojos, mi palma aún descansaba contra su mejilla. "Si." Ahí está esa
palabra otra vez .

Sus ojos azules se iluminaron. "¿De Verdad?"

Presioné mi excitación en su centro caliente y ladeé la cabeza hacia un lado. "Puedes sentir cuánto
te quiero, ¿verdad?"

Me dio una palmada en el hombro. "Dijiste que esto se trata de emociones".

"Se trata de todo, Claire", le respondí con una sonrisa. “¿Quiero profundizar nuestro
vínculo? Si. Absolutamente. Pero también tengo muchas ganas de follarte. Los dos no son
mutuamente excluyentes, pero de nuevo, la conexión no se trata de sexo. Se trata de poder. Y
también sucede que aumenta las sensaciones, o eso he escuchado ”.

"¿Nunca te has conectado con nadie?"

“Solo a ti, Claire. En cualquier nivel ". Fui a mis codos a cada lado de su cabeza, deseando que
viera la sinceridad en mi expresión mientras le daba la verdad última. “Nunca quise vincularme con
nadie. Tampoco pensé que realmente encontraría a alguien que se adaptara a mi poder. Soy una de
las hadas más fuertes del mundo, y ese no es mi alarde; es un hecho. Encontrar una pareja que
pueda manejar mi regalo, uno que atraiga mi espíritu, era una idea muy imposible. Hasta ti."
Las lágrimas pincharon sus ojos, haciéndome fruncir el ceño.

Esa no fue la respuesta que quería. En absoluto.

Pero ella me empujó hacia abajo para besarla, y la sensación que vertió de su boca a la mía me
conmovió.

Ella no solo aceptó el vínculo; ella pateó la maldita puerta y me llevó al siguiente nivel con ella. Lo
sentí en la forma en que nuestros poderes se unieron, como si una cerradura hubiera atado su
espíritu al mío, asegurando su lugar en mi corazón y el mío en el de ella.

"Claire", susurré, devolviéndole el abrazo y adorándola con la lengua. Se aferró a mí como si


necesitara que respirara, sus piernas enrolladas alrededor de mis caderas, sus dedos en mi cabello.

Este beso provocó un nuevo comienzo.

Grabó su nombre en mi ser, marcando mi elemento como el suyo y el de ella como mío. Las flores
florecieron a nuestro alrededor, la creación de vida llenó la habitación con la fragancia de nuestra
mayor conexión y sacudió los cimientos del edificio.

Que ocurrió en Spirit Quad solo intensificó el momento, trayendo todas las onzas de vida al campus
antes muerto.

Los árboles se regocijaron.

Los jardines gritaron de placer.

Y los prados florecieron.

Ese era el poder que poseíamos juntos, una energía vital que nadie podía tocar. La nuestra .

Claire se estremeció debajo de mí, sus ojos azules brillantes de vitalidad. "Eso es…"

"Increíble", terminé por ella suavemente. "Y algo que definitivamente exploraremos más". Lavé su
labio regordete antes de presionar un beso en su mejilla. Ahora más que nunca sentí el deber de
protegerla, y eso requería que la dejara, para encontrar a la que intentaba causarle daño. "Vox está
aquí", le susurré.

"¿Por qué?" Preguntó, su voz entrecortada, su expresión suave.

"Él sabe que hoy no creaste esa tormenta de viento, y cree que puede rastrear la firma de energía
hasta su dueño". Puse mi pulgar debajo de su ojo, atrapando la lágrima que había derramado solo
unos momentos antes.

Lágrimas de alegría , me di cuenta. Me gustó eso. Lamí la gota, decidiendo probar su regalo
emocional, el mío . Justo como Claire.

Su mirada se ensanchó. "¿Cree que alguien creó esa cosa a propósito?"


“Sí, para enmarcarte. Y sospecho que el primer incidente en el patio, así como el agua en los
dormitorios, tampoco pudo haber sido usted. Así que voy a ir con él para ver si podemos encontrar
a la persona que creó el tornado ".

"Yo también", dijo ella, sus manos sobre mis hombros como para alejarme.

Me negué a moverme. "No. Tienes que quedarte aquí con Titus. Presioné un dedo sobre sus labios
antes de que ella pudiera protestar. "Claire. Él te necesita a ti.

No se trataba de que tratara de protegerla. En todo caso, sería una buena lección para ella aprender
a identificar la esencia de los demás, especialmente porque Spirit Fae podría controlarlos.

No.

Esto era sobre Tito.

"Está nervioso", continué. “Y para protegerte adecuadamente, necesito que se concentre. Solo hay
una forma de solucionarlo ". Me di cuenta esta tarde después de presenciar el verdadero dolor en
sus rasgos, el fuego apenas oculto.

Mientras que yo también sentía la dolorosa necesidad dentro de mí de reclamar a Claire, mi control
elemental superó con creces el suyo, y no tenía tendencia a quemar mierda cuando estaba furioso.

Si íbamos a enfrentar a alguien lo suficientemente poderoso como para manifestar poderes en


nombre de Claire, entonces necesitaba que todos se concentraran. Sin mencionar la seguridad
general requerida para mantener viva a nuestra pequeña princesa fae. Mucha gente la quería
muerta.

Casi me gustó que ella necesitara más de un compañero. Casi siendo la palabra clave. Pero no
podía negar que ayudó desde el punto de vista del guardaespaldas.

"¿Me estás diciendo que ...?" Ella se apagó, con el ceño fruncido.

Me incliné para besar la arruga entre sus cejas antes de arrastrar mis labios hacia su boca y susurrar:
“Sí, Claire. Te estoy diciendo que lo consientas mientras estoy fuera. No quiero los
detalles. Aunque, probablemente lo sentiré a través del vínculo ”. Me estremecí ante la idea pero
rápidamente me tragué mi reacción instintiva.

Nadie podría tocar nuestro vínculo espiritual.

Ni siquiera Tito.

"Se siente ... mal ... después de que solo ..."

La silencié con otro beso, este engatusador y con una promesa. “Todavía eres mía, Claire. Pero
también eres suyo. Y respeto eso, tal como sé que él respetará nuestro vínculo. Es la forma de vida
". Incliné mi cabeza hacia un lado, diversión tocando mi pecho. “Ya no estás en el mundo humano,
querida princesa. Somos fae Nuestras reglas son diferentes ".

Me miró por un largo momento antes de tirarme de ella una vez más y recompensarme con su
boca. "No hagas nada sin mí", dijo en voz baja. “Si encuentras a la persona que hace esto, quiero
saberlo. Quiero estar ahí."

"Por supuesto." Rocé mi nariz contra la de ella. "Solo reconocimiento".

"¿Promesa?"

"Lo prometo". Piqué sus labios una vez más y volví a ponerme de rodillas cuando sentí una nueva
presencia entrar en la habitación. Lo ignoré y decidí divertirme un poco. "Ahora que he dejado que
Titus y Vox se conozcan, creo que es hora de unirnos a ellos para asegurarnos de que ambos sigan
vivos".

Sus cejas se alzaron, la inocencia en sus rasgos me dijo que todavía no había sentido la entrada de
Titus. Probablemente porque la había distraído con nuestros vínculos y otras actividades más
excitantes.

¿No se quieren? ella preguntó.

Levanté un hombro. “Como dije, Titus tiene algunos problemas de ira acumulados. Pero Vox me
parece el tipo tranquilo y sereno. Tal vez puedan ser amigos.

"Como él no tiene una inclinación por mandarme, creo que nos llevaremos bien", dijo Titus con
expresión inexpresiva.

Claire se congeló mientras yo me reía entre dientes. "Nuestra Claire está despierta, por cierto".

"Puedo ver eso", respondió, el gruñido posesivo en su voz no era mejor que antes. El Fire Fae
parecía listo para quemar, y aunque confiaba en él para no dañar a Claire, no necesariamente
confiaba en que no me lastimara.

Inclinándome para besarla por última vez, salí de la cama y agarré una camisa del armario. Ella no
se había movido, su amplia mirada en un Titus ceñudo. Claramente sintió el vínculo reforzado
dentro de ella, y sus manos apretadas dijeron cómo se sentía al respecto.

Presioné mi palma contra su pecho para retroceder unos pasos contra la pared y atrapé su puño
antes de que pudiera encontrar mi cara. “Vox y yo nos vamos a rastrear la firma energética. Claire
quería unirse a nosotros, pero le sugerí que pasara un tiempo aquí contigo. Solo . Levanté una ceja
con la última palabra, asegurándome de que siguiera mi insinuación. "¿Eso funciona para ti?"

Las llamas bailaban en su mirada mientras estudiaba mis rasgos. Entonces sus hombros parecieron
relajarse mientras me daba un fuerte asentimiento.
“Le prometí a Claire que no actuaremos sobre ninguna información sin ella. E imagino que
volveremos en unas horas.

Otro asentimiento. "Bueno."

"Bueno." Lo solté y fui a recuperar mis zapatos. Claire se había sentado en la cama durante nuestra
discusión, su labio inferior se enganchó entre sus dientes. Me incliné para tirarlo entre los míos,
dándole un pequeño mordisco. "Trata de no quemar el dormitorio, bebé".

Sus mejillas se sonrojaron con un adorable tono rojo, haciéndome reír. Me dolió físicamente dejarla
en manos de otro hombre, pero aunque Titus podría no ser mi fae favorito, no podía negar su
compatibilidad con Claire.

Y como tal, confié en él implícitamente con su vida.

Me detuvo con una mano en mi antebrazo, sus ojos verdes sosteniendo un toque de gratitud en ellos
mientras capturaban los míos.

No se hablaron palabras.

Ni siquiera otro asentimiento.

Solo una breve mirada de comprensión antes de que me soltara.

"Ten cuidado", Claire me llamó, haciendo que me detuviera en el umbral.

La miré, divertida. “Soy un Royal Fae, bebé. No hay nadie en este campus que pueda
tocarme. Excepto tu." Y con eso, conocí a Vox en el pasillo. “Vamos, Air Fae. Quiero ver qué
puedes hacer ".

Claire
Dos hombres.

Fae .

Ambos compañeros.

Verlos interactuar fue ... caliente .

Principalmente porque Titus tenía esta cosa sexy y resplandeciente mientras Exos aún lograba
atacarlo con ese empujón contra la pared. Provocó todo tipo de pensamientos inapropiados, que
solo parecían intensificarse cuando Titus me miró desde el otro lado de la habitación.

