Está en la página 1de 14

Laureano Gómez Castro

Óleo de Guillermo Camacho.


Casa de Nariño, Bogotá.

Administración
de Laureano Gómez
(1950-1953)
C a r l o s M a r i o Perea R e s t r e p o

Laureano Gómez Castro es, en palabras de un estudioso de su pensamiento, «el


más controvertido de todos los colombianos del siglo veinte».
Y en efecto, la figura del político conservador se ha visto revestida de un carác-
ter altamente polémico. Su controvertido papel de primer plano en la conducción
de los destinos nacionales a lo largo de cincuenta años y los complejos rasgos de
su accionar político lo terminaron transmutando en un mito. Cuando Colombia
transita nuevamente por la convulsión de los conflictos violentos apenas cuarenta
años después de que se diera inicio a la Violencia de mediados de siglo, se impo-
ne una renovada y desmitificada lectura de Laureano Gómez.

Trayectoria y vida p ú b l i c a

La vida pública de Laureano Gómez, nacido en febrero de 1889 y fallecido en


julio de 1965, tuvo su comienzo con la dirección de un periódico, La Unidad,
publicación auspiciada por los jesuítas con el propósito expreso de responder
a las críticas dirigidas contra el clero. El sacerdote jesuíta Luis Jáuregui tenía
162 | Gran Enciclopedia de Colombia

arrojo y la impetuosidad con que asumió tales cam-

E L SIGLO
pañas proselitistas, rasgos que le caracterizarían du-
rante todo su accionar público, le granjearon la sim-
patía de militantes liberales y el motete de «hombre
41.» SMW lí. ÉLBUBTiiusii nía AVLI CN tempestad». Posteriormente, y durante el gobierno
A COMA i u , su w«aw»"»;íí,., ••••ni
mi muí
1 BMJMBI
«mi» mu ntua UB Dt afina AL t M wm
VOTO

de Pedro Nel Ospina, asumió el cargo de diplomá-


tico y luego se desempeñó como ministro de Obras
Públicas. Su trayectoria durante la década del veinte
fue sellada con su controvertida participación en las
famosas conferencias del Teatro Municipal en 1928.
r¿rj~ **" i • M U convocadas por iniciativa de Alfonso López Puma-
rejo: su intervención fue como un polvorín que de-
sató toda clase de críticas y de reconocimientos al
enjuiciar el país, su raza y su gobierno.
Hasta este punto de su carrera pública había for-
jado una imagen de doctrinario conservador y de
Primera plana del plena certeza del papel que habría de desempeñar político vehemente en sus criticas, pero que, con
primer numero de El todo, aparecía como un personaje de compleja ubi-
Laureano Gómez en este debate. Días antes lo había
Siglo, febrero 1 de
invitado a pronunciar un discurso con motivo de la cación en el concierto de la disyuntiva entre ten-
1936, dirigido por
Laureano Gómez y José celebración de los 25 años del retorno al país de la dencias liberales y tendencias conservadoras. Er.
de la Vega. Compañía al país, pues bien le conocía desde sus especial, los ataques que haría durante esta déca-
Biblioteca Nacional, años de estudio en el Colegio de San Bartolomé. La da al gobierno conservador hacían del trabajo de
impronta intelectual de los jesuítas sería rememo- clasificación política de Gómez una tarea difícil, no
rada siempre por el político conservador, evocando faltando quien viera en él al primer presidente pro-
las enseñanzas adquiridas durante las aciagas épo- gresista del siglo xx.
cas de la Guerra de los Mil Días. Por encima de su Los años treinta y el inicio de la República Libe-
formación original de ingeniero, el ofrecimiento de ral, por el contrario, forjarían en Laureano Gómez
trabajo en el periódico lo puso inesperadamente en el más decidido opositor de los nuevos gobiernos,
el camino de la vida política. De 1909 a 1916 edi- redefiniendo su imagen de adversario avasallador e
torializó desde La Unidad contra los copartidarios intransigente. Al retorno de un viaje a Alemania en
1932, país en el que estuvo en calidad de ministre
conservadores que daban muestra de comporta-
plenipotenciario, afirmaba venir como el represen-
mientos reprobables, contra la filosofía y la prácti-
tante de la oposición al liberalismo y sus propues-
ca liberales y en defensa del ideario católico, temas
tas. Y así lo hizo. Luego de despejar el camino en la
todos que constituirían los ejes de su carrera y su
conducción de su propio partido, acusando a sus
pensamiento políticos.
rivales de colaboracionistas con el régimen liberal,
Desde 1918 tuvo una destacada participación
Primera plana de La fue nombrado jefe único del conservatismo. Bajo su
en la agitación contra el gobierno, en ese entonces
Unidad, periódico dirigido dirección, calificada por sus mismos copartidarios
por Laureano Gómez.
conservador, liderando una coalición que presionó
con el epíteto de «disciplina para perros», el con-
la renuncia del presidente Marco Fidel Suárez. El
Biblioteca Nacional, Bogotá. servatismo se abstuvo de participar en las eleccio-
República de Colombia—Bogotá, Octubre rr ne 1910 nes de 1934 bajo la consigna de la incapacidad del
gobierno para detener la violencia rural contra sus

LA UNIDAD adherentes. Pero su intransigencia contra el libera-


lismo se vio agigantada en la segunda presidencia
de Alfonso López Pumarejo en 1942, lucha que se
•T.'.-.v-.-r. ZjíirQSAJfO vio gratificada con la renuncia de este en 1945, así
un j í í r <W tilwtnSiim'), y níítmiif.i QOt ativituia .iin|>litu<l y IM*'**" S.H1 miintU* JwU
ni fe m muy importante, wícmiij ilí e»e *«unicNi i k imei/-» jí<mr.(J, como
ron por otif.i Je t» l l U b n -
No IIÜ w^lrt íiilIÁul lüumtí .i. i como con el triunfo presidencial de Mariano Ospina
íinlfCi (r.fif>CÍ'Íí) *'«t1 (.'! nfiüíííf*.: iV»
IitKnUmt.t la (r*n'|i«va. Su» al
•da'.'lntif* i l f M — >
La ShÜAt-t re wt cJitíAn cM d U U n a JB^WMMM, n m q n ^ h*
j M i-TMífii* MiMie* un «nfcwlo vpniiln, Mytn MI i n M fífíntón.
<iuw vart íkmjire dlracw ¿ mhít
Mnwrtltí n.>nir.* un 'ntmig'i '1"^ t
Pérez en 1946: el declarado enfrentamiento contra
•rtl-tv UjT m l'rrn»*, «i rual m » I '* vcníwJefit RH|HÍ
M M ^ M »t tturn:a M nmvibTa.
•jcrmíiiiní* hmvr -T«un». ul**n> tf, & xnwntiut \v* dMMhM M '"• L08
1v.n1-,, M »i>-. Kitvntif i | w rl ii4r- d i » lo* i j l w n É w n y * ptwhmtt
BftOTeiiIR08 t'ero ^1 rncmi«o - - ^ y hay <)' el liberalismo, emprendido a partir de 1932, apare-
aiaratlo uaj» m.wl.w* drt
n al H M M M t t * • * H | U libcru-i fft tffJa» m*nií«t»'
< > í ««i i<* tarUilinf»? Son un» ca4a nomhfr de K»<» » *
i nixwríí Juicio, ilc ¿rliita Jo
|HKi{iki • ! NOÍMis cpirtuno «le M g t a d t j m » »*>«*t'i"'>n. un [«'ti'
rampa lira in»if.n¡a. cía finalmente recompensado.
C 0 1N M

