Está en la página 1de 18

www.cruzadadepoder.

cl

¿EXISTE DIOS? Y LA IDIOTEZ DEL ATEISMO

“Dice el necio en su corazón, no hay Dios” Salmo 14:1.

¿Que es el ateísmo?

El término ateísmo incluye a aquellas personas que declaran no creer en


ningún dios determinado (ya sea Brahma, Alá o cualquier otro). Ser ateo o
negar la existencia de un Dios o dioses no implica necesariamente no
pertenecer a ninguna religión; existen religiones, como el budismo que niegan
la existencia de Dios o no mencionan la existencia de dios alguno y que, por
consiguiente, son ateas o más correctamente no teístas y que en algunas de sus
doctrinas pueden considerarse panteístas.

Los postulados del ateísmo son contrarios a los que sostienen las creencias
religiosas e implican una crítica la religión que se hace recíproca. El
Diccionario de Filosofía de José Ferrater Mora comienza su entrada sobre
Ateísmo del siguiente modo: “Ser ateo, o abrazar el ateísmo, es negar que
haya Dios, o negar que haya dioses, o negar que haya alguna realidad que,
de llamarse divina, o todas estas cosas a un tiempo”.

Historia del Ateísmo


Tiene relevancia la escuela Chárvaka, por el nombre de su fundador, una
escuela surgida en la India en torno al siglo VI a. e. c., que defendía una
interpretación filosóficamente ateísta y materialista del mundo, y cuya
interpretación del origen de la religión y del papel del clero se parece a la del
ateísmo occidental moderno. Enfrentada con posturas religiosas fuertemente
organizadas, sus escritos fueron destruidos de manera sistemática y solo han
sobrevivido fragmentos enmarcados en textos hostiles. Entre los primeros
filósofos en negar la existencia de los dioses, fueron algunos sofistas griegos,
siendo el primero Protágoras (480-410 a. e. c.), quien fue exiliado de Atenas
por ateísta; también Diágoras de Melos y Critias. Otros filósofos griegos
tuvieron un enfoque más práctico del ateísmo. Demócrito (460-370 a. e. c.)
que fue el primero en pensar que la realidad estaba compuesta por átomos y
vacío, pensaba que la inexistencia de los dioses se seguía de la existencia de
mejores explicaciones para el mundo real, postulando su visión de un universo
compuesto por átomos. Hubo otros materialistas como Epicuro (341-

Página 1 de 18
www.cruzadadepoder.cl

270 a. e. c.) y su seguidor romano Lucrecio (98-55 a. e. c.), que, aunque no


negaban explícitamente la existencia de las divinidades, sostenían que no
tendrían ninguna interacción con las actividades humanas.

Algunos tipos de ateísmo

Ateísmo fuerte o positivo

Este ateísmo se caracteriza por la negación categórica de la existencia de


dioses. Muchas veces argumenta en contra de la existencia de dioses,
encontrando explicaciones sociológicas, psicológicas o históricas para el
teísmo, distintas de la existencia de dioses. Este es el caso de muchos autores
del marxismo y de autores como Ludwig Feuerbach. A menudo también parte
del supuesto de que no se debe conceder visos de posibilidad a una
proposición arbitraria como la existencia de un dios. Existen diferentes tipos
de ateísmo, pero destacan estos entre los muchos.

Ateísmo débil o escéptico

Es la forma más común del ateísmo. No es una creencia en la inexistencia de


deidades u otros seres sobrenaturales, sino la ausencia de creencia en los
mismos. El marxismo -siguiendo a Kant en su Crítica de la Razón Pura- niega
que la categoría de existencia se pueda aplicar a seres o entes ajenos a la
experiencia.

Ateísmo agnóstico

Este ateísmo no niega explícitamente la existencia de los dioses, sino que


niega únicamente el conocimiento de su existencia, y por esta razón, muchos
ateístas no lo clasifican como ateo. Los ateístas agnósticos a menudo
argumentan que la carga de la prueba recae sobre quien afirma algo, y no
sobre quien deja de creerlo. Por consiguiente, la negación de la existencia de
dioses no requiere de una prueba tanto como lo requiere la afirmación de su
existencia.

Página 2 de 18
www.cruzadadepoder.cl

La Federación Internacional de Ateos (FIDA)


“Somos conscientes de la necesidad de una transformación de los modos de
pensar, de un retorno definitivo de la razón que frene la expansión parasitaria
del pensamiento mágico y de las creencias religiosas. Consideramos que el
ser humano es un fin en sí mismo, y que su felicidad y su libertad comportan
la desaparición de los ídolos metafísicos que le esclavizan. Nos declaramos
racionalistas, y reclamamos una nueva época post-cristiana heredera de la
gran tradición librepensadora, atea y materialista de Occidente.

Rechazamos con rotundidad la existencia objetiva de causas y entidades


transcendentes, y aspiramos a erradicar gradualmente las explicaciones
sobrenaturales que promueven las religiones para comprender la realidad.

