Está en la página 1de 24

PROGRAMA DE FORMACIÓN

GENERAL/Desarrollo Personal

¿QUÉ ES LA ADICCIÓN A LAS DROGAS?

La adicción se define como una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza
por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas, a pesar de sus consecuencias nocivas.
Se considera una enfermedad del cerebro porque las drogas modifican este órgano: su
estructura y funcionamiento se ven afectados. Estos cambios en el cerebro pueden ser de larga
duración, y pueden conducir a comportamientos peligrosos que se observan en las personas
que abusan del consumo de drogas.

¿Por qué la gente consume drogas?

En general, las personas comienzan a consumir drogas por varias razones:


 Para sentirse bien. La mayoría de las drogas de las que se abusa producen
sensaciones intensas de placer. Esta sensación inicial de euforia es seguida por otros efectos,
que varian según el tipo de droga que se consume. Por ejemplo, con estimulantes como la
cocaína, la sensación de euforia es seguida por sentimientos de poder, confianza en uno
mismo y mayor energía. En contraste, la euforia causada por opiáceos como la heroína es
seguida por sentimientos de relajación y satisfacción.
 ara sentirse mejor. Algunas personas que sufren de ansiedad social, trastornos
relacionados con el estrés y depresión, comienzan a abusar de las drogas en un intento por
disminuir los sentimientos de angustia. El estrés puede jugar un papel importante en el inicio
del consumo de drogas, la continuidad en el abuso de drogas o la recaída en pacientes que se
recuperan de la adicción.
 Para desempeñarse mejor. Algunas personas sienten presión por aumentar o mejorar
químicamente sus capacidades cognitivas o su rendimiento deportivo, lo que puede
desempeñar un papel en la experimentación inicial y el abuso continuo de drogas como los
estimulantes recetados o los esteroides anabólicos/androgénicos.
 La curiosidad y el “porque otros lo hacen.” En este aspecto, los adolescentes son
particularmente vulnerables, debido a la fuerte influencia de la presión de sus pares. Los
adolescentes son más propensos que los adultos a participar en comportamientos riesgosos o
temerarios para impresionar a sus amigos y expresar su independencia de las normas
parentales y sociales.

Si consumir drogas hace que la gente se sienta bien o mejor, ¿cuál es el problema?

Cuando consumen una droga por primera vez, las personas pueden percibir los que parecen
ser efectos positivos; también pueden creer que pueden controlar su consumo. Sin embargo,
las drogas pueden apoderarse rápidamente de la vida de una persona. Con el tiempo, si el
consumo de drogas continúa, otras actividades placenteras se vuelven menos agradables, y las
drogas se vuelven necesarias para que el consumidor se sienta “normal.” Luego, es posible
que busquen y consuman drogas compulsivamente, a pesar de que estas les causan
tremendos problemas a ellos y a sus seres queridos. Algunos pueden comenzar a sentir la
necesidad de tomar dosis más altas o más frecuentes, incluso en las primeras etapas del
consumo. Estos son los signos reveladores de una adicción.

Incluso el consumo relativamente moderado de drogas plantea riesgos. Piensa en la manera en


la que un bebedor social puede embriagarse, ponerse al volante de un vehículo y rápidamente
convertir una actividad placentera en una tragedia que afecta muchas vidas.

¿El continuo abuso de drogas es un comportamiento voluntario?

Por lo general, la decisión inicial de consumir drogas es voluntaria. Sin embargo, con el
consumo continuo, la capacidad de una persona para ejercer el autocontrol puede verse
seriamente afectada. Este deterioro en el autocontrol es el sello distintivo de la adicción.
Estudios de imágenes cerebrales de personas con adicciones muestran cambios físicos en
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

áreas del cerebro que son esenciales para el juicio, la toma de decisiones, el aprendizaje y la
memoria, y el control del comportamiento.7 Los científicos creen que estos cambios alteran la
forma en la que funciona el cerebro y pueden ayudar a explicar los comportamientos
compulsivos y destructivos de la adicción.

¿Por qué algunas personas se vuelven adictas a las drogas y otras no?

