Está en la página 1de 15

Contenido

Antecedente del tema.............................................................................................................................1


1.1 La segunda ley de la termodinámica.............................................................................................1
Desarrollo del tema.................................................................................................................................3
1.2 DEPÓSITOS DE ENERGÍA TÉRMICA................................................................................................3
1.3 Procesos reversible e irreversible..............................................................................................4
1.4 Máquina térmica.......................................................................................................................5
1.5 EFICIENCIA TERMICA.................................................................................................................8
1.6 ENUNCIADO DE KELVIN – PLANCK.............................................................................................8
1.7 MECANISMOS............................................................................................................................9
1.8 SISTEMAS DE CALOR SENSIBLE..................................................................................................9
1.9 SISTEMAS DE CALOR LATENTE.................................................................................................10
Introducción..........................................................................................................................................10
Conclusion.............................................................................................................................................11
Bibliografía............................................................................................................................................13
Antecedente del tema
1.1 La segunda ley de la termodinámica

En los capítulos anteriores se


aplicó la primera ley de la
termodinámica, o principio de
conservación de la energía, a
procesos relacionados con
sistemas cerrados y abiertos.
Como se señaló en varias
ocasiones en esos capítulos, la
energía es una propiedad
conservada y no se sabe de ningún
proceso que viole la primera ley
de la termodinámica. Por lo tanto,
es razonable concluir que para que ocurra, un proceso debe satisfacer la primera ley. Sin
embargo, como se explica aquí, satisfacerla no asegura que en realidad el proceso tenga lugar.

La segunda ley de la termodinámica es única en sus especificaciones sobre los límites de lo


ideal tanto en sistemas que realizan procesos como en sistemas cíclicos. La segunda ley, al
igual que la primera ley y la conservación de la masa, relaciona las propiedades de un sistema
con las transferencias en la frontera; pero a diferencia de la primera ley y de la conservación
de la masa, la segunda ley estipula solamente un límite en el comportamiento del sistema. La
conexión entre la propiedad del sistema (entropía) y la transferencia en la frontera
(transferencia de calor dividida entre la temperatura absoluta) es una igualdad únicamente en
el caso límite de un proceso reversible.

A partir de estos argumentos resulta claro que los procesos van en cierta dirección y no en la
dirección contraria. La primera ley de la termodinámica no restringe la dirección de un
proceso, pero satisfacerla no asegura que en realidad ocurra el proceso. Esta falta de
adecuación de la primera ley para identificar si un proceso puede tener lugar se remedia
introduciendo otro principio general, la segunda ley de la termodinámica. Más adelante se

1
muestra que el proceso inverso analizado antes viola la segunda ley de la termodinámica. Esta
violación se detecta fácilmente con la ayuda de una propiedad llamada entropía. Un proceso
no puede ocurrir a menos que satisfaga tanto la primera ley de la termodinámica como la
segunda.

Postulados de la segunda ley

Las observaciones de las transformaciones en la naturaleza, referidas a la unidireccionalidad


de los procesos que en ella ocurren, están incorporadas en el enunciado de que todos los,
procesos espontáneos se desarrollan de tal forma que la entropía del universo nunca
disminuye. Las consecuencias de este enunciado son conocidas con el nombre de segunda ley
de la termodinámica.

Los numerosos enunciados, de la segunda ley pueden ser considerados como variaciones de
dos premisas básicas:

 Ningún dispositivo puede operar continuamente en forma tal que su único efecto sea la
conversión completa de calor en trabajo. Este es conocido como el enunciado Kelvin
Planck de hi segunda ley.
 Es imposible la transferencia espontanea de calor desde un cuerpo a una temperatura,
dada hacia otro de temperatura superior. Este constituye el enunciado de Clausius.

Si se acepta uno de los postulados, todos los demás pueden demostrarse a partir de él.

Aunque los postulados anteriores muestran la imposibilidad de transformar completamente en


forma continua energía térmica en mecánica, en la práctica esta transformación puede llevarse
a cabo.

