Está en la página 1de 3

5. Como se deben formular los objetivos específicos y los generales.

OBJETIVOS GENERALES:
El objetivo general es lo que se quiere alcanzar con la investigación, ya que las investigaciones
buscan contribuir a resolver un problema en especial y apuntan al tipo más general de conocimiento
que se espera producir con la investigación, se formula atendiendo el propósito global del estudio y
no presenta detalles de los componentes de estudio.
Para la formulación del objetivo general se deben hacer unas preguntas de investigación que
incluyen:
 ¿Qué quiero hacer en la investigación?
 ¿Qué es lo que busco conocer?
 ¿A dónde quiero llegar?
Todo objetivo general debe contener los siguientes elementos
 Un verbo que indica el grado de complejidad del objetivo
 El evento o eventos de estudio
 Las unidades de estudio
 La temporalidad
 El contexto
El objetivo en su formulación debe reunir las siguientes características:
 Ser orientador
 Limitado a los recursos con los que se cuenta
 Susceptible de ser alcanzado
 Evaluable
 Expresado en modo afirmativo y de forma clara y concisa
Criterios que se deben tener en cuenta para la formulación de objetivos generales
 Deben estar dirigidos a los elementos básicos del problema, ser medibles y observables, claros,
precisos y deben seguir un orden metodológico
 Su formulación debe llevar resultados concretos
 El alcance de los objetivos debe estar dentro las posibilidades del investigador

OBJETIVOS ESPECIFICOS:
Indican lo que se pretende realizar en cada una de las etapas de la investigación. Son logros
parciales que facilitan el control sistemático de la investigación y que al ser alcanzados en conjunto
nos permiten garantizar que el objetivo general ha sido logrado.
Los criterios que se utilizan para formular los objetivos específicos son:
 Los objetivos específicos indican los estadios que se deben cubrir para cumplir el objetivo general
 Los objetivos específicos deben ser medibles concretos y acotados a un solo aspecto de
investigación.
 concretan e indican la ruta para hacer efectivo el objetivo general. Su carácter es inmediato en el
tiempo, aunque tampoco pueden evaluarse a través de indicadores tradicionales.
Los objetivos específicos deben definirse:

 De forma clara: Objetivos concretos que no confundan o de vía libre a interpretaciones.


 Medibles: formulados de forma que tenga un resultado alcanzable.
 Reales: referidos a procesos reales que se puedan observar.

Para la formulación de los objetivos específicos se deben resolver las preguntas de “qué”, “dónde” y
“cómo” y se deben plantear de la siguiente manera:
 Todo objetivo inicia su redacción utilizando un verbo en forma infinitiva, así se precisa el propósito
del objetivo con más claridad. Este verbo describe el QUÉ del objetivo. Por ejemplo: Identificar,
Comparar, aplicar.
 Para completar el enunciado del objetivo se da respuesta al PARA QUE del propósito. Es decir,
se explica la finalidad del objetivo. Por ejemplo: para, con el fin de.
 Termina enunciando el CÓMO se logrará el objetivo. Por ejemplo: mediante, a través de,
utilizando.
Los aspectos que se deben incluir cuando se redactan los objetivos específicos son:
 Los objetivos se redactan comenzando con infinitivos (definir, distinguir, registrar, identificar)
 Deben ser claros y concisos.
 Deben plantear posibilidades razonables.
 Se enfocan en logros y no en procesos o actividades.
 Los elementos que se deben incluir son: verbo, sujeto, condición y lo esperado.
6. Importancia de la justificación en un proyecto de investigación.
La justificación de un proyecto es un ejercicio argumentativo donde se exponen las razones por las
cuales se realiza una investigación o un proyecto, en ella, el responsable del proyecto establece
juicios razonables sobre el sentido, la naturaleza y el interés que persigue dicho trabajo de cara a
ciertos compromisos académicos o sociales.
Es importante la justificación en un proyecto de investigación ya que es la venta del proyecto y
de la capacidad del investigador, ofrece la oportunidad de generar beneficios a partir de los
resultados de dicho proyecto, si la justificación es suficientemente convincente, el proyecto puede
conseguir ayuda y fuentes de financiamiento para no quedarse solamente en algo plasmado en
papel, por ser un requisito académico o una idea latente.
Para finalizar y dar cabida a la tentativa de llevarlo a la práctica, resulta muy buena idea plantear los
beneficios en función de plazos de cumplimiento, destacar beneficios a corto plazo, beneficios a
mediano plazo y por últimos los beneficios a largo plazo.
Igualmente es importante la justificación porque destaca además tres aspectos claves en el
desarrollo del proyecto:
El Aspecto Teórico: se centra en presentar las razones teóricas que justifican dicha investigación,
es decir, debe señalar los conocimientos que brindará el trabajo acerca el objeto que fue investigado.
El Aspecto Práctico: muestra la aplicabilidad de la investigación, como se proyecta en la sociedad e
identifica que persona, organización o grupo de personas se beneficiaran con la de ésta.
El aspecto Metodológico: indica que tipo de aporte da esta investigación a otras investigaciones
hechas anteriormente.

También podría gustarte