Al igual que con cualquier otra enfermedad, la vulnerabilidad a la adicción varia de persona a
persona, y no existe un solo factor que determine si una persona se volverá adicta a las drogas.
En general, cuantos más factores de riesgo tenga una persona, mayor es la probabilidad de
que el consumo de drogas se convierta en abuso y adicción. Por otra parte, los factores de
protección reducen el riesgo de la persona de desarrollar una adicción. Los factores de riesgo y
de protección pueden ser ambientales (como la situación del hogar, la escuela y el vecindario)
o biológicos (por ejemplo, los genes de la persona, su estado de desarrollo e incluso su género
u origen étnico).

Factores de riesgo Factores de protección

Comportamiento agresivo en la Buen autocontrol


infancia

Falta de supervisión Supervisión de los padres y apoyo


parental

Habilidades sociales deficientes Relaciones positivas

Experimentación con las drogas Competencia académica

Disponibilidad de drogas en la Políticas escolares contra las drogas


escuela

Pobreza en la comunidad Fuertes lazos en la comunidad

Factores de riesgo y de protección para el abuso y la adicción a las


drogas

¿Qué factores ambientales aumentan el riesgo de adicción?

El hogar y la familia. La influencia del entorno hogareño, especialmente durante la infancia, es


un factor muy importante. Los padres o los miembros mayores de la familia que abusan del
alcohol o las drogas, o que manifiestan comportamientos criminales, pueden aumentar el riesgo
de que ellos también desarrollen problemas con las drogas.

Los amigos y compañeros de escuela. Los amigos y conocidos pueden tener una influencia
cada vez mayor durante la adolescencia. Si estos pares consumen drogas, pueden convencer
hasta a quienes no tienen factores de riesgo de que las prueben por primera vez. El fracaso
escolar o la falta de habilidades sociales pueden poner a un niño en mayor riesgo de consumir
o convertirse en adicto a las drogas.

¿Qué otros factores aumentan el riesgo de adicción?

Consumo a temprana edad. Aunque consumir drogas a cualquier edad puede desencadenar
una adicción, las investigaciones muestran que cuanto más temprana es la edad de iniciación a
las drogas, más probable es que la persona desarrolle problemas graves.8 Esto puede reflejar
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

el efecto nocivo que tienen las drogas sobre el cerebro en desarrollo. También puede ser el
resultado de una combinación de factores de vulnerabilidad social y biológica a una edad
temprana, que incluye las relaciones familiares inestables, la exposición al abuso físico o
sexual, la susceptibilidad genética o las enfermedades mentales. Aun así, el hecho es que el
consumo a temprana edad es un fuerte indicador de problemas futuros, incluida la adicción.

Método de administración. Fumar una droga o inyectarla en una vena aumenta su potencial
adictivo. Tanto las drogas que se fuman como las que se inyectan penetran al cerebro en
segundos, produciendo una intensa ráfaga de placer. Sin embargo, esta intensa euforia puede
desaparecer en unos pocos minutos, llevando al adicto a niveles más bajos y normales. Los
científicos creen que este pronunciado contraste impulsa a algunas personas al consumo
reiterado de drogas, en un intento por recuperar el fugaz estado placentero.

El cerebro continúa desarrollándose hasta la edad adulta y sufre cambios drásticos


durante la adolescencia.

Una de las áreas del cerebro que continúa madurando durante la adolescencia es la corteza
prefrontal—, la parte del cerebro que nos permite evaluar situaciones, tomar decisiones
acertadas y mantener nuestras emociones y deseos bajo control. El hecho de que esta parte
crítica del cerebro de los adolescentes esté todavía en progreso los expone a un mayor riesgo
de tomar malas decisiones (como probar drogas o seguir consumiéndolas). Además, la
introducción de drogas durante este período de desarrollo puede causar cambios en el cerebro
que tienen consecuencias profundas y duraderas.

Cuadro 1
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

CONSUMO DE ALCOHOL

Consumo de bebida alcohólica alguna vez: El uso nocivo de alcohol está considerado como
un factor de riesgo en el padecimiento de algún tipo de cáncer, enfermedades cardiovasculares
y cirrosis hepática.
De acuerdo con los resultados de la encuesta, el 90,2% de las personas de 15 y más años de
edad declararon que han consumido bebida alcohólica, alguna vez en su vida. Siendo mayor
este porcentaje en los hombres con 94,3% que en las mujeres 86,7%.