««•MlÑMM «Vfl'r» itc 1» itwl p*> I'of « M l<w J"«..üno«í »"» )M


•,-rr, /ju* ha .luerid-i ' I w r i h i r w t •OMJSM wootcdaiiwWoi pnwte U M R di., BM lueií» uncitlí
un H o mi# Jeta*> i M M d i Siem|irc * M H > M N M H t O Ü » rilo* un Wir—. p a « nmnf^n
r-.t:i> .i.'CH.
N? Niljemo* t\u>- futid»mMiu.i im
M M B M l«T(iJ>íi<ift*l¡, >' porf]ix> JÉ U k t * lo» «luinfl"* 'le !W> BllW
• Ñ S á »ew«—.juc invite p o J r i I m H prr« h'iy p H M 'I«C «:»«
cml-kw»-
El 9 de abril de 1948 marcaría un nuevo hito en
n !••!• • » « C4T(* f*r» prtotr «n njjüuniit—M ikKtfCfjtife «n* tfc «Ir» b u M tmpiii y *e dmn prnen
• IU'U 1 ¡'•<!,.'"I - lW l l i ' l'-l.ii-.ilMi CÜKM: ¿ ta Ley de l ' f r n n . i t m «lijrtivo rurticuUf " IÍW la trayectoria de su pensamiento y su acción políti-
rWtor lV»ÍiVwir. <-.inw,(H4dí* *m M
,M»-n*(^ 4 la rwrn'.fjl.lí Aaamblw,
(u*t <»i » ' l « etlHt» o í tkliciciiie, ñ l U a . Justa ác B(it5«4»
I' »t pira < r—r <(0« im d¿J->
«t>L U v.cí.i'l 'ti ••*< i.m aincern
y M M cívo <bl« nMOMOft j ' i r * QMNMMM '''' i , J

lo» lílwnhM i i i i e t t n < * « « l > ' *J* 1w- | H ( l'H jirriiWicot N b M l N Jt" * » •
1 1 ''
Conservador» ca. Los hechos de El Bogotazo, que hicieron objeto
cb-i y w f mtdMX'tiobni'4, U lib*f- Hiifiu raiiin y tr? d k m n * t M i t»
de las llamas a su residencia y a su periódico E¡ Si-
(

y raiioao •locumíoi-t. So da ahora U-J tic jirtftM, n « lo* romwr- > r i h H É ó «í P»rti'!xj C«iw;tv4'lorf
»:•)•> i k tiitnp» alrft», * l Sr, 1H- • M É m «•) peOtme*. Y t » « n l i l n t « 1'UM ..¡li « t * l * n IH twrwlim.».
H-MF"|... hA I I K J , U ll-c.-¡.Ull ib* »**)». ^* —«ooaVl » '"• ' "
t ,<

Hulxi en Ut t w r r « n a y i r l * S J »
glo, fundado junto con José de la Vega en 1936, le
• ..nh.i ,•,[-*. ,-i i)uienn ^ a t t l f W I M
NÉÑMV U U f ' k Cicnua vipinlr, !Um4r jx-íit^fto» ( f j w » , cor.tr* d » •mrvíOwr» y por ' ' i n , , ,

witAn t i M H M d • un i ' l ^ ' i m - i .,u- iW-liIwi (Jirijínw i f u r j u y U * lint** mi puitifron í»M.<;r >J« ta* ta-
.íírigkir. & /•:<• MNN ftiqfh IVX-U y u r I V * allí mulMtn 1'» bMW
mtot'i '¡ur 4'>.l'n • ' - i - , ' creo* y '|u<
iíri'rí •Idilio»m'» trronlar p*ra ow
p r n t u l u <tí * ) « í t o * w h M * MCríW-
r n , fjM, & iii-.IU'iúi. út\i
no»; y ])....< mayor /stJitJil' M «» infundieron a su pensamiento un viraje hacia la de-
Administración de Laureano Gómez (1950-1953) 163

recha aún más decisivo. La amenaza de un enemigo el oscurantismo. La encarnación simbólica de Lau-
exterior se convertiría en el centro de su reflexión reano Gómez resulta comprensible en el contexto
sobre los episodios de abril y serviría de justifica- del sectarismo e intransigencia de la vida política
ción a sus consignas de un gobierno autoritario. de mediados de siglo, pero es una materialización
Meses después, en 1949, es elegido presidente de simbólica sobre la que el perfil de la actuación y el
la República, sin competencia de la oposición por la pensamiento de Gómez tuvieron una cuota más que
abstención de los liberales en las justas electorales. decisiva en su construcción. El encono del que hacía
Toma posesión de la presidencia de la República gala contra sus adversarios, incluso contra miem-
el 7 de agosto de 1950. Lo hace ante la Corte Supre- bros de su mismo partido, se hizo proverbial. En el
ma de Justicia y no ante el Congreso, como está esti- enfrentamiento que mantuvo contra Román Gómez
pulado constitucionalmente, debido al cierre que se por la dirección del partido, no escatimó recursos
ha decretado del parlamento a partir de noviembre en sus enjuiciamientos. En una sesión del Senado,
de 1949. En noviembre de 1951, ante complica- a comienzos de los años treinta, lo acusaba bajo la
ciones en la salud del presidente, lo reemplaza el figura de un personaje de Jacinto Benavente:
primer designado, Roberto Urdaneta Arbeláez. La
materialización del proyecto político-social de Lau-
Este Crispín de ahora se diferencia del de lafarsa
reano Gómez, inspirado en la visión conservadora, benaventina en que carece de la donosura y brillo
tendría lugar mediante la adopción de una reforma del ingenio, del ademán gallardo y cortés y del
constitucional emitida por una Asamblea Nacional decir pulcro y castizo(...) Este Crispín de ahora
Constituyente, convocada a sus sesiones ordinarias, no se esfuerza para otros, sino para sí mismo y no
justo en el momento en que su gobierno es derroca- acierta a disimular sus codicias y concupiscen-
do: el 13 de junio de 1953 Gómez va al Palacio de cias. La trama sí es la misma, solamente más bur-
la Carrera, a la sazón el palacio presidencial, a exigir day menos embozada. Y tú, Crispín, mal hombre,
el del tinglado de lafarsa, violador de la Consti-
que Urdaneta expida la resolución de destitución
tución y de las Leyes. ¡Tú! Crispín, aprovechador
del comandante de las Fuerzas Armadas, el gene-
de las influencias oficiales en favor de tus perso- Roberto Urdaneta Arbeláez.
ral Rojas Piniila. El presidente encargado se niega a nales ambiciones y de las de tus parientes, alle- Óleo de José Bascones
hacerlo solicitando a Gómez que reasuma el cargo gados y servidores (...) ¡Tú, Crispín, que violas el Agneto, 1953.
presidencial. En la tarde, El Espectador, periódico Musco Nacional, Bogotá.

de emisión matinal, edita el telegrama enviado a los


gobernadores anunciando que el presidente titular
reasume el mando. Pero ese mismo día, recién en-
trada la noche, se declara la destitución de Laureano
Gómez como presidente de la República y se anun-
cia que Rojas asume el poder.