"¿Tienes hambre, Claire?" preguntó, su voz baja.


No podría decir si se refería a la comida o para él. Pero la respuesta fue un rotundo "Sí" de
cualquier manera. Principalmente por algo de la variedad sexual, teniendo en cuenta que Exos
había pasado los últimos minutos calentando, solo para irme.

Su esencia parecía nadar por mis venas, su aroma siempre pegado a mí. Por el vínculo. Había
estado en lo cierto al profundizar nuestra conexión. Casi podía sentirlo en mi mente, su rotunda
diversión al dejarme caliente y molesta por su estela.

O tal vez esa fue mi imaginación. Pero no parecía una idea demasiado descabellada.

Titus se apoyó contra la pared. "¿Vas a atacarme de nuevo si vengo allí?"

"¿De nuevo?" Pregunté confundido.

"¿No recuerdas tirarme a la cama y frotar ese delicioso cuerpo sobre mí mientras maullaba?"

Me quedé boquiabierto. " ¿Qué ?"

Él resopló. "Veo que Exos no mencionó esa parte de tu pequeño episodio de borracho". Se
enderezó. "Deberías comer algo."

Fruncí el ceño cuando se fue. "Bueno…"

¿Está enojado conmigo? ¿Por el vínculo con Exos?

Mierda.

Me deslicé de la cama y lo seguí hacia la cocina del apartamento. Titus estaba de pie junto al
refrigerador, su trasero lucía increíblemente bien con un par de jeans ajustados. Se había cambiado
el atuendo del uniforme y se había puesto un atuendo informal, mientras yo todavía llevaba mi
falda y suéter, dos cosas que estaban ligeramente gastadas y arrancadas del incidente del Air Quad
anterior.

Mi boca se torció hacia un lado. Recordé haber derribado la monstruosidad y que no era algo que
creé, pero no pude recordar nada después de eso. ¿Cómo terminé desmayado en la cama? ¿Y a qué
se refería Tito con asaltarlo?

"¿He hecho algo para enojarte?" Solté cuando él no reconoció mi presencia.

Miró por encima del hombro con las cejas arqueadas. "¿Me siento enojado contigo?" preguntó, la
pregunta tenía un toque de genuina curiosidad.

"Uh, bueno, no, pero estás siendo todo ... rígido ". No podría encontrar un término mejor.

Sus labios se curvaron. "Eso, sí, definitivamente lo soy". Regresó a su tarea de colocar artículos
extraños en el mostrador. La comida en este mundo era extraña y frondosa, y aunque nada parecía
apetitoso, era misteriosamente delicioso.
Salté al mostrador junto a sus preparativos, queriendo ver su expresión mientras
hablábamos. “¿Qué hice? No recuerdo nada después del, uh, tornado.

Sus ojos esmeraldas se posaron brevemente en los míos antes de sacar un cuchillo del bloque detrás
de mi espalda. “Aerie envió una ráfaga de viento dirigida a tu cabeza. Está destinado a incapacitar a
un atacante ".

"Oh." La noté en la clase antes, simplemente no me había dado cuenta de lo que había hecho. Casi
le pregunto por qué me atacó, pero ya lo sabía. "Ella pensó que yo había creado el tornado".

“Eso, y ella es solo una perra. Ella tiene suerte de que Exos estaba allí y no yo. Le habría encendido
el culo en llamas. La convicción en su tono me hizo sonreír. “Vox dijo que ella apuntó a tu mente,
algo sobre el lóbulo frontal. Esencialmente te emborrachó mucho.

"¿Y te agredí?" Presioné, preguntándome qué demonios quería decir con eso.

Sus hoyuelos brillaron cuando terminó de cortar los artículos en su tablero. "Prácticamente me
obligaste a unirme a ti en la cama". Me golpeó ligeramente la nariz con el filo de su espada antes de
girar para depositarla en el fregadero. "Por eso, Claire" —giró una vez más y agarró mis caderas—
"Estoy rígida ". Me tiró al borde del mostrador, obligándome a envolver mis piernas alrededor de
su cintura para mantener el equilibrio.

Gemí al sentir su excitación caliente alineándose con mi centro y me aferré a sus hombros mientras
se balanceaba contra mí.

"Pensé que estabas enojado conmigo", admití, arqueándome contra él.

"Oh, lo estoy", dijo, su boca rozando la mía con las palabras. “Me vuelves loco, cariño. Rechinando
sobre mí, diciéndome que te folle cuando sabes que no puedo. Me pone muy, muy enojado. Para
ti."

"Yo ... ¿Te dije que me follaras?" Salió en un chirrido.

"Más bien exigido". Me mordió el labio inferior, luego metió su lengua dentro para seducir la mía
en un baile que me dejó retorciéndome contra él. “Mmm, te voy a volver loca, Claire. Te burlas
hasta que me ruegas que me deslice dentro de tu resbaladizo calor y te reclame de una manera que
ninguna otra hada lo ha hecho.

El fuego lamió mis brazos arriba y abajo, comiendo mi suéter de la Academia y desperdiciando la
tela en cenizas. Jadeé cuando las llamas llegaron a mis senos, destruyendo las fibras en el camino
hasta que me senté en topless en el mostrador ante un Titus sonriente. Incluso mi sostén se había
ido.

"¿Comenzamos, cariño?" preguntó en voz baja.

"¿Ese no fue el comienzo?"


"Ni siquiera cerca", murmuró.

Las ascuas se arremolinaban alrededor de mis pezones, haciéndolos endurecerse bajo el calor. Una
parte de mí reconoció que debería doler, pero mi fuego interno acarició el que Titus creó, y acogió
con satisfacción la chamusquina resultante.

Al igual que con Exos, sentí nuestra conexión tambaleándose peligrosamente al borde de algo
más. No podía explicarlo, no exteriormente. Simplemente existió. Una presencia tangible entre
nosotros, un contrato tácito del destino, solo esperando mi sello mental de aceptación.

"Titus ..." Agarré sus hombros, mi piel se erizó con la energía del humo que humeaba contra mi
piel. Sus manos permanecieron en mis caderas, sosteniéndome fuertemente contra su ingle.

Él sonrió. "¿Más?"

No tuve la oportunidad de responder.

Mi falda y mis bragas subieron en un torbellino de calor, desaparecieron en un instante.

Jadeé. Me había desnudado antes, pero nunca así. Nunca con su poder vagando por mi cuerpo,
errándome los nervios, acariciándome con sensualidad y destruyendo toda la tela sobre mí. Incluso
mis calcetines se habían ido.

"Mmm, eso está mejor". Me deslizó hacia atrás sobre el mostrador. "No te muevas".

Su dedo índice rozó mi rodilla cuando salió de entre mis piernas. Me estremecí ante la sensación de
electricidad zumbando sobre mis muslos por ese pequeño toque, luego noté que la energía
parpadeante lentamente se arrastraba por mi piel.

Me mantuvo cautivo, mis ojos se negaron a perder el foco.

¿Qué está haciendo?

Él no es…

No.

No puede ser ...

Oh Dios…

El calor se deslizó a lo largo de mi muslo interno, la intención clara. Y luego acarició mi carne
sensible y húmeda, inflamando mis entrañas. "Titus ..."

"Sin moverse", repitió, volviendo a sus preparaciones alimenticias.


"Pero-" Joder, eso es intenso. Agarré el mostrador para evitar caerme, correr o saltar, no lo
sabía. Pero esa pequeña llama rodeó mi clítoris en el beso más peligroso, llamando a mi propio
fuego para jugar y creando un infierno en el último lugar en el que pensé que lo desearía.

"Hermoso", elogió Titus, sus ojos verdes ardiendo con un deseo desenfrenado. “Pero necesitas más,
cariño. Te quiero tan caliente que no puedes ver bien ".

Abrí la boca para protestar, cuando las brasas que rozaban mis senos se convirtieron en pinzas
ardientes que me pellizcaron los pezones. Un grito salió de mi garganta, uno nacido de un feroz
placer. La mano de Titus contra mi bajo vientre fue todo lo que me mantuvo erguida, mis ojos
vidriosos por el éxtasis que su fuego me había desatado.

“No me quemes todavía, Claire. Tengo planes para ti. Me empujó hacia atrás para apoyarme contra
la pared, luego volvió a sus preparativos mientras las llamas zumbaban sobre mi piel, bordeando
todos los lugares que más deseaba sin proporcionar ningún tipo de alivio.

"Me estás matando, Titus".

"Bueno." Tiró todo en un tazón, luego roció una especie de aderezo sobre él. "Necesitas comer
primero".

"A la mierda la comida".

Él sonrió de lado. Te cogeré después de la comida, cariño. Créeme." El calor chisporroteó entre mis
piernas, acariciándome de una manera que me recordó su lengua y agitó estrellas detrás de mis
ojos.

Esto no se parecía en nada a la otra jugada de fuego que había experimentado. Esto fue caliente y
lleno de promesas. Una que igualaba la erección muy pesada apenas oculta por la cremallera de sus
pantalones.

Lo que me dio una idea.

Dos podrían jugar este juego.

Me aferré a mis elementos, una acción que comenzaba a parecer una segunda naturaleza para mí, y
puse en primer plano mi inclinación por las llamas.

Sutil, le susurré a la energía que se arremolinaba en su interior. Barremos los jeans e incineremos
en una ola cálida.

Titus se congeló cuando mi poder rodó sobre él, comiendo a través de sus pantalones en un barrido
completo e incinerando la tela en cenizas. Sus boxers se desintegraron con él, revelando su hermosa
polla.

Sus ojos se entrecerraron. "Claire ..."


"¿Qué?" Pregunté inocentemente, mis llamas bailando sobre su piel sedosa para formar un agarre
alrededor de la base. Casi dejó caer el cuenco mientras yo acariciaba hacia arriba con mi mente.

" Joder ".

El calor se disparó en mi centro cuando él devolvió el asalto sensual contra mi sexo. Agarré el
mostrador para mantener el equilibrio, mi visión se oscureció por un momento, y luego sus labios
estuvieron sobre los míos.

Hambriento.

Agotador.