Consumo de bebida alcohólica en los últimos 12 meses: El 66,9% de las personas de 15 y


más años de edad, consumió bebida alcohólica en los últimos 12 meses. Por otro lado, en el
área urbana el 71,8% reportó consumir algún tipo de alcohol y en el área rural el 51,9%.

Cuadro 1
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ITS)

Las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), son un conjunto de enfermedades infecciosas


agrupadas por tener en común la misma vía de transmisión, es decir de persona a persona a
través de las relaciones sexuales.

Los agentes productores de las infecciones de transmisión sexual incluyen bacterias, virus
(como el del herpes), hongos e incluso parásitos, como el "ácaro de la sarna" (Sarcoptes
scabiei) o las ladillas (Pedículus pubis).

Aunque casi todas tienen tratamiento, algunas de ellas, como las producidas por virus, nunca
se curan de manera definitiva, sino que el agente causal permanece en estado latente, sin
manifestarse, dentro del organismo al que ha infectado, reapareciendo cíclicamente. Este tipo
de relación entre el organismo y el agente infeccioso facilita la transmisión de éste, es decir, su
infectividad.

Tradicionalmente han sido clasificadas como de transmisión sexual cinco infecciones: la sífilis
causada por treponema pallidum, la gonorrea por neisseria gonorrhoeae, el chancroide por
haemophilus ducreyi, el linfogranuloma venéreo por chlamydia trachomatis y el granuloma
inguinal por calymmatobacterium granulomatis. Sin embargo, muchas otras infecciones se
transmiten sexualmente, incluyendo el herpes genital, la hepatitis, el molusco contagioso, piojos
públicos (ladillas), la sarna y la infección por VIH, que produce el Sida.

Las enfermedades venéreas generalmente se agrupan según los síntomas y signos que
producen. Tanto la sífilis como el herpes genital y el chancroide producen úlceras (llagas) sobre
la piel o sobre las membranas que cubren la vagina o la boca. La sífilis tiene 3 estadios siendo
su tiempo de incubación desde el momento de la infección de 3 semanas para que aparezcan
los síntomas de la sífilis primaria que se caracteriza por la aparición del chancro duro, mientras
que el chancro blando aparece en la infección por cancroide. Tanto la gonorrea como las
infecciones clamidiales causan uretritis (inflamación y secreción de la uretra) en los hombres;
cervicitis (inflamación y secreción del cérvix) e infecciones pélvicas en las mujeres, e
infecciones oculares en los recién nacidos.

¿Qué son las Infecciones de Transmisión Sexual?


Son enfermedades infectocontagiosas que se expresan clínicamente con distintas
sintomatologías y que tienen diferentes etiologías; las reúne el hecho epidemiológico de
adquirirse por contacto sexual, sin ser el único mecanismo de transmisión.

Las Infecciones de Transmisión Sexual, que se presentan con mayor frecuencia son:
Tricomoniasis
VIH/SIDA
Sífilis
Papiloma de cuello de útero
Infección anogenital debida a virus del herpes
Infección gonocócica
Clamidias
Hepatitis aguda tipo B
Granuloma inguinal
Chancro blando

¿Cómo se transmiten las Infecciones de Transmisión Sexual?


PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

Se transmiten de manera directa en el intercambio de secreciones sexuales de una persona


enferma con una persona sana en una relación sexual sin protección.
Las Infecciones de Transmisión Sexual no se transmiten por contacto casual como el abrazar,
saludarse con la mano, o al utilizar piscinas o inodoros públicos.

¿Cómo saber si se tiene una Infección de Transmisión Sexual?

Si tiene secreciones anormales de la vagina o del pene (por su color, olor o cantidad),
molestias en los genitales como picazón, ardor al orinar, llagas, úlceras, ampollas o bultos en el
área genital pueden ser signos de una Infección de Transmisión Sexual.

¿Cuáles son las causas y síntomas de las Infecciones de Transmisión Sexual?


Todas las infecciones de transmisión sexual son causadas por diferentes gérmenes que
necesitan algunas condiciones para reproducirse.
Entre los síntomas más frecuentes están:
• Secreción anormal (pus) de pene
• Secreción flujo o goteo de vagina
• Olor anormal que proviene de la vagina
• Dolor en el pene al orinar o al eyacular en las relaciones sexuales
• Ardor o picazón en la vagina y sus bordes
• Dolor en la parte baja del vientre
• Sangrado anormal por la vagina
• Dolor en la vagina al momento de tener relaciones sexuales

Cuadro 1
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

Cuadro 2

Cuadro 3
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

Cuadro 4

Cuadro 5
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

LA BULIMIA

En total, hay 1,062 personas que padecen algún tipo de trastornos alimenticios, según el
Ministerio de Salud.