Sectarismo e intransigencia
Desde los años treinta, cuando asumió el ataque
abierto contra el liberalismo, Gómez fue el símbolo
del sectarismo que atravesaba radicalmente el en-
frentamiento entre los partidos políticos. Para los
unos, los conservadores, aparecía como la materia-
lización viva de un espíritu de cruzada destinado a
redimir al país de los males que le aquejaban. Ima-
gen mesiánica que él mismo contribuyó a elaborar
y que nunca ocultó como justificación última de los
actos de su vida pública. En el discurso de posesión
presidencial, que se anunciaba como su gran tarea,
afirmaba: «Preciso es limpiar la mente popular de
las punzadoras malezas del materialismo histórico
(...) pero esta redentora tarea de regeneración de
los sentimientos íntimos del pueblo no puede ser
acometida con éxito, sino por aquellos ministros
que Dios diputó». A la vez, y de manera opuesta,
para los otros, los liberales, Gómez era la encarna-
ción de un engendro sobrevivido a los tiempos os-
curos del medioevo y tras de quien sólo era- posible
164 i Gran t n c í c l o p e d i a de Colombia

Pensamiento c a t ó l i c o
Laureano Gómez, el ideólogo por excelencia del
partido azul, profesaba un conservatismo de
estilo neotomista. La filosofía política y so-
cial del catolicismo opera entonces como
fundamento de la totalidad de nociones
y perspectivas de comprensión del mun-
do: los determinantes del ordenamiento
y de la construcción de la realidad social
se hallan contenidos en los princi-
pios de la cosmovisión católica.
Vale decir, la philosophia perennis,
aquella en la que aparece prescri-
to que el Estado, de naturaleza
orgánica, está constituido con-
forme a un plan divino e m a n a d o
de una ley natural en el que la l i -
bertad de los hombres proviene de
Dios, y no de los hombres mismos
a través de un contrato social. En
el contexto de este plan beatífico
para la sociedad, las alternativas
de los individuos y su libertad
están limitadas por un orden que
tiene como esencia primordial el
logro del bien común.
Un eje central del pensamiento de Laureano Gó-
mez reposaba en la noción de una vasta y demo-
ledora crisis que azotaba al mundo en general y a
«El verbo de Laureano
Gómez». Caricatura de
Colombia en particular. Su percepción apocalíptica
Alvaro Orduz, en El Gráfico, sacrosanto silencio de las tumbas que no debiera del momento lo llevaba a concluir que el único ca-
agosto de 1939. ser perturbado, para hacer cieno con las cenizas mino de salvación residía en beber de nuevo de las
y tratar de arrojarlo contra mí creyendo, iluso, fuentes primordiales del cristianismo, únicas garan-
que me detendrías en el camino de la justicial tes de una restitución moral y de la refundación de
una «unidad fundamental», regida por la armonía y
No sólo las condenas de sus adversarios y del la justicia. Y en el origen de esa crisis devastadora se
liberalismo le granjearon la imagen sectaria. Su ló- hallaba la propuesta liberal. La armonía magnífica
gica y sus razonamientos sofísticos, muy frecuen- que reinaba en el mundo con el advenimiento del
tes en sus alocuciones y escritos, terminaban por cristianismo se había visto deshecha bajo la difusión
definir la imposibilidad de trabar un diálogo con de los principios de la Ilustración: su proclamación
Gómez. Sus enrevesadas comparaciones históricas de un individualismo y un materialismo que termi-
y el endurecimiento, desde el 9 de abril, de sus tesis nan por corroer todo vestigio de una forma funda-
de la conspiración exterior, del peligro inminente mental de vida, someten el orden social a una pugna
que para la estabilidad del país representaban los en la que los más fuertes tienen todas las ventajas
judíos, los masones y el comunismo, se sumaban para la obtención de sus particulares intereses; se-
igualmente a esta dificultad de entendimiento con gún decía en 1945:
el líder conservador. Los titulares de El Siglo del 2
de julio de 1948 afirmaban: «El nueve de abril fue Los herederos políticos de Rousseau han logrado
preparado en la ciudad de La Habana. Diplomáticos deformar en cada etapa y en cada cláusula de
de diversos países se hallan comprometidos. Libera- sus sistemas lo que han ostentado como igualdad
les y comunistas recibieron dinero de Rusia y Vene- de derechos y que no ha sido más que la falsa
zuela». Declan poseer pruebas irrefutables de ello, aleación para hacerse ambiente en las masas que
caen en la ebriedad del dominio del poder, para
mencionando nombres propios de los cabecillas del
unos cuantos aprovechados...
levantamiento y hasta consignando la dirección de
la oficina de La Habana en la que se había incubado
el complot comunista internacional.
Administración de Laureano Gómez (1950-1953) 165

Colombia, por su parte, no era una excepción a •*> *> ^ o» ^ ^ ^ M

esta obra destructora de los principios liberales y, CANDIDATO DE EXCLUSION?


en particular hacia la primera mitad del siglo, la Re-
pública Liberal se había encargado de demoler ese
edificio majestuoso de justicia y tranquilidad que
había edificado el conservatismo desde la Regenera-
ción, concluyendo con que los principios liberales
no eran nada más que un espejismo encaminado al
montaje de la manipulación de las masas:

El caso de nuestra nación es concreto: aristocracia


oligárquica y democracia demagógica(...) Sobre
este podrido andamiaje descansa esta democracia
que nos gobierna. Una democracia sostenida por
los de abajo a base de engaños y explotada por los
de arriba con las tácticas de la oligarquía.