Según una explicación posterior de este capítulo, mayor cantidad de energía a alta temperatura
se puede convertir en trabajo, por lo tanto tiene una calidad mayor que esa misma cantidad de
energía a una temperatura menor. La segunda ley de la termodinámica se usa también para
determinar los límites teóricos en el desempeño de sistemas de ingeniería de uso ordinario,
como máquinas térmicas y refrigeradores, así como predecir el grado de terminación de las
reacciones químicas. La segunda ley está también estrechamente asociada con el concepto de
perfección. De hecho, la segunda ley define la perfección para los procesos termodinámicos.

2
Desarrollo del tema
1.2 DEPÓSITOS DE ENERGÍA TÉRMICA

En el desarrollo de la segunda ley de la termodinámica, es muy conveniente tener un


hipotético cuerpo que posea una capacidad de energía térmica relativamente grande (masa x
calor específico) que pueda suministrar o absorber cantidades finitas de calor sin experimentar
ningún cambio de temperatura. Tal cuerpo se llama depósito de energía térmica, o sólo
depósito.

En la práctica, los grandes cuerpos de agua, como océanos, lagos y ríos, así como el aire
atmosférico, se pueden modelar de manera precisa como depósitos de energía térmica debido a
sus grandes capacidades de almacenaje de energía o masas térmicas. También es posible
modelar un sistema de dos fases como un depósito, ya que puede absorber y liberar grandes
cantidades de calor mientras permanece a temperatura constante.

Un cuerpo no tiene que ser muy grande para considerarlo como un depósito; cualquier cuerpo
físico cuya capacidad de energía térmica es grande con respecto a la cantidad de energía que
suministra o absorbe se puede modelar como depósito. Un depósito que suministra energía en
la forma de calor se llama fuente, y otro que absorbe energía en la forma de calor se llama
sumidero. Los depósitos de energía térmica suelen denominarse depósitos de calor porque
proveen o absorben energía en forma de calor.

En primer lugar hay que definir el concepto de energía interna, que será la contenida dentro de
nuestro sistema, independientemente de sus interacciones con el entorno o su estado de
movimiento. Por tanto:

Se denomina energía interna  (U) de un sistema a la suma de las energías cinética y potencial


de todas las partículas que lo componen. Debido a la gran cantidad de partículas involucradas,
es imposible medir la energía interna de un sistema, por lo que únicamente pueden medirse las
variaciones de la misma.

En el tema dedicado a la energía vimos que la energía total contenida en un sistema es


constante, que se conserva en todo momento. Así podemos particularizar la ley de
conservación de la energía a un sistema termodinámico aislado. En tal caso, no existe
intercambio de materia con el entorno con lo que, según se ha visto, únicamente puede
transferirse energía en forma de trabajo o de calor, lo que da lugar al enunciado del primer
principio de la termodinámica:

3
La variación de la energía interna (U) de un sistema es igual a la suma de la energía
suministrada en forma de trabajo (W) más la aportada en forma de calor (Q).
Matemáticamente:
 

El almacenamiento de energía térmica es un método de acumulación de energía que aprovecha


el calor, subiendo o bajando la temperatura de una sustancia, cambiando la fase de la sustancia
o una combinación de ambos mecanismos.

Resulta necesario establecer un convenio de signos para la energía intercambiada, en el que se


considerará positivo todo intercambio de energía, ya sea en forma de trabajo o de calor, que
aumente la energía interna del sistema, y negativo si la disminuye. Así:

 Si el entorno realiza un trabajo sobre el sistema, aumenta la energía interna del sistema
yW>0
 Si el sistema realiza un trabajo sobre el entorno, disminuye la energía interna del
sistema y W < 0
 Si el sistema recibe calor del entorno, se calienta, aumenta la energía interna y por
tanto Q > 0
 Si el sistema cede calor al entorno, se enfría, la energía interna disminuye y Q < 0

En la imagen siguiente puedes observar gráficamente este convenio:

1.3 Procesos reversible e irreversible

Los procesos reales se producen en una dirección preferente. Es así como el calor fluye en
forma espontánea de un cuerpo más cálido a otro más frío, pero el proceso inverso sólo se
puede lograr con alguna influencia externa. Cuando un bloque desliza sobre una superficie,
finalmente se detendrá. La energía mecánica del bloque se transforma en energía interna del

4
bloque y de la superficie. Estos procesos unidireccionales se llaman procesos irreversibles. En
general, un proceso es irreversible si el sistema y sus alrededores no pueden regresar a su
estado inicial.

