Está en la página 1de 17

El aprendizaje situado

hace referencia al contexto sociocultural como elemento clave para la adquisición de habilidades
y competencias, buscando la solución de los retos diarios siempre con un visión colectiva.

El aprendizaje situado trata de incentivar el trabajo en equipo y cooperativo a través de proyectos


orientados a problemas que precisen de la aplicación de métodos analíticos que tengan en cuenta
todo tipo de relaciones y vinculaciones.1 Esto necesariamente implica la participación activa y
consciente del alumno.

“Discal (2005) señala que en el aprendizaje situado la construcción del conocimiento es concebida
como una práctica en la experiencia, por lo que aprender implica involucrarse en una comunidad
de práctica. De esta forma el contexto social toma relevancia debido a que el aprendizaje se da en
él, y al permitir que los estudiantes apliquen lo aprendido en situaciones relevantes de la vida real,
favorecen la contextualización del aprendizaje permitiendo que se convierta en una enseñanza
significativa" (Benavides, P. et. al. 2009)

Retomando a Vygotsky, el enfoque del aprendizaje situado considera que la construcción social de
la realidad se basa en la cognición y en la acción práctica que tiene lugar en la vida cotidiana;
destaca la importancia de los ambientes, de la expresión hablada y reconoce la importancia de las
situaciones informales de enseñanza. (Lamas)

Se parte de la idea de que "aprender y hacer son acciones inseparables y en consecuencia, un


principio nuclear de este enfoque plantea que los alumnos (aprendices o novicios) deben aprender
en el contexto pertinente, privilegiando las prácticas educativas destinadas al saber cómo más que
al saber qué” (Lamas)

De manera natural, este enfoque aplicado como método resulta muy propicio para el logro de
aprendizajes significativos. "Desde el punto de vista de Díaz Barriga (2003) las estrategias para que
se dé el aprendizaje significativo a través de un aprendizaje experiencial y situado son:

Aprendizaje centrado en la solución de problemas auténticos.


Análisis de casos (case método).

Método de proyectos.

Prácticas situadas o aprendizaje in situ en escenarios reales.

Aprendizaje en el servicio (servicie laringe).

Trabajo en equipos cooperativos.

Ejercicios, demostraciones y simulaciones situadas.

Aprendizaje mediado por las nuevas tecnologías de la información y comunicación

El aprendizaje basado en problemas 

(ABP o, del inglés, PBL, problem-based learning) puede definirse como un proceso de


indagación que resuelve preguntas, curiosidades, dudas e incertidumbres sobre fenómenos
complejos de la vida.1 Es un método docente basado en el estudiante como protagonista de su
propio aprendizaje,2 donde la indagación por el alumno es una parte importante del ABP y que
guiará el proceso del aprendizaje.
En este método, el aprendizaje de conocimientos tiene la misma importancia que la
adquisición de habilidades y actitudes. Es importante comprender que es una metodología y
no una estrategia instruccional.

Descripción del método

La metodología del ABP se basa en el aprendizaje mediado por la búsqueda, comprensión,


asimilación y aplicación de conocimientos para la resolución de un problema o la respuesta a un
interrogante. Los estudiantes son los responsables de su propio aprendizaje en tanto que el rol del
docente es el de guía.

En sentido estricto, el ABP no requiere que se incluya la solución de la situación o problema


presentado. Al inicio de una materia, el estudiante no tiene suficientes conocimientos y
habilidades que le permitan, en forma efectiva, resolver el problema. El objetivo, en estas etapas,
es que el estudiante sea capaz de descubrir qué necesita conocer para avanzar en la resolución de
la cuestión propuesta (diagnóstico de necesidades de aprendizaje). A lo largo del proceso
educativo, a medida que el estudiante progresa en el programa se espera que sea competente en
planificar y llevar a cabo intervenciones que le permitirán, finalmente resolver el problema de
forma adecuada (construcción del conocimiento). Y todo ello, trabajando de manera cooperativa.
El ABP facilita, o fuerza, a la interdisciplinaridad y la integración de conocimiento, atravesando las
barreras propias del conocimiento fragmentado en disciplinas y materias.

Mapa conceptual del ABP.

El aprendizaje basado en problemas (ABP), se sustenta en diferentes corrientes teóricas sobre el


aprendizaje. Tiene particular presencia la teoría constructivista, por lo que, de acuerdo con esta
postura se siguen tres principios básicos:

El entendimiento con respecto a una situación de la realidad surge a partir de las interacciones con
el medio ambiente.