La única alternativa ante la disolución es, como


queda dicho, el retorno a la filosofía social y política
del cristianismo, cuya utopía básica consiste en la
constitución de una comunidad cristiana. La comu-
nidad es todo aquel conjunto de grupos educativos,
profesionales, religiosos, políticos y familiares a tra-
vés de los cuales el ser humano se asocia con otros
hombres en el transcurso de su vida. El individuo
LAUREANO GOMEZ
es formado en el seno de estas asociaciones corpo-
rativas y por intermedio de los vínculos allí creados Caricatura de " Cara» y Caretas "
Ingeniero, patriota, buen vigía,
se constituye el Estado. El funcionamiento estatal se E«te e s el hombre que el país querría
enemigo de toda fechoría,
ver de Ministro de Obras actualmente: enipujador, tenar e inteligente.
halla regido por el ejercicio de todo acto en función
del bien común. El logro de dicho bien común y la
edificación de una armonía absoluta entre los hom- Laureano Gómez,
hallar la verdad mediante la fijación de puntos de «¿candidato de
bres, al abrigo de todo desasosiego de la lucha de
exclusión?». Caricatura
clases, se alcanza mediante la colaboración de cada referencia extrínsecos que nada tiene que ver con la publicada en Fantoches,
hombre según sus posibilidades y en consonancia esencia de ella», decía en 1951. en marzo de 1927.
con el sitio que ocupa en la jerarquía socio-econó- Sobre Gómez se ha dicho que era un remanente
mica. Todo intento de modificar esta estructura je- del pensamiento medieval. Y en efecto, las raíces de
rarquizada de la sociedad, contrariando el sentido sus concepciones guardaban relación estrecha con
natural de la convivencia humana al difundir fatí- el modo de pensar del cristianismo clásico: «Yo ha-
dicas proclamas de igualdad entre los hombres, ter- blo en nombre de los principios de la doctrina cató-
mina por correr el freno del que son portadores los lica, que están expresados en las obras filosóficas de
valores tradicionales, precipitando invariablemente Santo Tomás, que dicen cómo debe organizarse un
el caos y la destrucción. Estado para que todos los derechos de los ciudada-
Así las cosas, una «paz perfecta» reinaría en Co- nos sean respetados», decía en 1942.
lombia si se le organizara siguiendo los principios
de la filosofía católica. Con todo, y mientras así ha- Gobierno y Violencia
blaba sobre una paz posible, afirmaba tajantemente
que quienes profesaran ideas y concepciones dife- La generalización de la violencia se erige en el indi-
rentes a las contenidas en la philosophia perennís del cador por excelencia de la profundización de una
cristianismo, no sólo estaba en un grave error, sino crisis. Su adopción como modo privilegiado de re-
que constituía un peligro para la patria. Las referen- solución de la conflictividad social denuncia la di-
cias de Laureano al error en que se encontraba todo solución de los fundamentos del régimen político
aquel que poseyera una visión distinta a la filosofía en cuestión. Este es justamente el caso del período
social y política del cristianismo y la tajante afirma- de gobierno de Laureano Gómez: la violencia se ge-
ción de entenderse como el incuestionable portador neraliza dentro del conjunto del tejido social.
de la verdad, constituyen una de las constantes de En estos términos, la administración que va de
sus manifestaciones públicas. «Se ha pretendido agosto de 1950 ajunio de 1953, se caracterizaría por
166 | Gran h n c i c l o p e d í a de Colombia

Credencial como presidente de


Colombia, expedida a Laureano
Gómez por el presidente de
la corte Electoral, Domingo
Sarrastry.
Museo Nacional, Bogotá.

los nexos entre gobierno y violencia. Naturalmente


no cualquier tipo de violencia, sino aquella Violen-
cia, con mayúscula, en la que se comprometen los
conflictos sociopolíticos de mediados del presente
siglo, que buscan su resolución a través de acciones
violentas. Con todo, la relación entre el gobierno de
Laureano Gómez y la Violencia debe comenzar por
despejar un escollo. Pero no se trata de reafirmar el
mito del líder conservador como artífice último y
resorte final de la Violencia, pues el inicio de esta
antecede a su posesión presidencial.
A pesar de las dificultades que para la memo-
ria colectiva representa el intento de fijar una fecha
o un evento que dé comienzo a la Violencia, hay
un acuerdo generalizado en que ella tuvo su ini-
« n w i a J> can uooui
cio hacia el año de 1946, con los enfrentamientos
que por ese entonces comenzaron a protagonizarse
en los departamentos de Boyacá, Cundinamarca y
Nariño, extendiéndose luego a otras regiones de la
geografía nacional a partir de abril de 1948, cuando
cae asesinado Jorge Eliécer Gaitán. El último lapso
del mandato de Mariano Ospina y el comienzo de
la vigencia presidencial de Gómez, durante 1950,
conocerán el pico más alto en las estadísticas de las
vidas sacrificadas.
Así las cosas, Laureano Gómez asume el mando
presidencial cuando la Violencia ha cobrado la for-
ma de expresión predominante de la conflictividad
Número y distribución cronológica social. Es cierto que, ya sea bajo el anuncio de su
de los muertos en la Violencia candidatura presidencial y de su elección, o bien
bajo su ejercicio efectivo a partir de 1950, la subi-
Muertos en la Porcentaje Muertos por cada da de Gómez a la presidencia de la República está
Año
Violencia de muertos 1000 habitantes signada por el período de mayor recrudecimiento y
1947 13.968 7,75 profundización de los enfrentamientos. Sin embar-
go, la continuidad en la que se inscribe su manda-
1948 43.553 24,16 404
to, respecto de la presencia del fenómeno violento,
1949 18.519 10,27 168 pone en tela de juicio el mito del artífice último de
1950 50.253 27,88 447 la Violencia.
En consecuencia, la adopción de la relación entre
1951 10.319 5,72 90
gobierno y Violencia como eje ordenador de la re-
1952 13.250 7,35 113 flexión obedece a las preguntas que dicha relación
1953 8.650 4,8 71 obliga a responder: ¿Cuál es el papel del gobierno
respecto de los determinantes sociopolíticos que po-
1954 900 0,5 7
sibilitan el desarrollo de la Violencia, en su época
1955 1.013 0,57 8 más cruenta, en un período de bonanza económi-
1956 11.136 6,18 86 ca sin precedentes? ¿Cuáles son las líneas de con-
tinuidad del ejercicio estatal del gobierno Gómez
1957 2.877 1,6 22
en relación con el contexto político-económico que
Fuente: Paul Oquist. Violencia, conflicto y política en Colombia.
encuentra en el momento de su ascenso al poder?
Instituto de Estudios Colombianos. Bogotá, Banco Popular, 1978, p. 59.
¿Cuál es el significado de las rupturas que su admí-
Administración de Laureano Gómez (1950-1953) 1167

nistración adopta, como la reforma constitucional, vertiginoso crecimiento a partir de 1949. En efecto,
en referencia a la crisis que la Violencia denuncia? el aumento desde tiempo atrás de los terrenos de-
¿Cuáles son, por último, los nexos entre democracia dicados al cultivo del grano y el incremento en los
y Violencia y por qué es necesario que la continuidad niveles de productividad, se unen ese año al alza
de la democracia civil se vea interrumpida en 1953 de los precios en los mercados externos, sentando
con el golpe del general Gustavo Rojas Pinilla? con todo ello la posibilidad de elevar las utilidades y
las tasas de ganancia a niveles sin antecedentes. Los
niveles de remuneración de la producción cafetera
Economía: bonanza para pocos,
a partir de finales de la década de 1940 son impre-
deterioro para muchos
sionantes. Los márgenes de utilidad alcanzados de-
«Al país le va muy mal, pero a la economía muy finen el cuadro de una situación de auge que cobija
bien», diría en 1949 el presidente de la Asociación incluso a los departamentos de menores rendimien-
Nacional de Industriales, José Gutiérrez Gómez. tos: las utilidades se ven en dos casos virtualmen-
Luego ratificaría su apreciación: «La situación co- te dobladas, y hasta triplicados en Antioquia, en el
lombiana es hoy en día la mejor que se haya ja- momento de comenzar la administración Gómez
más conocido». Las frases, formuladas en plena otro tanto acontece con otros sectores de la econo-
expansión de ía Violencia, suenan a frío cinismo. mía. El incremento en el valor de las exportaciones,
Pero ellas expresan muy bien la primera pregunta que casi se duplicó entre 1949 y 1953, indujo un
formulada en el apartado anterior: mientras la ge- ingreso de divisas que posibilitó una multiplicación
neralización de la Violencia conoce sus más altas de la capacidad de importación. El sector indus-
manifestaciones de 1949 a 1953, en el mismo lapso trial se incremento, entre 1948 y 1953, en un 56%.
la economía nacional experimenta una expansión y En estas condiciones, las tasas de crecimiento del
un crecimiento sin precedentes, con márgenes que
sólo se habían conocido durante las bonanzas de los
años veinte.
La agroexportación cafetera, actividad producti-
va determinante en el concierto económico nacio-
nal desde comienzos del siglo xx, experimenta un