Por el contrario, un proceso es reversible si su dirección puede invertirse en cualquier punto


mediante un cambio infinitesimal en las condiciones externas. Una transformación reversible
se realiza mediante una sucesión de estados de equilibrio del sistema con su entorno y es
posible devolver al sistema y su entorno al estado inicial por el mismo camino. Reversibilidad
y equilibrio son, por tanto, equivalentes. Si un proceso real se produce en forma cuasiestática,
es decir lo suficientemente lento como para que cada estado se desvié en forma infinitesimal
del equilibrio, se puede considerar reversible. En los procesos reversibles, el sistema nunca se
desplaza más que diferencialmente de su equilibrio interno o de su equilibrio con su entorno.
Si una transformación no cumple estas condiciones es irreversible.

En la realidad, las transformaciones reversibles no existen, ya que no es posible eliminar por


completo efectos disipativos, como la fricción, que produzcan calor o efectos que tiendan a
perturbar el equilibrio, como la conducción de calor por diferencias de temperatura. Por lo
tanto no debe sorprender que los procesos en la naturaleza sean irreversibles. El concepto de
proceso reversible es de especial importancia para establecer el límite teórico de la eficiencia
de las máquinas térmicas.

1.4 Máquina térmica.

Como se señaló antes, el trabajo se puede convertir fácilmente en otras formas de energía,
pero convertir éstas en trabajo no es fácil, por ejemplo, se convierte primero en la energía
interna del agua, energía que puede entonces salir del agua como calor. Se sabe por
experiencia que cualquier intento por revertir este proceso fallará, es decir, transferir calor al
agua no causa que la flecha gire. De ésta y otras observaciones se concluye que el trabajo se
puede convertir en calor de manera directa y por completo, pero convertir el calor en trabajo
requiere usar algunos dispositivos especiales. Estos dispositivos se llaman máquinas térmicas.
Las máquinas térmicas difieren bastante entre sí, pero es posible caracterizarlas a todas de la
siguiente manera:
1. Reciben calor de una fuente a temperatura alta (energía solar, horno de petróleo,
reactor nuclear, etcétera).
2. Convierten parte de este calor en trabajo (por lo general en la forma de una flecha
rotatoria).

5
3. Rechazan el calor de desecho hacia un sumidero de calor de baja temperatura (la
atmósfera, los ríos, etcétera). Operan en un ciclo.
Las máquinas térmicas y otros dispositivos cíclicos por lo común requieren un fluido hacia y
desde el cual se transfiere calor mientras experimenta un ciclo. Al fluido se le conoce como
fluido de trabajo.
El término máquina térmica se usa con frecuencia en un sentido más amplio que incluye
dispositivos que producen trabajo que no operan en un ciclo termodinámico. Las máquinas
relacionadas con la combustión interna, como las turbinas de gas y los motores de
automóviles, entran en esta categoría.
Estos dispositivos operan en un ciclo mecánico, pero no en un ciclo termodinámico, porque el
fluido de trabajo (los gases de combustión) no experimenta un ciclo completo. En lugar de ser
enfriados a la temperatura inicial, los gases de escape se purgan y se reemplazan por una
mezcla fresca de aire y combustible al final de ciclo.
El dispositivo productor de trabajo que mejor se ajusta a la definición de una máquina térmica
es la central eléctrica de vapor, la cual es una máquina de combustión externa, es decir, la
combustión se lleva a cabo fuera de la máquina y la energía térmica liberada durante este
proceso se transfiere al vapor como calor.

La experiencia conduce concluir que el trabajo es convertible en calor directa y


completamente, pero convertir el calor a trabajo requiere el uso de algunos dispositivos
especiales, esos dispositivos se llaman maquinas térmicas, Las máquinas térmicas difieren
considerablemente de otras, aunque todas se caracterizan por lo siguiente:

1. -Convierten parte de este calor en trabajo


2. - Liberan el calor del desecho en un sumidero de baja temperatura
3. - operan en un ciclo

las maquinas térmicas de otros dispositivos suelen incluir un fluido al cual y desde el cual se
transfiere calor mientras se somete a un ciclo. Este fluido recibe el nombre del fluido de
trabajo.