Estamos convencidos de que las instituciones religiosas no son sino


instrumentos de dominación y sometimiento, enemigas de la libertad y de la
ciencia. Por todo ello, la FIDA combate a la religión bajo todas sus formas, y
se constituye como un proyecto abierto, imaginativo, democrático, ambicioso
e integrador. Conforme a sus ideas anti religiosas y racionalistas, esta
federación lucha por la instauración de un medio social que se base en la
libertad individual y que tenga como objetivo el desarrollo integral de cada
ser humano.”

FAMOSAS FRASES ATEAS


¿Está dispuesto Dios a prevenir la maldad, pero no puede? Entonces no es
omnipotente.
¿Puede hacerlo, pero no está dispuesto? Entonces es malévolo.
¿Es capaz y además está dispuesto? Entonces, ¿de dónde proviene la maldad?
¿No es él capaz ni tampoco está dispuesto? Entonces, ¿por qué llamarlo
Dios?.”
Epicuro (Filósofo griego)

“Si Dios no existiera, sería necesario inventarlo.”


Voltaire.

“No veo a ningún Dios aquí arriba.”


Yuri Gagarin, Astronauta

Página 3 de 18
www.cruzadadepoder.cl

“El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los


hombres no merecen tanto.”
“Dios mueve al jugador y éste la pieza. ¿Qué Dios detrás de Dios la trama
empieza?”
Jorge Luis Borges, escritor argentino

"¿Cómo se puede tener orden en un estado sin religión? La religión es un


formidable medio para tener quieta a la gente..."
Napoleón Bonaparte

"El cristianismo es una religión para esclavos y tontos."


Adolfo Hitler

"Millones de seres inocentes, hombres, mujeres y niños, desde la introducción


del cristianismo, han sido torturados, asesinados, quemados, puestos en
prisión, y sin embargo no hemos avanzado hacia el consenso general. ¿Cuál
ha sido el efecto de obligar a la gente a creer? Que la mitad de la humanidad
vive engañada y la otra mitad vive en la hipocresía, con tal de que el error y
la mentira no desaparezcan del mundo."
Thomas Jefferson

"Por simple sentido común no creo en Dios, en ninguno".


Charlie Chaplin (cineasta)

“Mi mente es incapaz de concebir una cosa como el alma. Puede que esté
errado y que el hombre tenga un alma, pero yo simplemente no lo creo".
Thomas Edison

"Era, por supuesto, una mentira lo que leíste sobre mis convicciones
religiosas, una mentira que ha sido sistemáticamente repetida. No creo en un
Dios personal y nunca lo he negado, por el contrario, lo he expresado
claramente. Si algo hay en mi que puede ser llamado religioso es entonces la
admiración sin límites a la estructura del mundo hasta donde la ciencia ha
podido revelarnos por el momento".
"No puedo imaginarme a un dios que premia y castiga a los objetos de su

Página 4 de 18
www.cruzadadepoder.cl

creación, cuyos propósitos han sido modelados bajo el suyo propio; un dios
que no es más que el reflejo de la debilidad humana. Tampoco creo que el
individuo sobreviva a la muerte de su cuerpo: esos no son más que
pensamientos de miedo o egoísmo de lo mas ridículo".
Albert Einstein

“La palabra Dios para mi no es nada mas que la expresión y el producto de


la debilidad humana, [y] la Biblia es una colección de honorables pero aun
así primitivas leyendas que sea como se las vea son bastantes infantiles.“
Albert Einstein.

"La miseria religiosa es, por una parte, la expresión de la miseria real y por
la otra la protesta contra la miseria real. La religión es el suspiro de una
criatura oprimida, el corazón de un mundo sin corazón, así como el espíritu
de una situación carente de espíritu. LA RELIGIÓN ES EL OPIO DEL
PUEBLO. La abolición de la religión en cuanto dicha ilusoria del pueblo, es
necesaria para su dicha real..."
Karl Marx

“En realidad, prefiero la ciencia a la religión. Si me dan a escoger entre Dios


y el aire acondicionado, me quedo con el aire acondicionado.”
Woody Allen, director, guionista y actor estadounidense

"La religión es comparable con la neurosis infantil".


“Los sentimientos de 'amor y temor de dios' no tienen su origen en dios, si no
en los seres humanos. Son sentimientos de frustración dirigidos por el hombre
a un ser imaginario que pretende sea su padre..."
Sigmund Freud (Psicoanalista)

Página 5 de 18
www.cruzadadepoder.cl

La Biblia ridiculiza y desnuda el ateísmo

La Biblia dice que solo un necio (tonto, iluso, menso, idiota, imbécil, zopenco,
“papaspanata”, soquete, barbeta, ingenuo, pavo, tarado, bodoque, badulaque,
fatuo, insensato, tontorrón, bobo, gil, bruto, zonzo etc.) niega la existencia de
Dios, pues el maravilloso y extraordinario diseño de la creación, las llamadas
“leyes naturales”, el vasto e inexpugnable universo, y todo lo que existe, grita
que Dios existe; “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento
anuncia las obras de sus manos Un día emite palabra a otro día, y una noche
a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su
voz. Por toda la tierra salió su voz, y hasta el extremo del mundo sus
palabras” Salmo 19:1-4. El gran rey David escribe extasiado “Cuando veo
los cielos obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tu formaste, digo ¿que
es el hombre para que tengas de la memoria y el hijo del hombre para que lo
visites?” Salmo 8:3. Pablo afirma en Romanos; “Porque la ira de Dios se
revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que
detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es
manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su
eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del
mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no
tienen excusa” Romanos 1:18-20.