Ceremonia de juramento y discurso de posesión presidencial


de Laureano Gómez en el Salón Elíptico del Capitolio Nacional,
7 de agosto de 1950.
producto bruto pasaron del 3% en 1951 al 6,2% Los precios del café, tanto internos como exter-
promedio entre 1952-1953, al tiempo que el por- nos, reflejan el nivel de ingresos que percibían los
centaje de formación de capital ascendió del 14,2% cafeteros. Dan cuenta directa de la remuneración
al 28,2% entre 1948 y 1952. obtenida por los exportadores, pero también dicen
La bonanza fiscal, como consecuencia, no puede de los ingresos reales de los medianos y pequeños
mostrar mejores condiciones. En los debates parla- productores, que no exportan, en la medida en que
mentarios de diciembre de 1951 se aprueba un pre- refieren su capacidad de consumo. El gran bene-
supuesto nacional de rentas y gastos para la vigencia ficiario resulta ser el exportador. Pero, obviando
fiscal de 1952 con un superávit de casi 44 millones la decisiva participación del pequeño y mediano
de pesos, cantidad que para un monto presupuestal propietario en la producción cafetera, el gran per-
total de 632 millones de pesos, representa un 7%. judicado es el jornalero. En Antioquia los precios
Proporción nada despreciable. Como consecuen- externos e internos superan con creces las alzas
cia, la inversión pública crece durante el período salariales: mientras que los salarios se incrementan
de gobierno en cuestión. Su participación en el to- entre 1949 y 1954 en un 22%, los precios externos
tal de la inversión bruta sube del 20% en 1949 al lo hacen en un 232% y los internos en un 125%. El
27,9% en 1952. La destinación al estímulo y avance Viejo Caldas, el departamento con mayores utilida-
de la producción industrial se ve incrementada: de des desde 1950, presenta un deterioro salarial en
una cantidad casi nula en 1945-1947, aumenta al los mismos años: los jornales tienen una tendencia a
12,2% del total de la inversión pública en 1951; al la baja, mientras que los precios suben en un 244%
21,7% en 1952; y al 14% en 1953. Paralelamente, y en un 74%, respectivamente.
la inversión estatal en el sector agropecuario aparece Ante esta situación de deterioro de los salarios
fortalecida: mientras que en 1944-1946 alcanzaba en el sector de mayor dinamismo de la economía, el
sólo al 10% del total de la inversión del sector, para cuadro de otros trabajadores en diferentes sectores
1952-1953 asciende al 20%. productivos no resulta nada halagüeño. Los salarios
Pero a tiempo que se da esta situación de auge de los obreros sufren una caída desde 1948, con
económico, los sectores populares ven golpeadas las una baja del 14% en 1954 con respecto de 1947, e
condiciones de su existencia cotidiana. La bonanza incluso mostrando valores inferiores a los salarios
es solamente para el sector de los propietarios, los de 1933. La situación de apropiación desigual de
exportadores y los industriales; sus mayores márge- la bonanza revestía un carácter tan evidente, que el
nes de rentabilidad descansan sobre los hombros de mismo ministro de Hacienda y Crédito Público, An-
los trabajadores. Basta observar el comportamiento tonio Álvarez Restrepo, en su informe anual 1951,
de los salarios reales de estos últimos, tanto en el sec- reconocía que «no existe un paralelismo justo entre
tor del agro cafetero, como en el de los asalariados los precios del café en los últimos diez años y los
urbanos, durante el mismo lapso de 1949 a 1953. precios de los salarios que se pagan a los trabajado-
res de estas industrias».

F o r t a l e c i m i e n t o de las é l i t e s
Las medidas económicas adoptadas durante el ejer-
Utilidades por hectárea
cicio presidencial de Gómez terminan por legiti-
en departamentos cafeteros
mar el poder gremial y la situación boyante de los
(pesos corrientes)
hombres de negocios. Tal apoyo no está exento de
Año Antioquia Viejo Caldas Cundinamarca Tolima conflictos, cada vez que el Estado pretende mode-
1940 27,6 33,6 2,5 13,1 rar los altos niveles de ingreso que estos perciben.
Así, por ejemplo, sobre la medida de compra de los
1945 102,4 116,4 67,9 165,9
dólares provenientes de las exportaciones cafeteras
1948 207,2 265,7 167,1 326,5 al 208% promedio, adoptada como un mecanismo
1949 322,1 419,3 216,8 492,2 para conjurar las presiones inflacionarias ocasiona-
das por un elevado ingreso de divisas, el ministro de
1950 1015,5 933,2 365,8 705,2
Hacienda se ve obligado a decir que la medida «ha
1951 1010,9 1307,9 457 881,5 suscitado reclamos muy vivos por parte del gremio
1952 1058,7 1282,5 534,5 965,9 cafetero, campaña que ha sido respaldada en forma
pública por la Asociación Nacional de Industriales
1953 1181,2 1360,8 503,3 1013,1
y por la Federación Nacional de Comerciantes». La
1954 1732,8 1992 848,4 1503,9 solidaridad entre los gremios económicos es eviden-
Fuente: Mariano Arango. El café en Colombia, ¡930-1958. Bogota, Carlos Valencia, 1982. te; constituye un ingrediente obligado de la impo-
sición de su poder frente al Estado. «En los países
Administración de Laureano Gómez (1950-1953) 169