El conflicto cognitivo al enfrentar cada situación, estimula el aprendizaje.

El conocimiento se desarrolla mediante el reconocimiento y aceptación de los procesos sociales y


de la evaluación de las diferentes interpretaciones individuales del mismo fenómeno.

El ABP incluye el desarrollo del pensamiento crítico en el mismo proceso de enseñanza y


aprendizaje, no lo incorpora como algo adicional, sino que es parte constitutiva de tal proceso.
Resulta útil comparar este tipo de propuesta con la enseñanza tradicional con el objeto de
visualizar las diferencias sustanciales entre ambas:

Aprendizaje tradicional Aprendizaje basado en problemas

Los profesores transmiten la información a los alumnosLos alumnos toman la responsabilidad de


aprender y crear alianzas entre alumno y profesor

El profesor asume el rol de experto o autoridad formal. Los profesores tienen el rol de facilitador,
tutor, guía, coaprendiz, mentor o asesor.

Los profesores organizan el contenido en exposiciones de acuerdo a su disciplina Los


profesores diseñan su curso basado en problemas abiertos

Los alumnos son vistos como receptores pasivos de información, la información es transmitida a
un grupo de alumnos. Los profesores buscan mejorar la iniciativa de los alumnos y motivarlos.
Ven a los alumnos, como sujetos que pueden aprender por cuenta propia
Los alumnos trabajan por separado. Los alumnos conformados en pequeños grupos interactúan
con los profesores quienes les ofrecen retroalimentación.

Las exposiciones del profesor son basadas en comunicación unidireccional Los alumnos
trabajan en equipos para resolver problemas, adquieren y aplican el conocimiento en una variedad
de contextos

El aprendizaje es individual y de competencia Los alumnos interaccionan y aprenden en un


ambiente colaborativo

Los alumnos absorben, transcriben, memorizan y repiten la información para actividades


específicas como pruebas o exámenes. Los alumnos participan activamente en la resolución del
problema, identifican necesidades de aprendizaje, investigan, aprenden, aplican y resuelven
problemas.

Condiciones que deben cumplirse para poder trabajar con esta metodología de manera eficiente

El proceso de organización de toda técnica didáctica implica la existencia de ciertas condiciones


para su operación. En el caso del ABP, por ser una forma de trabajo que involucra una gran
cantidad de variables, dichas condiciones toman particular importancia. A continuación se
describen algunas condiciones deseables para el trabajo en el ABP:

Cambiar el énfasis del programa de enseñanza-aprendizaje, requiriendo que los alumnos sean
activos, independientes, con capacidad de autodirección en su aprendizaje y orientados a la
solución de problemas en lugar de ser los tradicionales receptores pasivos de información.

Enfatizar el desarrollo de actitudes y habilidades que busquen la adquisición activa de nuevo


conocimiento y no sólo la memorización del conocimiento existente.

Generar un ambiente adecuado para que el grupo (seis a ocho alumnos) de participantes pueda
trabajar de manera colaborativa para resolver problemas comunes en forma analítica, además
promover la participación de los maestros como tutores en el proceso de discusión y en el
aprendizaje.

Estimular en los alumnos la aplicación de conocimientos adquiridos en otros cursos para la


búsqueda de la solución o soluciones al problema.

Guiar al alumnado en el proceso de investigación por parte del profesorado ejerciendo como
facilitadores del aprendizaje.

Desarrollar en los alumnos el pensamiento crítico, habilidades para la solución de problemas y


para la colaboración, mientras identifican problemas, formulan hipótesis, conducen la búsqueda
de información, realizan experimentos y determinan la mejor manera de llegar a la solución de los
problemas planteados.
Motivar a los alumnos a disfrutar del aprendizaje estimulando su creatividad y responsabilidad en
la solución de problemas que son parte de la realidad.

Identificar y estimular el trabajo en equipo como una herramienta esencial del ABP.

Abrir al grupo la responsabilidad de identificar y jerarquizar los temas de aprendizaje en función


del diagnóstico de sus propias necesidades.

Promover que los alumnos trabajen de manera independiente fuera del grupo, investigando sobre
los temas necesarios para resolver el problema. Luego discutirán lo que han aprendido de manera
independiente con el resto del grupo. De la misma manera los alumnos podrán pedir asistencia de
profesores u otros expertos en el área sobre temas que consideren de mayor importancia para la
solución del problema y el aprendizaje de los contenidos.

