Está en la página 1de 5

El Tzolkin y su relación con el cuerpo físico y el luminoso y con el Arte

del Jin Shin Jyutsu

De acuerdo al Factor Maya, vivimos en el fondo de un océano


electromagnético. Lo que nosotros denominamos como el plano físico terrestre, es en
sí mismo el fondo de aquel océano, mientras que nosotros, al igual que moluscos o
pobladores semiciegos, enjambramos nuestras pequeñas vías. Vagamente somos
conscientes de que nadamos y nos movemos a través del fondo de un vasto océano
electromagnético multi- dimensional. ¿Cuál será el aspecto tan extraño que le
ofrecemos a aquellos que nadan y se mueven en las corrientes lejanas que están por
encima de nosotros?, ¿y qué podemos decir respecto a aquellos seres que están más
allá de la superficie?. ¿Cómo son ellos?.

Pero para vivir, para sobrevivir en el fondo denso y a la vez frágil del mar
electromagnético, nosotros mismos debemos estar equipados con un circuito bio-
electromagnético. En verdad, por medio de nuestro radar sensorio que ha sido
finamente entretejido, somos capaces de obtener del campo electromagnético,
orientación y un sustento aún mayor del que hasta ahora nosotros mismos nos
permitimos tener. En verdad, hasta el presente hemos entregado todos nuestros
poderes electromagnéticos a compañías privadas o mal manejadas a quienes debemos
pagar por lo que naturalmente nos pertenece. Sin embargo, como lo demostró Nikola
Tesla en su laboratorio en Colorado Springs, un simple ser humano puede co-
generar un campo electromagnético de increíble intensidad, mientras esté calmado y
en resonancia.

Ya son bastante conocidos los elementos del circuito que conecta la vestidura
física tridimensional, e inclusive al cuerpo luminoso de cuatro dimensiones. Primero,
hay un radar sensorio, es decir, los cinco órganos de los sentidos y la “mente”, luego
están los canales nerviosos que llevan los impulsos eléctricos desde los órganos *de
los sentidos hasta el computador central que es el cerebro, para procesarlos allí;
finalmente están los centros psicofísicos que están asociados con el sistema
glandular, y a los que se conoce con el nombre de chakras, con sus redes por donde
fluye la energía sutil. El circuito es completado por las corrientes sutiles que fluyen
como una trasmisión resonante desde el sistema de chakras, directamente a través de
las Kuxas Suum, - las fibras galácticas -; hasta las principales corrientes del océano
electromagnético, las cuales nos conectan con el plano de los señores y guías solares,
y de ahí al Sol y al centro galáctico.

Las corrientes que traen información desde lo alto - desde la quinta, sexta y
séptima dimensiones - del océano electromagnético, que fluyen hacia el plexo solar y
desde él, también tienen puntos de entrada en la corona de la cabeza, en la garganta,
el corazón, los órganos sexuales, las palmas de las manos, y las plantas de los pies.
Así pues, vemos que la vestidura tridimensional del cuerpo físico, como cualquier
traje espacial decente, tiene sus puntos de conexión, que le proporcionan al cuerpo
luminoso de cuatro dimensiones coexistente con el cuerpo físico, sus nodos
electromagnéticos respiratorios.

Los AH KINES, “Los Guerreros Sirvientes del Sol”, son aquellos humanos
que realizan plenamente el cuerpo luminoso de sueño dentro del cuerpo físico y -
conociendo el circuito del organismo humano, - usan el cuerpo luminoso para
navegar en las aguas electromagnéticas que nosotros llamamos universo. Mediante
la afinación de su radar sensorio y el sabio uso del Kuxan Suum, es decir el “cordón
umbilical galáctico” que sale desde el plexo solar, los AH KINES, los realizados del
pasado y del presente, son capaces de convertirse en estrellas - médiums, canalizando
la información galáctica directamente hacia el piso oceánico-terrestre del gran mar
electromagnético. De este modo ellos saltan los Zuvuyas, y llevan la cuenta sagrada.
Si poseemos el mismo circuito, podemos hacer lo mismo que los fabulosos AH
KINES. Cada uno de nosotros, cuando haya regresado a su simplicidad post-
histórica, podrá canalizar directamente las corrientes alternantes de la galaxia, para
que se adapten a nuestra situación.