Devorando

Le devolví la ferocidad en especie, pellizcando, chupando y gimiendo. Mis brazos rodearon su


cuello, mis piernas se cerraron alrededor de su cintura. Me levantó contra él, luego me golpeó la
espalda contra la pared al lado del refrigerador, colocando su erección justo donde la quería.

"Pequeña zorra traviesa", acusó, su voz áspera. "Te arrepentirás de no dejarme alimentarte
primero".

Deslicé mi centro contra su dureza y suspiré: "Lo dudo". Las últimas semanas se sintieron como un
juego previo interminable. Sí, Exos y Titus me habían quitado, mucho, pero no haber podido
devolver el favor había sido la última provocación.

Esta era la primera vez que veía o sentía a Titus desnudo allí abajo.

Y oh, cómo no decepcionó.

Arañé su camisa, necesitando que estuviera completamente desnudo, y la dejé caer al suelo.

Músculo sólido presionado contra mis curvas. Mucho calor. Tan fuerte. Entonces mio .

La conexión entre nosotros se encajó en su lugar sin pensar, una sensación de finalidad se instaló
sobre mí cuando el fuego de Titus dio la bienvenida al mío con los brazos abiertos.

Le hizo estremecer.

A través de mí.

A través de nuestros cuerpos donde casi se unieron.

Y luego estuvo allí, deslizándose a casa sin previo aviso y completándonos en un nivel de
existencia ajeno a los dos.

Su nombre dejó mi lengua para viajar sobre la suya, y él me devolvió el favor, susurrando palabras
de adoración en voz alta y directamente en mi mente.
Lo que sentí con Exos fue increíblemente diferente de esto. Sigue siendo asombroso. Sigue siendo
absolutamente perfecto.

Sin embargo, Titus llevaba una nota de finalidad, de promesa desenfrenada para siempre, y lo
acepté con floritura. Se sintió bien. Perfecto. Absoluto.

Ah, y la forma en que se movía dentro de mí ... Mmm . Mi cabeza cayó hacia atrás en un gemido, la
sensación de plenitud completa floreció en mis venas.

Los labios de Titus cayeron sobre mi cuello, sus manos recorrieron mis costados, me pellizcaron
los senos y memorizaron cada centímetro de mi piel. Mis uñas rastrillaron su espalda, deslizándose
hacia arriba para tocar los mechones de su espeso cabello castaño rojizo.

Esto era mucho más que sexo.

La pasión alimentaba el aire, nuestras respiraciones se mezclaban en pantalones calientes, un


infierno que nos envolvía a los dos. Pero joder si pudiera detenerlo. Lo dejo abrumar, dispararme al
borde de un campo de estrellas, luz y felicidad . Un lugar donde solo Titus y yo existíamos. Un
abrazo rebosante de nuestra energía encendida.

"Claire ..." Su boca encontró la mía de nuevo, su lengua una bendición contra la mía, su toque la
conexión de vida que ansiaba.

La erupción que crecía dentro de mí parecía atada a él de una manera imposible, como si no
pudiera explotar sin él. Pero sus continuos empujes, sus golpes, sus ministraciones, construyeron
una vorágine de poder sensual que vibró a través de mis extremidades.

"Por favor", susurré, necesitando una liberación. Había creado esta locura, este resplandor de
éxtasis que acechaba en el precipicio de más .

Sus dientes se hundieron en mi labio inferior, sus caderas se clavaron duramente en las mías.

Oh, habría moretones.

Mi espalda soportó la peor parte de su fuerza.

Pero mis piernas se apretaron aún más fuerte a su alrededor, rogándole que aumentara su velocidad
y condujera aún más profundo.

Y él hizo.

Oh, como lo hizo.

Agarré sus hombros, mi cuerpo gritaba con la necesidad de encender.

Uno. Dos. Tres más…

"Titus", respiré, detonando desde adentro hacia el orgasmo más caliente de mi vida.
Fuego. En todas partes.

Un mar de rojo y naranja y algo de azul.

Asombroso.

Abrumador.

Consumidor.

Titus se unió a mí, la fuerza de su erupción me envió a otro estado de ser. Rapto diferente a todo lo
que alguna vez sentí derramado sobre mí, disparando mi ritmo cardíaco, conectando mi visión en la
oscuridad y enviándome a un agujero negro del olvido.

Algo suave me tocó la espalda varios segundos, minutos, ¿horas?

Una voz cálida arrullo en mi oído.

Mi corazón latía al ritmo de otro.

Completar. Mía. Compañero de fuego .

El aire frío inundó mis pulmones. Labios cálidos rozaron mi mejilla. Y una lágrima se deslizó de
mis ojos. A casa , me di cuenta. Finalmente estoy en casa .

Pero no en la casa que pensé que deseaba.

No Ohio

No con humanos.

Pero con mi fuego. Con mi titus

"Yo también te amo, Claire", susurró, sus labios contra mi oreja. No sabía si pretendía amarlo en
voz alta o si él lo dedujo de mi mente. De cualquier manera, su cariño resultante me hizo
sonreír. “Descansa, cariño. Te traeré algo de comer y lo haremos de nuevo.

Sí, pensé en él. Si por favor .

Exos
Mis labios se curvaron. "Mmm, Claire está feliz". Casi podía saborear su alegría en mi lengua, algo
que me calentó de adentro hacia afuera.

Vox me miró con las manos sueltas a los costados mientras caminábamos. Un guerrero natural. Él
arqueó una ceja. "¿Ella es feliz?"
"Si."

“¿Puedes sentirla? ¿Incluso desde aquí?

Estábamos deambulando por el Air Quad, buscando la firma energética familiar. "Siempre puedo
sentirla", confesé. "Nuestros espíritus están entrelazados".

"Y no te molesta otro hombre, eh, ya sabes ... ¿hacerla feliz ?"

"Tal vez al principio", admití. “Pero ella tiene cinco elementos. No puedo satisfacerlos a todos, y su
fuego llama a Titus. Como se evidenció por el hecho de que acababa de sentir su vínculo muy
permanente encajar en su lugar. Se habían saltado el segundo nivel por completo, aterrizando de
lleno en el tercero.

"Supongo que no es extraño que un Spirit Fae tome más de un compañero", dijo Vox. “Nunca es
algo que haya considerado, y tú también eres un Royal Fae. Como, se espera que, bueno, ya sabes.

"¿Procrear?" Ofrecí, sonriendo. "Claire todavía puede tener hijos, Vox". Aunque, él trajo un buen
punto. Era uno que tenía la intención de discutir con ella en detalle, incluidas todas las otras
complejidades que acompañaron a un apareamiento real. Afortunadamente, tuve la experiencia de
mi madre para apoyarme en lo que respecta a la gestión de múltiples compañeros en un entorno
real. Puede que haya fallecido hace años, pero recordé el costo que le costó, especialmente después
del nacimiento de Cyrus.

"Derecha. Por supuesto. Lo sé. Es solo que ...

"Convertirse en mi prometido impacta más que solo ella", terminé por él. "Sí, lo sé. Esa es
precisamente la razón por la que ella y yo no nos mudaremos al estado de compromiso
pronto. Envidiaba a Titus por ser mucho más fácil en sus sentidos. Ella no tendría nada que
considerar en lo que a él respecta, y todo de lo que preocuparse conmigo.

"¿Y Titus?" Vox presionado.

"Está oficialmente comprometido con su fuego", le dije, sonriendo. Con cualquier otra persona, me
habría guardado ese detalle. Pero como sospechaba que Vox era uno de los futuros compañeros de
Claire, divulgué los detalles.

"Como, como en, ahora mismo?"

Doblé la esquina del Air Quad y asentí. "Si."

"¿Puedes sentir eso?"

"Si. Su espíritu está vinculado al mío, lo que significa que puedo ver sus posibles vínculos con
todos los hadas ". Estreché mi mirada hacia él. "Como tú, Vox".
Sus ojos claros se abrieron. "Oh no. No soy. Quiero decir, sí, su aire es similar, pero no me estoy
involucrando en ese desastre. Nunca he ... Es solo que no ... Mira ...

“Además, siento el deber de examinar a cualquier posible compañero para sus otros
elementos. Porque solo aquellos que son lo suficientemente fuertes como para protegerla deben ser
permitidos en el círculo interno. Estoy seguro de que lo entiendes, ¿verdad? No le di la oportunidad
de responder, mi mente ya estaba decidida con respecto a Vox. Podía intentar luchar todo lo que
quisiera, pero ambos sabíamos que su poder había coqueteado con el de ella el día de hoy. Y al Air
Fae le había gustado lo que sentía. "Ahora, cuéntame sobre esta firma energética".

Lo habíamos estado rastreando durante casi una hora, pero seguía yendo y viniendo. Vox había
comentado sobre cómo no se sentía bien.

Basado en lo que sentí antes, acepté. Algo sobre la esencia parecía manipulado o forjado, pero
familiar. Simplemente no podía señalarlo.

Se aclaró la garganta y señaló un dormitorio cercano. “Honestamente me recuerda la afinidad de


Aerie por el aire. Pero no del todo. Como ya he dicho-"

"Ha sido manipulado de alguna manera", interrumpí. "Lo sé."

“Pero eso no es posible, ¿verdad? Como, debería ser capaz de seguirlo hasta la fuente ".

"¿Podría identificarlo antes?"

Sacudió la cabeza, su largo cabello escapó del broche en la nuca. "Estaba oscuro y siniestro".

"Y en absoluto como Claire".

"Exactamente."

"¿Pero no pudiste determinar la fuente?" Yo presioné.

"No. No exactamente. Pero lo memoricé.

"¿Porque pretendías cazarlo más tarde?" Lo admiraría mucho si ese fuera su plan. Sería prometedor
en sus intenciones para Claire.

Pellizcó sus labios a un lado. "No, más porque constantemente estoy mapeando firmas".

Ah Bien. Sigue siendo un rasgo útil. "Por eso te recuerda a Aerie".

"Derecha. Tiene una onda de aire en espiral a su alrededor que sentí en el vórtice, pero no es lo
suficientemente fuerte como para haberlo creado. Su aura tampoco es tan negra .

Me apoyé contra la pared del dormitorio que él había señalado hace unos momentos, rascándome la
mandíbula. "Tal vez ella está trabajando con alguien?"
"Es posible, pero ella parecía tan alarmada por ese tornado como todos los demás".

"Podría ser un acto", señalé. "Dio su causa para atacar a Claire".