El proceso de aprendizaje con ABP

Básicamente, la diferencia fundamental entre el aprendizaje tradicional y el ABP está en el


carácter lineal del proceso de aprendizaje que se genera en el primero y el carácter cíclico del
segundo. En el aprendizaje tradicional, la identificación de necesidades de aprendizaje y la
exposición de conocimientos está a cargo del profesor (tiene principio y fin en la actividad
docente). En el ABP, el alumno adquiere el máximo protagonismo al identificar sus necesidades de
aprendizaje y buscar el conocimiento para dar respuesta a un problema planteado, lo que a su vez
genera nuevas necesidades de aprendizaje.

Morales y Landa (2004)3 establecen que el desarrollo del proceso de ABP ocurre en ocho fases:

Leer y analizar el problema: se busca que los alumnos entiendan el enunciado y lo que se les
demanda.

Realizar una lluvia de ideas: supone que los alumnos tomen conciencia de la situación a la que se
enfrentan.

Hacer una lista de aquello que se conoce: implica que los alumnos recurran a aquellos
conocimientos de los que ya disponen, a los detalles del problema que conocen y que podrán
utilizar para su posterior resolución.

Hacer una lista de aquello que no se conoce: este paso pretende hacer consciente lo que no se
sabe y que necesitarán para resolver el problema, incluso es deseable que puedan formular
preguntas que orienten la resolución del problema.

Hacer una lista de aquello que necesita hacerse para resolver el problema: los alumnos deben
plantearse las acciones a seguir para realizar la resolución.
Definir el problema: se trata concretamente el problema que van a resolver y en el que se van a
centrar.

Obtener información: aquí se espera que los alumnos se distribuyan las tareas de búsqueda de la
información.

Presentar resultados: en este paso se espera que los alumnos que hayan trabajado en grupo
estudien y comprendan, a la vez que compartan la información obtenida en el paso 7; y, por
último, que elaboren dicha información de manera conjunta para poder resolver la situación
planteada.

Otros autores, como Exley y Dennick (2007)4 realizan otra clasificación de las fases del ABP. Ellos
señalan que son siete fases las que lo conforman el Aprendizaje Basado en Problemas:

Aclarar términos y conceptos.

Definir los problemas.

Analizar los problemas: preguntar, explicar y formular hipótesis.

Hacer una lista sistemática del análisis.

Formular los resultados del aprendizaje esperados.

Aprendizaje independiente centrado en resultados.

Sintetizar y presentar nueva información.

La diferencia más notable entre esta clasificación y la anteriormente presentada es que, en la


última, los alumnos definen primero los problemas que presenta el ejercicio y posteriormente se
plantean las preguntas, las hipótesis, aquellos aspectos que conocen, lo que es desconocido y
tendrán que investigar, etc. Resulta fundamental que los alumnos conozcan los pasos que han de
seguir para resolver el problema y también que el alumno que lleve a cabo el papel del moderador
u organizador vaya guiando al grupo en cada uno de ellos.

Ventajas del Aprendizaje Basado en Problemas

En el proceso educativo tradicional el docente explica un tema específico de la materia que dicta y,
posteriormente ofrece a los alumnos una actividad de aplicación de dichos contenidos. En
contrapartida, el ABP se plantea como un medio para que los estudiantes adquieran esos
conocimientos y los apliquen para solucionar un problema real o ficticio, sin que el docente les
haya dado una clase previa o haya usado otro método para transmitir eso contenidos, son los
propios alumnos, los que asumen la responsabilidad de ser parte activa en el proceso de
aprendizaje.

El ABP ayuda al alumno a desarrollar y a trabajar diversas competencias. Entre ellas, autores como
de Miguel (2005), Prieto (2006), Benito y Cruz (2005) destacan:

Resolución de problemas.

Toma de decisiones.

Trabajo en equipo.

Habilidades de comunicación (argumentación y presentación de la información).

Desarrollo de actitudes y valores: precisión, revisión, tolerancia.

Identificación de problemas relevantes del contexto profesional.

La conciencia del propio aprendizaje. Asumen la responsabilidad de ser parte activa en el proceso.

La planificación de las estrategias que se van a utilizar para aprender.

El pensamiento crítico.

El aprendizaje auto-dirigido.

Las habilidades de evaluación y auto-evaluación.

El aprendizaje permanente.

El desarrollo del razonamiento eficaz y la creatividad.