rroductores de café de Centro América, existe en


todos, sin excepción, un impuesto a las exportacio-
nes del café que fluctúa entre diez y quince dólares
por saco. ¿Por qué no sucede otro tanto en Colom-
bia?». La declaración del ministro no puede ser más
reveladora de las posiciones adquiridas y usufruc-
tuadas por los gremios. Y no obstante los reparos y
las pasajeras desavenencias, la proclamación del no
intervencionismo del Estado y el principio de la l i -
bertad en materia económica se convierten en pana-
cea declaratoria de toda medida estatal: la elevación
del tipo de cambio es un paso «al retorno a la liber-
tad como remedio eficaz para los males (...) y como
única fórmula justa». La lista expedida en 1951 con
el objeto de prohibir la importación de determina-
dos artículos, t e r m i n a siendo justificada como una
decisión que ampara «la libertad de importación de
los propios comerciantes que hoy pueden hacer sus
compras en el exterior».
El declarado estímulo a la inversión extranjera
deja ver con claridad el apoyo de la política econó-
mica al gran capital. En 1951 se autoriza el aumen-
to del capital de los bancos foráneos y ese mismo
año, se expiden los decretos que permiten la libre
importación de capital extranjero, medida ratifica-
da al año siguiente por el Congreso: la importación
de capital extranjero es enteramente libre, ya sea en
dinero o ya en equipo. Tales capitales serían reex-
portables en cualquier momento, podrían remesar-
se las utilidades netas y podrían registrarse como
capital las utilidades no distribuidas. Los capitales
importados para el establecimiento de industrias
inexistentes en el país estarían exentos del impues-
to de patrimonio durante los cinco primeros años. Laureano Gómez Castro.
La medida, con otras prerrogativas adicionales, hizo Óleo de José Bascones
Agneto, 1953.
sentir inmediatamente sus efectos: desde la vigencia misma empresa; se amplían los períodos iniciales Museo Nacional, Bogotá.
del decreto, los capitales importados ascienden a de exploración y se suprime el límite de 200.000
19 millones de pesos, mientras que en 1949 habían hectáreas máximas para cada concesión, entre otras
sido solamente de $169.000. «Ni restricciones, ni concesiones especiales.
discriminaciones, ni reglamentaciones arbitrarias,
En este mismo sentido, el de un claro interés en
ni límites, contempla el proyecto», dice un senador
propiciar el ingreso del capital extranjero al país, es
en el debate de aprobación de la ley, resumiendo
que puede leerse el apoyo del gobierno colombiano
bien su espíritu.
al enfrentamiento que para la época se sostenía en
Se confirma la tendencia de la política petrole- Corea. Laureano Gómez, a diferencia de las posicio-
ra adoptada desde el mandato de Ospina. En 1952 nes de apoyo que diera a los países del Eje al comien-
se ratifica en el Congreso un conjunto de medidas zo de la Segunda Guerra Mundial, ahora concretaba
en el ramo, tomadas con anterioridad mediante de- su irrestricto respaldo a las fuerzas norteamericanas
cretos de situación de «anormalidad». Se aplican por intermedio del envío del batallón Colombia y
exenciones fiscales, sobre todo para los trabajos de de la fragata Almirante Padilla a la zona en conflicto
exploración, y se asignan deducciones por agota- bélico. La participación allí, se aclamaba como una
miento y depreciación; se declara la libertad para el «lucha ecuménica contra el comunismo, en defensa
establecimiento de trabajos de refinación; se elimi- de nuestra civilización puesta a prueba».
nan las zonas de reserva nacional, abriendo la costa El modelo liberal de desarrollo, que otorga con-
Pacífica, el golfo de Urabá y zonas de Santander del siderable autonomía al sector privado represen-
Norte a la explotación petrolera extranjera; se elimi- tado en los gremios, se ha impuesto radicalmente
na la limitación de no más de dos concesiones a una desde mediados de la década de los cuarenta. Es
170 ¡ G r a n Enciclopedia de Colombia
I

cierto que la intervención estatal durante Gómez ha Neutralización de los sectores populares
aumentado, haciendo uso de la situación boyante Laureano Gómez sube a la presidencia, en este con-
en el fisco nacional. Sin embargo, el aumento de texto, con unos sectores populares urbanos entera-
la inversión pública mencionado párrafos atrás, no mente neutralizados. En septiembre de 1949 se ha
termina mostrando un incremento real respecto del derogado la ley que prohibe el paralelismo sindical,
crecimiento de la actividad económica en su con- avalando la Unión de Trabajadores de Colombia y el
junto. El gobierno invierte dineros en el desarrollo esfuerzo clerical por cimentar un sindicalismo con-
de Acerías Paz del Río, pero mantiene la consigna fesional defensor de la negociación concertada en
del rápido traspaso de la siderúrgica al sector priva- la empresa. Si bien los sindicatos de la UTC, con ex-
do. Gómez termina entonces por hacer gala de un cepción de la Unión de Trabajadores de Antioquia,
inmaculado liberalismo económico, cosa de la que tienen para este momento una existencia ante todo
los gremios se sienten más que satisfechos. teórica, producto más de las imposiciones venidas
Ante una crisis institucional de grandes propor- desde la Iglesia y de los empresarios, que a partir
ciones, como la que enfrenta el país en medio del de la movilización de los trabajadores, su presen-
recrudecimiento de la violencia, el fortalecimiento cia materializa el ingreso definitivo del sindicalismo
del poder gremial significa un debilitamiento in-
bajo la pugna partidista y el debilitamiento frontal
gente del Estado; este ya no puede reclamar para de la CTC.
sí, ni siquiera la posibilidad de gestión en lo social. El gobierno de Gómez da su total espaldarazo
Los gremios protestan airadamente en contra de las al fortalecimiento del paralelismo sindical. El 8 de
leyes de seguridad social, argumentando que ello enero de 1952 se aprueba la Ley de « A u x i l i o al iv
les afecta su desempeño económico y su relación en Congreso de la UTC», a celebrarse ese mismo mes
la empresa frente a los trabajadores. Así las cosas, en Tunja, bajo la justificación de ser una confede-
los poderes privados inscritos en la sociedad civil ración
se ufanan de su triunfo y los gremios terminan por
aparecer como las únicas instancias del tejido social ... nacida en momentos trascendentales para la
capaces de garantizar una unidad: el manejo que estabilidad social del país. Se creó en una época
hacen de la paridad política en los asientos de sus bien difícil cuando aún el sindicalismo controla-
juntas directivas servirá para legitimar esta imagen. do por los comunistas ponía en peligro la autori-
dad del gobierno(...) El 9 de abril hubiera tenido
consecuencias más desastrosas para la Nación si
entonces no hubiera existido la UTC.

índices de precios relativos del café (externo e interno)


y jornales reales (1938 = 100)

Antioquia Viejo Caldas


Año
Pr. externo Pr. interno Jornal real Pr. externo Pr. interno Jornal real
1935 105,2 138 104,4 109,6 98
1940 79,1 100,7 140 75,3 77,4 167,3
1945 105,3 96,2 80 108 89,3 103,8
1946 123,7 123,7 111,1 127,5 104,6 103,8
1947 155 134,3 104,4 160 118,8 138,4
1948 182,9 130,5 115,6 184,5 110 98,1
1949 195,7 161,7 122,2 204,1 132,3 132,6
1950 263,9 187,2 115,6 275,5 136,8 113,4
1951 293,8 225,7 128,9 276,5 142,6 75
1952 208,8 276,1 144,4 200,1 150,4 140,3
1953 289,2 263,5 142,2 302,7 162,5 126,9
1954 427,7 327 144,4 448 206,1 126,9
Fuente: Mariano Arango. El café en Colombia, 1930-1958. Bogotá, Carlos Valencia, 1982.
Administración de Laureano Gómez (1950-1953) 1171

Y la exposición de motivos de la ley concluía: rrollo de una institucionalidad alternativa, nacida