"Cierto. Pero ... Volvió a sacudir la cabeza. "No es del todo correcto".

Comprendí lo que quería decir. Mis instintos decían que nos faltaba algo importante, algún
componente clave de la explicación. "Necesitamos una trampa", decidí, pensando en voz
alta. "Ahora que sabemos que estamos tratando con alguien que manipula los elementos para
enmarcar a Claire, necesitamos algún tipo de evento para que actúen mientras observamos".

"Quieres usarla como cebo".

"Ella tendrá guardias". Lo miré fijamente. "¿Derecha?"

"Realmente no vas a aceptar un no por respuesta, ¿verdad?"

"Solo acepto respuestas viables", le dije. " No, no es razonable".

Se sacó la corbata y sacudió su larga melena de hebras oscuras. Luego lo arregló de nuevo. Una
noticia nerviosa, una que parecía estar usando para ganar tiempo mientras se preguntaba una
respuesta. Los dos sabíamos que ya había tomado una decisión. ¿Por qué si no sería curioso acerca
de la dinámica entre Claire y Titus?

Es posible que aún no tengan un vínculo inicial, pero sus poderes ya habían comenzado a bailar uno
alrededor del otro. "Estás interesado", le dije, divertido. "Solo tienes que aceptarlo".

"Es complicado."

"Si. Y diversión." Me aparté de la pared y miré hacia el cielo estrellado. “Nuestros elementos nos
impulsan, Vox. Escucha tu aire, mira cómo se siente, ve desde allí. Pero mientras tanto, necesito tu
ayuda para armar una trampa.

"¿Qué tipo de trampa?" preguntó con cautela.

“Uno donde atraemos a la parte culpable para que salga a jugar, luego clavamos su trasero en el
suelo. ¿Tu juego?"

Sus pupilas dilatadas. "¿Me estás dando una opción?"

"No, solo quiero saber si necesito hacer de esto un comando o no". Porque él ayudaría de cualquier
manera. Pero preferiría que estuviera dispuesto. Si tenía interés en este juego, le importaría más, y
necesitaba rodear a Claire con aquellos que querían protegerla.

Vox me consideró por un largo momento, su expresión irradiaba una mezcla de incertidumbre y
preocupación. Luego suspiró y la resolución se asentó sobre sus rasgos. “Muy bien, Royal
Fae. ¿Que necesitas que haga?"
"¿Entonces estás dentro?"

Me dio una mirada. "Creo que es bastante obvio que me uní a lo que sea que sea esto cuando me
presenté en el Spirit Quad esta noche".

Sonreí. "Sabía que me gustabas".

"Sí, sí. Dime que necesitas."

“Para que silbes un rumor”, respondí simplemente. Luego le di las palabras que quería que
repitiera. "Dile a todos. O mejor aún, dilo delante de Aerie y deja que teje la web por ti.

"Esa es una gran historia para contar".

“Es lo que te convenció de aventurarte al Spirit Quad, ¿verdad? ¿Un rumor sobre la próxima
expulsión de Claire? En realidad no había extendido esa, los estudiantes lo hicieron por mí. Pero
cuando escuché el rumor, me pregunté cómo reaccionaría Vox. Y él me había buscado, como
esperaba que lo hiciera, demostrando que le importaba y quería proteger a Claire.

"¿Tu hiciste eso?"

“No, estaba demasiado ocupado cuidando a Claire. Pero estaba al tanto de los comentarios que
volaban y vi el pánico en tu expresión cuando llegaste. Pensaste que el Consejo votó para
expulsarla. Lo cual no fue el caso en absoluto. Ni siquiera nos habíamos reunido todavía. Aunque,
algunos de ellos definitivamente enviaban notas de ira y consecuencias por el aire.

"Eso es lo que escuché, sí".

"Y te apresuraste a proclamar su inocencia". No es una pregunta, sino una declaración. Porque eso
era exactamente lo que había hecho.

Me miró por un largo momento, luego se rió sin humor. “Eres bueno, Exos. No estoy seguro de si
me gusta esa habilidad o la temo ".

"Quédate en mi lado bueno y no tendrás razón para temerlo". Termino en mi lado malo, bueno ...
esa sería otra conversación completamente. "¿Entonces difundirás los chismes?"

Sus labios se torcieron. "Sí, lo llevaré a los oídos correctos y te veré en el gimnasio mañana".

"Excelente." Le di una palmada en el hombro. “Es bueno tenerte a lo largo del viaje, Vox. Creo que
serás una buena compañera de aire para Claire.

"Eso no es-"

“Difunde los rumores en otros lugares, Vox. Ambos conocemos el futuro aquí, y no tiene sentido
negarlo. Pero buena suerte con tu lucha interior. Te doy una semana, como mucho, porque vas a
ceder.
Su columna vertebral se enderezó. "No sabes nada sobre mí o mi resolución o mis deseos en la
vida".

"No necesito hacerlo, Air Fae". Me incliné, bajando la voz. “Todo lo que necesito es conocer a
Claire, y confía en mí, no tienes oportunidad. Ninguno de nosotros lo hacemos.

***

Los pechos desnudos de Claire se asomaron hacia mí desde las sábanas cuando entré en la
habitación, sus ojos cerrados por la feliz inconsciencia. Titus yacía detrás de ella, perezosamente
alerta y observando mi entrada.

"¿Encontrar cualquier cosa?" preguntó en voz baja.

Me quité la camisa y la tiré sobre una silla en la esquina. "No, realmente no. Lo discutiremos más
por la mañana. ¿Comió ella?

Presionó sus labios contra su cuello y asintió. "Si."

"Bueno." Me desabroché los pantalones y me quité los zapatos. "Felicitaciones, por cierto".

Sus ojos verdes se encontraron con los míos. "¿Lo sientes?"

"Si."

Ningún indicio de culpa o arrepentimiento entró en sus rasgos, solo puro orgullo masculino. "Ella
es increíble, Exos".

"Lo sé." Me quité los calcetines y terminé de quitarme los pantalones justo cuando sus ojos se
abrieron. "Hola princesa."

Sus fosas nasales se dilataron mientras tomaba mis calzoncillos negros, sus labios se separaron en
agradecimiento. "Exos".

Sonreí mientras me deslizaba en la cama a su lado, ahuecando su mejilla. "Hay marcas de


quemaduras en la cocina". Los había notado de inmediato. "Pero bien hecho por no destruir el
dormitorio".

La piel de Claire se oscureció a un delicioso tono rosado. "Gracias, creo ..."

Presioné mi boca contra la de ella, la consentí en un beso profundo destinado a despertar. Ella
respondió con su lengua y envolvió su palma alrededor de mi nuca para abrazarme.

Titus se rió entre dientes, su palma barrió su costado y volvió a bajar. "Te lo dije, increíble".
"Mmm", estuve de acuerdo contra sus labios. Y la besó de nuevo, esta vez con más fervor que
antes, permitiéndole sentir mi aprobación para unirme con Titus y también para darle una idea de
cuánto la anhelaba. Necesitaba saber que este arreglo funcionó para mí, que la acepté como mi
Claire, independientemente de los demás.

Su espíritu era mío.

Y solo el mío.

Así como mi espíritu era el de ella.

"¿Como le fue?" Las palabras fueron un soplo en mi boca.

Deslicé mis dedos en su cabello, sosteniéndola contra mí. "Vox será un buen compañero cuando
estés listo para él", admití. “Pero no vine a la cama para hablar. Lo haremos por la
mañana. Encontré la mirada de Titus sobre su hombro. "Puedes quedarte, pero voy a besarla hasta
que se duerma".

Él dibujó una línea de fuego sobre su brazo desnudo, enviando un parpadeo sobre su piel. "Esta
bien. No me importa encontrar otras formas de relajarla mientras haces eso.

"Cuidado, Titus, o comenzaré a pensar que hacemos un buen equipo".

Él se rió y presionó otro beso en su cuello. "En lo que respecta a Claire, creo que sí".

Sonreí, complacido por su respuesta. Probó mis sospechas de antes precisa. Todo lo que necesitaba
era un poco de tiempo a solas con nuestra Claire para resolverlo. Ahora que había recuperado su
enfoque y apostado por su verdadero reclamo, sería un aliado formidable para proteger nuestro
corazón. Yo aprobé.

"Me gusta cuando ustedes dos se llevan bien", dijo Claire, con una sonrisa en su voz.

"¿Si?" La besé de nuevo, largo y profundo. "¿Te mostramos cuán bien podemos llevarnos bien en
lo que a ti concierne?"

Se estremeció, sus iris azules vidriosos de lujuria y adoración. "Solo si me dejas jugar a cambio".

"Tal vez," susurré, sabiendo muy bien que aún no era nuestro tiempo. No hasta que entendiera
completamente lo que significaba aparearse con un miembro de la realeza. “Pero debería advertirte,
Claire. Mi objetivo es hacerte venir tan fuerte que no puedas hacer nada más que dormir
después. Como Titus los ha calentado a todos, no debería ser demasiado difícil.

Sus llamas se intensificaron, deslizándose hacia el ápice entre sus muslos. "Yo apruebo, Su Alteza".

Mordí su labio, luego comencé a lamer un camino hacia sus pechos. “Trabajo en equipo,
Titus. Ahora hagamos que nuestra princesa grite.
Claire
"¿Quieres que vaya a la clase de gimnasia?" Pregunté incrédula.

Titus y Exos estaban sentados a la mesa del desayuno con expresiones severas. Muy diferente de la
forma en que me miraron en el dormitorio.

Mis seductores se habían ido, y en su lugar había dos hombres guerreros sexys como guerreros.

Ambos se burlaron de mis hormonas, volviéndome loco más allá de mis deseos más locos. Solo de
pensar en todos los orgasmos que estos dos me habían dado, mi cara se incendió literalmente.

Titus arqueó una ceja. ¿Te excita la idea de encontrar a tu captor? ¿O son pensamientos de anoche?

"Podría ser esta mañana", señaló Exos.

Y ahora todo mi cuerpo estaba en llamas. "Detener."

"Pero nos gustas mojado, Claire", respondió Titus.

"Es verdad. También disfrutamos tus gritos ".

Agarré el mostrador y los fulminé con la mirada. "Estabas hablando de la clase de gimnasia", les
recordé con los dientes apretados.

"Tu mente fue a la habitación", respondió Titus, sonriendo. "No nos podemos culpar por seguir".