El termino maquina térmica, muchas veces tiene un sentido más amplio para incluir
dispositivos que producen trabajo, que no operan en un ciclo termodinámico, máquinas que
producen combustión interna, como las turbinas de gas y los motores de automóvil entran en
esta categoría. Los dispositivos operan en un ciclo mecánico, pero no en n ciclo
termodinámico, ya que el fluido de trabajo no se somete a un ciclo completo. En lugar de que
se enfríen a su temperatura inicial, los gases de escape se evacuan y sustituyen por una mezcla
de aire puro y de combustible al final del ciclo. El dispositivo productor de trabajo que mejor

6
encaje en la definición de maquina térmica es la central eléctrica de vapor que es una máquina
de combustión externa. El proceso de combustión sucede fuera de la maquina y la energía
térmica liberada durante este proceso se trasfiere al vapor como calor

La siguiente figura es un diagrama esquemático de una central eléctrica de vapor. Este es un


diagrama bastante simplificado. Las diferentes cantidades que muestra la figura son: Q es la
cantidad de calor suministrada al vapor en el generador de vapor de una fuente de alta
temperatura. Q sal es la cantidad de calor liberado del vapor atrav4es del condensado en un
sumidero de la temperatura. W sal cantidad de trabajo entregado cuando se expande en la
turbina. la cantidad de trabajo requerido para comprimir el agua a la presión de la caldera.

La salida neta de trabajo de esta central eléctrica es la diferencia entre el trabajo total de salida
y el trabajo de entrada:

Wneto = W sal - W en (KJ)

El trabajo neto también puede denominarse a partir de los datos de la transferencia de calor

Wn = Qen - Qsal

Eficiencia térmica. Es la fracción de entrada de calor que se convierte en la salida de trabajo


neto, es una medida de rendimiento de una maquina térmica y se evalúa de la siguiente
manera.

H nth = salida deseada

entrada requerida

En máquinas térmicas la salida deseada es la salida neta de trabajo y la entrada requerida es la


cantidad de calor suministrada al fluido de trabajo. En este caso la eficiencia térmica de una
máquina de este tipo se expresa como:

Nth = salida nets de trabajo

Entrada neta de calor

Nth = Wn S = Qen - Qsal

Qen Qen

Nth = 1 - Qsal

7
Qen

Si Qh = Qen Qh - Ql = Nth = 1 - QL

Qh Qh

Ql = Qsal

1.5 EFICIENCIA TERMICA

QSalida representa la magnitud de la energía que se desperdicia con la finalidad de completar el


ciclo. Pero Qsalida nunca es cero; de esta manera, la salida neta de trabajo de una máquina
térmica es siempre menor que la cantidad de entrada de calor. Es decir, sólo parte del calor
transferido a la máquina térmica se convierte en trabajo. La fracción de la entrada de calor que
se convierte en salida de trabajo neto es una medida del desempeño de una máquina térmica y
se llama eficiencia térmica hter.
Para las máquinas térmicas, la salida deseada es la de trabajo neto, mientras que la entrada que
requieren es la cantidad de calor suministrado al fluido de trabajo.

1.6 ENUNCIADO DE KELVIN – PLANCK


Respecto a la máquina térmica se demostró que incluso bajo condiciones ideales una máquina
de este tipo debe rechazar algo de calor hacia un depósito que se encuentra a baja temperatura
con la finalidad de completar el ciclo. Es decir, ninguna máquina térmica puede convertir todo
el calor que recibe en trabajo útil. Esta limitación de la eficiencia térmica de las máquinas
térmicas forma la base para el enunciado de Kelvin-Planck de la segunda ley de la
termodinámica, que se expresa como sigue:
“Es imposible que un dispositivo que opera en un ciclo reciba calor de un solo depósito y
produzca una cantidad neta de trabajo.”
Es decir, una máquina térmica debe intercambiar calor con un sumidero de baja temperatura,
así como con una fuente de temperatura alta para seguir funcionando. El enunciado de Kelvin-
Planck se puede expresar también como: ninguna máquina térmica puede tener una eficiencia
térmica de 100 por ciento, o bien: para que una central eléctrica opere, el fluido de trabajo
debe intercambiar calor con el ambiente, así como con el horno.