Para que esto ocurra necesitamos invertir nuestra visión. lo fundamental no


es el cuerpo físico, sino el cuerpo de luz. Nuestro cuerpo físico auto-cinético es la
proyección de nuestra evolución interior, como lo son las hojas con relación al árbol.
El cuerpo de luz con su radar sensorio, canales nerviosos, ordenador ∗ central,
chakras y sistema nervioso sutil, y fibras ultra-radiantes, viene a ser el verdadero
esqueleto del cuerpo físico. Por tener las mismas 260 pulsaciones que son la misma
unidad modelo del Sol, el Módulo Armónico Maya, el funcionamiento de nuestro
cuerpo luminoso es asombrosamente simple. Sin embargo, el desprecio hacia nuestro
cuerpo luminoso es lo que nos tiene confinados en lo que llamamos el reino de las
bestias.

Al utilizar- el modelo del Tzolkin como un dibujo representativo del cuerpo


luminoso, comprendemos inmediatamente que el Telar Maya está formado por las
corrientes eléctricas, la una positiva, y la otra negativa, que son las corrientes polares
universales de cualquier campo electromagnético. Utilizando el cuerpo físico como
una batería bio-electromagnética, las corrientes universales se entrecruzan en una
pulsación infinita. Este proceso se efectúa a un micro-nivel en cada descarga
nerviosa y en cada cruce sináptico. En realidad, lo que llamamos información es el
procesamiento “mental” de estas descargas. Esto también se efectúa en un macro-
nivel, y la unidad física entera que cada organismo encarna puede ser vista como una
simple batería electromagnética que adapta el poderoso cruce de las dos corrientes
universales de energía.

Las trece columnas verticales del modelo armónico representan las


articulaciones principales del cuerpo, que dividen también a los principales canales
nerviosos que van desde los pies y las manos hasta el cerebro, unidas y mediadas por
la columna central. Esta columna central - la séptima columna mística, - representa
el cuello y la columna vertebral, como también el alineamiento de los chakras. A
cada lado de la columna central, las dos próximas columnas representan los
hombros, luego los codos, y finalmente las muñecas. Continuando hacia afuera, las
cuartas columnas representan las caderas; las quintas las rodillas; y finalmente las
sextas

∗ En el original computer.

representan los tobillos. Estas son las coyunturas que articulan el flujo de los
canales nerviosos hacia las palmas de las manos y hacia las plantas de los pies,
puntos de entrada claves para las corrientes de energía sutil. Los 20 signos sagrados
encuentran su contraparte numérica en los 20 dedos, los dedos de las manos y los
pies.

Los órganos sensitivos también están representados por las trece columnas.
En la mitad está el canal central, la gran mente abriéndose al universo vasto, fluido y
abierto. A lado y lado van las columnas que representan la mente local, y los sentidos
de la vista, oído, olor, sabor y finalmente el tacto. Agrupados a lo largo de los lados
del canal central, y representados por las diez unidades del Telar Maya, están los
radares neuro-cerebrales, que son los receptores de los órganos sensitivos. Los 26
puntos de actividad Galáctica constituyen bien sea la corriente del Telar Maya, o
representan los 52 puntos de armonización reconocidos como los puntos de presión
en la técnica de masajes de Jin Shin Jyutsu. En verdad, nuestras técnicas actuales de
masajes y curación psíquica, no van lo suficientemente lejos en su entendimiento, y
por lo tanto, en las aplicaciones de lo que podemos llamar correctamente medicina
bio-electromagnética.

Utilizando el Módulo Armónico como modelo para el circuito del cuerpo


luminoso, y comprendiendo que el cuerpo de luz es el verdadero esqueleto del cuerpo
físico, podemos asegurar que las enfermedades y plagas que nos afligen, como el
cáncer y el SIDA, no se originan en las células, sino que son el resultado directo de
los bloqueos radicales en nuestro campo bio-electromagnético colectivo. Estos
bloqueos son el resultado inmediato de la inmersión y adición a los efectos
retroalimentarios de nuestro deteriorado medio ambiente tecnológico. La curación
para estas enfermedades de la era industrial, no se encuentra en tratamientos
químicos o radioactivos, sino en un cambio radical en la actitud, acompañada por
el”desarrollo de una medicina genuinamente bio-electromagnética que responda al
poder de la mente, a la realidad del cuerpo luminoso, y a la restauración natural y
orgánica de la resonancia interior como factores claves en la curación.