El libro de Génesis no pretende explicar la existencia del Creador, la da por


hecha; “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” Génesis 1:1. Sin
embargo, eso no significa que no hay evidencia de la existencia de Dios. Al
mirar las estrellas, al entender la inmensidad del universo, al observar las
maravillas de la naturaleza, al ver la belleza de la puesta del sol – vemos que
todas ellas apuntan hacia un Creador, Dios. También hay evidencia de Dios en
nuestros propios corazones, Eclesiastés 3:11 nos dice, “…Y ha puesto
eternidad en el corazón de los hombres…” Hay algo en lo profundo de
nuestro ser, que reconoce que hay algo más allá de esta vida y alguien más allá
de este mundo. “Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, Y todo el
ejército de ellos por el aliento de su boca. El junta como montón las agua del
mar; el pone en depósitos los abismos…porque el dijo, y fue hecho; Él mandó
y existió” Salmo 33:6-8.

Sin embargo, la existencia de Dios no puede ser probada o desmentida. Aún la


Biblia dice que deberíamos aceptar por fe, el hecho de que Dios existe, “Pero
sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca
Página 6 de 18
www.cruzadadepoder.cl

a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”


(Hebreos 11:6). Si Dios lo deseara así, simplemente podría aparecer, y probar
a todo el mundo que El existe. Pero si lo hiciera, no habría necesidad de fe.
“Jesús le dijo: porque me has visto, creíste; bienaventurados los que no
vieron, y creyeron” (Juan 20:29).

Las últimas encuestas nos dicen que sobre el 90% de la gente en el mundo de
hoy, cree en la existencia de Dios o en algún poder más alto. Sin embargo, de
algún modo, la responsabilidad se coloca sobre aquellos quienes creen que
Dios existe, para de alguna manera probar que El en realidad existe.

Intelectualmente podemos negar este conocimiento, pero la presencia de Dios


en nosotros y a través de nosotros, todavía está ahí. A pesar de todo esto, la
Biblia nos advierte que todavía hay algunos que niegan la existencia de Dios,
“Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmos 14:1). Debido a que
sobre el 98% de la gente a través de la historia, en todas las culturas, en todas
las civilizaciones, en todos los continentes, creen en la existencia de algún tipo
de Dios – debe haber algo (o alguien) que causa esta creencia.

Además de los argumentos bíblicos para la existencia de Dios, hay


argumentos lógicos.

01- El argumento ontológico= La forma más popular del argumento


ontológico, usa básicamente el concepto de Dios para probar Su
existencia. Este comienza con la definición de Dios como “Ese del
cual no puede ser concebido uno más grande”. Entonces se sostiene
que existir es mayor que no existir, y por tanto el mayor ser
concebible debe existir. Si Dios no existió, entonces Dios no sería el
mayor ser concebible – pero eso iría a contradecir la definición misma
de Dios.

02- El argumento teológico= El argumento teológico dice que desde que


el universo despliega tal maravilloso diseño, debe haber habido un
diseñador Divino. Por ejemplo, aún si la tierra estuviera unos pocos
cientos de millas más cerca o más lejos del sol, no sería capaz de
mantener mucha de la vida que en la actualidad lo hace. Si los
elementos en nuestra atmósfera fueran diferentes aún en un pequeño
porcentaje, cada cosa viviente sobre la tierra moriría. Las
probabilidades de una simple molécula de proteína formada por
casualidad es 1 en 10 elevado a la potencia 243 (es decir, 10 seguido

Página 7 de 18
www.cruzadadepoder.cl

de 243 ceros). Una simple célula consta de millones de moléculas de


proteína.

03- El argumento cosmológico= Cada efecto debe tener una causa. Este
universo y todo lo que en el hay es un efecto. Debe haber algo que
causó que todo existiera. A la larga, debe haber algo “sin-razón” a fin
de provocar que todo lo demás exista. Esa “sin-razón” es Dios.

04- El argumento moral= Cada cultura a través de la historia ha tenido


alguna forma de ley. Todos tienen un sentido de lo correcto y lo
erróneo. El asesinato, la mentira, el robo, y la inmoralidad son
rechazados casi universalmente. ¿De dónde vino ese sentido de lo
correcto y lo erróneo, sino de un Dios santo?

A pesar de todo esto, la Biblia nos dice que la gente va a rechazar el


conocimiento claro e innegable de Dios, y en lugar de ello, creer una mentira.
Romanos 1:25 declara, “Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira,
honrando y dando culto a las criaturas antes que, al Creador, el cual es
bendito por los siglos. Amén.” La gente demanda no creer en Dios porque “no
es científico” o “porque no hay pruebas”. La razón verdadera es que una vez
que la gente admite que hay un Dios, también deben darse cuenta de que son
responsables hacia Dios y que están necesitados de Su perdón (Romanos
3:23; 8:23). Si Dios existe, entonces somos responsables por nuestras
acciones hacia El. Si Dios no existe, entonces podemos hacer lo que queramos
sin tener que preocuparnos porque Dios nos juzgue. Dios existe y a la larga
todo el mundo sabe que El existe. El hecho mismo de que algunos intenten tan
agresivamente refutar Su existencia es de hecho un argumento para Su
existencia.