8
Observe que la imposibilidad de tener una máquina térmica con 100 por ciento de eficiencia
no se debe a la fricción o a otros efectos de disipación, es una limitación que se aplica a las
máquinas térmicas ideales y reales. Después en este capítulo, se desarrolla una relación para la
eficiencia térmica máxima de una máquina térmica. Asimismo, se demuestra que este valor
máximo depende sólo de la temperatura del depósito

1.7 MECANISMOS

Existen dos mecanismos térmicos para acumular energía, el primero es el calor latente, que
representa la energía necesaria para producir el cambio de estado de una sustancia, mientras
que el otro corresponde al calor sensible y representa la energía necesaria para producir un
cambio en su temperatura.
El almacenamiento por calor latente tiene ciertas ventajas por sobre el mecanismo de calor
sensible, ya que, en un intervalo de temperatura pequeño, se puede almacenar más energía, lo
que implica, una mayor densidad de energía. El cambio de fase líquido-gaseoso es el que
presenta mayor densidad energética, sin embargo, tiene un mayor cambio volumétrico, es por
esto que el más conveniente es el cambio de fase sólido-líquido.
En la literatura técnico-científica los sistemas térmicos que utilizan estos mecanismos se los
conoce como; almacenamiento de energía térmica de calor latente (LHTES) y almacenamiento
de energía térmica de calor sensible (SHTES).

1.8 SISTEMAS DE CALOR SENSIBLE


La cantidad de calor almacenada en estos sistemas se expresa mediante la ecuación:
Donde  y  corresponden a la masa y el calor especifico de la sustancia y  es la diferencia de
temperatura inicial y final.
Los sistemas de SHTES que se desarrollan en la actualidad corresponden a:

 Tanques con líquidos: son sistemas de simple funcionamiento, tienen un depósito con


un fluido que es calentado por radiación solar u otro proceso que rechace calor. Se debe
mencionar que no sólo se almacena agua caliente, también es posible almacenar agua a
bajas temperaturas. Un ejemplo es un estanque solar.
 Sales fundidas: Sistema de almacenamiento usado en plantas termosolares por
concentración. Los heliostatos (espejos) reciben la radiación solar y la dirigen a un
concentrador, por el que circula la sal fundida, al ser calentada se almacena en un tanque y
luego se utiliza para calentar agua generando vapor para mover una turbina produciendo
electricidad. La cantidad de sales fundidas usadas para la producción de electricidad son

9
menores a las requeridas, permitiendo almacenar el excedente de energía y usarlo en la
noche o en periodos con poca radiación solar.
 Lecho de rocas: Se almacenan rocas en silos, a estos llega aire caliente a rango de 450
ºC a 550 ºC por medio de un soplador de hace circular aire frio, que es calentado por el
lecho rocoso, el aire cálido es llevado a otro sistema de generación de energía.

1.9 SISTEMAS DE CALOR LATENTE


La acumulación térmica que involucra el cambio de fase, abreviada LHTES, resulta la más
conveniente al tener mayor densidad energética por lo que en comparación con SHTES los
volúmenes de almacenamiento se reducen de 6 a 10 veces.
Entre las técnicas aplicadas del LHTES la aplicación de los materiales de cambio de
fase (PCMs) que almacenan la energía por congelación, El hielo fue el primer PCM utilizarse.
Sin embargo, en los últimos 30 años se han desarrollado distintas sustancias o sales usados en
LHTES.

Introducción

10
Conclusion

11
Bibliografía

12
 No hay ninguna fuente en el documen Dinçer, Ibrahim; Rosen, Marc (2011). Thermal
energy storage: systems and applications (2 edición). Hoboken, N.J:
Wiley. ISBN 9780470747063.

to actual

13