"Oh, Dios mío, ustedes dos son imposibles". Me pellizqué el puente de la nariz mientras ambos se
reían. Hace solo unos segundos había estado pensando en lo severos que parecían y casi añoraba a
mis juguetones amigos. Ahora quería volver al tema serio. "Dime otra vez por qué es una buena
idea".

"¿Jodiéndote? ¿O la trampa? Titus bromeó.

Exos se compadeció de mí y respondió: “Porque ahora sabemos lo que estamos buscando. Al atraer
al culpable a una arena donde puede ser enmarcado, podemos atrapar a la parte culpable en el acto
".

"¿Qué pasa si todo el infierno se desata y vuelve sobre mí otra vez?" Yo presioné.

"Ahí es donde entra esto". Titus levantó una pulsera. “Lo usarás todo el tiempo. Nadie podrá
acusarlo como resultado ".

"¿Y qué es eso?" Pregunté, mirando el metal plateado.

"Es lo que usan todos los luchadores Campeones sin poder en el ring". Lo deslizó por la barra del
desayuno. "El metal funciona de manera similar a los puños en las cárceles de fae: diluye tu poder".
"Lo que significa que no puedes crear un tornado o una tormenta de fuego", tradujo
Exos. "Entonces, si ocurre uno en el gimnasio, lo cual espero que suceda, nadie puede culparte".

"Está bien, pero eso no significa que no puedo detenerlo", señalé.

"Si. Es por eso que tendrás un equipo de fae contigo durante la clase. Algunos serán más obvios
que otros ". Él sonrió. "River y Vox estarán de incógnito pero ayudarán".

"Y si tenemos que hacerlo, podemos quitar el brazalete", agregó Titus. "Confía en nosotros, no te
va a pasar nada".

Exos cruzó los brazos y entrecerró los ojos. "Sin embargo, no se puede decir lo mismo acerca de la
persona que te enmarca".

Titus resopló. "No hay mierda".

"Entonces quieres que asista a una clase de gimnasia y-"

"Técnicamente es una actividad deportiva intramural", corrigió Titus. "Es una de las pocas clases
donde todos se mezclan".

"Derecha. Así que clase de gimnasia ”, dije de nuevo. “¿Y se supone que debo seguir con eso? ¿Ir
con lo que sea que estemos haciendo?

“Sí, pero también quiero que conozcas tu entorno. Será una buena lección de magia defensiva. Exos
se apartó de la barra de desayuno y rodó los hombros. "¿Listo?"

Mis cejas volaron hacia arriba. "¿Nos vamos ahora?" Acabábamos de comer una especie de
panqueque frito. Pensé que teníamos al menos unas pocas horas para elaborar el plan completo, no
minutos.

"Nos quedamos dormidos", murmuró Titus.

"¿Sigue siendo el término correcto cuando no estábamos durmiendo?" Exos preguntó.

"Justa. ¿Estamos jodidos? él ofreció.

"Oh, Dios mío ..." Mi cara estaba en llamas de nuevo. "¿Podemos parar?"

"¿Es eso lo que quieres? ¿Dormir solo esta noche? Exos preguntó, sonando demasiado serio.

"¡Ugh!" Alcé las manos en el aire. "¿Sabes que? Tienes razón. Vamos a la clase de gimnasia.

"Mira, ahora sabía que estaría ansiosa por esto", dijo Exos conversacionalmente.

Titus comenzó a asentir con entusiasmo. "Lo hiciste. Realmente lo hiciste ".

"Ella será genial".


"Porque es increíble", agregó Titus.

"Muy, sí".

"¿Ya terminaron de actuar como si yo no estuviera en la misma habitación que ustedes?" Exigí, las
manos en mis caderas. "¿O estás tratando de darme una razón para dormir solo esta noche?"

Exos me dio una mirada indulgente que me hizo querer golpearlo. “Oh, cariño, sabes que eso nunca
sucederá. Si la actuación de esta mañana tiene algo que ver, nos rogarás que vengamos a
medianoche.

"Me voy ahora." Comencé a marchar hacia la puerta principal del edificio, sus risas se arrastraron
detrás de mí en una ola de calor y sonido burlón.

Estos hombres ... fae .

Mis compañeros.

¿Por qué había aceptado esta locura, otra vez?

Correcto. El placer. Su energía sexy. La forma en que sabían cómo tocarme perfectamente. Sus
ojos hipnóticos. Sonrisas preciosas Habilidades de enseñanza. Cuerpos irresistibles. Y bien dotado

Sacudí mi cabeza, necesitando aclararlo antes de regresar al Dormitorio de los Espíritus y guiarlos a
ambos a nuestra habitación.

Encontrar al imbécil que intentaba expulsarme fue mucho más importante.

Derecha. Si. Focus .

Es hora de hacer que un fae pague.

***

Fae kickball , pensé con un resoplido. Eso era esencialmente lo que querían que jugáramos hoy en
la clase de gimnasia. Excepto que nadie me quería en su equipo.

Me recordó a un concurso de popularidad de primer grado.

Con una mirada fulminante hacia Exos y Titus, quienes se pararon a un lado, observando con esas
malditas expresiones serias nuevamente, me uní al equipo azul con Vox y River. Ninguno de los
dos me reconoció, lo cual, sospeché, era parte del plan.

O, al menos, esperaba que así fuera.


Le tomó un esfuerzo considerable no apartar a Vox y disculparse con él por lo de ayer. Aunque no
fue mi culpa, me sentí obligado a decir algo. Tal vez incluso para agradecerle por creer en mí lo
suficiente como para visitar anoche y salir a buscar con Exos.

Sí, eso estaría bien.

Podría expresar mi gratitud por lo que había hecho, por ayudar de nuevo hoy y por supuestamente
unirse a mi equipo de mentores.

Todas las cosas normales que decir. Nada demasiado emocional o extraño, solo una conversación
típica.

¿Por qué estoy nervioso por hablar con Vox?

Eché un vistazo a su perfil. Sus rasgos nítidos definitivamente atrajeron la atención de la mujer, y
aunque generalmente no me gustaba el cabello largo en un hombre, definitivamente lo llevaba
bien. Magra, líneas atléticas. Hermoso. Bien, tal vez lo encontré un poco atractivo, pero eso no
debería disuadirme. Tenía dos hombres igualmente guapos observando desde la
barrera. Claramente, mi expediente estaba un poco lleno.

Pero algo sobre la energía de Vox llamó a la mía. Como si me hubiera calmado de una manera que
los demás no lo hicieron. ¿Porque entendió mi caótica afinidad por el aire? Ese parecía ser el único
elemento que no podía dominar. Se desvaneció y fluyó y luchó contra mí a cada paso.

Sin embargo, ayer había logrado perfeccionar la energía bajo su guía.

Tenía que ser eso. Como resultado, sentí una conexión extraña con él, algo así como si se pareciera
a un antídoto para el edificio de la locura.

Una pelota se estrelló contra un lado de mi cabeza, enviándome un paso hacia un lado.

"¡Ay!" Grité, frunciendo el ceño a la perra de cabello azul que se acercaba a mi izquierda. Hoz, si
recordaba bien su nombre. "¿Qué coño?"

"Tierra. A. Los. Halfling.

¿Seriamente? "¿Qué?" Exigí, medio tentado a levantar la pelota y arrojarla a su carita perra.

Su sonrisa resultante fue todo dientes. "Pregunté si estás listo para ir al Reino del Espíritu, donde
perteneces".

Parpadeé hacia ella. "Guau. ¿Esa es tu burla? Miré a mi alrededor y me encontré con la mirada de
varios de mis compañeros de equipo . Todos parecían tan acogedores como ella. Excelente. Sacudí
mi cabeza en una carcajada, decidiendo tocar este discreto y no dejar que ella se acercara a mí. “Lo
siento, solo esperaba más originalidad en el mundo Fae. Pero eso no fue mucho mejor que mi
matón de secundaria ”.
"Te marchitarás y morirás allí", continuó.

Puse los ojos en blanco. "Bueno."

"Y desaparecer para siempre".

"UH Huh." Me negué a dejar que esta perra me molestara. “Todavía no estoy impresionado. Pero
por favor, continúa. Me vendría bien un poco de entretenimiento.

El hielo nubló sus ojos azules. "¿Intentaste matar a mis amigos y crees que esto es divertido?"

"No he tratado de matar a nadie". Crucé los brazos, aburrida. “Solo estoy tratando de aprender
sobre mi herencia fae. Eso es."

Ella resopló. “Tu madre era una puta que se folló a un humano y causó una plaga que mató a la
mayoría de los Spirit Fae. Una abominación Y tú eres el producto de todo, un recordatorio
ambulante de las atrocidades de Ofelia.

De acuerdo, esas palabras picaron un poco. Sobre todo porque tenían razón. Pero ... "No soy mi
madre".

Ella escupió a mis pies. "Tienes razón. Eres peor Tomando un Spirit Royal para ti, ¿qué?
¿Destruirlo también? ¿Y Tito? ¿Y cuantos más? ¡Eres una puta aún más grande que tu madre!

Mi palma picaba por encontrarse con su rostro, pero tragué el impulso y forcé una sonrisa. "¿Algo
más?" Hace mucho tiempo aprendí que la mejor manera de lidiar con un acosador era no
reaccionar.

"Si. Espero que te desterren ”, se enfureció, formando hielo a nuestro alrededor. Se erizó contra mi
piel y me puso la piel de gallina en el camino. Algunos de los estudiantes dieron un paso atrás, con
los ojos muy abiertos. River, sin embargo, se mantuvo firme, la mirada entrecerrada.

No podría ser Sickle.

Eso sería demasiado obvio.

Y ella no podía controlar el aire o el fuego.

Aunque, las dos chicas que me miraban desde el otro lado del gimnasio fueron capaces de controlar
esos elementos.

No.

Eso no puede ser.

Literalmente no les había hecho nada, aparte de aparentemente robarle a Titus a Ignis. Pero afirmó
que nunca estuvieron en una relación.
Hmm, sin embargo, ella trató de drogarlo en uno. Entonces ella claramente siente algo por mi
compañero.

El silbato sonó con fuerza, llamando a todos los jugadores a sus respectivas ubicaciones. Nuestro
equipo estuvo en el campo primero. Y eso, aparentemente, era una ubicación literal porque la
hierba crecía en el piso con cada paso, bañando el gimnasio en una apariencia exterior.