Un último argumento para la existencia de Dios. ¿Cómo sabemos que existe


Dios? Los cristianos lo sabemos mejor que nadie porque todos los días
hablamos con El. Lo oímos, aunque no con voz audible, pero sentimos su
presencia, sentimos su guía, conocemos de su amor, hemos experimentado su
gracia. Han ocurrido cosas en nuestras vidas que no tienen otra explicación
posible sino Dios. Dios nos ha salvado tan milagrosamente y ha cambiado
nuestra vida de tal manera que no podemos sino reconocer y alabar su
existencia. Ninguno de estos argumentos en sí, pueden persuadir a alguien que
rehúsa reconocer lo que es tan claro. Al final, la existencia de Dios debe ser
aceptada por fe (Hebreos 11:6). La fe en Dios no es un salto ciego a la

Página 8 de 18
www.cruzadadepoder.cl

oscuridad, este es un paso seguro a una habitación bien iluminada en donde ya


se encuentra el 90% de la gente.

La fragilidad, inaplicabilidad e idiotez de la teoría del


Big Ben
La teoría más conocida sobre el origen del universo se centra en un cataclismo
cósmico sin igual en la historia: el BIG BANG. Esta teoría surgió de la
observación del alejamiento a gran velocidad de otras galaxias respecto a la
nuestra en todas direcciones, como si hubieran sido repelidas por una antigua
fuerza explosiva. Esta teoría pretende responder
Antes del BIG BANG, según los científicos, la inmensidad del universo
observable, incluida toda su materia y radiación, estaba comprimida en una
masa densa y caliente a tan solo unos pocos milímetros de distancia. Este
estado casi incomprensible se especula que existió tan sólo una fracción del
primer segundo de tiempo.
Los defensores del Big Bang sugieren que hace unos 10.000 o 20.000 millones
de años, una onda expansiva masiva (una gran ola de fuego la llaman ellos)
permitió que toda la energía y materia conocidas del universo (incluso el
espacio y el tiempo) surgieran a partir de algún tipo de energía desconocido.
La teoría mantiene que, en un instante (una trillonésima parte de un segundo)
tras el big bang, el universo se expandió con una velocidad incomprensible
desde su origen del tamaño de un guijarro a un alcance astronómico. La
expansión aparentemente ha continuado, pero mucho más despacio, durante
los siguientes miles de millones de años.
Los científicos no pueden saber con exactitud el modo en que el universo
evolucionó tras el BIG BANG. Muchos creen que, a medida que transcurría el
tiempo y la materia se enfriaba, comenzaron a formarse tipos de átomos más
diversos, y que estos finalmente se condensaron en las estrellas y galaxias de
nuestro universo presente.

Página 9 de 18
www.cruzadadepoder.cl

Orígenes de la teoría

Un sacerdote belga, de nombre George Lemaítre, sugirió por primera vez la


teoría del big bang en los años 20, cuando propuso que el universo comenzó a
partir de un único átomo primigenio. Esta idea ganó empuje más tarde gracias
a las observaciones de Edwin Hubble de las galaxias alejándose de nosotros a
gran velocidad en todas direcciones, y a partir del descubrimiento de
la radiación cósmica de microondas de Arno Penzias y Robert Wilson.
El brillo de la radiación de fondo de microondas cósmicas, que puede
encontrarse en todo el universo, se piensa que es un remanente tangible de los
restos de luz del big bang. La teoría del big bang deja muchas preguntas
importantes sin respuesta. Una es la causa original del mismo big bang.
De todas formas, esta absurda teoría no responde las preguntas más básicas de
humanidad ¿De dónde viene todo? Pues el origen de “esa masa gigantesca”
¿De dónde provino? ¿Cómo se originó la vida animal? ¿Cómo se crearon las
leyes naturales que rigen el universo? ¿Cómo la NADA puede haber creado o
formado TODO? Es decir, como alguien dijo “Hay que tener mucha FE para
creer y aceptar esta teoría”.

¿Quién hizo las leyes que rigen el universo?

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus


manos” Salmo 19:1.
“Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y
el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche” Génesis 8:22.

¿Por qué el Universo está sometido al cumplimiento de leyes naturales? Los


científicos aún no logran entender por completo las leyes naturales ya que no
hay ninguna necesidad lógica para que el Universo obedezca a leyes y mucho
menos leyes que se rijan por reglas matemáticas.
Si existen estas leyes naturales entonces, por razón obvia, debe existir un
legislador y un creador inteligente que las haya creado, la biblia da por hecho
que Dios existe, y que él es quien hizo todas las cosas que existen y que es él
quien las hace subsistir; “…y quien sustenta todas las cosas con la palabra de
su poder…” Hebreos 1:3, “Él es quien cubre de nubes los cielos, El que
prepara la lluvia para la tierra, El que hace a los montes producir hierba. El
da a la bestia su mantenimiento, Y a los hijos de los cuervos que claman”
Salmo 147:8-9.
Página 10 de 18
www.cruzadadepoder.cl

La energía no tiene comienzo ni fin, no se puede destruir, no termina, no


comienza; la energía existe en el universo y simplemente cambia de forma. A
su vez, la energía universal está coordinada por siete leyes que al conocerlas
pueden trabajar juntas para su beneficio.