El desarrollo de habilidades de búsqueda y manejo de información.

Las habilidades de investigación ya que, los alumnos en el proceso de aprendizaje, tendrán que, a
partir de un enunciado, buscar y manejar información para averiguar y comprender qué es lo que
pasa y lograr una solución adecuada.
El Aprendizaje Basado en Proyectos 

(ABP o PBL, Project-base laringe) es un modelo de enseñanza fundamentado en la utilización


de proyectos auténticos y realistas, basados en una cuestión, tarea o problema altamente
motivador y envolvente, relacionados directamente al contexto de la profesión, los alumnos
desarrollan competencias en un enfoque colaborativo en busca de soluciones1.
En ésta metodología, el aprendizaje de conocimientos tiene la misma importancia que la
adquisición de habilidades y actitudes. Es importante comprender que es una metodología y
no una estrategia instruccional.2 Es considerado además, una estrategia de aprendizaje, en la
cual los estudiantes se enfrentan a un proyecto que deben desarrollar.
Implica sostener los aprendizaje en base a los sentidos. Da el protagonismo al alumnado
evitando su papel pasivo del sistema de contenidos y trabajando desde su participación activa
y crítica para que alcance los aspectos clave definidos en el proyecto. La educación confirma
este proceso como algo fundamental para lograr ciudadanos democráticos y con pensamiento
científico.
Cada alumno o alumna posee un cerebro único y que la plasticidad cerebral nos asegura su
desarrollo. Por ello debemos posibilitar que cada persona alcance su desarrollo a través tomar
el control de su propio aprendizaje.3 El ABP permite que todos el alumnado pueda aprender,
de manera inclusiva, construyendo socialmente el conocimiento
Descripción del método

El método consiste en la realización de un proyecto, normalmente de cierta envergadura y en


grupo. Ese proyecto ha sido analizado previamente por el profesor para asegurarse de que el
alumno tiene todo lo necesario para resolverlo, y que en su resolución desarrollará todas las
destrezas que se desea.

El desarrollo del proyecto empieza con una pregunta generadora. Esta no debe tener una
respuesta simple basada en información, sino requerir del ejercicio del pensamiento crítico para
su resolución. El proyecto ayuda a modelar el pensamiento crítico y ofrece andamiaje para que el
estudiante aprenda a realizar las tareas cognitivas que caracterizan el pensamiento crítico.
Ejemplos de pensamiento crítico son: juzgar entre alternativas, buscar el camino más eficiente
para realizar una tarea, sopesar la evidencia, revisar las ideas original, elaborar un plan o resumir
los puntos más importantes de un argumento.5

Ventajas y beneficios

Los principales beneficios reportados por algunos autores de este modelo al aprendizaje incluyen:
Los alumnos desarrollan habilidades y competencias tales como colaboración, planteamiento de
proyectos, comunicación, toma de decisiones y manejo del tiempo (Blank, 1997; Dickinsion et al,
1998).

Se Aumenta la motivación. Se registra un aumento en la asistencia a la escuela, mayor


participación en clase y mejor disposición para realizar las tareas (Bottoms & Webb, 1998;
Moursund, Bielefeldt, & Underwood, 1997).

Mejora la satisfacción con el aprendizaje y prepara mejor a los estudiantes para afrontar
situaciones reales que se encontrarán en su futuro laboral (Sánchez, 2013).

Integración entre el aprendizaje en la escuela y la realidad. Los estudiantes retinen mayor cantidad
de conocimiento y habilidades cuando están comprometidos con proyectos estimulantes.
Mediante los proyectos, los estudiantes hacen uso de habilidades mentales de orden superior en
lugar de memorizar datos en contextos aislados, sin conexión. Se hace énfasis en cuándo y dónde
se pueden utilizar en el mundo real (Blank, 1997; Bottoms & Webb, 1998; Reyes, 1998).

Desarrollo de habilidades de colaboración para construir conocimiento. El aprendizaje


colaborativo permite a los estudiantes compartir ideas entre ellos, expresar sus propias opiniones
y negociar soluciones, habilidades todas, necesarias en los futuros puestos de trabajo (Bryson,
1994; Reyes, 1998; Sánchez, 2013). Desarrollan por tanto, habilidades comunicativas y sociales.

Acrecentar las habilidades para la solución de problemas (Moursund, Bielefeld, & Underwood,
1997).

