Está en la página 1de 2

A diario, prendemos la televisión con la esperanza de que uno de estos días el número de

contagiados por COVID-19 baje y el número de recuperados aumente. En estos momentos no


hay canal que no hable sobre el coronavirus y la velocidad con la que se expande, no hay canal
que no tenga en letras pequeñas en la parte superior de la pantalla #Yomequedoencasa.
Iniciamos con el primer caso hace dos meses y ahora tenemos más de 60 mil personas en esas
condiciones. ¿Cómo paso el Perú de tener 1 caso en marzo a tener 60 mil en mayo?¿Por qué
las medidas del presidente no le dan el supuesto “martillazo” a la curva del número de
contagiado por este virus?, La respuesta a esta última pregunta no es un misterio pues
lamentablemente es la población misma quien permite la propagación de este virus.

Quedarse en casa desde un principio significó un gran reto para para toda la población
peruana y también para los demás paises que adoptaron esta medida, pero por más difícil o
preocupante que sea esta situación, es nuestro deber como ciudadanos luchar por mantener
la integridad y bienestar no solo de nuestras familias , también de nuestra nación. unque no lo
parezca, cuando nos quedamos en casa evitamos la muerte de miles de peruanos, y nos
convertimos en una pieza fundamental para ganar la batalla contra el COVID-19.

Con la lección de Italia, en la que colapsó el sistema de salud, hay que entender que
se trata de una emergencia sanitaria y es esencial la responsabilidad y la
disciplina social para reducir la velocidad de transmisión y minimizar el impacto
en la salud de los ecuatorianos, de una enfermedad que aún no cuenta con vacuna
desarrollada. 
En algunos países europeos, el virus se expandió rápido porque las personas
creyeron que era una exageración y siguieron haciendo su vida como de
costumbre: saliendo a comer, yendo a bares o haciendo reuniones sociales.
Justamente el objetivo de quedarse en casa, en la medida de los posible, es evitar
ese crecimiento exponencial en contagios para no sobrepasar la capacidad
hospitalaria, y atender de forma correcta a las personas contagiadas.

but nobody talk about the abuse that many woman and girls are suffering in over this
quarentine. My family and I are aware about it, and is really regrettable. People are not aware
about it, daily listening about economic problems, famines and the number of died by Covid-
19, but nobody talk about the abuse that many woman and girls are suffering in over this
quarentine. My family and I are aware about it, and is really regrettable.

People are not aware about it, daily listening about economic problems, famines and the
number of died by Covid-19, but nobody talk about the abuse that many woman and girls are
suffering in over this quarentine. My family and I are aware about it, and is really regrettable.
People are not aware about it, daily listening about economic problems, famines and the
number of died by Covid-19, but nobody talk about the abuse that many woman and girls are
suffering in over this quarentine.

My family and I are aware about it, and is really regrettable. People are not aware about it,
daily listening about economic problems, famines and the number of died by Covid-19, but
nobody talk about the abuse that many woman and girls are suffering in over this quarentine.
My family and I are aware about it, and is really regrettable. number of died by Covid-19, but
nobody talk about the abuse that many woman and girls.

Datos 1961 muertes actualmente

Tenemos 17 policías fallecidos dijo el ministro de prensa, mientras


que 1.300 están contagiados con esta infección
Cinco médicos y 12 paramédicos han fallecido por Covid-19 en Perú,
mientras 635 galenos y 600 enfermeras contrajeron el virus,
informaron el miércoles agrupaciones profesionales.
 Quedarse en casa es un acto de disciplina heroica
Quedarse en casa es reflexionar sobre la vulnerabilidad del ser
humano pues todos somos poca cosa ante la dimensión global
del coronavirus.
Quedarse en casa es esperar con cautela y confianza el regreso
de la normalidad mientras anotamos en el diario personal de la
cuarentena la experiencia más íntima de esta lucha.
 Se justifica en nombre de un bien mayor, el cuidado de la vida y de los
derechos de los seres humanos que comparten una sociedad con
nosotros. Tenemos que reformar nuestras costumbres, nuestra manera
de pasar el tiempo, la forma en que vivimos cada día. Es duro. Pone a
prueba nuestra capacidad de empatía y nuestro sentido de
responsabilidad comunitaria.
Cada uno de los individuos es concebido como un agente libre, igual a
sus conciudadanos ante la ley. La idea básica es que el individuo es
intrínsecamente valioso, que su existencia posee dignidad y no sólo un
valor de utilidad, que debe ser tratado como un fin y no exclusivamente
como un medio.
En esta perspectiva, poner en peligro la salud y la vida de los ciudadanos
bajo el propósito de proteger el funcionamiento del aparato productivo o
para preservar los intereses de las corporaciones constituye una
estrategia que es incompatible con el principio de dignidad y con el
sistema de derechos. 

También podría gustarte