01- La Ley de la Transmutación Perpetua,


02- La ley de la Relatividad,
03- La Ley de la Vibración,
04- La ley de la Polaridad,
05- La Ley del Ritmo,
06- La ley de la Causa y Efecto.
07- La Ley de la Gestación.

Todas estas leyes trabajan en conjunto interdependiente de cada una de ellas,


pero siempre juntas. Estas leyes no fueron creadas por los grandes científicos
de la historia (Aristóteles, Galileo, Einstein, Newton etc.) más bien ellos las
descubrieron, las analizaron, las expresaron y comunicaron al mundo, pero
todos y cada uno de ellos, reconocen que esas leyes existen desde el principio
en forma extraordinaria, que son inalterables y que tienen un origen y una
particularidad que va más allá de la comprensión humana.
¿Por qué la velocidad de la luz siempre es de 300.000 kilómetros/segundo?
Tendemos a ignorar este tipo de hechos porque los damos por sentado, pero
las cosas pudieron haber sido perfectamente distintas o inclusive no haber
existido del todo. “Que la naturaleza sea matemáticamente precisa es un
misterio… El hecho que hay reglas en absoluto es una especie de milagro”
dijo Richard Feynman, Premio Nobel en Física.

Las leyes “Son reglas o normas establecidas por una autoridad superior
para mandar, prohibir o regular alguna cosa.” Si no es Dios ésta “autoridad
superior” en el Universo, entonces ¿Qué o quién se encarga de hacer cumplir
estas leyes?
Hablando de leyes naturales debemos, por ejemplo, hablar de la primera Ley
de Termodinámica que afirma que: “la energía no puede por sí misma crearse
ni destruirse. La energía puede ser cambiada de una forma a otra (sólida,
líquida, gas), pero la cantidad total se mantiene”. Esta primera Ley de
Termodinámica establece que la energía no puede ser creada por medios
naturales. Por lo tanto, el Universo como un sistema de energía no pudo ser
creado por medios naturales.
La creación de la energía es un evento que ocurre en contra de las leyes
naturales. Los eventos que ocurren en contra de las leyes naturales son

Página 11 de 18
www.cruzadadepoder.cl

sobrenaturales. Por lo tanto, la creación de la energía es sobrenatural. Por lo


tanto; El origen del Universo requiere la creación de la energía. La
creación de la energía no puede ocurrir por medios naturales. Por lo
tanto, el origen del Universo no pudo haber ocurrido por medios
naturales.
Los ateos adoptan la idea que partículas aparecen de la nada en el vacío, y que
esto indica que la “nada puede crear algo.” Lo que aparentemente no saben es
que esas partículas son nada más que la transición de energía de radiación a
energía en un espacio vacío. ¡La energía no se crea! Se transfiere de una forma
a otra. Podemos preguntarnos lo siguiente: ¿Dónde se encontraba esta energía
antes del Big Bang? ¿Qué o quién tenía esa energía que luego fue transferida
para la creación del Universo? Por lo tanto, el razonamiento de los ateos “todo
proviene de la nada” es un gran absurdo. Para que haya CREACION tiene que
haber un CREADOR y para que esa CREACION este regida por LEYES tiene
que haber un LEGISLADOR.
Los cristianos creemos en lo siguiente:
“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” Génesis 1:1.
“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de
Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía” Hebreos 11:3.

Dios nos reveló por medio de su palabra que Él existe y que es infinito, y
ahora, siglos más tarde la ciencia indirectamente revela el atributo de ese ser
infinito por medio de la energía que Él mismo nos transfirió.
De todas las posibles causas del origen de la energía, la sobrenatural es la más
creíble. Las explicaciones que dicen que la energía vino de la nada o de “algo
por medios naturales” no son posibles debido a conflictos con las mismas
leyes naturales. Los no creyentes muy probablemente dirán que dicha
conclusión sólo la harían personas ignorantes. Sin embargo, a ellos se les
puede incriminar de una ignorancia superior puesto que lo que defienden es
CIENTIFICAMENTE IMPOSIBLE. La explicación que la energía tuvo su
origen a causa de lo sobrenatural no sufre el dilema de las contradicciones
naturales.
Vemos, científicos que siguen intentando moldear teorías con el fin de casi
imponer un deber a la ciencia para defender teorías ilógicas y sin apoyo de
algo probable. Afortunadamente, la idea de que “todo vino de la nada” no
solamente es descartada por los creyentes, sino que también está siendo
cuestionada por científicos de renombre. Al igual como ha sucedido con la
TEORIA DE LA EVOLUCION DE LAS ESPECIES inventada por Charles
Darwin, la misma ciencia actual seria y moderna afirma que dicha teoría, no