La anorexia y la bulimia pueden comenzar a partir de los nueve años y reaparecer en personas
de hasta 60. (Perú21).

“Caí en la anorexia porque me sentía gorda. Mis amigos se burlaban de mí y me ponían


apodos. Sentía que estaba sola”, dijo una paciente que prefiere el anonimato.

Gran cantidad de chicas y, en menor proporción, chicos, sufren, en silencio, de anorexia, un


trastorno alimenticio que, junto con la bulimia, afecta sobre todo a los jóvenes del país.

Yuri Cutipé, director de Salud Mental del Ministerio de Salud (Minsa), informó a Perú21 que
hasta junio se atendió a 332 pacientes con anorexia y 185 con bulimia.

Estos males *suelen aparecer más entre los 12 y 17 años, *aunque hay menores de nueve que
los padecen. También se ha comprobado que de cada diez pacientes, nueve son mujeres.
Además, existe un 80% de probabilidades que estos problemas vuelvan a aparecer. Por
ejemplo, hay personas de más de 60 años que han iniciado tratamiento.

Indicó que en lo que va del 2014 se han presentado 1,062 casos de trastornos alimenticios en
general. El año pasado, estos llegaron a 2,258 de los cuales 743 fueron anorexia y 395 bulimia.

Tabla 1
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

¿EN QUÉ CONSISTEN?

La anorexia –destacó Cutipé– se caracteriza por la delgadez extrema y por una preocupación
excesiva por el peso. La (o él) paciente realiza ejercicios exagerados y se ve gorda°.

La bulimia es el consumo exagerado de alimentos para luego expulsarlos mediante el vómito,


manifestó la psicóloga Ángela Quispe, del Instituto Vida Mujer.

Quien padece este mal usa, además, laxantes o diuréticos. A veces roban en supermercados
en su afán de sobrealimentarse.

CAUSAS
La depresión, la baja autoestima y cierta tendencia a la obesidad puede desencadenar estas
enfermedades, detallaron ambos especialistas.

A esto se le debe agregar que los pacientes suelen provenir de hogares disfuncionales, tienen
pasados de violencia sexual o han sido víctimas de bullying. También la publicidad, que vende
una imagen irreal de mujer.

Según el diario la República Aumentan casos de anorexia y bulimia entre hombres


(http://larepublica.pe/25-01-2015/aumentan-casos-de-anorexia-y-bulimia-entre-hombres)

La psicóloga y coordinadora del Grupo de Autoayuda en Anorexia y Bulimia, GRABA PERÚ.


informó que lo casos de anorexia y bulimia entre hombres en nuestro país ha aumentado de 8
12% debido a factores culturales que imponen la delgadez como un sinónimo de belleza.

Cada vez es mayor el número de varones, especialmente adolescentes, que considera la


delgadez como el ideal de belleza que lo llevará a alcanzar el éxito, por lo que adoptan
conductas inadecuadas para lograr esta apariencia física y sin darse cuenta terminan
obsesionándose con ello y desarrollando algún trastorno alimenticio como es la anorexia y
bulimia.

“Cada vez es más frecuente ver hombres que se depilan, usan cremas, van a los salones de
belleza, cuidan su peso, etc., es decir, que tienen preocupación por el cuidado de su cuerpo y
cuando esto se vuelve una obsesión aparecen los trastornos alimenticios", añadió la experta.

Con el propósito de alcanzar el “físico ideal”, los hombres comienzan a dejar de comer y como
no son tan abiertos para expresar su miedo a engordar utilizan excusas o pretextos como:
“estoy en un curso de adiestramiento”, “tengo un virus, por eso no puedo comer”.

La especialista informó que en los varones adultos jóvenes los trastornos alimenticios se
presentan como si fueran otras enfermedades, pero en realidad son lo mismo.