Aumentar la autoestima. Los estudiantes se enorgullecen de lograr algo que tenga valor fuera del
aula de clase y de realizar contribuciones a la escuela o la comunidad (Jobs for the future,).

Acrecentar las fortalezas individuales de aprendizaje y de sus diferentes enfoques y estilos hacia
estebjetivos de su implementación

El utilizar el aprendizaje basado en proyectos permite:

La integración de asignaturas, reforzando la visión de conjunto de los saberes humanos.

Organizar actividades en torno a un fin común, definido por los intereses de los estudiantes y con
el compromiso adquirido por ellos.

Fomentar la creatividad, la responsabilidad individual, el trabajo colaborativo, la capacidad crítica,


la toma de decisiones, la eficiencia y la facilidad de expresar sus opiniones personales.

Que los estudiantes experimenten las formas de interactuar que el mundo actual demanda.

Combinar positivamente el aprendizaje de contenidos fundamentales y el desarrollo de destrezas


que aumentan la autonomía en el aprender.
El desarrollo de la persona; los alumnos adquieren la experiencia y el espíritu de trabajar en grupo,
a medida que ellos están en contacto con el proyecto.

Desarrollar habilidades sociales relacionadas con el trabajo en grupo y la negociación, la


planeación, la conducción, el monitoreo y la evaluación de las propias capacidades intelectuales,
incluyendo resolución de problemas y hacer juicios de valor.

Satisfacer una necesidad social, lo cual fortalece los valores y compromiso del estudiante con el
entorno.

La teoría del aprendizaje social se deriva del trabajo de Cornell Montgomery (1843-1904),