Página 12 de 18
www.cruzadadepoder.cl

puede ser científica, real, lógica y que solo es una TEORIA y nada más que
eso.
Por tener fe en un Dios los cristianos somos causa de burla, pero ¿quiénes
tienen más fe, los que creemos en Dios para quien todo es posible, o los que
creen en sucesos imposibles?
“¿Conoces las leyes del universo?” Job 38:33. Con esta pregunta, el Creador
ayudó a su angustiado siervo Job a entender que los seres humanos saben muy
poco en comparación con él, cuya sabiduría es ilimitada. ¿Qué piensa usted?
El ser humano ha aprendido mucho sobre las leyes que rigen el cosmos, pero
la mayoría de los científicos admiten sin reparos que aún les falta mucho por
descubrir. Vez tras vez, nuevos hallazgos los obligan a reformular sus teorías
sobre el funcionamiento del universo. ¿Qué demuestran estos avances? ¿Que
el hombre ya sabe tanto como Dios? ¿O en realidad prueban que el Autor de
las leyes celestes es Jehová?
En la Biblia encontramos fascinantes declaraciones que contribuyen a
responder a estas preguntas. Claro, la Biblia no afirma ser un libro de ciencia.
Sin embargo, al hablar de los cielos estrellados, lo que ha dicho es
asombrosamente exacto y, con frecuencia, ha estado muy adelantado a su
tiempo.

Un poco de historia

Para poner el asunto en perspectiva, remontémonos al siglo IV antes de


nuestra era, un siglo después de completarse la sección hebrea de la Biblia,
comúnmente llamada Antiguo Testamento. Por ese entonces, el filósofo
griego Aristóteles instruía a los principales eruditos de la época sobre los
misterios del cosmos. De hecho, hoy día se le sigue considerando uno de los
científicos más influyentes. Según la Enciclopedia Británica, “fue el primer
verdadero científico de la historia. Todo científico está en deuda con él”.
Aristóteles elaboró un modelo astronómico en el que la Tierra ocupaba el
centro de un universo compuesto por más de cincuenta esferas transparentes,
cada una dentro de otra más grande. Las estrellas estaban fijadas a una esfera
exterior, mientras que los planetas se situaban en las esferas más próximas a la
Tierra. Fuera de nuestro planeta, todo era inmutable y eterno. Estas ideas tal
vez nos parezcan ridículas hoy día, pero lo cierto es que influyeron en
el pensamiento científico durante dos mil años.
¿Coincide la Biblia con las ideas de Aristóteles? ¿Qué enseñanzas han
superado la prueba del tiempo? Analicemos tres preguntas relacionadas con
las leyes que rigen el universo. Las respuestas reforzarán nuestra fe en el

Página 13 de 18
www.cruzadadepoder.cl

Autor de la Biblia, el Legislador que promulgó “los estatutos de los cielos”


(Job 38:33).

1. ¿Es rígido el universo?

Aristóteles razonó que las esferas celestes debían de ser rígidas. Ni la esfera
que mantenía las estrellas en su sitio ni ninguna otra podía contraerse
ni expandirse.
Pero la Biblia no concuerda con esta conjetura. Aunque es cierto que no hace
ninguna declaración dogmática al respecto, sí aporta esta interesante
descripción: “Hay Uno que mora por encima del círculo de la tierra, los
moradores de la cual son como saltamontes, Aquel que extiende los cielos
justamente como una gasa fina, que los despliega como una tienda en la cual
morar” (Isaías 40:22).
¿Qué ha resultado más exacto: ¿el modelo de Aristóteles, o la descripción
bíblica? ¿Qué visión del universo tiene la cosmología moderna? En el siglo
XX, los astrónomos se sorprendieron al comprobar que el universo no es
rígido en absoluto. De hecho, las galaxias parecen alejarse rápidamente unas
de otras. Pocos científicos, si acaso alguno, habían imaginado ese proceso
expansivo. En la actualidad, los cosmólogos en general creen que el universo
comenzó en un estado muy compacto y que ha ido expandiéndose desde
entonces. De modo que la ciencia ha dejado anticuado el modelo de
Aristóteles.
¿Qué puede decirse de la descripción bíblica del universo? No es difícil
imaginar al profeta Isaías mirando al cielo elegantemente estrellado y que este
le evocara la imagen de una tienda que se extiende. Incluso podría haber
notado el parecido entre la Vía Láctea y “una gasa fina”.
Las palabras de Isaías nos ayudan a crear imágenes. Pensemos en una tienda
de tiempos bíblicos. Quizás visualicemos un fardo pequeño de tela gruesa que
se despliega y se extiende para entonces alzarse sobre postes y convertirse en
un hogar. De igual manera, podemos imaginar a un mercader que toma un
trozo de gasa fina doblada y lo extiende ante la mirada de un posible
comprador. En ambos casos, algo relativamente compacto se expande y se
vuelve más grande.
¿No es fascinante que la Biblia ofrezca una descripción que encaja tan bien
con el conocimiento científico moderno? Isaías vivió más de tres siglos antes
que Aristóteles, miles de años antes de que la ciencia tuviera pruebas
contundentes de que el universo se expande. No obstante, a diferencia del
modelo ideado por Aristóteles, lo que escribió aquel humilde profeta hebreo
sigue siendo válido.

