Está en la página 1de 4

Pesquisas...

México y América del Norte


economía informa

Alejandro Negrete R.*


Credibilidad e independencia
del banco central
Actualmente existe un consenso en
cuanto a que una buena política moneta-
ria no puede entenderse sin el concepto
de “credibilidad”, por lo que su uso en en el compromiso anunciado de media-
los informes y documentos de organis- no y largo plazos por el banco central.
mos internacionales y bancos centrales El grado de credibilidad que logre la
es muy frecuente. ¿Cómo debe entender- autoridad es, entonces, parte de la in-
se este concepto aparentemente simple? formación relevante para la fijación de
¿por qué no puede entenderse la política precios y salarios. Por ello la reputación
monetaria moderna sin él y cómo inte- de que goce su gobernador en turno re-
ractúa con la independencia del banco sultará toral para anclar las expectativas
central? Para poder responder a éstas y y fortalecer (o no) la credibilidad de la
otras preguntas, en el primer apartado institución.1 Un banco central que goza
de esta nota se expondrá la importancia de credibilidad es aquel que hace que
que tiene la credibilidad; para continuar la gente piense que la autoridad cumpli-
en el segundo apartado con la forma en rá con sus compromisos (Blinder, 2000),
que ésta se construye; el tercer apartado es decir, que los hechos corresponderán
discute brevemente el binomio credibili- a sus comunicados.
dad-independencia. Y se añaden al final Existen, entre otras, tres maneras
algunos comentarios. de impulsar la credibilidad: 1) teniendo
fuerte aversión a la inflación, 2) estable-
I. Credibilidad ciendo compatibilidad de incentivos y 3)
adoptando un precompromiso rígido. La
La mayoría de los bancos centrales del primera alude a los banqueros centrales
mundo, principalmente en economías conservadores que por su reputación se
desarrolladas, busca la consecución de sabe que buscarán minimizar el “sesgo
la estabilidad en el nivel general de pre- inflacionario” enfatizado por Kydland y
cios bajo el enfoque de blancos de infla- Prescott (1977), por lo que favorecen el
ción. Éste requiere para su éxito que las uso de reglas y tecnologías de compromi-
expectativas de los agentes confluyan so para el cumplimiento de los blancos;
al anuncio de la autoridad, lo que alu- la segunda utiliza arreglos instituciona-
de al supuesto de que los agentes –al les tales que se establezcan incentivos o
ser racionales– incorporan toda la in- penalizaciones para el banquero central
formación disponible en el proceso de en turno, dependiendo de su desempe-
toma de decisiones. Dichas expectativas ño en cuanto al logro de los blancos y,
únicamente podrán “anclarse” si se cree la tercera, al refrendo del anuncio que

* El autor es estudiante de la maestría en economía de la Facultad de Economía, UNAM. Se


agradecen los comentarios del profesor Javier Galán.
1
Roger Ferguson, vicepresidente de la Reserva Federal (Fed) en 2005, considera axiomático
que la reducción del nivel y variabilidad de la inflación a través de la credibilidad pone las
bases para un crecimiento económico más fuerte y sostenido. 133
núm. 362 ▪ enero-febrero ▪ 2010

hace la autoridad de combatir mediante compromiso permanente de la autori-


un compromiso duro, el alza en el nivel dad de combatir la inflación. La regla de
general de precios. Existe un punto de Taylor, ampliamente aceptada en su for-
confluencia entre académicos y gestores ma funcional y en los signos de los coefi-
de política en cuanto a que el grado de cientes, es un buen ejemplo de regla de
importancia otorgado por la autoridad a política monetaria explícita conducente a
la estabilidad en el nivel general de pre- la generación de credibilidad. En la gráfi-
cios es sinónimo del empeño que podría ca 1 la tasa de fondos federales (tff), herra-
dedicarle a cumplir sus compromisos en mienta de política del banco central esta-
ese sentido y, por ende, a construir credi- dounidense, observó un comportamiento
bilidad. muy estrecho con la tff hipotética que
Taylor obtiene a partir de su regla; con lo
II. Construcción de la credibilidad que es claro que los agentes podrían pre-
decir la acción del banco central si cono-
Para lidiar con condiciones económicas cieran con antelación la regla a seguir por
imperfectas como la rigidez de precios y el mismo.
salarios, asimetrías de información y cho- Una larga historia de intenso comba-
ques exógenos de diversa naturaleza, en- te a la inflación, aún sin el uso de reglas
tre otros, la política monetaria moderna explícitas, promueve la generación de
supone la existencia de agentes raciona- expectativas sólidas incluso si el blanco
les en la economía, por lo que es necesa- inflacionario no se alcanza.2 Los banque-
ria una regla que fomente la credibilidad ros centrales también promueven la cre-
ante el sector privado refrendando el dibilidad mediante una historia de com-