quien propuso que el aprendizaje social tenía lugar a través de cuatro etapas principales:
contacto cercano, imitación de los superiores, comprensión de los conceptos, y
comportamiento del modelo a seguir.
1787: Observaciones dirigidas a saber qué tipo de educación necesitan los niños.
Julian B. Rotter se distanció de las teorías basadas en la psicosis y del conductismo radical, y
desarrolló una teoría del aprendizaje basada en la interacción. En Social Learning and Clinical
Psychology (1954), Rotter sugiere que el resultado de la conducta tiene un impacto en la
motivación de las personas para realizar esa conducta específica. Las personas desean evitar
las consecuencias negativas, y obtener las positivas. Si uno espera un resultado positivo de
una conducta, o piensa que hay una alta posibilidad de que produzca un resultado positivo,
entonces habrá más posibilidades de ejecutar dicha conducta. La conducta se refuerza, con
consecuencias positivas, llevando a la persona a repetirla. Esta teoría del aprendizaje social
sugiere que la conducta es influenciada por factores o estímulos del entorno, y no únicamente
por los psicológicos.1
Albert Bandura (1977) expandió la idea de Rotter,2 al igual que la de un trabajo anterior de
Miller y Dollard (1941),3 y se relaciona con las teorías del aprendizaje social de Vygotsky y
Lave. Su teoría comprende aspectos del aprendizaje cognitivo y conductual. El aprendizaje
conductual presupone que el entorno de las personas causa que estas se comporten de una
manera determinada. El aprendizaje cognitivo presupone que los factores psicológicos son
importantes influencias en las conductas de las personas. El aprendizaje social sugiere que
una combinación de factores del entorno (sociales) y psicológicos influyen en la conducta. La
teoría del aprendizaje social señala tres requisitos para que las personas aprendan y modelen
su comportamiento: retención (recordar lo que uno ha observado), reproducción (habilidad de
reproducir la conducta) y motivación (una buena razón) para querer adoptar esa conducta.
Estrategias de aprendizajes. Combinación de métodos, medios y mediaciones didácticas,
utilizadas por los Instructores-tutores y Aprendices, para facilitar el aprendizaje y la obtención
de los resultados definidos en el diseño curricular. Una estrategia consiste en seleccionar las
destrezas más apropiadas para cada situación y aplicarlas adecuadamente.
Facilitar el aprendizaje requiere de una planificación. Para ello se centrara la atención en tres
de las corrientes psicológicas contemporáneas más importantes que han tratado de explicar
dicho proceso en el ser humano: ellas son las corrientes conductuales, cognitivas y
constructivistas. Es importante destacar que no se hará énfasis en una u otra como la teoría
que explica mejor dicho proceso, sino que a partir del análisis de los postulados de cada una
de ellas el facilitador del aprendizaje determinará las características de los elementos del
proceso instruccional en una situación de aprendizaje señalada y de tal manera, verificar la
eficacia de su aplicabilidad.
Las teorías de aprendizaje describen la manera en que los teóricos creen que las personas
aprenden nuevas ideas y conceptos.
Frecuentemente explican la relación entre la información que ya se tiene y la nueva
información que está tratando de aprender.
EL PROCESO DE APRENDIZAJE
Según Gagné (1987)
“El aprendizaje consiste en un cambio de la disposición o capacidad humana, con carácter de
relativa permanencia y que no es atribuible simplemente al proceso de desarrollo”.
Las teorías conductuales o del condicionamiento estímulo y respuesta tienen su origen,
fundamentalmente, en las teorías de J.B. Watson, E.L. Thorndike y B.F. Skinner, además
tienen un antecedente importante en los experimentos con animales sobre aprendizaje llevado
a cabo por Iván P. Pavlov a fines del siglo XIX.
Conductismo. Corriente de la psicología que se basa en la observación del comportamiento o
conducta del ser que se estudia y que se focaliza solo en conductas objetivas observables. El
Conductismo Considera que el aprendizaje es de condicionamiento estímulo-respuesta (E-
R). En tal sentido, este condicionamiento puede ser: clásico e instrumental. Explica el mismo
como un conjunto de relaciones entre estímulos y respuestas.
Condicionamiento clásico. Desarrollado por el científico ruso Ivan Pavlov, el
condicionamiento clásico es el primer tipo de aprendizaje en el que un organismo responde a
un estímulo ambiental. Pavlov estableció las leyes del condicionamiento clásico cuando
estudió a los perros privados de alimento y su respuesta (la salivación) cuando el asistente de
Pavlov entraba en la habitación. No hay reforzamiento y se basa en el principio de adhesión,
en el cual un estímulo o respuesta está unido a otro estímulo o respuesta, la presencia de uno
evoca al otro. El experimento de Pavlov ilustra este tipo de condicionamiento.
En el aprendizaje, estímulos que antes eran neutros (aquellos que originalmente no
provocaban esa respuesta), van adquiriendo más capacidad, para evocar respuestas que
anteriormente se originaban en otro estímulo.
Condicionamiento instrumental. El término condicionamiento instrumental fue introducido
por Edward Thorndike y sugiere que la conducta sirve de instrumento para conseguir un fin.
Es una forma de aprendizaje mediante el que un sujeto tiene más probabilidades de repetir las
formas de conducta que conllevan consecuencias positivas y, por el contrario, menos
probabilidades de repetir las que conllevan consecuencias negativas. Se produce una
retroalimentación que sigue a la respuesta. “La respuesta es un instrumental para la obtención
del reforzamiento”. Un reforzador positivo es un estímulo cuya presencia hace que sea más
fuerte una conducta; por su parte, el reforzador negativo es aquel cuya eliminación refuerza la
conducta. En el condicionamiento instrumental hay cuatro principios básicos: premio, castigo,
huida y omisión. En los cuatro casos ha de tenerse presente que primero se produce la
respuesta y luego recién se premia, o se castiga, etc. Atendiendo al tipo de refuerzo el
condicionamiento operante puede ser de refuerzo positivo, de refuerzo negativo, castigo, u
omisión.
Condicionamiento operante.
Uno de los conductistas contemporáneos más destacado en el estudio del aprendizaje fue
B.F. Skinner. Su propuesta sobre el condicionamiento operante funcionó con eficiencia en
animales y estimó que su aplicabilidad en niños y jóvenes sería exitosa. Para Skinner, el
cambio de actuación en el aprendizaje, se traduce como un cambio de conducta, la cual no es
más que el movimiento de un organismo en un marco de referencia; por ello el aprendizaje es
un cambio de las probabilidades de respuestas, el cual se produce por el condicionamiento
operante. La efectividad de este condicionamiento es tal que el sujeto no solo aprende a
responder ante una nueva situación con una conducta que formaba parte de su repertorio
anterior, sino que también le puede permitir obtener un nuevo repertorio de conductas. El
adjetivo "operante" se emplea para caracterizar este tipo de condicionamiento porque, y a
diferencia del "condicionamiento clásico", el sujeto interviene u "opera" en el medio, lo
modifica y este reobra sobre el organismo: si los resultados de la acción del sujeto son
"adecuados" (en la versión más mentalista diríamos: "placenteros"), la conducta se aprenderá,
siendo más probable que se emita de nuevo en las mismas circunstancias; si los resultados
de la acción no son "adecuados" (son "desagradables") dicha conducta tenderá a desaparecer
del sujeto.
El aprendizaje cooperativo

es un enfoque que trata de organizar las actividades dentro del aula para convertirlas en una
experiencia social y académica de aprendizaje. Los estudiantes trabajan en grupo para realizar las
tareas de manera colectiva.