Página 14 de 18
www.cruzadadepoder.cl

2. ¿Qué mantiene los cuerpos celestes en su lugar?

Aristóteles creía en un universo compacto. Según él, nuestro planeta y su


atmósfera se componían de cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego.
El resto del universo estaba lleno de esferas transparentes, todas ellas
formadas por una sustancia eterna a la que llamó éter. Los cuerpos celestes
estaban fijados a tales esferas invisibles. Este concepto cautivó durante mucho
tiempo a los hombres de ciencia, pues parecía satisfacer una premisa básica:
un objeto debe reposar sobre algo o colgar de algo, porque de lo contrario se
caerá.
¿Decía la Biblia algo a este respecto? Pues bien, en ella leemos las palabras
que el fiel Job declaró en cuanto a Jehová: “Él cuelga la tierra sobre la nada”
Job 26:7. Sin duda, Aristóteles se hubiera reído de esa idea.
En el siglo XVII, tres mil años después de Job, los científicos en general
sostenían que el universo estaba lleno, no de esferas cristalinas, sino de algún
tipo de fluido. A finales de ese mismo siglo, el famoso físico Isaac Newton
propuso una idea muy distinta: los cuerpos celestes se atraían debido a la
fuerza de la gravedad. Estaba un paso más cerca de entender que la Tierra y
los demás astros en realidad se hallan suspendidos en el espacio vacío, a
simple vista “sobre nada”.
La teoría de Newton se topó con mucha oposición. A muchas mentes
científicas aún les costaba visualizar que los cuerpos celestes no se
mantuvieran en su lugar sujetos a algo sólido. ¿Cómo podía ser que un planeta
tan pesado como el nuestro y los demás astros sencillamente flotaran en el
espacio? Para algunos, ese concepto parecía sobrenatural. Desde los tiempos
de Aristóteles, casi todos los hombres de ciencia habían creído que el espacio
debía estar lleno de algo.
Job no sabía nada de las leyes invisibles que mantienen a la Tierra en una
órbita estable alrededor del Sol. ¿Qué fue, entonces, lo que lo llevó a decir que
nuestro planeta está colgando “sobre nada”?
Además, la idea de que la Tierra no se apoya sobre nada hace surgir otra
cuestión: ¿qué mantiene en su rumbo a nuestro planeta y los demás astros?
Fíjese en las significativas palabras que Dios dirigió a Job: “¿Puedes tú atar
firmemente las ligaduras de la constelación Kimá, o puedes desatar las
cuerdas mismas de la constelación Kesil?” (Job 38:31). En su larga vida, Job
pudo ver cómo esas conocidas formaciones estelares surcaban el cielo durante
la noche. Pero ¿por qué siempre se veían en la misma posición, año tras año,
década tras década? ¿Qué ataduras las sujetaban a ellas y a todos los demás

Página 15 de 18
www.cruzadadepoder.cl

cuerpos celestes en sus posiciones relativas? Sin duda, Job se sentiría


impresionado al meditar en ello.

3. ¿Es eterno el universo, o se deteriora?


Según Aristóteles, había una enorme diferencia entre los cielos y la Tierra.
Este planeta —decía— estaba sujeto a cambio, decadencia y deterioro,
mientras que el éter del que estaban hechos los cielos estrellados era inmutable
y eterno. Sus esferas transparentes y los cuerpos celestes sujetos a ellas jamás
cambiarían ni se consumirían ni morirían.
¿Es eso lo que enseña la Biblia? Salmo 102:25-27 declara: “Hace mucho tú
colocaste los fundamentos de la tierra misma, y los cielos son la obra de tus
manos. Ellos mismos perecerán, pero tú mismo quedarás en pie; e igual que
una prenda de vestir todos ellos se gastarán. Igual que ropa los reemplazarás,
y ellos terminarán su turno. Pero tú eres el mismo, y tus propios años no se
completarán”.
Observe que el salmista, quien quizás vivió dos siglos antes que Aristóteles,
no establece un contraste entre la Tierra y los cielos estrellados; no dice que
estos sean eternos y que nuestro planeta esté en decadencia. Más bien,
establece que ambos —los cielos y la Tierra— están en contraste con Dios, el
poderoso Espíritu que dirigió su creación. Este salmo parece indicar que las
estrellas se deterioran igual que cualquier cosa que haya sobre la Tierra.
¿Y qué ha descubierto la ciencia moderna?
La geología apoya tanto a la Biblia como a Aristóteles en la idea de que la
Tierra se va desgastando. De hecho, las rocas de la superficie sufren una
continua erosión y son reemplazadas debido a la actividad volcánica y otros
fenómenos geológicos.
Pero ¿y las estrellas? ¿Se deterioran como da a entender la Biblia, o son
eternas como enseñó Aristóteles? Los astrónomos europeos comenzaron a
dudar de la teoría aristotélica en el siglo XVI, cuando por primera vez
observaron una supernova, es decir, la espectacular explosión de una estrella.
Desde entonces, los científicos han comprobado que las estrellas pueden morir
explotando violentamente, apagándose poco a poco o incluso contrayéndose
víctimas de su propia gravedad. Sin embargo, los astrónomos también han
observado la formación de nuevas estrellas en “viveros estelares”, es decir,
nubes de gas que se ven enriquecidas por las explosiones de viejas estrellas
¿No es asombroso que las palabras de este salmista de tiempos antiguos
encajen tan bien con los descubrimientos modernos?