En el caso de varones más adultos se expresa a través de la alimentación sectorizada y


patológica como la ortorexia, que es la obsesión por comer productos de determinada marca y
forma, que puede causar desnutrición e, incluso, la muerte.
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

OBESIDAD

La obesidad expresa la existencia de un exceso de tejido adiposo (grasa) en el cuerpo. La


determinación de este indicador se basa en la medición efectuada en forma objetiva, durante la
entrevista. El 17,8% de las personas de 15 y más años de edad sufren de obesidad. En la
distribución por sexo, el 22,4% de personas obesas son mujeres y el 13,3% hombres;
encontrándose una diferencia de 9,1 puntos porcentuales. Según el área de residencia, en el
área urbana el 21,9% resultaron ser obesos y en el área rural el 9,8%.

Cuadro 1

Sobrepeso:

El índice de masa corporal estima bastante bien el nivel de grasa corporal, pero en personas
físicamente muy activas o en los deportistas no es un buen indicador de sobrepeso u obesidad.
Asimismo, para el cálculo del indicador no se incluyó a las mujeres embarazadas.
El 35,5% de las personas de 15 y más años de edad, presentan sobrepeso. Según sexo, el
35,8% de las mujeres y el 35,2% de los hombres tenían sobrepeso, en el momento de la
encuesta.
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

Cuadro 1

Exceso de peso

Según la OMS, un sistema alimentario que no proporciona una cantidad suficiente de alimentos
de calidad puede ocasionar tanto un crecimiento insuficiente como un exceso de peso.
En la población de 15 y más años de edad, el 53,2% padece de exceso de peso. El 58,2% de
las mujeres tienen exceso de peso, 9,7 puntos porcentuales más que los hombres, 48,5%. Por
región natural, en Lima Metropolitana alcanzó un 64,1%, Costa (sin Lima Metropolitana) 61,6%,
Selva, 44,8% y la Sierra, 42,3%.

Según la estadísticas sanitarias mundiales- Organización Mundial de la Salud, 2014, pp. 40


(http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/131953/1/9789240692695_spa.pdf?ua)

Tradicionalmente se consideraba que un niño con sobrepeso era un niño sano, y en general se
aceptaba el concepto de que «cuanto más grande, mejor». Hoy día, estas percepciones están
cambiando a la vista de las pruebas de que la obesidad en la niñez se asocia a muy diversas
complicaciones graves de salud y a un mayor riesgo de enfermedades prematuras. Los niños
con sobrepeso no solo corren mayor riesgo de convertirse en adultos con sobrepeso, sino que
a menudo se les diagnostica al menos un factor de riesgo adicional de enfermedad
cardiovascular, como cifras altas de tensión arterial o de colesterol en sangre. A ello se añade
que la diabetes mellitus de tipo 2 es cada vez más frecuente entre los niños pequeños, con la
falta de ejercicio físico y la dieta poco saludable entre sus factores de riesgo típicos. Pueden
aparecer otras complicaciones de salud, como problemas articulares y dificultad para respirar.
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

Además de estos trastornos físicos, en la niñez, el sobrepeso y la obesidad pueden asociarse a


diversos problemas psíquicos.
Es frecuente que estos niños se sientan inseguros, tengan mala imagen de sí mismos e incluso
padezcan depresión; todos ellos son problemas de salud que pueden prolongarse en la
adolescencia y la vida adulta.

Se estima que en 2012 había 44 millones de niños menores de 5 años (el 6,7% del total
mundial) con sobrepeso u obesidad.

La lactancia exclusiva desde el nacimiento hasta los seis meses es una forma de ayudar a
prevenir el sobrepeso infantil temprano.
Tabla 2- obesidad en el mundo
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

REDES SOCIALES

Según resultados de la Encuesta Nacional de Hogares del INEI (2014) el 39,2% de la población
de 6 y más años de edad accede a internet. En Lima Metropolitana el 64,1% de la población
usa internet, en el Resto Urbano el 39,7% y en el área rural el 11,9%, que aumenta en 1,5
puntos porcentuales al compararlo con similar trimestre de 2012. En cuanto al uso de internet
según el sexo, el 42,5% de la población masculina utiliza internet, con 6,7 puntos porcentuales
más que las mujeres, que la utilizan en un 35,8%.

En la variable correspondiente al sector de la población por edad, son los adolescentes y


jóvenes quienes mayormente acceden a internet. El 63,5% de la población entre 12 a 18 años y
el 65,8% de aquella entre 19 a 24 años de edad son los mayores usuarios de internet. Los
niños de 6 a 11 años son el 32,0%. En cambio, solo el 8,9% de la población adulta mayor usa
internet.