El aprendizaje en este enfoque depende del intercambio de información entre los estudiantes, los
cuales están motivados tanto para lograr su propio aprendizaje como para acrecentar los logros de
los demás. Uno de los precursores de este nuevo modelo educativo fue el pedagogo
norteamericano John Dewey, quien promovía la importancia de construir conocimientos dentro
del aula a partir de la interacción y la ayuda entre partes en forma sistemática.

Si bien en la literatura pedagógica tiende a verse la relación aprendizaje colaborativo - cooperativo


como sinónimos, según autores como Panitz "La diferencia esencial entre estos dos procesos de
aprendizaje es que en el primero los alumnos son quienes diseñan su estructura de interacciones y
mantienen el control sobre las diferentes decisiones que repercuten en su aprendizaje, mientras
que en el segundo, es el profesor quien diseña y mantiene casi, por completo el control en la
estructura de interacciones y de los resultados que se han de obtener".1

En el aprendizaje cooperativo intervienen los diferentes tipos de canales de aprendizaje. Se puede


indicar que los canales que prevalecen en este tipo de aprendizaje son el canal visual, auditivo y
kinestésico.

Índice

1 Elementos del aprendizaje cooperativo

1.1 Redes Sociales en Internet y el aprendizaje colaborativo

2 Referencias

3 Véase también

4 Enlaces externos

Elementos del aprendizaje cooperativo


Basado en grupos heterogéneos para el desarrollo de diversas actividades puede desenvolverse a
través de diversos instrumentos de trabajo, ya que las interacciones en el aula se dan de forma
espontánea.2 Un ejemplo puede ser esos casos en los que los pares se llegan a entender mejor
que con la misma explicación presentada por el docente. Spencer Kagan lo define como: "La suma
de las partes interactuando es mejor que la suma de las partes solas".3

Las principales ideas en el aprendizaje cooperativo se pueden definir en:

Formación de grupos: Estos son grupos heterogéneos, idealmente de 4 miembros con diversos
niveles de competencia, donde se debe construir una identidad de grupo, práctica de la ayuda
mutua y la valorización de la individualidad para la creación de una sinergia.

Interdependencia positiva: Es necesario promover la capacidad de comunicación adecuada entre


el grupo, para el entendimiento de que el objetivo es la realización de producciones y que estas
deben realizarse de forma colectiva.

Responsabilidad individual: El resultado como grupo será finalmente la consecuencia de la


investigación individual de los miembros. Esta se apreciará en la presentación pública de la tarea
realizada.

Participación equitativa. El trabajo que hay que realizar se distribuye entre todos los componentes
del equipo de forma equitativa (proporcionada a las posibilidades de cada uno).

Interacción simultánea. En la resolución de la tarea todos los estudiantes dialogan, contrastan sus
pareceres y toman decisiones consensuadas.

Además, según Jordi Adell y Auxi Sales (1999), el aprendizaje cooperativo “favorece la democracia
y la solidaridad en el grupo y la autonomía en la organización del propio aprendizaje”.

Para que los puntos anteriores se consoliden, es necesario que el docente haya desarrollado las
habilidades relacionadas a la anticipación de las acciones. Esto es: prever; tener claro el
procedimiento para la obtención de un resultado concreto tanto del material didáctico como del
escrito, para la realización de la actividad en cualquiera de las etapas del trabajo. El dar o recibir
ayuda no mejora al aprendizaje en grupo, sino el tener la conciencia de necesitarla, comunicar
esta necesidad e integrar la ayuda ofrecida en el propio trabajo (Guadalupe Gómez-Pezuela
Gamboa, 2007). Es así como el trabajo cooperativo contribuye en el desarrollo de habilidades
comunicativas, trabajo en grupo y flexibilidad en el pensamiento.45
Redes Sociales en Internet y el aprendizaje colaborativo