Las bases con forma de almohadilla de lirio formaron una configuración de diamante, que denota
nuestras posiciones de campo, y sonó otro silbato.

Sickle mantuvo una distancia, afortunadamente, dejándome para proteger la tercera base. Mi
impulso competitivo se despertó cuando una pelota se disparó sobre mi cabeza. Salté para atraparlo,
luego lo tiré al primera base.

Lo atrapó con una mirada sorprendida, y luego sonrió a los gruñidos que se detuvieron a mitad de
carrera.

"Bien", elogió Vox, habiéndose brincado a mi lado en anticipación de la patada.

"Gracias." Tal vez esto sería realmente divertido.

Hicimos algunas rondas conmigo atrapando más pelotas, completando varios lanzamientos y, en
general, enojando al otro equipo mientras cautivaba el mío.

Varios fae incluso sonrieron en mi dirección.

Teniendo en cuenta cómo comenzó esto, tomé eso como una señal razonable de que al menos un
par de fae podría comenzar a gustarme.

Al menos, hasta que Ignis casi se estrelló contra mí durante una transición de campo a base. Se
echó el largo cabello rojo sobre el hombro y olisqueó. "Apestas a Tito".

"Gracias", le respondí, sonriendo. Me guiñó un ojo desde el otro lado de la habitación. “Como
estoy muy familiarizado con su aroma, lo estoy tomando como un cumplido. Ahora, si me disculpa
...

Ella me empujó hacia atrás con su mano sobre mi hombro, haciéndome tropezar. “Puede que lo
engañes, pero veo a través de tu pequeño acto inocente. La sangre de tu madre corre espesa por tus
venas. Y pronto terminarás igual que ella. Muerto en el reino espiritual.

Mis labios se separaron en una respuesta mientras el hielo rociaba mi piel, formando una bola en mi
palma.

Lo miré boquiabierto, confundido.

Esto no es mio.
Miré alrededor, buscando al culpable, y encontré a varias personas retrocediendo. Incluyendo Ignis.

"¿Qué estás haciendo?" ella exigió, sus cejas se alzaron. "Para."

"No soy-"

"¡Estas loco!" ella saltó hacia atrás, con las manos en alto. "Todo el mundo ve esto, ¿verdad? ¡Es
una abominación que debe ser desterrada!

"¿Qué estás haciendo, Claire?" exigió alguna chica al azar con falda.

"Nada—"

"Así es como comenzó ayer!"

"En el patio, también".

"Ella es inestable".

"Un monstruo."

La energía se arrastró sobre mi piel, extraña y fría, y comenzó a convertirse en una voraz bola de
energía.

"River ..." Lo busqué, encontrándolo demasiado lejos para su comodidad.

La brigada de chicas malvadas comenzó a acercarse al capitán de su equipo, sus expresiones


alarmadas, pero una capa de hielo les bloqueó el camino. Ignis saltó de lado en un grito, su mirada
aterrorizada parpadeó sobre su hombro hacia mí. No hice nada más que observar cómo las cuchillas
congeladas aparecían alrededor de la habitación, subiendo desde el suelo.

Fae gritó.

El instructor, cuyo nombre ni siquiera recordaba, gritó.

Mi nombre alquila el aire.

Las acusaciones volaron con fervor.

Mantén la calma, me dije. Exos y Titus están aquí. Está bien. Respiré profundamente desde adentro
y deseé que mi cuerpo se mantuviera caliente a pesar de la caída ártica de la temperatura que
inundaba la habitación.

Vox estaba de repente a mi lado, su palma en mi hombro. "¿Lo sientes?" preguntó en voz
baja. "¿La presencia negativa?"

Tragué saliva, tratando de buscar lo que sea que quisiera decir y sacudí la cabeza. "No puedo sentir
nada".
Bajó la mirada hacia el brazalete de metal que sujetaba mi muñeca y asintió. "Entonces el brazalete
está funcionando".

"¿Eso es algo bueno?" Pregunté, temblando cuando una sábana congelada cubrió el techo del
gimnasio.

"Si." Él asintió con la cabeza hacia Elana, que estaba parada justo al lado de la puerta, junto a un
hombre con un cabello sorprendentemente blanco. "Parece que Exos invitó a algunos de los
miembros del Consejo al espectáculo: Elana y Vape".

Vape Ese debe ser el hombre larguirucho con los largos y rígidos hilos. El poder parecía emanar de
la mirada del hombre mientras estudiaba la habitación con una expresión serena. Le dijo algo a
Elana antes de mirar a Exos y asentir.

Algo pareció pasar entre ellos. Una comprensión. Palabras no habladas. Abrí la boca, lista para
preguntarle a Vox si sabía lo que estaba sucediendo, cuando una grieta siniestra sonó en el aire.

Granizo del tamaño de una pelota de golf cayó del techo, chocando contra el suelo a mi
alrededor. Grité, cayendo de rodillas y cubrí mi cabeza justo cuando un pico de hielo letal cortaba
el aire hacia la cabeza de Exos.

"¡No!" Intenté moverme, pero una ola de fuego se elevó en un instante, incinerando el arma que se
acercaba y dejando a un Royal Fae muy lívido a su paso. Envió oleadas de poder a través del
gimnasio en una demostración de dominio diferente a cualquier otra que haya visto o sentido.

Fuego mezclado con espíritu, el real declarando su derecho al trono.

Todos se congelaron.

Luego, varias hadas cayeron de rodillas en un susurro de sonido, su nombre era un canto al viento.

Claire
Me quedé boquiabierto con Exos, incapaz de hablar, sin saber qué hacer.

"¿Quién se atreve a amenazarme?" exigió, sus ojos azules escaneando el gimnasio. “El último de la
línea Spirit Fae. Un real."

Varias cabezas se volvieron en mi dirección, lo que hizo que se burlara.

“¿Todos desacreditan mi capacidad de sentir el poder de mi propio compañero? ¿Crees que no


podría sentir ninguna malevolencia proveniente del futuro Reino de la Princesa del Espíritu? Él
chasqueó la lengua. "Tal insulto requiere castigo, tal vez en la forma de un recordatorio de lo que
verdaderamente puede hacer un Spirit Fae".

Un estremecimiento rodó por la habitación, palpable y atemorizado.


"¡Ella lo hizo!" Alguien gritó.

"¿OMS?" Exos exigió.

Un pequeño hombre con cabello oscuro y rizado se levantó lentamente y señaló a Sickle. "Sentí su
energía del agua rodar sobre mí justo antes de rodear al Halfling".

"Tiene razón", agregó Vox, todavía de pie a mi lado. "Yo también lo sentí".

"Mismo." La voz aguda provenía del fae al que le había lanzado la pelota al principio del juego.

Sickle estaba congelada sobre sus rodillas, su expresión de sorpresa. "Yo ... yo ..."

"También reconocí la firma", dijo el hombre de cabello blanco desde la puerta, su voz sobre la
multitud. “Inundó la habitación. Y como has puesto el distintivo brazalete de Campeón Impotente
en tu compañero, Titus, ciertamente no vino de Claire ".

Varios jadeos llenaron el aire cuando Vox levantó mi brazo. Levantó la manga para revelar el
brazalete debajo mientras yo permanecía inmóvil a su lado, incapaz de respirar adecuadamente.

Sickle hizo esto?

Eso simplemente parecía demasiado obvio de alguna manera.

"No hice esto", dijo Sickle, con la cabeza girando de un lado a otro. "Nunca ... quiero decir ... no
estoy ... Esto no puede ..."

"¿Qué pasa con el vórtice?" Preguntó Aerie, su forma nerviosa temblando al lado de Sickle. ¿Y el
fuego? Sickle no hizo eso.

"Sin embargo, nos atacaron tanto a mí como a Exos", interrumpió Titus. "Extraño, teniendo en
cuenta que somos los únicos dos fae que ayudan a Claire. ¿Por qué intentaría hacernos daño?

"Porque está loca", murmuró Ignis desde el otro lado de la habitación.

"No, sospecho que hay algo más en juego". Elana dio un paso adelante con un atuendo blanco
inmaculado, con las manos cruzadas delante de ella. La energía parecía ondularse a su alrededor
mientras se movía, el aire se movía debajo de ella, el suelo cubierto de hierba se reavivaba con vida
bajo sus pies.

Varios en la habitación le dieron una gran litera, su reverencia palpable mientras mantenían sus
cabezas inclinadas hacia Elana y Exos. Incluso Titus y Vox parecían diferirles, haciéndome
preguntar si se suponía que debía arrodillarme o hacer una reverencia en lugar de quedar
boquiabierto.

Pero no pude parar.

No pude mirar hacia otro lado.


Necesitaba ver qué demonios estaba por suceder, escuchar lo que ella quisiera decir. Esta mujer, la
canciller de la Academia, tenía mi futuro en sus manos. Exos nunca dijo eso; Era algo que sabía . Y
ahora parecía estar considerando sus opciones, sopesando los eventos de la habitación en su mente
y acariciando a los culpables con su espíritu.

Se deslizó sobre mí, una oscuridad que sorprendió mis sentidos, allí y desapareció en un
instante. Pero dejó una textura de tinta en su estela, confundiendo mis lazos con mis elementos
internos.

Incorrecto.

Intruso.

Rechazar.

Exos se movió para pararse a su lado, con las manos metidas detrás de la espalda y la columna
vertebral erguida de una manera claramente real. Titus permaneció en su estación cerca del costado
de la habitación, inmóvil, con la mirada baja.

Pero el canoso se adelantó con un propósito, su mirada inquietantemente ligera recorrió a todos los
que pasó.

"Estar." La orden de Elana envió un escalofrío por el aire, pero solo tres obedecieron.

Fuego.

Aguilera.

Hoz.

“Chancellor El—”

Elana silenció a Ignis con un gesto de su mano. "No hablar a menos que te lo pida". Caminó
alrededor del trío, la atmósfera se movió con ella cuando un giro de duendes apareció en su
hombro. "Mmm, sí, hazlo".

Despegaron en un enjambre, bailando sobre las tres chicas que parecían congeladas en el tiempo,
sin pestañear. Miré boquiabierto la pantalla, preocupado y confundido, mientras todos los demás en
la sala parecían incapaces de observar.