De acuerdo al lugar de acceso, el 25,9% de la población usa internet exclusivamente en el


hogar; el 17,2% combina el hogar con otros lugares (cabina pública, centro de trabajo,
establecimiento educativo u otro lugar); un 34,5% utiliza solo en cabinas públicas; el 4,1%, solo
en el trabajo; el 8,1%, utiliza únicamente otro lugar o medio (celular, tablet, etc.); mientras el
3,5% de los usuarios combina la cabina pública con otro lugar o medio (celular, tablet, etc.),
entre los principales.

Actividades que realiza la población usuaria de internet El 94,2% de la población navega en


internet para obtener información, el 78,8% la utiliza para comunicarse (correo o red social),
65,5% recurre a internet para actividades de entretenimiento como juegos de videos y obtener
películas o música. Del total de la población usuaria de internet, el 94,4% de la masculina y el
94,0% de la femenina la utilizan para obtener información.

El grupo de edad con mayor porcentaje de uso de internet para obtener información es el de 25
y más años, 94,6%. De esta manera, se identifica por el estudio que la tercera parte de la
población peruana utiliza internet como una herramienta completa: para fines académicos o
laborales (ampliando el sistema de información); para fines sociales y de comunicación; y como
herramienta de entretenimiento y ocio.

De otro lado, en el estudio de CPI realizado en Lima sobre “Uso de Internet” (2012), se señala
que los adolescentes de 11 a 17 años son quienes se conectan con mayor frecuencia a la red,
y que los varones dominan este ámbito con un 58,7%, seguido por las mujeres con un 48,5%.
El estudio indicó también que un 74% de la muestra se conecta a internet con la finalidad de
comunicarse por correo electrónico, chat o red social; seguido por actividades de
entretenimiento con un 40,1% y la de búsqueda de información con 30,8%.

De igual manera, en el año 2012, la empresa IMA realizó un estudio a personas mayores de 18
años residentes en Lima Metropolitana para identificar los patrones de uso del internet. Los
resultados señalaron que los adolescentes son quienes la utilizan más, principalmente para
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

interactuar con su grupo de pares. Un rotundo 90,8 % de encuestados señaló que la red social
que más utilizaban era Facebook, seguido de Google + con 38,5%, y Twitter con 29,0%.

Los diferentes estudios concluyen que los jóvenes utilizan las herramientas de comunicación de
internet de forma complementaria a la comunicación presencial, coincidiendo mayoritariamente
su red de contactos presenciales con la red de contactos en red, convirtiéndose así en un
recurso indispensable y clave en las nuevas relaciones humanas.
Pero ¿por qué los adolescentes y jóvenes se ven atraídos o raptados por las nuevas
tecnologías? Gonzalo Bacigalupe y María Camara (2011) nos dan una aproximación a esta
interrogante, afirmando que la plasticidad y adaptabilidad de las TIC confluyen en las
necesidades de autonomía e independencia de los adolescentes.
Vulnerabilidad en la adolescencia

Los diferentes estudios indican que a nivel demográfico son los adolescentes y jóvenes quienes
tienen más apertura, acceso y adicción a las redes sociales, constituyendo así en un grupo de
riesgo. Echeburúa y De Corral (2010) señalan que los jóvenes prefieren el internet y las redes
sociales por la rapidez de respuesta, la interactividad y las múltiples actividades que se pueden
realizar en ella. Los jóvenes buscan sensaciones nuevas, y la familiaridad con las nuevas
tecnologías, maleables e interactivas, los predisponen para una actitud positiva hacia las redes
sociales. Esta plasticidad y adaptabilidad de las TIC confluyen con las necesidades de
autonomía e independencia de los adolescentes (Bacigalupe y Camara, 2011). Sin embargo,
estas características pueden representar también factores que promuevan el abuso de las
redes sociales en jóvenes y adolescentes, el cual puede generar aislamiento social del
adolescente, afectar su autoestima y provocar la pérdida de su capacidad de control.

Según un estudio realizado por el Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de


Piura, la Universidad de Navarra e Intermedia Consulting (2010), 30% de la población nacional
utiliza Facebook, ello equivale a ocho millones de peruanos y se estima que siga con la misma
línea de crecimiento. El 54% son varones y el 46% son mujeres. El estudio además señala que
el grupo dominante se compone en su mayoría por gente joven, el 34% es universitario y tiene
entre 18 a 24 años.