Las redes sociales pueden ser una herramienta de retroalimentación y una fuente de aprendizaje
colaborativo, ya que se pueden compartir conocimientos y consultar aportaciones de otras
personas.; sin embargo se ha llegado a confundir el término ”colaborativo” con “cooperativo”,
pues la mayoría de las ocasiones se da por fidedigna toda la información que es encontrada en
estos sitios, y ya no se continúa el proceso de aprendizaje consultando otras fuentes o
corroborando que la información esté respaldada con referencia, tomando en cuenta que en el
ámbito educativo ha existido el debate en cuanto al uso de los términos cooperación y
colaboración. Esta distinción se ha hecho con base en el grado de estructuración del proceso de
interacción de los alumnos, es decir, cuanto más estructurada y guiada sea la actividad, ésta será
cooperativa y en la medida en que los alumnos logren realizar sus actividades con mayor
autonomía, será colaborativa.

Al analizar las características y resultados del trabajo colaborativo se entiende que el proceso inicia
con el trabajo cooperativo y a medida que se lleva a la práctica, se estimula el pensamiento
superior, se asimila el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC`s) alcanza
un nivel colaborativo. De esta manera se aprecia a las redes sociales en internet como un
acompañante en la evolución del pensamiento si se hace buen uso de ellas en la educación.

Sin embargo, también es importante resaltar que para que las redes sociales y las TIC ´s puedan
ser efectivas dentro del aula, se necesita preparar de manera adecuada a los docentes, ya que no
solamente se trata de introducirlos a esa metodología y que trabajen como puedan, sino que
necesitan de una capacitación que les indique la manera adecuada y correcta de utilizar las TIC´s
en el aula para que puedan realizar el proceso de enseñanza de una manera en la que no
solamente se favorezca su proceso de enseñanza, sino también el aprendizaje colaborativo en los
alumnos.

cooperativo es igual que colectivo, da igual como lo digas

Para trabajar colaborativamente, se debe aceptar que cada alumno es distinto y no cabe esperar
que tenga siempre la misma implicación ni aporte lo mismo. Este sistema acoge las
potencialidades individuales, haciendo que la aportación de cada participante al proceso sea clave.
Las tecnologías digitales pueden facilitar la colaboración mejorando el trabajo en grupo, el diálogo
y el aprender de los otros y con los otros.6
Actualmente el mayor recurso colaborativo encontrado en la web es el empleo de la Wikipedia.
Además, se proponen dentro de los modelos de aprendizaje colaborativo la creación y el uso de
audioblogs y tvblogs (Podcasting) pues se ha demostrado que los alumnos que llevan a cabo estas
actividades desarrollan habilidades relacionadas con el dominio de lenguajes audiovisuales,
colaboran en equipo y aumentan su capacidad de autocrítica.

Concientizar

es una acción que se relaciona con la toma de conciencia acerca de una


situación determinada, con mostrar una verdad y/o hacer conocer las
consecuencias de las propias decisiones. Concientizar es profundizar en
el conocimiento de la realidad
En el proceso de construcción de la personalidad en el camino hacia la
madurez, es importante tener conciencia plena de nuestras acciones y de
nuestra identidad. El proceso de aprendizaje que implica el devenir de la
experiencia, conlleva el saber quiénes somos, hacia dónde vamos, qué
queremos para nuestra vida y quiénes son importantes para ella, qué se
espera para el futuro y qué valores rigen nuestra conducta, en
coherencia con la paz interior y la ética personal. Paulo Freire, experto
pedagogo brasileño contemporáneo, tuvo repercusión internacional por
sus aportes sobre la alfabetización emancipadora, por la que desarrolló
teorías pedagógicas que invitan a construir la sociedad desde la
conciencia de los problemas sociales que afectan de manera directa a
los niños y jóvenes en las aulasFuente:

Concientizar es tomar
conciencia de la concreta realidad existencial y social, y poder percatarse
de esa realidad como si fuera un objeto tangible. Esto no es nada simple,
ni se logra porque alguien nos dé un sermón; así como no se persuade a
la gente desde un discurso electoral tendencioso si no existe
previamente una adhesión a la idelogía política. Así como un ciego no
puede ver las cosas sólo porque otro se las describa si es que alguna
vez no las vio por si mismo, ese modo de ver por si mismo pero con
empatía, es la concientización. Ella nace de la comprensión del hombre,
fruto de un esfuerzo de conquista individual de su libertad y autonomía.
Sinónimos de concientizar humanizar, enaltecer Antónimos de
concientizar atontar, endurecer, insensibilizar Significados relacionados
Educación Conciencia social Conciencia Conocimiento Cognoscente