¿Qué está pasando? Me preguntaba.

Está buscando recuerdos en sus mentes, Titus me susurró de regreso, haciendo que mi cabeza se
volviera hacia él.

¡¿Qué?! Ella puede hacer eso?

Como Spirit Fae, posees la misma habilidad.


Miré boquiabierto su forma propensa. Había permanecido escondido en una pose venerada, sus
ojos ocultos a los míos. Anoche supe que podíamos comunicarnos de alguna manera en nuestras
mentes ahora que nos habíamos apareado, pero no me di cuenta de lo claras que podían ser nuestras
conversaciones.

¿Se supone que debo hacer una reverencia? Pregunté, limpiando mis palmas contra mi falda.

Si lo fueras, lo serías. Ella está controlando toda la habitación en este momento, aparte de ti y
Exos.

¿Por qué? Me preguntaba. ¿Y cómo sabía él que ella no me estaba controlando? Había sentido su
energía deslizarse sobre mi piel. Solo pensar en eso me hizo temblar de
presentimiento. Yo no quería sentir eso de nuevo.

Como puede y está enojada, Titus respondió . Pero lo más importante, porque es una forma de
ejercer poder.

Oh. ¿Y me estás diciendo que puede buscar los recuerdos de todos? ¿Por qué ella, o Exos, para el
caso, no hizo eso antes? Nos habría ahorrado muchos problemas y a mí mucho dolor.

¿Quién puede decir que no? él respondió. Pero por lo que entiendo, se necesita mucha energía. Y
sumergirse en la mente de alguien requiere un conflicto digno de la intrusión, como ser testigo de
una hada usando elementos inapropiadamente.

Por lo tanto, la trampa de hoy, me di cuenta.

Exactamente .

"Interesante", dijo Elana cuando sus duendes comenzaron a parlotear. "Muy interesante." Ella
aplaudió y las criaturas desaparecieron. "Parece que ninguno de los incidentes fue Claire en
absoluto, pero ustedes tres tratando de sabotear al nuevo estudiante por mezquinos celos".

"Eso no es-"

"¡Silencio!" El poder tronó a través de esa palabra suavemente pronunciada, haciendo que incluso
yo quisiera pensar dos veces antes de volver a hablar. Ignis se estremeció visiblemente, su cabello
ardiente cayó en una ola sobre sus hombros mientras se doblaba aún más. “¿Qué era lo que ustedes
tres deseaban? Oh si. Para que el Halfling sea desterrado al Reino del Espíritu. Bueno, creo que es
un castigo adecuado por tratar a sabiendas de destruir la reputación de un estudiante
inocente. ¿Pensamientos, Exos?

"Tal vez una visita temporal", sugirió rotundamente. “Son estudiantes, después de todo. Y el Reino
del Espíritu no es amable con los extraños ".

"Temporal", reflexionó, tocando su labio. "¿Vape?"


El hombre de cabello blanco levantó un hombro en un ligero encogimiento de hombros. "Como es
una afrenta al Royal Fae y su intención, aplazaría su elección al respecto".

¿Y tú, Mortus? Siento que estás al acecho en el pasillo. ¿Lo que usted dice?" ella llamó.

Mi corazón dio un vuelco cuando el hombre alto con rasgos oscuros familiares entró en la
habitación, sus manos metidas detrás de su espalda de una manera similar a Exos. "¿Importa mi
opinión?" preguntó, su tono sin emoción.

"Como lo solicito, sí". Ella le prestó toda su atención. "Ignis es una de tus estudiantes, después de
todo".

Miró al pelirrojo. "Uno de tantos."

"Entonces deberías preocuparte por lo que le pasa a ella".

“Como dije, uno de muchos”. Consideraba a Ignis como un mosquito inconveniente. “Bueno,
supongo que un castigo temporal sería adecuado. Sin embargo, también notaré que supuse que algo
así sucedería. La Halfling no es necesariamente querida, y si quiere sobrevivir en este mundo,
entonces debería acostumbrarse a ser atacada.

El hielo se deslizó por mis venas ante sus palabras insensibles. Incluso Vox se estremeció a mi
lado. Pero Exos simplemente se rió entre dientes. “Le deseo suerte a cualquiera que intente tocar a
mi prometido prometido. No solo me tendrán que enfrentar, sino también a Tito. De hecho "—se
detuvo para dirigirse a la sala—" permita que esto sea una advertencia para todos ustedes. Si bien
puedo sugerir que se cumpla una sentencia temporal en el Reino de los Espíritus, también solicito
que sean despojados de sus elementos durante su estadía. Como han demostrado usarlos
incorrectamente, solo parece apropiado. ¿No estás de acuerdo, Elana?

Las chicas comenzaron a llorar, en silencio, mientras los ancianos observaban, y yo me preguntaba
qué implicaría todo eso. ¿Puños como los míos? ¿O algo más grave?

"Sí, eso se adapta al crimen, de hecho", estuvo de acuerdo, con una nota de admiración en su
voz. "¿Te importa hacer los honores?"

"Hago." Se movió hacia adelante, con las manos todavía detrás de él, pero la mirada se centró en
las tres mujeres que se inclinaban. "Como dije, considera esto como una introducción, ya que no
seré tan indulgente con una segunda ofensa".

Remolinos de energía se entrelazaron a través de sus palabras, pasando por el aire y envolviendo a
las mujeres en tenues vides de magia. Sus bocas se abrieron con gritos silenciosos ante el contacto,
las lágrimas brotaban de sus ojos cuando Exos tejió el poder a través de ellos y sobre ellos y
alrededor de ellos.

¿Puedes ver eso? Le pregunté a Titus, luego recordé que no podía mirar hacia arriba.

No, pero lo siento.


¿Qué está haciendo?

Vinculando sus elementos, me susurró de nuevo. Básicamente los está haciendo humanos.

Me estremecí. Fae puede hacer eso?

Espíritu Fae, sí.

Lo que significaba que podía hacerle eso a alguien. Quitarles su voluntad. Contrólalos. Lo cual, por
supuesto, tenía sentido. El espíritu representaba la vida y la muerte, y aparentemente, eso también
incluía la esencia de un fae.

Las chicas se derrumbaron cuando él terminó, sus rostros llenos de lágrimas me dejaron un poco
inquieto. No es que no lo merecieran. Con sus pequeños trucos, casi me habían sentenciado a una
existencia entera solo. Y habían tratado de lastimar a Exos y Titus.

Sí, más que ganaron este destino.

"Mmm, creo que se debe hacer justicia, entonces", murmuró Elana, llamando a sus duendes de
nuevo. “Llévalos a la casa. Los acompañaré personalmente al Reino del Espíritu más tarde. Ella
movió los dedos con las palabras, y la horda de pequeñas hadas se apoderó del trío. Prácticamente
arrastraron a las tres hadas de la habitación por el pelo y la ropa, mientras Ignis les suplicaba con
los ojos. Cuando se encontró con la mía, había una nota de urgencia en ellos que no entendí.

¿Pánico por haber sido atrapada?

¿Frustración?

¿Un toque de venganza?

Pero fue demasiado rápido para mí estudiar, las chicas salieron del gimnasio con venganza.

Elana suspiró dramáticamente. “Bueno, ahora que hemos resuelto eso, creo que las disculpas están
en orden. Claire ha sido acusada injustamente y en realidad debería ser elogiada por sus esfuerzos
para detener los elementos peligrosos. Fui testigo de cada cuenta con mi mente ahora, a través de
los ojos de los culpables, y debo decir que estoy impresionado con su control. Ella me sonrió. “Has
recorrido un largo camino en tan poco tiempo. Sospecho que habrá grandes cosas en tu futuro,
joven. Ladeó la cabeza hacia un lado y luego miró a Exos. "Tengo una idea."

"¿Si?" él incitó, su expresión una de profunda admiración. Esta mujer era claramente muy querida
por los fae. Parecía apropiado. Por lo poco que había observado de ella, se había ganado su estatus.

“¿Cómo te sentirías si yo te ayudara con algo de su instrucción? Dado su vínculo reciente y su


atracción por los cinco elementos, tiene el potencial de ayudar, si no liderar, nuestras iniciativas
elementales de paz. ¿Pensamientos?

Los jadeos llenaron la habitación, incluido uno de Vox.


Pero estaba demasiado ocupado tratando de entender qué quería decir con iniciativas de paz para
comprender la totalidad de esa declaración.

"Creo que depende de Claire", respondió Exos. "Pero estoy de acuerdo en que sería una excelente y
muy generosa oportunidad".

"Podría ayudar a compensar su difícil comienzo también", reflexionó antes de sonreírme de


nuevo. La próxima semana hablaré contigo sobre lo que requeriría una tutela debajo de mí,
entonces puedes decidir por ti mismo si estás interesado. ¿Si?"

Tragué. “Um, gracias. Sí, me interesaría ". Yo creo que…? Así no era como esperaba que fuera el
día. Pero no podía quejarme necesariamente sobre el giro de los acontecimientos, y por los ruidos
asombrados en la habitación, ella solo me había ofrecido un estado de algún tipo. Solo deseaba
entender qué.

"Excelente." Elana aplaudió una vez más, provocando varios suspiros de alivio en todo el
gimnasio. “Bueno, ha sido encantador, mis hermosos hijos. Espero que todos hayamos aprendido
grandes cosas hoy. Si alguien requiere una audiencia conmigo para discutir los eventos de hoy, ya
sabes dónde encontrarme ".

Se fue con un toque de vitalidad, el suelo brotando incendios forestales en su camino y un montón
de duendes que se formaban a su alrededor como un guardia.

Vape sonrió y lo siguió, pero no antes de asentir una vez a Exos.

Y Mortus simplemente se deslizó de vuelta a las sombras, su presencia era una sombra ominosa en
el fondo de la habitación, ya que todos parecían recuperarse.

Encontré su mirada oscura, sentí un escalofrío de mala intención atravesar mi columna vertebral y
de repente me encontré envuelto en los brazos de Titus. "Lo hiciste", susurró, sus labios en mi oído.

"No hice nada".

“Permaneciste tranquilo, cariño. No dejaste que te incitaran. Y eres un gran jugador de


Faeball. Acunó mis mejillas en sus manos y me besó ligeramente. "¿Por qué no nos dijiste que
sabías jugar?"