Gráfica 1
EU: tasas de fondos federales (tff), 1987-1992, y regla de Taylor
Panel A. Panel B.
Regla de Taylor
10%
regla de Taylor i = p + 0.5 y + 0.5 ( p – 2 ) + 2
9%

8% por lo cual

7% si p = 2 y y = 0 i=4 y r=2
si p > 2 y y = 0 i>4 y r>2
6% si p = 0 y y = 0 i=1 y r =1
tff observada
5% donde
4% i = tasa de interés nominal (tasa de fondos
federales).
3%
p = inflación observada.
2% y = desviación del producto respecto de su
nivel potencial.
1987 1988 1989 1990 1991 1992 r = i – p = tasa de interés real (de largo plazo).

Fuente: tomado de Taylor (1993).


2
El Bundesbank, banco central de Alemania, gozó durante muchos años de una gran credibi-
lidad gracias a que nadie cuestionaba su compromiso de combate a la inflación a pesar de que
no siempre lograba cabalmente el blanco fijado.
134
economía informa

portamiento sistemático tendiente al rados a la política monetaria y engañar


cumplimiento de sus anuncios para con a los agentes económicos bajo un régi-
el público.3 La credibilidad también pue- men de transparencia, por lo que el ses-
de entenderse como plena, imperfecta y go imperante en la banca central actual
nula (Contreras, 1997). La credibilidad se da fuertemente hacia esquemas que
plena alude al gozo de una reputación favorecen esta característica. Mediante
tal de la autoridad que los agentes pue- la adopción del esquema de blancos de
den casi de manera inmediata predecir inflación y una política de alta transpa-
el actuar del banco central ante las con- rencia, algunos bancos centrales impor-
diciones económicas imperantes y, con tantes como el de Reino Unido y Nueva
ello, actuar en sincronía; la imperfecta es Zelanda buscaron explícitamente lograr
la que se observa con mayor ocurrencia credibilidad y facilitar la gestión de la
en la realidad debido, entre otras causas, política monetaria en los años noventa al
a diferencias de posturas al interior de aumentar la capacidad institucional de
los bancos centrales o a discrepancias la autoridad para anclar las expectativas.
de objetivos de política entre autorida-
des monetarias y fiscales; y la nula es la III. Independencia del banco central
que se detenta por una aplicación total-
mente discrecional y sin dirección defi- Ya que la credibilidad de la política mo-
nida de la política monetaria. netaria en la mayoría de los casos es im-
Si bien lo deseable es lograr credibi- perfecta, se requiere de diversos arreglos
lidad plena, la construcción de la misma institucionales para evitar un posible co-
muchas veces obedece más a la historia lapso. Uno de ellos es la independencia
detrás del cumplimiento de los anun- del banco central, que juega un papel
cios de la autoridad que a esquemas de importante para el logro de credibilidad
incentivos y castigos o compromisos rí- plena. Para fomentarla ante el sector pri-
gidos asumidos con anterioridad. Por vado, la independencia del banco central
tanto, un banco central que sistemática rompe el vínculo de subordinación de la
y consistentemente cumpla lo que dice, política monetaria a la fiscal, que genera
adquirirá credibilidad casi sin importar la eventual monetización de los déficit
la estructura institucional que maneje. gubernamentales y consecuencias infla-
Actualmente el seguir un esquema de cionarias graves en obvio detrimento del
apertura y transparencia es considera- poder adquisitivo de la moneda. La in-
do por los banqueros centrales como dependencia puede ejercerse de tres for-
una buena forma de construir credibili- mas: 1) independencia de objetivos, 2)
dad en lugar de la visión tradicional de independencia de instrumentos de po-
opacidad y misterio que regía la política lítica e 3) independencia financiera. Ge-
monetaria en el pasado (Blinder, 2000). neralmente los bancos centrales tienen
Difícilmente se podrían dar giros inespe- independencia de instrumentos, siéndo-