Cuadro 1
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

Cuadro 2

Cuadro 3
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

Cuadro 4

Cuadro 5
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

Cuadro 6
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

ADICCIÓN A LOS JUEGOS

El 21% de los jóvenes está en riesgo de ser adicto a las nuevas tecnologías: Los jóvenes
viven pegados al móvil. Es una extensión de sus manos, les conecta con el mundo y les hace
sentirse integrados. Están enganchados al teléfono y, en algunos casos, esa dependencia ha
derivado en adicción. Según un estudio sobre conductas patológicas en Internet, realizado por
la ONG Protégeles, que colabora en programas de la Comisión Europea, el 21,3% de los
jóvenes está en riesgo de convertirse en adicto a las nuevas tecnologías. Y el 1,5% ya lo es.
No controlan su conducta, lo que afecta al trabajo y a las relaciones personales.

Es el caso de Beatriz Valera, de 19 años y tecnoadicta. Los primeros síntomas de su adicción


aparecieron a los 16: pasaba el día sin compañía, sola con el ordenador y el móvil. Empezó a
suspender asignaturas y a descuidar a los amigos y la familia. Sus padres se preocuparon al
darse cuenta de que nunca salía y solo hablaba de gente a la que conocía a través de la Red.
“A mí no me parecía tan raro, es una forma como otra cualquiera de hacer amigos”, cuenta ella.

No es algo extraño: el 30% de los menores tiene contactos virtuales con personas a las que no
conoce, según explica José María Selva, catedrático de Psicología. Inmersos en la Red, se
conectan a lugares lejanos mientras se distancian de su entorno más cercano. Es un primer
paso hacia la adicción a las nuevas tecnologías. “El porcentaje de adictos es muy bajo porque
para diagnosticar esta patología tiene que haber un trastorno del comportamiento muy
extremo”, explica Selva.

Los tecnoadictos no entienden su vida sin estar al tanto de todo lo que ocurre en su entorno
social, lo que puede llevarles a sufrir fomo (las siglas en inglés de 'miedo a perderse algo'). A
través de las redes, están siempre pendientes de lo que hacen sus conocidos y eso les genera
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

ansiedad porque creen que ellos están disfrutando más de la vida. La necesidad de sentirse
parte de un grupo es lo que les engancha a estar conectados a la Red, según cuenta Ricardo
Rodríguez, psicólogo clínico experto en adicciones.

La dependencia patológica de Beatriz Valera se tradujo en cambios de humor, aislamiento y


una mala relación con sus padres. Sus progenitores intentaron alejarla de las redes y
empezaron a castigarla sin utilizar pantallas (móvil, tableta u ordenador). Estos castigos
agravaron la adicción de Beatriz, que al final derivó en una depresión y en problemas graves de
ansiedad por no poder conectarse a Internet. La visita al psicólogo fue el siguiente paso.

Para tratar a los tecnoadictos, lo primero es enseñarles el uso controlado del ordenador y el
móvil, según Mariano Chóliz, profesor de Psicología especializado en adicciones tecnológicas.
Más adelante se aplican tratamientos muy parecidos a los que se administran a
drogodependientes, como separar a la persona del entorno en el que suele consumir. “Esto es
muy difícil porque a veces necesitan el ordenador o el móvil para trabajar, y además hay
conexión a Internet en cualquier sitio”, afirma José María Selva.

Los adictos que reciben tratamiento suelen tener entre 14 y 30 años, según los psicólogos
clínicos consultados. Se trata de miembros de la generación millennial, los nacidos en la era
digital. Las chicas tienden a estar más enganchadas que los chicos. Beatriz Valera se siente
identificada con este perfil. Lleva casi un año en tratamiento y ahora siente que ha empezado a
recuperar el control de su vida. “Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que era una
adicción”, reconoce. Hace poco tiempo que estrenó un nuevo móvil, pero, acorde con la terapia
que está siguiendo, solo le dejan conectarse a Internet dos horas al día. “Ahora creo que
muchos de mis amigos también están enganchados, aunque no lo saben”, añade.