La clave para realizar esto, se encuentra de nuevo en el modelo armónico, el


Tzolkin de 260 unidades. Así como el Tzolkin nos da un esquema del cuerpo de luz
individual que anima a cada uno de nosotros, también describe cómo es el flujo
normal de la energía y la inteligencia solares, la incesante corriente de energía
universal, creativa y espiritual. Además, esto ha sido conocido por los AH KINES, los
realizados, y por este motivo, ellos son versados tanto en las artes curativas como en
las artes de la expresión creativa y vibratoria, es decir, la música y el canto, el color y
la forma; cuyos armónicos están regidos en su totalidad o al menos mediados por las
frecuencias sutiles y omnipresentes del Sol. En verdad, a medida que todos nuestros
sentidos sean informados por el campo electromagnético activado por el Sol,
podremos encontrar octavas heliotrópicas en los perfumes y en las frecuencias de las
manchas solares, Todo esto es literal y no metafórico, porque la batería electro-
magnética del organismo humano individual, a través de sus Órganos sensorios, hace
contacto directo con las baterías electromagnéticas solares y planetarias.

Esta no es una idea nueva. Los grandes visionarios de la era del materialismo
científico han estado de acuerdo con el uso de los sentidos para así lograr percibir el
cuerpo de luz. En los comienzos del decimotercer baktún, o sea, en 1627, la super-
utopía de Francis Bacon, llamada “la nueva Atlantis”, habla de los “mineros de la
luz”, y describe un mundo lleno de casas en perspectiva, casas de sonidos, casas de
perfumes, y casas de sabores, en las cuales los refinamientos de los sentidos se hallan
sintetizados y multiplicados. Los supervisores de todas estas actividades son
conocidos como “Los Mercaderes de la Luz”, los cuales son los mismos AH KINES.
Al contemplar el paso de la era industrial de nuestra civilización, Bacon afirma que
la unidad de los sentidos es la base de un orden mundial benigno y armónico, regido
por la Sociedad de Salomón, llamada Nueva Atlantis.
Y así mismo Blake habla de que la terminación del infierno industrial en
curso, se logra por “una mejoría en el disfrute de los sentido?. Y Blake continúa
diciendo en su memorable obra “Cielo e Infierno”: “primero que todo, debe
desaparecer el concepto de que el hombre tiene un cuerpo distinto de su alma”. Este
concepto de que el cuerpo es distinto al alma, exteriorizado como la creencia de que
el hombre es distinto a la naturaleza y superior a ella, es la causa del bloqueo
fundamental que experimenta el cuerpo de luz colectivo de la casa mental en curso.
Esta es la causa de las enfermedades y horrores que nos afligen, desde el cáncer y del
SIDA hasta el temor permanente a la muerte, y el invierno nuclear.

La mejoría en el disfrute de los sentidos, es inseparable de la capacidad para


realizar nuestra propia potencia electromagnética. Por medio del circuito del cuerpo
luminoso, podemos conectarnos directamente con la casa de la energía solar. Las
pulsaciones electromagnéticas recibidas por nuestro sistema de radar sensorio,
canalizadas por nuestros canales nerviosos, refinados por nuestro sistema de
chakras, y mediados por nuestros Guías planetarios superiores, - los que cuidan los
archivos de los arquetipos, son las mismas pulsaciones del cuerpo solar, el Sol,
nuestra estrella local.

La clave para nuestra prosperidad en esta etapa final de nuestro ciclo


evolutivo, radica en la simplicidad de estar en resonancia. Aún más, es
permaneciendo en resonancia como se conserva la frecuencia psíquico-solar, la cual
es mediada por la batería electromagnética terrestre; y se alimenta al cuerpo de luz; y
podemos descubrir el conocimiento y la energía necesarios para nuestra sustentación
individual. Decir que estamos tocando las puertas de la magia, es tan sólo reconocer
nuestra falta de fe en lo que realmente somos capaces de hacer a través de nuestra
propia instrumentación, o sea del cuerpo sensorio. Lo que ha sido demostrado por los
chamanes, hechiceros, yoguis, y maestros espirituales, es, después de todo, el derecho
evolutivo de todos los seres.

Pero somos seres condicionados, y estamos atados por nuestra propia


ignorancia. Por este motivo, los nuevos científicos, los “ingenieros synaestheticos”,
deben construir casas de perspectiva y sonido, de perfume y sabor, para que los
organismos humanos, que durante tanto tiempo han estado privados del derecho a
sus campos sensorios, puedan de nuevo aprender a navegar a través del océano
electromagnético.

También podría gustarte