Página 16 de 18
www.cruzadadepoder.cl

¿Quién merece la gloria y la honra?

Tras analizar brevemente algunas de las leyes que gobiernan el cosmos, la


respuesta a esta cuestión queda muy clara. ¿Verdad que nos llena de
admiración meditar en Aquel que extiende las incontables estrellas en la
inmensidad del espacio, las mantiene en su sitio con la fuerza de la gravedad y
las sostiene mediante ciclos que se repiten sin fin?
¡Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! Has
puesto tu gloria sobre los cielos; De la boca de los niños y de los que maman,
fundaste la fortaleza, A causa de tus enemigos, Para hacer callar al enemigo
y al vengativo. Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las
estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él
memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Salmo 8:1-4.
Quizás las palabras de Isaías 40:26 expresen del mejor modo posible los
motivos de tal admiración: “Levanten los ojos a lo alto y vean. ¿Quién ha
creado estas cosas? Es Aquel que saca el ejército de ellas aun por número,
todas las cuales él llama aun por nombre”. Las estrellas se comparan a un
ejército con una enorme cantidad de soldados. Sin las órdenes de un
comandante, ese ejército no sería más que una multitud caótica, en confusión.
De igual modo, sin las leyes que Jehová estableció, los planetas, las estrellas y
las galaxias no seguirían patrones fijos y todo sería un caos. En vez de eso,
imagine un ejército de miles de millones y a un Comandante que no solo
ordena los movimientos de sus tropas, sino que conoce al dedillo el nombre y
las circunstancias de cada soldado.
Las leyes de los cielos nos dan una idea del conocimiento ilimitado de tal
Comandante. ¿Quién más habría podido decretarlas? ¿Quién más pudo haber
inspirado escritos tan exactos sobre temas que los científicos entendieron
cientos e incluso miles de años después? Sin lugar a dudas, el universo está
lleno de razones por las que Jehová merece “la gloria y la honra” (Apocalipsis
4:11).
Es notable que la Biblia declare que la Tierra es un círculo o, como también
puede traducirse el vocablo hebreo, una esfera Isaías 40:22 “Jehová se sienta
sobre el circulo de la tierra…”. Aristóteles y otros pensadores griegos de la
antigüedad sostuvieron que era esférica, pero esta cuestión seguía
debatiéndose dos mil años más tarde. Esta metáfora aparece varias veces en la
Biblia (Job 9:8; Salmo 104:2; Isaías 42:5; 44:24; 51:13; Zacarías 12:1).
En vista de que Jehová utilizó a su Hijo unigénito como “obrero maestro” para
dar existencia a todas las cosas, las palabras de este pasaje también pueden
aplicarse al Hijo (Proverbios 8:30, 31; Colosenses 1:15-17; Hebreos 1:10).

Página 17 de 18
www.cruzadadepoder.cl

En el siglo XIX, el científico William Thomson, conocido como Lord Kelvin,


descubrió la segunda ley de la termodinámica, que explica por qué los
sistemas naturales tienden a deteriorarse y disgregarse con el transcurso del
tiempo. Un factor que lo inspiró para llegar a esa conclusión fue estudiar con
detenimiento el pasaje de Salmo 102:25-27.
“Desde el principio tú fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos.
Ellos perecerán, más tú permanecerás; Y todos ellos como una vestidura se
envejecerán; Como un vestido los mudarás, y serán mudados; Pero tú eres el
mismo, Y tus años no se acabarán”.

Una figura muy influyente

“Aristóteles fue el más importante filósofo y científico de la Antigüedad”,


declara un ranking de los cien personajes más influyentes de la Historia. Y no
es difícil ver por qué se expresa así sobre esta singular figura histórica.
Aristóteles (384-322 antes de nuestra era) fue discípulo del célebre filósofo
Platón y, posteriormente, tutor del príncipe que llegó a ser conocido como
Alejandro Magno. Escribió extensamente sobre astronomía, biología, química,
zoología, física, geología y psicología. Algunos de los detalles que dejó
registrados sobre diversos seres vivos no se volvieron a observar ni estudiar
hasta siglos después. “La influencia ejercida por Aristóteles sobre el
pensamiento occidental ha sido incalculable”, señala el libro ya citado.
Y luego añade: “La admiración que se tenía por Aristóteles llegó a tales
límites que en el último período de la época medieval rayaba en la idolatría”.
En este breve estudio podemos concluir como dijera el salmista David;
“Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo
comprender… Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado” Salmo 139:6 y 14.

Página 18 de 18