Esta dependencia por las nuevas tecnologías es algo que no preocupa a los jóvenes porque la
consideran propia del tiempo en el que viven. Hasta el 85% son dependientes del móvil, las
redes sociales y la mensajería instantánea, según un estudio de la Fundación de Ayuda contra
la Drogadicción (FAD).

Los expertos no saben si estas tecnoadicciones desaparecerán con la edad porque son
“demasiado nuevas y poco previsibles”. El Ministerio de Sanidad aún no las incluye en su
último estudio, aunque avisa: un 10% de los jóvenes “abusa de Internet, el móvil y las redes
sociales”. Lo que está claro, según Selva, es que no es posible separar a esta generación de la
tecnología.

Por otro lado las estadísticas de las Tecnologías de Información y Comunicación en los
Hogares. (2014), refiere que:

Hogares con al menos una Computadora

 De cada 100 hogares 31 tienen al menos una computadora; de éstos el 94,8% son
para uso exclusivo del hogar, es decir para actividades académicas, profesionales o de
estudio, el 4,1% combina su uso para el hogar y el trabajo y el 1,1% lo usan para
propósitos de trabajo.
 El 53,9% de los hogares de Lima Metropolitana disponían por lo menos de una
computadora, en el Resto urbano el 32,3% y el 5,3% de los hogares rurales.
 El 44,3% de los hogares de Lima Metropolitana tienen Internet, el 18,0% del Resto
urbano y apenas el 0,8% de los hogares del área rural.
 El 82,2% de los hogares dispone de una computadora, mientras que el 17,8% de
hogares cuenta con 2 y más computadoras.

Cuadro 1
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

El 39,2% de la población de 6 y más años de edad accede a Internet: Internet es utilizado


más por hombres que mujeres. El 42,5% de la población masculina hace uso de Internet,
siendo 6,7 puntos porcentuales más que las mujeres (35,8).

Población adolescente y joven acceden más a Internet, 63,5% y el 65,8% de la población entre
12 a 18 años y 19 a 24 años de edad, respectivamente, son los mayores usuarios de internet.
Los niños de 6 a 11 años el 32,0%. En cambio, la población adulta mayor solo el 8,9% usa
Internet.

Tabla 2
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

Tabla 3

Tabla 4
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal

Bibliografía:

 Boletín estadístico sobre infecciones de transmisión sexual Perú. (2011). Oficina


general de estadística e informática (pp. 6-39). Recuperado de
http://bvs.minsa.gob.pe/local/minsa/2728.pdf

 Diario la República. Recuperado de


http://larepublica.pe/25-01-2015/aumentan-casos-de-anorexia-y-bulimia-entre-hombres
Aumentan casos de anorexia y bulimia entre hombres

 #emergentes. (2015). España. Recuperado de


http://elpais.com/elpais/2015/06/24/masterdeperiodismo/1435159121_214029.html

 Inei (Instituto nacional de estadística e informática) . (2014). Estadísticas de las


Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares. Recuperado de
https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/boletines/tecnologias-de-
informacion-y-comunicacion-en-los-hogares-oct-dic-2013.pdf

 INEI (Instituto nacional de estadística e informática). (2015). Perú enfermedades no


transmisibles y transmisibles. Recuperado de
https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1212/Libr
o.pdf
https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1357/inde
x.html

 Marciani, J.A & Miranda, M.S (2016). Cedro: Uso y abuso de la redes sociales digitales
en adolescentes y jóvenes. Recuperado de
http://www.repositorio.cedro.org.pe/bitstream/CEDRO/310/1/CEDRO.5376.Uso%20y
%20abuso%20de%20las%20redes%20sociales.2016.pdf

 Organización Mundial de la Salud. (2014). Estadísticas Sanitarias Mundiales. Ginebra.


Recuperado de
http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/131953/1/9789240692695_spa.pdf?ua

 Perú 21 (2014). Preocupante: Hay más de 500 casos de bulimia y de anorexia en el


Perú. Recuperado de
http://peru21.pe/actualidad/preocupante-hay-mas-500-casos-bulimia-y-anorexia-
2195388

 Volkow, N. D. (2014). Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIH). Las drogas, el
cerebro y el comportamiento. La ciencia de la acción. Recuperado de
https://d14rmgtrwzf5a.cloudfront.net/sites/default/files/soa_sp_2014.pdf
PROGRAMA DE FORMACIÓN
GENERAL/Desarrollo Personal