«La justicia de este auxilio para una Confederación de la experiencia de los mismos combatientes y su
que ha dado en todo tiempo muestras de respal- vivencia en la confrontación con el gobierno. No
do irrestricto al Gobierno, no puede tener la menor obstante el proyecto enunciado y las aspiraciones
discusión». de revolución allí defendidas, los guerrilleros no se
La administración expide resoluciones que me- salieron del alinderamiento partidista: mientras se
joran las prestaciones sociales de los trabajadores. condicionaba todo tipo de negociación con el go-
Además de apoyar el montaje y la extensión del Se- bierno a «programas de trabajo, Ley agraria, policía
guro Social, iniciado durante el gobierno anterior, y rural montada», la consigna de « ¡Viva el Partido
de crear la Bolsa de Empleo, se emitió un Código Liberal!, ¡Viva la Revolución!», se hizo omnipresen-
Sustantivo del Trabajo que imponía obligaciones de te todo el tiempo. Y la rapidez con la que se so-
prestación de servicios médicos, de invalidez y de se- metieron a la amnistía declarada por Rojas Pinilla
guridad industrial a los trabajadores de empresas con deja ver, no sólo el nivel de agotamiento en que se
capitales superiores a los $800.000; igualmente re- encontraban, sino también la confianza en el viejo
glamentaba las cesantías sin los problemas del estan- pacto entre los liberales y el Ejército.
camiento salarial y ampliaba las prerrogativas en la Por otra parte, no resulta comprensible por qué
jubilación; introducía las vacaciones y descansos re- las élites tendrían que armar un dispositivo cu lumu
munerados, entre otras cosas. Pero la nota predomi- a la Violencia para recuperar un poder que nunca
nante del gobierno es el apoyo a la neutralización del han perdido. La consolidación de los gremios y la
movimiento de los trabajadores y de la organización neutralización de la movilización popular están allí
popular en su conjunto. El mismo código estipulaba para probarlo. Pero, igualmente, no en todas las re-
la declaratoria de ilegalidad de las huelgas para los giones los beneficiados por la presencia de los fenó-
servicios públicos, incluyendo los petróleos en esta menos de enfrentamiento fueron los poderes políti-
categoría, y dotando al Ministerio de Trabajo con la cos y económicos, hubo zonas donde los primeros
potestad de declarar el carácter de ilegalidad de los sectores afectados fueron, justamente, los hacenda-
conflictos laborales. Las élites no tenían motivo nin-
dos. En otras, los poderes políticos tradicionales se
guno de preocupación. «Es un hecho innegable que
vieron desplazados por la emergencia de nuevas ca-
el país ha disfrutado de completa paz social», decía
pas de políticos que entraban a hacer el relevo.
en 1951, Alfredo Araújo Grau, ministro de Trabajo.
En consecuencia, hablar de una unidad de la
Agregaba que el Departamento de Supervigilancia
Violencia, en el momento mismo de su desarrollo,
Sindical, entidad del Ministerio,
resulta cosa imposible. Según Daniel Pécaut, esta se
presenta más bien como una mezcla heterogénea y
... ha logrado impedir que la actividad de los sin- superpuesta de
dicatos se desvíe de los cauces legales e invada te-
rrenos que le están vedadosL..) Los beneficios de
esta política han sido reconocidos en más de una ... choques electorales, acción política y militar,
ocasión por los propíos obreros sindicalizados, terror ejercido por mercenarios de toda clase,
que han comprendido las ventajas de la existen- vendettas locales, espíritu de cruzada religiosa,
cia de un organismo que, al propio tiempo que los venganzas individuales, desalojo de poblaciones,
ampara y protege, les impide transitar por sendas transferencias de propiedad, extorsión económica,
peligrosas. formación de guerrillas organizadas, bandoleris-
mo social, grandes temores campesinos. La hete-
rogeneidad del fenómeno se manifiesta también
Crisis política y violencia por la presencia de los más diversos protagonis-
En torno a la resistencia popular, el caso más signi- tas: pequeños propietarios, jornaleros, arrendata-
ficativo de desbordamiento de la lucha puramente rios, grandes propietarios, pequeña burguesía de
partidista, entre liberales y conservadores, por el los pueblos o de las ciudades medianas, jefes po-
planteamiento de aspiraciones de contenido social, líticos de todos los niveles, algunas veces también
es la Guerrilla del Llano. En esta se dio el caso de miembros de la gran burguesía urbana.
sectores en sus filas que llegaron a plantear un pro-
yecto político para los sectores populares. La Confe-
Propuesta de reforma constitucional
rencia en Boyacá de agosto de 1952, con asistencia
de representantes de frentes guerrilleros de diversos La propuesta de reforma de la Carta constitucional
lugares del país, terminó convertida en la Primera impulsada por Gómez es su gran obra. Es su obra
Conferencia Nacional del Movimiento Popular de primordial, bien sea porque se la mire como el in-
Liberación Nacional. El mes siguiente se promulga tento del ideólogo conservador por dar materiali-
la «Primera Ley del Llano», dando cuerpo al desa- dad concreta a su utopía de la comunidad orgánica
172 | Gran Enciclopedia de Colombia

del cristianismo, o bien porque con ella termine de dos el de los varones, «puesto que el cabildo es la
consumar su derrota y su propio derrocamiento. primera entidad de derecho público que en nombre
Desde el primer punto de vista, la propuesta del Estado sigue a la organización familiar», decía
es coherente con la cosmogonía conservadora que Gómez en un escrito sobre los efectos de la reforma
Laureano Gómez había proclamado a lo largo de constitucional. Los ediles, a su vez, escogerían a los
toda su vida. En efecto, el contenido de la nueva diputados de las asambleas y al Colegio Electoral,
Carta, redactado por una Comisión de Estudios institución cuya misión era la de escoger a los sena-
Constitucionales configurada expresamente para tal dores representantes de los departamentos.
propósito, seguía punto por punto las tesis del pen- Para el Congreso, por su parte, se proponía un
samiento de Gómez: proponía la constitución de un origen distinto para los miembros de la Cámara y el
Estado orgánico corporativista fundado en la vida Senado. Los primeros serían elegidos por sufragio
del municipio y la célula familiar. universal al igual que el presidente de la República,
Las tesis laureanistas poseían una concepción mientras los segundos serían escogidos, una parte
particular de la democracia. Creían en ella, pero por los colegios electorales y el resto por los inte-
de una manera restringida, elitista y jerarquizada. reses corporativos de los gremios, los trabajadores,
El núcleo básico de su encarnizado debate con la las universidades y el clero. Con ello se buscaba
democracia liberal tomaba cuerpo en la crítica al «haber concentrado toda la materia política en la
sufragio universal: «Jamás el mayor número podrá Cámara de Representantes, dejando la del Senado
destruir a la menor de las razones. Pero en nuestra para otros intereses, múltiples y vitales, que requie-
organización jurídica, después de idear institucio- ren representación idónea y auténtica en el manejo
nes benéficas que fueron creación prodigiosa de la del Estado».
inteligencia, se las entregó para su funcionamiento La propuesta constitucional pretendía consumar
al arbitrio irresponsable de los sentimientos multi- la consagración del sistema de dominación elitista.
tudinarios», decía en 1951 en el discurso de ins- La invocación del corporativismo, en las condicio-
talación del Congreso, al proponer la convocatoria nes de fortalecimiento sin límites de los gremios, no
de una Asamblea Nacional Constituyente. Las ins- haría sino reforzar su situación de preeminencia y
tituciones loables eran las de la Carta de 1886 de autonomía frente al Estado y frente a las restantes
Núñez y el corrosivo sentimiento multitudinario era fuerzas de la sociedad civil. La misma carta se cui-
el sufragio universal de la República Liberal. Con-
cepción detrás de la cual estaba su visión de una
Sello de correos en
sociedad inmutablemente jerarquizada:
homenaje a Laureano
Gómez, emitido en 1Q72.
E¡ sufragio universal generalizado excluye la

COLOMBIA
excelencia de la dirección política y ni siquiera
permite la mediocridad: impone la inferioridad.
El estudio de la sociedad humana demuestra que
los sujetos de inteligencia excelsa, y realmente
justos, en un pueblo dado son muy escasos(...) $130 AEREO
El sufragio universal suma los excelentes y muy
pocos con el «infinito número de los estultos», y
proclama que el criterio de la verdad y de la jus-
ticia es la mitad más uno de las opiniones de esta
adición extravagante.