"¿Te refieres a kickball?" Yo pregunté. "Los humanos juegan eso en la escuela primaria".

Sus cejas se alzaron. "¿De Verdad?"

"Te lo dije", agregó River, uniéndose a nosotros. "He dicho eso, como, diez veces".

"¿Lo hiciste?" Él lo miró. "¿Cuando?"

"Una de las muchas veces que aparentemente ignoraste mis comentarios sobre el mundo humano",
se quejó River.
"Hmm. Justa." Titus pasó su brazo sobre mis hombros, tirando de mí a su lado. "Bueno, Claire es
natural en eso".

Resoplé. "No es un juego difícil".

"Ella es realmente buena", alguien estuvo de acuerdo desde un lado.

"Sí, lo es", dijo otro.

Fruncí el ceño después de ellos. "No los conozco".

"Ah, pero ellos te conocen". Titus presionó sus labios contra mi sien. "En realidad, creo que tu
posición por aquí está a punto de cambiar".

Exos se unió a nuestro círculo, su mirada llena de orgullo. "Mortus acaba de darnos permiso para
regresar al Fire Quad, si quieres".

"¿Él hizo?" Miré a mi alrededor, tratando de encontrar esa energía ominosa, pero él desapareció.

"Lo hizo", confirmó Exos. "Pero le dije que nos estamos divirtiendo demasiado en Spirit Quad para
movernos". Él levantó una ceja. "¿A menos que no estés de acuerdo?"

Lo consideré y sonreí. "Creo que el Spirit Quad podría usar un poco de vida".

Sus labios se curvaron. "Mis pensamientos exactamente." Él intervino para rozar sus labios con los
míos mientras el brazo de Titus permanecía firme sobre mis hombros.

Mis dos fae.

Se sintió bien aquí.

Me sentí aún mejor que Vox permaneció en mi otro lado. No sabía qué significaba eso, pero
investigaría más tarde. Por ahora, me alegré de que mi nombre fuera limpio de
irregularidades. Todavía tenía mucho trabajo por hacer para controlar mis elementos, pero al menos
podía hacerlo sin preocuparme por lastimar a los demás.

Como dijo Elana, había ayudado.

No, había más que ayudado. Había desmantelado la mala energía con mis propios regalos.

"Quiero saber más sobre la pasantía", le susurré a Exos. "¿Qué significa eso?"

“Significa que Elana quiere ser tu tutor personal. Como lo hizo con tu madre. Metió un mechón de
mi cabello detrás de mi oreja y presionó su frente contra la mía. “Sería bueno para ti tener un
segundo instructor espiritual, y ella es extremadamente poderosa. También podría contarte más
sobre Ofelia.
Mi corazón se deslizó en mi garganta. "Porque ella fue mentor de mi madre". La gravedad de esa
comprensión me conmovió, haciéndome dudar de cómo proceder.

Una parte de mí no quería conocer a mi madre en absoluto, especialmente después de todo lo que
había aprendido. La otra parte deseaba más información sobre lo que sucedió, quién era antes de
que su relación con Mortus tomara un giro y qué similitudes tenía con ella que debería evitar.

"Si." Exos presionó su palma contra mi cuello, inclinando mi cabeza hacia atrás para encontrar su
beso. Piénsalo, princesa. No tienes que decidir ahora.

"Está bien", susurré. Aunque, en mi corazón, ya sabía mi decisión. Sí . Porque tenía que saber cómo
era ella, para evitar convertirme en ella.

Me negué a lastimar a Titus de esa manera. Exos también.

"Mmm, lo discutiremos más esta noche", murmuró. "Tengo que llamar a mi hermano para
informarle sobre nuestra situación, pero seré rápido".

"¿Promesa?" Pregunté, mirándolo. "Porque esperaba obtener algunas lecciones de entrenamiento


esta tarde".

"¿Entrenamiento, hmm?" Miró a Titus. "Parece que quiere una actualización".

Titus resopló. "Ella solo quiere jugar con espíritu porque anoche le di demasiado fuego".

Mis ojos giraron hacia arriba. "Por favor no lo hagas".

"Eso suena como un desafío, Fire Fae", respondió Exos, mirándolo. "Veamos cuán exhausta mi
espíritu la hace esta noche".

"Ugh, en serio-"

"Estás en, Royal". Titus sonrió. "Podemos hacer un juego de eso, quién puede agotar más a Claire".

Mis mejillas estaban oficialmente inflamadas. "Chicos ..."

"Suena como una forma divertida de pasar el resto de la semana", acordó Exos, su sonrisa
positivamente perversa. "¿Estás listo para unirte todavía, Vox?"

Oh Dios…

El Air Fae simplemente negó con la cabeza. "Solo estoy aquí para enseñar".

"Enseña", repitió Titus. "Derecha."

"Yo soy."
"UH Huh. Exos solo está aquí para diseñar comandos. Estoy aquí para prender fuego a Claire. Y
vas a la cátedra ". Titus se encogió de hombros. "Funciona para mi."

"Eres incorregible," gruñí, encogiéndome de hombros bajo su brazo. "Y si sigues así, dormiré solo
más tarde".

"Claro, cariño", dijo, enganchando mi cintura y tirando de mí hacia él. "Entonces soñarás con
nosotros, pero te aseguro que la realidad es mejor".

Realidad , pensé con una sonrisa. Que palabra tan extraña. Porque mi realidad? Sí, no se parecía en
nada a mis sueños, ni a mis fantasías.

No, esto fue mejor.

Incluso con las burlas, el intercambio, la confusión constante, no cambiaría mi existencia actual por
nada en el mundo.

Exos me guiñó un ojo, ya sea escuchando mis pensamientos o viéndolos en mi expresión. "Te veo
en un momento, princesa."

Fue cuando desapareció de la vista que reflexioné sobre sus palabras. Llama a mi hermano ...

¿Usando qué? Me preguntaba. No había visto ningún teléfono en el Reino Fae. Probablemente
algún tipo de árbol o pájaro.

"¿Estás lista para ir a casa, cariño?" Titus preguntó, sus brazos apretados a mi alrededor.

Inicio . Sonreí. "Si." Me gusto el sonido de eso. "Contigo." Y exos .

Mi nuevo mundo está lleno de extrañas reglas de apareamiento, elementos y, lo más importante,
amor.

Una chica podría acostumbrarse a esta vida.

Una chica como yo.

Epílogo
Exos

No quería dejar a Claire, pero necesitaba hablar con mi hermano. Algo sobre la configuración se
sintió mal. Demasiado fácil. Muy obvio. Y las firmas de energía se sintieron manipuladas y mal de
alguna manera.

Con pasos rápidos, me aventuré a través del campus hacia la torre de comunicación más
cercana. Fae no tenía tecnología como los humanos. Usamos algo más simple: nuestras
mentes. Pero requería la condición correcta, de ahí la torre.
Subí las escaleras de dos en dos, el aire se calmaba con cada paso hacia arriba. Tanta energía en el
campus, todo aumentada por la mezcla de elementos. Momentos como este, extrañaba la
simplicidad del Reino del Espíritu.

El pensamiento hizo que mis instintos picaran nuevamente.

¿Se merecían esas chicas sus destinos?

Sí, les hice un ejemplo, queriendo que todos supieran qué destino les acecha si deciden follar con
mi pareja. Pero mi espíritu había sentido algo asqueroso dentro de ellos cuando tejí mi energía a
través de su piel, una presencia que no pertenecía.

Uno que me recordaba a alguien.

¿Pero quién?

Eché un vistazo a mi alrededor, con el pelo en la nuca.

Una esencia acababa de unirse a la mía. Sutil. Oscuro. Familiar de nuevo.

Nadie estaba parado en las escaleras. Entonces, ¿de dónde venía?

Me di vuelta en un círculo.

Nada.

¿Que es eso? Me arrastré hacia arriba, llegando a Cyrus con mi mente. No me respondió de
inmediato, necesitaría tiempo para encontrar un lugar apropiado, pero el sutil brillo de su mente me
dijo que había recibido mi mensaje.

Mientras esperaba, observé mis alrededores una vez más.

Esa energía persistente de maldad se espesó. ¿Estaba todo en mi mente? ¿Una consecuencia de ese
gimnasio? ¿Había desterrado a esas chicas por error?

No, eran seres horribles. Lo sabía, lo había notado en sus auras mientras desintegraba sus lazos con
los elementos, uno de los peores castigos conocidos por los fae.

Tenía que ser eso. Me sentí mal por lastimar a otro, a pesar de que esas mujeres lo merecían. El
Reino de los Espíritus no sería amable con ellos, un destino que más que justificaron.

Exos? Cyrus susurró en mi mente. ¿Todo está bien?

No estoy seguro, le respondí honestamente. Descubrimos quién estaba atacando a Claire, pero
tengo la extraña sensación de que acusamos al fae equivocado.

¿Cómo es eso?
Le conté sobre la configuración, cómo Elana usó su magia para extraer la verdad, una forma
agotadora de magia espiritual, y cómo sentí una falsedad. Algo no está bien, Cyrus.

¿Me necesitas?

Creo que ... me detuve cuando la esencia oscura creció a mi alrededor. Nadie se paró cerca. El cielo
permaneció despejado. Pero sentí la presencia amenazante como una cicatriz en mi
espalda. Alguien esta aqui.

¿Escuchando?

No. Mis paredes mentales eran imposibles de romper. Pero aquí con ...

Un destello en mi visión me hizo tropezar hacia atrás. Duro. Fuerte. Rápido.

El culpable se movió demasiado rápido, demasiado inesperadamente. Mi energía se agotó después


del gimnasio, aún no estaba lo suficientemente repleta para la defensa. Tiré una pared, pero él la
atravesó, sorprendiéndome. Luego me golpeó en la cabeza con tanta fuerza que mi visión se nubló
detrás de un mar de puntos negros. Un segundo golpe me obligó a arrodillarme. Y un tercero me
envió de cara al suelo.

Exos! Alguien gritó. Quizás Cyrus. Pero sonaba misteriosamente como mi Claire ...

Solo entonces me di cuenta de quién se había unido a mí aquí, la figura humeante tomando forma
corpórea.

Pero fue demasiado tarde.

El nombre del agresor no era más que un simple susurro en mi mente justo cuando todo se
oscurecía.

Corre, mi Claire ...

Correr.