3 Algunos ejemplos de un comportamiento sistemático y transparente pueden ser la publica-


ción de 1) las minutas de los órganos directivos, 2) las proyecciones económicas a diferentes
horizontes y con diversas variables, 3) la rendición de cuentas ante el congreso y 4) anuncios
y explicaciones constantes al público.
135
núm. 362 ▪ enero-febrero ▪ 2010

les impuesto por el Congreso el objetivo, máticamente los compromisos que anun-
a través de un mandato que puede ser cia. Existe una línea de reflexión en cuan-
único, dual o jerárquico. La indepen- to a que la historia de la gestión monetaria
dencia financiera del banco se asegura al de la autoridad tiene mayor impacto en
darle la autonomía para cubrir sus gas- la percepción de los agentes que la pro-
tos con los rendimientos obtenidos de su pia independencia del banco central. La
portafolios de valores, portafolios sobre transparencia favorece grandemente
el cual goza de cierta discrecionalidad. la construcción de la credibilidad den-
Si no existiera independencia del ban- tro del enfoque de blancos de inflación a
co central, el sector privado tendría razón fin de aumentar la capacidad institucio-
en dudar del compromiso anunciado por nal de los bancos centrales para anclar las
la autoridad, ya que la política monetaria expectativas. En conclusión, la credibili-
podría someterse a los ciclos electorales dad funge como el amarre que utiliza la
que le obligarían a equilibrios subóptimos banca central para mantener las expec-
para atender al gasto excesivo del gobier- tativas ancladas y lograr los mejores re-
no (Contreras, 1997). Esto no impide que sultados de la política monetaria. Es más
un banco central independiente que ca- fácil, sin embargo, decirlo que hacerlo.
rezca de un historial de compromiso en el
combate a la inflación, pueda tener menor Referencias
credibilidad que un banco central no inde-
pendiente que goce de un buen historial Blinder, Alan (2000), “Central-bank
en ese sentido. Se puede concluir que es credibility: Why do we care? How
necesaria una disciplina fiscal por parte do we build it?”, American economic
del gobierno para reforzar la percepción review, diciembre.
de independencia del banco central que Contreras, Hugo (1997), “Credibilidad e
tengan los agentes, ya que al no necesitar independencia de la política mone-
el gobierno ejercer presión sobre la autori- taria”, en Sánchez Daza (1997).
dad monetaria, la monetización del déficit Ferguson, Roger (2005), “Monetary cre-
sería mucho más improbable. dibility, inflation, and economic
growth”, Cato Institute, Washing-
Comentarios finales ton, noviembre.
Kydland, Finn y Edward Prescott (1977),
A pesar de no existir una definición única ”Rules rather than discretion: the
del concepto de credibilidad, los banque- inconsistency of optimal plans”,
ros centrales coinciden en su importancia Journal of political economy vol. 85 núm. 3.
toral sobre las expectativas de los agentes, Sánchez, Daza (1997), Lecturas de políti-
las cuales determinan en gran medida el ca monetaria y financiera, UAM Azca-
éxito o fracaso de las políticas monetarias. potzalco, diciembre.
La construcción de la credibilidad implica Taylor, John (1993), ”Discretion versus
tesón por parte de la autoridad para mos- policy rules in practice”, Carnegie-
trarse consistente a lo largo del tiempo en Rochester conference series on public
cuanto a su dedicación para lograr siste- policy núm. 39.
136

También podría gustarte