El primado de los iluminados en la conducción


del gobierno político tenía como fundamento un
ordenamiento social estructurado sobre la primacía
de la organización municipal y, dentro de esta, de la
conducción de la unidad familiar. Del texto comple-
to de propuesta de reforma, el único título que fue
escrito en forma totalmente nueva fue justamente
el xx. «De la Administración Departamental y Mu-
nicipal». Y desde allí, la familia, «el núcleo primi-
genio y fundamental de la sociedad», como rezaba
el título tv, se montaba el edificio de conjunto de la
PRESIDENTE LAUREANO GOMEZ • 1898 - 1966
sociedad: los padres y madres de familia escogerían
a los miembros de los cabildos, computando por
daba de proclamar el primado del modelo liberal sociedad. Todo lo contrario, pretendía dar forma a
de desarrollo al introducir un nuevo articulo en el un endurecimiento sin precedentes de la democra-
título de «Derechos y Garantías Civiles»: «El régi- cia elitista y excluyeme que, con todo, ha manteni-
men de producción económica está fundado en la do Colombia hasta los días presentes.
libertad de empresa y en la iniciativa privada...». Los rasgos claramente autoritarios están presen-
Asimismo, para ser miembro electo del Senado, tes en toda la vida pública de Gómez. La propues-
pieza fundamental de toda la arquitectura social, se ta constitucional no es la excepción. Hay libertad
exigía haber desempeñado el cargo de vicepresiden- de agremiación, pero «el legislador establecerá las
te, designado, congresista, magistrado, consejero, salvedades necesarias en relación con el sindica-
ministro, jefe de misión diplomática, gobernador, lismo de empresa... y La prensa hablada deberá
procurador o contralor. Cargos de muy difícil ac- someterse a un régimen de censura previa». Tales
ceso a no ser para aquellos con una alta figuración declaraciones, con el estatuto de principios cons-
partidaria o económica. titucionales, así lo manifiestan. No obstante, el go-
Una propuesta de esta naturaleza propendía por bierno de Laureano Gómez no puede catalogarse
el conjuro de la crisis del régimen político vigen- como un régimen totalitario. Hablar de un orden
te hasta los años cincuenta. Buscaba paliar factores dictatorial supone la hegemonización de un pun-
precipitantes de su disolución al fortalecer la orga- to de vista frente a las fuerzas sociopolíticas que se
nización partidaria. Cierto es que Laureano Gómez le oponen. Hegemonización que cubre la totalidad
criticaba fuertemente el partidismo, denunciándole de la práctica política en la sociedad en su conjun-
como factor esencial en la postración de las institu- to, desde la actividad proselitista hasta la práctica
ciones, con el mismo nivel de responsabilidad que organizativa encaminada a enfrentar y resolver los
el del sufragio universal: «Tras la maniática implan- conflictos. El totalitarismo supone un régimen po-
tación del sufragio universal sobrevino la invasión lítico estabilizado, capaz de otorgar la primacía ex-
de la politiquería», anunciaba en el diagnóstico clusivista al poder central frente a la sociedad, así
que precedía su justificación de una reforma a la ese poder esté constituido en muy buena medida
Constitución. Pero la crítica al partidismo no estaba por la fuerza. El gobierno que tiene su comienzo en
encaminada a disolver los partidos políticos tradi- agosto de 1950, por el contrario, está sometido a un
cionales como modo exclusivista de participación fenómeno de total fragmentación del poder en ma-
política; no estaba destinada a abrir las puertas a nos de los poderes locales y de diversas fuerzas que
la emergencia de nuevos protagonismos políticos. asumen la lucha armada. Todo lo cual supone que
Todo lo contrario, su posición buscaba reforzar el el ejercicio de una brutal violencia oficial, que cobró
caduco y exangüe sistema partidario, pero bajo la su más trágica forma con los «chulavitas», precipita
forma más extrema y excluyeme posible: la hege- aún más la ruptura y el derrumbe del régimen y el
monía y primacía radical del partido conservador, y sistema políticos. El gobierno de Gómez no es una
de la visión que este sostenía sobre la sociedad y el dictadura. Es más bien la expresión contundente
mundo. Ello exigía la proclamación constitucional del derrumbe del orden político tradicional y de la
de principios como que la libertad e iniciativa priva- pretensión ilusoria de restituirle.
das en lo económico han de ser «ejercidas dentro de La ingenuidad de Laureano Gómez residió en su
los límites del bien común», o aquella según la cual incomprensión de las proporciones de la crisis del
«es permitido formar compañías, asociaciones y orden político tradicional; estribó en los intentos de
fundaciones que no sean contrarias a la moral cris- superar la crisis mediante la restitución, por la lí-
tiana o al orden legal». Por otro lado, el primado del nea más dura y autoritaria, de un régimen político
municipio, en las condiciones de mediados de siglo, agónico y en sus últimos estertores. Las élites en su
precipitaba la mayor fragmentación y concentración conjunto, por el contrario, ven la perentoriedad de
del poder en las redes de poder fortalecidas en el constituir un nuevo sistema político. El golpe de Ro-
interior de la sociedad civil. Su propuesta estaba le- jas Pinilla al presidente que representaba el intento
jos de buscar el fortalecimiento de la democracia de reencauche del sistema en crisis, es una primera
mediante la generación de nuevos y más amplios tentativa de instituir un renovado sistema político.
espacios para la participación y la gestión ciudadana Pero se hará necesario el Frente Nacional.
en la conducción de los destinos del Estado y de la
174 I Gran Ene o p e ó l a de Colombia

Bibliografía

ARANGO, MARIANO, El café en Colombia, 1930-1958: Bogotá, ORTIZ, CARLOS, Estado y subversión. La Violencia en el Quin-
Carlos Valencia, 1982. dio, años 50: Bogotá, CEREC, 1985.

E M I L I A N I ROMÁN, R A I M U N D O , Laureano, el grande: Bogotá, PÉCAUT, DANIEL, Orden y Violencia. Colombia, 1930- 1954:
Universidad Católica de Colombia, 1989. Bogotá, CEREC - Siglo xxi, 1987, 2 Vols.

GÓMEZ, LAUREANO, LOS efectos de la Reforma de 1953: Bogo- SÁNCHEZ, GONZALO, «Violencia, guerrillas y estructuras
tá, Imprenta Nacional, 1953. a g r a r i a s » , en Nueva histoña de Colombia, Vol. I I : Bogotá,
Planeta, 1989.
GÓMEZ, LAUREANO, Obras completas: Bogotá, Caro y Cuer-
vo, 1989, 6 Vols. TIRADO MEJÍA, ALVARO, «El gobierno de Laureano G ó m e z .

HENDERSON, JAMES, Las ideas de Laureano Gómez: Bogotá, De la dictadura civil a la dictadura m i l i t a r » , en Nueva his-

Tercer M u n d o , 1985. toria de Colombia, Vol. n: Bogotá, Planeta, 1989.

OQUIST, PAUL, Violencia, conflicto y política en Colombia, Ins-


tituto de Estudios Colombianos: Bogotá, Banco Popular,
1978.

Momento en que el jefe de la Marina entrega la bandera de


guerra al comandante del batallón Colombia, que participó
en la guerra de Corea. 17 de mayo de 1951.

También podría gustarte